Issuu on Google+

María Camila Hernández Valera, nació un 23 de Septiembre de 1995 en la Ciudad de Barranquilla - Colombia. Actualmente es estudiante de Tercer semestre de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Autónoma del Caribe.

EL DESTRIPADOR CONTEMPORÀNEO

EL DESTRIPADOR CONTEMPORÀNEO Esta historia, narra los acontecimientos extraños que sucedian en una ciudad muy lejana, en la cual se encontraba Jack el destripador, y a raiz de esto muchos quisieron imitar sus hazañas, todos los personajes que querian imitar a este gran asesino eran investigados por un muchacho, el cual tenia una esposa médico que se encontraba, en estado de embarazo y a causa de un terrible accidente perdieron al que iba ser su primer hijo, ella luego de lo sucedido decidio enfrascarse en su profesión, pero primero quiso vengar la muerte de su hijo con personas inocentes...

EIC - EDITORIAL.


1

MARÌA CAMILA HERNÀNDEZ VALERA.

EL DESTRIPADOR CONTEMPORÀNEO.

EIC - EDITORIAL.


2


3

MARÌA CAMILA HERNÀNDEZ VALERA.

EL DESTRIPADOR CONTEMPORÀNEO.

EIC - EDITORIAL.


4

-2013. MARÌA CAMILA HERNÀNDEZ VALERA. EIC - EDITORIAL.. Una realizaciòn de la Uniautònoma: Editor general: Jose Àngel Osorio Editora: Baldomera Villarreal. Producciòn: Jacqueline Valera. Diseño y Diagramaciòn: Ronald de Àngel. Diseño de caratula: Angie Osorio.

Impreso en Colombia.


5

DEDICATORIA.

Dedicado a todos ustedes, que mi historia los ayude a reforzar el valor que le dan a la vida de ustedes y a la de los demas.

La guerra es la organizaciòn de asesinatos y torturas contra nuestros hermanos. MarÏa Camila Hernàndez v.


6


Marìa Camila Hernández.

7

Llevaba alrededor de cuatro años siguiendo el caso

de este singular asesino, como muchos otros sujetos a lo largo del tiempo no me parecía extraño que otro demente quisiera imitar las históricas y valientes “hazañas” del superhéroe de los homicidas: Jack el destripador. En una ciudad tan pequeña, era casi seguro que íbamos a encontrar a uno de estos muy pronto. Esta situación sí que ha sabido provocarnos dolores de cabeza, desde el primer reporte que recibimos, en el que una joven de 25 años que llevaba algunos días desaparecida, fue encontrada muerta en una casa desocupada al norte de la ciudad pensamos que era un caso normal, pero la joven tras haber sido degollada le fue extraído su vientre y de este modo se repitieron más de 15 casos de damas de compañía asesinadas bajo este mismo patrón. Este hecho extrañamente nos hacia recordar el dolor que habíamos dejado atrás tras la pérdida de nuestro primer hijo; después de año y medio de matrimonio Angelina quedó embarazada, mi esposa es una hermosa mujer, de cuerpo escultural, piel clara y un radiante cabello rojo, su condición de médico la ha hecho tener un insistente interés por el orden, incluso sin darse cuenta a veces se halla acomodando objetos en la casa. Aquel día íbamos rumbo a una fiesta familiar y tuvimos un aparatoso accidente el cual casi me cuesta la vida a mí y lastimosamente acabó con la vida de


Marìa Camila Hernández.

8

la pequeña criatura en el vientre de mi esposa y su capacidad para volver a tener otro bebé, esto sumió a Angelina en una profunda depresión la cual desapareció tiempo después y volvió a sumergirse en la rutina de su trabajo. Hoy se nos informo acerca de la que se presume es la siguiente victima, además las agotadoras investigaciones de las escenas de crimen sugiere que gracias a la limpieza de los cortes en todos los casos una persona profesional es la que esta tras los homicidios. Hemos estado esperando fuera del lugar señalado cerca de 30 minutos, todas las casas son exactamente iguales y comienzo a molestarnos ver por todos lados las fachadas encaladas de más o menos unas doce casas de dos pisos, con sus balcones y ventanas repletas de muñequitos de porcelanas y claveles.  Vimos aproximarse una persona totalmente cubierta por ropas de invierno y la oscuridad nos impidio ver su rostro, mientras una gota de sudor frio me recorre la cara desde la cien y siento un cosquilleo en la mano que sujeta mi revolver de dotación, mis dedos se entumecen. Decido entrar solo, y dejar a mis compañeros afuera antes de que suceda lo peor , me acerco sigilosamente a la casa mientras rodeo el jardín, salto la reja que dirige hacia el patio trasero y noto la puerta entreabierta; me dirijo hacia adentro con la precaución de no hacer mucho ruido entonces caigo en cuenta que adentro tampoco se escuchaba absolutamente nada. La iluminación del sitio es escasa pero me permite ver una línea de sangre en el suelo que continúa hasta llegar a la sala, solo puedo pensar en lo que me


Marìa Camila Hernández.

9

he tardado en entrar, sigo aproximándome y veo una silueta de espaldas, en la mesa de comedor un cuerpo femenino, la sala es amplia y es de tipo antiguo, en la rustica pared de fondo una grieta que va desde el techo hasta casi mitad de la misma, en el suelo la cantidad de sangre es mayor mientras solo acierto a gritar: ¡Un momento! Mientras apunto el revólver hacia el asesino. La persona deja cuidadosamente sus instrumentos a un lado de la mesa junto a los órganos que ha retirado del cuerpo, da media vuelta y veo su cara con sus ojos desorbitados una sonrisa amplia y retorcida pintada de rojo, retira la capucha que cubre su cabeza dejando ver su cabello un poco desordenado de color rojiso, mientras frunce el ceño y ríe a la vez, mi cuerpo empieza a temblar y al reconocer el rostro tras la opaca luz de la sala pregunto ¿Por qué? Y entre una escalofríante carcajada escucho a la persona en frente de mi decir: “Es frústrante, siempre debía atender prostitutas que abortaban al pensar que los niños no eran más que un estorbo, ellas no merecen ser capaces de dar la vida, y si yo no pude tener a mi hijo mucho menos ellas. No es justo, Dios le da pan al que no tiene dientes.” Señalando al cadáver de la mesa.


EL DESTRIPADOR CONTEMPORÁNEO