Page 10

10

1 al 15 de Julio | 2012

especial río+20

El documento es una guía para hacer una transición hacia una economía verde inclusiva y conclusiones de implementarse potenciarán los caminos hacia un siglo XXI más sostenible

Informe ONU

Los principales líderes del mundo se dieron cita en Río de Janeiro para debatir las acciones a seguir para “salvar el planeta”. Las posiciones de los países fueron divergentes y al final no se logró contar con un texto que implique compromisos medibles. (Reporte En

Cumbre Río+20: Decisiones con sabo

Para el país organizador de la cita mundial ambiental, Brasil, y para la ONU, en los acuerdos finales se logró avances iniciales, aunqu temas pendientes relacionados al financiamiento para implementar una “economía verde” en el planeta. Otros líderes ven simples en RíO DE JANEIRO: GIOVANNY VERA S. ENVIADO ESPECIAL RE

L

a Cumbre Río+20, una de las reuniones mundiales más importantes sobre desarrollo sostenible, concluyó con una sensación de frustración por la falta de resultados concretos para la mayor parte de los participantes. Para la Organización de Naciones Unidas (ONU) y algunos gobernantes, es un paso inicial y no el final. La Conferencia sobre Desarrollo Sustentable, llamada también Río+20, aprobó el documento “El futuro que queremos”, adoptado por cerca de 191 países participantes. Este texto final fue catalogado por el secretario general de la Organización para las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, como “un buen documento y una visión sobre la que podremos construir nuestros sueños”. A su vez, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, declaró su total satisfacción por los resultados logrados. “Brasil fue el responsable de construir un consenso posible, que viene a ser un punto de partida y no de lle-

gada”, afirmó. "Los líderes del mundo se reunieron en Río de Janeiro para decir que la prioridad máxima del mundo es la erradicación de la pobreza, y la segunda prioridad es un cambio de los patrones de consumo y producción que sean viables para un mundo que tendrá 9.000 millones de habitantes para 2050", afirmó la primera autoridad de Brasil. En el año 2030, según la ONU, se necesitará aumentar la cantidad de alimentos en 50%, energía en 45% y agua en 30% sólo para mantener la actual forma de vida. Un tema que rondaba las reuniones y parecía ser de alta importancia era la “economía verde”. Sin embargo, el mismo quedó desfigurado al eliminarse la propuesta de crear un mecanismo que ayudase a alcanzar la meta de desarrollo sostenible y que asesorase a los países en desarrollo a tener acceso a fondos y tecnología. La iniciativa fue sustituida en el documento final por un párrafo abstracto, que reconoce “la importancia de unir financiamiento, tecnología, capacidades y necesidades nacionales para llevar a cabo políticas en

materia de desarrollo sostenible, incluyendo la “economía verde”. Para el embajador de Brasil ante la ONU en la Cumbre Río+20, Luis Alberto Figueiredo, el acuerdo sobre “economía verde” es “una buena noticia” debido a que no había consenso sobre el significado de este concepto. La controversia desarrollada desde antes de la Cumbre se refirió al financiamiento para el desarrollo sostenible del planeta, aspecto que finalmente no logró un acuerdo unánime. El G77 de países en desarrollo más China, incluida Bolivia, proponía la creación de un “fondo verde” para tal efecto, a ser costeado por los países ricos, lo que fue rechazado. “Muchos países, específicamente los desarrollados, no quisieron firmar la cuestión del financiamiento y no lo quieren en la pauta. Es un tema en el que tenemos que avanzar en el futuro”, dijo Rousseff. Por su parte Ahmed Alfa, ministro de Medio Ambiente de Nigeria, cree que sin el financiamiento público para la transferencia de tecnología en los países en desarrollo, no

se dará el resultado esperado. “El futuro que queremos”, documento firmado El documento final aceptado, denominado “El futuro que queremos”, se enfoca en las principales amenazas al planeta, entre ellas la desertificación, contaminación, deforestación, agotamiento de recursos pesqueros, extinción de especies y el calentamiento global, categorizado como “uno de los principales desafíos de nuestros tiempos”. Según la ONU, el documento es una “guía para que el mundo realice una transición hacia una “economía verde” inclusiva y un abanico de conclusiones que, si se implementan en los próximos meses y años, proporcionarán la oportunidad para potenciar los caminos hacia un siglo XXI más sostenible”. En el texto final no se establecen objetivos ambiciosos para el futuro, ni responsabilidades, sin embargo, instituye el inicio del proceso para la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con metas para los avances sociales y ambientales de

EDICIÓN 81  

Río+20 acceso universal a la energia sostenible hasta 2030

EDICIÓN 81  

Río+20 acceso universal a la energia sostenible hasta 2030

Advertisement