Page 19

CÁNCER UNA ENFERMEDAD DE LAS CÉLULAS EN LOS TEJIDOS

Normalmente el crecimiento de nuevas células y la muerte de células viejas se mantiene en balance; en el cáncer este balance se altera

En los tejidos normales, el crecimiento de nuevas células y la muerte de células viejas se mantiene en balance. En el cáncer este balance se altera, como resultado de un crecimiento celular descontrolado o de la pérdida de una habilidad de la célula de someterse a suicidio celular mediante un proceso conocido como apoptosis. La apoptosis es el mecanismo mediante el cual las células viejas o dañadas se autodestruyen.

Consideremos el caso de la piel. La epidermis (capa más externa de la piel), tiene un espesor aproximado de una docena de células. Las células en la fila inferior de esta capa, conocida como estrato germinativo, se dividen de manera exacta lo suficientemente rápido para reemplazar a las células que están continuamente desprendiéndose. Cada vez que una de estas células se divide, produce dos células. Una permanece en el estrato germinativo y retiene la capacidad para dividirse. La otra migra hacia filas superiores y pierde la capacidad para dividirse. El número de células con la capacidad para dividirse en el estrato germinativo, por lo tanto, permanece igual. Durante el desarrollo de un cáncer de piel, el

balance normal entre la división y la pérdida celular se altera. Las células del estrato germinativo ahora se dividen más rápidamente de lo necesario para reemplazar a las células que se están desprendiendo de la superficie de la piel. Cada vez que una de estas células se divide, las dos células recientemente formadas frecuentemente retienen la capacidad para dividirse, lo que conduce a un aumento en el número total de células con capacidad para dividirse, creando una masa creciente de tejido conocido como un tumor o neoplasia. Si la división celular es rápida y no se activa la muerte celular, el tumor crecerá rápidamente de tamaño; si las células se dividen más lentamente, el crecimiento del tumor será más lento. A medida que más y más de estas células con capacidad para dividirse se acumulan, la organización normal del tejido gradualmente se altera. Este ejemplo grafica de manera didáctica lo que ocurre, en general, en la formación de un tumor.

A medida que se desarrolla un cáncer, la rápida multiplicación celular provoca cambios en el material genético, y las células tumorales adquieren nuevas capacidades que les permiten diseminarse, mediante dos mecanismos: invasión o infiltración y metástasis. La invasión se refiere a la migración y penetración directa de las células cancerosas en los tejidos vecinos. La metástasis se refiere a la habilidad de las células cancerosas para penetrar dentro de los vasos linfáticos y sanguíneos, circular a través del torrente sanguíneo y después invadir los tejidos normales en otras partes del cuerpo.

18

Canceronline  

Guía clínica y social sobre el cáncer en forma de Anuario impreso y Portal web

Advertisement