Page 11

3

luego empieza a declinar nuevamente la producción. -¿Qué significa ese parque solar cooperativo para CoopeLesca? -Para nosotros, como Coopelesca, significa muchas cosas. Significa entrar a una nueva tecnología que no conocíamos. Es la utilización de un sistema de producción de energía que nos era desconocido hasta ese momento. Digo hasta ese momento porque ya hemos ido aprendiendo, con el paso del tiempo. Significa entrar al futuro. Creemos que el futuro de la energía va a estar, en mucho, en los sistemas solares. De hecho, han bajado mucho, de precio, los sistemas de los páneles. Cada vez son más baratos y con mayor productividad. Eso significa que muy pronto muchísima más gente va a utilizar los sistemas solares. Nosotros debíamos conocerlos y por eso nos metimos en esta aventura. Este parque tiene 19 mil paneles que reciben radiación; esa radiación el panel la capta, hace unos procesos químicos y ellos están en unas camas, que llaman, que son una serie de paneles que, a su vez, hacen un “stream”, que es un acomodo entre ellos. Eso lo manda a un inversor. Este lo que hace es que la corriente alterna la convierte en directa, la manda a un transformador de potencia y ese transformador la lleva a 24 900 voltios, que es lo que nosotros distribuimos en nuestra área para que sea utilizado por los consumidores que son nuestros asociados.

Han llegado hasta los últimos rincones -Me impresiona, en el caso de Coopelesca, cómo ha llegado a esas zonas alejadísimas. Ustedes tienen una gran cantidad de kilómetros de frontera, en el norte, y hay una cosa que se llama “milla fronteriza”, que son unos dos kilómetros en los que la gente no tiene ni título de propiedad, y hay un montón de pueblos, de El Concho de Pocosol para adentro, Crucitas es un caso de esos, y ustedes ahí han conseguido llegar, aunque son zonas remotas, increíblemente remotas. ¿Cómo lo consiguieron? -Nosotros lo primero que hicimos fue hacer ciertas definiciones, y entre las que tomamos, dijimos, “si en este país hay 8 empresas que distribuyen electricidad, y cada una tiene un área geográfica determinada, esa área es lo que se llama una concesión del Estado”; entonces, nosotros lo primero que determinamos fue que “no es posible que una persona que esté en nuestra área concesionada, esté sin electricidad, cualquiera que sea la condición de esa persona”. Nosotros definimos y consideramos que el uso y el beneficio de la electricidad es un derecho humano que

deben tener todas las personas que habiten en nuestra área en concesión. Por eso, hemos decido llegar a cualquier lugar. Donde exista una plaza o un pueblo, ahí está Coopelesca. Esos son los beneficios y las maravillas que tiene el cooperativismo. Una empresa privada difícilmente toma este tipo de decisiones. -Eso le iba a preguntar. He leído mucho de este parque solar cooperativo y quiero decir que si no fuera por el ICE y las cooperativas de electrificación, que son esas cuatro: CoopeSantos, Coopelesca, CoopeGuanacaste y CoopeAlfaroRuíz, el país hubiera tenido un retroceso o el desarrollo en muchas zonas rurales se hubiera detenido o no habría llegado por muchas décadas. Ustedes han hecho y han asumido inversiones que una empresa privada, transnacional o nacional, no hubiera hecho jamás. -No lo hubiera hecho porque nosotros, en las cuatro cooperativas eléctricas, estamos atendiendo el 22 por ciento del territorio nacional, que es la parte más rural de Costa Rica, y esto es atendido básicamente por las cooperativas, y eso difícilmente lo hubiera hecho alguien en que sea el lucro lo que lo maneje. Nosotros podemos decir, sin ningún tipo de vanagloria al respecto, que muchos de esos lugares que usted conoce en la frontera tienen más postes que casas. Y no solo tienen más postes que casas, sino que es más barato regalarles la electricidad que mandar a hacerles la medición. -Es lejísimos. -Y el consumo que tienen es tan pequeño que no alcanza ni siquiera para pagar a quien va a hacer la lectura de los medidores. Eso ninguna empresa cuyo afán sea el lucro lo va a hacer. Ahí dicen “esto no me es rentable, y, si no es

rentable, no lo desarrollo”. -¿Qué significó la inauguración? ¿Qué dice el Poder Ejecutivo de este proyecto? ¿Cómo refresca también la imagen de Coopelesca? -Nosotros quisimos participar con el señor presidente en el acto inaugural. De hecho, yo personalmente le hablé a mi amigo Ramón Carranza, que es diputado de la zona, para que hiciera la gestión, porque sabíamos que iba a atraer prensa y que iba a atraer todo lo que significó, al final, una gran cobertura nacional. Además, nosotros somos unos convencidos de que debemos colaborar con los proyectos país, y uno de esos proyectos país, en este momento, es la descarbonización. Le estamos diciendo al Poder Ejecutivo, aquí está nuestra contribución y esto va a evitar 6400 toneladas de CO2 al año en el ambiente, si se produjera con diesel o con bunker. Esto es parte de nuestra contribución a que el país logre la descarbonización. Por eso, también tenía sentido el contar con los personeros del Poder Ejecutivo.

Hidrozarcas -He dicho muchas veces que Canal 14 es el canal rural más grande del país, el mejor. Estoy preparando un libro sobre canales rurales, y en el libro también lo digo. Eso se debe al cooperativismo y se debe a Coopelesca. El parque solar cooperativo es otro gran ejemplo de Coopelesca. Me parece que Coopelesca y la Dos Pinos han sido, incluso más que CoopeNae, los chivos expiatorios para el ataque atroz de la derecha costarricense contra el cooperativismo. Un caso fue el caso de Hidro Zarcas. Me parece que hubo un manejo irresponsable por parte de la prensa, y que se quiso destruir a Coopelesca y

que los hechos han venido a darle la razón a los argumentos de Coopelesca. Yo quisiera que me refresque, Don Giovanni, ¿qué es Hidro Zarcas? ¿Cuándo lo compraron? ¿Por qué lo compraron? ¿Qué ha significado? -Hidro Zarcas es una empresa que era del Grupo Holcim. Fuimos nosotros los que les ofrecimos comprar. No quisiera que quede alguna mala duda: nosotros les ofrecimos comprar. ¿Por qué decidimos que queríamos comprar? Por una razón muy sencilla. La energía que ha producido Hidro Zarcas durante toda su existencia ha sido consumida por Coopelesca y ha sido consumida por Coopelesca porque ellos le entregaban al ICE en un poste, donde unía la medición, y tres metros después había otro poste, que era de Coopelesca, que comenzaba a consumir esta energía. Es decir, nosotros sabíamos perfectamente cuánto producía esta central hidroeléctrica. -Y cómo producía. -Y cómo producía. Y también teníamos clara una cosa y era que el ICE le estaba pagando a ellos a 6.8 centavos de dólar y que tres metros después, nos estaba cobrando a nosotros alrededor de 11.5 centavos. Entonces, había, en tres metros, una ganancia monumental que, al cabo de la producción, es enorme. Nosotros lo que dijimos fue, “mire, ya el contrato del ICE con Hidro Zarcas está llegando a su final, este es el momento de comprar y que esa energía igualmente siga inyectada a nuestra red, que ya de por sí la estamos consumiendo, y va a ser a los precios de producción nuestros”. Alcanzaba para pagar el crédito bancario, para darle la operación, para darle el mantenimiento y aún quedaba algún grado de ganancia.

¿Cortina de humo? lo?

-¿Por qué se hizo el escánda-

-El escándalo es una cuestión muy simple. Esto es un distractor. Cuando los miembros de Junta Directiva del Banco de Costa Rica se pelean entre ellos por todo el tema del cemento chino y todo lo demás, que entra en ese dilema, se dan cuenta, o ya lo sabían, que había una persona, Alberto Raven, que era miembro de la junta del Banco de Costa Rica y, a su vez, era fiscal de Holcim. Entonces, dicen, “aquí podríamos decir que lo hay es un conflicto de intereses entre la participación de esta persona como miembro de Holcim y como miembro de la junta”. Nosotros, desde el principio, dijimos, “no, miren, eso no tiene nada que ver”. Nosotros al caballero ni lo conocíamos. Nunca hablamos con él. Quien aprobó el crédito fue la Junta de Crédito. Es más, la junta directiva no aprueba ningún crédito. Ninguno. Ningún crédito

es aprobado por junta directiva. Sin embargo, eso sirvió como un distractor para que el tema del cemento chino quedara ahí o que, por lo menos, se dijera “esto es más grande de la cuenta”. Cuando la Asamblea Legislativa nombra una comisión para investigar créditos en el Banco de Costa Rica, aparece ese crédito y entonces empieza a hacerse más grande el asunto. Ya algunos diputados irresponsablemente, también tratando de meterse no solo en el tema de crédito, sino en la inteligencia del negocio, de si era un buen negocio o era un mal negocio, y cómo estaba el asunto, aprovechándose de que, en este momento, la central estaba en un mantenimiento mayor. El tema de los mantenimientos mayores de las centrales hidroeléctricas se hace… -¿Es normal? -Es una cuestión normal. De hecho, en este momento tenemos el proyecto Chocosuela, que es el más grande de Coopelesca, lo tenemos en un mantenimiento mayor, pero a nadie le ha interesado ese mantenimiento, y cómo se está haciendo, y demás. El mantenimiento que se hizo para nosotros fue realmente importante. Cuando nosotros compramos la central hidroeléctrica, la compramos por 14 megas, 14.3 megas. Con el mantenimiento mayor, nosotros logramos mejorar algunos aspectos de la máquina y subimos a 15.3 megas. Es decir, nos ganamos un mega, y un mega producirlo en este momento vale 4 millones y medio de dólares, y a nosotros la reparación total nos costó un millón y medio de dólares. De ese millón y medio de dólares, nosotros, con Holcim, porque sabíamos que teníamos que hacer el mantenimiento, nos habíamos reservado 731 mil dólares. Es decir, es poco más de 750 mil dólares lo que nos hizo tener un megabit más de potencia en este momento.

-O sea, ¿fue un buen negocio? -Fue un gran negocio. Nosotros sabíamos que había que hacer un mantenimiento mayor. Igualmente sabíamos que había un problema de tierras con el INDER y sabíamos que había un asunto judicial con la empresa Ticofruit. En ese sentido, en el convenio decía que si cualquiera de estas cosas no salía bien, se reservaba el negocio. Lo que pasa es que el tema de TicoFruit ya se resolvió. El tema de las tierras se resolvió. En la inauguración del parque solar, el presidente Carlos Alvarado dio la noticia de que instruyó al INDER, al presidente ejecutivo, para que haga la venta de acuerdo al avalúo y que ese dinero que va a pagar Coopelesca se invierta en nuestra propia región. Eso ya está por resolverse. Y el tema del mantenimiento salió muchísimo mejor de los que nosotros mismos esperábamos.

Profile for Camilo Rodríguez

Guapileño264  

Guapileño264

Guapileño264  

Guapileño264

Advertisement