__MAIN_TEXT__

Page 1

j.

M.

j.

COL ECCIO DE

VARIAS

MEMORIAS

\-

z é M z r ; -v,

. . i t í

IfP í A '

CORDOBA

Y

ORACIONES EN HONOR

Y DE

SUS

PARA

DE LOS SANTOS A N G E L E S ,

EN

ESPECIAL

SIETE

PRINCIPES,

EXCITAR

Á

SU

DEVOCION. Por D o n Pedro M a r i a

CON

LICENCIA

Heredia

EN

y Rio.

CORDOBA:

E n la Imprenta de Don Luis de R a m o s y C o r i a , A ñ o de 1823,


ADVERTENCIA Se empezó esta impresión en Mayo por la Aparición del $r. S. Miguel , Principe de los Angeles > en el Monte •Gergano > y ve acaba sin sub^r como por la Fiesta de la Dedicación de su Tempto en el mismo Monte , quando se reciben tan favorables noticias , que son un r,uevo motivo para dar incesantes gracias á Dios por medio de los Santos Angeles á tuya tercejion se deben en gran parte atribuir tan insignes beneficios. A la pag. 161 se halla el Cántico de la Resurrección que es el Salmo muy propio para dar grscias á Dios en tales circunstancias. Siendo este un agregado de Memorias sueltas , cada uno podrá elegir en la Tabla p?g* 204 lo que <mas adapte á su devocion, y leer también las Correcciones pag. 199, que contienen alguna adición importante } peí donando la faltii de orden y demás defectos del autor que suplica á todos lo encomienden á Dios por intercesión de los Santos Ar. giles*

Orones sunt admioistraiorii spirirtH, ia mÍGjsterium missi propter ees , qui hereditaten c a p i u a t saíutis. £>. Paulus ad H s b í x o s

c. i. v. i4*


n

J M. J. BREVE

ESTIMULO

A

LA

dsvocion délos Santos Angeles, y en especial á los siete Principes. Í'V: '

..i

:

* .:

D a d m e , C o r o s A n g é l i c o s , la g r a c i a •De que pueda cantar alguna cosa D e vuestros C a p i t a n e s y benignos C o m p a ñ e r o s : y si me f a v o r e c e s , O . R e y n a d é l o s Angeles M a r í a , D i r é e a , e l n o m b r e del E t e r n o P a d r e , De ' '


D e . s u Hijo y del Espíritu Divino. D e admirable poder fueron dotados ( i ; Aquellos siete Espíritus Angélicos Q u e á la suprema Trinidad asisten ( t Delan<

...

'• -.

, j

( i) Siete son los Principes primo > genitos de los Angeles, de quienes e\ muy grande el poder, , por fastquqle\ Dios preside á todos los hombres, j por esto se llaman ojos de Dios en e¡ Apocalypsi. Clement. Alexandr. lib. 6, Strom. y'ease la recomendación de tan antiguo Escritor en San Geronimo, especialmente en su Catalogo de ios Escritores Eclesiásticos. (2 ) Gracia á vosotros, y pat de aquel, que es, y que era, jy que ha de venir : ¿e /¿J siete Espíritus que e^tán delante de sh Throno. Apecal, C i. V . 4. Porque" yo soy el Angel Raphael, uno de los siete , ' que asistimos delante del Señor. Tob. C 12, V . 15»


Delante de su T r o n o preparados ( i ) A cumplir sus preceptos soberanos, Q u e egecutan veloces al o í r l o s , Ea grande fortaleza poderosos, ( 2 ) Ellos ( 1) Digo , que estos siete Espíritus son siete Angeles primarios \ que alisten a Dios, como los guardias y principales de su Reyno, dispuestos á cumplir todas las ordenes de Dios, 0 per si, d por otros Angeles inferiores , especialmente en el cuidado y gobierno de los hombres. Pues estos se llaman y son Espíritus administradores. Hebr. Cornel. á Lapide ia Apoc* C . 1. V . 4. ( •2) Bendecid al Señor tódos los Angeles de él: poderosos en fortaleza , que executais su palabrft, para obedecer, la voz de sus ordenes. P. Scio. Psalm. 102. V . 20. Que executais sus ordenes tan pronto como llegáis á cotypreketider su voz. Don Eugenio G a r c í a en su Parafraste de ¡os Salmos.


EHos-son siete vigilantes ojos ( i ) Con que el Cordero desde las alturáí M i r a hacia las naciones de la tierra % Y preside y gobierna todo el mundo. Són Mi siete astas con que fuertemente (2) Á~sús contrarios el Cordero a v i e n t a , C o m o r a s fuertes del Rinoceronte. Que Moyses dijo aventarán las g e n t e s , V Habacüc vio las astas en sus manos, (3) Que V - •

'

.

e,

• • •

( S ); Epístola en la v i g i l i a de todos los Santos. T miré: y Vi en medio del Throno y de los quatro animales , y en medio de les Ancianos un Cordero en pie asi como muerto , que tenia siete cuerno y' siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados por toda la tierra* A p o c . C 5. V . ó { 1) Sus astas como las astas del Ri-mteronte ': con ellas aventará las gentes ] hasta los fines de la tierra. Deuter. C . 33. V, 17. (3') Las astas eú sus manos*. alli está escondida su fortaleza. Hababüc* C . 3. V. 4. »


Q u e escondida está alli su fortaleza , Y qué ante su presencia iiá la muerte, ( i ) Y D J vi J , q u e e n e l m i s m o a v e n t a r é m a s ( 2 ) C o o el asta también á los contrarios , Y que despreciarémos en su nombre A los que entre nosotros se levanten : Y cantó en otra parte , que del Ju¿to ( 3 ) L a s astas se verian exaltadas. Son pues siete astas del Rinoceronte C o n que el C o r d e r o prodigiosamente L a n c e y destruya á t o d o s l o s perverso** T a m b i é n a nuestros Principes declara S. Juan en siete lámparas expresos, ( 4 ) Que ( 1 ) "Delante de su rostro ira la muerte, Id. ib. V . 5. (2) Por ti aventaremos como con astas á nuestros • enemigos , y en tu nombre despreciaremos d los que- se levantan contra nosotros- PsaU 43. V. 6. (3) Serán del justo. P<ah ( 4) T del gos, y voces y „v

ensalzadas las. astas 74. V. u . Tkrono s alian re lampa-* truenos : y delante del ^ Thro-


Q u e cbh ¿ ¡ v i n a l u z ardiendo lucen , Y enciendan en nosotros aquel fuego, ( i ) Q a e la sabiduría de Dios Padre V i n o ú la tierra para que arda en ella f De Tos humanos daños condolida^ Y edificando para sí una casa , ( i ) Siete columnas qtusq la sostengan : (3) . T' : PorThrono siete ¡amparas ardiendo , que son Iqs siete Espíritus de Dios. A p o c a l . C . 4-*V. 5. ( ' ( 1 ) Fuego vine d poner en la tierra i T qué quiero , sino que arda ? Luc. C . 12. V . 49. v (2) La sabiduría edificó casa para si y cortó siete columnas. Proverb. C* 9AV.1. ( 3) Las siete columnas interpreta otros tantos Espíritus , á los quales diee estar encargada por Dios Optimo Máximo la defensa de la Iglesia de Dios: de los •anales tantas veces hace mención * San Juan en su Apocalypsi. Salaz, tom. iy in Prov. * ^ Puede


Porque figura que nos es tan grata D e nuestros siete Príncipes excelsos Nuestros frágiles ánimos sustente, Prestando fortaleza en las v i r t u d e s , C u a l guiando al Hebréo en el desierto ( i ) La Puede también entenderse asi de los Santos Angeles, que con respecto á su Caridad y dilección se lltman columnas % porque tienen cuidado de la salvación de los hombres , por quienes están solícitos con piadoso afecta. S. Geronim. in Job^ C . 26. Sobre aquellas palabras: Las columnas del Cielo se estremecen y tiemblan á una insinuación de é l , Vers. ir» ( 1) Mas el Señor Ha delante de ellos para mostrar el camino , de día en columna de nube, y de noche en columna de fuego : para ser guia del camino en uno y otro tiempo. Nunca falto la co• lumna de. nube por el ata , ni la columna de fuego por la ruche delante del pue* blo. Exod, C. J3. V . 21 y 22. Ves

sois

una de aquellas

siete misticas


m

La columna de fuego por la n o c h e , Y columna de nube por el día. Ni aquella se anteponga á nuestras siete Columnas que corló para su casa La suma de Jesús sabiduría. Y son iassieteestrellas,cooquebrilla( i ) Según S. Juan d e C h r i s t o la d e r e c h a , También los siete Príncipes C e l e s t e s , Con que dando admirables resplandores, Repele con su luz á las tinieblas. Die-

ticcis columnas, que la increada Sahtduria se digno poner para su mayor estabilidad en el espiritual edificio de su casa , que es la Santa Iglesia. El V . P. Fr. Diego Josepti üe C á d i z en su Novena de S. Raphael Arcángel pag. 8o. ( i) Esto dice el que tiene los siete Espíritus de Dios, y las siete estrellas. Apoca!. C . 3. V . 1. Esto dice el que tiene las siete estrellas en su diestra. Id. C . a. V. 1. >


D i e r o n l u z e n s u s g u a r d i a s l a s e s t r e l l a s ( t ); L u c i e o d o al C r i a d o r alegremente., i Y en su orden permanentes y carrera , Contra Sisara fiero pelearon , ( 2 ) Q u e del pueblo de Dios era enemigo. Reales de Dios á veces las llamamos, ( 3 ) : tr T : . : Qué • ( 1 ) M a s las estrellas dieran lumbre en sus guardias , y se alegraron : fueron llamadas , y dixeron : Aqui estamos ; y dieron luz con regocijo á aquel que las hizo. B a r u c b . C . 3. V , 34. y 35. ( 2 ) Del Cielo se combatió contra ellos: las estrellas estando en su orden y curso , pelearon., contra Sisara. Jud. C . 5. V . 20. (3) Considera ¡os astros: Estos son ¡os Reales de Dios. El mismo cuenta la muchedumbre- de las estrellas, y á todas ellas las llama por sus nombres, como pasando lista á sus Soldados. De ellas se sirve contra sus enemigos: Las estrellas permaneciendo en su orden y c a r r e r a pelearon .contra Sisara. Santia-


[TO]

Que & la gran multitud de las estrellas Cuenta, y á todas llama por sus nombres Cuantas dan luz bajo del alto Cielo, ( i ) E n Diosestáel terror y el poder sumo (2) Que establece concordia en sus alturas. ¿ Tienen número acaso sus soldados? i O sobre quien no subirán sus l u c e s ? Pero quiso lucir principalmente Con siete estrellas que en su mano tiene f Y vencer con su luz á las t i n i e b l a s , Lan-

go Marcando , en el Sermón de Santa Ursula , que se halla en su obra intitulada: Vitis florígera, impresa enColo* tiia en i6íi2. ( i) El que cuenta la muchedumbre de las estrellas, y las llama á todas ellas por sus nombres. Psalm. 146. V . 4. (2) El poder y el terror están en mano de aquel , que mantiene la concordia en sus alturas. ¿ Por ventura tienen numero sus Soldados? ¿y sobre quien no amanecerá su Iuzl Job. C. V . 2. y 3 .


.

..

í"j

L a n z a n d o á los demonios enemigos Á la región obscura dei infierno. A los mismos se dan también trompetas, (i) C o m o S. J-uan Apostol testifica. D e las siete trompetas al estruendo Terrible llamarán á las naciones Y á las gentes aversas de la tierra. Levantará su voz como trompeta ( 2 ) E l sagrado Ministro p r e d i c a n d o , Hiriendo á los mas daros corazones E l Señor con la voz de la trompeta. ( 3 ) Cual j e r i q ó por tierra vio 6us muros, ( 4 ) To-

(i)2* vi siete Angeles que estaban en pie delante de Dios: y les fueron dadas siete trompetas. A p o c a l . C . 8. V . 2, ( 2 ) Clama , no ceses , como trompeta alza tu voz. Isaias C . 58. V . 1. ( 3 ) T el Señor con voz de trompeta. Psalsrr. 46. V . 6. ( 4 ) J o s u é , C a p . ó. V . 4. y 6. 8. 13. 16. 20. donde se habla de la conquista de Jericó cayendo por tierra Vi A sus


t»?3 T o c a n d o aquellas siete los H e b r é o s , \ D e que usaban también el J u b i l e o : L a s trompetas A n g é l i c a s s o n a n d o , ( r ) 1 * Del . sus muros al estruendo de las trompetas. Juzgo que por las trompetas se significan los Predicadores de la verdad, á quienes se dice por Isaías C. 58. C l a m a , no c e s e s , levanta tu voz como t r o m p e ta-: los quales cuando hayan empezado estos males, inspirándoles los Angeles clamaran , y anunciarán la ira de Dios, y exhortarán á los hombres á la penitencia. Ribera in Cap. 8. Apocal. V . 2. ( 1) Este tocar las trompetas los Angeles . significa los Sermones inspirados por ellos á los Predicadores , con los que instando ya el fin del mundo , con la amenaza de las plagas que van á caer sobre el genero humano , se moverán los impíos para volver en si, Menoquio in A p o c a l . C . 3, ' Traspasa con tu temor mis carnes. Psalm. 118. V . 120. Esti '


D e l temor será todo traspasado , M o v i e n d o las atónitas naciones Concia divina v o z , y sugiriendo L a é tremendas palabras del Eterno D e su Predicación á los M i n i s t r o s , .} C o n las éuales revoquen á los pueblos % Y I ti ____ i . ,. Este tócar Jas trompetas los Angeles será la profecía, <y~\d palabra de los Predicadores inspirada á estos por los 'Angeles % sión á las siete trompetas que tocaban los Hebreos , con las que' cayó la Ciudad de perico Josué 6. 4. de las que en el mismo lugar se dice : que sirven en el Jubileo v con 'las qt/ales es de saber que se promulgaba el Jubileo. Cornel. in C a p i 8. A p o c a l . V . 2. •• Se les' dan siete trompetas, porque se les atribuye• el 'universal oficio dé la Predicación Divina , para que toquen COTÍ ellas 'para la defénsa de los escogidos , y para que sean arrojados los reprobos• R i c a r d . V i c t o r . a p u d j , H a y e in A p i c a l . t o A ^ . c . a. v . 2.

y q


V todo lo que se halle e x t r a v i a d o Á su Señor lo vuelvan y reduzcan f V á huir su ira y plagas a m o n e s t e n , Sea que en sí volviendo evitar pqed^a I ^ s penas que merecen sus delitos, O que de lo contrario les comprendan L a s que amenazan del furor D i v i n o , V sepan que al Señor del A l t o Cielo N o desprecian impunes los impíos. ( i ) Por fin recibirán las siete c o p a s , ( 2 ) En ( t ) VirgiL lib. 6. de la Eneida. (2) T vi otra señal en el Cielo % grande y maravillosa „ siete Angeles % que tenian las siete plagas postreras : Porque en ellas es consumada la ira de Dios. Anocal. C . 15. V . r. T salieron siete Angeles del Templo % que tratan siete plagas, vestidos de un Uno limpio y blanco , y ceñidos por el pecho de bandas de oro. Ibid. V . 6. Nótese como debieran pintarse los A n geles vestidos. T uno de los quatro animales dio á ios 4 V V

f

*

r'

»

.

.<

>

.

\

¿ -

*


E n que es de D i o s la ira c o n s u m a d a , Y las derramarán por todo el orbe ( i ) r L a s maldades d e L m u n d o castigando o »% L l e v a n d o con justicia la venganza C o n t r a los enemigos del Excelso. £1 fuego, azufre, y viento tempestuoso (2) ' , , . , .3 - i Es i (• ! "> '91VV9T 1:011 lOfl^C j'i> "¿3KD¿i £ Y g s j ^ > M * i » n ••• » m c a a ^ o — i

ti

i

••

ios siete Angeles úete copas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive en los siglos de los siglos.. Ibid. V . 7. • (1 )'< oi una grande voz del Templo , A /ÜX siete Angeles: derramad las siete copas de la ira de Dios sobre la tierral A p o c a l . C . 16* ; V . i. . l v T fue el primero , y derramó su cor pa sobre la tierra : y vino una llaga cruel y maligna sobre los hombres , que tenían la señal de la bestia: y sobre aquellos, que adoraron su imagen. Ibid. V / 2 . & c . (2) Fuego y azufre, y vientoteniy pestuoso es la porción del calix de ellos. Psaim. 10. V . 7 .


[r<5] E s la porcion del c á l i z de los m a l o s ; ( i ) L a hez de su c á l i z ó tremenda copa N o se verá apurada hasta que bebart Todos los pecadores de la t i e r r a , ( 2 ) C o m o el Profeta R e y lo testifica , Para que tiemblen todos de Dios T r i n o , Y de su santo nombre tan t r e m e n d o , (3) Y á acatar al Señor con reverencia (4) Apren- * ( r ) Ciertamente sur heces no se han apurado : beberán todos los pecadores de la tierra- Psalm. 74. . ¿V. 9. ' ( 2 ) Grandes y maravillosas son tus obras , Señor Dios Todopoderoso : justos y verdaderos son tus caminos, Rey ée los siglos, r Quien no te temerá , Señor , y engrandecerá tu nombre ? Porgue solo eres piadoso: y todas las gentes vendrán , y adorarán delante de ti , porque se han manifestado tus juicios. A p o c a l . C . 15. V . 5. y 4. ( 3 )- Mdféo Vegio en el Suplemento' de lá Eneida. (4) Y salió del Thrononna voz qut


A p r e n d a n , y á cumplir sus mandamientos. Y á los que de Jesús el amor d u l c e , Ñ i de su M a d r e V i r g e n sacrosanta * • « B Ni ; decut: Decid loor á Nuestro Dios todos sus siervos : y los que le teméis , pequeños y grandes. 2* o i como voz de mucha gente , y como ruido de müchhs aguas^y como voz de grandes truecos* que decían: A Heluya: porque rey no el Señor nuestro Dios el Todopoderoso. A noca I. C. 19. V. 5 .y 6* Cercaron los Reales de ios Santos, y la Ciudad amada. Y Dios hizo descender fuego del Cielo , y los devoró Y el diablo, que los engañaba , fué enviado a el estánque de fuego . y de azufre : en donde también la bestia , y el falso Profeta serán atormentados día y noche en los siglos de ¡os siglos. A p o c a l . C . 20. V.-8. g. y ió¿ Y vi un grande Throtio blanco , y uno que estaba sentado sobre el, de CU\KI vista huyó la tierrn y el Cielo , y no fue haHado el lugar d: ellos 1'M I. V . I Í . 6cc. Y fue hecho juicio de cada uno de ellos


[i8] N i 1a pasión de C h r i s t o , ni el suplicfor D u r o de C r u z , ni sus sangrientas llagas , N i las espadas siete de d o l o r e s , Q u e el alma de la V i r g e n t r a s p a s a r o n . Su dureza doblar no consigüieron Á la obediencia del Supremo P a d r e , L a pena que es debida los s o m e t a , Y el podei del Señor y R e y excelso Quebrante con imperio á las naciones , Y á los hombres que fueron tan rebeldes, Y de la Trinidad el poder sumo Sea á todos patente y manifiesto. Misegún sus obras. &c. Y el no que fue hallado escrito en el libro de la vida , fue lanzado en el estanque del fuego. Ibid. V. 13* Porque á mi se encorvará toda rodilla• Isaids 45. 24. Para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en ¡os Cielos , en la tierra y en los infiernos. Philip. 2. 10. Porque escrito está : ¡^ivo yo , dice el Señor , que ante mi se doblará toda rodilla \ y toda lengua dará loor d D i o s . S. Pablo ad Román. C . 14. V . i x .


t'9l

M i g u e l , Gabriel"y Rafaél sagrados, Y los demás benignos compañeros Q u e el numero completan septenario % A quienes por su nombre el Señor l l a m a f Y por su orden á todos sus s o l d a d o s : O Príncipes A n g é l i c o s , al mundo Socorred m i s e r a b l e , y á sus pueblos R e g i d con vuestro imperio soberano, ( i ) T e n e d cuidado de imponer las leyes D e la paz perdonando á los h u m i l d e s , Y abatir humillando á los soberbios. C o m o otro tiempo C h i i s t o de vosotros B a j ó á San Sebastian a c o m p a ñ a d o , (2) Para

te Angeles clarísimos se ha aparecido también á los Santos corporalmente, como á San Sebastian, quando le animó al Martirio que estaba para sufrir, y por esto lo cerco de un maravilloso resplandor , y lo vistió de una capa candidísima por medio de estos Angeles , como se ha* ¡la tn las Actas de San Sebastian fiel y gra<


boj Para animarle á su martirio Instante* Y para ello fue por vuestro medio D e una capa blanquísima vestido* Y - d e admirable resplandor c e r c a d o * f o r t a l e c i d o contra todo e v e n t o ; Asi con vuestro auxilio prodigioso A nosotros también visite el mismo» Bendecid por nosotros miserables L a Santa T r i n i d a d en todo tiempo* Y de Christo estended la Fe sagrada A las gentes de todo el U n i v e r s o * Q u e á OÍOS nuestro St ñor todos conozcan* Á JvSú-Christo v á su Santa M a d r e . Y al Pontífice Pió y á los R e y e s * ( i ) Y~ gravemente escritas por los Notarios de Roma, las quales citan y aprueban Ádons t/suardoi Barón. y otros. Cornel. á L a pide in i. Apocal. V . 4. ( 1 ) Te encargo pues ante todas cosasi qué se hagan peticiones , oraciones * rogativas , batimientos de gracias por todos los hombres: Por ios Reyes, y por todos los que están puestos en altura para


M

Y de U Iglesia á los Ministros santos, C o n el p u e b l o . d e . D i o s , sanos y s a l v o s G ü . i r d a d á todos p o d e r o s a m e n t e ;

Y de vuestro poeta apartad lejos L o s m a ' e s que le afligen y atormentan,

Y sea por los siglos de los siglos gloria

4 nuestro Dios Amen,

r

eternameote, GQ-

para que tengamos una vida quieta y tranquila en toda piedad y honestidad• Porque esto es bueno, y acepto delante de Dios nuestro Salvador. Pablo i, ad Timoth,

C . 3. V , t. 2. y 3.

^ Orando en todo, tiempo con toda deprecación , y ruega en espíritu; y velan« do para esta mismo con toda fervor, y rogando par todos los Santos: Y par miy para, que me sea dada palabra en el abrir de mi boca can confianza, para hacer co* nacer misterio del Evangelio. Id 1 ad EpUes,

C,

V,

kj-


t«i

J. M. J. G O Z O S D E LOS

ANGELES.

I'raducidos de los que en latín se hallan en el Convento de nuestra Señora de Consolacion de las Señoras Descaltas Reales de Madrid.

( j o z a o s , sumos Serafines * Q u e estáis á Dios m¿s c e r c a n o s , Y enteramente en su amor Sobre todos abrasados, Gozaos también, Querubines, D e profunda ciencia l l e n o s , Q u e á la M i l i c i a del C i e l o Descubris grandes secretos. G o z a o s , ó Tronos h u m i l d e s , D e los juicios sabedores , D e nuestro Dios s e c r e t a r i o s , D e su ofensa vengadores. £scuadionts adaauables, Qm


Gozaos, 6 Dominaciones, C u a l Cónsules provechosos G o b e r n a n d o las naciones. G o z a o s , de los P i i n c i p a d o * Escuadrones excelentes, L l e v á n d o n o s á que honremos A nuestro Dios dignamente. G c z á ó s , las muy robustas Potestades C e l e s t i a l e s , Por quienes son refrenadas L a s g a v i l l a s infernales. G o z a o s , Celestes V i r t u d e s , Lumbreras resplandecientes, Q u e lucís siempre ante Dios C o n milagros eminentes. G o z a o s , Ínclitos c a u d i l l o s , Arcángeles animosos, Q u e presidís las p r o v i n c i a s , V esforzáis á los medrosos* Y del A n g é l i c o C o r o , G o z a o s , ó fuertes s o l d a d o s . Q u e con tan varios obsequios N o s asistís custodiando. G o z a o s , nobles triunfadores T o d o s también i g u a l m e n t e , Y á las nupcias deseables Coa»


M

Conducidnos finalmente. Amen® if. En presencia de los Angeles B te alabaré con S a l m o s , ó Dios mió, lj¿. A d o r a r é en tu santo templo ? y alabare á tu nombre?

. OREMOS, O Dios, que disti ¡buyes con admirable órden los ministerios de los Angeles y de los hombres, concede propicio, q u e s e a defendida nuestra vida en la (¡erra p-)r aquellos que te asisten sirviendo siempre en el Cielo, por nuestio S.qor JesuChristo tu H ' j o , que contigo vive y reina eq unidad del Espíritu Santo Qjos por t o dos los siglos de los si¿los. A m e n . A los siete Principes de ¡os Angele? (,sacado del mismo lugar , y traducido),

ANTIFONA, Q

(I)

siete Principes de la M i l i c i a C e les-

(i)

Nota i la Antiphqna

y :

Oración .

*


. l e s t i a l , que asistís á la presencia d e l T r o n o de D i o s , á quienes se han e n carde los siete Angeles, traducidas del Devocionario de las Descalzas Reales de Madrid , parece haber sido antes dadas á luz por el Venerable Antonio Duca, de quien se pone esta no.ticia por convenir al culto de los mismos Santos Angelesf " En Palermo , que es la Ciudad principal de Sicilia hay un Templo dedicado á los siete Principes de los Angeles, en el qual ?I año del Señor 1 5 1 6 fueron halladas sus antiguas Imágenes. El Rector de este Templo , Antonio Duca > Sacerdote de vida piadosa e inocente, amonestado, frecuentemente por inspiración de Dios fue d Roma el año de 1527 para promover alli su culto , ó hallando ó preparando Iglesia para los mismos. Por lo qual despucs de muchas oraciones y ayunos, ilustrado con luz Celestial conoció, que las Therpias de Diocleciano era el lugar de los #ict? Espíritus que están delante de Dios; ce-


r .6] c a r g a d o grandes ministerios paTa la de* fensa de todos los fieles: ocurríJ , os r o g a m o s , á las tentaciones J e los d e monios , como que en su fabrica habían trabajadft tantos Angeles corporales como quarenta mil Christianos y diez mil Martyres condenados á ello: en los que sobresalieron siete Martyres ilustres . á saber, ¡os Santos Cyriaco , Largo , Smaragdo , Sisintito , Saturnino ; j; también S. Marcelo Papa, <S\ Thrason , ^«E animaban . JJ mantenían con sus facultades d los Christianos que trabajaban en ellos. De esta revelación (que dos años despues impri • f»/0 e/ Antonio primero en Venecia , jf despues en Roma en IS5S) se hace mención en su sepulcro , que está en estas Thermas delante del Altar Mayor. Purgadas pues las Thermas , fue dedicado el Jurar año de 1551 por Felipe Archinto Vicario General del Pontífice Julio III. ¿1 la Bienaventurada Virgen de los Angeles t ó acompañada y rodeada de lot Sun


M

• i o n i o s , é interceded por vuestros de* v o t o s para con el i n m a c u l a d o C o r d e r o H i j o de Dios. t. Siete Angeles. Y como este lugar volviese á ser dejado y profanado por las guerras, se volvió á significar por otra vi* sion el año de 1555, que por Divino De* creto debían ser consagradas estas Thermas en Templo para honra de los Siete ¿Angeles. Por lo qual el Pontífice Pío lili. oídas sus razones y revelaciones , en• cargo ¿i Miguel Angel Bonarota, celebre Arquitecto , que delinease y dispusiese la forma del Templo en estas Thermas. El qual concluido, el mismo Pontífice convocado el Colegio de los Cardenales, en el día 5 de Agosto año de 1561 en presencia de los Cardenales , de toda la Curia y Pueblo Romano, vestido de Pontifical , dedicó con solemne oración y rito ¡as Thermas en honor de Santa Maria di ios Angeles , y honró aquella Iglesia con titulo de Cardenal 1 y trasladó alli desde


[08] y . A d o r a d al Señor, A l e l u y a , R. Ante c u y o trono están siempre los Príncipes de lo$ Angeles, A l e l u y a ,

ORE;

la Iglesia de la Santa Cruz en Jerusalen el Monasterio de los PP. Cartujos. A la misma ilustraron despues con nuevos privilegios y ornamentos S. Pió V. y Gregorio XIII. Asi lo dice la Crónica de aquella Iglesia que recibí de los Padres Cartujos, y lei atentamente. Asi igualmente refiere esto nuestro Padre Antonia Spinelo en el tratado de las fiestas y Templos de la Madre de Dios pag. 690. y Octavio Pancirolo en los Tesoros de Roma escondidos cap. de Santa Maria de los Angeles\ donde estensa igualmente que docta y piadosamente habla de los Oficios d§ estos siete Angeles. En la misma Crónica lei, que muchos energúmenos en el mismo lugar habian sido libertados, de los demonios, por la invocación de estos, siete¡ Angeles, Sus efigies, entre otros en otros lugaresy abrió y estampó en Ambires ilus


forf

,

OREMOS. O D i o s 4 que entre los demás o r n a ínentos de los Cielos y oficios para el go« bierno del mundo * dispusiste con maravillosos modos tanto los órdenes c o m o los ministerios de los Angeles t c o n c e d e propicio* que por tus siete Príncipes asistentes i que están asistiendo siempre mas de ilustre artífice Geronimo Wierix ¡ expre* sando en una imagen todo este lugar del Apocalypsi i) y por tanto se le puso la inscripción: G r a c i a á Vosotros y paz de aquel que es & c . Por lo que cíértamente conviene , que los Pastores de las tglesias, y todos los Fieles * imitando tales exemplós * y especialmente el de San Juan que solicita de estos siete Espíritus la Gra• fia y la paz para las siete Iglesias de la Asia * veneren ¡ den culto é invoquen frecuentemente con particularidad á estos siete Arcángeles como á los Principes del Palacio Celestial * Presidentes de todas


de cerca á tí asentado en el excelso trono t sea protegida nuestra vida. Por nuestro Ss* ñor & c . Padre nuestro , Ave Marta &c. Recomendación de los Siete Angeles de i P. á Lapide y el V. Duca. " N e t a ( d i c e también ertre o t r a ! cosas el P. Cornelio subre el cap. i del A p o c . ) que fue figura y símbolo de estos siete Angeles el Candelero de siet e luces de Moyses al cap. 25 del E x o d o ( pues tenia siete brazos ) , el qual s i m b ó l i c a m e n t e , dice San G e r o n i m o y significaba al mundo con los siete pía* netas. Y todavia mejor significaba ¿ la I g l e s i a , y a la Militante , ya la T r i u n f a n t e , á la qual presiden estos siete Espíritus Angélicos. Y Dios d i s tribulas Iglesias, Administradores de Dios , Medianeros y Prepósitos de los Hombres. P. Corne). á Lapide sobre aquellas palabras del A p o c a l . C a p . i . V . 4 . : T de los siete Espíritus que están delante de fifi Thro?io. M


t r i b u y o muchas cosas en el mundo p o t el numero septenario: asi en el m u n d o h a y siete p l a n e t a s , en h semana siete d i a s , y asi también d i s t r i b u y ó los siete dones del Espíritu S a n t o , y l a s siete v i r t u d e s , á saber las tres T h e o l o g a l e s , y las quatro Cardinales* á las que presiden estos siete E s p í r i t u s , para dirigir por ellas á los hom* bres á la vida eterna : w citando sobre esto á N i c o l á s Serario sobie el cap» 1 2 . vers. 15 del libro de Tobías. Y a ñ a d e también que por estos siete Aa* geles instituyó la Iglesia los siete D i á conos ( d i c e también entre otras c o sas el P. Cornelio sobre el cap. 1. del A p o c . ) de que se habla en los H e c h o s de los A p o s t o l e s , y posteriormente los siete Diáconos Cardenales que antiguamente asistían al Sumo Pont i f i c e , hasta que su numero se fue aum e n t a n d o según se fue dilatando y ex* tendiendo la Iglesia. Y aun el Doctor Don G a b r i e l Pascual y Orbaneja en su

Vida

de San índahei0

y Almería ilustrada


irada reflexiona oportunamente a esté proposito sobre los siete Obispos Saa S e g u n d o , San T o r q u a t o , San Indalec i o , San Thesiphon San Euphrasio * San C e c i l i o , y San Iscio 4 ó Hesichio embiados por tos Santos Aposíoles Saa Pedro y San Pablo á la Iglesia de E s paña que instruida por su predicación y exemplos habia de ser tan ilustré porcion de la Iglesia Universal. Mas y a que se citó aqui á N i c o l á s S e r a rio, y no se ha podido hallar hasta ahora el libro que de las Oraciones é Imágenes de los siete Angeles escribió el V . Sacerdote Antonio D u c a , se aña* dirá aqui el pequeño Prefacio que puso á dicho l i b r o , y q u e d e su impresión de Ñapóles en 1594 copia con alguna íecomerídacion el citado S e r a r i o , y t r a d u c i d o dice a s i : Antonio Diica 4 R e c t o r de la Igle» sia de los Siete Principes de los A n g e » les de Palermo 4 á los piadosísimos lee* * iores el auxilio? de los Santos A n g e l e ^ M

» El

;


E l C a n d e l e r o de ( i ) siete paites , «varones C h r i s t i a n i s i m o s , que hizo M o y s e s de oro por mandado de D i o s , » escribe San G e r o n i m o , sacado de Jo» s e f o , que significaba al mundo con V> las siete estrellas errantes ( ó planet a s ) : y por el se describe por San » A n s e l m o maravillosamente cierto Tem» pío espiritual. Nosotros a y u d a d o s del » a u x i l i o de J o s e f a , y de San Juan » E v a n g e l i s t a j u z g a m o s , que significa >9 á la Iglesia T r i u n f a n t e con los S i e » te Espíritus que están delante de Dios, *> á c u y a semejanza existe la Iglesia " M i l i t a n t e con los Siete Obispos v e s 99 tidos de ardiente P u r p u r a : y t a m 9> bien manifestamos el T e m p l o de sie* » te miembros por los Santos M a r t y •> r e s , edificado en R o m a según el v a 99 ticinio de I s a í a s : y c o m o en el ad+9 m i r a b l e C a n d e l e r o de los J u d í o s , asi ?

9>

C Nota,

(i)

Aunque

la copia remitida gular

» en dice septuaginta

de una edición , es re-

sea s e p t e m , y asi se traduce siete.


134] V *> en el admirable T e m p l o de los Chris? » tianos alabamos á Dios admirable* » Dios os guarde f e l i z m e n t e " NOTA. Por lo que refiere el P. C o r n e l i o , j lo copiado aqui del mismo V . Sacerdote A n t o n i o D u c a infiere el autor de este p a p e l , que era menester que e l Sr. Benedicto XIIII hubiese tratado c o a mas estension el particular en su O b r a de Beatificatione & c . para que se pueda estar en el á su res-pecable a u t o r i dad , si bien esta no es contraria á lo que aqui va e x p u e s t o , y anees bien el mismo Sr. Benedicto cita con estimación de su piedad al mismo A m o n i o Duca. Sumario de los siete Angeles Prin* fipes sacudo dei Devocionario iwptesé en 1697 en Madrid para vso de~aquellas Señoras Descalzas Reales y del V. P. Getonimo Gradan, Con fesor d4 Santa Teresa de Jesús. que se imprimo tatni'ien ten Jas obras del tnism$ • en


tn Madrid

en I 6 Í 6 ;

( i)

en el que

con algunas expresiones tomadas de los Ministerios y cargos mirados con esti* inación entre los hombres se procura dar una breve idea de los sublimes > Oficios, Dignidades y Ministerios que se atribuyen comunmente á estos Espíritus gloriosos* Que hay siete Angeles Principes , y los lugares de la Sagrada Escritura, y Doctores de donde, se colige. E n el capitulo 12 de T o b í a s se lee, q u e d i x o el A r c á n g e l S. R a p h a e l : Y o soy uno de los siete Principes que estamos i! ( r ) Se halla en el Sumario ( queempieza al fol. 1 4 7 ) de las Devociones y meditaciones mas provechosas para rezar Pater noster y Ave Marías. La recomendación de este V. P. se halla en diversos elogios esparcidos en las Obras de Santa Teresa, y aunque pone el V. como otros muchos Autores los nombres de todos los siete Angeles; te omiten aqai los quatro ..últimos que ne


Í3«S

.

j

^

tamos asistiendo en la presencia d e Dios. Y en el capitulo 4 de Z a c a r í a s se d i c e , que los siete ojos que e s tan en una piedra , son los siete E s píritus que discurren por toda la tierra. Los siete Angeles de las siete Iglesias del A p o c a l y p s i de S. J u a n , cap. 2 : los siete cuernos del C o r d e r o , c a p . 5 : los siete Angeles de las siete t r o m p e t a s , cap. 8 : jr los siete que t e nían las siete p l a g a s , y derramaban las siete Phialas , ó vasos de ira , cap. 4 15 , significan estos siete Angeles Princ i p e s , según se colige de Clemente Ale- ~ no constan de ¡a Sagrada Escritura , en atención a que en los tiempos presentes debe haber habido razones para prohibir su uso. T asi el V. P. Fr. Diego Joseph de Cádiz en su Novena de S. Raphael impresa en Madrid en 1801 aunque en varios lugares hace honorífica mención de los siete Principes , omití nombar los quatrv últimos; pero si hace


A l e x a n d r i n o , libro 6 S t r o m a t u m , d e A r e t a s sobre el cap. 4 del A p o c a l i p s i , d e O r í g e n e s homil. 20 in N u m e r . , d e S. A m b r o s i o , lib. 2 in L u c a m , de S. G e r o n i m o c a p . ( S M i c h e s e , de Ire« néo super A p o c a l y p . c o m o también re* fiere el D o c t o r R i b e r a sobre este lugar. /. Michaely Víctor. Miguel, Vencedor. Paratus ad animas suscipiendas. Michael quiere decir ¿ Q u i e n c o m o Dios ? Su oficio es C a p i t a n General d e los E x e r c i t o s del C i e l o y de la T i e r ra , asi en el nuevo c o m o en el viej o Testamento* Dásele por titulo Víctor , hace expresión de sus Ministerios en la Oración del ultimo dia d S. Raphael, por las siguientes palabras pag. 132 : En vos se ven recopilados y p r a c ticados los altos títulos y blasones de A u x i l i a d o r , de N u n c i o , de D i v i o o M e d i c o , de Compañero f u e r t e , de Remunerador , de Favorecedor , de Ora-


L• —

f * r , Vencedor porque v « e r 5 a! m&olo, i a c 2 a o : o l o ce: Cíelo t *-£— ;e lee Apoca L 12. Y es c t r a batalla ace e o s ¿ tubo sob~e el Ckserpo ce Koyses, ecrr.o escribe e! A x r . : ! SL T^cas cibe tita,

e - su Epístola C a a e s i c * . ReA c i m a s ce tes e r e a c e r í a rara ofrecerlas al A ' c i s i x o . íavc-Tecie&aoUs t i sgc-cb 7 batalla cel t í a o s h o : y e s t r e g s las ¿e :os i r a 1 s 2 los verdegos e r r e e s II. Gabriel KwntHs fertie. G-zbrul % NJM¿ÍZ fuerte. 7*.:r„s eit Gnhrisi ' Fortaleza c e D:c? et E r . b í X i i : - : ~ ¿ y c r del Cié-- . ene p r e side sobre lodos les Angeles c í e ez^bia el S-e5:r á Is tierra c c e rcecs¿ge> v y favorece 2 ros h o m b r e s , qce reciban y o b e d e z c a s j.vÍ3z> pkaO : s c o r 7 ce I c t e r c e s c r , ccz qoe sea c o x i o r i r e c t e c o o o c i i c s los :e crpsles Espirites q j * ccc m ¡£ediacfOQ á ¿a ¿^precii M a g e s t a c . "


[30]

piraciones. Su titulo es Nuntius , Men• scígero. V i n o á anunciar los nacimientos de I s m a e l , Isaac , Sansón , S a muel $ S. Juan Bautista á sus Madres, y la E n c a r n a c i ó n del V e r b o D i v i n o ¿ la V i r g e n Mar¡3. Leese de él Genes, é a p . 20. En los Jueces cap. 22. (1) D a n i e l cap. 12. L u c . c a p . 1. Alean* t a la virtud de la obediencia. Pintase vestido de b l a n c o , con una l i n t e r n a , y dentro de ella encendida una c a n d e l a en la mano izquierda (señal de l a l u z y v o c a c i o n i n t e r i o r ) y un ram o de azucenas en la mano derecha* ///. Raphael, Medicus salutis. Ra• phael, Medico de la salud. Wiatores comitor, infirmor medico* Raphael quiere d e c i r , Medicina de Dios. Es Protomedico del A l t i s i mo, y preside sobre todos los Angeles , «

( 1 ) Sera equivocación de imprenta por no haber cap. 22 de los Jueces, y asi sera tal vez el 2 ú otro de aquel Sagrado libro. * - 4


.

Í33] tor, Vencedor porque veneró al de* m o n í o , lanzándolo del C i e l o , según se lee A p o c a l . 12. Y en otra batalla que con él tubo sobre el Cuerpo d e M o y s é s , como escribe el Aposto! S. Judas en su Epístola Canónica. Recibe las Animas de los que mueren bien , para ofrecerlas al Altísimo , favoreciéndolas en la agonra y batalla del transito : y entrega las de los m a 1 s á los verdugos eternos. IL Gabriel Nuntius fortis. Gabriel t Nuncio fuerte. Misus est Angelus. Gabriel ( F o r t a l e z a de D i o s ) esE m b a x a d o r mayor del C i e l o , que preside sobre todos los Angeles que e m bía ei Señor á la tierra con mensages,. y* favorece á los h o m b r e s , para q u e reciban y obedezcan las divinas inspirammmmmm

a a B a a i

mmmmmr

W

H

»

mmmmm

(

M

M

!»•

M

M

»

Orador y de I n t e r c e s o r , con que soa comunmente conocidos los siete priucrpaies. Espíritus que asisten con i n mediación á l a Suprema M a gestad*


[30] piraciones. Su titulo es Nuntius, Men* sagero. V i n o á anunciar los nacimien* t o s de I s m a e l , Isaac , Sansón , S a m u e l , S. Juan Bautista á sus M a d r e s , y la E n c a r n a c i ó n del V e r b o D i v i n o i l a V i r g e n M a r i 3 . Leese de él - Genes, c a p . 20. En los Jueces cap. 22. (1) D a n i e l cap. 12. L u c . c a p . 1. Alean» ta. la virtud de la obediencia. Pintase vestido de b l a n c o , con una l i n t e r n a t y dentro de ella encendida una c a n d e l a en la mano izquierda (señal de l a l u z y v o c a c i o n i n t e r i o r ) y un ram o de azucenas en la mano derecha* ///. Raphael, Medicus salutis. Ra* phael, Medico de la salud. Viatores comitor, infirmos medico« Raphael quiere d e c i r , Medicina á e Dios. E s Protomedico del Altistmo 9 y preside sobre todos los Angeles , ( 1) Sera equivocación de imprenft% per no haber cap. 22 de los Jueces, y asi será tal vez el 2 ú otro de aquel forrado libro. * * c ; • ' .7-


[4o] les , que nos libran de los pecados , daños y peligros, asi del a l m a , como del cuerpo. Favorece y guia á los que caminan , ó navegan. Su t i tulo e s , Medicus % Medico. Tieneale devocion los que quieren hacer verdadera penitencia, y acertar á escoger el camino y y estado para su saU vacion. Pintase vestido de amarillo , con T o b í a s , que lleva el f e z en la mano, según lo que de él se lee en el libro de Tobías. ( i ) IV. Ignitus Socius. Compañero encen• di do. Flammescat igne Caritas. Este Angel y se dice ser Fuego de Dios ; Justicia M a y o r de el Omnipotente y abrasador de corazones tibios, padri( i ) En Córdoba se pinta también con vestidura larga y blanca, como se refiere en las apariciones del V• Roelas , á quien juró ser Custodio de esta Ciudad, que le profesa especial devocion.


[40

p a d r i n o en las batallas contra las tentaciones. Preside sobre todos los A n geles que castigan. F a v o r e c e á los h o m b r e s , para que no sean c a s t i g a d o s , y para que amen á D i o s , venz a n las t e n t a c i o n e s , y alcanzen C a r i d a d , z e l o , y rectitud. Su titulo e s , Ignitus socius, Compañero encendido. Pintase vestido de c o l o r a d o , con una espada de fuego ( i ) en la mano de^ r e c h a . Leese de el en el 4. libro de E s d r a s , c a p . 4. Y es el que echo á Adán ( 1 ) Se pinta también con espada de dos filos, tal vez aludiendo á la palabra de Dios, que el Apostol dice ser mas penetrante que una espada de dos filos. Hebr. 4. vers. 12. cuya palabra se dice en el Psalmo 118 v. 140 que es encendida en gran m a n e r a ; y asi viene bien á este Angel el titulo de C o m p a ñ e r o f u e r t e , y de Compañero e n c e n d i d o en zelo de Caridad la qual es fuerte como la muerte: F o r t i s e s t u t mors d i l e c t i o . C a n t i c . 8: 6.


M A d á n y E v a del Paraíso T e r r e n a l : y se puso con la espada desnuda á r e sistir á B a l a n , quando iba á maldecir al Pueblo de Dios f Numeror. 22% y mató á los ciento y ochenta y cia* c o mil Asirios t 4. Regurn 22. V. Orator. Orador e Intercesor. Oro supplex, et acclinis. Este A n g e l se dice ser Petición de Dios\ el A b o g a d o M a y o r de los hombres ante el Tribunal del R e y Eterno, c u y o oficio e s , presentar á Dios las peticiones que se le hacen. Su titulo e s , Orator, Orador. Favorece para tener buena oracion. Pintase vestido de a z u l , con un incensario en la mano, c o m o el Angel , de quien se dice Apocal* 8. (i) VI. Remunerator. Remunerador. Deum laudantibus pr temía retribuo. Este A n g e l se dice ser Confesion 0 ala( r) Se pinta también con las tnanos cruzadas al pecho, y los ojos bajos humildes f en ademan de orar.


[43] Habana ¿e Dies: él M a e s t r o ¿e C a p i i i a de H y m a o s , c¿Dta:es y loores D i v i c o s , ü M s v o r de las V i r g r o e s y Esposas de C h r i s t o , y el c a e f a T c r e c e r i r a confesarse bien }cs peni tecles. A y u d a i ios deseos de m a y o r honra y gloría ce D i o s . cast i d a d y r a r e z a . Su tírelo es Remu72eRerts-uradur. Pirrase vestido % de d i r e r s e s c o l o r e s . c o r naa c c r r r a ec la m a c o derecha , y era d í s c i p a r2. ó a z r t e en ia i z c o i e r d a : rorr e e c i pr-rsio á los que g'.crircar i Dics, Y a s i m o á los r e r : i e r r e s , Y Cirreso-ts. C c l i g e s e ¿e": E x o d o c a p . (0 77IL Arpiar : Fjvcresedzr. Ir. c^pcrtsmtasihis . c/ ik tribvlatn*¡e. Esie A & ¿ e ¡ , s-e r i c e se: Bendición •

"

i ^ SÚUTD Principe tiene par Cusís ¿:z el Ctn^cnto de los Señoras Descalzas Recles de Madrid, j tribuye a su f&zzr singulares beneficies*


M A d á n y E v a del Paraíso T e r r e n a l : y se puso con la espada desnuda á r e sistir á B a l a n , quando iba á maldecir al Pueblo de D i o s , Numeror. 22, y mató á los ciento y ochenta y cia* c o mil Asirios , 4. Regurn 22. V. Orator. Orador é Intercesor. Oro supplex, et acclinis. Este A n g e l se dice ser Petición de Vios; el A b o g a d o M a y o r de los hombres ante el Tribunal del R e y Eterno, c u y o oficio e s , presentar á Dios las peticiones que se le hacen. Su titulo e s , Orator, Orador. Favorece para tener buena oracion. Pintase vestido de a z u l , con un incensario en la mano, c o m o el Angel , de quien se dice A p o c a l . 8. (i) VI. Remunerator. Remunerador. Deum laudantibus prccmia retribuo. Este A n g e l se dice ser Confesion 0 ala( r ) Se pinta también con las manos cruzadas al pecho, y los ojos bajos humildes % en ademan de orar.


alabanza de Dios; el Maestro de C a pilla de los H y m n o s , cantares y loores D i v i n o s , Guarda M a y o r de las V í r g e n e s y Esposas d e C h r i s t o , y el que f a v o r e c e para confesarse bien los penitentes. A y u d a á los deseos de la m a y o r honr3 y gloria de D i o s , cast i d a d y pureza. Su titulo es Remunerator , Remunerador. Pintase vestido d e diversos c o l o r e s , con una corona en la mano derecha , y una disciplin a , ó azote en la i z q u i e r d a : porque dá premio á los que glorifican á Dios, y animo á los penitentes, y Confesores. Coligese del E x o d o cap. 23-

(0 . , VIL Jídjutor, Ayudador ó Favorecedor. In opportunitatibus , et in tribulatione. Este A n g e l , se d i c e ser Bendición ; • de (i) A este Santo Principe tiene por Custodio el Convento de las Señoras Descalzas Reales de Madrid, y atribuye á su favor singulares beneficios.


de Dios; Secretario M a y o r de E s t a d o , que asiste á las Divinas Cónsult a s , que Dios hace para dar gracia, dones , y mercedes á los hombres» F a v o r e c e para alcanzar los dones del Espíritu Santo. Su titulo e s , Adjutor , Ayudador. Y quando Isaías c a p . 6. d i c e , que el Seraphin tomo una brasa del A l t a r , con que se le abrieron los labios , habla de este P r í n c i p e , que se ha de pintar vestido de b r o c a d o , con la falda llena de rosas, que con la mano derecha v a esparciendo. ( i ) E s muy buena d e v o c i o n (aña( i) Se omite aqui por la razón arriba dicha lo que discurre el V. P. Gradan sobre conciliar los nombres de estos Angeles que traen Tritemio y Gregorio Tolosano con los que dice el V. Antonio Duca que tenían en Palertno y en Roma , manifestando que vienen á ser unos declaradas las significaciones de los nombres hebreos: pues hallan.


( a ñ a d e el V . P. G r a d a n ) rezarles siet e Pater noster y siete A v e M a r i a s p a r a que nos alcanzen buena m u e r t e , inspiraciones D i v i n a s , p e n i t e n c i a , amor d e Dios, oracion, Divinas alabanzas, g r a c i a , dones del Espíritu S a n t o , y gloria. Privilegio de San Miguel, tener todos los empleos, y oficios de los nueve Coros de los Angeles, Del tratado de la Devocion y Patrocinio de San Miguel que escribió el V. P . Eusebio Nierembcrg. Capit. 12. H a tomado tan á su cargo el Princ i p e de los Angeles S. M i g u e l el patrocinio de ios h o m b r e s , y la prot e c c i ó n de la I g l e s i a , que quiere hac e r él solo por su bien todos los oficios que pudieran hacer todos los nuev e C o r o s de A n g e l e s : tanto es su z e l o , c a r i d a d , y humildad. Este es un gran argumento ¿ e !a grandeza de su hallándose en el dia prohibido de ttdos t nv hay para que tratar

el uso de este.


[4

su v i r t u d , y amor de D i o s , y de los hombres, este es el ornato de aquellas nueve piedras preciosas de E z e q u i e l , correspondientes á los nueve Coros de los A n g e l e s , como a d vierte San G r e g o r i o , con que está hermoseado San M i g u e l , como lo est u b i e r a , sino cayera el primer Angel: ésta es aquella maxima dignidad que comprehende á las demás de la qual dixo por Casidoro un R e y : Aunque otras dignidades tengan títulos determinados , por esta se obra casi todo quanto se trata en nuestro imperio. A todo acude este Seráfico A r c á n g e l , á quanto se obra en el C i e l o , y en la t i e r r a , obrando todos los oficios de las tres Gerarquias. Por eso aquel A n gel fuerte del A p o c a l i p s i , que según dicen graves D o c t o r e s , es San M i g u e l , traia por corona al A r c o Iris,, que tiene la variedad de tres colores, por ser gloria ce este supremo A r c á n gel tener la variedad de empleos de las tres G e r a r q u i a s , y de los tres O r d e nes Vv) ""•¿•J iv"«-> V » ' " *; i


nes de cada una.

Y asi dice un Au-

t o r , aunque S a n . M i g u e l en h o n r a , y dignidad, y merecimientos e3 preferido á todos los demás Espíritus s o b e r a n o s , y es su C a p i t a n , su Prínc i p e , su G u i a , el P r i m o g é n i t o , y m a y o r a z g o de todos los bienes ;de naturaleza, y g r a c i a : mas no por esto dexa de aplicarse á todos los e m pleos de los C o r o s , y Ordenes inferiores. E l c o m o si fuese del ultimo g r a d o de la primera G e r a r q u i a , por c u y a cuenta c o r r e g u a r d a r , y acompañar á personas p a r t i c u l a r e s , hizo oficio de Angel de G u a r d a con la Santísima V i r g e n , de?de el instante de su C o n c e p c i ó n , seguq escribe S. G r e g o r i o N a z i a n z e n o , en una obra part i c u l a r que refiere suya gl Patriarca de Jerusalen , si bien no era un A n gel s o l o , sino muchos los q¿ie asistían á la M a d r e de D i o s : y después de nacido C h r i s t o acudiría S. Miguel á m u c h o s o b s e q u i o s , y servicios d e

este


[43] este S e ñ o r , sin hacer falta í su M a dre, Y como si fuese del segundo C o ro en que están los A r c á n g e l e s , á quien toca el exercer otra c u s t o d i a , ó guarda mas universal de hombres insignes en oficio y g o b i e r n o , ha sido su T u t o r , P r o t e c t o r , y g u a r d a primeramente de A d á n , despues d e su d e s t i e r r o , y con el discurso d e los tiempos de otros Patriarcas s a n t í s i m o s , R e y e s poderosísimos, Profetas , A p o s t o l e s , Pontífices, y M a r tyres invictísimos de el V i e j o , y N u e v o T e s t a m e n t o , y largamente lo prueban Pantaleon D i á c o n o , y otros D o c tores gravísimos. A esto pudo mirar San Judas T a d é o A p o s t o l , quando le llama A r c á n g e l al tiempo que g u a r d a ba el cuerpo de aquel gran L e g i s l a dor Moyses. Los Principados son el mas alto orden de la Primera G e r a r q u i a , p r e siden á los A n g e l e s , y Arcángeles, y su empleo es guardar Reynos. Por emplearse en esto S. M i g u e l le dá el

ape-


[40]

a p e l l i d o de P r i n c i p e el Profeta Daniél, al t i e m p o que e x e r c i a el oficio de Prot e c t o r , y G u a r d a del pueblo Hebreo : y a h o r a aun con mas razón merece ese nombre , porque C h r i s t o desde la C r u z le h i z o P a t r ó n , P r o t e c t o r , T u t o r de todos los R e y n o s , y Estados d e la I g l e s i a , c o m o antes lo era de l a Sinagoga. Este oficio le hace con g r a n d e s v e n t a j a s , porque los otros Princ i p a d o s g u a r d a n C o m u n i d a d e s , y Reynos p a r t i c u l a r e s , y asi se llaman en l a E s c r i t u r a , Principes de Persas , ó de G r i e g o s los A n g e l e s Protectores de G r e c i a , 6 Persia ; mas el oficio de S. M i g u e l es ser g u a r d a , p r o t e c c i ó n , y t u t e l a , no de un R e y n o , y Provinc i a , sino de todos los R e y n o s , y Estados de la Iglesia. Y esta es la caus a , porque en el libro de Josué se llama P r i n c i p e del e x e r c i t o del S e ñ o r , sin limitación alguna. E n la segunda G e r a r q u i a tienerv su p a r t i c u l a r eficacia las Potestades contra los demonios , refrenándolos D per-


[So] . personalmente en si m i s m o s , y guardando todo el linage h u m a n o , p a ra que con la violencia , y mafia de tales e n e m i g o s , no se perturbe su felicidad. Los tres C o r o s baxos de la Gerarquia primera resisten á los dem o n i o s , a l u m b r a n d o , y fortaleciendo á los h o m b r e s : mas las Potestades r e f r e n a n , y atan á los demonios en ú mismos. De aqui se conoce coa quanta preeminencia executa San M i guel los oficios de este quarto C o r o , pues de él se dice en el A p o c a l i p s i , que con los suyos peleaba contra ei D r a g ó n , y que por su orden fueron atados los Angeles malos en kis c o r rientes del rio Eufrates. D e él e s c r i be el Apostol Sao T a d é o , que a l t e r c a b a , y disputaba con Satanás. De él canta la I g l e s i a , que es su particular gloria deshacer las fuerzas del demonio. L a s V i r t u d e s , que es el quinto C o r o , tienen su custodia sobre las naturalezas c o r p o r a l e s , y á ellas pertenece el movimiento de los Cié-


C i e l o 6 , con todos los A s t r o s , y p j a , netas , de los q u a l e s , c o m o de c a u sas u n i v e r s a l e s , se siguen los efectos s i n g u l a r e s , y por estos se llaman Virtudes en las Escrituras del V i e j o , y N u e v o T e s t a m e n t o . Es propio de este C o r o c o n s e r v a r , y a m p a r a r al mund o , y A ios hombres con p r o d i g i o s , y milagros, por lo qual es lo ordinario hacerse los m i l a g r o s por medio d e ias inteligencias de esre orden. Q u a n ilustre sea en este empleo San M i g u e l , consta por lo que de él r e z a la I g l e s i a , tomándolo de San Greg o r i o : Quoíies mirce vlrtutis aliquii agitur, Michael mitti perhibetur. Quantas veces se l u c e m i l a g r o en la Igles i a , el executor es S a n M i g u e l . M i r a n d o á esto P a n t a l e o a , hace una l a r g a oracion de los milagros de este Santo A r c á n g e l , y le a t r i b u y e en p m i c u l a r q ; j*nto> se obraron en el T e s t a m e n t o A n t i g u o . E l f j : quien h i zo las m a r a v i l l a s de Egipto para mcitar al P u e b l o S a n t o , él que le {¿uió


[S*T guió con la columna por los desiertos , y el que le abrió los m a r e s , congelando en muros de cristal sus abismos , y . anegó ios exercitos de F a raón : él que endulzó las aguas amarg a s , y sacó fuentes de las p i e d r a s , y d i v i d i ó milagrosamente el J o r d á n , y derribó las siete murallas de J e r i c ó , y detubo el S o l , y la Luna en la batalla de G a b a o n y mató tantos millares de hombres en la de S e n a q u e r i b , y executó todos los demás milagros que se refieren. En el N u e v o T e s t a m e n t o , la Iglesia c a n t a , y e n s e ñ a , que á quantas obras prodigiosas de p u b l i c a , ó secreta p r o v i dencia se h a c e n , es embiada esta soberana V i r t u d . A él se atribuyen las maravillas que se h a c e n , y han de hacer hasta el fin del mundo. T o d o s estos p r o d i g i o s , y milagros nos enseñan quan aventajadamente hace San Miguel el oficio de el C o r o de las Virtudes. Por los oficios que exercita San Miguel de todos los ordenes


denes A n g é l i c o s , que hasta aqui h e mos d i c h o , pronunció Pantaleon aquel l a su sentencia : M i g u e l que está en los C i e l o s , y dá vuelta por la esfer a es c o m o v e l o c í s i m o r a y o , y eo un m o m e n t o anda toda quanta tierra e s tá d e b a x o del S o l , y visita á los buenos que están a f l i g i d o s , los recrea y consuela. L a s D o m i n a c i o n e s ; esto e s , los que con excelencia se llaman S e ñ o r e s , ó Señorios entre los A n g e l e s , no tienen p o r su p r i n c i p a l empleo el de las obras exteriores, y visibles, ni les t o c a la e x e c u c i o n de e l l a s , mas presiden á tedos los C o r o s , y Ordtnes i n f e r i o r e s , c o m o Ministros de la providencia, y gracia, mandan á ios Angeles , Arcángeles , Principados , P o t e s t a d e s , y V i r t u d e s ; en esta parte de ningún otro C o r o , ó O r d e n $on mandados. C o m o si San M i g u e l fuese D o m i n a c i ó n , e x e r c i t a eo l a I g l e s i a todo señorío. Están á su disposición todos A r i e l e s , c o m o se


M

v é en el A p o c a l i p s i , donde son l l a mados Ministros s u y o s , y en los Oficios Eclesiásticos se nombran sus Soldados. Eh la tercera Gerarquia están los T r o n o s , Q u e r u b i n e s , y Serafines; todos tres asisten á la Divina M a g e s tad , y se ocupan en sus a l a b a n z a s 4 no teniendo por principal empleo el atender á las obras de la Divina providencia. Junta San M i g u e l con los empleos, y exercicios p a s a d o s , los de esta última Gerarquia. Los T r o n o s , que es el séptimo Coro, sirven según San Gregorio, para exercitarse en e l l o s , y por ellos, los juicios Divinos. Qnibus ocL exercenda judicia sewper Detts omnipotens prtesidet. Y poco despues: Quta per eos sua judicia deeernat, Throni dicuntur. Son Tribunales de Dios j u e z , y los principales Ministros de su ju-* dicatura. El glorioso San M i g u e l tiene este o f i c i o , y empleo por s í , porque él es J u e ? , y Presidente, que


á á sentencia de s a l v a c i ó n , ó c o n d e nación eterna á todos los que muer e n : él se llama Prefecto del P a r a y so % porque sin c é d u l a , y sentencia suya , ninguno será recibido en él : él es el que ha de llamar con temerosa trompeta á todos los s i g l o s , para que vengan a j u i c i o , y quien llev a r á la C r u z á vista de todas las naciones á Jerusalen , para que en pre-> sencia de tan grande misericordia se abone la rigorosa justicia , que el último dia se ha de executar, Esto enseña la Iglesia quando le llama A l fe rez ; Signifer Sane tus Mtchscl ; porque l l e v a la vaudera de nuestra Red»mpcion. El C o r o o c t a v o de los Querubines tiene este nombre , y lugar , por aventajarse en tíl conocimiento de las p e r f e c c i o n e s , y obras D i v i n a s , y e s tar en él los principales instrumento* por donde se comunica la sabiduría á las demás criaturas que tienen e n tendimiento, San M i g u e l es á quisa


la Iglesia atribuye t o d a i las r e v e l a ciones , y altos c o n o c i m i e n t o s que tienen sus A p o s t o l e s , E v a n g e l i s t a s , D o c tores , y P r o f e t a s , y por eso en sus fiestas se lée el principio del A p o c a lipsi en lugar de . E p í s t o l a ; porque aunque no es nombrado a l l i , ni en alguno de los capítulos cercanos ; mas como se dice que un Angel s i g n i f i c ó , r e v e l ó , y enseñó á San Juan el Apoc a l i p s i , s u p o n e , que tan alta d o c t r i na no se encaminó por otro que San Miguel. E l nono C o r o , y supremo de t o dos es el de los Serafines, que se aventajan á los demás en el amor de aquella infinita bondad de Dios nuestro Señor. Dán á San M i g u e l el titulo de Serafín muchos D o c t o r e s , s i guiendo á Pantaleon D i á c o n o en la Homilía que de él h a c e , y los P a dres, y testimonios de la Iglesia, que enseñan ser el que venció á L u cifer en el C i e l o , como mas principal de los Espíritus B i e n a v e n t u r a d o s ; <U


d e lo qual y a hemos d i c h o . Bendita sea el S e ñ o r , que c r i ó criatura de tanta c a p a c i d a d , y la dio tanta c a l i d a d , la qual muestra mas en e l c u m p l i m i e n t o de su oficio de S e r a f í n , a m a n d o . , y a l a b a n d o á su C r i a d o r sobre todos los Espíritus Celestiales , y asi dice Pantaleon D i á c o n o : T i e n e el primer lugar M i g u e l entre los m i l l a r e s de m i l l a r e s , y d i e z mil m i l l a res de A n g e l e s , y muy de c e r c a , y sin ningún espanto canta aquel admirable H y m n o , tres veces S.¿nto, donde repara un D o c t o r aquella palabra: Sio algún e s p a n t o , diciendo que denota una suma e x c e l e n c i a de San M i g u e l , pues estando los demás Espíritus c o m o atonitos de la M a g e s tad de D i o s , de él se d i c e , que no se e s p a n t a , d e c l a r á n d o s e por este c a m i n o su i n e x p l i c a b l e g r a n d e z a , y c a pacidad de su luz D i v i n a , por lo qnal d i c e R u p e r t o : Son m u c h a s con e x c e s o , y mas de las que se pueden d e c i r , l a s c o s a s que por i n t e r v e n c i ó n

de


de este Principe han hecho.

m

de

los Angeles

se

Devocion, que para saludar diariamente á los siete Principes de los Angeles , trae el V. Antonio Duca citado por un docto Escritor, traducida del latín, y omitiendo en el Hymno los quatro últimos nombres. A

la Santísima Dios, Rey na

Virgen de los

Madre Angeles*

de

ANTIPHONA. Dios te salve , ó g r a n Reyna de los Cielos, Y de los Santos Angeles S e ñ o r a : Dios te s a l v e , r a i z , s á l v e t e , p u e r t a , Por la que al mundo fue la luz n a c i d a : G ó z a t e , Santa V i r g e n g l o r i o s a , Sobre todas hermosa y a g r a c i a d a , C o n t i g o sea D i o s , ó muy g r a c i o s a , Y á Jesu Christo por nosotros r u e g a . Dígnate de que y o te a l a b e , V i r gen Sagrada. D a m e virtud contra tus enemigos* ORA-


[S9] ORACION. C o n c e d e , misericordioso D i o s , l a d e f e n s a á nuestra f r a g i l i d a d ; para que los que h a c e m o s memoria de la San:3 M j d r e c e D i o s , per ei auxilio c e su iotercesioa resucitemos de nuest r a s i n i q u i d a d e s . Por el mismo Christo nuestro S e ñ o r . R\ A m e n .

De

¡es Santos Angeles. ANT1PHONA.

Angeles, Arcángeles, ilironos, y D o m i c a c i o c e s , P r i n c i p a d o s , y Potest a c e s , V i r t u d e s de .os C i e l o s , Q u e robines, y Serafines, alabad al Señor desde los C i e l o s . A l e l u y a , i". E n presencia c e ios A n g e l e s occ. C e r n o en !a pae. 24 donde está tamfcie.a sa O r a c i ó n .

De!

Santo

Angel

Custodio.

A sus A n g e l e s mando Dios de t i , que te g u a r d e n en todos tus c a m i n o s : EÍI l a s m a n o s te l l e v a r á n , no tea que t x o p k z e ea p i e d r a tu pie. Ale-


de este Principe han hecho.

m

de

los Angeles

se

Devocion, que para saludar diariamente ¿i los siete Principes de los Angeles , trae el V. Antonio Duca citado por un docto Escritor, traducida del latin, y omitiendo en el Hymno los quatro últimos nombres• A

la Santísima Virgen Dios, Rey na de los

Madre Angeles.

de

ANTIPHO NA. Dios te s a l v e , ógrari R e y n a de los Cielos, Y de los Santos Angeles S e ñ o r a : Dios te s a l v e , r a i z , s á l v e t e , p u e r t a , Por la que al mundo fue la luz n a c i d a : G ó z a t e , Santa Virgen g l o r i o s a , Sobre todas hermosa y a g r a c i a d a , C o n t i g o sea D i o s , ó muy g r a c i o s a , Y á Jesu Christo por nosotros r u e g a . Dígnate d e q u e y o te a l a b e , V i r gen Sagrada, ty. D a m e virtud contra tus enemigos* ORA-


[593 ORACION. C o n c e d e , misericordioso D i o s , l a d e f e nsa á nuestra f r a g i l i d a d ; para que los que h a c e m o s memoria de la Santa M a d r e de D i o s , por el auxilio de su intercesión resucitemos de nuest r a s iniquidades. Por el mismo C l u i s t o nuestro Señor, fy. A m e n .

De

los Santos Angeles. ANT1PHONA.

Angeles, Arcángeles, Throcíos, y D o m i n a c i o n e s , P r i n c i p a d o s , y Potest a d e s , V i r t u d e s de los C i e l o s , Q u e r u b i n e s , y S e r a f i n e s , alabad al Señor desde los Cielos. A l e l u y a . Jlr. E n presencia de los A n g e l e s & c . C o m o en la pag. 24 donde está tamb i é n su O r a c i ó n . >

Del

Santo

Angel

Custodio.

A sus A n g e l e s mandó Dios de t i , que te g u a r d e n en todos tus c a m i n o s : E n las manos te l l e v a r á n , no t e a <jue t r o p i e z e en p i e d r a tu pie. Ale-


[6o] Aleluya Sus ty. E l en

Aleluya. Angeles siempre ven. A l e l u y a , rostro de mi Padre que está los Cielos. A l e l u y a .

ORACION. A n g e l de D i o s , que eres C u s t o d i o mió, ilumina, guarda, rige, y gobierna hoy á mi que estoy e n c a r g a d o á tí por la piedad soberana.

De los siete Principes de los Angeles como á la pag. 24 siguientes. Hymno de los siete Angeles. Q u a n d o el Dragón soberbio peleaba Se hizo silencio en el Palacio e t e r n o , Y Miguel vencedor lanzó al rebelde D e su alta silla al fuego del Infierno. Del Sumo Dios rogamos al L e g a d o , C u y o espíritu suena oor el O r b e : Ven , ó G a b r i e l , y nuestras almas llena D e la alta luz que todo error estorbe. O saludable M e d i c o del C i e l o , T r a e la deseada m e d i c i n a , R i p h a e l , á los c u e r p o s , y á las A l m a s Cié-


[6i1 C i e g a s al C i e l o g u i a , y e n c a m i n a / „ E l C o m p a ñ e r o fuerte de los buenos D e l d i a b l o los esfuerzos mas furiosos R e c h a z a c o n su e s p a d a , y sobrepuja Su C a r i d a d los ruegos mas piadosos. A l O r a d o r ante el e x c e l s o T h r c n o E l m u n d o debe estar r e c o n o c i d o , Pues á D i o s sin cesar humilde r u e g a , N o s c o n c e d a el perdón apetecido. E l A n g e l que las obras remunera Suspenda los azotes m e r e c i d o s . H a s t a que por la g r a c i a de Dios Padre B o r r e m o s los pecados c o m e t i d o s . E l F a v o r e c e d o r asista á t o d o s , Y pedimos ncs tenga en su m e m o r i a , P a r a o f r e c e r á D i o s con d i l i g e n c i a Q u a l q u i e r obra que fuere meritoria. D e la Santa D e i d a d al nombre T r i n o . L o o r , h o n o r , v i r t u d y juntamente L a potestad , d e c o r o y bendiciones Por los siglos se den eternamente. Amen.

Oraciones del V. Antonio Duca a cada uno de los Siete Angeles, sacadas del


[6*1 del devocionario de las Descalzas les y de otro docto escritor: cidas del latin.

Reatradu-

De

S. Miguel Vencedor. ANTIPHONA. Se h i z o silencio en el C i e l o , quando el D r a g ó n comenzaba la g u e r r a , y M i g u e l peleó con e l , y obtubo la v i c toria. Vers. E l Principe M i g u e l vino de a y u d a al Pueblo de Dios. Resp. Y estubo de auxilio por las almas justas. OREMOS. ORACION. O D i o s , que al bienaventurado M i guel Principe A s i s t e n t e , y Sumo de las Celestiales T r o p a s , que peleaba bajo el a u x i l i o de la salutífera C r u z pre^ vista desde la eternidad , diste glorioso T r i u n f o del sobervisimo caudillo de los D e m o n i o s : T e s u p l i c a m o s , que á nosotros que a r m a m o s nuestra frente con la señal s a l u d a b l e , y que in- * voca-


, [63] v o c a m o s el nombre del p r e d i c h o M i guel T r i u n f a d o r , c o n c e d a s fortaleza y v i c t o r i a c o n t r a los enemigos visibles é i n v i s i b l e s , para que nosotros libres de su i m p e d i m e n t o podamos pasar nuestra v i d a según tus D i v i n o s Mandamientos. Por nuestro Señor J e s u - C h r i s t o tu H i j o , que c o n t i g o v i v e y reina & c . Padre nuestro, & c . A v e M a r í a , & c .

De S. Gabriel ANTIFONA.

Nuncio.

H a b i e n d o e n t r a d o el A n g e l G a b r i e l á la presencia de M a r i a , d i x o : Dios te s a l v e , llena de g r a c i a : E l Señor es c o n t i g o : B e n d i t a tu entre las mugeres. Vers. E l A n g e l del Señor anunció á Maria. Resp. Y c o n c i b i ó del Espíritu Santo.

OREMOS. j

ORACION.

O D i o s a m a d o r de la salud humana , que al b i e n a v e n t u r a d o Gabriel , P r i n c i p e A s i s t e n t e , y Ministro de tu

Forta-


M Fortaleza , embiaste por E m b a x a d o r á anunciar á la gloriosa Virgen inmaculada el Sacramento de la E n c a r n a ción de tu Hijo nuestro Señor JesuC h r i s t o : humildemente p e d i m o s , que á nosotros , que nos acogemos á la protección de tan gran P a r a n i n f o , te dignes conceder por su intercesión la fortaleza contra los enemigos visibles é invisibles. Por el mismo nuestro Señor & c . Padre nuestro, & c . A v e M a ria, &c.

Ve

S. Raphael ANTIFONA.

Medico.

E l Principe Rafaéi d i x o : Y o soy uno de los siete que asistimos d e l a n te del S e ñ o r ; é iluminó al ciego Tobías , y asió al D e m o n i o , y lo ató fuertemente en el desierto. Vers. Paz á v o s o t r o s , no queráis temer. A l e l u y a . Resp. El Señor o y ó vuestras o r a ciones. A l e l u y a .

ORE


m OREMOS. ORACION. O D i o s , que por tu inefable bondad constituíste desde el principio al B i e n a v e n t u r a d o R a p h a e l G u i * de tus FL-tes v i a g e r o s , y M e d i c o de los enfermos : te r o g a m o s : humildemente , que á n o s o t r o s , que imploramos el soc o r r o del d i c h o Principe A s i s t e n t e , hagas patente la sendn de la salud , y c o n c e d a s la saludable' medicina de las e n f e r m e d a d e s tanto del pieria como del c u e r p o . Por nuestro Señor & c . Padre nuestro, Ave M a r í a , & c . ^ Del

Santo

Ano el ( r . ) compañero fuerte. A NT IP HO NA. O resplandor de la Divina M a g e s t a d , ó robustez de la i n v i c t a potest a d , ó llama d e la encendida C a r i dad , ilumina nuestros entendimientos E pa a ( r.) En las Oraciones de este. y los otros tres Angeles restantes se o viten sus nombres que están en el latin. fctt


;*r

.

,

para que no caigamos en la tentac i ó n , y dígnate de defendernos la espada de tu potestad. f . E s t i e n d e , r o g a m o s , tu e s p a d a , 6 Santo A n g e l . ft. Para eL auxilio de tus devotos.

OREMOS.

ORACION.

O D i o s , que por tu incomparable clemencia al Bienaventurado A n g e l M i n i s t r o de tu i l u m i n a c i ó n , que arde en inefable C a r i d a d , lo asociaste á tus Fieles por vigilante tutor que en su f a v o r rechaza las tentaciones de los d e m o n i o s ; c o n c e d e , suplicamos, que nosotros que recurrimos á la t u tela de tan grande resplandor , desterradas las tinieblas de nuestros e n t e n d i m i e n t o s , reconozcamos las cosas que nos son s a l u d a b l e s , y nos a p a r temos enteramente de los ocultos l a zos de los demonios. Por nuestro Señor & c . - Padre nuestro , A v e M a r i a &c.

Del


~

_

C67l

Del

*

Santo Angel Orador. < ANTIPHONA; «'

* •*

O

gran M i n i s t r o de la misericord i a que se h a de pedir de D i o s , y P a t r o n o de todos los F i e l e s , Bienaventurado A n g e l , c o n t e m p l a , - suplicam o s , nuestra humana f r a g i l i d a d no t e n g a s horror á nuestros Featos, ni te dedignes de orar siempre por n o s o t r o s ; sino imita á Jesús nuestro R e d e n t o r , que estando asentado á la diestra de D i o s Padre , se ha d i g n a d o de ser ouestro A b o g a d o . J^. Invoquemos el socorro del A n g e l Bienaventurado. Para que m e r e z c a m o s conseguir p e r d ó n de nuestros pecados.

OREMOS. /

»

,

ORACION.

O D i o s , fuente indefectible d<e'la? m i s e r i c o r d i a s , que por los reatos de l a flaqueza humana quisiste que desd e el principio estubiese orando por nosotros el B i e n a v e n t u r a d o Angel M i -

nistro de tu misericordia; te rogamos -uU

iiu-


[68] h u m i l d e s , que con el patrocinio de tan gran P a t r o n o , y con la o ración de tal O r a d o r te dignes de librarnos de todos los males inminentes-, y b o r rar nuestras iniquidades según la muchedumbre de tus misericordias. Por nuestro Señor & c . Padre nuestro , A v e María & c .

Del

Santo Angel ANTIPHO

Remunerador. NA.

Ó A n g e l , cuidadoso espectador y juntamente remunerador de nuestras o b r a s , Ministro de la Sabiduría de D i o s , y Custodio de las V í r g e n e s , que das la corona á los.¡que l e g í t i mamente pelean , y castigas . con el azote á los que han de ser c o r r e g i dos ,.;mi"ra por nuestro bien y socorr e n o s , te rogamos humildes., para que resucitemos prontamente d e l lubrico lapso del p e c a r . ; Prevénganos, Ssuor, tu misericordia. f¡i. Antes que por nuestros pecados sin-


sintamos el a z o t e de tu ira»

rOREMOS.

ORACION.

O Dios O m n i p o t e n t e , y jusro apreciador de todas las o b r a s , que por e l S a n t o A n g e l , constituido por ti M i nistro de tu oprimo C o n s e j o , y R e munerador de los b u e n o s , retribuyes los p r e m i o s , mas á los malos aprietas con Ja c o r r e c c i ó n ; te suplicamos h u m i l d e m e n t e , que implorando nosotros el f a v o r de tan gran Principe que mira bien y remunera justament e , tu g r a c i a iluminadora dirija nuestros actos en tu l e y , y revoque la flagelación que se ha de imponer por nuestras ofensas, -Por nuestro Señor & c . Padre nuestro L , f A v e M a r i a & c .

Del Santo

Angel Ayudador, recedor. ANTIPHONA.

ó

Favo-

.. Ó S a n t o : A n g e l , Ministro de los D o n e s ; del Espíritu .Santo, y de la bendición y g r a c i a J > i v ¡ ^ , ruega ,


M

para que Dios nos infunda el espíritu de f o r t a l e z a , el espiritu de sabiduría , el espiritu de v e r d a d , con que podamos resistir contra las a s e c h a n zas de los d e m o n i o s , y la f r a g i l i d a d del c u e r p o , también contra las tinieblas y suciedades del m u n d o , y aplicarnos con solicitud á las obras santas. D a n o s , S e ñ o r , los Dones del Est piritu Santo, ty. Por intercesión del Santo A n g e l Asistente.

OREMOS. t

ORACION.

O Dios dador de todos los b i e n e s , c o n c é d e n o s , te r o g a m o s , tu fav o r y g r a c i a , sin l a - q u a l nada puede efectuarse por nosotros, para que por la inspiración del Espiritu Santo aplicándonos á las buenas o b r a s , merezcamos tener por ayudador á tu Santo A n g e l , para desechar las d u das de nuestra m e n t e , para que re-conozcamos«las c o s a s - q u e nos han de ¿í. u ser


ser n o c i v a s , y serenados nuestros sentidos lleguemos á ser hechos capaces d e tu bendición y g r a c i a sempiterna. Por nuestro Señor & c . en unidad del m i s m o & c . Padre n u e s t r o , A v e M a xia , & c . De los Angeles señalados para la custodia de los hombres. ( i.) Sacado del Gran Padre y Doctor de la Iglesia San Agustín, y traducido ' literalmente. Me amaste, ó tínico amor m í o , a n t e s que te a m a s e : y me criaste á tu i m a g e n : me hiciste superior á t o d a s tus criaturas. C u y a dignidad ahora ciertamente conservo conociéndote á t í , por quien me hiciste á mí. A d e m a s haoes á tus Espíritus Angeles ( 2 . ) ( 6 e m b i a d o s ) por m í , á los * ( r . ) Capitulo 27. 0 del libro de los Soliloquios de¡ Alma con. Dios. (2.) Este paréntesis se añade á la tra-


[7^1 los* quales m a n d a s t e , que me g u a r den en todos mis c a m i n o s : no sea que tropieze en piedra mi pié. Pues estos son las Guardias sobre ios m u ros de tu nueva C i u d a d de Jerusalen , y los montes al rededor de e l l a : que están velando y guardando las velas de la noche sobre til g a n a d o : DO sea que alguna v e z arrebate c o m o león nuestras a l m a s , no habiendo quien las l i b r e , aquella antigua serpiente nuestro adversario el D i a b l o , que c o m o león rugiente s i e m pre anda al rededor buscando á quien devorar. Estos son los Ciudadanos de la Bienaventurada Ciudad Soberana de Jerusalen nuestra M a d r e que está a r r i b a , enviados para ministerio en favor

traducción

literal

para quien no sepa

la etimología de A n g e l e s , que en su origen Griego significan N u n c i o s , corno dice el P• S, Gregorio• Homii. 341 in E v a n g , .1 ¿


Vor de aquellos que reciben la heredad de s a l u d , para que los libren de sus e n e m i g o s , y guarden en todos sus caminos ; conforten también y a m o n e s t e n , y o f r e z c a n las oraciones de tus hijos en la presencia de la g l o r i a de tu M a g e s t a d . A m a n ciertamente á sus conciudadanos , por los quales esperan que se han dé reparar las quiebras de su ruina. Y por eso con gran cuidado y v i g i l a n t e estudio nos a s i s t e n , soc o r r i e n d o en toda's horas y l u g a r e s , y p r o v e y e n d o á nuestras n e c e s i d a d e s , y discurriendo solícitos entre htísonos y entre t i , 6 Señoi : dándote cuenta de nuestros g e m i d o s y s u s p i r e s , para a l c a n z a r n o s fácil propiciación de tu benignidad , y para atraernos la deseada b , n lición de tu g r a c i a . Pues andan con nosotros en todos nuestros c a m i n o s ; entran v salen con noso7

J

t r o s : considerando atentamente quan piadosa y honestamente v i v a m o s en

medio de una

Nación t o r c i d a : y con quan-


[74]

l

quanto estudio y deseo busquemos tu Reyno y la justicia de é l ; y con quanto temor y temblor te s i r v a m o s , y nos gozqmos en tí en la alegría de nuestro c o r a z o n . A y u d a n á los que t r a b a j a n , protegen á los que d e s c a n san , exhortan á los que p e l e a n , c o ronan á los que v e n c e n ; se g o z a n con los que se g o z a n , con los qtie se g o z a n , d i g o , en t í ; se c o m p a d e cen con los que p a d e c e n , con los q u e p a d e c e n , d i g o , por ti. G r a n d e es su c u i d a d o de nosot r o s ; m u c h o es el a f e c t o de d i l e c ción de los mismos para con nosot r o s : y todo esto por el honor de tu inestimable C a r i d a d , con que nos amaste. Pues aman á los que tu a m a s ; guardan á los que g u a r d a s ; y desamparan á los que tu desamparas; ni aman á los que obran i n i q u i d a d , porque tu también aborreces á todos los que obran i n i q u i d a d , y perderás á todos los que hablan mentira. Q u a n tas veces obramos b i e n , se gozan los

" Áa-


Angeles, y se entristecen los D e monios. Q u a n t a s veces nos desviamos d e l b i e n , alegramos al D i a b l o , y def r a u d a m o s de sú g o z o á tus Angeles, Pues estos tienen g o z o por un p e c a d o r que h a c e penitencia ; pero el D i a b l o por un Justo que abandona la penitencia. Concede pues, concede, ó P a d r e , á ellos que siempre se g o z e n de los b i e n e s , para que tu t a m bién siempre por ellos seas alabado en nosotros; y nosotros con ellos seamos llevados á un solo tu aprisco , p a r a que alabemos juntamente tu santo n o m b r e , ó C r i a d o r de los h o m bres y de los Angeles. R e c o r d a n d o y o mismo estas cosas, l a s publico en tu p r e s e n c i a , alaband o t e ; porque son grandes estes tus b e n e f i c i o s , con que nos honraste dándonos á tus Espíritus por Angeles par a nuestro ministerio. Pues nos h a bias d a d o quanto se contiene en el á m b i t o del C i e l o ; - J y t i e n e s - c o m o por c o s a s - p e q u e ñ a s las que estdn debajo

del


del

Cielo,

sino

nos

dieses

también

las que están sobre los Cielos. Alábente, Señor, por esto todos tus Angeles: ensálcente por esto todas tus obras, y, tus mismos Santos te bendigan. O honorificencia nuestra,, que nos honras en demasía, y nos condecoraste enriqueciéndonos con muchos dones ! Pues admirable es tu nombre, Señor, en toda la tierra. ¿ Q u é es pues el hombre para que le engrandezcas? ¿ó porqué pones en él tu corazon? Pues dixiste, ó verdad antigua : Mis delicias son con los hijos de los hombres. ¿Por ventura no e< el hombre podredumbre, y gusano el hijo del hombre? ¿Por ventura no es universal vanidad todo hombre viviente? ¿ Y tienes por cosa digna abrir tus ojos sobre este tal., y traerle á juicio contigo? Siguen otras expresiones del P. San Agustín, en alabanza de Dios, en ,Í.. , i ,~reco-


-recomendación

de sus Santos

Angeles.

( i . ) B e n d i c e , a l m a m i a , ai Señ o r * y todas las cosas que hay dentro de m i , á su Santo N o m b r e , Bend i c e , : alma m i a , al S e ñ o r , y no quieras o l v i d a r t e de todos sus beneficios. B e n d e c i d al Señor todas sus o b r a s , er> todo el lugar de su d o m i n a c i ó n : bendice, alma m i a , al Señor. A l a b e m o s á D i o s , á quien a l a b a n los A n g e l e s , adoran las Dominac i o n e s , tiemblan las P o t e s t a d e s : á quien los Querubines y los Seraphii*es c o a incesante v o z proclaman : San-

( i.) Desde aqui es sacado del ii-\ bto de las Meditaciones del Santo, capJ-'i?. 9 que son también una especie de Soliloquios, que aunque no están en verso (el qual no es de esencia en la Poesía) pueden reputarse super ¿ores; igualmente que sus Soliloquios, ci quanto admiran los Poetas en sus Pindaro y Horacio, en quienes no hay ideas tan sublimes. c


08] S a n t o , S a n t o , Santo. Juntemos nuestras voces con las voces de los A n geles S a n t o s , y alabemos al común Señor según nuestra posibilidad. Pues ellos alaban al Señor purísima c incesantemente : los quales siempre están fixos en la D i v i n a Contemp l a c i ó n , no por e s p e j o , y en e n i g ma , sino c a r a á cara. ¿ Pero quiea podrá d e c i r ó pensar s qual esíé en la presencia del Señor Dios O m n i p o tente aquella ¡numerable multitud de Bienaventurados E s p í r i t u s , y C e l e s tiales V i r t u d e s ? ¿ Q u a l sea en ellos la festividad sin fin de la Vision d e D i o s ? ¿ Q u é alegría tan cumplida? ¿ Q u é ardor de amor que no atorment a , sino que d e l e i t a ? ¿ Q u a l sea e n ellos el deseo de la Vision de D i o s c o n s a c i e d a d , y saciedad con deseo: en los que ni el deseo engendra pe-> n a , ni la saciedad produce f a s t i d i o ? ¿ C ó m o por estar adheridos á la suma Bienaventuranza son Bienaventur a d o s ? ¿ C ó m o juutps á la verdadera .luz, v


l u z f se han h e c h o l u z ? ¿ C ó m o m i r a n d o siempre á la inconmutable T r i n i d a d , se han m u d a d o en la inmutabilidad ? ¿ P e r o c ó m o podremos coraprehen-" d e r aquella a l t e z a de la A n g é l i c a D i g n i d a d , q u a n d o no podemos invest i g a r ni aun la n a t u r a l e z a de nuestra misma alma ? ( i . ) T e a l a b a n , Señor, aquellos Pueblos inmortales de tus A n g e l e s , y glorifican tu nombre las Celestiales V i r t u d e s ; que no tienen necesidad de leer esta <. c r i u r a nuestra para conoc e r t e Sant3 é Individua T r i n i d a d . Pues ven tu rostro" s i e m p r e , y alli leen s i n - f i l a b a s de tiempos lo que quiere tu eterna v o l u n t a d : leen , eligen , ( 2 . )

y ( 1.) Del cap. 33. 0 de! mismo libro de las* Meditaciones de San Agustín: x

' ( 2 . ) Es decir escogen {como trance el P . Rivadeneira) lo que Dics quie-


[8o] y a m a n , y siempre ; l e e n , y nunca pasa lo que leen. Eligiendo y amando leen la misma inmutabilidad de tu c o n s e j o , y no se cerrará su c o d i g o , ni se doblará $u l i b r o , porque tu mismo eres para ellos e s t o , y lo serás por la eternidad. O Bienaventuradas en gran manera aquellas V i r tudes de los C i e l o s , que pueden alabarte santa y purisimamente con suma dulzura é inefable g o z o ! De i alaban ( i . ) de donde se g o z a n , por* que siempre ven de dónele puedan gozarse y alabarte. Mas ^ M M a v

rn^mmmmmrn^mmm

rnrn^m^mmm*

^ a M B a H i

q u i e r e , y c o n o c e n ; y lo abrazan con entera voluntad y elepcion.

(i.) El P. Fr. 'Eugenio de Zeballos del Orden de San Agustín explica asi estas palabras del Santo: D e lo que gozan proviene Jo que os a l a b a n : porque siempre están viendo lo que dá motivo á su g o z o , y á vuestra alabanza..


,

-

[8i]

. ...

,

Mas nosotros oprimidos con el pe-

t o de la c a r n e , y puestos en esta peregrinación lexos de tu r o s t r o , y o c u p a d o s con l a s variedades mundan a s , no te podemos alabar dignament e : te alabamos ao obstante por la F é , no por la V i s i o n ; mas aquellos A n g é l i c o s Espíritus por la V i s i o n , no por la Fé. Pues esto hace la c a r n e , que te alabemos muy diferentemente que ellos. M a s aunque te alabemos de diversos m o d o s , tu solo eres Dios Criad o r , á quien se o f r e c e el sacrificio de a l a b a n z a .en el C i e l o y en la tierr a ; pero hemos de llegar por tu misericordia á la c o m p a ñ í a de aquellos, c o n quienes siempre te v e r e m o s , y sin fin te alabarémos. C o n c e d e , Señ o r , que mientras estoy puesto en es* te f r á g i l c u e r p o , te alabe mi c o r a zón , te alabe mi lengua , y todos mis huesos d i g a n : S e ñ o r , quién semejante á tí? T u eres Dios O m n i p o t e n t e , á quien r e v e r e n c i a m o s y a d ó r a n o s T r i n o en

F

las


M w s Personas, y Uno en la substancia de la D e i d a d , Padre i n g é n i t o , Hijo unigénito del P a d r e , Espiritu Santo que procede de e n t r a m b o s , y permanece en e n t r a m b o s , Santa é I n d i v i dua T r i n i d a d u n solo Dios O m n i potente. T u q u e , no teniendo nosotros s e r , poderosamente nos c r i a s t e , y habiéndonos perdido por nuestra culpa * nos recobraste maravillosamente por tu piedad y b o n d a d : no p e r m i t a s , te j u e g o , que seamos ingratos á tan grandes beneficios, é indignos de tantas miserioordias: te p i d o , suplico, y r u e g o , aumenta la F e , aumenta la E s p e r a n z a , aumenta la C a r i d a d . ( i . ) Perdona , S e ñ o r , perdona piadosamente y compadécete: perdona y a á mi ignorancia , ya á mi m u c h a imperfección. N o quieras reprobarme como á t e m e r a r i o , porq.ue me a t r e v a -5Í¿Oa-

(i.) Del cap. 3 4 . c del mismo ÍT9 de las Meditaciones del Santo.


• E 8 3] siendo un s i e r v o , y ojalá l o fuese b u e n o , y no también inútil y malo': jr por eso muy m a l o , porque sin contrición del corazon , y fuente de lagrimas, sin la reverencia debida y temblor a l a b o , bendigo y adoro á ti nuestro Dios O m n i p o t e n t e , terrible y temible en gran manera. Pues si los A n g e l e s adorándote y alabandote tiemb l a n , llenos de admirable g o z o ; y o p e c a d o r quando estoy en tu presenc i a , te alabo y o f r e z c o s a c r i f i c i o , i porque no me espanto en el c o r a zon , pierdo el color del r o s t r o , tiemblan mis l a b i o s , y se llena de horror todo mi c u e r p o , y asi con abundantes l a g r i m a s , lloro sin cesar en tu presencia ? ¡ M i s e r a b l e de m i ! ¿ C ó m o «e ha h e c h o mi alma tan insensata, que no se espante con gran t e r r o r , quando está delante de D i o s , y le canta «us a l a b a n z a s ? Miserable de m i ! ¿ C ó m o se ha endurecido asi mi c o r a z ó n ; que mis ojos no'«derramen incesantejnentf


fC«4l m e n t e ^ r i o s ¡ de > l a g r i m a s , quando el consiervo habla» en presencia - de su S e ñ o r , el hombre con D i o s , la criatura . c o n . el Criador., el que fue hec h o del, l o d o , con el que todas las cosas h i z o de la n a d a ? V e d m e aqui, S e ñ o r , ponme delante de t i , y lo qae siento secretamente de m i , no lo c a l l o á los oidos fraternales. T u que eres rico en la m i s e r i c o r d i a , y largo en los p r e m i o s , dame de tus b i e n e s , para que te sirva con ellos. Pues no podemos con alguoa otra cosa servirt e , ni a g r a d a r t e , sino con tus mismos dones. T r a s p a s a , r u e g o , con tu temor m i s c a r n e s , a l e g r e s e . m i corazon p a ra que tema tu nombre. O j a l á que asi te temiese mi alma pecadora , com o aquel Varón Santo que d i x o : Siem-

pre temi á Dios como a las hinchadas olas del mar que vinieran sobre mí. P u e s , ó D i o s , dador de los bien e s , dame entre tus alabanzas una fuente de l a g r i m a s , juntamente c o a

pu*


si} pureza de coraron \y jubilo del alma

f

para que amandote perfectamente y alabandote d i g n a m e n t e , perciba con el * mismo paladar del corazon , : guste , y s e p a , quan dulce y s u a v e r e r e s , o S e ñ o r , c o m o está e s c r i t o : Gi{stad,y

ved que el Señor es suave. Bienaventurado el varón que espera en el: Bienaventurado el pueblo que-sabe esta alegría: Bienaventurado el vnroti cuy auxilio es de ti.\ dispuso subidas en su corazon en el valle de lagrimas, en el 7agar que dejó. (i.) Bienaventurados J i t)L los (.i.)

El P. Scio traduce

del Psalm. lo explica

para s í , y

este-lugar

8 3 : al lugar que.asentó y . asi por nota : Asentó . Dios

añade

que

otros

interpre-

tan: D i c h o s o aquel V a r ó n , que pone» en Vos toda su e s p e r a n z a ; que resolvió en su c o r a z o n subir de virtud ea v i r t u d , mientras viviere en e*te. mundo , que el mismo hombre por su culpa c o n v i r t i ó en un valle de lagrimas.

Per9


[86] los limpies de corazón, porque ellos verán d Dios. Bienaventurados los que habitan en tu Casa, d Señor * en los siglos de los Jigltís te alabarán. < ( i . ) D i g o . lo que p u e d o , mas no digo lo que debo. O j a l á pudiera d e c i r tales c o s a s , quales aquellos Coros dp los Angeles que os cantan Hyrnnos! O qu*n gustosamente rae emplearía todo en tus a l a b a n z a s ! O quan devotisimamente rae dilataría infatigable en aquellos cánticos de Celestial melodía p a ra alabanza y gloria de tu nombre en medio de la I g l e s i a ! M a s porque no puePero .el P. Fr. Eugenio de Zeballos del Orden de San Agustín traduce: lugar que ya ha d e j a d o ; es decir: que ha dejado con el deseo y afecto el valle de lagrimas, procurando subir de el al Cielo. Pues el verbo pono tiene varias significaciones. (r.) Del cap. 3 5 . 0 del mismo libro de las Meditaciones del Santo.


m puedo tales cosas, ¿por ventura cal l a r é ? A y de los que callan de t i , que desatas las bocas de los mudos, y haces eloqueñtes las lenguas de los niños! Ay de los que callan de t i , porque los mismos habladores son mudos , quandó no pronuncian tus alaJ ' banzas ! 4

,

Sumario efe algunas Indulgencias concedidas por la devocion á los Santos Angeles. E l E x c m o . Sr. D . Santiago Justiniani, Arzobipo d e T y r o , y Nuncio de la Sede A p o s t ó l i c a para con núestro R e y C a t h o l i c o , se dignó conceder o c h e n t a dias de Indulgencia á todos los Fieles de ambos s e x o s , que con v e r d a d e r o arrepentimiento de sus c u l p a s y pecados , • devotamente rezaren un Padre n u e s t r o , A v e M a r i a , y G l o r i a Patri delante de la Imagen ó Escampa de los siete A r g e l e s representados ante el T h r o n o de D i o s , r o g a n d o al S e ñ o r por las necesidades

de


[88] de l a f I g l e s i a y del E s t a d o : 7 en 14 d e D i c i e m b r e de 1822. • E l l i m o . Sr. D . Andrés Esteban y G ó m e z , O b i s p o d e J a é n , se digno conceder quarenta dias de Jndulgencia por el mismo rezo ante d i c h a imagen : = Otros quarenta dieiendo r Creo en Dios, espero en Dios, y os amo , Dios mió , por vuestra bondad. ¡ 0 amor mió! Qtsjen os amará como os aman , alaban v bendicen . y sirvan los Angeles! n ,Y. t quarenta por c a d a v e z que dixeren :, C r e o en D i o s , ' espero en D i o s , y o s , a m o , o Dios mió,, solo por ser vos quien s o i s ; pidiendo á Dios por las necesidades de la Iglesia y del E s t a d o : por concesiones de 11 de E n e r o , i . ° de Feb r e r o , y 8 de M a r z o de 1823. E l l i m o . Sr. D . Pedro Antonio de T r e v i l l a , Obispo de C ó r d o b a , se dignó conceder quarenta dias de Indulgencia á todos los Fieles por c a d a v e z que devotamente d i g a n : Santos Angeles, y Arcángeles , interceded por ,


por nosotros, "

[39]

pidiendo

á Dios por

la exaltación de - nuestra Santa Fé CathoÜGa t extirpación de las hereg i a s , paz y c o n c o r d i a entre los Principes - C r i s t i a n o s , y conversión de p e c a d o r e s : en 24 de Febrero de 1823. - t E,l limo. Sr,i D . Blas A l v a r e z de* Paliqa-, . A r z o b i s p o de G r a n a d a , se d i g n ó conceder ochenta dias de In-** diligencia á todos los Fieles qué d e - ? votamente rezaren ;un Padre n u e s t r a ; y A v e M a r i a , g l o r i a d o , delante^ d e la Imagen expresáda; de los siete E s píritus A n g é l i c o s , rogando á D i o s ' N u e s t r o Señor por la exaltación de Fé C a t h o l r e a , extirpación de las h e r e g i a s , y por las necesidades d é l a Iglesia y del Estado , teniendo la Bula de la Santa C r u z a d a : - en 19 de M a r z o de 1823. El E x c m o . é limo. Sr. D . Ramón • F a l c o n de Salcedo , Obispo de C u e n c a , para promover la mayor gloria de D i o s , y la d e v o c i o n de los Fiel e s á los siete Principes A n g é l i c o s ,

se


se

M dignó conceder quarenta dias

de

Indulgencia á los que delante de sus Efigies ó Estampas rezaren siete v e ces la O r a c i ó n del Pater noster con Gloria Patri , ú oraren mentalmente r o g a n d o á Dios por la exaltación de la.Santa F é , c o n c o r d i a entre los Principes C h r i s t i a n o s , y demás fines, y necesidades de la I g l e s i a , obteniendo la anuéacia y pase del l i m o . Sr. O r dinario del t e r r i t o r i o : en 3 de A b r i l de 1823. E l limo. Sr. D. Fr. R a f a e l V e l e z , Obispo de C e u t a , se dignó c o n c e d e r quarenta dias de Indulgencia i todos los Fieles de uno y otro s e x o , que devotamente rezaren un Padre nuestro ante la Imagen d i c h a arriba de los siete A n g e l e s , pidiendo á Dios por la Santa Iglesia & c . : en 25 de M a r z o de 1823. E l l i m o . Sr. D . Juan de L e r a , Obispo de B a r b a s t r o , se d i g n ó c o n -

ceder quarenta dias de Indulgencia á todas las personas de ambos sexos, qfue


que contritos

É9i] de sus pecados rezaren

ante la devota Imagen de los siete Principes A n g é l i c o s ante el Throno del Señor Id O r a c i ó n del Padre nuest r o , y por c a d a v e z que lo h i c i e r e n , r o g a n d o por la p a z , y la prosperidad de la Saftta Iglesia C a t h o l i c a , A p o s t ó l i c a , R e m a n a : en 5 de A b r i l de 1823. E t l i m o . Sr. D. F r a n c i s c o Cienf u e g o s y J o v e l l a a o s , Obispo de ^Cád i z , se d i g n ó c o n c e d e r qúarenta dias de I n d u l g e n c i a por decir e^ta O r a c i ó n : ; " Principes g l o r i o s i s s i m i , qui statis ' a n t e D e u m , hic et ubique semper precamioi pro nobis Filium D e i , y siete veces G l o r i a Patri ; " ó la misma en C a s t e l l a n o : " Principes gloriosísimos , que estáis delante de D i o s , aqui y en redo lugar regad siempre por ' nosotros al Hijo de D i o s , y siete G l o r i a s ; " ¿eguo aviso comun i c a d o aunque no se ha recibido su concesion.

£1 mismo limo. Sr. D. Francisco Xavier Cien-


[9»> Cienfuegos y J o v e l l a n o s , . O b i s p o , de C á d i z y A l g e c i r a s , Prelado domestic o de su Santidad , Asistente al; S a c r o Solio Pontificio^ se dignó qonceder q u á r e n t i dias d e . Indulgencia i todos los Fieles C h r i s t i a n o s de uno y otro sexü cada wfiz que devotamente rezaren un Padre nuestro y-. A v e M a r i a con siete G l o r i a Patri delante de la. Imagen de los siete Principes de los Angeles que asisten delante del T h r o n o de D i o s : y otros quarenta á . todos los Fieles por c a d a v e z que con afectó de d e v o c i o n pusieren, e n , la c a b e z a de los escritos la señal de la Santa C r u z según el antiquísimo y piadoso uso de nuestra N a c i ó n : en 2 de M a y o de 1823. El jftmo. Sr. D. Manuel C a y e t a n o M u ñ o z y Benavente , Obispo de L y copolis y A b a d M a y o r Real perpes e tuo de A l c a l á la R e a l , dignó conceder quarenta dias de Indulgenc i a por todos los actos Religiosos y

de piedad Christiana

que baya

con-

cedí*


^¿i • [93] c e d i d o ó c o n c e d a el l i m o , Sr. O b i s p o de C ó r d o b a , á todos los Fieles que hagan oracion ante los siete E s píritus ó Principes A n g é l i c o s que asisten ante el T r o n o , del S e ñ o r ; rogand o al mismo Señor por la exaltación d e nüestra Santa Fé C a t h o l i c a , y demas fines piadosos & c . En 5 de Junio de 1823. Y por d e c l a r a c i ó n de 1 4 del mismo mes y año se sirvió manifestar que sin perjuicio del anterior D e c r e t o d i c h a s Indulgencias erau concedidas á todos l o s . Fieles que oren ante los siete Espíritus A n g é licos , y digan ante los mismos : * Sanctus, Sanctus, Sanctus, Señor » D i o s de los E x e r c i t o s , llenos es» tan los C i e l o s y la tierra de vues» ira gloria pidiendo al Señor por la e x a l t a c i ó n de nuestra Santa Fé Catholica, la paz y concordia entre los Principes Christianos , y por la extirpación de las h e r e g i a s , y demás fines piadosos de nuestra Santa M a d r e la I g l e s i a . ' <: El


M

El limo. Sr. D / Juan Cavia Goaz a l e z , Obispo de O s m a , se dignó conceder quarenta dias de Indulgencia por c a d a vez que uniendo la intenciou con los siete Espíritus que asisten ante el T r o n o del Señor se diga devoiamente el T r i s a g i o de la Santísima T r i n i d a d , pidiendo á Dios por la exaltación de la I g l e s i a , y la p a z y unión de los Principes C h r i s t i a n o s : ea n de Julio de 1823.

ALGUNOS PORTENTOSOS BEneficios del primer Principe de los Angeles San Miguel. Del tratado citado arriba pag. 45* Pongo en primer lugar lo que s u cedió en una Ciudad de Frigia , l l a mada C h o n a s , Patria del insigne Historiador N i c e t a s , y en tiempo de San Pablo se llamó C o l o s o , á la qual C i u d a d e s c r i v i ó el Aposto! la carta á los Coio$eoses, y no á los de Rod a s , como algunos juzgaron. Sucedió que pasando San Juan Evangelista

por


p o r esta C i u d a d , c o n o é i ó por D i v i n a revelación , que Dios quería fuese h o n r a d o su* Siervo M i g u e l en cierto L u g a r de ac^uel t e r r i t o r i o , l l a m a d o C h e r o t i p a , y entendiendo el Santo A p o s t o ! , que era voluntad de Dios l o manifestáse á las G e n t e s , se lo d e c l a r ó , profetizándoles que San M i g u e l les habia de v i s i t a r , y habia de obrar alli cosas maraviliosisimasE n c u m p l i m i e n t o de la profecía de San J u a n , manó alli una fuente de r a r a v i r t u d , porque su agua curaba t o d o genero de e n f e r m e d a d e s , con solo que tomandola d i x e s e n : En nombre del P a d r e , y del H i j o , y del E s p í r i t u S a n t o , y del Principe de la M i l i c i a C e l e s t i a l M i g u e l . De m o d o , que a c u d i a á este remedio infinita gente de los mismos G e n t i l e s , y muc h í s i m o s con la ocasion de la salud del cuerpo sanaron en el alma. U n v e c i n o de L a o d i c é a estaba muy triste , porque tenia una hija muda desde que n a c i ó . A p a r e c i o s e l e San Mi-


C96} Miguel j diciendole que fuese a! agua Santa con su h i j a , y que v e n dría ella b u e n a , y él contento con solo que. recibiese la Fé v e r d a d e r a ; fué allá el h o m b r e , llevando consigo á su h i j a , á la qual eorao recibiese el a g u a , diciendo el Padre la formula r e f e r i d a , al momento h a b l ó , pronunciando muchas veces el nombre de San M i g u e l , y dando mil gracias al S e ñ o r ; con lo qual se baptizaron Pad r e , y h i j a , y se edificó una Iglesia muy suroptuosa á este Santo A n g e l . De este T e m p l o vino á ser Sacristan el bienaventurado A r c h i p o , c u y a santidad no pudiendo sufrir los Gentiles, ni la virtud tan milagrosa del a g u a , determinaron maltratar al Siervo de Dios nuestro S e ñ o r , arrastrandole de los c a b e l l o s , y apaleandole : cosa mar a v i l l o s a , que se les s e c a r o n , y e n torpecieron las manos de los Gentiles. Y contra otros que fueron á desbace-r la fuente S a n t a , salió de ella fuego que les hizo huir. Quedaron los P a ganos


u

.

M

ganos mas obstinados con esta marav i l l a , y asi determinaron c o n f u n d i r l e el a g u a santa con la de el Rio C h r i s o , e c h a n d o por donde ella está su c o r r i e n t e : mas el R i o se torció a i l a d o c o n t r a r i o contra la i n c l i n a ción natural. T o d a s estas m a r a v i l l a s endurecían m a s los c o r a z o n e s de los infieles, y d e t e r m i n a r o n de disponer de tal m a nera otros dos RÍOS muy c a u d a l o s o s , que viniesen con todas sus aguas á a n e g a r la f u e n t e , , y Juntamente á s e p u l t a r en sus olas al mismo T e m p l o del A r c á n g e l San M i g u e l , que estaba en un l u g a r muy ocasionado para esto. Supo el Santo A r c h i p o lo que pasaba , y postrado delante del A l t a r de San M i g u e l rogaba á Dios nuestro S e ñ o r , que por su intercesión le libráse de aquel peligro. O y ó en esta una v o z fuera del T e m p l o , que le l l a m a b a , y era San M i g u e l , salió el S i e r v o de D i o s , r e v e r e n c i ó á su Pa*> t r o n , y púsose á su l a d o izquierdo ^ G coV

*


c o m o el se lo mandó. V i o j u n t a m e n te una c o l u m n a de f u e g o , que l l e g a ba desde la tierra hasta el C i e l o , y o y ó una v o z que le d e c i a , que t u biese buen a n i m o , que no tenia que temer. Q u a n d o llegó á ellos aquel mar de a g u a s , hizo San Miguei la señal de la C r u 2 , y al punto se d e tubo aquel impetuoso raudal ,- quedan*» dose firme c o m o una muralla. L l e g ó se luego el Santo Angel á una peña , que «síaba alli c e r c a , y hizo sobre ella la señal de la C r u z , con lo qual se partió por medio con un espantoso trueno que d i ó , y terremoto de la tierra. T o r n ó á hacer San M i g u e l la señal de la C r u z , d i c i e n d o : Q u e brántese todo el poder del a d v e r s a rio. Y mandando luego á aquel piel a g o de aguas de los dos R i o s , se sumiesen en la boca que dexó a b i e r ta la p e ñ a , todas aquellas bravas olas se sumieron a l l i , quedando A r c h i p o muy g o z o s o , el T e m p l o l i b r e , y la fuente mas a c r e d i t a d a , hacien*

dose


[99] d c s e por ella ¡numerables milagro*. Porque verdaderamente no es mucho e n c a r e c i m i e n t o lo que dixo Pantaleoa D i á c o n o : M a s f á c i l es hallar fondo en el m a r , y contar las E s t r e l l a s , q u e los grandísimos milagros que c a d a dia hace ea nosotros aquel m á x i m o Espiritu. C o n tanta multitud de m a r a v i l l a s honraba el Señor á su Sierv o M i g u e l en los tiempos de Pantal e o a , y M e t a f r a s t e , que también dic e , eran sin numero los milagros de este gran Espiritu en su t i e m p o ; por l o qual á seis de Septiembre c e l e b r a b a n los G r i e g o s la Fiesta de San Mig u e l , en a g r a d e c i m i e n t o de tantas m i s e r i c o r d i a s , y p r o d i g i o s , singularmente el que usó con el Santo A r c h i p o en sumir el agua de aquellos dos R i o s , c o m o coasta de Phocio; y de la constitución/ del E m p e r a d o r M a n u e l . S i s t n i o , P a t r i a r c a de C c o * t a n t i n o p l a , h i z o una homilía de las m a r a v i l l l a s que sucedieron por el Arcángel S*a Miguel e n ^ C h o n a s , la qual f¿..¿


(100) q u a l está manuscrita eo G r i e g o en la Librería del Escorial , donde hay otras homilías de honra de este S a n to Serafín. L a A p a r i c i ó n de San M i g u e l en R o m a , á que alude en sus obras Drep a n i o , la refieren algunos al tiempo de San Pedro A p o s t o l , y no. d u d o sino que le favorecería m u c h o este sublime A n g e l contra Simeón M a g o . Despues fue muy célebre la que en tiempo de San G r e g o r i o M a g n o acont e c i ó , quando se quitó la pestilencia de R o m a , de que hay grandes m e m o rias en aquella • Santa C i u d a d . : M a s l a del Monte G a r g a n o es, la mas festejada , pues á ella hace tan solemne fiesta la Iglesia L a t i n a , como en la G r i e g a á la de Chonas. Esta del M o n t e G a r g a n o es muy s a b i d a , y tubo muchas circunstancias de gran admiración, como son el dar San Miguel tres victorias -insignes á los C h r i s t i a n o s , el estremecerse la tierra á su p r e s e n c i a , el venir los Angeles tan


[IOI

tan m a n i f i e s t a , y frequentemente i c e l e b r a r aquel l u g a r d e d i c a d o á su P r i n c i p e M i g u e l con Celestiales c a n tares , c o m o lo hacen los Canonigos f y M o n j e s en sus Iglesias, E l tornarse uaa saeta á quien la t i r ó , el h a ber c o n s a g r a d o el mismo San M i g u e l aquella I g l e s i a , y d e x a r puesto un p a ñ o sobre un A l t a r , que hizo grandes m a r a v i l l a s y le tubieron grandes Santos por insigne reliquia. Y asi San Benito e m b i ó á San M a u r o un pedac i t o de él por un gran tesoro. Son ¡numerables los m i l a g r o s que en este Santo M o n t e se han hecho. El E m p e r a d o r Othon Segundo se a t r e v i ó á l l e g a r á oir los cantares de los A n g e l e s : v i o alli cosas a d m i r a b l e s , porque le perdonaron los Angeles su tem e r i d a d , solamente le corrigieron por la omision que tubo en hacer cierto j u i c i o que debiera hacer , por esto le hicieron que se postrase, y le d i s c i plinaron en las e s p a l d a s , como suelen h a c e r los Monjes,. D i x o l e luego San


[xeij San M i g u e l , que se volviese á R o ma , determinándole ei dia en que habia de m o r i r , sucediendo todo c o mo él lo dixo. Gran argumento de lo m u c h o que gusta este Glorioso Principe del C i e l o , que procedan los Principes de la tierra justificadamente , y que cumplan con sus o b l i g a ciones. N o nos ha faltado en España semejante favor de este Principe del C i e l o , pues en el desierto del T a r d ó n , estando en oracion uno de los Hermitaños ( y se entiende fue el Padre Diego de V i d a l ) vió venir un hermosísimo M a n c e b o vestido de un p e l l i c o , faldas en c i n t a , que c a m i naba al O r a t o r i o , ó Iglesia que t e nían , y preguntándole quien e r a , diX o , que era el Arcángel San M i g u e l , que venia á ayudar á los H e r m i t a ños , y que él tenia su p r o t e c c i ó n , y a m p a r o , y que les a y u d a r í a : los sucesos han mostrado la verdad de esta visión. D¿dicósele - ana H e r m i t a

en


[io33

«n lo alto del Cerro, que llaman de Sa ti M i g u e l , donde se retiran á tiempos algunos de los M o n j e s á hacer v i d a s o l i t a r i a , con serlo tanto la del Monasterio. O t r a A p a r i c i ó n de San M i g u e l te* r e m o s mas a n t i g u a , y celebre en el R e y n o de N a v a r r a , c o m o lo testifica la Iglesia de San M i g u e l de E x c e l s i s , edificada en la cumbre de una m o n t a ñ a a l t í s i m a , ramo de los Pirin é o s , l l a m a d a de los naturales A r a l a r , c u y a s faldas fecunda el R i o Aray a , que c o r r e por el V a l l e de A r a quil. L,a e r e c c i ó n de este T e m p l o fué por haberse a p a r e c i d o en este lugar el A r c á n g e l San . M i g u e l á un C a b a l l e r o de la V i l l a de G o ñ i , en el t i e m p o que los Moros entraban dev a s t a n d o las Empanas, en c u y a coa-*sagracion asintieron siete Obispes. Q u i s o el Seráfico A r c s o g s l en aquella gran c a l a m i d a d de E s p a ñ a , ofrecerse por su Protector , y P a t r ó n , aun antes que Santiago fqese implorado


I>4 rado por tal de los Españoles. Por otra participación de luces se edificó á San Miguel un insigne H e r e m i t o r i o , que despues fue Iglesia P a r r o quial en la V i l l a de O o t i n e n t e , del R e y n o de V a l e n c i a . Y lo cierto e s , que ha sido grande la protección que ha tenido este sublime E s p í r i t u , c o a aquel R e y n o , y C i u d a d , la qual con razón advierte su Historiador E s c o l a n o , quando d i x o : Es digno que se c o n s i d e r e , que fue San Miguel el que dio fin á los Moros de nuestra C i u dad , como habia sido él mismo el que habia dado principio para a c a b a r l o s , ganándoles el R e y Don J a y me la tierra en la víspera de su Fiesta. E l modo con que dio fin es este. Habiendo quedado un grande barrio de Valencia para habitación de los M o r o s , despues de su c o n q u i s t a , el año de mil quinientos veinte y u n o , estando por alli jugando unos muchachos C h r i s t i a n o s , dia de San M i g u e l , movidos de algún Espíritu Di-


frosl D i v i n o , arrebataron un R e t a b l o del Santo A n g e l , y llegándose otra gente con g r a n d e v o c e r í a , le llevaron á la M e z q u i t a de los M o r o s , que no se a t r e v i e r o n á r e s i s t i r l e s , y a c l a m a n d o : V i v a San M i g u e l , V i v a San M i g u e l , y la Fé de C h r i s t o , le pusieron en e l l a , con lo q u a l , se dixo alli M i s a dia de San D i o n i s i o , de donde tomó ocasion V i c e n t e Perez de c o m p e l e r á los M o r o s se hiciesen C h r i s t i a n o s : al fin ellos quedaron b a p t i z a d o s , y la . M e z q u i t a b e n d i t a , que luego fue Parroquia. T a m b i é n en el nuevo mundo com o se plantó alli de nuevo la Igles i a , ha querido Dios manifestar con v a r i a s apariciones de San Miguel , que en todas partes es Patrón de la Iglesia , y quiere que de todos sea v e n e r a d o . Solo referiré una muy c é lebre. E n una A l d e a p e q u e ñ a , c e r c a del Pueblo que llamaban Santa M a r i a Nat i v i t a s , quatro l e g u a s , poco mas de

la


.

[ícÉTf la C i u d a d de los A n g e l e s , habia un Indio, llamado D i e g o L a z a r o , que desde niño fue tenido por virtuoso , el qual yendo en una procesion que se hacia en el l u g a r , se le a p a r e c i ó el Glorioso San Miguel , y le mandó dixese á los v e c i n o s , que en una quebrada que está entre dos c e r r o s , muy c e r c a del Pueblo donde n a c i ó , h a l l a rían una fuente de agua milagrosa para todas e n f e r m e d a d e s , debaxo de una peña muy g r a n d e , pero no se a t r e v i ó á d e c i r l o , temiendo no le darían crédito. Pasado algún t i e m p o , adoleció de una enfermedad tan g r a v e , que l l e g ó á la m u e r t e , sin esperanza de vida. Estandole velando sus P a d r e s , y d e u d o s , aguardando que diese la ultima b o q u e a d a , víspera de la A p a rición del Glorioso A r c á n g e l , á siete de M a y o de 1 6 3 1 , como á la media n o c h e , poco m e n o s , repentinamente entró en el aposento un gran resp l a n d o r , c o m o r e l a m p a g o , que a t e -

ai c-


lí07~\' m o r i z ó á todos los presentes , y ' s a lieron huyendo á lá C a l l e , dexando solo al enfermo , donde estubieron un r a t o , durando todavía el r e s p l a n d o r : pero cobrando animo por temor no se quemáse la C a s a , que era de paj a , entraron , y cesó el resplandor , h a l l a n d o al e n f e r m o , al parecer dif u n t o , el qual habiendo pasado como dos C r e d o s , abrió los ojí>s, y c o m e n z ó á hablar con tanio a l i e n t o , que iodos lo tuvieron por milagro. D i x o l e s no tuviesen pena , que ra estaba b u e n o , porque Sao Miguel se le había a p a r e c i d o , rodeado de grandes resplandores, dándole s a l u d , y que lo llevó sin saber como á una quebrada , que estaba muy cerca , y e n d o el Santo A r c á n g e l d e l a n t e , con tanta claridad como si fuera medio d i a , desgaxaodose los ramos de los arbolillos , y abriéndose las penas por donde p a s a b a ; haciendo el paso franco, y estando en la q u e b r a d a , le d i x o , que debaxo de una gran peña vz que


troS] que t o c ó ' c o n una vara de oro q u e l l e v a b a , estaba la fuente de a g u a , que le habia r e v e l a d o , que lo m a n i festáse luego á los F i e l e s , porque seria gravemente c a s t i g a d o , sino lo hic i e s e ; y que la enfermedad que t e nia era en pena de su inobediencia. Levantóse al punto un torbellino espantoso de vientos e n c o n t r a d o s , c o n terribles a l a r i d o s , y gemidos de aquella q u e b r a d a , causándole grande p a v o r . M a s el Santo A r c á n g e l l e d i x o no t e m i e s e , que los enemigos h a c i a n aquel sentimiento , por los grandes beneficios que por su mano habían de recibir los Fieles de nuestro S e ñar en aquel l u g a r , porque muchos viendo las maravillas que en él se habian de o b r a r , se c o n v e r t i r í a n , y harían penitencia de sus p e c a d o s , y los que llegasen con fé v i v a , y dolor de sus c u l p a s , con el a g u a , y tierra de aquella f u e n t e , alcanzarían remedio de sus t r a b a j o s , y necesidades : diciendo esto el A r c á n g e l , b a -


[•109]: x ó del C i e l o una luz de m u c h o m a y o r r e s p l a n d o r , sobre el l u g a r donde estaba la f u e n t e , y d i x o San M i g u e l á D i e g o L a z a r o , que era la V i r t u d que. Dios con su P r o v i d e n c i a le c o m u n i c a b a para s a l u d , y remedio de los e n f e r m o s , y n e c e s i t a d o s ; y que p a r a que le diesen c r é d i t o los Fieles, é l solo podría l e v a n t a r , y quitar l a peña que estaba sobre la f u e n t e , c o a l o qual d e s a p a r e c i ó la v i s i ó n , y no p u d o dar razón del modo que habia s i d o , mas de que era c i e r t a , y verd a d e r a , pues se . hallaba bueno m i l a grosamente , habiendo estado casi m u e r t o , de que todos quedaron m a ravillados. Habiendo convalecido en pocos d i a s D i e g o L a z a r o , fue con su Pad r e á reconocer el lugar de la fuent e , y los dos solos quitaron la peña que le c u b r í a > con gran facilidad , a r r o j a n d o l a á un l a d o , siendo de o c h o v a r a s de á m b i t o , y que para solo m o v e r l a e r a menester m u c h a gente


[»0]

t e , con que se confirmaron en la ver ¿ dad de la aparición del Glorioso Principe del C i e l o , en c u y a c o n f o r midad comenzaron á p u b l i c a r l a , asegurando á los Fieles* hallarían en la fuente Santa el remedio para todas sus enfermedades. Vinieron muchos enfermos de diversas» d o l e n c i a s , cie^g o s , c o x o s , tullidos , que sanaron lavándose con el agua de la fuente. Pasados algunos meses a d o l e c i ó D i e g o L a z a r o de enfermedad m o r t a l , p r e v i n o á sus deudos no les diese c u y d a d o , porque nuestro Señor l o h a b i a ordenado a s i , para que se confirmasen en la Fé del agua S a n t a , que quando le viesen apretado con la enfermedad le diesen á beber de e l l a , sin usar de otro r e m e d i ó , y sanaría. A g r a v ó s e d e s u e r t e , que estubo quatro dias sin p u l s o s , y sin h a b l a ; y par a hacer la prueba., le dieron á beber de otras aguas sin que sintiese m e j o r í a , y al punto que bebió del agua de la fuente cobró f u e r z a s , , y co-


comenzó á mejorar, y quedó con entera salud. A ios principios esta fuente esta-, b a en la superficie de la t i e r r a , era pequeña c o m o de tres quartas de c i r c u n f e r e n c i a , y poco mas de m e d i a v a r a de p r o f u n d i d a d , y sucedía una c o s a n o t a b l e , que siempre estaba e a un p e s o , sin d e r r a m a r s e : y aunque se sacasen m u c h o s cantaros de ella ^ a l punto se l l e n a b a , y en llegando a l b o r d e , se detenia- Despues se fue h a c i e n d o m a y o r * y mas profunda., p o r q u e los d e v o t o s sacaban tierra pat a l l e v a r á sus c a s a s por reliquia ( c o m o lo h a c e n al presente ) porque se ha e x p e r i m e n t a d o , que Dios le h a c o m u n i c a d o la misma v i r t u d del agua milagrosa, e c h a n d o l a en otra a g u a y d a u d o l a á los enfermos. H a se e d i f i c a d o y a u n a - I g l e s i a en aquel l u g a r , en que se reverencia al S a n t o A r c á n g e l , donde hace inumerables m i l a g r o s que c a l l o : mas no quiero d e x a r de e s p e c i f i c a r e l siguiente.


[112] - . Un vecino del Obispado de la Puebla de los A n g e l e s , que no es necesario n o m b r a r , estubo c i e g o m u chos a ñ o s , fue á la Hermita de San M i g u e l , y habiéndose l a v a d o los ojos con el a g u a , le dio vista. D e alli á tres meses estando s a n o , y bueno v o l v i ó á aquel Santo lugar con una m u g e r con quien tenia mala a m i s t a d , y asi c o m o entró en é l , quedó totalmente c i e g o , obrando el Santo Arcángel con él dos milagros. E l uno de abrirle los ojos del c u e r p o , para que abriese los del alma. El o t r o , por no haber abierto los ©jos del a l ma , volverle á cerrar los del c u e r po , para que hiciese escarmentado , l o que no quiso a g r a d e c i d o . a

«

'

•>•

HTMNOS DE LA IGLESIA TRAducidos por Don Juan Bautista Sol-arar bal, Canonigo de la Colegial de Logroño. De la t Aparición de San Miguel. A Vísperas y Maytines. Á ti esplendor del Pa.dre Omnipotente , Su


Su v i r t u d , que á las almas das la v i d a , C o n les Angeles Santos la debida A l a b a n z a cantamos dulcemente. U n e x é r c i t o de Angeles sagrado M i l i t a de tu guerra en la p a l e s t r a ; M a s M i g u e l v e n c e d o r la C r u z demuestra, D e la salud A l f e r e z esforzado. E s t e pues arrojó lleno de zelo D e l D r a g ó n al C a u d i l l o á las voraces L l a m a s , y á los rebeldes sus sequaces P r e c i p i t ó qual r a y o s desde el C i e l o . C o n t r a este infiel C a u d i l l o que blasona D e s o b e r b i o , á M i g u e l todos s i g a m o s , P a r a que del C o r d e r o merezcamos E n su T r o n o de G l o r i a una corona. A l Padre con el Hijo j u n t a m e n t e , Y á t í , Espiritu Santo el mas s a g r a d o , A s i c o m o lo ha s i d o , sea dado E l honor v la G l o r i a eternamente. Amen. <r

A

Laudes.

C h r i s t o , A u t o r y salud de los mortaies, D e los A n g e l e s honra y h e r m o s u r a , C o n c é d e n o s b e n i g n o que á la altura D e las sillas subamos celestiales.

H.

Mi-


[M4] M i g u e l Angel de paz del Cielo mismo V e n g a á nuestra morada y nos v i s i t e , C o m o Autor de las paces precipite Las guerras formidables al abismo. Gabriel qual Angel fuerte nos a s i s t a , V e n c i e n d o los autigucs e n e m i g o s , Y los Templos del Cielo tan a m i g o s , Q u e el triunfador labró , tenga á la vista. El Angel R a f a e l , Medico experto, Roxe de los Palacios Celestiales i A curar los enfermos de sus m a l e s , Y á dirigir las obras al acierto. Asístanos la V i r g e n , Capitana D e la p a z , que la luz á luz ha d a d o , E l C o r o A n g e l i c a l Santo y s a g r a d o , Y la C o r t e del C i e l o Soberana. Concedanos'o asi la mas sagrada Deidad del P a d r e , H i j o , y juntamente Del nías D i v i n o A m o r , c u y a excelente G l o r i a por todo el mundo es celebrada. Amen. *

ORACION AL PRÍNCIPE Angeles San Miguel por

DE LOS la Persona del.


del Rey nuestro Señor, su Familia, y Exerritos, del V. P. Eusebia Nieremberg en su Devocion y Patrocinio de San Miguel• Supremo Principe üe los P r i n c i p a d o * de el C í e l e , y vigilante P¿*troa de la t i e r r a , C a p i t a n de la M i l i c i a A a g e l i c a , y defensor de los E x e r c i tos C h r i s t i a n o s : Suplicóte defiendas á nuestro C a t o l i c o R e y , c o m o defendiste al R e y E z e q u i a s contra el poder de los A s i r i o s , quando no tuvo otro r e m e d i o , sino el de tu poderosa protección , por la qual en una noche macaste á c i e n t o y ochenta y c i n c o mil enemigos. Suplicóte sean por ti a c e p t a s sus piadosas o r a c i o n e s , como lo fueron' jas del Rey D a v i d , por las quaies e m b a y n a s t e la espada de la Justicia D i v i n a , que castigaba al R e y n o j u d a i c o . A l c a n z a para nuestro R e y el ZÍÍÍO del Rey J o s í a s , la prud e n c i a de S a l o m ó n , la confianza J o s a p h a t ; el valor de D a v i d , y W p i e d a d cíe E / e q u i a s . M i r a por su Fac>/¿ mi-


[ i i 6] mflia , s u c e s i ó n , y C a s a , que tanto ha defendido la Iglesia , c u y o Patrón, y Defensor eres tu. A m p a r a sus Reyn o s , y los E x e r c i t o s R e a l e s , para la tranquilidad p u b l i c a , y paz de la Iglesia. E m b i a en su socorro tus Celestiales E s q u a d r o n e s , c o m o los e m biaste en f a v o r de E l í s e o , y Jacob. E s t o te pido h u m i l d e m e n t e , por el bien de la Iglesia C a t ó l i c a , que tanto tu z e l a s , y por el amor que t i e nes á Jesu C h r i s t o , para que él sea s e r v i d o , y glorificado de t o d o s , con p a z universal de la I g l e s i a , para que triunfe de todos sus enemigos.

Oración á San Miguel por el Reyno de España. Del mismo P. Santísimo Presidente de el R e y n o de los C i e l o s , Gobernador de la R e publica A n g é l i c a , y poderoso Protector de la Iglesia C a t ó l i c a , h u m i l d e mente te s u p l i c a m o s , mires por el R e y n o de E s p a ñ a , que tan C a t o l i c o e s , y que con tantas veras h a servir


t"7] d o á la Iglesia de C h r i s t o que tu defiendes , y amparas. Suplicárnoste f qne pues eres C a p i t a n de los E x e r c i tos de D i o s , que le defiendas de sus e n e m i g o s , y c o m o A n g e l de paz le reduzcas á concordia, y unión, y c o m o Justicia m a y o r de D i o s , y Juez de las a l m a s , le conserves en j u s t i c i a , y equidad, A ti te escogió el Señor para e c h a r los rebeldes del C i e l o , y á ti a c u d i m o s para que red u z c a s los rebeldes de esta M o n a r q u í a , y sosiegues sus alteraciones. T u d e t u v i s t e en pie la República de los A n g e l e s ; repara t a m b i é n , y conserva l a nuestra. T u limpiaste el C i e l o de p e c a d o s , libra de ellos á nuestros R e y n o s . A ti nos dió el Señor por Patrón universal- de todos los F i e l e s , y á ti a c u d i m o s c o m o Protector sing u l a r , y esperamos de ti muy partic u l a r patrocinio. E n tu dia España a b j u r ó la heregia de A r r i o , y r e c i bió la Fe C a t ó l i c a : Suplicárnoste conserves sus R e y n o s en toda purc?a de


[fie] F é , y no permitas que entre en ellos la beregia , ni semilla de mala d o c t r i n a , sino que conservando la v e r dadera Fé la comunique como ha hec h o á otras N a c i o n e s , y en s\ t e n ga paz entre sus Re y n o s , obediencia al V i c a r i o de C h r i s t o , y reverencia á D i o s , y á las cosas Divinas. E s t o te suplicamos por el amor que tienes á Jesu C h r i s t o , y zelo de la exaltación de su Iglesia. A m e n .

Oración al Glorioso San Miguel, por la salvación de un alma, del mismo V . P. < Glorioso San Miguel f Principe de los A n g e l e s , Capitan de los E x e r c i tos de D i o s , Protector de la I g l e s i a , v Patrón universal de los Fieles. Suplicote humildemente por el zelo D i v i n o con que echaste al D e m o n i o de los C i e l o s , y el gran poder con que Je encadenaste en el a b i s m o , que también le auyenies del alma por quien te pido t para que libre de sus a s e * chanw


[ r I9] ,

c n a n z i s , y fortalecida con tu p o d e r , tenga virtud para vencer sus g u s t o s , y pasiones, y resistir las tentaciones del enemigo. Suplicóte por la admirable f é , y conocimiento que el Señor te c o m u n i c ó quando d i x i s t e : Quién c o m o D i o s ? la alcances luz para que c o n o z c a á su C r i a d o r , y le si:va c o mo debe, y no esté e n g a ñ a d a , ni c i e g a con las tinieblas de este mundo. Supiicote , por la gran caridad con que quitaste al pueblo de Israel ' la ocasión de p e c a r , o c u l t a n d o el cuerpo de M o y s e s , que la quites toda ccasion de p e c a d o , y ella tenga v a lor para salir de todo peligro de cner en c u l p a . Y pues tu intercesión fue poderosa p i r a librar al Pueblo de Dios de la c a u t i v i J a d de B i b i l o n i a , y restituirle á sil tierra de P r o m i s i ó n , te dignes de interceder por e l l a ; para que libre de la c a u t i v i d a d del D e m o n i o , y de su a p e t i t o , v u e l v a al cam i n o de salud , y perseverando en grac i a , llegue á la tierra de los v i v i e n tes ,


[fi8] F é , y no permitas que entre en ellos la heregia , ni semilla de mala d o c t r i n a , sino que conservando la v e r dadera Fé la comunique como ha hec h o á otras N a c i o n e s , y en s) t e n ga paz entre sus R e y n o s , obediencia al V i c a r i o de C h r i s t o , y reverencia á Di<os , y á las cosas Divinas. Esto te suplicamos por el amor que tienes á Jesu C h r i s t o , y zelo de la exaltación de su Iglesia. A m e n .

Oración al Glorioso San Miguel , por la salvación de un alma, del mismo V. P. i # Glorioso San Miguel f Principe de los A n g e l e s , C a p i t a n de los E x e r c i tos de D i o s , Protector de la I g l e s i a , v» Patrón universal de los Fieles. Suplicote humildemente por el zelo D i v i n o con que echaste al D e m o n i o de los C i e l o s , y el gran poder con que )e encadenaste en el a b i s m o , que también le auyenies del alma por quiea te pido t para que libre de sus ase-^ * * chan-


,

[»9]

c h a n z a s , y fortalecida con tu p o d e r , tenga virtud para vencer sus g u s t o s , y pasiones, y resistir las tentaciones del enemigo. Suplicóte por la admirable f é , y conocimiento que el Señor te c o m u n i c o quando d i x i s t e : Quién c o m o D i o s ? la alcances luz para que c o n o z c a á su C r i a d o r , y le sirva c o mo debe, y no esté e n g a ñ a d a , ni c i e g a con las tinieblas de este mundo. S u p ü c o t e , por la gran caridad con que quitaste al pueblo de Israel ' la ocasión ríe p e c a r , o c u l t a n d o el cuerpo de M o y s e s , que la quites toda c c a s i o n de p e c a d o , y ella tenga v a lor para salir de todo peligro de caer en c u l p a . Y pues tu intercesión fue poderosa p i r a librar al Pueblo de Dios de la c a u t i v i d a d de B a b i l o n i a , y restituirle á su tierra de P r o m i s i ó n , te dignes de interceder por e l l a ; para que libre de la c a u t i v i d a d del D e m o n i o , y de su a p e t i t o , v u e l v a al camino <dc salud , y perseverando en grac i a , llegue i la tierra de los v i v i e n tes,


[l20] t e s , que es la Patria C e l e s t i a l , d o n de te a g r a d e z c a la que por tu intercesión g o z a r á , alabando c o n t i g o , y con todos los A n g e l e s á su C r i a d o r . E s t o te pido por el amor que tuviste ¿ Jesu Christo su R e d e m p t o r , á quien viniste embiado de el Padre á c o n f o r t a r , y fuiste testigo de vista del s u dor de s a n g r e , y coügojas que le causaron nuestros pecados en el Huerto. Suplicóte no se malogre en esta alma su sangre p r e c i o s í s i m a , sino que le sirva de medicina de sus m a l e s , y remedio de sus p e c a d o s , para que l i m pia de ellos sirva á s u C r i a d o r en esta vida , y le g o z e , y alabe en la e t e r na por todos los siglos de los siglos. Amen.

Oración que usaba el Venerable Padre Maestro Juan de Avila. Del mismo V. P. T o d o P o d e r o s o , y sempiterno Dios, y o protesto delante de vuestra D i v i n a M a g e s t a d , que nada s o y , y nada valgo,


[121] . g ó , y que si a l g o t e n g o , Jesu C h r i s t o mi Señor me lo gano. Bendito s e á i s , S e ñ o r , que me disteis tal H i j o , y bendito sea tal H i j o , que me r e c o n c i l i ó c o n tal Padre. A i A r c á n g e l San M i g u e l pido me a l c a n c e grac i a para c o n o c e r el tesoro que JesuC h r i s t o mi Señor me ganó. A m e n .

Oración á San Miguel del Manual de ios Cartujos. Del mismo V. P. F a v o r e c e d m e , Glorioso A r c á n g e l San M i g u e l , delante de el justo J u e z , asistidme en la ultima p e l e a , defend e d m e de el D r a g ó n infernal , de la v i s i ó n , y engaños del e n e m i g o , com o C a p i t a n G e n e r a l de la I g l e s i a , y embiad la M i l i c i a Celestial para mi d e f e n s a , recibid mi anima amorosam e n t e , para l l e v a r l a á la R e g i ó n de la paz. A m e n .

EXPOSICION DEL PADRE Gregorio Magno, Doctor de la

SAN Iglesia y


?

[T22]

sia % de los nombres y ministerios de San Miguel, San Gabriel, y Rafael* y acerca de ¡os nueve Coros de los Angeles, sacada de su Homilía 34 sobre el cap. 15 del Evangelio de San Lucas. El Señor crió para que l o c o n o ciese la aaturaieza de ios Angeles y de los h o m b r e s , la qual q u i n d o quiso que permaneciese por la eternidad, sin duda alguna la c r i ó á su semejanza. M a s ¡a muger del Evangelio ( Í . ) tuvo diez d r a c m a s , porque son

(r.) En esta Homilía, tenida a¡ Pueblo en la Basílica de San Juan y Sor, Pablo la Dominica terrera , despues de la Trinidad, dice el Sant* Doctor, que esta muger es figura de la sabiduría de Dits, y perqué las dracmas {que era cierta especie de moneda) tienen gravada una imagen , son aquí figura de las criaturas en que se halla /a semejanza de Dios, y la drama 0 • \ mo-


*r>n nueve los Ordenes de los Angeles. P e r o para que se completase el núm e r o de * los e l e g i d o s , fue criado el d é c i m o que es el h o m b r e , el qual • o permitió su C r i a d o r que pereciese aun despues de la c u l p a , porque la eterna Sabiduría resplandeciendo con m i l a g r o s en la carne que t o m ó , lo repa-

moneda perdida que buscó esta mnger con tanta solicitud con la luz de la lampara que encendió hasta hallarla con tanto gozo , figura al hombre perdido por el pecad? que el Señor vino á buscar con su humanidad junta d su Divinidad dando igual gozo á sus Santos Angeles per su recobro, y restauración, y por la penitencia de qualquinr pecador, con cuya ocasión hace esta herniosa exposición y tratado de los Santos Angeles, cuyos nueve Coros dice estar figurados en las otras nueve dracmas que tenia esta muger figura de la sabiduría de Dios.


[124] reparo con la luz de la basija d e barro ( e s d e c i r , c o m o explica antes el Santo D o c t o r , con la Divinidad en la carne). Pero diximos nueve O r d e nes de A n g e l e s : porque es de saber que por testimonio de la Sagrada E s critura conocemos á los A n g e l e s , Arcángeles , V i r t u d e s , P o t e s t a d e s , Principados , Dominaciones , Thronos , Q u e r u b i n e s , y Serafines. Pues que h a y Angeles y A r c á n g e l e s , lo testifican casi todas las paginas de la E s c r i t u ra Santa. M a s de los Querubines y Serafines hablan frecuentemente los libros de >os P r o f e t a s , como es notorio. También el Apostol San Pablo escribiendo á los de Efeso ( i . ) cuenta los nombres de quatro Ordenes , d i c i e n d o : Sobre todo P r i n c i p a d o , y P o t e s t a d , y V i r t u d , y Dominación. E l qual escribiendo también á los de Coloso , ( 2 . ) dice : O los Thronos , ó

(i.)

\Ephes.

i.

(a.)

Cotos,

i.


6 las D o m i n a c i o n e s , ó los P r i n c i p a d o s , 6 las Potestades. M a s ya hab l a n d o con los de E f e s o habia d e s c r i t o las D o m i n a c i o n e s , y los Principados , y las P o t e s t a d e s ; pero hab i e n d o también de h a b l a r de estos O r d e n e s á los de C o l o s o , puso antes l o s T h r o n o s , de los quales todavía n a d a h a b i a h a b l a d o á los de Efeso. Pues q u a n d o á aquellos q u a t r o que dijo ¿ los de E f e s o , á saber, los P r i n c i p a d o s , las P o t e s t a d e s , las V i r t u d e s , y las D o m i n a c i o n e s , se juntan los T h r o n o s , son c i n c o los Ordenes que se expresan especialmente. A los q u a l e s añadiéndose los A n g e l e s y A r c á n g e l e s , los Q u e r u b i n e s , y los S e r a f i n e s , sin d u d a a l g u n a se halla ser n u e v e los O r d e n e s de los Angeles. Por lo qual también al mismo A n g e l que p r i m e r o fue c r i a d o se d i c e por el P r o f e t a ( i . ) : > de seme-

jan(i.)

Rzeck.

28.


[726} janza, lleno de sabiduría y perfecto en hermosura, estubiste en las delicias del Paraíso. En donde se ha de «otar que «o *e dice hecho á semejanza de Dios , sino sello de semejan: Porque quanto mas sutil es en él la n a t u r a l e z a , tanto mus semejantemente se insinué expresa en él la Imagen de Dios. En c u y o lugar en seguida se añade ( i . ) : Ibas cubierto de toda piedra preciosa : Sardio . Topacio , y Jaspe , Chrisolito , Qtiyx , y Berilo , Zaphiro , Carbunclo , j; /Syweraída. Ved aqui dixo los nombres de nueve p i e d r a s , porque son nueve los O r d e n e s de los A n g e k s . Con c u yos Ordenes ciertamente aquel primer An^eí por eso esiubo tan honrado y c u b i e r t o , porgue quando fue h e c h o superior á todos los Esquadrones de los A u g e i e s , fue mas esclarecido por la c o m p a r a c i ó n de ellos. ¿ P e r o porqué ( i,)

En

el misino

lugar.


[Í27] qué hemos t o c a d o en la relación de estos C o r o s que existen de ios A n g e les ^ sino manifestamos también cun sutileza sus ministerios? En la leng u a g r i e g a A n g e l e s significan N u n c i o s , p e ¡ o A r c á n g e l e s sumos Nuncios. M a s es de saber que ei v o c a b l o de Angeles i es nombre de oficio ^ no de natur a l e z a . Porque aquellos Santos Espíritus de la Patria Celestial siempre son ciertamente E s p í r i t u s , pero de ningún m o d o pueden siempre ser l l a m a dos A n g e l e s : porque entonces s o j a m e n t e son A n g e l e s , quando por ellos anuncian sigunas c o s a s : por don-* de también el Psalmista dice ( i . ) -

El

que hace Angeles

á sus

Espíritus.

C o m o si patentemente d i j e s e : El que á aquellos Espíritus que siempre tien e , también quando quiere los hace A o g e l e s . M a s estos que anuncian las cosas m e n o r e s , se l l a m i a A n g e l e s : peía l ^ g ^ M M *

• •t i m m i

(i.)

,i — « . n i •

*rm*mmmmm

Psalín.

103.

«

W

J

••

»

m H ) C *

M M U M ^

^

M

M

^


[ra8]

pero los que anuncian las m a y o r e s , se llaman Arcángeles. D e aqui e s , que á la Virgen M a r i a no es e m b i a do qualquier A n g e l , sino el A r c a n gel G a b r i e l ( i . ) . Pues para este m i nisterio era digno que yiniese un s u m o A n g e l , pues que anunciaba lo sumo de todas las cosas. Los quales se conocen también con nombres p e c u l i a r e s : para que se dé á entender también por sus vocablos lo que pueden en la operacion. Pues en aquella Santa C i u d a d , á la qual perfecciona la plenitud de ciencia de la visión de Dios O m n i p o t e n t e , no se señalan los nombres propios porque no puedan saberse sin nombres sus personas : pero quando vienen á ministrar alguna cosa á n o s o t r o s , también traen para con nosotros los nombres de los ministerios. Porque M i g u e l , ¿ q u i é n como D i o s ? M a s G a b r i e l , fortaleza de Dios (i.)

Luc.

i.


[I29] D i o s : pero R a p h a e l se dice m e d i c i no de Dios. Y quantas veces se h a c e alguna cosa de maravillosa v i r tud , se d i c e ser embiado Miguel , para que por el mismo h e c h o y nombre se dé á entender que ninguno puede hacer lo que Dios se aventaja en hacer. Por donde .también aquel a n t i g u o enemigo que deseó ser semejante á Dios por la s o b e r b i a , diciend o : ( t * ) Subiré al Cielo, sobre los astros del Cielo ensalzaré mi solio , me sentaré en el monte del testamento , á los lados del Aquilón, subiré sobre la altura de las nubes, seré semejante al Altísimo : quando en el fin del mundo será abandonado en su fortaleza para Ser c a s t i g a d o con el u l t i m o s u p l i c i o , se dice pelear con M i g u e l A r c á n g e l , c o m o se dice por San J u a n : ( 2 . ) Se trabó pelea con I Mi( 1. ) Isaías (2.) Apoc,

cap. cap.

14, 12,


Miguel Arcángel*, para que el quese había ensalzado soberbio á la sem e j a n z a de D i o s , castigado por M i guel aprenda que ninguno se ha de l e v a n t a r por la soberbia á la semej a n z a de Dios. A M a r i a también es e m b i a d o G a b r i e l , que se llama f o r t a l e z a de Dios. Pues venia á -anunc i a r á aquel que se dignó aparecer humilde para debelar á las potestades aereas. Del qual por el Psalmista ( i . ) se d i c e : A b r i d , ó Principes, vuestras p u e r t a s , y abrios, puertas eternas : y entrará el Rey de la GIq* r í a . ¿ Q u i é n es este R e y de la G l o x i a ? k,l Señor fuerte y P o d e r o s o , el Señor Poderoso en la b a t a l l a , Y otra v e z , ( 2 . ) el Señor d e las virtudes él mismo es el R e y de la G l o r i a . Pues por la fortaleza de Dios habia d e ser anunciado el que siendo Señor de

( 1.) Psalmo 23. ( 2 . ) v En el mismo lugar*


Cf3l1 de las v i r t u d e s y Poderoso en la b a t a l l a , venia á las guerras contra las potestades aereas. R a p h a e l también se interpreta , c o m o d i x i m o s , medicina de D i o s : porque quando tocó los ojos de T o b í a s ( c . ) c o m o por oficio de c u r a c i ó n disipó las tinieblas de su c e g u e d a d . Pues el que es embiado á c u r a r fue d i g n o que se llamase medic i n a de Dios. ( 2 v ) Pero porque tocamos

(i.) Tobías 2. (2.) En la misma substancia habla el Máximo Doctor San Gerónimo en el libro primero de los Comentarios sobre Daniel capitulo ocho sobre las palabras

Et audivi

vocem

viri,

.di-

ciendo asi: * El varón justo, qu¿ mandó á Gabriel que hiciese que Da?iiel entendiese la visión, los Judíos juzgan fué Miguel. T consiguientemente , porque la visión era de batallas y de contiendas de Reynos, Gabriel que es el Preposito de las batallas se


caraos con la interpretación los nombres de los A n g e l e s , ahora resta que hablemos brevemente exponiendo los vocablos de sus oficios. Se llaman V i r t u d e s aquellos Espíritus ^ por los quales se hacen mas freqüentemente los portentos y milagros. Se llaman también Potestades los que en su o r den han recibido mas poderosamente que mi

->

.

.

j

>.

emplea tste oficio. Porque Gabriel se traduCe en nuestra lengua, la fortaleza o el robusto de Dios. Por donde también en aquel tiempo en -que había de nacer el Señor, é intimar la guerra á los Demonios, y triunfar del mundo , Gabriel vino á Zacharias y á María : y despues en los Psalmos leemos del Señor triunfante: ¿ Quien es este Rey de la Gloria ? El Señor fuerte y Poderoso, el Señor fuerte en la batalla , 'el mismo es el Rey de la Gloria. Mas siempre que es necesaria la medicina y sanidad > es embiado


1 , que los d e m á s l a gracia, de que esten sujetas á su d o m i n i o las virtudes c o n t r a r i a s , r e f r e n á n d o l a s con su potestad , para que no puedan tentar tan* to c o m o quieren los corazones de los hombres. Se llaman también Principad o s los que presiden a u a á los mismos buenos Espíritus de los Angeles , los quales quando disponen las cosas que han de e x e c u t a ? sus, subditos t pri ti-

biado Rafael que se interpreta: la curación ó medicina de Dios, significando la interpretación de su nombre, que en Dios está la medicina, verdadera Pero donde• se prometen cosas prosperas al Pueblo, y es necesario lo que• nosotros podemos llamar en. nuestro idioma Proptciicion ó Expiac i ó n , es destinado Miguel, el qual se

interpreta:

¿ Quién

como

para que se dé á entender, no sino Dios puede ofrecer siacion ó Expiación•

Dios?

que ningula Proph


[i34l p r i n c i p a n , ó exercen su principado en ellos para que se cumplan los Divinos Ministerios. M a s se llaman D o •urinaciones los que todavía trascienden ó sobrepujan con alta desemejanza aun á las Potestades de los P r i n cipados. Porque p r i n c i p a r , es existir el primero entre o t r o s : pero dominar es poseer también á qualesquiera subditos. Pues aquellos Esquadrones de Angeles que sobresalen con un m a r a villoso p o d e r , se llaman D o m i n a c i o n e s , por quanto los demás les están sujetos para obedecer. M a s se llaman también Thronos aquellos E s q u a d r o n e s , á quienes preside siempre Dios Omnipotente para exercer los juicios. Pues porque en nuestro idioma llamamos asientos á los T h r o n o s , se llaman T h r o nos de Dios aquellos que están llenos de tan grande gracia de la Divinidad , que en ellos tiene su asiento el S e ñ o r , y por ellos decreta sus juicios. Por lo que también por el Psalmista se dice : ;


ce: ( r.)

Te asientas

sobre el

Tkrone

tu que juzgas la equidad. El Q u e r u bín se llama plenitud de ciencia : porque están líenos de tanto mas perfecta c i e n c i a , quanto contemplan mas de c e r c a la c l a r i d a d de D i o s , de suerte que según el m o d o de la criatura sepan plenamente todas las c o sas con aquel m o d o con que se acercan por el mérito de la dignidad á la visión de su C r i a d o r . T a m b i é n se l l a m a n Serafines aquellos Esquadrones de Santos E s p í r i t u s , que por la sing u l a r c e r c a n í a á su C r i a d o r arden en i n c o m p a r a b l e amor suyo. Pues Serafines se llaman los que arden ó e n c i e n d e n . L o s quales porque están tan conjuntos á D i o s , que entre ellos y D i o s no intervienen otros algunos Esp í r i t u s : tanto mas a r d e n , quanto lo ven mas c e r c a n a m e n t e . C u y a llama c i e r t a m e n t e es ei a m o r , porque quan*

( i.)

Psalm.

9.


to mas sutilmente miran la claridad de su D i v i n i d a d , tanto mas fuertemente se encienden en su amor. i Pero que nos aprovecha ( prosigue el Santo Doctor ) tratar estas cosas de los Espíritus A n g é l i c o s , sino procuramos también sacar de ellas nuestro aprovechamiento con la c o n veniente consideración ? Pues porque aquella Soberana Ciudad se compone de los Angeles y de los h o m b r e s , á la qual tantos creemos que han de subir del genero humano , quantos Angeles elegidos quedaron a l l i , s$gun está escrito : Estableció los términos de las gentes según el numero de los Angeles de Dios: debemos también nosotros sacar alguna cosa de aquellas distinciones de los C i u d a d a nos del Cielo para el uso de nuestra conversación , é inflamarnos á nosotros mismos, con buenos deseos, p^ra les incrementos de las virtudes. Pues porque se ere? que ha de subir alia tanta multitud de hombres f quan*

ta


ta multitud quedó de A n g e l e s : resta que también los mismos h o m b r e s , que v u e l v e n á la Patria C e l e s t i a l , imiten alguna cosa de los Esquadrones de ella al v o l v e r allá. Porque distintamente convienen las conversaciones de los hombres a los Ordenes de cada uno de aquellos E s q u a d r o n e s , para que se destinen á su suerte por la semejanza de su c o n v e r s a c i ó n . Porque h a y muchos que a l c a n z a n cosas pequeñas , mas sin embargo no desisten de anunciar piadosamente á sus hermanos estas mismas cosas pequeñas. E s t o s pues corren á entrar en el numero de los Angeles. Y hay algunos que por el Don de la Divina largueza se aventajan en comprehender y a n u n c i a r los sumos secretos Celestiales. i Á donde pues se destinan estos sino al numero de los A r c á n g e l e s ? Y h a y otros que hacen cosas a d m i r a r b l e s , o b a n poderosamente los m i l a gros. ¿ Á donde pues convienen • estos sino á la suerte y numero d« las Virtudes


[135] tudes Soberanas? V h a y algunos que aun ahuyentan los malignos espíritus de los cuerpos obseso», y los arrojan con la viriud de la O r a c i ó n , y c o n la fuerza de la potestad recibida. ¿ Á donde pues corresponde su m é r i t o , sioo en el numero de las Potestades C e l e s t i a l e s ? Y hay algunos que con las virtudes recibidas trascienden aun los méritos de los hombres elegidos , O y siendo mejores que los buenos , principan también á sus hermanos elegidos. ¿ A donde pues reciben estos su s u e r t e , sino entre los números de los P r i n c i p a d o s ? Y hay algunos que de tal modo dominan en sí mismos á todos los vicios y á todos los des e o s , que por el mismo derecho de su limpieza se llaman dioses entre los h o m b r e s ; por donde á M o y s e s se di'

ce:

( i.)

Dios

Mira

quet te he

de Faraón.

( i. ) Exod.

¿A

7.

constituida

donde pues corren


['391 ren estos sino al numero de las D o m i n a c i o n e s ? Y hay algunos que d o minándose á si mismos con v i g i l a n t e c u i d a d o , y examinándose con s o l i c i ta intención , e s t r i v a n d o siempre en el temor D i v i n o , reciben por don de la virtud , el poder también j u z g a r r e c t a m e n t e á los demás. A c u y a s a l m a s siendo ciertamente familiar la D i v i n a c o n t e m p l a c i ó n , preside el Señor en estos c o m o en su T h r o n o par a e x a m i n a r los hechos de los o t r o s , y para cíisponer maravillosamente t o das las cosas desde su asiento. ¿Qué 1 son pues estos sino T h r o n o s de su C r i a d o r ? ¿ O á donde se destinan sino <»1 numero de h>s asientos Soberan o s ? Por los quales siendo • gobernada la Süíita Iglesia muchas veces son j u z g a d o s aun los e l e g i d o s sobre a l g u nas fljquezss suyas. Y hay algunos que están 11*nos de tan grande dilecc i ó n QQ D i o s y del p r o x i m o , que c o n razón se llaman Querubines. Pues p e r q u é , c o m o hemos d i c h o , Queru-


[r4ol bm se llama plenitud de c i e n c i a , y por San Pablo sabemos que la plenitud de la ley es te C a r i d a d ; ( i . ) todos los que están mas llenos que los demás de la C a r i d a d de Dios y del proxirno^ han recibido la suerte de sus merinos en el numero de los Querubines. Y hay algunos, que e n cendidos con las hachas de la S o b e rana c o n t e m p l a c i ó n , solo anhelan en el deseo de su C r i a d o r : nada desean y a en este m u n d o : se apacientan con solo el amor de la. E t e r n i d a d , desprecian todas, las cosas t e r r e n a s , trascienden con la mente todas las cosas temporales % aman y a r d e n , habland o encienden también á los o t r o s , y á los que llega su palabra a l punto hacen arder en el amor de Dios. ¿ C o mo llamaré pues a estos sino Serafin e s , c u y o corazon c o n v e r t i d o en fueg o luce y abrasa;, porque iluminan los

(i.)

Rom.

13.


los ojos de las almas

para

las cosas

S o b e r a n a s , y purgan e l orín de Jos v i c i o s c o m p u n g i é n d o l o s en los l l a n t o s ? ¿ P u e s ios que estao tan inflam a d o s en el a m o r de su C r i a d o r i donde recibieron la suerte de su v o c a c i ó n sino en e l numero d e los S e rafines ? P e r o al d e c i r y ó « t o , hermanos c a r í s i m o s ( p r o s i g u e el S a n t o ) , entrad dentro de v o s o t r o s m i s m o s , e x a m i nad los m é r i t o s y pensamientos d e vuestros interiores. V e d si h a c é i s y a a l g u n a c o s a de bueno dentro de v o s o t r o s , ved si encontráis la suerte d e vuestra Vocacion en el numero <Jc estos Esquadrones de que brevemente hemos t r a t a d o . M a s j a y ! de aquella a l m a que o o reconoce en sí alguna c o s a de estos bienes que hemos enumerado. Y todavía le amenaza mas f a t a l a y í si entiende hallarse privad a de los d o n e s , y de ningún modo g i m e . Q u a l q u i e r a pues que es tal %

hermanos m i o s ,

ha

de

ser muy ge-

mido


fM*r ipido porque no gime. Consideremos pues los dones recibidos por los elect o s , y con la virtud que podemos anhelemos al amor de tan grande suerte. El que de ningún modo reconoce en si la gracia de los dones, g i m a . M a s el que conoce en sí los m e n o r e s , no embidie á otros los m a y o r e s : porque también aquellas soberanas distinciones de los Bienaventurados Espíritus de tal modo fueron c r i a d a s , que las unas sean preferidas á las otras. M a s se dice que D i o n i sio A r e o p a g i t a , antiguo y Venerable P a d r e , decía que de los Esquadrones d e los Angeles menores son embiados afuera para cumplir un m i n i s t e r i o , ó visible ó i n v i s i b l e m e n t e , á saber que para los humanos consuelos v i e nen los Angeles ó los Arcángeles. Porque aquellos Superiores Esquadrones nunca se apartan de las cosas i n t i m a s : porque aquellos que se a v e n t a jan á los o t r o s , de ningún modo tienen ei uso del ministerio exterior. A lo


[*43} lo qual parece ser c o n t r a r i o lo que Isaías d i c e : ( i . ) Y v o l ó á mi uno de los S e r a f i n e s , y en su mano la brasa que habia t o m a d o con una tenaza del A l t a r , y t o c ó mi b o c a . Pero en esta sentencia del Profeta quiere entenderse , que aquellos Espíritus que son e m b i a d o s , reciben el v o c a b l o de aquellos , c u y o oficio c u m p l e n . Pues ei A n g e l que lleva el carbón del A l i a r p a i a q u e m a r los pecados de la l o c u c i ó n se llama S e r a f í n , el qual se d i c e i n c e n d i o : M a s á este sentido se c r e e también que f a v o r e c e sin inconv e n i e n c i a aquello que se dice por Da~ n i e l : ( 2 . ) M i l l a r e s de millares le ministraban : y d i e z mil veces cien mil le asistían. Porque "una cosa es m i n i s t r a r , y otra a s i s t i r : porque estos administran á Dios , que salen para nosotros con a n u n c i o s : mas asisten los que de tal m o d o g o z a n de la coatem- >

(1.)

Isaías

6,

(a.)

Daniel.


t!44]| templacion i n t i m a , qu« no son embiados á cumplir las obras de afuera. Pero porque en algunos lugares de la Sagrada Escritura hemos aprendido que algunas cosas se hacen por los Querub i n e s , y algunas por los Serafines: si estas cosas las hacen por s í , ó si son hechas por los Esquadrones i n f e r i o r e s , los quales, c o m o está d i c h o , en lo que vienen de parte de los m a y o r e s , t o man los Vocablos de los m a y o r e s , nosotros no queremos afirmar lo que no aprobamos con abiertos testimonios. Per o esto sabemos c e r t i s í m a m e n t e , que para cumplir el ministerio de a r r i b a , unos Espíritus embian á o t r o s , testific á n d o l o el Profeta Z a c h a r i a s que d i ce t ( w ) V e d aqui el Angel que h a blaba c o n m i g o salia : y ved aqui otro A n g e l salia á su encuentro y le d i j o : C o r r e y habla á ese mozo d i c i e n d o : Sin muro será habitada Jerusalen. Pues quanÉl

I

(i.)

i

~.L .1

Zach.

—.

m,¿A,,mv

2.

I

•••


q u a o d o el A n g e l dice al A n g e l , cÓfri y habla : no h a y duda que el uno e m b i a al otro. Pero son menores lo¿ que son e m b i a d o s ; y m a y o r e s ' f ó s rfué embia n. M a s esto también ten'em'óls c i e r t o de los mismos Esquadrones qéé son e m b i a d o s : que aun q u W d o víe^ 1 nen á n o s o t r o s , deel tal plen exteriormente m i hmodo l s V é r'i ocuin o t f éDO obstante nunca faltati 0 intendr!mca^ te á lá c o n t e m p l a c i ó n . Softr pues eín- : biados * y asisten? • p o r q u é ' t i n q u e c i r c u n s c r i p t o eP Espíritu 7 A n g e l i c é pero e l mismo r -'Sumo E s p i r i t u , Lqí(e es Dios , ' no es 4 difcuns^ttp < ¿S. J Y a5Íf los A o g e l e s aun sien do erh&aíjós v W t a n también delante* del ^ i t t f r o ' } poique á qualquiera parté ^íié"; vengan! e m b i a d o s § "corren 1 déntro d e l 1 ' mi<nloL Se h a de- s a b e r también lq:tíé m u c l u s v e c e s los mismos5 'Ordenes d'e los Espiritus^-i'Bienaventurados/ sé apropian I6s v o c a b l o s d e n l o s O d e r í e s vecino^. 1 Pues diximos que los T h r ó n o s , á s ^ ber loV ^ i é n t o ^ d e ^ D i o s , - - s o n ' u n oí¿jüúi\ K den


[i4«] den especial de Espíritus Bienaventur a d o s , y sin embargo por el Psalmista se d i c e : El que te asientas so-

bre

los

Querubines , aparecete : por-

gue es de saber que quando en las prismas distinciones de los E s q u a d r o nes , los Querubines se juntan con los T h r o n o s , se dice también que el S e ñor se asienta sobre los Querubines por la iguajdad del Esquadron v e c i no. " P u e s en aquella Soberana C i u d a d de tal moda , son algunas cosas ^especiales de a l g u n o s , que sin e m b a r g o sean comunes de t o d o s , y lo que t p d a uno tiene en en , parte lo posee todo en el otro orden. Pero no se nombran comunmente con un mism o v o c a b l o , porque f .aquel orden se ha de llamar con ,el:. nombre p a r t i c u lar de c a d a c o s a , que ha recibido él Don de ella e e s mas plenitud. Pues los Serafines diximus significar;i n c e n d i o , y sin embargo todos arden: juntamente en el a m y ^ del ;Criador^ M a s diximos ser PÍ$ti

nuud


rj&W] xiitud de c i e n c i a : y sin embargp quién ignorará alli alguna c o s a , donde todos juntamente ven á Dios que es la misma fuente de la ciencia ? T a m b i é n se llaman T h r o n o s aquellos Esquadrones á quienes preside, el C r i a dor : ¿ pero quien puede ser Bienavent u r a d o , si su C r i a d o r no preside á su m e n t e ? Las. cosas pues que todos tienen en p a r t e , se atribuyen con nombre particular á aquellos que han r e c i b i d o mas plenamente el Don de ellas. Pues aun si algunas cosas a l l | tienen algunos de suerte , que no puedan tenerse por o t r o s : asi c o m o las D o m i n a c i o n e s y Principados se l l a m a n con un nombre e s p e c i a l , todas a l l i son de c a d a uno de e l l o s , porque por la c a r i d a d del espíritu se tienen por el uno en los otros, p e r a v e d aqui que mientras g i m a m o s ( ó i n q u i r i m o s ) los secretos de los C i u d a d a n o s C e l e s t i a l e s , nos nemas apart a d o lexos del orden de nuestra e x posición. Suspiremos pues á aquellos


de quiénes hablamos | pero volvamos á nosotros. ' 'Ptrés debamos acordamos de que 'soupos'. c a r n e . ' ^Call^mps ^ptre^ tanto de los iséprétos ¿el C i e l o ; pero delante de r lo¿; ojos del Criador con la mano, de 'la penitencia limpiemos las m a n c h a s ' de ñue^ró polvo. > V e d aqui la riltémá D i v i n a misericordia promete diciendo ( . G o z o habrá r en el Cielo ^or un pecador que ' h a ga : penitencia : y ' s i n , embargo el Señor - d i c e por el Profeta : en qnalquier dia que> peéhre el A j u s t o , todas 'su$> justicias estaráp en olvido delante f de mí ( Contemplemos si pocemos l a dispensación de Ú Soberana piedad que <8e?os que están en pie si caveren arneí] , ázá , tal p e n a : más a ios , Uh i .)kftLO Y t ? • * c a í d o s , para que deáee.n l e v a n t a r s e , promete la 'misericordia: A aqtieiHos atemoriza , : para qfieP 4 no; presuman en los bienes: á %stos álíenta para que • ,n?. '' no Li n (i.)

Lu¿.

i


[*49] no desesperen en los males. Eres just o ? teme, la ira para que no caigas : eres p e c a d o r ? confia er* l a misericordia para que te levantes. M a s ved aqui que y a c a y m o s , no pudimos es-' t a r en p i e , y a c e m o s en nuestros malos deseos. Pero el que nos crió rectos , t o d a v í a e s p e r a , y nos convida á levantarnos. A b r e el seno de su p i e d a d , y .procura recogernos para sí por la penitencia. Pero no podemos h a c e r penitencia d i g n a , sino conocemos también el modo de la misma penitencia. Pues hacer penitencia e s , l l o r a r los males c o m e t i d o s , y no cometer los que se han de llorar. Porque el que de tal suerte llora los unos , que n o obstante c o m e t a los o t r o s ; t o d a v í a ó disimula, ó ignora eí* h a c e r penitencia. ¿ Pues qué aprovecha que alguno llore los pecados de la . l u x u r i a , si sin embargo todav í a anhela con el ardor de la a v a r i c i a ? ¿ O qué a p r o v e c h a que llore, y a las culpas de la i r a , si sin embargo se'


[<5<>J sf consume con el fuego de la envidia ? Pero es m u c h o menos lo que d e c i m o s , que el que llora los p e c a dos ao cometa los que se han de l l o r a r , y el que llora los vicios t e ma. Porque se ha de pensar m u c h o , que el que reconoce haber cometido las cosas ilícitas , procure también abstenerse de algunas l i c i t a s : para que por este medio satisfaga á su C r i a d o r , y quien cometió las cosas p r o h i b i d a s , deba apartar de si mism o aun las c o n c e d i d a s , y se reprehenda en las cosas menores el que reconoce haber delinquido en las mayores. DE LA GUARDA DE LOS ANge/es. Sacado de la Scgunda Parte de la Practica del Catecismo Romano y Doctrina Ckristiana del V. P. Ensebio Nieremberg de la Compañía de Jesús. E n t r e los ¡numerables beneficios que de la liberalisirna mano de D i o s he-


hemos r e c i b i d o / uno m u y singular, y por el qual debemos ser muy agrad e c i d o s , es habernos d a d o por T u t o r e s , y G u a r d a s nuestros á aquellos Espíritus S o b e r a n o s , que le están viendo claramente. Para entender mejor este b e n e f i c i o , se debe a d v e r t i r , que la P r o v i d e n c i a D i v i n a dispuso con tal orden las c o s a s , que las inferiores dependan de las s u p e r i o r e s , y fuesen gobernadas por e l l a s ; y asi como el h o m b r e ( q u e consta de m a t e r i a , y e s p i r i t u ) depende ( s e g ú n su cuerpo material ) de otros cuerpos superior e s , y mas p u r o s , asi fue conveniente que de su espiritu c u i d a s e o t i o Espiritu mas S u p e r i o r , y noble. Y asi á c a d a hombre luego que n a c e , señala Dios, un Angel que le guarde , y asista, lo qual es un argumento m u y grande de su bondad : pues para unas criaturas tan miserables señal a por A y o s , no solo naturalezas tan n o t a b l e s , y e x c e l e n t e s , pero que son s a n t í s i m a s , y que están g o z a n d o de . JC-3

SU


[15*1 su D i v i n a presencia, y. si se m a r a v i lla el Real Profeta D a v i d de la bondad de D i o s , en que se acordase del h o m b r e ; ¿quanta razón será y que nos m a r a v i l l e m o s , que cuydáse tanto de é l , que n o . s o l o criase para su s e r v i cio. todos los .elementos , y quanto h a y en e l l o s , siao también le diese en guarda los Angeles del C i e l o ? Para estimar mas a s t e f a v o r , se. debe considerar la excelencia de la persona del A n g e l , y los oficios que hace con nosotros. Es taxi s u b l i m e , y hermosa la naturaleza A n g é l i c a , que un A n g e l solo que v i o D a n i e l , con ser aquel A n g e l del Ínfimo C o r o , no pudiendo el Profeta sufrir el resplandor que echaba de s í , quedó a t o n i t o , y sin habla de pura a d m i r a c i ó n , y espanto. Y San Anselmo d i c e , que si se tornaran las Estrellas del Cielo en otros tantos S o l e s , sobrepujára al resplandor de tantos Soles juntos la hermosura , y claridad de un solo A n g e l . Pues estas naturalezas tan admirables * estas


['58]

estas personas t?n nobles andan á till a d o , te acompañan en todo lugar j¡ y . mirap por tu bien con toda d i l i g e n c i a , y c, tanta presteza , y prontitud , que para significarlo la Sagra-, da E s c r i t u r a , nos pinta á les A n g e les con alas t y los compara al v i e n to. C o e o c e , p u e s , , quanto debes ' á ' D i o s , pues te ha d a d o tan excelen- v t e s , y cuidadosos v A y o s : conoce el? a m o r , y «estima que tiene Dios de:> tu a l m a . ¿ P e r o qué m u c h o , que pues asi a m ó Dios á ' los h o m b r e s , que por su bien dió á . s u H i j o , les diese también los c r i a d o s . d e su C a s a ? - Esta guarda que tienen los A n g e les de los hombres , consiste en muchos beneficios que nos h a c e n ; quitándonos de las ocasiones de p e c a r , repr'ehendienionos con los Santos pens a m i e n t o s , que nos inspiran , los pec a d o s p a s a d o s , par-a que . los llorem o s , y estemos mas cuidadosos contra los futuros. Y , asi un Angel com o se d i c e en t e l . libro de 'los j u e - . ees,


,054] e e s , reprehendió sus culpas á loi de I s r a e l , para que pidiesen perdón de e l l a s , y con lagrimas las lavasen. A paríannos de peligros de pecados p r e s e n t e s , como á L o t h , que fue sa* c a d o por los Angeles de Sodoma. Estorvan los pecados f u t u r o s , por lo qual á B a l a a n , que iba á maldecir á los I s r a e l i t a s , r e t a r d ó , y detubo un Angel. Reprimen la fuerza del d e m o n i o , para que no nos venza. Y asi el Angel San Rafael ató al demonio Asmodéo. Disminuyen la f u e r z a de la c o n c u p i s c e n c i a , en cuya significación se d i c e , que el Angel que l u c h ó con J a c o b , tocándole un nervio del m u s l o , se le secó. Traennos á la memoria santos pensamient o s , y la Pasión de el Hijo de Dios. Por eso el Angel que v i ó Ezequiél señalaba á los justos con el T a u , que e r a la señal de la C r u z . Encienden los hombres en amor de D i o s , y asi un Serafín voló á purificar á Isaías con una brasa encendida. Con> suelan


suelan á los h o m b r e s , c o m o sucedió al Profeta Z a c a r í a s , que d i c e : El A n g e l de el Señor me habió palabras de o o n s o l a c i o n ; y no solamente cuidan de nuestra a l m a , pero también de el c u e r p o , y nos amparan en los peligros de la v i d a . E l i s é o mostró á su C r i a d o G i e z i , quando estaba temb l a n d o de los Soldados de Syria , grandes Esquadrones de A n g e l e s , que les venido á a y u d a r , y D a v i d d i x o , que el A n g e l de el Señor andaba al r e d e d o r de los que le temían. Un A n g e l libró al R e y n o de Judéa de la tiranía del R e y S e n a c h e r i b , y San R a f a e l dió el remedio corporal con que sanase el Santo Tobías. N o se contentó la Providencia Divina , y amor que tiene Dios á los h o m b r e s con dar á cada uno un An#el que je g u a r d e , y haga con él estos b e n e f i c i o s , y otros m u c h o s buenos o f i c i o s , sino fuera de eso ha señ a l a d o otros Angeles de g u a r d a de las C o m u n i d a d e s , de las C i u d a d e s ¿


. IWD. de las P r o v i n c i a s , de los. R e y n o s , para que miren por ellos. Y su Iglesia ha encomendado á San M i g u e l , que es un' Espiritu e x c e l e n t í s i m o , y nobilísimo , y lleÜB . de muchas g r a c i a s , y Dones sobrenaturales. De todo esto ha de sacar el Christiano dos cosas. La p r i m e r a , ser muy a g r a d e c i d o á Dios por la amorosa P r o v i dencia que de nosotros t i e n e , y aprec i a r mucho la s a l v a c i ó n , y estimar su a l m a , pues vemos que el C r i a d o r la estima en t a n t o , como lo dice San Geronimo. G r a n d e por cierto es la dignidad de las A l m a s , pues c a da una tiene un Angel deputado para su g u a r d a , desde el punto que ftace. L o s e g u n d o , debemos ser agradecidos á los mismos A n g e l e s , por los beneficios que nos h a c e n , y c u i dado que tienen de nosotros. Este agradecimiento debemos mostrar en oir sus inspiraciones, y serles muy o b e d i e n t e s , á lo qual nos exorta el S e ñ o r , d i c i e n d o : M i r a que yo embié C2

J*

'

'

<

Á


-i <Ai » i t1571 h n < á , u n A n g e l ' m í o que te g u i $ > r y g u a r d é en el c a m i n o , / y te l l e y g tiesta la m u e r t e en el l u g a j .que y o ¿ e . dispuesto , r e v e r e n c í a l e , y[t o y e su- v o z , y *no pienses' que e$f para ser ¿nenosprec i a d o , porque a ó r t e perdonara qtiaa"tío p e c a r e s , y mi. nombre esta, en él,: ' m a s si o y e r e s su v o z , y hi/cie^:es top d o lo que 1 y o d i g o , seré e n e m i g o dp tus e n e m i g o s , y a f l i g i r é á , les que tp A f l i g e n r y , irá mi A n g e l . á e ^ n t e de l hemos "de ; mostrar este ? También a g r a d e c i m i e n t o en no p e c a r , ni h a tei d e l a n t e de ellos cosa que les ofet|*dar, porque es p^rdpr.les el. r e s p e t o , y "¿Si ra c oVA.'V n s e j a i- SanJ B eIIr n a• r d o . :V OÁ ñrd a c o-a n

g t a n r e c a t o , porque ?stán p r e s e n t e s & "donde estás los A n g e l e s ^ á los q u 4 f p está m á n d a d ó que te g u a j e o iSfilók 'tus c a m i n o s . En quaiquier p a r r *te que m o r e s , e n q u a l q u i e r rincón que ^ s t é s , ten r e v e r e n c i a á tu A n g e l , n9 Y¿ ; a t r é v á s a h a c e r , e s u n d o él presante ,'"10 qué no te a t r e v i e r a s si y o te' L v'ierÍ; u C h r i s t o ' n u e s t r o S a í v a d o d ri c enos


¡>53] d i c e en el E v a n g e l i o ; que no d e s preciemos á ningún n i ñ o , porque los Angeles de su G u a r d a ven la car£ de Dios Padre. Pues si una criatura no se ha de d e s p r e c i a r , por reverencia de su A n g e l : ¿ q u a n t o menos ei mismo A n g e l ? Ultimamente debe c a d a uno tener particular devoción con el A n g e l de su G u a r d a , encomendándose c a d a dia á é l , pidiéndole su f a v o r , y a y u d a , y haciéndole entre año algunos particulares s e r v i c i o s , y quando está en p e l i g r o , l l a mándole, y invocándole, para que ños a y u d e en él. A m e m o s , ' p u e s , á los A n g e l e s , dice el mismo San B e r r n a r d o , como c o n * l o s que hemos cíe ser herederos juntamente de* el R e y Tiio de los Cielos , y entre tanto son nuestros v a l e d o r e s , y T u t o r e s , c o n s tituidos por el Padre Eterno , para que nos g o b i e r n e n , y g u a r d e n : ¿ y qué es lo que pódemos temer con tales guardas , ~ q u e ni pue'den ser ven» cidos,

ni'engañados,

viujvn

y menos

VJUI

pue-j Sea


_ ,CT59] den engarrar, los quales nos guardan en todos nuestros caminos ? Fieles son, prudentes s o n , poderosos son': ¿ Q u é temblamos ? Sol© hemos menester que les s i g a m o s , y o b e d e z c a m o s , y nos unamos con ellos. I HTMNOS DE LOS SANTOS ANge/es Custodios. De la traducción arriba dicha por Don Juan Bautista Solar abuL í

A

Vísperas y Maytines. Por Custodios del hombre celebramos A los Angeles^ S a n t o s , á los quales D e l Padre Celestial tener logramos Por fieles c o m p a a e r o s los m o r t a l e s ; ) P a r a q u e . asi ericemos el castigo Q u e traza con su ardiJ nuestro eoemigo* Porque el ángel traidor mas alevoso,* . Q u e desde el C i e l o fue p r e c i p i t a d o , Del. h o n o r , que gozaba v e n t u r o s o , C o n razón y justicia d e s p o j a d o , ¡4 L l e n o de e n v i d i a intenta con a n h e l o , } A los que l l a m a Dips ¿ e c h a r del Cielo; v • Ven


frtfef iVen pues a c á , Custodio- v i g i l a n t e , J E n un rápido v u e l o , ' d e s t e r r a n d o D e la Patria , que guardas tan amante^ Los m a t e s - d e l a s - a l m a s , y apartando L o que á sus moradores por dañoso' Les impide el sosiego y e l - r e p o s o . Sea á la T r i n i d a d Santa y Sagrada^ A l a b a n z a y honor p e r p e t u a m e n t e , * Por c u y a Providencié es gobernada i L a tierra , d mar y el C i e l o 'sabiamente, Y c u y a gloria excelsa y admirable R e y n a tiempo y espacio interminable, : -A'meA. uúíf • j

A

Laudes.

R e c t o r de las Estrellas s e m p i t e r n o , * Que cori *sumo p<3d e-r á quanto - existe Criaste de'- ; la nada 'y* él *ser - diste , 1 ^ p r ó d i g o - d i r i g é '-k'b* gobierno : :<i Al. congreso ueJ +1 eftí i ide íe d u p l i c a , ' Confesándose reo -, f faVorece Y pues l a ' l u z del - dta ya a p á V e c e , 4 N u e v a 'íúfc á las 'ákVíás cbmifoica. El' A h g é í ; - ' q u e ncíPíiene^ d e z m a d o Para nuestra c u s t o d i é , acá dessie'ndaí* r: .7 Y


[tfí] y nos g u a r d e , nos libre y nos defienda D e l c o n t a g i o perverso del pecado. D e l infernal dragón Jas sugestiones A h u y e n t e á los parages mas estraños, N o sea que en la red de sus engañes E n l a c e los incautos corazones. » D e nuestra Patria arroje con violencia D e l enemigo el miedo p a v o r o s o , Ponga en ella quietud , paz y reposo, a h u y e n t e , todo mal y pestilencia. ;Y Sea alabanza al Padre S o b e r a n o , E l qual á los que el Hijo ha r e d i m i d o , Y el Espíritu Santo amante u n g i d o , v Por los A n g e l e s tenga de su mano. Amen. TRADUCCION CONVIDA

A

D E L S A L M O 65. TODOS

A

brar y á adorar d Dios, tantos beneficios al mundo, mente á su pueblo. Vara el fin. i . C a p t i c o del Salmo vde la ción. L X V . L

CELEque hace especial) ResurrecMos-


1x62) 3.

4. 5.

6.

f.

Mostrad jubilo á D i o s , toda la tierra: Can Salmos alabad su Santo N o m b r e , Y dad gloria también á su alabanza, Decid á D i o s , S e ñ o r , ó quan terribles Son tus obras pasmosas y a d m i r a b l e s ! D e vuestro poderío la grandeza Desmentirá tus flacos enemigos, T o d a la tierra adore y os a l a b e : Pronuncie Salmos á tu Santo N o m b r e . Venid y ved de nuestro Dios las o b r a s : T e r r i b l e ciertamente en ios consejos Sobre todos los hijos de los hombres. El que convierte el mar en tierra seca , Y hará que á pie se pase por el r i o i N o s hemos de alegrar alli en el mismo. Q u e en su virtud domina eternamente, M i r a n d o están s u s o j o s ( r . ) l a s N a c i o n e s : Aquellos pues que á tal Señor irritan Q u e no se exalten dentro de si mismos. . vi 8. B e n -

(1.) Los siete Espíritus que están ente el Throno del Señor se llaman Ojos de Dios en el

Apocalypsis.

cap.

5. v. 6.

del


Cl63l Bendecid , 6 N a c i o n e s , al Dios nuestro: Y h a c e d oir la v o z de su alabanza. El que h h o á mi alma respirar la vida: \ no entregó mis pies á c o m e d o n e s . 10. Pues nos probaste, ó Dios: y con el fuego, C o m o la p l a t a , asi nos ensayaste. 1 1 . En el lazo caer nos has d e j a d o , T r i b u l a c i ó n c a r g a s t e á n u e s t r a espalda: 12. Y en las cabezas hombres impusiste. Pasámos por el fuego y por el a g u a : Y y a nos has sacado al refrigerio. 13. En tu Casa entraré con holocaustos, • Á ti ( qual debo') cumpliré mis votos , 14. Q u e explicaron mis labios claramente, Y en mi tribulación habló mi boca. i g . T e ofreceré holocaustos medulosos, Q u a l incienso(i)quemados los Carneros: T e ofreceré los Bueyes con los M a c h o s . 16. V e (1.) Aquella parte de los sacrificios eucharisticos ó pacificas ( d i c e el P. Scio), que debía ser quemada, y resolverse en humo. L e v i t . í í i . 3. 9.


m i

.

16. V e n i d , o í d , y n a r r a r e , 6 todos Los que temeisá Dios, quao grandes cosas Nuestro Señor ha h e c h o coh mi alma. 17. A l mismo y o he c l a m a d o con mi b o c a , Y bajo de mi lengua- le hé e x a l t a d o . 18. Si y o en mi corazon maldad he v i s t o , N o escuchará el Señor mis oraciones. 1 y. Por esto escuchó D i o s , y de mis ruegos Atender á la v o z benigno quiso. 20. Bendito sea Dios , que no ha apartado M i o r a c i o n , y de mi su gran c l e m e n c i a , J

'

*

• w

i < - J

' •

'

MENCION HONROSA QUE HAce de los siete Angeles la Venerable Madre María de Jesús de Agreda, en su Mística Ciudad de Dios. • : E n esta obra qpe trata de las grandezas d é l a Santísima Virgerr M a r í a , la qual ( s e g ú n el D o c t o r iluminado F r a n c i s c o M a y r o n c i t a d o por el V5* á L a p i d e ) : Sé dice y que tiene .'siete Angeles notables, que asisten á su Throno, de cuyo número ^ se dice ser San Rafael \ porque^ asistiendo estos siete Espiritus delante del S e ñ o r , coiisiguien-


siguientemente delante del T h r o n o d e su Santísima M a d r e que se sienta á su d i e s t r a ; exponiendo d i c h a Venerable M i d r e el V e r s í c u l o 9. del C a p i tulo 2 i . del A p o c a l . en el N ú m . 24. del C a p i t u l o 2. lib. 7. de la tercera p a r t e de d i c h a obra d i c e á la letra asi : T vino uno de los siete Angeles, r que tenian, siete Copas llenas de siete novísimos .castigos y me dixo: Ven, y te mostraré la Esposa, que es muger del Cordero. C o n o c í que este Angel , y los demás eran de los Supremos , y c e r c a n o s al T h r o n o de U Beatísima T r i n i d a d ; y que se les habia d a d o especial potestad para casti* g a r la osadía de los h o m b r e s , que cometiesen los p e c a d o s , despues de p u b l i c a d o ai munvio el M i s t e r i o de la Redención , V i d a , Doctrina , y Muerte de N u e s t r o S a l v a d o r , y la e x c e l e n c i a % y p o t e s t a d , que tiene su M a d r e Santísima p a r a remediar á los p e c a d o r e s / que la llaman de todo cora-


c o r a z o n . Y porque con la succesion de los tiempos se manifestarían mas estos Sacramentos con los M i l a g r o s , y l u z , que recibiría el M u n d o ; y con los exemplos-; y vidas de los S a n t o s ; y en particular de los V a r o nes Apostolicos , Fundadores de las R e l i g i o n e s , y tanto número de M a r tyres', y Confesores ; por esto los pecados de los hombres en los u l t i mes siglos serán mas g r a v e s , y d e testables; y sobre tantos b e n e f i c i o s , la ingratitud será mas p e s a d a , y digna de mayores castigos ; y c o n s i guientemente merecerían m a y o r indignación de la digna ira y Justicia Divina. Asi en los tiempos futuros ( q u e son los presentes para nosotros) c a s t i g a d a Dios con rigor á los hombres con plagas n o v í s i m a s , poique serian las ú l t i m a s , acercándose c a d a dia al Juicio final.» Y en el cap. 18. del lib. r . ° parte primera habla también de nuestros

i

An-


[t 6 j l Angeles, en el número 265 que á la letra dice : Estos A n g e l e s , de quien habla en este lugar el E v a n g e l i s t a , son siete de los que asisten especialmente al T h r o n o de D i o s , y á quien su Magestad ha dado c a r g o , y potestad , para que castiguen algunos pe* c a d o s de los hombres. Y esta v e n g a n z a de la ira de el Omnipotente s u c e d e r á en los últimos siglos del M u n d o : pero será tan nuevo el c a s t i g o , que ni antes ni despues en la v i d a mortal se h a y a visto o t i o m a y o r . Y porque estos Misterios son muy ocultos, y no de todos tengo l u z , ni tocan á esta Historia , ni c o n v i e n e a l a r g a r m e en e s t o , paso á lo que pretendo. E s t e u n o , que h a bló á San Juan , es el Angel , por quien singularmente vengará Dios las injurias hechas á su M a d r e Santísima con formidable c a s t i g o ; pues por haberla despreciado con ossdia loca , han i r r i t a d o la indignación de su Ünv ñipo-


[i68] fripotencía. Y por estar empeñada toda la Santísima T r i n i d a d en h o n r a r , y levantar á esta R e y n a del C i e l o sobre toda Criatura, h u m a n a , y A n g é l i c a , y ponerla en el M u n d o por Espejo de la D i v i n i d a d , y medianera única de los mortales , tomará Dios señaladamente por su cuenta vengar las h e r e g i a s , e r r o r e s , y blasf e m i a s , y qualquier desacato c o m e t i do contra e l l a ; y el no haberle glor i f i c a d o , conocido y adorado eü este su T a b e r n á c u l o , y haberse a p r o v e c h a d o de tan incomparable miseric o r d i a . Profetizados están estos c a s t i gos en la Iglesia Santa. Y aunque el enigma del Apocalipsis encubre con obscuridad este r i g o r : pero ¡ ay de los infelices á quienes a l c a n z a r e ! y ¡ ay de m i , que ofendí á Dios tan fuerte y poderoso en c a s t i g a r ! Absorta quedó en el conocimiento de tanta c a l a m i d a d , como amenaza. Y finalmente en los números 268 sobre las palabras del Versículo 11 del


69]

del mismo cap. 2 1 . de! A p o c a l i p s i s : Su luz era semejante á una piedra precicsa como de jaspe: 281 sobre las del vers. 18 y la fabrica de su muro era de piedra de jaspe: Y 284 sobre las palabras del vers. 19 el primer fundamento de jaspe , es digna de verse la explicación del simbolo del j a s p e , - y a por el espejo de esta piedra preciosa con que ( c o m o se dix o arriba)'* se halló en Palermo la I m a g e ñ de San G a b r i e l , Fortaleza de Dios . que anunció á la Santísima V i r g e n M a r i a la Encarnación del Verb o , ya por la sublime idéa qué dá de las excelencias de la gran Señora la misma V e n e r a b l e M a d r e , quien d i ce entre otras c o s a s , que en la vistosa variedad y fortaleza del jaspe se simboliza la v a r i e d a d de virtudes y constancia en p r a c t i c a r l a s , que tubo la Santísima V i r g e n , y la constancia ó fortaleza que le fue infundída en el punto de su Concepción Sant í s i m a , para que con aquel "habito que-


quedara dispuesta por e! discurso de su vida , para obrar todas las v i r t u des con invencible magnificencia y c o n s t a n c i a ; y que en este habito de fortaleza general se le concedió el imperio que perdieron todos los h o m bres contra los d e m o n i o s , por no h a berse conservado en el estado de la i n o c e n c i a , g o z a n d o la Señora de una m a r a v i l l o s a potestad para r e n d i r , venc e r , y sujetar á la antigua s e r p i e n t e , y para poner á todos los demonios un genero de t e r r o r , que huyesen de ella y la temiesen de muy l e x o s , como temblando de acercarse á su D i v i n a p r e s e n c i a , y los arrojaba repetidas veces á las cabernas infernales. Y que la variedad de los VÍSDS , y colores con sus s o m b r a s , que contiene el j a s p e , dicen la humanidad inefable con que estaban disimuladas y acompañadas todas las g r a c i a s , y excelencias de esta gran R e y n a ; porque siendo d i g na M a d r e de su C r i a d o r , esenta de toda m a c u l a de p e c a d o , y i m p e r f e c ción


« i o n , se o f r e c i ó á la vista de los h o m b r e s c o m o tributaria y con sombras de la común ley de los demás hijos de A d á n , sujetándose á las l e y e s , y penalidades de la v i d a común, c o m o en sus lugares diré. Y discurre sabiamente sobre las palabras citadas a r r i b a del A p o c a l i p s i s que manifiestan haber el Angel levantado en espíritu al Santo Evangelista á un grande y alto Monte para mostrarle la Ciudad de Dios que descendía del Ciclo : " Q u e para ver y entender tan soberanos M i s t e r i o s , fue l e v a n t a d o en espíritu el E v a n g e l i s t a á un alto monte de santidad y l u z ; porque sin salir de si m i s m o , y levantarse sobre ta humana flaqueza , no los pudiera entender ; c o m o por esta causa no los e n t e o d e mos las criaturas i m p e r f e c t a s , terrenas y abatidas. REFLEXIONES yoseph Francisco Leonardo Lesio,

DE LOS de la Reguera sobre los daños

PP. , y que


suceden ción del encargo acerca

á los Pueblos por la substracpatrocinio de los Angeles, y de San Francisco de Sales de la devocion á los mismos.

N i será fuera de proposito hacer aqui mención de algunas reflexiones, que cita el Padre )osef Francisco d e la Reguera , de la C o m p a ñ í a de Jesús ,, en 1 7 0 8 , del docto T h e o l o g o L e o n a r d o L e s i o , para persuadir quan c o n veniente sea dispertar nuestra g r a t i tud dormida ó soñolienta á los c o n tinuados favores que recibimos de los A n g e l e s , y quan temible la substracción de su patrocinio. K Las circunstancias, dice , en que acabamos de vernos en España , parece que las tenia presentes en Flandes casi un siglo antes que l l e g a r a n un docto T h e o l o g o de los mejores y mas a p l a u d i d o s por su gran juicio y erudición. V á d e c l a r a n d o el P. L e o nardo L e s i o , c o m o se v á substrayendo poco á p o c o : por las c u l p a s , la A n g é l i c a p r o t e c c i ó n de las Provincias ¿ o . '

^

y


y R e y nos C a t h o l i c o s , en aquella su p r o v e c h o s a materia , en que de el con o c i m i e n t o de Dios e s p e c u l a t i v o , enseña á subir á amarle prácticamente f y escribe a s i : " Y asi por d e c r e t o de la D i v i n a » Justicia se v á substrayendo poco á poco esta protección ? y se v a n desatando las fuerzas para la ven» g a n z a al d i a b l o , e l qual estaba » anteas c o m o a t a d o , para que por » m e d i o de sus m i e m b r o s , que son » los impíos , y Hereges , mueva » g u e r r a s , ó levante sediciones c o n trá aquel R e y n o , y para que des» t r u y a los p r e s i d i o s ' ó fortalezas con » tjue se p u d i e r a defender , y para *> que i n t r o d u z c a ert él una g r a n d e » confusion & c . t c Si c o p i a r a , prosigue el P. R e g u e r a , t o d o el C a p i t u l o , se tubiera por utio el mas singular de nuestra historia m o d e r n a , escrita menudamente c o n quantas adversidades hemos pasad o , p r i n c i p i o s , c a u s a s , y ocasiones las-


[*74] lastimosas que concurrieron para ellas* Pero para los que no tubieren á mano su lio. 13. de las perfecciones D i vinas c a p . 1 0 , quiero apuntar solo uno íi otro de ios malos efectos que observa el P. Lesio de esta substracción : y son los mismos que nos d e x ó padecer por nuestros pecados la p e r m i s i ó n , ó el decreto de la D i v i na Justicia. " Si se propone por a l g u n o a l g o » de buen c o n s e j o , por otro se desr: » t r u y e con capciosas razoncillas » si se ofrece alguna ocaston de h a » cer "bien una c o s a , ella ó no se » a d v i e r t e , ó se deja por causa d e » algún pequeño g a s t o , ó no se sa^ » be el modo de usar de ella. Los » peligros que amenazan no se *> p r e v e e n , ó se estiman en poco por t> alguna vana e s p e r a n z a , ó persua^ » sioo f a l á z . Se introducen los t r a i » d o r e s , que manifiestan á los e n e » migos el, estado de las cosas y se-, » cretos.....,*. Se levantan sediciones mili-


» nriilítare» ^ c o a las quales despues w que la P r o v i n c i a ha sido destruí»da, y aumentadas las fuerzas de » los e n e m i g o s , hay que derramar » muchísimo d i n e r o , con el que poM dria hacerse la guerra , para que » dejen de hacer daños. " Ahora la Clave. » En fin mientras todos pro» curan sus c o n v e n i e n c i a s , ni nadie » tiene en su corazon el bien publt» c o ^ todas las cosas caminan á la » e x t r e m a perdición» De esto tenemos » muchos exemplos. » Con el nuestro reciente , conc l u y e el P. R e g u e r a , habia s o b r a d o , sin irlos á repasar en J o s e f o , ni en los caso» t r á g i c o s de las historias del Imperio O r i e n t a l , á que nos remite para leer los escarmientos antiguos. " C o n c u y a s reflexiones y otras persuade la importancia de la devocion á los Santos Angeles en su a p r o b a ción de las Exhortaciones á la de los de nuestra g u a r d a del Padre Andrés P o z o , t r a d u c i d a s y compendiadas por


el D o c t o r Don Clemente Sánchez de O r e l l a n a , C a n ó n i g o de Q u i t o , d e d i c a das á la Santísima é Individua T r i nidad , é impresas en M a d r i d en 1708. E l Señor San Francisco de S a l e s , en su introducción á la V i d a D e v o t a , Parte s e g u n d a , C a p i t u l o 16. e n c a r g a se honre é invoque á los San-, tos Angeles diciendo a s i : » Pues nos embia Dios tan á m e nudo las inspiraciones por sus.An-* » geles , también nosotros debemos » por e l , .mismo medio embiarle f r e » cuentemente ; nuestras aspiraciones. » Juntemos nuestros corazones á » estos Celestiales E s p í r i t u s , porque » asi c o m o los Ruiseñores • pequeños » aprenden á cantar c o a los g r a n » d e s , asi por el Santo c o m e r c i o » que tendremos con los S a n t o s , s a » bremos mejor r e z a r , y cantar las » alabanzas . D i v i n a s : Yo cantaré el

>7 Psalmo

(dice

David)

en

presencia


_

[177]

» de los Angeles. « » « w v * » » r> » » w v » » *f *> >#

( i.)

» H a z t e muy familiar con los Ang e l e s , míralos invisiblemente muy á menudo presentes á t i , sobre tod o a m a , y reverencia al de tu O b i s p a d o , al qual estas e n c o m e n d a d o , los de las personas con q u i t a vives , y especialmente el t u y o ' , suplícalos muchas v e c e s , alabalos frecuentemente , y válete de su a y u d a , y socorro en todos tus neg o c i o s , sean espirituales ó tempor a l e s , para que cooperen á tus buenas intenciones. » El gran Pedro F a b r o , primer S a c e r d o t e , primer P r e d i c a d o r , primer L e c t o r de T h e o l o g i a de la C o m p a ñ í a de J e s ú s , y primer compañero de San Ignacio su Fundad o r , viniendo un 'dia de A l e m a nia, donde habia hecho grandes servicios á honra y gloria de núesM "tro

(i.)

Psalmo

137,


f> » » » » » » » » » -» » » » » 99 w 99

tro S e ñ o r , y pasando por este Obispado , lugar de su nacimiento , c o n t a b a , que habiendo pasado por muchos lugares de H e r e g e s , había recibido mil c o n s u e l o s , saludando luego que llegaba á cada Parroq u i a , á los Angeles Protectores de e l l a , los quales sensiblemente h a bia conocido haberle sido p r o p i c i o s , asi para librarle de las e m b o s c a das de los H e r e g e s , c o m o para volverle muchas almas dóciles á recibir la doctrina saludable. Y dec í a esto con tanta d e v o c í o n , que una Señora , entonces doncellita , habiéndolo oido de su b o c a , lo contaba , no ha mas de quatro años ( pero mas de sesenta despues) c o a estremado sentimiento. »

REFLEXIONES SACABAS Especialmente de la Novena del Señor San Rafael compuesta por el V P . Fr. Diego Josef de Cádiz, en honor de los siete Angeles Principes *de quienes


[w] nes trata en común en varios lugares de aquella, con o cas ion de nublar del tercero de ellos el Señor San Rafael. N o puede negarse sip error la-su-* tna importancia de nuestra devocjoti á los Santos que reinan ya con Dio» en la Bienaventuranza , asi porque éíla es un d o g m a ' y a definido eo la: Santa Iglesia ( i . ) * c o m o porque sus u t i l i d a d e s , que son á todos bien n o t o r i a s , lo e v i d e n c i a n . E s t o , q u e t e a t o d o s los Santos es común , g u a r d a da entre ellos la debida proporción , según que es mayor o menor su Resp e c t i v o mérito en la D i v i n a presenc i a , porque no todos' en ella son iguales ( 2 . ) , es sin duda mas di^no d e , nuestras atenciones en los Santos A n g e l e s , y a porque su., n a t u r ^ l e ^ r e x * U

i-(k) (2.)

rinth.

_ V^J'K Concil. Matth.

XV.

41.

Trid. XIIL

¿¿V^úL i Ses. 8, .x

25. et 1.

Co-


[i8oJ «de en m u c h o á la h u m a n a , y* porque sus altos ministerios nos le exigen. Por lo que ellos son en sí fy por lo mucho que les debemos . n son acreedores á nuestro amor , i nuestra gratitud , y nuestras v e c e r a - f ciones. Empe.ro l o son con mayor : m o t i v o y con justa preferencia áque* u l í o s , que ó por lo superior de s: d i g n i d a d , 6 por lo mas a c e n d r a d o 1 de su mérito y d e su beneficencia , o c u p a a el primer l u g a r y tienen 1,1 mas alta g r a d u a c i ó n . T a l e s son aquellos siete Espíritus Supremos que asis- |r ten delante del S e ñ o r ? y le presentan nuestras oraciones ( i . ) , y con ¡. m a y o r instancia a b o g a a y ruegan por . nosotros. E l irrefragable testimonio del mism o Santo Principe San R a f a e l : Y o

soy Rafael

Angel

uno

de

los

siete que

(i.) Vide Calmes x ' rr, , . vers. i$. Tóbice.

in

Cap•

XII.

* *

k ¡


[.8i]

que asistimos

delante del Señor ,

de-

nota , no solo que gozan de la Bienaventurada vista y presencia de Dios c o m o los otros Angeles del Cielo % mas también una cierta singular preeminencia en su dignidad y ministerio ( i . ) , que nos los dá á conocer por los mas principales Espíritus de aquella C o r t e S o b e r a n a , los mas inm e d i a t o s , mas f a v o r e c i d o s y mas familiares del S e ñ o r , ante c u y a presencia asisten a m a n d o l e sin distracción , alabándole sin cesar , y gozándole sin i n t e r m i s i ó n : asisten mirándole de continuo , c o n o c i é n d o l e con claridad , y a g r a d a n d o l e con t e m o r : y asisten atentos siempre á su v o l u n t a d , prontos para su e x e c u c i o n , y dispuestos y preparados para todo quanto les mande:

porque asisten alli c o m o M i nis-

(i.) Toletus in Cap. i. d Lapide. Cap. XII. vers. in fine.

Luc. apud 15- Tóbice


[iBa] toistros s u y o s , como A g e n t e s de los h o m b r e s , y como encargados del gran negocio del honor de su Magestad , y del bien de sus redimidos ( i . ) . Esta es aquella comida y aquella bebida para nosotros invisible y d e s c o n o c i d a de que usan y se sustentan en el C i e l o ( 2 . ) , de la q u e , g u a r d a d a la debida p r o p o r c i o n , pudiéramos alimentarnos y sustentarnos e a la t i e r r a , procurando dirigir á honra y gloria de nuestro C r i a d o r todas nuestras obras y a c c i o n e s , aun las mas p e q u e ñ a s , ordinarias é i n d i f e rentes. Estos ( d i c e también el P. Scio en la nota á la traducción del C a p . 12 vers. 15 de T o b i a s ) son los C a u d i llos del E x e r c i t o C e l e s t i a l , á quienes. el

(1.) A Lapide in Cap. XII. ig. Tóbice per totum. ( 2 . ) A Lapide in Cap. XII. t9.

vers* wrs*


.

C r 3 5 3l el Señor emplea en las obras mayores de su poder. A p o c . 1 . 4 . Son (di* c e el V . P. C á d i z en su citada N o vena ) los mas altos y Soberanos Espíritus , que incesantemente asisten c o m o lamparas refulgentísimas delante del excelso T h r o n o de la Suprema M a g e s t a d de su D i v i n o Criador* Son los siete Angeles Suprémos inmediatos al T h r o n o de la infinita M a gestad deputados para la pronta e x e cusion de sus ordenes y de sus d e c r e t o s para el gobierno del. Universo. Estos son aquellos que v i ó el E v a n gelista San Juan en su Apocalipsi (1.), que lucían en la D i v i n a presencia al m o d o de siete lamparas refulgentisimas y a r d i e n t e s ; denotando en ello quanto excedían á los demás en el amor y conocimiento de la D i v i n i d a d . Son los que en forma de siete Ojos

(1.)

Apoc.

lili.

y 5-


[184] Ojos ( i . ) i y en figura de siete a s tas se le manifestaron en el Cordero de Dios que estaba en medio del Throno ( 2 . ) , porque denotaban su intima unión con el S e ñ o r , y que ellos son los que él tiene escogidos para que comuniquen á los hombres la l u z de su c o n o c i m i e n t o , y el bien incomparable de su amor. Son ( d i c e otro piadoso e s c r i t o r ) los siete A n geles de las siete t r o m p e t a s , y los siete que tenian las siete p l a g a s , y derramaban las siete Phialas ó Vasos de i r a , de que hablan los Capítulos 8 y 15 del A p o c a l i p s i ; significándose por las trompetas la predicación inspirada por medio de estos Angeles á los Predicadores de la verdad , para que los hombres teman la ira de Dios que les a m e n a z a , y la eviten por la penitencia de sus pecados. Son (dice

(1.)

Zacht

III.

(2.)

Apoc. y .

9. á Lapide 6.

hic.


( d i c e el V , P. C á d i z ) los que á manera de siete lucidísimas Estrellas tenia en su mano aquel gran personag e parecido al H i j o de Dios , que se l e a p a r e c i ó . , y que le reveló los profundos arcanos de aquel Sagrado L i b r o ( i . ) ; de los quales es el terc e r o nuestro Santo R a f a e l A r c á n g e l , c o m o inmediato á los dos primeros el Señor San Miguel , y el Señor San G a b r i e l . Son las siete místicas c o lumnas que la increada Sabiduria se d i g n ó poner para su m a y o r estabilidad en el espiritual edificio de su Casa que es la Santa Iglesia. E l l o s por sus nombres de A r c á n geles (que se les aplican por antonomasia , no porque no sean de superior G e rarquia al e l e v a d o C o r o de los A r cángeles , sino para representar su general superintendencia sobre los Espiri-

( r . ) Apoc. fide hic.

III.

i . Calmet,

A La*


[kttj piritus A n g é l i c o s , aunque el menor de estos sea de una excelencia admirable y muy superior á nuestros a l cances ) son como Principes ó R e y e s entre los Angeles ( i . ) , P o r rouc h o que en g r a c i a , en g l o r i a , y en d i g n i d a d á estos les exceden. Son también y pueden llamarse R e y e s entre los A n g e l e s , por el gran poder que se les ha dado sobre todos los principes de las tinieblas. Y lo son por último por los dilatados espacios de su dominación y de su potestad á favor de todos los hijos del R e y n o de nuestro Señor Jesu C h r i s t o , que es la Santa I g l e s i a , en todas las partes' del m u n d o , en todos los estados de los h o m b r e s , y en todos los años y los tiempos de su v i d a . ¡ Q u a n sublime es esta e x c e l e n c i a ! Sabida c o sa e s , que son tres las Gerarquias de

(i.) iSV Thomas i. qucest. roo art. 5. ad 4,


[ I 8

7

]

* e los A n g e l e s , y que dividida e a da una en otros tantos C o r o s , f o r man los nueve de que se sirve Dios en el C i e l o , no solo para que alli le a l a b e n , mas también para que en la tierra dispensen sus beneficios á los hombres. Ellos no solo se distinguen entre sí en g r a c i a , hermosura , p r e m i o , d i g n i d a d , y ministerio, e x c e d i e n d o incomparablemente cada G e xarquia ( i . ) > y s l , s respectivos Coros á los de inferior C o r o y G e r a r q u i a , sino que en el sentir de a l g u nos T h e o l o g o s sucede esto propio en los que son de un mismo C o r o , de suerte que no se dan dos Angeles que sean iguales en la perfección y en el mérito ( 2 . ) . Son como las E s t r e l l a s , que en la c l a r i d a d se diferencian las unas (r.)

grt.

Sto.

Thom.

3. ad 3. &

2. 2. qucest.

24.

alibi.

(2.) Sto. Thom. 1. qucest. 50. art. 4. & gucest. 108. art. 4. sed contra*


[.88] unas de las otras ( i . ) ; y asi por e s t o , como por su numero para no T sotros i n c a l c u l a b l e , están en ellas representados ( 2 . De aqui e s , que hallándose en los principales con m a y o r eminencia la g r a c i a y las e x c e l e n c i a s , que en todos spn i n e f a b l e s , exceden incomparablemente á estos a q u e l l o s , y les a v e n t a j a n , como suele el R e y aventajarse á sus vasallos. Y á proporcion de tan inefable e x c e lencia es su poder á f a v o r de sus devotos. ORACION POR INTERCESION de los siete Principes Angélicos, sacada de las que en su Novena del Señor San Rafael, compuso el Venerable Padre Fray Diego Josef de Cádiz. E t e r n o Señor y Dios incomprehensible , (i.) (2.)

/. ad Corint. XV. PsalWi. 146. 4.

41,


[< 8 9] s i b l e , que en la indivisa unidad de Vuestra D i v i n a Esencia nos mandais c r e e r , arriar y venerar la esencial é Inseparable T r i n i d a d de las personas P a d r e , H i j o , y Espiritu S a n t o , p r i m e r principio y último necesario fia d e todas las cosas. Dulcísimo J e s ú s , m i P a d r e , mi D i o s , y mi Redentor a m a b i l í s i m o , de quien y por quien p e d i m o s , y esperamos todos los b i e nes e n la v i d a , en la m u e r t e , y en l a eternidad. Inmortal R e y de los s i g l o s á quien sirven los A n g e l e s , obed e c e n los A r c á n g e l e s , y se os rinden los T h r o n o s : las Dominaciones a d o ran , los Principados v e n e r a n , y t e m e n las P o t e s t a d e s : las V i r t u d e s a l a b a n , bendicen los Q u e r u b i n e s , y los Serafines intensamente aman. C o r d e r o i n m a c u l a d o de D i o s , que quita los pec a d o s del m u n d o * ante quien se postran con suma reverencia aquellos Soberanos Espíritus que llevan en sus manos el o r b e , y á quien continuamente asisten , á manera de otros •vi. < tantos


tantos o j o s , ó vigilantisiraas C e n t i n e l a s , aquellos siete Supremos A n g e les del C i e l o , á quienes teneis particularmente encomendado el • c u i d a d o del U n i v e r s o , la vigilante asistencia á vuestra Esposa la Santa Iglesia v la protección de los Justos, la ruina d e los m a l o s , y la asistencia á vuestros redimidos. Y o os suplico humildem e n t e , Salvador mió S a n t í s i m o , que me concedáis benigno por su poderosa intercesión y por vuestros infinitos m e r e c e c i m i e n t o s , que y o haga e a tiempo penitencia de mis p e c a d o s , que cumpla fielmente con las o b l i g a ciones de Christiano y ;de mi e s t a d o , que logre el especial f a v o r q u e os pido en esta O r a c i ó n , si fuere de vuestro Divino beneplácito , que e n la vida y en la muerte me asistais con vuestra g r a c i a , y que despues o s v e a , y os alabe en vuestra G l o r i a , donde con el P a d r e , y el E s p í r i t u Santo vives y reynas Dios por todos los siglos de los siglos. A m e n .

RE-


[r9i] RECOMENDACION'

DE

NUEVE

Angeles, con quienes se ha de tener particular devocion según el P . Francisco García de la Compañía de Jesús en su Día lleno. C o n los siete Angeles P r i n c i p e s , f. que asisten delante de D i o s , de los quales son los primeros San M i g u e l , . San G a b r i e l , y San R a f a e l ; y los quatro siguientes ( o m i t i e n d o sus nombres , que pone el P. G a r c í a siguiend o á m u c h o s y gravísimos d o c t o r e s , porque c o m o se dixo arriba se h a llan prohibidos al p r e s e n t e , y él mism o expresa que aunque se pueden a d mitir sin i n c o n v e n i e n t e , no son tan ciertos c o m o los p r i m e r o s ) dice t i e nen por o f i c i o s , L u z ó fuego Divino^ porque alumbra á los hombres c o a , el conocimiento de D i o s : Oración de D i o s , porque ora por nosotros , y nos mueve á o r a r : C o n f e s i o a ó a l a b a n z a de D i o s , porque solicita que los hombres confiesen y alabeo á D i o s : Bendición de D i o s , porque nos mué-


. ['9^1 mueve á bendecir á D i o s , y nos procura sus beneficios. Estos siete E s p í ritus son los Primogénitos de los A n geles , c o m o dice C l e m e n t e A l e x a n d r i o o , y los principales Ministros del S e ñ o r , por quien preside á los h o m b r e s : por eso San Juan al principio del A p o c a l i p s i dá paz á las Iglesias de Asia en nombre de D i o s ; y de los siete Espíritus que asisten delante de su T h r o n o . Y nosotros debemos solicitar su a m i s t a d , para que hagan p a r t i c u larmente con nosotros los oficios que Dios les ha e n c o m e n d a d o , y nos defiendan de los siete vicios capitales f solicitándonos las virtudes c o n t r a r i a s , de que son Presidentes, según a l g u nos afirman. A ñ a d e San Andrés C e s a r i e n s e , ( c i t a d o por otro docto E s critor c o m o uno de los mejores i n terpretes del A p o c a l i p s i ) que á estos siete Angeles está encomendado e l gobierno y c u i d a d o de las Iglesias , y que aunque de desigual poder c o a el Supremo N u m e n y Augusta T r i n i dad, r


q a a , se ^nombran á v e c e s jb«tachente con e l l a , c o m o primeros Ministros y Siervos s u y o s ; de lo qual nos da San P a b l o un ilustre e x e m p l o , quando dice : Atestiguo delante de Dios, y J?su Christo , y sus escogidos Angeles. (i.) :Con e l - A n g e l Principe yh Presiden-te-, de nuestro R e y n o de quien ignoramos el nombre ry. recibimos g r a n > ••... 4 :Np . Í des .

v (i.) En el ilustre Martyrio. de S. +4cacio y . Compañeros los diez mil Martyres se lee, que: abriéndose los Cielos se aparecieron siete Angeles en el Monte Ararat con tal magestad, que los Santos quedaron llenos de temor, los quales les anunciaron y confortaron para lo que habían de sufrir, lo qual hecho volvieron á desaparecer de su vista r subiendo á los Cielos. Lo qual cotejado con la nota 2. de la pa¿iti. 19 , se puede inferir serían ¡os sie~ te Angeles Principef.


íml

,

des beneficios, porque su intetces!off defiende á todo el Reyno de muchos males,) y. le alcanza muchos bienes; y es debido» honrar í nuestro Presi-* dente,si ser agradecidos á tan insigne 1 bienhechor^ y muy conveniente o b l i - , g a r á tan poderoso P r o t e c t o r , si queremos:. híiir los castigos que m e r e c e mos por i nuestros pecados. Añade élPatriarca de jerusalen citado por u a d o c t o E s c r i t o r , que León R e y de Armenia t u v o cordial devocion á los Espíritus B i e n a v e n t u r a d o s , en especial á los Principes <3e la G u a r d a de susProvincias " y ; Ciudades y de ' su Real Persona^ "con- quíeoés c o n s u l t a b a , y á quienes acudía en los negocios mas ¿íficiles de su Reyno^ en sus necesid a d e s y a f t i c c i o m s ' , c o m o á seguros Consejeros y aíftigcís ^desinteresados.Despees de Di&s ^y^de la R e y n a de i o s Angeles , el primero en vs«u m e moria y en su estimación fue el A r c á n g e l Príncipe de su R e y n o ; por c u y o r e s p e t o , y iie los demás. Es^p^

ritas


,rittw*Soberanos J , -honr&fyeétt esrñéré ; r £ h i z o i grandes •'mercedes '<áf un hombre h u m i l d e y sefrb'illo que le enseñó y persuadió estaf devocion / con la qual t u b o un R e y n a d ó muy f e l i z , siendo muy venerado/ile Priafcípeí, no sol o 'JChristra nos , s i n o aun de -Jó* barbar o s , que le temían- y nnfrfban W f f i h bombee asistido' dé> las" sumas Irftelígeocias^i P r o f e t i z ó ^ los s u ^ o s , y aVÍsó de p a r t e é ' d¿"£D$os i <¡}ue 'mier/tták conservasen^ la d e v o c i o n de 4os< Arigé*l e s , y e s p e c i a l m e n t e del P r i n c i p e * % s su R e y n o , s e O c o n s e r v a r í a , este e n p r o s p e r i d a d , pero si c a l V Cotí el ohv i d o la d e v o c i o n , c a e r l a cambién^Hsl R e y n o c o n lamentable ruina , j o m o - s u c e d i ó despues. f r-¡ >' ^ ^ci " C o n el A n ^ e r P r i n c i p e - de nuestro O b i s p a d o , á qoien Dios ha5 constñW' d o , c o m o un ^Pastor i n v i s i b l e , (rafe defienda á su rebaño de los lobos inf e r n a l e s , y c u i d e sea apac-tntado cdh saludable d o c t r i n a . El mismo Patriarc a de J e r u s a l e n : F r a y F r a n c i s c o X i ¿oi itie^


z^ -etamtsmoSatttfcn,, > f i j a r e unj i¿psig§is egempk) deruno.sidgulaj: fftvqg que rSC¿hl<k C a s p i o ; rifiatriare^ d e ^ A ^ f e w ^ i ^ y a e n ireúojooci^miento .ediftpo y^lfti simumso T e m p l o eo hoiira 4e i o s s B s p m t u s Angelí* eos y ^spe^ialittftHerE ^ ^ - P r i f l c i p e y Guarda P<urÍ8T£Pdo , ?áp q¿iáeil ,sjjeinpre¿ .reyj^tftqicH; hcOJtró ? i; y i p f o c u que su^¡j^ubdi©soréVj3renciaseir>vJc y honrasen < [c.omo á .gut^ d e . sus c á m i *

ML

a

y^f ^c^erfiador yóe stodasr- sus- OT

á ^ ^ t j f l s m i i S Isfe « a ^ t ^ r c q z a ^ tf» # OOWJI

Santo, >fel¿Repripi

U W^eipe Protector -x Espafí&v \ JO el jdichoolP/

Principe Soberano, Chande d&bfiey* n o, Hjqy [ /I a i Corete) d e Ipios ,- á quien hai^cpmendüdo la .jgftffda R&yfijo .favxírecído dtS ¿su ¡ibe.raíi^d ; yk>vos a t o o s i o c o npceros , v _ rever#£^;io sin y c w $ \ corno á V i C c í i i o dei. ^r.fitor sobneLíífcta Monarquía-> -é insigne^ jbjeptófchefc de


1

l o r p E s p a f i o l e U f por c u y c r m e d i o Ies b r i c e n » M ^ g e s t a d - m u c h o s ' f a v o r e s : no zniirfisí; Principe» p i a d o s í s i m o , las -cul-pas>í¿on que d e s m e r e c e m o s la D i v i n a narseíricordia^uimirad í nuestra^ necéHá8udf\ ,y las . e n t r a ñ a s déflPSefior, y pe•Í4QU>QÍ .para- asesaros R e y e s y y P r i n c i pes l a r g a v i d a , a c i e r t o s en sti\ g f l k bierno ^ v i c t o r i a de sus e n e m i g o s , jr jtfe dilateiv v )a.VFé. p o r t o d a s las qimtrooaíie&v d e l A M u ó d o ; ¿paira su M u o a p j-aík las v e r d a d e r a s f e l i c i d a d e s , para ¡sirviendov el R e y , ey* R e y n o al p e .es Reiyfj.de': los y ; Stñor teñios Señoresr/ c o n s i g a m o s todos - l a n a de la í í i o r i a , Amfcn. i» c Sí'/'j • ¿ - 10 j»'J3:j.'H V 3D i . < wf ;

¿frifl/a -Angel, Principe- de nuestra ; Obispado^ Del mi$m& P. García\ >o-O;Principe, S a n t í s i m o \ á quien Dios ha uhtecho • Pastor- in visitóle - de este- .rebüi>ag¿.defeade¿ñps del* L e ó n . \ ugíente* y i d j o b o • t r a g á d o r , "qub n<¡>$, c e r c a p ^ • r a d e s p e d a z a r l o s , v "rogad á j e s ú r GkmK-i*Baaiofr i S u m o de nuestras* . a l - * ^ *íi$mA iru .qVciS j . V'T


[Í9S] í M ' á h e m e redimió con su s a n g r e , que seamos siempre apacentados con la d o c t r i n a , que é l nos ha i enseñado por medio de su Santa Iglesia Apostólica* y R o m a n a , y i no seamos . p r i v a d o s , por nuestras culpas , de la ;luz , que nos ha concedido por su misericor-} dia. A m e n .

A los Santos Angeles de Guarda de nueltstra Ciudad 7, o Pueblo. Del dicho P . ' O Santos Angeles., que guardais las personas, qiie habitan en este Pueblo,» gracias os hago por los beneficios par* ticulares que hacéis á vuestros a l u m nos , y por los generales que participamos todos de vuestra p r e s e n c i a , i ifitercesion: r e c i b i d m e , os r u e g o , de* baxo de vuestra especial protección 9 defendiéndome en todas partes de los peligros de c u e r p o , y alma , que se me ©frecieren, para q u e , como vosotros i sois ahora peregrinos en l a tierra r por nuestra c a u s a , merezca y o ser por una eternidad C i u d a d a n o del C i e l o en vuesv*> t*a porapañia. A m e n . iir-


Correcciones. 1 6 lin. i borrqse el número ( i . % el qual debe ponérse en la lin. 4. I?ag. id. lin, 4 ( 2 . ) lease... ( i . ) P a g . i d . Hn. í> poogase el número ( 2 . ) Bag é id. lin. 7 bórrese el número ( 3 . ) que debe ponerse en la: lin. P a g . id. lin. í). ( 4 . ) lease... ( 3 . ) Rag-. id. lin. 23 el - ñúmero ( 4 . ) de esta n o t a , y toda ella 'corresponde á la p 3 g . 18 lin, i f . Bag. 18 lin. 12 póngase una señal que { c o r r e s p o n d a á d i c h a n*>ta la qual ¿ sigue á el pie de esta pagina. P a g . id. Hn. 13 donde dice w que- fue > a l e a s e . . . . . . que na fue. B a g . 21 lin. 20 I d : lease..... I d . ( e o n .•solo un p u n t o . ) í: P a g . 31 lin. 15 bórrese el paréntesis que e m p i e z a en esfca linea y es el . de la pagina anterior repetido por - e q u i v o c a c i ó n , y en su lugar lease.. . i — , . ( d e los que uno fue San' E s t e ban P r o t o - M a r t y r P a g . id. lin. 21 e a seguida de la pala-


[200} labra Pontífice léase este paréntesis el superior y como Prepósito-dé' }os; quales. se llamaba A r c h i d i á c o n o , \qua.l fue>inuestro San L o r e n z o asistiendo al Papa San S i x t o ) . Pag. 39 lin. 14 se omitio poner una nota en este lugar manifestando , que en las imagenesí que se hallaron en* Palermo de estos siete Principes con 1 sus nombresiien-ks 16 ( c u y a i n v e n ción se anorói en el uVlartyrclogiq de Sicilia d o n d e . s e les cobró con es.te. : motivo una: especial - d e v o c i ó n ) estaba pintado San G a b r i e l con la linterna y l u z - q u e ser dice en está* pagina 39 en la d e r e c h a , y " e n > l a izquierda ua - espejo d e r j a s p e ver-* de con manchas roxas mezcladas, -simbolo acaso r de la piedra Chris- ¿ tQ. -esperanza de nuestra salud por medio de sur Pasión y victoria figurada p o r - l a s manchas roxas c o . mo s e - l e e en Isaias cap. 63 v- 2.

i Quare tum

ergo

tuum i

rubrum Y. .del

est mismo

vestimenSeñor,*

( Erat


[201] {Erat lux vera &c. Joan. cap. r. v . 9 . ) puede también ser símbolo la luz de la linterna puesta en la d e r e c h a de San G a b r i e l , que vino á anunciarlo á la Santísima V i r g e n . En la lamina del libro de los - A n g e l e s que dio á l u z en 1 7 Ü * el V . P. Fr. Feliciano de Sevilla el qual habla ¿ con especial enfeargb d e la devocion á los^siete Princip£s<;-se hallanT' p í n t a l o s sobré los v nneve Coros , y con 'te-tros en las m a a o s , ^ significando c al parecér -«su superioridad y Principado A n g é l i c o ; Qrt'Qftismí)* hace especial mención ' q la Hermandad ó Cofradía Imperial, i n s t i t u y ó ^ en Palermo quando se hallaron las antiguas Irria^ g b n e & ' - d e tos siete Angeles 5 C o m puesta del Senado y de la- primera N o b l e z a , encargándose el Virrey de ' su patrocinio & hombre* del ÉHÍper a d o r Carlos r Q ü i n t ó ,-«'para qfae r és-. ; -i té con el < f a v o r y a y u d a \Añgel'ica ¿

g o b e r n a s e j t í f n la Sicilia > ¿ u y ^ b u á P L* efec-


[aoa]: efecto fue notorio. Su invención se notó en > . el M a r t y r o l o g i o á 2y de Septiembre ( s e g ú n N o v a r i n o U m b r a , V i r g i n , iib. 4. cap. 2r6. n. 1 0 3 3 ) c o a estas p a l a b r a s : Pauormi ¡nventio inta-

ginis

$anctorum

septem

Angelorum.

P a g . , 1 0 0 lio. >10 S i m e ó n , lease.... Simón. P a g , 129 lin. 1 y 2 medición „ -lease ;...., medicina. P a g . 146 lin. 15 en e n , lease... en (sola una v e z ) . « P a g . 164 lin. 20 bórrense los dos puntos. P a g . i $ 9 lineas IQ 11 ( c o m o se d i x o arriba ) lease...... ( c o m o puede i verse en las c o r r e c c i o n e s , pag. 200 lia. 1 6 ) . Pag. 183 lin. 11 y 12 execusion , lea; se..;.* e x e c u c i o n . N O T A . Los versos latinos de Vir* g i j i o í que se h a c e alusión pag. 14 y del suplemento de su Eneipor M a f t o V e g i o p a g , 1 6 o. 3. Ai-


A. - . t2°3l i i c e n literalmente a s i r

Discite ]ut tí t h m raoniti, et non t é W e r e Divos. V . P i s c e Joycm reveieri, c» juása facessere Divüm. M. \

P e r o omitiendo las expresiones de su M i t o l o g í a , que siguiendo al I l u s t r k i m o Señor Bossuet y otros graves Autores c o n v e n d r í a i v e r desterradas de t o d a Poesia C h r i s t i a n a , s o l o . se c i t a la i d e a respetuosa que tenian aun los mismos Gentiles de la Divinidad , y d e su p r o v i d e n c i a y ! su justicia en l e m u n e r a r les obras de los h o m b r e s ; para confusión de los materialistas modernos., . u-J ~rj\& 20í <)b fioioci'iit) n--"'O" -ioZ> $ . 7 o'mziai: át

t

Todo baxo la Corrección de la Santa Iglesia


[206} de San M i g u e l P ; . . L gopag. ' m ^ Oración á - S a n Miguel por ?OÍJ e l R e y Nuestro S e ñ o r , su Fa~ ' ¿oí m i l i a , y Exercitos del V . P : Ensebio Nieremberg.- ' . \ . ; pag, i f ^ O r a c i ó n á San M i g u e l por — el R e y n o de E s p a ñ a . « Q h p a g v u¡f m O r a c i ó n á San M i g u e l por la salvación de un a l m a . ; p a g . t i 8 * O r a c i ó n que : usaba e t V . ^ r ?3id P. M . Juan de A y i l a : . . ^ ; pag.. r2o* O r a c i ó n á San M i g u e l del n;^ M a n u a l de los C a r t u x o s . . pag. i2tm E x p o s i c i ó n del P¿ S. G r e g o r i o .8 M M a g n o , D o c t o r ' de la I g l e s i a , - K;¡ÍÍ (con una nota del M á x i m o D o c t o r ?o;>'ifií¡ S. Geronimo) de los nombres de S . . Miguel, S.Gabriel; yS. Rafael* y d é l o s nueve Coros de los Angeles, pag. 12 U D e la g u a r d a de los ÁW* * geles del V . P. Ensebio .'Nie~ i1 remberg. . . . . . .n. . í ^ p a g . 150. H y m n o s de los Santos Angeles Custodios, . P a g - TS9r* T r a d u c c i ó n del Salmo 65* pag¿ i 6 í # Meij-


ti&fj M e n t í a n honrosa que h a c e d e los siete A n g e l e s la V . M . M a r i a de Jesús de A g r e d a en su M i s t i c a Ciudad* de Dios, pag, Reflexiones denlos PP. J o seph F r a n c i s c o de la R e g u e r a y L e o n a r d o L e s i o , sobre * los d a ñ o s que suceden* á los p u e b l o s pof la -substracción del ; p a t r o c i n i o de los A n g e l e s , y e n c a r g o de San F r a n c i s c o de Sales a c e r c a d e la devocipn¿ á los ififctnos. V . . . . . . pag. Reflexiones sacadas e s p e c i a l m e n t e de la N o v e n a del Señor San R a f a e l a compuesta por el V . P. Fr. D i e g o Joseph d e C á d i z , en honor d e ios siete A n g e l e s P r i n c i p e s . . „ „ pag, «78* Recomendación de nueve A n g e l e s , c o n quienes se ha d e tener especial d e v o c i o n según el P. F r a n c i s c o G a r c i a . pag. O r a c i ó n al Sto. A n g e l , Principe P r o t e c t o r del R e y n o de S s p a -


fía. D e l d i c h o P. G a r e t e . . pag; 196 A l Santo,? A n g e l , Principe í d e nuestro . O b i s p a d o , D e l misipp, P. G a r c í a , . . . . . . . pag. 197* A los Santos A n g e l e s de í G u a r d a dé nuestra C i u d a d , ; < ó P u e b l o . ; Del. mismo P. G a r j Cía. . . . r.- j. . . « . • • pag..- 198. Corrreccionés.,. pag. 199

j o

y-»

.•>

LAUS DEO. '

• *

.

*

.

*

{ , / ' ; ( ;

c.' J •

»

üh- 1 -4 ? 3 /Mi-j/ii' ^; ¿: j//jriqn , 2Í)S1 : iiíiC 10 • 1 c#MQ .1 í .V te M eoí J>r> 'jonutí rr>. , ¿.íbs'J f r vwjo

noí*>i w-'ii•*»> -OD/i

" »

« •

ti • > f zste >

noi^ov b 1 «1<?i

-8M

í>

*

t»qxt>anif3

fe

i f

n A . > : :> iio¿n:.

' i (i s '

V

V

i^n^l

i

> 7 Í

>

'

i. w-i'

^

*

*

Profile for cabraenelrecuerdo

Colección de memorias y oraciones en honor de los Santos Ángeles  

Libro del egabrense Don Pedro de Heredia y del Río, que publicó este libro en Córdoba el año 1823 con el título de «Colección de varias memo...

Colección de memorias y oraciones en honor de los Santos Ángeles  

Libro del egabrense Don Pedro de Heredia y del Río, que publicó este libro en Córdoba el año 1823 con el título de «Colección de varias memo...

Advertisement