Issuu on Google+

EL SECRETO DE SAMANTA1     Esta es la historia de Samanta, una niña de 10 años, que vive en una  gran casa junto a su familia, conformada por su madre Teresa, su  padre Roberto y su pequeño hermano Sebastián.   Asiste  a  una  escuela  situada  a  unas  pocas  cuadras  de su  casa  junto  a  Micaela  y   Antonela,  sus  mejores  amigas,  con  quienes  juega  siempre en los recreos.    Un  día  Samanta llegó  a  su  escuela,  saludó a  sus  amigas  y las  invitó a  jugar  una   nueva  mancha  que  le  había   enseñado  su  hermano.  Micaela  y   Antonela  se   rieron  y  le  comentaron  que  esos  juegos   ya  no  les  divertían  porque  habían  descubierto  algo  mucho  más  interesante:  una  red  social  llamada   Teenbook  la  cual  le  permitía  conocer mucha gente  y subir fotos como si fuera una verdadera modelo.     Samanta  al  oír  lo  que  sus  amigas  le  contaban,  quedó  completamente   fascinada  y al salir de  la  escuela, lo  primero  que  hizo   fue  correr  hacia  la  computadora  con  el  objetivo   de  crearse  una  cuenta.  En  eso   estaba,  cuando  su  madre  Teresa  se  acercó  a  ella  preguntándole  qué era  lo que  trataba de  hacer.  Muy emocionada  le  habló  acerca  del  novedoso  entretenimiento  que  habían  descubierto  sus  amigas,  y  pese  a  que  Samanta  nombró  detalladamente  cada  uno  de  los  beneficios  que  generaba  el  uso  de  Teenbook,  su  madre,  se  negó  rotundamente, ya que consideraba que era algo peligroso para una niña de su edad.    Al   día  siguiente,  Samanta,  muy  decepcionada  le   contó  a   sus  amigas  que  su  madre  le  había  prohibido  el  uso  de  la   red  social,  entonces,   Micaela  se  ofreció  a  abrirle  una  cuenta  de  Teenbook  secreto,  mediante  la  cual  podría  conversar  con  millones  de  personas  sin  que  su  madre  lo  supiera.  Sami,  sin  dudarlo,  aceptó  la   propuesta.    Esa  misma  tarde,  Sami   se  dirigió  hacia  la  computadora.  Al  ver  que  su  hija  actuaba  misteriosamente,  Teresa,  quiso  indagar   los  motivos  por  los  cuales  se  aproximaba   a  la  computadora  con  tantas  ansias,  a   lo  que  Samanta  respondió  que   necesitaba  buscar  información   para  completar  sus  tareas  de   Lengua.   Satisfecha con la respuesta, Teresa, se dispuso a ir a la cocina para comenzar a preparar la cena.    Una  vez  que  Sami  se  encontró  sola   frente  a  la  pc,  decidió  abrir  por  primera   vez  su   Teenbook.  Tipeó  el   nombre de usuario y contraseña, y asombrada descubrió que tenía algunas solicitudes de amistad.   Con  el  correr  del  tiempo,  los   amigos  virtuales  de  Samanta  iban  incrementándose.  Se  sentía   muy  popular,  dado  a  que  entablaba  conversaciones  con  personas  de  todas  partes  del  mundo,  que,  a  pesar  de  no  conocerlas,  le   inspiraban   mucha  confianza. Estaba  feliz.  No podía  comprender  cómo  su  madre le  negaba  el   uso de tan magnífico entretenimiento.      Tal  era  su   fanatismo  por  la  red  social,  que  siempre  encontraba  la   excusa  perfecta  para  evadir  los  interrogatorios a los que la sometía su madre cada vez que la veía acercarse con picardía a la computadora.   ­ "Es que la seño nos pidió que investiguemos", o "necesito información para un trabajo"­ eran algunos de  los argumentos que empleaba.   Su madre, sabía que no era apropiado que chicos tan pequeños naveguen por la web y decidió presentar en  la escuela  una queja.  1

  http://webcp.ucps.k12/news_manager/photos/cyber­bullying­computer.jpg 

 Alonso­ Castro  1 


­No hemos realizado ningún trabajo de investigación con los chicos­, explicó Mariela, la maestra.   Al oír estas palabras, Teresa descubrió que su hija había estado mintiéndole todo este tiempo, y solicitó la  ayuda de Mariela para solucionar el problema. Juntas, idearon un plan.    Esa misma tarde, cuando Samanta se dirigió hacia la pc, notó con asombro que su madre no le exigió  ningún tipo de explicación, por el contrario, al verla acercarse al escritorio, su sonrisa adoptó un aspecto  socarrón que impresionó a su hija.  Sami, al ver que su madre no imponía ningún tipo de impedimento, abrió su Teenbook como naturalmente lo  hacía, y aceptó una nueva solicitud de amistad.     Minutos después, comenzó a charlar con la persona a la que recientemente había incorporado a su lista de  amigos. Su nombre era Magali Menendez, y según dijo, asistía a una escuela situada en un barrio cercano  al que reside Samanta.   Luego de hablar durante un lapso de tiempo considerable, y descubrir que tenían cosas en común, los  comentarios de Magali, comenzaron a tornarse un tanto agresivos. Señaló algunos defectos de Samanta  que la acomplejaban mucho, pero eran poco visibles. Era como si hablara con alguien que la conocía desde  hace mucho tiempo y le estaba jugando una fea broma.    Los días pasaban y las agresiones de Magali adquirían un tono cada vez más grave e hiriente.    Samanta estaba ansiosa,estresada, lloraba desconsoladamente y a escondidas, ya que su madre no  podía enterarse de lo que sucedía. Sus amigas comenzaron a preocuparse ,la notaban fatigada y sin  ánimo. Se había aislado de todos y sus notas empeoraban mas y mas, entonces la señorita Mariela creyó  que era el momento oportuno para confesarle algo.        Al dia siguiente, cuando sonó el timbre del recreo, Mariela le pidió a Samanta que se quedara para  hablar con ella. La maestra no sabía como comenzar a contarle el gran secreto que escondía. A medida  que Samanta iba escuchando el relato, la impotencia, la tristeza y la vergüenza, crecían dentro de ella. Se  quedó sin palabras, lo único que expresó fue el deseo de irse a su casa.        Cuando se encuentra con su madre y le cuenta lo sucedido, se sorprende con la calma que tomó el  asunto y comienza a sospechar de aquella reacción. Esa misma noche, al terminar de cenar, la madre  comienza a sentir culpa y remordimiento, por lo cual decide contarle que fue ella quien ideó aquel plan.       Samanta no podía creer lo qsucedíadia, se habían burlado de ella. Se sentía defraudada y avergonzada  por las personas que la rodeaban. Furiosa subió a su cuarto, y cerró su cuenta de TeenBook, ya que había  comprendido lo peligroso que resultó exponerse a las redes sociales sin un cuidado adecuado.      Ella habló con sus padres y les pidió que la cambien de escuela al sentir desconfianza e incomodidad por  parte de su maestra. Los padres no estaban de acuerdo con esto, ya que el objetivo era que ella aprendiera  de su gran error. Samanta les explicó sus sentimientos y pidió que la entendieran respecto a la  desconfianza que ella tenía ahora con todos sus pares. Deseaba profundamente comenzar una nueva etapa  olvidando pero aprendiendo sobre lo sucedido.         Final: Camila Salvia, Sofia Lavoria y Sol Caruso.     

 Alonso­ Castro  2 


Alonso­ Castro  3 


Alonso pdf