Page 1

Enrique Díaz Araujo

PROPIEDAD INDÍGENA (GLOSAS CRÍTICAS)


PROPIEDAD INDÍGENA


PROPIEDAD INDÍGENA ( G LOSAS CRITICAS)

Enrique Díaz Araujo

UCALP C!lll-CCIÓN

"AL QUITE"


Oíaz :\raujo, Enrique Propiedad ind1gena. 1a ed. l.a Plata: Cniversidad Católica de l.a Plata, 2009. 112 p.· d.; 1Sx22 cm.- (Al quite) ISBN 97S 987 1085-53-8 J. Historia Argentina. T. Título

CDD

9~2

PROPTF.0,\0 TNDiGF.0JA (GWSAS CRlTlCA\)

Diseño de tapa e interior: ,~

FlliiURI\1 DE

u

U(.,\i P

2009- Editorial de la L:niversidad Católica de La Plata- u :,\1 P

PRJ\IFRA FlliUO\..: N(J\"IL\IJ:RF, ISHl\':

2009

978-987 1085 53 8

Queda hecho el depos1to que marca la ley 11.723 Impreso en .\rgentina

UCALP Editorial de la L.:nivcrsidad Católica de La Plata Di ag. 73 N" 2137 . C. P. 1900 . 1 a Plata . Argentina Tel.: +54. 221 4237375 Correo Electrónico: ed itorial@'ucal p.edu.ar www.ucalp.edu.ar


Dedicado a la l!lemoria de quienes fueran mis queridos amigos platenses: Homcio Arczgón, Rubén Ruiz de Galarreta y Octavio Agustín Sequeiros


1

1

1

8 · P R O P TE D

!\ D

l

)J

D f (, l' N A

J. LA CUESTIÓN

"EL l;-\UJO ES l"\"IJJU Y NU l~l!lEiü, .\1-'1·\R JJF sl: cm,mrCJé)''\". (2·, IV, 493) ''~L· p¡u;·¡ E;\~ll)i\: l·.S ROK:\1~,

'\tl Ql T!J,\R F'\ Fl PANT.\\:0; \ IF.\:1: ,\ I'!FRR .\ LlF CRISTI \\:0'> lU\I<l H.Rl:\ lll-:1 ll'\l"lERNO;

\:0 <-;¡: 1 IY\'r\ l\. ,\ L COR!l· Rl\0

POR(~l'F J'\0 lO fli\1 l Al\! t\ ;\1A:m". (2·, V, 500)

Josl-

HEI\N,\'\'TlFi', "MARTÍN FIERIW"

(


T.

LA

CUF.S T TÓl'\

·

9

El problema que vamos a considerar se generó, principalmente, a partir de la Reforma Constitucional de 1994, cuyo art. 75, inc. 17 dice desde entonces: "Corresponde al Congreso: ... Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas. Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural; reconocer la personería jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos. Asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que las afecten. Las provincias pueden ejercer concurrentemente estas atribuciones". Claro que esa norma es casi una copia a la letra del art. 14 del Convenio 169, de la Organización


10 · P R

O !' 1 F D .\ D

1 e;

[l

1 l i F C' .\

Internacional del Trabajo (OIT), en vigencia en la República Argentina desde el3 de julio de 2001, con jerarquía constitucional, según la reforma del inc.22 del art. 75 de Constitución Nacional, y traducido a la legislación interna por la Ley 23.302, reformada por la Ley 25.799, del 28 de noviembre de 2003. Eso es lo vigente. Empero, para una de las soluciones de la cuestión -la otra es emigrar-, estas últimas normas se pueden dejar sin efecto, con relativa facilidad. El Convenio se denuncia, tal como lo han hecho otros países 1 , y las leyes internas sederogan por otra legislación en contrario. En cambio, para suprimir el inciso constitucional, se requiere de la Convocatoria a una Convención Reformadora de la Constitución Nacional a ese solo efecto. Espinoso sendero. Sin embargo, creemos que llegará el momento en que no quedará otro camino que el indicado, si es que no se prefiere que el resto de la población del país (o su mayor parte, al menos) pierda sus bienes raíces a manos de los aborígenes reivind.icadores, y, eventualmente, sea invitada a salir perentoriamente de su territorio. Por eso, decimos que el problema que vamos a considerar, se genera, principalmente, por el texto del inciso 17 del artículo 65 CN reformado. Por supuesto que el lector desprevenido, como es de suponer que lo fueron los constituyentes de 1994, creerá que dicha norma sólo apunta a w1 resarcimiento histórico, a una justa repamción efectuada hacia los "pueblos originarios", sin que les ocasione


l .

1 '.

CUF.~Thl '\

11

algún daño a los demás habitantes de la Nación. Ya veremos que eso no es así. Bueno, pues: el objeto del presente trabajo consistirá en la demostración del error - digamos indigenista o indigenófi lo- que padece al respecto gran parte de la clase dirigente de este país. Bien. Comencemos.


12 路

P ROP I EDAD

INDfGENA

II. PARTE GENERAL INDTGEN ! Si'v10


1 1.

11'-:0IGFNISMO

·

13

CATEGORÍAS

En la citada normatividad se destaca que el "derecho de los pueblos" (no ya de las "poblaciones", como decía el anterior Convenio no 107, de la OIT 2 ) sobre las tierras se aplica a cuatro categorías jurídicas diferentes: 1°) Tierras que tradicionalmente ocupan; 2°) Tierras a las que han tenido tradicionalmente

acceso, para sus actividades de subsistencia, aun-

que no estén exclusivamente ocupada por ellos; 3°) Tierras adicionales, cuando las que ocupan sean insuficientes para su desarrollo; 4°) Tierras sustitutas por traslado 3• Digamos ya que de esas categorías surgen implicados, por lo menos, cuatro asuntos fundamentales, a saber: Primer asunto: La supresión de la anterior norma de la Constitución


1-1 ·

PR OPIFIJAD

1 :\ fliGF;>:,;

de 1853- 1860, cuyo art. 67 inc.lS establecía: "Corresponde al Congreso: ... Proveer a la seguridad de las fronteras, conservar el trato pacifico con los indios y promover la conversión de ellos al catolicismo". Allí estaba explicita la obligación de evangelizar y civilizar a los indios 4 . Lo cual, a su vez, suponía la aceptación plena de la política de asimilación de los aborígenes a una única ciudadanía argentina, sin discriminacjón racial alguna. Lo que, a su turno, implicaba que la Argentina se consideraba a sí misma como una identidad histórico-cultural, de substancia raiga! y vertebración hispano-criolla, bien que con los aiiadidos de los accidentes de los aportes culturales de los grupos étnicos, incorporados posteriormente por la inmigración. No ulterior sino anterior, pero con igual carácter accidental, y no esencial, se juzgaban los usos y costumbres allegados por los indígenas. Entre todos, pero diferenciado netamente el tronco de las ramas~ , así se construía la nacionalidad argentina. El árbol argentino se componía, pues, de una raíz fundacional, hispano-cristiana; de un tronco tradicional, criollo, y de un ramaje moderno inmigratorio. El follaje enriquecía al árbol, al cual se asimilaba. Todo en su medida y armoniosamente. Tal concepción perduró indisputada hasta la derrota nacional de 1982 en las Islas Malvinas.


1 1.

1 :\ D 1 <i E :\ 1 S \.1 o

15

Desde entonces predominaron ciertos grupos étnicos, no precisamente americanos o nativos, que siempre se habían resistido a la asimilación a una única raigambre identificatoria nacional. Entronizados en los aparatos educativos, mediáticos y partidocráticos, aprovecharon la luctuosa situación de derrota para atacar la identidad argentina, y proponer, en su reemplazo, el mito de la "pluralidad cultural", propio de los pueblos invertebrados y sin historia6. A esos efectos tenebrosos, y cual tapadera de su real autoría e interés de "ghetto", dichos sectores enarbolaron el tópico de la "diversidad cultural" de los "pueblos originarios". De ahí que, en la reforma de 1994, en lugar de subrayar la identidad nacional, se establezca el respeto por la identidad indígena. No por amor al indio, sino por odio a la cultura cristiano -hi spánica fundacional de nuestro país 7 . No habríamos sido "descubiertos" en 1492, para la cultura occidental, sino que ésta, invasora y genocida, habría sido precedida por una "cultura" aborigen preexistente y subsistente. Había, pues que "liberarse" del Quijote y retornar a la Pachamama. Todo esto, dicho en castellano, no en aymará o guaraní. Y los vencedores del 14 de junio de 1982, contentos y agradecidos. En eso estamos: vencidos y convencidos. Pues, aquella norma del art. 67 in c. 15 de la Constitución de 1853, estaba conforme a la Bula Alejandrina de Donación, "Tnter caetera" Primera, del 3 de mayo de 1493, por la que el Papado donaba América a la Corona de Castilla, con cargo de


llO · P

RO P 1 E DA D

ÍNDICE

1 N D 1G

r- N

A


f N D 1 CE ·

111

I .. . ....... . .... . ...... .. ..... . .. . ............. . . . ....... . . 8 II. PARTE GENERAL: INDIGENISMO l. CATEGORÍAS . . .. ....................... . ........... 13 2. DESIGUALDAD ......... . .. . ... . ..................... 17 3. CULTURA .... .. ..... . ..... . ...... . ............... . . 22 4. NOMADrSMO .... ... . ........ ..... ... ... ... ....... .. 23 5. CONSECUENCIAS ... . .......................... . . ... 2 5 6. SOBERA:-JfA . . .. . . . ....... . ........ . . . . . ... . . . .... . .. 28 7. LAS USURACIONES RECIENTES . . . . . . ....... .. ..... . 32 8. ARAUCANOS ... . .. .. ....... .. ..... . ................ 39

III. PÁRTE ESPECIAL: LA PROPT~DAD INDÍGENA l. LA CONQUISTA .... . ....... . ... . .. . ...... . ......... 46 2. LA f:POCA INDEPENDIENTE ..... .. ... . ............. 52 3. PROPIEDAD Y RAZAS INDÍGENAS ........... . ..... .. 66 4. CONVENIOS . . .... . ............ . . . .................. 72 5. DOMINIO ............. . ..... . . . .... ................ 78

6. LEGIST.ACTt)N

....... . ................. ..... ........ 83

7. CONCLUSIONES ............ . ................ . . . ..... 85

NOTAS ............. . . . ....... ... ... .. ..... ... ..... .. . 91


Propiedad Indígena (Glosas Críticas)  

el indio es indio y no quiere apiar de su condicion