Issuu on Google+

  EL DOLOR DEL SILENCIO 

                             Cristóbal Andrés Escanilla Severino   

   


Título: EL DOLOR DEL SILENCIO  Copyright 2011, Cristóbal Andrés Escanilla Severino  cabinadelafoto@gmail.com  Enero de 2011  Registro de Propiedad Intelectual N º 200361               

       


EL DOLOR DEL SILENCIO           


A mis padres por sobre todo,  también a mis amigos,    a los lectores, a la vida   y a los auditores.                 


001    ¡

Que difícil es hallar 

la somnolienta plenitud!   Más cuando no quieres lograr  caer silencioso al ataúd.  Muchas veces escuché  dicho deseo o pasión,  muchas veces lo pensé,  como en esta ocasión.  De la mente al borrador,  ocultado por el tiempo,  silencioso soñador,  crece la mente, muere el cuerpo.  He llegado a exagerar  por la etaria actualidad,  aunque insisto en mirar,  el deseo y la pasión con seriedad.          


002 

En cada medida en esta ciudad,  situaciones masivas como concreto.  La visibilidad hacia el deseo,  el sexo o interior a cada momento.  ¡Así fue citado vida!  En el pensamiento esa situación.  ¡Juro a mí pasar!  ¡Lobotomeenme ésta maldita emoción!  Efímero son los días  como se piensa que será todo,  efímero quiero el día  que esto desaparezca de algún modo.  Te deseo a ti, viento de mares emocionales,  brisa suave de un susurro,  palabra cesadora de guerras,  tu ausencia riega al cristalino hacia lo oscuro.  Sí, recuerdo haberte tenido,  eres fuego tranquilo,     


cielo palpable.  ¡Sí, recuerdo cómo era sentirlo!  Pero ahora, observo internamente.                           


003 

Una palabra: tristeza.  Así me siento,  hoy lo estoy escribiendo.  Para ti, es o no es el momento.  Para mí, será o no será,  no lo presiento,  dependiendo.  Ella no sabe como estaré,  tampoco sabe si será aquella.  Yo menos, lo sé.  Triste hoy, antes también.  Hasta una mirada  que me hizo sentir,  mirada sin deseos, ni placer.  Hoy espero, mañana también,  una mirada de aquella mujer.     


004 

Como niño que soy, miré al cielo hoy.  ¿Por qué como niño?, ¿Por qué al cielo?  Somos niños por un anhelo,  en mi caso en el cielo busco mi consuelo.                       


005 

La sinceridad es el peligro de la comunicación.  Quizás sea mejor enmascarar la realidad o parte de ella,  obstaculizando el conocimiento verdadero,  para así evitar el problema.                       


006   

Luna, brillante faro de enamorados.  Dirigen sus miradas hacia la luz reflejadora  de sus deseos.                       


007 

Me cautivo con la belleza,  belleza que expresan las mujeres,  pequeños detalles efímeros  en el tiempo,  perdurables en mi memoria  para los placeres.                     


008   

C

¿ uánta gente te amó y te amará pequeñito pétalo sonrojado?  Qué dudas se crean como deseos también creados en la vida.  Recorro tu pasar deteniéndome en la visión limitada,  y extiendo los conductos que a mi cuerpo vas provocando. 

                     


009 

El recuerdo lamenta menos que el presente,  de hechos y situaciones que me hacen pensar  que quizá te has ido por un lado de inconsciencia.  ¿No lo sientes?, ¿Qué pretendes?  La realidad nos ha hecho bajar escalones de conciencia.  No hay sentido, es lo que siento.  El deseo de despertar y sentir como un pequeño niño  que junto a los colores disfruta su elevada inocencia.  Y mis voces de silencio piden a gritos tu presencia.  Te extraño, es simple. Es como un sorbo de café sin azúcar.             


010 

En la negación del desconocido.  Su visión demuestra,  que a su lado a veces encuentra  el necesario momento conversado.  Es tan útil la comunicación  porque nos quita de un mal instante,  pero el tiempo nos ha hecho tener presente,  que no se habla con el desconocido en ninguna ocasión.                 


011 

Me alegro,  pero me detengo.  El momento  en que tus ojos   no siento.  Quizás no sean tus ojos,  pero más o menos así,  ojos que   recuperan los sentimientos,  que en tiempos  pasados sentí.  Un recuerdo.             


012 

La playa:  entretención en colectividad.  Angustia en mí.  Mujeres,  para mí la emotividad.  La playa:  paisajes envidiables  ¿Qué sirve tenerlos?  Si no hay a quién contarle.  La playa:  degradaciones de colores.  Arena suave,  como la piel suave de amores.  La playa:  amores en pareja.  Soledad.  Individualidad.  Deseo.  Sentimiento.     


013 

Besitos de las buenas noches.  A unas horas para los seis,  último cinco divertido,  gente, paisajes, ruidos.  Tan dulces los momentos  que pasamos en familia,  agotados esperamos  los sueños de momentos  lindos del día a día.  Alegría de una mañana,  seis años que me ha dado mi hermana.               


014 

Una pequeña gigante:  pequeños sueños,  pequeñas miradas,  pequeñas acciones esperadas,  pequeños pensamientos,  junto al deseo  para grandes momentos.  Alto número de personas  buscando los instantes,  que a su corazón  alegran los pequeños gigantes,  Hormigas alzando las manos,  movimientos seductores  para niños sanos,  movimientos seductores,  que a adultos les devuelve el alma  de verdaderos seres humanos.     


015 

Movimientos sucesivos.  Siguiente:  el deleite ciego.  Actualidad.  Error quizás.  Duda.  Pensamiento e ilusión.  Igualdad,  eso espero,  continuidad,  eso no quiero,  continuidad,  continuidad,  continuidad.  Recuerdo el brillo  interior  ¿Por qué?  Mejor,  desde el interior hacia el líquido.  Brillo,   recuerdo el brillo.  Ilusión, 


solo es eso  porque  los movimientos sucesivos.                             


016 

Hola luz, te conozco desde que nací,  te vengo apreciando.  Tómame y roba mi alma para plasmarme.                       


017 

Sólo con la mirada   un pensamiento equilibrado,  en la medida de un sentimiento,  que en mi lugar no es correspondido.  Al entrar, un pequeño haz de luz florece,  y la oscuridad, y la oscuridad no existe.  El crecimiento sigue a pasos agigantados,  el mecanismo que desde hace siglos toca corazones y mentes. 

               


018 

El cine ha despertado en mí   una sensibilidad que va dirigida hacia la realidad,   naciendo o renaciendo el deseo de plenitud,   que se anhela en ella y para ella,   y se retribuirá a mi virtud.   La fotografía, es el medio más cercano   que tengo con respecto al cinematógrafo,   hasta el movimiento.   Quizás,   al momento de encontrarme junto al movimiento   que plasma la vida,   la inventa o la recrea,   ya no será la belleza de veinticuatro verdades   como dijo Godard,   con movimientos mecánicos,   pulsos electrónicos.   Ni su nombre sonará en los vocabularios   de los pequeños impulsores de sueños,   sino que será,   sólo veintinueve o treinta cuadros   por segundo quizás, 


o un siglo,  como un segundo de desarrollo   que llevó a la muerte y renovación   de la máquina de la creación   de verdades, sueños,   y sensibilidad,   o simplemente será lo que fue y es:   una ilusión.                       


019 

Acostado sobre mi cama, desde un espacio  hasta el exterior, entre la cortina y la pared.  La luz alumbra la copa de un árbol  que se mueve con el viento,  la luz que incentiva al movimiento,  partiendo primero por el análisis estático,  precedente al cinematógrafo.  Alrededor de la copa, la oscuridad mantenía  quietos los demás objetos naturales.  Sólo en la ausencia de luz, la acción interna  en el espectador, actividades sentimentales.  Enciendo la luz para el movimiento físico,  con el movimiento interno que se interseca  para revivir el sentimiento en esta escritura,  al igual que el cine, veinticuatro culturas por segundo.         


020 

El sueño y el deseo   tocarán el alma,  la noche pasará,  disfrutaremos el día con calma,  también alegría,  cómo los que han pasado,  que mueren en el tiempo  generando los días deseados,  como los sueños,  vividos y anhelados,  recuerdos de pasados,  pisados los malvados,  recordados los días deseados.           


021 

El día se ha acabado.  Buen día, tarde, noche.  Actitudes divertidas  sin ningún reproche,  hubo música de orquesta,  títeres entretenidos,  challas por los aires.  Pero algo que es recurrido,  como la moda de hoy en día:  choros por montón,  miradas sin sentido,  no pescar ¡está decidido!  Es la solución,  aunque me moleste un poco,  muy en el interior,  que pare todo esto,  para todos será mejor.       


022 

La colectividad se yuxtapone,  las placas se yuxtaponen.  Desgracia, tristeza, amargura,  compañerismo, pasión, alegría se componen.  Lo terrible ya ha pasado,  quedan las secuelas.  Organización, unión, conocimiento,  pasividad, entretenimiento que tanto anhelas.                 


023 

El deseo de contacto físico como espiritual debilitan al sentimiento,                     la molestia misma hace que se cierren las puertas del pensamiento,  y lo malo se apodera hasta que la felicidad se consuma,  dejando a todo momento la angustia,  también la pesada sensación que es más ligera que cualquier objeto  que se mueve con un simple susurro que expresan los labios  al momento de consolidar el deseo de contacto en un espacio oscuro.  ¡Oh! Lo quiero, que anhelo,  que pena recordar el tiempo consumido en instantes maravillosos,  y la unión de seres mixtos atraía fuerzas intangibles por el hombre,  pero, tan táctiles para el corazón que se llena de gozos. 

             


024 

Brillo permanente en el reflejo,  que sonríes sin gesticular,  y en las suaves nubes de cuerpo  baila en el gozo el receptor,  vive el reflejo como el viento  cuando se presiente pasar.  Más cerca brinda el delgado compartimiento  la agradable sensación,  que al sentido le recuerda su objetivo  para posteriores instantes internos.  Así vivimos, así aprendimos  a futuro la expresión.             


025 

Frente a esta situación  que creemos estará bien,  lo estará.  Analizaremos, la vida lo querrá.  Antes, el análisis pasivo.  Ahora, activos seguiremos,  eso es lo que pienso   con esto que consumo  ¿Qué es esto?  Se preguntarán,  también me lo cuestiono.  Quita la anestesia de algún modo.             


026 

Iniciando la mecánica.  Al montar sostiene la masa.  El transcurso depende,  las miradas pasan.  Una sonrisa por cada   cinco cansancios,  cinco corrupciones  en este espacio.  Agradezco el aire,  rápidos golpeos,  la frescura y el descanso  disfrutando lo que veo.  Salud en la masa interna  para posteriores días.  Felicidad por lo positivo  de andar en ciclo vía.  Tan ligera como el tiempo,  vivaz en los aires  y en el suelo transcurren  como lo hacen los vientos en los mares.  ¡A un lado los pesares!   


027 

Fue el instante perfecto sin cálculo alguno,  con coloquios nuevos ojos,  nieve en bloques brillantes fue el deleite,  con un contraste sedoso color rojo.  Después la circunstancia se hizo débil,  no comprendió hasta un nuevo llamado,  en donde el transparente fino no bloqueó  la nieve cubierta con tus bailarines de tono rosado.  Es sólo una transición de dos atajos  no queridos por el agotamiento,  sacrificados son los silencios del descanso,  para poder analizar disfrutando tus cristales perfectos.  Entre palabras, estas letras miran el rostro  del atardecer en tu presencia.  En esta poesía abundada de silencio,  transcurrirán los sublimes deseos en la instancia.  El autoestima del pensamiento al ras de los suelos,  que también lamenta sin visión positiva.  Mudos serán los días  encendidos, mujer viva.   


028 

Logré el deleite largo en mi instancia de contemplarte,  admito y grito en el silencio el vivo deseo,  pero como la ausencia de sonido vive a tu lado,  cerraré todo pensamiento y será mejor, eso creo.  Que lastima aceptar tu belleza sin tenerla cerca,  no hay más que miradas perdidas con un pequeño hola,  y te respondo en el vacío, pero más vivo que nunca,  triste con el corazón y con mi alma sola.  Presenciaré tu rostro en la ausencia de tu presencia,  o preguntaré motivado por tu persona,  tratando de no pensar más allá que una simple sonrisa,  dejando en oscuro mi apresar hacia ti que me emociona.           


029 

Mírame como desees hacerlo.  ¿Sabes? Sonreiré de todos modos,  así creeré que podré alegrarte,  espero que funcione en todos.  Mírame nuevamente y sonreiré.  ¿Te sientes bien con este contacto?  Me enriquece el alma poder percibirlo.  Maravilloso es este pequeño acto.  La actualidad cambió ¿O siempre fue así?  ¿Lo has pensado? A mí me complica,  es triste observarlo en todos los transcursos,  ni el hombre en quién crees lo explica.           


030 

El asfalto es presionado con el leve caminar de un sincero hombre,  que observa, busca y no encuentra.  Lamentablemente,  aquellos actos convierten su corazón en mimbre.  Aquellos actos, de actuales días,  por cada acción monótona que se concentra,  provoca el leve caminar de aquel sincero hombre. 

                   


031 

Un día tranquilo como siempre (a veces).  Respiro el aire libre,  no es muy puro porque así lo queremos,  pero al sentirlo hace que mi corazón vibre,  vibre para vivir, vibre de alegría.  Veo a mi alrededor todo el mal,  pero observo lo que resalta  y me quedo con eso, lo bello es el umbral  donde lo maravilloso se nota,  masa que aprieta,  lobotomía para pensar.  Es solo el bien que se presenta.  ¿Así es como lo deseamos?  Pues sonríe y mira hacia un lado,  sí hay algo malo, gira  hacia el otro lado y estará lo esperado.  ¿Qué mejor que encontrarlo  ante tanta maldad?  Respira este día tranquilo,  el aire libre es felicidad.   


032 

Cada instante se detiene  a un presionar de fuerza,  la sonrisa y el silencio,  junto al silencio se plasma,  ausencia de sonidos,  detenidos, menos el alma,  que se ilustra y renace,  como el mar y el sol en calma.  Lindos los recuerdos,  desteñidos en el tiempo,  desteñidos los momentos,  recordados los instantes,  luz en la oscuridad,  luz brillante,  reflejada y deseada  por nosotros actualmente.  Anteriores reflexiones  de brisas de aliento,  emociones, decepciones.     


033 

Los días al mirarte, con las calles y la gente,   convergen en una situación dramática.   Tu belleza inmensa como mil calmares   y tu sonrisa,   hacen que no monotonee la vida,   pero lamentable es el hecho   de sólo contemplarte y recordar tu voz   como el dulce susurro de la primavera,   la voz tan suave y tierna,  que envolvía mis pensamientos   en maravillosos sueños.   Mi interior reclama tu mirada transparente,   que al mismo tiempo refleja mi rostro deseándote.   Elocuente son los instantes de solo verte   y apreciar,   apreciar,   y solamente apreciar.   Ya que por mis instintos,   quité todo motivo de hablar,   error conocido quizás,   no lo sé diario.   Me declaro 


el dolor del silencio,   es la nula acción   que podría hacer cambiar los vientos de rumbo,   vuelco los patrones que me he apodado,   creados por el tiempo.   He aquí uno de los primeros desahogos del deseo.   Recuerdo la resonancia de tu voz   en el parque el primer día,   recuerdo también cuando cortaste un poco de tu pelo,   te vez hermosa de verdad.                     


034 

El día en que aprecie   una sonrisa hacia mi persona,   pasará a ser parte   del núcleo de acontecimientos maravillosos   que se van formando por el tiempo,   así negando   los recuerdos poco agradables que se crean   por mis actitudes o mi forma.   La vida   transcurre alejando la escasa unión   que mi ilusión creó al conocerte   en aquel lugar de encuentro,   reconocimiento,   acciones positivas o negativas.   Lo que intento decir   en este silencio cubierto de deseos,   es la enorme aparición de atracciones   que siente mi corazón con tu magnifica presencia   intangible,   lastimosa por el exceso de pasiones del alma.   No logro borrarte de lo invisible,    


mi mente pregunta por la negativa actitud   que creo estar viviendo cuando rozamos miradas rápidas,   o quizás sea tu temperamento   incomprensible.                           


035 

Estamos hablando de un momento alto de uniones al tope del suelo, 

-

mujeres, hombres, familia, amigos, la mayoría, me incluyo, sin aprenderlo.  ‐Tal concurrencia pesa.  ‐Bastante, mezcla los sentimientos, ¡Los mezcla!  ‐Uno puede decir que está contento.  ‐Lo sé, a la larga caerá, el cuerpo como mando completo colapsará.  ‐¡Sí! El momento agradable.  ‐Hagámoslo como a la antigua, volvamos aunque cueste, a lo que todos  queremos, lo confiable. 

                 


036 

Pajaritos,  algunos pocos discursos en una casa cercana,  pasado de las seis de la mañana  cuando me acosté en mi cama.  Me emociono y pienso, me cuestiono,  en esta navidad con ausencia oral,  cosa poca cuando otro toma hablar.  Los amo papás.                 


037 

Líquido momento bohemio en colectividad,  con una atmosfera desde el contacto hacia el cielo,  roces suaves de ilusiones al tercio pelo,  gracioso, extrovertido y bueno de verdad.  Fue la culminación e inicio del día,  en donde envolvimos deseos de pasión  bajo estados de locura para la acción,  besos apasionados debajo de la luz junto a la vía.  Decidimos terminar la exaltación del pensamiento  en un lugar desconocido pero acogedor,  distorsionamos la visión con fervor  para converger el líquido, tú presencia en el momento.  Así se creó, entretenido ¿No lo crees?  Respóndeme con tus labios junto a los míos,  convierte en mar los tranquilos ríos,  divierte a mi boca con las caricias que posees.  Tómame mujer ¡Has lo que desees!       


038 

Vacío incomprensible en un delirio pensante, es lo colateral.  Sin buscar o tratando de comprender dicha duda,  citada en decisiones difíciles para decir por el estado,  y te responderé o buscaré cuando lo entienda,  porque me es complicado aceptarlo entre tanto tiempo  de reiteraciones parecidas, con o sin salida,  comprendidas, equivocadas, encontradas.  Ahora, sólo música recibida por el tímpano  que hará crecer la cuestión dolorosa.                 


039 

Cuantitativamente son los amaneceres,  son las tres marías bohemias,  en las cuales conformamos el estado  que quizás se desarma por actitudes mías.  Es por esto que se debilita el sentimiento,  es mi forma y mi alegría,  y la gente tiene que ser como es,  sin barreras, feliz sería.  Ahora, es difícil esto de los gustos,  porque son ciertas cosas que te molestan,  lo ideal creo, desde mi persona,  que estas actitudes de verdad te gustan.  ¿Sabes por qué? Te respondo:  es mi personalidad lo presente  ¿Qué sería sin todo esto?  Un hombre con un interior común y corriente,  o simplemente otro ser, otra persona,  con risas de otra manera,  lo sincero, lo alegre que me caracteriza,  se perdería a lo lejos con una nova.   


040 

En el interior del cuerpo está viva la excitación   de los órganos característicos de las personas.  Aquí es donde se manifiestan las acciones metafísicas del ser,   por acontecimientos exteriores.  Me es difícil aceptar un desencanto en mi pensamiento   que se une al sentimiento por varias razones.   Pero es así, el destino intrínseco a los hechos,   y que en este preciso momento te cuestionas.                 


041 

El instante se ha citado para el pensamiento de interiores,  mal momento para hacerlo por lo que ha pasado,  pero como tú presencia en mi mente y tu rostro es bien venido,  enriqueceré el mal rato, por ratos mejores.  Soy el invierno deseando al verano.  Días largos que se crean como grandes transcursos,  electricidad cariñosa entre los cables por los besos,  y la ausencia de visiones no está muy en vano.  ¿Entiendes lo último que te estoy expresando?  Es simplemente decir que te extraño,  agradeciendo por llegar y estar este año,  agigantado lo querido y deseado. 

           


042 

Ayer te visité  conociendo lo básico,  descubrí que el espacio es poco,  para así conversarte,  con algún tema como escusa  que tapa mi ruborizamiento  en el instante del pensamiento,  o cuando te hable alguna cosa.  Un día me declaré el dolor del silencio  con otro rostro vacío,  por eso no lo intenté,  pienso hacerlo,  el día que se presente,  claro, el otro semestre,  sin intensión, sólo tranquilo.  Ahora esperaré  sin usar la ayuda,  la máscara con que uno saluda.  Tengo claro que caeré.   


043 

Al verte el sentimiento llega al instante,  es el anhelo de querer desconocerte,  a lo lejos siento ese acto que es muy diferente,  pero sé que el momento se podrá lograr.  En manos de todos está lo que deseamos,  insistimos en saber cómo sería cautivarnos,  con pasión a tu lado sentirnos,  acogidos por tu madurez esperamos.  ¿Sabes? Ella sufre bastante con todo lo que ha vivido,  aún se lo demuestras como el pasado sentido,  que terrible verlo y ver su miedo,  su anhelo como el mío y como el nuestro.  Respóndeme por favor si llegas a saberlo,  la actitud que demuestres me dirá si lo has hecho.  Por favor, te lo pide mi corazón deshecho,  que piensa cosas y que no has intentado hacerlo.  Recuerdo los odios que siempre he visto,  desde mi interior hacia ti, insisto. 


Tiempo pasado y no olvidado es el instinto,  distinto quiero apreciarte ahora.  Recuerdo como siempre los momentos  sanos del alma al cuerpo,  bajas altas en todo este tiempo,  pero más bajo es tú comportamiento.   Ya Po’ reitero, compañero de vida,  debe haber un modo o una maldita salida,  para no proseguir y pensar en una despedida.  No puedo, tú lo sabes porque estás a mi lado.  Tengo tanto dentro pero se ha acabado,  el texto, pero no el alma,  que sigue siempre hasta la calma,  esa circunstancia donde uno está aprendiendo.             


044   

Emborrachado de tantas copas,  altas, bellas y llenas,  llenas de vida,  estas copas de árboles serenas,  sin penas,  por el acostumbramiento  que mis sentidos entienden,  allá en el centro,  donde lo molesto se extiende,  pero se comprende.               


045 

Caído de voluntad  habitual: Gula.  Difícil de controlar  el mar que pasa y afecta  a la actitud.  Limpio los cubos  blancos  con ganas de más,  hubo bajón. Esta  pestañada   de crecimiento que  no sé esperaba.  Mis ojos pesan   por realizadores  de actitudes  como esta.  Ríe, disfruta, termina,  y llena de espacios tangibles  no visibles.  Control humaNO!   


El habano que deseo   cierra tapa oscura  que hago ahora,  muslos y cintura,  no espero a la no  compatibilidad, no  en ti, lo sé.  Mi corazón hace  lo qué   desea  que sea  de degustación,  pensamiento  libre por ahora.               


046 

El reflejo ha inundado al rostro  que tiene la duda clara.  El problema no es la situación,  sino, el miedo a la perdida de la mirada.  Aquella acción que supone un interno,  y que el rostro también teme,  dar el interior hacia el otro.  ¡Soy yo mujer, mi corazón aclárame!                 


047 

No estoy seguro de hacerlo, para conseguir un reencuentro simplemente virtual,   que enciende el nerviosismo por lo que nació en mí, aquella noche de conocimientos.   Puedo recordar tu rostro y verlo en las demás personas, inevitable.   Puedo recordar tus susurros verbales, inevitable.   Puedo recordar tus datos, muero por utilizarlos, inevitable.   Puedo recordar el principio de tus miradas en mis ojos, inevitable.   Puedo recordar cuando agradecías que intentara cubrir tu cuerpo del frío.   Es la retrospectiva dolorosa por la ausencia de una despedida,   que se tejió entre las sombras con silencio dudoso de comprender.   Es el estado, quizás la reacción sin sentido,   un pensamiento que deja ausente al alrededor. Quizás el encuentro virtual no es malo. 

                 


048 

Tu presencia intangible recorre, sin agotarse, los distintos rincones de mi pensamiento.  Deseo con profundo anhelo poder concebir un reencuentro contigo, y,   hacer que no pase ningún minuto, sino,  hacer pasar las palabras,   miradas   y coincidencias sentimentales a través de un íntimo contacto.  El ser busca la conformidad y la libertad para lograr la felicidad en el transcurso de su vida,  así te busco en mi memoria, y no caer en la obsesión para encontrarte con medios fáciles,  que simplemente creo que alcanzaré si no veo el querer de tu parte.  No quiero ocupar esa salida. 

                 


049 

Creo que ha llegado el momento de contar el tiempo transcurrido,  reconocer y olvidar el paso temporal sin tu presencia,  que produce un temor al pensar que sólo será intangible en el presente,  o a posteriori de una monotonía.  He pasado las primeras barreras, estoy emocionado, y lo he asegurado.  Llueven sensaciones, sentimientos y cuestiones.  Llueven los conocimientos maravillosos en el coloquio planteado.  Llueven los deseos de tener tu mirada hacia la mía ¿Sabes lo que se ha creado?  La lluvia de resonancias con tu nombre acompañada de las emociones.  Las vibras que me mandaste las siento desde tu ausencia.  Tú rostro es el leit motiv del reencuentro inagotable,  y deseable es el fin de la obsesión culminada por la llegada de tu presencia  tangible junto a mi persona, cubierta por tu belleza y esencia.  

             


050 

Al contemplarte, analizo tus cristales,  al oírte, los nervios  más que físicos se mueven,  creando en su conjunto los rítmicos  sentimientos unidos hacia ti,   y a los días que te conceden.  Mírame mujer, esfera terráquea  reflejante de mis miradas  envueltas de dulzura.  Mírame mujer, tómame y  toma mis estados,  para recordarte en la noche oscura.             


051 

Negaré una atracción hacia ti,  para así esperar el afecto.  Cerraré el corazón con un nudo,  y lo abrirás en tú momento.  Angustioso simplemente,  pero es el precio de tu belleza,  actitud y sentimentalismo,  que atrae a mi persona que lo confiesa,  pero en silencio de letras.  Escritura cargada con tus miradas nocturnas,  que el sentimiento refuerza en el olvido  por todo este tiempo pasado.  Longitud que me hace creer,  que quizás deba silenciar  por completo todo esto,  y que el dolor de las letras deba aceptar.         


052 

No conoces el conjunto de pensamientos que ejerzo hacia ti,  rango gigantesco envuelto de hermosos momentos a futuro,  corto por supuesto y encantador de todos modos.  Eres tú la mujer que me envuelve en cariños, lo aseguro.  Al despertar la brisa de tu forma no visible físicamente me  visita,  me toma el corazón y lo lleva hacia un bien estar de sueños,  existe un pequeño espacio de angustia por no tenerte cerca,  y sin saber si tú quieres estarlo. Mejor me empeño.  Los días pasan comúnmente, los estares se viven normalmente,  pero más se detiene el interior afectivo que me identifica,  con tu rostro, tu cariño, forma y todo lo que te caracteriza,  y hace que te adore, no sé si tú. Me complica.  Lejos son las distancias físicas, lejos es la duda de tu consiente,  lejos es el saber de tu cariño, y más lejos aún es saber que sientes. 

       


053 

Las ganas de contactar la flor  son mayores que los vientos,  que fluyen en mí contentos,  abriendo los cerrados compartimientos,  exponiéndolos al calor.  Los colores cariñosos del aura,  tú aura de alto espectro,  que día a día encuentro,  y que al vacío cura.   Emoción, emoción.  Hagamos agradable los pasos solares,  toquemos los sueños deseables por mi ser,  que mira los días anhelables,  y concluyamos los estares,  princesa de mil calmares.  Es bastante el querer unir las voces perdidas,  ausentadas por los días de poca visualidad,  es difícil mantener aislado el querer  anteriormente nombrado, ocultando la verdad.  Aún así, no nublamos las tardes soleadas, 


y aún así, permanece nuestra continuidad.  El ser sostendrá en sus manos la vitalidad   de ti.                             


054 

Fuegos, fuegos artificiales.  Fuegos, fuegos de lujuria.  Pasión transformada en esta noche.  Inicio de historia.  Vino, vino en nuestro cuerpo.  Vino, vino sintiendo,  desde el pequeño encuentro,  deseo que se está consumiendo,  deseo que se está creando.               


055 

Gracias a ti,  gracias posteriores,  mujer de amores.                       


056 

Anteriormente dije que ha llegado el momento de contar,  contar los días que he llevado conociéndote,  contar el incrementar del sentimiento de extrañarte.  Y al momento de verte, besar tu boca y contar,  contar los brillos de tus ojos aconteciéndome,  contar los roces de tu piel en los abrazos,  así crear bonitos momentos con pequeños trazos  de dulzura diaria.                 


057 

Llevo a mi mente el brillo que me cuestiono, y que  deseo verlo en tus ojos, ver el brillo, me emociono.  Quiero llegar a tu corazón cada día que pasa al observarte  o pensar en observar, ¿Cuándo? El tiempo es lento,  mil cuestionamientos al pasar la necesidad de saber  que puedo verlo y hacerlo progresar.  Mis lunas humedecen la piel cubierta por las caricias,  mis lunas brillan al saber que estás,  mis lunas reflejan tu rostro solar.  Luna, mis ojos también lloran por querer saber si el brillo está.  ¡Qué mierda la sensibilidad, los cuestionamientos, la temporalidad! 

           


058 

El temor me ha tomado por sorpresa  en esta noche de regreso a casa,  acompañado de música y claro‐oscuro.  El temor me ha tomado por sorpresa.  Es la sensación que empieza,  pero que pongo fin con la brisa,  inhalo y exhalo deprisa,  y pienso en tu belleza.  El temor me ha tomado por sorpresa.  No citemos los vientos de nubes lluviosas.  La calma y la espera existen,  no la he llamado, no creo hacerlo,  no por las ya olvidadas tardes, no quiero.  Reflexión que quita la noción,  aguanto a mi corazón, lentitud, cuestión.  ¡Oh! Dolor sin tenerlo,  mi paso ha dicho.  El dolor me ha tomado por sorpresa,  y no quiero alejarlo.   


059 

Creo que el viaje estuvo agotador y te dejó cansada,  espero que cuando leas esto te sientas más animada.  A esta hora te pienso como tú piensas en tu cama,  sigue durmiendo y soñando, como yo sueño tú mirada.                       


060 

Te pienso con la música,  entrega de comunicación y  conocimiento. Tu aroma  lo siento en el paso del sol,  el viento, el ruido,  colores, extraños mejores.  Tema: tu cuello y los sabores.  Agreguemos tu entrega  de rojizas sensaciones,  como los atardeceres que he visto,  veo y veré con detalle en tus ojos,  tierra de vida,  te miro, escojo y recojo  de tu interior las maravillas  creadas entre polos sexuales.  Insisto, la semilla  de tu cariño, en tus tierras brillantes  sembraré intrínseco   en tus brazos suavizantes.   


Veré como he dicho,  en tu rostro los atardeceres,  teñido de mis amaneceres corazonales.  Eres mares de altares de sueños ideales,  porque soy risueño,  y a tu lado me enseño a adorarte.                         


061 

En esta noche con olor a tenue   de poca frialdad,  pronunciaré las palabras  sin profundidad,  que se escriben,  y sin objetivo de llegar  al término de la dicha,  de dejar claro una idea oscura.  El perro que ladra,  mezclando rítmicamente  los segundos del reloj,  envueltos junto al camión,  hacen el ambiente nocturno  de este día de pasión,  de acuerdo, llamada, visita  y relación, salida,   comprada, reacción,  para entrar al cine  a ver una película   que salió, y que con  partículas de sal creó  el relato para hacer 


lo que se hizo, deshacer y hacer  lo que uno quiso.                             


062 

Un año más   de novedades  que te van aconteciendo,  hoy y últimamente.  Un año más  que no solo afecta positivamente  a ti, sino, también  rocía de alegría mi estar.  ¿Por qué?  Te puedes preguntar.  Te necesito decir, respondiéndote  con esta escritura humilde de deseos,  cariños y momentos recordados.  Escritura direccionada,  y con expectativas   hacia tu interior mujer amada:  porque sé  que en este día te sientes agradable.  Me siento agradable.  Porque vives   otro año.  Vivo tu año. 


Porque en los cumpleaños  se abraza a la gente.  Tengo una excusa para hacerlo,  abrazar tu cuerpo que me enciende.  ¿Ahora entiendes?  Tú día es mi día para verte.                         


063 

Aceptaste tomar el ramo de flores marchito,  tomaste el pañuelo húmedo de soledades,  bebes la sangre, la sangre de mis verdades,  tomas con cariño sentimental el cerro alto.  Humedece con tus labios los secos pétalos,  soledad combatida con tus ojos terrenales,  bebes la sangre, la sangre de mis verdades,  en el monte está mi corazón, ¡Tómalo!  Escala como lo has hecho hasta este tiempo,  sube el cielo desterrado del llamado amor,  conquístalo tierra fértil, llénalo de color,  como hasta ahora, como hasta ahora.  Maravilla es citar sobre el incauto de mí pasar,  aprisionándolo a la libertad de querer calzar  tus deseos y cuentos soñadores actuales o futuristas,  con mis retribuciones de que existas.  Oh mujer, existas mi corazón.  Oh mujer, mi corazón te cita.   


Es el  inicio primaveral actual  de un invierno lleno de lluvias,  es el sonido del viento que no silencias,  clamor rojizo gradual, gradual.  Estamos entre lo pulsante y lo electrónico,  virtud reforzadora de pasos visionadores  de objetivos cortos, objetivos mejores.  Amor histórico, haces tapar la luz y sentir.                     


064 

Atrae  porque se tiene  la carne con el alma,  ya magnificada   por la virtud  de mantener la estabilidad  de seres contrarios a sus sexos.  Mujer,  tus labios caen,  suben,  pasan  o se  quedan a rendir afectos.  Casi habitual  es llegar con  tranquilidad al lecho  soñador de oscuros  espacios de tiempos,  que pules su construcción  hacia el fin.  Mírame   a la acción 


de emotividades,  cercanas  a la visibilidad dual.                             


065 

El espacio temporal se complica,  dando así molestias para ver;  ver la tierra en su mejor estado.  Cuando te vea, cuando esté a tu lado.  Han pasado los días y no veo,  ha pasado el reflejo y no rozo,  tu rostro desnudo reposo  en mis deseos cotidianos.  Pienso en la hora de encontrarte,  recordando tu textura agradable.  Pienso cuando puedo besarte,  recordando tu voz, mi cariño amable.           


066 

Quiero verte para olerte en nuestros vientos y hablar.  Porque “Ha llegado el momento de contar”  Contemos y no olvidemos, retengamos, besémonos.  Preguntas: ¿Unes el ama?, ¿Unes el cuerpo?  Querer del Renacimiento, sólo que ahora nace,  nace creciendo, nace queriendo.  Respóndeme en este viento de amor.                   


067 

Con los pasos de jornada  pasan mis sueños interiores,  relacionados a tus roses tanto internos  como exteriores. Parchando las heridas  creadas por el tiempo descorazonado  por los malditos amores.  Mujer, es hoy y últimamente,  donde en vez de morir lentamente  en oscuras soledades, renace en gloría   suavizado y amado, por tus pasares,  y es esta vida envuelta de locura maravillosa,  la que está creada por los dos.             


068   

Días ordenados monótonamente   pero, tan espontáneos como los olores,  tan súbitos que cuando cerré mis ojos en la desesperación,  y al momento de abrirlos vi maravillosos estares,  oí bailarines acordes musicales,  probé escondidos sabores,  y sentí la ventisca apasionada del amor naciente en los días finales,  e inicio de calurosas tardes solares.  Mi mente y corazón, pusieron en marcha la creación guardada y  que poco a poco sacaba demostración.  Fue así, pensado y no preconizado, el desarrollo definido por Erich Fromm:  respeto, responsabilidad, conocimiento y cuidado, más que nombrado,  más que basado en aquella palabra compuesta de los elementos citados.  Por último, ellos serán llevados a cabo posteriormente para los dos. 

         


069 

Te despido dolor, nunca es un chao para ti,  sino, un hasta luego, cuando sea necesario,  cuando la vida nos vuelva a presentar,  más presentaciones como oraciones de un rosario.  Dolor, te muestro el alma y el cuerpo,  conjunto que te alejaran,  concretando en mi la sensación  de que tú y lo malo, no volverán.  ¡No vuelvas! Es exigido,  pero como bien sé, eres parte,  parte importante de la creación humana,  y son pocos los que pueden llegar a amarte.           



EL DOLOR DEL SILENCIO