Issuu on Google+

JUEVES 1 de diciembre de 2016

esquina

MNA

Lenguajes gráficos en Bolivia, una historia de imagen y texto La Fundación Patiño presenta una recopilación de las diversas formas de comunicar a través de palabras, figuras, dibujos, fotos, ilustraciones y demás expresiones relacionadas con el arte, la música, el cine y cuanto existe. Y PÁGINA 15

Dar y recibir se proyecta en arte EL PROYECTO CURATORIAL REVELA LA HERENCIA PREHISPÁNICA. SON PRACTICANTES DE LA RECIPROCIDAD QUE COMBINAN SU DEVOCIÓN A LAS DEIDADES DE LA NATURALEZA Y LAS DE LA RELIGIÓN COLONIAL. Y

AGRICULTURA, LA GÉNESIS DEL MATRIARCADO Y

PÁGINAS 4-5

PÁGINA 8-9

EL POZO, UN RELATO QUE REAFIRMA QUE SIN AGUA NO HAY VIDA Y

PÁGINA 6-7


esquina

–2– jueves 1 de diciembre de 2016

Cine FILMES Y DIRECTORES CON LA LETRA ‘Q’

El cine boliviano: de la A a la Z La ‘Q’ rememora al líder Marcelo Quiroga Santa Cruz y un mediometraje aymara. Claudio Sánchez (*)

Q

ati Qati, susurros de muerte: bajo la responsabilidad de Reynaldo Yujra (actor protagonista de La Nación Clandestina, Jorge Sanjinés) y el Cefrec (Centro de Formación y Realización Cinematográfica), en 1999 se realizó este mediometraje que adapta una leyenda aymara y la ficcionaliza respetando su idioma original. Una película que merece especial atención a la hora de pensar en ‘otro’ cine boliviano, más allá de las salas comerciales de exhibición y los circuitos urbanos alternativos. Quiroga San Martín, Cecilia (19602014): realizadora y productora, gestora del audiovisual en Bolivia fue directora ejecutiva del Consejo Nacional del Cine (Conacine) en la gestión 19961998. Entre sus producciones se destacan: A cada noche le sigue un alba (1986), Intensos fulgores (1988), Epílogo (1990), entre otras. Durante el período de la Asamblea Constituyente coordinó la realización del registro audiovisual de este momento histórico para el país. Quiroga Santa Cruz, Marcelo (1931-1980): recordado líder socialista, fue también novelista y tuvo un breve pero fructífero acercamiento al cine en Bolivia. A mediados de los años 50, luego de la revolución de abril del 52, Marcelo dejó Bolivia para radicar en Santiago de Chile. Allí, en 1955, junto con Enrique Arnal y Fernando Montes, quienes también residían ahí, entabló una profunda amistad y juntos realizaron algunos cortometrajes con una cámara Kodak de 16 mm. El tiempo de estos primeros experimentos estaba sujeto a la duración de los rollos de película. Según Arnal, el primer corto que hicieron “fue en una estación de trenes y filmamos la llegada de un tren”. Cierta inclinación al cine por parte de Marcelo se puede rastrear en las publicaciones que hizo y su trabajo al interior de la revista ProArte, por ejemplo, o en algunos

ejemplares de la revista Guión, páginas donde se promovía el arte y la cultura, dando especial énfasis a las películas que se exhibían en la cartelera regular, como también, y con mayor atención, a la programación del Cine Club Luminaria, del cual Quiroga fue también animador en los primeros años de la década del 50 en La Paz. El Combate (1959) —su corto más importante— es el registro de una pelea de gallos, riña que tiene como figuras centrales a un gallo blanco y uno negro, y como protagonista a un niño que observa cómo el negro le gana al blanco, pero la película permite una segunda versión onírica inversa, gracias a la imaginación del niño en la que gana el gallo blanco. La otorgación de valores a los gallos, el registro documental de la riña y una posible ficcionalización de ciertos pasajes que el niño interpreta acercan el corto al neorrealismo italiano. *) Crítico de cine

El líder socialista es recordado en una faceta distinta, como un enamorado del cine.

esquina DIRECTORA

Carmen Miranda Castillo EDITOR GENERAL

Oscar Alarcón Ticona JEFE DE REDACCIÓN

Ernesto Calizaya Flores

EDITOR DE LA ESQUINA

COLABORADORES:

Oscar Alarcón Ticona alarcon16alarcon@gmail.com

Homero Carvalho Oliva Ramón Rocha Monroy Luis Oporto Ordóñez Cancio Mamani Pablo Cingolani Víctor Montoya Claudio Sánchez

PERIODISTA

Jackeline Rojas Heredia jadelheredia@gmail.com


–3– jueves 1 de diciembre de 2016

esquina

Poesía HOMENAJE

A Fidel dedico este mambo El alma de un hombre puede sentirse a través de las letras que forman su nombre. Amado y odiado, pero jamás ignorado. Pablo Cingolani (*)

Sublevaste los corazones, Fidel Y hasta las piedras bailaron La historia, esa maga, ya te absolvió Cuando abriste sus puertas Y por allí entraron los yerberos Los pescadores, los descalzos La historia ya te absolvió, compañero Cuando volviste a Cuba Esa isla brava, esa isla martiana Una patria, una inspiración, un faro. (*) Escritor argentino


esquina

–4– jueves 1 de diciembre de 2016

Saberes y conocimientos DESPATRIARCALIZACIÓN

La agricultura que le La integración de pueblos y sociedades tiene como raíz un intercambio de roles no impuestos, solo necesarios para la humanidad. Cancio Mamani López

E

n la primera época de la humanidad los seres humanos eran nómadas. ¿Qué es nómada? El término nómada permite hacer referencia a aquel que va de un lugar a otro sin establecer una residencia fija. En el comienzo de la humanidad la totalidad de los pueblos era nómada y se dedicaba a la pesca, caza y recolección de frutos. En los tiempos nómadas, el hombre iba a cazar y a recolectar frutos, o sea la alimentación de la mujer y de las wawas dependía del hombre, de ahí el patriarcado familiar. La mujer se dedicaba exclusivamente a cuidar los hijos e hijas. En el Hemisferio Austral o Sur del planeta Tierra o en los Andes ocurría lo propio implícitamente: “La recolección y selección de plantas silvestres, como alimento del hombre itinerante o nómada, se dio en la etapa inicial del poblamiento, entre los años 20.000 a 10.000 años a.C.”(Ciro Hurtado Fuertes, 2000).

LA MUJER ASUME EL MATRIARCADO Luego viene una época matriarcal, podríamos decir. ¿Por qué? Porque la mujer inventa la agricultura y la ganadería, por eso ya tiene más poder que el hombre. Lo que el hombre recolecta, frutos, y caza con sacrificio, ya no tenía mucha importancia, porque la mujer domestica las plantas

y animales; en consecuencia ya hay suficiente alimento. Ésa es la génesis del matriarcado. ¿Cuándo y cómo inventa la agricultura y ganadería? Cuando la mujer que se queda en un lugar esperando que el marido llegue con los granos, como se acostumbra. La mujer observa detenidamente y a través de la observación ve caer algunos granos del bulto que carga el hombre; además, se da cuenta que siempre había algunos granos caídos en el camino por donde pasaba el marido y, claro, colige: esos granos eran semillas. La mujer continúa con la observación y ve que esas semillas caídas empiezan a crecer y dar fruto. Ella veri-


–5– jueves 1 de diciembre de 2016

esquina

da poder a la mujer El período neolítico, cuando ya existía la ganadería y la agricultura.

fica esta realidad una y otra vez, y se proclama como inventora de la agricultura. A partir de ese momento surge el matriarcado familiar (Carmelo Corzon Medina). A este gran descubrimiento de la agricultura por la mujer la ciencia lo denomina agricultura incipiente o domesticación inicial de plantas entre los 8.000 a 200 años a.C., en los Andes.¿Cómo se domestica a los animales? Ocurre que los animales hambrientos se acercan a los campos cultivados para comer las plantas brotadas mediante la agricultura. La mujer los atrapa y los domestica y así también ya tiene la carne. Según los estudios, el proceso de domesticación de animales se iniciaría entre 7.000 y 6.000 años a.C. en los Andes (Ciro Hurtado Fuertes. 2000). Una mujer Ésa es la razón y el realiza un porqué del matriartrabajo imcado, porque el homportante en bre ya no tiene que ir el agro. a cazar ni a recolectar, porque ya conoce la agricultura y la ganadería. Ahí nace el sedentarismo. ¿Qué es sedentarismo? En su significado original este vocablo se refiere al establecimiento definitivo de una comunidad humana en un determinado lugar. Hablamos

siempre del sexto sentido de la mujer. ¿Qué es el sexto sentido de la mujer? Como madre tiene que pensar cómo va a sobrevivir el hijo, ésa es la razón por la que Darwin dice que la mujer aplica la selección natural. Esto quiere decir que la mujer no solamente se enamora, dejándose llevar solo por el sentimiento instintivo, sino prevé el futuro, elige (selecciona) quien es el tipo que va a ser padre de sus hijos. “El hombre muchas veces se equivoca: solo ve que la mujer es muy bonita y no examina mucho. Pero, ¿por qué la mujer tiene más cuidado? Porque es el pedestal de la familia, es más consciente, más reflexiva, sabe que toda la humanidad depende de ella. Entonces ve necesario tener estrategias para la comunidad y para su familia. En la casa, la mujer nos guía, nos hace dar cuenta de una cantidad de cosas que los hombres no percibimos. “¡Caramba, si no consultas con tu pareja te puede ir muy mal!”, dicen los sabios viejos. ¿Por qué?, porque la mujer, por su naturaleza maternal, tiene otra visión de la vida y el instinto de conservación más desarrollado que el hombre. Ésa es la razón por la que se habla de ese sexto sentido o cualidad netamente femenina para preservar la especie, cuidar la naturaleza y poblar la tierra con éxito. (*) Jefe de Unidad de Antropología y Promoción de Saberes y Conocimientos del Viceministerio de Despatriarcalización.


esquina

–6– jueves 1 de diciembre de 2016

Ensayo ANÁLISIS Y REFLEXIÓN SOBRE UNA HISTORIA

El Pozo

El agua que da la vida, el elemento indispensable que se halla en recuerdos, sueños y hasta en las pesadillas más profundas del ser humano. Víctor Montoya

C

uando era niño y aún vivía en una población minera donde las familias se abastecían con pocos litros de agua, como en las aldeas del desierto, tenía que ir al pozo, carente de bomba y de piletas, que estaba en las afueras del pueblo, muy cerquita de un matadero de reses, donde los humanos parecían compartir con los animales el agua turbia y contaminada que no venía por una tubería ni saltaba por un grifo, sino que brotaba desde las mismísimas entrañas de la Pachamama. Todas las mañanas y tardes, luego de llegar de la escuela, tenía que ir al pozo, agarrado de dos baldes que mi madre compró al precio de uno. Por lo tanto, lo que empezó siendo una obligación familiar, terminó siendo una costumbre que formaba parte de mi existencia cotidiana. Si bien es cierto que despertar temprano para ir por agua no era lo más placentero, es cierto también que no me daba pereza, sobre todo, cuando pensaba que el agua era tan elemental como el aire que respiraba.

EN ROMERÍA Apenas ocupaba mi puesto en la fila, llena de recipientes de diversas formas, tamaños y colores, veía a mujeres y niños dispuestos a llenar, a fuerza de brazos y pulmón, los recipientes con el agua del pozo, que no tenía brocal ni polea. En los rostros de la gente, de piel deshidratada y curtida por las inclemencias del altiplano, se dibujaba una ligera sonrisa, como si el pozo fuese un santuario donde la gente acudía en romería a cualquier hora del día. Escuchar el sonido del agua, ver los borbotones en la roca, era motivo de enorme alegría, como si el simple hecho de tener acceso a él fuese sinónimo de tener acceso a la vida. Algunas veces, mientras avanzaba en la fila, empujando mis baldes con los pies, me daba la impresión de que la vida se sucedía como el agua que brotaba de las rocas y fluía por las quebradas del río, donde hasta las piedras parecían refrescarse del abrasante sol de la mañana; otras veces, me imaginaba que las rocas sudaban gotas de agua y que las gotas caían con una melodía lejana, en medio de una topografía árida y pedregosa. La tierra que rodeaba al pozo era seca y polvorienta. Solo en épocas de lluvia era húmeda y hasta quedaban estampadas las huellas de los caminantes, quienes llevaban a cuestas sus pesadas cargas de agua, ya sea en bidones de plástico o en latas de alcohol y manteca, convertidas en verdaderas cisternas por el ingenio de los hojalateros más humildes del pueblo. El agua del pozo era insípida, turbia y estaba plagada de parásitos que, casi de manera inevitable, se metían en los recipientes como lombrices y microbios de extrañas anatomías. Las paredes laterales del pozo, hechas de greda y granito, estaban cubiertas de algas y musgos, mientras en el fondo croaban las ranas y nadaban los renacuajos como un enjambre de pececillos cabezones. En el pozo era fácil constatar que las aguas están llenas de microorganismos.


–7– jueves 1 de diciembre de 2016

esquina

No en vano las primeras formas de vida aparecieron en las turbulencias del mar, en las corrientes del río y en las profundidades del lago; un reino en el cual todavía sobreviven una variedad de peces, mamíferos y anfibios, aparte de las plantas acuáticas que parecen monstruos mecidos por los flujos y reflujos.

LAS ENFERMEDADES

El pozo casi seco y contaminado.

El agua del pozo, según supe después por testimonios de mis vecinos, era el principal causante de las enfermedades intestinales que aquejaban a los pobladores. Claro está, cómo no iba a serlo, si no era agua filtrada ni potable. Además, para el colmo de los pesares, algunas personas hacían sus necesidades solo unos metros más allá del pozo, convirtiendo el agua que brotaba de las rocas en un líquido fecal que luego desparecía como serpiente grisácea entre las piedras del río. Apenas llenaba mis baldes, con la sensación de un beduino que encuentra un oasis entre las dunas del desierto, me retiraba del lugar y regresaba a casa por el mismo sendero cubierto de grava. Acarrear el agua, bajo sol o bajo sombra, era un trabajo que nos tocaba a los niños y a las amas de casa, quienes, como en todo pueblo carente de alcantarillas y agua potable, eran las aguateras que iban y venían del pozo batiendo mantas y polleras. Parecían hormigas avanzando contra las ráfagas del viento y fantasmas envueltas por las corrientes del frío. Yo caminaba a paso lento y seguro en procura de llegar a casa con los baldes llenos de agua porque el agua en aquel pueblo, como en un lejano desierto, era un tesoro apreciado por todos. Perder gotas de agua en el trayecto, por un simple descuido o un tropezón indebido, era como perder perlas que se esfumaban en la tierra apisonada o se evaporaban bajo un sol calcinante. De algún modo extraño y sin que nadie me lo explicara, estaba consciente de que los baldes de agua servían para beber, lavar la ropa, fregar las vajillas, lavar las frutas y verduras; lavarme las manos, los pies y la cara. Quizás por eso ahora, que soy mayor y vivo en una ciudad donde se desperdicia el agua a raudales, tanto en la cocina como en la ducha y el lavabo, me duele hasta el fondo del alma porque yo sí sé lo que implica no tener agua potable en casa; este elemento vital que, por desgracia, es cada vez más escaso en los países más pobres de este pobre planeta. (*) Escritor y pedagogo


esquina

–8– jueves 1 de diciembre de 2016

Arte MUESTRA INÉDITA EN EL MUSEO NACIONAL DE ARTE

La herencia prehispánica esp se refleja en el ar

La devoción interactúa con la concepción espiritual básica d en igual proporción recibe. La fe por las imágenes católicas e diálogo con la Pachamama. Jackeline Rojas Heredia

D

on Donación_Entre la Devoción y el prestigio es un amplio trabajo curatorial, investigativo e histórico sobre la concepción de la reciprocidad, el Dar y Recibir, concepto heredado de civilizaciones antiguas prehispánicas como la de Tiwanaku y otras que habitaron en lo que hoy es Sudamérica y Centroamérica. La exposición, que se abre a partir de mañana viernes en el Museo Nacional de Arte (MNA), integra fotografías, pinturas, videos, performance y una variedad de invitaciones y objetos realizados por los devotos en una muestra de fe y poderío material y social. El sentido de la vida, de relación en las épocas de la historia y durante la conformación de grupos sociales tiene una base común en el respeto a las divinidades de su elección, sean santos, advocaciones marianas, cristos en combinación y diálogo con las creencias ancestrales a la Pachamama, un sincretismo manifestado en expresiones de arte que a lo largo de los años se constituye en patrimonio.

LA RECIPROCIDAD La curadora del MNA, Fátima Olivarez, explicó que el concepto de la reciprocidad, “todo lo arqueológico, católi-

Mientras más se dé, más se tiene. La filosofía que permite la integración social estrecha y leal.

Imagen realizada a devoción de un donante que dejó también su figura plasmada en el

Devotos que desfilan con imágenes pe-


–9– jueves 1 de diciembre de 2016

esquina esquina

piritual rte

de que lo que uno da está en permanente

Invitación para participar en la gran fiesta del Señor del Gran Poder.

co tiene que ver con el trabajo, la obra, la creación, en devoción y agradecimiento (…) tratamos de componer todo ese significado en un solo hilo conductor a través de la muestra. Ese sentido de reciprocidad de dar y recibir se ha comunicado de tal manera que por supuesto las manifestaciones culturales de personas de fe se constituyen en una representación fiel, viva de ese sentimiento, y eso podemos verlo hoy en las celebraciones que se realizan en devoción al Señor del Gran Poder y la danza de la morenada”, dijo. En pinturas de arte e incluso imágenes que provienen desde el siglo XIV o más adelante el siglo XVIII, XIX existen santos o advocaciones marianas en las que se representa a la Virgen como personaje central, pero generalmente a la derecha o a la izquierda se plasma la figura de los devotos (como se ve en la imagen central de la página) y a veces van uno a la derecha y otro a la izquierda en representación del Chacha Warmi. En referencias bibliográficas, según Olivarez, se halló que el donante muchas veces es un niño representado al pie de la imagen, “es algo extraordinario que no tenemos en nuestro contexto y que se da sobre todo en obras de México y Colombia”, comentó.

EL PRESTE En la observación a las expresiones culturales se evidencia que la realización de prestes en pueblos y ciudades se constituye en una “costumbre” urbana y popular, pero que también refleja el Dar y Recibir, porque el preste es dar por un tiempo hasta que el turno le llegue al otro. La ofrenda o regalo va en beneficio de todos los devotos. Las fiestas en el campo se hacen generalmente en devoción a Tata Santiago, San Antonio, Virgen de Copacabana, Virgen de la Natividad, y otros. En las ciudades, el preste representa también una inversión económica con el fin de demostrar su agradecimiento devocional y su seguridad o poder económico a través de una fiesta caracterizada por la música, el baile, invitación de alimentos y otras costumbres, dependiendo de los mitos, ritos y costumbres de la familia o la comunidad. El preste y la realización de la fiesta en sí es un derroche sin límites que se expresa desde la misma invitación realizada por los pasantes o por las agrupaciones de fraternos. Esto se observa con mayor claridad en la Fiesta del Señor del Gran Poder, donde cada grupo busca demostrar además de fe su superioridad.


esquina

– 10 – jueves 1 de diciembre de 2016

Cosmovisión ANÁLISIS CONCEPTUAL

Freddy Ehlers, ministro del Buen Vivir, de Ecuador El buen vivir, concepto traducido al quechua como sumaj kausay, es el homónimo del vivir bien boliviano o sumaj qamaña, en aymara. Por Ojo de Vidrio

E

n nuestro país, donde la clase media tiende a politizar cuanto toca, se suele decir que el vivir bien es un invento del MAS, pero el vivir bien es un concepto antiguo en el tiempo y dilatado en el espacio, y tampoco es solamente un concepto andino, pues abarca no solo la sabiduría de mayas, aymaras, quechuas y guaraníes, sino que se extiende por el Lejano Oriente —China, Japón, India, los países orientales—, por África, Oceanía, Norteamérica y América Latina. Desde el Renacimiento, la cultura occidental se desapegó de este concepto al plantear el predominio de la razón, del hombre sobre la naturaleza y la comunidad y del capitalismo como fin del desarrollo lineal. Sin embargo, hay grandes sectores de población en Europa y Estados Unidos que reflexionan el tema y llegan a la conclusión de que el desarrollo económico y el consumismo no conllevan la felicidad, un concepto que ellos usan como nuestro vivir bien. Bután, en el Extremo Oriente, nos sorprendió con la creación de un Ministerio de la Felicidad, que supera los indicadores económicos del desarrollo humano propuestos por la ONU, que en breve consisten en el acceso a los servicios públicos. En Bután tienen un índice de


– 11 – jueves 1 de diciembre de 2016

esquina

felicidad, que sustituye al de desarrollo humano, para consultar al espíritu y no solo al cuerpo. En otras palabras, tener acceso a los servicios públicos y al consumismo no conlleva felicidad porque éste es un concepto espiritual. Recordemos que de niños no nos bañábamos sino cada sábado, y eso, no teníamos dinero aunque la despensa estaba razonablemente llena, y no de carne sino de grano, papa y fruta. Por entonces se ejercía la solidaridad, la reciprocidad entre vecinos y la complementariedad con los miembros de la comunidad. Y entonces éramos felices: no hay nadie que conozca que recuerde mal esa época de la vida. Sin embargo, hoy que tenemos acceso a obras de infraestructura y equipamiento, que vivimos en grandes urbes y podemos comprar un carro no somos felices.

¿CUÁL ES LA RESPUESTA QUE DA FREDDY EHLERS? Es un hombre inagotable que pasó durante un cuarto de siglo por el periodismo televisivo, que fue ejecutivo de organismos multilaterales, que fue ministro de Turismo de Ecuador y hoy es Secretario del Buen Vivir. Como tal ha editado un libro de cuentos y valores para niños ecuatorianos y una ref lexión sobre el buen vivir, que es un texto sencillo y útil para todas y todos, rurales y urbanos, cultos e incultos, letrados e iletrados. En buenas cuentas, Freddy Ehlers dice que Ecuador se ha llenado de hospitales, carreteras, obras de infraestructura y equipamiento, pero ha llegado la hora de cambiar al ser humano. Sus palabras nos vienen como anillo al dedo ahora que la clase media urbana letrada no tiene ojos ni oídos para ver las numerosas obras del proceso de cambio porque todo lo ha politizado y en cambio no ha enriquecido su condición de ser humano, cosa que nos concierne a todos, oficialistas y opositores. Para sorpresa nuestra, no es solo Bután el país preocupado por la felicidad, es decir, por el vivir bien. También los Emiratos Árabes, que tienen un desarrollo económico acelerado, han creado un ministerio de la felicidad para su población y están estudiando las experiencias de Bután, América Latina y otros países sobre el vivir bien para adoptarlo. Con esto están retomando una línea que es frecuente en la Constitución de Estados Unidos en 1776, en la Declaración francesa de 1789, en las Constituciones de Quito, la Gran Colombia y Cádiz y el discurso de Bolívar en el Congreso de Angostura, todas de principios del siglo 19. Todas esas fuentes aluden a la felicidad como la máxima obligación del Estado, pero a inicios de la década de los 40, desde que se tradujo al inglés la Teoría del Desenvolvimiento Económico de Schumpeter, comenzó a sustituirse el debate de la felicidad por el del desarrollo, y al cabo la ONU adoptó este debate y el Banco Mundial le dio sustancia técnica cuando era un concepto político que dividía a los países en subdesarrollados y desarrollados, en ambos casos según alcanzaran la industrialización y la suficiencia económica como base de la felicidad. Tan equivocados estaban que hoy tenemos que lamentar el cambio climático, la contaminación, la escasez de agua y otros abusos contra la Naturaleza cuyos principales protagonistas son el desarrollo capitalista y el capital transnacional, que determina qué gobiernos deben sostenerse —aquellos que ignoran el concepto de soberanía— y cuáles deben caer —aquéllos que defienden los recursos humanos y naturales como propiedad de cada Estado y no del capital transnacional. El vivir bien es pues un concepto muy antiguo y muy lato, muy extendido en el tiempo y el espacio y, por tanto, no es hechura solamente del proceso de cambio, sino que es una tendencia universal que hunde sus raíces en el pasado originario de cada civilización y pone en evidencia los atentados del desarrollo capitalista contra la naturaleza y la comunidad. Eso es parte, solo parte de lo que dijo Freddy Ehlers en una entrevista que tuve el honor de hacerle antes de que viaje a Toro Toro, donde hubo un primer encuentro internacional sobre el vivir bien al cual asiste asimismo el ministro suizo y numerosas delegaciones internacionales. Todo ha sido organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, a cargo de David Choquehuanca.


esquina

– 12 – jueves 1 de diciembre de 2016

Remembranza Tapa del calendario Bristol para el año 2017.

ENSAYO

El pintoresco y mágico Bristol Un folleto cuya información influyó e influye en varias generaciones. Se encuentra en puestos de venta del país. Homero Carvalho Oliva

T

odos los años, en estas fechas, me dedico a buscar el almanaque pintoresco de Bristol. Hace unos días encontré, en un puesto de revistas de la plaza 24 de Septiembre, de Santa Cruz de la Sierra, el correspondiente para el año 2017. “Calculado expresamente para el Estado Plurinacional de Bolivia”, dice en la tapa en concordancia con el nombre adquirido en el año 2009. Debo reconocer que desde niño me llama la atención este folleto, con su decimonónica tapa color ladrillo que lleva impresa el retrato de Cyrenius Chapin Bristol, su fundador, que luego fue tomado por la compañía Lamman&Kemp Barclay, que lo publica ininterrumpidamente desde 1832. El almanaque de Bristol, invariablemente, contiene valiosa y erudita información, muy necesaria para la vida diaria, por ejemplo sobre los eclipses; sobre los mejores días para pescar tanto en aguas saladas como en dulces, así como de las mareas. Gracias al Bristol me entero que en el 2017 del calendario gregoriano los musulmanes estarán en el 1418 y los israelitas estarán el año 5779. En lo que se refiere a las fiestas móviles la información es precisa y uno puede enterarse de cada una de ellas. Lo que siempre me pareció excepcional y mágico son los cómputos eclesiásticos y muchas veces tuve que recurrir a los diccionarios y a las enciclopedias para descifrar los significados de esta información, por ejemplo: el Bristol nos informa que la Letra Dominical es la F, que sirve para señalar a los domingos; la Epactaque es el número de días que el año solar excede al lunar y también significa el orden del rezo a Dios; lo más difícil fue entender el Número Áureo, que es el número de la proporción divina; el Ciclo Solar, que es el periodo de once años en los que el astro rey varía de formas y de ráfagas; la Indicción Romana, que para cal-


– 13 – jueves 1 de diciembre de 2016

En un puesto de venta aún se puede hallar el Bristol de 2016.

En un puesto de venta aún se puede hallar el Bristol de 2016.

esquina

cularla requiere de una serie de complicadas operaciones aritméticas, y el Ciclo Lunar Hebreo, que viene a ser el sistema con el cual este pueblo calcula sus meses, empezando de la Luna Nueva. El Bristol también posee información sobre el movimiento de los planetas, de las cuatro estaciones y de las cuatro temporadas; todo esto y mucho más se encuentran en detalle en las páginas en las que el Bristol nos va revelando su sabiduría mes por mes. Si usted olvidó su santo, búsquelo en el Bristol; si usted quiere saber si va a llover o qué día es mejor para salir a navegar o para ver a Plutón, a Venus, a Marte en la noche estrellada o qué días del mes habrá Luna Llena, nada mejor que recurrir al pequeño Bristol y descubrir que, fuera de la rutina, aún existen cosas maravillosas y esenciales en la vida. Hace unos días publiqué en el Facebook la tapa del Bristol y un pequeño comentario acerca de su contenido, la mayoría de las reacciones de los amigos y amigas fue escrita desde la nostalgia, los más jóvenes recordaban a sus abuelos y abuelas leyéndolo y valiéndose de sus enseñanzas para enfrentar la cotidianidad; los de mi edad recordaban a sus padres y algunos confesaban que los coleccionan como yo lo hago cada año. Mi madre me cuenta que era lectura obligada en el campo para saber cómo sería el clima del día siguiente y que día elegir para cortarse el cabello. Leer el Bristol es un viaje al pasado y a la magia.

(*) Escritor y poeta


esquina

– 14 – jueves 1 de diciembre de 2016

Música

El maestro Fredy Céspedes dirige la Orquesta el viernes en el Museo Nacional de Arte.

CONCIERTO

Navidad se deja sentir en las nostálgicas notas musicales La Orquesta Filarmónica de la ciudad de El Alto inició conciertos navideños. El primero se realizó en el Patio de Cristal del Museo Nacional de Arte.

C

omposiciones de maestros bolivianos como Gilberto Rojas, una variedad de piezas magistrales que van desde lo barroco a piezas musicales más contemporáneas, todas con un elemento común, vivir la Navidad a través de la música. Esa primera experiencia pudo sentirse durante el primer concierto navideño que brindó la Orquesta Filarmónica de la ciudad de El Alto bajo la dirección del maestro Fredy Céspedes en el Patio de Cristal del Museo Nacional de Arte (MNA). El primer concierto forma parte del programa El Museo con Música del MNA. Sembrando Música fue el nombre de este primer concierto al que seguirán otros durante el mes de diciembre. El maestro Fredy Céspedes fue reconocido por el Estado como embajador musical de Bolivia en EEUU y Brasil. Ha formado parte de la Orquesta Sinfónica en Argentina, Colombia, Perú, Costa Rica, El Salvador, Brasil y Alemania.

Concierto de Navidad en el MNA.

Integrantes durante el concierto.

Maestro Fredy Céspedes con más de 40 años de experiencia, con toda la Orquesta.


– 15 – jueves 1 de diciembre de 2016

esquina

Libros LAS GRÁFICAS EN TODOS LOS TIEMPOS

Una de las imágenes en el tercer tomo del libro Bolivia, Lenguajes Gráficos.

Una visión de la historia a través de la imagen De la pintura rupestre al diseño gráfico posmoderno. Luís Oporto Ordóñez

L

a humanidad intentó plasmar su experiencia en obras duraderas. En el mundo antiguo usó el mármol, en otras latitudes los farallones. Mostrar la grandeza civilizatoria a través de mensajes y lenguajes visuales fue una obsesión, tanto por que aún el dominio de la palabra y su interpretación era privilegio de las élites cuanto por la facilidad de grabar un mensaje en el cerebro: “una imagen vale más que mil palabras”, se dice. Bolivia tuvo su papel en esa batalla empleando la totalidad de recursos y estrategias a su alcance, desde las culturas prehispánicas hasta el presente, usando códigos semióticos con notable éxito, por ejemplo cuando el Inka reunía a su poderoso ejército multinacional, cada segmento se identificaba con vestuario y armas ornamentadas para identificarlos, tradición que continúa hoy. Los ámbitos de la administración pública, universidades, hospitales, centros educativos están plagados de mensajes visuales. La sociedad civil vive en un caótico mundo de mensajes visuales en calles y avenidas de nuestras ciudades interculturales. Las redes sociales han generado un

universo propio en el que la palabra prácticamente es reemplazada por la imagen. Ese mundo visual complejo y hasta abstracto es atrapado, analizado, decodificado en una obra sorprendente sobre los Lenguajes gráficos en Bolivia, realizada por Michela Pentimalli, María Isabel Álvarez Plata, Jaqueline Calatayud y Rodny Montoya, publicada en tres tomos por la Fundación Patiño. No podía ser de otra manera, esta obra impresa en papel ilustración, sobrepone la imagen y el lenguaje gráfico a la palabra, que fue escrita de manera suficiente, mesurada por cada uno de sus autores. En su amplio y variado contenido existen temas novedosos y otros más conocidos: Tomo I: Lenguajes gráficos (M. Pentimalli); Del concepto a la materialidad (C Mariaca). Arte rupestre de Bolivia (M. Strecker y F. Taboada); Para una historia local del grafiti (R. Montoya); Carne buena del Altiplano: Letreros en El Alto (J. Calatayud); Textiles, espacios de comunicación y representación (S. Arze); Desciframiento de quipus: de las cuerdasregistros a los documentos escritos (C. B. Loza); Textiles comparados con los khipus (D. Arnold); La señalética y la creación de imagen institucional inspirada en el arte indígena (R. Arteaga); Escritura ideográfica andina (M.I. Alvarez Plata). Tomo 2: Escribir y leer en las Indias (C. López); La gráfica musical (S. Sakuma); El grabado s. XVI-XIX (T. Gisbert), Imprenta y prensa periódica (M. Pentimalli); 100 años de folletería (MP); El humor gráfico e historieta (F. Leñero); Imagen del libro y el libro como imagen (J.R. Arze); entre otros. Tomo 3: La fototarjeta de visita (M. Vargas); Libros ilustrados con fotografías (P. Querejazu); Fotografía (MP); Comunicar, informar, seducir: revistas 1852-1970 (MP); Los discos de vinilo y sus portadas y mucho más. (*) Director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa.


esquina

– 16 – jueves 1 de diciembre de 2016

Dibujo EXPRESIONES PROPIAS

Muestra de los dibujos de Marcos Loayza en la Alianza Francesa Al contemplar las figuras, los personajes, colores, formas de las creaciones del artista, diversas interpretaciones llegan como ráfagas.

El afiche de la única presentación junto con un dibujo masculino. Jackeline Rojas Heredia

M Todo escondido menos el corazón.

Fotos: Carlos Barrios

Mujer montada sobre un potro.

arcos Loayza, director de cine, presentó por una sola noche la muestra de las obras que realiza a través de otra pasión “muy personal”: dibujar. “Yo dibujo cuando estoy dirigiendo, cuando siento esas ganas. Y no necesariamente mis dibujos tienen un sentido o un significado, son obras mías, parten de mí, y quise compartirlas sobre todo con los amigos”, reveló. ¿Por qué solo una noche en la galería de la Alianza Francesa? La respuesta de Loayza es sencilla, como la expresión o la técnica que usa para sus dibujos. “Mis dibujos los comparto más en las redes sociales, creo que en ellas está la gente que puede acceder con mayor facilidad, apreciar y compartir si les agrada. No me gusta la idea de una exhibición, porque solo te acompañan la noche de la inauguración y luego la muestra es visitada a lo mucho por cuatro personas”, dijo.

El director de cine Marcos Loayza comparte su obra en la Alianza Francesa.


La Esquina 01-12-16