Page 11

1 al 15 de Julio | 2012

especial río+20

el documento plantea la necesidad de definir claramente lo que es la economía verde, pues se conciben diferentes abordajes, visiones, modelos y herramientas

Fotos: Giovanny Vera /Reporte Energía y ONU

Jorge Luis Ramirez, representantes de ONGs de Guatemala

LAS FRASES del encuentro

sin el financiamiento público para transferencia de tecnología en los países en desarrollo, no habrá resultados

Ahmed Alfa, ministro de Medio Ambiente de Nigeria

la prioridad máxima es la erradicación de la pobreza y el cambio de los patrones de consumo y producción

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

nergía acompañó el encuentro en Rio de Janeiro con un enviado especial).

or a poco

ue se reconoció que quedaron diversos nunciados sin compromisos medibles. los países, que sustituirán las Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, que expiran en 2015. Según Jorge Luis Ramírez, miembro de un grupo de ONGs de Guatemala, el documento plantea la necesidad de definir claramente la “economía verde”, “puesto que se conciben diferentes abordajes, visiones, modelos y herramientas disponibles para que cada país, según sus propias circunstancias y prioridades nacionales, pueda alcanzar el desarrollo sostenible”. Para Dilma Rousseff, un avance sobresaliente de la Cumbre fue la creación de un nuevo indicador de riqueza que supere las limitaciones del Producto Interno Bruto (PIB) e incluya datos sociales y ambientales en cada país. Un tema que anteriormente prometía generar debate durante la cita Río+20 era la propuesta europea de creación de una organización mundial que supliera al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que fue objetado por Brasil y Estados Unidos. Al final se decidió fortalecer el ya existente PNUMA. ▲

las soluciones para lapobreza y desigualdad están en el desarrollo sostenible y no en el crecer a cualquier costo

Fernando Enrique Cardozo , ex presidente de Brasil

la conferencia Río+20 fue un fracaso. el documento final fue lírico, sin compromisos concretos y mensurables

Rafael Correa, presidente de Ecuador

11

el Descontento por los ‘Tímidos’ compromisos En la noche del día 22 de junio, durante el cierre de la Cumbre Río+20, el secretario general de la cita, Sha Zukan, afirmó que “fue construido un gran legado sobre el futuro que queremos. Los líderes del mundo hicieron en Río una estructura de acciones que nos da mucho orgullo por los resultados obtenidos”. Sin embargo, su apreciación no fue compartida por muchos. Mientras la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, Sha Zukan y el secretario general de la Organización Para las Nacionales Unidas (ONU), Ban Ki-moon, celebraban otros coincidían en que los resultados de la cumbre tenían un sabor a poco. En este tema Rafael Correa, presidente de Ecuador, la conferencia Río+20 fue “un fracaso, el documento final fue lírico, no hay compromisos concretos, mensurables o controlables, por eso todo continuará igual”. El presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, mostró su desilusión por los resultados presentados, afirmando que “al igual que muchos, nos sentimos desilusionados porque durante las últimas dos décadas, a pesar de algunos adelantos, no se ha progresado con la celeridad que el mundo reclama”.

Para algunos políticos, como el viceprimer ministro de Gran Bretaña, Nick Clegg, el resultado fue “insípido”. Y la expresidenta irlandesa Mary Robinson dijo que el documento no es suficiente. Y es que hasta los mismos representantes brasileños sintieron una falta de compromiso en la declaración final. Lo confirmó la ministra brasileña de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, al criticar a los países ricos por no comprometerse con financiamiento. En una rápida declaración en pasillos de Rio Centro, el expresidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, afirmó que “tenemos que aceptar que las soluciones para la pobreza y la desigualdad se encuentran en el desarrollo sostenible, y no en el crecimiento a cualquier costo”. Miembros de organizaciones ambientalistas también se mostraron inquietos con los resultados presentados. Kumi Naidoo, director ejecutivo de Greenpeace Internacional, se reunió con Ban Ki-moon para entregarle un documento con críticas, donde se señala que “Río+20 fue un fracaso de proporciones épicas. El único resultado de esta cumbre es una rabia justificada que debemos transformar en acción”.

compromisos asumidos Con la adopción del texto “El futuro que queremos”, los gobiernos y gobernantes se comprometieron a dar un giro a la economía local, regional y mundial, para avanzar hacia una “economía verde”, que frene la degradación del medio ambiente y combata la pobreza. A continuación los compromisos destacados por temas: Objetivos de Desarrollo Sostenible Hasta septiembre de 2013 se creará y adoptará un conjunto de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que orientarán al mundo para enfocarse en el desarrollo responsable con el medio ambiente. Estarán enfocados en asuntos como el agua, la biodiversidad y la seguridad alimentaria, mientras los actuales Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) están orientados al hambre, la pobreza, la educación y la salud. Fortalecer al PNUMA El fortalecimiento del PNUMA y la mejora de su eficiencia fue la respuesta dada a la propuesta inicial de convertirla en una agencia especializada de la ONU, con mayor poder y autonomía financiera, algo similar a lo que ocurre con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Financiamiento El G77, más China, pretendía la creación de un “fondo verde” de por lo menos $us 30.000 millones para financiar el cumplimiento de las metas pactadas. Sin embar-

go, la propuesta tuvo el mismo final que otros puntos polémicos y fue eliminada del texto, debido a la fuerte oposición de países industrializados. Subsidios a combustibles fósiles En 2009, el G20 decidió eliminar gradualmente los subsidios para combustibles fósiles hasta 2020, lo que reduciría la demanda de energía global y las emisiones de dióxido de carbono. Sin embargo, el proceso no se inició y hasta hoy no se redefine el plazo. El texto final de la Río+20, vuelve a dictar la misma intención. Océanos La declaración final compromete a la toma de “medidas para reducir la incidencia y los impactos de la polución en los ecosistemas marinos”. Se propuso que hasta 2025 los países actúen para alcanzar reducciones significativas en destrozos marinos para evitar daños al ambiente marino. Responsabilidades comunes, pero diferenciadas En 1992, se estableció el principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas, que luego guió acuerdos como el Protocolo de Kyoto. Se basa en que todos los países son responsables, pero quien contamina más (países ricos), debe combatir el problema con más fuerza y financiar los esfuerzos de quien contamina menos (países pobres).

EDICIÓN 81  

Río+20 acceso universal a la energia sostenible hasta 2030

EDICIÓN 81  

Río+20 acceso universal a la energia sostenible hasta 2030

Advertisement