Page 1

Cruelmente combinada está la sensación de poder conseguir algo, con el terror de perderlo todo. ¡Qué mejor coyuntura para instaurar el totalitarismo, que una sociedad aturdida por el desasosiego! Tener valor o valentía, en medio de tanta injusticia, tanta inseguridad, tanta incertidumbre; y sobre todo, ante la falta de Instituciones a dónde acudir, en quién apoyarse, no es nada fácil. Siento que levantar la voz y ser valiente para no callar la verdad, cuando peligra tu patrimonio, cuando expones tu vida o cuando sometes a los tuyos a tanta inseguridad, da miedo, les confieso que yo lo he sentido... ¡PERO DECIDí ENFRENTARLO! Pues no hay nada peor en la vida, que perderla, por miedo a vivirla. No se trata aquí de NO temer, pues aquél que no teme a nada, es un irresponsable. Se trata de que todos y cada uno de los venezolanos que nos sentimos comprometidos con el futuro de nuestros hijos, estamos en la obligación de quitarnos la mordaza del miedo, para reconstruir una patria que sea expresión plural e incluyente de toda la sociedad. Donde haya paz y seguridad, donde quepamos todos, donde todos seamos oídos, donde todos seamos respetados con la tolerancia y amplitud de criterio que impone una verdadera sociedad democrática. Este miedo, que nos mantiene ciegos e inmersos en un profundo letargo, mientras presenciamos cómo se nos desmorona el País, expresa: que nuestra gran debilidad no está en

«

Esta vergonzosa situación llegará, hasta donde nosotros permitamos que llegue...

»

la crisis económica que afrontamos, sino en la grave crisis de valores que padecemos. Ella poco a poco nos está sumergiendo en la indiferencia, en la tolerancia, en la división. Nos está llevando a la aceptación de las más viles violaciones de nuestros derechos fundamentales; en la espera de que otros decidan por nosotros; y con la irresponsabilidad de pensar “que a mí eso no me pasará”.

PUERTO

15

Revista_6_-_pg_15[1]  

llegará, hasta donde nosotros permitamos que llegue... la crisis económica que afrontamos, sino en la grave crisis de valores que padecemos....