Issuu on Google+

LAS PRIMERAS CIVILIZACIONES

Imperio Persa El origen del imperio persa se encuentra en los pueblo pastores de origen indoeuropeo (medos y persas) que se asentaron en la meseta del Iran hacia el año 1.500 a. C. Organizados como tribus, eran dirigidos por las familias mas poderosas, (nobleza). Una de estas familias, la de los Aqueménidas fue la creadora el imperio.

Un miembro de esta familia, Ciro el grande (550-530 a.C.), unificó a los persas, sometió a los medos, tomó Babilonia y extendió el territorio hasta Asia Menor, después de anexionarse las colonias griegas de esta zona. Su hijo Cambises (530-521 a. C.) conquistó Egipto. El gran organizador del imperio fue Darío I (521486), que conquistó los territorios hasta el río Indo por el Este, y de Tracia y Macedonia (Grecia) por el Oeste. El rey mandaba en el ejército, era juez supremo y gobernaba en todo el territorio, que estaba dividido en satrapías. La satrapía era como una gran provincia administrada por un sátrapa, que representaba al rey; sin embargo el monarca los tenía controlados mediante un jefe militar y un secretario real, que a su vez eran controlados por inspectores reales (los ojos y oídos del rey).

Para mantener esta organización se construyeron, con abundantes impuestos, una importante red de calzadas y caminos.


La decadencia del imperio empezó a mediados del siglo V a. C. por el enfrentamiento con los griegos en las guerras médicas (del nombre que recibían los persas, que habían incorporado por conquista el pueblo de los medos), y desapareció en el siglo IV a. C. bajo el dominio de Alejandro Magno.

Imperio Persa - Arte y religión El arte persa tiene influencias mesopotámicas, como el arco, la bóveda y la cerámica vidriada. Sus principales construcciones son los palacios (Apadanas) y las tumbas reales. Originales del arte persa son los capiteles con forma de tronco de toro.

Original es también su religión, pues pasaron de ser un pueblo que adoraba a múltiples dioses, a ser un pueblo monoteísta, siguiendo las doctrinas del profeta Zoroastro (660-580 a.C. ) quien predicó una nueva religión, el mazdeísmo, basada en la creencia en un solo dios, Ahura-Mazda preconizaba, sobre todo, la correcta conducta moral de los hombres. Su texto sagrado, el Avesta nos enseña que el mundo se rige por dos principios, uno bueno, Ormuz, y otro malo, Arimán, que se hallan en perpetua lucha, y la obligación moral de los hombres es contribuir al triunfo de Ormuz.


Fenicios En la franja mediterránea que en la actualidad se denomina como Próximo Oriente, u Oriente medio, se asentaron dos pueblos que tuvieron gran importancia en el I milenio antes de Cristo. Fueron los fenicios y los hebreos. La civilización fenicia se desarrolló en las regiones costeras del actual Líbano. Hacia el año 1000 a.C. se organizaron políticamente en ciudades estado, entre las que destacaron por su mayor desarrollo las de Arados, Berytos, Biblos, Tiro y Sidón.

Dedicados al comercio marítimo, gracias a nuevos sistemas de navegación inventados por ellos, como la nave trirreme, fundaron factorías (colonias comerciales) a lo largo del Mediterráneo como: Palermo,en Sicilia, Cartago, en el Norte de África y llegaron hasta Gadir en el Atlántico que sirvieron de intermediarias entre los productos de oriente y occidente. Aportaron a nuestra la cultura un alfabeto de 22 signos del que derivaron los caracteres griegos.

Hebreos La historia de los hebreos narrada en la Biblia, los describe como un pueblo originario del sur de Mesopotamia, organizado en tribus dirigidas por un patriarca, el primero de ellos fue Abraham. Seminómadas, durante un tiempo estuvieron asentados en Egipto, desde donde salieron, dirigidos por Moisés, para asentarse en Palestina. En esta tierra, a las orillas del río Jordán, establecieron Israel, gobernándose por una autoridad única, los jueces. Más tarde adoptaron la monarquía, época que constituye el momento de mayor esplendor del pueblo hebreo. El rey David conquistó Jerusalén (siglo IX a.C.) y su hijo Salomón se encargó de instaurar una estructura política centralizada. A la muerte de este rey Israel se dividió en dos reinos, al Norte, Israel, con capital en Samaria, reino que perduró hasta el 721 a.C. en que fueron conquistados por el imperio asirio. Al Sur el reino de Judá que sobrevivió hasta ser anexionado por Nabucodonosor de Babilonia en el 287 a.C., quien destruyó el templo de Jerusalén y


desterró al pueblo judío.

La principal aportación cultural de este pueblo a la historia es el monoteísmo, la creencia en un solo dios, Yhavé, creador y regidor del mundo, base de otras religiones como el cristianismo y el Islam.


IMPERIO PERSA