Page 1


EL KEMPIS DEL ENFERMO


EL KEMPIS DEL ENFERMO 1. Ventajas del dolor 2. Modo de llevarlo

JUAN M. FERNÁNDEZ PIERA

Asociación Pro Cultura Occidental, A.C. Guadalajara, Jalisco, México


Quinta edición 1966 Sociedad de educación "Atenas", S.A. Madrid

ueda prohibida la reproducción parcial o total de esta obra por cualesquier medios, ya sea mecánico o digitalizado u otro medio de almacenamiento de información, sin la autorización previa por escrito del editor.

Copyright Derechos Reservados Sexta edición Noviembre de 2015 Asociación Pro Cultura Occidental, A.C. Avenida Américas #384 C.P. 44600 Tel. (0133) 3630 6142 Guadalajara, Jalisco, México www.editorialapc.com.mx apcbuenlibro@yahoo.com.mx

Impreso en México Printed in Mexico


ÍNDICE INTRODUCCIÓN Bienaventurados los que lloran........................................... 13 PRIMERA PARTE: Ventajas del dolor A) PARA PURIFICARNOS DE LOS PECADOS........ 19 Origen del dolor.................................................................... 19 También somos culpables.................................................... 20 Dolor universal...................................................................... 23 El único mal verdadero........................................................ 24 Crisol purificador.................................................................. 25 Para salir del pecado............................................................. 26 ¿Desconfías del perdón?...................................................... 27 Para prevenir los pecados.................................................... 29 Para alcanzar el perdón........................................................ 30 Castiga por amor................................................................... 32 Paga tu deuda......................................................................... 33 No vuelvas a pecar................................................................ 35 Llamadas de Dios.................................................................. 36 B) PARA SANTIFICARNOS............................................ 39 Puedes ser santo.................................................................... 39 Santidad en la enfermedad................................................... 40 Santo según su voluntad...................................................... 41 Si Él quiere que sufras.......................................................... 43 Amar a Dios........................................................................... 44 Amor y cruz........................................................................... 45 Predilección divina................................................................ 47 Dolor santificador................................................................. 48 Mortificación necesaria........................................................ 50 Piedra de toque...................................................................... 52 Forma y transforma.............................................................. 53 Flores y espinas..................................................................... 55


El dolor enseña...................................................................... 56 Dejarse trabajar.................................................................... 57 Preparando la corona........................................................... 58 Según la cruz será la gloria................................................... 59 Aprovechar esta vida............................................................ 60 Premio por la lucha............................................................... 62 Un gran tesoro....................................................................... 62 No desperdiciarlo.................................................................. 64 Utilidad del dolor.................................................................. 64 C) PARA SALVARNOS...................................................... 67 Lo único necesario................................................................ 67 Salvarnos por el dolor.......................................................... 68 Per crucem ad lucem............................................................ 69 Breve penar, eterno gozar.................................................... 71 Nostalgia del cielo................................................................. 72 ¿Es fin o es principio?.......................................................... 74 Dulce muerte......................................................................... 75 Siempre preparado................................................................ 77 Una experiencia personal..................................................... 78 Preparación próxima............................................................ 80 Aceptación resignada............................................................ 81 Tronchado en flor................................................................. 82 Separación temporal............................................................. 83 Futura resurrección............................................................... 84 Gozosos por la esperanza.................................................... 85 Felicidad infinita.................................................................... 86 D) PARA HACER APOSTOLADO................................ 89 ¿Inutilidad?............................................................................. 89 Fortaleza en la debilidad....................................................... 91 Fecundidad y fruto................................................................ 92 Dolor divinizado................................................................... 93 En la cruz nos redimió......................................................... 94 Completar la Redención....................................................... 95 Sacrificio perpetuo................................................................ 96


Corredentores........................................................................ 97 Salvar almas............................................................................ 98 La eficacia apostólica.......................................................... 100 Apostolado de la cruz......................................................... 101 Almas víctimas..................................................................... 103 Yo me ofrezco..................................................................... 105 Necesidad de la reparación................................................ 106 Un corazón herido.............................................................. 108 Pararrayos............................................................................. 110 Víctimas ¡cuidado!............................................................... 111 Por algún alma..................................................................... 112 Por todos los pecadores..................................................... 113 Enfermos misioneros......................................................... 114 Los obreros son pocos....................................................... 116 Intermedio poético: Resignación, de Péman.................. 117 SEGUNDA PARTE: Modo de llevar el dolor A) CON PACIENCIA....................................................... 125 Saber sufrir........................................................................... 125 La mujer y el dolor.............................................................. 126 De la necesidad, virtud....................................................... 127 La resignación alivia............................................................ 128 Sin esperanza de remedio.................................................. 128 Dios consolador.................................................................. 131 Fortaleza y paciencia........................................................... 132 Él nos da fuerzas................................................................. 134 Sin embargo, fíat................................................................. 135 Llorar, pero no protestar.................................................... 136 Sufrir en silencio.................................................................. 137 Importancia de lo pequeño............................................... 138 Pasar inadvertido................................................................. 138 Abandonado y olvidado..................................................... 139 La enfermedad y sus consecuencias................................. 140 Familia y porvenir............................................................... 141 Flaquezas del prójimo......................................................... 142 Planes de la Providencia..................................................... 143


Bondad y sabiduría divinas................................................ 145 Los beneficios divinos........................................................ 146 Abandono confiado y amoroso........................................ 148 Paz, optimismo, alegría....................................................... 149 Sin reservas, sin condiciones............................................. 151 Amar la cruz......................................................................... 153 Gozo en el dolor................................................................. 155 B) CON ORACIÓN.......................................................... 157 Escuela de oración.............................................................. 157 Pedir la salud........................................................................ 158 Seguir pidiendo.................................................................... 161 Obras de misericordia........................................................ 163 Apostolado de la oración................................................... 164 Vida interior......................................................................... 166 Bajo su mirada..................................................................... 167 El pan que da fuerzas......................................................... 169 Dulzura y esperanza nuestra.............................................. 171 La Iglesia y los enfermos................................................... 173 Ocupaciones, lecturas......................................................... 174 Ser buen enfermo................................................................ 176 C) CON AMOR: POR JESÚS......................................... 179 Ejemplo y modelo............................................................... 179 El gran voluntario del dolor.............................................. 180 La pasión de Jesús, escuela del dolor............................... 181 Compañeros de cruz........................................................... 183 Tabor y calvario................................................................... 185 Sufrir por Jesús.................................................................... 186 Amar a Jesús crucificado.................................................... 187 Consolar a Jesús.................................................................. 189 En pos de Jesús................................................................... 190 Consuelo en Jesús............................................................... 191 Jesús y los enfermos........................................................... 192 La Madre dolorosa.............................................................. 194


ALGUNOS JUICIOS SOBRE ESTE LIBRO «Una suave alegría y un santo optimismo brotan de estas páginas recomendables, que harán indudable bien a los enfermos. Pero cualquier lector podrá aprender y sentir en ellas cuán amorosa es la Providencia de Dios, que ha depositado en el dolor tan fecundos gérmenes de santidad» (Radio Vaticano). «El título no ha podido ser más acertado ni más revelador. Y la mejor alabanza de la obra es que responde a él plenamente, en el fondo y en la forma» (El Monte Carmelo). «Es como un Kempis, como un amigo, que te dará, lector, consuelo y bálsamo, y convertirá en rosas las espinas de tu camino en la vida» («Verdad y Caridad»). «La lectura está como dosificada, pero con tanta maestría, con tanta precisión, que basta abrirle al azar y se está seguro de hallar siempre algo que interesa y sirve de meditación» («El Mensajero Seráfico»). «De todo corazón recomendamos el libro a toda clase de enfermos, y sería muy de agradecer que los directores de sanatorios y hospitales pusiesen en manos de sus enfermos esta medicina espiritual» («Verdad y Vida»). «Suele decirse que nadie sabe mejor consolar que el que ha sufrido. Varios años de enfermedad y de convivencia continua con los enfermos han dado al autor ocasión de conocerlos» («El Perpetuo Socorro»). «Alabamos el acierto, la solidez y la densidad de estas páginas que, sin aparecer por esto recargadas, contienen doctrina objetiva, sin remilgos literarios» («El Iris de Paz»).

9


JUAN M. FERNANDEZ PIERA

«Uno de esos libros que, a primera vista, causa una sensación de un cierto temor, y aun acaso desagrado, es éste; y sin embargo... ¡es todo lo contrario! Una obra preciosa, muy práctica, que no debiera faltar en la mesilla de todo enfermo» («Gaceta del Norte»). «Esta obrita, que tanto bien está destinada a hacer entre los dolientes, merece más que una crítica, un canto a los valores intrínsecos que atesora. No tiene desperdicio el librito que intento glosar. Todo es bello en el librito, condensado, amenísimo, confortante. Pero si empiezo a reproducir párrafos, acabaría reproduciendo el libro entero» («La Familia»). «Ayudar y consolar al que sufre es el objetivo de este interesante libro, que, al enfrentarnos con el dolor, patrimonio de todos los humanos, lo hace con un tono iluminado por el amor y la esperanza cristianos» («La Milagrosa»). «El mérito y garantía del libro es que no es una teoría, sino una visión del dolor desde dentro, lo que hace que lectores y autor se compenetren desde el primer momento» («Vida Religiosa»). «No dudamos de que será acogido con amor por el enfermo; como que está llamado a ocupar un lugar a su cabecera y a recrearle en las horas de soledad» («La Ciudad de Dios»). «La abundancia y selección de textos de Santos Padres, Sagrada Escritura y Santos es tan acertada que podemos considerar EL KEMPIS DEL ENFERMO como un florilegio ascético de la enfermedad y del dolor» («Mauritania»). «EL KEMPIS DEL ENFERMO es un excelente texto de hospitales, sanatorios y, en fin, de todo lugar en que un hombre llore adolorido» («Virtud y Letras», Colombia).

10


EL KEMPIS DEL ENFERMO

«Son consideraciones breves o sentencias agrupadas en pequeños capítulos, al estilo de la Imitación de Cristo, sobre las ventajas del sufrimiento y el modo de soportarlo cristianamente» («Broteria», Lisboa). «En él se aprende a considerar y recibir las tribulaciones físicas que Dios permite como dones de su mano providente, que nos conduce por el camino más seguro a la santificación» («El Mensajero del Corazón de Jesús»). «La lectura de esta obra infunde optimismo frente al dolor; hace ver el valor divino del mismo, y enseña las ventajas del sufrir» («Sal Terrac»). «Con claridad y buena doctrina se explica en él la utilidad del dolor y el modo de sobrellevarle. El libro hará un bien muy grande, y los lectores de «Incunable» encontrarán en él magníficas ideas para su visita a los enfermos» («Incunable»). «El pensamiento que deja la lectura de estas páginas: me ama Dios y por eso me envía la cruz. Pues bien: lograr eso y de un modo tan delicado, ya es un gran mérito» («El Mensajero del Corazón de Jesús», México). «El autor, que sabe en su experiencia de la dura ascesis de la enfermedad, ha centrado su libro en la máxima cristiana, síntesis de toda la teología del dolor, sublimación de todos sus valores: Por la cruz a la luz» (Universidad Pontificia Boliviana, Medellín).

11


JUAN M. FERNANDEZ PIERA

«Escribir un libro sobre el dolor y que llegue al fondo del alma a miles de lectores supone especiales características de valor e interés» («La Voz de San Antonio»). «Me ha gustado de veras: párrafos breves que invitarán al descanso a los dolientes; afectos y coloquios, también breves, entreverados, son un acierto» (Padre Director del Apostolado de los enfermos, carta al autor). «Por mucho tiempo será mi libro de lectura espiritual. Quisiera que lo conocieran sobre todo las almas que sufren, porque, leyéndolo, le entran a uno las ganas de estar enfermo» (Un sacer dote aragonés, carta al autor). «Me alegro mucho de poder dirigirme a usted y saber que es el autor de ese libro tan precioso, para darle mi felicitación por haber publicado libro tan estupendo. Le felicito y le doy las gracias por haberlo escrito. Deberían leerlo todos los enfermos y los que sufren, para aprender a amar el dolor y no desaprovechar tanto mérito» (Una enferma de Navarra).

12


EL KEMPIS DEL ENFERMO

BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN «Bienaventurados los que lloran», dice Jesucristo (San Mateo 5, 5). «Bienaventurados los que ríen», dice el mundo. ¿Quién de los dos tendrá razón? ¿Cuándo comprenderemos que, en realidad, son gracias divinas lo que llamamos desgracias humanas? Bienaventurado el que sufre. En cambio, ¡qué peligroso y temible es ser siempre feliz en esta vida! La misma Verdad infalible ha dicho: «¡Ay de vosotros los que ahora reís!» (San Lucas 6, 25). No pienses como los niños. Creen éstos que todo lo que les gusta es bueno, y lo que les disgusta, malo. No pueden llamarse males los que nos proporcionan bienes mayores. «Dios no permitirá que venga otra cosa, sino aquello que fuere para mayor bien nuestro, aunque nosotros no lo entendamos» (Beato Juan de Ávila). Tiene el Señor un arte especial para sacar bienes espirituales de los males materiales; de la enfermedad sabe sacar salud; de la muerte, vida. «Aunque diere penas y castigos, se lo debemos agradecer; que siempre es para nuestra salud todo lo que permite que nos venga» (Kempis). Nunca nos hace sufrir por sufrir. Envía o permite un mal para darnos un bien mayor. Los dolores son bienes con apariencia de males. Mucho debe valer el dolor, cuando para buscarlo, Dios se hace hombre, y por soportarlo, el hombre se hace Dios. «¡La gracia de las gracias, el mayor favor que, después de incesantes ruegos, me ha otorgado Dios por intercesión de María, es sufrir mucho por Él!» (San Juan Eudes). «Cuanto Dios permite es siempre lo mejor» (Eva Lavallière). El dolor es buen amigo, es un enviado de Dios; no le recibas con mala cara. Te libra de muchos males y te facilita muchos bienes. ¡Bienvenido sea!

13


JUAN M. FERNANDEZ PIERA

«Tan grande bien es sufrir por amor de Dios que no hay quien sea digno de esa merced» (San José de Cupertino). «¡Qué pena tan enorme es vivir sin penas en la tierra!» (San Agustín). Aun por solas luces humanas, supo ver Séneca las ventajas del dolor, cuando dijo: «Nadie me parece tan infeliz como el que no tiene ninguna desgracia». «No podría pedir a Dios que os libre de la cruz, porque esto sería querer privaros del mayor bien que podemos tener en esta vida» (Santa Margarita de Alacoque). El dolor no es un estorbo, sino un medio para alcanzar la perfección. «Cuando peor me va por fuera, mejor me va por dentro» (Bety Kolb). «Señor, no me quitéis esta cruz hasta tanto que haya producido en mí el efecto que aguarda vuestra bondad» (San Francisco Javier). En resumen: el sufrimiento es una bienaventuranza, una fuente inagotable de bienes. ¿Que no lo comprendes? Con la ayuda de Dios vamos a verlo en todo este libro. En la primera parte, veremos las grandes ventajas del dolor, pues sirve para: a) Purificarnos de nuestros pecados b) santificarnos c) salvarnos d) hacer apostolado En la segunda parte, trataremos del modo cómo se ha de llevar el dolor, a saber: a) Con paciencia b) con oración c) con amor

14


EL KEMPIS DEL ENFERMO

Recorre, pues, estas páginas, buscando tu provecho espiritual. Quizás encuentres en ellas la clave del dolor, y te ayuden a acercarte más al Señor. Solamente guiado por este buen deseo, y apoyado en la doble autoridad de que me ha revestido el sacerdocio y la enfermedad, es como me he atrevido a dirigirme a ti, querido enfermo. De los pensamientos que aquí hallarás, unos serán más apropiados para unas almas, otros para otras. Que cada lector saboree y asimile los que más se adapten a sus necesidades espirituales o a sus íntimas aspiraciones. Léelos despacio, sin prisas; caigan sobre tu alma como lluvia suave y lenta que penetra y empapa la tierra. Intencionadamente está toda la obra tachonada de frases de la Sagrada Escritura y de los Santos, porque tienen mucha más autoridad y eficacia que las que a nosotros se nos puedan ocurrir. Que la Santísima Virgen bendiga este libro, para que al leerlo se encienda luz clara en las inteligencias y fuego ardiente en los corazones. *** (En la tercera edición) Creo que, efectivamente, la Virgen está bendiciendo este libro, no sólo por haber llegado a la tercera edición, sino porque su lectura está haciendo bien a muchos enfermos. Eso me compensa cumplidamente de la tarea que me impuse al escribirlo. ¡Gracias sean dadas a Dios, autor de todo bien! ¡Que nuestra Madre Inmaculada nos siga alcanzando las bendiciones divinas! ***

15


JUAN M. FERNANDEZ PIERA

(Cuarta edición) Cuando el autor preparaba la Cuarta edición de su libro, el Señor le ha premiado su vida ejemplar acrisolada en la enfermedad, llamándole a su paz. Falleció el día 9 de marzo de 1964. A todos los enfermos pedimos una oración por su alma. Los Editores

16


PRIMERA PARTE

V ENTAJAS DEL DOLOR


PARA PURIFICARNOS DE LOS PECADOS1

D

ORIGEN DEL DOLOR

OLORES, enfermedades, muerte; en una palabra, valle de lágrimas; eso es el mundo. ¿Por qué Dios lo hizo así? ¿Por qué, siendo tan bueno, creó el dolor? No fue Dios, sino el hombre, quien creó el dolor. Adán y Eva fueron colocados en el paraíso terrenal, que sería la antesala del paraíso celestial. Por especial privilegio estaban libres del padecer. Pero el pecado tronchó ese plan primero del Creador e introdujo un nuevo elemento: el dolor. «Dios no hizo la muerte; pero los impíos la llaman con sus obras y palabras» (Sabiduría 1, 13, 16). Quiso el hombre conocer el mal, y ¡ya lo creo que lo conoció!; ¡y muy a su costa! La creación entera se rebeló contra el rebelde. «La creación, sirviéndote a Ti, Señor, que la hiciste, despliega su energía para atormentar a los malos» (Sabiduría 16, 24). A la mujer se le dijo: «Con dolor darás a luz tus hijos»; y al hombre: «Comerás el pan con el sudor de tu frente; polvo eres y al polvo volverás» (Génesis 3, 16. 19). La pena es la justa compensación de la culpa. El dolor fue el remedio duro, pero necesario, que Dios puso a la espantosa ruina causada por el hombre. «Si sigues los senderos del impío, la culpa y la pena se corresponderán» (Job 36, 17). No fue, pues, Dios, sino el pecado, quien introdujo el dolor en el mundo. Sin embargo, Dios se vale ahora del dolor para llevarnos de nuevo hasta Él. 1 Acaso te resulte un poco árido y desagradable este capítulo que trata de los pecados. Sin embargo, es necesario contemplar las sombras del pecado y saborear las amarguras del arrepentimiento antes de disfrutar las luces divinas y las dulzuras de la santidad y del apostolado. 19


El Kempis del Enfermo  

No pueden llamarse males los que nos proporcionan bienes mayores. «Dios no permitirá que venga otra cosa, sino aquello que fuere para mayor...