Page 1

El tejido con sistemas de hilos y su relación con la geometría elemental

Macarena Paz Silva Mondselewsky Profesor guía: Marcelo Araya Aravena Pontificia Universidad Católica de Valparaíso Escuela de Arquitectura y Diseño Diseño Industrial - Volumen I Diciembre 2014


El tejido con sistemas de hilos y su relación con la geometría elemental - Vol. I -

Macarena Paz Silva Mondselewsky Profesor guía: Marcelo Araya Aravena Pontificia Universidad Católica de Valparaíso Escuela de Arquitectura y Diseño Diseño Industrial - Volumen I Diciembre 2014


Índice Introducción

p. 9

1. El universo textil y sus orígenes 1.1. El tejido con sistemas de hilos en Chile: la cestería y el tejido a telar artesanal

p. 11 p. 14

2. Los procesos de producción artesanal de la hebra de lana (hilo) 2.1. La materia prima 2.2. La materia tratada

p. 17

3. El tejido a telar

p. 23

4. La geometría elemental en el tejido con sistemas de hilos 4.1. El punto 4.2. La línea 4.3. El plano 4.3.1. Ligamento Tela 4.3.2. Ligamento Sarga 4.3.3. Ligamento Raso 4.3.4. Entramados diagonales 4.4. El volumen

p. 27

Láminas de creación personal

p. 68

Colofón

p. 77

p. 19 p. 20

p. 28 p. 30 p. 32 p. 34 p. 46 p. 58 p. 62 p. 66


Introducción En la presente edición se busca generar un conocimiento acerca del tejido y sus orígenes, entendiendo cómo éste ha evolucionado desde sus inicios más artesanales hasta la industrialización de hoy. Se genera un relato que va avanzando de manera progresiva, al igual como sucede con la pieza tejida: la confección de ésta, sea artesanal o industrial, tiene un punto de partida que es esencial, y al igual que la geometría elemental, va avanzando o creciendo por partes. La decisión del punto que se utilizará para tejer, va luego acompañada de las líneas tejidas, las cuales después, todas juntas, se convierten en el plano o en la pieza final. Esto se interpreta como una colaboración entre las partes del tejido; sin alguna de ellas, el sentido inicial de la pieza se modifica. Así es como se plantea que éste puede ser un buen método de enseñanza para niñas y niños, de entre 7 y 12 años, ya que además de aprender los conceptos básicos del tejido, y de valorarlo en cuanto proceso, se adquieren nociones espaciales y compositivas al estudiar en detalle el desarrollo progresivo de esta materia. De esta forma, el niño o niña entra en contacto directo con el oficio y con el hacer de las cosas, que avanza por partes y tiene sus tiempos. El oficio es entonces otro de los puntos que se busca abarcar, ya que insta a que el pequeño lector haga luego su propia interpretación acerca de lo leído y acerca de lo visto. Al igual como sucede con las tejedoras y los tejedores, se insta a que el niño o la niña tome decisiones al momento de crear su propio tejido, tomando en cuenta factores como el colorido, los ligamentos a utilizar, los efectos visuales a generar, y la sensibilidad táctil. También, se insta a que esta creación personal se vuelva compartida y se pueda componer además, un tejido colectivo. Finalmente, se busca valorar la técnica del tejido como una manifestación cultural, que desde tiempos muy antiguos imprime en cada una de las piezas confeccionadas parte del imaginario tanto de la tejedora o el tejedor, como de la cosmogonía y tradición de su pueblo y de su presente. 9


1 EL UNIVERSO TEXTIL Y SUS ORíGENES


Anudando un elemento para generar la superficie tejida.


El universo textil y sus orígenes El universo textil involucra a todas las superficies tejidas para los seres humanos: para nuestros cuerpos, para el interior de nuestros hogares, y en algunos casos, para nuestros animales. Sus orígenes se remontan al momento en el que la confección de la superficie tejida se hizo necesaria; es decir, corresponden a un pasado bastante remoto. Para satisfacer esta necesidad, las culturas autóctonas de las más diversas latitudes se sirvieron de lo que la naturaleza podía otorgarles, y utilizaron fibras de origen vegetal para comenzar con el desarrollo de la técnica del tejido manual. Los hombres primitivos confeccionaron con las hierbas, las hojas, los tallos, las raíces, y las cortezas vegetales, los más diversos objetos, comenzando con el vestuario y creando también mantas, cestas, etc. La domesticación de los animales por parte del hombre fue lo que lo condujo a comenzar con el tejido de las fibras de origen animal, ya que aprendió a extraer sus pelos sin la necesidad de sacrificarlo. Así es como se empezó a utilizar el pelaje de camélidos como la llama, el guanaco, la alpaca, y la vicuña, en el caso de los pueblos indígenas de América. Más adelante, con la llegada de los españoles a este territorio, se introdujeron las ovejas y con ellas el uso de su lana.

Cestería. 2 sistemas de cintas (hilos) entrelazándose para generar la superficie tejida en forma de canasto.

Todas estas fibras fueron anudadas y entrelazadas de diversas formas. Las técnicas más elementales utilizaron un solo elemento que se iba anudando o enrollando sobre sí mismo, mientras que las más complejas utilizaron 2 o más sistemas de hilos que anudándose o entrelazándose iban generando la superficie tejida. La expresión más básica de esta técnica se observa por ejemplo en la cestería, oficio antiguo que tan sólo necesitaba de la mano humana para tejer los hilos o cintas de fibra vegetal. Ésta técnica evolucionó hacia el tejido a telar, necesitando ahora además de la mano humana, herramientas y estructuras. Este atisbo de mecanización agilizó el proceso del tejido, y pese a que hasta el día de hoy se perfecciona e industrializa, mantiene el mismo principio de la cestería manual: La interacción o entrelazamiento entre dos (o más) sistemas de hilos para generar la superficie plana y flexible.

Tejido a telar. Se observa el sistema de hilos vertical, y la ayuda de un madero como herramienta.

13


El tejido con sistemas de hilos en Chile: la cestería y el tejido a telar artesanal Tanto la cestería como el tejido a telar son actividades artesanales que desde mucho antes de la llegada de los españoles, fueron practicadas y perfeccionadas por los indígenas autóctonos del territorio que hoy conocemos como Chile. Ya en esos tiempos, el tejido era una de las formas artesanales mayor logradas de la zona. Hoy, en distintos lugares más que nada rurales a lo largo del país, la actividad textil artesanal aún se preserva y se practica. Esto nos habla de que la herencia cultural, pese al desarrollo industrial del universo textil, sigue vigente y se reconoce aún como el origen de este desarrollo. En el Norte Grande, la importante influencia Inca que tuvieron las culturas Aymara, Quechua, y Atacameña, contribuyó al alto nivel de sofisticación con el cual desarrollaron su trabajo textil, el que se consolidó como la producción más importante de la zona andina. Hoy, al igual que antes, las tejedoras y tejedores utilizan la fibra de camélidos como alpacas, llamas, vicuñas, y guanacos. En el Norte Chico, las culturas que predominaron fueron la Colla y la Diaguita, las cuales no tuvieron un desarrollo textil muy importante. De todos modos, hoy pueden hallarse rastros de esta técnica en poblados como el de Chapilca. La cestería, por su parte, tuvo un más alto desarrollo; se utilizó la fibra de la caña brava y de la totora para dar forma a canastas y diversas figuras. La Zona Central, habitada originariamente por Picunches y Mapuches, fue la más afectada por la colonización española. Es así como en esta zona pueden encontrarse manifestaciones del ámbito textil pero provenientes más que nada desde Europa. De todas formas, yendo más hacia el sur, en lugares rurales como Doñihue o Quinamávida hoy se conservan técnicas textiles precolombinas, que en prendas como el chamanto huaso se observan también sus influencias hispanas. La cestería en esta zona se desarrolló debido a la abundante presencia del mimbre, del cual se extrae la fibra para tejer, además de la paja teatina. Más hacia el sur, en la localidad de Rari, esta técnica tiene una expresión diferente debido a que se realiza con fibra de crin de caballo, obteniendo figuras livianas y transparentes de múltiples colores. 14


La Zona Sur de Chile aún es habitada por la cultura Mapuche, la cual hasta el día de hoy se resiste a las influencias del norte. Su textilería es una de sus manifestaciones más características, ya que es rica en signos que la representan. Utilizan el telar vertical, uno de los telares más sencillos, y la fibra con la cual tejen proviene de la esquila de sus ovejas. Antes de la llegada de los españoles, utilizaban el pelo de las llamas y de los guanacos. Más hacia el sur, los Chonos pertenecientes a la zona del actual Chiloé, y los Tehuelches a la Patagonia, obtienen su influencia textil de los Mapuche. También utilizan el telar vertical y la fibra del pelo de las ovejas. En cuanto a la cestería, se utiliza la fibra del trigo, del chupón, y del coirón. Con este último se arma una estructura y y con el chupón se embarrila en torno a él. A esta técnica se la conoce como aduja, y es la más utilizada por las tejedoras y tejedores mapuche. La ñocha y la fibra del voqui se tejen con técnicas de entramado.

15


2 LOS PROCESOS DE PRODUCCIÓN ARTESANAL DE LA HEBRA DE LANA (HILO)


Los procesos de producción artesanal de la hebra de lana La materia prima

Llama

Guanaco

Alpaca

El espesor de la fibra del pelo de la llama es grueso, considerándose de regular calidad. Se utiliza para la confección de telas de gran durabilidad.

El espesor de la fibra del pelo del guanaco es muy fino, y hoy se valora bastante.

El espesor de la fibra del pelo de la alpaca es semi fino, y se valora por su alta calidad y su abundancia.

19

Vicuña

El espesor de la fibra del pelo de la vicuña es el más fino y delicado. Con él se tejen prendas de alta calidad y de alto costo.

Oveja

El espesor de la fibra de la lana de la oveja se encuentra desde lo más fino a lo más grueso. Hoy, es la fibra animal más importante, debido a que es fácil de hilar, y las telas elaboradas resultan aislantes térmicas, durables, confortables, y fáciles de teñir.


La materia tratada

Esquilado

1

La esquila consiste en cortarle la lana al animal con la ayuda de una tijera especial. Esto se hace en ĂŠpocas de poco frĂ­o, para que el animal no necesite de su pelaje para protegerse.

Lavado y secado

2

El proceso del lavado de la lana se realiza para limpiar sus impurezas. Se utiliza agua caliente y detergente, y en una palangana se sumerge la lana. Parte del agua empleada en el proceso se reutiliza y otra se descarga, conteniendo el sudor del animal, parte de su orina, y otros restos. La lana ya lavada y limpia se deja secar al sol.

20


3

Escarmenado

Una vez que la lana ya está limpia, se comienza con el proceso de estiramiento, deslizando nuestros dedos sobre la lana y extendiéndola sin cortarla. De esta manera se crean franjas largas que luego se usarán para el hilado. Además, se aprovecha de retirar residuos vegetales u otros. El peine puede servir en en este proceso.

4

Hilado con huso

El hilado con huso tradicional, consiste en en hacer girar la herramienta para ir formando el hilo o la hebra. La lana se tuerce y las fibras se prensan por cada repetición del giro. La mano puede ir regulando el grosor del hilo generado.

21


Madejado

5

Luego de hilar la lana, es necesario almacenarla de manera que no se enrede. Las madejas se arman para facilitar su teñido, ya que así se hace más fácil que el tinte llegue a toda la superficie. Se utiliza el aspa para ir generando la madeja.

Teñido

6

Luego de madejada, el color natural de la lana suele teñirse. Tradicionalmente, este proceso se realiza con tintes del entorno natural (la cáscara de la cebolla, por ejemplo), aunque hoy también suele realizarse con anilinas. Se introduce la madeja de lana en una olla con agua caliente, y se hierve hasta que se logre el color esperado. Luego se deja secar al sol, y se ovilla para comenzar a tejer.

22


3 EL TEJIDO A TELAR


El tejido a telar a urdimbre

c

b

El telar, sea cual sea su forma y complejidad, es una estructura utilizada para tejer comúnmente con sistemas de hilos. Su función primordial consiste en fijar y ordenar el primer conjunto de hilos, volviéndose esto necesario dado el carácter poco estructural de las fibras utilizadas. Esta sencilla característica sentó la base de la mecanización y agilización del proceso del tejido en estas estructuras.

d

f

e La técnica del tejido a telar consiste entonces en el cruce perpendicular de dos planos de hilos: la urdimbre que constituyen los hilos montados sobre el telar en sentido longitudinal, y la trama formada por los hilos que, vuelta a vuelta, se van cruzando entre los anteriores en sentido perpendicular, formando así el tejido o tela.

El telar vertical

lanzadera para pasar la trama

a

Largueros: Listones verticales que se ubican en paralelo. Llevan agujeros a lo largo que son utilizados para sujetar los quilwos y también las cañas.

b

Quilwos: Listones horizontales que se ubican en paralelo. Se amarran perpendicularmente a los largueros.

c

Este es uno de los telares más antiguos y sencillos. En el territorio que hoy conocemos como Chile, el pueblo Mapuche fue uno de los que más lo utilizó, extendiendo esta tradición hasta la actualidad. Además de fijar y ordenar la urdimbre, en el telar vertical Mapuche (Witral) el cruce perpendicular entre los dos sistemas de hilos se genera al levantar los hilos pares de la urdimbre con la caña superior, y los hilos impares con el tonón. De esta forma, se generan 2 cruces básicos que al ir intercalándose por cada pasada de trama, la van fijando y asegurando.

Tientos: Amarras que unen los quilwos a los largueros.

d

Caña superior: Ayudar a marcar el primer cruce del tejido.

e

Tonón: Pieza que toma uno a uno los hilos impares de la urdimbre y ayuda a marcar el segundo cruce del tejido.

f

Ñireo: Esta herramienta sirve para ordenar cada cruce del tejido y ajustar la trama en cada pasada de la lana. 25


Para montar la urdimbre, el modo más sencillo es el urdido circular. Se anuda el primer hilo de la urdimbre al quilwo inferior y por adelante, se urde hasta el quilwo superior. En este punto se pasa por detrás y se repite este procedimiento cuantas veces sea necesario- esto dependerá del ancho del que se quiera la pieza tejida -. Se observa que con el tramado básico, la línea de tejido va pasando tras el primer hilo de urdimbre, y delante del segundo, y así sucesivamente hasta llegar a la segunda línea de tejido. En ésta la figura que se forma es la misma, pero se invierte la pasada de la trama.

26


4 LA GEOMETRÍA ELEMENTAL EN EL TEJIDO CON SISTEMAS DE HILOS


El punto, la intersección, o el nudo La esencia de cualquier pieza tejida está en el punto en el que se intersectan 2 o más hilos, o en los nudos que se van generando cuando se teje con un solo elemento (en el caso del tejido con palillos o crochet). Así es como este punto podría entenderse como la unidad mínima o elemental del tejido, ya que sólo representa posición, no dimensión.

28


29


La línea En el tejido, la línea se entiende como la sucesión de puntos, intersecciones o nudos, teniendo ésta entonces posición y longitud. Cuando el tejido se hace con 2 o más sistemas de hilos, como en el caso de la cestería, la línea del tejido se teje manualmente, seleccionando una a una las hebras (hilos) de la urdimbre que irán sobre o tras la hebra de la trama, entrelazándola. En el caso del tejido a telar, el proceso para realizar las líneas de tejido, que en la cestería se hace manualmente, comienza a mecanizarse hasta en los telares más antiguos y artesanales. Con la ayuda de herramientas muy básicas, se genera un modo para levantar las urdimbres estableciendo 2 cruces básicos, los cuales aseguran la línea o pasada de trama. Esto agiliza el proceso del tejido. Acciones o movimientos necesarios para tejer: a) formar calada/ separar las dos capas de hilos de la urdimbre b) pasada de trama c) compresión de la pasada de trama d) formar la segunda calada Al realizar repetidamente estos movimientos se produce la superficie tejida.

30


a

b

c

En este caso la primera calada está dada por el tonón. Se pasa la trama por entremedio del espacio que queda entre las dos capas de hilos. Luego, con el ñireo (en el caso del telar mapuche) se comprime la pasada de trama recién hecha. Luego, se forma la segunda calada, trayendo hacia adelante los hilos contrarios al tonón. Se observa que detrás queda una tercera capa de hilos, debido a que el urdido se hizo circular. Se pasa la trama ahora en dirección contraria. Esto de repite reiteradamente.

d

e

31


El plano El plano podría pensarse como la superficie tejida, la cual se entiende está siempre compuesta por un conjunto de puntos, intersecciones, o nudos que generan líneas, las cuales a su vez, van generando el plano. Éste por lo tanto, además de tener posición y longitud, cuenta con un ancho. En el universo textil, la totalidad de la pieza a realizar suele graficarse previo al tejido. Esta representación gráfica, nombrada como Papel padrón o Carta de ligamento o cuadrícula, es utilizada para mostrar modos de entrelazar los hilos de la urdimbre con las pasadas de trama (ligamentos), además de la imagen resultante al repetir este curso de ligamento. También se usa para visualizar efectos de colores de urdimbre y trama. En los telares artesanales que establecen 2 cruces básicos, puede realizarse el ligamento más sencillo. Si en este mismo soporte se quisiera generar un diseño más complejo, las urdimbres tendrían que seleccionarse manualmente para ir dibujando. Con el tiempo, los telares fueron complejizándose, generando sistemas mecanizados para elevar urdimbres, que hoy favorecen la elaboración de ligamentos complejos en menos tiempo.

32


33


Ligamento Tela Este es el ligamento más sencillo. En su expresión más elemental, se compone en base a intervalos unitarios, lo que quiere decir que por cada hebra de urdimbre pasa la trama por arriba o por abajo, y luego viceversa. La unidad también puede contemplar más de una hebra de urdimbre, junto con sus respectivas pasadas de trama. Cualquier pieza tejida con este ligamento, puede caracterizarse por ser fuerte y resistente, tupida, y rígida al estiramiento vertical y horizontal. Al ser el ligamento más sencillo, puede generarse en todos los telares. De todas maneras, en el telar más básico y artesanal que levanta las urdimbres pares y las impares es en el que más se produce.

34


Ligamento Tela, damero/bĂĄsico balanceado

1 / 1 balanceado: por cm2, la cantidad de hilos de urdimbre y de trama es la misma. El color de la pieza final estĂĄ determinado por ambos sistemas de urdimbre y trama. Se genera un diseĂąo tipo cuadros escoseses.

35


CesterĂ­a / base de un canasto entramada. Se utiliza el mismo principio del ligamento tela bĂĄsico.

37


Ligamento Tela, básico sin balancear

Faz de urdimbre. Representación gráfica.

Faz de trama. Representación gráfica.

1 / 1 sin balancear: por cm2, hay más cantidad de hilos de urdimbre que de trama o viceversa. Esto significa que uno de los 2 sistemas de hilos queda escondido; en la faz de urdimbre, el color del tejido está entonces determinado por las hebras de la urdimbre, mientras que en la faz de trama, el color del tejido está entonces determinado por la trama.

39


Faz de urdimbre en la cultura Mapuche El rico universo textil de esta etnia se caracteriza por utilizar la técnica del tejido a telar en faz de urdimbre. Esto quiere decir que sus tejidos están determinados por las hebras de la urdimbre, que se colocan de manera muy compacta, bien juntas entre sí, quedando oculta entonces la trama. La flexibilidad de la lana es un factor que también aporta en esconder la hebra horizontal. Esta manera de generar la superficie tejida, produce piezas consistentes y espesas, que bien responden al clima del territorio habitado por los mapuche. Diseños La particularidad del tejido mapuche entonces radica en que todo el diseño se efectúa a partir de la urdimbre. Esto quiere decir que este diseño puede variar en cuanto varía el orden de los hilos de colores de la urdimbre, factor que se determina previo a urdir y a comenzar a tejer la trama. La alternancia del cruce entre el tonón y la caña superior del telar es la que va evidenciando un diseño que previo al tejido, no se puede apreciar. Huirilén o tejido rayado o llano Diseño que consiste en la simple combinación de vueltas de distinto color que se van intercalando al montar la urdimbre sobre el telar. Damero Diseño cuyo particular montaje de la urdimbre da como resultado una pieza con efecto de damero a dos colores. Por cada vuelta de trama se presentan los colores de las hebras montados en la urdimbre de manera intercalada.

40


Peinecillo Diseño cuya técnica da como resultado una pieza con efecto de rayado horizontal a dos colores. Las rayas que se forman tienen el ancho de una vuelta de trama, ya que en cada vuelta los colores se van intercalando. A momento de montar la urdimbre en el telar, los colores a contrastar deben intercalarse 1/1. Es así como al ir generando los cruces entre el tonón y la caña superior, se ven primero las hebras de uno de los colores, y luego del cruce siguiente, las del color opuesto. Laboreo o faz de urdimbre suplementaria Esta es la esencia del telar mapuche, ya que a través de ella se logran los característicos diseños que constituyen su identidad cultural. Es la técnica más compleja del tejido pues combina una forma particular de urdido con la elaboración de los dibujos a partir de la selección manual de las hebras en cada vuelta de tejido. Esto hace que sea mucho más lento y requiera mucha concentración en todo su desarrollo. El trabajo que se realiza en el laboreo consiste en forzar deliberadamente a determinadas hebras a permanecer delante del tejido (cuando por su posición en la cruz de la urdimbre deberían irse hacia atrás) en la vuelta de tejido en que deseamos que se forme el dibujo. Asimismo, otras veces escondemos hebras que vienen traídas hacia adelante por el cruce de la urdimbre. Esto es lo que diferencia la urdimbre suplementaria de la complementaria, ya que al seleccionar o forzar los hilos de la urdimbre para generar la figura, algunos quedan inactivos y por lo tanto, generan flotes por el revés de la tela. Por el contrario, la urdimbre complementaria usa dos juegos de urdimbre de distinto color, funcionalmente equivalentes en la estructura. Cuando un juego de urdimbres pasa sobre una trama, el otro pasa por abajo de ella y viceversa, generando un textil de doble faz.

41


Modo de montar la urdimbre en el telar:

HuirilĂŠn o tejido rayado o llano

8

8

8

Damero

4

4

4

4

4

5

5

5

5

Peinecillo 1

8

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

Laboreo o faz de urdimbre suplementaria 17x2 (36)

4

17

42


Ligamento Tela, cruzado/esterilla

2/2: 2 o m谩s hilos entrelazados como uno s贸lo.

43


Otras variaciones del ligamento tela.

45


Ligamento Sarga Este ligamento es un poco más complejo. Se caracteriza por componerse en base a intervalos de 2/1 (2 arriba, 1 abajo y viceversa), generando patrones de nervaduras paralelas diagonales. Las telas realizadas con este ligamento son por lo tanto más suaves y flexibles que las de ligamento tela; las nervaduras diagonales le otorgan esta característica. Debido a que este ligamento es un poco más complejo que el primero, requiere de un telar que origine varias posibilidades de calada. Así es como telares más complejos que dan posibilidades de variar el modo de entrelazar los hilos de la urdimbre con las pasadas de trama, pueden generar además del ligamento tela y sus derivados, el ligamento sarga y sus derivados. De todas maneras, si uno quisiera podría generar manualmente el diseño / patrón de este ligamento en los telares más sencillos.

46


Ligamento Sarga, 2/1 o 1/2

47


Sarga batavia (2/2).

Sarga batavia espigada horizontal.

49


Sarga batavia interrumpida horizontal.

50


Sarga batavia espigada vertical.

51


Sarga inclinada.

Sarga 1/1/1/3.

53


Sarga con combinaci贸n de urdimbre y trama.

54


Sarga ondulante. Tejido modificado y compuesto.

55


57


Ligamento Raso Este ligamento divide los hilos de la urdimbre en series mayores que los dos ligamentos mencionados (de 5 a 8 series). Esto quiere decir que la trama, pasa menos veces por encima o por detrรกs de las hebras de la urdimbre. Por lo tanto, como hay menos entrecruzamientos, se genera mayor flexibilidad y resistencia al arrugado en la tela. Dada la complejidad del ligamento, se utilizan telares complejos para realizarlo, que eleven las series de urdimbres necesarias.

58


Raso 4/1 o 1/4.

59


Raso con combinaci贸n de urdimbre y trama.

61


Entramados Diagonales Estos entramados suelen hacerse en cestería, y sin una estructura de por medio como la del telar. Esto quiere decir que tanto la urdimbre como la trama se vuelven activas. Esta manera de tejer admite también un tercer sistema de hebras, lo que significa una tercera dirección en el tejido. Además, en cestería suele darse que los espaciados entre las hebras sean abiertos, es decir, que no estén una al lado de la otra.

62


Entramado diagonal con 3 sistemas de hilos / en 3 direcciones.

63


66


67


Láminas de creación personal La idea es generar una composición propia, con los colores y los tipos de ‘ligamentos’ que se quieran. Se saca la lámina de tejido por el prepicado lateral, y se corta la figura incluyendo las pestañas laterales. Éstas están pensadas para ser dobladas y luego unir, por los lados o por arriba o por debajo, tu composición con la de tu compañer@. Doblando los semi círculos se unen las láminas por las pestañas. De esta manera, se generará una gran composición creada por todas las manos que se quieran.

68


COLOFÓN La presente edición fue realizada por la alumna Macarena Silva Mondselewsky para el Proyecto de Titulación de la carrera de Diseño Industrial de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. El profesor guía fue Marcelo Araya Aravena. La edición presenta dos volúmenes. Se utiliza la tipografía Source Sans en sus variables. Las imágenes fueron trabajadas en Photoshop Cs6 e Illustrator Cs6 y posteriormente las imágenes y textos fueron diagramados en Indesign Cs6. Los papeles utilizados fueron Opalina nacional de 180 gr., y Curious Translucent Colours de 100 grs. Fueon dimensionados en Librería Hispana, Viña del Mar. La edición fue impresa en la Escuela de Arquitectura y Diseño PUCV y empastada por Adolfo Espinoza en la misma. Se terminó de imprimir en Diciembre de 2014.

77


Edición mundo textil  
Edición mundo textil  
Advertisement