Issuu on Google+

SIMBOLISMO

LITERATURA SIMBOLISTA León Tolstoi, ruso, 1.828, 1.9l0, con su máxima obra: La Guerra y la Paz, una verdadera epopeya que narra la gesta rusa contra los ejércitos de Napoleón. Es increíble como coloca un marco histórico, en un espacio helado como el de las tundras rusas. Esas situaciones políticas, heroicas, humanas y como se ve desfallecer al ejército más poderoso del momento. El conde León Tolstoi, es el narrador más perfecto, las sentidos los coloca en el escrito, se siente el frío, la derrota, la tristeza y el triunfo. En Ana Karenina, muestra el cambio político de la sociedad rusa, el hombre de la ciudad y el del campo, el amor y el desamor, una mujer llena de ilusiones y de desilusiones, las costumbres de la sociedad, los engaños, la lealtad y la deslealtad, la moda. Es decir es toda una obra psicológica y sociológica. Otra mujer que es protagonista de los cambios sociales de la época y el asomo a un feminismo es MADAME BOVARY, de Gustave Flaubert, francés y quien quizá retrata la vida de las grandes ciudades y de los pueblos pequeños, así como de los grandes y pequeños espíritus Es la novela de la rebeldía . "Al despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, encontróse en su cama convertido en un monstruo insecto. Hallábase echado sobre el duro caparazón de su espalda, y, al alzar un poco la cabeza, vio la figura convexa de su vientre oscuro, surcado por curvadas callosidades, cuya prominencia apenas sí podía aguantar la colcha, que estaba visiblemente a punto de escurrirse hasta el


suelo. Innumerables patas, lamentablemente escuálidas en comparación con el grosor ordinario de sus piernas, ofrecían a sus ojos el espectáculo de una agitación sin consistencia. - ¿ Qué me ha sucedido? No soñaba, no. Su habitación, una habitación de verdad, aunque excesivamente reducida, aparecía como de ordinario entre sus cuatro harto conocidas paredes"

LA METAMORFOSIS, FRANZ KAFKA Escritor judío, que hablaba el idioma alemán y vivió en Checoeslovaquia, (l.883l.924). Escribió obras, que a él nunca le parecieron importantes. Entre ellas tenemos: EL PROCESO, EL CASTILLO, LA MURALLA CHINA. LA CARTA AL PADRE. Son de gran reflexión para psicoanalistas, maestros, padres y para el hombre común y corriente. Sus obras pertenecen a la desilusión del Siglo XX, son simbolistas. El lector debe asociar lo connotativo con lo denotativo para entenderlas.


LITERATURA SIMBOLISTA