Issuu on Google+

“APERTURAR” no es un verbo Hace tiempo que reparo en el hecho que afirmo en la sentencia que titula estas líneas pero lo había sostenido para mí sin prestar mayor atención a la difusión del errado uso verbalizado del sustantivo apertura. Últimamente, y ante la frecuencia con que esta verbalización aparece en diversos medios y contextos me he tomado un poco de tiempo para investigar sobre este pretendido neologismo. Afortunadamente son muchas las páginas escritas en favor de mi afirmación inicial. Por ejemplo, encontré unas interesantes notas calzadas con la firma de la periodista venezolana Gladys Seara: “Numerosas son las oportunidades en las que se ha escuchado a alguien decir una oración construida con 'aperturar'. Desde los medios de comunicación hasta los ciudadanos de a pie hablan de aperturar cuentas, aperturar negocios e incluso aperturar regalos. Yo misma he escrito, en alguna ocasión, algún artículo donde lo utilicé, sin embargo el uso de 'aperturar' es incorrecto pues el verbo 'aperturar' no existe”1 La comunicadora, en unas escasas líneas tiene consideraciones parecidas a las mías y concluye tajante “el uso de 'aperturar' es incorrecto pues el verbo 'aperturar' no existe” Claro está, bien podría decir alguno que el periodismo no se ocupa del estudio de los giros del lenguaje y que como la supradicha Seara no es lingüista o cosa que se le parezca, su criterio no es más que opinión propia sin valor de sentencia seria. ¿A quién apelar? ¿Quién podría dirimir este espinoso

1 ¿Existe el verbo aperturar? Por: Gladys Seara. http://www.aporrea.org/actualidad/n214982.html


asunto con autoridad suficiente? Se me ocurre que no hay al respecto otra instancia que la Real Academia Española. La Real Academia Española existe para: “velar por que los cambios que experimente la Lengua Española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes no quiebren la esencial unidad que mantiene en todo el ámbito hispánico. Debe cuidar igualmente de que esta evolución conserve el genio propio de la lengua, tal como ha ido consolidándose con el correr de los siglos, así como de establecer y difundir los criterios de propiedad y corrección, y de contribuir a su esplendor. Para alcanzar dichos fines, estudiará e impulsará los estudios sobre la historia y sobre el presente del español, divulgará los escritos literarios, especialmente clásicos, y no literarios, que juzgue importantes para el conocimiento de tales cuestiones, y procurará mantener vivo el recuerdo de quienes, en España o en América, han cultivado con gloria nuestra lengua. Como miembro de la Asociación de Academias de la Lengua Española, mantendrá especial relación con las Academias Correspondientes y Asociadas.” 2

Coincidirá conmigo el paciente lector en que el dictamen de la Real Academia será definitivo a este respecto pues, este organismo es de alguna manera el ente rector del español que hablamos.

2 http://es.wikipedia.org/wiki/Real_Academia_Espa%C3%B1ola


Claro está, la jerga bancaria es el origen del término en cuestión, pero ni siquiera en este ámbito su uso es adecuado, así encontramos en la página de la Asociación Antonio de Nebrija lo que sigue: “Aperturar es un neologismo innecesario creado a partir de apertura, que no es otra cosa que el 'acto de abrir'. Abrir se ha empleado en toda la historia del español tanto para acciones físicas como abstractas: se abre una cuenta corriente, se abre una esperanza o se abre una puerta. Tal vez algún banquero pueda creer que aperturar una cuenta suena más 'profesional' que abrirla, pero es un barbarismo.” 3 El también venezolano profesor Orlando J. Yedra A. señala en su blog 4 la misma verdad que nos han dicho Seara y la argentina Asociación Cultural Antonio de Nebrija en notas ya citadas; y como el profesor reconoce al igual que nosotros el autorizado fuero de la Real Academia Española en esta materia, indica: “El Diccionario Panhispánico de Dudas (2005), de la Real Academia Española, explicita al respecto: A partir del sustantivo apertura (‘acción de abrir’), se ha formado el verbo aperturar, que ha empezado a utilizarse en los últimos años como equivalente de abrir… Es especialmente frecuente en el lenguaje bancario, donde se ha puesto de moda la expresión aperturar una cuenta, en lugar de abrir una cuenta. Su uso no está justificado y debe evitarse.”

3 http://www.elcastellano.org/consultas.php?Tag=barbarismo. Asociación Cultural Antonio de Nebrija - © 1996-2008 - Derechos Reservados / Editor: Ricardo Soca

4 http://yedralmaorlando.blogspot.com/2013/02/abrir-no-aperturar.html


Dicho de otra manera, el pretendido verbo, o más bien, el sustantivo verbalizado “Aperturar” es innecesario. Por si fuera poco Yedra trae a colación una voz autorizada y reconocida en el ámbito del estudio del español: “Don Fernando Lázaro Carreter, frecuentador de los problemas relacionados con el correcto uso del español, caracterizó a este verbo parásito como de «vitalidad nauseabunda». Agrega el lingüista: «…no se entiende por qué ha parecido necesario a banqueros y bancarios sustituir el limpio verbo abrir por ese horrorcillo. “Aperturado” el camino, nada impide que lecturar sustituya a leer, baraturar a abaratar y licenciaturarse a licenciarse” Claro está, es posible que en el futuro nada impida que tras un profundo estudio de su necesitad y pertinencia la palabra “aperturar” pase al catálogo de verbos españoles, pero Orlando Yedra señala algo interesante: “Ni la vigésimo segunda edición del diccionario de la Real Academia Española (2001), aún vigente, ni el avance de la vigésimo tercera, recogen el infeliz neologismo.” De modo pues que, mientras La Real Academia de La Lengua Española no disponga de otro modo, tengamos claro que “aperturar” no es verbo; al menos mientras se abrir…

CALIXTO GUTIERREZ AGUILAR Estudiante de Lengua y Literatura. UNEFM-ADI



"Aperturar" no es un verbo...