{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1


© de esta edición: Canica Books, 2019 © del texto: José Carlos Román, 2019 © de las ilustraciones: Ana Gómez, 2019 Primera edición: marzo de 2019 Publicado por Canica Books www.canicabooks.com canicabooks@canicabooks.com Maquetación: Lucía Clews Impresión: Tres Impresores Sur ISBN 978-84-945336-6-2 Depósito Legal M-41930-2018 Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción, distribución, comunicación o transformación sin la autorización del editor.


“A mi querida Ana D., que estaba a mi lado cuando, de repente, apareció aquella gallina”. José Carlos. “Para Juanjo y Sergio.” Gómez.


La gallina Dorotea no estรก alegre, ni contenta, pues no puede poner huevos... ยกaunque mira que lo intenta!


Su hermana Filomena, que la ve muy estresada, le aconseja que de vacaciones se vaya una temporada.


Y como el plan pinta extraordinario, Dorotea se sube a la azotea, para escapar volando a un balneario.


Al verla allá arriba moviendo las alas, el granjero Perico gritó: ¡Qué estás haciendo Dorotea, las gallinas no pueden volar, como te lances desde ahí arriba en el suelo te vas a estrellar! Pero la gallina no hizo caso y batió las alas sin parar.


Ante tanto grito, asombrada, hasta allí se acercó una vaca. La vaca mugió y el granjero Perico gritó: ¡Las gallinas no pueden volar, en el suelo te vas a estrellar! Pero la gallina siguió batiendo las alas sin parar.


Con tanto ruido y estruendo, una oveja llegó corriendo. La oveja baló, la vaca mugió y el granjero Perico gritó: ¡Las gallinas no pueden volar, en el suelo te vas a estrellar! Pero la gallina siguió batiendo las alas sin parar.


Sin saber lo que estaba pasando, una rana llegó saltando. La rana croó, la oveja baló, la vaca mugió y el granjero gritó: ¡Las gallinas no pueden volar, en el suelo te vas a estrellar! Pero la gallina siguió batiendo las alas sin parar.


Mientras gritaban sin descanso, por allí también apareció un ganso. El ganso graznó, la rana croó, la oveja baló, la vaca mugió y el granjero Perico gritó: ¡Las gallinas no pueden volar, en el suelo te vas a estrellar! Pero la gallina siguió batiendo las alas sin parar.


Extrañada por tantos gritos y chillidos, la abuela Raimunda calló a todos de un silbido. ¿Qué está pasando aquí? ¿Qué significa esta fiesta? ¿Acaso no sabéis todos que es la hora de mi siesta?


Y cuando hacia arriba mirรณ, la anciana se desmayรณ.


La abuela Raimunda no pudo decir nada, porque seguía desmayada, pero… el ganso graznó, la rana croó, la oveja baló, la vaca mugió y el granjero Perico gritó: ¡Se acabó la tontería, ahora mismo bajarás y si no lo haces tú sola, subiré a por ti y verás!


Perico con una escalera, hacia arriba se dirigió, y Dorotea al verlo subiendo, más fuerte sus alas movió…


Cuanto el granjero mรกs se acercaba, mรกs fuerte aleteaba ella asustada. Y con tanta fuerza batiรณ, que un huevo se le escapรณ.


Y después otro y otro más, hasta una docena juntar, convirtiéndose así, en la más ponedora del corral.


Cuando la gallina Dorotea decidió marcharse unos días de vacaciones, no a todos en la granja les pareció buena idea.

Profile for canicabooks

UGELA  

Texto/author José Carlos Román Ilustraciones/Illustrated by Ana Gómez Publicado por /Published by Canica Books www.canicabooks.com Todos lo...

UGELA  

Texto/author José Carlos Román Ilustraciones/Illustrated by Ana Gómez Publicado por /Published by Canica Books www.canicabooks.com Todos lo...

Advertisement