Issuu on Google+

El monte de los “Hermanos de la Virgen” La virgen, del Carmen n.1 El Carmelo es un imponte monte de palestina que se extiende a orillas del Mediterráneo. Desde los tiempos más antiguos, ha sido considerado un lugar sagrado por los hombres ya en tiempos del faraón Tutmosis lll ( h. 1479-1425 a. C. ), el Carmelo era mencionado como el sagrado promontorio” . pero ha sido la Virgen María la que ha glorificado es que ha glorificado esta montaña haciendo esta montaña haciendo de ella un lugar de culto famoso en todo el mundo. L a relación entre la Madre del Señor y el Carmelo también se remonta muy atrás en el tiempo, al siglo lx a. C., la época del profetalías. Nacido finales de siglo x a. C., Elías desarrolló gran parte de su misión bajo el reinado de Ajab. Éste había unido en matrimonio con Jezabel, de origen fenicio y que había introducido en Israel culto al dios Baal, Contra este falso ídolo se lanó Elías, de Dios hebreo. El profeta se presentó ante el rey Ajab para anunciante, como castigo divino, tres años de sequia. El azote se abatió puntualmente sobre palestina. Entonces volvió a Ajab y, para demostrar la false dad del dios Baal y de sus 450 profetas, lanzó un reto que había que lleva a cabo en el Monte Carmelo: pues bien, que nos den dos novillos. Que ellos elijan uno, que lo descuarticen y que lo pongan sobre la leña. Pero sin prender fuego Que invoquen ellos el nombre de su dios y yo invocaré el nombre del Señor. El verdadero dios será el que responda enviando fuego” ( 1 Re 18 ,23-


24 ). Todo el pueblo estuvo de acuerdo con la propuesta de Elías . Llegó el momento del desafío . En el Carmelo los pro fetas de Baal tomaron el novillo, lo prepararon y comenzaron desde bien temprano a invocar a su dios. Pero las horas transcurrían inexorables sin que ni siquiera sopla se una brisa de aire, si que llegase respuesta algunas los exhaustos profetas de Baal continuaba invocando a su dios danzando alrededor del altar que habían levantado. Incluso se hicieron cortes la piel con espada y lanzas. Pero Elia dijo a todo el pueblo; “ Acercaos a mi >>. Y el pueblo entero se le acercó. Preparó el altar del Señor, que había sido demolido. Tomó cada tribu de los hijos de Jacob”( 1 Re 18, 30 - 31 ). Con la piedras, el profeta erigió en el Carmelo un altar al Señor. Después preparó su sacrificio descuartizando el novillo y poniendo sobre la leña, Entonces invocó al Señor pidiéndole que diese una señal para con verter el corazón del pueblo del pueblo de Israel y mostrarle que solo existe un Dios. De repente cayó del cielo el fuego del Señor, encendió la leña colocada sobre al altar y consumió la victima ofrecida en sacrificio. Ante esta visión todos los presentes se arrodillaron en el suelo y exclamaron: “¡El señor es Dios! ¡El Señor es Dios!. Entonces Elías ordenó captura a todos los profetas de aquel falso ídolo que respondía al nombre de Baal, y la muchedumbre les dio muerte. Pero Elías no había acabado su trabajo con su amado pueblo. Conmovido por los problemas que sufría a causa de la sequía que azotaba la tierra de Israel, llegó a la cima del Monte Carmelo y allí se postró en tierra, con el rostro entre las rodillas y dijo a su siervo: “Sube y mira en dirección del mar”. Subió, miró y dijo: “No hay nada”. Elías añadió: “ sube hasta siete veces”. A la séptima vez, el siervo dijo: “Se eleva del mar una nube, pequeña como la palma de una mano”. Elías dijo: “Corre y di a Ajab: engancha el carro y baja, para que no te lo impida la lluvia”. Y en unos instantes el cielo se oscureció con nubes y viento, y cayó una lluvia abundante” (2 Re 18, 43-45). Con el reconocimiento del Dios verdadero por parte del pueblo de Israel cesó el castigo de la sequía. Siglos después, la imagen de una “nube pequeña como la palma de la mano de un hombre con su lluvia providencial” fue interpretada como un símbolo profético de la Bienaventurada Virgen María, la cual con la Encarnación del hijo de Dios, fecundó al mundo y a todos los hombres. La Iglesia ha reconocido esta interpretación añadiendo los numerosos y gloriosos títulos de la Madre del Señor el de Virgen de monte Monte´ Carmelo En continuidad espiritual con el con el profeta Elías.


Numerosos ermitaños se retiraron a las grutas del Carmelo´( incluso algunos antes de la llegada del mundo para venerar a la Virgen María y al profeta Elías los peregrinos son acogidos por estatua de bronce los peregrinos son acogido por una estatua de bronce de preciosa hechura que representa a la Inmaculada Concepción, Esta obra de arte y de fe es una ofrenda hecha a la Virgen del Carmen por los peregrinos de Chi le que tienen el privilegio de tenerla como patrona de su nación, A espaldas de la estatua de la Inmaculada Concepción, se levanta el asilo Stella Maris”, hoyen día habilitado como cuartel militar. En este mismo sitio se han sucedo un monasterio, una iglesia bizantina y una fortaleza cruzada. Sin embargo el asilo es bastante recién te. Se remonta a comienzos del siglo XX y fue construido sobre las cenizas del monasterio carmelita destruido por los turcos en 1799 (tras la fracasada campaña militar de Napoleón Bonaparte, culminada con la derrota en la batalla de Acre )´-la actual iglesia ( construida entre 1823 y 1828 ) fue elevada al rango de basílica en 1839. Este templo tiene una planta de cruz griega y es rematado por una cúpula. Dentro existen precios revestimientos de mármol blanco y sugerentes frescos pintados por el calita fray poggi. Estas obra ilustran la historia de los Carmelitas, partidos de los episodios que tienen que ver con el profeta Elia, del que desde siempre, la Orden se ha profesado como descendiente espiritual. En la parte inferior de la basílica se encuentra un lugar que suscita en el ánimo de muchos peregrinos el deseo de una breve pausa de oración y meditación la “Gruta de Elías” , Aquí puede admirarse antiguo altar excavado en roca viva que, según la tradición fue el espartano lecho en el que e profeta Elías encontró descaso en la pocas horas de sueño que se concedía. A la parte superior de la basílica se llega subiendo la escalera de la izquierda del altar mayor En el este lugar los visitantes encuentra un gran coro dicado ala veneración dela virgen un gran coro dedicado a la veneración dela virgen del Carmen, de la que los carmelitas se considera hermanos y hermanas. En el jardín situado en el interior Stella Maris se han colocado recientemente tres esculturas que representan a los Ángeles de la paz, obra de Sabino Ventura y Yumiko Tachimi. Estas obras de arte, realizadas en acero y carbono, y decoradas con cristal de Murano, simbolizan las tres grandes realizan las grandes religiones monoteístas (la católica, la judía y la islámica ) y parecen dirigir a los peregrinos del Monte Carmelo un perpetuo augurio de paz en el mundo.


EL

escapulario del Carmen

El escapulario es una indumentaria característica de las órdenes monásticas formada por dos largos rectángulos de tela que cuelga sobre la espalda y sobre el pecho. El color cambia según la orden ( es negro para los benedictinos y blanco para los dominicos). Las dos piezas de ropa están unidas por cinta del mismo tejido que se apoya en los hombros del religioso, del que deriva el nombre de la indumentaria( en latín escapulario quiere decir precisamente “hombro). A lo largo ). De los siglos se han desarrollado diferentes versiones de escapulario. Se los siglos se han desarrollado diferentes versiones de escapulario, sobre todo las destina das a los laicos. Tienen una forma simplificada y sus dimensiones reducidas permiten llevarlo en la vida diaria, cualquiera que sea la profesión que se tenga la última versión de escapulario está unida a la devoción maría versión de escapulario está unida a la devoción mariana y ha sido desarrolla por la Orden de los carmelitas, que todavía hoy contribuye a difundirla, encomendando así a los fieles a la protección de la virgen María Se trata de una práctica cuyo orígenes se re montan al siglo XIII. En el año 1251, las crónicas contaban que la Orden del Carmen estaba ataba atravesando uno delos momentos más tormentosos de su historia. Cuando los sarracenos ocuparon Tierra, Santa, los carmelitas se vieron obligados a trasladarse a Europa y en ese momento la Orden corría el peligro de extinción a causa de las fuertes hostilidades contra sus miembros. El primer general de la Orden, Simón Stock, no podía hacer otra cosa que dirigirse a su protectora celeste, la Flos carmeli, la “flor más bella del jardín de Dios (el nombre “Carmelo” quiere decir “jardín, paraíso de Dios”), a la Bienaventurada Virgen María. Y la Virgen no tardó en acudir en auxilio de la Orden que tanto amaba.


Un día, la Señora se apareció con toda su belleza a Simón Stock. Tenía entre las manos un pequeño escapulario que le entregó con una promesa que los carmelitas han custodiado y transmitido hasta nuestros días: “Recibe, hijo queridísimo, el escapulario de tu Orden, signo de mi fraterna amistad, privilegio para ti y para todos los carmelitas. Aquellos que mueran revestidos de este escapulario no irán al fuego del infierno. Éste es un signo de salvación, protección, y apoyo en los peligros y de alianza de paz para siempre”. Tiempo después, ya en el siglo XIV, la Virgen del Carmen volvió a manifestarse, esta vez a un Papa, a Juan XXII. En esta ocasión, la Celeste Señora enriqueció el escapulario con un nuevo y extraordinario privilegio que después fue llamado “sabatino “ o “del sábado” Dijo“Aquellos que han sido investidos con este Santo Hábito serán sacados del purgatorio el primer sábado tras su muerte”, El privilegio sabatino” fue confirmado oficialmente por el propio Papa Juan XXII con la Bula Sabatina (1322). Los pontífices que se han sucedido en el solio de Pedro han recordado más de una valor de esta piadosa práctica devocional. En el siglo XX el Papa Benedicto XV concedió una indulgencia de 500 días cada vez que el escapulario fuese besado. En cambio, el Papa Juan Pablo ll, en el umbral del siglo XXI, confió a los fieles esta costumbre suya:”¡También yo llevo en mi corazón, desde hace mucho tiempo, el escapulario del Carmen!”. La imposición del escapula rio es un rito que continua renovándose en nuestros días De este modo muchos fieles lo llevan con fiándose a la materna protección y custodia de la virgen María. Este rito es oficiado por un sacerdote que, recitando una oración impone el pequeño escapulario de tela con la imagen de la virgen. del Carmen Después puede se renovado o, como lo concedió pio XII ser sustituido por la correspondiente meda de pequeño formato.


Virgen del Carmen