Issuu on Google+


12

EL PAÍS, viernes 17 de octubre de 2008

ESPAÑA

La recuperación de la memoria histórica

Garzón atribuye a Franco un plan de exterminio sistemático de los ‘rojos’ El juez se declara competente para investigar la insurrección contra la República, aunque cederá el caso cuando le informen de que los jefes rebeldes están muertos JOSÉ YOLDI Madrid

Lista de víctimas, según el auto de Garzón ASTURIAS

El juez Baltasar Garzón pasó ayer a la historia al ser el primer magistrado español que ha atribuido al dictador Francisco Franco y a otros 34 jefes que dirigieron la rebelión contra el régimen legalmente constituido de la República la puesta en marcha de un plan de exterminio sistemático de sus oponentes políticos y de una represión que acabó con al menos 114.266 personas desaparecidas, de las que no se ha dado razón de su paradero, y que a su juicio constituye un contexto de crímenes contra la humanidad. El magistrado se declaró ayer competente para investigar las denuncias presentadas por las Asociaciones de la Memoria Histórica y ordenó que se inicien las exhumaciones de los cadáveres de 19 fosas comunes, entre las que figura la que supuestamente contiene los restos del poeta Federico García Lorca. En una resolución, cuando menos original, Garzón asumió la investigación de la causa por considerar que los secuestros con desaparición de personas son delitos permanentes hasta tanto no se dé cuenta del paradero de los secuestrados, lo que determina que no estén afectados por la prescripción ni pueden ser amparados por una ley de Amnistía. Pero la competencia de la Audiencia Nacional no viene determinada por la investigación de esos delitos, a los que considera en un contexto de crímenes contra la humanidad por existir un plan sistemático de exterminio, sino porque Franco encabezó un golpe de Estado contra el Gobierno legítimo, y los delitos contra la forma de gobierno y los altos organismos de la nación, sí están atribuidos a la Audiencia Nacional.

Contra la Constitución Ese delito es conexo con el de las desapariciones y el juez considera responsable del mismo a Franco y otros 34 generales y ministros. El auto menciona expresamente: “La acción desplegada por las personas sublevadas y que contribuyeron a la insurrección armada del 18 de julio de 1936, estuvo fuera de toda legalidad y atentaron contra la forma de gobierno (delitos contra la Constitución del Título Segundo del Código Penal de 1932, vigente cuando se produjo la sublevación), en forma coordinada y consciente, determinados a acabar por las vías de hecho con la República mediante el derrocamiento del Gobierno legítimo de España, y dar paso con ello a un plan preconcebido que incluía el

GALICIA

LA RIOJA

CANTABRIA PAÍS VASCO

1.246

850

9.459

XX XX

2.007

4.396

Comunidad autónoma Provincia

Huesca

2.061 León

Palencia

1.250

1.180

NAVARRA

3.431

Burgos

4.800

Zamora

1.237

Valladolid

Soria

Zaragoza

2.555

287

6.779

Segovia

370

Salamanca

650

820

Ávila

1.338

2.995

Toledo

Cuenca

3.970

377

EXTREMADURA

2.400

Teruel

MADRID

650

CATALUÑA

Guadalajara

Castellón

106

Ciudad Real

Albacete

1.694

1.026

Córdoba

7.091

Huelva

3.805

Ibiza y Formentera Mallorca

185 Valencia

1.486

El auto de Garzón

2.300

Jaén

3.253

Menorca

1.303

10.266

MURCIA

Alicante

855

742

Sevilla

E Pedir Total

3.257 Cádiz

1.665 Málaga

Granada

Almería

5.048

373

7.797 CEUTA Y MELILLA

CANARIAS Tenerife

C. Valenciana Castilla y León Castilla-La Mancha Andalucía Baleares Aragón Otros territorios

4.345 12.979 7.067 32.289 1.777 10.178 7.000

464

262

62 TOTAL ESPAÑA

Gran Canaria

200

E Reclamar al Ministerio del Interior la identificación de los máximos dirigentes de Falange Española entre el 17 de julio de 1936 y 1951.

un grupo de expertos para estudiar, analizar y dictaminar sobre el número, lugar, situación e identificación de las víctimas en el período.

114.266

Algunas fosas están sin abrir, y otras, abiertas pero pendientes de la identificación de los cuerpos.

Tejedo del Sil (León) La Robla (León) Magaz de Abajo (León) Valdenoceda (Burgos) Camponaraya (León) San Juan del Monte (Burgos) Balboa (León) Fuerte San Cristóbal, Pamplona (Navarra)

19

a los registros civiles certificado de defunción de Francisco Franco y otros 34 responsables “del derrocamiento del Gobierno legítimo de España”.

E Formar

EXHUMACIONES AUTORIZADAS POR EL JUEZ

Total

También sostiene que no pretende hacer una causa general, ni una revisión de la Guerra Civil en sede judicial, aunque precisa que los vencedores, siguiendo instrucciones del fiscal general del Estado, recién acabada la guerra, sí abrieron una causa general contra las denominadas víctimas del “terror rojo”. Aunque el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y otros regidores han remitido al juez listados que recogen muertos de ambos bandos, la investigación de Garzón se refiere únicamente a uno de ellos. Eso queda claro cuando el auto señala: “Los vencedores de la Guerra Civil aplica-

E Formar

un grupo de Policía Judicial que pueda acceder a registros públicos o privados para obtener información.

Carucedo (León) Adrada de Haza (Burgos)

Ponferrada (León) Dehesas (León)

La Serna (Madrid)

Parrillas (Toledo) Cementerio de San Rafael (Córdoba) Niebla (Huelva) Bonares (Huelva)

Alfacar-Víznar (Granada) Palma del Condado (Huelva)

Fuente: Asociaciones de Recuperación de la Memoria Histórica.

uso de la violencia, como instrumento básico para su ejecución”. Sin embargo, el magistrado es consciente de que Franco y todos los integrantes de la relación de golpistas que incluye en el auto han fallecido. Por ello, ha solicitado a los registros civiles que le aporten en el plazo de 10 días los certificados de defunción de todos ellos, con la finalidad de declarar extinguida su responsabilidad criminal por ese delito. Sin la posibilidad de investigar ese delito, la Audiencia Nacional ya no sería competente en el caso y Garzón deberá remitir las actuaciones a los juzgados territoriales correspondientes de

los lugares donde se cometieron las desapariciones forzosas. Eso quiere decir que, en el plazo de un mes, a lo sumo dos, Garzón ya no podrá seguir con el caso. Mientras tanto, Garzón se recrea en recordar en el auto los bandos de los generales Mola y Queipo de Llano en los que ordenaban pasar por las armas a todos los que se opusieran al levantamiento, a los comunistas, a los marxistas, etcétera, y las declaraciones de Franco al Chicago Daily Tribune el 27 de junio de 1936 en las que asumía que tendría que matar a media España. Para establecer la existencia del plan de desaparición y exter-

EL PAÍS

minio cita a varios historiadores y concluye con el corolario de Secundino Serrano: “No sólo era una guerra civil, sino también un programa de exterminio”, acompañado del ocultamiento sistemático de los cuerpos de forma que los familiares no pudieran ubicar el lugar de inhumación. El magistrado recuerda que nunca se han investigado penalmente estos crímenes atroces en España y que “hasta el día de la fecha, la impunidad ha sido la regla frente a unos acontecimientos que podrían revestir la calificación jurídica de crimen contra la humanidad”.

E Autorizar

19 exhumaciones solicitadas por las asociaciones demandantes. ron su derecho a los vencidos y desplegaron toda la acción del Estado para la localización, identificación y reparación de las víctimas caídas de la parte vencedora. No aconteció lo mismo respecto de los vencidos que además fueron perseguidos, encarcelados, desaparecidos y torturados por quienes habían quebrantado la legalidad vigente al alzarse en armas contra el Estado, llegando a aplicarles retroactivamente leyes (...) tanto durante la contienda, como después, en los años de posguerra, hasta 1952”. La fiscalía de la Audiencia Nacional ha anunciado ya la presentación de un recurso de apelación contra la decisión del juez que previsiblemente resolverá el pleno de la Sala Penal.

+

E

.com

Documento Auto del juez Baltasar Garzón sobre la represión franquista.


18

EL PAÍS, martes 19 de julio de 2011

ESPAÑA que había decidido trasladar “a cuatro prisioneros que cantaron repetidamente el himno fascista” a una habitación “que no era celda de castigo puesto que en ella habían vivido enfermeras” para “aislar a los que contagiaban la desobediencia e indisciplina” y añadió que casi todos los pacientes a los que se le acusaba de maltratar eran “prisioneros de guerra”, “indisciplinados” y “condenados, algunos, a pena de muerte”. Otro de los procesados, el doctor Alfonso F. H. declaró que la enfermera Prados R. “había querido poner una inyección de pus gangrenoso” a uno de los detenidos y que “los enfermos decían que hacía una labor de partido procurando sonsacarles con habilidad la ideología política”. En su declaración, la enfermera negó haber sacado pus a un preso para inyectárselo a otro, pero admitió que “en algunas ocasiones, y como consecuencia de bombardeos enemigos, delante de varias enferUna arqueóloga trabaja en una fosa del franquismo con 59 cuerpos en Gumiel de Izán (Burgos) el pasado 5 de julio. / ricardo ordóñez (reuters)

Balance 75 años del 18-J

las exhumadas se han recuperado los restos de más de 5.400 personas.

600. La mayoría (unos 400) estaban en instalaciones de Defensa.

E Vestigios.

E Subvenciones. El Gobierno ha concedido desde 2006 casi 20 millones de euros a tareas relacionadas con la memoria histórica.

E

Fosas. Hay 2.232 fosas repartidas por todo el territorio nacional de las que quedan por abrir al menos 1.200. Aragón (593) y Andalucía (492) son las que más tienen. En

Trece ministerios del Gobierno hicieron un listado con 705 vestigios del franquismo de los que se han eliminado casi

Historia del médico al que procesó la República y ejecutó Franco Ambos tribunales le condenaron por maltratar a prisioneros de guerra NATALIA JUNQUERA Madrid En la descomunal tarea de recuperar, restaurar y hacer públicos más de un millón de juicios sumarísimos de la Guerra Civil, los técnicos del Archivo General e Histórico de Defensa acaban de encontrar un caso asombroso: el de Leopoldo B. F., capitán médico en Madrid que fue procesado por la República en octubre de 1938 y por el régimen franquista en junio de 1940 por el mismo motivo: maltratar a los prisioneros del bando na-

cional y pacientes de esta ideología que recalaban en su hospital. El tribunal militar franquista incluso utilizó como prueba el expediente del juicio que le había hecho la República, aunque, eso sí, fue mucho más duro en su condena. Los republicanos le impusieron una pena de 12 años de internamiento en un campo de trabajo por un delito contra el derecho de gentes, tres años y un día de cárcel por un delito de abuso de autoridad y otros tres años y un día por negligencia. Franco le condenó a muerte.

En las hojas, raídas por el tiempo, que dan cuenta del proceso al que fue sometido en la República, Leopoldo B. F. es un capitán médico, miembro del Partido Comunista, que dirige el llamado Hospital 14, fundado en agosto de 1936, y al que van a parar “indisciplinados y detenidos, civiles y militares”. En el expediente franquista, Leopoldo B. F. es “capitán médico de los rojos y de pésimos instintos”. La República le acusó de “hacer diferencias de trato” a los pacientes “por razón de su ideolo-

gía” y de enviar a “calabozos inhabitables y húmedos” a los heridos “fascistas” al tiempo que les incomunicaba “sin autorización judicial”. También de haber dicho sobre un herido que “si se moría no importaba nada”. A una de sus enfermeras, Prados R., de la que era amante, según el expediente, se la acusaba de “ahondar la herida de un prisionero de guerra” e “inyectar pus” a otros. En la vista, Leopoldo B. F. alegó que aquel prisionero de guerra había sido tratado “incluso con más celo que los restantes”. Dijo

Según el expediente, el doctor y su amante inyectaban aguarrás a algunos enfermos meras” había dicho que “deseaba que desaparecieran aquellos hombres”, a los que, pese a todo, añadía, “cuidaba y respetaba”. El 5 de junio de 1940, Leopoldo B. F. y su amante, la enfermera Prados R., con otros 21 empleados del hospital, fueron sometidos a un consejo de guerra franquista. Ahora acusaban al doctor de ser el “presidente de una célula comunista” y de haber convertido el hospital en el que trabajaba en “una verdadera checa”, imponiendo “un sistema de terror entre los enfermos”. Según consta en este segundo expediente, a un paciente que le pidió insulina le dijo: “Lo que necesitas es cuatro tiros, como todos los fascistas”. A otros, ordenó que se les practicara “inyecciones de pus y de aguarrás”. Fue ejecutado el 27 de junio, 22 días después de que le impusieran la pena de muerte, a los 31 años. La enfermera Prados R., de 22, fue fusilada ese mismo día.

De paseo del Doctor Vallejo Nájera a calle de la Libertad VICTORIA TORRES, Madrid La noche del domingo al lunes, cuando se cumplían 75 años del levantamiento contra la II República, 15 activistas del Foro por la Memoria de la Comunidad de Madrid realizaron “un acto de reivindicación discreto”. Se citaron en el polideportivo municipal Moscardó, dedicado al militar, célebre por su defensa del Alcázar de Toledo. Un minuto después se llamaba Criminal Moscardó gracias a una pegatina con la misma tipografía del original. Luego se dirigieron al paseo del Doctor Vallejo Nájera —jefe de los servicios psi-

quiátricos del régimen franquista—, en Arganzuela que, cuatro tornillos desenroscados después, pasó a ser la calle de la Libertad. Cambiaron la placa de la esquina con la calle de Toledo y, sobre el resto de distintivos, superpusieron 12 pegatinas “con la misma tipografía y escudo” pero en rojo en lugar del habitual azul. En ellas proponen otros nombres “en justicia democrática”, como 14 de abril o Por la Libertad. Denuncian que cuatro años después de la Ley de la Memoria Histórica sigue habiendo 160 calles franquistas solo en la capital, “las mismas” que antes de la ley.

Placa de la calle de la Libertad sobre la original de paseo del Doctor Vallejo Nájera, en Madrid. / c. álvarez


17

EL PAÍS, lunes 11 de julio de 2011

ESPAÑA

Parte de la fosa del pueblo burgalés de Gumiel de Izán, de más de 30 metros de largo, en la que han aparecido 59 esqueletos. / óscar rodríguez

59 fusilados sin nombre enterrados por los barrenderos del pueblo Los arqueólogos exhuman en Burgos una fosa de la Guerra Civil en la que podría haber decenas de ferroviarios y un franciscano asesinado por rojo convertidos hoy en valiosísimas pistas para identificar a sus dueños. Como las canicas halladas al lado de los restos de dos muchachos de 18 años; el corsé ortopédico que Fernando Lorente confía en que sea el de su abuelo, Fernando Macario Martínez, maquinista en la estación de Aranda de Duero. “Había participado en algunas manifestaciones de UGT y al estallar el golpe militar huyó al monte. Le dije-

NATALIA JUNQUERA Madrid Una intensa semana de trabajo escarbando en la tierra ha desenterrado en el paraje conocido como La Legua, en Gumiel de Izán (Burgos), una cordillera de cuerpos de más de 30 metros de largo, la extensión de una fosa donde quedaron al aire, 75 años después de haber sido enterrados, 59 esqueletos sin nombre. El forense Francisco Etxeberria, coordinador de la exhumación, cuenta que las víctimas fueron arrojadas y amontonadas en esta zanja en seis tandas. A algunas las mataron allí mismo. “Hemos encontrado vainas de fusil y balas rotas junto a los huesos rotos sobre los que impactaron. La mayoría de los cráneos tienen agujeros de proyectil...”. A los asesinos no les dio tiempo a matar a todos los que querían, porque esta fosa estaba preparada para albergar aún más cuerpos. Los últimos 10 metros de zanja están cavados, pero vacíos. “Habían hecho sitio

“Mi abuelo seguía vivo y les pidió agua. Le mearon en la cara y le remataron” Crucifijo que pudo pertenecer a un franciscano asesinado. / ó. r.

libre para más”, añade el forense. “Es una fosa muy preparada”, explica el investigador José Ignacio Casado, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. “Los cuerpos estaban cubiertos con cal. Los enterraban los barrenderos de Aran-

da de Duero, según nos ha contado gente del pueblo, después de robarles lo que llevaran de valor. Algunos vecinos recuerdan verles pasar con prendas de los desaparecidos”. Pese a todo, entre los huesos han aparecido algunos objetos

ron que podía volver y lo hizo. Le detuvieron enseguida”. No fue una muerte rápida. “Parece ser que mi abuelo no fue bien fusilado. Al día siguiente de dispararles, los asesinos volvieron al sitio donde los habían tirado y mi abuelo, que seguía vivo, les

pidió agua. Le mearon en la cara y después le remataron. Esto lo sé porque, por lo visto, los asesinos fueron luego pavoneándose por el pueblo de la hazaña”. Junto a los huesos también ha aparecido un crucifijo de 10 centímetros, de los que se colgaban al cuello, que hace pensar a Casado que el esqueleto que tiene al lado pertenece al franciscano Emiliano María Revilla, detenido por un grupo de falangistas el 29 de julio de 1936 en su pueblo burgalés, Revilla Vallejera, por ser considerado “un cura rojo que denunciaba el hambre y la miseria de los campesinos”. El padre Revilla fue llevado hasta la prisión central de Burgos. Salió de ella con otras 13 personas en una saca el 4 de septiembre de ese año. En 1950 le dieron oficialmente por muerto. De momento, todo, salvo la aplastante evidencia de esos 59 esqueletos agujereados por las balas, es una hipótesis. Queda por delante un largo trabajo en los laboratorios de la Universidad del País Vasco y la Autónoma de Madrid. También para los investigadores José Ignacio Casado y José María Rojas, que han de buscar a los familiares de estos esqueletos sin nombre y averiguar si esta es, en efecto, la famosa “fosa de los ferroviarios” que llevan años buscando. “Solo el 18 de agosto de 1936 se dice que fueron asesinados 60 ferroviarios afiliados en su mayoría a los sindicatos UGT y CNT”, explica Casado. “En Aranda de Duero”, añade Rojas, “siempre se había hablado de una fosa donde podrían estar enterradas alrededor de 50 personas, casi todos ferroviarios. Esta coincide por el número y porque el corsé puede pertenecer a uno de ellos. Si no es esta, es probable que la construcción de la autovía en los años ochenta se llevara esos cuerpos por delante”. Un hombre llamado Domingo, que fue concejal y más tarde juez de paz de Gumiel de Izán, señaló este lugar donde han sido desenterrados 59 cuerpos. La fosa ha aparecido a apenas 300 metros de otra en la que Etxeberria y su equipo desenterraron en 2003 a otras 85 víctimas. Según Casado, “solo en la franja conocida como la Ribera del Duero burgalesa fueron asesinadas en el verano de 1936 cerca de 700 personas”.


Pilar  Rodríguez  ante  los  restos  de  su  padre,   Lucio,  alcalde  de  Haza  (Burgos),  que  fue   asesinado  en  agosto  de  1936.-­‐    


19

EL PAÍS, jueves 29 de septiembre de 2011

ESPAÑA

Un rastro de balas permite hallar una gran fosa en Jerez El Foro por la Memoria cree que puede contener entre 300 y 600 cuerpos NATALIA JUNQUERA Madrid Hasta ahora había sido un rumor macabro. La gente de los pueblos cercanos (Cortes de la Frontera, en Málaga, y Jimena de la Frontera y Ubrique, en Cádiz) hablaba de que en el cortijo de El Marrufo (Jerez de la Frontera) había enterrados cientos de fusilados del franquismo. Las catas que arqueólogos del foro por la memoria realizaron este verano sobre unas cinco hectáreas de este paraje, el equivalente a 10 campos de fútbol, han probado que tenían razón. El detector de metales se volvió loco. Había tantas balas y casquillos que parecía que alguien las había arrojado como si fueran semillas. Recogieron hasta 70 en dos prospecciones, con fecha y firma: Pirotécnica sevillana, 1936. Junto a los proyectiles, relató el arqueólogo Jesús Román, también encontraron cráneos agujereados por tiros de gracia.

“Creemos que aquí puede estar una de las mayores fosas comunes de España en campo abierto, fuera de un cementerio: entre 300 y 600 personas”, afirma Andrés Rebolledo, presidente del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y nieto y sobrino de dos fusilados en la zona. El cortijo de El Marrufo fue, entre noviembre de 1936 y marzo de 1937, “un centro de detención, tortura y ejecución equivalente a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) en Argentina”, asegura José María Pedreño, presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria. “Durante esos meses fueron detenidas una media de entre ocho y diez personas al día”, corrobora Fernando Sigler, coordinador de la investigación, que ha tenido una subvención de 55.900 euros del Ministerio de la Presidencia. “En todo el valle del Sauceda vivían por aquel entonces unas 2.000 personas”.

Catas arqueológicas realizadas este verano en el cortijo de El Marrufo (Jerez). / foro por la memoria

Los asesinos, según les han contado testigos y descendientes de las víctimas durante el último año, mataron a hombres y también a mujeres y niños, a los que retenían en la ermita del cortijo. Además de los testimonios recogidos entre la gente mayor de los pueblos próximos, Sigler consultó archivos municipales, provinciales y nacionales, para documentar los consejos de

guerra celebrados en la zona y el número de viudas y huérfanos de entonces. La documentación oficial de la época reconoce “una limpieza” de 50 muertos en los primeros días de noviembre en el Valle de la Sauceda y de otros 20 en el cortijo del El Marrufo. “Mi abuelo, Andrés Barrero, era arriero. Tenía un burro y unas pocas cabras. Cuando le mataron tenía 36 años y cuatro

hijos: la pequeña, mi madre, de año y medio, y el mayor, de siete. También fueron a por mi tío abuelo. Mi abuela huyó al monte con los niños y los sublevados la detuvieron durante cuatro días”, relata Andrés Rebolledo. “Por eso estoy en esta lucha. No vamos a parar hasta que en este lugar se haga una exhumación. Es una responsabilidad del Gobierno, sea cual sea, llevarla a cabo”.


15

EL PAÍS, miércoles 17 de agosto de 2011

ESPAÑA

Una fosa común bajo los columpios Comienza la exhumación de 250 represaliados de Franco en un parque infantil de Palencia P Muchos eran alcaldes, concejales y sindicalistas

Cuatro muertos menos en las carreteras en los 15 primeros días de agosto

BELÉN HERNÁNDEZ Palencia

J. A. H., Madrid

Amidio Cantera Díez tenía 14 años cuando escuchó hablar por última vez a su padre, Julián Cantera Cantera, de 43, concejal de Villaviudas (Palencia) en la II República. “Si me vais a matar, que sea delante de mis hijos”, le espetó a un jefe falangista. “No te apresures, Julián, que no te va a pasar nada”, le contestó este frente a su casa la noche del 13 de agosto de 1936, la misma en la que lo fusilaron entre Magaz de Pisuerga y el Monasterio de la Trapa. Ahora, Amidio, de 89 años, lo cuenta junto a los familiares de otros sindicalistas, concejales y alcaldes fusilados durante la Guerra Civil que esperaban ayer el inicio de la excavación del tercer sector del antiguo cementerio de Palencia, ahora convertido en parque infantil. Bajo los columpios de esta zona de juegos, los colectivos de víctimas estiman que hay unos 250 cadáveres de represaliados por Franco. En total, el parque esconde bajo su suelo 497 represaliados por la dictadura. “En la zona que excavaremos hay mayoría de hombres y de media dos y tres personas por nicho”, explicaba Pablo García Colmenares, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Palencia, que apoya el proyecto junto a las agrupaciones de Venta de Baños, Baltanás, Dueñas, Villaviudas y Monzón de Campos, todos municipios de esa misma provincia. En un 80%, según cifras de la ARMH de Palencia, las víctimas eran sindicalistas, concejales y alcaldes de finales de 1936 y principios de 1937. Como Gregorio Valdazo Carrascal, padre de Rosario Valdazo Rodríguez y alcalde de Cevico Navero. La “hija del comunista”, como la llamaban, recuerda que tenía cinco años

Las carreteras españolas han registrado en los 15 primeros días de agosto un total de 67 víctimas mortales, cuatro menos que en los mismos días del pasado mes de julio. No obstante, el fin de semana del 15 al 17 de julio fue el peor del año en cuanto a víctimas morales: contabilizó, en apenas tres días, un total de 29 muertes. El día 16 de julio se registraron 16 muertes, el doble que el día con más siniestros de los que llevamos de agosto. Y es que en las dos primeras semanas de agosto la siniestralidad vial se ha reducido en comparación con julio: cuatro víctimas menos. Los días 1 (lunes), 8 (lunes) y 14 (domingo) de agosto han sido los más trágicos en las carreteras españolas. Sumaron un total de 22 fallecidos. Solo durante este último puente festivo, que comenzó el pasado viernes, día 12, y concluyó el lunes, día 15, se han registrado un total de 21 muertos y 14 heridos, ocho de ellos, graves. El viernes, primer día del puente, se produjeron cuatro muertos, que se elevaron a seis el sábado y a ocho el domingo hasta descender a tres el lunes, fecha de regreso de numerosos veraneantes. El más grave de los siniestros se produjo el domingo por la tarde en Albacete, cuando dos coches colisionaron frontalmente en la CM-3106 a la altura de la localidad de Mahona, causando la muerte a tres personas. En el acumulado anual, hasta el 15 de agosto, se llevan contabilizados 902 fallecidos, 122 menos que hasta la misma fecha del año pasado, lo que representa un descenso del 11,91%.

Una excavadora escarba en el parque infantil bajo el que se hallan los cuerpos. / brágimo (efe)

—ahora 79— cuando se llevaron a su padre a la prisión de Palencia. “Le llamábamos la cárcel del agua, por la humedad”, relataba ayer antes de que llegasen la Unidad de Antropología de la Universidad Autónoma de Madrid y la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Para las más de 100 familias es su última oportunidad. Es la segunda intervención que se hace en el parque, tras la recuperación de unos 40 cuerpos en 2009. “Dos semanas de trabajo que empezaremos en la fila 9, donde lo dejamos”, explicaba Almudena García-Rubio, que es arqueóloga de la Sociedad Aranzadi. El proyecto cuenta con un presupuesto inicial de 57.000 euros, a la espera de que se apruebe en septiembre la partida de 2011. “Recuerdo la tumba en el ala exterior”, señalaba Félix Vega

En 2009 ya se recuperaron 40 cuerpos en la misma zona El lugar formaba parte del antiguo cementerio de la capital Garrido, de 82 años e hijo de Teodosio Vega Martín, secretario de la Casa del Pueblo en Dueñas (Palencia) y fusilado el 8 de enero de 1937. Ayer visitaba el antiguo cementerio con su hija, lo mismo que hacía él con su madre. “Nos expulsaron del pueblo tras fusilar a mi padre”. Félix asegura que a su padre lo ma-

taron por “ser de izquierdas”. “No podías desahogarte y decir ‘soy hijo de fusilado’. Ahora se puede hablar”. Carmen Cortés, que tiene a dos de sus tíos, Germinal y Lumen Cortés, bajo el mismo suelo, fue la última en abandonar la zona. “Sin hablarlo, mi padre era capaz de transmitir su dolor”. Jaime Cortés, sindicalista de UGT durante la II República, perdió otros dos hermanos más y un cuñado, repartidos ahora en otras fosas comunes de Burgos, Valladolid y Palencia. El trabajo de las excavadoras sigue y aparecen signos de la última excavación. Iker y Adrián, dos niños de 11 años, se acercan hasta su habitual zona de juegos, donde hay más adultos que de costumbre. “A mí me parece bien que busquen huesos. Pero esta tarde vendré a jugar”, comentaban inocentemente.

Un juez dictamina que conducir oyendo música con un auricular no es sancionable JOSÉ A. HERNÁNDEZ, Madrid Un juez de Madrid ha dictado una novedosa sentencia en la que anula “por no ser ajustada a derecho” una multa de tráfico a un conductor que iba oyendo música con un auricular colocado en uno de sus oídos. La sentencia del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de Madrid exime al automovilista José Miguel Ayllón Camacho de pagar los 150 euros que le impuso la Guardia Civil de Tráfico el 25 de febrero de 2010 cuando circulaba por la A-6 (Madrid-A Coruña) al entender los agentes que había cometido una falta grave por ir al volante oyendo música a través

de un auricular conectado a una radio. El juez, José Yusti Bastarreche, sostiene que Ayllón, abogado de profesión, autor de la demanda y presidente de la Asociación Nacional de Víctimas de Delitos Violentos, no infringió el artículo 65.4.f del Real Decreto Legislativo 339/1900 de Tráfico, Circulación y Seguridad Vial, que tipifica como sanción grave “conducir utilizando cascos, auriculares u otros dispositivos que disminuyan la obligatoria atención permanente a la conducción”. El juez destaca que llevar un auricular, no los dos, no supone a priori una distracción. “Conducir utilizando cascos, auriculares

(…)” significa, según el juez, que se castiga al conductor que lleve cascos o los dos auriculares; es decir, “en plural: con los auriculares a sendos oídos”, pero no solo uno de ellos. Apunta el juez que “lo que se prohíbe es todo dispositivo conectado a los oídos que pueda disminuir la atención a la conducción, sin que pueda determinarse si el plural que usa la dicción legal se refiere a que sea en los dos oídos o se refiere a un número determinado de dispositivos, en cuyo caso el plural significa que la infracción se comete tanto cuando se utiliza tanto uno como los dos auriculares, cacos o aparatos semejantes”. El magistrado opina que “la in-

tención real” de esta norma “es sancionar todo lo que pueda hacer perder la atención del conductor, pero esta interpretación no puede ser extrema, porque en ese caso también constituiría infracción tener conectado un aparato de música en el automóvil, que, sin embargo, en la mayoría de los vehículos viene de serie, o incluso la conversación con los otros ocupantes o viajeros, y no cabe duda de que esta puede ser mucho más atractiva que la propia conducción”. Y añade: “La interpretación razonable es que si se usan los dos auriculares o cascos, se supone distracción, mientras que en el caso de uno solo es cuando menos discutible”. En es-

te caso el juez establece un paralelismo con el derecho penal, “aplicable al derecho sancionador” y opta por el in dubio pro reo; es decir, en caso de duda hay que fallar a favor del reo. El abogado del Estado que estuvo presente en la vista, en defensa de Tráfico, pidió al juez que mantuviese la sanción e interpretó que daba igual llevar uno que los dos auriculares. En la demanda, Ayllón no niega que llevase un auricular puesto en uno de sus oídos. De hecho, pidió a los guardias que hiciesen constar ese matiz en la multa, lo que ha sido fundamental para que ahora el juez revoque la sanción. La sentencia es ya firme e irrecurrible, puesto que la infracción es inferior a 18.000 euros. “Las leyes sancionadoras tienen que ser claras para que haya seguridad jurídica, no se pueden dejar a la libre interpretación de los agentes”, señala Ayllón.


16

EL PAÍS, miércoles 28 de enero de 2009

ESPAÑA

Tiro en la cabeza y al pozo

Caen en Madrid dos miembros más de la Camorra

Un equipo de arqueólogos de Las Palmas reconstruye la ejecución durante la Guerra Civil de 19 vecinos de Arucas

REBECA CARRANCO Madrid

JOSÉ NARANJO Las Palmas

El capo de la Camorra napolitana Antonio Caiazzo, de 50 años, fue arrestado el martes por la noche cuando salía de cenar del restaurante Bella Napoli de Majadahonda (Madrid), según fuentes de la policía italiana. En la operación cayó también su guardaespaldas, Francesco Simeoli, de 40 años. Ambos eran fugitivos de la Justicia italiana y llevaban más de un año ocultos en España. Caiazzo está considerado el capo histórico de un clan de tamaño medio que dominaba el negocio de la extorsión en el Vomero, un barrio rico de Nápoles. Caiazzo y Simeoli fueron arrestados por agentes del Cuerpo Nacional de Policía, la policía de Nápoles y la Interpol cuando se iban en un coche. Los propietarios del local negaron que estuvieran cenando en la Bella Napoli. “No salían de aquí”, aseguró el dueño. Y negó conocerlos. La detención revela, una vez más, la creciente importancia de España como escondite y base de operaciones de la Camorra, una mafia formada por cerca de 80 clanes y 3.000 soldados, cuyos padrinos llaman a la costa mediterránea española La costa nostra. Los capos napolitanos buscan en España contactos para el tráfico de cocaína local y mantienen óptimas relaciones con bandas similares, sobre todo latinas.

Les ataron los codos por la espalda y al cuello con cables de la luz, los llevaron hasta un lugar solitario, les obligaron a arrodillarse, les dispararon en la cabeza y ni siquiera los enterraron, sino que los arrojaron, como animales, al fondo de un pozo seco de más de 50 metros de profundidad. Así fueron asesinadas al menos 19 personas entre el 18 de marzo y el 4 de abril de 1937 en Arucas (Gran Canaria), según los estudios que se están llevando a cabo a partir de los huesos extraídos en diciembre de 2008 del pozo del Llano de las Brujas, la mayor fosa del franquismo localizada hasta ahora en Canarias. En total se han hallado los restos óseos, ropas y objetos de 19 personas, de los que 10 siguen aún en el fondo del pozo a la espera de financiación para seguir con los trabajos. Los otros nueve esqueletos están en un laboratorio de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, donde un equipo de arqueólogos realiza los estudios bioantropológicos. Una de las primeras características que llamó la atención de los arqueólogos fue el color verde que presentaban algunos huesos en puntos concretos, que resultó ser producto de la lenta oxidación de los cables de cobre empleados para atarles en posiciones muy incómodas. En concreto, ya se ha podido determinar que el individuo número 2, uno de los más altos y robustos (medía 1,80 metros, algo inusual para la época), tenía los codos atados por la espalda con un cable que también le rodeaba el cuello, lo cual le inmovilizaba por completo. Esta persona presenta un disparo de bala en la mandíbula. La mayoría de los cráneos están desechos fruto de la caída, pero uno de ellos, el llamado número 7, se conservó bastante bien y presenta un impacto de bala centrado justo en su parte superior, lo que indica que estaba de rodillas en el momento del disparo. Según Javier Velasco, coordinador de la investigación, “hubo una clara intención de matarlos de manera humillante y se aprecia un gran desprecio por sus cadáveres, es decir, violencia anterior y posterior a la muerte”. Los otros cráneos, donde se espera que haya orificios de bala, serán reconstruidos en los próximos días. Al individuo número 3, mayor de 60 años (había perdido todos sus dientes), también lo mataron de un disparo en la cabeza. Otro elemento llamativo en él es su dentadura postiza impecable, muy bien conservada, lo que apunta a una cierta significación social. Otros rasgos, como incisivos rotos en el número 6 (posible violencia durante la detención) o una espina bífida parcial en el 5 (rasgo con-

Dos detenidos por matar al empresario marbellí J. D. / F. J. P. Madrid / Málaga Dos personas de nacionalidad colombiana han sido detenidas por el secuestro y muerte del empresario marbellí Fernando Moreno Espada, de 76 años, según informaron fuentes de la investigación. Moreno, un empresario del hormigón muy conocido en Marbella, fue secuestrado el pasado miércoles en una finca de aguacates de su propiedad. Sus captores reclamaron a la familia dos millones de euros que en sucesivas llamadas fueron rebajando hasta los 600.000 euros. El jueves fue hallado su cadáver en una caseta de obras. La autopsia reveló que Moreno falleció por asfixia al tragarse el trapo con el que le habían amordazado.

Los fiscales piden penas para los responsables de carreteras en mal estado ELSA GRANDA, Madrid

Javier Velasco, coordinador de la investigación. / juan carlos gracia

Cada cual debe asumir sus responsabilidades, incluso penales, porque las imprudencias pueden costar vidas. Esta máxima que tradicionalmente se ha aplicado a los conductores tendrá dentro de poco algún otro destinatario. Los fiscales encargados de delitos relacionados con la seguridad vial han remitido, tras dos días reunidos en León, al fiscal general, Cándido CondePumpido, un documento que “supondrá un paso histórico, que sólo habían dado las fiscalías de los países nórdicos”, explica el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas. Se trata de aplicar el artículo 385.2 del Código Penal para que terceras personas, particulares o funcionarios “que incumplan sus deberes creando graves riesgos para la seguridad vial” en la construcción, mantenimiento y señalización de carreteras y calles puedan ser condenados por “comisión por omisión”. Eso incluye a los titulares de la vía, empresas concesionarias, contratistas, peatones y demás personas que puedan poner en riesgo la circulación de los vehículos. Los fiscales piden actuar, por ejemplo, contra quienes diseñen trazados de curvas peligrosos, utilicen materiales de deficiente calidad o establezcan una mala señalización. Vargas considera que “no habrá problemas para su inmediato visto bueno”, y “en 15 días” se podría aplicar.

Quedarse sin vehículo

Impacto de bala en uno de los cráneos. / j. c. g.

Les ataron los codos por la espalda y al cuello con cables de la luz La falta de dinero impide sacar del pozo los restos de 10 personas génito) podrían ayudar a la identificación, pero ésta sólo tendrá lugar de manera completa cuando se lleven a cabo las pruebas de ADN y se compare con el extraído a 60 familiares de desaparecidos. Los investigadores opinan

que fueron arrojados al pozo en dos días distintos y que ninguno sobrevivió a la caída. Además de los restos humanos, se han encontrado 23 casquillos con los que fueron asesinados, zapatos, botones, hebillas, un duro de plata con la cara de Alfonso XIII y hasta una medalla con el escudo del Ayuntamiento. La excavación comenzó el 16 de junio de 2008 en un pozo del que se tenían sospechas de que había servido para ocultar los crímenes de la represión franquista en el norte de Gran Canaria, al igual que en los otros tres pozos del olvido que hay en la zona. Sin embargo, tuvieron que pasar cinco meses y retirarse tres metros de tierra y cal viva, arrojada con la intención de ocultarlo todo, para que comenzaran a aparecer los esqueletos.

Otro de los aspectos abordados por los fiscales es el decomiso del vehículo en caso de conductores multireincidentes y en los supuestos más graves de conducción temeraria. Se trataría de arrebatarles el coche de por vida. El vehículo podrá ser achatarrado o vendido, y los fiscales proponen que ese dinero vaya a parar a las asociaciones de víctimas. El automóvil también podrá convertirse en una llave para evitar la cárcel, ya que en algunos casos el condenado podrá eludir el ingreso en prisión si se desprende del vehículo. Además, se estudia que las penas por delitos de conducción sin carné se condicionen a la obtención del permiso. Desde el 2 de diciembre de 2008, cuando se reformó el Código Penal en esta materia, 459 conductores han entrado en prisión por condenas relacionadas con la seguridad vial. Desde entonces se han celebrado 52.000 juicios rápidos, con un 95% de condenas de conformidad. De ellas, 33.456 por consumo de alcohol; 413 por velocidad, y 16.119 por no tener carné de conducir.


POLÍTICA

SÁBADO, 5 ABRIL 2008

La Generalitat identifica 179 fosas de la Guerra Civil La mayoría se concentra en el frente y sólo la mitad están documentadas Área de gran concentración de fosas

Fosa dentro del cementerio

Fosa fuera del cementerio

Probable fosa

Línea del frente el 23/XII/1938 Es Bòrdes

Sorpe Esterri d’Àneu Escaló Llavorsí

La Jonquera Martinet

Sort

Rabós Ribes de Freser

La Seu d’Urgell

Ullastrell Girona

Gurb

Maçanet de la Selva

Sant Joan de Vilatorrada Manresa

Tàrrega Cervera Arbeca Vallfogona de Riucorb

Igualada Pontons

Avinyonet

Vilafranca

Almatret

Cerdanyola Esplugues Barcelona

Begues

Altafulla

Móra d’Ebre

Tarragona L’Hospitalet de l’Infant L’Ampolla Deltebre

JOSEP GISBERT Barcelona

Si la pasada semana Joan Saura dio salida al proyecto de ley que ha de regular la apertura de fosas comunes de la Guerra Civil, ayer presentó públicamente el mapa que identifica y ubica las 179 que el Govern ha encontrado en Catalunya. La ley, pionera en España, es una medida no exenta de polémica, y el mapa, que da cumplimiento a una moción aprobada por unanimidad por el Parlament en el 2003, está en la línea

Mataró

El Vendrell

Reus

Falset

Sant Feliu de Guíxols

Collbató Terrassa

Vinaixa Prades

El Perelló Tortosa

Cassà de la Selva

Vic

Sanauja

Seròs

Ascó

Prats de Lluçanès

Ponts

Balaguer

Alcarràs

Banyoles Capolat

Alós de Balaguer

Garrigàs

Olot

Organyà

Abella de la Conca Isona

Lleida

Figueres

de situarse en el mismo camino. Los casi cinco años de trabajo de la dirección general de Memòria Democràtica, dentro del Departament de Relacions Institucionals, han dado como resultado la identificación de 179 fosas y el registro de 2.171 desaparecidos. Del total de fosas, 88 están certificadas por documentación diversa, mientras que de las 91 restantes sólo se tienen referencias orales e historiográficas, pero no documentales, y la mayor parte, en cualquier caso, se localizan en el área del frente de batalla que durante muchos meses de 1938 estuvo estabilizado desde el Pirineo hasta el delta del Ebro, en paralelo al límite territorial entre Catalunya y Aragón. Las fosas comunes, la mayoría de las cuales se encuentran den-

tro de cementerios, han sido catalogadas en cinco tipos. El primero corresponde a soldados anónimos muertos en el frente o en retirada hacia Francia. El segundo es el de muertos enterrados en escuelas, balnearios o conventos utilizados como hospitales militares. El tercero se refiere a los civiles represaliados por el franquismo. El cuarto engloba a los muertos provocados por los llamados “incontrolados” en las filas de la República. Y el quinto es el de las fosas creadas en los seis campos de trabajo republicanos que existieron en Catalunya. El conseller de Interior i Relacions Institucionals anunció la próxima exhumación de una fosa común en Gurb como prueba piloto precisamente ante la futura aplicación de la ley. La exhumación servirá para fijar un protocolo que establecerá la metodología que seguir en la apertura de fosas una vez aprobada la ley ahora en trámite en el Parlament.c

PSC y CiU llevan al Parlament su guerra por el control de los medios públicos JOSEP M. ORTA Barcelona

Parlamentarios del PSC y de CiU coincidieron en calificar de “cínicas” las intervenciones que sus rivales tuvieron ayer en la comisión de control de Mitjans Audiovisuals del Parlament. Albert Sáez comparecía por vez primera como presidente de la Corporació Catalana (CCMA) para explicar el trabajo desde su nombramiento. Todos señalaron la falta de credibilidad con que ha nacido este consejo y ayer el protagonismo no se lo llevó el compare-

ciente sino el juego subterráneo que se produce estos días por el nombramiento de los altos cargos de los medios públicos. Joan Ferran (PSC) recordó que “esta ley es fruto de una larga gestación y de una situación política que es la que es” e instó a Sáez a “decidir deprisa, y no es fácil, todos sabemos lo que pasa”. Los grupos dejaron meridianamente claro en sus intervenciones la influencia que ejercen los partidos en el actual proceso de elección de los altos cargos y que las decisiones no siempre se tomaban donde debían. No fue ex-

traño que Joana Ortega (CiU) defendiera la ley ante supuestas amenazas de modificar este texto para quitar a CiU su capacidad de bloqueo. Ante este cruce de insinuaciones envenenadas el representante del PP, Rafael López, exigió “evitar espectáculos” en la elección del director general y Dolors Camats (ICV) recordó que el objetivo de esta ley era desgubernamentalizar, alejar a los medios públicos del control de los partidos, y admitió que el Consell de Govern “es responsable del bloqueo, pero también lo es quien eligió a sus miembros”.c

LA VANGUARDIA 17


11

EL PAÍS, jueves 27 de noviembre de 2008

ESPAÑA

Justicia comienza a entregar en un mes los certificados a las víctimas de Franco

IU-ICV critica que Zapatero “abra la puerta a la impunidad”

Ya se han presentado 168 solicitudes P Desde hoy se pueden tramitar por Internet

F. G., Madrid

EL PAÍS, Madrid El Gobierno entregará antes de un mes las primeras declaraciones de reparación y reconocimiento personal a las cuales, según establece la Ley de Memoria Histórica, tienen derecho los represaliados del franquismo. El Ministerio de Justicia ha recibido hasta ahora 168 solicitudes. Para facilitar los trámites, Justicia habilitó el martes en su página web (www.mjusticia.es) un enlace a través del cual los interesados pueden tramitar sus peticiones. El artículo 4 de la Ley de Memoria contempla el derecho de quienes durante la Guerra Civil y la dictadura padecieron “persecuciones, condenas, sanciones o cualesquiera otras formas de violencia personal por razones políticas, ideológicas o de creencia religiosa” a obtener la declaración. Ésta consiste en un título, expedido por el Ministerio de Justicia, que no supone el reconocimiento de responsabilidad patrimonial del Estado ni de cualquier Administración pública, “ni da lugar a efecto, reparación o indemnización de índole económica o profesional”. A través del enlace habilitado en la página web del ministerio, los interesados pueden realizar su solicitud de forma telemática. Para ello deberán acreditar su identidad a través de un certificado digital o por medio del DNI electrónico. En la página web están disponibles los documentos de solicitud. El interesado deberá aportar una copia impresa del justificante obtenido al realizar la petición y la documentación acreditativa de los hechos. Entre esta última pueden figurar, entre otras, resoluciones de consejos de guerra, del Tribunal de Honor, del Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo, del Tribunal de Responsabilidades Políticas y del Tribunal de Orden Público. Toda la documentación debe ser enviada al Registro General del Ministerio de Justicia. La declaración puede ser solicitada por los directamente afectados y, en caso de fallecimiento, por sus cónyuges o similares, ascendientes, descendientes y demás parientes colaterales hasta segundo grado, así como por las instituciones públicas en las que hubieran desarrollado un cargo relevante. También se encuentra disponible en la página web de Justicia la solicitud de nacionalidad para hijos y nietos de emigrantes exiliados durante la Guerra Civil y la dictadura, que podrá ser tramitada a partir del 28 de diciembre. La web permite descargar el impreso para que los miembros de las Brigadas Internacionales soliciten la nacionalidad española y establece el acceso a la consulta de los libros de defunciones de los registros civiles.

MÁS DE 100 FOSAS EN EL JUZGADO. La Audiencia Nacional ha recibido peticiones de apertura de 110 fosas. La Sala Penal comenzó ayer a revisar los recursos contra su paralización de exhumaciones, pero ha aplazado esta decisión y la planteada por el fiscal sobre la competencia de Garzón hasta mañana. Ajenos al tribunal, miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica trabajaban ayer en la fosa de Magaz de Abajo (León).

Requisitos para obtener la declaración E

E

Beneficiarios. La declaración de reparación y reconocimiento personal se entrega a quienes sufrieron represalias durante la Guerra Civil y la dictadura.

Documentos. Los solicitantes deben acreditar la identidad del afectado (o de su parentesco con él). En caso de que la solicitud sea formulada por una institución, ésta debe presentar su identificación y la representación del solicitante, entre otras cosas. Además, en todos los casos deben presentarse documentos que acrediten los hechos alegados.

E

Solicitantes. Los directamente afectados. En caso de fallecimiento de éstos, sus cónyuges o similares, ascendientes, descendientes y colaterales hasta segundo grado. Si no tuvieran familiares, las instituciones públicas en las que los afectados hubieran desempeñado un cargo relevante.

E

Modelo de solicitud de la Declaración.

Efectos. La declaración no supone el reconocimiento de responsabilidad patrimonial de las Administraciones públicas ni da lugar a indemnizaciones.

La memoria llega a Suiza El Parlamento helvético rehabilitará a brigadistas suizos, a los que sancionó por violar la neutralidad del país RODRIGO CARRIZO, Ginebra Suiza va a hacer una excepción en su historia de siglos de neutralidad. Con 70 años de retraso, va a reconocer oficialmente que en la Guerra Civil española merecía la pena tomar partido. El Gobierno federal suizo ha anunciado su apoyo a una moción presentada en el Parlamento del país en la que se rehabilita a los 800 voluntarios suizos que lucharon en la Guerra Civil española para defender la II República frente al levantamiento de parte del Ejército, acaudillado por Francisco Franco. De los suizos de las Brigadas Internacionales sólo quedan con vida cinco o seis personas, todos octogenarios.

Al comenzar la guerra, en muchos países europeos se desató la solidaridad con el Gobierno español y comenzaron a organizarse voluntarios para acudir a España. Pero en Suiza, celosa de su neutralidad en todos los conflictos bélicos, se prohibió la recogida de fondos en ayuda de la República y el reclutamiento de voluntarios. Unos 170 voluntarios del país helvético murieron en la contienda. Los que regresaron, más de 600, fueron sancionados por quebrantar la neutralidad suiza. Según informó ayer la agencia Swissinfo, la moción afirma que aquellas sanciones contra los milicianos que regresaron a Suiza “no se corresponden con el

sentido moderno de justicia”. Además, añade que “la historia ha demostrado que los que lucharon por la democracia entre 1936 y 1939 merecen reconocimiento”. La moción se votará en la Cámara baja suiza, llamada Consejo Nacional, el próximo 2 de diciembre. Su consecuencia práctica es que estos 800 ciudadanos suizos quedan oficialmente exonerados de cualquier culpa por haber quebrantado la neutralidad del país en conflictos bélicos. La medida se añade a la política de levantar sanciones parecidas, también por violar la neutralidad, a todos los ciudadanos suizos que colaboraron en pasar judíos a Suiza para huir del exterminio nazi.

El portavoz en el Congreso de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), Joan Herrera, dio ayer por “roto” el compromiso que su formación e Izquierda Unida (IU) mantenían con el Gobierno y que permitió hace un año sacar adelante la Ley de Memoria Histórica. En opinión de estas dos formaciones, que apoyaron la norma pese a considerarla insuficiente, la postura del Ejecutivo ha abierto “la puerta a la impunidad hacia la dictadura de Franco y cualquier otra dictadura y convierte a España en uno de los países más desmemoriados del mundo respecto a los crímenes que sufrió en el pasado”. “Existe decepción por una respuesta insuficiente, rácana y en algunos casos hirientes por parte del Gobierno”, señaló Herrera después de que José Luis Rodríguez Zapatero trazara en el pleno del Congreso de los Diputados una fina raya en las actuaciones sobre la llamada memoria histórica: ayuda a las víctimas, pero ninguna actuación contra los responsables del franquismo. “Cada vez se recuerda y se homenajea más a las víctimas y se olvida más al dictador. Recordemos a las víctimas, permitamos que recuperen los derechos que no han tenido y arrojemos al olvido a aquellos que promovieron esa tragedia en nuestro país”, aseguró el presidente a preguntas de Herrera.

“Perplejidad y decepción” Según el razonamiento de Zapatero, en una parte de esa fina línea está la Ley de Memoria Histórica para ayudar a las víctimas, y en otra, la iniciativa de la que se ha inhibido el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y que, inicialmente, se dirigía contra los dirigentes del franquismo. Para lo primero comprometió el desarrollo reglamentario de la norma. La respuesta provocó el reproche del portavoz de ICV, que aseguró que entre las víctimas de la represión franquista hay “perplejidad, frustración y decepción”. Su acusación se refiere a la actuación de la fiscalía contra el proceso abierto por Garzón y a la supuesta pasividad del Gobierno ante las peticiones de retirar los símbolos del franquismo. “Es claramente hiriente que la semana pasada se hacía misa en memoria del dictador en el Valle de los Caídos y usted decía que todo lo que esté en el olvido más profundo de la sociedad española era un buen dato”, le espetó al presidente Joan Herrera.


15

EL PAÍS, sábado 29 de noviembre de 2008

ESPAÑA

La memoria histórica

Los 12 primeros de los pozos del olvido Hallados en Gran Canaria los cuerpos de un grupo de fusilados en 1937 JOSÉ NARANJO Las Palmas

Cadáveres maniatados en Málaga D. N., Málaga Los avances en las investigaciones para la recuperación de la Memoria Histórica confirman cada vez más que el antiguo cementerio de San Rafael de Málaga fue escenario de atrocidades durante la Guerra Civil. Hace dos años se iniciaron las excavaciones de fosas comunes donde se enterraron a los ajusticiados por el régimen franquista tras la entrada en la ciudad de las tropas del general Queipo de Llano en febrero de 1937. Muchos de ellos fueron fusilados en los mismos paredones del cementerio, entonces en las afueras de la ciu-

dad. Los trabajos han permitido estimar que San Rafael alberga una de las mayores fosas de la Guerra Civil. Se calcula que entre 1937 y 1955 fueron enterradas más de 4.500 personas en al menos una docena de fosas. Ahora, las nuevas excavaciones han permitido comprobar detalles como que los fusilados murieron atados por las manos y así fueron enterrados. Los esqueletos tienen las manos entrelazadas rodeadas por restos de alambres que fueron utilizados como atadura. En las fosas han aparecido, además, casquillos de bala que podrían ser de disparos de gracia realizados a los

ajusticiados una vez que eran arrojados sus restos a las fosas. Ante la dimensión de los hallazgos, la Junta de Andalucía, el ayuntamiento, la Universidad de Málaga y la Asociación contra el Silencio y el Olvido y por la Recuperación de la Memoria Histórica renovaron en enero el convenio del programa que contempla la exhumación, identificación y, en los casos que sea posible, entrega de los restos a las familias. Las actuaciones costarán unos 260.000 euros y contemplan un monumento conmemorativo y consagrar el lugar, que el ayuntamiento va a convertir en parque, en un “lugar de la memoria”.

“Nuestras madres tenían razón, los restos estaban ahí abajo”, decía ayer una emocionada Pino Sosa. Cuando tenía sólo cinco años, la presidenta de la Asociación por la Memoria Histórica de Arucas acompañaba en secreto a su madre hasta la boca de un pozo próximo a su casa. Una vez allí, igual que hacían otras mujeres del pueblo en honor a sus maridos, arrojaban margaritas silvestres y rezaban oraciones furtivas por el alma de su padre, el latonero José Sosa Déniz, quien una noche de finales de marzo de 1937 fue secuestrado, asesinado y arrojado a su interior, según le contaba su madre. Ayer, casi 71 años después, han comenzado a desvelarse detalles de los asesinatos cometidos por el régimen franquista en el norte de Gran Canaria con la publicación de una fotografía en la que se ven los restos de 12 cuerpos en el fondo de este pozo. La excavación en el Llano de las Brujas, en Arucas (Gran Canaria, 36.000 habitantes), comenzó el 16 de junio gracias a una financiación de 300.000 euros del Gobierno canario. Los primeros restos humanos empezaron a emerger hace un mes, tras la retirada de tres metros de tierra y cal viva que fueron echadas sobre los cadáveres para ocultar los crímenes. Además de los cuerpos, tres de los cuales presentan heridas de bala en la mandíbula, sien y vértebras, en el fondo y en los alrededores han aparecido tres casquillos, una bala, medallas, hebillas, botones y suelas. De los cadáveres encontrados, 10 conforman un primer nivel de la excavación, situado a unos 55 metros de profundidad, y otros dos están por debajo, lo que apunta a la presencia de más cuerpos en niveles inferiores. “Creemos que hasta 27 personas pudieron ser arrojadas a este pozo”, aseguraba ayer el investigador Sergio

Millares, miembro de la Comisión para la Determinación de Desaparecidos en Canarias. “Esto confirma que la información oral de Arucas no estaba equivocada”. Según esta misma tradición oral, algunos de los represaliados fueron arrojados a este pozo aún con vida, pues vecinos aseguraron haber escuchado lamentos que procedían del interior del mismo en los días posteriores a las desapariciones. A partir de ahora, además de proseguir con la excavación, dará comienzo la extrac-

Algunos fueron arrojados vivos; días después se oían los lamentos ción de ADN de los dos primeros cadáveres sacados ayer mismo del pozo y su cotejo con las muestras ya recogidas a decenas de familiares que buscan a sus padres o abuelos. Sólo de Arucas se tiene constancia de 66 desaparecidos, además de otros 13 de Gáldar y 28 de Agaete, es decir, más de un centenar sólo en el norte de la isla de Gran Canaria. La gran mayoría de ellos fueron asesinados entre el 18 de marzo y el 4 de abril de 1937, en una de las más crueles oleadas de represión franquista que se vivió en Gran Canaria. Según Sergio Millares, “no se trataba de personas con una especial significación política, más bien sindicalistas y gente que había participado en alguna huelga o manifestación. Los sacaron del campo de concentración para luego secuestrarlos de sus casas y matarlos aquí”. Arucas cuenta con otros tres pozos del olvido donde se sospecha que pudiera haber más cadáveres, así como una sima volcánica en el municipio de Telde, de la que ya se extrajo un cráneo con un agujero de bala en los años sesenta.


42 vida & artes

cultura

EL PAÍS, jueves 18 de septiembre de 2008

La recuperación de la memoria histórica

LAURA GARCÍA LORCA Sobrina del poeta y presidenta de la fundación

La iniciativa del juez Garzón de abrir la mayor investigación sobre los desaparecidos de la Guerra Civil ha obligado a la familia García Lorca a replantearse su postura de no remover el lugar en el que podría estar enterrado el poeta

“No nos gustaría exhumar los restos de Federico, pero no lo impediremos” de sus antepasados, algo más simbólico se removió en el camino de esa historia trágica. Junto La fosa donde descansan los res- a ellos reposa Federico García tos de Federico García Lorca y Lorca. Su familia, hasta ahora otros tres represaliados en Gra- contraria a remover aquel paranada podría abrirse en corto pla- je en busca de los huesos de su zo. La familia del poeta, siem- tío, es consciente de que esta pre reacia a remover el lugar, historia no va a seguir como hasno impedirá que el juez Balta- ta ahora. El poeta granadino fue asesisar Garzón exhume los cadáveres. “No lo impediremos. Aun- nado junto a Dióscoro y Francisque nos gustaría que no se hicie- co y a otro banderillero, Juan ra, respetamos los deseos de las Arcolla, sin descendientes que otras partes implicadas”, asegu- lo hayan reclamado. Fue junto ró ayer Laura García Lorca, so- al barranco de Víznar, donde yacen también miles de represaliados durante la guerra y la dictadura en Granada, en la madrugada del 18 de agosto de 1936. Los cuatro fueron enterrados sin sepultura. Las investigaciones llevadas a cabo por Ian Gibson para su libro El asesinato de Federico García Lorca señalan el lugar en el que podrían estar los restos, bajo un olivo, junto al barranco en el que hoy existe un parque en memoria de todas las víctimas. Otras teorías lo señalan a 400 metros. En el caso de Gibson fue el enterrador, Manuel Castilla Blanco, quien le llevó al lugar donde yacen los cuatro. Si el requerimiento ante Laura García Lorca, sobrina del poeta. / g. l. el juez Garzón prospera, podrían salir de la tumba a la que el horror y “En el barranco hay el martirio les llevó. Laura García Lorca matiza la postura de entre 1.000 y 3.000 la familia del poeta y las razomuertos. ¿Qué pasa nes por las que prefieren que no se abra la fosa. con el resto?” Pregunta. ¿Se opone la familia García Lorca a que pueda exhumarse esa fosa? “Tememos al Respuesta. No impediremos que se abra la fosa. ¿Cómo lo espectáculo. Al vamos a impedir? Sólo queremorbo, que es muy mos explicar nuestras razones, las que nos mueven a no querer difícil de evitar” abrir el lugar, aunque no obstaculizaremos el proceso. P. ¿Cuáles son estas razobrina carnal de Federico. Ésa es la posición de la familia. Sin fisu- nes? R. Por un lado, la realidad de ras. Así se lo expresaron ayer a EL PAÍS y tienen previsto anun- no saber exactamente dónde está. Pero hay más. En el barranciarlo de manera inminente. Cuando el pasado viernes 12 co hay entre 1.000 y 3.000 de septiembre, los familiares muertos. ¿Qué pasa con el resdel maestro Dióscoro Galindo to? Una exhumación parcial González y del banderillero desvirtuará el cementerio real Francisco Galadí pidieron al donde yacen tantas víctimas de juez Garzón ante el Juzgado nú- la misma represión. Esa ubicamero 5 de la Audiencia Nacio- ción marca una diferencia. Nos nal que se exhumaran los restos preocupa que una exhumación

JESÚS RUIZ MANTILLA Madrid

El lugar, en Alfacar (Granada), en el que pueden estar los restos de Lorca, ayer al atardecer. / gorka lejarcegi

parcial marque diferencia entre unos y otros. Ahora todos descansan en un cementerio común, todos han sido víctimas del mismo salvaje y cruel asesinato. Entendemos que ésa es su tumba definitiva, en ese barranco y en esa compañía. No nos gustaría destacarlo por encima de nadie. Ahí debe descansar como uno más, en orden alfabético, junto a los demás.

P. Pero su tío tiene un enorme valor simbólico en todo el mundo. R. Sin duda. Pero creemos que las circunstancias de su muerte son de sobra conocidas. Gracias en gran parte a la investigación de Ian Gibson y a otras sabemos mucho. No creemos que una vez exhumados los restos vayan a aparecer datos imprescindibles para añadir a su biografía.

P. Pero persisten las dudas. Para empezar, se ha especulado sobre el hecho de que no esté. R. Esa idea es absurda e inverosímil. Es impensable que en plena guerra o después ocurriera eso. Son teorías disparatadas. Es increíble que sea así y que no lo sepamos. Nos habríamos enterado. P. En el caso de que se proceda pronto a la exhumación, ¿cuál es su mayor temor?


vida & artes 43

EL PAÍS, jueves 18 de septiembre de 2008

cultura

La recuperación de la memoria histórica R. Que se convierta todo esto en un espectáculo. Al morbo, que es muy difícil de evitar. Si así tiene que ser, queremos que se proceda con mucho respeto, de manera privada, en la intimidad. Eso es lo que pedimos sin negar que hay otras posturas tan legítimas como la nuestra. P. Si remueven la fosa, ¿dejarán a Federico donde está? R. Sí quisiéramos que siguiera ahí y que sea su fama la que sirva para preservar el lugar como el cementerio que es. Así evitaríamos que las demás víctimas cayeran en el olvido. Abrir una fosa cambia las cosas. Quisiéramos preservarlo. Aunque hay más posibilidades. P. ¿Por ejemplo? R. Llevarlo a Nueva York con su padre, a Madrid, con su madre y sus hermanas, a la huerta de San Vicente. Esparcir sus cenizas en varios

“Ahí debe descansar, como uno más, en orden alfabético” “La exhumación no aportará datos biográficos imprescindibles” “Las dudas sobre si los restos están allí son absurdas e inverosímiles” lugares en los que vivió… Pero queremos dejarlo allí. Murió así, lo mataron de esa manera y es importante que siga ahí. Remover una fosa causa muchas inquietudes. En nuestro caso, el hecho de que se proceda a ello no cierra nuestras heridas. P. ¿Han hablado con las demás familias? R. Llamé a la nieta de Dióscoro Galindo y le dejé un mensaje en el contestador, pero no llegué a hablar con ella. Con Francisco Galadí, sí. Le transmití que deberíamos conocernos personalmente y hablar, que tenemos un pasado común y debemos compartirlo. P. Muchos sostienen que han tenido un comportamiento caciquil con su negativa. ¿Se han sentido atacados o incomprendidos por este asunto? R. Nosotros sólo hemos dado nuestro parecer. Nuestro deseo. Pero nunca hemos puesto ninguna traba para que se investiguen a fondo los hechos. Si hemos creado una fundación es para aclarar cosas, para saber y poner todos los documentos a disposición de público, estudiosos e investigadores. Respetamos los sentimientos de todos y por supuesto, la ley.

El maestro cojo y los banderilleros Un profesor y dos miembros de la CNT compartieron verdugo y fosa con Lorca FRAncisco Vigueras Roldán El hecho de que Dióscoro Galindo González, maestro de Pulianas (Granada), fusilado por los fascistas granadinos al comienzo de la Guerra Civil por defender la escuela popular y laica, compartiera verdugos y fosa con el poeta Federico García Lorca lo ha convertido en símbolo de miles de maestros republicanos, represaliados por el régimen de Franco. El magisterio fue uno de los colectivos más perseguidos por la represión franquista, ya que la República le había confiado la difícil tarea de reformar el sistema educativo. Conocido como “el maestro cojo”, tras perder la pierna izquierda en un accidente, Dióscoro participó activamente en las llamadas misiones pedagógicas, destinadas a erradicar el analfabetismo, muy extendido entre la población rural. Y aquí se topó con la Iglesia, que utilizaba la escuela para adoctrinar a las jóvenes generaciones en la fe católica y garantizarse así el monopolio religioso del país. Formado en la Institución Libre de Enseñanza, Dióscoro era un maestro humanista y solidario. Organizaba clases nocturnas para los alumnos que no podían ir al colegio porque debían ayudar a sus padres en las faenas agrícolas. Las familias con escasos recursos económicos apreciaban los gestos solidarios del maestro. Dióscoro contaba, además, con el apoyo de las familias liberales, porque impartía una educación laica. Sin embargo, no gozaba de las simpatías de los padres más conservadores, que expresaban su malestar por las enseñanzas que transmitía a sus hijos sobre igualdad, justicia social y libertad. Algunos padres llegaron, incluso, a retirar a sus hijos del colegio. El maestro Galindo se significó aún más como republicano en las elecciones del 16 de febrero de 1936, cuando representó al Frente Popular en la mesa electoral frente a la candidatura de la derecha. Desempeñó un papel decisivo para impedir que los caciques de Pulianas cometieran fraude en aquella jornada electoral. Sus adversarios políticos nunca le perdonaron la intensa actividad que desarrolló para garantizar la limpieza de la consulta democrática. Cuando el Frente Popular ganó las elecciones, muchos vecinos del pueblo desfilaron delante de su casa al grito: “¡Viva el maestro nacional de Pulianas!”. El clima de hostilidad hacia el maestro alcanzó la máxima tensión en el verano del 36. El 20 de julio, día de la sublevación militar en Granada, Dióscoro Galindo era ya un hombre señalado por los falangistas de Pulianas como el maestro rojo. Varios pistoleros de la Falange lo detuvieron en su casa, a las dos de la madrugada del 18 de agosto de 1936, en medio del pánico familiar. Su hijo, Antonio Galindo, fue amenazado de muerte por intentar acompañarle al Gobierno Civil, donde Dióscoro coincidió con Federico García Lorca. Horas más

El maestro Dióscoro Galindo (izquierda) y los banderilleros anarquistas Joaquín Arcollas Cabezas (centro) y Francisco Galadí Melgar (derecha), todos ellos fusilados junto a Federico García Lorca (abajo).

el cerco al que estaban sometidos, con intención de seguir combatiendo en defensa de la República. Antes de partir, Galadí quiso ver a su hijo y acudió a un encuentro secreto para despedirse del pequeño de 10 años. Sin embargo, alguien lo delató a los franquistas, que aprovecharon la oportunidad para detenerlo junto a Cabezas, su compañero inseparable en la lucha política y en el ruedo. Fueron azotados y golpeados en el centro de Granada, para escarmiento público, y llevados a Víznar para fusilarlos. El comandante Valdés, máximo responsable de la represión, les tenía especial odio por la rebeldía que siempre habían mostrado. Después de cometer el crimen, los falangistas registraron sus domicilios y quemaron la mayor parte de los documentos y recuerdos familiares. Apenas nos quedan un cartel taurino en el que son anunciados como banderilleros y unas fotos con capote y traje de luces. El nieto de Francisco Galadí está convencido de que su abuelo habría sido un torero célebre de haberse puesto del lado de los vencedores, pero eligió el bando republicano y quisieron borrar su memoria: “No lo han conseguido”. tarde, maestro y poeta fueron llevados a La Colonia, un cortijo de Víznar convertido en antesala de la muerte. Allí compartieron sus últimas horas de vida, antes de ser paseados. Resulta significativo que los franquistas condenaran a muerte a Dióscoro por “negar la existencia de Dios”. Ésa fue la principal acusación que hicieron contra el maestro en su expediente de depuración. Alguien dijo, y con razón, que la guerra la ganaron los curas y la perdieron los maestros. En el lugar del crimen, junto al maestro y al poeta, hubo dos paseados más. Eran los anarquistas Francisco Galadí Melgar y Joaquín Arcollas Cabezas, muy conocidos en Granada, sobre todo en el mundo taurino, del que llegaron a ser afamados banderilleros. Los dos sindicalistas eran de los llamados “hombres de acción” de la CNT-FAI que se entregaron en cuerpo y alma a defender los derechos de los trabajadores frente a una patronal despótica y prepotente que respondía con despidos ante cualquier reivindicación

laboral. Galadí y Cabezas se unieron a la resistencia en el Albaicín para hacer frente a los militares golpistas. Tras la caída del popular barrio granadino, rompieron

Francisco Vigueras Roldán es miembro fundador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada y autor de Los paseados con Lorca.


26

EL PAÍS, domingo 21 de octubre de 2007

ESPAÑA

El Valle de los desconocidos El régimen exhumó fosas y trasladó al Valle de los Caídos, sin identificarlos y sin permiso de las familias, a más de 20.000 muertos de ambos bandos LUIS GÓMEZ Madrid En el mayor mausoleo de España, la memoria escrita de los caídos en la Guerra Civil no merece más consideración que una breve anotación contable. Tres gruesos volúmenes que descansan en el rincón de un armario de la biblioteca del Valle de los Caídos guardan la información disponible sobre la identidad inequívoca o incierta de un número de restos mortales que, según varios autores, podrían corresponder a más de 50.000 españoles. A su lado, unos pequeños cajones contienen fichas mecanografiadas con información suplementaria para los casos identificados. Posiblemente, ningún registro de víctimas de una guerra haya merecido tanto descuido en algún otro lugar de Europa. Las anotaciones manuscritas se limitan a un inventario cronológico de la llegada de restos mortales al Valle de los Caídos.

La relación de los caídos no ha sido informatizada casi 50 años después Sólo el 12% de los consultados en Cádiz aceptó el traslado de restos Esa información, casi 50 años después del primer apunte, no ha sido depurada, enriquecida, ni siquiera duplicada para evitar cualquier riesgo de desaparición. Todo lo relacionado con el Valle de los Caídos es impreciso. El propio monumento y su régimen jurídico subsisten en un tremendo vacío legal desde la muerte de Franco. Un portavoz de Patrimonio Nacional asegura que este organismo carece de los planos del monumento, en poder de los herederos del arquitecto Diego Méndez. Los Gobiernos democráticos han actuado por omisión en lo referente a este recinto, como si no se atrevieran a tocarlo, a modificar su destino, como si fuera un fantasma administrativo, pero al tiempo que se olvidaron del monumento se olvidaron también de los muertos. De todos los muertos y de su memoria. No existe una clasificación de las víctimas por orden alfabético. O por lugar de procedencia. No hay datos suplementarios salvo una sensación que salta a la vista de la lectura de los libros:

los muertos republicanos están casi exclusivamente asignados al término “desconocido”. Toda la información está bajo la custodia de los 26 monjes benedictinos que gestionan la Basílica, uno de los cuales reconoce que han procedido a informatizar por su cuenta la información, sin asesoramiento técnico, sin subvención oficial para efectuar dicha tarea. La cifra de restos mortales tampoco es exacta. No lo es porque la recogida de cadáveres, incluidos los del bando franquista, se hizo con escasos medios, cierta urgencia y poco cuidado en la mayoría de los casos. En el caso de los republicanos, el desprecio fue sistemático. El último apunte en el libro de registro da cuenta el 3 de junio de 1983 de la llegada de un ataúd procedente de Villafranca del Penedés (Barcelona). Tiene el número de orden 33.847, pero los propios monjes benedictinos dudan de que esa cifra refleje el total, entre otras cosas porque en los ataúdes colectivos se introdujeron restos sin precisar su número. Los historiadores han terminado por concluir que la cantidad de víctimas alojadas en el mausoleo estará entre 40.000 y 60.000. No puede descartarse que, junto a las tumbas de Franco y José Antonio, haya más republicanos que franquistas. La recogida de víctimas de la guerra fue una actividad paralela a la propia construcción del Valle de los Caídos, coordinada desde el Ministerio de la Gobernación. Requirió de una gran logística para la época y duró, en su etapa de mayor intensidad, cerca de cuatro años. Pero no fue ni tan sencilla ni tan exitosa como sus promotores seguramente esperaron. Debido a que la construcción de la Basílica y el Monasterio duró cerca de 20 años, la organización de los traslados experimentó varios cambios de criterio. Si la previsión inicial fue la de recibir exclusivamente a “mártires” del bando nacional, este criterio fue modificado en virtud del interés del régimen de Franco por obtener un mayor reconocimiento internacional. Para ello se hacía necesario que un monumento de apariencia grandiosa y estética sospechosa se convirtiera en un mausoleo dedicado a la reconciliación y aceptara víctimas “sin distinción del campo en el que combatieron, según el espíritu cristiano que inspira la magna obra”. El mecanismo del Estado se puso en marcha con intensidad a partir de 1958, según se acercaba la fecha de la inauguración del monumento. Las órdenes partieron del Ministerio de la

El enorme escudo franquista permanece en uno de los laterales del Valle de los Caídos. / bernardo pérez

Un benedictino muestra uno de los registros de restos. A la derecha, algunos de los nombres que contiene. / b. p.

Gobernación, que movilizó a gobiernos civiles, ayuntamientos, cuarteles de la Guardia Civil y autoridades eclesiásticas. La condición expresa de que los restos a trasladar debían contar con el consentimiento de sus familiares nunca fue aplicada al caso de los caídos en el bando republicano, pero tampoco res-

petada en lo concerniente al bando nacional debido al escaso entusiasmo que suscitó ese llamamiento. Se publicaron anuncios en los periódicos locales y se dio publicidad a cada transporte de mártires, acompañados de honores militares y actos religiosos. Las buenas intenciones iniciales quedaron aparcadas. Las

primeras encuestas entre familiares databan de 1952 y no dieron resultados muy alentadores, a pesar de corresponder a caídos en el bando franquista. Un boletín de la Oficina Prensa Euzkadi (OPI), perteneciente al Gobierno vasco en el exilio, dio cuenta en uno de sus números de un artículo de la revista Time

en el reacc 12.80 mien ma, o De cuest ta tam luz F que o


27

EL PAÍS, domingo 21 de octubre de 2007

ESPAÑA

María Teresa busca a su padre de Pajares de Adaja (Ávila). A pesar de la propaganda Todos ellos constan como de la época, el destino desconocidos. Los seis fueofrecido a los caídos en el ron ejecutados por unos fainmenso escenario de la langistas en 1937, enterrados basílica del Valle de los en un pozo en la localidad de Caídos puede calificarse Aldeaseca y desenterrados de secundario. Los sepulen 1959 para su traslado al cros de Franco y José AnValle de los Caídos. tonio presiden el altar maLa búsqueda de los restos yor y reciben la visita de de su padre surgió a partir turistas y simpatizantes. del 14 de noviembre de 2003, Los nichos de los caídos fecha en la que se produjo la están fuera del alcance de exhumación de los restos de los visitantes, ocultos tras aquella fosa por iniciativa de las dos capillas laterales la Asociación para la Recupe(la del Sepulcro y la del ración de la Memoria HistóSantísimo) en cuyo interica de Valladolid. Sólo enrior se advierte una puercontraron un cráneo. Fausto ta con una inscripción: está dispuesto a recurrir a “Caídos por Dios y por Eslos tribunales para que se le paña 1936-1939”. reconozca su derecho a recuEsa puerta da acceso a perar dichos restos. una escalera que asciende Dora Grass no ha hecho varias plantas. Los descan- Puerta de acceso a los nichos de los caídos. más que emprender ese casillos de cada una de ellas están tapiados. En su interior es- que un año antes se había proce- mino. Su padre, Pedro Grass Gotán las galerías donde se orde- dido a dicho traslado. Nadie les tanegra, había fallecido en la banan nichos y ataúdes. Nadie co- pidió autorización. Desde enton- talla de Villalba (Álava). Cuando noce actualmente en qué estado ces, María Teresa, la menor de desenterraron la fosa, no enconse encuentran. Nadie puede las tres hijas de Salvador, no ha traron los restos. Tiene la sospeacercarse a ese lugar a dejar un cejado en su empeño de recupe- cha fundada de que están en el ramo de flores. El lugar es inac- rar los restos de su padre. Ha Valle de los Caídos. No piensa sido inútil. Como inútil fue lle- abandonar hasta recuperarlos. cesible. Durante los últimos meses, María Teresa Artaza lo inten- varle aquel centro de flores. No tó hace unos meses. Visitó el Va- la dejaron acercarse a la cripta María Teresa, Fausto y Dora lle de los Caídos provista de un y lo depositaron en el altar ma- han experimentado momentos de esperanza y decepción paracentro de flores. Deseaba colo- yor. Fausto Canales también visi- lelos a la evolución que ha tenicarlo cerca del lugar donde descansa su padre, Salvador Arta- tó el Valle de los Caídos. Des- do el trámite parlamentario soza, fusilado por los republica- pués de una investigación perso- bre la ley de la Memoria Histórinos el 28 de septiembre de 1937 nal que le llevó a indagar en nu- ca. Ellos y tantos otros anónien la localidad madrileña de merosos archivos, logró docu- mos familiares de víctimas de la Boadilla del Monte. El traslado mentar que los restos de su pa- guerra esperan que ese capítulo de sus restos al Valle de los Caí- dre, Valerico Canales, reposa- de pleno acuerdo entre PSOE y dos se efectuó sin conocimiento ban en este lugar junto a otros PP para despolitizar el Valle de de los familiares. Les llegó una cuatro varones y una mujer, ve- los Caídos acabe con un fantascarta en 1961 informándoles de cinos todos ellos de la localidad ma que ha durado casi 50 años.

en el que se detallaba la airada reacción de los familiares de las 12.800 víctimas de los fusilamientos de Paracuellos del Jarama, opuestos al traslado. Del pobre resultado de las encuestas entre familiares da cuenta también el historiador andaluz Fernando Romero Romero, que ofrece algunos datos en un

artículo titulado Represión y muerte en la provincia de Cádiz, todavía no publicado. “En los cementerios municipales de la provincia”, escribe Romero, “había 231 caídos cuyos familiares fueron consultados y sólo 27 (12%) estuvieron de acuerdo con el traslado”. El escritor Daniel Sueiro, autor de Los secretos de la

cripta franquista, da cuenta de algunas llamativas negativas al traslado, como fueron los casos de los familiares del arquitecto Arturo Soria y de Calvo Sotelo. Ante las negativas, el Ministerio de la Gobernación solucionó esa resistencia silenciosa por la vía más expeditiva. Una comunicación del 31 de marzo de 1960 ordenó que si los familiares persistían en conservar las sepulturas a su cargo, “el Gobierno Civil dispondrá a medida que las circunstancias lo requieran su traslado al Valle de los Caídos”. Quedaba derogada así la condición de la autorización familiar. Con el bando republicano no hubo consideración de ningún tipo. Entre los casos más llamativos, Daniel Sueiro explica en su libro el caso de un padre y de su hijo, ambos militares. El padre, Antonio Escobar, general de la Guardia Civil, permaneció fiel a la República y fue fusilado en Montjuïc en 1940. Su hijo, el teniente de infantería Antonio Escobar, luchó al lado de Franco y cayó en Belchite. La petición familiar de que ambos cuerpos yacieran juntos en el Valle de los Caídos no fue respetada y “obtuvo como respuesta el inmediato traslado del hijo y el desdeñoso silencio en el caso del padre”. Las dificultades para reunir restos en número equiparable a la grandiosidad del mausoleo obligó a dejar a un lado cualquier delicadeza. Según explica

la historiadora Carmen García García, que ha elaborado un censo de fallecidos en Asturias, se produjo un traslado masivo de restos procedentes de grandes batallas que ahorraban cualquier labor de identificación y sobre todo de autorización. En el mismo sentido se expresa otra historiadora, Queralt Solé, que ha investigado sobre los caídos en Cataluña. La memoria de todos los caídos parece haber quedado en el olvido. No así el monumento y

El Valle de los Caídos se rige por disposiciones de 1957 no derogadas Dos comisiones para regular su régimen jurídico no se reunieron nunca su significado. Ningún Gobierno de la democracia llegó a tocar el Valle de los Caídos, como si se tratara de una herencia maldita. El Gobierno de Calvo Sotelo, que dictó una ley reguladora del Patrimonio Nacional en 1982, evitó referirse al monumento expresamente y dispuso la creación de una comisión para resolver su

situación legal. Esa comisión no se reunió nunca. Dos años después, en 1984, un real decreto del Gobierno socialista resucitó dicha comisión con idéntico encargo. Pero tampoco llegó a reunirse. Jurídicamente, la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, según expertos consultados, no existe aunque se la mencione reiteradamente. El silencio oficial parece haberse roto esta semana en el debate parlamentario de la Ley de la Memoria Histórica. Socialistas y populares acordaron que el mauseoleo sea despolitizado y ciertos símbolos derribados. Franco dispuso la construcción del Valle de los Caídos al año de su victoria militar. El decreto rezumaba retórica imperial: “Es necesario”, dictaba, “que las piedras que se levanten tengan la grandeza de los monumentos antiguos, que desafíen al tiempo y al olvido”. El enorme escudo franquista labrado en esas piedras escolta desafiante el entorno de la Basílica casi 50 años después.

+

.com

E

A fondo: Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica E

Artículo: La fuga de los 221 muertos Galería de fotos Buscador de familiares


38 vida & artes

EL PAÍS, jueves 11 de marzo de 2010

cultura

Un capítulo negro de la historia de España

Presos republicanos, durante la construcción del Canal del Guadalquivir. / archivo rhhsa (cgt. a)

Memoria de los esclavos de Franco Centenares de nuevos documentos evocan la vida de los presos en los campos de concentración de la dictadura P El Tribunal de Cuentas cede sus fondos a Cultura TEREIXA CONSTENLA Salamanca La burocracia lo justifica todo por escrito. También la ignominia y la miseria. “Vale por dos botes de leche para un evadido enfermo procedente del campo rojo, por prescripción del médico”. El 23 de febrero de 1938, el cabo de guardia autorizó en una nota manuscrita el extra alimenticio (¡dos botes de leche!) a un enemigo enfermo. Luego estampó el sello de la Comandancia Militar de Fraga (Huesca). Mientras los españoles se mataban entre sí, la miseria y la ignominia avanzaban haciendo estragos. La nota de los botes de leche viajó por un intrincado laberinto hasta acabar en el Tribunal de Cuentas. Igual que centenares de documentos similares. Vales donde se da cuenta de las latas de atún, sardinas, “vaca ajardinada”, libras de chocolate, alubias, café o mermelada que se distribuían a soldados y prisioneros durante la Guerra Civil y la posguerra. Es una pequeña memoria de la miseria. Pero el Tribunal de Cuentas conserva también la gran memoria de la ignominia: los movimientos en 132 campos de concentración y 541 batallones de prisioneros forzados a trabajar en obras

militares o civiles tras ser apresados por el ejército sublevado. Sus integrantes fueron la avanzadilla de los llamados “esclavos de Franco”, que reconstruyeron buena parte de lo destruido durante la Guerra Civil. A partir de mañana (viernes), este fondo podrá ser consultado en el Centro Documental de la Memoria Histórica

El Centro de la Memoria de Salamanca acogerá el legado Los papeles hablan de entre 360.000 y 500.000 prisioneros en una década de Salamanca, donde la subsecretaria de Estado de Cultura, Mercedes de Palacios, depositará las 145 cajas procedentes del Tribunal de Cuentas, tras el convenio firmado entre el presidente del organismo, Manuel Núñez y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, hace un año. EL PAÍS ha tenido acceso a su contenido.

» Altas y bajas. En estos fondos se pueden rastrear numerosas identidades de quienes pasaron por 132 campos de concentración y quienes nutrieron 541 unidades de trabajadores forzosos (acuñadas bajo diferentes denominaciones: batallones disciplinarios de soldados trabajadores, batallones de trabajadores...). Hay listados con las altas y bajas de cada mes. Una copia se remitía al Tribunal de Cuentas para justificar el dinero necesario para alimentar a los detenidos y, en el caso de los batallones, para pagarles por su trabajo. Un ejemplo: el campo de concentración de Huelva comienza a funcionar en febrero de 1939 con 3.202 prisioneros. En julio se cierra con 662. Los listados detallan los nombres de cada recluido y su destino: a disposición del gobernador civil, pendiente de la comisión clasificadora, al inspector de carabineros, hospitalizado, en libertad o fallecido. » Documentos perdidos. Du-

rante años, los investigadores han ignorado el fondo del Tribunal de Cuentas. Por puro desconocimiento. El historiador Francisco Espinosa fue el primero en acceder a él a finales de 2008. Hace dos días, como quien dice, y tuvo que batallar, con el apoyo de la

abogada Eva Moraga, contra el hermetismo del Tribunal de Cuentas. “Ese archivo estaba silenciado, no tenían interés en que se conociera, supongo que por simple pereza burocrática”, reprueba Espinosa. “Carecíamos de espacio para atender a investigadores, se hizo un esfuerzo por habilitarlo y desde entonces hemos

Durante años, los historiadores no pudieron acceder al tesoro “El archivo estaba silenciado, había pereza burocrática” (Francisco Espinosa) recibido a 16 investigadores”, contrapone la subdirectora jefe de archivo del Tribunal de Cuentas, Soledad Cases. “No fue para ocultar ni para negar”, agrega. Lo cierto es que, aún el 3 de junio de 2008, el secretario general del Tribunal de Cuentas, José Antonio Pajares, afirmaba en un escrito que no se podían consultar los fondos de ba-

tallones y campos de concentración debido a que “las deficiencias constructivas del edificio” donde se almacenaban había obligado a clausurarlo “por motivos de seguridad”. En la carta de respuesta a Espinosa, se omitía señalar que los fondos ya habían sido digitalizados. Javier Rodrigo, que manejó una apabullante documentación para su tesis sobre los campos, no pudo acceder a estos datos. “Cuando preparé mi tesis, no lo sabía. No estaba recogida en los fondos históricos estatales, aunque intuía que tenía que existir una documentación económica sobre las altas y bajas de cada campo”. Y lamenta que no cumplieran los requisitos de un archivo: publicidad, catalogación y disponibilidad.

» Ironías de los archivos. An-

tes que los historiadores, llegaron los represaliados con sus peticiones. Desde 2002, al ritmo de las indemnizaciones públicas para quienes habían sido encarcelados y castigados por sus ideas políticas, 3.229 personas pidieron al Tribunal de Cuentas que certificase su paso —o el de un familiar— por un batallón o un campo de concentración. Según Soledad Cases, en 1.820 casos se dio una respuesta negativa. Con la transfe-


46 vida & artes

EL PAÍS, domingo 14 de marzo de 2010

cultura Mapa provincial de la represión franquista Campos de concentración (a) Asturias 2/4

A Coruña 0/4

León 3 / 10

Zamora 2/0

Cantabria 4/2

Palencia 1/3

Salamanca 1/4 Ávila 1/3

Cáceres 3/3

Madrid 3 / 68

Navarra 2 / 27

Soria 5/9

Huesca 4 / 14

Girona 2 / 23

Lleida 3 / 11 Barcelona 3 / 20

Zaragoza 3 / 54 Tarragona 2/8

Guadalajara 0 / 15 Teruel 0 / 10 Cuenca 0/6

Toledo 4 / 16

Batallones de trabajo (b)

Vizcaya Guipúzcoa 1 / 12 1 / 18

Álava 1/6 Burgos Logroño 5/7 3/1

Valladolid 3/8 Segovia 0/4

/

Castellón 1 / 13

Baleares 2 / 11

Valencia 1 / 19 Badajoz 8 / 17

Ciudad Real 0/2 Córdoba 17 / 24

Huelva 1/0

Sevilla 5/6

Jaén 0/1

Alicante 8/1 Murcia 7/1

siego de prisioneros en vagones de ganado y mercancías. El río impidió infecciones mayores. “No había letrinas al principio. Los presos construyeron un andamiaje hasta el centro del río para usarlo como letrina”, describe. En su diseño, Miranda de Ebro se asemejó a los campos alemanes, con sus barracones y alambradas para cercar cuatro hectáreas. En su finalidad, por fortuna, no. En los campos franquistas se recluía, se clasificaba y se reeducaba. A estos criterios se ajustó al principio Miranda de Ebro. Tiempos duros. Los de las cáscaras de naranja, el hambre, el frío, el tifus, la disentería, las palizas. Son los días en los que fallece Julián Moreno, cuando el campo acoge a derrotados

Su diseño se parecía al de los campos alemanes, pero la finalidad, no

que se clasifican —afectos, desafectos o indiferentes al nuevo réAlmería gimen— antes de decidir si enMálaga 2/0 4/3 grosarán los batallones de trabaCádiz jo, quedarán en libertad o se so2 / 42 meterán a un consejo de guerra. Las altas y bajas mensuales Ceuta de cada campo remitidas al Tri2 / 10 bunal de Cuentas muestran un Melilla Tánger 0 / 14 cambio en Miranda de Ebro du0/1 Tetuán rante la II Guerra Mundial. Sólo 1 / 12 Larache en agosto de 1943, el listado deta0/1 lla la identidad de 3.265 extranjeros: alemanes, italianos, polacos, franceses, apátridas (la etiqueta aplicada a los judíos por el régimen español). Se desataron (1) Se suman campos y depósitos de concentración (temporales o estables). Gran Canaria tales conflictos entre ellos que No se incluyen prisiones. 0/1 se delimitaron dos áreas. “Había una alambrada entre las zonas (2) Incluye diferentes unidades de trabajo de presos (Batallones Disciplinarios de Soldados para evitar enfrentamientos, Trabajadores, Batallones de Trabajo, Unidad de Trabajadores y otras). pero el trato que recibieron los alemanes era distinto, tenían inFuente: Fondos del Tribunal de Cuentas, Centro Documental de la Memoria Histórica. N. C. / EL PAÍS cluso permiso para pasear por el pueblo”, explica José Ángel Fernández. Por el campo pasaron 80.000 prisioneros, en los que se incluyen 15.000 extranjeros, la mayoA ría de nacionalidad francesa. Entre ellos, José Ángel FernánA dez descubrió la presencia de Jacques Monod y François Jacob, que merecieron el jos forzosos de presos políTEREIXA CONSTENLA Madrid Premio Nobel de Medicina ticos de los que se benefien 1965 por sus trabajos ciaron instituciones públien biología molecular, seJulián Moreno tuvo la osadía de cas y empresas privadas gún la información que le tener hambre y comer. En el ba- durante el franquismo. facilitaron ex combatienLa documentación cussurero del campo de concentrates franceses de la II Gueción de Miranda de Ebro descu- todiada durante décadas rra Mundial. También hubrió un manjar: cáscaras de na- en el Tribunal de Cuentas, bo “celebridades” del otro ranja. A los militares no les gus- hurtada a los investigadobando en Miranda de tó. “Le ponían una moneda en la res hasta 2008, ayudará a Ebro, como Walter Kutschfrente y contra la pared, tenien- esclarecer más aspectos de mann, un criminal de guedo que sostenerse en una sola lo ocurrido en los 132 camrra que tuvo varias vidas. pierna. Cada vez que se le caía pos de concentración que En su vida de jefe nazi ortenía que recogerla y en ese ins- se registran en ese fondo. denó ejecutar a 1.500 jutante los soldados le propinaban Hubo alguno más: hasta díos en Polonia. Cuando una paliza. Cada vez aguantaba 190, según el historiador Kutschmann olfateó la demenos, cada vez las palizas eran Javier Rodrigo. Tal vez rrota, aprovechó su traslamás frecuentes, así durante ho- cuando se cruce la infordo a Francia, desertó y cruras”, contó el testigo Julián del mación del Tribunal de zó los Pirineos. Y comenzó Olmo, también prisionero. El Cuentas, disponible desde Prisioneros lavando. / libro ‘historia del campo de concentración de miranda de ebro’ otra vida en el campo de otro Julián, el que tuvo la osadía esta semana en el Centro José Ángel Fernández López evolución del recinto en un li- concentración de Miranda de de comer cáscaras, murió mal- Documental de la Memoria Histratado en Miranda de Ebro, el tórica de Salamanca, con la exis- no es historiador, pero ha vivido bro: Historia del campo de con- Ebro, que abandonó bajo la idenúltimo campo que cerró sus tente en los archivos militares de 20 años obsesionado con el cam- centración de Miranda de Ebro tidad de un carmelita. Llegó a puertas en España (1937-1947). Ávila y Guadalajara se pueda tra- po de Miranda de Ebro. En ese (1937-1947). “Se construyó ini- Argentina en 1947 donde vivió Lo cuenta el periodista Isaías La- zar el mapa definitivo de los cam- tiempo, ha rastreado las identi- cialmente con el material de un como jefe de compras de la casa fuente en Esclavos por la patria pos franquistas, a los que la histo- dades de sus prisioneros, ha re- circo abandonado, cerca de la Osram sin llamar la atención (Temas de Hoy), una obra que riografía ha comenzado a dedi- copilado fotografías tomadas vía del tren y del río Bayas”, hasta que el cazanazis Simon destapó lo silenciado: los traba- car atención en los últimos años. por extranjeros y ha narrado la explica. El tren facilitaba el tra- Wiesenthal le identificó en 1975. Granada 10 / 6

Barracones para nazis y judíos

Miranda de Ebro fue el último campo de concentración en clausurarse En la II Guerra Mundial albergó a 15.000 extranjeros, entre ellos a dos futuros Nobel


18

EL PAÍS, viernes 26 de noviembre de 2010

ESPAÑA

La sima de los ocho esqueletos Hallados en Navarra los restos de posibles víctimas de la Guerra Civil AMAIA ARRARÁS, Pamplona Sin saber a ciencia cierta lo que allí podían encontrarse, un grupo de espeleólogos se adentró el pasado 14 de noviembre en una cueva de la sierra Navarra de Andía. Allí, en una zona con una caída vertical de unos 50 metros de profundidad, encontraron de forma casual restos de ocho esqueletos humanos que, según sus primeras impresiones, no parecían llevar mucho tiempo depositados en ese lugar. Sin embargo, la policía nacional confirmó ayer que tienen una antigüedad superior a los 30 años y la hipótesis de que puedan pertenecer a víctimas de la Guerra Civil cobra fuerza. En la zona del hallazgo, en una fosa común muy cercana a la sima de Otxaportillo, fueron arrojados muchos fusilados navarros y guipuzcoanos, y en su memoria se levantó un monumento. Por eso, la aparición de los restos de estos ocho esqueletos no ha sorprendido “en absoluto” a Francisco Etxeberria, profesor de Medicina Forense en la Universidad del País Vasco. “Es un hecho históricamente conocido la existencia de restos en esa sima desde hace más de 25 años gracias a una investigación de un grupo de espeleólogos de Estella”, recordó. Ioseba Eceolaza, coordinador de la Asociación de Familiares de Fusilados de Nava-

rra, tampoco estaba sorprendido por el hallazgo. “Cuadra perfectamente por la zona que es”, dijo. “Y si no son de la Guerra Civil es muy probable que sean de una guerra carlista o de cualquier otra contienda”. Los agentes de la policía nacional, sin embargo, se muestran más cautos y aseguran que todavía “están abiertas todas las hipótesis”. Lo único seguro por ahora es que se trata de seis varones y dos mujeres, una de ellas de avanzada edad, que no presentan restos orgánicos.

Pertenecen a seis hombres y dos mujeres enterrados hace más de 30 años Una vez que los espeleólogos pusieron en conocimiento del Cuerpo Nacional de Policía la existencia de los ocho esqueletos, se aseguró la sima. Cinco días más tarde, agentes de la Guardia Civil acudieron al lugar para extraer los restos a la superficie. Después fueron analizados in situ por personal del Instituto Navarro de Medicina Legal y miembros del Equipo de Antropología Forense, quienes se harán cargo de los posteriores análisis.

Dominó diabólico FERNANDO VALLESPÍN Ya ha caído Irlanda, la segunda ficha del dominó diabólico en que se ha convertido el mercado de la deuda “soberana”. Ahora todos miran a Portugal y enseguida asomamos nosotros como la siguiente pieza a tumbar. La amenaza es real, e importa poco que nos tratemos de convencer de que tenemos una mejor situación objetiva, que la tenemos, o que somos demasiado grandes para que nos dejen caer. Da toda la impresión de que el objetivo de los mercados no es tanto cada uno de los países en sí cuanto la misma unión monetaria europea. Los depredadores van cazando primero a los más débiles para acabar al final negociando con los fuertes un nuevo orden económico en Europa más acorde con la fuerza relativa de cada cual. Lo malo es que los grandes están empezando a interiorizar este nuevo escenario y están haciendo cálculos para ver cómo pueden salvaguardar mejor sus intereses. Por lo pronto, y a pesar de las quejas de los contribuyentes alemanes de a pie, no van a perder dinero. Lo que aportan para el rescate se lo devolverán después los más pobres con sus correspondientes intereses. La casa común se ha acabado, si es que alguna vez la hubo. Ahora se trata de levantar tabiques para evitar el contagio y refugiarse en el confortable reducto de cada Estado nacional. Eso sí, dictándoles a los débiles las reglas de la nueva convivencia. Lo normal es que con cada pieza del dominó caiga también, más tarde o más temprano, el correspondiente Gobierno del Estado recién intervenido. Si todas y cada una de las fuerzas políticas en la oposición hacen este cálculo, carecerán de incentivos para arrimar el hombro a pesar del naufragio de un país. Para muestra un botón, Mariano Rajoy y, en general, los portavoces del PP. Hasta ahora se venían limitando a ocultar su programa y a esperar que el Gobierno se hundiera solo en el pantano de la crisis económica. Pero después de las declaraciones de González Pons el pasado miércoles insinuando claramente que el Gobierno mentía en sus cifras, el Partido Popular ya no se limita a ponerle la zancadilla, está empujando a toda España por el precipicio. Y refleja una de las más zafias expresiones partidistas en contra del interés general oídas hasta ahora en este santo país. Por cierto, la subsiguiente reafirmación

de su patriotismo español fue un magnífico ejemplo de excusatio non petita. Desaprovecharon el debate sobre las medidas de ajuste para ejercer de oposición responsable y ahora vuelven a mostrar la misma cara. Con esta oposición, que casi todo el mundo ve ya como ganadora, no es de extrañar que se acabe la confianza exterior en el futuro de España. En nuestro caso todo se complica, además, por un calendario electoral que no es menos diabólico. Dentro de nada tocan las elecciones catalanas, y enseguida las locales y autonómicas. O, lo que es lo mismo, un estímulo para jugar a la polarización política y para aprovecharse de la debilidad del partido en el Gobierno. El interés general puede esperar. Hemos entrado en época de cosecha de votos. Y en las elecciones, como ya sabemos, todo está permitido con tal de encaramarse al poder. En estas condiciones será difícil abordar el imprescindible consenso para reducir la deuda autonómica y adelgazar su estructura de gasto. Y el Gobierno, ¿qué va a hacer aparte de mostrar su soledad? Por lo pronto deberá aguantar el tipo y

El interés general puede esperar. En las elecciones todo está permitido con tal de encaramarse al poder evitar ser intervenidos. Si caemos, su destino estará inexorablemente escrito. Si no, como todos esperamos, tiene aún alguna posibilidad si aprovecha la larga campaña electoral que se avecina para afirmarse como el único partido que vela por una auténtica política de Estado. La coyuntura lo ha ubicado en una situación en la que su interés partidista y el interés general coinciden. Lo difícil es saber jugar esta carta con convicción. No estaría mal que a estos efectos Zapatero desempolvara sus originales convicciones de republicanismo cívico e hiciera un llamamiento a la patria en peligro, una apelación a la responsabilidad de todos, no solo al de las grandes empresas. Tuvo que haberlo hecho al comienzo de la legislatura, pero entonces prefirió hacer prevalecer la política pequeña. Si somos débiles y una presa fácil para los depredadores es porque todos, sociedad civil y Administraciones públicas, hemos jugado irresponsablemente en periodos de bonanza. Ha llegado la hora de la verdad, el momento en el que tenemos que decidir si hay un interés público común en el que poder reconocernos o, por el contrario, vamos a priorizar cada cual nuestros propios intereses particulares.



Víctimas represión franquista