Issuu on Google+


P

refiero llamarla “la mar” porque es bella, ondulante, misteriosa, insinuante y peligrosa. Cómo una mujer hermosa. En ocasiones se enfada pero es amable y tierna, como una madre.

D

e ella salimos, y a ella volveremos, todo es cuestión de tiempo.



Proyecto de Fotografía