Page 25

La Ibérica: De cómo una pieza de chocolate guarda un siglo de historia | Cámara AQP

De izquierda a derecha: Jaime, Juan, José María y Javier Vidaurrázaga Zimmermann.

6 hijos de Don Vicente, llega de España (donde cursa sus estudios de bachillerato y de ingeniería) para ayudar a su padre en el negocio. Dada su juventud y con un entusiasmo particular, visiona lo que sería luego en 1909, la fábrica de chocolates La Ibérica, contribuyendo al desarrollo de Arequipa y generando puestos de trabajo que dieron ocupación a la mujer arequipeña. Para realizar su visión, regresa a España por un corto tiempo, donde aprende el arte de la confitería y chocolatería. Don Vicente apoya a su hijo durante todo este trayecto. Quince años después de fundada la fábrica, en 1924,

Juan Pablo Vidaurrázaga Menchaca se enamora de Sofia Zimmermann Romaña y deciden casarse. La pareja llega a tener nueve hijos, 4 mujeres y 5 varones; Sofía, Nieves, Augusta, Rosa, Juan, José María, Alberto, Javier y Jaime (en orden descendente). Cuatro de los hermanos conforman actualmente el directorio de la fábrica que funcionó durante 85 años en la casa ubicada en la esquina de las calles San José y Jerusalén. “Mi padre dirigió su fábrica durante cuarenta años. En 1949 fallece -cuando yo terminaba el colegio- dejando una empresa sólida y exitosa. 25

Luego vino la transición a la segunda generación, nuestra generación”, apunta Juan Vidaurrázaga Zimmermann. A partir de la muerte de Juan Pablo Vidaurrázaga Menchaca, doña Sofía se queda a cargo de la fábrica y recibe el apoyo de su hermano José Zimmermann. En 1958, a los 25 años de edad, Juan Vidaurrázaga Zimmermann (hermano mayor) asume la gerencia general y José María Vidaurrázaga Zimmermann, se ocupa de la subgerencia. Después de un tiempo se crea la gerencia de la producción que fue dirigida por Javier Vidaurrázaga Zimmermann, el cuarto de los hermanos. Años después se crea la gerencia de comercialización a cargo de Claudia Vidaurrázaga López de Romaña y finalmente, Jaime Vidaurrázaga Zimmermann el hermano menor, se ocupa de la gerencia de logística y desarrollo. La creación de estas nuevas gerencias permite la aceleración del crecimiento de la empresa. “Siempre he estado orgulloso de participar en La Ibérica, y de haber contribuido al último empujón del desarrollo de la fábrica en estos últimos años. Ahora continuaremos creciendo de acuerdo a nuestras posibilidades, teniendo en cuenta lo que en algún momento nos dijo nuestro padre y es que no había creado la empresa para hacernos ricos, sino para dar trabajo” recuerda Jaime Vidaurrázaga Zimmermann. En 1992 la fábrica se traslada al Parque Industrial en la calle Juan Vidaurrázaga Menchaca que fue denominada así por el Concejo Municipal en 1985 a partir de una iniciativa de la Cámara de Comercio e

Revista Cámara Arequipa agosto  

Revista Cámara Arequipa agosto

Revista Cámara Arequipa agosto  

Revista Cámara Arequipa agosto

Advertisement