Page 1

DECLARACION PÚBLICA DEL CONSORCIO DE UNIVERSIDADES DEL ESTADO DE CHILE

Los Rectores de las 16 universidades estatales, agrupadas en el Consorcio de Universidades del Estado de Chile, queremos hacer un llamado responsable y urgente a los estudiantes de nuestras universidades, para que, en conjunto con las comunidades universitarias, iniciemos al más breve plazo, la normalización de las actividades académicas. Hacemos este llamado fundados en la convicción que al momento de retomar la actividad académica estaremos fortaleciendo la educación pública, preservando la continuidad en el tiempo de nuestras instituciones, además de fortalecer y acrecentar el apoyo ciudadano hacia el movimiento. El movimiento estudiantil, con el concurso de los otros estamentos de la vida universitaria y de un amplio apoyo ciudadano, ha logrado instalar en el debate nacional la necesidad de una reforma profunda de la educación superior, donde están presentes objetivos comunes tales como: fortalecer la educación pública, establecer un nuevo trato por parte del Estado con sus universidades garantizando financiamientos basales, ampliar los beneficios estudiantiles para instituciones de calidad acreditada, reformar el sistema de créditos con aval del Estado, cumplir con la fiscalización de la naturaleza sin fines de lucro de las instituciones universitarias, ampliar la participación, reformar la institucionalidad de educación superior creando una Subsecretaria y una Superintendencia, reformar integralmente el sistema de acreditación, apoyar a las universidades regionales y aumentar los fondos para desarrollo científico y tecnológico. Estos logros son una clara victoria del movimiento estudiantil. Sin embargo, creemos que ha llegado la hora de concretarlos en acciones, propuestas y proyectos específicos de ley, para lo cual se hace necesario pasar a una nueva fase de trabajo, caracterizada por el dialogo, los estudios técnicos y los acuerdos. El documento denominado “Puntos Convergentes”, redactado conjuntamente entre el Consejo de Rectores y la CONFECH y validado por los estudiantes en sus asambleas, en la mayor parte de su contenido, con excepción del compromiso de normalización académica, constituye un valioso aporte y, sobre todo, un compromiso conjunto de acción estratégica y colaborativa. Sería incomprensible que un movimiento de defensa de la educación superior pública ponga en peligro la sustentabilidad de nuestras instituciones. Queremos afirmar responsablemente que hemos llegado a ese punto. La prolongación de tomas y paros están afectando estructuralmente al sistema de universidades estatales y debilitan ostensiblemente el sistema público de educación superior que queremos preservar y desarrollar. Apelamos a la capacidad reflexiva y propositiva de los estudiantes y sus organizaciones y los invitamos a extender el debate democrático de las propuestas que el movimiento estudiantil ha puesto en la agenda pública. Creemos que normalizar la actividad académica es totalmente compatible con una nueva fase de este proceso de cambios tan necesarios para nuestro sistema educacional.

1


En esta fase convocamos a nuestras comunidades universitarias, y en especial a los estudiantes, a trabajar en la constitución de un FORO SOCIAL POR LA REFORMA DE LA EDUCACION, que desde la sociedad civil acompañe cada uno de los pasos que se deben dar en la concreción de la reforma de la educación superior. Por último, instamos al Gobierno, al Congreso y a los partidos políticos a cumplir su insustituible rol que es servir de puente entre la sociedad civil y sus demandas, con la sociedad política y el Estado. Hasta ahora, los movimientos sociales han cumplido su tarea. Corresponde que la política proporcione los espacios y los instrumentos para encontrar las soluciones técnicas y legislativas más adecuadas. Somos conscientes que se ha iniciado un camino de reformas para la educación superior de nuestro país, que no tiene vuelta atrás. Los ciudadanos y muy especialmente nuestros jóvenes se han expresado mayoritariamente con creatividad y de manera pacífica por los cambios que el sistema requiere. La normalización de la actividad académica, al más breve plazo, es un ejercicio de responsabilidad con nuestras universidades y una respuesta valiente frente a quienes desde hace mucho tiempo favorecen el desmantelamiento y la depreciación definitiva de la universidad estatal. A nuestros estudiantes les decimos, como Rectores de las principales casas de estudio de nuestro país, que tenemos un compromiso de honor con el movimiento estudiantil, y que la reforma al sistema de educación superior será el legado más preciado de miles de estudiantes chilenos comprometidos con una educación de calidad para todas y todos.

Santiago, 12 de agosto de 2011.

2

Declaración del Consorcio de U. Estatales  

Estudiante: lea atentamente.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you