Page 25

9

Rodrigo López García

“Estamos mal desde que creen que la salud es un gasto público y no una inversión social” t Rodrigo López

García es el Secretario General de la Asociación Nacional de Profesionales en Enfermería. Camilo Rodríguez Chaverri El Guapileño

-Vamos a hablar acerca de la autonomía de la Caja Costarricense del Seguro Social, la importancia de esa autonomía, el origen de esa autonomía, el peligro que corre esa autonomía y las implicaciones que el irrespeto a su autonomía genera en la realidad de la institución. -Muchas gracias. Obviamente, cuando uno habla de la Caja Costarricense del Seguro Social, su imagen es una imagen que viene y figura a toda la Costa Rica que conocemos hoy, a la que hemos conocido durante años y a la que nos imaginamos a futuro. La ley constitutiva de la Caja emerge desde la Constitución Política misma, lo cual establece un acto de autonomía. Sin embargo, hay un rompimiento de esta autonomía. Más o menos desde el año 2011, se viene con un debilitamiento de la institución, que pasó por una reforma de la ley de desprotección al trabajador. La Caja nunca ha administrado todo el dinero que le ingresa, de manera que, de acuerdo a los ingresos, debemos tener más hospitales. Somos un país pequeño con 29 hospitales. Somos un país que nos venimos a consolidar dentro de una medicina muy fuerte, donde hay trasplantes, donde hay tratamientos de alto nivel, donde hay especialistas de primer mundo. El proceso ha sido un proceso evolutivo, siempre en pro de de brindar los servicios públicos de mayor calidad hacia los seres humanos que están cubiertos dentro de la república. Sin embargo, en procesos como la Ley 9635, se establece el engranaje más fuerte de la ultraderecha más recalcitrante que existe en este país, puesto que aquella reforma que se da en el año 2011, hoy viene a tomar la figura de lo que realmente se pretende realizar. Al romper con la autonomía de la Caja, se está quebrando con uno de los puntos más importantes en cuanto a la inversión social en salud y que, obviamente, va a permitir, con el aspecto de la

regla fiscal que está inmersa en esta ley, que no se venga a dar mayor inversión pública en salud y, por ende, los servicios se desgasten y puedan entrar mágicamente de manera exponencial en el proceso de privatización de los servicios en salud. Decía un obispo brasileño que la privatización es, además, la privadora de que a los pobres se les administren los servicios básicos. Si no tenés dinero, no podés comprar nada. En el capitalismo, el dinero define todo, incluso la salud.

la Caja a entrar dentro del régimen de regla fiscal, lo cual es grave porque si no crece el Producto Interno Bruto, no crece la inversión social. Perdón, pero pobrecitos los costarricenses, pobrecitos nosotros, pobrecita la democracia que ya está maltrecha y que, como no es una propiedad, a veces resulta ser que todo mundo la golpea, la emparcha y la acomoda a las realidades políticas, a las realidades de los intereses grupales que tienen ciertos núcleos dentro de los países.

Combo Fiscal contra autonomía de la Caja

-¿Cuál ha sido la reacción de los sindicatos, de los profesionales? ¿Cuál ha sido la discusión en este tema? -Con respecto a lo que tiene que ver con la autonomía de la Caja, los sindicatos tomamos parte de una discusión muy fuerte. Aquí lo que nosotros queremos ubicar es que la salud debe ser reconocida como una inversión social, no como dicen los tecnócratas de gobierno, que no saben nada de salud y que dicen que la salud es un gasto. Cuando alguien dice que la salud es un gasto, a todo mundo le duele el bolsillo. No señor, no es así. Somos el producto de miles de costarricenses que durante muchos años han contribuido con la Caja Costarricense del Seguro Social para que el pobre de la Península de Osa,

-¿Qué es lo que subyace en el combo fiscal que hace que ahora se irrespete la autonomía de la Caja? -Aquí hay varios factores que deben ser abordados. Se ejecutan potestades de intereses grupales. Cuando observamos la conformación de una junta directiva, no podemos entender cuáles son las variables que llegan a la gobernación de esa cúpula que toma decisiones. Sin embargo, cuando nos salimos un poco de esa cúpula y escuchamos los discursos de las cámaras, de la parte que representa a los empresarios, de lo que dice UCCAEP, nos damos cuenta que hay procedimientos por fuera de la institución que prácticamente quieren meter a

el pobre que vive en La Cuesta de Corredores, el pobre que vive en los lugares más alejados de Nicoya, pueda recibir desde una vacuna hasta una operación quirúrgica y atención por el cáncer que sufre. -Es un sistema que ni siquiera tiene Estados Unidos, un sistema que ni siquiera muchos países desarrollados lo tienen… -Creo que somos un país que podemos sacar la bandera y decir que somos un país que tiene índices de salud muy altos. Con eso, precisamente, los políticos han podido vanagloriarse en ámbitos internacionales y decir “¡qué bueno que es el proceso de salud de mi país”, pero, a lo interno, estamos viviendo una realidad completamente diferente, una realidad que está tratando de venir y evidenciar a grandes pasos que la institución tiene que comenzar a cerrar o a quebrarse para trasladárselo todo a la parte privada. Se ha reconocido alrededor del mundo que cuando algo cae en manos privadas, puede ser que al inicio pueda persistir con algún tipo de regularidad. Pero, una vez que ya están montados, y borran lo público, lo del Estado, es privativo de lo que se presta.

Confunden inversión social con gasto social -Usted hablaba de los

tecnócratas que confunden inversión social con gasto social. ¿Por qué la inversión social es fundamental para el desarrollo del país? -Es necesario aprender que la salud de un costarricense, que la salud de un habitante de la república, no importa la nacionalidad que tenga, es necesariamente vista como una prioridad dentro del margen de atención. Invertir en esos procesos nos permite tener a los grupos totalmente seguros, totalmente sanos. Cuando nos encontramos a estos tecnócratas que dicen que las enfermedades que tenemos en este país son por culpa de los migrantes, señoras y señores, nosotros tenemos que reconocer que hay un gran error en ese concepto. No son los migrantes los que vienen y nos pueden traer enfermedades. Nosotros tenemos que preocuparnos para que esos migrantes, que no han recibido salud, que es un derecho humano fundamental, lo reciban dentro de los límites de este país. Hay un concepto que es muy claro, dentro de la parte medular. Si yo puedo brindarle salud, si les procuro salud a estos migrantes, serán tan saludables como el pueblo que tengo. Eso es inversión social. Nos permite mantener los estándares que tenemos a la fecha.

Profile for Camilo Rodríguez

Guapileño264  

Guapileño264

Guapileño264  

Guapileño264

Advertisement