Issuu on Google+

Tecnología en la sexualidad

Hecho por: Camila Alexandra Quintana Barrios Grado: 11°5 J.M


INTRODUCCION  Nuevos Métodos tecnológicos de planificación en los

hombres  Nuevos Métodos tecnológicos de planificación en las mujeres  Métodos tecnológicos para combatir la infertilidad  Pasos y sistemas para combatir la infertilidad


Tecnología en la sexualidad Los métodos anticonceptivos son los procedimientos empleados para evitar que haya embarazo cuando se tienen relaciones sexuales. Éstos también se llaman contracepción o anticoncepción. La utilización de anticonceptivos, teniendo como base una educación adecuada, ofrece muchas ventajas: a) Permite planear el nacimiento de los hijos b) Da a las parejas la posibilidad de conocerse mejor y disfrutar plenamente de su sexualidad, pues desliga el embarazo de la relación sexual

Planificación: (HOMBRES)

Ondas de ultrasonido para 'restar fertilidad'. La investigación en anti-concepción masculina avanza. Pero la ciencia parece haber encontrado la respuesta para una contracepción reversible, fiable y sencilla para el género masculino. Se trata de alta tecnología aplicada al control del esperma, según informa el diario Times. Multitud de laboratorios en todas las partes del mundo están trabajando para desarrollar nuevas técnicas para bloquear los conductos por donde fluye el esperma, eliminarlo antes de que sea expulsado del cuerpo e, incluso, codificar su producción. "Los hombres quieren nuevos métodos anticonceptivos", dice Elaine Lissner, directora del Male Contraception Information Project de San Francisco (EE


UU).

Mientras tanto, otro equipo médico, esta vez de Minnesota (EE UU), está en fase de pruebas con lo que han bautizado como IVD (Intra Vas Device, en su siglas en inglés), unos diminutos implantes que bloquean el esperma. Podría ser los equivalentes reversibles de la vasectomía, pero, dicen sus creadores, sin las molestias, los dolores y los arrepentimientos puramente melancólicos. Podría comercializarse antes de cinco años, y esperan tener la aprobación de los ministerios de Sanidad de Canadá, Estados Unidos y Europa antes de 2010.

Uno de los nuevos métodos anticonceptivos en salir al mercado parece ser que será un compuesto inyectable cuya función es bloquear los conductos de salida del esperma. Actualmente está siendo desarrollado y probado en la India, y posiblemente estará disponible en las farmacias en dos años. Se buscan nuevos métodos, pero no siempre se dispone de financiaciónSegún las explicaciones facilitadas por sus creadores, las inyecciones empiezan a hacer efecto diez días después de la primera dosis, no presentan efectos secundarios y si el usuario se arrepiente, los conductos pueden volver a desobstruirse de nuevo.

Aplicar ultrasonidos es otra de las promesas anticonceptivas más llamativas. Es simple, limpio y eficaz: una máquina aplica ondas de ultrasonido sobre los testículos durante diez minutos, volviendo inservible el esperma durante al menos seis meses. El método más radical: ultrasonidos sobre los testículos Si bien el método es eficaz, aún existen dudas sobre cuántas sesiones de ondas puede soportar un hombre sin que corra el peligro de quedar impotente. Los científicos están afinando la técnica, que próximamente será probada en ratas de laboratorio.


Planificación (MUJERES)

Múltiples píldoras en el mercado utilizan los nuevos progestágenos –de sogestrel, gestodene y norgestimate, todos en dosis bajas y con no más de 30-35 mcg de etinil estradiol. Estas nuevas píldoras están ganando espacio progresivamente en los mercados de Europa occidental, Canadá, Latinoamérica y partes de Asia y Africa. No han entrado al mercado de Estados Unidos debido a dificultades legales que han impedido a las compañías farmacéuticas europeas solicitar la aprobación en Estados Unidos. 

.

Desde principios de los años sesenta, con la llegada del acetato depot de medroxyprogestágeno (DMPA: Depoprovera), las inyecciones de progestágenos solos de acción prolongada se encuentran disponibles. La DMPA ha probado tener una muy alta efectividad cuando se utiliza a dosis de 150 mcg cada tres meses. También posee una toxicidad muy baja, aún cuando es administrada a dosis mucho más altas para el tratamiento de cáncer mamario y de endometrio. Sin embargo, dado que hay indicios de que nunca será aprobada en Estados Unidos, se desarrolló un producto alternativo a través del Programa Especial de Investigación, Desarrollo y Entrenamiento de Investigación en Reproducción Humana de la organización Mundial de la Salud (PRH/OMS). Este nuevo producto es el enantato de norethindrona, que se utiliza a dosis de 200 mg cada 6O días. En pruebas clínicas comparativas se ha observado que el desempeño de esta nueva formulación es tan bueno como el del DMPA y causa menos amenorrea. (24)


El PRH/OMS ha estado trabajando durante muchos años en el diseño de una inyección anticonceptiva hormonal combinada mensual que sea más aceptable, efectiva y segura. Las publicaciones recientes del Grupo Dedicado al Estudio de Agentes Sistémicos de Acción Prolongada para la Regulación de la Fertilidad de el PRH/OMS, demuestran que estos dos nuevos productos son efectivos y aparentemente seguros. Se componen, respectivamente, de 25 mg de acetato de depot medroxyprogesterona más 5 mg de cipionato de estradiol (PRH 112), y de 50 mg de enantato de norethisterona más 5 mg de valerato de estradiol (PRH 102). Después de un año de seguimiento de más de 1000 sujetos usando cada compuesto, las tasas de embarazo fueron de 0.0 y 0.18 por 100 mujer-años, respectivamente. (25)

El descubrimiento de que el silicón, un hule sintético, es solvente de los esteroides, y de que las hormonas esteroideas mantienen una concentración regular en este hule – que depende de su solubilidad específica en este material–, abrió la posibilidad de una liberación casi constante de progestágenos a partir de cápsulas de silicón. (28.29) Cuando los tubos de silicón se llenan con polvo de progestágenos, el esteroide se disuelve en las paredes del tubo y rápidamente alcanza una concentración máxima. La concentración de esteroide dentro del silicón permanece constante, independientemente de la cantidad de esteroide remanente en el interior del tubo. Cuando el tubo que contiene el progestágeno se pone en agua o se introduce en el tejido de un animal o un ser humano, el progestágeno se libera a una tasa que depende de su concentración en la pared del tubo. Debido a que esta concentración es constante, la tasa de liberación es también muy regular. (30.31)

El mismo principio de liberación continua de esteroides a partir del silastic se ha aplicado a la manufactura de dispositivos más grandes en forma de anillo, imitando el borde externo de un diafragma vaginal. (44)


Se han estudiado muchos modelos diferentes de anillos vaginales proveedores de esteroides como anticonceptivos. Algunos han sido anillos combinados liberadores de estrógeno y progestágeno, que pueden ser usados cíclicamente en la misma secuencia que la píldora combinada. (45) otros modelos consisten en anillos proveedores de progestágeno para uso continuo, imitando la minipíldora o el Norplant. (46) Sólo un anillo anticonceptivo, desarrollado por el PRH/OMS, ha logrado su aprobación regulatoria como medicamento en el propio país de manufactura, en este caso el Reino Unido. Este anillo libera levonorgestrel, suministrando una dosis diaria de aproximadamente 20 mcg durante tres meses, después de los cuales es sustituido por uno nuevo. La efectividad anticonceptiva es mejor que la obtenida con la minipíldora de progestágeno solo. La tasa de embarazo informada por un estudio multicéntrico del PRH/OMS fue de 4.7 por ciento durante el primer año de uso, comparada con el doble de esta tasa obtenido con el uso de la minipíldora. (47) Al igual que el Norplant, la tasa de embarazo fue altamente influenciada por el peso corporal de las usuarias. La tasa varió de 1.8 por ciento en mujeres de 49 kilos de peso o menos hasta 8.2 por ciento en aquéllas que pesaban 70 kg o más. (48)


Las opciones de lograr el embarazo con las técnicas de fertilización asistida han aumentado enormemente en los últimos años, aunque todavía se presentan algunas ocasiones en las que el objetivo no se logra. Hay varias causas de infertilidad entre hombres y mujeres; lo cual hace que cada caso deba ser tratado por aparte, individualizando el tratamiento de cada pareja y no generalizándolo. De acuerdo a esto, las técnicas de fertilización cambian de una pareja a otra. Las técnicas de fertilización en Latinoamérica han evolucionado hasta desarrollar los más altos estándares de calidad y compromiso profesional. En el centro de Fertilidad Reprotec usted podrá encontrar las mejores técnicas de fertilización de Colombia garantizando las mejores prácticas y procedimientos para el bienestar suyo y de su bebe. Las técnicas de fertilización asistida pueden ser de baja o alta complejidad. Dentro de las de baja complejidad se encuentran: Inseminación artificial intrauterina: Se utilizan hormonas para estimular la ovulación Inseminación cervical: Es una inseminación artificial en la cual el semen es ubicado directamente en el fondo vaginal Inseminación heteróloga: Es una inseminación artificial en la cual el semen que se utiliza es proporcionado por un donante. Por otro lado las técnicas de fertilización de alta complejidad comprenden, entre otras: Fertilización in vitro (FIV): En esta técnica el espermatozoide y el ovocito son combinados en una placa de laboratorio


Inyección de un espermatozoide dentro de un óvulo (ICSI): Es recomendada para parejas en las cuales los espermatozoides móviles sean escasos. Transferencia intrafalopiana de gametos (GIFT): En esta técnica los embriones no son formados en el laboratorio sino dentro del cuerpo de la mujer. Varias de las técnicas de fertilización en Bogotá implementadas en el centro de Fertilidad Reprotec son: Hatching asistido, Extensión del cultivo embrionario o cultivo secuencial, Diagnóstico genético pre-implantacional. Si usted está interesado en saber más sobre las técnicas de fertilización utilizadas en el centro de fertilidad Reprotec, haga clic en el link de contáctenos y despejaremos cualquier duda que usted tenga sobre el tema.

Generalidades La fertilización In vitro es el procedimiento que facilita el encuentro del espermatozoide y el óvulo en condiciones de laboratorio. En términos simples la fertilización In vitro se ha desarrollado desde la década de los setentas por grupos ingleses y se ha difundido a lo largo de los últimos 30 años, Consiste en la obtención de huevos en la mujer después de inducciones de la ovulación o de técnicas de superovulación, para la obtención de un número adecuado de huevos los cuales se extraen del ovario por técnicas de ecografía transvaginal dirigiendo una aguja hacia los diferentes folículos para obtener los huevos que son entregados de forma inmediata al laboratorio, en condiciones de temperatura estables y estos huevos son evaluados en su madurez, su cantidad y su calidad para ser inseminados con espermatozoides obtenidos del hombre. Estos espermatozoides provienen de diferentes orígenes bien sea por eyaculación o por obtención de espermatozoides directamente del epidídimo o del testículo con técnicas de aspiración epididimaria o de biopsia en el testículo. Estos espermatozoides así obtenidos son llevados al laboratorio para el encuentro con el óvulo. Cada óvulo maduro evaluado en el laboratorio es inseminado con un número determinado de espermatozoides en medios de cultivo con condiciones de temperatura, humedad, concentración de oxígeno, CO2, nitrógeno, controlados de tal


manera que el espermatozoide pueda fertilizar In vitro el ovocito y pueda producir embriones para ser transferidos al vientre materno. Cuando la calidad de los espermatozoides y el número de estos no es el adecuado en el eyaculado o cuando los espermatozoides son obtenidos directamente del epidídimo o del testículo estos tienen que ser inyectados directamente dentro del citoplasma del huevo, un espermatozoide por cada huevo para asegurar la fertilización. Este desarrollo que se hizo en la Universidad Libre de Bruselas a partir del año 96, hoy en día es ampliamente utilizado y es lo que se conoce como la Inyección Intracitoplasmatica de espermatozoides o lo que se utiliza comúnmente en términos de reproducción asistida como ICSI (Intra Cytoplasmatic Sperm Inyection). Una vez llevada a cabo la inseminación de los huevos por los número de espermatozoides, en el caso de la fertilización In vitro o de la micro inyección del espermatozoide dentro del huevo en el caso del ICSI, hacia las 22 horas después de haber llevado a cabo estos procedimientos se evalúan los huevos que fertilizaron por medio de técnicas de microscopia, para evaluar cuántos de estos huevos fertilizaron normalmente. Hacia las 48 horas se evalúa el desarrollo embrionario de acuerdo a la división celular que observen el laboratorio y hacia las 72 horas se evalúa nuevamente la división celular para decidir el momento de la transferencia de estos embriones. Este momento requiere de su desarrollo al vientre materno, esta transferencia se hace en condiciones controladas, con maniobras muy suaves, con técnicas muy precisas vigiladas por ecografía para colocar los embriones dentro del útero para su posterior desarrollo. Trece días más tarde después de la transferencia de los embriones en desarrollo en el útero es cuando hacemos la prueba de embarazo para verificar que todos hayan funcionado. Esta fertilización In vitro a requerido previamente de la estimulación de los ovarios de la mujer con gonadotropinas en forma adecuada de la vigilancia tanto ecográfica como de mediciones hormonales, de la aspiración de los huevos se ha hecho con guía ecográfica

El tratamiento se inicia por medio de una serie de inyecciones subcutáneas, conteniendo un medicamento (Leuprolide) que limitará la producción propia por parte de la mujer, de hormonas secretadas en la hipófisis, una glándula que regula la


función de los ovarios. Estas inyecciones subcutáneas deberán aplicarse durante todo el tratamiento de estimulación de los ovarios, hasta cuando se decida producir la ruptura folicular. A través de las mencionadas inyecciones, se suspenderá la producción de hormonas por parte de los ovarios. Esto hará que la estimulación de los mismos con hormonas exógenas, sea más efectiva y pueda ser mejor dirigida por el médico, mejorando las probabilidades de éxito.

En la mujer normalmente se desarrolla cada mes un folículo (pequeño quiste, localizado en uno de los ovarios, el cual contiene un óvulo), durante la primera mitad del ciclo de 28 días que sigue a una menstruación. Esto tiene lugar bajo la influencia de unas hormonas producidas en la hipófisis, denominada gonadotropinas. Estas gonadotropinas se encuentran disponibles también en forma de medicamentos, pudiendo ser administradas como inyecciones, con el objeto de dirigir la maduración de uno o más folículos dentro de los ovarios. Este tipo de manejo recibe el nombre de estimulación ovárica. Ha sido demostrado que si se utiliza durante el tratamiento de fertilización in vitro el óvulo único que se desarrolla en forma natural en la mujer, las posibilidades de obtener un embarazo son inaceptablemente bajas, razón por la cual se utiliza la estimulación ovárica con el objeto de obtener múltiples óvulos y así aumentar las posibilidades de éxito. Aunque solamente así podrán obtenerse tasas aceptables de embarazo, esta adición no carece de desventajas y riesgos. Son desventajas el aumento de los costos del tratamiento y la necesidad de controles frecuentes, consistentes en mediciones hormonales y controles ecográficos para establecer el número de folículos y el tamaño de los mismos. Con base en los resultados de estos controles, se determinará la dosis del medicamento que debe aplicarse diariamente, la cual varía de una paciente a otra y de un día a otro de tratamiento. El resultado de los controles, así como el eventual cambio en la dosis, le serán comunicados por su médico. Diariamente, entre 4 y 6 de la tarde se inyectan las


gonadotropinas para estimular los ovarios por vía intramuscular o subcutánea y así estimular el crecimiento de folículos dentro del ovario; dichas inyecciones pueden ser administradas por personas entrenadas o por ustedes mismos, previa explicación del procedimiento por nuestro personal. La estimulación ovárica tiene una duración de 7 a 14 días y es controlada durante este período en los días estipulados por su médico, incluyendo fines de semana y festivos; y termina cuando los folículos han obtenido un tamaño de 18 a 20 mm. Tan pronto como los folículos muestran este tamaño, se procederá a inducir su maduración de los folículos y mediante una inyección de la hormona del embarazo HCG para lo cual, a la hora exacta determinada por el médico se inyecta una ampolla de 10.000 unidades de HCG. Aproximadamente 35 horas después de esta inyección se lleva a cabo la punción folicular. La administración puntual y adecuada de la HCG es de máxima importancia, ya que si esta no se aplica o es aplicada a una hora diferente de la señalada por el médico, será imposible obtener los óvulos durante la punción.

La punción de los folículos ováricos, se realiza mediante sedación o anestesia general. Se introducirá una aguja en su interior, dirigida a los folículos pasando desde la vagina, orientándola en su camino por medio de visión ecográfica constante. El Paciente debe encontrarse en ayuno total el día de la punción (no consumir líquidos o alimentos desde la noche anterior). El día de la punción, el esposo de la paciente deberá entregar una muestra de semen obtenida mediante masturbación; la hora exacta de la entrega de la muestra le será comunicada antes de la punción y deberá ser precedida por un tiempo de abstinencia sexual de 2 a 7 días. El tiempo de abstinencia es importante para obtener, en lo posible, las mejores condiciones en la muestra de semen, por lo cual deben ustedes recordar preguntar a su médico sobre la fecha aproximada de la punción. El semen será preparado en una forma especial antes de la inseminación de los óvulos,


mediante lavados y concentración de la muestra en medios de cultivo especiales, un procedimiento que pueda tomar de 2 a 3 horas.

La inseminación de los óvulos tiene lugar algunas horas después de la punción folicular y consiste en la reunión de cada óvulo con un número determinado de espermatozoides en volúmenes muy pequeños de medios de cultivo especiales, que facilitarán la fertilización (entrada de un espermatozoide dentro del óvulo). Al día siguiente de la punción será posible para ustedes saber si ha ocurrido la fertilización de uno o más óvulos. Dos o tres días después de la punción folicular serán colocados los embriones en la cavidad uterina, mediante un procedimiento que para la paciente es comparable a la toma de una citología y que consiste en el paso de un delgado catéter o sonda a través de la vagina y el cuello del útero hasta la cavidad uterina bajo visión ecográfica continua, el cual es denominado transferencia embrionaria. El momento en que se realiza la transferencia embrionaria depende de cada caso en particular y de la capacidad del laboratorio para proporcionar las condiciones adecuadas de crecimiento para los embriones. El número de embriones a transferir depende a su vez de las posibilidades calculadas para un posible embarazo, (dentro de las cuales se evalúa la calidad del embrión, el número de células, el ritmo de crecimiento, la edad de la paciente) y en todos los casos será ampliamente discutida con la pareja. La implantación de los embriones (proceso mediante el cual estos se anidan en la capa interna del útero) sólo ocurrirá en días posteriores y la prueba de embarazo sólo se positivizará unos 14 días después de la punción.

En esta fase deberá ocurrir la implantación de los óvulos fecundados. Para aumentar las posibilidades de que este evento ocurra, deberá ser administrada la hormona del cuerpo lúteo, llamada progesterona, la cual se administrará por vía intramuscular, oral o vaginal, hasta la realización de la prueba de embarazo, aproximadamente 14 días después de la punción folicular.


Algunas pacientes tienen una respuesta mayor o más rápida que otras frente a las mismas dosis de gonadotropinas. En algunos casos crecen y maduran múltiples folículos, los cuales producen a su vez determinadas hormonas (estrógenos), cuyos niveles excesivos pueden ocasionar complicaciones. Se trata del llamado Síndrome de Hiperestimulación ovárica"", cuyos síntomas son: un aumento exagerado del tamaño de los ovarios, con formación de múltiples quistes dentro de los mismos, dolor abdominal, acumulación de líquido dentro del abdomen y en el tórax; y en casos extremos una alteración en el funcionamiento de los riñones. Para la prevención y el reconocimiento del síndrome de hiperestimulación es necesaria la realización frecuente y puntual de los controles ecográficos y/o hormonales anteriormente mencionados durante el tratamiento, antes de concluirlo. Así mismo es claro que deberá hacerse un balance entre las posibilidades reales de embarazo que ofrece el tratamiento de fertilización in vitro y el aumento en las posibilidades de embarazos múltiples. Al aceptar el tratamiento, la pareja deberá aceptar, sin embargo, el incremento en la posibilidad de embarazos gemelares o aún de trillizos, que éste conlleva; la cual nosotros, por nuestra parte, trataremos de disminuir tanto como sea posible.

En caso de que se produzca un embarazo son necesarios controles muy estrictos hasta la décima semana. Inicialmente deberá establecerse si se trata de un embarazo único o múltiple y si dicho embarazo se encuentra localizado en la cavidad uterina o fuera de ella (embarazo ectópico). Las posibilidades de malformaciones fetales no se encuentran aumentadas en los niños producto del tratamiento con fertilización in vitro, cuando se comparan con los niños obtenidos sin ningún tipo de tratamiento; sin embargo se ofrecerá a ustedes la posibilidad de una consejería especial y de los exámenes diagnósticos que se consideren necesarios para cada caso en particular. Los embarazos obtenidos como consecuencia de un tratamiento costoso en tiempo,


esfuerzo y dinero, deberán ser tratados como embarazos de alto riesgo, por lo cual deberán ustedes buscar la ayuda y controles de su ginecólogo con prontitud y puntualidad.

Se sabe que dos de cada diez parejas en edad reproductiva no pueden lograr un embarazopor complicaciones, pero es cierto que la tecnología para el embarazo pueden hacer superar la limitación que impide a un hombre y una mujer tener hijos. Al pasar los años se dan cambios y uno de los bloqueos más frecuentes entre las mujeres mayores de 35 años y que no consiguen quedar en embarazo de manera natural, es que su organismo no logra la eclosión del embrión, es decir, el proceso en el que el embrión en el sexto día de su desarrollo sale de una capa de proteínas para implantarse en el útero. En algunos casos y debido a diferentes causas como la edad de la paciente, la eclosión (adelgazamiento de la zona pelúcida) no se produce de forma natural, lo que lleva a dificultar la salida del embrión y, por lo tanto, su implantación en el revestimiento del útero. Ciencia madre, base de la tecnología para el embarazo El doctor Carlos Maquita Nakano, director general de Red Crea, dice que con esta tecnología para el


embarazo se busca “ampliar la gama de servicios en Red Crea pero sobre todo aumentar la tasa de efectividad de nuestros tratamientos de reproducción asistida, sin que esto sea vea reflejado en un alto costo para el paciente”. Estamos hablando de la Eclosión Asistida es un método que complementa a otras técnicas de reproducción asistida como FIV (Fertilización In Vitro) o ICSI (Inyección Intracitoplasmática del Espermatozoide). La Eclosión Asistida es considerada una de las técnicas de reproducción asistida más complicadas y laboriosas, pero está asociada con tasas de embarazo hasta tres veces mayores en pacientes mayores de 35 años. Prevención de la Eclosión Asistida, asociada con mujeres mayores de 35 años en embarazo. De acuerdo con la bióloga Georgina Ávalos, jefa del laboratorio in vitro de Red Crea, “es necesario que las mujeres entre 35 y 40 años que están en tratamiento de reproducción asistida sean valoradas por el médico para saber si son candidatas a este procedimiento, ya que es en este rango de edad donde se puede tener mayor dificultad para lograr la eclosión de forma natural; sin embargo, gracias a esta tecnología se puede aumentar significativamente la posibilidad de lograr el embarazo”.

Dependiendo del tipo de cirugía a la cual usted o su pareja deban someterse, la misma podría estar cubierta por su seguro médico. Existen diferentes tipos de cirugías, las cuales podrían ser sumamente recomendables tanto para solucionar sus problemas como los de su pareja. Si se le hubiera diagnosticado endometriosis, fibromas, problemas en sus trompas de falopio o cualquier otro tipo de bloqueo u obstrucción o alguna clase de problema estructural; la cirugía podría ser la solución adecuada para resolver dicho problema o


dolencia. Si su pareja tuviera problemas relacionados con algún tipo de bloqueo u obstrucción; la cirugía podría ser el método más eficaz para solucionar sus afecciones. Por otra parte, si su pareja se hubiera sometido a una vasectomía, la misma podría ser revertida mediante una cirugía. Y, si usted se hubiera realizado una ligadura de trompas en el pasado, podría someterse a un procedimiento conocido con el nombre de reversión de la ligadura de trompas , el cual le permitiría volver a tener hijos. Es por ello que sería muy recomendable que hablara con su doctor de cabecera para que éste le aconsejara qué debería hacer, y le explicara si una cirugía podría ser una opción valedera para su problema específico. Fertilización In Vitro (FIV) Este es definitivamente uno de los tratamientos para mejorar la fertilidad más conocido en todo el mundo, aunque no tantas personas sacan provecho de sus beneficios como usted podría imaginarse. Aproximadamente, menos del 2% de las parejas que experimentan problemas de infertilidad elijen someterse a unaFIV. Si usted decidiera someterse a una FIV, el especialista en fertilidad que la estuviera atendiendo le prescribiría hormonas (como por ejemplo las gonadotropinas) a fin de estimular sus ovarios para que los mismos produjeran la suficiente cantidad de óvulos, los cuales -más tarde- serían extraídos. Luego de ello, dichos óvulos serían cosechados, utilizando un succionador o aspirador (una especie de dispositivo encargado de succionar o aspirar), el cual estaría guiado por medio de un aparato de ultrasonido transvaginal. Es sumamente importante que el momento en el que se lleve a cabo la cosecha de los óvulos esté perfectamente sincronizado. Si se realizara en una etapa demasiado temprana o -por el contrariodemasiado tardía, los óvulos podrían no estar lo suficientemente maduros como para que se produzca la fertilización, o podrían estar demasiado maduros. O, su organismo podría haberlos liberado por sí mismo. Alternativamente, si su calidad ovocitaria fuera deficiente, usted debería utilizar una donante de óvulos. Una vez que sus óvulos fueran extraídos, serían combinados en una placa Petri de laboratorio junto a la muestra fresca del semen de su pareja o a la proporcionada por el donante de esperma que usted hubiera elegido, y luego serían colocados en una incubadora. Aproximadamente después de dos días, los óvulos que hubieran sido fertilizados serían transferidos nuevamente a su útero. Este procedimiento podría ser realizado en el consultorio de su doctor, pero - por otro lado- podría requerir que


usted permaneciera guardando reposo durante unas pocas horas luego de haberse realizado la transferencia. Debido a que es muy común que se transfieran varios óvulos a su útero, existirán mayores posibilidades de desarrollar embarazos múltiples. Algunos doctores recomiendan transferir sólo un óvulo a fin de eliminar las posibilidades de que se desarrolle un embarazo múltiple. Otros opinan lo contrario, ya que la FIV presenta bajas tasas de éxito cuando se utilizan múltiples óvulos (sólo cerca de un 65% de las parejas podrán concebir exitosamente a través de una FIV), y contarán con una tasa aún más baja de éxito si se transfiere un solo óvulo al útero de la mujer en cuestión. Además, debido a que la FIV es un procedimiento sumamente caro, llegando a costar hasta $20.000; muchas parejas sólo podrán afrontar los costos del mismo una sola vez. Es por ello que debería buscar e investigar en varias clínicas de fertilidad las diferentes opciones que éstas le presentaran. IntegraMed, por ejemplo, le ofrecerá un programa de reembolso por riesgo compartido específicamente desarrollado para aquellas parejas que deban someterse a un tratamiento de FIV. Transferencia Intrafalopiana de Gametos (GIFT) Este procedimiento ha sido desarrollado para aquellas mujeres en las cuales sus trompas de falopio funcionan normalmente. Tal y como sucede con la FIV, si decide someterse al mismo, deberá consumir hormonas que contribuirán a estimular su producción de óvulos. Luego de un cierto tiempo, sus óvulos serán extraídos y combinados con la muestra de esperma proporcionada por su pareja o por el donante de esperma, antes de ser transferidos nuevamente a su cuerpo. En lugar de ser transferidos a su útero, los óvulos serán transferidos a sus trompas de falopio. Esto permitirá que el proceso de fertilización ocurra de una manera más natural y también implicará que todo el proceso pueda ser llevado a cabo durante una sola visita médica. No obstante, mientras que la FIV le permitirá a su doctor observar y evaluar la calidad y el estado del proceso de fertilización, la GIFT no le brindará estas posibilidades.


Las tecnologías de reproducción asistida, como la fertilización in vitro (IVF), la transferencia intratubárica de gametos (GIFT), la transferencia intratubárica de cigoto (ZIFT) y la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), pueden utilizarse cuando el hombre o la mujer son infértiles. Cuando la infertilidad por factor masculino es la única responsable de la incapacidad de una pareja de concebir (en general, debido a un recuento bajo de espermatozoides o calidad deficiente de espermatozoides), existen varias técnicas y opciones de tratamiento para la infertilidad en el hombre diseñadas para recolectar y procesar los espermatozoides a fin de mejorar las posibilidades de la fertilización con el óvulo. Procedimientos de recuperación de espermatozoides Una de las causas de infertilidad en el hombre más comunes es el recuento bajo de espermatozoides. El tratamiento para el recuento bajo de espermatozoides en general implica algún tipo de procedimiento de recuperación de espermatozoides. Estas opciones de tratamiento menos invasivas están diseñadas para obtener espermatozoides de un hombre que de otra manera tendría problemas para producirlo. Aspiración percutánea de espermatozoides del epidídimo (PESA) La aspiración percutánea de espermatozoides del epidídimo (PESA) es una opción de tratamiento para el recuento bajo de espermatozoides y la infertilidad en el hombre que se puede utilizar si no hay espermatozoides en el semen. Durante este procedimiento de recuperación de espermatozoides que es muy poco invasivo, se inserta una aguja a través del escroto y dentro del epidídimo y se extraen células espermáticas. Este tratamiento prácticamente indoloro a menudo dura entre 10 y 20 minutos y sólo requiere anestesia local. Extracción de espermatozoides del testículo (TESE) TESE es otro tratamiento para la infertilidad en el hombre exclusivo para los hombres que tienen una obstrucción que evita que los espermatozoides ingresen al epidídimo. En este método, se extraen pequeñas cantidades de tejido testicular a través de una aguja insertada en el testículo. El tejido se procesa y finalmente se extraen los


espermatozoides. Este tratamiento para la infertilidad en el hombre requiere anestesia general. Los efectos secundarios incluyen dolor y molestias, que normalmente disminuyen después de unos días. Aspiración microquirúrgica de espermatozoides del epidídimo (MESA) MESA es un tratamiento de recuperación de espermatozoides que emplea técnicas de microcirugía para recolectar espermatozoides cerca de partes obstruidas del epidídimo. La aspiración microquirúrgica de espermatozoides del epidídimo requiere una pequeña incisión en el escroto. Luego, se recupera líquido del conducto epididimario y se analiza si tiene contenido espermático. Este tipo de tratamiento para la infertilidad en el hombre se realiza con anestesia general. Es común sentir dolor y molestias después del procedimiento, pero pueden aliviarse con analgésicos de venta con receta. Métodos de preparación de espermatozoides Los métodos de preparación de espermatozoides están diseñados para mejorar el funcionamiento de los espermatozoides e incrementar las posibilidades de concepción. Cada uno de los métodos descritos a continuación asegura que los espermatozoides estén listos para utilizarse como parte del tratamiento de la fertilidad con IVF, inseminación artificial y otras tecnologías de reproducción asistida. Lavado de semen El lavado de semen es un tratamiento para la infertilidad en el hombre que incrementa la motilidad de los espermatozoides al extraer líquido seminal, que incluye espermatozoides inmóviles y otras sustancias químicas que pueden obstaculizar la fertilización. El lavado de semen es una buena opción cuando el hombre es VIH positivo ya que reduce el riesgo de transmisión a la mujer. El lavado de semen se realiza utilizando un centrifugador para separar las células espermáticas del plasma seminal. Los espermatozoides sanos y más móviles que quedan


pueden usarse para fecundar los óvulos de la mujer. Después del lavado de semen, existe una mayor posibilidad de embarazo, ya que asegura que sólo se utilicen espermatozoides sanos y activos para la fertilización. Técnica de "swim-up" La técnica de "swim-up" se utiliza ampliamente en clínicas de fertilidad. Se basa en el hecho de que los espermatozoides deben nadar en dirección ascendente para llegar al útero y sólo los espermatozoides más sanos y activos pueden hacerlo. Este método de preparación implica colocar un medio de cultivo en la parte superior de un tubo que contiene semen. Los espermatozoides sanos y activos nadan en dirección ascendente hacia el medio de cultivo y dejan atrás el líquido seminal y los desechos como glóbulos blancos, espermatozoides muertos y bacterias. A medida que los espermatozoides nadan en dirección ascendente y llegan a este cultivo, se los recolecta y utiliza en un tratamiento de fertilización.

Criopreservación La criopreservación de semen implica recolectar y congelar espermatozoides para utilizarlos más adelante. Durante este tratamiento para la infertilidad en el hombre, se recolectan espermatozoides y se mezclan con un medio de congelación que permite que los espermatozoides sobrevivan el proceso de congelación. Algunos hombres que desean realizarse una vasectomía optan por el tratamiento de criopreservación con anterioridad al procedimiento para asegurarse de contar con espermatozoides activos que se puedan utilizar en el futuro, en caso de que sea necesario. Soluciones quirúrgicas para la infertilidad en el hombre Además de los métodos de tratamiento para la infertilidad en el hombre que se utilizan


para la tecnología de reproducción asistida, existen varias soluciones quirúrgicas para la infertilidad con el fin de tratar problemas anatómicos específicos: Vasoepididimostomía La vasoepididimostomía es un procedimiento quirúrgico diseñado para tratar una obstrucción del epidídimo, como cicatrices o quistes, que puede impedir que los espermatozoides viajen hacia los conductos deferentes. Este tratamiento para la infertilidad en el hombre es un procedimiento microquirúrgico difícil, que requiere de un cirujano capacitado y experimentado. Varicocelectomía La varicocelectomía es el procedimiento más común realizado para tratar la infertilidad en el hombre. Este tratamiento es básicamente un procedimiento quirúrgico para reparar los varicoceles (venas varicosas de los testículos). La sangre adicional de los varicoceles puede elevar la temperatura de los testículos e impedir la producción de espermatozoides, lo que causa un recuento bajo de espermatozoides. El tratamiento para reparar esta afección requiere el corte de las venas a fin de eliminar el flujo sanguíneo hacia el varicocele, lo que mejora la fertilidad e incrementa las posibilidades de concepción.


Tecnología en la sexualidad2