Issuu on Google+

AFP

DOMINGO 25 de mayo de 2014 Año 4 N° 258

4-5 Û La herida que aún no se

cura: mar para Bolivia. 6-7 Û Perú optó por la Corte de La Haya.

Chile

REPORTAJES HACE UN REPASO A LA CONFLICTIVA HISTORIA DEL PAÍS TRASANDINO CON SUS VECINOS (PERÚ, ARGENTINA Y BOLIVIA).


2

25 de mayo de 2014

Beagle: Papa frenó la guerra

Ariel Basteiro Embajador de Argentina

CHILE SIEMPRE HA PROPICIADO UNA POLÍTICA EXPANSIONISTA”. Javier Murillo Excanciller

LA MEDIACIÓN PAPAL EVITÓ UN CONFLICTO BÉLICO QUE PUDO SER GRAVE PARA AMBOS PAÍSES”. Gustavo Aliaga Exdiplomático

Causas del conflicto

El embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, expresó que la causa del conflicto “estuvo relacionada con la interpretación de las Altas Cumbres, la teoría de cómo se divide la frontera, cómo determinar los límites”. Gustavo Aliaga, exdiplomático e internacionalista, en torno al Beagle dijo que a partir del año 1979 a

El país trasandino también tuvo problemas limítrofes con la Argentina en torno al canal de Beagle, que se resolvió con la mediación papal.

Archivo

CON LA INTERVENCIÓN PAPAL PUDO RESOLVERSE Y YA NO EXISTEN MÁS CONFLICTOS”.

Durante buena parte de los siglos XIX y XX Redacción Central los problemas limítrofes derivaron en conflictos bilaterales en esta parte del continente, aunque otros no pasaron de intentos y se resolvieron con la medicación papal. Es lo que ocurrió con el canal Beagle, que estuvo a punto de enfrentar a la Argentina y Chile. En la mayoría de los conflictos estuvo Chile con sus vecinos, además de la Argentina, con Bolivia y con Perú. El excanciller boliviano Javier Murillo atribuye este hecho a que “Chile siempre ha propiciado una política expansionista, de tratar de ampliar su territorio, de obtener recursos para financiar su desarrollo a costa de sus vecinos”. Para Carlos Mesa, expresidente y delegado boliviano para la causa marítima, “Chile es un país que ha tenido conflictos de límites serios con Argentina, Perú y Bolivia, que un país tenga conflictos con todos sus vecinos no es lo más frecuente”. Argentina y Chile tuvieron numerosos conflictos limítrofes, y a mediados de la década de los 70, estuvieron a punto de declararse la guerra. La situación se agravó después de que la Argentina rechazó el laudo arbitral de 1977 formulado por la corona británica, colocando a ambos países al borde de la guerra. Tampoco, según Wikipedia, las negociaciones directas lograron siquiera impedir el aumento de la tensión militar en la frontera. Justo en el momento en que en la Argentina el proceso de reorganización nacional se había decidido por la guerra, el papa Juan Pablo II comunicó a ambos Gobiernos que ofrecía su mediación.

Una vista del canal de Beagle, sitio del conflicto que se solucionó pacíficamente y se evitó una confrontación entre dos países vecinos.

DATOS Ô

La zona de controversia estaba delimitada por un polígono, llamado por su forma ‘El Martillo’. Ô

Argentina rechazó el laudo arbitral británico de 1977. Para evitar la guerra surgió la mediación del papa Juan Pablo II.

1984 se trabajó para buscar una solución a través de la mediación del Vaticano y la ayuda personal del papa Juan Pablo II. Hasta que el 29 de noviembre de 1984 Chile y Argentina firman el tratado en Roma. Aliaga refiere que el conflicto por las islas Nueva, Lennox y Picton tuvo su origen en la concepción argentina de que las mismas no se encontraban al sur del canal Beagle, pero finalmente se resolvió con el Tratado de Paz y Amistad de 1984, que dejó las islas bajo soberanía chilena. El Gobierno argentino, tras una consulta popular, aceptó la propuesta de la Santa Sede que reconocía la frontera trazada por el Laudo Arbitral en el canal Beagle, otorgaba las islas en la mitad norte del canal a la Argentina y las islas en la mitad sur y al sur del canal a Chile y otorgó derechos de navegación a

ambos países en casi toda la zona. Éste se ratificó finalmente el año 1985 y evitó un conflicto bélico que pudo ser grave para ambos países y para la región en su conjunto. Aliaga, excónsul de Bolivia en Buenos Aires, puntualiza que Argentina y Chile han podido solucionar igualmente otros problemas limítrofes, que los han llevado a los fallos arbitrales que demarcaron la puna de Atacama en 1889, los valles cordilleranos en 1902 y el valle del Palena en 1966. “Ambos países resolvieron todas sus diferencias, quedando pendiente sólo la demarcación de la zona de Laguna del Desierto en la zona austral. El tratado firmado en 1984 ratificó las normas sobre paz, amistad y renuncia a la fuerza, espíritu que sigue guiando las conversaciones sobre las cuestiones limítrofes pendientes. Aproximadamente hace ya


3

AFP

25 de mayo de 2014

30 años de que las relaciones diplomáticas están en un óptimo nivel de cooperación y relacionamiento”, según el exdiplomático. En tanto que el embajador Ariel Basteiro, al recordar ese episodio, dijo a Cambio que el conflicto ya está resuelto. “La Reina de Inglaterra había fallado con anterioridad a favor de Chile, pero la Argentina desconoció y protestó ante ese fallo. Por eso se estaban viviendo momentos de alta tensión, hasta que con la intervención papal pudo resolverse y ya no existen más conflictos en ese sentido”, El 5 de diciembre de 2008, las presidentas Cristina Fernández y Michelle Bachelet colocaron en Monte Aymond la primera piedra del monumento a la integración de los pueblos y gobiernos de la Argentina y Chile, conmemorativo de los 30 años de mediación papal.

La placa descubierta en el lugar dice: “Con el espíritu de hermandad que inspiró a nuestros Libertadores José de San Martín y Bernardo O’Higgins y en testimonio del encuentro de las Presidentas”. Al acto asistió el enviado especial del papa Benedicto XVI, el cardenal arzobispo de San Pablo, Pedro Scherer. De esa manera, con el Tratado llegó la paz y se disiparon todas las amenazas entre los dos países.

DATO | La

mediación del Papa en 1978 evitó la guerra entre los dos países.

Reclamos en la Antártida

El conflicto quedó resuelto, pero persisten los reclamos chilenos sobre la Antártida, que como explica Gustavo Aliaga es el continente situado en el interior del círculo polar antártico con un territorio cubierto de hielos de aproximadamente 14 millones de kilómetros cuadrados. El cuadrante sudamericano se caracteriza por comprender la Península Antártica y una gran cantidad de islas. Las pretensiones de posesión sobre las tierras antárticas datan del siglo XIX y principios del XX. En el cuadrante sudamericano existen grandes problemas por la superposición de pretensiones que en el resto de los tres cuadrantes donde la cuestión está mucho más clara y definida. En el cuadrante sudamericano en donde se superponen las pretensiones de Chile sobre parte

del sector pretendido por Argentina y las pretensiones de Gran Bretaña que abarcan todo el sector argentino y casi toda la reclamación chilena. El sector chileno va desde los 90° oeste, límite del cuadrante sudamericano hasta los 53° oeste. Gran Bretaña va de los 80° oeste hasta los 20° oeste, mientras que Argentina reclama el sector que va desde los 74° oeste hasta los 25° oeste. El Tratado de la Antártida y los acuerdos relacionados, colectivamente llamados Sistema del Tratado Antártico, afirma Aliaga, regulan las relaciones internacionales con respecto a la Antártida, el único continente de la Tierra sin una población humana nativa. Con la firma del tratado, las disputas territoriales de soberanía en la Antártida han perdido todo potencial peligro de generar incidentes o conflictos armados.

Las presidentas Cristina Fernández y Michelle Bachelet, con el papa Benedicto XVI, en el Vaticano, adonde fueron tras el fallecimiento del papa Juan Pablo II, en abril de 2005, que medió en el conflicto del Beagle.


4

25 de mayo de 2014

Mar para Bolivia, la abierta de la región Seis presidentes chilenos ofrecieron a Bolivia una salida libre, útil y soberana al Pacífico.

permite hablar, sin posibilidad alguna de error, que Chile tuvo una política de Estado entre 1880 y 1904 primero, y entre 1920 y 1983, después, de otorgarle o un puerto o una salida soberana al mar a Bolivia”, afirmó Mesa en el artículo. En efecto, el actual canciller de Chile, Heraldo Muñoz, escribió en 1986 el libro Las relaciones internacionales del Gobierno militar chileno, en el cual afirmó que el país trasandino, al apoyar la resolución de la Organización de los Estados Americanos (OEA) de 1983, “reconoció explícitamente” la existencia de derechos de Bolivia respecto a una salida soberana al Pacífico.

DATO | Políticos

e

intelectuales chilenos han expresado su apoyo al reclamo boliviano.

Bajo el acápite “Las relaciones de Chile con los países vecinos”, Muñoz le dedica una buena parte de su obra a los vínculos de Santiago con La Paz El actual Ministro escribió, en el tex to, que “una demostración cualitativa del aislamiento político de Chile es e apoyo sin precedentes recibido por Bo livia desde finales de los años 70 a su demanda para obtener una salida a Pacífico a través de un territorio chile no”, pese a que varios ocupantes de La Moneda gestionaron que el tema no sea tratado en foros internacionales. En esa medida, menciona lo ocurri do durante la Asamblea General de la OEA de 1983, que, a través de una reso lución, apoyada por la delegación chi lena, exhorta “a Bolivia y Chile a que en aras de la fraternidad americana inicien un proceso de acercamiento de reforzamiento de la amistad de los pueblos boliviano y chileno orientado a una normalidad de sus relaciones ten diente a superar dificultades que los separan, incluyendo, en especial, una fórmula que haga posible dar a Bolivia una salida soberana al océano Pacífico sobre bases que consulten las recípro cas conveniencias y los derechos e inte reses de las partes involucradas”.

Archivo

El Mercurio

Luego de varios años de diálogo con los gobierCambio nos de Chile, Bolivia anunció el 23 de marzo de 2011 su decisión de acudir a tribunales internacionales para solucionar su derecho a una costa soberana en el océano Pacífico. El 24 de abril de 2013, se concretó. Bolivia presentó una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en la cual solicita “que falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe con Bolivia un acuerdo pronto y efectivo que le otorgue una salida plenamente soberana al océano Pacífico”. Pero ¿qué fue lo que provocó este escenario jurídico? El 14 de febrero de 1879, fuerzas chilenas iniciaron la invasión a territorio boliviano, se apropiaron de 120.000 kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de costa y puertos. Con la

acción bélica cerraron el paso de Bolivia a su acceso soberano al mar, acto que sellaron con el impuesto Tratado de 1904, que apresuró a firmar Don Abrahm Konig, ministro plenipotenciario de Chile, en 1900. En 135 años transcurridos, Bolivia apeló a todos los mecanismos para encontrar una solución a su encierro, y sucesivos gobiernos del país trasandino realizaron una serie de ofertas que abrieron la posibilidad de devolver a los bolivianos una salida al Pacífico. Carlos D. Mesa Gisbert, el ex presidente y actual delegado boliviano para la causa marítima, recordó que desde 1895, “mediante documentos bilaterales, sea mediante documentos unilaterales de Chile, éste ofreció otorgar a Bolivia una salida libre, útil y soberana al Pacífico en nueve oportunidades” (Página Siete, 4 de mayo de 2014). Precisamente, en 1895, representantes de los Gobiernos de Bolivia y Chile firmaron el Tratado de Transferencia de Territorios, que disponía (de manera imperativa) el otorgamiento a Bolivia de un acceso libre y soberano al océano Pacífico. “Ese compromiso fue asumido por seis presidentes chilenos, lo que nos

Los dictadores Augusto Pinochet y Hugo Banzer protagonizaron el Abrazo de Charaña, del 8 de febrero 1975. Ahí se habló de la concesión de un “corredor” para Bolivia al norte de Arica.

El entonces canciller Alfredo Moreno visitó al ministro David Choquehuanca, en 2010.


25 de mayo de 2014

ia oie, a, o s a ns a a o, oe-

Muñoz indicó que la resolución, apoyada por Chile, “reconocía explícitamente la jurisdicción del organismo interamericano”, a lo que Chile siempre se había opuestos por considerarla un tema bilateral, pero además “reconocía la existencia de ‘derechos’ de Bolivia respecto a una salida soberana al océano Pacífico” y aceptaba la participación de un tercer país en un eventual diálogo. “Estos hechos documentados y suscritos por presidentes, ministros de Relaciones Exteriores o embajadores de Chile, después de la suscripción del Tratado de 1904, demuestran que esa nación reconoció reiteradamente que sí existe un problema pendiente con Bolivia y que en su propia lectura 1904 no marcaba la última palabra en un tema crucial, nuestro acceso al mar”, apuntó Mesa. Las voces para que se encuentre una solución definitiva no sólo se dan en territorio boliviano, sino también en Chile, en palabras de intelectuales y políticos. Uno de ellos, el líder del Partido Progresista y ex candidato a la presidencia chilena, Marco EnríquezOminami, señaló en reiteradas oca-

siones que es “sensato plantear una nueva diplomacia de Chile que supere el clímax que construyeron dos dictadores ignominiosos (Augusto Pinochet y Hugo Banzer), cuando acordaron una salida al mar para Bolivia a fines de la década de los 70”. En tanto, Claudio Gutiérrez Quintino, docente de Filosofía de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano de Chile, señaló que Bolivia asumió una decisión correcta al demandar a Chile ante la CIJ porque “no hay otra, no tiene otra porque lo otro era continuar con un diálogo dilatorio sin rumbo”. Mientras que Luis Vega González, del Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez (MPMR) y coordinador de las Casas Bolívar de Chile, señaló que “todos los gobiernos de la Concertación y de la derecha nunca han sido honestos con Bolivia”. “El neoliberalismo no escucha a los pueblos, usa el arte del engaño para ganar tiempo e imponer sus geopolíticas de subordinación al imperialismo”, afirmó al apuntar que “nosotros no vemos grandes diferencias entre los gobiernos de la Concertación y el de Sebastián Piñera”.

El agente boliviano ante la Corte de La Haya, Eduardo Rodríguez Veltzé, junto al presidente Evo Morales, el 14 de abril, en Holanda.

SECTORES SOCIALES DE CHILE PIDEN UNA SOLUCIÓN CONTEXTO Ô

El 17 de julio de 2006, Bolivia y Chile iniciaron un relacionamiento a través de la denominada agenda de los 13 puntos, que incluyó en el sexto el tema marítimo.

Ô

Antes, Bolivia y Chile activaron negociaciones en 1895, 1896, 1920, 1923, 1946, 1950, 1961, 1975 y 1987.

El ‘Encuentro por la unidad de los pueblos’, nada más que en el centro de Santiago de Chile, hizo un “compromiso con nuestros hermanos bolivianos, como chilenos, pero sobre todo como latinoamericanos, que haremos todo lo posible y lo imposible para que Bolivia logre al fin una salida marítima justa y soberana”. El compromiso está inscrito en parte del Manifiesto del Encuentro por la Unidad de los Pueblos, en el que participó el presidente Evo Morales, el 11 de marzo, luego de asistir a la posesión de la mandataria chilena Michelle Bachelet.

Bolivia perdió su cualidad marítima tras la invasión de fuerzas chilenas el 14 de febrero de 1879. Luego del asalto, Bolivia perdió 120.000 kilómetros cuadrados de territorio y 400 kilómetros de costa y puertos. Los asistentes señalaron que una salida “marítima para Bolivia es un hecho de justicia, de integración y reciprocidad entre pueblos que comparten una misma historia, que son parte de una misma tierra”. Instaron a la Presidenta “otorgar la salida al mar a nuestro hermano país vecino para avanzar en la necesaria integración latinoamericana”.

Archivo

e z a z. xa el ou al ea a

Gonzalo Jallasi

a herida n

La comitiva boliviana presentó el 24 de abril de 2013 la demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

5


6

25 de mayo de 2014

Perú encuentra solución en la CIJ La relación entre ambos países fue marcada por dos eventos trágicos para los peruanos: una guerra y la pérdida territorial. En una visita que realizó el historiador peruano Antonio Zapata a un museo del Ejército chileno —en 2008— tuvo que salir de un impasse por banderas peruanas capturadas durante la Guerra del Pacífico. Ahí frente a esas reliquias del conflicto bélico, el cronista observó la arrogancia de los militares del país trasandino, describe el periodista Emilio Camacho del diario peruano La República sobre las tensas relaciones entre Perú y Chile. En una entrevista que realizó Camacho al también doctor en Historia de América Latina por la Universidad de Columbia, Estados Unidos, el 19 de enero de 2014, se puede conocer cómo fueron las relaciones bilaterales entre ambos países desde la denominada Guerra del Pacífico. “No es que Chile sea como un demonio que siempre está fregando la pita, no, aparece un par de veces en la historia de Perú y de manera muy negativa”, señala Zapata. Además, detalla que la Guerra del Pacífico junto a la ocupación de los departamentos de Tacna y Arica marcaron la historia de las relaciones con el vecino del sur.

TENEMOS LA IDEA DE QUE ELLOS (CHILE) SÓLO HACEN LO QUE LES CONVIENE Y NO SE SOMETEN A LEYES INTERNACIONALES”.

Victor Hugo Chambi Ocaña

La guerra y sus secuelas

Zapata, quien además fue conductor del programa ‘Sucedió en el Perú’, de TV Perú, anotó que “los recuerdos que se tienen de la guerra son construidos durante el período de lucha por las provincias cautivas (Tacna y Arica)”, por lo que más allá de la ocupación, los saqueos y la crueldad de la guerra, la disputa de los dos departamentos está presente —en la colectividad peruana— con mayor fuerza. Desde lo ocurrido entre 1879 y 1883, los peruanos acuñaron una frase que fue utilizada por décadas,

Antonio Zapata Doctor en Historia en Perú

clioperu.blogspot.com

del máximo Tribunal de Justicia Internacional. “Ahora, en Perú el temor principal es si Chile cumplirá la sentencia y la rapidez con que lo hará”, esa es la postura que asumieron varios peruanos teniendo como antecedente las actitudes que tuvo Chile a lo largo de la historia; inclusive en las universidades de Puno, Arequipa, Cusco y Tacna manifestaban sus dudas de que Chile cumpla el fallo a cabalidad.

Gobierno y pueblo

La movilización de los trabajadores salitreros de Iquique, en 1907. Todo terminó en una masacre de los jornaleros.

“viva el Perú, muera Chile”, esto en respuesta a la postura chilena. “Todos los chilenos piensan que somos unos reclamones eternos por haber sido derrotados en la Guerra del Pacífico”, da cuenta Zapata.

La promesa incumplida

El Tratado de Ancón, que dio fin a la Guerra del Pacífico, en 1883 daba cuenta que la provincia peruana de Tarapacá pasaba a dominio chileno, mientras que Tacna y Arica estaban bajo administración del invasor por 10 años, transcurrido ese tiempo se debía convocar a un plebiscito para determinar si se quedaban con Chile o retornaban a Perú. “Tocaba hacerlo en 1894, finalmente se resolvió en 1929. Es decir, nos mecieron durante 30 años. Eso está muy metido en la

consciencia de los peruanos”, señala el historiador peruano. Con esa referencia, “no vemos a los chilenos como crueles sino como tramposos y abusivos. Tenemos esta idea de que ellos sólo hacen lo que les conviene y no se someten a leyes internacionales”, explica Zapata, quien asegura que hay “un difícil vínculo” entre ambos países y que fue puesto a prueba con el juicio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Dudas tras el fallo de La Haya

La entrevista, realizada el 19 de enero, una semana antes de la lectura del fallo de la CIJ por el diferendo del límite marítimo, da cuenta de la susceptibilidad que existe entre la población peruana por el cumplimiento de dicho dictamen

Si bien los gobiernos de Chile mostraron una actitud negativa hacía Perú, todo lo contrario ocurre al nivel de la población de los tres países involucrados en el conflicto bélico, refiere Zapata. “En la época de la lucha por recuperar Tacna y Arica, cuando no había relaciones diplomáticas, los únicos que mantenían contacto eran los obreros. Iban a congresos de uno o del otro lado”, rememora el catedrático en el Posgrado de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en Lima, capital del Perú. Otro acontecimiento que está presente en el imaginario colectivo es “lo ocurrido en 1907 (28 años después de la Guerra del Pacífico), cuando un grupo de obreros peruanos, chilenos y bolivianos fueron masacrados juntos por resistirse a levantar una huelga en Iquique”,


Juan Carlos Cejas Diputado del MAS movimiento social que reclamó mejores condiciones laborales a las salitreras inglesas. Existen otras acciones que realizaron las colectividades peruanas y chilenas de manera conjunta, “un combinado de fútbol, peruano-chileno, allá por los años 30 hizo una gira por Europa”, detalla Zapata, para quien “parece que en Perú las izquierdas son antichilenas porque asocian a Chile con una especie de subimperialismo” o subordinado al imperialismo británico y norteamericano.

Política de distorsión

Para el diputado boliviano Juan Carlos Cejas, miembro de la Comi-

sión Legislativa de Seguimiento a la demanda marítima boliviana, lo ocurrido con Perú a lo largo de la historia es parte de esa política de distorsión que mantienen las autoridades chilenas. “Chile siempre estuvo con una política de distorsión y dilatación, no busca soluciones, los últimos años se notaron mucho más, aun tienen una política más soberbia, más prepotente”, manifestó el legislador. Al igual que lo ocurrido con Perú, ahora Chile “no quiere reconocer lo que Bolivia reclama, ese derecho que tiene de retornar al mar como el mundo lo vio nacer”, sostuvo el diputado y abogado potosino.

PLAN DE CHILENIZACIÓN DE ARICA Y TACNA TRAS LA GUERRA DEL PACÍFICO En 1883, Chile y Perú firmaron el Tratado de Ancón, que entre sus puntos indicaba realizar un plebiscito para definir si Arica y Tacna se quedaban con Chile o retornarían a Perú. Las autoridades chilenas comenzaron un plan de chilenización “para asegurarse los territorios para sí”, señala Juan Vásquez en su libro Visión del Siglo XX. El Estado chileno intervino en las organizaciones privadas y públicas de la zona utilizando como ejes a la escuela fiscal,

el servicio militar y la labor de la Iglesia Católica. Perú recurrió a las autoridades eclesiásticas y sacerdotes peruanos, las escuelas privadas y los diarios para frenar los planes del gobierno chileno. Mientras se desarrolla el diálogo bilateral, el plan continuó más allá de los 10 años previstos. El plebiscito nunca se realizó y fue en 1929 que un acuerdo con mediación de Estados Unidos decide el retorno de Tacna al Perú y Arica se queda en Chile.

El fallo de la CIJ, con sede en La Haya, emitido el 27 de enero de 2014, que define los nuevos límites del territorio marítimo entre Chile y Perú.

CONTEXTO Ô

Chile sostuvo una guerra con Perú y Bolivia en 1879. Tras cuatro años se firmó el Tratado de Ancón, que dio fin al conflicto. Ô

En Perú se recuerda la promesa incumplida del plebiscito por Tacna y Arica, además del plan de chilenización. Ô

A diferencia de las autoridades, los pueblos mantienen una estrecha relación.

24horas.cl

CHILE PRETENDE DESCONOCER EL DERECHO INTERNACIONAL, PRETENDIÓ DESCONOCER EL TRATADO DE BOGOTÁ”.

www.eldia.com.ar

25 de mayo de 2014

Pueblos indígenas de Chile y Perú en un ritual de Año Nuevo. Fue en el punto de Concordia el año 2014.

7


8

25 de mayo de 2014

Chile perdió presencia

AFP

El partido de Michelle Bachelet reconoció esta situación en la etapa electoral y hoy trata de revertir el escenario.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, acudió al Congreso de su país el 21 de mayo.

Unos días antes de que Michelle Bachelet asumiera la presidencia de Chile (el 11 de marzo de 2014) por segunda vez, se divulgó el plan de gobierno que ella presentó para las elecciones de 2013, bajo el título “Chile de todos”. Es un documento de cerca de 200 páginas, de medidas que en la actualidad está aplicando Chile y del cual el 21 de mayo dio un extenso informe, durante su primera cuenta pública ante el Congreso de su país. En el acápite Relaciones Exteriores, la Concertación, que postuló a Bachelet, al realizar un diagnostico del escenario diplomático, señala que “Chile ha perdido presencia en la región” y que “sus relaciones vecinales son problemáticas, se ha impuesto una visión mercantil de nuestros vínculos latinoamericanos y se han ideologizado las opciones de inserción externa”. Por ello indican que “nuestro país debe recuperar su papel de promotor activo de la convergencia regional, confirmando su compromiso con una política de integración regional activa y vinculante”. Pero ¿cómo hará realidad este escenario? El acceso al océano Pacífico es el eje de su estrategia, pues consideran que “Chile está en condiciones de desempeñar un rol de vínculo entre las economías de ambas orillas del Pacífico, aprovechan-

do las fuertes relaciones comerciales que tenemos en la región, así como nuestra extensa red de tratados de libre comercio”. En esa dirección se apunta a que “Chile debe consolidar su condición de ‘país puerto’ y ‘país puente’ entre las naciones latinoamericanas del Atlántico Sur y el Asia Pacífico”. Para el excanciller Armando Loaiza este giro que está asumiendo el gobierno de la mandataria Michelle Bachelet no necesariamente busca desmercantilizar sus vínculos con sus vecinos, sino afianzar su acercamiento. “Uno de los puntos más importantes de la nueva política exterior que ha promovido la señora Bachelet es darle un impulso a su relación bilateral, esto lo refleja la primera visita que hizo, luego de asumir la presidencia, a Argentina, donde habló con Cristina Fernández y, además, alista un viaja a Brasil”, comentó. Sobre la relación de Argentina con Chile, indicó que ambos lograron resolver los cerca de 22 problemas limítrofes de manera pacífica. En tanto que la relación de Perú con Chile, el exministro la definió como “privilegiada y de integración muy grande”, porque han superado un problema histórico de más de 70 años, con un fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que, sin embargo, no fue de mucho agrado de las autoridades chilenas, pero que debe cumplirlo.

Cambio

La CIJ concedió a Perú un “triángulo exterior” que hasta el 27 de enero de este año era chileno con su vértice a partir de las 80 millas náuticas: alrededor del 70 por ciento de lo que aspiraba según la demanda que presentó en 2008 en una región pesquera muy rica. Según Loaiza, este antecedente es lo que lleva a Chile a poner en debate la posibilidad de presentar una excepción de competencia ante la CIJ respecto al proceso que le inició Bolivia, el 24 de abril de 2013, para obligarle a negociar de buena fe una salida soberana al océano Pacífico. “Cuando se habla de territorio y soberanía, Chile es muy susceptible”, resume el excanciller. Bachelet, durante su primera cuenta pública que realizó ante el Congreso chileno, señalo que su Gobierno hará un “cuidadoso estudio” de la demanda boliviana contenida en la memoria que el presidente Evo Morales presentó el 15 de abril de 2014, a fin de “resguardar los derechos esenciales de Chile conforme a los lineamientos de una política de Estado que caracteriza el actuar de nuestro país”. El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, señaló el 21 de mayo que el tema del mar es central en la relación con Chile, país en el que, dijo, se observan “dudas, ambigüedades y contradicciones” para enfrentar el proceso en la Corte de La Haya.

CONTEXTO Ô

Chile vuelve la mirada a la región y quiere priorizar los bloques de integración.

El expresidente Sebastián Piñera priorizó la Alianza del Pacífico.

La demanda boliviana ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya centra la atención de la diplomacia chilena.

AFP

AFP

Ô

Los magistrados de la Corte de La Haya emitieron su fallo sobre el litigio Perú-Chile el 27 de enero de 2014.


Reportajes 25-05-14