Issuu on Google+

S U P L E M E N T O S O B R E T E M A S D E L A M U J E R | C A M B I O D E M I C H O A C Á N | N Ú M E R O 205 | J U E V E S 5 DE SEPTIEMBRE D E 2 0 13

POR DINORAH AMBRIZ La prostitución es una actividad laboral conocida en nuestra sociedad, sabemos en qué zonas están las personas que se dedican a esto y tal vez conocemos a alguien que ha recurrido a sus servicios; sin embargo, a pesar de ser una actividad con un mercado estable, la prostitución no es bien vista por la sociedad. La sociedad mustia «Durante el día, la sociedad nos condena, pero por la noche nos busca. No son sólo los hombres quienes en esta moderna y avanzada época vienen hacia nosotras, ya que los tríos, hace tiempo, se pusieron de moda», dice Carmela, una prostituta italiana que se ha hecho conocida por «Su moral es asquerosa», una carta abierta difundida en Internet. «Todos los y las ciudadanas decentes tienen al final algo en común: desprecian a las inmorales putas como yo, que van a trabajar bien por decisión propia o por la necesidad de dinero», agrega Carmela, quien asegura que existe una cultura moralista que, hipócritamente, decide no ver que los clientes de la prostitución son personas de este mundo: «Nuestros clientes no son otros más que tu jefe, tu compañero de trabajo, tus conocidos, vecinos y cada vez más, sus mujeres y amigas». ¿Qué opinamos de la prostitución en México?

Durante el día nos condenan, por las noches nos bucan

En México, la percepción de la prostitución es tolerada en muchos sectores; sin embargo, no llega a ser aceptada como una profesión debido a las condiciones en las que suelen estar envueltas las personas que se dedican a esta actividad. «Creo que la prostitución sí es un trabajo porque se paga por él, pero la verdad, no lo considero digno. Muchas de las veces, estas personas son forzadas u orilladas a realizarlo, o porque les faltan oportunidades. Yo, la verdad, respeto a esas personas por que ellos tienes sus motivos para encontrarse ahí, y creo que para muchos de ellos es muy difícil», comparte Amalia, quien es partera profesional en Mujeres Aliadas, una organización michoacana que trabaja en favor de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en la cuenca del Lago de Pátzcuaro.

PASA A LA SIGUIENTE PÁGINA


Jueves 5 de septiembre de 2013

Mujer.es

2|

DESCÚBRETE

En los orgasmos también hay niveles POR DINORAH AMBRIZ Los orgasmos no siempre son iguales, y hay quienes los dividen por niveles. En algunas culturas, el nivel más alto de placer sexual se da cuando el éxtasis dura por un periodo de tiempo prolongado. El orgasmo se considera el momento culminante en la práctica sexual. Suele ser breve y explosivo, y sucede cuando la concentración de sangre en los genitales llega al máximo, para luego, mediante contracciones musculares, dar paso a una descarga de la tensión sexual y emocional. En la mayoría de los casos, tras el orgasmo, hay una relajación de la región genital y el resto del cuerpo. Llegar al orgasmo es uno de

multinacional británica especialista en juguetes sexuales, asegura que el tercer nivel es la parte más alta del orgasmo femenino; este nivel es el más intenso y duradero, donde se llega a la sensación de satisfacción completa. En la búsqueda del orgasmo de tercer nivel, la compañía británica ha sacado al mercado The Ultimate O, un vibrador que es resultado de la colaboración con expertos en ginecología. El juguete sexual, según explica Ann Summers, es hecho por mujeres para mujeres, y está diseñado para estimular el clítoris de manera ideal. La compañía asegura que con el vibrador se alcanzará el orgasmo de tercer nivel en un lapso de diez a 20 minutos, y puede ser ordenado vía Internet.

los deseos más hondos y buscados por mujeres y hombres en periodo de sexualidad activa. Es por esto que hay diversas prácticas que buscan alargar esta sensación tan placentera y llevarla a niveles más profundos. Una técnica popular es la interrupción del coito al llegar a un alto nivel de excitación, para luego, después de una pausa, continuar y alcanzar un orgasmo altamente placentero. Por ejemplo, el tantra hindú o tantrismo, tradición esotérica donde el deseo es un sendero hacia la realización personal, recurre a la interrupción del coito y la combina con técnicas de respiración para transformar el orgasmo en un estado de éxtasis perdurable. Ann Summers, una compañía

Suplemento Mujer.es de Cambio de Michoacán. Director: Vicente Godínez Zapién. Coordinador: Arved Alcántara Betancourt Editora: Dinorah Ambriz Contacto: suplementomujer.es@gmail.

Durante el día nos condenan,

por las noches nos buscan VIENE DE LA PORTADA

Dulce, egresada de la Facultad de Informática, opina que la prostitución no es una profesión que deba apoyarse: «No, para nada, yo no la apoyo. Aunque sí estoy de acuerdo que en general hay una doble moral, también es cierto que hay quienes no lo ocultan, sino que hasta lo presumen porque los servicios que pagan son muy caros». Andrea, una prostituta en Carrillo En Plaza Carrillo, una de las zonas rojas de nuestra ciudad, se pueden ver prostitutas de día y de noche, al igual que en la mayoría de las zonas rojas o de tolerancia. Al igual que muchas y muchos de los trabajadores sexuales que trabajan en Carrillo, Andrea ya se acostumbró a las miradas de lado que le da la gente que pasa a su lado, así como a los gritos y comentarios agresivos que algunas personas lanzan al pasar en automóvil. La prostitución no es bien vista y, en general, no es considerado un trabajo honorable. «Yo vivo

bastante lejos, en Villas del Pedregal, tercera etapa. Salgo arreglada de mi casa y casi siempre me vengo en taxi porque en el camión la gente murmura muchas cosas, bajita la mano, o dice cosas bastante hirientes», comparte Andrea, un transexual de casi 25 años en un vestido corto azul eléctrico, sostén rosado y aretes brillantes. Andrea, respetuosa y amable, explica cómo es un día promedio para ella: a mediodía recoge a su niña del jardín de niños y la ayuda a hacer su tarea; fuera de eso, pasa el día en la cama o viendo televisión y sale a la calle para comprar alimentos o para conseguir cosas que su hija necesite. En la noche se viste y toma el taxi rumbo a Carrillo. «Mi hija es la razón por la cual trabajo en la plaza. Mientras yo viva, quiero darle la mejor vida que pueda para que no pueda decir nunca que su padre no le dio lo que necesitaba. Quiero que ella tenga todo lo que yo nunca tuve. Ella es lo más importante en mi vida», dice Andrea, quien tiene estudios universitarios en pedagogía. Sobre una de las razones por las que trabaja en Carillo, Andrea dice: «Yo estudié, pero cuando la gente ve que eres gay, te voltean

CAMBIO | RAÚL LÓPEZ MENDOZA

la espalda, te cierran la puerta y te niegan el trabajo. ¿Quién le va a confiar sus hijos a un homosexual? La gente piensa que porque somos homosexuales vamos a tocar o abusar de sus hijos. Es ilógico». Andrea trabaja alrededor de siete horas por la noche y puede llegar a atender a seis clientes en una noche o a ninguno en un mal día. El costo por servicio ronda los 300 pesos, mientras que el salario mínimo es de máximo 64 pesos en la zona geográfica A. A pesar de que parece un buen ingreso, Andrea explica que no es una maravilla. Muchas de las traba-

jadoras tienen niños y pareja y sus ingresos son una de las fuentes de sustento, si no es que la única. Aparte, como su ingreso no es regular y no cuentan con seguro social, la mayoría tiene como prioridad hacer un ahorro para cualquier eventualidad o enfermedad. Durante un tiempo, las sexoservidoras en Carrillo trabajaron para conformar legalmente una asociación de transexuales, travestis y mujeres prostitutas; sin embargo, los trámites resultaron un fuerte gasto económico pues los papeles les fueron regresados varias veces con nuevos errores

que no habían sido señalados. La constitución de una asociación civil ya fue lograda hace algunos años en la Avenida Nocupétaro, otra zona roja de la ciudad donde las y los trabajadores sexuales ya cuentan con algunos servicios como atención médica, ayuda alimentaria o Infonavit. Uno de los deseos más grandes de Andrea es poder contar con el sistema de crédito para la compra de vivienda. «Con la renta que estoy pagando ya me hubiera podido comprar mi casa, pero no nos dan crédito, o en todo caso nos piden ocho mil pesos de adelanto. Aunque piensan que ganamos mucho, la verdad es que no. También tenemos que pagar Coppel, luz, agua, gas, etcétera». La vida para Andrea, como para muchas prostitutas, no es fácil. Por un lado, muchas de ellas se enfrentan a la falta de oportunidades, y por otro, a la estigmatización social, sin pasar por alto la falta de apoyo gubernamental. La prostitución es una actividad con larga historia, pero quienes deciden o se ven empujadas a trabajar en esto, son un grupo excluido y poco comprendido tanto por la sociedad como por la falta de políticas gubernamentales.


Jueves 5 de septiembre de 2013

Mujer.es

3|

DEL DICHO AL HECHO

DE CIENCIA Y OTRAS TENTACIONES

La Ciudad de México y sus esclavas sexuales VIP

Menopausia, masturbación y una app

POR DINORAH AMBRIZ No es raro que la prostitución esté ligada con la esclavitud sexual. Recientemente, en la Ciudad de México fue descubierta una red de explotación sexual en antros donde acuden personalidades de distintos ámbitos: policías, jueces, legisladores, empresarios y hasta ministros de diferentes cultos religiosos. El periódico El Universal recogió el testimonio de Karina, una víctima de esta red a quien inicialmente le ofrecieron un trabajo con buen sueldo en un restaurante llamado Cadillac, pero que en realidad era un prostíbulo con fachada de table dance ubicado en la colonia Anzures. Karina, de 29 años, explica al periodista Óscar Balderas que es centroamericana, con una licenciatura en Gastronomía estudiada en Los Ángeles. «Vine por trabajo a México pero me engañaron (…) Tengo cuatro años secuestrada (…) Me obligan a mantener relaciones sexuales con políticos, hombres de negocios y extranjeros que pagan cientos de dólares por mí», dice apresurada Karina. El día que salió de su casa para ir a la cita de trabajo, la llevaron a la planta alta de un local ubicado en Circuito Interior; ahí encontró a varias mujeres desnudas vigiladas por hombres, cuando trató de huir fue golpeada en la cabeza por un guardia de seguridad. Karina narra cómo fue llevada

a la oficina del dueño, donde fue violada por él, personal de seguridad y meseros. Después de esta inhumana iniciación, Karina fue vigilada por una madrina llamada Alma, quien era la encargada de no dejarla salir del Cadillac y de recordarle que si intentaba salir, la matarían. Así, Karina quedó atrapada en una red de tratantes VIP, de las varias que se presume existen en la capital del país. Según un análisis de la Coalición Regional y contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, la red se extiende en 44 antros de la Ciudad de México. «Karina no vio la calle durante meses. Su jornada empezaba a las 13:00 horas, justo a la hora del bufete para los hombres adinerados de Polanco. Tenía que bailar, beber alcohol, consumir drogas y acceder a todo lo que quisieran hacerle los clientes en los salones privados de la planta alta, por lo cual pagaban hasta cinco mil pesos por media hora. Si se negaba o dejaba de sonreír, clientes y personal de seguridad estaban autorizados para someterla a golpes», escribe el periodista Balderas. En su narración, Karina explica cómo es común que los antros de este tipo tengan convenios entre ellos. En este caso, el dueño del Cadillac estaba asociado con los antros Tahití y Royal. Algunas noches, una mujer elegida es vendada, amordazada y aventada al fondo de una camioneta,

en la que es llevada a clientes especiales en suites de lujo de hoteles sobre Paseo de la Reforma. «En esos lugares, con champaña, sábanas de 400 hilos y jacuzzi a la vista, es donde realmente hay que rezar, porque significa que el cliente tiene tanto dinero que se siente dueño de las personas. Una noche de estas puede ser la última de una chica», dice Balderas en su nota «Esclavas de la prostitución VIP en el Distrito Federal». Elvira es otra chica de las que fueron liberadas tras el descubrimiento de la red de trata sexual. Ella tiene 19 años y cuenta que llegó al Cadillac luego de que la rechazaran para un trabajo en la colonia Condesa. Tras la violación, Elvira recuerda estar en una cama. «Sólo pregunté ‘¿por cuánto me vendieron?’ (…) Me dijeron que por nada, que estaban probando la mercancía para los clientes». En esta ocasión, a ella la llevaron a su casa y amenazaron con contar todo a la familia si no se presentaba al día siguiente en el antro. Elvira denunció la violación en la agencia 50 de la Procuraduría General de la Justicia del Distrito Federal, donde fue ignorada. Luego fue a la Fiscalía para Prevenir la Trata de Personas, donde verificaron que había sido víctima de violación; esto fue lo que provocó el operativo que terminó con la clausura del Cadillac el 29 de julio y con el rescate de 46 mujeres.

POR DINORAH AMBRIZ Entre los variados efectos positivos de masturbarse está el de disminuir los síntomas de las mujeres en periodo de climaterio o menopausia. Para ellas, y para todas en realidad, puede ser de interés happy playtime, una aplicación que enseña el arte de la masturbación femenina. Uno de los síntomas más recurrentes en la menopausia es la resequedad vaginal, que suele llegar acompañada de irritación, y para muchas, de incomodidad o vergüenza. Hay mujeres que consideran que la falta de lubricación vaginal durante la menopausia se debe a una menor capacidad de excitarse, pero la causa, en la mayoría de los casos, es que hay una baja drástica de estrógeno. La falta de esta sustancia hace que disminuya el flujo sanguíneo en la región pélvica, provocando resequedad e irritación. Mary Jane Minkin, profesora clínica de obstetricia y ginecología de la Universidad de Yale, ha asegurado que la masturbación ayuda a reducir estos síntomas que se viven durante la menopausia. La doctora explica que la vagina es un músculo, y que para mantenerlo en forma debe ejercitarse. Así, la masturbación, ya sea en solitario, con vibrador, acompañada de la pareja, etcétera, ayuda a mejorar la salud reproductiva y

pélvica, pues estimula el flujo de sangre a la zona, aumentando la humedad vaginal y la respuesta sexual. La masturbación tiene muchos beneficios para el cuerpo y la mente, pero a pesar de esto, una investigación realizada para el diseño de una aplicación sobre educación sexual, encontró que más de la mitad de las mujeres entrevistadas únicamente se masturbaba alrededor de cinco veces durante un periodo de dos meses. En la investigación también se encontró que las mujeres no se sienten cómodas al hablar sobre el tema y que, en muchos casos, no se sabe cómo conseguir un orgasmo ni como liberarlo de manera placentera. Tras esta información, la diseñadora y lingüista Tina Gong se propuso crear la primera App sobre masturbación femenina para ayudar a las mujeres a encontrar comodidad con el placer propio. «Sentirse cómoda con tus deseos sexuales es un requisito tanto para aceptar sanamente el placer de otros como para recibirlo», asegura Gong. Para la residente neoyorquina, aún hay un fuerte tabú alrededor de la masturbación femenina, lo que impide que las mujeres nos sintamos cómodas con nuestra sexualidad. La aplicación es una caricatura de una vagina que se llama Happy, y dice a la usuaria cómo estimularse y dónde. Se puede encontrar más información sobre la investigación, aparte de suscribirse a la App, en www.happyplaytime.com.


Jueves 5 de septiembre de 2013

Mujer.es

4|

Deseo sexual vs estabilidad amorosa EN FOCO

POR DINORAH AMBRIZ Las relaciones de pareja estables suelen ser gratificantes en muchos sentidos, sin embargo, uno de los mayores retos es mantener vivo el deseo sexual. La baja de este deseo es fuente común de problemas en las relaciones. El deseo sexual y la estabilidad de pareja normalmente, tras años de vida en pareja disminuye la libido y la satisfacción sexual. Aunque esto lo viven ambos, las mujeres suelen encontrar mayores dificultades, pues el deseo sexual femenino es más vulnerable que el masculino. Con el paso del tiempo las mujeres tienen una mayor necesidad de cariño, mientras que los hombres lo necesitan menos; esto según un estudio sobre mujeres con pareja estable, realizado por el psicólogo alemán Dietrich Klusmann. En diversos ámbitos hay quienes sostienen la tesis de que la monogamia puede ser la mejor manera de destruir el deseo femenino. Los sexólogos canadienses Sarah Murray y Robin Milhausen, en una publicación en la revista Sex & Marital Therapy, aseguran que mientras más tiempo pase una mujer en una relación de pareja, se siente menos deseo sexual. Estas proposiciones son opuestas a las que tradicionalmente han dicho que la mujer encaja mejor en la monogamia al

ser el entorno ideal para formar familia y criar hijos. Ante la idea de la monogamia, el periodista norteamericano Daniel Bergner explica en su libro ¿Qué quieren las mujeres? Aventuras en la ciencia del deseo femenino, que la mujer es capaz de sentir un deseo sexual tan fuerte como el del hombre, y que es una mentira que la mujer esté mejor adaptada para la monogamia. El deseo sexual femenino se ve más afectado por situaciones emocionales; así, por ejemplo, a las mujeres les es más difícil dejar de lado el estrés del trabajo que a los hombres, afectando directamente la libido. La fragilidad del deseo en las mujeres puede estar estrechamente relacionada con el hecho de que tienden a preocuparse más. Diversos estudios han estudiado y trabajado sobre la mayor capacidad de las mujeres para tener preocupaciones más intensas que los hombres, y para percibir más riesgo y sentir altos niveles de ansiedad sobre distintas situaciones. ¿Lo hacemos muy poco? La frecuencia de la actividad sexual es una de las preguntas que más angustia a muchas parejas. Es uno de los temas frecuentes en consulta sexológica y de hecho, una de las preguntas más buscadas en el buscador Google. ActitudFem, una comunidad femenina en línea, salió a la calle a preguntar cuántas veces a la se-

mana se considera que se deben tener relaciones sexuales en las parejas que viven juntas. Mientras que la mayoría de los hombres opinan que lo normal es diario, en las mujeres es más variable; algunas dijeron que tres o cuatro veces por semana es una cantidad normal, mientras que otras prefieren una vez al día o «cada que se pueda». En promedio, cuando la pareja se encuentra en fase pasional, se tiene de dos a tres veces más actividad sexual que cuando ya se está en una etapa de estabilidad, donde las parejas mantienen relaciones sexuales una o dos veces por semana. El deseo puede ser accionado Es común que las parejas caigan en periodos de desánimo respecto a la vida sexual de la relación. Los contenidos sexuales que nos bombardean continuamente, como en la publicidad, empujan a pensar que el resto del mundo vive una sexualidad explosiva, incesante e insaciable; se suele olvidar que el tema de la frecuencia sexual es recurrente en la pareja, y en muchas ocasiones, fuente de conflicto. En la sexología existe un modelo empleado para abordar la falta de deseo en las parejas, creado por Lara Castro Grañen, psicóloga y sexóloga de Barcelona. El modelo es llamado DESEA: descubre, escucha, sorprende,

empatiza y abre. Se descubre el propio cuerpo para poder apropiarse de nuestra sexualidad y no dejarla en las manos de alguien más; aparte, el autoconocimiento erótico está ligado a la aceptación y a la autoestima. Lo que se debe escuchar es el interior, para descubrir los pensamientos y emociones que están vinculados a la propia sexualidad; esto ayudará a saber cómo regular las emociones y a cuestionar valores y creencias aprendidas sobre la sexualidad que nunca han sido reflexionadas. Otra actitud importante para cuidar el deseo es tener disposición de sorprenderlo; en medio de todas las actividades cotidianas, es bueno darse oportunidad de sentir el deseo y darle tiempo para crecer. La empatía es dirigida a la pareja, es valioso ponerse en los zapatos del otro e intentar comprender cómo vive la sexualidad. «Si mi apetito sexual es mayor que el de mi pareja y siempre me siento rechazado, al final, mi deseo disminuirá. O, si por el con-

«

trario, soy el que desea menos y siempre me siento perseguido, nunca me dará tiempo a desear. Son círculos viciosos en los que nos metemos sin ni siquiera darnos cuenta», dice la sexóloga Grañén sobre la importancia de empatizar con la pareja. Finalmente, el modelo considera la apertura de la mente para mantenerla erotizada. Abrir la mente a distintos estímulos durante todo el día permite que el erotismo esté presente, poco a poco, durante el día y no sólo en el momento de meterse en la cama con la pareja. «Erotizar la mente es creatividad. Es seducción. Es fantasía y es conseguir no ser predecible para la otra persona», explica la sexóloga. El modelo está dirigido a propiciar en la pareja una reeducación sexual y afectiva de manera continua; esto permitirá a cada miembro apropiarse y responsabilizarse de su sexualidad, y a la larga, emprender una lucha constante para no dejar que el deseo sexual sea minado por la monotonía.

La empatía es dirigida a la pareja, es valioso ponerse en los zapatos del otro e intentar comprender cómo vive la sexualidad».


Mujeres 5 de septiembre