Page 1

La Guerra Civil 25


Cruzan la piel de la tierra cicatrices cenicientas, en cuyos parajes parecen perdurar la violencia y el ruido atronador de la batalla. Son testigos silenciados del destino de los que combatieron en las duras y casi anĂłnimas batallas de la guerra civil. Eran, los convencidos, romĂĄnticos; los llamados a filas y los civiles, vĂ­ctimas del ojo glacial de la guerra.

Bunker. Biedes (Las Regueras).

26


Fortificación de la Peña de San Román de Candamo. 27


Bunker. Biedes (Las Regueras).

España era un choque de porvenires utópicos y ardientes apocalipsis, como una amarga e inevitable mitología, con torreones y ciénagas. En Asturias se batían la epopeya y la dialéctica en los filos como cuchillos de sílex de las cumbres y las sierras, agrietadas y urdidas de trincheras, tramadas de fortificaciones, como un telar de la muerte entre el interminable olor del humo, la pólvora y la ceniza. 28


Nadie en el mundo ignoró que la suerte del futuro se hallaba tras estas montañas, que durante largos años fueron una gigantesca necrópolis para la historia, como una tumba sin nombre ni necrología recitada. De aquel tiempo de fuego salpicado de roca, árboles, dovelas de puentes y zahorra de los caminos, queda el ojo cerrado de los búnqueres bajo su frente hormigonada, formando parte ya inseparable del monte y su espesura.

Bunker. Biedes (Las Regueras).

29


Fortificación de la Peña de San Román de Candamo. 30

camin3_1  

La Guerra Civil 25 Bunker. Biedes (Las Regueras). 26 Fortificación de la Peña de San Román de Candamo. 27 Bunker. Biedes (Las Regueras). 28...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you