Issuu on Google+

Alberto Caturelli

ORDEN· NATURAL Y ORDEN MORAL

LECCIONES DE FILOSOFÍA MORAL Gl.APIUS


El Autor ALBERTO CATURELLI es doctor en Filosofía por la Universidad de Córdoba. En la histórica "casa de Trejo" cumplió una larga carrera docente como profesor, entre los años 1953 y 1993. Es Investigador Superior del Conicet, a cuya vida institucional estuvo ligado muchos años. En 1983 fue distinguido con el Premio Consagración Nacional en Filosofía. Es doctor honoris causa de varias universidades y miembro de redacción de revistas filosóficas argentinas y extranjeras. Participó en dos centenares de Congresos en diversos países. En la Argentina organizó el Primer Congreso Mundial de Filosofía Cristiana (1979) y los Congresos Católicos Argentinos de Filosofía (1981-1999). Es miembro de una veintena de sociedades y academias. Es miembro titular de la Academia Pontificia Pro Vita (1996). Ha publicado treinta y cuatro volúmenes y alrededor de medio millar de artículos. Su obra se caracteriza por desarrollarse en dos planos: uno especulativo, en el cual expone su pensamiento teórico, y otro de investigación histórica, especialmente orientado a la reconstrucción del pensamiento nacional. Se han defendido tesis sobre su obra en diversas universidades (Curitiba, México, Sevilla, Málaga, Barcelona). En la Argentina puede verse el volumen colectivo de la S.I.T.A. Argentina, Tomismo y existencia cristiana. Simposio en homenaje a Alberto Caturelli, con trabajos específicos sobre su pensamiento de: Rodolfo Mendoza, Abelardo Lobato, Enrique Martínez, Carlos Daniel Lasa, Mario Caponnetto, Manuel Ocampo, Aní-bal Fosbery, Alfredo Sáenz, Héctor Padrón , Rafael Brei-de Obeid, Claudio Calabrese y Eudaldo Forment (178 pp., Buenos Aires 2002).


ORDEN NATURAL Y ORDEN MORAL LEcaoNFS DE Fll.OSOFfA MoRAL


Alberto Caturelli

. ORDEN NATURAL Y ORDEN MORAL LECCIONES DE fiLOSOFÍA MORAL

Gl.APJUS BUENOS AIRES 2011


Tapa y contratapa

El Segador Arte románico, pintura mural (s. XI-XIII) Brinay, Iglesia de Saint-Ainam

Con las debidas licencias. Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial. Queda hecho el depósito que previene la ley 11.723.

© 2010 by Ediciones Gladius © 2010 by Alberto Caturelli Caturelli, Alberto Orden natural y orden moral: lecciones de filosofía moral P ed. - Buenos Aires, Gladius-Ucalp, 2011 672 p. , 15 x 22 cm. ISBN 978-987-659-022-8 l. Filosofía. 2. Moral. l. Título

CDD 170 Fecha de catalogación: 07-12-2010


Índice general

Dedicatoria .... ...... ............. ............ ... .. .. .. ...... ... .. ....... ........ ....... .... 9 Agradecimiento ...................... ...... ..... ..... .. ............. ... ....... ..... ..... 11 Prólogo ........... ... .. ... ... .... .... ... .. ... ...... ..... .... .. .. .... .. .......... ....... .... . 13 Capítulo 1

Desarrollo y crisis de la filosofía moral en Occidente ...... ........... . 15 Capítulo II

Orden natural y orden moral .... ... .... ... ..... .. ... ........... .... ..... ........ . 93 Capítulo 111

El primer principio del orden moral .... ... ..... ... ........ ...... ............ 121 Capítulo IV

El fin último, único y uno de la persona ..... ... .... .. ...... .. ....... ..... 135


6

lNDICE GENERAL

Capítulo V

Libertad y tiempo. Naturaleza y estructura del acto voluntario y orden natural ....... ... ..... .......... ........................ ...... ............ 165 Capítulo VI

En qué consiste la moralidad de los actos libres. Las pasiones. Participación de las pasiones en la Anti-cultura actual ......... 191 Capítulo VII

Ley, orden del ser y orden moral ............................................. 229 Capítulo VIII

Los hábitos, el orden natural y el orden moral ......................... 261 Capítulo IX

Las virtudes morales, expresión y culminación del orden natural ................................................................ 285 Capítulo X

El pecado y el vicio, violación y corrupción del orden natural ............................................... .... .. .. ...... ... 307 Capítulo XI

Las virtudes cardinales ............. ....... ...... ................. ................ . 331 Capítulo XII

Derecho y deber originarios. Orden natural y deberes y derechos de la persona humana ..................................... .435 Capítulo XIII

Epifanía de la sociedad y orden moral ..................................... 451


lNDICE GENERAL

7

Capítulo XIV

El habitar humano, la sociedad comunal. Los cuerpos intermedios y el orden moral .................... ... .. ................ ..... 509 Capítulo XV

Moral social ............................................ ......................... .. ...... 529 Capítulo .XVI

Moral internacional ................................................................. 601 Índice de nombres ............................................................... .. .. 647 Índice analítico .............................. .......................................... 653


A la querida y santa memoria de Mons. Octavio NicolĂĄs Derisi, a quien rogamos, desde el dĂ­a de su partida, interceda en el Cielo por nosotros


Agradecimiento

¿cómo agradecerte, una vez más tu invalorable trabajo de pasar en la computadora toda la obra, tus correcciones oportunas y tu aliento constante? Quiero que quede este testimonio que

es también signo de la unidad que Dios y su Madre Santísima nos han regalado. Agradezco también a nuestro hijo Pablo por su eficiente y afectuosa colaboración.


Prólogo

El presente Tratado de Filosofía Moral es fruto de intensa reflexión y de la docencia que sobre esa ciencia ejercí entre los años 1979 y 1989. La reflexión sobre la vida moral del hombre ha sido provocada en buena medida como respuesta al nihilismo ontológico y al relativismo moral; la docencia me puso ante la necesidad de escribir una obra que fuera a la vez rigurosa y clara, útil para crear el hábito del estudio del orden moral. Toda la filosofía moral desde el inmanentismo moderno al nihilismo "postmoderno" se caracteriza por la prescindencia o la negación de la naturaleza y del orden natural, consecuencias de la negación de la metafísica. Este hecho -la negación del orden natural- está tan extendido que ha pasado a ser una suerte de hábito de la anti-cultura actual y de multitudes rebasando los límites académicos. Basta con proclamarse "pluralista" ... respetuoso de las "verdades" de cada uno (en cuyo caso no existe la verdad objetiva y universal) para aceptar el relativismo ético que corroe y aniquila al mundo contemporáneo. Por estas razones, cuando enseñaba filosofía moral tuve el propósito de escribir este libro pensando ante todo en mis alumnos.


14

PRó LOGO

Comencé la tarea y escribí lo que constituye los dos primeros capítulos que publiqué en revistas de Madrid y de México. Debí interrumpir la redacción por la impostergable necesidad de escribir mi obra El Nuevo Mundo sobre el descubrimiento, la conquista y la evangelización de América, cuya primera edición vio la luz en México en 1991. Retomé el proyecto en años posteriores y en 2007-2008 escribí Orden natural y orden moral que continúa los dos capítulos primeros. He ofrecido al Autor del Orden natural cada capítulo, cada parágrafo, cada línea, cada letra, con la esperanza de contribuir al bien de mi prójimo que veo representado en aquellos mis alumnos de la década del '80 y en los desorientados jóvenes de hoy.

Córdoba, 15 de mayo de 2009


Capítulo 1

DESARROLLO Y CRISIS DE LA FILOSOFÍA MORAL EN OCCIDENTE

DESARROLLO DEL PROBLEMA MORAL EN EL PENSAMIENTO ANTIGUO

l. Desde los orígenes hasta Platón

Después que Aquiles dio muerte a Héctor, Príamo le suplicó la entrega del cadáver de su hij o. Aquiles respondió: "los dioses condenaron a los míseros mortales a vivir en la tristeza, y sólo ellos están descuidados. En los umbrales del palacio de Zeus hay dos toneles de dones que el dios reparte: en el uno están los azares y en otro las suertes 1. El destino del hombre parece, pues, depender del capricho de Zeus quien "da dicha a los hombres, perversos u honrados, según su talante" 2 . Sin embargo, a pesar de la moira o la "suerte" que los dioses imponen a los hombres y a la que es me-

1 2

llíada, XXIV, 527. Odisea, VI, 188/9.


16

CAPÍTULO

I

nester acatar de grado o por fuerza, "nunca debe un mortal practicar la injusticia"3 . Aquí parece haber una contradicción no resuelta porque subsisten simultáneamente la exigencia de una vida moral (practicar la justicia) y la ineluctabilidad de una ley fatal. Además, si se admite la opinión preponderante de la anterioridad de Homero (principios del s. VIII a.C) respecto de Hesíodo (s. VII a.C.) parece lógica la conclusión de Léon Robín que afirma la existencia de un progreso entre el primero y el segundo respecto del problema moral4. Es cierto que Hesíodo exhorta a la justicia y sostiene que es preferible el camino "que conduce el recto proceder" y que "la justicia termina prevaleciendo sobre la violencia" 5 ; pero sigue siendo verdad que Zeus engendró a Diké, protectora de las cosechas6 , dentro del proceso que va desde el Caos al orden instaurado por la justicia. No hay comienzo absoluto ni absoluto fin, sino necesaria generación del cosmos. En el orfismo ese carácter se acentúa pues la impureza primitiva (las cenizas de los Titanes) manifestada en el dualismo alma-cuerpo, exige una "salvación" (purificación) respecto de lo malo (la materia) a través de las transmigraciones regidas por la Necesidad7 ; la libertad moral naufraga en el retorno cíclico de lo uno a lo múltiple y de lo múltiple a lo uno. No digo que la conciencia moral no exista, sino que los supuestos míticos la hacen fracasar; por ahora, recordemos que la sabiduría gnómica según la leyenda de los Siete Sabios, nos ha legado un conjunto de sentencias estrictamente morales como

3

Odisea, XVIII, 141. 4 La pensée grecque et les origines de /'esprit scientifique, p.23, La Rénaissance du livre, París, 1923. 5 Trabajos y días, 218. 6 Teogonía, 902-3. 7 Cf. E. Zeller-R. Mondolfo, La filosofia dei Greci nel suo suiluppo storico, vol. 1; Firenze, 1932.


Dcs.\RROLLO Y CRISIS DE J..\ Pitosori A 1\loR,\L EN Occmr:NTE

17

"conócete a ti mismo", "nada en exceso", "la virtud está en el medio" , etc., que expresan la noción de la conciencia moral y del deber, pese a las oscuridades e incoherencias que ya he señalado. Rodolfo Mondolfo, en defensa de la real existencia de estas nociones en la antigüedad clásica, refutó, con inigualable erudición, la opinión predominante que, en virtud de la necesidad cósmica, negaba la existencia de las nociones de conciencia moral, libre albedrío pleno, culpa, premio y castigo. Aquella opinión provenía ya del campo idealista, ya del ámbito católico8 . Para Mondolfo, la idea de hybris representa la noción de pecado no tanto como sujeción a una fuerza exterior sino como elección deliberada del mal9 . Más aún: frente al Hado, se trata, en muchos episodios como el de Paris que se reconoce merecedor del reproche de Héctor (Ilíada, III, 59), de "la violación voluntaria del justo destino de Zeus"; el pecado consiste en ir "contra el hado de Zeus"; de ahí que "aun cuando el Hado se muestra implacable y engendra crímenes progresivos, esta generación fatal [... ] procede siempre de un primer crimen voluntario del hombre" 10 . Aunque se deba reconocer un oscurecimiento de la responsabilidad moral, en toda la tragedia griega (como en la Orestíada de Esquilo) se encuentran tanto el poder del daimon implacable como "la responsabilidad del hombre en la generación de los males" ("voluntariamente, sí, voluntariamente he pecado", exclama Prometeo); pero en esta profundización extrema de la conciencia del pecado del matricida Orestes, aparece una idea de "redención" del pecado mismo. Así, según Mon-

8 Me refiero, en el campo idealista, a Victor Brochard, La mora/e ancienne et la mora/e moderne, Alean, Paris, 1912; en el pensamiento cristiano, a Charles Moeller, Sagesse grecque et paradoxe chrétien, Gallimard, Paris, 1948. 9 La comprensión del sujeto humano en la cultura antigua, p.341, Ediciones Imán, Buenos Aires, 1955. 10 R. Mondolfo, op. cit., p.346.


E

L lector tiene en sus manos una obra completa y sistemática de filosofía moral. El autor repiensa, propone y expone las verdades esenciales del orden moral y enfrenta críticamente al inmanentismo pluralista de la anticultura contemporánea. Desde las catacumbas, gozoso sale al mundo como don Quijote que rectifica a Sancho en el combate contra los molinos de viento: "ellos son gigantes, y si tienes miedo, quítate de ahí y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla". El buen combate del autor consiste en la defensa de lo natural, del orden natural, del orden moral, del valor objetivo de la moralidad y de la simple sensatez, contra la "dictadura del relativismo". El autor se hace cargo de la hostilidad de los poderosos gigantes relativistas y, como ha hecho siempre desoyendo las advertencias de Sancho, sale a dar "desigual batalla". Que más vale la aparente "derrota" que conduce a la Verdad perenne.

ISBN 978-987-659-022-8

8


Orden Natural y Orden Moral