Issuu on Google+

La libido es ese instrumento útil que nos fue dado como impulso a nuestra vida. Ese libido, a pesar de lo que dijeron Jung y Freud, necesita alimento. Le urge. A diario. A pesar del canto de las guerras, los reyes y las ciudades. A pesar del cielo y el infierno. La libido es el motor de un vehículo que se maneja, de preferencia, a toda velocidad en las rectas y con precaución en las curvas. El auténtico camino de salvación una vez que las puertas de la percepción se han abierto. La libido, decía, padece hambre. No hay que negarle la posibilidad de satisfacerse. A éste propósito vienen las letras de ésta antología. Sin reserva y sin disimulos, los poetas compilados ofrecen sus recetas a las pociones mágicas del alma, esas que llevan tatuadas en los sudores de la copulación. Las experiencias y los sueños, los devenires y las anorgasmias, las musas y las degustaciones, los lengüetazos y las puñetas, los fluidos y las pieles, los rasguños y las palabras. Las frases… Este libro se abre y se cierra, como las piernas femeninas en busca del vigor masculino. Este libro se usa de calzador en la cama, para que en las noches de compañía se escuche sólo el vaho de las respiraciones. Este libro se absorbe, como los néctares coitales se chupan simultáneamente. Este libro se sueña, como un vaso de inconsciente se toma en el plano irreal. Este libro se fabrica, como diáfana escultura de calor que flota por las paredes de una aguja que subyace en las venas. Este libro cae, se levanta y cae tal como las guirnaldas de Calíope. Este libro se lee, como febril devoción a un lívido halo de luz que surca las paredes de una noche que cobija. Este libro, no es un libro. Es el cruel deambular de un deseo lascivo. Fue tomado. Fue recogido. Fue deglutido. Y ahora es libre. Mario Sepúlveda Marzo 2012


Letras

Lascivas Antología Erótica

Editorial Veracruzana “Bajo las tardes rojas” & Colectivo Letras de Arena


Si la personalidad humana no adquiere toda su fuerza, toda su potencia, entre las cuales lo lúdico y lo erótico son pulsiones fundamentales, ninguna revolución va a cumplir su camino. Julio Cortázar

Erotismo y poesía: el primero es una metáfora de la sexualidad, la segunda una erotización del lenguaje. Octavio Paz

El erotismo es una de las bases del conocimiento de uno mismo, tan indispensable como la poesía. Anaïs Nin

El erotismo es un juego privado en el que sólo el yo y los fantasmas y los jugadores pueden participar, y cuyo éxito depende de su carácter secreto, impermeable a la curiosidad pública. Mario Vargas Llosa


Poema I

Poema II

¿Qué más da si soy tu esclava? ¿Qué más da si estoy cautiva?

Soy la madre que muerde los labios al cenit de los quejidos inciertos como mirada al estiércol que teme por los ineludibles seres de lo incierto

Por sentir tus dulces labios recorriendo mi vagina… ¿Cómo logras que no corra? ¡Es por mucho lo que excitas! No paramos porque sabes que el placer es ambrosía.

Al olor mal pudiente de tus ojos saboreo tu cadáver pechiabierto acomodo tus dedos en mis mamas te escupo cada pétalo a la cara me como tu mierda de esmeralda y entre fluidos de tu virginal conciencia violo cada instante de tu pecho ¡Manoséame María señora Candelaria con tus carnes llenas de lascivia! Trago con mi semen tu lactancia flagela mi cuello con tu boca y estrújame gemido tus sueños Masturba mi señora mi mirada Soy de tu himen el falo que resiste temblorosa tus nalgadas rompo al golpe del orgasmo moribundo escupiendo labios vaginales en la nada ¡Viólame estigma Sodomita! ¡Bésame carnosos labios de falo! ¡Apriétame virgen mía con tus ojos! ¡Frota con tu lengua mis dos anos! ¡Oh Dios y marqués! ¿Por qué no seré perfecta? ¿Por qué murió Sodoma? ¿Por qué falleció Gomorra? Dildo de tres cabezas pintadas con el estigma del ser en cruz eterno


Es su hocico quien escupe semen es su boca dibujada de pecado Soy la ingenuidad matriarca de la libido Soy el orgasmo mal contado éxtasis del sexo y de suciedad atascada ¡Déjame Señora Luz Eterna! Flagélame los pechos en el confesionario negro del clítoris enfermo.

La Dama Hombre

Te besaría hasta pulverizarme los labios Te chuparía el cuerpo entero hasta sacarte el tuétano para que la materia de tus huesos se confundiera con la de mi estómago Me dejaría triturar entre tus dientes y convertirme en una masa sin forma en una cosa sin nombre un molusco en el abismo un reptil australiano para después así derramado regresar a hombre entre tus piernas.

Desfachatada (1986) Coatzacoalcos Veracruz desfachatadisima.tumblr.com


DE EROS Y TANATOS

Confesión Primera

(TRACTATUS MORBIDUS-ERÓTICUS) Introitus

-Te confieso algo –dice una serie de clichés, pensativa-: algunas veces, cuando hacemos el amor... cuando estás sobre mí... me miras de una forma muy extraña, violenta... es como si deformaras la realidad, el momento... a veces creo que podrías asesinarme.

Pero es que sí te odio. Es que si deseo matarte. Es verdad que deseo tu muerte porque ríes más que yo. Te diviertes más que yo. Porque miras más que yo. Porque gozas más que yo. Porque entiendes más que yo. Es que yo, atrapado en un cuadro mental, tengo ojos que se estiran, miran. Tú tienes ojos que queman, calcinan, abrasan, arrasan, un fragmento, un mapa, un mundo... Es que yo quiero asesinarte. Porque mueres más que yo cada vez, cada vez que te vacías mueres, gimes más que yo; yo silencioso, sexual silencioso yo, insatisfecho, lejano. Uni-orgásmico. Asexual a veces. Aterrado a veces. Precipitado a veces. Tú, multi-orgásmica. Múltiple. Múltiple en tu quebrantamiento. Porque múltiple es tu quebrarse de espaldas en mis brazos. En mis brazos te agitas. Sacudes. En múltiples espasmos me gozas. De forma interminable me gozas. Yo distante. Tú inalcanzable. Inalcanzable tú. En tu misterio. En tu misterio de pozo sin fondo, de senda perdida, de campo de liquen, musgo en el ártico, de agujeros en el ático por donde penetra la luz amanecida, mancha protoplasmática en cráter lunar. Navegas. Navegas, naufragas luego, en mis brazos, a través de mis dedos, por mis caricias llegas a múltiples playas. Yo, no logro yo, alcanzar la otra orilla. Me quedo a medias. Todo turbación, deseo, ganas de, pretensión de, avidez de... ¿de qué, en realidad? De todo eso que te explota por dentro, te estalla, te revierte los órganos a través de la boca vertical que se sonrosa. De eso que se te derrama en vasos sanguinolentos, en alas, en pretensiones, gemidos, estallidos, en el alcanzar de lo inabarcable, lo inalcanzable, de eso que no sabré qué es, cómo es, cómo se vive o se muere cada vez porque carezco de aquello que me recibe por dentro, a mí, concentrado yo, punteado yo, localizado yo, en un punto solo, cada vez que entro en tu anatomía buscando respuestas que no encuentro de otra manera, ni encontraré, ni sabré, ni entenderé porque en el caso improbable de saber... jamás podré comparar con nada que tenga yo como hombre, instrumento de placer, sensación,


universo de sensaciones, sensación, vacío, aquello que te corroe, te arroja, te libera luego. Hastío.

Confesión Segunda

A veces deseo que mueras. En un solo vertido derretido, cera caliente, semen, sebo, esperma de ballena, que mueras quiero. Extenso derretido fluido. Vertido en escorzo. Desatado, desencadenado, que derroche sal, veneno, ácido otra vez, que te salgas, escurras desde dentro, sangre, vaginales fluidos, carne molida, sesos, betún para mis condones rotos, nada. ¡Ufff! El momento ha pasado. Ha pasado. Ha pasado el momento de deseo. De destrucción del deseo. Ha pasado. El Matador de Cisnes se agota. Baja las alas. Se le caen las alas. Se le caen las alas cortadas de las manos. Se le caen a pedazos radiactivos, cancerosos, tumorosos, llagados, purulentos... Es mortal de nuevo. Mortal de que padecerá muerte. Ha dejado de ser El Mortal porque puede hacer padecer muerte. Se ha agotado el Matador de los Cisnes. Sólo te tengo a ti. A ti. A mi lado. Otra vez. Amor. Amor negro. Amor obsceno. Amor impúdico. Amor que no nace del amor. Lejos, caminando lejos, está de tu mente el saber que el momento mortal ha pasado)

Pé de J. Pauner Tuxpan, Veracruz


LOS LOBOS TAMBIÉN SIGUEN A LA CIUDAD Y ÁRBOLES

II

Sin colmillos Tiene hambre || Empieza a violar con la mirada. Lo sagrado es cobrar || lo profano el vacío ||

I

Es el nombre de los nombres || la lucha entre el canibalismo y el hambre || la sobriedad || el ojo en medio || la boca sin aliento || el oído que escucha todo y nada palpita || el suspiro sobre el entorno.

Dice que es boca llena y deja que lo devoren. Sus miembros ya no se despliegan || son parte de la tierra || come mis pieles || come mis

venas ||

Te como entero dice la tierra.

Quién eres tú pregunta || olfatea las huellas || mientras los árboles se convierten en gigantescas vergas al son del viento || Despierta || el sueño lo revela y le da el signo || lo busco la obra maestra || le dice allí está el alimento || y sin dientes encuentra || es como beber a un árbol || es ella quien tiene sed también || asegura tu hambre || eres joven aún para exigirte poco || dice el lobo || hay mucho por beber || desde sus pestañas hasta el oleaje que se tonifica en sus piernas. Su aureola en medio del universo || levanta torres || más de alguna edifica un altar pero hay nieve nada más. Ni el cuerpo de ella para comer una parte más de su ombligo. … Si alzo el cuello es que sabrás dónde se encuentra lo tibio. Luego puedes descender hasta el pecho || juega a ser un niño || ver cómo una de las estrellas se iza por ti || también puedes treparte en medio ||


hay algo allí || un puente para seguir jugando al cazador. Puedes atarme las manos y atrapar mis miembros || me resigno a perderlos || tal vez sea el colmillo que renuncie a la soledad y se clave como estaca en la espalda || quizá nos quedemos así una eternidad hasta sangrar || si es que viene la sangre. Vale la pena.

Selva en la ciudad

Me gusta ver cómo se dejan caer los hombres en una enfermedad || lo peor es que poseen voz y se sienten sanos || todos se inventan máscaras con cigarros y botellas || aunque teman romperse las manos o quemarse en fuego sin ser pólvora. Me gusta ver cómo los ojos se dilatan || pierden la esencia || dejan que las bolsas de plástico vuelen como si fueran cadáveres de los sueños. Me gusta ver cómo se van desnudando y luego se arrepienten || se convierten en un Adán con hambre || justo cuando ven su reflejo en un cristal mientras los demás se burlan || le escupen sin permiso o se despiden para encontrar a alguien. Todos son parte de una ciudad sin ojeras que jamás duerme || las hojas en blanco dicen lo demás || pero nadie las escucha || porque la imagen es invisible sobre una selva de hirsuto: mientras despiertan se dan cuenta de su nacimiento. Es probable que dirán algo en un siglo || hasta cuando todos digan no a lo que se debe negar. Me gusta ver cómo se desintegran || así y su eco se repite como tambor de hojalata y se canta mientras devuelven los pájaros a las nubes. Me gusta ver cómo el hirsuto crece || llega y tengo hambre || me rodea la cadera el pescuezo ||


me atrapa || los brazos son cortos pero alcanzables || quiere formar un mundo conmigo y expresamos que esto no es una sinfonía agridulce sino la emoción de decir hasta aquí alcanzamos los labios rotos.

Envolver al árbol

Caminar entre los árboles me preocupa contemplarme sin el látigo que persiga el lomo o el silbar de sus muñecas al sujetármelo. El silencio espanta como lo hacen los animales en extinción. Perder los colmillos es ganarle a las trampas y a la cuna. Mecerse en una rueda donde nace la leche es preferible a juguetear con una verga de barco (a punto de quebrarse). Que los humanos se comen unos con otros hasta tragarse las bocas o perforar las clavículas al succionar toda piel no es culpa mía. Muchos se azotan y meten las cucharas en los huecos apenas descubiertos. Sales y manecillas al revés indican quién iniciará con la danza. Si se puede tendrá el castigo: acoger a los invitados con medias de seda. Comerse a algunos será de provecho. Extraño el turno de juguetear con la vía láctea. Extraño la sesión de corretear a las mujeres para luego retenerlas. Eso de retenerlas deja un buen sabor de boca. Me gustaba besarles los párpados desabrocharlas y decir injustamente que la mirada gana al olor de los anillos oscuros donde el Sol no encuentra la salida. El zumbar de pájaros sin pico. La caída después de exhalar el desperdicio de comida. Acompañar a los perros para no dejarles huellas. Corretear. Es uno de los deportes preferidos más si una Dafne quiera que mi tronco se entierre con ella. Por eso el caminar entre los árboles deja mi mástil a punto de madurar.

Diana Ferreyra (1990) Morelia, Michoacán


Déjame ir Déjame entrar

Calor

Y entiendo por qué no me tomas de la mano cuando mi cuerpo hirviente recorre el tuyo Y me tienta tu ombligo a poseerte en vano pues todo indica que no podremos estar juntos sin remordimiento a no poder satisfacernos a no pensar que lo que hago no te incendie mientras arrancas con tus uñas de meretriz la ropa que te quise presumir Anda agáchate tómame de las piernas acaricia mi ingle mutila mis zonas erógenas hazme llegar déjame ir déjame entrar aprieta y llénate de mí déjame pasar concibe el éxtasis con tu lengua recorre mi piel con tu respiración llega a mí sin pensarlo comparte otro beso di lo que necesito saber (que te gusta) cólmame con tus senos asfíxiame coloca tu pelvis junto a la mía no seas tímida tócame embriágame con tu ser de niña juguetea con mi oreja muerde mi labio inferior lame mi mejilla y dime que me quieres dilo sin ningún prejuicio dime qué deseas que haga dímelo que se acaba el tiempo… mi querida puta.

Mis dedos sudan tras tocar tu sexo Y te veo plena sobre la cama Apenas puedo mantener el equilibrio Retozamos como perros en brama El ventilador ahoga el sonido de tus gemidos Y mis partes blandas se tensan con casa beso Las sabanas huelen a tus fluidos Tus piernas me atrapan y ya no veo Me quedo pasmado con cada movimiento Tu cintura baila al compas de la música de fondo Encima de mí te mueves como una diosa Sigue pasando el tiempo Y mi órgano te atraviesa como una espada afilada. Bésame dices, en tanto yo hago caso omiso Apretando tus nalgas con delicadeza Consigo adueñarme de tu cuerpo embelesado Aráñame la espalda porque siento tu calor dentro de mí. Profundiza mi ser en el tuyo Agóbiame con tus besos Termina con mi ente Aprieta fuerte mi libido Golpea tus pechos contra mi torso Bésame otra vez y cambiemos de posición.


Hotel

Luego de haberte convencido llegamos al hotel tratando de pasar desapercibidos pensando en cómo te haré mía [otra vez] te digo “hola” y respondes igual te comienzo a besar y a acariciar te aprieto los muslos como si lo nuestro fuera a acabar te recorro sin alarma mientras te pongo de espaldas a mí te quito la blusa que apretaba tus senos con sumo cuidado desabrocho cada botón de ésta mis manos recorren tu cintura aprovecho para morderte un pezón sumerjo mis dedos en tu vagina tus gestos me incitan y mordisqueo tu labio inferior al compas de las luz de neón del cuarto 28 de un hotel embriagado de pasión metes tu mano en mi pantalón tomas mi falo rápidamente con movimientos diestros y las yemas de tus dedos mueves mi glande y te diviertes con él una vez abajo tu pantalón me encargo de satisfacerte lo más pronto posible tú no dejas de manipular mi pene ahogas el ambiente con un suspiro cuando estamos listos para dar el siguiente paso presiento como desde mi ser el calor aumenta mi erección se prolonga y afronto las consecuencias de venirme sobre tu cuerpo sudado…segunda ronda.

Enrique Burgos (1986) Monterrey Nuevo León srbunker.blogspot.com


Cuando te miro

Ultimo sueño cósmico del año

Cuando te miro dormida en tu cama soñando ciudades nacientes recorro tu cuerpo con la mirada y me invade el deseo de poseerte en ese mismo momento de unirme a tu cuerpo en una danza lasciva de provocar una supernova de placer de recorrer una vez más tu cuerpo con la mirada y con cada uno de mis otros sentidos de sumirnos en un éxtasis prismático

Estamos los dos envueltos en vapor creando soles destruyendo planetas viendo estrellas tocando constelaciones sumidos en un éxtasis infinito nuestras pieles transpiran pasión por cada uno de nuestros poros las ventanas se empañan y el espacio parece derrumbarse estamos llegando al límite ¡Ora! Gemimos ¡Ora! Suspiramos ¡Oh eres la encarnación de Afrodita en persona! Entonces despierto empapado en sudor con la torre de Babel bajo mis sabanas y entonces maldigo a Morfeo por expulsarme de su reino de nuevo.

Cuando te miro yaciendo acostada cual alta cordillera acaricio tus dorados cabellos y me invade el deseo de devorarte lentamente de nadar en el río que sale de tus muslos de recorrer tus piernas tus senos tu espalda de hundirme en la sima que hay en tu entrepierna y así de mi mente surgen pensamientos de libido y hormonas cuando te miro.


Onán

Suspiro astral de una ninfómana

Pensando en ti siento el deseo de liberarme de estar contigo en mi propia mente: Te imagino desnuda y apasionada mis manos hacen el resto mi temperatura empieza a subir empiezo a ver estrellas y derramo mi semilla en la tierra tal como lo hizo Onán.

“Mmmmmmmmmmooooooouuuuh”.

Héctor Gv (1994) Coatzacoalcos, Veracruz


Un solo beso

Renuncio al amor y a todas las tentaciones del diablo

Tengo apostadas las manos, piernas y corazón a tu recuerdo a tu forma de hacerme el amor de llenarme el vientre de deseos y sueños

Tus pupilas penetrando en las mías mientras mi nuca se eriza mi ropa duerme debajo de tu cama tu boca en mi boca y como rítmica fantasía mis piernas escurridizas se abrazan a la vida

Mientras penetrabas lentamente me juraste hijos lamiste cada uno de mis dedos prometiendo añillos eyaculaste suero divino que probé ávida de amor de ganas de morderte los pies Mi derrière entero fue tuyo hiciste de mí lo que soy ahora: una mujer lista para luchar contigo en cualquier cama en cualquier lugar donde desees entrega total Me muero lenta y dolorosamente por un beso suave y lento por manos abriendo mis muslos arrancándome las bragas en silencio Y a veces me pregunto si los recuerdos eran ciertos si realmente me diste sexo como nadie si acaso tus manos son las únicas que me excitan si es tu desenfreno el único que me hizo parir orgasmos.

Tus manos queman todo cuanto tocan mi ser se vuelve violento desde dentro te exige mi vientre me has preñado el alma de besos y deseos de ganas de tus roces indecentes Incandescentes tus dedos resbalando por mis recovecos y poco a poco me entrego por completo Tú a veces lo olvidas olvidas que soy tuya toda entera ignoras que entre las piernas llevo el alma Te hundes en mi cuerpo cual cuchillo certero olvidas decir te amo mientras aprendo a llamarle amor al sexo Llora tu piel sobre la mía paso a paso un orgasmo se avecina explotan unidos nuestros sexos y ese orgasmo que devora mis adentros Labios rojos deseando sangre, sexo y dolor te lo digo una sola vez: ¡Renuncio a tu amor! ¡Renuncio a todas las tentaciones del diablo¡ Pero no renuncio a las noches fugitivas en las que me robo tu ser y rogando a tus pies de rodillas


que me hagas tu mujer como todos los días.

A tus pies

Miradas atentas a un cuarto oscuro que poblaron el aire de deseo de mágicos humores de pasión sin desenfreno Senos erguidos y pezones rosa una virgen entregando por primera vez su vulva carmesí encendida casi misteriosa Espaldas bañadas en sudor entre tanta gente y nadie lo notó apenas se escuchaban los susurros de la mujer pidiéndolo despacio lento Aquellos labios rojos de una dama entregándose subieron lentamente por muslos resguardando a un tibio lugar donde anidar los besos clítoris iridiscente que brillaba al fondo como brillan los tesoros de piratas en el mar Escondidas en un rincón vacio hicieron suya la noche escondidas para que nadie lo notase porque no es lo mismo entregarse a un falo codicioso que a otros labios amorosos de aquella tu dama perfecta tu sueño de príncipe azul convertido en princesa con pies perfectos con hermosas manos y mejores dedos.


El teléfono se apago

He soñado con aquel cuento que me contaste quedé preñada de aquel relato que sólo es nuestro el vestido rojo resbalando por mi cuerpo hasta llegar al suelo mientras tus manos desvestían el resto de mi cuerpo entonces tus dedos comenzarían a juguetear con mis dedos subiendo lenta y suavemente por mis piernas hasta llegar a mi vulva deseosa de tus caricias mis nalgas convirtiéndose en percusiones y tu pelvis chocando contra ellas creando la música más sensual que jamás alguien haya escuchado susurros que se convertían en gritos de placer tus brazos rodeándome haciéndome saber que soy tuya completa tu sexo unido a mi sexo entregándonos a un simple sueño a hacer el amor como nunca lo hicimos a tener una noche juntos Estaba a punto de decirte hora y fecha para hacer realidad el cuento y entonces la noche se desvaneció y el teléfono se apagó

Ishy Remolino (1987) Agua Dulce, Veracruz remolinosdefuego.blogspot.com


Memorias de piel

Vienes como las olas

Esta tarde deshoje mis sueños como se deshojan las margaritas encontré pasiones escondidas sensaciones encendidas luces sombras y relieves de tu cuerpo recordé tu voz aturdida extasiada ansiosa de mi

Cuando vienes a mí con la fuerza de las olas y me miras con esos ojos que incendian el paraíso me haces caer en un abismo infinito silencioso repleto de luciérnagas

Ensombrecidas por la noche encontré más de mil caricias perfumadas sudores derramados en mi piel garras corrompiéndome devorándome envenenándome lentamente hundiéndose en mi cintura desgarrándome la espalda arrancando gritos que liberan que resbalan por mis piernas Recuerdo el dulce de esos labios y lo salado de su pecho lo amargo de su lengua que intoxica de placer hace ya tantas lunas tantas camas que no recuerdo en cual deje mi primera noche en qué sabanas de colores despertó mi carne dormida.

En la intercepción de nuestras soledades se encuentra una puerta al mismo precipicio el camino corto al infierno que nos consume y nos reparte en mil cenizas Cuando llegas con tu alma expuesta meciéndote sobre mi vientre me clavo en la deliciosa intensidad de tus pupilas rendida sobre tu cuerpo Si el aire me asfixia quiero respirarlo de tus besos tú me das una agonía frágil dulce y cadenciosa mientras mi alma se agita y busca tu boca grita gime y enmudece por ser excomulgada plena libre y loca.


“Desliz"

Se solicita musa

Yo quería decir que no pero se me resbaló un sí sobre sus labios se me cayó la voluntad sobre su cuerpo y mi conciencia rota quedó junto a su cama

Se solicita musa que acepte caricias de una noche que no tenga memoria

Mis razones se desnudaron ante sus ojos se me derritieron las objeciones y mi buen nombre ese pequeño gran nombre quedó ultrajado entre las sabanas Yo en verdad iba a decir que no pero la piel no me obedece mi fuerza enmudece y se me resbala un sí un sí ya casi ahogado

que no solicite contrato antes de cerrar negocios en mi almohada que se desvele con mis besos que invente mil formas de pecar que combine la gula y la lujuria devorándose mi cuerpo. que se enrede en el anonimato de mis pensamientos desenredando mis deseos que me regale caricias de una noche que al amanecer no recordaré que evaporaré de mi memoria

Kira Quetzall (1985) Coatzacoalcos, Veracruz


Arte amatoria

Advertencia Sin ti, la noche no cabalga en su yegua de ojos oceánicos. Esteban Ríos

Alguien -no sé quiénhurga el borde de tus muslos: dx2 = 2x mas no se funde contigo: x=2 x2 = 4 y = -4 es decir: x2 + y = 0

— ¿será necesario incendiar el Olimpo bajo otro teorema?

prefiero sobre tu vientre caminar despacio antes que tus ojos oceánicos me arrojen u u u un no


Eternidad

Déjame que te acaricie te abrace te toque te lleve entre mis brazos y entre mis brazos mujer como una pequeña planta al igual que sus blancas raíces horadando mi pecho se trepe aquí conmigo la alborada de tus ojos y así de pronto amándonos a todas horas ininterrumpidamente tú al igual que yo vayamos amor mío acrecentando nuestras raíces Ah pero si un día por cosas aún no previstas en el camino nos abandonásemos nos alejásemos nos separásemos no dejes que este recuerdo se apague entre nosotros.

Alfonso Carballo (1979) Tehuantepec, Oaxaca alfonsocarballo.blogspot.com


Holocausto

Mujer espiral

“Váyase la luz” ordenó su boca círculo sin retorno brilló la caja de pandora e inició el caos.

(ella) Ve candiles de luz y la cubren las sombras su cuerpo se torna de agua fluye por las calles converge con el polvo en los resquicios del asfalto

Se reflejan en ella sus ojos encendidos Los de él

(ella) Tiembla con el peso de los coches decide volverse de hielo y el bloque lo esculpen dos manos hambrientas

(él) Bebe sus excesos antes de que se vuelvan vapor en sus piernas

(ella) Moldeada como una muñeca reposa se deja ser fuente de vino y vuelve a escurrirse por otra vereda

(él) La retiene entre sus dedos como una copa la acerca a su boca y

(ella) desinteresada se deja morir en sus labios donde no hay candiles de calle ni sombras


Le Petit Mortem

Hombre madera

Lo que fuera hielo se volvió vapor y etéreo desapareció en el vaivén del viento bajo la noche

Abarcas el ancho de una hoja y me vuelvo árbol entonces formas parte de mi cuerpo

El cielo nos atrapó en el ojo inexpresivo de la luna y olvidamos los sucesos de la vida La enramada de siluetas y sombras cubrió el resto de los espacios la incandescencia en carmín y cielo nos selló la vista lamento despedida ¿La recuerdas? La recuerdas: toda la espera contenida por los años El ruido murió que no nosotros Las luces ahora estrellas bajo nuestros pies la ciudad bosque de aves sin canto nosotros dos sucesos ajenos a la vida Que al centro de ese lugar tranquilo casi muerto el lado oculto del sol nos guía a una fosa repleta de anhelos ¡Tiremos las ropas! los recuerdos las heridas

El fuego de los soles nos desprende te arrastras con el viento navegas la curvatura de las nubes hasta posarte en la tierra de los pasos presurosos Me vuelvo lluvia y te arrastro en mis aguas crecemos como dos Luego otro cuerpo me evapora y te entregas a sus llamas mientras soy tierra Te desgarras en sus zarpas Desgastada notas que nos falló la pertenencia y en ceniza fertilizas mi campo Nacemos ofrendadas al sol en un terreno baldío el único futuro que nos queda: El retorno

¡Caigamos! Guardaré las palabras en un cofre con cadenas de piedra bajo tus pupilas Callemos Dejemos que crezca el lazo que ata nuestros cuerpos pongamos en tu vientre residuos de vida.

Selene Villarreal (1990) Guadalajara, Jalisco seleneurastenica.blogspot.com


Sombras de un amor prohibido

Masturbación

Un pasaje oscuro en medio de la ciudad un auto un gato en la oscuridad el vestido rojo y las ganas de ensuciar

Más/turbación de mi mente mi mente que explota que expande finitas ideas en un viscoso hilo de inocuidad que asciende y desciende mis manos que me llevan a donde tú estás recorren mi piel a milímetros mi mente brinca mis manos permanecen

Unos ojos color ocre que no insisten en brillar el espejo reflejando la preocupación y la sonrisa malévola de la que a un lado está Pelo suelto en ondas eternas hombros blandos sobre el vestido rojo suavemente se desliza por las piernas entreabiertas intentando conocer un mundo más grisáceo que el lugar Introduciendo las manos donde suda la humedad se escuchan los gemidos se confunden con el viento y al calor de dos cuerpos un tercero los observa No es la forma humana del deseo sino la presencia tétrica de la fémina que acecha y no importa que los tenga entre sus dedos Al final los dos en medio de un tórrido romance el miedo que ambos sienten se disfraza en una risa de la que a un lado está y forma un punto un punto en la oscuridad

Más/turbación de mi mente adhiriéndome a tu vientre apretando los dientes para no dejar escapar el grito un gemido pasajero invitado que viene y también se va tu depósito en mi boca que se agrieta a la amargura y convierte en sangre loca mi paciencia taciturna.


Nocturnal

Decir que es el final

Soy el placer de los hombres soy un juguete sexual soy un imán que los muerde que rasguña su espalda y desborda en la sábana el líquido matriarcal

Tócame para sentir que sigo viva con tus manos con tu lengua con el pensamiento pero tócame

Porque a mí llegan como abejas que reposan en labios florales y succionan el néctar mi dulce esencia

Necesito el calor de tus manos rasgando mi cuello para sentir que estoy viva

Caen en pedazos sobre mí con ojos desorbitados de emoción su boca abierta la lengua rojiza ardiente por recoger uno a uno el deseo de mis cálidas papilas Y no importa nada más saciar un instinto animal sin perpetuidad al final ¿qué quedará? Gozar en mis palabras gozar en mis miradas yo no lo puedo evitar se postran ante mí se adhieren a mi piel y no me toca a mí

Tócame porque si lo haces me desvanezco del mundo infernal y no soy nada más que un pedazo de cielo un pedazo de cielo sumergido por el éxtasis de tus besos tu garganta que me ahoga en fluidos salivales Tócame para quedar convencida que soy mujer de muchos gemidos Tócame para quedar adherida a tus brazos Tócame con cada poro de tu piel tócame con una palabra con una mirada y una canción Tócame con los pies pero tócame no escondas nada no reprimas nada descubre con tu tacto la octava maravilla Tócame para convencerte


que eres hombre en tu ceño Tócame con lo que quieras pero tócame que no vivo si no es por el tacto Tócame sin urgencia pero sin medida Tócame sin necesidad pero sin mesura Tócame con ganas de tocarme y no te detengas hasta llegar al nuevo día.

Denise Ricárdez (1986) Minatitlán, Veracruz ideasanomalas.blogspot.com


No Para Gabriela Homenaje a Sabines Hoy no seré tu amante ni tú el mío o la mía porque no tendrás sexo ni edad ni algo electroquímico en la manos que detone una rabia sexual no será de noche para ocultarnos ni estaremos encerrados en la recamara una semana nuestras lenguas no serán tsunamis lamiendo cada península de nuestra piel ni tatuaré tigres en tus costillas de loto no serás dios ni flor ni malta ni veneno ni luna ni caballo ni relámpago ni mil veces relámpago ni un espiral infinito de locura que me romperá los huesos y creará oasis bajo la cama o laberintos en tus muslos no te beberé ni me comeré tu cuerpo en un acto de sumisión no prenderé veladoras en tus talones ni lameré los planetas dibujados en tu hombros no seré tu violador ni te tomaré con fuerza de las caderas hasta quitarte el alma no habrá terremotos cada vez que te poses en mí ni le prenderás fuego al techo para crear una aureola como si fueses una virgen porque no serás santa ni tampoco demonio ni mi Velicity Von no serás mi lienzo en los que pintaré tus mejillas ardiendo ni tus gemidos en una línea expresionista no habrá actos bélicos carnales ni genocidios orgásmicos ni tendremos una batalla como loboso furiosos por nuestra sangre

no lameré tu infierno ni tu vientre ni tus aullidos ni tus mejillas de mariposa o tus clavículas poseídas por melodías de ninfas desnudas no existirá el monte de Getsemaní entre tus senos ni el Tártaro en tu pelvis tu piel no estará bañada de oro ni de queroseno no trazaré una línea con saliva entre cada lunar de tu espalda para crear una constelación ni los besaré hasta borrarlos no leeré tus poros como si fuesen letras de un poema no leeré tus gemidos como fuesen notas de un orgasmo no veré tu alma a través de tus latidos incontrolables inflamables infinitos no tildaré tus caderas con Venus no inhalaré plumas de tus brazos no bailaré alrededor de tu cuerpo como en un ritual no me drogaré al oler tu cuello húmedo no dibujaré pétalos en tus ojos cuando se tornen blancos no me crucificaré en tus pezones no reencarnaré en la última oración de tu entrepierna no habrá imágenes poéticas en este acto porque después de todo pero después de todo sólo se trata de acostarse juntos se trata de la carne de los cuerpos desnudos.1

1Después

de todo, Jaime Sabines.

Demian Rojas (1985) Salinas Cruz, Oaxaca mosca-jodida-por-el.blogspot.com


Yo lo sé y tú lo sabes

Nunca digas nunca

Nos fumamos con la noche y no demoramos como los amaneceres nos consumimos más fuerte que la vida y nos asesinamos hasta cansarnos sin control

De mil deseos navegan mis miradas encontradas con las tuyas y no narramos versos dejamos solo silencios complacidos de gemidos y nos volvemos con una sonrisa que nos incita a volver al silencio y no ponemos acuerdo mientras mi mano cubre tu boca la pared de tu sala nos solapa de ser descubiertos pues en este espacio en este breve instante dejaste de pertenecerte y te volviste mía pues un hombre toma lo que es suyo y lo aprovecha destruye y se come lo que puede hasta saciarse tus senos me lo dijeron metí mis manos en tus bragas y lo gritaron mojadas de lujuria mientras cerrabas los ojos y te dejabas ir como nuestra mejor droga como el mejor incesto como si no importase nada más que saciar instintos y quedarme con tu esencia.

Tus muslos fueron mi panteón y no quiero dejar de estar muerto en ti Mi vida se escurre por tus nalgas como mis deseos se adhieren al timón de tus caderas tus piernas son anclas que no me quieren dejar ir la cacofonía gutural de nuestros seres se vuelve melodía entonces no me dejes ir hasta que llegue el lunes o se vuelva martes o nos mudemos a un miércoles pase el jueves de largo y mejor reiniciemos la maratón de nuevo pues tu saliva y la mía escriben más que poesía y cuando te vea llorar sepa que no era de dolor.


Noches que pasan

Yo no tengo nada que perder si tú me dices precio y nos vamos de aquí a girar en la mesura de la cama de algún hotel pues esa falda que me guiñó el ojo no es de esas que ponen condiciones ni pretextos sólo ponen precio Es de sumo placer poder hacerte como mi lirica mientras tú me succionas la vida con esos labios que tienen ya sabores de mil historia pero eso a mí no me importa yo sólo quiero languidecerme en tus tonos morenos en tus bellos labios y no estoy hablando precisamente de esos que hablan los románticos Aquí tu y yo nos dejamos de cuentos mientras me asfixias y me golpeas y sólo pido que no se acabe la noche mientras te azoto un poco y rodamos por el suelo lamiéndonos con sabor dulce la piel salad y aun que sé que no soy el mejor de todos me vuelvo Superman y te lo hago sin parar aun que en este contrato sólo haya monedas entre los dos nada mas Me gusta saber que tus gemidos no son juego de azar y que cada vez que me quieres tratar de vencer es porque te has vuelto deseo carnal aun que tu regresas a la calle y yo a mi casa

Fernando Amador “Zatán” Coatzacoalcos, Neo-Babilonia www.facebook.com/abeautifulsunday


57878424852235643134536256988451855574858787451458

Sigiloso astuto me tomó la mano mientras dibujaba círculos en mi palma jalaba hacia sí mi cuerpo sin tocarlo acariciaba mi espalda cubierta de algodón me miró entonces sin más prisa nuestras texturas labiales se unieron decidimos ir a lo privado y en la oscuridad de la promiscuidad nuestras lenguas se embalsamaban de calor tus yemas tocaban mi sexo mis yemas tocaban el tuyo nuestros sexos se tocaban mientras nuestros dientes peleaban por ver quién mordía primero Veía tus ojos cristal violeta me cohibía en pleno acto la moral intachable me oprimía la pasión pero tú voz decía ven incorporándome a tu piel que aún cubierta está desnuda Se asoman las luces de la Villa me pides que me entregue me resisto a tu petición llegamos del viaje en un éxtasis interminable nos besamos por última vez compartiendo poesía en la saliva me alejo para calmar la sensación me encuentras de nuevo y como adiós un beso en la mejilla una sonrisa Dos bocas secas de amor y llenas de poemas 30 minutos después y volvemos a ser poetas colegas con memoria a corto plazo

Venus A. Rey Serrata (1993) Coatzacoalcos, Veracruz


Te encuentro

Te encuentro tibia mi alma caliente te encuentro loca mi bella serpiente es tu piel adueñándose de mi cabeza es mi cordura extraviada en algún rincón de la habitación tan a media luz tan a luna llena tan cuarto menguante Encuentro tibias tus caderas ardientes el cuerpo no sabe de errores la mente no sabe de amores Como crimen perfecto me adentro en tus mares como sacrilegio me pierdo en tu boca esta noche no quiero saber de mí esta noche no quiero saber de lunas esta noche no puedo cambiar la ruta recorriendo el mapa de su cuerpo no existe riel de regreso Es el cielo son las coordenadas es su respiración posee mi cuerpo mi alma mi suerte Es el sagrado néctar de una mujer son sus labios susurrando mi nombre araña mi espalda araña mi vida araña el cielo con un gemido Se estrecha en mis brazos y respiro contra sus labios la bocanada de aliento que me devuelve la vida que me arranque los miedos. Elisa Hurtado (1989) Coatzacoalcos, Veracruz


Fúmame

Excitación

Rodéame enciende mi cintura arropa mi cuerpo con tus blancos manos yo te miraré perversa recitaré susurros negros al viento

Reconozco el filo de tus labios y con el discreto roce de mi lengua guardo las dimensiones de tu cuerpo aún más las de esas partes que adoro soñar

Sopla de mi espalda las llamas violenta mis ojos soy la entrada soy la cura y puedo enfermarte soy humo soy guitarra soy serpiente que sensual recorre tu cuerpo con veneno en la lengua para alterar tu consciencia y desatar la lujuria Mi lengua tóxica mi lengua paraliza mi lengua embiste mi lengua asesina.

Mi lugar favorito vive en tu cara quiero danzar sobre ti que tu lengua penetre mi cuerpo que mis pupilas griten al viento Mezclar la venenosa flor del desierto alucinando entre drogas y besos derramar de la planta sus jugos y agotar también los tuyos Respiraciones verdes que agitan océanos agua para los pies que danzan vibraciones de enfermos delirantes una mortal invitación una mortal excitación.

La mujer azul (1980) Chihuahua, Chihuahua.


Colaboradores, poetas y amigos: (Por orden de aparición) Autor Desfachatada (Coatzacoalcos, Veracruz) Pé de J. Pauner (Tuxpan, Veracruz) Diana Ferreyra (Morelia, Michoacán) Enrique Burgos (Monterrey Nuevo León) Héctor Gv (Coatzacoalcos, Veracruz) Ishy Remolino (Agua Dulce, Veracruz) Kira Quetzall (Coatzacoalcos, Veracruz) Alfonso Carballo (Tehuantepec, Oaxaca) Selene Villarreal (Guadalajara, Jalisco) Denise Ricárdez (Minatitlán, Veracruz) Demian Rojas (Salinas Cruz, Oaxaca) Fernando Amador “Zatán” (Coatzacoalcos, Neo-Babilonia) Venus A. Rey Serrata (Coatzacoalcos, Veracruz) Elisa Hurtado (Coatzacoalcos, Veracruz) La mujer azul (Chihuahua, Chihuahua)

Pág. 5 9 13 19 23 27 33 37 41 45 51 53 57 59 61


“Letras Lascivas” Antología Erótica ©Colectivo Letras de Arena Email: colectivoletrasdearena@gmail.com Primera Edición Digital Marzo 2012 Primera Edición Impresa Marzo 2012 Edición: Colectivo Letras de Arena ©Editorial Veracruzana “Bajo las tardes rojas” Email: bajolastardesrojas@gmail.com Facebook: Editorial Veracruzana Coatzacoalcos, Veracruz, México. Fotografía de la portada: Ludovic Taillandier www.ludovictaillandier.com/ Diseño de portada: Mally Rodríguez desfachatadisima.tumblr.com Prólogo: Mario Sepulveda elhebdomadario.blogspot.com Esta obra está bajo una licencia Atribución-No comercial-No Derivadas 2.5 México de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite: http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/mx/


Letras lascivas