Issuu on Google+

Aragón Digital

Zaragoza 6/7/2012

Ana Anguiano Magallón

El próximo martes comenzarán las obras de sustitución de redes en la Rúa de Dato El próximo martes comenzarán las obras de sustitución de redes en la Rúa de Dato de Calatayud. El precio total de la actuación se estima, inicialmente, en 300.000 euros y el plazo de ejecución será de dos meses. Las obras las ejecutará la empresa concesionaria del servicio municipal de abastecimiento y vertido. Calatayud.-El Ayuntamiento de Calatayud, previa declaración de emergencia, va a acometer las obras de sustitución de las redes públicas de alcantarillado y ramales de abastecimiento en la Rúa de Dato, en el tramo comprendido entre la calle Vicente de la Fuente y la calle Barrera. Dichas obras, que ejecutará Aquagest S.A., empresa concesionaria del servicio municipal de abastecimiento y vertido, se integran en una actuación más amplia, financiada por la DPZ, que comprende asimismo la pavimentación de la calzada con adoquín y la colocación de piedra de Calatorao en las aceras. Estas últimas unidades de obra (pavimentación y acerado), al no tener carácter de emergencia, se contratarán por el procedimiento ordinario legalmente establecido. El precio total de la actuación se estima, inicialmente, en 300.000 euros y el plazo de ejecución será de dos meses. Las obras se iniciarán de inmediato y ya se ha informado a los vecinos afectados. Dado el emplazamiento de la obra en la arteria principal del Casco Antiguo de la ciudad, se mantendrá una permanente coordinación entre la empresa contratista, los técnicos municipales y la Policía Local, con el objetivo de reducir al mínimo las molestias derivadas de la obra.


Heraldo de Aragón l Sábado 7 de julio de 2012

l 47

CULTURA &OCIO

La arqueología de verano, bajo mínimos El plan general no tiene ni un euro de presupuesto y los científicos han buscado soluciones alternativas ZARAGOZA. Los Bañales de Un-

castillo, Bilbilis, Segeda, La Cabañeta, Labitolosa, la cueva dels Trocs... los principales yacimientos arqueológicos de Aragón se han visto este verano duramente golpeados por la crisis. El Plan General de Investigación del Patrimonio Cultural, en su apartado de arqueología, dispuso el año pasado, y hubo reducción, de casi 250.000 euros de presupuesto. Este año se ha quedado en nada, por obra y gracia de los recortes, y los arqueólogos han tenido que echar mano de la imaginación para intentar mantener ‘vivos’ sus proyectos de investigación. Todos los especialistas coinciden en definir la situación como ‘dramática’. La mayoría han solicitado permiso para actuar en los yacimientos en los que trabajaban simplemente para mantener el equipo. «Si se disuelve un equipo estable –aseguran–, es la ruina total. Luego es muy difícil recomponerlo. Hay que aguantar este año como sea». Si se estudian con ligereza las cifras, la impresión general puede ser incluso buena. El año pasado la Dirección General de Patrimonio concedió 32 permisos de actuación, uno menos que este. El problema es que muchos de esos permisos son para prospecciones (localización de yacimientos) y no para excavaciones, que son las que ofrecen mayores resultados científicos. Y hay que tener en cuenta que incluso algunas de las prospecciones son posibles única y exclusivamente porque han encontrado financiación externa de instituciones como el CSIC, el Centro Superior de Investigaciones Científicas. Actuaciones propiamente dichas, según reconoce la DGA, son este año 22. Yacimientos ‘parados’ En algunos yacimientos tan emblemáticos como el de Contrebia Belaisca en Botorrita no se va a excavar este año, y sus responsables científicos se van a centrar este año en trabajos de laboratorio, necesarios, eso sí. Y otros, como el de la villa romana de La Malena, en Azuara, van a seguir durmiendo el sueño de los justos. En este estado de cosas, los arqueólogos han hecho de la necesidad virtud. Un ejemplo: La Cabañeta, de El Burgo de Ebro. «La campaña este año va a ser de conservación –asegura José Antonio Mínguez, uno de los directores del proyecto–. Afortunadamente, el Ayuntamiento de El Burgo, que siempre ha apoyado la investigación, nos aporta una pequeña ayuda, y con ella, aunque no podemos excavar, sí que vamos a poder realizar pequeñas tareas de conservación, algunas de ellas imprescindibles, como quitar matojos y fumigar. El problema del recorte

Excavación en el yacimiento de Los Bañales de Uncastillo, donde ayer aparecieron restos de un horno.

Actuaciones autorizadas por la DGA A estas 22 autorizaciones (no todas son para excavar) hay que añadir varias campañas de prospección.

Los Bañales Marcuello Uncastillo

Mausoleo romano de la sinagoga

Bisaurri

Colungo Huesca

Biel - Fuencalderas

Labitolosa La Puebla de Castro

Monte Lizana Barbuñales

Las Sillas de Marcén Lalueza Zaragoza

Bílbilis Valdeherrera

Los Collados

La Codera Alcolea de Cinca

La Cabañeta Ribera Baja

Jaulín

Ntra. Sra. del Pueyo

Calatayud

Belchite

Segeda Mara

El Castellar Anadón

El Palao Alcañiz

Castillo de Ródenas Maricantada

El Cerrito Cella

Repensar los recortes

Fuente del Trucho

Rambla de Legunova

Sádaba

La Cueva dels Trocs

Loarre

OPINIÓN M. G.

La Cuesta de la Bajada Teruel

Teruel

Las Cabras Blancas Tormón

HERALDO

UN mal año se pasa, y dada la situación actual del país y de las cuentas de la comunidad autónoma, está claro que todo el mundo tiene que apretarse el cinturón, incluidos los especialistas que desarrollan proyectos de investigación arqueológica. Pero el recorte en el Plan General de Investigación del Patrimonio Cultural ha sido tan drástico que está poniendo en peligro la pervivencia de los equipos de investigación que hasta ahora eran punteros. La situación sería salvable si todo quedara en que 2012 sea ‘un mal año’. Pero sería un auténtico drama que el presupuesto cero se repitiera los próximos años, así que habría que repensar los recortes o, al menos, ayudar a encontrar fórmulas alternativas.

es que ha sido total, y estamos trabajando en un foro romano de época republicana, único en su categoría. En nuestro caso, además, como estamos cerca de Zaragoza, nuestro yacimiento servía para completar la formación de muchos alumnos de la universidad». Aunque en la lista de actuaciones autorizadas por la DGA figura el abrigo de la Fuente del Trucho, de Colungo, tampoco allí se va a realizar excavación alguna. «Hay permiso, pero no hay dinero, así que no excavo –asegura la catedrática de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza–. Pedimos autorización a la DGA, pero fue para que Alistair Pike, de la Universidad de Bristol, el autor del artículo de ‘Science’ sobre las cuevas de Altamira, tomara muestras en la cueva y las estudiara». Los recortes han afectado incluso a la excavación más antigua de España con el mismo director, Bilbilis. «Trabajaremos 15 días en Bilbilis y otros 15 en Valdeherrera –señala Manuel Martín Bueno–, lo que supone una reducción del tiempo de trabajo prácticamente a la tercera parte de lo que fue el año pasado. Pero es que, además, recortamos el equipo a menos de la mitad. Todo lo hacemos con pequeñas aportaciones del Ayuntamiento de Calatayud, de la Asociación de Amigos de Bilbilis y de algunos proyectos estatales. Como el dinero es mínimo, la actividad es mínima también». Algunos casos positivos Un yacimiento ‘afortunado’ es el de las cueva dels Trocs, en Bisaurri. «Hay excavación, pero es posible solo porque está financiada por un montón de instituciones, desde el CSIC al Ministerio de Cultura, pasando por algún proyecto europeo –señala José Ignacio Royo, que dirige los trabajos junto a Manuel Rojo-Guerra, de la Universidad de Valladolid, entidad que presta también su apoyo–. Pero serán solo 15 días, los primeros de agosto». En otros yacimientos, los especialistas han agudizado el ingenio hasta cotas insospechadas. Ocurre así, por ejemplo, en Segeda. «Hacemos excavación gracias a que la hemos convertido en una especie de curso de verano –relata Francisco Burillo–: cobramos 100 euros a los que vienen a trabajar y, a cambio, les ofrecemos un montón de actividades complementarias y formativas en torno a la arqueología. De momento se han apuntado 25 personas y esperamos más hasta que se cierre el plazo. El año pasado tuvimos una aportación de la DGA de 15.000 euros y este año nada. Así que, obviamente, vamos a hacer mucho menos». MARIANO GARCÍA


El Peri贸dico de Arag贸n - 09/07/2012


Noticias de Calatayud 7 de julio de 2012