Issuu on Google+

SUPLEMENTO DE CAMBIO DE MICHOACÁN CAMBIO DE MICHOACÁN | C I E N C I A R I O | 12 DE NOVIEMBRE DE 2 0 13 | 1 PARA LA DIVULGACIÓN DE TEMAS CIENTÍFICOS Y TECNOLÓGICOS PREMIO ESTATAL DE DIVULGACIÓN 2013 EDITOR: RAÚL LÓPEZ TÉLLEZ ixca68@hotmail.com MARTES 12 DE NOVIEMBRE DE 2013 NÚMERO 503 APARECE LOS MARTES www.cambiodemichoacan.com.mx

..................................................................................................................................................................................

Campañas de salud Fernando Rodríguez Villalón Entre las décadas de 1920 y 1930 se logró identificar muchas de las bacterias y virus causantes de diferentes padecimientos, dando paso al desarrollo de vacunas y sueros. Sin embargo, el problema no sólo radicaba en los que padecían la enfermedad, sino también en los sanos por el riesgo de contagio.

ESPECIAL

Sus ojos ascendieron por encima de la cabeza de la prostituta, sobre el muro, hasta un cartel de propaganda higiénica que al principio no pudo comprender […] ‘¡Ciego porque sus padres no se curaron a tiempo!’, leyó Gregorio la leyenda del cartel. Los ojos de una estatua, blancos, de leche y la boca contraída por una sonrisa sin rumbo. Alusión a la gonorrea en Los días terrenales José Revueltas Permítame, amable lector, hacer de esta entrega un muy breve recorrido histórico de las estrategias planteadas desde hace muchas décadas para combatir las enfermedades que han aquejado a los mexicanos desde tiempo inmemorial. Se trata, en efecto, de las campañas de salud. Le compartiré el mensaje de algunos carteles, lo más seguro es que recuerde alguno de ellos.

Las autoridades sanitarias, hoy en día representadas en nuestro sistema nacional de salud por la Secretaría de Salud, han realizado de manera formal campañas desde la primera mitad del siglo XX de acuerdo con las necesidades epidemiológicas. Es evidente que el objetivo de las campañas es y ha sido promover la prevención de enfermedades transmisibles por medio de la vacunación, educación higiénica y difusión de hábitos de vida sana, y claro es, combatir epidemias y erradicar enfermedades. Entre las décadas de 1920 y 1930 se logró identificar muchas de las bacterias y virus causantes de diferentes padecimientos, dando paso al desarrollo de vacunas y sueros. Sin embargo, el problema no sólo radicaba en los que padecían la enfermedad, sino también en los sanos por el riesgo de contagio. En este cuadro epidemiológico se encontraban enfemedades como la viruela, el paludismo, la tuberculosis, las enfermedades venéreas -ahora correc-

tamente llamadas enfermedades de transmisión sexual- y alcoholismo, siempre presente en el marco de la salud pública, entre muchas otras. Ante el problema, las estrategias fueron las campañas de salud. Para lograr que llegara a la población se usaron ampliamente los programas radiofónicos, obras de teatro guiñol, exposiciones y el cine, sin olvidar la basta cantidad de carteles y folletos. Veamos cuatro casos de enfermedades y sus campañas. «Llegué en 1520 con la expedición de Pánfilo de Narvaez». «El niño debe ser vacunado desde el momento en que le cicatriza el ombligo». Así es, la viruela cobró muchas vidas durante la Colonia y el México Independiente. La vacunación masiva en México comenzó en 1919 con la vacuna humanizada, muy diferente a la de brazo en brazo, desarrollada en el siglo XIX. En los años siguienPÁGINA 6

.. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. ..

ANIMALES NUEVOS PÁGINA 3

.. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. ..

¿ENVEJECEMOS PAREJO? PÁGINA 5

.. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. ..

TOBY JUG Y LA MUERTE DEL SOL PÁGINA 8


2 | 12 DE NOVIEMBRE DE 2 0 13 | C I E N C I A R I O | CAMBIO DE MICHOACÁN

REVIST A REVISTA

Con trasplantes celulares, reparación de lesiones en médula espinal «La doctora Graciela Gudiño y su equipo de investigación, del Laboratorio de Desarrollo y Regeneración Neural de la Universidad de Guadalajara, están trabajando en la diferenciación de células troncales para la reparación de lesiones medulares».

Las lesiones en la médula espinal pueden tener como consecuencia el daño de la fibra nerviosa y la degeneración de la mielina de las neuronas, la cual permite la propagación de los impulsos nerviosos. En este sentido, la doctora Graciela Gudiño y su equipo de investigación, del Laboratorio de Desarrollo y Regeneración Neural de la Universidad de Guadalajara, están trabajando en la diferenciación de células troncales para la reparación de lesiones medulares. Una célula troncal tiene la capacidad de dividirse indefinidamente y diferenciarse en distintos tipos de células especializadas, no solo en su forma, sino también en cuanto a su función. Así, las células troncales se pueden clasificar según su capacidad de diferenciarse a distintos tipos de tejidos; por lo cual las células con cierta capacidad de proliferación y de diferenciación como las que residen en el Sistema Nerviosos Central (SNC), son denominadas células troncales neurales o precursoras neurales. En México, la incidencia anual de lesiones traumáticas de médula espinal, que se generan principalmente por accidentes automovilísticos, es de 18 casos por millón de habitantes. La mayoría de

las veces este tipo de lesiones pueden causar paraplejia o cuadriplejia, lo que hace necesario el desarrollo de estrategias terapéuticas, como los trasplantes celulares de precursores neurales y glía envolvente, mismos que ya han producido resultados favorables en el tratamiento de lesiones medulares en rata, resaltó la investigadora. Glía envolvente Las células de glía envolvente, localizadas en el bulbo olfatorio del mamífero adulto, son motivo de investigaciones dirigidas a caracterizar y evaluar su posible potencialidad para la reparación del sistema nervioso central, sobre todo porque la vía olfatoria, como caso excepcional en el SNC, tiene la capacidad de regenerar de

manera continua las neuronas sensoriales olfatorias. Con el fin de evaluar la recuperación funcional de la rata con trasplantes de precursores neurales y de glía envolvente, la doctora Graciela Gudiño, explicó que se trasplantaron los dos tipos celulares en un modelo de lesión de médula espinal. Lo anterior basado en la capacidad de regeneración de las neuronas olfatorias, y de como la glía envolvente las guía e incluso las acompaña hasta que se conectan con el resto del sistema nervioso central. Los trasplantes de diferentes tipos celulares, son un método muy utilizado en terapias de médula espinal, sin embargo, la glía envolvente es de difícil acceso, por eso se planteó la posibilidad de tener una fuente alterna-

tiva, así que se trabajó con células precursoras neurales y su diferenciación hacia glía envolvente. Algunos de sus resultados preliminares se presentaron en el Primer Congreso Nacional de Células Troncales y Medicina Regenerativa que se realizó el pasado mes de septiembre en la Universidad Nacional Autónoma de México. Resultados prometedores Para diferenciar estas células, la doctora Gudiño y su equipo, obtuvieron los precursores neurales de embriones de rata de catorce días, y las diferenciaron en un medio apropiado, después de 72 horas encontraron que presentaban las características que buscaban. En cuanto a la lesión, se realizó seccionando la médula

espinal a nivel torácico nueve, en el cual la rata queda parapléjica, esto en 15 ratas hembras adultas, posteriormente a cinco se les trasplantaron precursores neurales diferenciados a glía envolvente, a otras cinco precursores neurales sin diferenciar y a las últimas cinco ratas, no se les trasplantó nada. La densidad celular trasplantada fue de 100 mil células por rata y las evaluaciones funcionales se llevaron a cabo una vez por semana durante ocho semanas, y se evaluó la movilidad de cadera, rodilla y tobillo de cada extremidad. Los resultados, que son parte de la tesis doctoral de Marcela Rodríguez, fueron una mayor recuperación funcional en las ratas con precursores neurales sin diferenciar, ya que la rata movía las articulaciones de la rodilla, el tobillo y la cadera, y además daba zancadas, pero sin coordinar las patas anteriores y las posteriores. En el caso de las células precursoras neurales diferenciadas a glía envolvente, sí hubo movimiento de las articulaciones, pero la rata no daba zancadas, sin embargo, morfológicamente ambos trasplantes disminuyeron la extensión del sitio de lesión y tuvieron un efecto neuroprotector, concluyó Graciela Gudiño. | Tomado de la Agencia de Noticias de la Aacademia Mexicana de Ciencias, con autorización de los editores.


CAMBIO DE MICHOACÁN | C I E N C I A R I O | 12 DE NOVIEMBRE DE 2 0 13 | 3

«Año tras año se descubren especies nuevas de seres vivos y no una que otra, se descubren muchas y para los animales en particular no es la excepción. A pesar de la gran sobrepoblación que está sufriendo nuestro planeta, aún quedan enormes áreas naturales donde no ha habido ninguna intervención del hombre, ya sea por difícil acceso o bien por considerarlas de bajo interés para algún beneficio humano.».

Animales nuevos David Tafolla Venegas A estas alturas de la vida pareciera que ya no hay más por descubrir, podría pensarse que los grandes descubrimientos ya se extinguieron. Generalmente se piensa que las descripciones de todas las especies de organismos vivos se hicieron en siglos pasados; sin embargo y por más increíble que parezca, no es así. Año tras año se descubren especies nuevas de seres vivos y no una que otra, se descubren muchas y para los animales en particular no es la excepción. A pesar de la gran sobrepoblación que está sufriendo nuestro planeta, aún quedan enormes áreas naturales donde no ha habido ninguna intervención del hombre, ya sea por difícil acceso o bien por considerarlas de bajo interés para algún beneficio humano. Ahora, gracias a la ciencia y la tecnología, los biólogos especialistas en diferentes grupos de organismos poseen nuevas técnicas de búsqueda y también de sobrevivencia que les han permitido introducirse en esas áreas difíciles, y se han encontrado con fascinantes sorpresas que van desde pequeños y desapercibidos insectos hasta grandes y escandalosos mamíferos. Para muestra de lo que les platico mencionaré algunos ejemplos. De los grandes animales que recientemente se han descubierto, tenemos a un delfín que habita las aguas del norte de Australia. Este novedoso delfín, cuya noticia se dio el mes pasado, mide alrededor de dos metros y es de los llamados delfines jorobados, pertenece al grupo biológico del género Sousa. Con este descubrimiento se amplía la lista de estos mamíferos a cuatro, los otros tres viven en el oeste de África, el oeste de la India y el otro en las aguas cercanas a China. De los parecidos con los humanos, el año pasado, en El Congo, en África, se confirmó que una especie de mono llamada localmente mono lesula o mono-búho era una especie nueva, científicamente se llama Cercopithecuslomamiensis y se caracteriza por poseer rasgos faciales muy parecidos a humanos, sobre todo la mirada. De los venenosos, de los animales artrópodos se creía hasta hace poco que había ejemplares venenosos entre insectos, arácnidos y ciempiés, pero no en crustáceos (recordemos que los crustáceos son, por ejemplo, camarones y cangrejos); bueno, ahora eso ya cambió

debido a que se descubrió a un crustáceo venenoso que vive en cavernas de fondos marinos en diferentes partes del mundo. Este animal utiliza una técnica de caza muy parecida a la de arañas, al atrapar su presa les inyecta un veneno que licua sus tejidos y luego los absorbe, lo llamaron Speleonectestulumensis y la noticia se dio a conocer el mes pasado. De los raros, en 2011 se publicó el hallazgo, utilizando grandes excavaciones echas en minas de oro en el sur de África, de un casi microscópico gusano que vive en lugares impensables hasta ahora, en grietas bajo tierra a profundidades que van desde los 900 metros a casi los cuatro kilómetros. A estas profundidades se creía que la vida multicelular era imposible, pues son lugares muy extremos para la vida animal. Este gusano, llamado científicamente Halicephalobusmephisto, abre aún más la oportunidad de encontrar vida compleja en otros planetas como Marte, muy por debajo de su superficie. De los nacionales, un fantástico e inesperado descubrimiento es el de una mariposa. A primera instancia el hallazgo no causó mayor emoción más que aumentar la lista de especies de mariposas y polillas conocidas, el sobresaltó ocurrió al descubrir que esta especie bautizada como Baroniabrevicornis no es únicamente una nueva especie de mariposa, sino es la mariposa viva más antigua conocida hasta el día de hoy. El origen de esta especie se remonta a 70 millones de años atrás, lo que quiere decir que convivió con los dinosaurios y sobrevivió a la era glaciar para de esta manera llegar intacta a nuestros días. El único lugar del mundo donde sobrevive, es en una pequeña zona montañosa entre los estados de Morelos y Guerrero. Así vemos que la lista de especies que se descubren en todos lados a cada momento es enorme, ahora quiero hacer una aclaración: con animales nuevos me refiero a nuevos para la ciencia, ya que, en muchos casos, estos animales para las personas locales son, incluso, bastante comunes; por lo tanto, la próxima vez que se tope cara a cara con una mariposa, un pájaro, un gusano o cualquier otro animal, podrían ser que esté mirando algo que es completamente desconocido para el resto del mundo.

«Así vemos que la lista de especies que se descubren en todos lados a cada momento es enorme...»

FRONTERAS Las personas bilingües tardan más en desarrollar demencia Investigadores de varias instituciones de India y Reino Unido han descubierto que saber dos idiomas tiene efectos positivos directos en la salud mental. Los resultados del estudio, que ha incluido a 648 pacientes indios, han revelado que en promedio los individuos bilingües desarrollaban demencia cuatro años y medio más tarde que los monolingües. El trabajo, publicado esta semana en la revista Neurology, es el primero, además, en demostrar en personas analfabetas –148 de los pacientes– los beneficios en el cerebro de hablar dos lenguas, lo que, según los expertos, permite descartar la influencia del nivel educativo del individuo. El trabajo no encontró ningún efecto extra al incrementar el número de idiomas. Del conjunto de pacientes estudiados, con una edad media de 66 años, “la mitad era monolingüe y la otra mitad bilingüe”, indica a SINC Thomas H. Bak, uno de los autores e investigador de la Universidad de Edimburgo. “El bilingüismo no solo siginifica una gran riqueza cultural, sino que también representa un beneficio para la salud pública” Entre ellos, 240 tenían alzhéimer, 189 demencia vascular, 116 demencia frontotemporal y el resto diferentes formas mixtas de la enfermedad. “Todos fueron evaluados en un centro especializado para determinar la edad a la que presentaron los primeros síntomas”, señala Bak, “los pacientes bilingües habían desarrollado la dolencia entre cuatro y cinco años más tarde”. Los científicos han descartado que otros factores como el género, la edad, la profesión PÁGINA 4


4 | 12 DE NOVIEMBRE DE 2 0 13 | C I E N C I A R I O | CAMBIO DE MICHOACÁN

FRONTERAS PÁGINA 3

y la procedencia interfieran en el momento de aparición de las primeras manifestaciones.

«Hay muchos ejemplos de científicos que expresaron opiniones (creemos que de buena fe) que posteriormente resultaron fallidas. Se cita al padre de la química (y mártir de la política) Antoine Lavoisier, quien refiriéndose a los meteoritos, dijo: «No pueden caer piedras del cielo, porque en el cielo no hay piedras». Esa afirmación se debió a la escasa información astronómica que se tenía en su época».

Entrenamiento cerebral “Creemos que hablar más de un idioma produce un desarrollo más intenso de las áreas del cerebro encargadas de las funciones de ejecución y atención, lo que ayudaría a prevenir estas enfermedades”, explica Suvarna Alladi, otro de los autores y miembro del Instituto Nizam de Ciencias Médicas de Hyderabad (India). El entrenamiento mental que requiere esta habilidad supone un ejercicio intenso para el cerebro. “La persona tiene que activar constantemente de manera selectiva sonidos, palabras, conceptos y normas sociales de las diferentes lenguas”, recalca Bak. El científico de la Universidad de Edimburgo coincide con Alladi, “el bilingüismo no solo significa una gran riqueza cultural, sino también una ventaja para la salud pública”. Además, destaca la importancia de llevar a cabo este tipo de estudios en España ya que “es el país multilingüe más importante de Europa y tiene centros importantes destinados a la investigación en este ámbito”, destaca. Desde la infancia “Entre los especialistas hay pocas dudas de que los niños pueden aprender dos o tres lenguas con facilidad y que eso es bueno para su desarrollo cognitivo”, subraya Bak. Lo que los expertos aún no tienen claro es si aprender varias lenguas después de la adolescencia tiene el mismo efecto. “Hay algunos trabajos que sugieren que sí, pero necesitamos invesPÁGINA 8

«En la ciencia la única verdad sagrada es que no hay verdades sagradas». «Uno de los grandes mandamientos de la ciencia, es ‘desconfía de los argumentos de autoridad’. (Los científicos, siendo primates y por ello dados a la dominación por jerarquías, no siempre siguen este mandamiento.)»Citas de Carl Sagan En este Cienciario hemos enfatizado que la ciencia, como un método de obtener conocimientos, se ha desarrollado en forma empírica mediante la observación de los fenómenos, la experimentación y la medición de parámetros, para establecer las leyes que rigen al universo. Los seres humanos tenemos afán de conocimiento, pero cuando lo hemos adquirido, o al menos así lo creemos, tendemos a utilizarlo para obtener autoridad, o sea, poder y prestigio. Muchas personas tal vez prefieren no hacer el esfuerzo y aceptan como verdades lo que alguna autoridad afirma. El astrónomo y divulgador científico de primer orden Carl Sagan, dedicó mucha de su obra a combatir el sometimiento a la autoridad. La segunda cita anotada en el epígrafe, es contundente al explicar en nuestra condición de primates el sometimiento a las jerarquías. Hay muchos ejemplos de científicos que expresaron opiniones (creemos que de buena fe) que posteriormente resultaron fallidas. Se cita al padre de la química (y mártir de la política) Antoine Lavoisier, quien refiriéndose a los meteoritos, dijo: «No pueden caer piedras del cielo, porque en el cielo no hay piedras». Esa afirmación se debió a la escasa información astronómica que se tenía en su época. Otro caso digno de mencionarse, se refiere a los pioneros de la búsqueda de planetas extrasolares. Actual-

La autoridad en la ciencia Cuauhtémoc Sarabia

ESPECIAL

mente se tienen confirmados aproximadamente mil planetas que orbitan otras estrellas. Desde hace siglos, los hombres de ciencia creyeron factible que siendo las estrellas soles semejantes al nuestro, podrían tener planetas orbitándolos. La investigación resultó muy difícil, dadas las enormes distancias y el hecho que los planetas no poseen luz propia. Una de las técnicas propuestas, fue medir el bamboleo de las estrellas y los planetas, al girar en torno de un centro común. La medición de dicho movimiento en relación a puntos de referencia (a otras estrellas) resultó demasiado impreciso. A principios de los años 80, los astrónomos cana-

dienses Gordon Walker y Bruce Campbell desarrollaron una técnica 100 veces más precisa: medir el desplazamiento de las líneas de absorción del espectro de las estrellas. ¿De qué se trata esto? Una estrella como el Sol, por estar muy caliente, emite ondas electromagnéticas de todas las longitudes, desde cortas (luz ultravioleta), medianas (luz visible) y más largas (infrarrojo). Si en el camino de las ondas se topan con moléculas, éstas se pondrán a vibrar absorbiendo energía a ciertas longitudes de onda. Se conoce la longitud de onda de resonancia para casi todos los compuestos químicos. Ahora bien, si una estrella está

fija veremos las líneas de absorción a su longitud conocida. Si la estrella se acerca o si se aleja, la longitud de onda de las líneas se hará ligeramente menor o mayor respectivamente (Efecto Doppler). Walker y Campbell trabajaron arduamente durante años, observando las líneas de absorción del ácido fluorhídrico en el espectro de la estrella gama de Cefeo. A pesar de la falta de financiamiento y el limitado tiempo que les dieron en el telescopio, publicaron que esa estrella tiene desplazamientos. No se atrevieron a reclamar el descubrimiento de exoplanetas debido al escepticismo de la comunidad astronómica. Un astrónomo se atrevió a decir al New York Times que él: «No llamaría a algo un planeta hasta que pudiera caminar sobre él». Desgraciadamente el descubrimiento del primer exoplaneta tuvo que esperar hasta que los suizos Mayor and Queloz lo descubrieran orbitando a 51 Pegaso. Posteriormente se comprobó (demasiado tarde), que Walker y Campbell tenían razón. Parece que aún no se desecha el principio de autoridad. En la revista ¿Cómo Ves?, de la UNAM (número 99 de febrero de 2007), algún investigador/divulgador escribió en un artículo extrañamente contradictorio: «Es pertinente reconocer la autoridad de quienes sí son expertos en su campo, y que representan la opinión mayoritaria de los expertos del mundo. Después de todo, por algo son expertos. Aunque el principio de autoridad no es aplicable en ciencia, sí es necesario distinguir entre el conocimiento autorizado (no autoritario) de los expertos en un campo y las opiniones de científicos que, por buenos que sean, pertenecen a otra especialidad». Parece que no se ha aprendido la lección.


CAMBIO DE MICHOACÁN | C I E N C I A R I O | 12 DE NOVIEMBRE DE 2 0 13 | 5

«En estos días se está desarrollando la Exhibición Internacional de Robots en Tokio, y presentan avances que podrían ayudar a personas con dificultad de movimiento, y es que de una población de 128 millones de personas, la cuarta parte tiene más de 65 años, y recordemos que tanto en hombres como en mujeres la expectativa de vida de los japoneses es la más alta en el mundo».

Robots en casa Cony González Estudia, trabaja, sé gente primero, allí está la salvación. Rubén Blades

En septiembre de 1995 tuve la oportunidad de asistir a la Feria Mundial que ese año se celebraba en la Prefectura de Aichi, en un lugar muy cercano a Nagoya, en Japón. Nunca había asistido a una y tenía una curiosidad extrema ya que el multicitado Carl Sagan plasmó lo impresionante que había sido para él su visita a la que se efectuó en Nueva York, cuando él era niño, así que asistir a la que verificaba en un país tan tecnificado era para mí muy interesante. ¡Nunca pensé a qué me enfrentaría!, primero, los boletos o abonos para la asistencia del día se habían vendido varios meses antes, así que los que se ponían a la venta en la taquilla que abría a las 08:00 horas eran esperados por pacientes y ordenados japoneses que sin chistar -y casi sin moverseesperaban en fila desde la media noche. La espera para la adquisición del boleto era cerca de cuatro horas. Desesperada por asistir fui apoyada por una chica mexicana conocida de otros amigos, la cual me prestó su abono (obviamente tenía su fotografía y no nos parecíamos nada) y me encaminé a dicho lugar. Por supuesto, tampoco había tomado en cuenta la fila para subir al transporte que llevaba al sitio, en la cual sólo tardé 50 minutos. Formada en la fila especial para entrar con abono esperé que los guardias no se fijaran en la foto,

cosa que efectivamente no sucedió y pude entrar sin problemas, ya que los japoneses no consideran que alguien puede querer entrar de esa forma. ¡Piuf!, me dije a mi misma, recordando que el fin justifica los medios. No haré el recuento de lo que vi, excepto mi visita al edificio de Toyota, en el cual tuve que esperar sentada sólo cuatro horas haciendo fila en el suelo (como todos los japoneses), sin prisas, sin neurosis, sin quejas… y valió la pena. Toyota presentaba al mundo los primeros robots que tocaban música. Desde que salieron a la pista se apreciaban los movimientos finos de cada uno de ellos: el que tocaba la trompeta se balanceaba como cualquier buen trompetista, el que tocaba la batería ladeaba ligeramente la cabeza, el que arengaba, recorría ágilmente la pista pidiendo, con los movimientos de sus manos, los aplausos. Esa primera parte fue increíble pero la segunda fue mejor. Las «estrellas» ahora eran unos carritos individuales en los que cualquier persona con dificultad de movimiento podría tranquilamente ir al supermercado o a algún lugar cercano. El show incluyó un carrito de la misma línea, sólo que éste tenía la capacidad de enderezarse y, con su usuaria a cuestas, subir una escalera. Esta historia viene a cuento porque en estos días se está desarrollando la Exhibición Internacional de Robots en Tokio, y presentan avances que podrían ayudar a personas con dificultad de movimiento, y es

que de una población de 128 millones de personas, la cuarta parte tiene más de 65 años, y recordemos que tanto en hombres como en mujeres la expectativa de vida de los japoneses es la más alta en el mundo, así que cualquier avance que ayude a su calidad de vida es importante, incluido el psi-

cológico, de ahí que no puede faltar Paro, una mascota robot desarrollada para acompañar a las víctimas del terrible Tsunami, en Fukushima, que perdieron a sus mascotas en el desastre y por las que aún lloran, y como no quieren de momento tener otra (cualquier persona que haya perdido una

mascota entenderá esta reacción), este robot es la solución. Este año llama la atención Lighbot, desarrollado por la Universidad de Tokio para ayudar en los cuidados que necesitan personas también con problemas de movilidad y que incluye un traje-músculo que usa aire comprimido y que, en conjunto con un robot que acompaña al usuario casi como perro faldero, apoya los movimientos de las personas incluso para entrar al ofuro (tina de baño) o pintarse las uñas. Podría sonar superficial el «ayuda a pintarse las uñas», pero con una dificultad motriz entenderá que cualquier movimiento, por fácil que nos parezca, en esos casos requiere un enorme esfuerzo, y en Japón o en México o en África, sería deseable que quien necesita un apoyo así pudiera tenerlo. ¿Por qué Japón alcanzó un bienestar de salud que los lleva a vivir más que en otros países?, ¿por qué se pueden tener estas ventajas tecnológicas? Casualmente estoy releyendo algunos pasajes del libro Japón y su duende, de José Ma. Gironella, quien en su visita en 1962 al País del Sol Naciente mencionó que no conocía otro pueblo «cuya divisa cotidiana y operante fuera Estudiar, estudiar, estudiar», y decía que para ellos era una obsesión. El actual Japón está recogiendo los frutos del empeño con que el pueblo se dedicó al estudio y al trabajo después de terminada la Segunda Guerra Mundial, actitud que persiste ya que prácticamente todos los jóvenes tienen estudios preparatorianos y un alto porcentaje tiene estudios de licenciatura. Es un buen ejemplo a seguir, ¿no creen ustedes?

«¿Por qué Japón alcanzó un bienestar de salud que los lleva a vivir más que en otros países?, ¿por qué se pueden tener estas ventajas tecnológicas?»


6 | 12 DE NOVIEMBRE DE 2 0 13 | C I E N C I A R I O | CAMBIO DE MICHOACÁN

Campañas de salud PÁGINA 1

tes, la vacuna se produjo en nuestro país, se desarrollaron grandes campañas y se hizo obligatoria la inmunización antivariolosa. Es así como en 1951 se presentó el último caso. «Permita que su casa sea rociada. SSA.» «Una sola gota de su sangre nos permitirá saber si usted tiene paludismo. Si es así, la CNEP (Comisión Nacional para la Erradicación del Paludismo) lo curará.» A mitad del siglo XX comenzó el uso del famoso DDT y el Dieldrín, además de los medicamentos antipalúdicos popularizados después de la Segunda Guerra Mundial. La erradicación, una estrategia muy ambiciosa, se planteó en los años 50 a nivel mundial. En México, la Campaña Nacional de Erradicación del Paludismo se inauguró el 17 de diciembre de 1955 por el presidente Adolfo Ruiz Cortines. La campaña consistió, a grandes rasgos, en la labor de los rociadores, haciéndolo al interior de los domicilios, y el suministro de medicamento antipalúdico. La última fase, en los años 60, no pudo declarar al paludismo erradicado del país. «Las enfermeras del Centro de Salud visitarán su hogar para vacunar a sus niños menores de cinco años. Campaña de Erradicación de la Poliomielitis.» Es muy probable que haya conocido o conozca a alguien que haya padecido las secuelas de la polio. Los primeros casos se observaron en 1925, y para 1945 tuvo carácter de epidemia. Por fortuna se desarrollaron las vacunas, las de Jonas Salk y Albert Sabin. Para los años 60, su producción, bajo la supervición del propio Sabin, y su aplicación fueron masivas en nuestro país. El último caso fue en 1990. «Proteja el futuro de sus hijos con el certificado prenupcial. SSA.» En los años 20, en México la educación sexual entre los jóvenes era escasa, casi nula. Uno de los principales médicos contra las enfermedades venéreas en esos años, Bernardo Gastélum, inauguró en 1927 la Campaña Nacional Antivenérea en la ciudad de Toluca. La misión era combatir la sífilis y la gonorrea a través de la educación sexual, prueba Wasserman en los matrimonios -actualmente se realiza la prueba de VDRL- y cierre de hoteles clandentinos. La Campaña Nacional Antivenérea se mantuvo en las décadas de los 40, los 50 y los 60. Los casos de sífilis en 1943 fueron 46 mil 187, y en 1974 descendieron a ocho mil 949. fer_liz3110@hotmail.com

«En los años 20, en México la educación sexual entre los jóvenes era escasa, casi nula».

«Sin embargo, las intoxicaciones por plantas no son exclusivas de los niños. Adultos en su lucha contra la obesidad, dolores agudos, infecciones y demás dolencias físicas, genéticas, cosméticas y emocionales, llegan a recurrir al uso de plantas que si bien son conocidas por sus propiedades medicinales, el desconocimiento creciente sobre su modo de uso puede conllevar a problemas por tratamientos o dosis inadecuados que causan trastornos a la salud».

Plantas que no son un juego Lorena F. Ruiz Talonia La mayoría de las generaciones de jóvenes y adultos que hemos crecido sin la intervención de un x-box o su equivalente de moda, seguramente pudimos disfrutar de la motivante práctica de jugar fuera de casa durante nuestra infancia. Si faltaba la pelota o la cuerda, el ambiente bastaba, principalmente la tierra y las plantas. Estas dos ofrecen una variedad inimaginable (para las nuevas generaciones), de actividades recreativas que podían no tener fin. Trepar, construir edificios, herramientas, artesanías, joyería, recipientes, adornos, disfraces y accesorios para otros juguetes; o extraer tintes, pegamentos, néctar, fibras, frutas, o raíces que sin empacho ingeríamos sin previo lavado ni desinfección; son sólo algunos ejemplos de la versatilidad de tales juegos. Esto recordaba una reciente noche de insomnio que prosiguió con una amena conversación de chat con Atzimba, quien más que nostálgica, se mostraba inquieta ante la amenaza potencial de unas populares plantas de interior que han sido satanizadas en las redes sociales por ser supuestamente venenosas y si como imagino, su pequeño hijo está descubriendo el mundo con la boca como hacen la mayoría de bebés, sus preocupaciones tienen fundamentos. La presunta venenosa es una popular planta de sombra conocida como oreja de elefante (Dieffenbachiasp), que en efecto es tóxica, y si es tragada o masticada causa irritación e inflamación de garganta y boca, además de babeo, con una conse-

cuente sensación de asfixia, mas no la muerte como asegura la mala publicidad. Otras plantas consideradas tóxicas son aquellas que pueden provocar enfermedades, malestar, lesiones, o la muerte, ya que contienen sustancias que provocan o inhiben reacciones químicas en el organismo causando trastornos de sus funciones normales. Desde tiempos remotos estas sustancias han sido utilizadas para impregnar las armas de caza o de guerra, esta práctica es común en nuestros días en muchas comunidades indígenas del mundo, también se han usado para el suicidio como el conocido caso del filósofo Sócrates, del que se dice empleó el veneno de la cicuta para tal fin. Estas sustancias se han empleado además en rituales religiosos, juicios y para envenenar a personas indeseadas. En la actualidad, la mayoría de los casos son accidentales y alrededor del 80 por ciento se presenta en infantes menores de seis años, principalmente cuando estos están fuera de su casa y encuentran plantas coloridas y novedosas en casas de parientes, en campo, o en decoraciones, principalmente las navideñas. Favoritas por los colores que dan el toque especial a las coronas navideñas, tenemos un coctel de venenos, que van desde el cerezo de Jerusalén o cerezos falsos, el muérdago, el tejo y el acebo que son las frutillas rojas con formas de baya que representan una exquisita tentación para los menores, hasta las nochebuenas. Sin embargo, las intoxicaciones por plantas no son exclusivas de los niños. Adul-

tos en su lucha contra la obesidad, dolores agudos, infecciones y demás dolencias físicas, genéticas, cosméticas y emocionales, llegan a recurrir al uso de plantas que si bien son conocidas por sus propiedades medicinales, el desconocimiento creciente sobre su modo de uso puede conllevar a problemas por tratamientos o dosis inadecuados que causan trastornos a la salud. Por lo tanto es importante que antes de acudir al yerbero, nos informemos sobre las contraindicaciones que pueden tener algunas de estas plantas, como decía Paracelso: «Todo es veneno, la dosis hace la diferencia». Por otro lado, hay plantas comestibles de uso cotidiano que poseen partes tóxicas, o que necesitan ser preparadas para perder su toxicidad. Entre éstas tenemos por ejemplo, las semillas de manzana, que si se ingieren en dosis excesivas, puede tener consecuencias fatales; o la papa y el jitomate de las que todas sus partes verdes incluidas las papas mismas cuando se tornan verdes, producen malestares digestivos y neurológicos. Eliminar las plantas de nuestra casa para evitar accidentes sería tan absurdo como desechar los utensilios de cocina. La solución podría estar en otorgarles un lugar seguro y mantenerse alerta si alguna personita decide cambiar su videojuego para jugar a las comiditas con hierbas del jardín y consumir o hacer creer a algún incauto de menor edad que el menú preparado es comestible. Pero personalmente, el consumo de una planta tóxica es mi menor preocupación cuando hay niños jugando en las calles de nuestro estado.


CAMBIO DE MICHOACÁN | C I E N C I A R I O | 12 DE NOVIEMBRE DE 2 0 13 | 7

¿Pero cómo se determina cuánto «vive» una célula o cuántas divisiones puede soportar? Esta es una pregunta crucial al momento de estudiar procesos como el envejecimiento, el promedio de vida, la calidad de esta vida, entre otras cosas. Desde hace muchos años que sabemos que en este mecanismo de regulación están involucradas proteínas y las características mismas de nuestro material genético (el ADN). Todos nosotros sabemos que venimos de una sola célula: el óvulo fecundado. Esta célula restaura su condición diploide (dos copias de cada cromosoma) por la fusión del material genético del padre y de la madre. A partir de allí esta nueva célula comienza un periodo de división continua. De una salen dos células y luego cuatro, ocho, 16, 32, 64, 128… y así, hasta lograr los cientos de miles de millones de células que conforman un cuerpo humano. Por supuesto que en el proceso de construcción, muchas células mueren para moldear el cuerpo, otras lo hacen por desgaste natural, otras por enfermedad y en general son suplantadas por otras nuevas resultado de la división celular, así que también sabemos que no todas las células de nuestro cuerpo tienen la misma edad. ¿Pero cómo se determina cuánto «vive» una célula o cuántas divisiones puede soportar? Esta es una pregunta crucial al momento de estudiar procesos como el envejecimiento, el promedio de vida, la calidad de esta vida, entre otras cosas. Desde hace muchos años que sabemos que en este mecanismo de regulación están involucradas proteínas y las características mismas de nuestro material genético (el ADN). El ADN (el ácido desoxirribonucleico, portador de los genes) es una molécula muy larga. En los humanos tiene cerca de dos metros de longitud. Cada célula tiene una copia debidamente enrollada en el núcleo de unas cuantas millonésimas de tamaño. El ADN está organizado en cromosomas o cuerpos de enrollamiento formados por ADN y unas proteínas llamadas histonas que lo compactan a la manera de carretes de hilo. Los tres mil millones de nucleótidos que forman el ADN humano están organizados en 23 pares de cromosomas. Y cada cromosoma es una hebra con los extremos libres. Cuando una célula se divide, antes debió replicar (copiar) cada cromosoma

¿Envejecemos parejo? Horacio Cano Camacho

para luego repartirlo por igual a cada célula resultante de la división. En nuestra etapa embrionaria y por características propias del sistema de copiado del ADN, se pierde algo de los extremos de la hebra. No hay problema, ya que el ADN cuenta con unas secuencias repetidas en cada extremo llamadas telomeros. Algunos telomeros se pierden al momento de la replicación del ADN pero son restaurados por la actividad de la telomerasa, una macromolécula formada por proteína y ARN (el otro tipo de ácido nucleico de nuestras células). La telomerasa está muy activa reconstruyendo los telomeros en células sometidas a una división constante en la etapa embrionaria. De otra manera el ADN se recortaría cada vez que hay división y naceríamos con un genoma muy corto y dañado (esta es una condición llamada «progeria» o enfermedad de los niños viejitos). Pero una vez que nacemos, la telomerasa detie-

ne su función y digamos que comenzamos a morir. Con cada división celular, nuestro ADN pierde un poco de sus extremos, de manera que se va acortando hasta que esta pérdida llega a zonas de información, dañándola irreversiblemente. En este momento la célula debe ser «retirada» de circulación, de lo contrario su funcionamiento anómalo puede causar problemas. Y esto se hace a través de un sistema de muerte celular programada. El sistema inmune se encarga de matar a estas células. ¿Cómo se «apagó» la telomerasa? Ahora sabemos que los genes involucrados en su producción son apagados por metilación. Esto es, por adición enzimática de metilos al ADN. El metilo es una molécula muy pequeña formada por un solo carbono y tres hidrógenos. Su unión en múltiples copias (hipermetilación) al ADN evita que un gen sea leído por la maquinaria celular y por lo tanto «apaga» la expresión de tales genes.

Ahora sabemos que la metilación del ADN es un sistema de regulación de la información genética. Cuando somos embriones se necesitan muchos genes para ir construyendo cada tejido, cada órgano del cuerpo. Una vez formado ya no se requiere la actividad de muchos de estos genes por lo que son apagados por metilación. Y así, en cada fase de nuestra vida, en cada célula, porciones del ADN (de los 25 mil genes que forman un ser humano) son apagados y otros encendidos en una suerte de programa genético representado por metilación y desmetilación. Muy recientemente se descubrió que la metilación/desmetilación es un sistema muy influido por el medio ambiente y forma parte de lo que ahora se conoce como epigenética. Los tejidos y órganos jóvenes tienen un nivel muy bajo de metilación de su ADN: están hipometilados, mientras que los tejidos de los «viejos» se encuentran hipermetilados. Conocemos además, que en los genes aso-

ciados al desarrollo se encuentran «islas» o zonas de alta metilación (quien se metila es la citosina, uno de los ladrillos de construcción del ADN). En los tejidos encontramos que la hipermetilación de las islas CpG está asociada a la edad y que los tejidos del cuerpo responden diferencialmente a este mecanismo, esto es, no envejecemos parejo... Esto significa que nuestros tejidos tienen diferente edad entre ellos. Por ejemplo, las glándulas mamarias de las mujeres tienen un nivel de metilación correspondiente a tres años más que el resto de sus tejidos. Es decir, las mamas (no mamás…) son tres años mayores que el resto del cuerpo. Se antoja pues que esto pudiera estar relacionado con la alta frecuencia de cáncer en esta zona. Un análisis de más de 20 tipos de cáncer demostró que estos exhiben una significativa aceleración de su edad por hipermetilación de su ADN. Estamos ante una nueva especie de reloj epigenético que determina la edad de nuestro cuerpo y la modificación de su patrón de metilación normal por causas externas (hormonas, alimentación, calidad de vida) puede acelerar este reloj. La alimentación parece ser crítica. Existen muchos compuestos que incrementan la metilación. Entre estos se encuentran muchos de origen vegetal como la naringenina, la genisteina y muchos otros de los llamados «productos naturales» de plantas. Es decir, la vida vegetariana no es tan inocua como se pensaba. Además de los productos contenidos en plantas, muchos contaminantes también pueden influir en la hipermetilación. Estamos pues en los albores de comprender un reloj epigenético que conecta la edad, el desarrollo y el cáncer. La próxima vez que alguien le diga que se le están acortando los telomeros o se le hipermetiló el ADN no se ofenda, es una manera políticamente correcta de decirle «viejo»… *Profesor Investigador del Centro Multidisciplinario de Estudios en Biotecnología, Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.


8 | 12 DE NOVIEMBRE DE 2 0 13 | C I E N C I A R I O | CAMBIO DE MICHOACÁN

FRONTERAS

Dentro de cuatro mil 500 millones de años el Sol generoso será mucho más rojo, mucho más grande y por lo mismo, ese habitante imaginario, lo sentiría mucho más caliente. Por las noches observaría madejas cósmicas de gas y polvo estelar, millones y millones de partículas del tamaño de moléculas formando velos nebulosos de diversos colores.

PÁGINA 4

tigar más”, concluye Bak. | Agencia SINC La concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanza un nuevo récord

Toby Jug Si en el futuro hubiera algún habitante sobre la Tierra con la capacidad de observar lo que pasa en el cielo, miraría todo de manera muy diferente a como lo hacemos nosotros. Dentro de cuatro mil 500 millones de años el Sol generoso será mucho más rojo, mucho más grande y por lo mismo, ese habitante imaginario, lo sentiría mucho más caliente. Por las noches observaría madejas cósmicas de gas y polvo estelar, millones y millones de partículas del tamaño de moléculas formando velos nebulosos de diversos colores. Serán, en efecto, electrones, átomos, iones, cadenas de carbono, moléculas de óxidos, silicio, calcio, titanio y otros, la mayor parte de ellos en forma de plasma: gas a temperaturas extremadamente altas. Desde luego, para esos momentos nuestro observador sería totalmente irreal, la vida como la conocemos se habrá extinguido desde hace tiempo. La temperatura en nuestro planeta alcanzará varios cientos de grados, tal vez unos miles. Nada será como lo conocemos hoy. Nuestra estrella estará muriendo. Su muerte será lenta y agónica, pulsará desde adentro porque no tiene más que ofrecer. Habrá consumido casi todo el hidrógeno de su núcleo: el alimen-

y la muerte del Sol Vicente Hernández

to que la mantenía viva, amarilla -casi blanca a nuestros ojos-, brillante. Para no desfallecer, echará mano del helio que formó con los hidrógenos que tenía en abundancia. Pero el helio es caprichoso, requiere temperaturas más altas para fusionarse y desprender energía;

únicamente ayudará a prolongar la agonía. Las pugnas internas entre los diversos materiales crearán caos, como un leve pero fatal malestar estomacal. Las presiones, desde adentro, intentarán inflar la esfera estelar; la gravedad, desde la superficie, comprimirá todo uni-

formemente. Será una lucha de fuerzas. Conforme pasen los miles de años, el Sol crecerá en tamaño y poco a poco se irá ganando el atinado nombre de gigante roja. Por dentro se parece a una cebolla con varios departamentos concéntricos y en cada uno hay elementos químicos de diversa especie. Las capas más externas se desprenderán como piel gaseosa en todas direcciones. Desde lejos, el espectáculo será hermoso: una nebulosa de tonos rojos, verdes y azules, cada uno representando gas y polvo con distintas propiedades, cada uno compuesto de diferentes materiales. Lo que ahora pasa en la nebulosa Toby Jug (nombre dado por su figura de tarro de cerveza), le pasará al Sol en un futuro muy lejano. Difícilmente para ese tiempo quedará algún rastro de plantas, animales o microorganismos. Nosotros mismos, la humanidad, podríamos haber encontrado un mejor lugar a dónde ir. Contemplaremos a la distancia la muerte del Sol. Centro de Radioastronomía y Astrofísica, Campus Morelia, UNAM.


Cienciario 12 Noviembre de 2013