Page 1

Karla Aliaga Casacuberta 1-B Fecha: 06/04/2011

UN RUIDO S ECRETO Marcel Duchamp, en 1936, construyó una obra titulada “el ruido secreto”. En el, se escribieron tres frases completamente ilegibles, que al parecer esta era la intención de Dechamp. Dejó escrito que “su reconstrucción era un juego enormemente sencillo”. “El ruido secreto” se exhibe a través de una vitrina, es imposible tocarlo e imposible leer la placa situada en este, además esta vitrina impide que podamos escuchar el sonido que produce este objeto, por el “El ruido secreto” es un ruido que no llega casi nunca a producirse como señala el texto, es un enigma. Nietzsche escribió “He olvidado mi paraguas”, para explicar que siempre estamos en la búsqueda constante de posibles respuestas, en donde la búsqueda se inicia en base de recuerdos. “El ruido secreto” esta hecho de tal modo que el espectador le ponga un su propio significado; esta hecha para crear “intención de significancia”, es el secreto ruido que toda obra genera. Joseph Kosuth dice que para seguir haciendo arte se debe analizar el lenguaje de las propias obras de arte. Jose Luis Brea analiza también, lo que entiende por “era póstuma de la cultura”, considerandola como problemática, citando a Lukács el cual dice que la cultura permite imaginarnos un mundo mejor, transformado. El mundo cotidiano, por así decirlo, esta separado del arte por una barrera imaginaria, queriendo así poder abarcar, con el arte, toda actividad humana. El arte es ciego para lo que el mismo emite y sordo para su propia palabra, lo que si podemos hacer, es escuchar “el ruido secreto”. El arte tiende a ser parte del espectáculo, hecho para entretener a las personas, sacarlas de la vida cotidiana y envolverlas en un “grado Expo” de la cultura. De ser cultura, pasa al espectáculo. La fotografía, desde la primera foto, se mira como si fuese una pintura, incapaz de desarrollar su propia forma narrativa, pero que gracias a las fotografía, medio técnico, se es capaz de dejar registro por medio de las reproducciones, creando así mas recepción publica que antes. Tras la fotografía existe ese impulso melancólico, es simple fugacidad. Es por tanto que la fotografía es un”objeto melancólico”. Lo fotografiado desaparece, se vuelve invisible, fugaz; una memoria. Gracias a las nuevas tecnologías, se es capaz de crear montajes, los cuales van mas allá de la realidad. El “montaje se ha echo mucho mas fácil después de la aparición de las nuevas tecnologías, pasando de lo análogo a lo digital.

un ruido secreto  

el arte en la era póstuma

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you