Page 1

20

Editorial ¿Habremos cambiado? Fundación de la Cámara de Comercio Rostros que han consolidado nuestra historia Una labor de visionarios Fernando Eseverri: a los 120 años más cerca de sus afiliados Los Hellmund presentes desde los inicios Rafael Alfonzo: el Presidente de las dos Cámaras Alejo Planchart: trabajar unidos para complementarnos La Cámara visita a sus agremiados Recuerdos en imágenes Henrik Blohm: la doctrina venezolana y libertadora de Simón Bolívar María E. González: a más de 100 años, se sigue haciendo historia 15 años con Ley y Centro de Arbitraje

1 2 4 6 9 10 12 14 15 17 18 20 23 25

REVISTA INSTITUCIONAL DE LA CÁMARA DE COMERCIO, INDUSTRIA Y SERVICIOS DE CARACAS. AÑO 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

Todo empezó hace 120 años

Venezuela es referencia del arbitraje en Latinoamérica

Equipo directivo más cerca de los afiliados

Los Comerciante de Caracas un invaluable legado al país

camara de caracas @camaradecaracas www.camaradecaracas.org.ve

Revivir en el tiempo

La Revista de la Cámara

E

d

i

t

Feliz Cumpleaños

Cuando uno imagina todo lo trascurrido durante 120 años y la evolución en la formas de trabajar, producir y vivir, nos quitamos el sombrero ante una institución que ha resistido a los altos y bajos de los gobiernos, crisis económicas, devaluaciones, conflictos sociales y políticos, evoluciones tecnológicas y un sinfín de situaciones acontecidas en el mundo, no obstante, la Cámara sigue en pie, actualizada, trabajando y bregando a la par de los cambios, pero sobretodo y siendo lo más importante, conservando intacto los principios y valores con los que fue creada hace mas de un siglos. Figuras relevantes de la historia venezolana han pasado por la institución, han contribuido y aportado para consolidarle al país algo que no pertenece a nadie, que no tiene dueños, pero sí hombres comprometidos y seguros de lo que pueden aportar a una noble nación, que creen en el esfuerzo y en la lucha continua por la libre empresa, la propiedad privada, el emprendimiento individual y saben que unidos y con un norte establecido, pueden alcanzarse las metas aunque eso represente muchos años de diaria labor, mucha insistencia y una buena dosis de paciencia.

o

r

i

a

l

Legados e invaluables aportes hay detrás de lo que en un pasado fueron proyectos y hoy son obras. Representatividad, ejemplo y grandes contribuciones es lo que va dejando en el camino un gremio que sirvió de inspiración para que poco a poco se fueran creando organismos representativos de las distintas áreas productoras de Venezuela. Hoy en cualquier cuidad hay grupos organizados que velan por los intereses de los diversos sectores productivos y comerciales, así como hace doce décadas atrás lo inició la Cámara de Comercio de Caracas, desde donde se promovía toda actividad mercantil que se gestaba en la época. No en vano el paso de los años y la experiencia la sigue manteniendo en la cima empresarial, con caras renovadas, abierta a las nuevas ideas y dispuesta a velar y defender como siempre lo ha hecho, a sus afiliados y al resto de los sectores que hacen vida profesional en la región capital. Letizia Buttarello L.

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


¿Habremos cambiado? Por Víctor Maldonado C., Director Ejecutivo de la Cámara de Caracas

H

ay un antes y un después en estos 120 años. En 1893 los comerciantes de Caracas sintieron la necesidad de organizarse y dejar sentado, frente a los poderes públicos de la época, que tenían capacidad organizativa y poder creciente, pero limitado. María Elena González de Luca[1] abunda en este argumento: “Desde tiempos de la primera presidencia de José Antonio Páez, los comerciantes constituían el soporte financiero más inmediato y seguro que tenían los gobiernos, siempre acosados por apremios fiscales; Guzmán Blanco había utilizado ya sus conocimientos gerenciales para ordenar el régimen de la tesorería pública. A lo largo del siglo XIX habían dado pruebas de ser el sector de mayor poder económico de la sociedad venezolana, el más organizado, y el más coherente y firme en la defensa de sus intereses”.

con Valencia. Sesenta millones de marcos fue el financiamiento del capital alemán, y para la época era la más grande empresa ferroviaria alemana en el exterior.

Tropas alemanas 1917 (Primera Guerra Mundial)

Ferrocarril Caracas- Valencia, siglo XIX.

Pero luego vino la I Guerra Mundial y el silencio obligado por las circunstancias. El 24 de octubre de 1916 la Corporación decidió “con el fin de evitar toda causa de rozamiento que por razón de la guerra europea, pudiera ocurrir, que la Cámara solo se reuniría en casos de extrema urgencia, que no tuvieran relación con el conflicto europeo, quedando, por tanto el Instituto, como en una forma de receso, hasta tanto se modifiquen las circunstancias presentes; y dándose autorización al presidente y al tesorero, para dar evasión, en la forma más conveniente, a los asuntos corrientes”[2] Vendría la segunda época en 1919.

No dejaron de ser tensas esas relaciones pero había una gran coincidencia en la necesidad de construir un país moderno y atractivo para la economía mundial. No en balde, poco después de la fundación de la Cámara el país estrenó El Gran Ferrocarril de Venezuela, que unía Caracas

Una revisión sucinta de los boletines de la Cámara de Comercio de esos años da cuenta de una Corporación que nuevamente va a liderar el renacer institucional. Desde el primer momento se proponen “Velar por los intereses generales y locales del comercio, ser un lazo de unión de

Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

sus distintos elementos… reanimando el espíritu de asociación de los comerciantes, facilitando la acción conjunta… con el fin de permitir tomar medidas generales convenientes al mayor desarrollo y desenvolvimiento general...” Y también “ser un centro material de reunión de los miembros del comercio… para el intercambio de ideas y aun para las transacciones…”[3] Tampoco pierden un solo instante en establecer el diálogo apropiado con el gobierno nacional, presentar propuestas, defender sus derechos, intentar decisiones favorables y fundar nuevas instituciones que fueran útiles al comercio y permitieran espacios holgados de confianza para el mercado internacional. Otra actividad que asumieron fue la de restablecer la red de Cámaras de Comercio. En el mismo boletín que citamos anteriormente se reseña que “…también se ha dirigido el Instituto al comercio de las ciudades de importancia mercantil, para que, donde existan Cámaras que hoy se hayan extinguido, se procure la renovación de ellas, de modo que vuelvan a la actividad; y en los lugares donde no existan tales instituciones se promuevan y funden…” Poco a poco los boletines irán reseñando el restablecimiento de las Cámaras de Comercio en Maracaibo, Puerto Cabello, Carúpano y Ciudad Bolívar entre otras. En su momento lo mismo ocurrió con Fedecámaras, Consecomercio y Conindustria. Todas esas nuevas formas de organización gremial fueron asumidas como parte del proyecto de modernización del país y una aproximación lógica a sus circunstancias.


El Arbitraje Comercial fue otra de sus preocupaciones que rápidamente tradujeron en logros. En marzo de 1920 se propuso un Convenio de Arbitraje Comercial celebrado entre la Cámara de Comercio de Caracas y la Cámara de Comercio de los Estados Unidos que fue ratificado el 6 de abril del mismo año. Para septiembre se creó el Comité de Arbitraje respectivo y David T. Pardo fue designado el representante de la Cámara de Caracas. Vale la pena señalar que esos son los antecedentes más antiguos del Centro de Arbitraje de la Cámara de Caracas que cumple 15 años de fructífera labor. Las crisis económicas siempre han tenido en la Cámara de Comercio de Caracas (ahora Cámara de Comercio, Industria y Servicios) una entidad que a la vez que advierte sobre sus peligros también es capaz de proponer soluciones. En estos últimos 120 años ha habido más de una “crisis actual”, pero todas ellas han sido encaradas con un optimismo férreo, una valoración sensata de sus causas y el espíritu de colaboración que es necesario para entender que el país nos contiene a todos y que por eso a todos conviene una trayectoria de éxitos y prosperidad. Por eso la pregunta es ¿si a lo largo de todo este inmenso viaje de más de un siglo la Cámara ha cambiado en algo?. Sigue estando presente el espíritu y propósito de los que fundaron esta Corporación en el siglo XIX. Sigue vigente la necesidad de ser un punto de encuentro para los que hacen comercio. Se mantiene la expectativa de dialogar fructuosamente con el gobierno para hacer de la ciudad un espacio más productivo y también más humano. No dejamos de pensar que junto al gobierno nacional hay que enfrentar los retos que cada época nos propone. Y tampoco dejamos de creer que todos los sueños enfocados en ver a un país moderno pasan por la constitución de una República Civil y liberal, en la que se confíe en las capacidades emprendedoras de los venezolanos, y por lo tanto, se den las condiciones para un vigoroso sistema de mercado.

3

Foto superior izquierda mercado de San Jacinto, finales del siglo XIX Foto superior derecha comerciantes, finales del siglo XIX Foto inferior derecha, Esquina del Doctor Paul (1940)

Tarifas publicitarias de La Revista de la Cámara Cintillo (19 cm. ancho x 5 cm. alto) Bs. 400,00 ¼ de página (12,5 cm. ancho x 12,7 cm. alto) Bs. 600,00 1/2 de página horizontal (19 cm. ancho x 12,7 cm. alto) Bs. 850,00 Nota: los precios reflejados no incluyen I.V.A. Para Información sobre las alternativas de alianzas institucionales comunicarse a través de los teléfonos 0212-5713222 / 2821 / 3990 Ext. 119 o por el correo electrónico: comunicaciones@lacamaradecaracas.org.ve Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Fundación de la Cámara de Comercio de Caracas E

l acto del 22 de noviembre de 1893 había sido predicho de otra reunión, más privada, realizada un mes antes, exactamente el 24 de octubre en el escritorio de J.E. Linares, uno de los comerciantes más importantes de Caracas. Allí además de Linares se congregaron H.L Boulton, Agustín Valarino, Eduardo Baasch, Th. Brandis, Casiano Santana, César Muller, H. Chaumer, J.L. Gorrondona, Joaquín Altuna, Félix Soublette y H. Jiménez, invitados por Sir Vincent Kenneth Barrington, de la comunidad británica de negocios de Caracas y La Guaira. El objetivo de la reunión fue explicado haciendo referencia a una carta de Barrington en la que proponía la formación de una Cámara de Comercio, y enviaba un proyecto de Contrato y Estatutos. Expresaba también su deseo de que la decisión se tomara sin dilaciones por cuanto debía ausentarse en breve del país. La iniciativa de Barrington fue elogiada con palabras de agradecimiento y se acordó sin más la fundación. Inmediatamente se aprobaron los pasos necesarios para dar cumplimiento a la decisión: imprimir el proyecto de contrato y estatutos para su estudio, solicitar la colaboración de la Junta del Banco de Venezuela, nombrar una comisión promotora, integrada por Linares Chaumer y Muller, y publicar el acta de la reunión en el periódico la “Agencia Pumar”. La muy concurrida reunión del 22 de noviembre de 1893 en el local del Banco de Venezuela, acuerdo con las firmas correspondientes al pie del acta, y nombró una Junta redactora de los estatutos definitivosque formaron: Eduardo Baasch; César Muller, J.B. Lassère. J.J. Vaamonde; J.E. Linares, Henrique Chaumer, Henrique Jiménez y el abogado Elías Michelena.

Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

En la primera Asamblea general realizada el 10 de enero de 1894, presidida por el presidente del Banco de Venezuela J.J. Vaamonde, fueron aprobados los Estatutos. El acta de esa asamblea firmada por Vaamonde y Heriberto Lobo, secretario accidental, registra otras disposiciones como la solicitud de personería jurídica de la Cámara y al elección de los nueve miembros principales y nueve suplentes de la Cámara Activa que actuaría hasta la próxima asamblea convocada, según los Estatutos, para julio.

FUERON ELECTOS PRINCIPALES Alfredo Blohm, Eduardo Baasch, H.L. Boulton, J.E. Linares, Carlos Santana, Agustín Valarino Henrique Eraso Henrique Chaumer César Muller

La Cámara Activa, se reunió el 13 de enero y eligió su Junta Directiva que quedó constituida así: PRESIDENTE H.L. Boulton PRIMER VICEPRESIDENTE J. E. Linares SEGUNDO VICEPRESIDENTE A. Blohm TESORERO VICEPRESIDENTE H. Erado SECRETARIO C. Hellmund

SUPLENTES Carlos Yanes Carlos Galán J.L. Gorrondona Juan Nolck Bernardino L. Ruiz Joaquín Altuna Guillermo Valentier Eduardo Montauban Henrique Jiménez

4


Lista de miembros fundadores: Daniel Aron & fils & F. Waltz J.A. Arévalo & Ca E. Aquino Sucesores Altuna & Ca Boggio Yanes & Ca J. Boccardo & Ca Luis Brandt & Ca Braun & Ca Luis F. Báez & Ca O. Becker & Ca Sucesores Brignone Delfino & Ca Becker Brun & Ca Corrales & Ca Cohen & Ca Cabrera & Landaeta Compañía del Gas Ramón Chapellín & hijo Chirinos Moreau & Ca W. Carías Pérez & Ca Chaumer & Ca F.G. Cortés E. Domínguez & Ca Delfino Báez & Ca Dubbers & Wiese A. A. Dupouy & ca R. Domínguez & Ca Evaristo Díaz Devoto, Intervinizio & Souchon Eraso Hermanos & Ca Eduardo Eickhorn Juan Bta Egaña Felipe Francia Fullié & Ca Ferrocarril de La Guaira Carlos Galán & Ca J.A. Guardia & ca Guinand Fréres J.L Gorrondona F. de P. Guerrero A. González & Ca Gran Ferrocarril de Venezuela

J.M. Herrera Irigoyen & Ca C. Hellmund & Ca T. Hurtado Jiménez Rodríguez & Ca Jagenberg Hermanos & Ca Jacobson & Ca Lesser Romer & Ca J.E. Linares Lassére & Ca A. Mayora & Ca L. de Montemayor S. Martínez Egaña A. Martínez Espino Muller & Montemayor M.A. Matos & Ca Montauban Augé & Ca Francisco J. Mayz Martínez Hermanos & Ca Juan Nolck Guillermo E. Ochoa & Ca A. Otáñez e hijo G. Olivo & Ca Pérez Hermanos

Pérez & Paul Santana & Ca Paúl & Ca G. Suárez Pardo & Rita á Porta J. Scholtz & Ca Sucesores de Ricardo Ponte & Ca Guillermo Schamper & Ca Juan Pablo Pérez Santiago Sosa & Ca S. Picard & Ca Sucesores Travieso Hermanos J. Bta Padrón A.Valarino Pérez & Morales Volcán Hermanos Pérez & Díaz Otto Winckelmann & Ca J.A. Pérez & Ca Pedro Yanes & Ca A. Perreault & Ca Carlos Zuloaga Planchart & Velutini R. Zitting Quintana & Madriz Sucesores de Juan Quiroba & Ca Pablo Ramella Sucesores E. Rauber Este texto fue extraído del Libro H. Roo & Ca “Los Comerciantes de Caracas Cien años de acción Bernardino M. Ruiz y testimonio de la Cámara de Comercio de Caracas” Rodríguez España & Ca de María Elena González Deluca, Sota Herrera & Ca editado en Caracas, octubre de 1994. G. Sahmkow G. Sturup & Ca Sucesores

LA REVISTA DE LA CÁMARA Publicación Institucional Digital de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas, Año 9, Nº 20 – Agosto 2013 Director: Redacción y coordinación: Diseño Gráfico: Página Web:

5

Víctor Maldonado Letizia Buttarello Lavarte (CNP: 6.043) Esther Figueira López www.camaradecaracas.org.ve

Dirección: Teléfonos: Fax:

Avenida Andrés Eloy Blanco, Edif. Cámara de Comercio, piso 8. Los Caobos. Caracas, Venezuela. +58 0212 - 571.3222 – 571.3990 + 58 0212 - 5710050 CAMARA1 (2262721) Twitter/Instagram: @camaradecaracas Facebook: Cámara de Caracas E-mail: comunicaciones@lacamaradecaracas.org.ve

0800-

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Rostros que han consolidado nuestra historia Sr. H. L Boulton 1984-1895

Sr. A. Blohm 1895-1896

Sr. J.E. Linares 1896-1897 Repite en 1901-1902

Sr. Lucas Ramella 1897-1898

Sr. Juan Manuel Díaz 1898

Sr. E. F. Lerizier 1898 Repite en 1909-1910

Sr. Carlos Yanes 1899

Sr. Otto F. Romer 1903 repite en 1906

Sr. E. Montauban 1904-1905

Sr. Carlos Zuloaga 1906-1908 Repite en 1911-1912/1914

Sr. Aquiles Pecchio 1913 repite en 1916-1918

Sr. Leopoldo Rojas 1915

Sr. Vicente Lecuna 1919-1928

Sr. Pedro M. Delgado 1929

Sr. F. Guzmán Alfaro 1930-1932

Sr. E. Daboin 1933-1935

Sr. J.M. Herrera Mendoza 1936

Dr. Oscar Augusto Machado 1937

Dr. J.M. Benítez 1938-1939

Dr. Guillermo Tamayo 1940-1941

Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

6


7

Sr. Pedro Vallenilla Echeverría 1942-1943

Sr. Andrés Boulton 1944-1945

Dr. Ricardo José Castillo 1946-1947

Sr. Feliciano Pacanins A. 1948-1963

Dr. Lorenzo Bustillos Núñez 1964-1966

Dr. Ramón Imery 1967-1977

Sr. Sam Pariente 1977-1979

Dr. Enrique Sánchez 1978

Sr. Roger Boulton 1980-1981

Sr. Henrik Blohm 1982-1983

Sr. Luis Augusto Vegas Benedetti 1984-1985

Sr. Gustavo Roosen P. 1986-1987

Sr. Luis Fernando Sánchez H. 1988-1989

Dr. Carlos Bernárdez Losada 1990-1991

Sr. Francisco Aguerrevere 1992-1993

Dr. Eduardo Gómez Sigala 1994-1995

Dr. Pedro Manuel Arcaya 1996-1997

Dr. Germán García Velutini 1998-1999

Sr. Rafael Alfonzo Hernández 2000-2001

Dr. Gustavo Romero Blohm 2002-2004

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Luis Alberto Landaeta 1939-1943

Ángel Cervini 1948-1950

Emilio Conde Jahn 1958-1960 Repite en 1969-1982

Luis H. Ball Zuloaga 1991-1995

Luis Aguerrevere 1941

Raimundo Aristigueta 1945

Gustavo Vollmer 1951 Repite en 1954-1956

Rafael Alfonzo H. 1982-1989

Miguel Alfonzo Ravard 1952-1953 Repite en 1957-1962

Enrique Conde Delfino 1985-1989

José Antonio Vegas Chumaceiro 1995-2001

Jorge Jezerskas Rudminas 2001-2003

Oscar Machado Zuloaga 1946-1947

Federico Vegas Pacheco 1962-1969

Alfredo Luis Paúl Vegas 1990-1991

Roberto J. Ball Zuloaga 2003-2004

Dr. Alejo Planchart C.

Dr. Roberto J. Ball Z.

Dra. Diana Mayoral

Ing. Darío Salas

Fernando Eseverri

2004-2006

2006-2008

2008-2010

2010-2012

2012-2014

Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

8


Una labor de visionarios hace 120 años Por Arq. Ricardo Rodríguez Boades

Hace ya 120 años que un grupo de respetados comerciantes se unieron para cambiar la idea de la economía de trueque a la monetaria… economía que ya en la colonia había tenido algunos inicios años antes con el “Real Consulado de Caracas” que era un consejo nacional de economía, donde productores, comerciantes y exportadores planteaban sus problemas y daban sus soluciones. Pero no era más que un lugar de discusiones sin una sede formal, y no sería sino cien años después que un 22 de noviembre de 1893, hombres de negocios reunidos en un estrecho salón familiar, lee un folleto de “el cojo ilustrado” -revista quincenal que en aquellos años formaba parte de la vida caraqueña-, donde surge la idea de crear una Cámara de Comercio, con nombres tan ilustres como H.L. Boulton; J.E. Linares; A. Blohn; H. Eraso; C. Santana; E. Baasch; H. Chaumer: Cesar Muller; A. Bernardino y muchos más. Todos ellos llevarían a la imprenta de “El Cojo” la primera acta de la Cámara para dar el inicio a esta fuerza comercial, y es con reuniones los sábados en la tarde en un pequeño local alquilado entre las esquinas de Palma y Pajaritos, que luego al construirse la avenida Bolívar es mudado a otro espacio ubicado entre las esquinas de Mijares y Altagracia, hasta que finalmente y algún tiempo después se cambian a un edificio definitivo que estaba en la avenida Este 2 de los Caobos, el cual fue construido con los aportes de los miembros a un costo de 3 millones de bolívares y quedó inaugurado en mayo de 1955, donde comenzó el proceso de agrupar a todos los comerciantes de Caracas con el fin de orientar tan noble carrera que comenzaba a instalarse en Venezuela. La manera con que la Cámara divulgaba todas las informaciones relacionadas con el comercio caraqueño fue a través de un “Boletín Mensual” publicado desde enero de 1894 y que era reproducido por la prensa diaria que circulaba en la capital. El Boletín duró hasta que en noviembre de 1952 se crea “Información”, quincenario de la cámara donde los miembros escribían notas sobre economía, comercio, sociales y comentarios de interés para la comunidad. Mucho podríamos comentar sobre los logros de la Cámara a lo largo de 12 décadas, pero lo importante es que sigue allí liderando los destinos comerciales de Caracas y que fueron creados por un grupo de hombres visionarios hace ya 120 años.

9

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Fernando Eseverri: nuestra fortaleza reside en nuestra corrección cívica

A los 120 años más cerca de sus afiliados

C

on mucho entusiasmo y empuje para concretar los diversos proyectos planteados luego de una planificación estratégica en el seno de la institución, Fernando Eseverri quien asumió la presidencia de la Cámara de Caracas en marzo de 2012, a un año de su gestión se ha caracterizado por trabajar activamente por el mejoramiento de las relaciones del gremio y por proyectar un equipo directivo integrado y comprometido con el país. Según afirmó durante su discurso en la Asamblea Anual de la Cámara de Caracas celebrada en marzo pasado, al cumplirse en noviembre de 2013 el 120 aniversario de la Cámara, continuarán defendiendo los principios que profesan, como son la libertad económica, el derecho a la propiedad privada, la ética en los negocios y la idea de que la empresa privada no tiene sustituto como generadora de riqueza y bienestar. Asimismo, dijo estar conscientes de tener al frente un modelo económico agotado donde la solución no es imponer más controles, sino crear un ambiente propicio para impulsar la producción nacional con seguridad jurídica y leyes que promuevan la producción y la creación de nuevos empleos. “Somos La Cámara de Caracas, por lo que tenemos Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

que ser una referencia en nuestra ciudad. Caracas tiene más de 5 millones de habitantes, el 17% de la población del país y unas 80 mil empresas, la mayoría de ellas pequeñas y medianas, un pulmón económico que ofrece bienes y servicios pero también empleos y por lo tanto oportunidades para la prosperidad y la inclusión. Las ciudades son hechos sociales productivos y mantenerlas supone el esfuerzo de todos y la construcción de muchos consensos. Queremos trabajar para integrar un Consejo Empresarial de Caracas, para que sea un punto de encuentro con los pequeños y medianos empresarios de todas las comunidades que conviven en Caracas (Catia, Macarao, San Antonio, Coche, Quinta Crespo, Guaicaipuro, La Candelaria, Santa Rosalía, Sabana Grande) y que nos permita tener una mejor visión de la empresarialidad caraqueña, de nuestras necesidades, de los problemas que enfrentamos y que nos acerquen más a la cotidianidad y a los problemas que se viven diariamente. La economía popular y el patrimonio familiar es la esencia de las empresas de esta metrópoli. El diálogo social es un imperativo moral, Caracas tiene una complejidad institucional que a veces se enmaraña en competencias que se solapan y hay cientos de

problemas que se podrían resolver con una mejor articulación institucional. Por esta razón vamos a tratar de acercarnos y estrechar vínculos con todas las alcaldías de Caracas. Nos preocupan en este momento la lentitud y los obstáculos registrales, las dificultades existentes para renovar los permisos de bomberos, la excesiva presión tributaria municipal y la inseguridad personal, entre otros problemas. Nos merecemos una ciudad con más espacios públicos, más parques, más oportunidades para el encuentro, para caminar, para compartir y para la contemplación del arte y la cultura. Necesitamos más autopistas, más integración vial de todo el espacio metropolitano, vías que circunvalen a nuestra ciudad. Es imperativo mejorar el problema del tráfico en Caracas, hay que ver cuántas horas diarias se pierden en él. Tiempo que se le podría dedicar a la familia, a la formación y al ocio. Todas esas soluciones apuntalan al bienestar, mejoran la calidad de vida y dinamizan la economía. Para lograrlo es imperativo que todos los actores sociales, públicos y privados, estemos de acuerdo, unamos esfuerzos y tengamos objetivos comunes” -indicó Eseverri- . Pero este año queremos hacer más –agregó-, deseamos que nuestros afiliados sientan que

10


pertenecer a la Cámara les agrega valor. Queremos estar más cerca y por eso en ocasión de los 120 años decidimos visitarlos a todos, ir a las empresas, conocer a su gente, sus inquietudes y ver en qué podemos serles útiles. Queremos lograr una relación más estrecha y más humana que la que tenemos, además de los encuentros abiertos en los que hemos convertido las sesiones de Junta Directiva. Hemos procurado también facilitar información y posibilitar la formación de los cuadros profesionales de las empresas mediante la realización de eventos y buscamos los 365 días del año estar cerca en cuanto al tema comunicacional, además queremos asomarnos a una ciudad que no es sólo empresaria, sino que tiene cultura, monumentos, música, artes plásticas, intelectuales e historiadores y lo estamos haciendo a través de nuestra publicación digital “La Revista de la Cámara”. Hemos dedicado también mucho tiempo a equipararnos a nuestros empresarios en términos de las relaciones vía redes sociales, ya que los servicios de comunicación digital son un enlace constante con todos y el testimonio se puede ver en nuestro portal www.camaradecaracas.org.ve Cambiamos también el formato del boletín informativo y ahora lo enviamos diariamente y privilegiamos una información o un artículo de interés empresarial o ciudadano. Nuestra actividad en las redes sociales y el esfuerzo por crear alrededor de la institución una comunidad nos ha llevado a congregar más tres mil seguidores en twitter, facebook, Instagram y en linkedin, canales que ofrecemos para la difusión de los productos, bienes o servicios de las empresas, para compartir

información e incluso para hacer requerimientos y exigencias a los entes públicos. Cada empresa es una vivencia excepcional; cada una tiene experiencias y el registro de sus propias formas de seguir vigentes y de tener éxito, por lo que es un privilegio poder dar un aporte en la formación de los estudiantes a través de nuestros Encuentros Empresariales, actividad que por tres años consecutivos ha copado los espacios de la Sala BOD CorpBanca para intercambiar experiencias y mostrar con orgullo que hay empresarios comprometidos con el país, que poseen méritos suficientes para el reconocimiento y que hay gente honorable dedicada al servicio público que merece ser enaltecida.

Manifestó Eseverri que sobre los hombros de la Cámara pesa también la inmensa responsabilidad de dirigir el Centro de Arbitraje Comercial más prestigioso del país. Es una manera de demostrar la responsabilidad social y la capacidad para crear y mantener instituciones de servicio público que disuelven las trabas y complicaciones que muchas veces tiene la jurisdicción ordinaria. Cientos de empresarios se han beneficiado del Centro de Arbitraje y muchas disputas han sido resueltas satisfactoriamente, pero además es un centro de excelencia en el aprendizaje y formación especializada del que se ha favorecido la comunidad de abogados y los estudiantes de Derecho. Este año la Ley de Arbitraje Comercial cumple 15 años de haber sido promulgada al igual que la fundación del Centro de Arbitraje de la Cámara, lo cual consolida al sistema arbitral en Venezuela y garantiza a la ciudad y al comercio una alternativa institucional que pueden usar con la confianza bien ganada de la seriedad y constancia con la que ha sido dirigida a lo largo de toda su existencia. Ya por último Eseverri hizo énfasis en dos prioridades de la actual junta: ampliar la base de empresas afiliadas para ser más representativos y concretar el proyecto para arreglar la fachada del edificio sede dado el grado de deterioro en el que se encuentra. ”Es precisamente porque hay rotación y relevo de la dirección que somos un orgulloso modelo institucional que ponemos a disposición de la sociedad, nuestra fortaleza reside en nuestra corrección cívica” –puntualizó-.

11

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Carlos E. Hellmund nieto de uno de los fundadores, se mantiene activo en la Directiva

Los Hellmund presentes desde los inicios

C

arlos Eduardo Hellmund, presidente de la junta Directiva de Casa Hellmund, es uno de esos personajes siempre consecuente en las actividades de la Cámara, quien con sus conocimientos, experiencia y sabiduría que le deja los años vividos, manifiesta con orgullo que fue su abuelo Carlos Hellmund Cuello uno de los fundadores de la Cámara de Comercio de Caracas, e incluso integró la primera junta directiva en calidad de Secretario en el año 1894. Hoy mucho tiempo después, el nombre de Carlos Hellmund sigue entre la lista de los directores, pero desde hace algún tiempo en calidad de asesor de la Junta Directiva, no obstante hay continuamente en él una energía por participar, dar aportes siempre acertados y seguir firme con los principios que promuevan las relaciones comerciales y la libertad en la empresa privada, como rezan los principios establecidos en las actas de fundación de la institución. “Yo empecé en la Cámara hace muchos años y tuve unos buenos patrocinantes; en esa época estaba de presidente Ramón Imery (1967-1977) quien había estado al frente por muchos años ya que antes se estilaba que esos cargos se perpetuaban porque eran puestos que no tenían mucha codicia y en los que había que asumir posiciones difíciles ya que había mucho intercambio con el gobierno y se requería de mucho tiempo. Pedro Mendoza Goiticoa era uno de los que estaba empeñado que yo Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

formara parte de la Cámara entonces me integré y pase por muchos periodos hasta que eventualmente llegué a tesorero, después fui vicepresidente y en la época de Carlos Bernárdez (1990-1991) cuando se suponía me correspondía asumir la presidencia por tradición, no puede aceptarla porque tenía una hija enferma en ese momento y quise dedicarle todo el tiempo hasta que lamentablemente falleció; además tenía algunas desavenencias con el gobierno de ese momento y tal vez no hubiese sido el mejor vocero de la Cámara. Sin embargo, siempre he seguido muy activo y posteriormente en la época de Luis Augusto Vegas decidieron que me quedara como asesor de la Junta de la Cámara, lo cual sigo haciendo con gusto y por ello asisto a las reuniones de dicha directiva” –señaló-. Estar en una institución es una experiencia muy buena – dijo- “cuando yo empecé el gobierno le daba importancias a las cámaras, pero hoy en día no es así y eso es un gran problema para el país porque las fuerzas vivas se mantienen aunque con muchas dificultades. Pudiera haber por momentos específicos ciertos acercamientos entre los sectores privado y gubernamental debido a la escasez de productos y demás dificultades, porque sin duda el que produce con mayor eficiencia es la empresa privada”. Indicó que luego vino la época de fusionar ambas instituciones y había unos a favor y otros en con-

tra que piensan que el comercio es una cosa y la industria otra, no obstante existe una realidad y Caracas y su territorio necesitan tener una fuerza aún mayor con las dos cámaras unidas, manteniendo siempre la independencia lógica de lo que es una industria y lo que es un comercio. Trayendo recuerdos a su mente, comentó el importante aporte que ha hecho la institución a lo largo de su trayectoria, muchos de los cuales todavía se mantienen vigentes en las leyes y normativas labores. Manifestó que la Cámara aunque se dedicó a aspectos locales quizá no ha sido lo suficientemente activa y es posible que su verdadera función haya estado enfocada más hacia el país que hacia lo local, por lo que ha sido reconocida por sus aportes nacionales y por impulsar la creación de otros gremios. Asimismo en un pasado promovía misiones comerciales y organizaba visitas internacionales para fomentar mejores relaciones comerciales e impulsar a la empresa privada. Como parte de las novedades, la institución incluyó a las mujeres dentro de su Junta, entre ellas Luisa Elena Mendoza quien fue la primera dama en ocupar un puesto en la directiva; más recientemente llegó Diana Mayoral quien resultó electa como la primera mujer en presidir un gremio predominantemente masculino.

12


En relación con la mesa de la Junta Directiva destacó que es algo muy especial, comentó Hellmund que pertenecía al Banco de Venezuela (antes de que fuera estatizado) y en ella se sentaban sus directores incluyendo al Dr. Vicente Lecuna (1919-1928), quien era el presidente de la Institución bancaria y además presidente de la Cámara durante muchos años. Lecuna la donó para la directiva de la Cámara de Comercio y en ella quedaron muchos recuerdos metidos en sus gavetas, lo que vino a consolidarse como un símbolo… y es que la cámara fue la inspiración de donde salieron muchas ideas y también otros gremios, por ejemplo Consecomercio y Fedecámaras por sólo nombrar algunos.

ha hecho un muy buen papel por ejemplo en la renovación de su Junta Directiva, donde hay caras nuevas y otras generaciones muy representativas, lo que se traduce en una forma de involucrar a más gente y es una renovación muy bien pensada de gente muy capaz y comprometida quienes evalúan y analizan temas muy importantes, no obstante, una cosa es lo que se habla entre los directores y otra es el beneficio para con los otros miembros; entonces deben hacerse foros y generar mucha información para demostrar que la cámara es útil y da valores agregados a esa membresía. “La cámara debe ser más influyente sea quien sea el gobernante, ese es un reto importante pero difícil; por lo pronto yo seguiré participando como asesor, porque eso es lo que se necesita ahora, muchas cabezas y mucho apoyo” –afirmó-.

En cuanto al futuro de los gremios empresariales en Venezuela, el experto afirmó que los ve muy opacos pero insiste en que no hay que ceder, sino que seguir haciendo y demostrando a los socios que las Cámaras son útiles para aspectos empresariales y personales, por lo que las cámaras tienen un reto muy grande de seguir siendo útil individualmente para cada miembro y genéricamente para todo el sector, deben ser más gestoras y ayudar mucho más a sus afiliados.

“Deseo para la cámara muchos años más de vivencia y a todos sus directores que sigan trabajando comprometidos con el país, porque debemos mantener y seguir escogiendo a la flor y nata del empresariado venezolano, porque ellos son quienes integran la Junta Directiva de la Cámara de Caracas”.

En la actualidad percibe que la Cámara de Caracas

1. Carlos Eduardo Hellmund Blanco 2. Guillermos Sánchez Herrera 3. Henrique Schmidli 4. Salvador Covelo 5. Alfredo Gerstl 6. Adalberto Cassani 7. Enrique Sánchez S.

13

8. Andres Boulton Pietri 9. Roger Boulton Figueira 10. Henrik Blohm Schlute 11. Erik Halvorssen Hellum 12. Luis Augusto Vegas Benedetti 13. Gustavo Roosen Popken 14. Carlos J. Muskus 15. Juan Bautista Arismendi Melchart

16. William Boulton Figueira 17. Eduardo Arnal 18. Héctor Silén 19. Carlos Ball Martínez 20. Vladimir Chelminski 21. Mauricio De Stefano 22. Marcel Granier

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Rafael Alfonzo: luchar por valores y por una sociedad libre

El Presidente de las dos Cámaras

R

afael Alfonzo Hernández ha sido uno de los empresarios venezolanos más destacado por su activa participación gremial, prueba de ellos es que estuvo por varios períodos consecutivos al frente de la Cámara de Industriales de Caracas, cargo que también ocupó su padre, y luego fue presidente de la Cámara de Comercio de Caracas, por lo que se considera como uno de los promotores de impulsar la idea de unir ambas instituciones en una sola Cámara. Explicó Alfonzo que la razón que llevó a la idea de la fusión fue el antagonismo evidente y muy claro entre lo que era industria y comercio, y más aún que se vivía una época donde había sustitución de importaciones y se daban los primeros pasos para buscar dicha sustitución por la vía de la promoción de un proteccionismo a los sectores industriales. Eso trajo un conflicto porque había aranceles que protegían a esas industrias y por lo tanto los comerciantes querían tener la alternativa obviamente para los productos locales y extranjeros. Por lo que al haber esa barreras, siempre existía una discrepancia muy clara entre lo que defendía la industria que pedía 100 % de protección, versus el cero arancel que pedía el comercio. Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

“Quienes nacimos en el mundo del proteccionismo acusábamos a los comerciantes y decíamos que eran antinacionalistas. Eso da una dimensión de nuestro pensamiento y punto de vista de la cultura con el cual se formaba el sector industrial. Posteriormente me integré y formé parte de CEDICE (donde actualmente soy presidente) y eso me permitió abrir la mente, leer y conocer un poco más sobre el pensamiento liberal y ver que efectivamente para el sector industrial era contradictorio pensar que el proteccionismo era la que le iba a dar posibilidades, cuando en el fondo los que nos permitiría poder surgir era el esquema de libertad” –manifestó-. “En ese momento que decidimos unir las Cámara de Comercio y de Industriales fue porque entendimos que éramos un todo y muchos lo comprendieron y comenzaron a integrarse, no solo en Venezuela sino con los países vecinos”-agregó-. Las cámaras tienen que ser organizaciones de servicios a sus afiliados, dedicarse a la problemática de cada sector y no al problema de un sector contra otro. Industria sin comercio no funcionan y si se afecta una se afecta a la otra. La Cámara de Comercio de Caracas siempre ha sido el gran representante del

sector privado venezolano y tiene una importancia fundamental en el desarrollo de la nación y sus presidentes han sido grandes empujes de Venezuela que obviamente establecieron una pauta de responsabilidad, porque en el fondo lo más importante que debe seguir un gremio es que sus miembros tengan la continuidad de imitar y fortalecer lo que hicieron los antecesores, dijo Alfonzo. “Han habido empresarios que pasaron más dificultades que las que vivimos actualmente y supieron dar con responsabilidad y fuerza el empeño en su lucha por la libertad, eso hay que mantenerlo y estructurarlo y ese es el gran reto que tiene la Cámara de Caracas hoy: establecer que su pauta fundamental sea la lucha por los valores y generar los principios para hacer una sociedad factible, libre y con continuidad” –puntualizó-. A su criterio la Cámara viene haciendo un trabajo muy importante de restructuración y reformulación a fin de que sus afiliados y representantes asuman el rol que le corresponde dentro lo que es la Venezuela de hoy.

14


La Cámara siempre ha sido un factor fundamental en cuanto a la defensa y controles del Estado y una de sus grandes contribuciones ha sido lograr que el país tenga principios que lo rijan dentro del libre comercio y libre actividad. Ha tenido grandes empresarios que dejaron un legado con su gran ejemplo y que siempre buscaron un norte progresista a través de la transformación, responsabilidad y valor agregado que sembraron, pero sin duda un sector industrial nunca va a poder competir en un país cuando tiene unas condiciones desventajosas ante otros. Por ello hay que seguir defendiéndolo para no perder la libertad ante la comodidad de no enfrentarse a los regímenes que nos la quieren quitar, eso sería un error y una gran miopía empresarial, precisó el ex presidente. Rafael Alfonzo es Ingeniero de Tulane University, New Orleans Lousiana, con Master en Tecnología de Alimentos de University of Massachusetts. Fue Director Ejecutivo y Director Principal de Alfonzo Rivas y Cía y como parte de su desempeño gremial es también Ex-Presidente de Conindustria y de Cavidea. En los momentos está al frente del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad CEDICE Libertad, ha publicado varios libros y monografías y es columnista de algunos diarios nacionales

Alejo Planchart, presidente después de la fusión

Una fuerte convicción: trabajar unidos para complementarnos L

ugo de plantearse la necesidad de consolidar a dos instituciones de tradición bajo un solo gremio, la dura tarea de convencer a mucha gente y adaptar ideales a una realidad inminente, Alejo Planchart logró con mucha satisfacción y esfuerzo, ser el promotor de la fusión de las cámaras caraqueñas de industriales y comerciantes, así como ser el primer presidente (durante el período 2004-2006), de la nueva cúpula que nacía: La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas. Ingeniero Industrial egresado de la Universidad Católica Andrés Bello en 1964, Planchart trabajó en la Shell, fue profesor del IESA y desde 1976 ingresó a Polar, donde un vasto desarrollo de carrera en diversas áreas lo llevó a ocupar el cargo de Gerente General interino por varios períodos, y aunque hoy está jubilado por la compañía, es consultor permanente, miembro de la Junta Directiva, presidente del Plan de Jubilación y representante de Empresas Polar ante diversas organizaciones. Vinculado siempre con los gremios, Planchart fue presidente de Conapri y actualmente participa en Conindustria y Fundei, no obstante la experiencia de haber presidido la Cámara de Caracas le dejó un gran aprendizaje y la complacencia de haber superado ese gran reto. “Me tocó la tarea de negociar con la Cámara de Industriales para unirnos y fortalecer el trabajo de ambas y crear sinergia entre comerciantes e industriales, porque hoy día los dos sectores están muy vinculados. Aunque hubo quienes se disgustaron con la idea, al final resultó un ahorro importante al tener una sola estructura que se vinculara con los asuntos de la ciudad”. “La decisión obedeció a que nos dimos cuenta que empresas grandes estaban en diversas cámaras y cada una de ella apoyaban las mismas cosas pero tenía actividades y burocracia independientes, pues cada quien buscaba promover sus servicios y ofrecer acciones que a la larga llevaban a lo mismo y terminaban apoyando a los afiliados en idénticos aspectos, pero a veces siendo complementarios y en ocasiones contradictorios” –agregó-.

15

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Reorganizarse para comenzar de nuevo

Explicó Planchart que para conseguir con éxito la fusión, tuvieron que empezar por clasificar la composición de los miembros y reorganizar la cámara de forma activa y con más participación, pues se había convertido sólo en un sitio para presentaciones de la directiva. De manera que se reforzaron algunas áreas como la información, cursos y eventos, el Centro de Arbitraje y la Cámara Internacional, y se delegó la operatividad a un personal especializado que impulsó a la institución a lo que es hoy día.

las cosas funcionaran –indicó-, la Cámara tendría que participar activamente en los consejos comunales de la zona y en el acercamiento con los barrios y comerciantes informales”. Sugirió que como proyecto las organizaciones civiles podría contribuir con el comercio informal, organizarlos y atraerlos hacia la Cámara para que se integren con los empresarios y sean partes del sistema; “que no estén excluidos y más bien funciones como redes sociales incorporadas al sistema que se integra en la Cámara”.

Con la filosofía de seguir amparando al sector privado, mantener la libertad de empresas, comercio e industrias y defender los valores, la democracia y la libertad de acción y pensamiento, una de las tareas fundamentales de la Cámara es seguirse ocupando del tema de Caracas más que de tópicos nacionales y realmente batallar sobre aspectos locales que involucren a la ciudad.

Hay un alto porcentaje de compañías grandes afiliadas, pero el problema es con las pequeñas que no se suman, a diferencias de otros países que todas las empresas y microempresas forman parte de la cámara de su región. En Caracas eso no sucede, ocurrió en un pasado pero con el tiempo la gente no le ve sentido, pero eso es un plan a futuro –continuó-.

“Es decir quedarse apegados al ámbito local, como el problema del tráfico capitalino, los planes urbanos, el transporte, la basura, el crecimiento de la ciudad, así como evaluar qué necesitan las empresas de Caracas para seguir viviendo y operando y abocarse hacia temas como la seguridad, vigilancia y otras áreas vinculadas” –dijo-.

Otras cámaras están tratando de unirse porque ven que las fronteras no existen y que los diferentes gremios enfrentan los mismos problemas a pesar que a nivel nacional ocurren otros tipo de discusiones, de allí que sería conveniente consolidar todo en una sola institución, o al menos agruparlas en un mismo espacio físico a gremios como Consecomercio, Conindustria, Fedecámaras, Cámara de Miranda y Cámara de Caracas- afirmó Alejo Planchart-.

Por otra parte, destacó el entrevistado que la Cámara de Comercio, entre las primeras del país, fue la que dio origen al nacimiento de otros gremios, entre ellos Fedecámaras, Conindustria, Consecomercio, los cuales surgen bajo la iniciativa de la institución más antigua de Caracas, pero para abordar temas nacionales o de sectores puntuales.

Bajar los escalones hasta el comercio informal

Según el experto, a la Cámara aún le falta meterse en lo cotidiano y bajar los escalones y no es fácil dada las condiciones políticas, pero lejos de una institución política, está el tema social y de responsabilidad. “Si

En su propuesta a largo plazo visualiza a todos esas organizaciones en un solo edificio con un personal común por áreas y especializaciones de trabajo, aunque con juntas directivas distintas, un presidente ejecutivo único que sirviera de vocero y gozara de permanencia, cuyos lineamientos estuvieran dictados por las pautas que dictamina el gremio. La idea es trabajar unidos, en concordancia y no pisarse uno con otros, sino complementarse. “No tiene sentido duplicar esfuerzos, se pierde sinergia y se aumenta la vulnerabilidad económica de la Cámara. Hacia allá es el futuro y aunque no es un camino fácil, hay que seguirlo. Tampoco fue fácil unir las dos Cámaras y aquí estamos hoy” –puntualizó-. Entrevista re-editada de la revista de la Cámara No 9 de abril de 2009

Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

14


Programa para optimizar relaciones y mejorar los servicios

La Cámara visita a sus agremiados E

l pasado mes de abril se inició el proyecto de acercamiento de La Cámara de Caracas con sus afiliados mediante el ciclo de visitas institucionales, planificadas con el fin de detectar las necesidades de sus miembros y lograr además un vínculo que permita esbozar actividades conjuntas a futuro. Durante los encuentros Fernando Eseverri en calidad de presidente acompañado de algunos integrantes del Comité Ejecutivo y con la presencia del Director Ejecutivo Víctor Maldonado, hacen entrega al representante de la empresa de un plato de reconocimiento conmemorativo al 120 Aniversario de la Cámara de Caracas y a los 15 años del Centro de Arbitraje, lo que refuerza la búsqueda de fortalecer el contacto de la institución con sus agremiados. Este programa de visitas institucionales se ha venido ejecutando a lo largo de este año a compañías de diversos sectores y ha resultado bien provechoso, ya que ha permitido conocer la realidad que enfrentan las industrias locales, así como seguir consolidando a la Cámara como una de las organizaciones más antigua, sólida y estable del país. Las compañías visitadas han sido:

17

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Recuerdos en imágenes 75 Aniversario CCC (1968), invitado Presidente de la República Raúl Leoni. Presidente de la Cámara Ramón Imery.

Conveción Nacional de Cámaras y Asociaciones (1970) Auditorio de la CCC. Invitado Presidente de la República, Dr. Rafael Caldera.

Presidente de la República, Dr. Rafael Caldera y Ramón Imery (1970). Conveción Nacional de Cámaras y Asociaciones (1970) Auditorio de la CCC. Invitada Ministra Haidée López de Castillo.

Reunión de Directiva, Presidente Henrik Blohm (1982-1983).

Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

Junta Directiva de La CCC.

18


Robert Botome.

Reunión de Directiva, Presidente Dr. Enrique Sánchez (1978).

Visita de la Misión de nueva Zelanda a la CCC, Presidente Enrique Sánchez. Cena en La CCC (1981).

Luis Henrique Ball Zuloaga y Rafael Alfonzo Hernández.

Reunión de Directiva, Presidente Roger Boulton (1980-1981).

Reunión de directiva en el Club del Comercio.

19

Reunión de directiva en el Club del Comercio.

Inauguración de la Galería de Ex-Presidentes de la CIC , 6/12/2001.

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


La doctrina venezolana y libertadora de Simón Bolívar: Urge su divulgación y vivencia

Por Henrik Blohm, Presidente de la Cámara de Comercio de Caracas (1982-1983)

Cámara extremó sus iniciativas por contribuir a crear un ambiente que propiciara la unión de las diferentes regiones y de las diversas actividades económicas de la Patria, orientada por la doctrina de Simón Bolívar, con el fin de lograr la prosperidad, bienestar y felicidad de todos los habitantes del país, mediante el pleno despliegue de los talentos, capacidades y esfuerzos individuales y colectivos. En el reconocimiento al final de “La Asamblea de la Unidad” quedó constancia que la Cámara de Comercio de Caracas “…presentó un análisis de la Doctrina Bolivariana en relación con la Democracia Venezolana, estableciendo el principio de que con esa doctrina Venezuela no necesita mucho estar pensando en doctrinas extrañas sino aplicar a nuestra democracia los principios bolivarianos.” Como parte del homenaje al Libertador, en el año Bicentenario de su Nacimiento, la Cámara de Comercio de Caracas fue la anfitriona y organizadora de la X Asamblea Anual de la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio (AICO). En esa oportunidad, que coincidió con la celebración de los 90 años de la fundación de la Cámara, su presidente encabezó, junto al presidente de AICO (a la vez presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Madrid, España), la visita al Panteón Nacional para colocar una ofrenda floral ante el sarcófago del Padre de la Patria. Fueron acompañados por representantes de trece países iberoamericanos. AICO también donó un monumento a Caracas, como agradecimiento a la ciudad por haber albergado la X Asamblea Anual de esa Institución.

Afiche producido y distribuido por la Cámara de Comercio en 1983.

L

a Cámara de Comercio de Caracas, siempre consciente de su responsabilidad por las generaciones presentes y futuras, ha hecho grandes esfuerzos por servir a las comunidades de las cuales ha formado parte. Ella ha considerado que, entre sus múltiples obligaciones, ha estado la divulgación de la doctrina autóctona y a la vez universal de Simón Bolívar, con conceptos esenciales para la formación de un espíritu público que fortalezca la unión entre venezolanos, que haga posible una forma de vida que demuestre que en Venezuela, usando palabras del Padre de la Patria, “…las buenas costumbres, y no la fuerza, son las columnas de las leyes;…” y que contribuya a hacer del nuestro un gran País “… menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria.” Los esfuerzos de La Cámara de Comercio de Caracas por consolidar la unión de los venezolanos alrededor de la doctrina de Simón Bolívar, se hicieron aparentes en la XXXIX Asamblea de Fedecámaras que reunió a 263 Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción en Caracas en 1983, en homenaje a Simón Bolívar, en el Bicentenario de su Nacimiento. En La Cámara recayó el honor de presidir el Comité Organizador de la que perdura en el recuerdo como “la Asamblea de la Unidad”. Durante ella la Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

Así mismo, en homenaje al Libertador en el Año Bicentenario de su Natalicio, la Cámara de Comercio de Caracas ofreció un ciclo de conferencias, cuyo tema fue “La Doctrina de Simón Bolívar y la Venezuela del Futuro”, a los Directores de los planteles oficiales y privados de educación primaria y secundaria, como colaboración a su importante labor pedagógica. En el programa participaron aproximadamente 530 representantes de planteles educativos. Cada uno recibió un juego de los doce afiches bolivarianos de la Cámara. El destacado historiador Prof. Manuel Pérez Vila dictó las conferencias.

Los Delegados ante la X Asamblea Anual de AICO, rinden su homenaje al Libertador, Simón Bólivar, en el Panteón Nacional.

20


“La obra escrita de Bolívar por sus enseñanzas morales, la nobleza de los pensamientos y principios políticos y militares que contiene, es la más notable dada al público en el Continente Americano, la fuente más preciosa de su historia y guía para su desarrollo futuro.” En un editorial de su revista, la Cámara de Comercio de Caracas expresó: “Venezuela se puede considerar afortunada, más que por las riquezas del subsuelo y la abundancia de recursos, por tener una doctrina autóctona y a la vez universal, como es la de su Libertador. No tenemos necesidad de importar ideologías, de inflar mitos, de crear valores artificialmente. Tenemos lo más preciado para un pueblo: una figura propia de prestancia universal. Es tiempo que individual y colectivamente estemos conscientes de ella, no para jactarnos, sino para usarla de modelo y medida de excelencia para nuestros propios logros, esfuerzos y sacrificios, como prueba de la capacidad nativa, y de bandera alrededor de la cual podamos unirnos en empeños hacia metas superiores de realización humana.”

Los representantes de la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio (AICO) de: Brasil, Colombia, Ecuador, España, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Venezuela y la Representación de O.E.A., depositaron una ofrenda floral ante el Sarcófago del Padre de la Patria en el Panteón Nacional.

En la oportunidad de conmemorarse los 150 años de la muerte de Simón Bolívar, la Cámara de Comercio de Caracas produjo 120.000 afiches con pensamientos del Libertador (10.000 juegos de 12 afiches) destinados a las escuelas públicas y privadas, como un aporte a la formación integral de nuestras juventudes.

Es incongruente que, habiendo tenido una doctrina tan extraordinariamente avanzada para todos los campos de la actividad humana, como lo ha sido la del Padre de la Patria, se generalizara entre nosotros la aplicación de conceptos económicos obsoletos, que preconizan la estatificación y el centralismo, tesis que ha fracasado reiteradamente no sólo entre nosotros si no en naciones de las más variadas composiciones raciales, condiciones climáticas, ideologías políticas y tradiciones religiosas. El 15 de diciembre de 1812 Simón Bolívar alertó sobre los graves peligros que acarrea el gigantismo estatal con sus abultadas nóminas de las dependencias oficiales: “La disipación de las rentas públicas en objetos frívolos y perjudiciales; y particularmente en sueldos de infinidad de oficinistas, secretarios, jueces, magistrados, legisladores, provinciales y federales, dio un golpe mortal a la República…”

Al cumplir 80 años, la Cámara de Comercio de Caracas publicó un folleto con pensamientos del Libertador, Simón Bolívar. Durante años se leía un pensamiento de Simón Bolívar al comenzar cada sesión de la Cámara Activa de la Cámara de Comercio de Caracas, con el fin de situar los intercambios y resoluciones en un nivel superior, en lo moral y profesional, con miras a asegurar efectos beneficiosos para las comunidades en general a las que sirve la Cámara, así como para sus miembros. A lo largo de su historia, la Cámara de Comercio de Caracas ha prestado servicios al país y a la ciudad capital, aportando informaciones y conocimientos especializados, aconsejando y aportando iniciativas a las soluciones de diversos problemas colectivos. Sirvan dos ejemplos como muestra de este aserto: 1) Luchó durante años para que se restituyeran con plena vigencia las garantías en el orden de las libertades económicas establecidas en la Constitución de la República; 2) En el año 1971 se elaboró un estudio, basado en una encuesta hecha entre los aproximadamente 600 miembros de la Cámara, para aconsejar al Gobierno Nacional que no se impusiera por decreto la carga y descarga de bienes en horas de la noche en Caracas. En 1974 el Gobierno Nacional volvió a considerar esa medida con el propósito de descongestionar los terminales, patios y almacenes del puerto de La Guaira. Afortunadamente, el Gobierno desistió de la medida. En ese estudio la Cámara de Comercio de Caracas también hizo recomendaciones sobre cómo mejorar el tránsito en Caracas. El empresario Dr. Vicente Lecuna, “El Gran Bolivariano”, presidente de la Cámara de Comercio de Caracas durante diez años (1919-1928), dio expresión a un sentimiento generalizado y muy arraigado en Venezuela y muchas otras naciones de nuestro continente:

21

No obstante esta advertencia, la transferencia que se hizo de los recursos de los ciudadanos a muchas empresas e institutos autónomos ineficientes, improductivos y deficitarios del Estado, así como la entrega por los venezolanos al Estado de su libertad de escoger y de decidir libremente, o la usurpación de éste de funciones que no le eran propias, nos llevaron a elevados índices de inflación, endeudamiento público, devaluaciones, desempleo y pérdida de buena parte de nuestra independencia y soberanía. Hemos debido de haber luchado contra una cierta distorsión mental que condona pérdidas cuando ocurren en empresas del Estado y condena ganancias si las generan las empresas privadas. En resumidas cuentas, la Cámara de Comercio de Caracas ha sido constante en sus esfuerzos por contribuir a asegurar para todos los habitantes del país un ré-

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


gimen de libertades ejercidas con responsabilidad, con el fin de garantizar y ampliar para todos las alternativas de educación, religión, expresión, trabajo, ahorro, consumo y disposición de bienes, así como asegurar igualdad de oportunidades. Solo así cada uno puede cumplir con sus deberes y proteger sus derechos, para lograr el pleno desarrollo de su potencial, mediante sus propios talentos y esfuerzos, para alcanzar su bienestar individual,contribuyendo con ello al progreso colectivo y al engrandecimiento de Venezuela. Fue Simón Bolívar, el Padre de la Patria, quien enfatizó más el cumplimiento de los deberes que el disfrute de los derechos y dejó la siguiente recomendación al Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819: “Son derechos del hombre: la libertad, la seguridad, la propiedad y la igualdad. La felicidad general, que es el objeto de la sociedad, consiste en el perfecto goce de estos derechos.”

CAMARA DE COMERCIO DE CARACAS - CAMARA ACTIVA 1983 SENTADOS: Alfredo Willson Castillo, Luis A. Vegas Benedetti (Vice-Presidente), Henrik Blohm (Presidente), S. Henry Benacerraf (Tesorero), Henrique Schmidli (Ex-Vicepresidente). DE PIE: Robert Bottome, h., Ricardo Sillery López de Ceballos (Consultor Jurídico), Silvio Ulivi, Vladimir Chelminski (Director Ejecutivo), Erik L. Halvorssen, Roger Giuliano, Adalberto Cassani, Carlos J. Muskus, Efry Steinmetz, Mauricio De Stefano, Juan Carrillo Gil, William Boulton, Marcel Granier. AUSENTES: Juan Jugo Santini (Vice-Presidente), Carlos Eduardo Hellmund, Julio Santodomingo, Gustavo Roosen, Gustavo González Eraso, Juan Bautista Arismendi, Hector Silén, Marco Lovera, Luis Fernando Sánchez, Frank Alcock, James Rodner, Andrés Espiñeira.

Pensamientos de Simón Bolívar* La salud de la republica depende de la moral que por la educación adquieren los ciudadanos en su infancia (11.12.1825) Para formar un gobierno estable se requiere la base de un espíritu nacional, que tenga por objeto una inclinación uniforme hacia dos puntos capitales, moderar la voluntad general y limitar la autoridad pública (15.2.1819) ¡Para nosotros la patria es la América… nuestra enseña la independencia y libertad! (12.11.1814) Son derechos del hombre: la libertad, la seguridad, la propiedad y la igualdad. La felicidad general, que es el objeto de la sociedad, consiste en el perfecto goce de estos derechos (15.2.1819) La sociedad desconoce al que no procura la felicidad general; al que no se ocupa de aumentar con su trabajo, talentos o industrias las riquezas y comodidades propias que colectivamente forman la prosperidad nacional. (15.2.1819)

*

…no conviene que la opinión y las fuerzas estén en las mismas manos y que toda la fuerza esté concentrada en el gobierno…(16.9.1821) …he pretendido excitar la prosperidad nacional por las dos más grandes palancas de la industria: el trabajo y el saber. Estimulando estos dos poderosos resortes de la sociedad, se alcanza lo más difícil entre los hombres: hacerlos honrados y felices (15.2.1819) Unidad, Unidad, Unidad, debe ser nuestra divisa (15.2.1819) El comercio exterior… una profesión, que únicamente estriba en el crédito y buena fe. Y ¿qué comercio habrá sin cambios y sin provechos? (29.2.1828)

… son los pueblos más bien que los Gobiernos los que arrastran tras sí la tiranía (15.2.1819) … la destrucción de la moral pública causa bien pronto la disolución del estado (6.1.1829) … la hacienda nacional no es de quien os gobierna. Todos los depositarios de vuestros intereses deben demostrar el uso que han hecho de ellos. (2.1.1814) …un pueblo es esclavo cuando el gobierno, por su esencia o por sus vicios, huella y usurpa los derechos del ciudadano o súbdito (6.9.1815)

La verdadera igualdad no existe sino en la formación y delante de la ley que liga y comprende a todos indistintamente (15.2.1819) Es el deber de todo ciudadano vigilar sobre la legítima inversión de las rentas públicas, en beneficio de la sociedad… (15.2.1819)

( ) Editorial de la revista ¨Comercio¨, enero-marzo 1983 que publicaba la Cámara de Comercio de Caracas. Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

22


María Elena González autora de los Comerciantes de Caracas

A más de cien años, se sigue haciendo historia escritor Manuel Pérez Vila quien no pudo aceptarlo. Luego el Dr. Pedro Manuel Arcaya me contactó y en mi primera reunión con él estaba también Vladimir Chelminski (quien fue director de la Cámara de Comercio por 24 años) y me explicaron que querían contar la historia de la Cámara porque cumpliría 100 años en 1993.

S

i hay una persona conocedora de la historia de la Cámara de Comercio de Caracas es la escritora del libro “Los Comerciantes de Caracas”, publicación de 1994 que compila los cien años de acción y testimonio de la Cámara de Comercio, obra de María Elena González Deluca, historiadora e investigadora quien se tomó la tarea de desempolvar durante dos años las memorias de una institución que para eso momento celebraba sus cien años de fundada. Conversar con la profesora González es una experiencia de volver a un pasado en el que la actividad comercial y agrícola era lo que motorizaba la economía venezolana, y que según sus relatos, las grandes empresas y casas de bolsas giraban en torno a los ferrocarriles y vías de comunicación, las exportaciones a través de los grandes puertos, los cultivos principalmente de café, la minería y explotación de oro y demás actividades que se desarrollaban exitosamente a finales del siglo XIX.

Mi primera pregunta fue saber con qué material se contaba- indicó-, porque si no hay escritos, no hay historia, más en una institución donde no se pueden usar fuentes orales. Ellos no estaban muy seguros de lo que había, aunque sabían que estaban los boletines y otros documentos sin saber las fechas, y a pesar que cada quien recordaba algo, en realidad no se sabía con qué se contaba, pero sin duda había una muy buena base para iniciar el trabajo. “En principio se habló de hacer una publicación no muy extensa porque no había mucha fuente y se pensaba en algo de 150 páginas (el libro se imprimió con 848 páginas), de manera que empecé el trabajo. Para ello se acondicionó una oficina ubicada en el edificio y se dejó un espacio vacío y otra área con algunos volúmenes de lo que había sido una biblioteca muy importante, producto de las primeras iniciativas de la Cámara donde había un sector de los comerciantes con muy buen nivel cultural que decidieron como directores, armar una completa

biblioteca con suscripciones del exterior, muchas revistas, bibliografía y materiales importantes para Venezuela y sobre el exterior, además de periódicos y ediciones sobre economía, comercio y diccionarios, por lo que se logró una librería muy valiosa con colecciones de publicaciones del Ministerio de Fomento, gacetas oficiales e incluso hasta una colección del Correo del Orinoco, la cual al parecer fue erróneamente botada por alguien que desconocía el valor de aquel material. Habían textos e información muy valiosa pero estaba reducido a unos estantes y se encontraban en muy mal estado y deterioro –relató-. “Me instalé a trabajar y tuve condiciones favorables, aunque yo tenía una actividad docente bien intensa porque empezaría mi año sabático y lo dedicaría a hacer una investigación con una beca que había obtenido en Estados Unidos, pero al proponerme esta investigación sobre los comerciantes vi era una trabajo interesante y entonces suspendí la beca, sin embargo tomé el sabático para realizar este faena en dedicación exclusiva, con la suerte de poder tener a dos ayudantes (una de mis alumnas con su novio también estudiante) a quienes recluté para que se unieran a este proyecto, con la suerte que nos entendimos y ellos fueron muy responsables, cumplidores y con mucho criterio” – agregó González-.

Pero es que la Cámara de Caracas a pesar de estar en la capital, era la que centralizaba toda actividad productiva que se llevaba a cabo en el territorio y aunque existían la Cámara de Maracaibo que fue creada poco tiempo antes, era la de Caracas la que recibía correspondencia y reportes de la actividad comercial registrada en los pueblos más remoto del país. Hacer el libro fue un gran reto -explicó González- y al principio le ofrecieron el trabajo al ya fallecido

23

Construcción de Ferrocarriles en Venezuela. Finales de Siglo XIX. Imagen tomadas del libro de Rafael Arraiz Lucca, El Ferrocarril en Venezuela. Historia sobre Rieles.

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Otro de los factores favorables fue la ayuda que prestó el personal de la Cámara que se interesó mucho y dieron su colaboración, por lo que de pronto empezaron aparecer actas de los primeros años, cartas del siglo XIX, documentos y demás material valiosísimo que nunca nadie había revisado, resultando aquello una inundación de información. “Los boletines de la década del 70 eran impresionantes y tenían artículos de interés, estadísticas, cotizaciones de la bolsa y eran muy confiables porque las cifras las emitían las mismas casas comerciales a las Cámara de Comercio de Caracas y allí se agrupaba todo porque era la única entidad gremial que congregaba a todas las empresas, aseguradoras, transporte, ferrocarriles, industrias y comercios de todo el país” –dijo-. La Cámara de Caracas y Maracaibo sirvieron de estímulo para que otras ciudades crearan también cámaras comerciales regionales y trabajaran unidas preocupadas por las diversas actividades que se generaban en los lugares más recónditos, pues corría mucho dinero en Venezuela, sobre todo por las minas de oro en el Callao. Destacó que su primera impresión como investigadora fue descubrir la importancia que tenía la actividad mercantil a pesar que era un país precario, que tomó fuerza por el comercio y su minería, así como por lo significativo de la agricultura en especial del café. Igualmente llamó su atención lo adinerada de algunas familias vinculadas a comercios muy importantes, quienes tomaban más champaña que agua, hecho que nos posicionó en la época como la nación más consumidora de la preciada bebida. Para la profesora, en Venezuela no existía propiamente un monopolio porque al ver la lista de exportadores de café había una lista entre 30 y 40 casas comerciales, aunque había un grupo que concentraban el grueso y las grandes cargas salían por el puerto de Maracaibo hacia los mercados más importantes como Europa, donde éramos

Puerto comercial creado en el siglo XIX.

Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

Locomotora en Reparación en Talleres de Puerto Cabello. Foto del libro de A. Schael.

reconocidos por la alta calidad y a Estados Unidos donde se expendían altos volúmenes en venta. Indicó González que el tiempo fue corto para tanto material y todavía se trabajaban con ficheros en físico a pesar que se usaban unas computadoras viejas que tenía la Cámara. Así poco a poco se fueron armando los capítulos que revisaba únicamente el Dr. Arcaya, hasta que hubo que apresurar la investigación en vista que se vencía el lapso para que la profesora pudiera cursar la beca y no perderla. Fue así que en diciembre de 1992 el mismo día que debía tomar el avión, entregó los borradores del libro, cuyos textos que no estaban corregidos completos. La investigadora pensó que no se publicarían debido a lo extenso, pero en marzo de 1993 estando fuera del país recibió la llamada del Dr. Arcaya y le avisó que el libro estaba en imprenta. “Me asusté porque ni siquiera había terminado de corregirlo y me dijo que no podía pararse, de modo que cuando regresé en julio pedí a la imprenta las pruebas para chequearlas y logré realizar algunas modificaciones dado que el material se había traspapelado he invertido partes en el orden del texto. Finalmente salió el libro muy extenso y con algunos capítulos muy largos, pero al menos pudimos hacerlo y compilar valiosos materiales” – afirmó-. “Como historiadora le diría a la Cámara que es muy importante mantener el legado histórico de

una institución como ésta, donde se condensa la vida económica de Venezuela y su comercio que es una actividad tan importante, es más desde principios del siglo XX ya existía el comercio informal y habían incluso quejas de buhoneros que se instalaban en la puerta de los establecimientos lo cual traía pro-blemas, esto indica que era una forma mercantil que cobraba fuerza en épocas de crisis porque la gente vendía cualquier cosas y también en períodos de bonanza porque la gente compraba lo que fuera, de marea que había una vocación por la actividad comercial y es muy valioso conservar los registros de todo lo existente, ya que era parte de la base de la actividad económica y cuenta con componentes sociales y políticos de la época”. Afirmó González que resultaría bastante difícil editar nuevamente el libro y menos continuarlo, en todo caso es preferible seguir la historia en otra publicación pero habría que considerar primero el material con el cual se cuenta, sobretodo porque con la era digital hay muchas cosas que no se conservan. Comentó que en la última parte del libro donde se hablaba de la década de los 80 y 90 fue más complicado para trabajarlo, primero porque en los ochenta hubo cierto declive en la actividad de la Cámara y ya no figuraba como antes, y por otra parte los valiosos y útiles boletines ya no existían como tampoco los enlaces con el interior que iban relatando lo que pasaba en el país como historia social, pues es que en la época que estamos todo se resuelve por teléfonos, mensajes, mail, twitters y hay mucha información que queda sin registro y se va perdiendo y la historia es más difícil narrar, o por el contrario, hay demasiado material y eso también complica, en fin tanto la falta como el exceso son malos. Recomendó González que sería un valioso aporte de la Cámara al país digitalizar el inestimable material histórico que posee, eso es más importante que narrar una historia la cual puede hacerse más adelante, tal vez lo mejor sería rescatar lo que ya existe y no dejarlo perder, lo cual resultaría un maravilloso proyecto de digitalización que pudiera compartirse y ponerse en la red.

Puerto de Maracaibo en el siglo XX.

24


Diana Droulers: Venezuela es referencia del arbitraje en Latinoamérica

15 años con Ley y Centro de Arbitraje

E

ste año además del 120 aniversario de la Cámara de Caracas, se cumplen 15 años de la creación de la Ley de Arbitraje y por ende del Centro de Arbitraje de la Cámara de Caracas, iniciativa que surgió en el seno de la institución desde 1920 cuando se hicieron las primeras gestiones luego de un acuerdo suscrito entre la Cámara de Caracas y la Cámara de Nueva York. Diana Droulers, la Directora Ejecutiva del Centro de Arbitraje, hizo un breve recuento y comentó que la Junta Directiva de la Cámara al montar el Centro se decidió que había que ver cómo funcionaban los otros organismos, por lo que Droulers recibió un intenso entrenamiento internacional y mientras tanto una comisión trabajaba en el Reglamento del Centro, hasta que finalmente quedó constituido este centro de arbitraje institucional. Al poco tiempo comenzaron a llegar casos y empezamos a darle a los abogados indicaciones que estaban en la ley y permitían aplicar cláusulas de arbitraje en vez de acudir a la justicia que imparte el Estado, por lo que es un sistema más rápido, especializado y tiene un costo menor. Hoy años más tarde hemos gestionado más de 400 casos y sobrepasado de 50 en materia de mediación, además hemos desarrollado una serie de actividades para fomentar el uso del arbitraje, como por ejemplo abrir cátedras en las universidades, adiestrar a un pool de profesores expertos, profundizar la

25

formación bien como capítulos dentro de las materias formales, como materias electivas y a nivel de postgrado en la UCV -comentó Droulers--. Desde el año 2004 el Centro de Arbitraje coordina la participación de equipos universitarios a la Competencia Internacional de Viena donde asisten 300 universidades de todo el mundo y los estudiantes analizan un caso ficticio, actúan como partes y desarrollan audiencias. Este modelo fue replicado en Venezuela a través de la Competencia Nacional de Arbitraje para estimular y complementar la formación de los jóvenes, la cual ha resultado muy exitosa y ya alcanza su cuarta edición. Indicó Droulers, quien también Preside la Federación de Centros de Arbitraje, que por la serie de actividades con las que se han involucrado, el Centro de Arbitraje se ha convertido en una referencia en la zona, ya que se han consolidado con un récord latino en cuanto a la Ley y su puesta en práctica en el continente. Asimismo, ha formado parte de varios proyectos con el apoyo del BID que los ha ayudado a fortalecerse como institución y a vincularse con otros centros extranjeros y con el Instituto Internacional de Arbitraje, lo cual ha servido para intercambiar experiencias y fomentar relaciones, así como para desarrollar investigaciones conjuntas y establecer acuerdos y convenios, lo cual se traduce en una apertura hacia Europa y el resto de América.

La Directora siguió enumerando logros e hizo énfasis en que Europa nos ve como un vínculo que compila información del resto de Latinoamérica, debido a la traducción de cursos que han sido replicados para entrenar al resto del continente, no obstante debido a las condiciones de Venezuela, en la actualidad son muy pocos los contratos que se suscriben como consecuencia de las pocas inversiones que se están haciendo en el país, y los que se logran son con inversionistas distintos a los tradicionales que firman sus contratos en sus naciones de origen o a través de centros de arbitrajes extranjeros reconocidos. “Los brazos del Centro de Arbitraje son múltiples y nuestra labor aquí es administrar expedientes; por otro lado nos hemos convertido en un núcleo donde todos vienen a pedir información no solo nacional sino de todas partes y hemos publicado una serie de cuadernos de arbitraje, además de otras publicaciones sobre su actualidad en Venezuela. Adicionalmente formamos parte de del grupo de trabajo Nº 2 de CNUDMI (Comisión de las Naciones Unidas para la Unificación del Derecho Mercantil), somos observadores en dichos grupos de trabajos y evaluamos la transparencia en materia de inversión para sacar un reglamento modelo que sea adoptado por los distintos centros en el momento de solucionar controversias” –dijo-. En la víspera del 15 aniversario de la Ley de Arbitraje y tras ponerse de acuerdo para desarrollar

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


conjuntamente un mismo proyecto, el Centro de Arbitraje de la Cámara de Caracas , CEDCA y el Club Español de Arbitraje Capítulo Venezuela y publicaron el pasado mes de mayo el libro titulado “El Arbitraje en Venezuela”, que reúne trabajos de 36 autores sobre la LAC .

Internacional (ICC), institución que tiene sus orígenes en 1919 y se crea con el ánimo de fomentar el comercio en Europa y como política para reconstruir ese continente luego de la I Guerra Mundial, por lo que hubo la necesidad de generar un idioma universal para los comerciantes así como desarrollar herramientas comunes que pudieran ser aplicados por todos.

El texto consta de un desglose de toda la ley de arbitraje con distintos capítulos y 36 autores que hacen los respectivos análisis; cuenta además con un índice de jurisdiprudencia, por lo que puede ser usado como referencia y consulta por quienes deseen saber de arbitraje. Agregó Droulers que tienen actividades fijas anuales como el Torneo de Golf y la Competencia de Arbitraje, hacen también capacitación permanente porque cada herramienta tiene su razón de ser y la Ley de Arbitraje debe aplicarse correctamente, al igual que el reglamento modificado recientemente; por lo tanto así como recomiendan y promocionan el uso de arbitraje, hay que saber que no es para todo y evaluar las circunstancias cuándo se debe poner una clausula de arbitraje y reunir las condiciones adecuadas para solucionar el pleito. En cuanto a las relaciones nacionales mencionó la importancia de mantener los vínculos con los empresarios, con los abogados que redactan el contrato y con los litigantes, además de los lazos con el poder judicial para mantenerlos informados acerca de nuestras actividades y

En 1923 a fin de solventar problemas derivados de los contratos firmados entre empresarios de un país y de otro, se creó la Corte Internacional de Arbitraje con el propósito de evitar tener que viajar para solventar una disputa.

trabajo. Asimismo en la actualidad cuentan con una lista abierta con más de 180 árbitros, es decir que las partes están en libertad de escoger sus abogados aunque no sean miembros, pero el Centro debe primero confirmar su nombramiento. Añadió que ofrecen el servicio de secretaría para tribunales arbitrales independientes locales y foráneos, que en su gran mayoría los convierten en tribunales institucionales.

Se reactiva la ICC Venezuela En la sede del Centro de Arbitraje funciona también el capítulo venezolano de la Cámara de Comercio

La ICC tiene varias actividades principales, entre ellas el lenguaje común para comerciantes internacionales conocidos como Incoterms; los sistemas de cartas de crédito que consisten en financiamientos para contratos internacionales que se utilizan entre un país y otro, etc. Debido a la actividad comercial generada en torno a la ICC, existen comisiones para tratar y estudiar los diversos temas que son fundamentales para la toma de decisiones en el comercio mundial y aunque no son leyes, son normativas y herramientas que permiten regular el funcionamiento y operatividad en el mercado foráneo para trabajar bajo las mismas condiciones, por ejemplo en tópicos como el tamaño de los conteiner, los contratos modelo y la piratería por sólo nombrar algunos. A través de las comisiones y oficinas independientes se ofrecen soluciones a los comerciantes que operan a escala mundial, de allí que algunos organismos que hoy existen han sido resultado de propuestas planteadas en el seno de la ICC para fomentar el comercio internacional, como la Organización Mundial de Aduanas y la Organización Mundial del Comercio, dado que la ICC sólo trabaja en el ámbito privado. Señaló Droulers que en Venezuela no podemos participar en todas esas actividades porque es difícil la situación para los comerciantes debido al control de cambio y las trabas con Cadivi, por lo que estamos cerrados al ámbito del comercio internacional, de manera que la ICC Venezuela está funcionando nuevamente luego de su reciente reactivación y únicamente con 3 comisiones; la de arbitraje, la bancaria y la de comercio. Miembros de estas comisiones forman parte de las internacionales y se reúnen una vez al año pero trabajan permanentemente y participan en subcomisiones, además de estudiar lo que ocurre en el país.

Año 9, Nº 20 - AGOSTO 2013

26


“También somos los únicos que integramos el Comité Nacional, poseemos la exclusividad de las herramientas de la ICC y por lo tanto somos los únicos autorizados para certificar a la gente en herramientas como los Incoterms. Tenemos además la academia ICC que dicta capacitación hasta de 30 horas en Incoterms y Cartas de Crédito y además vamos a impartir curso regulares y muy dinámicos y actualizados que mezclan instrumentos de la ICC junto con las nuevas regulaciones venezolanas, por lo que con la Cámara de Comercio Internacional logramos una apertura interesante” –concluyó-.

Algo de historia institucional Por Diana C. Droulers y Adriana Vaamonde M.

Al emprender la tarea de hacer un breve resumen de lo que ha significado el Centro de Arbitraje de la Cámara de Caracas para la comunidad legal y empresarial en Venezuela en los 15 años de vigencia de la Ley de Arbitraje Comercial vienen a la mente un sinfín de hitos que llevaron a su creación y funcionamiento. En el boletín de la Cámara de Caracas de 1919 encontramos el texto del convenio de arbitraje que se gestionaba suscribir con la Cámara de Comercio de los Estados Unidos. Es un Reglamento de Arbitraje Institucional que administraría casos de arbitraje surgidos de contratos comerciales entre comerciantes de ambos países. Esto coincide con los primeros movimientos de creación de la Cámara de Comercio Internacional y de la creación de la Asociación Americana de Arbitraje. En el seno de la Junta Directiva de la Cámara se hizo un esfuerzo mancomunado, y sus miembros realmente se comprometieron con el proyecto de establecer un marco legal para que el arbitraje comercial funcionase en nuestro país. El contacto con la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional estaba establecido por la Cámara de Caracas des el año 1939, cuando la Cámara de Comercio de Caracas se convirtió en el Comité Nacional en Venezuela. Con la reforma del Código de Procedimiento Civil, se gestó un movimiento que culmino con la elaboración y aprobación de un Reglamento que creó el Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Caracas en 1989. Es claro que desde un principio el centro se concibió como un departamento de la Cámara de Comercio de Caracas, sin personalidad jurídica propia por lo cual la responsabilidad de todas sus actuaciones recae en la Junta Directiva de la Cámara. Hoy, más

que nunca, se discuten las responsabilidades de los Centros de Arbitraje y la Junta Directiva de la Cámara no eludió esa responsabilidad. Son muchas las funciones que debemos cumplir como Centro de Arbitraje. De nuestra habitualidad, profesionalismo y permanencia en el tiempo dependen los usuarios, quienes confían en la institución para la resolución de sus conflictos. El Centro no puede opinar si desea o no administrar un arbitraje. Si una solicitud de arbitraje cumple con los requisitos establecidos en el reglamento hay que aceptarlo y procesarlo. Aunque nuestra labor fundamental es administrar procedimientos, necesariamente debemos promocionar la cultura arbitral. Al tener la experiencia adquirida en la práctica, se convierte en el núcleo hacia el cual acuden los interesados en el tema, congregando los distintos universos que se unen para impulsar el arbitraje. Esto incluye a instituciones como las universidades, a empresarios que desean hacer uso de sus servicios, a la comunidad legal, a investigadores y al sistema de administración de justicia en Venezuela. El aporte de los diversos puntos de vista es lo que nutre el estudio y aplicación de la Ley de Arbitraje y permite prestar un servicio de alta calidad. Visto que la práctica es aquello que lleva al conocimiento profundo y especializado, es con la utilización del reglamento para administrar los casos que hemos podido irlo perfeccionando y ajustándolo a esa realidad venezolana. Podemos decir que con el incremento del número de casos, la experiencia adquirida, hemos logrado un avance en la cultura arbitral en Venezuela y un cambio en la percepción que el público tiene del arbitraje. Las incógnitas en cuanto al arbitraje y su funcionamiento han venido siendo despejadas por la interpretación jurisprudencia, en un muy alto porcentaje, de las situaciones que han surgido en los casos que hemos administrado. El Centro de Arbitraje de la Cámara de Caracas se ha planteado el reto de establecer unas reglas suficientemente claras como para que todos las entiendan, suficientemente flexibles como para que se adapten a todo tipo de casos y suficientemente sencillas como para que sean de fácil aplicación. La dinámica del arbitraje así lo requiere y la realidad de nuestro sistema nos lo permite.

27

Publicación Institucional de La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas


Avenida Andrés Eloy Blanco, Edif. Cámara de Comercio, piso 8. Los Caobos. Caracas, Venezuela. Teléfonos: (58-212)571.3222 / 571.3990 - 2821. Fax: (58-212)571.0050

www.camaradecaracas.org.ve

E-mail: servicios@camaradecaracas.org.ve

camara de caracas

@camaradecaracas www.camaradecaracas.org.ve

Revista de la Cámara de Caracas N° 20  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you