Page 1

Miércoles 14 de febrero de 2018

invasión chilena de la

Pintura que retrata uno de los pasajes de las fuerzas militares chilenas en territorio nacional.

Cambio

Chile preparó el asalto durante 50 años El despojo del 14 de febrero de 1879 fue la conclusión de una acción meditada. Bolivia perdió su acceso soberano al mar.


invasión chilena de la

2

Miércoles 14 de febrero de 2018

Una acción que comienza 50 años antes

El 14 de febrero de 1879 es la culminación de un proceso expoliatorio que se extenderá en sus consecuencias hasta el siglo XXI. Los Colorados de Bolivia rechazaron a la caballería chilena en la Batalla del Alto de la Alianza, en 1880, en el marco de la Guerra del Pacífico.

es la década en que se agudiza la crisis en Chile, especialmente en 1876, y sale a relucir la política expansionista.

E

Historia (gráfica) de la Guerra del Pacífico

1870

Javier Murillo de la Rocha *

n efecto, el 14 de febrero de 1879 marca el hecho decisivo de un proceso que se inicia, por lo menos, 50 años antes. Hay que recordar el tenor de las instrucciones que recibe Blanco Encalada, en el primer intento por destruir la Confederación Perú-Boliviana. Los términos reflejan la decisión desembozada de apoderarse de territorios y recursos que Chile necesita para resolver dos problemas que hereda del UtiPossidetis Iuris de 1810: un territorio pobre en recursos, sin los cuales no podrá financiar su futuro desarrollo, y encerrado entre la Cordillera de los Andes y el océano Pacífico, que lo hacen geopolíticamente vulnerable. Esos factores se encuentran al norte del Valle de Copiapó, más allá de sus límites; están en territorio de Bolivia y del Perú. La Confederación que une a estos dos Estados se convierte en el obstáculo principal para el avance de Chile en dirección norte. Por eso, Diego Portales, el creador de la geopolítica expansionista chilena, le escribe a Blanco Encalada, jefe militar de la primera invasión a territorio confederado, y sentencia sin ambages: “La posición de Chile frente a la Confederación PeruanoBoliviana es insostenible. No puede ser tolerada ni por el pueblo ni por el gobierno porque ello equivaldría a su suicidio. No podemos mirar sin inquietud y la mayor alarma la existencia de dos pueblos

confederados, y que a la larga, por la comunidad de origen, lengua, hábitos, religión, ideas, costumbres, formarán como es natural un solo núcleo. Unidos estos dos Estados serán siempre más que Chile en todo orden de cuestiones y circunstancias. La Confederación debe desaparecer para siempre jamás del escenario de América (….) ésta debe ser su máxima, ahora, y ojalá fuera la de Chile para siempre.” Luego vendrán la penetración pacífica y la arremetida diplomática, esta última reflejada penosamente en el Tratado de 1866, que desplaza la frontera hasta el paralelo 24º. Los avances en dirección norte, hacia el desierto de Atacama y Antofagasta en territorio boliviano, y Tarapacá bajo soberanía peruana, aumentaron en intensidad en la medida en que declinaba la economía chilena. El ciclo de la llamada economía portaliana, iniciado en 1831, estaba, en efecto, llegando a su fin. De acuerdo con investigaciones serias hechas en Chile (Cariola y Sunkel), “decayó y entró en crisis en la década de 1870 (….) los pilares de las expansión económica —cobre, plata y trigo—, que habían alcanzado su auge máximo, iniciaron la crisis de esa década, un proceso definitivo de deterioro depresivo.” De acuerdo con las crónicas de la época, esta crisis se vio agravada por la depresión mundial que se inició en 1873 y afectó seriamente al país vecino en 1876. Según el investigador chileno Luis Or-


invasión chilena de la

Historia (gráfica) de la Guerra del Pacífico

Miércoles 14 de febrero de 2018

tega (Ediciones Campus, Universidad Arturo Prat, vol. III, p. 147.), el presidente Aníbal Pinto Garmendía se lamentaba en sus apuntes personales: “La situación económica del país es muy mala y la perspectiva es de empeoramiento no de mejoría. La cosecha ha sido pésima y el precio del cobre en Europa baja como nunca. Un año malo sobre una situación muy delicada ya no puede dejar de producir fuertes influencias. Si algún descubrimiento minero o alguna otra novedad por el estilo no vienen a mejorar la situación, la crisis que de años se está sintiendo se agravará”. Según la misma fuente consultada, el presidente Pinto tenía buenas razones para escribir de manera tan pesimista a fines de 1878. Pero ¿en qué pensaba el Presidente cuando escribió “si algún descubrimiento minero o alguna otra novedad por el estilo no vienen a mejorar la situación”? ¿pensaba en el yacimiento de salitre en las inmediaciones de Taltal, en territorio chileno, como el descubrimiento que le permitiría al país mantener su conexión externa y sortear los desafíos planteados por la

Antofagasta en 1875.

CONTEXTO Ô

El presidente de Chile, Aníbal Pinto, ordenó la ocupación del Litoral boliviano. Ô

La riqueza existente en el norte del paralelo 24º le llevó a invadir. Ô

Los territorios conquistados permitieron recuperar de manera ascendente la economía del vecino país.

“Si algún descubrimiento minero o alguna otra novedad no vienen a mejorar la situación, la crisis se agravará”, decía el presidente Pinto.

crisis? ¿o pensaba en los yacimientos de Antofagasta, tan bien conocidos por su cercano Francisco Puelma? ¿o en los de Tarapacá?, donde otros cercanos a él, Blas Cuevas, Roberto y Tomás Délano, Rafael Larraín, José Gabriel Palma y José Manuel Balmaceda, habían realizado inversiones a comienzos de la década de 1870. La respuesta está más que clara. El alivio a las tribulaciones del mandatario chileno y los recursos para recuperar la quebrantada economía de su país estaban al norte del paralelo 24º. Esa “alguna novedad por el estilo” era, sin duda, la guerra de expoliación. Y así fue. Todos los datos consultados, de fuentes chilenas, coinciden en que los territorios conquistados permitieron recuperar de manera ascendente la economía del vecino país, fundamentalmente por las masivas exportaciones del guano y el salitre, y después como efecto de la explotación del cobre. El segundo acto en el escenario expoliatorio antes descrito vendrá por medio del Pacto de Tregua y, especialmente, del Tratado de 1904, que selló el enclaustramiento geográfico de Bolivia, decretado a partir del 14 de febrero de 1879: un tratado impuesto por la fuerza. De ahí que es una falacia que se sostenga que fue libremente consentido. Nadie puede ejercer la libertad para

consentir en perderla. Es un grosero contrasentido. Pero la estrategia de los sucesivos gobiernos de Santiago, de alejarnos cada vez más de las costas del Pacífico, continuará, sin pausa, a partir de entonces: desde 1895 hasta la fecha, Chile fue degradando sistemáticamente las posibles fórmulas para devolverle a Bolivia su cualidad marítima y soslayando, cada vez, con menos desenfado, su renuencia a negociar una posible solución para el enclaustramiento geográfico impuesto a nuestro país, lo que demuestra que en 1879 comenzó el enclaustramiento, pero que las acciones para alejar cada vez más a Bolivia del océano Pacífico continuarán sin pausa a lo largo de los pasados 139 años. La demostración de los hechos históricos es incontestable: en 1895, Chile ofreció transferirle a Bolivia las provincias de Tacna y Arica, aunque eran territorios de los que no podía disponer en ese momento, sino después del plebiscito pactado en el Tratado de Ancón. En 1950 reduce sus ofrecimientos a un corredor al norte de Arica, aunque sujeto a compensaciones que no tengan carácter territorial. En 1975 se compromete a negociar la cesión a Bolivia de esa misma franja territorial, pero esta vez bajo onerosas condiciones, entre las que se destaca la irritante exigencia de un canje territorial, su-

3 mada a la desmilitarización de la zona y la utilización del cien por ciento de las aguas del río Lauca, arbitrariamente desviado en 1962. A partir de 1987 se negará a considerar cualquier propuesta de solución y comenzará a declarar que jamás se comprometió con Bolivia a devolverle su cualidad marítima mediante un acceso soberano al océano Pacífico y, por lo tanto, que no tiene nada que negociar con nuestro país. Después de una breve reflexión que se expresa a través del Comunicado de Algarve, que estableció la Agenda sin Exclusiones, y la de los 13 puntos, ninguna de las cuales se cumplió, los gobiernos de Santiago retomaron con prepotencia su discurso en sentido de que todos los asuntos referidos a la soberanía territorial y a la naturaleza del acceso de Bolivia al Pacífico fueron definitivamente resueltos por el Tratado de 1904, y, por consiguiente, no hay nada pendiente de negociación con Bolivia. Pero los compromisos forman parte de los registros históricos y no pueden ser borrados de un plumazo. Bolivia recurre a la Corte Internacional de Justicia, para exigirle a Chile que honre esos compromisos y se retome un proceso de negociaciones conducidas de buena fe para lograr un acuerdo que le otorgue a Bolivia un acceso soberano al océano Pacífico. Hoy estamos próximos a la fase de los alegatos orales, luego de que la Corte, en septiembre de 2015, desestimó la objeción preliminar de supuesta falta de competencia de la CIJ para conocer y pronunciarse sobre el fondo de la demanda boliviana. Fue un hecho fundamental porque, al rechazar el recurso chileno, la Corte le dijo a Chile que la petición de fondo interpuesta por Bolivia no había sido resuelta por ningún tribunal ni por otros medios convencionales, y que, por lo tanto, existe una cuestión pendiente que debe ser resuelta mediante negociaciones. Si bien es cierto que declaró que en esta etapa no puede predeterminar el resultado final de éstas, está estableciendo claramente que existirán tales negociaciones, y eso es lo que ha pedido Bolivia, que siempre ha confiado en los medios pacíficos para resolver las controversias internacionales. *Ex canciller de Bolivia


invasión chilena de la

El canciller Fernando Huanacuni Mamani, ante el curso que está tomando la demanda marítima, plantea que los bolivianos y bolivianas seamos parte activa y nos movilicemos para acompañar los alegatos orales que se verificarán en la Corte Internacional de Justicia, del 19 al 28 de marzo. Además el jefe de la diplomacia boliviana, en funciones desde el 22 de enero de 2016, al responder a Cambio resaltó que los argumentos jurídicos, documentales, históricos, presentado son contundentes en cuanto a nuestra demanda de una salida soberana a las costas del Pacífico. Huanacuni refiere que mucho antes del 14 de febrero de 1879 Chile tenía los ojos puestos sobre el territorio boliviano, y los intereses imperiales, en esa época ingleses, coadyuvaron y alentaron al vecino país a ocupar el puerto de Antofagasta hace 139 años.

Canciller, ¿qué nos puede decir a 139 años de la ocupación chilena del puerto de Antofagasta?

PERFIL Ô

Nació en La Paz el 29 de mayo de 1966. Ô

Abogado, investigador y maestro de artes marciales chinas shaolín. Ô

Canciller desde el 23 de enero de 2017, exdirector ceremonial del Estado 20082014.

Que a pesar del tiempo transcurrido no ha sanado todavía la herida que ha provocado la invasión armada de Chile a Bolivia, sin previa declaratoria de guerra, ocupando incluso territorio boliviano que nunca estuvo en disputa con dicho país. Bolivia fue arrastrada a una guerra que no buscó ni provocó y tuvo que enfrentarla en una época de desastres naturales y crisis económica. Evidentemente esto ha marcado a Bolivia para siempre, porque ha quedado enclaustrada en el medio del continente, perdiendo su acceso soberano al mar y por tanto los vínculos con el comercio mundial, habiendo esto influido significativamente en nuestro desarrollo económico. Las consecuencias de esa invasión bélica todavía las sufre Bolivia y de ellas fue consciente Chile, por eso que tantas veces se comprometió con nosotros a negociar un acceso soberano al mar. Hoy, sin embargo, después de tantos años, y con la demanda interpuesta ante la Corte Internacional de Justicia, renacen nuevamente las esperanzas en nuestro país de poder volver a encontrarnos con el mar, a través del dialogo y la negociación.

¿Qué factores influyeron para que las fuerzas chilenas ocupen el puerto de Antofagasta y priven a los bolivianos de su costa marítima soberana? Diferentes factores incentivaron a los gobiernos de Chile para ini-

ciar una política expansionista en contra de Bolivia. Uno de ellos fue la enorme riqueza natural descubierta en dichos territorios, como el guano, salitre y la plata. Importantes firmas chilenas se instalaron en nuestro litoral para explotar nuestras riquezas. La ambición no solamente de Chile, sino también de los imperios hegemónicos en esos tiempos dio lugar a la invasión a Bolivia, para cercenar el territorio que le daba un acceso directo y soberano al mar, y aprovechar estos recursos en beneficio de ellos, y por lo tanto estas hegemonías siempre han sobresaltado soberanías nacionales, como ha sido nuestro territorio en Bolivia. También fueron factores geopolíticos los que estimularon a Chile a acrecentar su territorio y ejercer un dominio sobre el Pacífico, no debemos olvidar que su territorio al momento de su independencia era pequeño y limitado y que aprovecharon la poca presencia de ciudadanos bolivianos en esa región. Finalmente, no podemos dejar de mencionar la mentalidad colonial que estuvo inmersa en el comportamiento de varios de los gobernantes de ese país.

Se señala que Chile tuvo espías para preparar la invasión, ¿será ése un factor que le ayudó en el proceso de invasión? La invasión a Bolivia fue preparada por Chile mucho antes del inicio de hostilidades. Desde 1842 Chile ejecutó una política expansionista no sólo en contra de Bolivia, sino también de otros vecinos. Las delegaciones de Chile en Bolivia acreditadas para negociar los tratados de límites de 1866 y 1874 se valieron de todos los medios para conseguir sus objetivos, lo mismo pasó cuando defendieron los intereses de empresas chilenas que usufructuaban las riquezas de nuestro litoral. Se debe tener en cuenta que en ese territorio residían súbditos de nacionalidad chilena que conocían nuestras carencias y debilidades y que no dudaron en alertar al Gobierno de Chile de ese entonces sobre la situación de Bolivia.

Su territorio, al momento de su independencia, era pequeño y limitado, y aprovecharon la poca presencia de ciudadanos bolivianos en esa región”.

Miércoles 14 de

Ministerio de Relaciones Exteriores

4

Fernando Huana

Canciller del Estado Plurinacio

“Hay una obligaci de negociar de Ch con Boliv

El Ministro señala que diversos incentivaron a los gobiernos ch iniciar una política expan ¿Qué lecciones puede aprender Bolivia de los hechos de 1879? Lo que nosotros debemos aprender es lo siguiente, en 1879 nuestro país tenía cerca de dos millones de kilómetros cuadrados, y no había presencia en todos los lugares, más aún en lugares estratégicos como era Antofagasta, y además no había una articulación territorial, por eso hoy día el proceso de cambio está trabajando en esta visión de una articulación necesaria, y una presencia también importante en todo nuestro territorio nacional. Hoy somos 11

millones de habitantes, en un territorio de 1. 098.000 kilómetros cuadrados, en los cuales algunos territorios no están totalmente articulados, por lo tanto, aquí tenemos que aprender que tenemos que trabajar en varias etapas, y el proceso de cambio ha estado trabajando estas etapas, el primero es la articulación, ése es un trabajo de infraestructura, tenemos que articular todos, porque de lo contrario la no presencia de bolivianos y bolivianas en ese lugar pues hace que la ocupación sea evidente para otros países,

porque Bolivia e recursos natural nuestros recursos mos que primero motivar la presen rincones de nuest

Canciller, la dem boliviana se sust práctica diplomá 100 años entre B y, en consecuenc los argumentos p mucho antes la d ante la CIJ, ¿por q expresidentes no


invasión chilena de la

e febrero de 2018

onal de Bolivia

ión hile via”

factores hilenos a nsionista.

es rica en varios les. Para cuidar s naturales teneo articular para ncia en todos los tro territorio.

manda marítima tenta en la ática de más de Bolivia y Chile cia, se tenían para presentar demanda qué los o lo hicieron?

¿Por qué no lo hicieron? Tal vez podría responderse ¿por qué lo hicimos? ¿Por qué, con el liderazgo del presidente Evo Morales Ayma, hoy se ha hecho tangible este reclamo en un espacio internacional? Primero, por una decisión valiente, porque hay que tomar una decisión, y para esa decisión valiente hay que tener una capacidad de ver un poco más de lo que denominamos el presente, ser visionario. Necesitamos un estadista, para cualquier acción grande se necesita un estadista, y el presidente Evo Morales Ayma tiene todas las cualidades de ser un estadista, es intuitivo, es visionario, es osado en esas acciones, por lo tanto, esta acción de presentar la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia, que es un espacio generado en el derecho internacional en tiempos de paz, por lo tanto, no es ningún rol de agresión, ninguna señal de agresión, más al contrario, es apelar en tiempos de paz a espacios para resolver temas evidentes, además, uno: poner en los alegatos históricos de Bolivia, poner ante una Corte Internacional de Justicia, eso amerita una valentía, porque eso puede significar muchas consecuencias, y esas consecuencias ameritan también haber revisado todo el fundamento histórico y jurídico que nosotros tenemos, por lo tanto, eso significa una profunda interiorización con el tema marítimo, eso ocurrió con el presidente Evo Morales Ayma, esas capacidades se juntaron y hoy nos ha llevado a este espacio internacional, en el cual el solamente hecho de haber llegado a este espacio y el haber sido admitido en este espacio jurídico internacional ya es una gran victoria, porque están diciendo de que sí tenemos razones jurídicas suficientes para radicar la demanda marítima en la Corte Internacional de Justicia, y luego, después de la fase oral, seguramente, vamos a conocer un fallo, que tenemos la certeza de que va a ser favorable a Bolivia. Los que gobernaron anteriormente, su horizonte no era Bolivia, era occidente, era Europa, había un pensamiento eurocentrista, una visión basada en hegemonías occidentales, por lo tanto, su horizonte de vida, su horizonte de acción política estaba en base a otros países. Pero el presidente Evo Morales, como los que gobernamos hoy, vivimos aquí, soñamos aquí, morimos aquí, todos

nuestros sueños están acá, y hay que reconstituir esto, y manifestar, dignificar la presencia nuestra, eso significa soberanía, ésa es una de las capacidades de quien quiere a su lugar, defiende su lugar, y pues Evo Morales Ayma, en el proceso de cambio, está sentando soberanía espacial, jurídica, económica, en diferentes áreas, y eso hay que rescatarlo, porque eso es de quien ama, de quien quiere Bolivia. Nosotros amamos a Bolivia, el presidente Evo Morales ama a Bolivia, ¿por qué no lo hicieron otros presidentes? Porque, vuelvo a reiterar, Bolivia para ellos es como una casa de campo, es como EEUU que nos ve como patio trasero, y su horizon-

“La invasión a Bolivia fue preparada por Chile mucho antes del inicio de hostilidades. Desde 1842, Chile ejecutó una política expansionista no sólo en contra de Bolivia, sino también de otros vecinos”. te de vida estaba en París, Miami, Washington, en otros lugares, en cambio para nosotros es aquí en Bolivia, vamos a vivir, como hemos amado en Bolivia, y vamos a morir en Bolivia.

La parte histórica es irrefutable y la versión de Chile de que nacimos sin costa no tiene ningún tipo de sustento, por lo tanto, ¿considera que ese hecho es fundamental en nuestra demanda? Así es. Nosotros, a través de todos los argumentos jurídicos, documentales, históricos, hemos presentado la suficiente evidencia de que Bolivia nació con acceso sobe-

Cambio

acuni

¿Qué factores llevaron a Morales a que presente el escrito y permitieron que la CIJ admita la demanda?

rano al mar, con un territorio de costa, por lo tanto, esa cualidad marítima ha sido desde el nacimiento de lo que constituye hoy Bolivia. La invasión del año 1879 cercenó la cualidad marítima, cercenó este territorio perdiendo la cualidad marítima, por lo tanto, ya no cuestionan ellos, más al contrario apelan a que esto se resolvió con el Tratado de 1904, pero todos saben, incluso más allá del fallo de la Corte Interamericana de Justicia de La Haya, que tenemos que resolver este tema, ellos tienen un compromiso con Bolivia que es importante para la relación bilateral y para el equilibrio regional.

El fallo de la CIJ, el 24 de septiembre de 2015, establece que Bolivia nació con costa soberana, que Chile invadió territorio boliviano y que el Tratado de 1904 no resolvió los temas pendientes, ¿cuánto podrían influir estos criterios al proceso final de la demanda marítima? Hay elementos fundamentales para tener un horizonte, hitos importantes. Primero, Bolivia nació con un acceso soberano al mar, con un territorio costero al mar. Segundo, en la invasión de 1879 cercenó el territorio, un departamento importante, haciendo perder la cualidad marítima. Tercero, el Tratado de 1904 no resolvió este tema pendiente, por eso hasta hoy lo llevamos adelante. Cuarto, los argumentos que hemos presentado en la Corte Internacional de Justicia, son argumentos en los cuales se demuestra cómo en las diferentes épocas históricas de Bolivia y Chile se ha ido llevando este tema, se han ido buscando diferentes soluciones. Por lo tanto, hay una obligación de negociar

5

un tema pendiente de Chile con Bolivia. Eso es suficiente, esos son los argumentos, los puntos neurálgicos, seguramente lo van a armar mejor con los criterios jurídicos, en un marco del derecho internacional cuando tenga que emitir el fallo la Corte Internacional de Justicia.

¿Los bolivianos y las bolivianas cómo debemos conmemorar esta fecha considerando que estamos a algo más de un mes de los alegatos orales en la Corte Internacional de Justicia? Nosotros deberíamos prepararnos primero para ser una parte activa de toda la fase de los alegatos orales, es decir acompañar, deberíamos acompañar, movilizarnos, todos deberíamos estar movilizados, a nivel nacional hacer vigilia en las noches, antes de los alegatos orales, todas las noches deberíamos hacer vigilias, marchas, concentraciones para acompañar los alegatos orales desde el 19 hasta el 28 de marzo. Segundo, en el mundo, cada boliviano y boliviana, en su lugar de trabajo, como presencia de que está ocurriendo algo muy importante deberíamos portar nuestra bandera de reivindicación marítima, y nuestro hashtag #MarParaBolivia, porque en el lugar que estemos debería estar presente, porque si nos preguntan, decir: en estos momentos estamos dirimiendo un hecho importante para Bolivia, de retornar al mar, que es un derecho en el principio de justicia, eso significa devolver el acceso soberano al mar, porque durante todo este tiempo el enclaustramiento afectó a la economía boliviana, a toda la historia de Bolivia. Por lo tanto, debería ser una actitud permanente, constante del boliviano en cualquier parte del mundo.

El agente en la CIJ, Eduardo Rodríguez Veltzé, y el presidente Evo Morales en una de las reuniones en La Haya.


invasión chilena de la

6

Miércoles 14 de febrero de 2018

Tapa libro “Memoria del Cnl. Ezequiel Apodaca”

A 139 años de la invasión y asalto a Antofagasta

Fernando del Carpio Zerain

A

139 años de la ocupación chilena del puerto de Antofagasta se cumplen este 14 de febrero.

139 años de conmemorarse uno de los episodios más negros de la historia, que significó la pérdida del Litoral, historiadores bolivianos coinciden en manifestar que Chile siempre ambicionó el guano, el salitre, la plata y luego el cobre que había en esa región. Para concretar ese asalto contaron con la complicidad de espías, así como de algunos “chilenófilos y antipatrias”, como refiere el general en retiro del Ejército e historiador Edwin De la Fuente Jeria. El director del Museo Histórico Naval, capitán José Andrés Zurita Eguino, afirma que Diego Portales fue uno de los ideólogos de la invasión chilena porque consideraba que era un riesgo que sus dos vecinos se unan como alentaba el Mariscal Andrés de Santa Cruz con la Confederación Perú-Boliviana.

LOS 10 CENTAVOS La razón de la invasión fue su política de expansión hacia el norte, a costa de Bolivia y Perú, según el historiador Fernando Cajías de la Vega, y “el pretexto fue el impuesto de los 10 centavos por quintal de salitre exportado que debía pagar la empresa anglochilena que explotaba el salitre”. Sin embargo, “una vez que Chile se apropió del territorio boliviano cobró el impuesto a la empresa con beneplácito de empresarios y el gobierno”, según escribió Cajías e indica que la invasión al puerto de Antofagasta fue alentada por la oligarquía chilena y los intereses ingleses. Bolivia en 1879 se encontraba en una situación muy difícil “por la hambruna y peste que se vivió, sobre todo en los valles, y por el terremoto, maremoto, que se produjo en la costa boliviana en 1877, que destruyó Cobija, el principal puerto boliviano y afectó a otros puertos,

motivo por el cual los diputados bolivianos del Litoral pidieron fondos para la reconstrucción, la principal razón para que se aplique el impuesto a la explotación del salitre”. Cajías reconoce que las autoridades bolivianas de esa época no prestaron la atención necesaria a esa rica región de nuestro territorio, en guano y salitre. “Especialmente no se contó con una guarnición medianamente poderosa, tampoco con una escuadra y ni el Estado boliviano ni la emergente burguesía de la plata emprendieron una explotación de las riquezas del Litoral; las entregaron a capitales anglochilenos”, rememora.

ESPÍAS CHILENOS El espionaje chileno a Bolivia fue el resultado del apoyo que diera Mariano Melgarejo al Gobierno de Chile en su guerra contra España en 1866, según el licenciado en Historia y Ciencias Sociales Laureano Chambi Ocaña.

BATALLA DE CANCHAS BLANCAS, EN 1879 Transcribimos fragmentos del parte enviado por el coronel Lino Morales, desde el campamento de Canchas Blancas el 13 de noviembre de 1879, al general Narciso Campero, comandante de la V División. “No fue posible salvar la gran cantidad de heridos de gravedad por las bayonetas que atravesaron sus vientres, ni tomar del todo sus parques de munición porque las volaron conforme se retiraban lo que hace presumir que fuera de los soldados que primero llegaron a la aguada había una segunda fuer-

za detrás que viendo el pánico de la primera división enviada, entró también en igual confusión y temor y prefirió retirarse sin luchar. Las declaraciones de algunos prisioneros moribundos son de gran trascendencia para comprender los objetivos de Chile con esta intentona de tomar Chuquisaca, Potosí y tener frontera con el Brasil y Paraguay, y la literatura capturada denota una gran maniobra destinada a una guerra contra la República Argentina, en la que involucrarían principalmente al Paraguay, y segu-

ramente contaban con arrastrar a Bolivia y tal vez a algún otro país”. “Nuestros heridos pasan de 300 hasta el momento (...) Como consecuencia de la acción los chilenos dejaron 330 muertos y 400 heridos de mucha gravedad que a cada momento mueren por heridas recibidas en combate de bayoneta”. * Guerra del Pacífico “Memoria del Cnl. Ezequiel Apodaca. Potosí. Cotagaita Camino a Canchas Blancas. 1879-1880”. Edición Ministerio de Defensa 2017

“Fue en ese conflicto que Chile pudo internar en Bolivia a sus delegados políticos, posteriormente a sus inversores económicas e incluso a sus ciudadanos, los cuales conscientes o no realizarían el espionaje a favor de su gobierno. Así fue que comenzó la Guerra del Pacífico”, dice Chambi. El historiador también resalta que el descubrimiento de plata en la mina de Caracoles generó un gran movimiento económico en el departamento del Litoral boliviano, entre ellos muchos inversores chilenos, algunos de los cuales ya tenían inversiones en otras minas importantes dentro del territorio boliviano. El general en retiro e historiador Edwin De la Fuente aborda el tema en el artículo ‘Entre héroes y traidores’, donde afirma: “No fueron casuales los asesinatos del general Isidoro Belzu, coronel Agustín Morales y del mismo general Hilarión Daza y coronel Rufino Carrasco, estos últimos muertos inmediatamente después del conf licto del Pacífico, todos ellos lucharon abiertamente contra los intereses chilenos y lógicamente contra los chilenofilos y antipatrias, en todos los crímenes estuvo envuelta la autoridad diplomática chilena”. Identifica en la galería de traidores-chilenófilos a los ricos empresarios mineros Aniceto Arce, Gregorio Pacheco y José María Linares, y a los generales Narciso Campero y Eliodoro Camacho.

El Batallón Olañeta de Chuquisaca, en 1879.

DATOS

» La ocupación chilena significó la pérdida de 120.000 km2 de territorio y 400 km lineales de costa en el Pacífico. » El 20 de

octubre de 1904, Chile presiona a Bolivia para firmar un Tratado de Paz y Amistad.

» Ante esa

situación, Bolivia plantea su reclamo marítimo en la Liga de Naciones (1919-1922).

» En 2013,

Bolivia demanda a Chile en la CIJ.


invasión chilena de la

Miércoles 14 de febrero de 2018

7

No se menciona en el problema marítimo, que está respaldado por la legalidad y la legitimidad ampliamente demostradas por Bolivia. Gral. Luis Fernando Alcázar Chávez *

N

o se puede dudar que la demanda presentada por Bolivia contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) constituye el hito más importante de la relación boliviano-chilena en el problema marítimo. Los argumentos de ambos Estados han configurado hoy un escenario con prospectiva favorable a Bolivia si tomamos en cuenta la verdad histórica y la fuerza de la razón respaldadas por la legalidad y la legitimidad ampliamente demostradas por Bolivia en la presentación del recurso de incompetencia en la CIJ, donde el país expuso todos sus argumentos en la creencia de que ocurriría lo que pasó en ocasión de la primera presentación de la demanda boliviana ante la Sociedad de las Naciones, ente 1919 y 1922, cuyo resultado le fue favorable, hoy el argumento boliviano cambió de forma radical y no se pide la revisión del Tratado de 1904, en su lugar se demanda que Chile “cumpla sus compromisos”. Es importante recordar algunas consideraciones estadísticas históricas que no se las escuchó. Inicialmente, Chile usurpó 18 veces nuestra soberanía, 92 burlas diplomáticas, nueve veces nos agredió con naves militares y siete con naves civiles, nueve amenazas

directas e indirectas, seis apropiaciones arbitrarias de territorio boliviano, cinco agresiones militares terrestres, verbales y desvío de aguas dulces altiplánicas, cuatro agresiones terrestres, cuatro ultimátums, tres invasiones pacíficas, espionaje y dos agresiones con carabineros, como lo más sobresaliente de las 250 agresiones en total. Hay algo también importante, “Chile es como los árboles, implora agua, pero no la pide”, en 16 oportunidades expresó su interés en las aguas del altiplano, en la negociación de las notas del 50, en 1904 al descubrir el manantial del Silala (utilizando sus aguas desde 1908, los desvíos de aguas de los ríos Mauri, Lauca, Quetena); en 1870, con el río Uchusuma, expresaron el interés chileno en nuestras aguas dulces; en 1993 mediante el ingeniero Larrariague; en 1926, Jorge Matte; 1946 y 1950 en la presidencia de Gabriel Gonzales Videla y el llamado jardín Truman, las conferencias de energía de Petrópolis y Londres; en 1950 y 1954 y finalmente con la posición de Salvador Allende. Se dieron 69 escenarios que podría haber aprovechado Chile para solucionar el problema, 20 antes del Tratado de Santiago (¿de paz y amistad?) y 49 después. No se escucha sobre “las islas bolivianas en el Pacífico” y no han sido consideradas en ningún Tratado, particularmente la Isla Lagartos 23° 22’ 00’’ Lat S., y 70° 36’ 0’’ Long O. Isla Santa María 23°26’22’’ S, 70°36’24’’. Asimismo, Chile propuso una alianza en contra de Perú, en 14 oportunidades. Además, 24 presidentes chilenos ofrecieron 61 propuestas en las áreas legal, territorial, arbitraje, arriendo del ferrocarril, para que logre su salida al mar.

“TRAIDORES” La “traición de ciudadanos bolivianos” siempre fue un obstáculo a la posición patriótica, Mariano Melgarejo inicia la lista de la ‘chilenofilia’ al dejarse llevar por la obsecuencia de Aniceto Vergara A. y Carlos Walker M., quie-

Historia (gráfica) de la Guerra del Pacífico

La verdad histórica

nes comparándolo con Simón Bolívar, declarándolo Capitán del siglo y otros lograron de él que firme el Tratado de 1866. Luego Aniceto Arce y sus huestes empresariales, con el propósito de ingresar capitales chilenos e ingleses a Bolivia, constituyeron la más singular expresión de sobreposición de intereses personales y empresariales sobre los patrióticos. Los gobiernos liberales de principio de siglo viabilizaron la firma del Tratado de 1904, encarcelando a los excombatientes del Pacífico, aplicando la censura de prensa, controlando imprentas y permitiendo el ingreso de agentes chilenos a desinformar y asustar a la población decían que “si no se firmaba el Tratado se venía una nueva invasión chilena”. “La guerra comenzó el 14 de febrero de 1879”, falso, ya que ésta, siendo un hecho político, comenzó el 31 de octubre de 1842 con la publicación de la Ley Rengifo en Chile y la usurpación de las guaneras de Atacama e invasión implícita hasta el grado 23, el 7 de enero de 1879, comenzaron las operaciones militares navales y el 14 de febrero las terrestres. “Se ocultó la información por no perjudi-

car carnavales”, falacia difundida por Chile para desprestigiarnos, la situación de las comunicaciones en esa época y la llegada del estafeta Gregorio Colque a La Paz, y la inmediata toma de decisiones del presidente Hilarión Daza desvirtúan tan mentecata posición. La retirada de Camarones, evento que lacera la imagen de los militares bolivianos, en primera instancia fue una maniobra de la ‘chilenofilia’ boliviana para no permitir el ingreso en combate de la “división errante de Bolivia” y luego por la rivalidad político militar del presidente Mariano Ignacio Prado y el general Buendía por su imagen personal en Perú. Gabriel René Moreno es un traidor, nunca lo fue, la historia lo absolvió y aclaró su papel en el problema. Bolivia declaró la guerra, falso, Chile el 5 de abril de 1879 declaró la guerra al confirmar la existencia del Tratado de Alianza defensiva entre Bolivia y Perú de 1873, información enviada por el jefe del espionaje en Perú, el señor Godoy. Hay más tópicos a ser aclarados en el problema no debemos ocultar la verdad. *Historiador

Tropas bolivianas avanzan en el mar para impedir el desembarque de las fuerzas chilenas.

CONTEXTO Ô

Luego de casi dos meses de la invasión a Bolivia, Chile declaró la guerra. Ô

No es verdad que el presidente Hilarión Daza haya ocultado la invasión chilena por el carnaval. Ô

Chile siempre ambicionó la riqueza que se encontraba en territorio boliviano.


invasión chilena de la

8

Andrés Guzmán Escobari *

La invasión de 1879

L

El origen de la conflictividad boliviano-chilena.

Cambio

as relaciones entre Bolivia y Chile se han caracterizado por sus largos periodos de conflictividad y por sus fugaces pero no escasos momentos de entendimiento y cordialidad. De hecho, esa realidad nos muestra que se han registrado claros e innegables altibajos a lo largo de la historia boliviano-chilena, marcados principalmente por las agresiones militares, las negociaciones directas y las promesas incumplidas. En la actualidad ambos Estados se encuentran doblemente enfrentados en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por el caso sobre la Obligación de negociar un acceso al océano Pacífico y por la Disputa sobre el estatus y uso de las aguas del Silala. Lo que nos permite vislumbrar un futuro con menos problemas que resolver, siempre y cuando las decisiones de la CIJ contribuyan verdaderamente a ese objetivo. No obstante, para llegar a eso, es decir, para resolver los problemas que por tanto tiempo nos han distanciado a bolivianos y chilenos, es necesario comprender cuál es el origen de la conflictividad que ha predominado a lo largo del tiempo y que aún subsiste. Al respecto, aunque muchos entendidos en el tema sitúan el origen de la conflictividad boliviano-chilena en el surgimiento de la Confederación Perú-Boliviana, que provocó las dos primeras agresiones de Chile en contra de Bolivia y Perú en 1837 y 1839, o en la aprobación de la ley chilena del 31 de octubre de 1842, que declaró “de propiedad nacional” parte del litoral boliviano que hasta ese momento no había sido disputado por Santiago; en mi opinión, el hito fundacional y determinante de dicha conflictividad está en la invasión del 14 de febrero de 1879, que además de marcar el inicio de la Guerra del Pacífico dio paso a un periodo de ciclos de aproximación y distanciamiento entre ambos países, en los que cada cierto tiempo Chile ofrece negociar una salida soberana al mar para Bolivia y luego se desentiende. Ciertamente, la primera vez que eso ocurrió fue poco después de la invasión chilena, a mediados 1879, cuando Chile, en su afán por culminar la guerra lo antes posible

Miércoles 14 de febrero de 2018

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, será escenario de los alegatos orales la segunda quincena de marzo.

y con una victoria aplastante sobre el Perú, ofreció a Bolivia una alianza militar para que nuestro país apoye sus pretensiones de ocupar territorios peruanos. Lo cual, además de que habría supuesto una imperdonable traición al Perú, incluía una especie de canje territorial en el cual los bolivianos habríamos tenido que ceder todo nuestro Litoral y Chile nos habría ayudado a conseguir una salida soberana al mar a través del sur peruano. Si bien la propuesta chilena fue terminantemente rechazada por las autoridades bolivianas, quienes la pusieron en conocimiento de sus pares peruanos, los gobiernos chilenos volvieron a presentarla varias veces más, durante y después de la contienda.

De hecho, según el historiador boliviano Luis Fernando Alcázar, Chile ofreció una alianza a Bolivia en contra del Perú en 14 oportunidades. Terminada la guerra y después de un breve periodo de desencuentros en los que Chile no quiso hablar del tema, las conversaciones se reiniciaron nuevamente y luego se interrumpieron, y así sucesivamente hasta llegar a la última ocasión en la que Chile aceptó negociar este tema formalmente. En efecto, a mediados de 2006, los gobiernos de Michelle Bachelet y Evo Morales iniciaron un proceso de negociación que incluyó el tema marítimo en el punto sexto de la Agenda que tenía un total de 13 puntos de interés bilateral. Dicho proce-

CONTEXTO Ô

Después de la invasión de 1879 comenzaron los ofrecimientos de Chile. Ô

En reiteradas ocasiones, Santiago propuso solucionar el enclaustramiento. Ô

Ante los reiterados incumplimientos se recurrió a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el 24 de abril de 2013.

so de negociación alcanzó su punto de mayor avance sobre el tema marítimo en julio de 2010, cuando el Gobierno chileno, al mando de Sebastián Piñera, aceptó suscribir un compromiso formal de “proponer así como alcanzar soluciones concretas, factibles y útiles en la próxima y sucesivas reuniones…”. No obstante, al poco tiempo y sin dar explicaciones, Chile decidió cancelar la próxima reunión que tenía que realizarse en noviembre de 2010 en Arica y nunca más se pudo avanzar ni en el tema marítimo ni en ninguno de los otros 12 puntos de la Agenda, muy a pesar de que se intentó reactivar las negociaciones cuando ambos presidentes decidieron delegar esa responsabilidad a los dos cancilleres en diciembre de 2010. El 23 de marzo de 2011, después del último llamado que hizo el presidente Morales al diálogo y a presentar “una propuesta concreta”, que fue considerada como un “ultimátum” por algunas autoridades chilenas, el propio Morales anunció que demandaría a Chile ante tribunales internacionales. Al cabo de casi dos años, el Gobierno boliviano concretó ese anuncio con la presentación de una demanda ante la CIJ, en la que solicita que esa Corte falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe un acuerdo que le permita a Bolivia acceder soberanamente al océano Pacífico, sobre la base de los diversos compromisos y promesas que el Estado chileno asumió y formuló a lo largo de la historia. Es así como hoy cobra importancia la invasión de 1879, que es el hito histórico fundamental y determinante de la conflictividad boliviano-chilena y que nos permite comprender cómo llegamos donde estamos, pues de no haberse producido ese hecho, nunca se habrían iniciado los ciclos de aproximación y distanciamiento que se registraron en nuestra historia común, y como consecuencia Bolivia jamás habría presentado su demanda que pretende cambiar esa lógica de acercamientos y alejamientos que han caracterizado a nuestras relaciones en los últimos 139 años. *Historiador y diplomático

Especial invasión chilena  
Especial invasión chilena  
Advertisement