Issuu on Google+

Me pregunto a veces si mereces mis letras bañadas de amor. Me pregunto por qué es tan injusta la vida. Mi corazón tuvo que saber lo que es morir para que todos estos poemas sepan lo que es vivir. Quiero borrarte de mi memoria, de mi recuerdo de mi pasado. Ya no te quiero. Algo que nunca te pregunté... ¿Qué se siente cuando el orgullo te deja ciega? Una, cientas, miles de mujeres queriendo ser la musa de aunque sea una consonante. Y vos, que todo lo sos, lo rechazas. Te odio, te deseo lo peor. ¡Ojalá que sufras! Me arrepiento de haberte mirado a los ojos. Me arrepiento de haberte conocido. Y vaya que me conociste, te dí todo mi amor y sólo lo transformaste en dolor. Me conoces. Me conoces tanto, que sabrás que todas estas letras son mentira. Pero... ¿Viste de lo que soy capaz? Miento, otra vez. Sentiste como te ardía el pecho al leerlo. Sentiste como un escalofrío recorría tu cuerpo. ¿Verdad?


Lo sentiste