Issuu on Google+

O Ed ua rd GaleanO

CuenTos Cortos


CuenTos Cortos

Hemos g uardado un silencio bastante parecido a la estupidez

A JJ que, en silencio, nos acompaña

[3 [


24

ltu r te a d rr el or cu

La

ig in m s Lo

20

18 pu e

El

ra ahnte or s, a

rt o

16 ie na d s

Lo

st puoria do q seue r

hi

14

11

10

I tr nst in ru fa c r e ci n one el s ofi pa ci ra La o

8 ie nt o m

El

Na

ci

H

Pr im Le er tr as as

6 s ue

lla

e aj vi El

Eduardo Germán Hughes Galeano, nace en Montevideo el 3 de septiembre de 1940. En él conviven el periodismo, el ensayo y la narrativa, siendo ante todo un cronista de su tiempo, certero y valiente, que ha retratado con agudeza la sociedad contemporánea, penetrando en sus lacras y en sus fantasmas cotidianos. Lo periodístico vertebra de su obra de manera prioritaria. De tal modo que no es posible escindir su labor literaria de su faceta como periodista comprometido.

Contenido

5

Eduardo Galeano


CuenTos Cortos

....

EL VIAJE

GaleanOO

[6 [

O

riol Vall, que se ocupa de los recién nacidos

días,

mueren

en un hospital de Barcelona, dice que

Y así es la cosa, por muchas vueltas que

EL PRIMER GESTO HUMANO ES EL ABRAZO.

le demos al asunto, y por muchas palabras

Después de salir al mundo, al principio de sus días,

que le pongamos. A eso, así de simple, se

los bebés manotean, como buscando a alguien.

reduce

Otros médicos, que se ocupan de los ya

más

todo:

queriendo

alzar

los

brazos.

ENTRE DOS ALETEOS, sin

explicación, TRANSCURRE EL VIAJE

vividos, dicen que los viejos, al fin de sus

[7 [


GaleanOO

CuenTos Cortos

HUELLASSSS U

[8 [

na pareja venía caminando por la

monos, la verdad sea dicha, aunque

de la pareja, desde aquel tiempo, a

venían caminando juntos, cuando a

han dejado la marca de una duda.

sabana, en el oriente del África,

ya andaban erguidos y no tenían rabo.

través de todos los tiempos. Bajo el

cierta altura ella se detuvo, se desvió

Algunos añitos han pasado. La duda

mientras nacía la estación de las

Un volcán cercano, ahora llamado

manto gris han quedado, intactas,

y caminó unos pasos por su cuenta.

sigue

lluvias. Aquella mujer y aquel hombre

Sadiman, estaba echando cenizas por

las huellas. Y esos pies nos dicen,

Después, volvió al camino compartido.

todavía se parecían bastante a los

la boca. El cenizal guardó los pasos

ahora, que aquella Eva y aquel Adán

Las huellas humanas más antiguas

[9 [


GaleanOO

EL NACIMIENTO

CuenTos Cortos

E

l

hospital

más

Eligiera a quien eligiera, el

mil

médico iba a cometer un crimen.

pacientes por día. Eran, casi todos, pobres o pobrísimos.

Si no hacía nada, cometía dos.

Un médico de guardia contó a Juan Bedoian:

No había tiempo para la duda. Las

copetudo

público, de

Río

ubicado de

en

Janeiro,

el

barrio

atendía

a

-La semana pasada, tuve que elegir entre dos nenas recién nacidas. Aquí hay un solo respirador artificial. Ellas llegaron al

nenas estaban en las últimas, ya yéndose de este mundo.

El

médico

cerró

los

ojos.

UNA FUE CONDENADA A MORIR, y la otra FUE CONDENADA A VIVIR

mismo tiempo, ya moribundas, y yo tuve que decidir cuál iba a vivir. Yo no soy quién, pensó el médico: que decida Dios.

PERO DIOS NO DIJO NADA. [ 10[

[ 11 [


GaleanOO

1

AS LETRAS

D

INSTRUCCIONES

e los topos, aprendimos a hacer túneles. De los castores, aprendimos a hacer diques.

PARA TRIUNFAR EN EL OFICIO

De los pájaros, aprendimos a hacer casas. De las arañas, aprendimo s a tejer. Del tronco que rodaba cuesta abajo, aprendimos la rueda.

Hace mil años, dijo el sultán de Persia:

Del tronco que flotaba a la deriva, aprendimos la nave.

-Qué rica.

Del viento, aprendimos la vela. ¿Quién nos habrá enseñado las malas mañas?

DE QUIÉN APRENDIMOS A ATORMENTAR AL PRÓJIMO Y A HUMILLAR AL MUNDO

[ 12[

CuenTos Cortos

?

Él en

nunca

había

rodajas

probado

aderezadas

la con

berenjena,

y

jengibre

y

la

estaba

hierbas

comiendo del

Nilo.

[ 13 [


GaleanOO

CuenTos Cortos

Entonces el poeta de la corte exaltó a la berenjena, que

engañosa berenjena, que castiga la digestión,

da placer a la boca y en el lecho hace milagros, porque

llena la cabeza de malos pensamientos y empuja

para las proezas del amor es más poderosa que el polvo

a los hombres virtuosos al abismo del delirio y la

de diente de tigre o el cuerno rallado de rinoceronte.

locura.

Un par de bocados después, el sultán dijo: -Qué porquería. Y entonces el poeta de la corte maldijo a la

[ 14[

-Recién llevaste a la berenjena al Paraíso, y ahora la estás echando al infierno –comentó un

Y el poeta, que era un profeta de los medios masivos de comunicación, puso las cosas en su lugar:

-YO SOY CORTESANO DEL SULTÁN. NO SOY CORTESANO DE LA BERENJENA

insidioso.

[ 15 [


GaleanOO

La HISTORIA que

CuenTos Cortos con las ganas de conquistar México y Perú,

C tenía A

ristóbal

Colón

descubrir visa

Pedro

y

América, ni

siquiera

Alvares

desembarcar

no

porque

porque

carecían

de

permiso

de

trabajo.

no

Pedro de Alvarado rebotó en Guatemala y Pedro

tenía

pasaporte.

de Valdivia no pudo entrar en Chile, porque no

le

prohibieron

llevaban certificados policiales de buena conducta.

Cabral

podía

Los peregrinos del Mayflower fueron devueltos

contagi ar la viruela, el sarampión, la gripe

a la mar, porque en las costas de Massachusetts

y

no

otras

en

consiguió

pestes

Brasil,

desconocidas

porque

en

el

país.

había

cuotas

abiertas

de

inmigración

Hernán Cortés y Francisco Pizarro se quedaron

[ 16[

[ 17 [


LOS NADIE

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de

LOS NADIES: los hijos de nadie, los dueños de nada.

pobres,

LOS NADIES: los ningunos, los ninguneados,

Que no tienen nombre, sino número.

corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,

Que no figuran en la historia universal, sino en la

que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte;

PERO LA BUENA SUERTE NO LLUEVE AYER, NI HOY, NI MAÑANA, NI NUNCA, NI EN LLOVIZNITA CAE DEL CIELO LA BUENA SUERTE, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

[ 18[

REJODIDOS: Que no son, aunque sean. Que no hablan idiomas, sino dialectos. Que no profesan religiones, sino supersticiones. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore.

Que no tienen cara, sino brazos.

crónica roja de la prensa local.

LOS NADIES, QUE CUESTAN MENOS QUE LA BALA QUE LOS MATA

QUE NO SON SERES HUMANOS, SINO RECURSOS HUMANOS.

[ 19 [


GaleanOO

CuenTos Cortos

EL PUERTO PUERTO

EL

ni era un puñado de cansados huesitos: ELLA ERA

la alzara, porque el barco estaba llegando y ella quería

a abuela Raquel estaba ciega cuando murió. Pero

NUEVA, era una niña de cuatro años que estaba

ver el puerto de Buenos Aires.

tiempo después, en el sueño de Helena, la abuela

culminando la travesía de la mar desde la remota

L

veía. En el sueño, la abuela no tenía un montón de años,

[ 20[

Besarabia, una emigrante entre muchos emigrantes. En la cubierta del barco, la abuela pedía a Helena que

Y así, en el sueño, alzada en brazos de su nieta, la abuela ciega veía el puerto del país desconocido donde iba a vivir toda su vida

[ 21 [


GaleanOO

CuenTos Cortos

LOS EMIGRANTES, D

esde siempre, las mariposas y

mar y los salmones y las truchas en

NO SON LIBRES, en cambio, los

las golondrinas y los flamencos

busca de sus ríos. Ellos viajan miles

caminos del éxodo humano.

vuelan huyendo del frío, año tras año,

de leguas, por los libres caminos del

y nadan las ballenas en busca de otra

aire y del agua.

[ 22[

AHORA Viajan desde el sur hacia el norte y

y sus tierras. Muchos huyen de las

Los náufragos de la globalización

desde el sol naciente hacia el poniente.

guerras, PERO MUCHOS MÁS HUYEN

peregrinan

En inmensas caravanas, marchan los

Les han robado su lugar en el mundo.

DE LOS SALARIOS EXTERMINADOS

queriendo

fugitivos de la vida imposible.

Han sido despojados de sus trabajos

Y DE LOS SUELOS ARRASADOS.

puertas: las puertas que se abren,

inventando casa,

caminos, golpeando

[ 23 [


GaleanOO

CuenTos Cortos cámara, a lo largo de tantas

mágicamente, al paso del dinero, se cierran

fotografías: apenas una guiñada

en sus narices. Algunos consiguen colarse.

en los ojos del sol, no más que

Otros son cadáveres que la mar entrega a las orillas prohibidas, o cuerpos sin nombre que yacen bajo tierra en el otro mundo adonde querían llegar. Sebastião Salgado los ha fotografiado,

[ 24[

un instantito en la memoria del en

cuarenta

países,

durante

inmensa

desventura

humana

varios años. De su largo trabajo,

caben, todas, en un segundo.

quedan trescientas imágenes. Y

Suma

las trescientas imágenes de esta

toda la luz que ha entrado en la

solamente

un

segundo

tiempo

las puertas que se abren, mágicamente, al paso del dinero, se cierran en sus narices [ 25 [


GaleanOO

L [ 26[

CuenTos Cortos

LA CULTURA DEL a extorción, el insulto, la amenaza, el coscorrón, la bofetada, la

TERROR.

paliza, el azote, el cuarto oscuro, la

que se piensa, la prohibición

tortura tradicionales en la vida

ducha helada, el ayuno obligatorio,

de hacer lo que se siente y la

de familia. Para castigo de la

la comida obligatoria, la prohibición

humillación pública, son algunos

desobediencia y escarmiento de

de salir, la prohibición de decir lo

de los métodos de penitencia y

la libertad, la tradición familiar

perpetúa una cultura del terror que humilla a la mujer, enseña a los hijos a mentir y contagia la peste del miedo.

Ehumanos, tendrían que

n Chile, me comenta, Andrés Rodriguez: "Los derechos

empezar por casa"

[ 27 [


Sebastian Ruiz Molina 2010


Taller de dise単o III Tipografias utilizadas: - Century

Eduardo Galeano



Cuentos cortos