Page 1


CREO EN

DIOS


Monseñor Dr. Tihámer Tóth

CREO EN

DIOS Asociación Pro Cultura Occidental, A.C. Guadalajara, Jalisco, México


Tercera Edición - 1942 Editorial Poblet - Buenos Aires

Q

ueda prohibida la reproducción parcial o total de esta obra por cualesquier medios, ya sea mecánico o digitalizado u otro medio de almacenamiento de información, sin la autorización previa por escrito del editor.

Copyright Derechos Reservados Cuarta Edición Julio de 2014 Asociación Pro Cultura Occidental, A.C. Avenida Américas #384 C.P. 44600 Tel. (0133) 3630 6142 Guadalajara, Jalisco, México www.editorialapc.com.mx apcbuenlibro@yahoo.com.mx Impreso en México. Printed in Mexico.


LICENCIA ECLESIÁSTICA NIHIL OBSTAT: P. Gabriel Riesco, O.S.A. IMPRIMÁTUR: José María, Ob. Antonio de Augus - Rocca ta y Vic. Gral.

q

Este libro está directamente traducido del original húngaro «HISZEK EGI ISTENBEN!» por el M. I. Sr. Dr. D. Antonio Sancho Nebot, Magistral de Mallorca.


Cuál es el mal agudo en donde se origina la crisis presente de la Economía Política? Sencillamente en su ineptitud para explicarnos racionalmente, desde el punto de vista lógico y experimental, la forma en que se realiza el movimiento económico, la forma en que se producen los fenómenos de la economía, la razón de ser, el por qué”. Cuando después de tantos, tan intensos y reiterados esfuerzos llega a ser tan visible y manifiesta la crisis de una ciencia sólo existen, en general, dos posibilidades. O bien es insuficiente la información que se tiene o son equivocados los principios fundamentales sobre los que dicha ciencia reposa. No existiendo deficiencia de información, se hace necesario e imperioso ir a la revisión honda, profunda, de los fundamentos sobre los que se basa o debe basarse la ciencia económica. Queremos referirnos a los principios de esta ciencia en sí, y no a los grandes principios morales o políticos perfectamente definidos, y a los cuales deberá subordinarse en última instancia la acción económica. En este nuevo trabajo, sereno, profundo y esencialmente constructivo, pasa el autor del campo más fácil de la crítica al más difícil de señalar soluciones concretas, que de aplicarse, estamos seguros, contribuirían a acercarnos a la paz social, que, en esencia, es el orden basado en la justicia. Cualquier lector podrá discrepar, en mayor o menor extensión, con las ideas del autor. Todos, sin embargo, deberán reconocer la importancia de las mismas, la palpitante actualidad de los temas tratados y que el presente trabajo es un serio aporte para la necesaria recuperación de la actual crisis de la ciencia económica.


CONTENIDO Presentación PARTE PRIMERA: LA FE

13 15

CAPÍTULO PRIMERO LA FE DE NUESTROS PADRES I La fe desconocida II¿Es necesario conocer mejor la fe?

17 18 20

CAPÍTULO II ¡BIENAVENTURADO EL QUE CREE! I ¡Bienaventurado el hombre que cree! II Bienaventurado el pueblo que cree

23 23 27

CAPÍTULO III ¡DESDICHADO EL QUE NO CREE! I Desdichado el hombre que no cree II Desdichado el pueblo que no cree

33 34 39

CAPÍTULO IV ¿QUÉ ES LO QUE CONDUCE A LA INCREDULIDAD? I La ciencia y la fe II ¿La ciencia conduce a la incredulidad? III La falsa ciencia conduce a la incredulidad

43 44 45 47

CAPÍTULO V ¿QUÉ ES LO QUE CONDUCE A LA INCREDULIDAD? II ¿La mala inteligencia, la vida, el corazón? I Mala inteligencia II La vida III El corazón

49 49 50 51 52

CAPÍTULO VI ¿CÓMO LOGRAR UNA FE ROBUSTA? 1 He de tener valor para creer. I Valentía frente a la razón II Valentía frente al corazón

57 58 62

CAPÍTULO VII ¿CÓMO LOGRAR UNA FE ROBUSTA? II He de cuidar mi fe. I ¿Por qué hemos de cuidar nuestra fe? II¿Cómo hemos de cuidar nuestra fe?

67 67 68 71


Tihamér Tóth PARTE SEGUNDA: EXISTENCIA DE DIOS

79

Capítulo VIII ¿QUÉ PIENSAS DE DIOS? I ¿Por qué debemos tratar ampliamente de Dios? II ¿Qué piensas de Dios?

81 82 83

Capítulo IX ¿QUÉ DICE EL MUNDO: HAY DIOS? I ¡Cuán grande es el mundo! II ¿Quién es el creador del mundo?

89 91 95

Capítulo X ¿QUÉ DICE EL HOMBRE: HAY DIOS? I ¿Qué dicen los pueblos: hay Dios? II ¿Qué dicen los hombres eximios: hay Dios? III ¿Qué dicen los seres vivientes: hay Dios? Capítulo XI LOS IMPÍOS “NO TIENEN DISCULPA” I ¿Nos obliga el mundo a admitir la existencia de un creador? II ¿Cómo pueden negar a Dios? Capítulo XII ¿QUÉ DICE EL ALMA: HAY DIOS? I El orden moral I ¿De dónde procede el orden moral? II ¿En qué estriba la fuerza obligatoria del orden moral?

101 102 105 106 113 114 116 125 125 128 131

Capítulo XIII ¿QUÉ DICE EL ALMA: HAY DIOS? II. Verdad y felicidad I ¡Toda la verdad! II ¡Felicidad cumplida!

137 137 138 141

CAPÍTULO XIV ¿QUÉ DICE LA SOCIEDAD: HAY DIOS? I La humanidad siente la falta de Dios

149 150

8


Creo en Dios II La humanidad no puede soportar la falta de Dios CAPÍTULO XV HE DE CREER EN DIOS I Me conduce a Dios el entendimiento II Me conduce a Dios la moral III Nos conduce a Dios el sufrimiento IV Nos conduce a Dios la salud PARTE TERCERA: ¿QUIÉN ES DIOS?

154 159 160 163 165 166 169 169

INTRODUCCIÓN Art. 1° El velo de Sais Art. 2° La fe cristiana Art. 3° La revelación CAPÍTULO XVI DIOS ES ESPÍRITU I Dios es uno II Es espíritu

177 177 179

CAPÍTULO XVII DIOS ES MI PADRE I Nada he de temer II La providencia

185 186 189

CAPÍTULO XVIII DIOS ES MI PADRE: PROVIDENCIA I ¿Cómo hemos de entender la divina providencia? II ¿Cómo no hemos de entender la providencia?

195 196 199

CAPÍTULO XIX DIOS ES MI PADRE: HABLO CON ÉL CUANDO REZO 205 I ¿Por qué hemos de orar? 206 II¿Cómo se ha de rezar? ¿cómo se ha de orar? 211 CAPÍTULO XX DIOS ES MI PADRE: LE AMO I ¿Por qué hemos de amar a Dios? II ¿Cómo hemos de amar a Dios?

9

215 216 220


Tihamér Tóth

CAPÍTULO XXI DIOS ES UNO Y TRINO 227 I¿En qué fundamento se apoya la creencia en la santísima trinidad? 228 II¿Cuáles son las dificultades? 230 III¿Qué significa para nuestra vida religiosa el dogma de la santísima trinidad? 233 CAPÍTULO XXII DIOS CREADOR I El disfrute de la naturaleza II El estudio de la naturaleza III La fraternidad humana IV La verdad de nuestra fe

239 240 242 243 245

CAPÍTULO XXIII DIOS, SANTO I Cuánto abomina Dios el pecado II Cuánto ama Dios la virtud

249 250 254

CAPÍTULO XXIV DIOS, BUENO I ¿A qué nos obliga la bondad de Dios? II Problemas relacionados con la bondad de Dios 

259 260 263

CAPÍTULO XXV DIOS BUENO Y EL MUNDO MALO I El Dios bueno y el pecado II El Dios bondadoso y el sufrimiento

269 270 274

CAPÍTULO XXVI DIOS, VERAZ Y FIEL I ¿A qué me obliga la veracidad de Dios? II La fidelidad de Dios nos llena de confianza

279 280 284

CAPÍTULO XXVII DIOS, OMNIPRESENTE I Dios está presente por doquier II Fuerza en la tentación III Consuelo en el sufrimiento

289 290 293 296

10


Creo en Dios

CAPÍTULO XXVIII DIOS, OMNISCIENTE I ¿Qué sabe Dios? II ¿Qué ve Dios?

301 302 307

CAPÍTULO XXIX DIOS, SABIO I ¿Qué cosas pregonan la sabiduría de Dios? II Objeciones contra la sabiduría de Dios

313 314 316

CAPÍTULO XXX DIOS ES JUSTO I Para Dios no hay acepción de personas II Dios premia con justicia III Dios castiga con justicia

321 322 324 326

CAPÍTULO XXXI DIOS, MISERICORDIOSO I ¿Cómo nos consuela la misericordia de Dios? II ¿A qué me obliga la misericordia de Dios?

331

CAPÍTULO XXXII DIOS, PACIENTE 341 I ¡Cuán paciente es Dios! 342 II ¿Qué amonestación encierra para nosotros la paciencia de Dios? 345 CAPÍTULO XXXIII DIOS, INMUTABLE I Dios es inmutable II ¿Hay pasiones en Dios?

355 356 359

CAPÍTULO XXXIV DIOS, ETERNO I ¿Qué decimos nosotros de la eternidad de Dios? II ¿Qué es lo que nos dice la eternidad de Dios?

367 369 374

CAPÍTULO XXXV TE DEUM LAUDAMUS I Los que blasfeman de Dios II Los que bendicen a Dios 11

379 381 383


INTRODUCCIÓN

B

ajo el epígrafe general de RAZONEMOS NUESTRA FE, comenzamos esta colección de lecturas apologéticas. La encabezan las obras en que monseñor Tihamér Tóth expone los elementos de la religión católica. No son un tratado escolar, árido y escueto; al contrario, todo ello en ellas es vida, color, movimiento. El subtítulo que mejor las encuadra es el de lecturas, discursos religiosos por su fondo y por su fin, con vistas a penetrar con sus in­fluencias bienhechoras a todo el hombre. No se dirige el Dr. Tóth únicamente a la razón, a fuero de filó­sofo ansioso de proselitismo; no llama a solas a la voluntad o al senti­miento, divorciándolos del discurso o prescindiendo de su ayuda; no desdeña la cooperación en la obra de la cultura humana. Poniendo en juego el variado dinamismo de que Dios

13


Tihamér Tóth le ha dotado con rica profu­sión, muestra el Dr. Tóth, en toda su espléndida grandiosidad, el pano­rama del Credo católico. Habla con toda clase de lectores; las conferencias radiofónicas que semanalmente dirigía desde Budapest le pusieron en íntimo contacto con millones de oyentes del centro de Europa. Y para todos hubo una pa­labra de aliento, un rayo de luz, acaso un reproche paternal. Todos, des­pués de haberle leído o escuchado, quedaron mejores, más resueltos a vivir íntegramente su fe cristiana. La crítica bibliográfica francesa, inglesa y alemana ha saludado con verdadero entusiasmo la traducción en sus propias lenguas de las obras de Tóth, cuyas ediciones se suceden sin interrupción. Se ha hecho cargo de la traducción española el culto magistral de Mallorca, Dr. D. Antonio Sancho Nebot, vertiendo directamente del idioma húngaro y revisando con esmero la edición. Al ofrecer a los lectores de habla española las obras de Tóth, as­piran sus editores, a levantar el nivel de la cultura religiosa y confían en que las ideas luminosas del autor al abrir en las almas hondos surcos, caiga en ellos abundante la gracia que germine y florezca en múltiples virtudes y obras de santidad. La presente edición, publicada en la Argentina por la EDITORIAL POBLET, ha sido debidamente autorizada por nosotros con el propó­sito de facilitar la difusión de estos excelentes y utilísimos textos entre el público de los países de Hispanoamérica. Madrid, julio de 1936. LOS EDITORES.

14


Creo en Dios

EN LA TERCERA EDICIÓN El autor fue nombrado en junio de 1938 Obispo Coadjutor de Veszprén (Hungría), y a los pocos meses Obispo diocesano de la mis­ma ciudad. En abril de 1939, tras breve y dolorosa enfermedad, falleció en su ciudad episcopal. El Señor habrá largamente recompensado el celo apostólico del insigne Obispo. D. E. P. A. Madrid, junio de 1941.

15


PARTE PRIMERA LA FE

q

Credo… Creo… (Símbolo de los Apóstoles)


CAPÍTULO I LA FE DE NUESTROS PADRES

S

ean mis primeras líneas de alabanza a nuestro augusto Padre, a nuestro Dios. Me dirijo a Ti, Padre nuestro, de quien deseo hablar ampliamente con mis amados lectores. Muéstranos tu amor cuando hablemos con espíritu sencillo de tu majestad augusta. Ilústranos con tu luz cuando ahondemos las doctrinas de nuestra fe sacrosanta, para que así las po­ damos conocer y amar de más consciente manera. Ayúdanos con tu gracia, para que nos encontremos robustecidos en nuestra fe cristiana y conformes en todo a tus santos designios, en aquel momento decisivo en que, al final de esta penosa vida, llegaremos a Ti: a nuestro Padre eterno, celestial...

19


Creo en dios  
Creo en dios  

En esta obra, amigo lector, no se dirige el Dr. Tóth únicamente a la razón, a fuero de filósofo ansioso de proselitismo; no llama a solas a...

Advertisement