Page 1

JUEVES 14 de junio de 2018

esquina Parque Nacional Madidi, gigantesco reservorio natural de Bolivia. Integra los distintos climas, temperaturas, tierras, y tiene más de 8.000 especies registradas, varias recién descubiertas. Bolivia destaca esa exuberancia rumbo a los World Travel Awards.

Centro Cultural Albor

Y

PÁGINAS 10-11

Teatro boliviano en Atenas LA PUESTA EN ESCENA DE BOLIVIA DIEZ EN ESCENARIOS DE SUIZA Y POSTERIORMENTE EN GRECIA CONTÓ CON LA CÁLIDA ACOGIDA DE UN PÚBLICO QUE CONOCIÓ EL PAÍS A TRAVÉS DE ESA REPRESENTACIÓN. Y

A 90 AÑOS DEL NACIMIENTO DEL CHE Y

PÁGINA 16

PÁGINAS 8-9

LA XIX FIL EN SANTA CRUZ, ENTRE ENCUENTROS LITERARIOS Y LIBROS Y

PÁGINAS 6-7


esquina

–2– jueves 14 de junio de 2018

Cine

ESTRELLAS

Adiós a Eugene Gayson Primera chica Bond Claudio Sánchez *

H

ay en el cine una frase clásica, una forma de presentarse que es inconfundible, y ésta no nace con el personaje que la dice, sino con la coprotagonista que lo provoca. En una escena de Dr. No (1962) sucede uno de los diálogos que deja para la eternidad la forma de presentarse de uno de los personajes más representados en los últimos 60 años. Es entonces cuando Eugene Gayson, interpretando a una hermosa mujer, pide durante un juego —en el que está perdiendo— subir la apuesta. A esto un caballero muy elegante le dice: “Admiro su valentía…señora”, a lo cual ella responde: “Trench, Sylvia Trench. Y yo admiro su suerte señor”. Para continuar con un: “Bond, James Bond.” Eugene Gayson interpretó a Sylvia Trench en la primera película de Bond y de esta manera pasa a ser la primera chica Bond de todos los tiempos. Gayson falleció —a los noventa años— el 8 de junio y deja para el cine algo más que una linda frase, este adiós permite reflexionar sobre una época y también sobre las formas de representación de la mujer en la gran pantalla. Las chicas Bond son funcionales a la trama de cualquier película del Agente 007, muchas veces por las historias de amor que viven junto al protagonista, como por su condición de femme fatale, aunque no necesariamente sean malas o buenas, sus características suelen ser más bien indeterminadas y variables entre película y película. En honor a la fórmula de James Bond, las chicas Bond no son una y única dentro de cualquier filme, son más bien las mujeres que figuran como coprotagonistas, donde están aquellas que son las conquistas de Bond, la chica mala, y en las más de las veces también existe una que puede ser su asistente o ayudante. Frente a este panorama se reconoce que Bond está siempre entre mujeres, aunque su protagonismo sea relativo, y “las chicas” suelen ser más bien elementos decorativos. Bond es un personaje sexista, las películas que él protagoniza gozan de este halo machista, ‘las chicas’ son sin duda la más visible de las referencias a esto, aunque no sean las únicas, son las más obvias y también las más celebradas por la industria y los mecanismos de reproducción de discursos que incluso rayan en la misoginia. El adiós a Eugene Gayson es una oportunidad para reflexionar sobre cómo se ha visto —se sigue viendo— a la mujer en la pantalla grande. * Crítico de cine

esquina DIRECTOR

Delfín Arias Vargas EDITOR GENERAL

Rolando Carvajal Vargas

JEFE DE REDACCIÓN

COLABORADORES:

Ramiro Ramírez Simons

Homero Carvalho Oliva Claudio Sánchez Pablo Cingolani Aitor Arjol

PERIODISTA

Jackeline Rojas Heredia jadelheredia@gmail.com


–3– jueves 14 de junio de 2018

Libro RELATOS

Microcuentos bolivianos publicados en Suiza El arte de expresar en pocas palabras el universo de una vida.

L

os minicuentos de los autores bolivianos Edmundo Paz Soldán y Homero Carvalho Oliva fueron incluidos en una antología sobre la microficción latinoamericana junto a grandes autores, como Jorge Luis Borges, César Vallejo, Mario Benedetti, entre otros. Las mininarraciones o microrrelatos están editados e impresos en español y alemán. La obra destaca el minicuento Evolución, de Carvalho, y Las dos ciudades, Ispahan y La familia, de Paz Soldán. La producción nacional literaria será destacada también en el X Congreso de Minificción ‘Vivir lo breve: nanofilología y microformatos en obras de arte’, que se realizará en el Centro latinoamericanoSuizo: Universitat St. Gallen. Información proporcionada por gentileza del cantautor nacional Willy Claure, embajador marca país de Bolivia.

LA FAMILIA Edmundo Paz Soldán Soy inocente, yo no maté a mi padre-exclamó mi hermano, desesperado, apenas escuchó la sentencia. Me acerque a él, intenté infundirle ánimo, le dije que yo le creía (y era verdad: tenía la certeza de que no mentía), pero mis palabras eran vanas: su nuevo destino estaba sellado. Apoyó su cabeza en mi pecho, lloró. Fui a visitarlo todos los sábados por la tarde, durante veintisiete años, hasta que falleció. En el velorio, al mirar su precario ataúd desprovisto de coronas y recordatorios, sentí por primera vez el peso amargo del remordimiento.

Los autores Homero Carvalho y Edmundo Paz Soldán.

esquina


esquina

–4– jueves 14 de junio de 2018

Prosa LÍRICA A UN ÁRBOL

Nacimiento de un mollar Si lo miras bien, si lo sientes profundo, rompe el dique absurdo de la redundancia, de la autorreferencia masoquista. Pablo Cingolani

U

n mollar está creciendo cerca de mi casa. La tenacidad de los molles volverá a ser puesta a prueba y no dudo que su insistencia vencerá y tendremos un nuevo mollar, un nuevo y bendecido mollar, en este mundo agreste de río Abajo. Es de verse a los pequeños molles, ya se elevan a más de un metro del suelo seco y pedregoso de los barrancos. Hay uno, más crecido, que ya pinta arbolito. Las lluvias aluvionales del verano hicieron su tarea y fertilizaron el abismo: los molles se multiplicaron como los panes, como los peces, como un milagro. Ése es el fondo de la verdad vegetal, eso es lo que late. Milagros inesperados, milagros cotidianos, milagros desconocidos. El nacimiento de un mollar es un milagro que desmiente el efecto de la realidad o el efecto de la falta de realidad donde se inscribe el devenir contemporáneo. Nuestro tiempo está signado por un síndrome de abstinencia de la naturaleza — los hombres han sido forzados a alejarse, a romper el lazo— y eso desató la maldad del desarraigo. El desarraigo es el lugar donde ya no hay milagros. Entonces se impone una cultura donde los molles, el nacimiento de un mollar, carece de cualquier significado: no es, ni siquiera, un dato. Y te juro, por el dios de los montes, nacieron cinco nuevos molles. Esa disociación demencial con el entorno vuelve invisibles a los molles y, sin embargo, ellos están ahí, ellos resisten la hostilidad, ellos con su insistencia, su vehemencia vegetal afir-

Molles en crecimiento.


–5– jueves 14 de junio de 2018

Molle viejo.

esquina

man esa identidad, esa lucidez de la f lora, ese apego del mundo a su origen, a su mística, a su propia piel, al deseo de ampararnos, a la voluntad de proveernos de motivos para que recuperemos la vastedad de la mirada, la hondura del sentimiento. “Mejor que pares y mires a tu alrededor/ Aquí viene, aquí viene, aquí viene, aquí viene/ Aquí viene tu decimonoveno ataque de nervios”, ¿te acuerdas de esa canción de los Stones? La escribieron hace 50 años y la verdad es que no aprendimos nada. ¿Estamos todavía a tiempo? Sí, sin dudas: hay nuevos molles creciendo, está naciendo un mollar y esto no tiene retorno: echa a volar la poética del cosmos y la tierra danza. Y aunq u e el acontecimiento parezca mínimo, está tan colmado de dicha y de lírica que si lo miras bien, si lo sientes profundo, rompe el dique absurdo de la redundancia, de la autorreferencia masoquista, de la no-salida, del hastío, de la culpa. Cinco nuevos molles han nacido y están reforzando la gracia del mundo, el fervor, la pasión, su encanto. Cinco nuevos molles son toda la medicina que necesitamos para curar el dolor y evitar el vigésimo ataque de nervios. Cinco nuevos molles, tan sólo eso. Río Abajo, 30 de mayo de 2018 *Escritor argentino


esquina

–6– jueves 14 de junio de 2018

Ensayo RESUMEN

FIL Santa Cruz, de monstruos, poetas y microcuentos Cuba, el país invitado, trajo una nutrida delegación de autores. Homero Carvalho Oliva*

E

l domingo a la medianoche, los libreros, las editoriales y los escritores independientes guardaron sus libros en cajas, baúles y mochilas. Algunos prometían verse en agosto en la FIL de La Paz y en octubre en la FIL de Cochabamba, otros hablaban del próximo año. Muchos se quejaban de que este año no vendieron muchos libros y que apenas habían cubierto los alquileres de los estands. Esperemos que al año nos vaya mejor, decían los verdaderos libreros y editores, esos que aman su oficio. Junto con el público también llegó el sur, como todos los años; el frío espera que se inaugure la FIL para campearse por los pabellones. La FIL cruceña es grande, este año se dieron cita 97 expositores, 50 escritores extranjeros, junto a más de 180 nacionales y se presentaron más de 100 libros. El país invitado fue Cuba, que trajo una gran delegación de autores. Solamente falté tres días a la cita anual, uno de ellos porque fui invitado a presentar la obra de Jorge Suárez en la Manzana Uno, junto a la historiadora Paula Peña y Álvaro García, vicepresidente del Estado Plurinacional. En la compañía de amigas y amigos lectores y escritores recorrí los pabellones, visité los estands, conversé con editores, libreros, escritores, poetas, ensayistas y, por supuesto, escuché a colegas en sus respectivas presentaciones. También presenté algunos libros de escritores amigos; como anécdota personal le cuento que un libro mío que tenía que presentarse nunca llegó, se extravió en algún lugar de La Mancha. Como siempre recibí muchos libros de obsequio, intercambié otros, compré algunos, incluso uno de Antonio Gramsci que venía en una caja con polera incluida.

LOS ENCUENTROS LITERARIOS FUERON LO MÁS DESTACADO Los escritores invitados de honor fueron Margo Glantz, octogenaria escritora y ensayista mexicana, junto a Sami Nair, filósofo y politólogo argelino, quienes tuvieron su propia agenda de conferencias. Sin embargo, creo que las grandes protagonistas de la FIL Santa Cruz fueron las escritoras, cuya presencia fue muy estimada en los principales eventos. El festival de poesía, por ejemplo, este año fue dedicado a poetas mujeres, entre las que podemos destacar a Lina de Feria (Cuba), Andrea Cote (Colombia), Verónica Zondek (Chile), Laura Yasan (Argentina), Chary Gumeta (México) y las bolivianas Matilde Casazola, Vilma Tapia, Norah Zapata, Marcia Mogro, Camila Urioste, Blanca Gar-


–7– jueves 14 de junio de 2018

esquina

nica, Gigia Talarico, Alejandra Barbery, Claudia Vaca, Fanthy Velarde y Silvia Rosza, además de otras jóvenes que participaron en otros eventos, como el encuentro del colectivo Liberoamérica, que reunió a las jóvenes poetas Isabel Suárez, Daniela Lu Gonzales, Melissa Sauma, Marcia Mendieta, Lucía Carvalho, Joanna Victoria, Albanella Chávez y otras. El II encuentro de narrativas estuvo dedicado a ‘nuestros queridos monstruos’, tema que también sirvió de inspiración para el pabellón infantil que, sin duda alguna, marca la diferencia con otras ferias por la gran cantidad de actividades que concentra para los pequeños. En este encuentro, además de Margo Glantz, hay que destacar la presencia de María Negroni, quienes junto a las bolivianas Magela Baudoin, Giovanna Rivero, Rosario Barahona y Liliana Colanzi hicieron mayoría frente a seis narradores. Por primera vez en Bolivia se realizó un encuentro de microficción, en el que participaron narradores de Perú y Bolivia; hasta Santa Cruz llegaron los peruanos Mario Guevara y Rony Vásquez, quienes junto con los bolivianos Eliana Soza, Waldo Varas, Miguel Sequeiros, Sisinia Anze, Sandra Velasco, Jorge Kalaf y Miguel Sequeiros, motivaron a estudiantes con sus pequeñas historias y su experiencia en este género. Para mí fue muy grato conocer a Mario y a Rony, extraordinarios narradores peruanos. La sala José Martí, donde se desarrolló el encuentro, estuvo colmada de jóvenes. El periódico La Razón, de Lima, Perú, destacó este encuentro entre lo mejor de la FIL Santa Cruz 2018.

NUEVAS VOCES, MISMOS ÁMBITOS Entre tantas presentaciones, la mayoría de escritores reconocidos que lo hacen todos los años, de los cuales ya se ocupó la prensa, vale la pena mencionar los libros de las nuevas generaciones: Áticos sonoros, de Micaela Mendoza; Haikus y otros drinks, de Waldo Varas; Catalina y su ángel, de Nahomy de la Zerda; Antología poética-narrativa del Colegio de la Sierra, compilación de Pablo Carbone; Fiesta equivocada, de Lucía Carvalho; Flores de invierno, de Ángel Veizaga; Incendio bajo el agua, de Claudia Vaca (una presentación muy emotiva); Antología macabro festín, varios autores; El latido de mis huellas, de Ramiro Jordán; Eufi, de Bárbara Antelo, y Días de mermelada, de Mariana Ruiz.

CREAR NUEVOS PÚBLICOS

Lleno total en el cierre de la FIL en Santa Cruz.

Se gasta mucho dinero para traer a destacados escritores internacionales y nacionales, sin embargo no asiste una buena cantidad de público a sus conferencias y encuentros; la mayoría de las veces la mitad de los asistentes fueron los propios escritores y/o poetas invitados, algo está fallando. Quizá la organización de la FIL no está agotando los esfuerzos para generar un nuevo público, pocos jóvenes van a los encuentros. Habría que establecer convenios con colegios y universidades para que acudan a determinados eventos, no solamente dejarlos ingresar de manera gratuita. Los poetas y narradores invitados podrían brindar charlas literarias o dirigir talleres en la propia FIL. He sido testigo de que, cuando nos invitan a festivales y ferias en el exterior, nos encanta que nos organicen este tipo de eventos culturales. Como afirma un amigo librero: la FIL Santa Cruz ha crecido, ahora se trata de fortalecerla. *Escritor, poeta y gestor cultural


esquina

–8–

jueves 14 de ju

Teatro Integrantes de Albor en Grecia.

REPRESENTACIÓN

Teatro Albo obra Bolivi

El elenco prepara tres obras para e

I

nicia la escena con una marcha guerrera de príncipes aymaras cubiertos con hojas de coca como máscaras, el yatiri, con lagañas de perro que le permiten ver a las almas de los muertos entre los vivos, inicia su relato. Es el elenco teatral Albor de Bolivia que se trasladó a Grecia, donde a través de una pieza teatral narra un trozo de historia nacional, la anhelada llegada del jach’a uru (día grande). Un hombrecillo a la usanza actual, con una máscara de seis ojos, representa el cielo, la tierra y las profundidades. El yatiri, relator de la obra o quizá deidad aymara se coloca en los ojos las lagañas del perro para ver a los muertos, muertos que viven en la historia boliviana y que cobran vida en la obra teatral, compuesta por cinco bloques, con unidades narrativas autónomas e independientes, pero relacionadas y articuladas entre sí por un mapa del tiempo, que es la historia de Bolivia. El yatiri se ubica en 1932, en la disputa de la Guerra del Chaco, que enfrentó a Bolivia con Paraguay. Tomasito Mamani es obligado a estar en una lucha que no es la suya, primero lucha contra la sed y quizá su victoria es el reencuentro con la Pachamama; al tío de la mina hay que darle coca, alcohol y serpentina, el tío de la mina hasta puede hacer justicia. La obra también deambula por la revolución de 1952, la nefasta época de las


–9–

unio de 2018

esquina

Una representación de la llegada del jach’a uru.

or presentó la ia diez en Atenas

el Festival de Pequeño Teatro, que se desarrollará en julio. dictaduras orquestadas por el Plan Cóndor y finalmente concluye con el levantamiento del pueblo alteño, en octubre de 2003. Hace 20 años que el centro Albor es el espacio en el que muchos jóvenes desarrollan su creatividad y practican el teatro a 4 mil metros sobre el nivel del mar, la representación se convierte en una pasión sin límites que no conoce fronteras y que les permitió llegar a escenarios inimaginables, como la capital de Grecia, la ciudad de Atenas. Previamente, Albor realizó una gira por Suecia, donde sumó 14 presentaciones de la obra Bolivia diez en nueve ciudades del país nórdico. Sin embargo, fue Atenas la ciudad donde el elenco alteño debutó con éxito entre el 19 y 20 de mayo. El primer día, hizo la puesta en escena de Bolivia diez en el café Horizontes y el segundo en el Teatro Évros, cuyo nombre traducido al español quiere decir adelante, cuya sala puede albergar a 250 personas. Ambos espacios rebasaron su cupo.

El arte permite una conexión especial que va más allá de la diferencia de idiomas o de culturas.

Fue la primera vez que un grupo teatral boliviano se presentó en Atenas. “¿Un grupo de Bolivia en Grecia?, decían asombrados, actuamos en un horario inusual, a las nueve de la noche, las ganas de mostrar la cultura, el arte y a nuestro país, a través del teatro, fue nuestra misión y lo logramos”, narró Willy Flores, director de Albor. “Desde El Alto con amor, los demás integrantes del elenco, familias y público ovacionaron al teatro Albor. En la ciudad griega existen 200 salas teatrales, en esa ciudad se respira cultura, hay grafitis en las calles, estuvimos en Acrópolis, en los espacios donde nació el teatro, la filosofía occidental, una ciudad linda, blanca, que se parece a Sucre, y al fondo el mar y nosotros los llokallas alteños emocionados desde los pies hasta el corazón”, compartió emocionado Flores. La delegación teatral estuvo integrada por: Rosario Cárdenas, Leticia Guarachi, Willy Flores, José García y Fausto Cárdenas. Bolivia diez, que será estrenada próximamente en el país en agosto, es la tercera obra del repertorio de Albor que se presenta en Europa, la primera fue Otra vez Miguel (2008), de la autora sueca Astrid Lindgrens, que también logró el Premio Nacional de Teatro Peter Travesí en 2010 en la ciudad de Cochabamba, y la segunda incursión fue con Las Venas Abiertas de América Latina, presentada en Suecia y Dinamarca (2009), del escritor uruguayo Eduardo Galeano. El teatro Albor adquirió prestigio porque se presentó decenas de veces en otros escenarios del país con su obra Tupaj Katari, en la que intervienen 130 actores. Asimismo, hace 10 años reponen de manera permanente la adaptación teatral Las Venas Abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano, con la cual llegarán a la presentación 1.000 el presente año. El Centro Albor, con 20 años de trabajo artístico en las ciudades de El Alto, La Paz y desde inicios de 2018 en Viacha, aporta a la formación en el arte poético y teatral en niños y jóvenes, el trabajo de los artistas alteños es transgresor y está guiado a la defensa de los derechos humanos.


esquina

– 10 – jueves 14 de junio de 2018

Turismo ATRACTIVOS

Madidi, el paraíso de Bolivia Un lugar que presenta todos los pisos ecológicos existentes y variedad de hábitats diversos.

Jackeline Rojas Heredia

¿

Sabía usted que entre las especies de serpientes existe una con el nombre de coral boliviana y que es extremadamente venenosa? Bolivia, a través del Ministerio de Culturas y Turismo, promociona la exuberante belleza del Parque Nacional Madidi, un lugar que integra pisos ecológicos, especies endémicas tanto en flora como fauna y que hace poco tiempo fue calificada por los científicos de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (Wildlife Conservation Society-WCS) como el Mayor Reservorio Ecológico del Planeta. Los expertos descubrieron nuevas especies de mamíferos, aves, plantas y mariposas, y dijeron que el “Madidi es un lugar donde el Amazonas se encuentra con los Andes”. Sin embargo, recordaron que reservas ecológicas como el Parque Manu de Perú o el Parque Nacional Yasuní de Ecuador aún superan al Madidi en la cantidad de anfibios y reptiles, sin descartar que queda todavía mucho por estudiar y descubrir. Los resultados del estudio realizado desde 2015 en 15 sitios del Madidi, por un equipo del WCS e integrado por profesionales bolivianos en el proyecto que se denominó Identidad Madidi, establecen la existencia de 8.524 especies documentadas, de las que 1.362 no se registraron antes. Sin embargo, se aclaró que ningún estudio o registro puede ser definitivo y que se prevé que el parque albergue cerca de 12.000 especies. Entre los hallazgos que podrían ser útiles para ampliar los conocimientos científicos se hallan 124 especies y ocho subespecies, como la rata espinosa, la lagartija cola de látigo y una especie de orquídea.


– 11 – jueves 14 de junio de 2018

esquina

Mosquero real o atrapamoscas.

Estos resultados ya fueron difundidos por el mundo, existen reportajes como el publicado por The New York Times que destacan la enorme biodiversidad del país. En otras publicaciones se enfatiza en la necesidad de que la población boliviana conozca lo que posee y promueva acciones y políticas destinadas a la conservación y protección de la riqueza ecológica existente. Actualmente, Bolivia adquirió notoriedad entre los organizadores del certamen internacional World Travel Awards, conocidos como los premios Oscar en el área del turismo, y fue nominada en 10 categorías, entre las que destaca ‘Mejor destino verde del mundo’ y ‘Mejor destino natural’, pero más allá de lograr las mencionadas nominaciones, ya se coordinan acciones entre el Viceministerio de Turismo y el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap). También se resalta que el parque alberga alrededor de 19 pueblos indígenas originarios, los que se constituyen en “aliados naturales” para la conservación y protección de las especies, además de que forman parte de la riqueza que promociona la existencia de las culturas vivas en el país. Para participar en la votación mundial en apoyo a Bolivia se debe ingresar a la página https://www.worldtravelawards. com/register#googtrans/en/es y emitir un voto en las 10 categorías o las que el público considere merece el país.

Jaguar y peces que aún se estudian.


esquina

– 12 – jueves 14 de junio de 2018

Literatura Sobreviviente

CLÁSICO UNIVERSAL

El Robinson y la literatura de los naufragios Náufrago, isla y naufragio. Los tres principales elementos de una fugaz visión descrita que permanecieron en nuestra literatura. Aitor Arjol*

U

na isla desierta. Un hombre desaliñado y con el sol marcado en las costillas otea el horizonte. Se ha puesto la mano en la frente a modo de visera para no dejarse encajonar por el exceso de luz radiante y pesada del mediodía. En el pecho le cuelga un viejo arcabuz asido a una correa negruzca y dos bolsos de similar índole cargados de pedernales y pólvora, respectivamente. Registra el infinito en toda su extensión. En busca de alguna señal manifiesta. Alguna goleta que por casualidad registre la isla en los hilos de su travesía. Cualquier gesto o atisbo de civilización. El hombre lleva casi un año repitiendo cada dos o tres días la rutina de revisar concienzudamente el paisaje del océano, aquejado de soledad y el frecuente vuelo de pájaros y raras aves, algunas de las cuales le sirven de acompañamiento en una dieta, severa al principio por el desconocimiento del medio y después profusa en pescado, marisco, algunas leguminosas que tuvo la oportunidad de cultivar por su cuenta y la carne de unos extraños roedores del tamaño del gato de la abuela Margaret, según recuerda en sus ratos libres, de cuando el gato arañaba la cancela del jardín para llamar la atención o mantener las uñas afiladas. Pero de momento no surge novedad alguna en el extraño horizonte de aquel marinero preso de la soledad. Demasiado tiempo incluso el vuelo de una mosca que para cualquier habitante de Londres pasaría desapercibida y aquí, sin embargo, se transforma en un juego matemático de parábolas, brisa caliente y porcentajes en cuanto a las posibilidades de que el insecto se pose en tal o cual parte del ramaje. Sombra sobre sombra. Eso piensa. Pero finalmente, el náufrago se levanta de su improvisado asiento y rehace el camino de vuelta a su escueta cabaña. A un lado de la puerta de entrada al habitáculo yace una alargada mesa construida con piezas de madera de distinta índole y al lado de lo que pareció ser un cabrestante, descansa la sombra de un sextante, la tapa de una brújula que alguna vez señaló el norte y restos de otro reciente hallazgo, pues ayer la marea había devuelto un remo partido y un cofre cerrado a cal y canto. Náufrago, isla y naufragio. Los tres principales elementos de una fugaz visión descrita que han permanecido en nuestra literatura hasta el presente. Casi todos los teóricos y lectores conocen esta literatura como sinónimo de Robinson que in-


– 13 – jueves 14 de junio de 2018

esquina

clusive el Diccionario de la Real Academia de la Lengua define como “hombre que en la soledad ajena y sin ayuda llega a bastarse a sí mismo”, en clara alusión a la obra Robinson Crusoe, escrita por Daniel Defoe, en 1719. Una narración de la que su autor poco podría sospechar que con el tiempo acabaría siendo considerada como la primera novela de aventuras, así como el punto inicial de una saga de robinsones de toda procedencia y circunstancia, en el afán de que cada país quería tener su propio Robinson particular, así como las particulares recreaciones que del mismo personaje harían otros escritores de renombre, incluso en la actualidad. En efecto, el escritor inglés era un exitoso comerciante inglés, en una época y contexto donde las aventuras oceánicas, las exploraciones marinas y la búsqueda de territorios estaban a la orden del día. De la misma forma, una incipiente clase media dedicada al comercio también pensaba en dotar de una educación alternativa a sus hijos. Es el caso de Daniel Defoe, quien había escuchado la historia real de un marinero llamado Selrik, al que habían abandonado en la isla de un archipiélago asilado en mitad del océano Pacífico y que sobrevivió durante cuatro años hasta que lo rescataron y regresó a Londres convertido en toda una celebridad para curiosos y profanos. Daniel Defoe se basó en aquellos hechos para escribir Robinson Crusoe en apenas dos meses y con el propósito inicial de enseñarle a su hijo cómo salir frente a las adversidades. La acogida de la novela fue espectacular y terminó dando origen a una interminable lista de robinsones. El propio Rousseau escribió un tratado pedagógico en el que además de motivar a los niños a que aprendieran por sí mismos a partir de su propia concepción del mundo, añadía que Robinson Crusoe sería la única obra que recomendaría a su pupilo. En Alemania, Joachim Heinrich Campe escribió El nuevo Robinson, en 1779, aunque más bien adaptado a un propósito más moral y religioso. En España la novela de Daniel Defoe había sido prohibida por la Iglesia Católica y tuvo que ser el fabulista Tomás de Iriarte el que diera entrada a la versión de Campe. En 1812,

Imagen sobre Crusoe.

Rudolf Wyss posibilita la publicación de una versión suiza, ‘el Robinson suizo’, protagonizada por una familia al completo. Incluso en 1852, la escritora canadiense Catharine Parr Traill también sucumbió a la misma moda y escribió un Robinson canadiense. O el propio Julio Verne, que aportó dos novelas a la saga: Escuela de Robinsones (1882) y, sobre todo, Dos años de vacaciones, en la que esta vez naufraga toda una legión de niños en una isla llamada Chairman, en la que tendrán que salir adelante haciendo uso de notable ingenio. *Autor español.


esquina

– 14 – jueves 14 de junio de 2018

lírica

POESÍA LATINOAMERICANA

De la obra: Botellas de náufrago El autor explica que bajo este título integra cinco libros de versos. Julio Carmona

3

Yo tendría que estar entre los muertos o rodeado de estiércol o excremento para creer que el mundo es un recuerdo y el sueño una presencia in crescendo. ¿De qué me sirve el mágico silencio aupado en un solícito misterio, acaso para hacer en mis adentros una misa a mí mismo con sahumerio? Si de belleza suma estoy repleto: dentro y fuera de mí (aunque haya cercos de púas que la aíslan de mis dedos), por ella y por su libre desempeño me contagio de cólera y de pueblo y en sus alas creadoras me rebelo.

4

Yo no apruebo a esa rueda de Los drones porque a lo real convierte en pacotilla; yo prefiero el Viaje a la semilla incluso que a La nube en pantalones, mas no aplaudo sin más a los simplones (que pueden ser despojo en carretilla), pues, en esta impredecible pesadilla, sé muy bien lo del oro y los ladrones. Poner los pies en tierra es el asunto sin, a fardo cerrado, alzar sus rumas: en cada pizca en polvo sumo puntos para salir en vuelo de la bruma. La realidad acopia el contrapunto y todo aquello que no resta, suma.


– 15 – jueves 14 de junio de 2018

5

Una copa de vino fuera premio para el que sed de gloria apura en vano, pero no para el que, in corpore sano, denuncia corruptelas en el gremio. Hasta un gigante ha de sentirse enano si se confunde su ímpetu bohemio con los arrestos de un payaso abstemio que alardea u ostenta su desgano. Vítores clama el que confunde gestos con convicciones, ínfimos reclamos con destrucción de reinos descompuestos. Para saberse libre de todo amo no basta con poner rostro molesto porque el camino es mucho más que el tramo.

6

¿Quién habrá de leer después de escrito el verso último de este soneto? tal vez el otro que es mi yo secreto o yo mismo que soy el tú infinito. Ahí estaré despierto en mi agonía o viviendo en mi paso avejentado; pero en cada lectura vendrá el día reeditando sus ecos no olvidados. Y volveré a ser el mirador y admirador de cánticos perdidos que repiten el mundo y rededor, si todo tiene vida: hasta el olvido, no quiero ser el último en leerme para en quien sea todavía serme. Hay noticias que esperan su pintura, su pentagrama y hasta su escultura porque son expresión de lo que dura o, más quizá: la voz de la criatura. ¿Quién si no el sol hace esa maravilla, creando el único oro que no brilla y que así como el árbol tiene astillas tiene savia y también tiene semilla…? El oro de la humana hermosura la que es de ojos y manos arenilla, y que de sueños hace agricultura como de inopias hace pacotilla. Toda poesía es social y es pura: la más difícil y la más sencilla. *Escritor peruano

esquina


esquina

– 16 – jueves 14 de junio de 2018

Homenaje OBRAS

Ernesto Che Guevara, a 90 años de su nacimiento Para hablar de un líder primero hay que conocerlo, estudiarlo, leerlo, oportunidad que brinda la Biblioteca Laboral, dependiente del Ministerio de Trabajo. J.R.H.

D

e estar vivo, el Che habría cumplido hoy 90 años. Ernesto Rafael Guevara de la Serna nació el 14 de junio de 1928 en Rosario, Argentina. Médico de profesión, visitó Bolivia, por primera vez, el 26 de julio de 1953 como ‘mochilero’ junto a un compañero. El país dejó en él impresiones fuertes debido a los acontecimientos recientes por los que atravesaba en la década de los 50. Ernesto retornó en 1966 ya con una misión de dirigir la guerrilla que propiciara cambios trascendentales en el gobierno boliviano que posteriormente sean replicados en otros países del continente suramericano. Llegó a La Paz el 3 de noviembre de 1966 con un pasaporte a nombre de Adolfo Mena González, tres días después instaló su primer campamento y base de operaciones en Ñancahuazú. Mucho se ha dicho y escrito sobre este personaje, reconocido por unos como ‘héroe’ y por otros como una persona que equivocó el rumbo de su vida, pero nadie puede negar que Ernesto Che Guevara vivió y actuó en consecuencia a los ideales en los que creía y por los que luchó hasta el momento de su asesinato (9 de octubre de 1967), 24 horas después de que el batallón de soldados Rangers de Bolivia lo capturara. Se dice por ejemplo que parte del fracaso de su misión se debió a la falta de información sobre lo que ocurría en Bolivia y la falta de contacto con organizaciones sociales, como los mineros. Sin embargo, a más de 50 años de su muerte, su vida, su pensamiento y su lucha se repiten intermitentes, y si bien el hombre está muerto le sobrevive el mito y la leyenda. Muchas celebraciones se replican en Cuba, Argentina y Bolivia, sobre todo esta semana. Pero la mejor manera de conocer, comprender y saber los detalles sobre el Che, sus acciones y sus aliados es leer, y la accesibilidad a esa información hoy más que nunca es ‘pan comido’ a través de la producción de la

Libros editados y publicados por la Biblioteca Laboral.

Biblioteca Laboral dependiente del Ministerio de Trabajo, que editó y publicó las obras: Mi campaña junto al Che: Inti y Coco combatientes; Ernesto Guevara: obras escogidas; Andares del Che en Bolivia, por Carlos Soria Galvarro, y otros que pueden descargarse con facilidad y en formato PDF sólo ingresando a la web de la institución o bien adquirirlo de forma gratuita en las instalaciones del Ministerio, en la ciudad de La Paz, mientras hoy muchos cantarán y repetirán entre susurros o a viva voz....¡Aquí se queda la clara, la entrañable transparencia de tu querida presencia comandante Che Guevara!...

La Esquina 14-06-18  
La Esquina 14-06-18  
Advertisement