Page 74

rápida multiplicación de las células tumorales, éstas tienen mayor probabilidad de ser dañadas por las drogas, siendo este el efecto antitumoral. Sin embargo, algunos tejidos normales que tienen un rápido recambio celular, como piel y mucosas que cubren el tubo digestivo, folículos pilosos (donde nace cada cabello) y médula ósea (responsable de las células sanguíneas), se ven afectados por las drogas citotóxicas, explicando los efectos secundarios que causa la quimioterapia. ¿Para qué se utiliza la quimioterapia en el cáncer? La quimioterapia es un tratamiento sistémico, las drogas utilizadas viajan por el torrente sanguíneo distribuyéndose por todos los tejidos del cuerpo. Por esta razón, la quimioterapia es el principal tratamiento utilizado en tumores diseminados, es decir, con metástasis. La quimioterapia puede ser utilizada con intención curativa en algunos tumores específicos, como cáncer de testículo, leucemias y linfomas. Estos tumores son más sensibles a las drogas citotóxicas. En la mayoría de los tumores sólidos, la quimioterapia se utiliza para detener o controlar el crecimiento de un tumor avanzado, que no es posible eliminar completamente; el objetivo consiste en aumentar la sobrevida del paciente, es decir, el tiempo que demora el tumor en progresar. Buenos resultados en aumento de la sobrevida utilizando quimioterapia se han observado en cáncer de colon, mama y pulmón. En algunas ocasiones las drogas citotóxicas pueden ser utilizadas para disminuir el tamaño de un tumor antes de un tratamiento local, como cirugía o radioterapia (quimioterapia neoadyuvante), o después de estos tratamientos para disminuir el riesgo de recurrencia de la enfermedad (quimioterapia adyuvante). Por último, la quimioterapia puede ser utilizada de manera paliativa, para mejorar la calidad de vida de los pacientes, mejorando sus síntomas sin aumentar el tiempo de vida total. En cáncer, es fundamental mantener una buena calidad de vida de los pacientes.

73

¿Cómo se administra? Una característica importante de las células tumorales es su alta resistencia a la muerte celular; incluso, a pesar de que presenten gran cantidad de daños. Por esta razón, se ha visto que en muchos casos, los tratamientos con drogas citotóxicas son combinados, es decir, asociaciones de diferentes drogas para evitar la resistencia de las células tumorales a la terapia si es que el paciente recibiera sólo una. Las quimioterapias en general se administran en ciclos: esto incluye un período de tratamiento más un período de recuperación, en el cual se espera que el cuerpo este preparado para un nuevo tratamiento. Es así que los esquemas de tratamiento pueden corresponder a uno o más ciclos, dependiendo de las drogas utilizadas, el tipo y estadio del tumor, y los resultados que se vayan observando. La vía y forma de administración de las drogas citotóxicas depende de cada fármaco y combinaciones de drogas. Algunas drogas pueden tomarse como píldoras por vía oral, aunque la mayoría se administra por vía endovenosa. En algunos casos, los ciclos de quimioterapia se realizan de manera ambulatoria, el paciente asiste al centro oncológico donde administra el tratamiento durante algunas horas y regresa a su hogar. En otros casos, es necesaria una mayor supervisión médica, por lo que el tratamiento se realiza hospitalizado.

¿Cómo se evalúa si el tratamiento está funcionando? La mayoría de los tumores se controlan con imágenes (tomografía computada, resonancia magnética) y, en algunos casos, marcadores tumorales; estos últimos corresponden a moléculas detectadas en sangre del paciente, que permiten evaluar la evolución de la enfermedad. Los más utilizados son el antígeno prostático específico (PSA) en cáncer de próstata, antígeno carcinoembrionario en cáncer de colon y ovario, y algunos marcadores embrionarios en cáncer de testículo. En general, una estabilización o disminución en el tamaño de las lesiones observadas en los exámenes imagenológicos sugieren una respuesta al tratamiento. ¿Qué significa remisión? Remisión es el término médico utilizado para referirse a la presencia de respuesta al tratamiento de un cáncer. Una remisión total o completa significa que después del tratamiento no se detecta tumor en los exámenes de control. Remisión parcial es una respuesta incompleta, hay disminución de las lesiones tumorales, pero aún son detectables.

Canceronline  

Guía clínica y social sobre el cáncer en forma de Anuario impreso y Portal web

Canceronline  

Guía clínica y social sobre el cáncer en forma de Anuario impreso y Portal web

Advertisement