Issuu on Google+

fÉnix

Septiembre 8 de 2011 opiniÓn

Número 01

fÉnix

EXPRESIÓN

Bogotá, Colombia, Año 1 N° 1, Publicación Gratuita.

Caballero Oxidado

¿VIVIR MÁS DE “X” NO TIENE SENTIDO ?

Alguna vez imagine un cariñoso caballero con una armadura oxidada, pero con un corazón que latía al ritmo de la música... suave, al ritmo del humo de salía de sus labios, con unos ojos saltones que me hechizaban, que aun escribía hermosas estrofas y se preocupaba por salvar mi corazón hundido en el tiempo... Alguna vez lo imagine, pero como nunca existió pronto se esfumó. Adriana Cuca Háblame de manera muda cosa que solo yo logre entenderte.. Ya no grites no hace falta ... porque para gritar hay muchos ya... Sólo háblame de manera muda y hazme sentir libre.. Hazme sentir que camino en la pequeña senda de la libertad...

Alejandra Pizarnik (Arg) y Andrés Caicedo (Col) son los invitados de honor, en nuestro espacio de memorias, de esta edición. Juntos llevaron a cabo su deseo de ganarle a la muerte anticipándose a su momento. Secobarbital fue su común ejecutor.

www.blogspot.com

Ella:- Que quieres para el futuro? El:- Querrás decir para el continuo presenteElla: - Si, que quieres para nuestro presente? El:- Saldrías corriendo si te lo cuento... Ella: - Prometes ir detrás mío si lo hago. El: - Siempre lo hago...pero habrá un día en que se junten más que nuestras manos. Luisa Fernanda Pardo

Camila Robledo

Abre los ojos y sueña, sueña con algo mejor. Vuela... sonríe... llora... sueña con algo mejor. Siente, llora,respira, ama, piensa, odia, vive, enamórate, crea, cree, baila, juega, aprende... sueña con algo mejor... destruye... vuelve a comenzar gasta todo tu dinero comprando amor, no dejes de sonreír que necesitamos de eso para vivir... Los sueños se vuelven realidad mientras caminamos por la ciudad, todo lo que quieres esta en ti... estamos haciendo una revolución haz tu revolución... sueña, ríe, canta, llora... deja de sufrir... Guarda lo que te alimenta, reparte palabra a diestra y siniestra, recuerda cultiva a tus amigos los pocos o muchos que se mantenga... no te enojes... disfruta de los momentos de sensibilidad, dolor y pasión... sé libre.

El 25 de septiembre de 1972, mientras pasaba un fin de semana fuera de la clínica siquiátrica Pirovano, donde estaba internada, Alejandra Pizarnik murió de una sobredosis intencional de secobarbital.

Yo.

Yo no guiño, doy cachetadas con los ojos. Yo no doy besos, corono presas. Yo no acaricio, quito peso de la piel. Yo no abrazo, chupo almas. Yo no digo cosas lindas, le doy placer a los oídos. Yo no soy intensa, es que le tengo ganas. Yo no sonrío, hago la ironía más llevadera. Yo no enamoro, abro las puertas del manicomio. Yo no soy fría, vengo congelada para perdurar. Yo no tengo sexo. Mentira. Sindy Rodriguez

No dejes de sonreír, baila, sueña,cada paso que das te harán volverlos realidad. Di lo que sientes, repítelo, grítalo... vuélvelo a decir... No dejes de compartir las sonrisas para mí, no dejes de reír, cambia, evoluciona... sacúdete la sal de la cabeza, sacúdete el sin sabor de tu corazón... abre los ojos, mira la realidad, lo que crees, lo que es , lo que sufres... los que te quieren los que están, los que no.. Lo que sueñas lo que creas... salta, canta, grita, llora, vive, odia.. Siempre haz lo que quieres de verdad... revélate! Presencia Fugaz

Quien Quiera ser libre que lance la primera letra

Y ¿Quién dijo que no? Que las sombras hablan, los silencios retumban y la libertad no se halla encarcelada. Que las hormigas ya no laburan, los perros no son leales a su amo y las escafandras dejaron de existir. Que el mal gobierno pinta Prométeme algo? en óleo mundos alucinados, que la mayéutica colapso promesa de nunca me dejes ir, y el desenfreno por la palabra atraviesa lo normativo de vivir. promesa de mantener siempre contigo Prometo estar siempre con fuerza Que el aire ya no es costoso, promesa de un beso de buenas noches, los segundos son eternos, la imaginación hace parte de un decreto de la divina independencia, la desolación se emborracho de esperanza promesa de que tu amor es verdadero y la infamia se entremezclo con la pasión de prometo que sólo somos tu, y yo los amantes. promesa de esta promesa que va durar para siempre ¿Quién dijo que no?.....quien quiera ser libre que lance prometo que siempre estaremos juntos la primera letra !! Mónica Fernández Amarilla dispersa 8

Andrés Caicedo expresó que vivir más de 25 años era una vergüenza, y así fue, a sus 25 años, luego de recibir el primer ejemplar de su novela ¡Que viva la música!, ingirió 60 pastillas de seconal, acto que acabó con su vida.

Fotografía: Fabián Aguilar

Adelántate a

la muerte, precísale una cita. Andrés Caicedo

Afuera hay sol. Yo me visto de cenizas. Alejandra Pizarnik

Recomendados Página 3 Sucede en el otro lado del mundo, en una tierra hostil cuyo gobierno lucha en público por enmascarar la violencia y convencer al resto de que no ocurre nada y a la vez se disfraza con manchas verdes y marrones para golpear con sus botas negras, fuertemente anudadas, la esperanza de las clases más populares, las más inadaptadas de un sistema que ellos mismos han impuesto. Unos ciudadanos piden a gritos la paz y su pronunciación se pierde en Archivo. el eco de la desesperanza, otros El Banquete de las por el contrario piden permanecer Moscas, en la miseria como único lugar “Historias de gente como uno ajeno a la incomprensión de la atrapada en El Cartucho” realidad colombiana, esa que en el momento de ocurrir, se olvida. Página 6

reality Bites María Alejandra Bautista es oriunda de Bogotá. Nació el 21 de abril de 1993. Actualmente vive con su madre y cursa segundo semestre de Diseño Gráfico en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Melomana de tiempo completo, escritora y ocasionalmente pintora. En esta edición averiguaremos cómo encontró el dote de la escritura, cómo lo ha ido trabajando y en qué van sus proyectos. Ademas nos contará un poco acerca de sus pasatiempos y fuentes de inspiración.

Archivo.

“Se mantuvo en silencio por unos segundos, me miraba con extrañez y creo que yo tenía en mi rostro la misma expresión, jamás pensé decirlo, en realidad, jamás pensé pensarlo!!! Pero ya lo había hecho, y a decir verdad... no me arrepentía, se dibujo en mi una pequeña sonrisa y eso le dio más confianza, o al menos ahí empezó a hablar.” Selftittled.

Página 7


Septiembre 8 de 2011 editorial

fÉnix

Número 01

fÉnix

Número 01 personajes

Septiembre 8 de 2011

Reality bites María Alejandra Bautista es oriunda de Bogotá. Nació el 21 de abril de 1993. Actualmente vive con su madre y cursa segundo semestre de Diseño Gráfico en la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Renacer Fénix, como el ave mítica que resurge de entre sus cenizas con fuerza y tenacidad, renovada, ilustre. Para mí representa una alegría poder darle forma y luz verde a este proyecto que desde hace un buen, tiempo junto con un par de simpatizantes, he estado idealizando. El principal objetivo de Fénix, y de nosotros como equipo de trabajo de producción, es el de darle un nuevo aire literario a nuestro entorno, un espacio para encontrarse con el lápiz y las letras para recobrar esa bonita costumbre de la lectura y la escritura, habilidades históricas que comprenden un gran medio de comunicación, de difusión de ideas, pensamientos y de muchas otras cosas. Fénix en cada una de sus ediciones pretende sembrar en sus lectores una semilla literaria que poco a poco irá floreciendo con la firme intención de fomentar el hábito de la lecto-escritura. En Colombia es muy bajo el nivel de lectura, el colombiano promedio no lee siquiera 2 libros al año y no imagino cuánto papel gasta en sus manuscritos porque no es para nadie un secreto que esto de escribir no es que sea muy agradable ante los ojos de muchos.

Sinceramente el efecto que esperamos causar no se verá con inmediatez, es un trabajo constante que hemos emprendido, es un reto que nos forjamos a mediano y largo plazo. Este proyecto tiene sentido si tan siquiera hacemos que uno de nuestros lectores se interese por tomar nuestro periódico y guardarlo, si se interesa por leer alguno de nuestros recomendados; si nos lee y nos critica; si nos ayuda a crecer, a mejorar; si lo difunde, propone y aporta; si se interesa por hacer parte de este equipo; si un personaje llega cada semana con entusiasmo a comprar su periódico; si en cada edición encontramos nuevas razones para seguir en pie; en general este proyecto tiene sentido si está usted señor lector si se apropia de lo que le queremos transmitir y hace de usted un mejor ser, o tan sólo un ser feliz.

De acuerdo a la Cámara Colombiana del Libro, tan sólo 13 millones de colombianos leen 1 libro al año y de esos 13 millones aproximadamente un 80% son jóvenes de entre 12 y 25 que se encuentran en colegios e instituciones de educación superior en donde es requisito leer para ciertas asignaturas. El proyecto emprendido por la CCL según su presidente Moisés Melo es el de conseguir que cada colombiano lea en promedio 4 libros al año, y puede que suene utópico, pero es posible. Proyectos como Fénix pretenden apoyar este proyecto cultural con solides y firmeza, pues es de gran beneficio para el desarrollo humano, social, económico y demás, una sociedad culturizada. En cualquier lugar nos encontramos con cientos de personas que por distintas razones se mantienen en su posición de la no lectura, sin embargo encontramos otros tantos amantes de la lectura y la escritura que reconocen grandes ayudas y ventajas en la práctica de estos. Principalmente leer y escribir como hábito ayuda a mejorar el nivel cognitivo de las personas, favorece al relajamiento del cuerpo y del ser, agiliza la mente y permite mejorar nuestra capacidad receptiva y propositiva. “No imaginas lo que no conoces” la lectura te lleva a mundos increíbles que despertarán tu imaginación, así mismo lograras recrear con palabras cientos de escenarios e historias fantasmagóricas, la lectura te ayuda a construir argumentos a fortalecer otros y a posicionarte. La escritura es tu espacio, tu mundo, lo moldeas a tu antojo puedes destruirlo y nuevamente construirlo a tu merced, desarrollarás la capacidad persuasiva, comunicarás y encontrarás que tienes afinidad con muchos otros personajes de este mundo.

Que lo disfruten. A leer y escribir.

Agradecemos a todos y cada uno de nuestros lectores por el pequeño (gran) detalle de leernos, gracias por apoyar el trabajo autogestionado, por apoyar el trabajo y el intento desesperado de nuestra generación por hacerse escuchar. Esta es una herramienta de expresión y difusión de pensamientos, acá está el que desea y el que lo disfruta.

Fabián Aguilar

Fénix Dirección: Edgar Fabián Aguilar Restrepo Edición: Edgar Fabián Aguilar Restrepo Fotografía: Edgar Fabián Aguilar Restrepo Páginas mencionadas pie de foto. Archivo Redacción: Edgar Fabián Aguilar Restrepo David García Flórez Luisa Fernanda Pardo Mateus Diagramación: Edgar Fabián Aguilar Restrepo Colaboraciones: David García Flórez Luisa Fernanda Pardo Mateus

2

“Sonó el despertador, y ya me estaba arrepintiendo. Salí a tiempo, tomé un taxi, y me encontraba muy nerviosa, no sé por qué, tal vez estaba pensando mucho. Llegó la hora, timbré, me abrió emocionado y con un abrazo. Entré, ella estaba en la sala, me saludó cordialmente, nos sentamos a hablar y nos contó su historia. Tenía catorce años cuando su madre los abandonó a ella y a su hermano, su padre quedó responsable de su educación aún así no tuviera lo suficiente para un colegio. A él le encantaban los libros y sentía una gran pasión por la poesía, así que crecieron leyendo a luz de velas entre bohemios amigos de su padre. Sin embargo, ella sentía una gran fascinación por las pinturas, y de toda clase, desde acuarelas hasta óleos, y solía

pintar portadas para aquellos libros que ya no las tenían en hojas de cuaderno. Creció entonces como amante de las letras y al arte en todas sus formas, y como forma de sobrevivir empezó a experimentar las pinturas en un nuevo lienzo, su cuerpo. La vendas a medio caerse Tienen dos razones, la primera, no exponerse por completo y la segunda, ocultar algunas imperfecciones, -El resto es movimiento y mirada- dijo.” Selftittled

Fabián Pregunta

María Alejandra Responde ¿Qué suele hacer en su tiempo mis historias siempre serán diverlibre? sas pero trato de tener un “común denominador” algo que a todos Pinto desde pequeña, me encanta aluda, en este caso, el amor. Saco la música a todo volumen, y la inspiración de situaciones, de escribir todo tipo de cosas. lugares y de personas, no necesa¿Cómo comenzaste a escribir? riamente gente real, simplemente conjuntos de cualidades que creo y ¿cómo lo has ido puliendo? pueden llegar a ser personajes inEl gusto por escribir empezó hace teresantes dentro de la historia unos 5 años, creo que descubrí una muy buena forma de desaho- ¿De dónde surge la idea de go, de expresar los líos internos crear un blog? Háblanos un y externos de una manera mara- poco acerca de la novela que villosa. Empecé con pequeños publicaste allí. poemas, luego relatos, o simples Lo abrí el año pasado como objefrases que nacían del corazón. to de ocio, publiqué algunas cosas ¿Qué técnica manejas a la hora de escribir? ¿Qué intentas expresar en cada escrito? ¿de dónde suele llegar la inspiración?

que es artista. La idea que tuve fue escribir una sola entrada narrando la “escena” del bodypaint, pero decidí que sería bueno darle todo un antes y después convirtiéndola en historia, traté de bosquejar el relato a grandes rasgos y empece a escribirla. Un libro

con buena inspiración es poco probable que no se escriba algo bello. ¿Cuál ha sido tu mayor logro? Difícil pregunta para alguien a con 18 años, pero creo que, descubrir mi potencial en la escritura y escuchar y ver como a los demás les gusta lo que hago me motiva muchísimo a mejorar.

La mecánica del corazón, un libro juvenil y entretenido de leer que ¿Qué metas tienes para el atrapa intensamente, con buenos futuro? personajes, y un final inesperado. Me encanta mi carrera, y así como Un escritor me gustan las letras, me encanta la imagen, por eso quiero seguir Stephen King, me encanta leer adelante con mi carrera y lograr la novelas de Horror, sobretodo de especialización en medios audioél. visuales. Quiero dejar los sueños por metas, y alcanzar cada cosa ¿Escribir y/o leer? que me proponga. Las dos, no puedo decidir solo una, porque en la lectura se emprende un viaje increíble de emo- Contacto: ciones y la imaginación siempre permanece en esplendor. Escri- www.alejandraleto.blogspot.com bir siempre será un reto, porque www.waterkyte.tumblr.com siempre se quiere llegar a atrapar @Ale_GL al lector con muy buenos argumentos, y no es tarea fácil, pero Por: se desarrollan muchas cosas esFabián Aguilar Restrepo cribiendo, y se aprenden el doble,

que había escrito en tiempo libre y otras de opinión persona. Se llama Selftittled, como referencia a la historia de cada lector, es por eso que los personajes tampoco tienen nombre y la historia es escrita en primera persona, el estado de inmersión que quería lograr hacer que el lector viva su propia historia, sin límites de nombres, o cualidades, solo situaciones.

Me gusta crear una especie de inmersión del lector en la obra, por eso trato de ser realista con lo que escribo en cuanto a situaciones o formas en las que puede llegar a pensar un personaje y que el lector pueda sentirse o no identificado, por supuesto todos somos La historia es sólo ficción, pero diferentes así que las visiones de me inspiré en una persona real,

7


Septiembre 8 de 2011 reseÑando

fÉnix

Número 01

fÉnix

Número 01 novedades

Septiembre 8 de 2011

RECOMENDADOS Por: Fabián Aguilar

EL BANQUETE DE LAS MOSCAS

Tomado de Revista El Librero Agosto 2011

Narrativa

Poesía

Ensayo

Crónica

María Paula Navas-Alarcón

cida Calle del Cartucho en donde cientos de seres pedían permanecer en la miseria como único lugar ajeno a la incomprensión de la realidad colombiana, esa que en el momento de ocurrir, se olvida. El Cartucho ocupó una almendra central de Bogotá hasta su forzada desaparición en el año 2005 y conversión en el Parque del Tercer Milenio, por medio de un proyecto de la alcaldía. El Cartucho fue un lugar real que hoy ya se ha convertido en uno imaginario en la conciencia colectiva de sus moradores. Fue una ciudad con identidad propia, rodeada por un muro invisible pero permeable de forma que el que entraba ya nunca salía, pero el que salía, moría. Fue por tanto una fortaleza, cuya característica común más notoria es que cualquier avance que se producía era un retorno doloroso al pasado.

La Calle del Cartucho dejó de existir a finales del 2005, muchos de los protagonistas de El Banquete de las Moscas, y los demás habitantes del Cartucho, deambulan hoy anónimos por las calles de Bogotá.

María Paula Navas-Alarcón es Periodista de la Universidad Sergio Arboleda con estudios literarios de la Javeriana. Trabajó en el proyecto de la Alcaldía Mayor de Bogotá, liderada por el entonces Alcalde Enrique Peñalosa, para recuperar la zona de “El Cartucho”, de allí surge este libro, “El Banquete de las Moscas”, que no se entiende bien si es banquete de moscas o para las moscas, en todo caso algo tienen que ver y mucho más quienes las llevan. Bajo la dirección editorial de María Elvira Bonilla Otoya, surgen ensayos, artículos, reportajes y libros como el que hoy presentamos, El Banquete de las Moscas de María Paula Navas-Alarcón, con relatos de ocho personajes reales que nadan cómodos en la inverosimilitud de sus vidas. Este libro recoge historias de distintos personajes que ha causa de la pobreza, tanto mental como económica y sentimental, llegaron a habitar La Calle del Cartucho. María Paula Navas-Alarcón hace uso de un lenguaje popular de fácil digestión con algo de jerga callejera que da tonalidades de dolor, abandono y sueños, al lector. Algo que llama la atención y que bien lo expone María Paula es el tratamiento que tiene el libro, las historias fueron contadas y escritas por los mismos personajes. Presentadas en primera persona y narradas con gran elocuencia, los personajes se presentan sin pudor alguno y desnudan su realidad frente al lector.

Jairo es uno de esos jóvenes de un Cartel, que un día entraron a El Cartucho a hacer un recado y no volvió a salir. Su caída fue tan grave que lleva diez años encerrado en una habitación sin ventanas en las que hace pequeños orificios para intentar ver el mundo sin que por ellos quepa la serpiente que le busca para enrollársele en el cuerpo. Él ya no puede cambiar y muerto, sólo espera el tiro de gracia, por eso le gustaría ser «libre». El Calvo era el cuidador sigiloso de El Castillo, paseaba y observaba todo lo que había extraño a su alrededor e informaba. Por la noche habitaba en las mazmorras, haciendo figuras de yeso bajo la única luz de una bombilla y la mirada atenta de sus doscientos gatos que nunca habían salido de allí y que fueron sepultados cuando se demolió El Castillo; a él le gustaría «ser más escultor que campanero». A Zohe le gustaría ser «de verdad o de mentira, pero algo», ella sin embargo es una prostituta adicta a la cocaína y que admira a otra compañera que era azafata de American Airlines, juntas sobreviven sacando plata a los hombres importantes, aunque éstos no saben ni donde vive. A veces, no sabe si por su presente o por la cantidad de coca, le sobra el cuerpo (ese que da) y lo que quisiera es dejarlo por ahí para irse por su lado.

Sucede al otro lado del mundo, pero del mundo que han vendido los medios. Sucede en la inmediatez de la farsa. Sucede como negro en blanco, en una tierra cuyo gobierno enfrenta una verdadera lucha por disfrazar la violencia, en tierra de represión y en donde se anula la esperanza de las clases más populares. Esas las más inadaptadas de un sistema lleno de desigualdades, mentiras, estafas y conveniencias. Frente a miles de gritos que claman la paz, no a muchas cuadras de la humilde morada del Presidente de turno, se encontraba la bien cono-

6

Con el pucho de la vida. León Valencia Alfaguara ©

El libro de los gatos. Liliana García Carril Bajo la luna ©

Un suicidio de una joven paisa en París es la causa para que un periodista deje Europa y viaje hasta Medellín a descubrir ese turbio mundo de fiestas. El pasado de la joven en una invitación para que este personaje salga a fumarse la vida hasta la última bocanada.

No cabe duda: los gatos son animales enigmaticos e inspiradores. La prueba de ello es esta recolleción de poemas dedicados a ellos, de varios autores, entre los cuales están Jorge Borges, Charles Baudelaire y el colombiano Dario Jaramillo.

Aspectos de la cultura popular en Honrarás a tu padre. el sur colombiano. Gay Talese Osvaldo Granda Paz Alfaguara © Travesías © En 1971 Talese publicó este libro, Ocho ensayos componen un mapa tras cinco años de cultivar una que aborda varias perspectivas amistad con Salbvattore Bonande la cultura indígena y popular no, hijo de uno de los líderes de en Colombia. Desde el arte y la la mafia de Nueva York. Gay se artesanía hasta los carnavales, se apegó a los hechos con un estilo exploran a fondo desde una rigu- sobrio para rescatar la faceta más rosa perspectiva académica. humana de esta realidad criminal.

LOS + VENDIDOS 2) ¿POR QUÉ LO MATARON? Detrás de todo hito histórico se Autor: Gómez Hurtado Enrique oculta una gran conspiración. CoEditorial: Controversia lombia ha sido fecunda, desde los Valor: $15.000,00 tiempos coloniales, en conjuras que buscan el acceso al poder por 3) EL CAMINO DE STEVE JOBS medios distintos a los que indican Autor: Elliot Jay las leyes y las normas constituEditorial: Aguilar Valor: $37.000,00 cionales. En esta crónica sobre las grandes conspiraciones en la 4) MARINA historia de Colombia, Enrique Autor: Ruiz Zafón Carlos santos Molano cuenta de manera Editorial: Planeta minuciosa quiénes, cómo y por Valor: $42.000,00 qué desarrollaron célebres golpes que, exitosos o fracasados, 5) EL CUADERNO DE MAYA tuvieron profunda influencia en Autor: Allende Isabel las distintas etapas de la vida naEditorial: Plaza Janes cional. Este volumen abarca ocho Valor: $49.000,00 conspiraciones que sucedieron 6) EL RUIDO DE LAS COSAS AL entre 1715 y 1867.

Fuente: Portal web Librería Nacional

Todos los personajes de este libro responden a las preguntas del Cuestionario de Proust, lo que los lleva a cuestionarse, a reflexionar o a deshacerse en la brevedad del tiempo de preguntas triviales llenas de corazón. Encontrarse con momentos en los que no se reacciona, en donde uno mismo es quien se encarga de defraudarse, momentos en los que quizá sientes desbordar el vaso de lo permitido y huyes a dimensiones en donde no podrán encontrarte. En alrededor de 200 páginas nos enfrentamos con realidades que nadie creerá alcanzables pero que en una sociedad como la que vivimos, tan llena de desigualdad, inconformismos, injusticia nadie se encuentra exento de suspenderse en la profundidad del olvido, la nada y los vaivenes de la vida continua.

1) GRANDES CONSPIRACIONES EN LA HISTORIA DE COLOMBIA Autor: Santos Molano Enrique Editorial: Debate Valor: $39.000,00

3

CAER Autor: Vásquez Juan Gabriel Editorial: Alfaguara Valor: $41.000,00 7) EL GRAN DISEÑO Autor: Hawking Stephen y Mlodinow Leonard Editorial: Crítica Valor: $55.000,00


Septiembre 8 de 2011 memorias

fÉnix

Número 01

El pasado y presente de Andrés Caicedo

“Su obra se caracteriza por estar fuertemente influenciada en las vivencias juveniles de sus días, problemas, peleas, alcohol, drogas, sexo y la muerte.”

Por: David García flórez El mismo año en el que terminó su colegio, ingresó al Departamento de Teatro de la Universidad del Valle y un año después comienza a escribir crítica cinematográfica en los diarios El País, Occidente y El Pueblo al tiempo que funda el cineclub de Cali con sus amigos Luis Ospina y Carlos Mayolo, personaje con quien quiso grabar uno de sus guiones “Angelita y Miguel Ángel” sin éxito alguno. En 1970 gana el primer Concurso Literario de Cuento de Caracas con “Los dientes de caperucita”, adaptación del cuento infantil, dos años después gana el Concurso Nacional de Cuento de la Universidad Externado de Colombia con su cuento “El tiempo de la ciénaga”. Al año siguiente viaja a Estados Un|idos con la idea de vender algunos de sus guiones para largometraje, desafortunadamente no lo logra pero este viaje le deja su novela “¡Qué viva la música!”. En 1974, comienza a escribir su revista especializada en cine “Ojo al cine” y es publicado su cuento “El Atravesado”. Dos años después intenta suicidarse dos veces sin poder alcanzar su objetivo, escribe dos cuentos más, entre ellos su novela inconclusa “Noche sin fortuna” y el 4 de marzo de 1977 al recibir la primera copia de su novela “¡Qué viva la música!” se suicida tomando 60 pastillas de seconal muriendo encima de Pepito Metralla, su máquina de escribir Remington en donde plasmo todo lo que nos quedó de él.

Vivimos en nuestro presente, intentando construir futuro pero, ¿somos consientes de la importancia que ha marcado el pasado?. Es aquí donde doy prioridad a esta pregunta y comienzo a hablar de unos 34 años atrás, incluso un poco más, en el que estuvo presente uno de los personajes literarios más influyentes de nuestros días -entre los jóvenes-, Andrés Caicedo Estela. Poco conocido en el mundo literario colombiano e internacional, este joven caleño, de larga cabellera, lentes gruesos, tímido y tartamudo a marcado en nuestros días la pauta para que los jóvenes se interesen en la lectura e incluso, en la producción de textos. Su obra se caracteriza por estar fuertemente influenciada en las vivencias juveniles de sus días, problemas, peleas, alcohol, drogas, sexo y la muerte. Además de sus cuentos y novelas, son conocidas sus cartas a familiares, amigos o a sí mismo donde dejó plasmado con total sinceridad y sin tapujo sus más profundos sentimientos y sufrimientos, sus expectativas y constantes miedos que, a fin de cuentas, fueron quienes terminaron matándolo. Nació el 29 de septiembre de 1951 en Cali, Colombia. Sus padres, Carlos Caicedo y Nellie Estela, lo criaron junto a sus tres hermanas mayores María Victoria, Pilar y Rosario, quienes posteriormente ayudarían en la publicación del libro “El Cuento de mi Vida”, una recopilación de sus cartas que dejan al descubierto al Luis Andrés que muchos no conocen. Desadaptado y problemático, en el colegio fue donde comenzó a recolectar sus primeras vivencias que luego dejaría plasmadas en sus cuentos y novelas. Graduado de bachiller a los 17 años, ya contaba con varios guiones para cine y teatro y un par de cuentos, entre ellos “Infección” escrito en el año 1966.

Durante muchísimo tiempo su obra quedó guardada en un baúl conservado celosamente por el señor Carlos Caicedo, padre de Andrés quien luego de un tiempo dio acceso a los textos de su hijo. Fue así como sus cuentos empezaron a ser publicados y su obra salió del ambiente caleño para ser aún más conocido en Colombia e incluso recordado y mencionado por extranjeros como Alberto Fuguet, chileno que publicó “Mi cuerpo es una celda” libro que habla sobre la vida de Luis Andrés. En Colombia, su amigo Luis Ospina realizó un documental llamado “Unos pocos buenos amigos” en donde se cuenta la vida y obra del escritor caleño. El legado que ha dejado Andrés se ve reflejado en escritores contemporáneos influenciados por la obra del caleño, como Rafael Chaparro Madiedo con su conocido libro “Opio en las nubes” leído por muchísimos jóvenes y Efraím Medina con “Érase una vez el amor pero tuve que matarlo”. Sobre Andrés se ha escrito y especulado muchísimas cosas, entre ellas su sexualidad, que aunque se conozca su amor por Patricia Restrepo, se cree que tenía cierta inclinación por los hombres; en la Revista Arcadia Nº 69 fue publicado un artículo que toca este tema más a fondo. Otro de los temas que ha sido muy discutido fue su relación con Clarisol y Guillermo Lemos, el par de hermanos que llevaron a Andrés a conocer las drogas y el mundo de las calles. Aún así siempre habrá que comentar sobre él, su muerte temprana y unas cuantas cosas más que generan interés y preguntas al leer su obra. Aún estamos a tiempo de conocer a aquel joven caleño que dejo en el papel su vida entera y a la cual le dedico cada instante de su corta existencia. Nos enseñará a ver la literatura colombiana de otra forma y entenderemos por qué ha sido llamado “el enemigo de Macondo”. Sus experiencias, cercanas a la realidad y tangibles para muchos, harán sentir en carne propia lo vivido y contado por Andrés y como el mismo decía “Si dejas obra, muere tranquilo, confiando en unos pocos buenos amigos”, nos ha dejado todo lo que tenía, es hora de pagarle con buena moneda y ser uno de sus buenos amigos.

Ilustración: Henry Rodríguez Ospina

4

fÉnix

Número 01 memorias

Septiembre 8 de 2011

LA MUJER QUE PLASMO SU MUERTE EN CADA UNA DE SUS LETRAS. Para hablar de Alejandra Pizarnik, hay que empaparse del dolor de cada una de sus letras, embriagarse en su bendita ausencia y sentir cada verso como presenciar su muerte.

En Argentina termina una etapa de su vida, para dar inicio a otra: los años de Alejandra en parís, que en realidad fueron cuatro años (1960-1964), en los que se dio a conocer internacionalmente, es allí cuando construiría dos amistades que durarían hasta su muerte: Octavio Paz y Julio Cortázar. Con este ultimo crea una amistad entrañable, de cartas, poemas y dibujos. En parís sigue desempeñando su oficio de escritora, traductora y poeta del silencio.

Nace en Buenos Aires, Argentina el 29 de abril de 1936; sus padres eran inmigrantes judíos rusos y su infancia estuvo fielmente acompañada por sus problemas de tartamudez, acné y la facilidad a subir de peso, lo que la llevo a crear una adicción a las anfetaminas a temprana edad, en consecuencia de esto desarrolló un trastorno límite de la personalidad o bourderlaine. Ingresó a la facultad de filosofía y letras de la Universidad de Buenos Aires, donde paralelamente tomó cursos de periodismo y pintura con Juan Battle Planas, estudios que no finalizaría. Posterior a esto desarrollaría una forma de estudio más autónoma basándose fundamentalmente en ahondar su formación literaria como poeta y escritora.

“No quiero ir nada más que hasta el fondo” A los escasos diecinueve años de edad Alejandra publica su primer libro, un poemario: La Tierra Más Ajena (1955) en el cual se resalta la falta de puntuación, producto de las influencias de escritores surrealistas como: René Char y también los “poetas malditos” y principalmente se evidencia la influencia de Rimbaud. También encontramos varias dedicatorias y la carga emocional acerca de los problemas que hicieron de su niñez una época sin gratos recuerdos. En cada una de sus líneas se puede evidenciar el dolor de su juventud y la agonía de todas esas noches de insomnio, gracias a calmantes y somníferos que utilizaba para contrarrestar el efecto de las anfetaminas. Pizarnik escribía de noches eternas, tomaba la palabra como un todo rotundo en donde hasta el silencio tenía forma de verso ahogado entre dolor, humo y licor. Más adelante con su segunda publicación: La última inocencia (1956). Se evidencia que para

Fotografía: www.jwmulligan.wordpress.com

LA ÚLTIMA INOCENCIA Partir en cuerpo y alma partir. Partir deshacerse de las miradas piedras opresoras que duermen en la garganta. He de partir no más inercia bajo el sol no más sangre anonadada no más fila para morir.

Decide regresar a Argentina, donde publica: Extracción de la piedra de locura (1968), El infierno musical y la condesa sangrienta, ambos en 1971. Más tarde en la madrugada del 25 de septiembre de 1972, a los treinta y seis años, Alejandra se suicida con cincuenta pastillas de seconal. Se sumerge en su tan anhelado sueño, funde su esencia aun consciente de que quedaban muchas letras, pero no le quedaba mucho tiempo a su delirio, a su lenguaje. Pizarnik muere y con ella la intensidad emocional de sus líneas, la soledad ahogada entre calmantes que ya no hacían otra cosa que aportar a su agonía, muere su particular forma de escribir, sus gratificantes cartas con Cortázar. Murió su cuerpo, pero no muere su ilusión de crear un lenguaje universal, cobijado de sentimentalismo existencialista.

No muere su eterno recuerdo y la prolongada despedida que ya desde hace varios años, a pesar de su corta edad, venia deseanHe de partir do. Para leer a Pizarnik, hay que sentir más que con la piel, estar Pero arremete ¡viajera! dispuesto a des-enamorarse una y otra vez, buscar un principio, A. PIZARNIK volver al final, a donde siempre se ha querido estar. Ya no queda Pizarnik, la poesía era su salvación, su ventana secreta de escape a la más que leerla, ahogarnos en esto locura, aunque muchas veces agonizante. Se puso a la tarea de encon- que ni ella ni nosotros sabremos trar nuevas palabras que describieran su sensibilidad, que la palabra que somos. fuera un todo que llenara a la ausencia, que la palabra fuera ese momento que nunca vivirá, ese acto que nunca hará. Para Alejandra escribir era un oficio sublime, siempre en busca de un estilo propio, aunque a veces no todo fluía y se hallaba atascada de tantos juegos de palabras y era allí cuando sentía la imposibilidad de escribir, entonces pensaba que estaba maltratando la poesía, que nada de lo que escribía tenia coherencia, y que nunca podría plasmar todos sus sentidos en conjunto a la hora de tomar una hoja y fundirse en tinta. Por: Luisa Fernanda Pardo Mateus www.pardosuspiros.blogspot.com

5


Fénix Edición 1