Issuu on Google+

EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL

NUEVO NACIMIENTO Pastor Ock Soo Park Traducido al español por Seong Ju Jo

GOOD NEWS PUBLICATIONS, INC.


1 EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO Las citas de este libro fueron tomadas de la Santa Biblia Versión Reina-Valera, Revisión de 1960

Primera edición publicada en 1997 Tercera edición en español traducida por Seong Ju Jo Publicado por Editorial Las Buenas Nuevas www.editoriallasbuenasnuevas.com Copyright (c) 1988 Ock Soo Park Traducción (c) 2004 por Editorial Las Buenas Nuevas E.U. Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta obra puede ser reproducida por ningún medio electrónico, mecánico o de alguna otra manera sin el permiso escrito de la editorial. ISBN 978-89-85422-81-9 Impreso en Korea


Prefacio

Así como Sansón rompió las cuerdas que lo ataron y quedó libre por el maravilloso poder de Dios que lo tomó, así también la cadena del pecado que me ataba, fue rota una vez para siempre y quedé totalmente libre. El 7 de Octubre de 1962, mi tortuosa lucha con el pecado finalmente terminó por el poder del evangelio de Jesucristo nuestro Señor. Aquel día cuando mis pecados vinieron a ser tan blancos como la nieve, finalmente pude cantar el himno: “Feliz el día cuando Jesús lavó todos mis pecados”. Después de ser un cristiano nacido de nuevo, mi miserable e insoportable vida empezó a cambiar. Los cambios ocurrieron primero en mi corazón, luego en mi manera de vivir y en todo lo que me rodeaba.


El más grande regalo de Dios es el perdón del pecado. Nosotros fuimos separados de Dios a causa de nuestro pecado y consecuentemente vagábamos en la oscuridad experimentando dolor y miedo por la culpa, en vez de experimentar la verdadera satisfacción, la felicidad y la bendición de Dios. Ahora, todo eso puede quedar atrás con el perdón del pecado. La inequívoca verdad acerca del perdón del pecado está escondida secretamente en la Biblia. La historia del Capitán Naamán, cuya lepra fue sanada, está escrita en la Biblia para enseñarnos cómo nuestros pecados, tan asquerosos como la lepra, pueden ser limpiados. Además, con el mismo propósito, tenemos la historia del Rey David cometiendo adulterio con la esposa de


Urías. Oseas, 14:9: “¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos de Jehová son rectos, y los justos andarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos”. Yo prediqué acerca del perdón del pecado durante la campaña que se efectuó el año pasado en el auditorio Mu g u n g hw a en P u s á n. Siempre que tenemo s encuentros evangelísticos, he sentido dolor por todas aquellas almas que están sufriendo por el problema del pecado y que han tratado con todo su esfuerzo de encontrar una solución. A través de esta campaña, un incontable número de personas recibió el perdón de sus pecados y llegaron a ser cristianos nacidos de nuevo. Así fue como el poderoso trabajo del Espíritu Santo


prevaleció durante la campaña, inspirando y haciendo que muchas personas que estaban perdidas recibieran el perdón del pecado en sus corazones. Oro sinceramente para que los mismos grandiosos milagros ocurran en los corazones de los lectores de este libro. Y agradezco a nuestro Dios que nos ha dado a mí y a nuestra nación este precioso evangelio de la salvación.

Iglesia Good News de Gangnam

Pastor


Contenido

Prefacio / Ock Soo Park················································· 4

1. Cuatro Leprosos·························································11 2. Jacob y Esaú····························································· 63 3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio························ 89 4. Un Hombre Enfermo por 38 Años··························117 5. El Copero y el Panadero del Rey····························· 149 6. Eterna Redención··················································· 183 7. Un Hombre Asaltado por Ladrones·························217 8. El Poder de Sansón················································· 253 9. Caín y Abel···························································· 285


1 Cuatro Leprosos

C

omencemos leyendo la Biblia. Por favor, abran en el 2do. Libro de los Reyes, capítulo 7 versículo 1.

“Dijo entonces Eliseo: Oíd palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria. Y un príncipe sobre cuyo brazo el rey se apoyaba, respondió al varón de Dios, y dijo: Si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo, ¿sería esto así? Y él dijo: He aquí tú lo verás con tus ojos, más no comerás de ello. Había a la entrada de la puerta cuatro hombres leprosos, los cuales dijeron uno al otro: ¿Para qué nos estamos aquí hasta que muramos? Si tratáremos de entrar


12 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

en la ciudad, por el hambre que hay en la ciudad moriremos en ella; y si nos quedamos aquí, también moriremos. Vamos, pues, ahora, y pasemos al campamento de los sirios; si ellos nos dieren la vida, viviremos; y si nos dieren la muerte, moriremos. Se levantaron, pues, al anochecer, para ir al campamento de los sirios; y llegando a la entrada del campamento de los sirios, no había allí nadie. Porque Jehová había hecho que en el campamento de los sirios se oyese estruendo de carros, ruido de caballos, y estrépito de gran ejército; y se dijeron unos a otros: He aquí, el rey de Israel ha tomado a sueldo contra nosotros a los reyes de los heteos y a los reyes de los egipcios, para que vengan contra nosotros. Y así se levantaron y huyeron al anochecer, abandonando sus tiendas, sus caballos, sus asnos, y el campamento como estaba; y habían huido para salvar sus vidas. Cuando los leprosos llegaron a la entrada del campamento, entraron en una tienda y comieron y bebieron, y tomaron de allí plata y oro y vestidos, y fueron y lo escondieron; y vueltos, entraron en otra tienda, y de allí también tomaron, y fueron y lo escondieron. Luego se dijeron el uno al otro: No estamos haciendo bien. Hoy es día de buena nueva, y nosotros callamos; y si esperamos hasta el amanecer, nos alcanzará nuestra maldad. Vamos pues, ahora, entremos y demos la nueva en casa del rey” (2 Reyes7:1-9).


1. Cuatro Leprosos | 13

Mis queridos amigos de la ciudad de Pusán y cristianos amados; que la gracia y la paz de Dios y del Señor Jesucristo, sea con todos ustedes. Aún habiéndole predicado a miles y miles de personas, nunca me había sentido tan bien como ahora. No sé por qué me siento tan emocionado de estar aquí. Es una sensación parecida a la de una persona que se enamora por primera vez. Ustedes me entienden. Me gustaría explicarles a través de esta campaña cómo pueden sus pecados ser perdonados y quedar limpios como la blanca nieve. Conocen los himnos: “¡Feliz el día! ¡Feliz el día! Cuando Jesús lavó todos mis pecados” y “Eres limpio en la Sangre” ¿Verdaderamente no tienen pecado en su corazón? ¿Han tenido la maravillosa experiencia de estas canciones en su corazón? Ustedes sabrán que estas canciones pueden ser cantadas por cualquiera, pero solamente los cristianos que han nacido de nuevo, los hijos de Dios, conocen el significado. Ninguno de los cristianos religiosos y carnales lo saben. Esto es muy importante y me gustaría que los escuchen con un corazón abierto. Ahora bien, exactamente ¿qué significa “abrir el corazón”? Hace algunos años, tuve la oportunidad de presidir una campaña evangelística en la base de la fuerza aérea de Yea Chun, Corea. Les prediqué el evangelio a los oficiales y a los soldados. Esa noche fui invitado a una pequeña recepción. Estaba sentado, tomando una taza de té, cuando la esposa de un piloto se me acercó y


14 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

me preguntó: “Pastor, ¿cómo puedo abrir mi corazón?”. Desde que ella me hizo esta pregunta, yo no puedo responderle a la gente con algo tan simple como: “Solamente abra su corazón”. Las personas no saben cómo abrir su corazón. La mayoría de la gente conoce frases como: “Crea en Jesucristo, entonces sus pecados le serán perdonados y usted será salvo”, pero la realidad es que la mayoría tienen muy vagas ideas acerca de estos conceptos ya que no han entendido el evangelio. Antes de ser salvo yo asistí a una iglesia durante mucho tiempo, pero al igual que la mayoría de la gente, yo no sabía cómo limpiar mis pecados. Yo pensaba que la manera de vivir la vida cristiana era confesando y arrepintiéndome incondicionalmente, y que así todo estaría bien. Sin embargo, mis pecados continuaban oprimiendo mi corazón. No tenía esperanza. No sabía qué hacer para limpiar el pecado de mi corazón. Como estuve una vez en la misma situación en la que muchos ahora están, no quiero contarles historias que los desanimen. Me gustaría compartir individualmente con cada uno de ustedes durante esta semana, pero no creo que pueda hacerlo así... porque ustedes son muchos y yo sólo uno. Así que háganme todas las preguntas en su corazón y yo las iré respondiendo a medida que les hable. También voy a hacerles algunas preguntas durante esta sesión. Cuando les haga alguna pregunta deseo que todos ustedes contesten pero no en voz alta. Por favor, contéstenme en su corazón, de lo contrario,


1. Cuatro Leprosos | 15

podríamos crear una gran confusión ya que somos muchos. No puedo escuchar las palabras de su corazón, pero quizás pueda entender algo por medio de su lenguaje corporal. ¿Ustedes creen que es difícil comunicarse con Dios? ¿Podemos escuchar la voz de Dios? ¿Podemos ver a Dios con nuestros ojos o tocarlo? Esta noche abran su corazón y comuníquense conmigo primero. Saquen todas las preguntas que están en su corazón. Saquen cualquier cosa que los ha estado molestando y que no entienden, como por ejemplo: “¿Cómo hacer para ser limpio del pecado? ¿Cómo nacer de nuevo?, ¿Cuál es la forma de solucionar todos los problemas de mi corazón?”, etc. ¿Quién no sabe que orar es bueno para uno?, ¿quién no sabe que leer la Biblia es bueno?, ¿quién no sabe que pecar es malo? Por lo tanto, ¿quién no peca? ¡Todos lo saben y todos pecan! Pero no podemos controlarnos a nosotros mismos. Durante años he visitado las cárceles para predicar el evangelio y nunca le he dicho a los internos: “No cometan pecados”. ¿Saben ustedes por qué? Porque no hay persona en el mundo que peque y que no sepa que pecar es malo. Yo quería que ellos entendieran la manera de vencer y superar los pecados de acuerdo con lo que dice la Biblia. Mis amados amigos, no les pido ningún esfuerzo, ni ninguno de sus métodos, ni ninguna de sus soluciones. Si ustedes esta noche abren la puerta de su corazón, si


16 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

la Palabra de Dios entra en él, y si Jesucristo toma el control de su corazón, entonces no tendrán que seguir luchando con el pecado. Ya no será necesario esforzarse para tratar de dejar de fumar, de tomar bebidas alcohólicas, de robar o de pensar en los deseos de la carne. Jesucristo, dentro de su corazón, luchará por ustedes y les hará prevalecer sobre todos los pecados. Ciertamente El los librará de los pensamientos de fornicación, de los deseos de la carne, de los pensamientos impuros, del odio y de la conducta abominable. Es por eso que les voy a presentar a Jesucristo a todos ustedes. Hay mucha gente que está muy lejos de Jesucristo, aunque conocen de El y le invocan. Esta noche Jesús está cerca de usted. Es más, está cerca de su corazón. El los ama profundamente y les dice que abran su corazón. Yo creo firmemente que Jesucristo obrará en su corazón mientras ustedes escuchan la Palabra de Dios. Me gustaría contarles una historia: Había una vez un capitán de barco que vivía en España. El navegaba de puerto en puerto y venía a casa solamente una vez al mes, una vez cada tres meses o una vez cada seis meses. El tenía un hijo a quien amaba mucho, y cuando regresaba de un viaje, siempre lo abrazaba y lo besaba; generalmente le traía algunos regalos. Cuando llegaba el momento de viajar nuevamente, dejaba a su hijo con cierta tristeza y siempre le decía: “Regresaré pronto, pórtate bien con mamá”. Pronto llegó el momento de irse a otros puertos,


1. Cuatro Leprosos | 17

como siempre, pero su hijo no lo dejaba ir. Entonces le hizo una promesa de que lo llevaría con él en el siguiente viaje. Pasaron varios meses y el capitán regresó a casa. Su hijo estaba muy contento de verlo otra vez, porque él podría ir abordo con su papá. El capitán no podía romper su promesa así que accedió en llevárselo. El muchacho tenía cerca de 15 años y su mamá estaba preocupada porque aún era muy joven para andar en un barco. El capitán le calmó su ansiedad al decirle: “No te preocupes, todo estará bien, este viaje no es muy largo”. La noche anterior a la partida, el muchacho no pudo dormir porque estaba emocionado por el viaje. El capitán le dijo a su hijo que trajera cosas para entretenerse porque no había nada que hacer; todo lo que había era cielo y agua. Hizo lo que su padre le dijo, llevó juguetes, historietas y también llevó a su mejor amigo, un mono. Finalmente, el barco se hizo a la mar haciendo una señal con un sonido: “tuooooooooooo”. El muchacho estaba muy ocupado observando las gaviotas, las olas y los diferentes tipos de peces. El barco iba flotando lentamente sobre el mar. Pronto se encontraron en medio del océano. Ya no había gaviotas, así que él empezó a jugar con su mejor amigo, el mono, mientras que su papá y los marineros estaban ocupados. Un día, ellos estaban jugando en el cuarto. De repente, el mono tomó el sombrero del muchacho y se fue corriendo. El muchacho lo persiguió hasta la


18 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

cabina, de la cabina a la cubierta; de aquí a allá, finalmente, el mono se subió hasta el mástil principal. El muchacho lo siguió persiguiendo muy de cerca y dijo: “Ahora puedo agarrarte”. Cuando lo iba a alcanzar se le escapó de las manos y el mono siguió subiendo. Entonces el muchacho siguió subiendo también, sin d a rse cuent a de qué t a n a lto se había subido. Finalmente, el mono se detuvo en la parte superior del mástil. “Ya no puedes trepar más alto”, le dijo el muchacho al mono, pero cuando lo iba a agarrar, el mono simplemente saltó de allí a otro mástil. El muchacho entonces se dio cuenta de que había subido muy alto y echando una mirada desde arriba se sintió mareado. Los marineros parecían tan pequeños como hormigas. Esto lo hizo perder la fuerza de sus manos y entró en pánico. Estaba demasiado asustado, tanto que ya no podía descender del mástil; estaba perdiendo la fuerza de sus piernas. En ese momento, un marinero que estaba trabajando en cubierta, vio al pobre muchacho. “¡Oh no! es el hijo del capitán”, gritó el marinero. “¿Quién puede subir?”. Los marineros estaban haciendo un gran escándalo. El muchacho perdía lentamente la fuerza en sus brazos, pero todavía se sostenía firmemente. Por otra parte, él sabía que moriría si se soltaba del mástil. Un marinero corrió hacia el capitán y le gritó: “¡Capitán, venga rápido, apresúrese!”. “¿Qué ocurre?”, preguntó el capitán. “Su hijo está en la parte superior del mástil”, le


1. Cuatro Leprosos | 19

respondió el marinero. El salió y vio que su hijo estaba temblando y llorando de miedo... “¡Papi!, ¡Papi!”. “¿Cómo sucedió?”, preguntó el frustrado capitán. Uno de los marineros le contó detalladamente lo que había sucedido. Después de haberlo escuchado todo, cerró sus ojos para pensar. De repente sacó su pistola. Los marineros pensaron: “¿De qué sirve que mate al mono ahora?”. El capitán miraba a su hijo con su pistola en mano y dijo: “Hijo, ¿me puedes oír?” “Sí, papá, ¡te puedo oír!”, respondió el muchacho. De repente, apuntó a su hijo y le dijo: “Hijo, ¡salta al mar! Si no lo haces, te voy a disparar, debes saltar al agua antes de que cuente cinco, o si no, voy a disparar”. El capitán hablaba muy en serio. El muchacho conocía a su padre: “El dice las cosas una vez y las cumple, no importándole las consecuencias”. El hijo pensó: “Yo puedo quedarme aquí y morir o saltar al mar”. Le daba miedo soltar sus manos, pero le asustaba más la pistola que saltar al agua, así que se alistó para saltar. “¡Uno!”, el capitán comenzó a contar... “¡Dos!”, el capitán miró al muchacho con temor... “¡Tres!”. En ese momento, el muchacho soltó sus manos y pateó el mástil tan duro como pudo, y cayó al agua. Los marineros lo esperaban allí y lo rescataron del agua. ¡Mis amados amigos! No estoy tratando de perturbar su corazón esta noche. Por favor, dense de nuevo la oportunidad de pensar sinceramente sobre su vida cristiana. La gente ayuna, hace mucha oración y aún toma


20 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

nuevas decisiones cada año nuevo, pero, ¿saben qué? La vida cristiana es algo verdaderamente difícil. Si ustedes le preguntan a un taxista: “Disculpe, ¿cree usted en Jesús?”, él les dirá: “No me diga nada de Jesús. No tengo tiempo de creer en El”. Si ustedes le preguntan a un oficial de policía: “Oficial, ¿usted cree en Jesús?”, él le contestará: “Estoy muy ocupado y no tengo tiempo de ir a la iglesia”. ¿Y qué si le preguntan a un médico?: “Señor, ¿usted cree en Jesús?”. El podría responder: “¡Caramba!, ¿por qué estudié para médico? Siempre tengo que relacionarme con pacientes amargados, aún en un día tan bonito como hoy; el clima es muy agradable como para ir a un día de campo. Sabes, me gustaría creer en Jesús, pero no podría”. ¿Y qué tal si le preguntan a un soldado?: “¿Usted cree en Jesús?”. El podría contestar: “Tenemos nuestros reglamentos en el ejército y estoy muy ocupado haciendo todo tipo de trabajos, así que yo creeré en El después”. ¿Y a un hombre de negocios?: “Señor, ¿usted cree en Jesús?” El contestará: “Déjeme ganar algún dinero y que se casen mis hijos. Después de esto yo iría a la iglesia para creer en Jesús. Mire pastor, seguro que usted desconoce este tipo de negocio. Para tener este negocio, no podemos decirles la verdad a los compradores. Cierto tipo de mercancía, por la cual pagamos 25 dólares por unidad, tenemos que decir que su costo fue de


1. Cuatro Leprosos | 21

50 dólares para convencer a los clientes de que vendemos productos buenos a precios económicos. Por lo tanto tengo que mentirles todo el tiempo. De otra manera no podría ganar 25 dólares por cada artículo. Así es que, ¿cómo puedo creer en Jesús, estando en medio de un mundo de mentiras? Preferiría creer en Jesús luego de salir de este tipo de negocio”. La mayoría de la gente cree que no son capaces de creer en Jesús por sus malos hábitos; por ejemplo: “No puedo creer en Jesús porque tengo problemas de alcohol” o “No puedo creer en Jesús porque fumo”. Como les dije anteriormente, estuve ministrando a unos aviadores de una base de la fuerza aérea. Había muchas personas y yo les pregunté: “Amigos, levanten su mano si piensan que es difícil creer en Jesús”. Y muchos lo hicieron. Les dije: “¡Aquí está el comandante junto a mí!”. Y cortésmente le pedí al mayor Park, el comandante, que se pusiera en pie: “¡Mayor! ¿Podría ponerse de pie, por favor?”. Así que se paró delante de los aviadores, y yo les pregunté: “Ahora, por favor, levanten su mano si ustedes piensan que es difícil creer que el comandante es el mayor Park”. Nadie levantó la mano. Así que yo pregunté: “No es difícil creer que él es su comandante; entonces, ¿por qué es tan difícil creer en Jesús? ¿Es porque Jesús no es mejor que el comandante?”. ¿Ven? en realidad no entendemos el concepto de creer en Jesús, es por eso que es tan difícil creer en él.


22 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

¡Amigos! Estoy contento de poder creer en mi esposa. Pero eso no lo digo porque mi esposa sea bonita o una persona sobresaliente. Estoy muy contento también por poder creer en mis hijos; si no creyera en ellos, siempre estaría preocupado por ellos. Creer en Jesús es tan cómodo y una cosa muy fácil de hacer. Jesús dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”. (Mateo 11:28) La mayoría de la gente cree en Jesús, pero nunca tiene paz en su corazón. Jesús dijo claramente: “Yo os haré descansar”. Ellos dicen tener fe para creer en Jesús, pero no tienen descanso en El. Entonces esto no es fe. La Biblia dice en 1 Tesalonicenses 5:16-18: “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. Si ustedes andan preocupados, aunque crean en Jesucristo como su salvador personal, entonces algo anda mal. ¿No deberían considerar este asunto? Lo que quiero decir es que creo que sería mejor que reconsideraran su fe. Frecuentemente hago este tipo de pregunta: “Si usted hiciera todo de acuerdo con la Palabra del Señor, tal como orar diligentemente, diezmar regularmente,


1. Cuatro Leprosos | 23

guardar el día del Señor y no cometer pecados por confiar y creer en el Señor, entonces, ¿irán ustedes al cielo?” Ustedes me contestarían: “Todo el mundo lo sabe”. Pero mis amigos, ¿esto es posible? El que entre ustedes pueda cumplir todas las leyes de Dios levante la mano. Vamos a ver ¿quién nunca ha dejado de dar alguna vez el diezmo, ni siquiera una sola vez en su vida? Levante la mano el que nunca ha dejado de ir a la iglesia ni un solo domingo en toda su vida. Levante la mano el que nunca ha mentido. Levante la mano el que nunca haya odiado en toda su vida. Levante la mano, el que nunca ha pensado en cometer adulterio en toda su vida. ¡Miren amigos! Nosotros somos incapaces de alcanzar el nivel de Dios. Somos exactamente como el muchacho que se agarraba del mástil fuertemente pero que tarde o temprano tuvo que soltarlo. Estamos en la misma situación. Dios, nuestro Padre, nos abre a nosotros el nuevo camino del evangelio de Jesucristo. Amados amigos, esta noche, si ustedes quieren tener una verdadera vida de fe, Dios, Jesús y el Espíritu Santo, quieren hablarle sinceramente a su corazón. La manera del Señor, que está secretamente escondida en la Biblia, es totalmente diferente a los pensamientos que ustedes tienen. Si ustedes comprenden el secreto de la Biblia, es fácil limpiar sus pecados. Es muy difícil para mí limpiar mis pecados, pero es muy fácil cuando voy delante de Dios y El los limpia. Es muy difícil para mí dominar mis


24 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

pecados pero es muy fácil para Jesús vencerlos. Por lo tanto, me gustaría compartir la Palabra de Dios. Permítanme referirme a esto al leerles 2 Reyes 7:1. “Dijo entonces Eliseo: Oíd palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria”. En la época del Antiguo Testamento, el pueblo de Israel fue atacado por el país de Siria. Así como la China comunista tiene la gran muralla China, para protección contra sus enemigos, Israel tenía la ciudad de Samaria cercada alrededor por una gran muralla. Cuando Israel pensó que ya no había esperanza para ganar la lucha, ellos cerraron la puerta, no era como hoy en día. No había misiles ni bombas atómicas, así que no había manera de abrir la puerta cuando estaba cerrada. Los soldados sirios sitiaron el castillo y estuvieron esperando hasta que los israelitas estuvieran agotados y se rindieran. Cuando los israelitas levantaron el muro para protección, solamente lo construyeron alrededor de la ciudad pero no incluyeron terrenos agrícolas. Por lo tanto, hubo una gran hambre en la ciudad después de pasado un año. Era tan serio el problema, que podemos leer en la Biblia que las mujeres jóvenes se comían a sus hijos, porque no podían soportar el hambre. Esto se encuen-


1. Cuatro Leprosos | 25

tra en 2 Reyes 6: 28-29. Una mujer no se podía comer su hijo sola, entonces conspiró con su vecina: “Comamos a vuestro hijo hoy y comeremos el mío mañana.” Al día siguiente, después de haberse comido al primero, la vecina fue a casa de aquella mujer pero ella escondió a su hijo. Los israelitas estaban en una horrible situación. 2 Reyes 7:1 dice: Un día Eliseo, el profeta, el siervo de Dios, dijo: “Oíd Palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo a la puerta de Samaria”. Esto quiere decir que el precio del grano será mucho más bajo en los siguientes días comparado al precio que solía valer en la época del hambre. Hace mucho tiempo en Corea también hubo una gran hambruna. En aquella época no había medios de transporte desarrollados como ahora. Como Corea es una región montañosa era difícil moverse de un lugar a otro. Así que la gente simplemente moría de hambre. Además tenían un método de comercio llamado “Pat Chuck bea mi” o llamado “Hin Chuck bea mi”, que significa “si usted me da un tazón de sopa, yo le daré mi tierra”. Cambiaban su tierra por un tazón de sopa. Yo creo que los israelitas estuvieron en una situación similar a la que tuvieron los coreanos. En una situación


26 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

tan difícil y horrible como la que se vivía en la ciudad de Samaria, Eliseo dijo: “Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria”. Pero el príncipe del rey no creyó. El dijo: “Si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo, ¿sería esto así?”. Por esto, Eliseo, el profeta de Dios, le contestó: “He aquí tú lo verás con tus ojos, mas no comerás de ello”. En ese tiempo, vivían leprosos fuera de la ciudad. Por causa de la ley, ellos no podían vivir en la ciudad. Sus familiares solían llevarles alimento y ropa cada mañana, pero por la gran hambre ellos no podían llevarles nada. Por esta razón, la mayoría de los leprosos habían muerto, solamente quedaron cuatro quienes se dijeron entre si: “¡Escuchen! Nuestros compañeros y nuestros primos murieron de hambre; ahora pues, ¿quien sigue? Ustedes y yo vamos a morir tarde o temprano. ¿Vamos a esperar a morirnos aquí? Aunque fuéramos a la ciudad no podríamos conseguir nada, Por qué no nos


1. Cuatro Leprosos | 27

vamos al campamento de los sirios para ser capturados y si nos matan, moriremos. De todos modos es mejor que esperar a que nos llegue la muerte ¿Está bien?”. Los otros contestaron: “Nos parece bien, vamos”. Se dirigían hacia las tropas de los sirios. Paso a paso ellos iban caminando hacia las tiendas de éstos. Estaban heridos. Algunos de ellos habían perdido una pierna, otros habían perdido algunos dedos, etc. A la hora del crepúsculo, ellos resbalaban y caían; no podían caminar fácilmente, porque estaban cansados y tenían hambre. Dios usó esta miserable marcha para hacer unos efectos de sonido grandiosos. El sonido de la caída de los leprosos llegó a ser el sonido de una gran multitud de soldados a los oídos de los sirios. Así que, cuando los sirios escucharon el sonido, ellos pensaron que los israelitas traían fuerzas militares de otras naciones para atacarlos. Esto hizo que los sirios se apresuraran para huir en sus caballos y en sus carros. Así que, cuando los leprosos finalmente llegaron allí, los sirios ya se habían alejado. Los leprosos no vieron ninguno de los soldados. Había mucho alimento, ropa y hasta tesoros por doquier. ¿Cómo creen que se sintieron al estar frente a tanto alimento, considerando su pasada condición de hambrientos? ¡Amigos! Esta historia nos cuenta el secreto de la vida espiritual; cómo regalar de la abundancia de los ricos a


28 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

las personas cuyos espíritus aún no están vivos, sino muertos. La razón por la que esta historia está en la Biblia es para hablarnos sobre nuestro malo y perverso corazón. Por causa de él es que nuestra vida espiritual estaba enfermando y muriendo. Aunque nos alimentábamos de la Palabra de Dios, no crecíamos porque no se leía de una manera espiritual. Pasé mi niñez en las cercanías del río Nakdong. Mi padre tenía una gran plantación de maní. Cada año en otoño lo comíamos de muchas maneras, frito, hervido, entre el arroz, crudo, etc. ¡Eran tan sabrosos! Cuando iba a la escuela, siempre llevaba mucho maní en mi lonchera, pero si ustedes se comen un maní acabado de sacar de la cáscara, no sabe bien porque al maní debe quitársele la piel que cubre la semilla para saborearlo, lo mismo que a la nuez y muchas otras semillas. ¿A lguna vez han comido nueces? ¿Sabían que cuando se corta una nuez del árbol al principio tiene un olor desagradable? Pero si ustedes rompen la nuez la semilla sabrá muy rica al comerla. ¡No solamente esto! En otoño, los niños en Corea generalmente van debajo de un nogal; cuando un capullo de castaño cae sobre ellos, aunque los lastima y les duele, ellos soportan el dolor por recoger las nueces. ¿Sabe usted por qué están dispuestos a soportar el dolor? Porque ellos han probado las deliciosas nueces ¿Qué tal si usted tuviera que morder la cáscara de la nuez? se lastimaría la boca y no podría comer nada ese día. Como ustedes ven, la pulpa


1. Cuatro Leprosos | 29

de la nuez es muy sabrosa pero la cáscara no. La Palabra de Dios es exactamente igual ¿sabía usted? La Palabra de Dios también tiene una parte interna y otra externa. Si ustedes no comen la parte interior y solamente comen la parte exterior podrían decir: “La gente dice que la Palabra de Dios es deliciosa, pero ¿por qué me causa tanto sueño?”. Cuando viajamos en carro, mi esposa siempre se duerme. ¡Yo creo que sería mejor convertir nuestro carro en un dormitorio y luego dormir allí, porque mi esposa duerme mejor en el carro que en la casa! De vez en cuando tengo que viajar lejos con mi esposa, pero ella generalmente se empieza a dormir tan pronto el carro se pone en marcha. Yo también solía dormirme, pero no tanto como mi esposa. ¿Saben ustedes cuándo me dormía yo? Cuando leía la Biblia. Esto no sólo me pasaba a mí, sino también le pasa a mucha gente. Muchos dicen: “Entre más Biblias se venden, menos se venden las pastillas para dormir”. Yo no solía quedarme dormido fácilmente pero cuando leía la Biblia, caía en un sueño tal, que no sabía si estaba leyendo hebreo, o algunas palabras en griego. Ustedes se podrán reír, pero muchos de ustedes son como yo era antes. No los conozco bien pero, ¿tengo razón al decir que se duermen cuando leen la Biblia? ¿Cuál es la razón para estar somnolientos cuando ustedes leen la Biblia, la carta de amor que dice que Dios los ama? La razón es que


30 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

ustedes sólo ven la parte externa pero no han probado la interna. Ustedes no conocen el significado espiritual así que ustedes sólo creen en ella sin saber lo que significa. Mucha gente dice: “Es una bendición creer en la Biblia”, sin entenderla. Ahora, amigos, creamos en la Biblia, en la Palabra de Dios no sin entenderla, sino entendiéndola, ¿qué les parece? Muchas gracias Pastor Byung Seok Woo por invitarme a esta conferencia evangelística “El perdón de los pecados y cómo nacer de nuevo”. Digamos que yo voy a Seúl después de terminar esta conferencia. Desde allí le envío una carta al Pastor Byung Seok Woo de esta manera: “Querido Pastor Byung Seok Woo, le doy las gracias por todo lo que usted hizo durante la conferencia en Pusán. Saludos a los hermanos y hermanas en Cristo. El viento está soplando fuertemente, lo suficiente para hacernos sentir que es otoño. Las flores han brotado por doquier y el cielo está azul. Como el otoño es la estación para leer libros, nosotros leemos la Biblia cada vez más y más. Hermano Pastor, le invito a la fiesta de cumpleaños de mi esposa el 30 de octubre. Por favor venga, hemos preparado algunos alimentos deliciosos para comer, ¡por favor venga!”. Un par de días después mi hermano Woo recibe la carta y la lee. Su esposa que está a su lado le pregunta: “¿de quién es esa carta?”. “Oh, esta carta es del Pastor Park”, le responde el Pastor Woo. “¿Qué dice?”. Le pregunta la esposa de Woo. “El dice que las f lores del


1. Cuatro Leprosos | 31

otoño ya brotaron en Seúl”. “¿Qué más dijo?”. “Que hay unos vientos muy fuertes en Seúl”, le responde el Pastor Woo. Mis amigos, si yo le escribiera una carta a él como ésta y él contesta a la pregunta diciendo que “fuertes vientos soplan en Seúl”, esta no es la respuesta correcta. Por supuesto, los vientos soplan, las flores del otoño han brotado, y el cielo está azul. Estas respuestas están en la carta, pero ¿cuáles son las palabras clave? . “Lo invito al cumpleaños de mi esposa el 30 de octubre, ¡por favor venga!”. Estas son las palabras clave. Ustedes podrían memorizar esta carta, pero si no conocen las palabras clave entonces no entenderían por qué razón les escribo una carta a ustedes en primer lugar. De igual manera, aunque ustedes memorizaran la Biblia, Nuevo y Antiguo Testamento y la teología estructural; si no conocen las palabras clave de lo que Dios realmente nos quiere decir, entonces son exactamente iguales a las personas que no conocen nada de la Biblia. ¡Escuchen! La Biblia parece como un libro de historietas o un libro de la historia de Israel, pero en ella está el amor de Dios hacia nosotros. Digamos, que yo voy a su casa un día, y usted está recogiendo papas en el campo. Yo llego con mucha hambre porque viajé muchos días sin alimento. Por mi cargo y por mi dignidad yo no podría pedirle papas. Yo les digo: “¡Oh, ustedes tienen unas magníficas papas!”. “¿Usted cree, Pastor?”. “Las papas son sabrosas


32 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

cuando se cocinan al vapor”, le digo yo. “¡Claro que sí!”, me podría contestar usted. “A mí me gustan las papas desde que era joven”, digo yo. “¿De verdad?, ¡a mí también! Nuestras papas realmente son buenas, ¿no cree usted? Muy bien, entonces ¿porqué no entra en la casa y descansa?” Si él me hablara de esta manera, ¿entendió mi corazón? No. Él no conoció mi corazón. Mis amigos, yo no le pedí papas pero cuando dije “Son deliciosas cuando se cosen al vapor y luego se comen”, y “a mí me gustan mucho las papas y se ven buenas”; él tenía que haberse dado cuenta de lo que yo realmente quería. ¿No lo creen ustedes así? Yo no dije que cocinaran esas papas para mí pero dije unas palabras que mostraban el deseo de comer papas, es decir, lo insinué. ¿Cierto?. Un hombre que se enamora de una muchacha por primera vez en su vida, no podría decirle “te amo” porque es tímido. Así que él anda rondando cerca de ella, entonces ella llega a darse cuenta que le gusta a él, ¿cierto?. Dios nos ama y nos lo dice por medio de nuestras experiencias. Nos da a entender de su gran amor y de su voluntad, la cual rotundamente desconocemos. Si en la Biblia no encontramos lo que El quiere que hagamos, somos personas que no conocemos la voluntad de Dios aun si nos aprendemos de memoria todos los versículos de la Biblia; por lo tanto, es importante saber porque El escribió su palabra en la Biblia e investigar qué es lo que está tratando de decirnos.


1. Cuatro Leprosos | 33

Entonces amigos, ¿qué es lo que Dios quiere decirnos a través de los versículos que hemos leído? Esos son los pasos para predicar el evangelio que puede salvar a la gente que está perdida. Si Dios nos dejara solos, así como los israelitas que estaban en Samaria, moriríamos. Digamos que no es el problema de los israelitas sino el nuestro. ¿Hay alguna persona que no pueda estar delante de Dios a causa de sus pecados, a pesar de ser listo, bien educado, hacer buenos negocios, o ser sano físicamente? ¿Hay alguna persona que esté luchando con los pecados que han estado escondidos en su corazón durante mucho tiempo, sin ser limpios, a pesar de ir al templo, leer la Biblia, y hacer mucha oración? Quien sea así ciertamente va a morir. Por más que dé diezmo, nunca falte el domingo al templo y haga buenas obras, no podrá ir al cielo si tiene pecado. Dios creó el universo, hizo el jardín del Edén. Pero el mundo se corrompió y cayó en pecado, el cual entró en el jardín del Edén. Dios no quiere tener pecado en su nuevo mundo: El Cielo. Yo vine aquí a Pusán en avión desde Seúl. Cuando llegué al aeropuerto de Seúl, los oficiales de policía me pidieron que abriera mis maletas. Ellos querían saber si yo era un espía de Corea del Norte que quería hacer explotar el avión. “Abra la maleta, por favor”, dijo un oficial. Yo abrí la maleta y tan pronto como vio la Biblia dijo: “Pase por favor”.


34 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“¿Qué hay en la bolsa?”, me preguntó un oficial. “¡Oh, hay una Biblia!”. Entonces me dijo: “Por favor pase, señor”. Ellos tienen que revisarnos para saber si somos espías o contrabandistas. Si somos gente decente entonces no tienen por qué hacerlo ¿verdad? Entonces, ¿por qué nos revisan? ¿Por qué tiene usted que pasar por todo este problema? Recientemente un hombre hizo algo terrible en el aeropuerto Kimpo de Seúl. Las autoridades no saben quién va a hacer algo igual otra vez, por lo tanto ellos tienen que revisar todo el equipaje y debemos cooperar con ellos. Es como si hubiera inspectores en el cielo. No es la gente que tiene granadas de mano o bombas los que no podrán pasar la puerta del cielo, sino la gente que tenga pecado. Si un pecador trata de atravesar la puerta del cielo, la alarma hace un sonido ¡Beep! ¡Beep! Dios le dirá: -“Usted no puede entrar”. -“Señor, ¡pero yo siempre daba el diezmo!” -“Aunque usted lo haya hecho no puede entrar” -“¡Oh no! Yo le ayudé a mucha gente pobre” -“No, no puede entrar” -“También oré 100 días continuos” -“Ya dije. Usted no puede entrar” -“También estuve a cargo de un orfanato” -“Aún así. No puede entrar” Tampoco entran los sobornadores, ni los que tengan


1. Cuatro Leprosos | 35

buenos antecedentes, ni los astutos, ni la gente que viene de familias de renombre, o lo que sea. Si usted tiene el pecado, no puede entrar en el reino de los cielos. Mucha gente se engaña a sí misma pensando: “Yo creo en Jesús tanto que El me permitiría entrar aunque yo tuviera algunos pequeños pecados. El no me impedirá entrar al cielo. El es Dios de amor”. ¡No invente! Dios es Juez justo también. No se equivoque. El es un Dios imparcial. El no le permitirá a usted que es pecador, entrar en el cielo, y enviar a otro pecador al infierno, al lago de fuego. De manera que El simplemente no le permitirá a ningún pecador entrar al cielo. Por esta causa, Dios envió a su único Hijo para limpiar nuestros pecados. Al dirigir la congregación, yo siempre les pregunto muy sinceramente a los miembros de mi iglesia si son cristianos nacidos de nuevo o no. ¿Sabe usted por qué lo hago? Porque yo era igual que uno de ellos, que todavía sufren del pecado. La razón por la que voy a las prisiones a predicar el evangelio es porque pienso que yo podría ser prisionero si no fuera por Jesús. Siempre les digo que yo tampoco soy una persona buena y que no es que yo haya cometido menos pecados que ellos como para no estar allí. Yo era malo y lujurioso, tenía muchos pensamientos malos en mi corazón. La razón por la que yo estoy aquí esta noche es por Jesús. En una ocasión tenía muchos problemas con el pecado, trataba de no pecar, me esfor-


36 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

zaba mucho, y buscaba diferentes maneras de no pecar. Pero no funcionaba. Trataba de amar a otras personas, pero tampoco funcionaba. La gente me veía como miembro de la reunión de jóvenes, miembro del coro y como maestro de la escuela dominical, pero yo era un hombre que siempre estaba luchando con los pecados, que solamente yo conocía. Por causa de esto, iba con muchos pastores para preguntarles “Pastor, ¿cómo puedo limpiar mis pecados?”. Y siempre me decían: “Arrepiéntete” y me arrepentía, pero aún así no me liberaba de los pecados. En 1 Juan 1:9, dice: “Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”. Yo no entendía este versículo. Por lo tanto, pensaba que si confesaba todos mis pecados uno por uno, entonces todos mis pecados serían quitados. Pero después de que fui salvo, me di cuenta de que esto significaba algo diferente de lo que yo equivocadamente pensaba. Dice así: “Si confesamos nuestros pecados”. ¿Correcto? Mi amigo ¿qué son los pecados? Robar, mentir, matar, violar, ¿son estos pecados? No, estos no son pecados. Mi amigo, ¿qué es la lepra? Si los dedos se caen, las cejas también y si la nariz está deformada,


1. Cuatro Leprosos | 37

entonces ¿esto es lepra? No, absolutamente no. Estos son los síntomas de la lepra, no la lepra misma. ¿Qué es la tifoidea? ¿Es tener fiebre o que se le caiga el pelo?. No, esto no es la tifoidea. Estos son los síntomas de la tifoidea cuando está en el cuerpo. Si a usted le da catarro, entonces usted tiene escalofríos, le da tos y tiene mucosidad, pero esto no es catarro, en sí, estos son los síntomas del catarro. El pecado y los síntomas del pecado son totalmente diferentes entre sí. Robar, matar, violar o adulterar son los síntomas del pecado. Siempre pasa cuando usted tiene pecado, ¿entendido? Si usted no adultera, roba, etc... Entonces ¿usted no tiene pecado? ¡No! esas personas tienen pecado, pero los síntomas todavía no se muestran. La Biblia nos habla acerca de la lepra como pecado en muchos versículos. La gente dice que se sabe que se tiene lepra, después de 3 años de haberla adquirido. O sea, se muestra a los 3 años. Un día, si un hombre nota una señal de lepra, entonces él es leproso desde ese día ¿verdad? ¡No!, él ya era leproso pero se le acaba de manifestar en su cuerpo. Antes de que se manifestara, ya era leproso. De la misma manera, la Biblia dice que ustedes son pecadores, aunque no odien a nadie, no cometan adulterio, no asesinen, ni tampoco roben. ¿Entienden?. No sé por qué, pero alguien podría decir: “Pastor, no diga pecador, pecador, una y otra vez. No haga eso”. Un día un hombre me llamó y me dijo: “Pastor, ¡me


38 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

gustaría conocerlo!”. “¡Sí, como no, por favor venga!”. le di mi dirección. “Pastor, esta es la novena vez que he estado en la cárcel y acabo de salir. Así soy yo”. “Pastor, déme algo de dinero”. Me pidió cortésmente, pero amenazante. “¿Usted sabe quién soy?”. Le pregunté. “Usted es un pastor”, él me dijo. “¿Qué hace un pastor?, ¿regala dinero?, ¿es una persona que regala alimento?”, yo le dije. “Absolutamente, no”, yo continué. “El pastor es una persona que le da a usted alimento espiritual”. Siéntese aquí, por favor. Por supuesto, es importante que yo le dé dinero a usted para ayudarlo, pero lo más importante es que usted reciba la salvación, y como el pastor es un hombre que le da a usted alimento espiritual, ¡por favor, escúcheme!”, le dije, y le prediqué el evangelio. “¡Pastor, yo conozco todo eso!”. “¡No diga pecador, pecador, una y otra vez!”. “¡Bueno! Yo no quiero decir eso, pero usted tiene que ser libre de pecado”, le dije. La mayoría de la gente tiene pecado. Robar, mentir, cometer adulterio y matar no son los problemas, pero la característica que hace que ustedes hagan estas cosas es el problema. ¿Se sienten ustedes bien cuando escuchan a una persona murmurar de alguien a quien ustedes odian?, ¿se emocionan ustedes cuando oyen hablar


1. Cuatro Leprosos | 39

mal de una persona? ¿Tienen ustedes envidia cuando saben que su vecino tiene continuamente éxito en su negocio o en su trabajo? Si ustedes tienen este tipo de emociones en su corazón, entonces, quiere decir que ustedes ya están en la enfermedad del pecado. De la misma manera, si ustedes son leprosos, sus dedos y sus cejas se están cayendo. Y si ustedes tienen fiebre tifoidea, ustedes perderán su pelo. Es natural odiar a alguien, matar, cometer adulterio y robar cosas por causa de la enfermedad de la naturaleza del pecado. ¿Pueden ustedes curar a un paciente con fiebre tifoidea al bajar solamente la temperatura?. Si un leproso cubre sus dedos con vendas ¿puede prevenir que se le caigan? ¡No!. Ustedes deben curar su enfermedad. Mis amigos, ¿entienden lo que quiero decir?, por favor llévense los casetes a su casa y escúchenlos una vez más para que les ayuden a entender. ¡Miren, mis amigos! El pecado y las transgresiones son totalmente diferentes. Si ustedes robaron, mintieron, mataron y violaron, entonces ustedes cometieron transgresiones pero no cometieron pecado. En la Biblia, los pecados están claramente separados de las transgresiones; “Si confesamos nuestros pecados...” Hablamos de confesar nuestros pecados, no nuestras transgresiones. Y si un espía se entrega a la autoridad, de acuerdo con la ley, será libre de castigo, él vivirá libre. El gobierno le da un lugar para vivir y un empleo para trabajar. Si yo soy espía, ¿cómo puedo entregarme a la autoridad?


40 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Debería yo decir: “Señor, yo planeé volar un puente. También planeé matar al presidente. Planeé espiar para conseguir un secreto militar Por favor perdóneme...” Obviamente, esta no es la forma de rendirme ante un Oficial de Gobierno. Los casos anteriores son los resultados de ser espía; si quiero rendirme a la autoridad, todo lo que necesito decir es: “Soy espía”. Así que, antes que nada, tengo que recibir el perdón del pecado. Entonces todos los otros detalles que ustedes han planeado serán perdonados también. Al confesar: “Soy espía, se me ordenó que viniera acá”, nosotros deberíamos arrepentirnos. “Soy un hombre de naturaleza pecaminosa”, esta es la forma correcta de confesar y no solamente admitir la falta cometida. Había una vez un rey llamado David, en el Antiguo Testamento. Un día, David cometió adulterio con la esposa de uno de sus siervos. Y para esconder su aventura, él mató al esposo de ella. Después, David tuvo remordimiento de este pecado y su sufrimiento era tan grande para soportarlo, que se arrepintió al Señor. ¿Usted sabe cómo se arrepintió?. “Padre que estás en los cielos, paseaba por el terrado de mi palacio y vi una hermosa mujer, me la llevé a mi palacio y dormimos juntos, ella se embarazó de esta manera”. Veamos Salmos 51:5: “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre”.


1. Cuatro Leprosos | 41

David no se arrepintió del pecado que cometió, sino que se arrepintió de ser un hombre que había nacido pecador básicamente, por lo tanto, lo único que él hizo fue cometer transgresiones. Soy un hombre pecador por naturaleza. Mis amigos, el arrepentirse de las consecuencias del pecado es totalmente diferente del arrepentimiento de ser pecador por naturaleza. Si un hombre me pregunta: “¿Puede usted manejar?”, yo no diría: “No, yo no sé como usar las señales para dar vuelta” o “no soy muy bueno para detener el vehículo”. O “no sé cómo cambiar de carril, ni tampoco sé como dar una vuelta en ‘U’ y tampoco soy bueno para manejar en carretera”. Si no sé manejar, simplemente digo eso: “no sé manejar”. Mis amigos, ¿no lo creen así?. Si yo lo puedo hacer todo bien, excepto usar las señales para dar vuelta, y luego digo: “No soy bueno para usar el pedal de frenos”, entonces quiere decir que yo puedo hacer todo bien, excepto pisar bien el pedal de frenos. Nuestros pecados son justamente así. Si usted no cometió pecado excepto odiar a otras personas, entonces usted simplemente diría “Yo odié a otros”, y entonces esto sería una buena confesión. ¿Entiende? Pero como estamos llenos de maldad y básicamente estamos arraigados en el pecado, somos hijos del pecado. Nos


42 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

esforzamos por no cometer pecado pero fracasamos por causa de nuestra naturaleza pecaminosa. Por lo tanto, usted necesita tener un corazón nuevo que no le permita cometer pecados. Una persona que trata de vivir una vida cristiana sincera y sin cometer pecados, pronto se da cuenta de que es imposible. Pero una persona que vive una vida cristiana a medias, piensa: “No cometeré pecado si me esfuerzo”. Pero una persona que sinceramente trata de servir al Señor, que se esfuerza por no pecar, se da cuenta que no puede hacerlo. Por lo tanto, deja de hacer esfuerzos y dice: “Yo no puedo hacer esto”. Esto es lo que quiere decir 1a. de Juan 1:9: Como nacimos pecadores, si nuestro pecado fundamental es perdonado, entonces todos los demás pecados serán perdonados automáticamente. Mis amigos, cuando una autoridad perdona a un espía que se entrega, ellos no dicen: “Lo perdonamos por ser espía, pero no podemos perdonarlo por andar espiando en nuestra tierra” o “le podemos perdonar porque es espía, pero no porque trate de matar a nuestro presidente”. Por ejemplo, cuando se perdona al espía, se le perdona no sólo lo que ha hecho, sino todo aquello que planeaba hacer también. Por eso, en el versículo 9 de 1ra de Juan 1 dice: “Si confesamos nuestros pecados…”, Estas palabras no quieren decir que deberíamos arro-


1. Cuatro Leprosos | 43

dillarnos y confesar nuestras malas obras. Lo que significa es que debemos decir: “Señor, aunque trate, no funcionaría porque soy fundamentalmente pecador. Por favor, sálveme, Señor”. Entonces todo pecado será perdonado por el Señor. Mucha gente no sabe esto y mal entienden la Biblia y solo se arrepienten desconociendo lo que dice la Biblia. Algunas personas escriben sus pecados en un cuaderno y luego los queman, realmente no saben qué hacer con sus pecados. ¿Dónde dice en la Biblia que todos sus pecados serían quitados si usted quema una hoja de papel con una lista de ellos?. La gente se interesa si alguien le dice que puede perdonar pecados, porque ellos quieren ser limpios de ellos. Hoy día muchos líderes religiosos engañan a los creyentes con este asunto de limpiar pecados. Los líderes de la iglesia romana han dejado una marca histórica en el pasado. Sabemos muy bien de la historia de la venta de indulgencias para la gente que quería ser limpia de sus pecados y eran engañados para que las compraran diciendo: “Si usted compra estas indulgencias puede ir al cielo”. Esto nos dice que ellos no sabían cómo podían ser perdonados sus pecados. De igual manera, en esta época, muchos quieren creer en Dios desconociendo lo que, en la Biblia, El les dice que hagan. ¡Mis amados amigos! Yo no sé cuánto tiempo ustedes han estado asistiendo a la iglesia, pero, ¿saben exac-


44 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

tamente cómo ser limpiados de sus pecados? ¿Saben ustedes cómo limpiar sus pecados y que queden tan blancos como la nieve? No basta con creer en Jesús vagamente y esperar que sus pecados sean limpiados de cualquier manera. Los pecados deben ser limpiados completamente. “¡Feliz el día! ¡Feliz el día! Cuando Jesús limpió mis pecados...”. Igual que este himno, ustedes deben tener este día una vez en su vida, el día de redención. Ustedes necesitan tener este día, si no lo han tenido, el Espíritu Santo no puede entrar en su corazón, porque sus pecados lo han separado a usted de Dios. Si ustedes no tienen el Espíritu Santo en su corazón, su vida cristiana será difícil de manejar aunque ustedes traten de hacer lo mejor. Si ustedes se esfuerzan en su vida cristiana, las cosas marchan bien aparentemente; y, si no, su vida cristiana no funciona. Esto es porque ustedes no tienen un ayudante, el Espíritu Santo en ustedes. Bueno, yo era una persona así y sufría por mis pecados, pero ya fui perdonado de mis pecados para siempre en 1962, por la Gracia de Jesús. Desde entonces, Jesús ha estado conmigo. Mi forma de pensar ha sido cambiada muchas veces, he caído y perdido la fe, pero Jesús ha sido fiel conmigo y nunca me ha abandonado, por lo tanto soy más feliz, conforme pasa el tiempo. Ahora Jesús vive en mí. Soy una persona que naturalmente comete pecados, pero desde que confié mi vida en manos de Jesús, El se encarga de ellos.


1. Cuatro Leprosos | 45

Yo tengo un hijo que está en sexto grado, él siempre ha querido ayudarme con mi trabajo. En el invierno pasado tuvimos una fuerte nevada. Yo tenía que ponerle llantas especiales a mi carro y le pedí a mi hijo que lo hiciera. “Hijo, ¿podrías cambiarme las llantas?”, le pregunté. “Sí, papá”, me respondió. Le ayudé a apretar las tuercas y él hizo un buen trabajo. Quizá, como sabía cambiar la llanta, él pensó que también podía manejar, pues me pidio que se lo permitiera. “¡Papi! ¿Puedo manejar el carro solamente una vez, por favor?”. El preguntó. “¡No!”, le dije. “¡Papi! Solamente esta vez, por favor...”, me rogó Yo realmente quería llevarlo a un campo abierto para que manejara el carro. El pensó que era fácil manejar un carro porque yo lo manejaba sin dificultad. En su opinión, él creía que podía manejar un carro, pero yo sabía que no lo podría hacer, por lo tanto no lo dejé manejar. No nos conocemos a nosotros mismos; así que cuando tratamos de no cometer pecados, los cometemos. Mis amigos, la única forma de superar los pecados, es simplemente no resistiéndolos. Jesús no puede ayudar a una persona que se esfuerza por superar sus pecados, pero El ayudará a la persona que se arrepiente y se da cuenta de que no puede vencerlos. En efecto, no luche contra los pecados. Cualquiera que quiera vencer,


46 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

perderá; quien quiera perder vencerá. Es más bendición dar que recibir; en Mateo 10:39, dice: “El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará”. Esta es la manera de Dios. De cualquier manera, tengo muchas cosas que contarles, pero el tiempo pasa muy rápido cuando hablo de la Biblia. Déjenme hablar un poquito más. Había una vez en África un jefe, él pasaba por una aldea y vio a unos niños jugando con un leopardo. “¡Niños! ¿Qué hacen?”, preguntó sorprendido. “¡Oh! Este es un cachorro de leopardo. Mi papá lo agarró en la selva”, contestó uno de los muchachos con orgullo. “¡No! ¡Niños, no jueguen con el leopardo!”, les dijo bruscamente. “Pero este es diferente que los otros”, dijeron. “¿Cómo que es diferente?”, preguntó curiosamente. “Solamente se le ha dado sopa. Nunca le hemos dado carne. Por lo tanto es dócil y tierno”, contestaron con seguridad. “¡No! ¡Niños, ahora es manso pero cuando crezca cambiará!”. “Un leopardo es un leopardo. No quiero oír más sobre este animal. Debe ser sacrificado”, gritó el jefe. “¡Pero señor, mire, este leopardo es tan manso!”, ellos


1. Cuatro Leprosos | 47

suplicaron; y como ellos le suplicaban insistentemente, él permitió que lo dejaran. El animal creció a su tamaño normal solamente comiendo sopa. Como había crecido sin ningún tipo de carne era manso como una oveja. Los niños corrían con él, lo montaban e iban a la selva con él y por esto nunca tenían miedo. “¡Qué bueno que todavía lo tenemos! No sé por qué el jefe estaba tan enojado con nosotros por lo del leopardo. ¡Qué manso es! Si no le damos carne, no habrá ningún problema”, ellos se decían entre sí. El leopardo creció hasta ser un macho adulto. Un día como uno de tantos, se fueron a la selva con el leopardo y tres niños iban con él. Uno de ellos cayó en un risco dando gritos, los otros dos fueron tras de él rodeando el risco, pero el leopardo saltó al valle inmediatamente donde estaba el niño. Cuando el leopardo vio al niño tirado en el suelo y sangrando, simplemente lamió la sangre del niño para limpiar su herida. Después de lamerla una o dos veces, finalmente le estaba chupando la sangre rápidamente. De repente, el color de sus ojos cambió, y con sus filosas garras desgarró el pecho del niño, y se lo comió. También se comió a los otros niños que llegaron a rescatar a su compañero. Un leopardo siempre es un leopardo. Parecía ser manso como una oveja, pero no podía deshacerse de su naturaleza, estaba oculta, pero se revelaría algún día. ¡Mis amigos! Ustedes parecen ser de buena natura-


48 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

leza y también parecen ser santos y hermosos. Pero todos nosotros somos de naturaleza pecaminosa, la cual está escondida en nuestro corazón. El Señor dice que nuestra naturaleza pecaminosa, que está escondida en nosotros, tiene que ser cortada, en vez de tratar con las consecuencias del pecado, como robar o mentir. El dice que ustedes deben estar libres de la naturaleza pecaminosa. Jesús no vino solamente a limpiar sus pecados, sino para librarnos de la naturaleza pecaminosa. Jesús fue crucificado en la cruz para librarnos del pecado y nos liberó dando su sangre. Y aunque ustedes digan que creen pero que aún no son libres del pecado, entonces, todavía son esclavos, y aún tienen que luchar contra el pecado y sufrir a causa de él. 2 Reyes 7:1... “Dijo Entonces Eliseo: Oíd palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria”. Pero el príncipe les dijo a los siervos de Dios: “¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!. ¡Hey! No me hagan reír. Aunque el Señor hiciera ventanas en el cielo ¿Cómo podría ser? Todos nosotros moriríamos de hambre. ¿Cómo podría ocurrir esto en un día?” “Tú lo verás, pero no comerás de eso”, dijo el siervo de Dios. Mis amigos, me gustaría hablar de esto. Por favor, pónganme un poquito de atención, hay una forma para que su corazón sea como debe ser, si usted quiere cambiar su vida religiosa, si quiere limpiar su corazón o si


1. Cuatro Leprosos | 49

quiere renacer. ¿Cómo entiende usted cuando escucha la Palabra de Dios? “Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria”. Cuando el oficial escuchó esto, dijo: “No tiene sentido, indiscutiblemente es imposible”. Era algún tipo de cuento que él no podía creer. Y como Dios es poderoso y omnisciente, nosotros no podemos entenderlo en lo absoluto. Jesús no nos habló sólo con palabras dulces. Yo como pastor me siento mal, porque mucha gente escucha sin discernir. Nadie entendía los sermones de Jesús sin discernir, por esta razón, muchos se ponían furiosos y no pudiendo soportar su enojo, decidieron matarlo. En una ocasión, Jesús fue a Capernaúm y predicó la Palabra de Dios; algunas personas que escuchaban la palabra, se levantaron y lo agarraron del cuello, llevándolo a un risco para arrojarlo. (Lucas 4:29). Y un día, cuando el siervo de Dios, Esteban, estaba predicando el evangelio, la gente que lo escuchaba no podía soportar las palabras que decía porque herían su corazón. Así que se cubrían los oídos para no escuchar la Palabra de Dios, crujían los dientes y luego lo apedrearon hasta que murió, diciendo: “Este hombre tiene que morir”. (Hechos 7). Cosas similares a estas le pasaron a Pablo, un apóstol de Jesús. La verdadera palabra de Dios lucha con nuestros pensamientos de muchas maneras. Nosotros tene-


50 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

mos un corazón que acepta la Palabra de Dios mientras esté de acuerdo con nuestros pensamientos y entendimiento, pero no aceptamos las cosas que no están de acuerdo con nuestros pensamientos y opiniones. Por consiguiente, aunque escuchemos un sermón, lo aceptamos de esta manera: “¡Eso está correcto, muy bien!” y “¡Hummm... Eso no es correcto! ¿Cómo puede hablar así?”. Nosotros, igualmente, lo recibimos de acuerdo a nuestra emoción. Por eso es que la Palabra de Dios no obra en nosotros. La sabiduría de Dios y su poder está más allá de nuestra habilidad y los pensamientos de Dios también están más allá de nuestros pensamientos. Porque las cosas que vienen de Dios no son de este mundo. Las cosas del mundo son totalmente diferentes de las cosas de Dios. Por lo tanto, esto es demasiado para que percibamos o entendamos. A causa de esto, decimos: “Si el Señor hiciera ventanas en el cielo, ¿podría ser esto posible?”. Les estoy hablando a ustedes ahora, y, acerca de lo que digo, si está de acuerdo con sus pensamientos, todos ustedes dirán: “¡Muy bien! ¡Sí! Lo que el pastor Park dice está correcto, es un muy buen sermón”. Pero si no está de acuerdo con su corazón, ustedes dirán: “¡Bueno! Aunque Dios diga...” “Aunque Dios dice esto, pero...”


1. Cuatro Leprosos | 51

¿No están de acuerdo conmigo?. Dios no podría hacer su obra porque ustedes no pueden tomar la Palabra de Dios si no están de acuerdo con ella. Había cuatro leprosos a la entrada de la puerta. El of icial no creía en las palabras dichas por Dios: “Mañana a esta hora, habrá abundante cosecha”. ¿Por qué Dios habría escogido a esos cuatro leprosos? Porque ellos eran personas que no tenían ninguna esperanza. Jesús es nuestra esperanza. Más específicamente, El es realmente la esperanza para la gente que está desesperanzada. A quien quiera que tenga su propia felicidad, Jesús no puede darle Su felicidad. A quien quiera que tenga su propio gozo, Jesús no puede darle Su gozo. Jesús es la esperanza para la gente desesperanzada; Jesús es el consuelo para la gente que tiene penas; y Jesús es el que libera de la cautividad. El lo puede todo. ¿Por qué usó a esos cuatro leprosos para rescatar la ciudad de Samaria? Esos cuatro leprosos no tenían esperanza en el mundo. Yo creo que esas personas que piensan que la tienen en sus vidas religiosas no recibirán salvación esta noche. Más bien, aquellos que piensan que no la tienen, y dicen: “No me puedo escapar de la destrucción, o del poder de la naturaleza pecaminosa”, recibirán la salvación esta noche. Si el niño hubiera podido bajarse del mástil, su padre no le hubiera dicho tan bruscamente cómo hacerlo. El


52 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

estaba perdido, no tenía fuerzas ni sabiduría; no tenía esperanza, su padre lo salvó a su manera: “Ahora, ¡suéltate y salta al océano!”. Esta es la forma que el padre usó, mientras que la del niño fue la de estar agarrando el mástil. La forma del padre era hacerlo saltar. Hay un contraste entre la obra del padre y la del hijo. Desháganse de sus propios pensamientos y tómense de Jesús; si ustedes lo hacen, serán llenos del Espíritu Santo esta noche. Una vez yo tuve una reunión evangelística en un asilo para leprosos llamado “Yuhsoo Aaeyang Wong”. El pastor Yang Won Shon trabajaba allí. Durante la guerra de Corea, el 25 de junio de 1950, un comunista mató al único hijo del reverendo Shon. Pero, a pesar de ello, éste lo rescató de la ejecución al presentar la petición de perdón y lo adoptó como a su propio hijo. Como un santo, el reverendo Shon construyó una aldea de leprosos y personalmente él les limpiaba las heridas al succionarles la pus con su propia boca y los tenía bien cuidados. Mientras yo estaba ahí, mucha gente llegó a escuchar el evangelio para limpiarse de sus pecados. Ellos tenían lepra en su cuerpo, pero antes de contraer esta enfermedad, ya habían contraído la enfermedad del pecado en su corazón. Después del sermón, nosotros les pedimos a quienes quisieran ser limpiados diciéndoles: “El que quiera ser limpiado de sus pecados, pase adelante”. Cientos de personas levantaron su mano y pasaron adelante esa noche. Muchos fueron limpiados de sus peca-


1. Cuatro Leprosos | 53

dos y derramaron lágrimas de felicidad. Cuando yo vi eso, sentí que mi corazón se llenaba de gozo. Jesús vino para librarnos del pecado. Él no quiere que seamos solamente miembros de una iglesia. Jesús no vino a hacernos cristianos carnales. Realmente no vino a hacernos diáconos o ancianos, El vino a liberarnos del pecado para siempre. Solamente aquellas personas que son liberadas del pecado, podrán llegar delante de Dios. Los cuatro leprosos no tenían manera de sobrevivir, así que platicaban entre sí sobre cómo podrían lograrlo: “Si nos quedamos aquí vamos a morir de hambre y también los de la ciudad. No hay alimento que nos salve”. “Aún la gente de la ciudad murió de hambre, no tenemos esperanza”. “¿Cómo pueden darnos alimento cuando ellos se comen a sus propios hijos?”. “No puedo acordarme cuándo tomé mi último alimento. No sé, no puedo acordarme porque ya pasó mucho tiempo. Antes que me atacara la lepra, yo me dedicaba a la agricultura. Yo solía cosechar camotes en mi rancho en el otoño y recogíamos granos y cocíamos el arroz al vapor para comer. Esa era una buena época...” Uno de ellos gritó: “¡Oigan, ya dejen de hablar de comida, me está dando más hambre!” Ellos expresaron sus quejas sobre su vida difícil, solo


54 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

les quedaba morir. Repentinamente, uno de los leprosos dijo: “¡Oigan, escuchen: No podemos sentarnos aquí a esperar la muerte. Busquemos una manera de sobrevivir!”. “¿Qué haremos?”, se preguntaron entre sí. “¿Cuántas opciones tenemos? Ninguna”. “No podemos vivir en la ciudad ni aquí tampoco. Entonces, ¿por qué no nos vamos a Siria y simplemente nos rendimos?”. “¡No, eso no! ¿Cómo vamos a rendirnos ante nuestros enemigos?”. Es una cosa horrible de hacer. Sin embargo, para rendirse, uno debe cambiar primero su modo de pensar. Rendirse significa desechar sus propios pensamientos y cambiar de dirección aunque esto no esté de acuerdo con su opinión. Ellos decidieron tomar un camino diferente con el riesgo de perder su vida. Dios está buscando hombres como estos cuatro leprosos. Si usted está buscando a Dios a su manera, va a fallar. Entonces usted deberá ir por un camino nuevo. Estos leprosos buscaron el camino nuevo, el que nunca habían buscado antes. Ellos pensaron que podría ser peligroso pero era mejor que morir de hambre en ese lugar. Así que fueron hacia sus enemigos con la esperanza de que pudieran ser perdonados y Dios los bendijo. ¡Escuchen! Ustedes, no se sientan bajo un manzano y simplemente abren su boca hasta que les caiga una


1. Cuatro Leprosos | 55

manzana. Tampoco ustedes pueden decir: “¡Oh Señor, seguramente soy un pecador que sólo puede ser condenado, por favor abre tu camino para mí!”. Mis amigos, estoy hablando sobre el estado del corazón del que puede ser limpiado. Desechen sus pensamientos y métodos y luego vayan por un nuevo camino, el mismo que Dios proveyó para mí, al cambiar mis pasos hacia una nueva dirección. Cuando la multitud llegó a Jesús, ellos renovaron su mente: Zaqueo, la mujer adúltera y la samaritana hicieron eso. Por el contrario, la gente que no cambió de manera de pensar cuando escucharon a Jesús, estaban contra él y lo acusaron. Mis amigos, no traten de ser buenas personas en la iglesia; primero cambien su pensamiento, si ustedes no desechan sus propios pensamientos y renuevan su mente, permanecerán solamente como lo hace un miembro más de la iglesia. En 2 Reyes 5, Naamán, un general del ejército del rey de Siria, vino a Eliseo para ser sanado de su lepra. Pero Eliseo dijo: “Ve y lávate en el Jordán siete veces”. Naamán estaba enojado pensando: “Soy un general del ejército. En realidad yo creía que Eliseo se pondría de pie e invocaría el nombre del Señor su Dios y movería su mano sobre el lugar y sanaría la lepra. ¿Cómo? ¿Queeeeeé? ¿Ve y lávate en el Jordán siete veces?”. Estaba tan enojado que quería regresar. Si uno no desecha su pensamiento siempre será como Naamán en 2 de Reyes 5:11.


56 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Entre la multitud de gente que vino delante de Jesús algunos se alejaron de él en agonía, otros se alejaron por resentimiento y otros se oponían a Jesús; esto porque no desecharon sus propios pensamientos. Estos cuatro leprosos desecharon sus pensamientos y cambiaron hacia una nueva dirección. Porque ellos habían sufrido de hambre y estaban enfermos, los dedos de sus manos y de sus pies caían a pedazos; sus cuerpos estaban en terrible condición. Casi no podían caminar y se caían sobre las piedras; cuando iban hacia el ejército sirio, ellos decían: “No vamos a poder llegar, porque nos duelen las piernas”. Uno de ellos decía: “¡Pobre de mí! Ojalá pudiera comer aunque fuera en sueños... Ustedes, amigos, adelántense y sáciense antes de morir”. “No, somos amigos. Vamos juntos, ¡levántate!”. “¡Mira mi amigo, te vas a cansar pronto si me ayudas”. “¡No, mi amigo, viviremos juntos y moriremos juntos!”. “No tengo esperanza...” “No, aunque sea lo último que hagamos, comamos y luego muramos allí”. Ellos iban paso a paso hacia las tropas sirias, se caían y se arrastraban hacia los campamentos sirios. Dios hizo milagros en sus pasos, los ruidos al caer y arrastrar sus piernas llegaron a ser muy grandes, como si hubieran usado unos altoparlantes gigantes. Y estos sonidos fueron escuchados por los soldados sirios como si fue-


1. Cuatro Leprosos | 57

ran los sonidos de un gran número de soldados con caballos y carros con lanzas que venían hacia ellos. ¡Eso es lógico! desechen sus pensamientos, su método y su voluntad y después vayan al Señor. Entonces, Dios obrará a través de los pasos de ustedes aunque estén cansados, cayéndose y arrastrándose; el poder de Dios será revelado en medio de su camino. Mis amados amigos de Pusán, si ustedes van hacia Dios esta noche desechando sus propios pensamientos, creo firmemente que el Espíritu Santo obrará en ustedes. Por favor, desechen su auto-afirmación y sus pensamientos. Todos y cada uno de ustedes deben negarse a sí mismos delante de Dios. Desechen su auto-confianza y sus títulos de diáconos, ancianos, y aun de pastor. También desechen los méritos como: “soy un cristiano bautizado” o “nací en una familia cristiana”. Desechen todas estas cosas y humíllense a una posición inferior y díganle al Señor: “!Soy un pecador que debe morir!” “! Sálvame Señor, por favor!”. Espero que ustedes no actúen como una persona que no tiene pecados, porque aunque no pequen, como todavía no están libres del pecado, tarde o temprano, cuando haya oportunidad, el pecado saldrá del corazón y se manifestará. El pastor Deock Man Yang nos testificó que él pensaba que era un cristiano f iel cuando iba a una Universidad Teológica. Pero cuando estuvo en el servicio militar, automáticamente se dio cuenta que era un pecador. Por supuesto, es una verdad, que cuando llega


58 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

el momento, el pecado aparece. Mis amigos yo deseo que todos ustedes vuelvan sus ojos a Jesús esta noche. Aunque ustedes estén resbalándose y cayéndose, su vida eterna los está esperando. Abundancia de alimentos les están esperando a ustedes. También hay vestiduras especiales para ustedes si se apresuran. Los cuatro leprosos no podían quedarse allí quietos después de haber probado alimento, salieron a predicar el evangelio a aquellos que los llamaban “leprosos”, que los despreciaban, y a aquellos que los arrojaron fuera de la ciudad. Mis amados amigos, yo tuve muchos problemas cuando empecé mi ministerio. Hace mucho tiempo construí una iglesia en Taegu y empecé a predicar. En ese tiempo yo era muy pobre, tenía mucha hambre y muchos problemas. ¿Se imaginan ustedes cómo pude superar esas situaciones? No me importó nada excepto el predicar el evangelio. Yo les preguntaba uno por uno a los que venían a mi iglesia de la siguiente manera: "¿Ya limpio sus pecados? ¿Sabe usted que el pecado lo separa de Dios? La Biblia dice: que sus iniquidades lo han separado a usted de Dios, y que sus pecados han escondido la cara de Dios de usted. ¿Ya quitó la pared de pecado entre usted y Dios?”. Por supuesto, a los miembros de mi iglesia no les gustaba escuchar eso. “Pastor Park, ¿por qué sigue usted preguntando sobre eso?” A algunas personas no les gustó, pero otras dijeron: “Todavía no estoy limpio de mis


1. Cuatro Leprosos | 59

pecados y tengo muchos”. Yo predicaba el evangelio para que pudieran limpiar sus pecados las personas que lo tomaban muy en serio, como un asunto muy personal. Ciertamente el rey David limpió sus pecados de esta manera después de que él pecó con Betsabé, la esposa de Urías. La Biblia nos muestra la manera de limpiar los pecados y todas las iniquidades paso a paso. Yo he buscado todas las maneras de limpiar los pecados desde el Génesis hasta Apocalipsis. La historia de la sanidad de la lepra representa el perdón de los pecados. Dios quiere enseñarnos cómo limpiar los pecados. Es por eso que El nos cuenta cómo Naamán, el general, curó su lepra. Cuando examinamos en la Biblia, la forma de limpiar los pecados, aprendemos que la gente recibe el perdón de los pecados cuando se humillan. ¡Escuchen mis amigos!, aunque he pasado hambre y he sufrido problemas, siempre los he superado con gozo, y también tengo gozo cuando las personas nacen de nuevo y son llenas del Espíritu Santo en la Iglesia. Digamos que usted es un paciente en un hospital con apendicitis. Si su médico lo examina y le da un calmante con pepsina, entonces él no es un buen médico. ¿Verdad? Básicamente, la apendicitis debe ser operada. De la misma manera, sus pecados deben ser operados para quitarlos. Yo no creo que usted tenga muchas oportunidades como esta de escuchar el evangelio en su vida. Yo he estado predicando el evangelio de Jesús en muchas conferencias, grandes y pequeñas.


60 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

No quiero que se vaya a su casa sin nada. ¿Es usted un cristiano bautizado? ¿Es usted diácono? ¿Es usted anciano? ¿Miembro del coro de la iglesia? ¿Maestro de la escuela dominical? Pero si no ha sido perdonado de sus pecados, si no está libre del pecado, entonces no tiene nada que ver con Dios. El día del juicio, mucha gente vendrá delante de Jesús y dirán como en Mateo 7:22-23: “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre, hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”. Sus buenas obras no duran mucho, sin embargo, si usted tiene el perdón de los pecados, Jesús entra en su corazón. Entonces, cambiará su vida. Alguien de nuestra iglesia fue un jugador de cartas durante mucho tiempo. Le gustaba mucho y no podía dejarlo. Él se esforzaba mucho para no regresar a jugar pero no podía parar. Después de que él escuchó el evangelio en nuestra iglesia fue limpiado de todos sus pecados y fue librado automáticamente de la vida de juego. ¿Qué le sucedió? Jesús no es un jugador vicioso por lo tanto no puede vivir en el corazón de un hombre así. Cuando Jesús entró en su corazón, automáticamente cambió la mente de este jugador. ¿Usted cree


1. Cuatro Leprosos | 61

que Jesús se separa del corazón del jugador? ¡Nunca! La naturaleza del juego es desechada. Una nuera odiaba a su suegra, pero cuando recibió el perdón de los pecados, ese odio se alejó de ella. ¿Por qué fue eso? Porque en Jesús no hay odio es por eso que su naturaleza de odio se alejó de ella. Si reciben el perdón de su pecado y Jesús entra en su corazón, entonces todas las iniquidades se alejarán de ustedes e inevitablemente cambiarán. Cuando Jesús entre en su corazón, ustedes no tienen que esforzarse por no pecar pero ustedes serán cambiados automáticamente. Por lo tanto, realmente entrará en su corazón cuando ustedes verdaderamente reciban el perdón de los pecados. Algunas personas se esfuerzan mucho, gritando y llorando en sus oraciones: “Ven Espíritu Santo.” Esto no va a funcionar. El Espíritu Santo quiere estar en su corazón. Si ustedes solucionan su problema de los pecados, serán llenos del Espíritu Santo. Hemos visto mucha gente que ha sido limpiada de sus pecados y ha cambiado. ¡Bueno!, casi se acabó el tiempo, continuaré mañana. Les explicaré cómo limpiar los pecados, mañana en la tarde durante las horas del estudio bíblico. Mis amados amigos, sinceramente deseo que todos y cada uno de ustedes sean limpios de sus pecados durante esta campaña.


2 Jacob y Esaú

P

rimero que todo vamos a leer las Escrituras. Comencemos desde Génesis capitulo 27, versículo 1:

“Aconteció que cuando Isaac envejeció, y sus ojos se oscurecieron quedando sin vista, llamó a su hijo mayor, y le dijo: ¡Hijo mío! Y él respondió: Heme aquí. He aquí ya soy viejo, no sé el día de mi muerte. Toma, pues, ahora tus armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo y tráeme caza; y hazme un guisado como a mí me gusta, y tráemelo, y comeré, para que yo te bendiga antes que muera. Y Rebeca estaba oyendo, cuando hablaba Isaac a Esaú su hijo; y se fue Esaú al campo para buscar la caza


64 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

que había de traer. Entonces Rebeca habló a Jacob su hijo, diciendo: He aquí yo he oído a tu padre que hablaba con Esaú tu hermano, diciendo: Tráeme caza y hazme un guisado, para que coma, y te bendiga en presencia de Jehová antes que yo muera. Ahora, pues, hijo mío, obedece a mi voz en lo que te mando. Ve ahora al ganado, y tráeme de allí dos buenos cabritos de las cabras, y haré de ellos viandas para tu padre, como a él le gusta. Y tú las llevarás a tu padre, y comerá, para que él te bendiga antes de su muerte. Y Jacob dijo a Rebeca su madre: He aquí, Esaú mi hermano es hombre velloso, y yo lampiño. Quizá me palpará mi padre, y me tendrá por burlador, y traeré sobre mí maldición y no bendición. Y su madre respondió: Hijo mío, sea sobre mí tu maldición; solamente obedece a mi voz y ve y tráemelos. Entonces él fue y los tomó, y los trajo a su madre; y su madre hizo guisados, como a su padre le gustaba. Y tomó Rebeca los vestidos de Esaú su hijo mayor, los preciosos, que ella tenía en casa, y vistió a Jacob su hijo menor; y cubrió sus manos y la parte de su cuello donde no tenía vello, con las pieles de los cabritos; y entregó los guisados y el pan que había preparado, en manos de Jacob su hijo. Entonces éste fue a su padre y dijo: Padre mío. E Isaac respondió: Heme aquí; ¿ quién eres, hijo mío? Y Jacob dijo a su padre: Yo soy Esaú tu primogénito; he hecho como me dijiste:


2. Jacob y Esaú | 65

levántate ahora, y siéntate, y come de mi caza, para que me bendigas. Entonces Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la hallaste tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque Jehová tu Dios hizo que la encontrase delante de mí. He Isaac dijo a Jacob: Acércate ahora, y te palparé, hijo mío, por si eres mi hijo Esaú o no. Y se acercó Jacob a su padre Isaac, quien le palpó, y dijo: La voz es la voz de Jacob, pero las manos, las manos de Esaú. Y no le conoció, porque sus manos eran vellosas como las manos de Esaú; y le bendijo”. (Génesis 27:1-23). Algunas personas se quejaron anoche de que yo hablé de otras cosas y no de la redención. Sin embargo, sí hablé de ello, y voy a hablar de ello hoy también. Lo que quiero que ustedes entiendan es que las ideas y los pensamientos de Dios son totalmente diferentes a los nuestros. No es fácil comprender todo lo que él dice acerca de cada tema incluso del que estamos hablando ahora. Yo creo que es necesario arar la tierra seca (sus corazones), antes de sembrar la preciosa semilla del evangelio. Una de las hermanas de mi iglesia, que vive lejos, me invitó a su casa. Como yo nunca había estado allí, decidimos reunirnos un día en la estación del metro Gabong, a las cinco de la tarde. Apenas logré llegar a tiempo. Pero cuando llegué, ella no estaba allí. Conforme pasaba el tiempo, 5 minutos, luego 10, y 20


66 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

minutos, se me estaba haciendo irritante la espera. Cuando estaba a punto de partir y subirme a mi carro, la la ví que venía corriendo hacia mí, sin aire. Ella dijo que me había estado esperando desde hace 20 minutos para las cinco, en la acera, por el bulevar. Ella pensó que yo tomaría esa pista para llegar a la estación; pero yo tomé otra calle, por eso no pudo verme. El mismo principio se aplica en la fe. Cuando agregamos algo según nuestro criterio a la palabra de Dios, es igual que estar esperando a Dios en el lugar equivocado. La vida de un pastor es muy sencilla. Me levanto temprano por la mañana para orar, luego desayuno, leo la Biblia, etc. Al medio día almuerzo, visito a la gente, predico en la noche, y me voy a dormir; nada especial. Por eso, cuando tengo tiempo libre, leo la Biblia. Un día, mientras leía la Biblia, me aburrí, entonces comencé a leerla otra vez buscando un lugar específico donde encontrar a Dios. Judas Iscariote sí sabía donde estaba Jesús. El sabía que Jesús estaba en Getsemaní. Pero Judas fue allá por otra razón. En fin, finalmente encontré el lugar donde Dios nos quiere encontrar, en Exodo 25. El lugar no es sino el “trono de la gracia”. Yo busqué desde Génesis hasta Apocalipsis para encontrar el lugar donde Dios prometió que se encontraría con la gente. Pero el “trono de la gracia” en Exodo 25 fue el único lugar que El


2. Jacob y Esaú | 67

mencionó. El “trono de la gracia” es el lugar donde nuestros pecados fueron perdonados. Es muy importante entender el mensaje de los versículos que leímos hoy. Usted conoce a Isaac, ¿verdad? El es el hijo de Abraham. Isaac tuvo dos hijos, Esaú y Jacob. Esaú, el mayor, era un cazador muy velludo en todo su cuerpo, desde los pies hasta la cabeza. Jacob, el menor, por el contrario, tenía una piel muy suave. Sucedió que Isaac estaba muy viejo y sus ojos se le oscurecieron tanto, que supo que ya casi era tiempo de morir. Así que llamó a Esaú y le dijo: “He aquí ya soy viejo, no sé el día de mi muerte -dijo Isaac- Toma, pues, ahora tus armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo y tráeme caza; y hazme un guisado como a mí me gusta, y tráemelo, y comeré, para que yo te bendiga antes de que muera”. (Génesis 27: 2-4). Tan pronto como Isaac acabó de hablar, Esaú salió corriendo al campo para cazar. Pero tal como el antiguo dicho de que la historia se hace en una noche y las mujeres siempre vienen detrás, Rebeca, la esposa de Isaac, madre de Esaú y de Jacob, estaba oyendo detrás de la puerta lo que Isaac le dijo a su hijo mayor. Entonces fue y le dijo al hijo menor Jacob: “Tu padre habló a Esaú diciendo: trae caza y hazme un guisado, y comeré y te bendeciré en presencia del Señor antes de morir”. “Ve rápido y tráeme dos cabritos, y haré un guisado; después le llevas la comida a tu padre, pretendiendo


68 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

ser Esaú y serás bendecido”. Jacob estaba preocupado y dijo: “Yo no puedo hacer esto. Esaú es un hombre velludo y yo lampiño. Mi padre me reconocerá inmediatamente apenas me toque. Me buscaría yo una maldición y no la bendición”. ¿Qué dijo Rebeca? “Y su madre respondió: hijo mío, sea sobre mí tu maldición; solamente obedece mi voz y ve y tráemelos”. Entonces Jacob salió, tomó unos cabritos y se los trajo a su madre. De ellos su madre preparó un guisado, tal como al padre le gustaba. Y ella puso las ropas de Esaú sobre Jacob. Jacob entonces fue donde Isaac y le dijo: “Padre, soy Esaú. Hice un guisado con la caza. Por favor come y bendíceme”. Isaac no podía ver claramente, pero él notó que la voz de su hijo era diferente. “¿Cómo es que encontraste la caza tan pronto, hijo mío?”. Jacob contestó: “Porque Jehová tu Dios, la puso delante de mí”. Isaac pudo sentir mucha vellosidad en Jacob. Así es que Isaac se comió el guisado hecho por Rebeca y bendijo a Jacob. Brasil tiene un río, el Amazonas, cuya anchura en la parte baja es de 40 kilómetros. Un día, un pequeño barco entró al río desde el océano Atlántico tras un largo viaje. A mitad del viaje se les acabó el agua. Todos los del barco estaban a punto de desmayar por falta de agua. Observaron un bote que venía hacia ellos desde el mar. Cuando el bote se acercó a ellos, los


2. Jacob y Esaú | 69

desesperados marineros les suplicaron que les vendieran agua. “Por favor, véndannos 50 galones de agua. ¡Les pagaremos lo que ustedes pidan!”. Ellos contestaron: “¿Por qué no toman sus baldes o cubetas, las echan al agua y beben?”. Y siguieron su camino. Todos los hombres del barco estaban desilusionados y desanimados. Finalmente, a uno de ellos se le acabó la paciencia, echó la cubeta al río, sacó agua y la empezó a tomar. Uno de los marineros experimentados que estaba a su lado trató de detenerlo. “¡Joven! No tome de esa agua salada, le va a dar más sed". Pero el joven no le prestó atención alguna, y empezó a gritar: “¡Es agua fresca! ¡Es agua fresca!”. Hacía ya mucho tiempo que estaban en el río, pero no se habían dado cuenta, porque el río es muy ancho y aunque habían dormido y comido allí, casi mueren de sed sobre él. Este pasaje es una excelente ilustración para explicar el evangelio. No estamos lejos de la bendición de Dios. Hay muchas personas como los marineros que casi mueren de sed en el río; quizás ustedes sean como esos marineros. Aunque Jesús que perdona nuestros pecados y anhela darnos sus bendiciones está disponible, no pueden disfrutar de él por ignorancia. La razón por la cual ustedes no pueden recibir las bendiciones que él les dio, es porque agregan sus propios pensamientos a


70 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

su palabra, así como la hermana que me esperaba en el lugar equivocado. Una vez que le agregamos algo a lo que El dijo, se convierte en un mensaje totalmente diferente al original. De igual manera que los marineros sedientos navegaban en el Amazonas sin darse cuenta, así los pensamientos de ustedes son diferentes a los de El. El Señor lo sabe y quiere que lo entendamos a través de la Biblia. De vez en cuando, después de que termino de leer la Biblia, no puedo captar el mensaje a pesar de saber que cada línea de ella fue escrita para mí. Sin embargo, después de una larga lucha, las cosas se me aclaran y puedo experimentar el gozo de comprender de tal modo que se convierte en una bendición para mí. Ambos hijos deseaban ser bendecidos por su padre Isaac. Esaú fue maldecido a pesar de su arduo trabajo. Jacob fue bendecido, aun mintiendo. Supongamos que dos hombres dan diezmo y nunca faltan un domingo a la iglesia, sin embargo, uno es bendecido y el otro no. ¿Cómo podríamos explicar eso? ¿Qué debemos hacer para ser bendecidos? ¿Cómo podemos escapar de ser maldecidos? Yo creo que Dios nos dió la Biblia como un manual para saber cómo podemos obtener la bendición de El. Todo pierde sentido si no se entiende el mensaje espiritual en la Biblia. Han pasado más de cien años desde que el evangelio llegó a Corea. En años anteriores, nuestros ancestros no creían en Dios. Adoraban al Rey Dragón, a los dio-


2. Jacob y Esaú | 71

ses guardianes del hogar y hasta a grandes rocas de apariencias extrañas. Ellos lo hacían porque no sabían quién era el verdadero Dios. Pero el evangelio llegó a Corea con derramamiento de sangre y lágrimas de los misioneros que vinieron del occidente. A los coreanos se les habló de Jesús y de Dios, llegaron a conocer quién creó el universo, comprendieron la grandeza de Dios y oyeron que Jesús les amaba, pero no sabían cómo adorarlo. Ellos agregaban sus propias tradiciones religiosas a la adoración de Dios, ofrecían su dinero, su tiempo, ayunaban; oraban toda la noche y hasta lloraban, no entendian la forma correcta de servir al Señor. Así es que vivían como ellos creían que a Dios le gustaba. Pero Dios les dio la espalda y no se agradaba. Por medio de la Biblia, Dios nos revela qué tipo de personas le agradan. El no escribió la Biblia nada más porque no tenía otra cosa que hacer. El padre, Isaac, es una sombra de Dios en esta historia y Rebeca refleja a Jesús. Esaú es el reflejo de la persona que hace algo bueno para ser bendecido. Por el contrario, Jacob fue bendecido a través de Jesús, aunque él no hizo nada que lo acreditara. ¿Entienden ustedes? ¿No es verdad? Este es el mensaje principal de la Biblia. Si usted se comiera la cáscara de la nuez en vez de lo que tiene adentro, ¿Cómo sabría? La cáscara no solo sabría mal, sino que le lastimaría la boca. Es exactamente lo


72 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

mismo con la Biblia. Se dice que la Biblia contiene secretos espirituales. ¿Esaú hizo lo que su padre le dijo que hiciera, verdad? ¿Se esforzó, no? Hasta sufrió. ¿Entonces él recibió bendición, no? Todo lo contrario, fue maldecido: “Y por tu espada vivirás...”. Amigos, ¿cuál podría ser una maldición peor que ésta? Se convirtió en un hombre lleno de temor que no podía ir a dormir sin la espada a su lado. Al rededor suyo no había rocío ni lluvia y él no podía cosechar nada aunque trabajara arduamente en el campo. Antes de que yo entendiera este secreto espiritual, pensaba que su maldicion era irrazonable. Se supone que iba a recibir una bendición, no una maldición, por su obediencia. Esto nos enseña que no importa lo que tratemos de hacer para obedecer la voluntad de Dios, de todas maneras estamos sujetos a condenación. ¿Por qué? Simplemente porque no podemos reunir sus requisitos. No podemos cumplir Su ley. El menor, Jacob, no era tan obediente como su hermano Esaú. Podemos decir que Jacob es un pecador. Digámoslo de esta manera. Dios ama a los hombres justos, Jesús ama a los pecadores. ¿Tiene sentido? Pero Dios abomina a los hombres como Esaú, que tratan de venir ante El por medio de su propio esfuerzo. El no acepta a ninguno sin Cristo Jesús. Jacob recibió tantas bendiciones como Dios le pudo dar. ¿Qué hizo Jacob para ser bendecido? ¿Tuvo que ir


2. Jacob y Esaú | 73

de cacería? No, no hizo nada, sino sólo venir ante su padre con el alimento que su madre preparó para él. Espiritualmente hablando, para ser bendecidos tenemos que llegar ante Dios con lo que Jesús ya preparó para nosotros. Jacob estaba preocupado y le preguntó a su madre: ¿Y qué si me cae una maldición y no una bendición? Su madre, Rebeca, le dijo: “Sobre mí sea la maldición”. ¿Recuerdan que Jesús nos prometió que él llevaría todas nuestras maldiciones en la cruz? A innumerable cantidad de personas no les importa lo que la Biblia dice y solamente hacen lo mejor que pueden, por orar, ofrendar y vivir una vida mejor. Hace varios años yo presidía una campaña evangelística en el Monte Jiri. Después de la predicación de la mañana, hice una invitación a mi tienda de campaña para las personas que querían hablar sobre su problema de pecado. Mucha gente me visitó y muchos fueron salvos. Ya casi era la hora de cenar, cuando una mujer joven vino a verme. Como siempre, le pedí que me hablara acerca de sí misma. Y entonces le empecé a hablar del evangelio. Le expliqué cómo nuestros pecados fueron transferidos a Jesús, cómo fueron limpiados en la cruz, cómo pueden ser resueltos y qué necesitamos hacer cuando infringimos la ley y así sucesivamente. También mencioné al general Naamán y al rey David, para explicar cómo trataron ellos con sus pecados. Cerré la sesión de consulta con el versículo de Hebreos 10:17: “...y nunca más me acor-


74 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

daré de sus pecados y transgresiones”. Tan pronto como hubo escuchado el versículo, ella rompió en un llanto tan fuerte que todos los que estaban alrededor pudieron oírla. Yo estaba muy apenado. Le tomó casi una hora dejar de llorar. Finalmente dejó de llorar y me contó su historia. “Pastor, yo perdí a mi madre cuando estaba en la primaria. Después peleaba mucho con mi madrastra. Un día huí con el dinero de la matrícula escolar. Me fui a una gran ciudad, donde trabajé como prostituta durante varios años. Después de haber perdido toda esperanza en mi vida y haberme tratado a mí misma como basura, un hombre me visitó como cliente. El era diferente a los demás. Nos empezamos a enamorar el uno del otro. No podía creer lo que estaba sucediendo, yo sólo deseaba que no fuera un sueño. Un día él me pidió que no dijera nada, que solamente lo siguiera. Desde ese mismo día yo me convertí en su esposa. No podía ser más feliz, a pesar de que no tuvimos una boda formal y que su familia era muy pobre. Pero, desafortunadamente no podíamos tener familia por dos años. Para empeorar las cosas, alguien se dio cuenta que yo había sido prostituta y el rumor empezó a esparcirse por ese pequeño pueblo. Todos mis cuñados y mis suegros me dieron la espalda y nunca más me hablaron. Mi hogar se convirtió en un infierno. No podía salir de mi casa porque todo el mundo en la ciudad me acosaba. Aún en la iglesia, siempre me sen-


2. Jacob y Esaú | 75

taba atrás y tenía que salir antes de terminar el culto. Yo estaba totalmente aislada. En ese momento me enteré de que habría una conferencia aquí, así que decidí asistir con el deseo de olvidar el pasado. Lloré de felicidad cuando escuché la Palabra de Dios, en Hebreos donde Dios dice que nunca más se acordará de mi pecado. ¡Qué alegría tengo ahora!”. Tiempo después, por casualidad, fui a su iglesia para predicar. Después de predicar, cuando salía, una dama me tomó de la manga. Para sorpresa mía, era la misma mujer que habia llorado tan fuertemente. Ella dijo que su esposo había ido a la iglesia por primera vez en su vida. No la he vuelto a ver desde entonces. Ni siquiera sé cómo se llama. Yo creo que ahora vive una vida feliz aunque no tenga de que gloriarse, porque Jesús lavó su pecado y la dejó blanca como la nieve. Esto mismo es verdad para los pecadores que vivían cuando Jesús estaba en el mundo tales como la mujer que fue sorprendida en adulterio o como el cobrador de impuestos. Ellos no hicieron nada especial, ni trataron de limpiar sus pecados. Jesús vino a ellos e hizo todo lo que era necesario. Ahora amigos, ¿a cuál grupo pertenece usted? No quiero decir que simplemente seamos vagos y que no hagamos nada. Solamente dejen sus propios pensamientos a un lado, y escúchenme. ¿Por qué recibió Esaú la maldición? El trató de hacer tal como Dios mandaba. Hizo uso de todo su esfuerzo


76 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

para hacer tal como su padre quería. Pero, el resultado fue su condenación. Cuando vivimos tratando de obedecer las leyes de la Biblia, lo único que vamos a ganar es la condenación. ¿Por qué? Porque no tenemos la habilidad de hacer como la Biblia requiere. ¿Para qué serviría Jesús si nosotros pudiéramos hacer lo que la Biblia pide? La madre, Rebeca, es la sombra de Jesucristo, ella hizo todo lo necesario para que su hijo, quien era un pecador y un buscapleitos fuera bendecido. ¿Hizo algo el hijo? ¿Quién planificó la bendición de principio a fin? La madre. ¿Quién ejecutó el plan? La madre. El hijo estaba atemorizado, pero Rebeca hizo que recibiera la bendición. Ella misma preparó el guisado y quiso que la maldición cayera sobre ella. Hay dos tipos de fe. Algunos se esfuerzan por seguir los mandatos de Dios lo más f ielmente posible. Mientras tanto, los otros no reconocen sus habilidades y dejan sus propios esfuerzos. Ellos le piden a Jesús y dependen de El para que los perfeccione, no tienen que agregar sus esfuerzos ni sus sufrimientos para que El obre. La mayoría de los cristianos dicen: “Yo no puedo hacer nada sin Jesucristo. El lo tiene que hacer todo por mí”. Pero en realidad tratan de hacer algunas buenas obras por sí mismos y luego tropiezan. En otras palabras, sus vidas llegan a ser una serie de fracasos. Cuando escuchan una buena predicación, cuando oran fervientemente o cuando hablan en lenguas, creen que


2. Jacob y Esaú | 77

su fe es verdaderamente buena. Y como usted ya ha visto, su fe no puede durar más que unos cuantos días. Cada año nuevo toman nuevas decisiones, oran y deciden hacer un nuevo y fresco comienzo para el año siguiente. Algunas de sus decisiones duran sólo tres semanas, tres días o tres horas. Nosotros tenemos que dar por un hecho la realidad de que nuestros esfuerzos van a fracasar. Dios envió a Jesús por esta misma razón. Permítanme preguntarles: Hoy, ¿Es usted Jacob o Esaú? Desde el punto de vista humano, Esaú se ve más agradable y más sincero que Jacob. Sin embargo, al pensar, al tener una idea, de que hay algo de bondad y benignidad en nosotros, no podemos aceptar la fe de que necesitamos a Jesús de todo corazón. En mi mano izquierda tengo una taza vacía y en mi mano derecha tengo una taza llena de agua. ¿Puede alguien derramar agua en la taza que ya está llena? ¿Qué tal en la taza vacía? ¿Cuál es la diferencia entre ambas tazas? ¡Solamente cuando sus corazones se hallen vacíos, es que la gracia puede entrar en ustedes, amigos! ¿Y qué si ustedes están llenos de buenas obras que han hecho para Dios? Por ejemplo: “Soy cristiano desde que estaba en las entrañas de mi madre”. “he sido el miembro más importante en mi iglesia desde que se fundó” “Vendí todas mis propiedades para comprar el edificio de la iglesia”. “Soy el que dirige el orfanato” “¿Sabe a cuánta gente pobre he ayudado?”. No podría haber lugar para


78 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Jesús en su corazón. Esaú era un hijo fiel y siempre buscaba agradar a su padre, pero recibió la maldición. Jacob, por el contrario, era débil, no podía hacer nada por lucirse ante su padre. Tenía que depender de su madre totalmente, vino ante su padre con la comida preparada por su madre. Hay dos clases de creyentes: unos que se apoyan en sus propias obras; y otros que saben que no hay nada bueno en sí mismos y vienen a Jesús y confían en él enteramente. Permitanme hacerles un examen de fe, como el que hacen en un hospital. Supongamos que usted viene al servicio de la iglesia el domingo, hizo buenas obras y oró por largo tiempo antes de llegar a la iglesia y no olvidó traer su diezmo. ¿Cómo se sentiría usted de sí mismo durante el culto? Orgulloso, cómodo... Unos días después, vuelve a ir a la iglesia. Sin embargo, tuvo una discusión con su esposa y se molestó con los vecinos antes de salir rumbo a la iglesia. Además, no trajo su diezmo. Ahora, ¿ cómo se sentiría usted respecto a sí mismo y respecto a su fe durante el servicio?. Se sentiría muy pequeño y no podría orar con tranquilidad. ¿No es así como funciona su fe? Entonces, ¿cómo hace usted para llegar ante Dios con una mente tranquila? ¿Por medio de sus obras? Cuando usted se siente inseguro o inquieto delante de Dios ¿Qué es lo que lo causa? ¿No es esto una evidencia de su falta de fe en Jesús? Apoyándose en sus buenos hechos, usted se siente bien por ellos y se siente mal por


2. Jacob y Esaú | 79

sus errores y por su mala conducta. Muchos cristianos dicen: “Pastor, ¿de qué está hablando? ¿Cómo vamos a confiar en nuestras obras? No tenemos capacidad, sólo esperamos la gracia de Jesús”. Ellos hablan así de labios, pero en realidad vienen a Dios por sus buenas obras. Veamos cómo leen la Biblia... “David se enfrentó a Goliat con valentía. Tenemos que tener la misma valentía. José nunca perdió la fe aún cuando estuvo en la cárcel, así es que nosotros tampoco. La mujer adúltera conoció a Jesús en una situación muy penosa, así deberíamos de conocerlo. Debemos amarnos unos a otros. Siempre tenemos que hacer algo...” La Biblia no enseña de esta manera, aunque muchas personas religiosas lo creen así. La Biblia quiere que nosotros entendamos que no podemos llegar a Dios por medio de nuestras buenas obras (esa idea ni siquiera existe de acuerdo a la Biblia). Debemos ir a Dios por medio de Jesús. Cualquiera que cree poder hacer algo por sí mismo, no necesita a Jesús. Un día Jesús predicó sobre las oraciones de un publicano y de un fariseo. El publicano oraba de esta manera: “¡Señor, por favor, ten misericordia de mí, soy pecador!”. Él no enumeró los pecados que había cometido, solamente confesó que era pecador. ¿Y el fariseo? El habló por largo tiempo de las obras que él había hecho. Es por eso que el Señor no le dio la justificación. El fariseo no la pudo recibir porque pensaba que ya la tenía. El publicano llegó como un


80 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

pecador y regresó a casa siendo justificado. El fariseo llegó con su propia justicia pero regresó como pecador. Eso es lo que la Biblia enseña. Regresando a la historia de Jacob y a Esaú. Había una condición para que Jacob viniera a presentarse ante su padre para ser bendecido. El tenía que ir a su padre cubierto su cuerpo ¿Qué hubiera pasado si no hubiera cubierto su cuerpo? El hubiera sido maldecido. Fue bendecido porque escondió su persona. Esta conferencia nos costó mucho dinero. No sé cómo se levantaron los fondos requeridos, pero yo creo que mucha gente ofrendó para cubrir los gastos. Todos los gastos que se hicieron para la publicidad en la TV, volantes, letreros, afiches y anuncios, fueron pagados por alguien. Algunas personas donaron grandes cantidades anónimamente. Este tipo de ofrendas es muy diferente a la del mundo. Si permanecemos incógnitos, recibiremos bendición. Desafortunadamente, la mayoría de nosotros somos buenos para lucirnos. En las iglesias publican quién donó dinero, quién dona un piano o un púlpito. Lo que deberíamos dejar claro es lo malos que somos y no qué tan buenos somos. Mi retrato salió en los anuncios de televisión e impreso en los volantes. ¿Es posible poner allí solamente la parte agradable de mi cara?. No, sea bonita o sea fea, toda mi cara va a aparecer. Cuando usted quiera donar un piano o un púlpito, no mencione su


2. Jacob y Esaú | 81

nombre. Solamente hágalo en el nombre de Jesús. Ocúltese a sí mismo completamente, de lo contrario no podrá agradar al Señor. En muchas iglesias coreanas los pastores anuncian públicamente en los servicios: “El anciano Kim ofrendo US$5,000.00 porque el señor le permitió abrir un nuevo negocio en la calle tal y tal”. “El hermano Park ofreció US$10.000, le da gracias a Dios por permitir que su hijo se graduara de médico”. Matan dos pájaros con una sola piedra: una ofrenda, un anuncio. Una ofrenda y jactándose de su hijo ¡Cuán abominable debe ser esto para el Señor! Cuando ofrenden no traten de darse a conocer, directa o indirectamente. Solamente háganlo para glorificar al Señor. En estos días, en las iglesias, los hombres se desenfrenan demasiado. No hay espacio para que Dios obre en el hombre. Estimados amigos, desechen todas las buenas obras que ustedes crean haber hecho. Deben cubrirlas. Jacob recibió bendición porque el se encubrió. Isaac tomó a Jacob y palpó la velluda piel de cabra que cubrió el cuerpo de Jacob, lo cual le hizo creer que era Esaú. De igual manera, nosotros debemos cubrirnos con la preciosa sangre de Jesús. No tenemos nada que lucir ante la presencia de Dios, excepto a Jesús. Echémosle un vistazo a la gente de Israel en tiempos de Jesús. La gente que ayudaba a los pobres sonaba trompetas por las calles. El Señor dijo de ellos ya


82 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

habían recibido su recompensa de este mundo. Mucha gente oraba en las calles donde había muchas personas, para ser vistos por los demás. Jesús dijo que Dios no aceptaría esas oraciones, que el hombre debería cubrirse totalmente ante Dios y no debería tener de qué jactarse delante de Dios. ¿Por qué es que algunos reciben la maldición? Porque tienen corazones arrogantes como el de Esaú. Ellos piensan así: “Jacob es menos hábil que Esaú para la cacería”. Pero ¿para qué le sirvió a Esaú la habilidad para cazar? Su competidor, Jacob, consiguió una cabra detrás de su casa. Se sobreentiende que Esaú era mucho más rápido que Jacob. Además, Jacob, vino a su padre usando el nombre de su hermano. Amigos, ¿cuál nombre debemos usar cuando venimos ante Dios? ¡El nombre de Jesús! ¡Nuestro hermano mayor, el Hijo de Dios, Jesús! Tenemos que venir delante de Dios en el nombre de Jesús. Les daré unos ejemplos de oraciones equivocadas: “Señor, me sacrifiqué por ti lo más que pude. Por favor, acéptame. Ningún otro ha estado orando tan sinceramente como yo. Por favor, recíbeme”. Pero, ¿qué tal esta otra oración?... “Sí, yo también ofrendé un poquito, pero no creo que sea algo de lo cual pueda enorgullecerme. Todo lo que hay en mi corazón es como un montón de basura. Me puedo imaginar como te sientes al respecto. Yo me conozco a mí mismo mejor que nadie; verdaderamente soy sucio,


2. Jacob y Esaú | 83

malo y abominable. Señor, por favor, no consideres lo que yo hice, pero considera lo que Jesús hizo y recíbeme. Traté de ser santo muchas veces, pero ahora me he dado por vencido. Por favor, acepta lo que Jesús hizo por mí y acéptame”. Esta es la verdadera fe. Muchísima gente dice ser cristiana, pero creen tener algo atractivo o valioso y creen en sí mismos. “Si me decido a hacer algunas buenas obras, o si me esfuerzo un poquito más, el Señor se agradará”. Esa manera de pensar está totalmente equivocada. Lo que nosotros hagamos no hace diferencia alguna, merecemos la destrucción. Tenemos que reconocer que debemos depender totalmente de Jesús. Supongamos que un joven viniera a pedirme prestado US$10.000. Como yo no quiero prestarle ese dinero, entonces le digo que no tengo dinero para prestar. Si el tuviera otro conocido al que le podría pedir, diría: “No importa, iré a otra persona”. El no insistiría, sino que se iría. ¿Pero qué tal sino tiene a quién acudir? Estoy seguro de que él no sé iría hasta que lograra el dinero. Es la misma manera en que tenemos que recibir la gracia de parte de Jesús. Cualquiera que piense que puede hacer buenas obras por sí mismo, no puede confiar cien por ciento en Jesús. El que llega a la conclusión de que no es capaz de hacer algo y que entiende que no puede creer en sí mismo, confía en Jesús con todo su corazón; está listo para recibir la redención. Después de predicar, generalmente hablo a varias


84 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

personas en grupo durante el tiempo de la invitación. Cuando les explico el evangelio, algunos de ellos reciben la salvación y gritan: “¡Aleluya!”. Anoche, una joven me pidió que le explicara el evangelio detalladamente. Varias personas más se unieron a nuestra conversación y les hablé de cómo Jesús limpió y dejó blancos como la nieve, nuestros pecados, cómo fueron transferidos a Jesús y cómo fue ofrecido el sacrificio eterno. Cuando terminé, algunos simplemente asintieron y otros manifestaron su gozo por haber finalmente entendido el evangelio. Yo estaba tan contento que no pude dormir anoche. No se cómo agradecer al Señor por permitirme guiar a esas almas muertas a la vida eterna. Es por eso que estoy testificando de Jesús tan vigorosamente. Estimados amigos, cuando ustedes creen en sus corazones que no tienen esperanza y que no tienen más que maldad y que no son buenos para nada, es entonces cuando están listos para la salvación. Algunas personas piensan que son buenas en algunos aspectos, aunque son malas de vez en cuando. Y otros piensan que son mejores que otros. Esa clase de personas fueron las que mataron a Jesus, ellos no podían aceptarlo, no podían depender de El. Jacob fue a su padre por medio de la ayuda de su madre, porque él sabía que Isaac no lo había llamado. Mientras tanto, Esaú creía que tenía suficiente capacidad por sí mismo y por ello no tuvo que ir donde su madre. El resultado fue, como usted


2. Jacob y Esaú | 85

leyó, solamente la maldición. La Biblia fue escrita para enseñarnos cómo deben estar nuestros corazones para poder ser bendecidos por Dios. Podemos encontrar muchas parábolas en la Biblia. Estas no están allí para que la Biblia sea más gruesa y se vea majestuosa. En cada versículo, Dios nos muestra su sincero deseo de que nosotros descubramos Su voluntad. Ha de ser muy doloroso para el Señor ver que el hombre sólo se preocupa por hacer buenas obras sin entender Su voluntad. Mucha gente simplemente no sabe qué es lo que Dios quiere. Yo sé que hay muchos excelentes pastores alrededor de ustedes. Yo no fui un gran hombre, no saqué un título de doctorado en Teología de una famosa universidad; simplemente era un hombre malvado. Cuando reconocí que yo era un pecador y que debía ser destruido, pude llegar a recibir el secreto de la preciosa sangre de Cristo Jesús. El Señor limpió todos mis pecados, desde las plantas de mis pies hasta mi cabeza. Una vez que fui salvo de mi inmundo pecado, Jesús entró en mí y fui cambiado totalmente. El me ha estado sosteniendo hasta el día de hoy. Yo puedo ser un buen creyente no porque sea fuerte, sino porque Jesús me fortalece para vencer al pecado. Por mí mismo no tengo nada. Soy un hombre que caería en el fango del pecado en cua lquier momento si Jesús me soltara. Usted no tiene que gritar diciendo que es un hombre perverso, pero debe estar


86 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

dispuesto a decirse a sí mismo: “Sí, realmente soy un hombre inmundo y perverso”. Deseche la idea de: “Pero a veces soy bueno también”. Solamente Jesús puede salvarlo, cuando usted tenga un corazón que piense: “Merezco la muerte”, “no puedo hacer nada y sólo Jesús puede ayudarme”. Jacob no hizo nada. ¿Qué hizo la mujer que fue sorprendida en el acto mismo del adulterio para ser declarada inocente? ¿Qué tuvo que hacer el ladrón en la cruz para ir al paraíso? Solamente se dieron cuenta de que ya eran malditos y de que morirían inmediatamente. Jesús llega a este tipo de personas sin esperanzas. ¿Es usted un maestro de escuela dominical? ¿O miembro del coro? ¿Es un cristiano bautizado? ¿Un anciano o un diácono de la iglesia? Pensamientos tales como: “A veces soy bueno”, o “hago buenas obras de vez en cuando”, son los que llevan a la condenación. Estoy seguro de que el Señor entrará en su corazón cuando usted diga en su corazón: “Señor, ten misericordia de mí. Soy nada más que un pecador que merece morir”. Hoy hablamos del secreto que hay en el pasaje de Jacob y Esaú. ¿Cómo podemos saborear la sandía o la nuez si solamente probamos la cáscara? Cuando ustedes descubran los secretos escondidos en la Biblia, sus vidas serán bendecidas.


3 Una Mujer Sorprendida en Adulterio

D

emos una mirada en el evangelio de Juan, capítulo 8, en el Nuevo Testamento:

“Y Jesús se fue al monte de los Olivos. Y por la mañana volvió al Templo y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la Ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? Mas esto decían tentándole, para poder acusarlo. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con


90 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

el dedo. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó sólo Jesús, y la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más”. Leí hasta el versículo 11. Creo que esta noche, a través de los testimonios y los himnos, ustedes serán llenos del Espíritu Santo. Esta semana sólo tengo nueve horas para hablar y ya he usado dos, así que estoy ansioso de que todos sean salvos cuando esta conferencia termine. Estamos hablando de la redención del pecado; ya que este tema está lejos de su razonamiento normal, quiero que abran sus corazones ampliamente. No soy un buen orador, pero si me escuchan con cuidado, podrán hacer que sus pecados se alejen de ustedes; porque la Biblia claramente lo testifica y el Espíritu Santo obra. Amigos, una vez que sean redimidos y reciban al Señor en el corazón, estoy seguro que


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 91

nos veremos en el cielo. En la conferencia de la pasada primavera, mucha gente obtuvo el perdón de sus pecados y se salvó. Yo bromeaba al final de la conferencia, diciendo que si alguno de ustedes llega al cielo antes que nosotros, que no atraviese la puerta, que nos espere en el portón del sur. Cuando yo bromeaba ellos gritaron: “¡Aleluya!”. Ustedes no parecen felices porque aún no están listos para ir al cielo. De todos modos, durante esta reunión, espero que puedan ser perdonados del pecado que los atormenta y desalienta para llegar a Jesucristo y así podamos reunirnos en ese portón, como ya hice una cita con los demás hermanos, no es posible cambiarnos a otro lugar. Deseo que podamos reunirnos allí para vivir juntos eternamente. Creo que ustedes tienen el mismo problema que yo tenía. Cuando leía la Biblia me surgían muchas dudas. Era muy difícil para mí, vivir como un verdadero creyente, no como una persona que asiste a la Iglesia. ¿Cuál era el problema más grande? Era el pecado. ¿Qué dice en el anuncio que tenemos aquí? “El secreto del perdón del pecado y el nuevo nacimiento”, ¿no es verdad? No podemos estar delante de Dios con nuestros pecados. Yo solía tener muchas preguntas acerca de la redención, escuchaba a muchos pastores decir que todo aquel que va al templo es creyente y se va al cielo, a veces decían otras cosas que me confundían y pensaba: ¿Quién en este mundo puede ir al cielo? En Mateo 7:21, dice: “No


92 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos”. Esto me hizo creer que el cielo no era para un creyente como yo. Otra cosa era que yo había escuchado y leído que Jesús había muerto en la cruz por mi pecado; pero yo no estaba seguro de que todos mis pecados hubieran sido limpiados y hubieran quedado blancos como la nieve. Pensándolo bien, yo tenía muchos pecados y quería saber cómo limpiar mi pecado de una vez por todas. Afortunadamente, Dios me llamó y tranquilizó mi corazón para darme la oportunidad de comunicarme con El respecto a mis pecados. Lo que especialmente agradezco a Dios, es que pude encontra r a l Señor, habla ndo con gente como Nicodemo (en Juan 3), una mujer de Samaria (Juan 4), un hombre con una enfermedad de 38 años (Juan 5) y una mujer sorprendida en adulterio ( Juan 8). En muchas ocasiones, Jesús tenía una conversación tranquila con sus discípulos después de que le predicaba a mucha gente. Por esto queremos invitarlos para que tengamos una conversación tranquila después de mi predicación. He escuchado Juan 8 muchas veces y lo he predicado en diversas ocasiones. Hay muchas cosas que no sabemos, por ejemplo: ¿Dónde estaba el hombre que había sido sorprendido junto con la mujer?, tal vez se fue corriendo; ¿por qué la trajeron a Jesús?, ¿qué escribió Jesús en el suelo? y así sucesivamente. Cuando leemos la Biblia, tenemos muchas dudas y


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 93

preguntas, lo cual no creo que sea malo, porque es imposible creer sin entendimiento. Algunas personas dicen: “Cree, cree sin meditar”, pero yo sé que lo que están diciendo, ref leja lo que realmente piensan. Nosotros no podemos hacer creer a alguien algo en contra de su voluntad, eso es irrazonable. Yo leí en un periódico hace algún tiempo, antes de las olimpiadas en Asia, y decía: “La compañía eléctrica ha colocado unas luces muy brillantes a lo largo de la carretera hacia los aeropuertos”. Todas las noches los agricultores que vivían cerca de ese aeropuerto, notaron que algo extraño pasaba con el arroz, el arroz tenía flores pero no tenía meollo; lo raro es que esto pasaba solamente en el área que estaba debajo de las luces brillantes. Los agricultores demandaron al gobierno. Este consultó con un especialista y les dijo que el arroz también necesitaba suficiente sueño. Para que el arroz se desarrolle necesita mucha luz; sin embargo éste necesita dormir cuando llega el momento de tener meollo. Ellos apagaron las luces después de la medianoche, desde el día que supieron esto, dicen que algunos científicos de E.U. pueden poner un espejo gigante en el espacio y reflejar la luz del sol para convertir la noche de una ciudad cualquiera, tan brillante como la luz del día; la razón por la que no se atreven a hacer esto, es porque podrían destruir la ecología y producir un terrible desastre. Amigos, ¡así es nuestra fe! No podemos obligar a


94 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

nadie a creer. Algunas personas dicen: “Yo te creo, Señor”, porque ellos lo desean, pero no pueden. El creer debería ser tan suave como el agua que fluye en un arroyo. El tratar de creer, quiere decir que ellos todavía no creen. Yo le creo a mi esposa, pero nunca le he dicho a mi esposa: “Te creo”. No hay una cosa más graciosa para mí que decirle a mi esposa: “Te creo, mi amada esposa”, todos los días. Eso es no creer. El creer debe ser natural y automático. ¿Cuál es su problema? Ustedes saben que Jesús murió en la cruz por nuestros pecados, pueden ir a la iglesia, ayunar, ofrendar, ser miembros del coro y además profesores de la escuela dominical, sin embargo, no es fácil creer que su pecado haya sido limpiado y haya quedado tan blanco como la nieve. Ustedes sienten que algo malo está sucediendo dentro de ustedes. Algo profundo dentro de ustedes les dice que algunos pecados todavía permanecen en ustedes. Pueden decir: “Yo sé que Jesucristo ya me santificó en la cruz”. Pueden decir con sus propios labios: “Todos mis pecados me han sido quitados”, pero el problema es lo que ustedes realmente creen muy dentro de su corazón. Jesús limpió nuestros corazones, pero no nuestros cerebros. Ya que ustedes no tienen fe, no pueden creer lo que El hizo. Es por eso que el pecado llega a sus mentes primero, cuando ustedes tratan de orar, dicen: “Estoy gozoso y agradecido con Dios por todo, gracias Jesús”. Pero, al mismo tiempo, confiesan: “Estoy aver-


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 95

gonzado, no soy idóneo para ser hijo de Dios”. No estoy hablando del hecho de que Jesús murió en la cruz por nuestro pecado. ¿Por qué? Porque todos saben eso. ¿Hay alguien aquí que no sepa eso? Un proverbio coreano dice: “La sal en la cocina no sabe salada hasta que se pone en la comida”. Es verdad que Jesús murió por nuestro pecado. Sus pecados deberían haber sido limpiados. Jesús murió por sus pecados, sin embargo, estos no han sido limpiados. Esto aclara que ustedes no tienen fe. Como pastor, tuve la oportunidad de encontrar la forma de creer en la Biblia: el poder de la sangre preciosa derramada en la cruz, es para la expiación del pecado. Cuando ustedes realmente puedan creer que “mis pecados fueron completamente limpiados y quedaron tan blancos como la nieve gracias a Jesús”, son finalmente capaces de disfrutar la felicidad y de no tener más dudas. En ese mismo momento, el Espíritu Santo entra en su corazón, para que puedan ser guiados. Muchos versículos en la Biblia hablan sobre la expiación. Esta noche, estoy tratando de explicar cómo nuestros pecados pueden ser perdonados y en Juan 8 se explica cómo fue perdonada una mujer adúltera. Veamos los siguientes versículos: “Y Jesús se fue al monte de los Olivos. Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a


96 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

él; y sentado él, les enseñaba. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio...” ¿Hasta ahora no hay problema para entender? Leamos juntos el versículo 4: “Le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio”. Ella debería haberse sentido avergonzada. Ahora yo leo el versículo 5: “Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?”. Amigos, podemos ver un evento muy importante aqui, hay una pecadora y Moisés ordenó que se apedreara hasta que muriera. ¿Y qué harás con esta pecadora, Maestro? Este es un juicio emocionante. ¿Quién juzgó primero? Fue la ley. La ley sentenció a pena de muerte. Ahora ¿cómo iba Jesús a juzgar? Su juicio era totalmente diferente del que estaba basado en la ley. ¿Qué dijo? ¡Inocente! Había una gran diferencia, por las diversas leyes que aplicaron. La única forma de liberar a los pecadores que merecían ser castigados, era aplicar una ley totalmente diferente a aquella. Hace un rato, una hermana cantó un himno. Supongamos que tenemos un concurso de canto ahora, el mejor cantante no es necesariamente el ganador; el ganador será decidido por las reglas del concurso. Por


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 97

ejemplo, si una regla dice que el concursante que pueda abrir su boca más grande, ése gana, yo tengo la mejor oportunidad de ganar, porque yo no conozco a nadie que tenga una boca más grande que la mía. Esto depende de la regla. De la misma manera, una sentencia puede ser diferente para el mismo pecado, dependiendo de la ley. Esta mujer cometió un pecado; era imposible liberarla con la ley que había en ese momento. Hace mucho tiempo, tuvimos un toque de queda en Corea, entre la media noche y las cuatro de la mañana. Sin embargo, cualquiera que anduviera después de la media noche ¿violaba las leyes? No, porque la ley fue anulada. Aún cuando teníamos un toque de queda había algunas excepciones para los lugares que limitaban con el mar, como la provincia norte de Choogchung. La gente que vive en la frontera entre las áreas del norte y del sur, si hacen una fiesta en el área del sur, la policía suena un silbato y los persigue diciendo “Muchachos, violaron el toque de queda”. Y ¿que tal si corren y cruzan la línea fronteriza? Ellos no hicieron nada malo porque no había toque de queda en la provincia del norte. La policía no tiene derecho a arrestarlos en la zona del norte. Solamente tenían que regresar. Parece que la policía tiene un buen concepto de lo que es un territorio. En la provincia del sur ellos tienen que ser castigados, pero en la del norte son libres, porque no hay una ley de toque de queda. La mujer en Juan 8


98 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

no solamente planeó cometer adulterio o coquetear con un hombre; ella fue sorprendida en ese momento. De ahí que no había manera de liberarla de la destrucción por la ley de Moisés. Esta noche, trato de explicarles cómo la Biblia libra a la mujer de la muerte. Lo que estoy diciendo puede ser diferente a su idea. Quiero que abran sus corazones y escuchen cuidadosamente. Regresando al ejemplo del toque de queda, supongamos que la policía los persiguió en la provincia del norte, y los agarró. ¿En qué insistirían los muchachos? “Ya que estamos en el área del norte, iremos a la corte en la provincia del norte”. Ahora el juez en la corte del norte le pregunta a la policía: “¿Qué hicieron de malo?” La policía contesta: “Violaron el toque de queda, su señoría”. El juez dice: “No tenemos una ley de toque de queda”. La policía dice: “Pero andan vagando después de la media noche”, estamos seguros, nosotros mismos los vimos, sacamos fotos y tenemos un testigo”. Pero el juez dice: “No los encuentro culpables; ustedes, acusados, son libres para ir a su casa”. No había ley que los obligara. Ahora amigos, ¿qué es lo que los hace a ustedes p e c a dore s ? E s l a le y. Si n le y no h ay p e c a do. Supongamos que estoy fumando. ¿Es esto un pecado o un crimen? No hay ley contra esto. Si se establece una ley que diga que el fumar merece la pena de muerte,


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 99

yo sería ejecutado si fuera sorprendido. En otras palabras, no hay pecado sin ley. En Romanos 5:13, dice: “Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado”. La mujer vino a Jesús; ¿ella vino por su propia voluntad, o alguien la trajo? La Biblia dice que los escribas y los fariseos se la trajeron. Pero sabemos que no fueron ellos, sino que la trajo la ley. ¿Pudo haber sido traída a El sin la ayuda de la ley? La ley instituye el pecado, y el pecado nos trae a Jesús. Es como una mini lámpara que pone en movimiento a una luz fluorescente. Antes de que se prenda la luz principal, la mini lámpara parpadea y se apaga cuando se enciende la luz f luorescente. ¿Usted alguna vez ha visto una mini lámpara descompuesta?; esta lámpara se apaga después de parpadear varias veces. ¿Qué tal si se queda prendida? La luz fluorescente no puede emitir una luz brillante. La mini lámpara es la ley de Moisés. En Gálatas 3:24, dice: “De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo”. Sin la ley no podemos entender el pecado, ella nos enseñó lo que son los pecados. ¡Ah! pero a Dios no le gustan esta clase de cosas, no debemos cometer adulterio, no debemos matar gente. Estos son principios que obtuvimos por medio de la ley. Si no reconocemos el pecado, no podemos llegar a Jesús. Así que la ley es una lámpara que revela nuestros pecados y luego los desecha. De esa manera, Jesucristo entra en nosotros. Siempre y cuando


100 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

la mini lámpara esté prendida, la luz fluorescente no se puede prender. Igualmente, cuando estamos bajo la ley, el Espíritu Santo no puede entrar en nuestro corazón. Solamente cuando estamos fuera del control de la ley de Moisés, es que el Espíritu Santo puede entrar en nosotros. Ellos preguntaron: “Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?”. ¿Cuál fue su respuesta? El no dijo nada, sólo comenzó a escribir algo en el suelo. Muchos eruditos han investigado para averiguar lo que El escribió. Cuando yo guiaba un estudio bíblico me preguntaron: ¿Qué escribió Jesús en el suelo, cuando fue obligado a juzgar a la mujer? Mi respuesta fue sencilla: “No sé”. La Biblia es el libro más verdadero y más claro que yo he leído. Es el libro perfecto al que no le falta nada; todo lo que necesitamos saber, debe estar registrado ahí. En Juan 8, me doy cuenta que El escribió, pero no se menciona qué escribió. Como yo entiendo esto, es que Dios trata de dejarnos saber el hecho de que El escribió, no lo que El escribió. Ahora, ¿cuál es el significado de su escritura? Pasé algún tiempo investigando en algunas partes de la Biblia que hablan sobre la escritura a mano o con los dedos. En Daniel 5:25, los dedos escribieron: “Mene, Mene, Tekel, Uparsin”. Y yo seguí buscando lugares que mencionaban la escritura de Dios. El mismo escribió con su dedo sólo dos veces. La primera vez, escribió los diez mandamientos en las


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 101

tablas de piedra. Ahora estoy tratando de explicar la diferencia entre la escritura de Dios en la piedra y la de Jesús en el suelo. Lo importante es que su escritura estaba en frente de la mujer y no en otro lugar. ¿Por qué él hizo eso? Él lo hizo en medio del juicio. Los escribas y fariseos vinieron a Jesús y dijeron: “Ella cometió adulterio y fue sorprendida en el mismo acto, Moisés, en la ley, nos ordenó que tales personas deberían ser apedreadas. Pero, ¿tú qué dices? ¿Cuál es tu juicio?” Jesús fue obligado a juzgarla. Tenemos que poner atención al hecho de que El escribió en el suelo antes de juzgarla. Ella debería ser juzgada por la ley. Primero, ella fue juzgada por la ley de Moisés que fue dada en el Sinaí por Dios, aproximadamente 1500 años A.C. Pero si ella hubiese sido solamente juzgada por esta ley, es decir, por la ley puesta en las dos tablas de piedra que Dios mismo escribió con sus dedos, no hubiera tenido otro destino que morir apedreada. Amigos, ¿ quién podría sobrevivir si somos juzgados por la ley escrita por su dedo en el Sinaí? Ninguno de nosotros, incluyendo la mujer en Juan 8, guardó, guarda y guardará la ley perfectamente. ¿Qué significa esto? Los eruditos investigaron que fue en el año 1492 A. C. cuando Moisés recibió las dos tablas de piedra. 1492 años antes de que Jesucristo llegara, nadie decía que era perfecto. Eso prueba que todos merecen ser sentenciados a muerte cuando uno es juzgado por la ley. Jesús vino a salvar a la mujer sorprendida en adulterio, y no sólo a


102 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

ella sino también a ustedes, amigos, aquí, esta noche; pero Jesús no podría salvarla a ella o a nosotros con la ley de Moisés. El decidió cambiar la ley porque por esta, todo el mundo está destinado a ser condenado. ¿Qué otra ley? La ley del amor, de la gracia y de la fe. Es por eso que Jesús escribió en el suelo la segunda vez. La ley de Moisés es un tema desagradable. Pero hay algunas cosas interesantes en ella. La Biblia dice que Abraham era justo, él fue justo por causa de su fe, era amigo de Dios; sin embargo, él no era perfecto. Él hizo a Agar, la sierva de su esposa, su concubina; y engañó a la gente al decir que su esposa era su hermana. Abraham era un hombre normal como nosotros, cometió muchos errores y pecó muchísimo. ¿Cómo entonces pudo ser amigo de Dios? No había ley entre Dios y Abraham. La gente en aquella época vivía con Dios y no tenía ley. Por eso es que los errores de Abraham no se le tomaban como pecado. Pero cuando los israelitas salieron de Egipto y le dijeron a Dios: “Obedeceremos tus mandamientos si nos salvas”, ellos no se conocían a sí mismos, eran arrogantes y no les gustaban los favores de Dios. Dios les respondió: “Está bien, les daré una ley, obedézcanla y sean bendecidos, o viólenla y sean maldecidos”. Ellos dijeron a una sola voz: “Obedeceremos todo”. Sin embargo, ni siquiera una sola persona pudo obedecerla. No vale la pena mantener una ley cuando nadie la obedece. Supongamos que yo les dijera a ustedes que pue-


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 103

den ser santificados de sus pecados si vienen a este lugar a las dos de la mañana. Si ninguno de ustedes viene aquí a pesar de que dicen sí, nuestra cita se invalida automáticamente. Dios necesitaba establecer una nueva ley porque nadie podía obedecer la vieja. En muchos lugares, la Biblia habla acerca de este asunto. En Gálatas 3:19, dice: “Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa”. A sí que, ¿tenemos que de secha r el A nt ig uo Testamento? Claro que no. Con la ayuda de la ley podemos llegar a Jesús. Gálatas dice que la ley es el ayo que nos trae a Jesús. Sin la ley, viviríamos como quisieramos y no podramos reconocer que somos pecadores. La ley nos enseña que somos pecadores y que estamos destinados a morir, y esto nos lleva a Cristo. La razón por la que Dios nos dio la ley no es para hacernos justos o santos, es para ayudarnos a entender que somos pecadores. Repita después de mí: “La ley es para que nosotros conozcamos el pecado”. Si Él hubiera esperado que nosotros fuéramos limpios al obedecer la ley, nos habría dado una ley que pudiéramos obedecer. Pero nos dio una que no podemos obedecer. No la podemos obedecer, no por falta de esfuerzos o de resoluciones; sino por causa del pecado original. Porque la ley debe ser obedecida en su totalidad y no sólo en parte, sabemos que somos pecadores. ¿Cuánta gente está tratando de estar delante de


104 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Dios e ir al cielo, sin entender esta simple verdad? Cuando la Biblia habla de la mujer adúltera aquí no se está refiriendo solamente a ella. Todos nosotros los que estamos esta noche aquí somos una congregación de pecadores, como esta mujer. Si somos juzgados de acuerdo con la ley de Moisés, todos tenemos que ser sentenciados a muerte. ¿Por qué? La Biblia dice en Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte”. Y porque nadie se escapa de cometer pecado, Jesús tuvo que cambiar la ley. ¿Entienden? La primera escritura de Dios fueron los diez mandamientos y la segunda, de Jesús, fue la ley del amor. Veamos la Biblia como referencia. Jeremías 31:31-32, en el Antiguo Testamento: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová”. El pacto que él hizo el día en que los sacó de Egipto significa la ley en el Sinaí. Ahora El dice que hará un nuevo pacto. Jeremías 31:33, dice: “Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 105

en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo”. Jeremías 31:34, dice: “Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado”. Hace algún tiempo, mi esposa me seguía diciendo: “Cariño, necesitas un nuevo traje”. No me fijé que ya se iba a acabar, así que compré uno nuevo. ¿Por qué necesitas zapatos nuevos? Porque ya están viejos, entonces compras unos nuevos. Había ley y un pacto entre Dios y los hijos de Israel. Deuteronomio 28:2-6, dice: “Vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. Bendito serás en tu entrar y bendito en tu salir”.


106 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Deuteronomio 28: 15-19, dice: “Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán. Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo. Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar. Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas. Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir”. Desafortunadamente, ni un solo hombre en Israel o en el mundo entero podría obedecer la ley. Desde el punto de vista de Dios, la ley llegó a no tener sentido, porque es imposible para el hombre llegar a El por medio de la ley antigua. Dios, por lo tanto, decidió establecer un nuevo pacto y la ley que fue profetizada en Jeremías. ¿Quién lo establece? Dios lo hace. ¿El pastor Park puede hacerlo? De ninguna manera. Es por eso que Jesús empezó a escribir en el suelo. No sé lo que El escribió. La mujer fue condenada por la ley de Moisés, sin embargo, ella debía ser juzgada otra vez por la nueva ley, porque Jesús vino y escribió una nueva ley, la ley de la gracia y del amor. En Juan 8:7, dice: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella”. Aquellos que lo escucharon se alejaron. Ahora Jesús empezó a


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 107

juzgarla por la nueva ley. En Juan 8:11, dice: “Ni yo te condeno; vete, y no peques más”. Jesús pudo juzgarla por la ley de la gracia porque El pagó por su pecado. Yo sé que mucha gente va y viene entre las dos leyes; a veces están bajo la ley de Moisés y a veces están bajo la ley del amor. A veces ellos dicen que han sido perdonados de sus pecados y otras veces ellos se dicen pecadores; al confesar esto, ellos merecen ser castigados con la muerte. Esa es la razón principal por la cual su fe no puede crecer bajo la ley de Moisés, usted debe obedecerla perfectamente. Si usted confía en Jesús, olvídese de la ley de Moisés completamente y reciba su gracia. Escoja solo una. La ley de Moisés no es pecado y esto es una cosa buena. En estos días la gente no cree que Jesús caminó sobre el agua. ¿Cómo puede un hombre caminar sobre el agua? El peso del hombre es mayor que el del agua. Esto es científico y razonable. Sin embargo, yo no le creeré a El si El pudiera hacer solamente las obras que nosotros podemos hacer. Yo lo alabo porque El caminó sobre el agua, cosa que yo no puedo hacer. No habría razón para creer en El si El hace solamente las cosas que yo puedo hacer, porque no habría diferencia entre El y yo. Jesús caminó sobre el agua, ¿no es verdad? Yo mismo sé cómo hacer esto. Más vale que ustedes sepan cómo hacerlo, ya que ustedes, amigos, viven en Pusan, una ciudad de la costa. ¿Quieren que les enseñe un secreto?


108 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Bueno, les mostraré aunque yo no lo aprendí en la Biblia. Realmente, no es difícil caminar sobre el agua. Escuchen cuidadosamente: Corra rápidamente hacia el mar desde la playa, poniendo su pie izquierdo sobre el agua. Ponga su pie derecho justamente antes de que su pie izquierdo se hunda en el agua, el izquierdo antes de que el derecho se hunda, el derecho antes de que su pie izquierdo se hunda. Usted puede ir a Japón, usted puede ir a los Estados Unidos, yo solo soy responsable si usted sigue mis instrucciones. Si usted se ahoga es porque usted dura mucho tiempo dando un paso antes del siguiente, yo no soy responsable. Trate de hacerlo en la playa Hawoondae. Eso fue una buena broma. La ley de Moisés es igual que esa broma. Esto es realmente bueno si usted puede soportarlo. Desafortunadamente, no tenemos la habilidad de dar un paso con el pie izquierdo antes de que el pie derecho se hunda en el agua. De la misma manera es absolutamente imposible que nosotros obedezcamos la ley. Un proverbio coreano dice: “Ni siquiera mires el árbol al que no puedes subir”. ¿Quién te enseñó que deberías obedecer la ley? Dios nos dio la ley sabiendo que no podíamos obedecerla. ¿Sabe lo arrogante que es usted? Debemos ser humildes y confesar que somos pecadores, porque no tenemos el poder para obedecer la ley. Dios nos conoce muy bien. El sabe lo que podemos hacer y lo que no podemos, así que El nos dio la ley más allá de nuestra habilidad. Sin embargo, somos


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 109

engañados por Satanás que nos susurra para que hagamos lo mejor para obedecer la ley de Moisés. Esto nos ciega, para que no podamos ver la ley de la gracia provista por Jesucristo. Cuando fui a la escuela de conducción, un profesor me habló acerca del alcance de la visión desde el asiento del chofer; cuando un carro se detiene podemos ver a 180 grados alrededor y al frente nuestro. A 45 km/h, hasta 45 grados, y a 70 km/h, hasta 15 grados. Cuando llegué a Seúl la primera vez, tuve que buscar en un mapa para no perderme antes de que saliéramos de nuestra casa para visitar algunos lugares. Mientras manejaba, no podía ver las calles por las que íbamos pasando. Solamente miraba hacia adelante hasta que llegáramos a nuestra meta. En nuestra conversación, después de llegar a casa, mi esposa platicaba de los edificios por los que habíamos pasado, pero no podía recordarlos. Ya que yo era un extranjero en Seúl, todo lo que pude recordar fueron los oficiales de policía. Amigos, cuando estamos relajados, podemos ver a 180 grados o aún a 360 grados. Pero cuando manejamos tan rápido, nuestro alcance disminuye dramáticamente. Porque Satanás nos enreda en la ley, llegamos a estar tan ocupados tratando de obedecerla que perdemos la oportunidad que está junto a nosotros. Como resultado, tratamos de ser los mejores obedientes de la ley; no nos importa dónde está el camino de la redención, ni lo que es la ley de la


110 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

gracia, ni cómo nuestros pecados llegan a ser perdonados. Solamente repetimos: “Yo pequé otra vez, porqué no lo hice mejor. Señor, perdóname por favor”. Aún una canción agradable, cae mal y es fastidiosa cuando se escucha una y otra vez. Dios debe estar diciendo: “Por favor, ya no toquen. No más llanto ni más gritos”. ¿No lo creen así? Dios quiere que estemos en paz. El quiere que estemos felices, pero mientras estén ustedes bajo la ley, nunca probarán la paz, el gozo y la felicidad durante su vida. Sólo tiene que orar diciendo: “Señor, perdona a este pecador por favor, yo soy malo”. Por lo tanto, si usted no tiene la seguridad de poder ir al cielo, y dice: “Yo no sé si pueda ir al cielo sino hasta el momento en que yo muera”, La razón es porque no cree en la promesa en la Biblia. Si yo le digo a una persona: “Yo vivo en un conjunto habitacional en Eunma, en Seúl” y él me contesta: “No le creo hasta que vaya y lo vea”, eso quiere decir que él no confía en mí. Cualquiera que confía en mí, me cree sin ir allá y revisar. El hermano que maneja la grabación de mi prédica en audio casetes necesitaba mil casetes y llamó al surtidor en otra ciudad. Ellos nos los enviaron y nos pidieron que les giráramos el dinero, esto significa que ellos confían en nosotros. Estamos agradecidos porque no se preocuparon de nuestro crédito; si lo hubieran hecho, no nos los habrían mandado. Dios, claramente especificó en la Biblia la forma de


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 111

redimir a los pecadores, el camino de la salvación, el camino al reino de los cielos; son promesas; cuando las creemos, estamos seguros de nuestra situación antes de morir. Si usted no cree en las promesas de la Biblia, dirá que no conoce su destino antes de que muera. Será demasiado tarde cuando esté delante de Dios y entonces sepa a dónde tiene que ir. ¿Qué podría usted hacer, sabiendo que ya está en el infierno? ¡Nada! Dios nos dio la Biblia y nos envió a Jesús para perdonar nuestros pecados y mandarnos al cielo. Nadie dice: “Yo no creo en Dios, por favor, tenga misericordia de mí”. Mucha gente dice que cree en Dios; sin embargo, cuando no creen en la palabra de Dios, quiere decir que ellos no creen en El. Estoy seguro de que iré al cielo aunque nunca hubiera estado ahí, porque yo sé que Él no es un mentiroso y que la Biblia no dice mentiras. Este mundo no es mi hogar. Dios prometió el reino eterno muy claramente, El prometió llevarme algún día. La gente que no confía en dicha promesa no sabe a donde va sino hasta que muera. Amigos, el apóstol Pablo no fue salvo por las buenas obras que hizo. El ladrón en la cruz no recibió salvación por su mérito. Ellos no fueron salvos por sus esfuerzos o por obedecer perfectamente la ley. Y es lo mismo para la adúltera. Nunca podremos santificarnos de nuestros pecados con la ley. Si pudiéramos evitar cometer pecados, no habría necesidad de la redención. No podemos acatar los mandamientos de la ley y por lo tanto no


112 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

somos nada más que pecadores. Y es por eso que necesitamos la ley, pero la ley de la gracia. ¡Qué maravillosa es la ley de la gracia! La ley de Moisés hace al pecador, pecador. La ley del amor hace al pecador, justo. Amigos, no les estoy diciendo que voy a ir al cielo porque no tengo ningún pecado y porque no he cometido ni un pecado, tal como decir mentiras o robar algo. Un día había un concurso de mentirosos, muchos venían y le decían al auditorio las peores mentiras, para probar que eran los más grandes mentirosos en el mundo. El último concursante dijo así: “¡Damas y caballeros! No estoy seguro de que sea un pecador porque nunca he dicho una sola mentira desde mi nacimiento. Verdaderamente no sé cómo decir una mentira. Estoy aquí solamente porque la gente me empujó para participar en el concurso. Me voy porque yo creo que no califico para este lugar”. El último concursante, por supuesto, ganó el primer lugar en la ceremonia de premios. El hombre que dijo: “Yo nunca digo mentiras” es el mentiroso más grande. Todos somos pecadores. Todos tenemos pecados. Pero el Señor cambió la ley y nos hizo limpios y justos. ¿Qué dijo El después que escribió en el suelo? “No te condeno. ¡Inocente!”. Amigos, antes de entender el secreto, yo envidiaba a la mujer cuando leía la Biblia. Yo la envidiaba porque recibió clemencia de Jesús cuando iba a ser apedreada. Otra persona que yo envidiaba era al ladrón en la cruz que estaba junto a Jesús. ¡Qué hombre tan bendecido!


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 113

El pudo ir al paraíso con Jesús aunque fue ejecutado. Después yo supe que la adúltera no era nadie más que yo. El ladrón de la cruz soy yo. Pude entender que lo que El le dijo a ella era para mí. Lo que El le dijo al ladrón era para mí. Cuando se abrieron mis ojos, las historias de David, Pablo, etc., eran todas para mí. Yo podía creer que “no te condeno” eran palabras para mí. Jesús me dijo que no me condenaba. El me llamó limpio, me llamó justo. ¡Aleluya! Es por eso que soy justo, no porque no peco. Si hubiera un hombre que fuera justo por obedecer la ley, ese hombre sería el que confía en su propia obra. Pero el hombre que fue justo como yo por causa de Jesús es porque confía en El. Todos mis pecados, fueron perdonados sin pago de obras y ningún esfuerzo, solamente por gracia. No porque yo no hubiera pecado o porque no hubiera dicho mentiras, sino porque creí en Jesús que fue crucificado en la cruz, mis pecados fueron limpiados en la cruz. Ya es muy tarde, voy a dejar mi prédica para que tengamos una plática. Veamos Romanos 4:4. ¿Ya lo encontró?: “Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”.


114 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

¿Puede Dios llamar pecador al justo? De ninguna manera. El pecador está lleno de pecado, el justo es justo. Dios no llama al pecador justo. Dios se tardó al juzgar a los pecadores hasta que Jesucristo muriera en la cruz para que limpiara sus pecados completamente y poder llamarnos justos. El vio que nuestros pecados fueron limpiados cuando Jesús fue crucificado. Dios dijo que nosotros seríamos justificados después de que Jesús fuera crucificado. Desde el punto de vista de Dios, Jesús limpió todos nuestros pecados. ¿Cómo lo ven? Si están de acuerdo con Dios y creen que fueron redimidos, son justos por fe. Si insisten en decir “Pero todavía soy pecador”, están diciendo que Jesús no limpió su pecado en la cruz. Algunas personas dicen en oración: “Señor, por favor, perdona mi pecado”. Bueno, ¡pero piénsalo bien! Amigos, cuando clavaron a Jesús, ¿El limpió sus pecados o no? El hizo un trabajo perfecto. ¿Hay necesidad de pedir el perdón de sus pecados una y otra vez? Usted podría preguntar: “Pero, ¿y no volvemos a pecar?”. La respuesta a su pregunta, de parte de Jesús, es: “¿No te limpié el pecado que tú cometiste otra vez?” Aquí podemos ver la diferencia de pensamientos de acuerdo con su creencia. Los creyentes dicen: “Mis pecados fueron limpiados y quedaron tan blancos como la nieve”. El incrédulo dice: “Pero todavía soy un pecador”. Así que un incrédulo depende de su esfuerzo, de su


3. Una Mujer Sorprendida en Adulterio | 115

propia obra y no de la gracia de la cruz de Jesús. Es por eso que él tiene que hacer lo mejor para obedecer la ley. “Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo”. (Gálatas. 3:25). La cosa más importante es que Jesús no juzgó a la mujer con la ley de Moisés. Si él lo hubiera hecho, ella hubiera tenido que ser apedreada. Jesús la juzgó con la ley del amor y de la gracia, la cual es totalmente diferente a la ley de Moisés. Esta noche amigos, si ustedes están delante de la ley de Moisés, serán maldecidos. Vengan a la ley de la gracia de Jesucristo y podrán ser limpiados de su pecado. ¿Les molestaría inclinar sus cabezas con sus ojos cerrados y escuchar mi invitación? Amados amigos, ustedes escucharon una historia admirable esta noche, Jesús vino y juzgó con amor y no con la ley y nos hizo limpios. Yo sé que una hora no es suficiente para explicar la verdad. Si alguno de ustedes se ha identificado con lo que yo he dicho, por favor repita conmigo: “Señor, yo soy la adúltera, soy malo, vergonzoso y sucio. Esta noche quiero ser limpio de mi pecado como la mujer que vino a Jesús y fue salva. Deseo ser libre de la cadena del pecado por la sangre preciosa derramada en la cruz. Por favor, ten misericordia de mí. Por favor ¡sálvame!”. Levante su mano el que quiera nacer de nuevo y quiera recibir la gracia de la redención eterna. Gracias.


4 Un hombre enfermo Por 38 años

V

amos a comenzar leyendo algunos pasajes. Leamos en el evangelio de Juan capítulo 5, versículo 1:

Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Bethesda, el cual tiene cinco pórticos. En estos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que


118 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

tuviese. Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día.” (Juan 5: 1-9). Había una vez un vendedor de sal que vivía en una región montañosa. El siempre cargaba su sal en un bulto. Viajaba a lo largo y ancho del país para comercializar su sal y cambiarla por granos, hierbas, miel y cosas semejantes para vivir. Un día caliente de verano, el vendedor estaba descansando a la sombra de un árbol grande, debajo del cual dos personas de la aldea estaban jugando ajedrez. Mirando al extranjero, uno de los jugadores lo llamó y le dijo: “Joven, quiero preguntarle algo. Yo era siervo del Primer Ministro ‘Lee’ en la capital, descendí a esta lejana región y he trabajado duro para desarrollar estas tierras abruptas, de manera que hoy están mejor. Me acuerdo que el hijo de mi señor anterior, fue a la escuela para prepararse. Nuestros hijos aquí en la aldea merecen disfrutar de una buena educación y como usted es un vendedor que


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 119

anda por todos los rincones del país, considero que usted es la persona ideal para recomendarnos un buen maestro”. El vendedor de sal pensó que él podría ser esa persona. Aunque era una persona sin educación, casi analfabeta, ya había observado que la gente de esa región era aún más ignorante que él y estaba seguro de que podía tener una vida mucho mejor y más cómoda enseñando, que con el arduo trabajo de vender sal. “Para ser sincero con usted”, le respondió, “una vez fui profesor en la capital hasta que hubo un disturbio político. Ahora estoy ocultando mi profesión, vistiéndome como vendedor de sal”. Toda la gente de la aldea estaba tan contenta de conocer un hombre tan entendido y conocedor que intentaron persuadirlo para que aceptara la propuesta de enseñarles a sus hijos. Intencionalmente rehusó varias veces antes de aceptarla; con esto les hizo creer a los aldeanos que era de buenas intenciones. Al día siguiente, la gente de la aldea no perdió tiempo y convocaron una audiencia pública sobre el asunto de contratar al ‘maestro’. Inmediatamente después de una votación unánime, empezaron a construir una escuela y la casa del maestro. También le compraron la mejor ropa, un abrigo y algunos accesorios (zapatos y sombrero). Lo trataban como a un rey. El supuesto maestro no hizo absolutamente nada, hasta el día que el edificio escolar estuvo listo.


120 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

El primer día los estudiantes llegaron a la escuela con mucha curiosidad y con la esperanza de aprender a leer y escribir. Este ignorante vendedor de sal no tenía nada que enseñar, por supuesto, pero él sabía que tenía que enseñar algo. “Tomen su lápiz y escriban estas palabras en su cuaderno. Escríbanlas tal como las escribiré en el tablero”. El comenzó a escribir en el tablero y los alumnos hicieron lo mismo en sus cuadernos. “Sí, señor”. “J-E-N-T-E” (gente) “L-I-V-E-L-U-L-A” (libélula) “S-A-P-A-T-O” (zapato) “C-A-V-A-Y-O” (caballo) “Eso es todo por hoy, muchachos. Vayan a casa y practiquen escribiendo estas palabras”. Los niños estaban tan contentos de tener un maestro y de aprender palabras nuevas para escribir. Los aldeanos hacían que sus hijos en casa llenaran hojas enteras escribiendo una y otra vez las mismas palabras y las recordaran fácilmente. Al siguiente día, los niños aprendieron tres palabras más: “I-S-T-O-R-I-A” (historia) “V-A-R-C-O” (barco) “H-I-G-L-E-C-I-A” (iglesia) Los niños escribían una y otra vez “JENTE LIVELUL A - SAPATO - CAVAYO - ISTOR IA -


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 121

VARCO - HIGLESIA”. Y aún los padres seguían a sus hijos, recordando el viejo dicho que dice: ‘nunca es tarde para aprender’. Ellos creían que estaban aprendiendo a escribir correctamente más palabras cada día y que eran más inteligentes. Los ancianos del pueblo competían entre sí para proveer al maestro de muebles finos, incluyendo una cama y un sofá muy bonitos. Además le daban alimentos deliciosos en las mañanas y en las tardes, todos los días. Los alumnos aprendían tres o cuatro palabras nuevas cada día. De esta manera el vendedor de sal pudo sobrevivir varios meses antes de que surgiera alguna queja… hasta que finalmente. “El otro día usted nos enseñó a escribir ‘HIGLECIA’. Y hoy ‘IGLESIA’. ¿Cuál de las dos está correcta?”. “Nadie es perfecto… aún los maestros pueden cometer errores, además ustedes hacen muchas preguntas. Si tienen más preguntas háganmelas después de clase”. “Sí, Señor”. Luego de concluir la clase con su emocionante historia viajera, de la cual se sentía muy orgulloso, llegó a la conclusión de que ya era tiempo de escapar antes de ser descubierto. Él sabía que si lo descubrían lo matarían a palo. Una mañana, cuando sus estudiantes entraron, él les dijo que no se sentía bien y les pidió que regresaran al día siguiente. Después empacó todas sus pertenencias y huyó, aprovechando la oscuridad de la noche. Al día siguiente, el maestro de la aldea no se encontraba por


122 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

ningún lado. Lo buscaron hasta no quedar piedra sin voltear. Buscaron en su casa y en toda la aldea, pero no lo encontraron por ningún lado. Todos lamentaban la desaparición de su maestro. Los niños lloraban: “Era un buen maestro”. “Nos dio esperanza”. “Era un placer aprender con él. ¿A dónde te fuiste maestro?”. Los padres decidieron unánimemente que deberían tener un maestro nuevo para la aldea. No perdieron tiempo y mandaron a las dos personas que podían caminar más rápido a la capital para encontrar otro maestro inteligente como el que habían tenido. Los aldeanos tuvieron éxito en encontrar otro maestro. De camino a casa le contaron al nuevo maestro qué tan excelente y habilidoso era el maestro a nterior. Continuamente le decían cuánto lo amaban, porque toda la comunidad había desarrollado una pasión por aprender después de que él había llegado. El nuevo maestro se sintió inseguro de enseñar a los aldeanos. El pensó: “¿Podrán estar satisfechos con un maestro como yo, tomando en cuenta que su último maestro era uno distinguido y con tan sobresalientes habilidades?”. En su primer día de clase, el nuevo maestro revisó lo que los estudiantes habían aprendido de su maestro anterior: “¿Podrían enseñarme lo que aprendieron de su maestro anterior?”. Ellos esperaban con ansiedad el momento de poder lucir su habilidad para escribir y después de disputarse


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 123

el primer turno, uno de ellos pasó al tablero y empezó a escribir: “JENTE - LI V ELU L A - SA PATO CAVAYO - ISTORIA - VARCO - HIGLECIA”. El estaba escandalizado, pero no podía decirles que su maestro anterior era un timador, simplemente les dijo que su enseñanza podía ser más difícil de entender y menos fascinante para aprender. Los estudiantes tomaron asiento y estaban listos para empezar la clase. Comenzó a impartir su lección. “Muchachos, ¿Conocen la letra Z?” “No, nunca”, contestaron. “Es que ZAPATO se escribe con Z y no con S.” “Señor, tengo una pregunta”, interpuso un estudiante. “Se nos enseñó a escribir «SAPATO» Creo que usted está equivocado”. “Oh, no. Estoy en lo correcto. Se escribe ZAPATO”, contestó el maestro. Los estudiantes estaban confundidos. Algunos de ellos escribían “ZAPATO” mientras otros “SAPATO”, El maestro continuó tratando de enseñarles, “CABALLO”, pero muchos insistieron: “CAVAYO” “IGLESIA”, escribía el maestro. “No, señor. Se escribe con H y con C”. “BARCO”. Prosiguió el instructor. “No, se escribe VARCO”. “HISTORIA”. “No señor, ISTORIA es sin H. Lo que usted nos está enseñando es demasiado difícil de entender para noso-


124 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

tros y totalmente diferente de lo que aprendimos de nuestro maestro anterior”. El maestro nuevo ya no pudo continuar su enseñanza en esa aldea y tuvo que irse de la aldea a los pocos días. La gente de esa área montañosa lejana y remota no tenía manera de discernir cuál era el maestro adecuado para ellos. Pero si hubieran ido a la gran ciudad, ellos se hubieran dado cuenta de que el vendedor de sal era un canalla mentiroso. En un lugar de ignorancia la gente no sabe quién miente y quién dice la verdad. Simplemente siguen a los demás y hacen lo que parece más razonable. La mayoría de la gente que se congrega, solamente están imitando a otros cristianos por no entender la verdad. Aunque sea difícil, tenemos que empezar desde el principio. ¿Por qué cree usted en Jesús? ¿Por qué va al templo? ¿Por qué está usted aquí hoy? ¿Por qué está su vida tan agobiada? ¿Por qué no puede usted vivir la vida de un buen creyente? Debe haber una buena razón. Nosotros fuimos arrojados del Edén con nuestro pecado y no podemos venir ante Dios por nuestro pecado, lo que quiere decir que hay una barrera de pecado entre Dios y nosotros. Estando separados de Dios, nos sentimos incómodos, así como se siente una oveja perdida en la montaña. No hay verdadera paz en el hombre aunque sea rico, de buena apariencia, culto o poderoso. ¿Por qué creemos en Jesús? Porque el hacerlo quita la


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 125

barrera del pecado entre Dios y nosotros, para que podamos tener la misma libertad que tenía Adán antes de desobedecer a Dios y así tener comunión con Él sin la barrera del pecado. ¿Cómo, pues, se puede ser limpio del pecado? No se burle del vendedor de sal que enseñaba a escribir ZAPATO con S. Aún es más ridículo cuando la gente hace a un lado la Biblia y trata de limpiar su pecado a su manera. Conocí a un joven que asistió a un campamento cristiano durante varios días, y le pregunté: “¿Qué aprendió en el campamento?”. “Aprendí como limpiar mis pecados”, me contestó. “Ah, ¿Cómo lo hiciste?”, le volví a preguntar. “El predicador nos dijo que deberíamos escribir cada pecado que habíamos cometido en una hoja de papel y luego quemarla en la hoguera. Así es como limpiamos nuestros pecados”. Este es un buen ejemplo de la enseñanza del vendedor de sal en la parábola. ¿En qué parte de la Biblia se menciona que nuestros pecados se queman en una hoguera para que sean perdonados? ¿Quién enseñó así en la Biblia? ¿David? ¿Pablo? ¿Pedro? ¿Acaso Jesús nos enseñó eso? El vendedor de sal puede ser maestro cuando todos son ignorantes. Hace algunos años, una radioemisora llamada “Asian Broadcasting Service”, me pidió que predicara para la audiencia de Norcoreanos y para los Chino-Coreanos. Hablé sobre el perdón del pecado y la respuesta fue


126 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

excelente. Muchos pastores me escribieron cartas diciéndome que la predicación había sido muy buena y también me preguntaron si yo había escrito algunos libros. Algunos de ellos usaron mi programa radial durante su servicio de adoración por la mañana; otros pensaron que lo que yo decía era extraño, pues era diferente de lo que habían aprendido. Yo les estoy diciendo a ustedes, ¡ya no sigan escribiendo “ZAPATO” con S’! Es necesario obtener la limpieza de nuestros pecados basándonos en lo que la Palabra enseña. El escribir sus pecados en una hoja de papel y quemarla no significa nada. ¡Eso no limpiará sus pecados! Hacer eso es como escribir ZAPATO con S. Nosotros le pusimos por emblema “El Perdón de Pecado” a esta campaña. ¿Cómo podemos ser perdonados de nuestros pecados? ¿Cómo podemos nacer de nuevo? ¿Cuál es la manera correcta para obtener el perdón de pecado en la Biblia? Usted necesita encontrar la respuesta en la Palabra de Dios porque, ¿qué pasaría si usted se fuera al infierno por causa de una creencia equivocada, así como que usted mismo puede borrar sus pecados anotándolos en una hoja y quemándolos en la hoguera? El cielo es para aquellos cuyos pecados han desaparecido; no para quienes aún tienen pecado. El Espíritu Santo no reposará en el corazón de un pecador. De modo que si un hombre todavía es pecador no puede hablar en lenguas, profetizar y echar fuera demonios.


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 127

Eso es antibíblico. Antes de hacer estas cosas usted primero debe haber sido limpio de su pecado. El Espíritu Santo no entrará en su corazón sino hasta que haya sido limpio del pecado y quede más blanco que la nieve, Isaías 59:1-2 claramente explica esto: “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír”. Ser hermoso, alto, rico, culto, etc. no hace diferencia alguna. El Espíritu Santo no puede morar en el corazón de los pecadores. Es por eso que debemos ser perdonados de nuestros pecados. Hace algún tiempo una dama no religiosa se casó con un hombre cuya familia era miembro de una iglesia. La suegra de ella continuamente repetía que le gustaría ver que su nuera aceptara la fe y que el Espíritu Santo entrara en su corazón. La joven empezó a orar y a ayunar por varios días esperando recibir el Espíritu Santo. Finalmente algo entró en su corazón y una voz le dijo: “Soy el Espíritu Santo”. Ella le comentó lo sucedido a su suegra. La suegra estaba muy apenada por haber sido tan dura con ella. Toda la familia pensaba que ya era cristiana y estaban muy contentos, pero después de un tiempo comenzó a comportarse muy


128 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

extraño… a los pocos días se hizo demente y terminó volviéndose completamente loca. Como dije, el Espíritu Santo no puede entrar en el corazón de los pecadores. Él no lo hace porque no puede. Sus “grandiosas señales” antes de ser salvo tales como el don de lenguas, la profecía, o las visiones, no tienen nada que ver con Dios. Usted necesita entender esto claramente desde el punto de vista de la Biblia. Satanás nos hace creer que él es el Espíritu Santo y nos engaña para que hagamos obras falsas. Usted tiene que haber sido limpio de su pecado para recibirlo. Él no entrará en su corazón hasta que no esté tan blanco como la nieve de arriba hasta abajo. Desde ese momento, Jesús, quien es santo, caminará con usted. Jesús es el Señor de amor. Una vez que entra en su corazón nunca se irá, se quedará para siempre. La Biblia dice: “Os enviaré un Consolador. Él estará con vosotros para siempre”. La gente a veces está animada y otras veces desanimada, dependiendo de sus emociones. Esto no está basado en lo que Jesús dijo. Él dijo que primero es necesario ser purificado del pecado antes de diezmar, orar en la mañana o ayunar. Al ser salvo del pecado usted cambiará automáticamente. Ayer fue 7 de octubre, ¿No es verdad? Ayer cumplí 25 años de haber nacido de nuevo. Yo nací físicamente el 1º de Junio de 1944 y nací de nuevo el 7 de octubre de 1962. Tengo dos cumpleaños.


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 129

Cuando era joven, iba al templo temprano en la mañana todos los días. Sintiéndome un poco cansado, oraba antes de que alguien llegara. Yo había estado sufriendo mucho con mis pecados, de manera que estaba ocupado confesándolos. En esos días, la electricidad no era muy estable. Frecuentemente se iba durante el servicio de adoración, así que yo prendía una lámpara de gas primero, golpeaba una campana y empe z aba a confe sa r mis pec ados de rod i l la s. Preocupado por no quedarme dormido, no oraba en silencio sino que tenía que orar en voz alta asegurándome de que nadie anduviera por ahí y me escuchara. Así comenzaba yo mi día: “Señor, mentí, odié a alguien, por favor, perdóname.” Cuando escuchaba a alguien venir, dejaba de hacerlo y empezaba el servicio matutino con ellos. Después que ellos se iban, continuaba orando. Hacía mi mejor esfuerzo para no cometer pecados durante el día. Mi lengua larga era la razón por la que pecaba tanto, decía muchas mentiras. Mis amigos me preguntaban: “¿Cuánto pagaste por tu reloj?”. “Diez dólares”. Eso era el doble de lo que había pagado por él. Inmediatamente los versículos del Apocalipsis me golpeaban, “y todos los mentirosos, tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda…” Tenía miedo de tener que ir al infierno por haber mentido ese día. El día siguiente, temprano por


130 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

la mañana, me hallaba orando por ese pecado. La mejor manera para no decir una mentira era mantener la boca cerrada, lo cual intenté hacer durante varias horas solamente para darme cuenta de que no funcionaba. Finalmente visité a mi pastor y con mucha vergüenza le confesé mis pecados. Confesé: “Mucha gente dice que yo soy un joven íntegro, pero en realidad no lo soy. He cometido pecados tales como... ¿Cómo puedo ser perdonado de mis sucios pecados?”. “Tienes que arrepentirte”, contestó mi pastor. “Ya lo hice, pero no funcionó”, le respondí. “Tienes que dar fruto de arrepentimiento”. “¿Cómo puedo hacer eso?”. “Tienes que pagar por las cosas que robaste”. “Tienes que compensar por los daños que hayas hecho a los demás”, me reiteró. Yo pensé dentro de mí: “No soy escogido por Dios, porque yo sé que nunca podré pagar por todas mis fe c hor í a s. He c ome t ido dem a si a dos p e c a dos. Amenazaba a mis amigos para que me compraran galletas, les mentía, los odiaba, los envidiaba…”. Una vez que supe que no era un hombre escogido de Dios, me desanimé, sufrí y agonizaba. Me abandoné en desesperación. Empecé a f umar y a beber. Estaba luchando con la idea de que iría al infierno”. Entre más me hundía en el pecado, más amargo se volvía el dolor que había en mi corazón. El sonar de las campanas del


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 131

templo casi me volvía loco. Ir a los servicios no ayudaba. El confesar, arrepentirme, ayunar, orar toda la noche y llorar solamente hacían que mi corazón se sintiera más cargado aún. ¡Santos! Aunque dije santos no sé si todos ustedes son santos. Santos son las personas que no tienen pecado. Santos son aquellos sin mancha, irreprochables y santos tal como la palabra lo indica literalmente. Yo he presidido muchas conferencias en muchos lugares como templos, colonias de leprosos, campos militares, escuelas, prisiones y demás. Cuando yo les pido a las personas que levanten la mano si quieren ser perdonadas del pecado, muchos lo hacen. Muchos de ellos son damas y caballeros de buen aspecto, al menos aparentemente. Pero sus conciencias los mueven a levantar la mano. Son personas que van a la iglesia con caras piadosas, pero que aún no han recibido el perdón del pecado. La Biblia nos habla acerca de ese tipo de hombre. Él es Naamán, el General de las tropas de Siria en 2 Reyes 5. Él era un gran general con armadura resplandeciente, pero debajo de la armadura, su piel se estaba pudriendo por la lepra. Él no es más que un reflejo de los creyentes de hoy. Se pueden ver como cristianos muy devotos, diáconos, miembros del coro, o maestros de escuela dominical; pero muchos de ellos están sufriendo por sus pecados pues no saben qué hacer con ellos. Déjenme mencionar una vez más la historia de la


132 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

mujer sorprendida en adulterio; ayer prediqué sobre ella. Los escribas y los fariseos vinieron con piedras para matarla. Jesús dijo: “El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en arrojar la piedra contra ella”. Ni uno sólo pudo apedrearla. ¿Por qué? Cuando se revisa solamente el aspecto exterior, ellos, parecían limpios; la mujer, por el contrario, no lo parecía. Pero si los revisamos en su interior, todos ellos eran pecadores sin diferencia alguna con la mujer adúltera. Usted no debe evitar este asunto del pecado, lo lamentaría el día del Juicio. Necesita tener una solución clara y precisa acerca de su pecado antes de que sea tarde. Cosas como diplomas o títulos no servirán en ese día. Lo único que importará será tener un corazón limpio, que sea tan blanco como la nieve, a través de la salvación. Sin la perfecta salvación, todas las buenas obras que usted hizo para Dios no le ayudarán. Exactamente, ¿cuál será la manera bíblica de recibir el perdón del pecado? La gente no sabe. Muchos han crecido en Dios durante diez, veinte ó treinta años y todavía son pecadores. Al morir, ¡van al infierno!, ¿no? Amados, ¿Para qué creen ustedes en el Señor? Para ser perdonados de sus pecados, ¿no es así? Yo le pregunto a uno de ustedes: “¿Está usted limpio de pecado?” “Claro que sí”. “Entonces no hay pecado en usted, ¿correcto?”. “Por supuesto que sí tengo pecados en mí”.


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 133

No, ese argumento no es lógico. El razonamiento de esta persona es autoconflictivo. Si todos los pecados son limpiados, no debería quedar ningún pecado en su corazón. Si aún hay pecado en su corazón, entonces la salvación que recibió es vana. Si aún hay pecado en su corazón, lo que Jesús hizo en la cruz no tendría validez. No podemos cubrir todo lo relevante a este tema en un sólo día. Hagámoslo poco a poco. Ya que la salvación ocurre en nuestros corazones, lo más importante para la salvación es la disposición de sus mentes. John Wesley, fundador de la Iglesia Metodista, fue un siervo ferviente de Dios. El trabajaba mucho ayudando a los pobres y predicando el evangelio en las áreas de los barrios bajos, la gente que estaba a su alrededor lo llamaba “El Ferviente”. Tuvo la oportunidad de ir a Norteamérica para predicar el evangelio. Iba a bordo de una pequeña nave para cruzar el Océano Atlántico. A medio camino, hubo una tormenta en alta mar. Estaba tan asustado que temblaba de miedo en la parte baja del navío. De repente él podía oír unos himnos que venían de algún lugar. Empezó a caminar hacia donde cantaban los himnos. Un grupo de hombres vestidos pobremente cantaban con increíble paz mientras ataban un objeto con cuerdas. El no tenía idea de quiénes eran esas personas que estaban a unos pasos de él y que actuaban como si no ocurriera nada. Pero vio que eran personas con mucha más fe que él, que era.... un pastor y misionero.


134 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Afortunadamente, el barco no se anegó sino que arribó en América. Un hombre llamado Spangenberg le habló a él. “Sr. Wesley, ¿Me permite hacerle una pregunta?”. “Sí, ¿cuál será?”. “¿Conoce usted quién es Jesús?”. “Claro que sí”. “Entonces usted sabe que él es el Salvador que vino a salvarnos a todos de nuestros pecados”. “Claro, eso es seguro”. “¿El Salvador del mundo lo salvó a usted, señor Wesley, de todos sus pecados? ¿Todavía está usted en ellos o es salvo de sus pecados?”. La salvación es erradicar todo su pecado. Si usted grita que es salvo, mientras se está ahogando en el mar, ¿esto suena lógico? después de ser rescatado del mar, usted puede decir ‘soy salvo’. Luchar en el mar significa que aún no se es salvo. Regresando a la historia, John Wesley no pudo contestar. Por supuesto que, de querer, él podría haber dicho que sí, pero sólo permaneció sentado con la cabeza inclinada. Regresó a casa sin traer ningún fruto de América. Más adelante, accidentalmente, se encontró en una pequeña iglesia en Inglaterra donde escuchó que Martín Lutero habló sobre la carta a los Romanos. Allí escuchó un testimonio claro y detallado de la salvación del pecado. Él fue cambiado drásticamente de aquel día en adelante.


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 135

Los poderosos siervos del Señor como D. L. Moody obtuvieron la victoria sobre el pecado con el poder de Jesús, predicaron el evangelio con el poder de Jesús y vivieron por medio del poder de Jesús. Un día, Jesús fue a un estanque llamado Bethesda. Se decía que un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque y agitaba el agua; y el primero que descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviera. Es por eso que toda clase de enfermos se reunían alrededor del estanque: ciegos, cojos y supongo que hasta pacientes con cáncer. Entre ellos yacía acostado un hombre que tenía 38 años de estar enfermo. Jesús le vio y se acercó para preguntarle: “¿Quieres ser sano?”. Era un hombre que había estado enfermo por mucho tiempo, no podía moverse por sí mismo. Sin embargo, permaneció allí esperando alguna oportunidad muy remota, quizás una en un millón, para descender al estanque antes que los otros enfermos. Supongo que no tenía familiares o amigos cerca de él ya que llevaba mucho tiempo enfermo. Yacía defecando y comiendo (si alguien le daba) en el mismo lugar. Su única esperanza era descender rodando al estanque mientras que los otros hombres enfermos entraran en un sueño profundo, luego que un ángel hubiera agitado el agua. Disculpen, pero me pregunto si este hombre los describe a ustedes y su fe. ¿Acaso no han intentado muchas cosas que de nada les han servido y están ahora


136 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

solamente esperando que algo bueno suceda algún día, de alguna manera? No confíen en posibilidades irreales que jamás verán. Jesús visitó al hombre, pero el hombre no sabía quién era. Frecuentemente Jesús visita su corazón. La Biblia dice en Apocalipsis 3:20: “He aquí estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”. Jesús frecuentemente toca a su puerta preguntando: “¿Quieres ser sano?”. “¿Quieres tener una mejor vida cristiana?”. “¿Quieres una vida victoriosa?” ¿Quieres recibir el perdón de tus pecados?”. ¿Puede Jesús sanar a alguien de una vez por todas? Sí. ¡Sí puede! Pero el enfermo por 38 años no lo creía así. Él no había considerado aunque Jesús no sólo le ayuda a uno para que trabaje fuerte y excelentemente, sino que lo renueva completamente. Era imposible que el hombre enfermo entrara en el estanque por sí mismo. Es interesante notar quién agitaba el agua. Un ángel lo hacía. ¿Qué representa un ángel en la Biblia? La Biblia dice que Dios nos dio la ley a través de un ángel. Cada versículo tiene su compañero en la Biblia. Es imposible que nosotros lleguemos a ser santos y justos al tratar de sujetarnos a la ley, así como le era imposible al enfermo bajar al estanque cuando el agua estaba agi-


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 137

tada… Él ni siquiera podía mover su cuerpo. Si este hombre hubiera podido meterse al agua por sí mismo, entonces Jesús no hubiera ido hacia él. En Romanos 3:19 dice: “Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios”. ¿Es la ley buena o mala? Es buena, por supuesto. El problema es que no podemos guardar toda la ley. No habría nada mejor que la ley, si la pudiéramos guardar. Pero sin importar qué tan buena sea, la ley es inútil si nosotros no la podemos obedecer. ¿Cómo llegó usted a ser pecador? El asunto es que usted no guardó la ley. Por lo tanto, la ley habla de aquellos que la quebrantan. ¿A quién le dice usted “no mientas, no adulteres, no robes o engañes”? Lo decimos a quienes roban, engañan, mienten y adulteran. La razón por la que Dios nos pidió a nosotros que no mintiéramos y no adulteráramos es por que mentimos y adulteramos. Es imposible que nosotros lleguemos a Dios por medio del cumplimiento de la ley. Si alguno se jacta de obedecerla es un hipócrita. Nadie puede obedecer la ley enteramente. En Romanos 3:21 dice:


138 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas”. En el Antiguo Testamento, Dios dice que nosotros podemos ser justificados si guardamos la ley perfectamente. Por esta razón realizamos nuestro mejor esfuerzo para vivir de acuerdo con la ley. Pero todos quebrantaron la ley, de manera que la justicia tenía que ser manifestada aparte de la ley. Digamos que aquí tenemos un vaso de cristal. Este vaso representa mi justicia. Si peco se quebrará mi justicia, ¿sí o no? se romperá, y yo trataría de remendarla. Como no puedo ir al cielo sin justicia, trataré de arreglar mi justicia poniéndole pegamento y remendando las piezas suplicando: “Oh, Señor, perdóname”. Es por esto que Isaías dice: “Todas nuestras justicias son como trapo de inmundicia”. Nuestra ‘justicia’ es aquel vaso que se rompió y está sin forma. Hacemos un inútil esfuerzo en tratar de remendar nuestra destrozada justicia para ir al cielo. Al tratar de pegar una parte, otro pedazo se rompe, cuando tapamos una gotera, aparece otra gotera. Cuando Dios nos mira con ese tipo de justicia imperfecta, se decepciona. Es por ello que Dios nos pide que nos presentemos delante de Él por medio de la justicia de Jesucristo y no por medio de la nuestra. Para entrar al cielo necesitamos tener justicia. ¿De


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 139

quién es la justicia que se quiebra cuando pecamos? la nuestra, por supuesto. La justicia de Jesucristo no se rompe. Sería terrible si Jesús pecara también, ya que no habría manera de que nosotros fuéramos al cielo. Nuestra justicia es la justicia rota, pero yo puedo jactarme de poder ir al cielo porque yo recibí la justicia de Jesucristo. Aún cuando cometo errores, la justicia de Jesús no se rompe. Yo le entregué a Jesús mi justicia, la cual estaba rota y a cambio recibí su justicia. Jesús tuvo que morir en la cruz porque Él cargó con nuestros pecados en lugar de nosotros. Cualquier cosa mala que hayamos hecho ya fue transferida a Jesús. En cambio, la justicia que Jesús obtuvo por medio de su verdadera y fiel obediencia a Dios fue dada a nosotros. De manera que no podemos llevar nuestra ‘justicia’, obtenida por medio de buenas obras, al cielo. Los insensatos miran su propia justicia comparándose con los demás. Se sienten satisfechos al comparar su justicia con la de los que los rodean. Tratan luego de venir delante de Dios por medio de su propia ‘justicia’. Pero bajo el estándar (la norma) de Dios, los que van al infierno no califican para entrar al cielo. Cuando tememos presentarnos delante de Dios por no tener justicia, Jesús nos ofrece Su justicia y nos manda presentarla ante Dios. Es por eso que yo puedo presentarme delante de Dios con certeza y decir: “¡Soy santo!”. El justo no es ninguna persona en particular, sino


140 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

simplemente aquella persona que tiene justicia. ¿Quién es un hombre rico? El que tiene mucho dinero. Y, ¿quién es un limosnero? Es el que no tiene dinero y tiene que mendigar por él. De la misma manera podemos entender quien es un justo. La Biblia dice: “No hay quien haga lo bueno, no hay siquiera uno”. Si miramos nuestra justicia, no hay justo, ni aún uno. Pero hay muchos justos quienes tienen la justicia de Jesús, la cual provino de Dios. Está escrito en la Biblia que Noé era justo. Santiago 5:16 dice: “La oración eficaz del justo puede mucho”. La Biblia dice que el Señor escucha la oración de los justos. No hay ninguno que sea justo por su propia justicia. Pero cualquiera puede llegar a ser justo por la justicia de Jesús. Para que usted se pueda subir en un autobús público, ¿qué debe tener? ¡Un boleto! No importa cómo consiga usted el boleto. Simplemente, con que usted tenga el boleto en la mano se le permitirá abordar. Teniendo la justicia de Jesús, se nos permitirá entrar al cielo. Así como está escrito en este himno: “Cuando él venga al sonido de trompeta, Oh, que sea entonces hallado en Él, Vestido en Su justicia nada más, Sin mancha delante del trono”. (Traducción literal) Podemos presentarnos ante Dios sin mancha alguna.


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 141

Supongamos que usted no tenía suficiente cantidad de dinero para pagar el pasaje del autobús y que yo se lo pago. ¿Acaso recibiría un servicio con restricciones sólo porque otra persona pagó por su pasaje? No, siempre y cuando usted tenga el boleto en mano, usted disfrutará del servicio completo. Para ir al cielo se tiene que tener el perdón, para viajar en bus, el boleto. Vamos al cielo con la justicia de Jesucristo. Por esto es que no importa cómo seamos, siempre y cuando llevemos Su justicia ante Dios en nuestra fe. Muy pronto iremos a su Reino. No está mal pasar por algunas dificultades de este mundo. Un poco de hambre no le hará daño. No se moleste tanto cuando es maltratado por alguno, o insultado. Siempre que viajo, cargo mi pasaporte conmigo. Dentro de mi pasaporte llevo mi licencia para conducir e identificación. Por esto es que dondequiera que yo vaya, mi licencia de conducir siempre va conmigo y también mi identificación. Si pierdo mi pasaporte también pierdo mi licencia; si encuentro el pasaporte, encuentro también mi licencia. Después de ser perdonados mis pecados, Jesús está conmigo y yo con él, de la misma manera en que mi pasaporte y licencia andan conmigo. Cuando mi pasaporte va a Seúl, mi licencia también va a Seúl. Cuando mi pasaporte va a Pusán, mi licencia también va a la ciudad de Pusán. Usando este mismo principio, si Jesús está en Seúl, yo estaré en Seúl; si Jesús está en Pusán, yo estaré en Pusán; y si Él


142 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

va al cielo, yo también iré al cielo. Solamente puedo ir al cielo si estoy en Jesucristo. Para poder entrar en Jesús tenemos que ser santos, porque Él es santo. Romanos 3:21 dice: “Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios”. Esta justicia no tiene nada que ver con la justicia que logramos por medio de guardar la ley y hacer buenas obras. Es la justicia que Jesucristo nos dio. Jesús murió en la cruz por todos nuestros pecados, en Romanos 3:22 dice, “ la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia”. Suponga que usted está comparando mi “justicia”, con la “justicia de otra persona”. Usted no diría que nosotros tenemos la misma “justicia” porque nuestra justicia es ganada por medio de obras. Pero nosotros no vamos al cielo como consecuencia de nuestras obras, sino por la gracia de Jesucristo, a través de Su justicia. No hay diferencia entre él y nosotros, cuando recibimos su justicia recibimos la misma justicia de Jesús, que no tiene nada que ver con obras. Romanos 3:23 dice: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”.


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 143

Dios le dice a usted que usted es justo. Si yo le digo que usted es justo, usted no le daría credibilidad a mis palabras. Esto es porque yo no tengo el poder de garantizar mis palabras. ¿Y que tal si Dios les dice: “Usted es justo?”. ¿Puede Dios llamar a una persona injusta, justa? Es difícil entender que Dios nos llame justos aunque nosotros seamos aún pecadores. Dios nos ama y quiere hacernos justos. Por esto, Él hizo que Jesús muriera en la cruz para limpiar nuestros pecados. Ahora todos nuestros pecados fueron lavados por la muerte de Jesús y Dios nos puede llamar justos. Si ustedes se preguntan cómo fueron lavados sus pecados, la Biblia les contestará lo siguiente: “Hace dos mil años, el precio de sus pecados fue pagado en la cruz y así es como ustedes fueron justif icados”. Nosotros creemos lo que la Biblia dice. Yo no creo en un Jesús que murió en la cruz pero que no pudo remover mis pecados dejándome tan blanco como la nieve. Algunos teólogos hoy en día dicen: “Jesús solamente se llevó el pecado que nos heredaron Adán y Eva, pero no los que hemos cometido”. La Biblia no contiene tales versículos. Si Jesús solamente limpió el pecado que traíamos, ¿cómo son limpiados los pecados que cometemos? Nosotros no podemos lavar nuestros propios pecados, Jesús tiene que hacerlo por nosotros. Cuando él lavó nuestros pecados, él no dijo, “solamente les lavaré la mitad de sus pecados y ustedes se


144 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

encargarán del resto”. Tampoco dijo: “les quitaré el 99.99% de sus pecados, y ustedes se encargarán del 0.01%”. Si Jesús hubiera lavado sólo el 99% de los pecados, yo tendría que ir al infierno por tan solo un pecado que quedó por fuera. La preciosa sangre de Jesús en la cruz es perfecta. No solamente lavó ciertos pecados sino todos los pecados... ¡fue la sangre perfecta! Hay muchos versículos en la Biblia que lo comprueban. También hay muchos pasajes en la Biblia acerca de cómo recibir el perdón del pecado. He estado escudriñando la Biblia durante los últimos 25 años, buscando todas las maneras posibles de recibir el perdón del pecado. La Biblia nos enseña cómo la gente de la época del Antiguo Testamento limpiaba sus pecados y cómo David recibió el perdón de su pecado. Yo lo puedo explicar basándome únicamente en lo que dicen las Escrituras. Cuando confesamos nuestros pecados a Dios, no tenemos que decirle que robamos algo, que le mentimos o que matamos a alguien. Primero tenemos que confesar que esencialmente somos seres humanos que no podemos evitar el cometer pecados. Cuando un espía se entrega, primero debe confesar que es espía, no las cosas que hizo como divulgar secretos, etc. No hay esperanza en nosotros. Nosotros damos fruto de pecado porque somos árboles de pecado. El peral produce peras y el manzano produce manzanas. Entre más tratamos de no cometer pecados, más pecamos.


4. Un hombre enfermo Por 38 años | 145

Intente no pecar y acabará pecando más. La gente que ha tratado de no pecar entiende de lo que hablo. Solamente Jesús puede hacernos libres del pecado. Cuando Jesús murió en la cruz por nuestros pecados no dejó pecado alguno en nosotros. Al morir en la cruz cargó con nuestros pecados. ‘Jesús’ significa “La Salvación del Señor”. Creer en Jesús significa creer en el hecho de que él me salvó de todos mis pecados. Podemos confiar que todos mis pecados fueron lavados quedando blancos como la nieve. Si tuviera pecados en mí aún después de que Jesús murió en la cruz, su muerte habría sido en vano. ¿Cómo pueden ser lavados mis pecados? Solamente puede hacerse con la sangre de Jesús. Hace 25 años yo estaba luchando con los pecados. En aquel tiempo yo asistía a los servicios de la Iglesia, era miembro del grupo de jóvenes, miembro del coro y maestro de la escuela dominical. Después de una larga lucha con mis pecados, por medio de la gracia de Dios recibí el perdón del pecado. Después de recibir el perdón, cuando leía la Biblia pude ver que mis ojos espirituales finalmente fueron abiertos. Pude entender muchos pasajes sobre el perdón de los pecados en la Biblia. He estado testificando de estos pasajes a otras personas, lo consideré mi misión. Sin embargo, cuando ya había hecho todos los preparativos, Dios le habló muy claramente a mi corazón: “En lugar de ir lejos a testificar necesitas testificar a aquellos que


146 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

no conocen del perdón del pecado aquí en Corea”. Fue muy difícil dejar mi idea de salir a otra nación, pero gracias a la guía de Dios he podido visitar toda Corea y testificar del perdón del pecado. Yo no trato de repetir estas palabras por el placer de hacerlo, sino para continuar testificando felizmente la Palabra de Dios. He presidido muchas asambleas cristianas en varias ciudades. Durante las conferencias, siempre anhelo escuchar a muchas personas decir: “Soy libre del pecado”. “He recibido Vida eterna” “Nací de nuevo” “El problema entre el Señor y yo ya está resuelto” “Aunque tuviera que irme hoy de este mundo, lo haría feliz”. Yo creo que el Señor estará contento de escuchar lo mismo de ustedes. Espero que todos puedan decirlo con corazón sincero.


5 El copero y el Panadero del Rey

C

omenzaremos leyendo en Génesis, capítulo 40, versículos del 1 al 23:

“Aconteció después de estas cosas, que el copero del rey de Egipto y el panadero delinquieron contra su señor el rey de Egipto. Y se enojó Faraón contra sus dos oficiales, contra el jefe de los coperos y contra el jefe de los panaderos y los puso en prisión en la casa del capitán de la guardia, en la cárcel donde José estaba preso. Y el capitán de la guardia encargó de ellos a José, y El les servía; y estuvieron días en la prisión. Y ambos, el copero y el panadero del rey de Egipto, que estaban arrestados en la prisión, tuvie-


150 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

ron un sueño, cada uno su propio sueño en una misma noche, cada uno con su propio significado. Vino a ellos José por la mañana, y los miró, y he aquí que estaban tristes. Y él preguntó a aquellos oficiales de Faraón, que estaban con él en la prisión de la casa de su señor, diciendo: ¿Por qué parecen hoy mal vuestros semblantes? Ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? Contádmelo ahora. Entonces el jefe de los coperos contó su sueño a José, y le dijo: Yo soñaba que veía una vid delante de mí, y en la vid tres sarmientos; y ella como que brotaba, y arrojaba su flor, viniendo a madurar sus racimos de uvas. Y que la copa de Faraón estaba en mi mano, y tomaba yo las uvas y las exprimía en la copa de Faraón, y daba yo la copa en mano de Faraón. Y le dijo José: Esta es su interpretación: los tres sarmientos son tres días. Al cabo de tres días levantará Faraón tu cabeza, y te restituirá a tu puesto y darás la copa a Faraón en su mano, como solías hacerlo cuando eras su copero. Acuérdate, pues, de mí cuando tengas ese bien, y te ruego que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa. Porque fui hurtado de la tierra de los hebreos; y tampoco he hecho aquí por qué me pusiesen en la cárcel. Viendo el jefe de los panaderos que había interpretado para bien, dijo a


5. El copero y el Panadero del Rey | 151

José: También yo soñé que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza. En el canastillo más alto había de toda clase de manjares de pastelería para Faraón; y las aves las comían del canastillo de sobre mi cabeza. Entonces respondió José, y dijo: Esta es su interpretación: Los tres canastillos tres días son. Al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti. Al tercer día, que era el día del cumpleaños de Faraón, el rey hizo banquete a todos sus sirvientes; y alzó la cabeza del jefe de los coperos y la cabeza del jefe de los panaderos, entre sus servidores. E hizo volver a su oficio al jefe de los coperos, y dio éste la copa en mano de Faraón. Mas hizo ahorcar al jefe de los panaderos, como lo había interpretado José. Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó”. (Génesis 40: 1-23). Estimados amigos: Se dice que la vida de fe es fácil de entender y de seguir, pero en realidad no lo es. Por supuesto, no soy el hombre con el poder de resolver este problema. La única razón por la que puedo estar aquí esta noche es porque tuve la maravillosa experiencia de ser limpio de mis pecados, quedando tan blanco como la nieve. Hoy recibí una carta de mi hija que está en Seul. Tengo una hija en noveno año y un hijo que está en


152 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

sexto. Y como he estado separado de mis hijos por varios días no podía demorarme en abrir la carta. Les voy a leer su contenido: “Papi, es pasada la media noche, estoy muy contenta, por eso te estoy escribiendo esta carta. Mientras tú estabas presidiendo la reunión evangelística en Pusan, Satanás ha querido perturbar el hogar. Mi hermano Young Keuk tuvo una fiebre muy alta, estaba tan mal que se puso a llorar. Mi tía y yo estuvimos orando juntas. En poco tiempo su dolor se había ido y se durmió profundamente. No puedo evitar el escribir esta carta con mucho gozo. No te preocupes por su salud, ya no le duele la cabeza ni tiene fiebre. Dios lo sanó completamente”. Me acuerdo del día en que mi hija recibió el perdón de todos sus pecados. Un día estando ella en la clase de química explotó el ácido hipoclórico, algunos estudiantes habían usado el laboratorio y dejaron el ácido clorhídrico sobre una lámpara. Accidentalmente el ácido le cayó sobre la cabeza a mi hija. La enfermera de la escuela la llevó rápidamente al hospital, le limpiaron la cabeza con alcohol y se la envolvieron con gasa y luego la mandaron a la casa. Yo me enteré del asunto después, pero como había sido tratada en el hospital yo pensé que estaba bien. Lo extraño fue que su herida no había sanado después de quince días. Mi esposa la revisó y encontró que su piel se estaba pudriendo. Ella la llevó al hospital donde estaba trabajando mi cuñada. Ellas estaban sorprendidas de ver que el primer tratamiento


5. El copero y el Panadero del Rey | 153

para limpiar el ácido había fallado. Inmediatamente le operaron la cabeza. Desconociendo lo que estaba pasando, me dirigía a la Iglesia después de predicar el evangelio en una prisión. Un co-pastor me sugirió que pasáramos al hospital a visitar a uno de los miembros de la iglesia que estaba internado allí. Mientras estacionaba el carro, llegó mi hijo y me dijo que su hermana estaba siendo intervenida. Un médico estaba removiendo la parte que se estaba pudriendo de su cuero cabelludo. No era una cosa agradable para mí. El médico le aplicó vendajes alrededor de su cabeza. No pudo ir a la escuela por unos 10 días. Fui a la escuela para justificar su ausencia. El director de la escuela dijo que quería verme y me dijo que estaba muy apenado, que la escuela pagaría los gastos de la operación sin importar cuánto costara. Yo me preguntaba: ¿Por qué tuvo que caer el ácido en la cabeza de mi hija, habiendo 67 estudiantes?. Yo le dije: “Soy un siervo de Dios. El accidente no fue solamente una coincidencia, debe haber un mensaje de Dios. Gracias por el ofrecimiento, pero no puedo aceptar su dinero, solamente quiero saber qué es lo que Dios está tratando de decirme”. Después de pasados 10 días, mi hija tuvo que ir a la escuela con la cabeza vendada. La llevé a la escuela porque el ómnibus escolar siempre iba muy lleno. Iba tan lleno en las mañanas, que yo la llevé a la escuela durante un mes. Normalmente no tengo tiempo de


154 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

hablar con mi familia pues soy pastor. Pudimos hablar de su fe mientras íbamos a la escuela todas las mañanas. En medio de la conversación me di cuenta de que ella estaba sufriendo por sus pecados. A veces detenía el carro en la calle, o en la esquina de la escuela y le hablaba del evangelio. Cuando yo le expliqué por medio de la Biblia, “Hija tu pecado fue limpiado de esta manera”, sorprendentemente ella entendió lo que Jesús hizo para perdonarla de su pecado. Los dos juntos saboreamos la bendición de la limpieza de su pecado, quedando tan blanco como la nieve. Para mi sorpresa, ella empezó a cambiar desde ese día, cambió en la forma de orar, en la forma de leer la Biblia, en su manera de pensar, en fin en cada aspecto de su vida. Yo dejo a mis hijos muchas veces en la casa, porque frecuentemente viajo por todo el país a las reuniones evangelísticas. Le doy gracias a Dios por la protección que da a mis hijos. La gente dice que los tontos se enorgullecen de sus hijos y de sus esposas, pero a mí esto no me preocupa. No solamente a mi hija, a cualquiera que reciba la salvación por la gracia y es limpiado de sus pecados completamente no le queda más que cambiar. A menudo vengo a las conferencias con mi esposa, como lo hicimos en esta ocasión. No nos sentíamos cómodos cuando dejábamos a nuestros hijos en la casa. Deseábamos que una hermana en Cristo los cuidara. Afortunadamente, encontramos una y ella vive con


5. El copero y el Panadero del Rey | 155

nosotros ahora, es una hermana que ama a Dios. Desde que empezó a vivir con nosotros, yo podía sentir una atmósfera cálida en nuestra casa y mis hijos se sentían muy bien. Contando con ella, vimos una gran diferencia en ellos. Cuánto más si tienen a Jesús en su corazón. Amigos, Jesús no es un dormilón; cuando entra en nuestro corazón, cuando El redime nuestros pecados y cuando llega a ser nuestro Maestro, no podemos evitar el ser cambiados. Ustedes no tienen que sufrir para superar los pecados, para vencer la tentación, para leer la Biblia, para orar. Por el contrario, sufrirán cuando no oren, ni lean la Biblia, etc. Ahora, el asunto es: ¿Cómo podemos ser limpiados de nuestros pecados para que Jesús entre en nuestro corazón? Dios, por supuesto, está en todos los lugares, sin embargo, no puede morar en cualquier lugar. Solamente en el corazón que no tiene pecado es donde El puede morar. El no entra en los pecadores y si lo hiciera, no sería muy cómodo para El. ¿Cómo es que nuestros pecados pueden ser quitados y quedar tan blancos como la nieve? Esta noche leímos Génesis 40, sobre lo que sucedió en la prisión, cuando José estaba ahí, después de que él rechazó la tentación de la esposa de Potifar. Un día, el copero y el panadero ofendieron a su rey egipcio, Faraón, y fueron puestos en prisión con José. Yo había estado tratando de enten-


156 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

der pero no podía imaginarme lo que Dios trataba de decir con esta historia, hasta que un día, cuando estaba leyendo este capítulo, encontré un maravilloso mensaje. Ahora, leamos juntos este capítulo. Génesis 40:1: “Aconteció después de estas cosas, que el copero del rey de Egipto y el panadero delinquieron contra su señor el rey de Egipto”. Mantengan su Biblia abierta y miren hacia acá. Aquí hay dos personas en Génesis 40:1, ¿no es verdad? ¿Quiénes son? El copero y el panadero. El gran rey, Faraón, tenía muchos siervos tales como: un mozo de cuadra, un sastre, un copero, un panadero, etc... La Biblia dice que dos siervos ofendieron a su señor. ¿Quién fue el que ofendió más? No se menciona en la Biblia, solamente dice que los dos delinquieron, ni siquiera sabemos lo que hicieron. De cualquier manera, ofendieron a su señor y fueron puestos en la cárcel. ¡A migos! es un hecho interesante el que Génesis 40 empieza con estos pecadores en prisión, uno que es perdonado y el otro que fue condenado y ejecutado. ¿Quién fue bendecido y quién fue maldito? ¡Emocionante! ¿No es verdad? Ambos ofendieron, ¿cómo es que uno fue bendecido y el otro fue maldito? Con el mismo pecado, algunos son bendecidos y otros son malditos. Nadie va al inf ierno porque tiene muchos pecados, ni tampoco nadie va al cielo porque tiene pocos pecados. Cuando Jesús fue a la cruz, uno de los dos malhechores que estaba junto a El se salvó


5. El copero y el Panadero del Rey | 157

y el otro fue condenado. Ahora, ¿entienden ustedes por qué Dios escribió Génesis 40 para nosotros? Estos dos siervos, el copero y el panadero, simbolizan a dos clases de personas en este mundo. Todas las personas en este mundo pecan, algunas de ellas van a ser salvas y otras van a ser condenadas. Yo creo que este es el mensaje que este capítulo está tratando de decirnos. Todos ustedes pecaron; ¿cómo saben ustedes si van a ser salvos o van a ser condenados? ¿Tienen que esperar hasta que mueran y estén delante del juicio? De ninguna manera. Dios nos dio este capítulo para enseñarnos que si nuestra creencia es como la del copero, somos bendecidos; y si nuestra creencia es como la del panadero, somos malditos. ¿A qué categoría pertenecen ustedes? ¿Son personas como el copero o como el panadero? Amigos, para ser salvos tenemos que conocer el hecho de que cuando El nos salva, El mismo lo hace y no necesita nuestra ayuda. Cuando El creó el universo, ¿creó primero al ser humano o al final? El lo hizo al final. ¿Por qué nos hizo de último? Si El nos hubiera creado primero y las demás cosas después, nos hubiéramos entrometido en su creación: “¡Oh, mi Dios! ¡Este océano es muy grande! ¿Para qué es este espacio tan grande?” “Dios, no hagas este río tan profundo, nos podemos ahogar”. “¡Dios mío! Esa roca está muy pesada, hazla más


158 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

liviana”. Había una vez un muchacho que estaba recostado, descansando bajo un nogal después de un día de pesado trabajo. Antes de que se quedara dormido, él se decía a sí mismo, mientras miraba al nogal: “¿Creó Dios al mundo? Esto no tiene sentido, ¡qué obra tan tonta hizo! ¿Por qué hizo unas nueces tan pequeñas y un nogal tan grande, mientras que unas pequeñas enredaderas tienen unas calabazas gigantes? Si yo fuera Dios, hubiera hecho enormes nogales con enormes nueces y pequeñas calabazas en pequeñas enredaderas”. En medio de su queja, se quedó dormido; después de un rato, una nuez cayó del árbol, pegándole en su frente. Adolorido y sorprendido, despertó y aún antes de que se quitara la nuez de su frente, él se arrodilló y dijo: “Gracias, Señor. Si la nuez hubiera sido tan grande como una calabaza, mi cabeza habría sido destrozada. Gracias por hacer las nueces tan pequeñas”. Amigos, no entendemos Su sabiduría, ¿verdad? Hacemos las cosas a nuestra manera, haciendo a un lado a Dios, sin tener la idea de lo que El ha preparado para nosotros. Dios quiere salvarnos de nuestro pecado, pero nosotros pensamos que nuestros pensamientos y nuestros métodos son los correctos; nos quejamos y luego estorbamos para que no se haga su voluntad. Es por eso que muchas personas no pueden salvarse. Cuando Dios creó el universo, no necesitó la ayuda


5. El copero y el Panadero del Rey | 159

del hombre. Después que terminó todo en seis días, el hombre fue creado en el último momento. Cuando Adán abrió sus ojos por primera vez, ¿qué estaba haciendo Dios? ¿Tenía prisa para crear el cielo y la tierra? El estaba descansando después que terminó su obra. Había descanso y paz entre Dios y el hombre ¿Saben ustedes por qué esta relación tan bonita se destruyó? Porque el hombre no estaba satisfecho y creía que podía mejorarlo todo. Cuando Adán comió del árbol del conocimiento del bien y del mal para igualarse a Dios, se rompió la relación; así, la miseria y el sufrimiento llegaron sobre él. ¿Era esto correcto? ¿Lo que trató de hacer fue bueno para nosotros? ¡Nunca! Desgraciadamente, no fuimos sus hijos. No podemos ser salvos por la misma razón por la cual Adán fue arrojado del Edén. Siempre estamos tratando de hacer algo para mejorar. Cuando Jesús estuvo sobre la tierra, concedió gracia y bendijo a la humanidad, pero muy poca gente lo recibió. La gente que pensaba que era buena, fue hostil hacia El y querían matarlo. Por otro lado, aquellos que no tenían habilidad y poder, como la mujer adúltera, la mujer samaritana, el paralítico de Bethesda y los leprosos, fueron ante Jesús y recibieron gracia y bendición. Ustedes pueden ser perdonados de su pecado, no porque puedan hacer algo bueno, sino porque no pueden hacer algo bueno. Dios no tiene la oportunidad de


160 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

obrar cuando ustedes creen en su habilidad y están tratando de ser buenos. Una dama francesa vivía sola con un cerdito domesticado. Mucha gente tiene perros, gatos y aún serpientes, algunas personas tienen serpientes para evitar que les roben sus propiedades. De cualquier manera, esta dama trataba al cerdito como de la familia, comían juntos en la misma mesa, se bañaban juntos, dormían juntos en la misma cama. Cuando llegaba el día de celebrar el cumpleaños del cerdito, ella compraba el perfume más caro que se vende solamente a la gente rica, como a los actores. Cada vez que tenía oportunidad, bañaba al cerdito en leche y le ponía perfume. En una oprtunidad tuvo que viajar sola durante varios días: “Lo siento mucho cerdito, regreso tan pronto como pueda”. Ella preparó suficiente comida y la dejó en la mesa antes de irse. Por supuesto, no se olvidó de ponerle perfume al cerdito. Durante el viaje no se podía concentrar en su trabajo, estaba preocupada por el animal. Ella regresó a su casa apresuradamente y buscó al cerdito para abrazarlo, pero no pudo encontrarlo, no estaba en la recámara, ni en la cocina, ni en el baño. Ella lloraba y se culpaba diciendo: “Hice mal, no debí dejarlo solo”. Pero no se rindió, y decidió buscarlo fuera de la casa. Ella buscó bajo los árboles en el jardín, por todos lados, hasta que por fin lo encontró; estaba gruñendo y en un estanque de agua sucia. Estaba angustiada de ver al cerdito tan sucio y con el perfume que le había puesto. “Sal de ahí, cerdito”.


5. El copero y el Panadero del Rey | 161

Pero el cerdito no se movía y tenía una cara muy feliz. La Biblia menciona: “como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo”. Así es el perfume en el cerdito. Amigos, al cerdo, naturalmente le gustan los lugares sucios. Él regresará a los lugares sucios aunque le pongan los más exquisitos perfumes, a menos que cambiemos su naturaleza. Es lo mismo con gente como nosotros. Si nos adornamos con un elegante corte de pelo, un hermoso maquillaje, ropa cara, anillos de brillantes, etc., no nos cambiará nada si estamos sucios interiormente. Debe ser muy aburrido para los cerdos, bañarse con leche y que les pongan perfume y pañales, y acostarse con sus dueños. Están mejor en un estanque sucio. Estando bajo el control del pecado, usted se siente más cómodo cuando bebe, juega, o comete pecados. Mucha gente se aburre de adorar cada semana. Si ellos se sintieran felices en la adoración a Dios, ¿por qué se quejan de que una hora es mucho? Las quejas están haciendo que los sermones sean más cortos, de 15 o 20 minutos. En Seúl, el primer servicio es muy popular; la gente va al templo de las 7 a las 7:30 a.m. al primer servicio, para salir de eso e irse a pasear tranquilamente después de haber cumplido. No quieren dejar de asistir al servicio porque les da miedo tener un accidente en su día de campo. Por eso van al servicio los domingos con la maletera de sus carros llena de carne para asar y una estufa de gas portátil; van al primer servicio, mien-


162 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

tras que sus hijos esperan en el carro. Los niños están ansiosos esperando que sus padres regresen del servicio. El servicio de adoración se les hace una carga. Sentados en la iglesia, quejándose de las largas prédicas, salen corriendo del templo como pájaros liberados de las jaulas. Tan pronto como salen del servicio encienden sus carros, pisan el acelerador y se alejan. ¿Están interesados en la adoración o en divertirse? Esta narración representa muchos corazones. ¿Resulta mejor si una persona pecadora asiste al templo con su mejor ropa, un peinado muy elegante, muy arreglada? ¡Nunca! Absolutamente. Su interior debe ser cambiado. ¡Su interior! Jesús mismo a menudo maldecía a la gente religiosa diciendo: “Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por dentro están llenos de inmundicia”. Sus palabras no son solamente para los escribas y los fariseos, sino también para ustedes. Si no han sido limpiados de sus pecados, ¿ustedes creen que el bautismo les hace bien, si la naturaleza pecaminosa está en su corazón? ¿El ser diácono o anciano significa algo cuando ustedes están llenos de pecado? ¡De ninguna manera! Es lo mismo que perfumar a los cerdos. Es por eso que la gente vive dos clases de vida: santos en la iglesia y mundanos fuera del templo. ¿Están de acuerdo? La luz de la comunidad cristiana está disminuyendo. Vivimos en una generación en la cual no vemos la luz brillante de los cristianos.


5. El copero y el Panadero del Rey | 163

Amigos, les estoy pidiendo sinceramente, no traten de ser unos cristianos superficiales sin haber solucionado su pecaminosidad interior. He estado trabajando como pastor durante varios años y soy bien conocido como el “reverendo redención”. Mucha gente viene a verme para consultarme sobre sus pecados. Algunos de ellos son llamados “cristianos” desde las entrañas de su madre, desde sus primeros años; algunos de ellos son ahora diáconos, ancianos y en algunas ocasiones son pastores. Yo les digo a ellos: “Lo siento, señor anciano, pero aún los ancianos no pueden ser purificados”. “¿Y por qué los ancianos no? ¿Lo dice la Biblia?”. ¡Seguro! ¿Usted sabe quien puede ser perdonado? Solamente los pecadores. En ningún lugar de la Biblia se muestra que el perdón de los pecados es para los que no tengan pecado. Solamente los pecadores pueden ser perdonados. Ni aún el mejor salvavidas puede salvar a alguien que no se esté ahogando. Dios quiere salvar a los pecadores. Pero El no puede salvar a un hombre que cree que no es pecador. ¿Es usted un anciano o un pecador? Usted escoja uno de los dos. Yo nunca he leído en la Biblia que un anciano fuera purificado. Los diáconos tienen que ser pecadores si desean ser perdonados. Los ancianos deben ser pecadores para ser salvos del pecado y aún los reverendos deben ser pecadores si quieren ser purificados de sus pecados. Cuando les pregunto a las personas si quieren acercarse a mí para ser salvos, se ponen renuentes. ¿Por qué?


164 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Ellos no quieren que otras personas se enteren de que son pecadores. A Naamán, general del ejército de Siria se le pidió que lavara su cuerpo siete veces en el río Jordán. El replicó: “¿Qué? ¿Cómo puedo quitarme la ropa y mostrarle a otra gente que tengo lepra?”. El merecía escuchar: “Usted no está listo para ser sanado, ¡váyase a casa y haga como le dé la gana!”. El perdón de los pecados es tan fácil para algunas personas, pero es difícil para otras. El que está desesperado, que no tenga nada en qué confiar y que sepa que merece ser condenado, puede salvarse del pecado con facilidad. Pero, ¿qué pasa con los que son muy listos, destacados, y creen que tienen una buena vida? Ellos están a millones de kilómetros lejos de la gracia. Solamente quieren adornar su exterior, como el perfume en los cerdos. Ellos son buenos para servir en el templo, limpiando el piso y las ventanas, donando el dinero para los eventos y recomendando a los vecinos su iglesia. Sin embargo, los contrarios a aceptar esta sugerencia, ¿por qué no confiesan que son pecadores y le piden al Señor que los salve del pecado? Amigos, toneladas de luces de neón se ven por la noche en cada ciudad de Corea. No sé cuántos templos hay en Corea. Tanto los pobres como los ricos dan una gran cantidad de dinero para construir un edificio lujoso para la iglesia. Cada templo ha sido fundado con


5. El copero y el Panadero del Rey | 165

lágrimas y vehemencia. Ellos hacen este tipo de obras, pero cuando les piden que cedan su corazón, se alejan uno por uno. Yo creo que algunos de ustedes han ofrendado más allá de su capacidad sin la redención de sus pecados. Hay mucha gente que ora y ayuna toda la noche en su iglesia, sin que sus pecados hayan sido purificados. Esto es lo que produce dolor en el corazón del Señor. ¿Usted sabe lo que dijo Isaías? Isaías 1:10-15 dice: “Príncipes de Sodoma, oíd la palabra de Jehová; escuchad la ley de nuestro Dios, pueblo de Gomorra. ¿Para qué me sirve, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos. ¿Quién demanda esto de vuestras manos, cuando venís a presentaros delante de mí para hollar mis atrios? No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación, luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes. Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas. Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos”.


166 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Isaías lo mencionó claramente. Ningún otro libro en el Antiguo Testamento describe la redención del pecado más claramente. Los capítulos 44 y 53 y otros más, hablan acerca de la purificación del pecado. Dios dijo que no aceptaría diezmos, oraciones y todo lo que se le ofreciere a El, antes de que los pecados sean quitados. Isaías 59:1-2 dice: “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír”. El dijo que no aceptaría la ofrenda de un pecador. Como usted sabe, Dios en el Antiguo Testamento, no recibió ofrendas con manchas como los cojos o los leprosos. ¿Qué nos enseña esto? Dios no acepta ninguna ofrenda o adoración de la persona que no está redimida. Ahora, algunos de nosotros que estamos lejos de Dios, mostramos solo nuestra parte exterior, estando nuestra parte interior llena de pecados. ¿Ustedes creen que pueden ir al cielo? ¿Están con Jesús? ¿Puede Dios morar en su corazón? ¡De ninguna manera! Permítanme repetir: ¡Esto es perfume para los cerdos! ¿Cómo podemos ser salvos? Voy a hablar de


5. El copero y el Panadero del Rey | 167

cómo podemos ser purificados y estar delante de Dios. En Génesis 40, el copero fue perdonado mientras que el panadero fue condenado, aunque ellos ofendieron igualmente. Tenemos que entender el modo de tener la fe verdadera. Ustedes pueden ser liberados de la ansiedad, si ustedes tienen la fe que el copero tenía; pero si su fe es como la del panadero entonces cámbienla a la fe del copero inmediatamente. En Génesis 40:1, ambos cometieron una ofensa por igual, sin embargo, en la última parte de este capítulo, en el juicio, sucedió exactamente lo contrario de lo que se podría esperar. El copero se salvó, pero el panadero fue condenado. Ahora, ¿no debería haber una razón por la que uno fue salvo y el otro condenado? Sí, la respuesta debería estar allí. Ningún otro libro en el mundo es más sistemático y mejor organizado que la Biblia. Supongamos que estamos resolviendo un problema de matemáticas básicas. El primer número de este problema es 30, el siguiente es ( ), y el último 50. ¿Cuál es la respuesta? Es 40. Esa es la lógica de la Biblia. Yo creo que Dios escribió la Biblia para darnos las respuestas que necesitamos, de tal manera que podamos tener una fe como la del copero. Ahora veamos la Biblia. El capítulo 40: 2-3 dice: “Y se enojó Faraón contra sus dos oficiales, contra el jefe de los coperos y contra el jefe de los panaderos, y


168 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

los puso en prisión en la casa del capitán de la guardia, en la cárcel donde José estaba preso”. Aquí vamos a encontrar por qué fue salvo el copero y también porque el panadero fue condenado. Estoy seguro de que su Biblia es la misma que la mía. Vea su Biblia y contésteme por qué el copero fue perdonado. ¿Ustedes pueden encontrar en algún lado de la Biblia que el copero que estaba en la prisión se lamentaba y se arrepentía? ¿Tenía algún sufrimiento por su pecado o derramaba lágrimas de dolor? No, ¿raro? Dios tenía que mencionar esta historia para decirnos lo más importante, la manera de ser salvo. ¿Cómo se siente usted? La mayoría de la gente cree que debe orar sinceramente, predicar el evangelio, arrepentirse con lágrimas y demás. Amigos, si Dios lo hubiera querido, el copero se hubiera levantado temprano para arrepentirse llorando. Debería de mencionarse algo en la Biblia acerca de lo que El hizo. Creo que lo que dije no es absurdo. Para nuestra sorpresa, no podemos ver una sola palabra que mencione el arrepentimiento del copero. Hoy en día, mucha gente piensa que tiene que hacer algo para ser salva. En la Biblia, sin embargo, no podemos encontrar algo como esto. ¿Qué hizo el copero? ¿Derramó lágrimas? ¿Se arrepintió? ¿Se lamentó? Lo siento, pero la Biblia no dice nada de esto. Entonces, ¿no necesitamos arrepentirnos? ¿No nece-


5. El copero y el Panadero del Rey | 169

sitamos llorar? ¿No necesitamos orar? No estoy diciendo eso. No estoy diciendo que no necesitamos oraciones, que no necesitamos arrepentirnos, que no necesitamos leer la Biblia, que no necesitamos servir a otras personas de la iglesia tampoco. Lo que yo digo es que esas cosas no tienen nada que ver con la salvación. Esas cosas no son necesarias para la salvación. Ahora, tenemos que conocer la diferencia entre el copero y el panadero. ¿Cuál es la diferencia en lo que ellos soñaron? Leyendo cuidadosamente el capítulo, yo vi la diferencia en lo que ellos soñaron. ¿Usted lo cree así? Cuando José se acercó a ellos en la mañana, se veían tristes. “¿Por qué se ven tan tristes? ¿Tienen algo por qué preocuparse?” “Bueno, tuvimos un sueño, pero no pudimos interpretarlo”. “La interpretación es de Dios, cuéntenmelo”. El copero le contó su sueño a José: “Soñé que veía una vid delante de mi, y en la vid tres sarmientos; y ella como que brotaba, y arrojaba su flor, viniendo a madurar sus racimos de uvas. Y que la copa de Faraón estaba en mi mano, y tomaba yo las uvas y las exprimía en la copa de Faraón, y daba yo la copa en mano de Faraón”. José, después de escuchar al copero, dijo que era un buen sueño. Ambos se quedaron perplejos y le pregun-


170 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

taron que por qué. “Los tres sarmientos son tres días. Al cabo de tres días levantará Faraón tu cabeza y te restituirá a tu puesto”. Amigos, ahora tenemos que saber por qué su sueño era adecuado para su salvación. El copero tomó las uvas y las exprimió. No entendía el significado de lo que él había hecho primero, porque no soy un hombre inteligente. De vez en cuando, me encuentro con pasajes de los cuales no puedo sacar el mensaje exacto en la Biblia. En este caso, de todas maneras, Dios me permitió entender después de que oré y lo leí en relación con otros libros en la Biblia. El vino significa la sangre de Jesucristo. Jesús es el verdadero vino que nos da la vida. Estar delante del rey quiere decir estar delante de Dios, el Rey de Reyes. El copero no tuvo nada que ofrendarle al Rey. Esto quiere decir que no tenemos nada bueno que ofrendar a Dios. El copero vio en su sueño que las uvas estaban maduras, las tomó y las exprimió para sacar el jugo. El vino que él ofrendó a su rey tipifica la sangre de Jesucristo que derramó después de que fue crucificado. El sueño del copero se puede interpretar como sigue: “Dios, no tengo nada bueno que ofrecerte, solamente vengo ante Ti creyendo en la sangre de Jesús. Por causa de esta sangre, acéptame. Esta es nuestra confesión de fe. Es por eso que no debemos hacer nada cuando estamos delante de El. Tus diezmos, tu ayuno de 40 días,


5. El copero y el Panadero del Rey | 171

tu ayuda para el pobre, etc.... esto no da la salvación. Amigos, solamente pueden recibirla si creen en la sangre preciosa de Jesucristo, que es el medio por el cual Dios nos salva. La gente agrega algo más, aparte de la sangre. Algunos agregan 20% de sus obras, 40% o aún 60% mientras dicen que creen en el poder de la sangre de Jesús, Dios Todopoderoso. Otros agregan 1% de sus obras; esto tampoco sirve. Ni un poquito de trabajo o de buena obra nos da la salvación. Nosotros debemos depender solamente de la sangre preciosa de Jesús derramada en la cruz. Este es el mensaje del sueño del copero. El no tenía nada excepto una copa vacía para ofrecerle a su rey. Estaba muy preocupado porque no tenía nada que ofrecer. No podemos imaginar cuán feliz fue al ver la vid, cómo brotaba y arrojaba su flor y maduraban sus racimos de uvas. El las tomó y las exprimió y le dio vino al Rey, estando muy feliz. Cuando nos desanimamos al saber que somos incapaces, solamente debemos ver la sangre de Jesucristo que purifica nuestros pecados, para que podamos estar delante de Dios con gran gozo. Esta es la fe del copero. Amados amigos, ninguno de nosotros vive sin cometer pecados. No podemos vivir sin violar las leyes que Dios nos dio. Es por eso que Dios nos envió a su hijo, Jesús. La sangre preciosa derramada de su frente, de sus manos, de su costado y de sus pies, tienen más que suficiente poder para lavar nuestros pecados. Solamente tenemos que confiar en la sangre preciosa de Jesús. Si


172 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Jesús no hubiera podido lavar los pecados, hubiéramos tenido que llevar nuestro propio sufrimiento. Si ustedes creen que El hizo solamente la mitad, ustedes tienen que limpiar la otra mitad. Sin embargo, si ustedes creen que Jesucristo lo hizo completamente por ustedes, ya no pueden ser pecadores de ninguna manera. Por lo tanto Él los llama a ustedes justos, no porque sus obras sean buenas, ni porque ustedes pequen sólo un poquito, ni porque se arrepientan con lágrimas; es por causa de Jesús. Él derramó su sangre preciosa para lavar los pecados y hacernos justos. Jesucristo en la cruz lavó todos y cada uno de los pecados para siempre. Mucha gente, sin embargo, está tratando de ir a Dios con sus buenas obras, sin confiar en El. Cuando algo está bien hecho, vamos a Dios, cuando está mal hecho, nos desanimamos. Es por nuestra mente que cambia todos los días. Cometemos iniquidades en número incontable, todos los días; quiero que lo sepan: con esta clase de obras, no podemos estar delante de Dios. Sonríen en la mañana y hacen mala cara en la noche, se sienten bien al salir del templo los domingos y cuando llegan a casa ya se sienten frustrados. Nos encontramos deprimidos cuando vamos al templo después de una semana en el mundo. Esto es lo que somos. A veces pensamos que podemos ir al cielo, pero otras veces no. Esa es la razón por la que no deberíamos confiar en nosotros mismos. Nuestras obras están destina-


5. El copero y el Panadero del Rey | 173

das a ser condenadas. La gracia de Dios es la única cosa de la cual debemos depender. Amigos, supongamos que yo, el Pastor Park, muriera hoy. Alguien dice: “Qué malo está eso”. Los otros podrían decir: “Nos es indiferente”. De todos modos, van a tener un funeral, ya sea que me entierren o que me cremen. Ahora voy al Señor, dejo este mundo cantando himnos. Ahora estoy ante el juicio de Dios. Se presenta Satanás diciendo: “Me da mucho gusto verte, te he estado esperando desde hace mucho, siéntate ahí”, e inicia el proceso contra mí: “Señor, el Pastor Park nació en tal fecha, en tal lugar en Corea, nació con una inclinación al pecado, así que no es fácil enumerar todos los pecados que cometió. Déjeme empezar: invadió un campo de maní en tal fecha, robó nísperos secos, se peleó con algunas personas, en tal fecha dijo unas mentiras, insultó a unas personas”. Mientras escucho el juicio, me doy cuenta de lo malo que fuí. Le podría tomar varios años a Satanás dirigirse al jurado. “Eso no es todo, Señor. Es una persona astuta, así que deseo que lo arroje al infierno”. Satanás termina su juicio. En ese momento aparece Jesús y dice: “No te preocupes Ock Soo Park. Aquí estoy para defenderte, no temas”: “Padre, yo he recibido los pecados de Ock Soo Park a quien Satanás ha enjuiciado. Por favor, mira las heridas de mi costado por un momento. ¿Cómo es que tengo estas heridas de


174 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

lanza? De otra manera: ¿Por qué tengo estas heridas en mi cabeza y en mis manos? ¿No son éstas buenas evidencias de que yo recibí el castigo por los pecados del Pastor Park, que Satanás ha mencionado?, ¿de que yo recibí la maldición de la cruz por él?” “¡Vete de aquí Satanás! ¡Ángeles, denle la bienvenida a Park!”. La trompeta sonará. “¿Dónde está la corona que le tienen preparada?”. “Aquí la tiene, Señor”. Esto es sólo imaginación. No estoy seguro de que vaya a suceder así. De cualquier manera, cuando me den mi corona, me la voy a poner no más de 5 minutos; después de tomar fotos y un video, me la voy a quitar y se la voy a ofrecer a Jesús, diciéndole: “Señor, ciertamente, yo debería darte esta corona. ¿Qué hice para merecerla? Lavaste mis pecados, me diste tu palabra y me diste la gracia. Yo no hice nada. Esta corona es para ti; por favor, recíbela”. Pondré la corona ante sus pies, y yo solamente miraré las fotos y el video. Amigos, Jesucristo nuestro Señor, lavó completamente nuestros pecados. El nos dejó sin mancha; Satanás no puede juzgarnos. ¡Aleluya! Si su preciosa sangre no fuera suficiente para lavar nuestros pecados, entonces su muerte fue en vano. Esto quiere decir que la sangre que derramó en la cruz vendría a ser igual que una cosa inmunda. Pero él no murió en vano, absolutamente no. El lavó nuestros pecados perfectamente. La sangre de Jesús es tan poderosa que no tenemos por


5. El copero y el Panadero del Rey | 175

qué agregarle algo más. No tenemos que ser castigados una vez más. Dios está satisfecho con la maldición que Jesús recibió, para que un hombre como yo, tan despreciable y pecaminoso, pueda estar delante de Dios por la sangre preciosa de Jesús. Ahora soy tan insignificante, pero, algún día tendré ángeles que me guarden y también siervos. “¡Ángel!”. “Sí señor”. “Tráeme la pasta de dientes”. “Bájame la segunda fruta que está arriba del árbol de la vida, déjame probarla”. De cualquier modo, esta gracia la obtenemos de la preciosa sangre. La razón por la que mucha gente no disfruta esta gracia, es porque tratan de agregarle algo más a esta sangre; así que no le agregue nada y dependa de esa sangre solamente. José interpretó el sueño del copero: “Este es un sueño afortunado. Los tres sarmientos son tres días. Tú serás liberado, y serás restituido a tu lugar. Acuérdate de mí, no me olvides por favor”. El panadero, que estaba junto al copero, dijo con una brillante sonrisa: “Yo también soñé”. “¿Qué soñaste, dime?” “Mi sueño es parecido al de él. Yo tenía tres canastillos de pan blanco sobre mi cabeza...”. El continuó de buen humor:


176 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“En el canastillo más alto, había todo tipo de panecillos para Faraón, y los pájaros se los comían”. Este no es un buen sueño. ¿Por qué no? “Los tres canastillos son tres días, al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti”. ¡Qué historia tan terrible! El pan blanco en los canastillos es nada menos que Jesucristo. Cuando celebramos la cena del Señor, necesitamos pan y vino. Jesús es el pan de vida. Solamente se necesita pan para estar delante de Dios. Nuestro problema es el hábito que tenemos de agregar algo sobre el pan. Los pájaros en el cielo no son otra cosa que Satanás. Hay muchas palabras que tienen más de un significado. La palabra ‘capital’, significa la ciudad capital y también significa dinero. El cordero, en la Biblia, simboliza a Jesucristo, para los creyentes. Es lo mismo que la palabra ‘pájaros’; en algunas partes significa santos; en este capítulo, sin embargo, significa Satanás, como en Mateo 13, donde ellos se comieron las semillas que estaban esparcidas en el camino. Deberíamos estar delante de Dios solamente con el pan que es Jesús. Sin embargo, le agregamos otras cosas que nos parecen buenas, así que Dios no nos puede aceptar; es por eso que tenemos que ser destruidos. Esta noche estudiamos por qué el copero simboliza a la gente que dice: “Ya que nosotros no tenemos de qué vanagloriarnos,


5. El copero y el Panadero del Rey | 177

por favor recíbeme simplemente porque Jesucristo derramó su sangre en la cruz y lavó mis pecados”. Mientras tanto, la gente como el panadero, insiste en que a pesar de que Jesús murió en la cruz, deben esforzarse para hacer algo bueno por sí mismos. La Biblia nos recuerda que los creyentes como ellos merecen ser malditos y morir. ¡Escuchen cuidadosamente! Es por eso que los fanáticos como los escribas, los fariseos, y los saduceos, persiguieron a Jesús cuando estaba en la tierra. La gente que recibió a Jesús eran todos pecadores como la mujer adúltera, la mujer samaritana, los leprosos, etc. No ser capaces de hacer buenas obras no era el problema. En muchos casos, el hacer buenas obras es la causa de problemas en nuestra fe. Cuando realmente no sabemos qué hacer, Jesús puede hacerlo por nosotros. Jesús lava los pecados que nosotros no podemos lavar. Pero El no puede hacer nada si nosotros tratamos de lavar nuestros pecados con nuestras propias obras. Amados amigos, aunque el excremento sea inmundo, no es ningún problema el verlo en la letrina, porque ese es el lugar para eso. Pero, ¿qué le parecería si estuviera en la mesa del comedor? ¿Puede usted entender? La gran cantidad de pecadores en este mundo carnal, no es una gran cosa. Sin embargo, ni un solo pecador puede entrar al cielo. Usted debe recordarlo, por lo tanto, debe estar purificado antes de poder entrar al reino de los cielos. Usted tiene que ser lavado de sus pecados antes de servir en el


178 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

templo, antes de dar ofrendas y antes de querer servir al Señor. Un día, Leonardo Da Vinci encontró una roca grande en una colina cerca de su casa. Se pasó todo el día observándola, luego la llevó a su casa y durante varios días, todo lo que El hacía excepto comer y dormir, era mirar la roca. De repente, empezó a destrozar la roca con un martillo y un cincel. El siguió haciéndolo sin cesar; uno de sus amigos le preguntó: “Mi querido amigo, ¿qué rayos estás haciendo?”. “Tú lo estás viendo, mira bien”. “No veo más que una roca”. “¿Esto te parece solamente una roca?”. “¿Qué más puede ser?”. “De ninguna manera, hay un ángel en esta roca, estoy rompiéndola para sacar un ángel”. El siguió golpeando y cincelando la roca. Pasaron los días, las semanas y hasta un mes y la forma del ángel se iba formando como él había dicho. Apareció un ángel cuando él había terminado su trabajo. El veía un ángel donde otra gente veía una roca. Jesús nos considera como la gente que tiene la imagen de Dios, aunque seamos pobres, ignorantes y humildes. Jesús se llevó en la cruz nuestras maldades y nuestros pecados, así como Leonardo Da Vinci martilló y cinceló la roca para descubrir al hermoso ángel. Así es como la imagen de Dios se revela en nosotros. Jesús quiere lavar nuestros pecados así como Leonardo martilló la roca. El quiere


5. El copero y el Panadero del Rey | 179

liberarnos de las preocupaciones y de la desdicha de nuestra vida diaria. El quiere quitarnos la tristeza y el sufrimiento y darnos la paz y la satisfacción que solo a El le pertenecen. Crean en Jesucristo. ¡Confíen en El! Es tiempo de concluir mi sermón para abrir la invitación. Lo único que quiero decir es que Jesucristo me salvó del sucio pecado. La fecha fue el 7 de octubre de 1962. Hoy estamos a 8 de octubre de 1986, así que yo fui salvo del pecado hace 25 años. Y de la misma manera deseo que cada uno de ustedes reciba el perdón del pecado por la sangre preciosa de Jesús. Es todo lo que deseo. Prueben la alegría que tendrán cuando él entre en ustedes. Cuando me preparaba para venir aquí me di una ducha y de repente me encontré cantando un himno mientras me lavaba el pelo: “Sin Cristo no tengo nada. Sin Cristo no hay salvación. Sin Cristo voy por la vida Como un barco sin timón. ¡Cristo, oh Cristo! Si has oído su voz, ven acéptale hoy, ¡Oh Cristo, oh Cristo! Sin ti, sin ti, nada soy”. Este himno es mi testimonio. A veces me acuerdo de mi vida cuando no tenía a Jesús, antes de 1962. Yo divagaba desanimado, quebrantado y triste mientras andaba en el pecado. Sin embargo, fui cambiando de


180 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

día en día desde que Jesús entró en mí. La única razón por la cual yo puedo estar delante de ustedes es Jesucristo, solamente porque él fue crucificado y lavó los pecados de todos y cada uno de nosotros. Yo era un hombre joven, sin esperanza, deseaba suicidarme, estaba muy frustrado porque decidí alistarme en el ejército y hasta en el ejército me rechazaron ya que tenía un diente quebrado. Yo era un “bueno para nada” en el mundo*. Solamente Jesucristo me recibió. Esta noche Jesús quiere recibirles a ustedes, amigos. El desea estrecharlos en sus cálidos brazos. Amigos, reciban el perdón del pecado. Vengan a El, y permitan que El los lave de su pecado. Estoy seguro que serán cambiados. Permítanme terminar aquí. Continuaremos mañana.

*En Corea el servicio militar obligatorio es muy importante, tanto que si un joven no lo presta por alguna razón, su hombría es puesta en duda por quienes le conocen.


6 Eterna Redención

H

asta ahora he estado hablando acerca de lo que deberíamos hacer para ser perdonados de nuestros pecados. Hoy explicaré cómo se resuelve el asunto del pecado. Desde Génesis hasta Apocalipsis, hay muchos lugares en los que se habla acerca de esto. Los voy a mencionar mientras buscamos algunos versículos. Y cuando haga preguntas, quiero que ustedes se contesten a sí mismos en silencio. Deseo que reciban el evangelio en sus corazones, no como una obra de literatura para su intelecto. Vamos a buscar Hebreos, capítulo 10, versículo 1 al 4: “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes


184 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado. Pero en estos sacrificios cada año se hacen memoria de los pecados; porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados”. Veamos del versículo 10 en adelante: “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho: Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré”. (Hebreos. 10:10 al 16). Y después dice: “Y


6. Eterna Redención | 185

nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado”. (Hebreos 10:17-18). Amigos, yo vivo en Daechi – Dong, en Seul. Mi casa no está lejos del Estadio Olímpico, tan sólo a unos pasos. Durante los juegos asiáticos, experimenté una gran incomodidad debido al tráfico. Los encabezados de los periódicos decían que los juegos habían terminado con gran éxito. La prensa decía que las marcas de los atletas eran registradas con precisión de centésimas de segundo y transmitían la información al medio periodístico en segundos. Yo no soy bueno para las cosas tecnológicas, pero estoy disfrutando sus utilidades. Desde hace algún tiempo, hemos usado semiconductores (chips), los cuales eran considerados como inútiles porque no eran conductores ni no-conductores. Sin embargo gracias a la revolución de éstos, hemos podido tener muchos artículos eléctricos y muchas máquinas. Ahora, no podemos imaginarnos nuestra vida diaria sin ellos en las computadoras y en las calculadoras. El descubrimiento de los semiconductores hizo posible inventar tanta maquinaria útil. Hoy estamos grabando esta conferencia con cam recorder. Me gusta poner cintas de vídeo de las conferencias y de las reuniones en la video-casetera y verlas después. Cuando les echo de menos veo las cintas que estamos grabando ahora.


186 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

De cualquier manera, hoy en día, tenemos unas máquinas tan sofisticadas que podemos tomar fotos de nuestros órganos internos, como el corazón, el hígado y el estómago. Desafortunadamente, no hemos podido inventar una máquina que permita ver nuestras mentes, no sabemos si se podrá fabricar una posteriormente. Yo sería la primera persona que la compraría, no importando el dinero que pueda costar. La instalaría a la entrada de nuestro templo para inspeccionar los corazones de la gente que entra, así como lo hacen los guardias de seguridad que revisan nuestros equipajes por medio de rayos X en el aeropuerto, antes de que abordemos el avión. Supongamos que usted visita mi templo y yo me siento en una silla con mis ojos pegados a la pantalla de esta máquina. “¡Oh Dios mío!, él anciano Kim todavía tiene pecado. ¿Por qué no viene por aquí?.... Vamos a platicar un poco”. Y le enseño la foto de su sucio corazón. “Este es su corazón, aún tiene pecado. ¡Arrepiéntase! ¡Reciba el perdón del pecado!”. ¿No le parece fantástico? “Hermano Lee, venga para acá. Déjeme sacarle una foto para saber si usted tiene una fe verdadera”. “Click”. “¡Fantástico! ¡Todos sus pecados fueron limpiados!”. Estoy seguro que tendría una gran fila de gente que quisiera ver cómo se ven sus corazones y si sus pecados fueron lavados. ¿Qué les parece cinco mil dólares por la foto? De cualquier manera sería maravilloso si yo


6. Eterna Redención | 187

tuviera este tipo de cámara. Aunque tenemos que revisar nuestros corazones para ver si tenemos pecado, no podemos encontrar una cámara así. Ahora veamos lo que la Biblia dice acerca de nuestros corazones. “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”. (Jeremías 17:9) Y dice: ¿Quién lo conocerá? Es interesante el hecho de que la Biblia es el espejo de nuestros corazones. Conocí una enfermera coreana que fue salva en Alemania; ella había ido al templo en Corea antes de ser salva. La salvación en Alemania es la misma que la de Corea. La salvación de cada uno se hace en el cielo. De cualquier forma, ella estaba tan contenta con la salvación que recibió, que le preguntó a uno de los misioneros alemanes que trabajaba en Corea: “¿Usted conoce algún pastor que enseñe la forma correcta de cómo recibir la salvación?”. El le dijo que conoció al pastor Ock Soo Park en la ciudad de Taegu, quien predicaba sobre el perdón de los pecados. Esta hermana me envío una carta: “Pastor Park: Yo fui salva en Alemania, un misionero me habló de usted. Mándeme la fecha de la próxima campaña evangelística”. De hecho, tenemos muchas reuniones cada año, incluyendo algunas más importantes en las ciudades


188 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

principales de Corea. Cuando recibí su carta, estábamos preparando una campaña en la ciudad de Taegu. Le envié una carta informándole que habría una en unos cuantos días. Ella quería que su padre estuviera allí, así que llamó a su padre para que participara en la conferencia: “¡Padre: Asegúrate de asistir a la conferencia, no faltes!”. El vive en Namae y era dueño de una línea de camiones en esa ciudad, asistía a un templo dedicado a Confucio. El alegaba mencionando lo que Confucio decía. Entró en una confusión entre la sincera invitación de su hija y su odio a los seguidores de Jesús. Estaba titubeando y no se podía decidir. Su hija tenía un compañero de trabajo que planeaba ir a Corea de vacaciones y le dijo: “Le pago la mitad de su boleto de avión para me haga el favor de acompañar a mi padre a la campaña evangelística”. Así es como él asistió a la conferencia, con la actitud de una vaca que va al matadero. El llegó a mí y se presentó para que su hija supiera que había estado en la conferencia. El estuvo muy aburrido durante la reunión. “Ellos siempre dicen que Jesús hizo buenas obras. ¿Qué más tienen que decir?”. El no podía esperar que la conferencia terminara; estuvo matando el tiempo sólo para no desilusionar a su hija por haber abandonado la conferencia a la mitad. Andaba vagando por ahí, enojado y quejándose de que


6. Eterna Redención | 189

no había nada que hacer; andaba criticando de grupo en grupo, hasta el jueves en la noche, último día de la campaña. Estaba rodeado de un grupo de personas que hablaban acerca de la redención, después de la reunión normal, hay estaba otra vez, aburrido y sin nada que hacer. Todo lo que tenía que hacer era escucharme. El Espíritu Santo obra de manera sorprendente. Hablamos mucho, pero una palabra era suficiente para que obrara en él. El anciano pudo entender el secreto del perdón a la mitad de la explicación que yo daba a las otras personas. ¡Aleluya!. El incluso me preguntó si se iba a extender la conferencia. Finalmente, se fue a su casa muy sonriente y muy feliz. Poco después me llamó: “Pastor, no quiero molestarlo, cuando tenga oportunidad de venir por acá, pase a mí casa”. Yo lo visité porque sabía que él quería verme desesperadamente. Me recibió con cordialidad. Me preparó una cena especial con un pescado crudo que es muy caro. Él dijo que los peces de esa área eran de lo mejor a causa del agua pura. De hecho, sufro mucho cuando visito a la gente que vive en el área de la costa, porque soy una persona a la que no le gusta el pescado crudo. De todos modos, después de la cena, me dijo: “Pastor, yo realmente disfrutaba de la ballestería (el arco y la flecha) con unos amigos de mi colonia, hasta que fui a la conferencia. Después de que regresé, leí la Biblia en un mes”.


190 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

El pasaba su tiempo leyendo “el libro extraño”, la Biblia, el tiempo que se suponía era para la ballestería y platicar con sus viejos amigos en el templo confuciano. ¡Cuán maravillosamente obra el Espíritu Santo! El continuó diciendo: “Me di cuenta de que hay unas narraciones muy extrañas en la Biblia”. “¿A qué narraciones se refiere?”. “Cuando leía los libros de Confucio, solamente aprendía cosas buenas como: “la paciencia no hace enemigos”. En la Biblia hay muy buenas narraciones, pero también puedo leer algunas raras”. “¿Cómo cuáles?”. “Por ejemplo, las relaciones íntimas entre el suegro y la nuera, entre la hija y su propio padre y otras más. ¿Por qué fueron escritas en el Libro Santo?”. Amigos, ustedes conocen estos sucesos en la Biblia, ¿no es verdad? Judá se llegó a Tamar que era su nuera, la cual tuvo un hijo. Lot tuvo relaciones íntimas con sus hijas. Hermano con hermana... Amnón y Tamar. A los pastores les hacen muchas preguntas. Recuerdo una: “Pensaba que la Biblia era un libro sagrado, pero he visto narraciones muy raras. No las puedo leer porque me avergüenzo. Pastor, dígame, ¿por qué esas narraciones están en la Biblia?”. No es una pregunta fácil de contestar. Un día un maestro permitió que le hicieran unas preguntas en su clase:


6. Eterna Redención | 191

“Si tienen algunas preguntas, háganlas”. “Maestro, ¿Cuánto pelo tengo en mi cabeza?”. “Muchacho travieso, haz preguntas solamente de los libros de texto que estamos estudiando”. “¿Cuántas letras hay en nuestros textos?”. Si su pregunta hubiera sido como una de éstas, yo no habría contestado. Pero él es el tipo de hombre que desecha todo lo que antes creía que era muy importante y llegó a ser un buen creyente. Yo no podía simplemente decir que no sabía. Esta era la situación más difícil en la cual un pastor podía estar. Yo oré por un segundo para que me ayudara el Señor: “Señor, soy tan tonto que no puedo contestar su pregunta. Por favor, dame sabiduría para contestarle. El realmente quiere saber”. El Señor fue lo suficientemente bueno para darme una respuesta inmediatamente. “Señor Cho, es por eso que la Biblia es diferente a otros libros”. “¿Usted quiere decirme que esas narraciones raras hacen que la Biblia sea superior a los otros libros?”. “¡Escuche! Déjeme explicarle”. “Supongamos que yo muriera, y mis estudiantes, los compañeros pastores, o mis hijos, escribieran un libro sobre mí vida. Yo querría que ellos en lo posible escribieran que hice solamente cosas buenas a pesar de que yo también hice cosas malas. ¿Está usted de acuerdo conmigo? Ellos deberían tratar de esconder mis malas acciones lo más posible. La Biblia, sin embargo, es lla-


192 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

mada “el espejo de nuestras mentes”. En efecto, la Biblia revela nuestros corazones exactamente de la manera como son. La gente lujuriosa pretende aparentar ser caballerosa, amable y decir “hola” con una sonrisa en sus labios. Podemos encontrar muchas clases de narraciones incluyendo algunas muy sucias en la Biblia. Eso muestra lo que son nuestras mentes. No creo que usted tenga relaciones íntimas con los miembros de su familia, sin embrago, todos nosotros tenemos lujuria en nuestros corazones. La Biblia quiere descubrir nuestras mentes y quiere que nosotros lo reconozcamos. La Biblia no lo mencionaría si no fuera así. La Biblia habla de eso porque estamos llenos de cosas sucias. El comentó después de mi explicación: “¡Maravilloso!. La Biblia es realmente un libro veraz. Confucio habló solamente de cosas buenas como la dignidad o el honor. La Biblia es veraz”. Desde entonces, él ha estado leyendo la Biblia con mayor sinceridad. Amigos, no estoy hablando de cómo construimos nuestro templo, tampoco estoy hablando del plan de crecimiento de la iglesia, estoy hablando sobre los problemas que hay en nuestros corazones. Me gustaría mostrarles una radiografía de sus corazones, pues no es fácil explicar cómo son. En la primera noche de esta campaña, después de la prédica, un estudiante se me acercó y me preguntó: “¿Qué es pecado? ¿Podría explicarme qué es?”.


6. Eterna Redención | 193

Le di varias ilustraciones con el fin de que lo entendiera. “¿Cómo puede ser la forma de esos pecados?”. “Bueno, no es fácil entenderlo, porque no se pueden ver con nuestros ojos. Pero una cosa sí esta clara, que todo el mundo tiene pecado”. Si pudiéramos ver los pecados físicamente, todos podrían entenderlo fácilmente. Por ejemplo, cuando colocamos una pequeña gota de sangre de un paciente que tiene fiebre tifoidea en un microscopio, podemos ver una gran cantidad de bacilos moviéndose alrededor. Desafortunadamente, el pecado no puede detectarse con rayos X o con algún análisis de sangre. De igual manera, después de que nuestros pecados son quitados, no hay una evidencia física de ello; sin embargo, somos suficientemente bendecidos por tener algo que pueda dar testimonio y es nada menos que la Palabra de Dios. La gente hoy en día, no confía en la Palabra de Dios para revisar si ha sido limpia de su pecado. Mucha gente tiene la fe equivocada; ellos creen que son salvos de sus pecados cuando oran, hablan en lenguas, profetizan o sienten algo caliente en sus corazones. Eso es superstición. Deberíamos saber que la superstición anda en las iglesias. Sentirse bien no significa el perdón; tampoco, sentirse mal no significa el no perdón. Debemos saber cómo ser limpios del pecado a pesar de nuestros sentimientos. ¿Entiende usted? Amigos, el Señor quiere lavarnos de todos nuestros


194 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

pecados. También nos muestra el proceso completo de cómo ser limpios del pecado tan lógica y claramente que cualquiera que recibe el evangelio debería exclamar: “Ajá, es por eso que nos dio los 66 libros de la Biblia”. Ya que el hombre natural no tiene la habilidad de entender la Biblia por si mismo para su salvación, él necesita maestros que conozcan la Biblia y que puedan explicarle el evangelio. Son los pastores los que hacen este trabajo, los pastores que han vuelto a nacer, que han experimentado el perdón del pecado y el nuevo nacimiento. Cuando usted es limpio del pecado, viene a ser una persona nueva; entonces le empezará a gustar la Palabra como la miel, vivirá una nueva vida llena de amor, gozo y paz. Cuando le pedimos a una persona que no ha sido limpia de sus pecados: “no robe”, “de su diezmo” o “lea la Biblia todos los días”, estas peticiones no pueden ser más que una carga para ella y nunca podrá cambiar fundamentalmente. Los hermanos y hermanas que nacieron de nuevo en esta campaña se sienten totalmente diferentes por medio de la virtud del Espíritu Santo. Gracias a Dios, tenemos alguna gente nueva que lo está experimentando con nosotros esta noche. Pudieron encontrarse totalmente cambiados desde la noche anterior. Es por eso que la redención y el nuevo nacimiento, son tan importantes. En otras palabras, definitivamente, la perfecta y completa purificación de todos sus pecados es un deber.


6. Eterna Redención | 195

Tuve la oportunidad de echarle un vistazo a este auditorio el otro día; es uno de los mejores edificios en esta área, estaba muy impresionado con este grandioso edificio. Dicen que se construyó para predicar el evangelio y para la educación de los jóvenes estudiantes de Pusan. Gracias a Dios por darme la oportunidad de predicar en un edificio tan agradable. Amigos, este micrófono está funcionando muy bien y tiene un buen sonido, ¿no es verdad? El amplificador debe ser excelente. Sea lo que sea, ¿puede éste micrófono emitir un sonido si en alguna parte del cordón de electricidad, entre el micrófono y el amplificador, fuera cortado? No, no se puede. ¿Qué se haría en este caso? Se tendría que llamar a un electricista para que lo vuelva a conectar y que vuelva a sonar igual. De la misma manera, usted será cambiado una vez que el Espíritu Santo entra en su corazón. Si usted todavía ama las cosas del mundo y anda tras la vida carnal, algo anda mal. Cuando se quita el obstáculo, desde ese momento, podemos caminar con Jesús. Ya que la bendición es así, invitamos a las personas todas las noches después del sermón para platicar. ¿Por qué es necesario? Nos encontramos en un hospital donde podemos ver a unos médicos; un médico tiene muchos pacientes que atender, ¿Puede solamente recetarles aspirina y luego dejarlos ir? No, él no puede hacer eso. No importa qué tan ocupado pueda estar, él tiene que revisarlos uno por uno. Cuando yo tengo una campaña evangelística, nunca se


196 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

me olvida llegar con 40 o 50 compañeros pastores para darles recetas de acuerdo a los síntomas de los pecadores. Podemos encontrar muchos versículos que mencionan la redención en la Biblia, pero voy a hablar de uno sólo por causa del tiempo tan limitado que tenemos esta noche; sin embargo, éste debería ser más que suficiente para ser salvo. En los días del Antiguo Testamento después del Exodo, los Israelitas construyeron el Tabernáculo. Moisés era su guía. Ahora veamos Hebreos 8:1... “Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario y de aquel verdadero tabernáculo, que levantó el Señor, y no el hombre. Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer. Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aun sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley; los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte”. (Hebreos 8: 1-5).


6. Eterna Redención | 197

Cuando usted lee los versículos anteriores, es difícil entender, ¿no es verdad? Aquí podemos ver dos tabernáculos. Ahora miremos la segunda mitad del versículo 1 y el versículo 2: “Tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre”. Podemos encontrar las palabras ‘santuario’ y ‘tabernáculo’ en el versículo 2. ¿Cuál es el adjetivo para la palabra tabernáculo? El tabernáculo del cielo es el verdadero tabernáculo. ¿Lo hizo el hombre o lo hizo Dios? Sí, Dios lo hizo, veamos el versículo 5: “Los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales”. Ahora entendemos que hay dos altares, dos santuarios, dos tabernáculos y dos templos. Amigos, ¿alguna vez han oído de que hay dos templos? Algunas personas podrían pensar que hay mucho más de dos templos aún en esta ciudad. Pero aquí hablamos de otro tema. Hay dos santuarios para la ofrenda, uno de los cuales está en el cielo. Amigos, allí en el cielo hay un altar y un santuario que no son hechos por el hombre. Y cuando los israelitas entraron en el desierto, hicieron otro altar y otro santuario. A Moisés se le llamó para este trabajo: “¡Moisés!”. “Aquí estoy Señor”. “Sube al monte Sinaí”.


198 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

E l subió. ¿Us te d v io l a p e l íc u l a “L o s Die z Mandamientos”? Dios le dio las dos tablas con los mandamientos, cuando Moisés esperó durante cuarenta días y cuarenta noches sin alimento y sin agua, Dios le mostró el tabernáculo en el cielo, él vió el altar, la mesa, el arca del pacto, la fuente y lo demás, cuando Dios le ordenó lo que está en Hebreos 8:5: “Como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte”. Con estos versículos, sabemos que Dios le ordenó a Moisés que construyera un tabernáculo, un arca y un altar como los que vio en el cielo. Así que él hizo el tabernáculo en la tierra. Ahora, ¿dónde se encuentra el original? En el cielo, el que hizo era una copia. Eso quería decir que los israelitas ofrecían sacrificio por sus pecados como la figura o sombra del altar verdadero. Los sacerdotes mataban los machos cabríos y rociaban la sangre. Déjeme explicarle cómo fueron redimidos sus pecados por medio de la ayuda de los sacrificios. Por favor encuentre Levítico 4:27-31: “Si alguna persona del pueblo pecare por yerro, haciendo algo contra alguno de los Mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer, y delin-


6. Eterna Redención | 199

quiere; luego que conociere su pecado que cometió, traerá por su ofrenda una cabra, una cabra sin defecto, por su pecado que cometió. Y pondrá su mano sobre la cabeza de la ofrenda de la expiación, y la degollará en el lugar del holocausto. Luego con su dedo el sacerdote tomará de la sangre, y la pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto, y derramará el resto de la sangre al pie del altar. Y le quitará toda su grosura, de la manera que fue quitada la grosura del sacrificio de paz; y el sacerdote la hará arder sobre el altar en olor grato a Jehová; así hará el sacerdote expiación por él, y será perdonado”. Podemos ver en el Antiguo Testamento la palabra altar, como el lugar para la ofrenda encendida, que era el lugar en el tabernáculo para el sacrificio. ¿Era adecuado que ellos ofrecieran sacrificios en cualquier lugar como en las calles o en las montañas? ¡De ninguna manera! Sin ninguna excepción, ellos tenían que ir al altar para ofrendar. Ahora les voy a explicar cómo fueron perdonados sus pecados en el altar, de la manera tan fácil como me sea posible. Quiero que un hermano y una hermana pasen por aquí. Lo que estoy diciendo ahora es tan importante que ustedes necesitan poner mucha atención. La forma en la que ellos recibían el perdón de los pecados se menciona en los versículos que acabamos de leer. Supongamos que este hermano


200 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

pecó. Por favor, leamos juntos el versículo 27: “Si alguna persona del pueblo pecare por yerro, haciendo algo contra alguno de los mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer, y delinquiere; luego que conociere su pecado que cometió...”. Lo que podemos aprender aquí es que no todo el mundo esta calificado para esta expiación. El primer requisito es que uno tiene que ser pecador, pues solamente los pecadores pueden ser perdonados, el hombre limpio no necesita ninguna ofrenda. El segundo requisito es que debe estar consiente de su pecado. En otras palabras, él debe reconocer que es pecador. Ahora él esta calificado y necesita una cabra sin defecto para ser sacrificada por su pecado, porque la Biblia dice que “la paga del pecado es muerte”. Regresemos a los días del Antiguo Testamento, aproximadamente 3500 años A.C. Este hermano es el pecador que vino al sacerdote con una cabra sin mancha, que es la hermana. Sin mancha quiere decir limpia, perfecta, sin pecado. ¿Quién tiene pecado? ¿El hombre o la cabra? ¡El hombre! ¿Sobre quién debe caer la ira de Dios? Sobre el pecador, y el pecador dice: “Lo siento cabrita, yo quiero que seas sacrificada en mi lugar, por mí pecado”. Es por eso que él fue al sacerdote con una cabra. Aunque tenemos un pecador y un chivo expiatorio sin


6. Eterna Redención | 201

mancha, que sea adecuado para sacrificar, tendría que aceptarse como pecador. No puede haber castigo si no hay pecado. ¿Cómo, entonces, podemos transferir el pecado de él a la cabra? Si se pudiera ver el pecado como se ve un objeto como una pluma o un abrigo, simplemente podríamos tirarlo o quitárnoslo. El único que puede ver el pecado es Dios. Veamos los versículos 28 y 29: “Luego que conociere su pecado que cometió, traerá por su ofrenda una cabra, una cabra sin defecto, por su pecado que cometió. Y pondrá su mano sobre la cabeza de la ofrenda de la expiación”. La ofrenda de la expiación aquí viene siendo la cabra, y el pecador debe poner su mano sobre la ofrenda. ¿Por qué tiene el pecador que hacer eso? La electricidad se produce en una planta de energía y la conectamos con la línea de corriente eléctrica entre la planta y nuestro lugar para suplirnos de electricidad. ¿Cómo podemos transferir nuestros pecados a la ofrenda? En Levítico 16:21 dice que los pecados pueden ser transferidos al poner las manos sobre la cabeza de la ofrenda para la expiación. Es por eso que él pone las manos sobre la ofrenda, para que la cabra pueda ser sacrificada por el pecado. Ahora vamos a representar la ceremonia de la expiación. Yo soy el sacerdote y ordeno: “Usted, pecador,


202 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

ponga sus manos sobre la cabeza de la ofrenda para que le transfiera su pecado”. El pecador puso sus manos sobre la ofrenda; entonces, ¿su pecado fue transferido a la ofrenda? ¿Usted vio que su pecado fue transferido? No podíamos ver que pasara algo mientras él ponía sus manos sobre la ofrenda. No lo podemos ni siquiera ver con un vidrio de aumento. Y nosotros creemos sólo lo que podemos ver. Pero lo podemos ver con los ojos de la fe, porque Dios lo dijo. La Biblia lo dice, aunque usted no lo crea; no depende de usted. La Biblia no dice: “Tonto, no vayas al infierno. ¿Por qué quieres ir al infierno?”. ¿Usted puede creer que el pecado fue transferido cuando el pecador puso sus manos sobre la ofrenda? Si no es así, Dios es mentiroso. Déjenme preguntarles: ¿Dios miente? A veces, los pescadores exageran el tamaño del pez que agarran. El tamaño del pez podría ser más grande o más pequeño dependiendo de sus mentes. Dios es diferente de los pescadores. El solamente dice que negro es negro y blanco es blanco. El dijo que el pecado fue transferido y sólo por que El lo dijo, ¡así es! ¿Ustedes creen que Dios dijo así? Si ustedes no creen, yo no puedo ayudarles tampoco. Porque nadie puede darles fe, sólo Dios; si yo pudiera, pondría mí fe en sus corazones con mucho gusto; pero ya que esto es imposible, yo estoy aquí predicando ahora. El pecador puso sus manos sobre la ofrenda, y el pecado fue transferido. ¿Le queda algún pecado al


6. Eterna Redención | 203

pecador? ¿Y a la cabra? En cuanto a la palabra de Dios, al hombre no le queda pecado, pero la cabra es el vehículo para recibir el pecado. Veamos lo que el sacerdote hace con la cabra. El sacerdote hiere a la cabra en la arteria con una daga filosa. La ofrenda cae al suelo desangrándose. El sacerdote toma algo de la sangre de la cabra con sus dedos y lo pone en los cuernos del altar. La paga del pecado es muerte. “Señor, una vida por un pecador”; y como evidencia, él puso la sangre sobre el altar y derramó el resto al pie del altar y terminó el proceso quemando la grosura y las entrañas de la ofrenda. Ahora el pecador quedó limpio. Lo que hemos estado hablando es acerca de la expiación del pecado por medio de la ofrenda, en los días del Antiguo Testamento. Este es el sacrificio por el pecado. Entonces, ¿ahora este hombre es justo, sin pecado? El fue hecho justo, sin pecado, desde hoy. Así que hoy él está feliz. Pasa una hora, pasa un día y pasan diez días. Después de diez días él se encuentra con su enemigo, el que había estado esperando durante años. El lo insulta y lo golpea. Entonces, ¿él todavía es justo? ¿Todavía es santo? Desafortunadamente no. Cuando él se haya calmado lamentará el incidente. Ya desperdicié mi costosa ofrenda, ya no soy justo por culpa de mi condenado enemigo... La única cosa que le queda por hacer, es ir al mercado y comprar otra cabra o un toro para otro sacrificio. El debe ser visto en el mercado comprando cabras, toros, o un cordero, para su ofrenda por el


204 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

pecado, que no tenga mancha, para el siguiente sacrificio. Esto es lo que pasaba en aquellos tiempos. La Biblia dice que la sangre fluía como si fuera un río. ¿Había oído usted que Salomón ofrendó mil sacrificios cada vez? Un hombre rico podía ofrendar incontables veces, pero esto era muy difícil para un hombre común y corriente. Digamos que una oveja valía 100 dólares, ¿cuánto costarían 1,000? Costarían 100,000 dólares. ¡Es muchísimo dinero para una persona común!, ¿no es verdad? Veamos esto desde el punto de vista de Dios. El amaba tanto al hombre, pero no podía hacer nada a causa de una barrera, el pecado. El estaba feliz y satisfecho cuando el pecador ofrendaba, pero solamente por un par de horas. ¿Por qué? Porque él hombre pecaba otra vez y así no podía mantener la paz por mucho tiempo, por causa del pecado. Sus sacrificios solamente duraban un corto tiempo, hasta que volvían a pecar. ¿Usted se acuerda lo que la Biblia dice? Una ofrenda de un animal, como una cabra, es exactamente la figura o la sombra de las cosas verdaderas en el cielo. Muchos sacerdotes en la época del Antiguo Testamento, hacían este trabajo para ilustrarnos, para dejarnos conocer las cosas verdaderas del cielo. Finalmente, Dios quiso tener la ofrenda real en el altar del cielo. La ofrenda verdadera no puede hacerse con sacrificios de cabras, toros o corderos, por eso tuvo que mandarnos a su único Hijo, Jesucristo, como un sacrificio perfecto, válido para siempre.


6. Eterna Redención | 205

Usted sabe que Jesús vino a la tierra como el cordero que quita nuestros pecados. Entonces, nuestros pecados deben ser transferidos a El. ¿Cómo es que la mayoría de la gente no sabe esto? Ellos no saben si nuestros pecados fueron transferidos a El o si todavía tienen pecado. Satanás es lo suficientemente astuto para engañarlos. Lo que hace la cosa peor, como decíamos, es que el pecado no es visible físicamente. “Tú todavía tienes pecado. ¿Te acuerdas del pecado que cometiste el otro día? Tú mentiste”. “Es cierto, sí lo hice. ¡Oh Señor, soy pecador!”. Los pecados deben ser transferidos a Jesús. Vamos a hablar de cuándo y cómo sucedió. En la época del Antiguo Testamento, el pecado podía ser transferido cuando el pecador ponía sus manos sobre la ofrenda por el pecado. Existen millones de personas en este mundo, si todos pusieran sus manos sobre la cabeza de la ofrenda ¿qué le sucedería a la cabeza? Se desgastaría en un tiempo muy corto. No sé si esto es verdad o lo inventaron, pero yo escuché algo sobre la estatua de Pedro en Roma. Una parte de sus pies estaba desgastada porque mucha gente de muchos países la habían besado. Tuvieron que ponerla en un escaparate de vidrio. ¿Puede imaginar qué sucedería si todos nosotros pusiéramos nuestras manos sobre él? Ahora vemos unas buenas nuevas en el Antiguo Testamento: cuando una de las personas pecaba, ponía sus manos sobre la


206 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

ofrenda, por su pecado, y, para toda la nación o toda la congregación, un sólo hombre ponía sus manos a favor de toda esa gente. Cuando tenga un poco de tiempo, revise Levítico capítulo 4:1. En efecto, debemos tener un verdugo que ponga sus manos sobre la cabeza de Jesús. Vamos a buscar en los versículos de la Biblia. Por favor, busquen Mateo 3:13: “Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él, mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó”. Supongamos que este hermano aquí es Jesús. Y esta hermana es Juan el Bautista. Jesús vino a Juan, quien estaba bautizando a la gente. “Bautízame”. ¿Qué dijo Juan? “Necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?”. ¿Y qué dijo El? “Deja ahora”. Ahora síganme. “Así conviene que cumplamos toda justicia”. ¿Cómo es que el bautismo de Jesús es adecuado


6. Eterna Redención | 207

para toda justicia? La justicia es el concepto contrario al pecado. Juan el Bautista vino a El para bautizarlo. Amigos, cuando bautizamos a alguien, ¿ponemos las manos sobre aquellos que van a ser bautizados, o no? ¡Claro que sí! Este mismo acto de poner las manos de Juan, transfirió los pecados de toda la humanidad a Jesús. ¿Entiende usted? Hubo una voz que venía del cielo diciendo: “Este es mí hijo amado, en quien tengo complacencia”. Dios estaba tan complacido con El. ¿Por qué? Dios le pidió a Jesús que muriera por los pecados de todo el mundo y El llevó todos los pecados en su espalda. El, como el Hijo de Dios, era tan amoroso. Es por eso que El dejó que Juan el Bautista pusiera sus manos sobre El, y Juan lo bautizó. Juan era el representante del mundo de acuerdo a la Biblia. ¿Fueron transferidos los pecados del mundo a Jesús cuando Juan el Bautista puso sus manos sobre El, o no? Vamos a poner esto claro ¿Cuándo le fueron quitados los pecados a usted? ¿Cuándo empezó a creerlo? Si todo esto no es así, no tiene sentido. Usted cree ahora y El murió hace dos mil años. ¿Quiere eso decir que El no murió por los pecados de usted? Su muerte no puede ser efectiva a menos que hubiera muerto por los pecados del mundo, incluyendo los míos, los cuales también le fueron transferidos. Si El hubiera muerto antes de que mis pecados le hubieran sido transferidos, su muerte no habría signif icado nada para mí, no


208 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

podríamos decir que El murió por mí. ¿Tengo razón? ¿Está usted de acuerdo? El se llevó nuestro pecado aún antes de que naciéramos, no cuando llegamos a creer en El. El, en la presencia de Dios, se llevó los pecados de nuestros hijos, de nuestros nietos, de nuestros tataranietos, así como los de nuestros padres, abuelos y bisabuelos; no vimos eso, pero esto es la verdad, la Palabra de Dios lo dice. Juan 1:29: “El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. En el primer día, Jesús vino a Juan y fue bautizado en el río Jordán. Al siguiente día El vino a Juan otra vez, cuando Juan el bautista estaba bautizando en el río Jordán. Jesús se acercó. ¿Qué fue lo que dijo Juan, cuando vio a Jesús? “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. ¿Vino Jesús a Juan con alguna carga sobre su espalda? La única cosa que pudo ver en Jesús fue una túnica raída. No pudimos ver el pecado transferido a El, pero Dios no tenía problema para verlo; Juan también pudo verlo. “¿Qué?, ¿sus pecados no fueron incluidos en los pecados del mundo? ¿Porque usted es un enemigo especial de Dios, Jesús pasó por alto solamente sus pecados? ¡No sea tonto! Cualquier pecado que haya en este mundo es


6. Eterna Redención | 209

una parte del pecado del mundo. Amigos, en los días del Antiguo Testamento, aún una cabra quitaba los pecados. ¿No cree usted que el Cordero de Dios es capaz de quitar el pecado del mundo?”. Jesús tuvo que ser castigado por el pecado del mundo. El ya había recibido toda clase de pecados, antes de que muriera en la cruz. ¿Por qué? Porque todos los pecados fueron transferidos a El. “Su” pecado estaba tan pesado y tan sucio que aún Dios le dio la espalda. Finalmente, fue ejecutado en la cruz. “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados” (Isaías 53:4-5) Dice que El fue clavado en la cruz por nuestras transgresiones y por nuestros pecados. Nosotros no podemos transferir nuestros pecados a Jesús porque el pecado es invisible. Pero no importa que podamos hacerlo o no. Lo importante es que El se haya llevado nuestros pecados. Todo lo que nosotros tenemos con respecto al pecado, es la memoria de éste. Satanás toma ventaja de esa memoria para alejarnos del Señor, porque todos saben que El abomina el pecado. Satanás nos está engañando. Nuestra salvación nunca va a depender de si


210 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

recordamos nuestros pecados o no. ¿Acaso no pueden todos los enfermos de amnesia salvarse de sus pecados? ¡ No tiene sentido! Más frecuentemente, nosotros recordamos los pecados que cometemos y sentimos remordimiento de conciencia, pero el hecho más sólido y más firme es que nuestros pecados fueron quitados. La Biblia lo testifica. La única cosa que usted tiene que hacer, es solamente aceptar la verdad. No tenemos que ser enjuiciados porque Jesús ya fue castigado por nuestros pecados hace mucho tiempo. ¿Usted conoce este himno? “El juicio de Dios no puede caer sobre mí. Estoy protegido por la sangre, ya lo ves. Jesús murió en el madero y su sangre me cubre. El juicio de Dios no puede caer sobre mí”. Si nos presentáramos ante el juicio, Dios diría: “Tu juicio ya se llevó a cabo”. “¿Cuándo Señor?”. “Se llevó a cabo en la cruz”. Un día fui a un lugar donde lavan carros, con un compañero de trabajo, para lavar mí carro sucio. Después de que ya estaba limpio, fui a pagar por ese trabajo. El hermano que estaba conmigo, me detuvo y me dijo: “Ya pagué por el servicio”. El pagó por el servicio sin preguntarme. ¿Tengo que volver a pagar? También Jesucristo recibió el castigo sin preguntarnos, recibió el juicio sin nuestro consentimiento. Ese es el amor que El tiene para nosotros. No debemos hacer que Su amor


6. Eterna Redención | 211

no valga nada para nosotros. El se sentiría muy triste si nosotros creemos que todavía tenemos pecado en nuestro corazón. Veamos los versículos y hablemos un poquito más en detalle. “Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación”. (Hebreos 9:11) Lo anterior quiere decir que Jesús entró al tabernáculo grande y perfecto, y no en el tabernáculo hecho por el hombre en el Antiguo Testamento. Y el versículo 12: “Y no por la sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una v e z p a r a s i e m p r e e n e l Lu g a r S a n t í s i m o , habiendo obtenido eterna redención”. Aquí podemos encontrar palabras que dicen: “Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros”. En aquellos tiempos, ellos ofrecían machos cabríos o becerros, en el tabernáculo terrenal, que era una copia del verdadero tabernáculo. Pero Jesús, Sumo Sacerdote, con su propia sangre, entró en el verdadero tabernáculo, en el Lugar Santísimo, una vez para siempre. Ofrendar con anima-


212 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

les, como cabras y becerros, era bueno para limpiar los pecados, pero solamente por un poco de tiempo. Consecuentemente, ellos tenían que hacerlo repetidamente. ¿Y Jesús? Él no sólo lavó los pecados de las personas que estaban cerca de la cruz, sino también los de cada persona de este mundo. Es por eso que él no tiene que ser crucificado otra vez; no es necesario. Así que él está sentado a la diestra de Dios. En el versículo 13, leemos: “Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne”. ¿Las cabras y los toros limpiaban o no sus pecados en el altar? Sí. No es necesario mencionar que su preciosa sangre lavó todos nuestros pecados completa y eternamente. ¿Ustedes lo creen así? ¿Lo creen ustedes en sus corazones y no sólo en sus cerebros? Mucha gente dice que cree que Jesús murió por sus pecados pero también dice que todavía tiene pecado. Esto es tan ridículo y tan auto-conflictivo. Ellos tienen el conocimiento pero no lo creen. Podemos ser librados del pecado una vez que creamos que Jesús derramó su sangre para limpiar nuestros pecados perfectamente. Déjenme hablar del evangelio desde otro ángulo. Se supone que usted no debe tener ni un poquito de duda.


6. Eterna Redención | 213

Leamos en Hebreos 10:10: “En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre”. ¿Cómo es que podemos decir que somos santos? ¿Sobre qué base insistimos en decir que somos santos? Solamente porque Jesús murió en la cruz. Es algo rea lmente tonto que nosotros hagamos algo bueno para ser santos. Como dije anoche, eso es el cerdo con el perfume caro en su sucio cuerpo. El perfume más caro no le hace nada bueno al cerdo, al cual siempre le gusta el lodo. Igual es el hombre; nosotros no podemos ser santos por nosotros mismos, estamos inclinados a desear el pecado; pero, solamente Jesús, que fue crucificado, que derramó su sangre y murió por todos nosotros, puede santificarnos. “Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados”. (Hebreos 10:11) Estas ofrendas podían quitar los pecados sólo temporalmente. Pero el versículo 12, dice:


214 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados...”. Déjenme preguntarles: ¿Qué clase de sacrificio? ¡Un sacrificio por los pecados, para siempre! Regresemos a los versículos: “...se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados”. Dios nos hizo perfectos con la sangre preciosa en la cruz. Crea en el hecho de que Dios nos hizo santos. Crea en el hecho de que Dios no nos dejó hacer nada para perdonar nuestros pecados. Solamente crea en el hecho de que en la cruz él lavó nuestros pecados completamente. En los versículos 16 y 17, dice: “Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré. Añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones”. El Señor dijo que El ya no se acordará de sus pecados ni de sus transgresiones. Si usted hizo algo malo


6. Eterna Redención | 215

contra mí, no se sienta incómodo de estar aquí. ¿Y qué tal cuando le diga que ya lo olvidé? Usted puede relajarse y descansar. Mi esposa comete errores de vez en cuando y yo la regaño. ¿Sabe usted qué me contesta? Me dice: “Ya hablaste de eso el otro día, ¿cuántas veces me lo tienes que repetir?" Estoy de acuerdo con ella, yo hablo de los errores de otras personas constantemente a pesar de que yo también los cometo. Así somos los seres humanos, tratamos de olvidar algunas cosas pero también tratamos de recordar otras; en la mayoría de los casos, nada más porque sí. Así es la humanidad. ¿Y Dios? El puede olvidar y recordar lo que El quiere. Una vez que El dice que no se acordará, El lo borra, como se borra cualquier información de un ‘diskette’ de computadora y eso es todo. El es totalmente diferente a nosotros. En otras palabras, El no se acuerda de nuestros pecados. ¡Aleluya! ¡Alabemos al Señor! Mis amados amigos, realmente deseo que todos nosotros podamos ir al cielo y vivir allí felizmente para siempre. Aprecio su paciencia en esas sillas incómodas. Nos vemos esta noche.


7 Un Hombre Asaltado Por Ladrones

B

uenas noches, amigos. Veo que le dieron un gran aplauso a los testimonios y a los himnos ¿Y qué tal para el que predica? Solamente estoy bromeando. Gracias, de todos modos. Permítanme leer del Nuevo Testamento de la Biblia, en Lucas 10, del versículo 25 en adelante: “Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? El le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Aquel, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu


218 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás. Pero El, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. Así mismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, paso de largo. Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de El, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de El. Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? El dijo: El que usó de misericordia con El. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo”. Amigos, esta mañana hablamos en detalle de cómo pueden ser transferidos a Jesucristo nuestros pecados. En realidad, el pecado no está físicamente sobre nuestra espalda, pero hace que nuestros corazones se sientan muy pesados. El pecado lastima el centro de nuestros


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 219

corazones antes de que enferme nuestra carne; es por eso que la mayoría de la gente que se salva, que es librada del pecado, nos da testimonio de cómo sus problemas físicos, desaparecen espontáneamente. Los médicos dicen que la mayoría de las enfermedades son mentales. Yo personalmente lo experimento de vez en cuando. Cuando me preocupo por algo, sufro de indigestión y pierdo el apetito. No es problema digerir el mismo alimento con un corazón alegre y feliz. Leí un informe de un médico que dice que 437 enfermedades se curan automáticamente al ser quitadas las cargas. Ahora, amigos, todo el mundo sabe que es bueno tener una liberación, pero nadie sabe cómo. Asumamos que tenemos aquí un árbol de pecado. Los árboles como el manzano, el naranjo y el durazno, dan frutos solamente una vez al año y una vez que son cosechados se acaban. Desafortunadamente, el árbol del pecado da frutos de pecado a cada momento. Da frutos cuando usted duerme, cuando come, cuando viaja... siempre. La mayoría de las personas vive todo el tiempo recogiendo los frutos del árbol del pecado y como no pueden recogerlos completamente, no pueden estar delante de Dios con confianza, audacia, felicidad y serenidad. Esto describe los corazones de mucha gente. Nuestro Señor lavó nuestros pecados porque El desarraiga el árbol del pecado en sí, no solamente los frutos del árbol. En la primera noche de esta campaña,


220 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

les dije que el pecado es diferente de las transgresiones, las cuales son las consecuencias del pecado. Una gripe no es la mucosidad, ni la tos. Una gripe produce la mucosidad, la tos y un dolor de garganta, pero éstos no son la gripe, son la consecuencia de la gripe. Nosotros robamos, mentimos y odiamos a otras personas. El que tiene pecado hace estas cosas. El robar en sí no es pecado, sin embargo es un resultado del pecado. El robar es una trasgresión, ya que nuestro pecado interno produce frutos de pecado. Les expliqué esta mañana cómo nuestros pecados fueron fundamentalmente transferidos a Jesucristo. Estuve meditando acerca de continuar este tema y esta noche voy a hablar acerca de él desde un punto de vista diferente. ¿Cómo se lleva a cabo nuestra salvación? ¿Cómo puede usted ir al cielo? ¿Cómo podemos ser librados del pecado para siempre? ¿Cómo podemos ser restaurados y ser como fueron Adán y Eva antes de que desobedecieran a Dios en el Edén, para que podamos estar delante de Dios libremente? Amigos, podrían pensar que es imposible para ustedes. Pero Dios es tan poderoso y tiene tantas maneras que El puede fácilmente cambiarnos, de seres humanos viles, sucios e indignos, a seres justos. Lo voy a explicar por medio de Lucas 10. Hace mucho tiempo, había un hombre joven que trabajaba en un puerto de Londres. El era un joven pobre, soltero y sin familia. Trabajaba mucho empa-


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 221

cando y desempacando bagaje para los barcos que iban entre Inglaterra y Estados Unidos de Norteamérica, ganando unos cuantos centavos al día para comprar unas cuantas piezas de pan, y dormía donde fuera. Muchos pasajeros le comentaban buenas cosas sobre la tierra de ensueños. Decidió ahorrar dinero para comprar un boleto e irse a los Estados Unidos. Con la esperanza de un buen empleo y una mejor vida, ahorró tanto como pudo para comprar su boleto al plazo más corto. Guardaba el dinero en su bolsillo y cuando tenía tiempo lo contaba. Pasado un tiempo había ahorrado lo suficiente para comprar el boleto, pero no lo suficiente para su alimentación y otros gastos necesarios durante el viaje en el barco y el desembarque en Nueva York. Decidió comprar un boleto para irse a los Estados Unidos, ya que no podía esperar al siguiente barco. Estaba deseando irse aunque no comiera alimento durante una semana mientras llegaba a los Estados Unidos. Salió el barco hacia los Estados Unidos y los pasajeros se reunían en la sala de descanso y platicaban sobre el nuevo país al que se dirigían. También el joven entró en la conversación. Cuando estaban platicando escucharon el sonido de una campana y se dirigieron a la cafetería para almorzar. El joven no pudo ir porque sus bolsillos estaban vacíos. La gente que estaba junto a él, le decía: “Vamos a almorzar, joven”.


222 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“No tengo hambre”. “¿Está seguro? ¿Por qué no prueba un poco?”. “Así estoy bien, gracias”. Después del almuerzo la gente comentaba: “El almuerzo estaba delicioso”. El muchacho tenía mucha hambre, pero él se dijo: “Vale la pena soportar dificultades por un corto tiempo”. En la noche, la campana sonó otra vez llamando a los pasajeros para la cena. “Joven, usted debe tener hambre, sé que no almorzó. Vamos a cenar”. “Yo estoy bien, de vez en cuando dejo de comer por algunos días”. “Tiene que comer, por su salud”. “No se preocupe”. Luego de una buena plática y de unos juegos, cuando llegaba la hora de la comida, él se ponía de mal humor. “No quiero comer”. “Joven, ¿por qué no quiere comer?”. “Olvídelo, no es su problema”. Estaba muy molesto. Se quedó sin comer dos días, tres días... y cinco días... casi moría de hambre. El se consolaba pensando: ‘solamente faltan dos días para llegar’. Sólo tenía que soportar dos días sin comer. Pero, desafortunadamente, el capitán avisó: “Su atención por favor. Me da pena informarles que


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 223

tardaremos cinco días más para llegar a nuestro destino debido al mal tiempo”. Cuando escuchó el anuncio, se sintió mareado, pues pensó que él podría soportar dos días más sin comer, pero no cinco. Finalmente tomó una decisión: “¿Cuál es la diferencia entre morir de hambre y morir a golpes? Mejor voy a comer. Voy a comer primero y cuando me digan que pague, yo puedo lavar platos o trabajar en la lavandería”. Entro en la cafetería cuando no había nadie. llego una mesera y le ordenó una gran cantidad de alimento. Ella estaba sorprendida y le preguntó: “¿Para cuántas personas?”. “No importa, sólo traiga lo que le ordené”. El llenó su estómago, cuanto pudo aguantar hasta que el alimento le llegara a la garganta. Platillo tras platillo. Una vez que ya había comido, empezó a preocuparse por el dinero. “Tarde o temprano me van a pedir que pague por el alimento. ¿Cómo van a tratarme cuando sepan que no tengo dinero?” Se sentía muy mal, todo el mundo se había ido y solamente quedó la mesera delante de él para recoger los platos sucios. Finalmente el joven dijo: “Mesera, tráigame la cuenta”. “¿Cómo dice...?”, le preguntó. “Pedí la cuenta. ¿Cuánto es?”. “¿Es la primera vez que usted come aquí?”.


224 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“A usted, ¿qué le importa?, solamente tráigame la cuenta”. La joven se volvió impaciente y molesta: “Le estoy preguntando si usted alguna vez ha comido aquí”. “No tiene por qué saberlo, sólo traiga la cuenta”. “No cobramos por los alimentos en este barco”. “Ay, ¡Dios mío! ¿Qué dijo usted?”. “El precio del alimento está incluido en su boleto”. “Si hubiera sabido eso, no me hubiera perdido ni un solo alimento durante los últimos cinco días...” Nos podemos imaginar qué tan exasperado estaba por pasar hambre cinco días. Ahora bien, esa exasperación no se compara en nada con la de una persona que va al infierno después de una larga vida llena de toneladas de buenas obras. ¿Usted sabe por qué él se va al infierno? Porque no entendió la Palabra de Dios. El hombre joven se estaba muriendo de hambre solamente porque no sabía que ya había pagado por la comida. Si el barco no se hubiera encontrado con ese contratiempo, él podría haber muerto de hambre. Amigos, si vamos al infierno es solamente porque no entendemos la voluntad de Dios. ¿Acaso las madres no les compran pañales a sus bebés antes de nacer? De igual manera, Dios preparó cosas perfectas porque Él sabe que nosotros somos malos, sucios y cometemos pecados. La gente que no sabe lo que Dios hizo por nosotros, trata de lograr su misericordia y benevolencia


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 225

por sí misma. Un día, una madre le dijo a su hijo: “Llega temprano de la escuela”. “¿Por qué, madre?”. “Voy a salir”. “Está bien, voy a llegar temprano”. El muchacho olvidó su promesa y llegó tarde después del fútbol. La madre ya se había ido pues no pudo esperar. Pero, por supuesto, ella le preparó alimento antes de salir y lo puso en una bandeja. Si el hijo no hubiera sabido eso, hubiera tenido que buscar y prepararse alimento. Las personas, igual al niño, quieren hacer algo bueno por ellos mismos cuando no conocen el secreto de lo que preparó Dios para ellos. Un buen ejemplo de esa gente, es el intérprete de la ley, acerca del cual leímos en Lucas 10. Ahora leamos juntos el versículo 25: “Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?”. Presten atención. La pregunta del intérprete: “¿Qué haré para heredar la vida eterna?”, implica un prejuicio significativo. Este intérprete pensó que podía esforzarse para recibir la vida eterna. El hizo lo mejor de su parte por guardar los mandamientos. Pero, ¿había obtenido la vida eterna? Contrariamente


226 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

a su esperanza, no lo logró. Por esto tuvo que pararse delante de Jesús y preguntar: “¿Qué haré para heredar la vida eterna?”. ¿Cuál fue la respuesta de Jesús a su pregunta? En el versículo 26, Jesús le preguntó: “¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?”. Este versículo es muy importante. Acaso solamente preguntó: “¿Qué está escrito en la ley?”. No. El hizo dos preguntas: “¿Qué está escrito en la ley?” y “¿Cómo lees?”. Si ustedes leen la Biblia un poco más profundamente podrán encontrar unos secretos espirituales escondidos. En la pregunta de Jesús podemos ver una implicación de que la ley puede ser entendida e interpretada de varias maneras dependiendo de la persona. ¿Qué está escrito en la ley? Como usted sabe: “No cometerás adulterio. No robarás. No matarás. No levantarás falso testimonio contra tu prójimo”, etc. El punto principal aquí es cómo leer la ley; en otras palabras, cómo percibirla. Jesús le preguntó al intérprete: “¿Cómo la lees? ¿Cómo la entiendes?”. Ahora amigos, todos nosotros sabemos lo que está escrito en la ley, pero tenemos un problema y es entenderlo. ¿Entienden lo que estoy diciendo? Esta noche yo quiero preguntarles: “¿Cómo la leen ustedes? La ley, como tal, está escrita así: “No robarás, no cometerás adulterio, no matarás...” Yo puedo decirles que hay dos tipos de personas. Algunos tratan de obedecer la ley


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 227

como se les pide. Ellos dicen que no roban porque Dios les mandó que no lo hicieran; que no mienten, porque Dios les ordenó que no lo hicieran. Hacen lo mejor que pueden. La otra gente, por el contrario, se rindió después de que trataron de obedecer la ley (no robar, no odiar, no mentir, no matar...) Confesaron que no podían obedecer la ley y le pidieron al Señor que lo hiciera por ellos. Ellos reconocieron su debilidad y se rindieron al Señor sacando banderas blancas. Estas son las dos maneras de entender la ley. El equipo de boxeo coreano ganó muchas medallas de oro en los juegos olímpicos asiáticos. En un encuentro boxístico dos hombres se golpean, el más fuerte golpea al más débil sin misericordia, le pega en la cara, en los costados y en el estómago hasta derribar al oponente. Los boxeadores dicen que se sienten muy aliviados cuando son derribados después de un gran esfuerzo. Una vez que caen ya no reciben más golpes. Podemos imaginarnos lo cómodo que ha de ser. En el boxeo más vale que ganemos; pero al luchar con Dios deberíamos ser derribados inmediatamente. ¿Lo entienden? Mientras más tratamos, más sufrimos. Es necesario rendirse rápidamente. Los verdaderos creyentes, no son los que nada más van al templo, dicen a una sola voz que cuando deciden firmemente ya no pecar, es cuando se hacen más propensos a pecar. Los experimentados saben lo que estoy diciendo. Muchos de ustedes han probado fumar, ¿no


228 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

es verdad? Levanten sus manos si alguno de ustedes alguna vez ha fumado. Yo lo hice una vez. Estoy seguro de que todos los fumadores han tratado de dejar de fumar cuando menos una vez. Hoy estamos a 9 de octubre; supongamos que un fumador toma la decisión de dejar de fumar mañana. ¿Qué creen ustedes que le sucede hoy? El se fumará dos paquetes de cigarros si antes se fumaba un paquete diario. ¿Creen que les estoy mintiendo? Los fumadores experimentados deberían estar de acuerdo con migo. Escuchen, dejaré mi cuaderno de notas aquí, voy a salir por un momento. Si les hablara de esta manera tal vez no pasaría nada. Pero si, en cambio, les pido sinceramente antes de salir: “Ustedes pueden hacer lo que quieran, pero por favor no vean mi cuaderno de notas, ¿entienden? Les suplico, por favor, ni siquiera lo toquen”. Amigos, a ustedes les gustaría mirarlo porque yo les había dicho repetidamente que no lo hicieran. ¿Tiene esto sentido? Había una vez un maestro muy estricto en la escuela de una aldea. Mientras leía sacó algo de su estante y se lo comió. Sus alumnos le preguntaron: “¿Qué come señor?”. “Muchachos, es un fruto disecado”. “¿Qué es un fruto disecado?”. “Ustedes se mueren si lo comen”. Un día el maestro salió y los muchachos se quedaron


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 229

solos en la clase. Hablaban del fruto disecado: “¿Qué carambas será un fruto disecado? Es bueno para los adultos, pero veneno para los niños. No tiene sentido, más vale que lo probemos”. Finalmente un muchacho valiente le dio una mordida. Lejos de que le resultara mortal, le supo delicioso. El se comió todos los frutos disecados que tenía en mano pero no murió e indujo a sus compañeros para que comieran también, diciéndoles: “Vamos, comamos juntos. Sabe muy rico”. Los muchachos se sentaron alrededor y se comieron todos los frutos secos del maestro. Después de comérselos, estaban asustados porque el enérgico maestro los iba a castigar. Estuvieron discutiendo de cómo iban a resolver ese gran problema. Finalmente a un muchacho muy listo se le ocurrió una idea: “¡Hey! muchachos, hagan lo que yo les diga”. “Está bien, ¿qué quieres que hagamos?”. El arrojó el tintero favorito del maestro sobre el piso, rompiéndolo en pedazos. “¡Todos al piso, tendidos!”. Siguieron sus órdenes y al entrar el maestro vio a todos los alumnos postrados ante él. “Muchachos, ¿qué están haciendo? El muchacho inteligente le contestó: “Maestro, cometimos un crimen digno de muerte”. “¿De qué están hablando?”. “Mientras jugábamos, le rompimos el tintero. Hemos


230 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

cometido el peor pecado del mundo. Teníamos tanto remordimiento, que nos comimos sus frutos secos, los cuales usted nos dijo que nos matarían si los comíamos. Por eso ahora estamos esperando morir, pero hasta ahora no ha sucedido nada. Nosotros creemos que deberíamos comer más para que muramos pronto pero ya no queda ninguno...”. ¡Qué simpática historia!, ¿no es verdad? La mayoría de nosotros somos engañados por Satanás. Creemos que podemos abstenernos de pecar si lo decidimos. Pero resulta que es lo contrario. ¿Entienden? Digamos que tenemos una hija adolescente, Ella se afana por los muchachos de tal manera que no estudia. Su padre estableció un toque de queda en casa para que se concentrara en estudiar solamente. Ella aceptó y se puso a estudiar mucho. Un día, mientras estaba estudiando, su padre entró y le preguntó: “¿Estás pensando en muchachos otra vez?”. En realidad ya los había olvidado, pero esta observación la hizo recordarlos. ¿Entienden ustedes lo que estoy diciendo? Cometemos pecados, no porque nos guste, sino porque nos encontramos atrapados en ellos. Al guiar un estudio Bíblico con unos reclusos, uno de ellos me contó su experiencia en una reunión privada. El era un vicioso del alcohol. El tomó la decisión de no beber más porque cuando bebía se ponía violento y tenía problemas. Dejó de beber completamente, pero un día, cuando pasaba por una cantina, unos amigos le


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 231

hacían señas para que fuera con ellos. “Vamos amigo, ¿por qué no nos acompañas?”. Poco después, él se halló en la cantina. Terminó allí a pesar de la decisión que había tomado. “¡Sólo una copa! ¡Una copa!”. Pero él no sólo bebió una copa sino varias. Claro está, una copa a la vez, nunca bebió dos copas al mismo tiempo. Al despertar, no supo lo que había pasado en la cantina, pero sí sabía que estaba en una estación de policía. Amigos, Dios sabe que aunque se nos pida que obedezcamos la ley, somos personas que no podemos abstenernos de cometer pecados. Es por eso que El nos dio el poder para superar el pecado, en lugar de que nosotros intentemos no cometer pecados. Es únicamente con el poder de Dios, no por nuestras resoluciones, que podemos triunfar sobre el pecado. Después de esforzarnos mucho tiempo para obedecer leyes tales como: “no matarás”, “no robarás” y “no cometerás adulterio”, nos damos cuenta de la futilidad de eso, y exclamamos: “¡Absolutamente no soy capaz de hacerlo! ¡Señor, no puedo hacerlo!”. Dios nos dio la ley para que desistamos, para que nos rindiéramos. La ley no fue hecha para ser cumplida por nosotros. Ninguna persona en el mundo ha cumplido la ley completamente. La persona que trata de cumplir la ley pero falla, no vuelve a tratar por sí misma. Por eso, Jesús le preguntó cómo entendía la ley. Un grupo considera que debe obedecer la ley. El otro


232 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

considera que debe confesar: “Yo no puedo hacerlo, por favor hazlo por mí”. Jesús siempre obra sobre el segundo grupo. Algunas personas nada más dicen de labios: “¿Qué puedo hacer yo? No puedo hacer nada, no soy nadie”, pero siempre muestran sus buenas obras. Dios obra en el que se da cuenta completamente de que es malo y sucio y que no depende de sus propias obras. ¿Qué dijo el intérprete de la ley? El conocía la ley pero no conocía el mensaje implícito. El sólo pensaba que tenía que trabajar con toda su fuerza. “Amaré al Señor con todo mi corazón, con toda mi alma, con toda mi fuerza...” Esto no tiene sentido. ¿Pueden ustedes amar a Dios con todo su corazón? Yo no puedo hacerlo. Yo manejo mucho, más o menos una hora todos los días. Eso quiere decir que paso 365 horas en mi coche al año. Eso es muchísimo tiempo perdido. No puedo darme el lujo de tener un chofer. A veces trato de encontrar la forma de tomar ventaja del tiempo perdido, con orar y memorizar unos versículos, por ejemplo. Un día, mientras esperaba la luz verde en el cruce de la calle, estaba pensando en alguna cosa con mis ojos puestos sobre la Biblia colocada en el asiento de al lado. Estaba absorto en esas palabras cuando la persona que venía manejando detrás de mí, hizo sonar la bocina de su carro. Ahí estaba la luz verde y todos los que estaban delante de mí ya se habían ido. Mi coche me pre-


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 233

vino: “Amo, si usted quiere que yo trabaje adecuadamente, tiene que concentrarse en mí con todo su corazón”. Lo que yo quiero decir, es que, cuando estoy manejando, no puedo ofrecerle todo mi corazón a Dios. “Con todo mi corazón, con toda mi vida, con toda mi fuerza, con toda mi voluntad...” Amigos, si alguno de ustedes puede hacer esto, levante la mano. Si ustedes aman a Dios con todo su corazón, ¿con qué fuerza comen ustedes? El inculto diría: “Creo en Dios, yo lo haré”, ¿no es verdad? Regresando a la pelea de boxeo. El más listo es el que cae al suelo tan pronto como empieza el primer asalto. El es mucho más listo que el boxeador que recibe un corte en la cara, heridas en la frente y sangra profusamente hasta que es derribado. No estoy hablando del boxeo verdadero, en un juego de verdad es mejor ganar. Pero cuando tenemos un asalto con un adversario como Dios, esa es la manera más inteligente. Dios no lo cuida a usted sino hasta que usted haya caído y esté derrotado de modo que desista y se rinda. ¿Entiende usted? Yo sé por qué se lo digo. Ese intérprete de la ley, dijo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza, con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”. Este es el resumen de los Diez Mandamientos. Los primeros cuatro nos ordenan que amemos a Dios, los otros seis que amemos a nuestro prójimo. ¿Qué dijo Jesús? “Bien has respondido, haz esto y vivirás”.


234 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“Haz esto y vivirás”, puede interpretarse así: “Si no haces esto, morirás”. Deuteronomio 28, del 2 al 6, dice: “Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir”. Y continúa así: “Bendito serás...”. Luego dice: “Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te mando hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán. Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo. Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar. Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas. Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir...” (Deuteronomio 28:15-19). Amigos: ¿Es esto una bendición o una maldición? Es una bendición para los que obedecen la ley, pero una


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 235

maldición para aquellos que no pueden obedecer la ley. ¿Entendió? La gente no sabe esto. Tenemos que conocer la Biblia de una manera menos superficial. Por cuanto la gente quiere ser bendecida, trata de guardar la ley ciegamente sin saber si puede hacerlo o no. Amigos, déjenme hablar un poco más sobre este asunto. El Apóstol Pablo enjuició y mató a muchos cristianos antes de creer en Jesús, ¿no es verdad? ¿Acaso lo hizo porque no leía la Biblia? En ese entonces él se llamaba Saulo. El entender la Biblia superficialmente podría guiarnos, precisamente, a lo contrario del verdadero mensaje que está en ella. Si entendemos superficialmente, nos esforzamos; si entramos en la esencia de la Biblia, Jesús hace el trabajo mientras nosotros descansamos. ¿Entienden? Jesús le contestó al intérprete: “Correcto. Haz esto y vivirás”. Lo que quiso decir Jesús, realmente, fue: “Está bien. Si usted cree que puede, ¡adelante, hágalo!” ¿Puede alguno de ustedes guardar la ley? Si usted puede, levante su mano. Yo quisiera que ustedes supieran, en lo profundo de su corazón, que ustedes absolutamente no pueden guardar la ley. El que dice que no puede hacerlo sin una percepción verdadera, tratará de guardarla. Por otro lado, aquel que, de corazón, se da


236 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

cuenta de su incapacidad y su impotencia, nunca trata de hacerlo porque él sabe que es imposible. La respuesta de Jesús, “ haz esto y vivirás”, indica “hazlo si puedes, y vivirás”. ¿Qué quiere decir esto? Esto es lo mismo que tratar de caminar sobre el mar, de lo que yo hablaba hace un par de días. ¿Cómo podemos caminar sobre el agua? Usted corre hacia la orilla del mar y mete su pie izquierdo antes de que el derecho entre al agua. Otra vez meta su pie derecho antes de que su pie izquierdo se hunda en el agua. De esta manera, usted puede ir a donde quiera, al Japón, por ejemplo, Taiwán y los Estados Unidos de Norteamérica. Sin embargo, tenga cuidado de seguir mis instrucciones, ahora inténtelo. No soy responsable si usted no sigue mis instrucciones. Amigos, ¿quién creen ustedes que va a tratar de hacer esto? Ustedes no lo van a hacer porque se darán cuenta inmediatamente que mi idea no tiene sentido. Sí, ustedes son lo suficientemente listos para llegar a saber que no puede ser obedecida, pero el intérprete, queriendo justificarse, le preguntó a Jesús: “¿Y quién es mi prójimo?”. Ahora Jesús le contó acerca de un hombre que fue herido por unos ladrones. Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó y cayó entre ladrones que le quitaron su ropa, lo hirieron y lo abandonaron dejándole medio muerto. ¿Acaso cierto sacerdote lo ayudó cuando vio que estaba casi muerto?


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 237

No, no le ayudó. ¿Y el levita? ¿Le ayudó? Tampoco. ¿Y el samaritano? Al pasar por ahí, ¿le ayudó? Claro que sí. Sí lo hizo. El se acercó y le vendó sus heridas, le echó aceite y vino; lo puso en su cabalgadura y lo llevó a un mesón, y entregó dos denarios al mesonero para que lo cuidara. El hombre herido de la parábola es el intérprete. ¿Qué sucedió con el hombre cuando se encontró con los ladrones? Lo desnudaron, lo hirieron y se fueron dejándolo medio muerto, ¿no es verdad? ¿Qué hizo el hombre para ser salvo? ¡Nada! El solamente estaba tirado en el camino. El samaritano es Jesús. El fue hacia el hombre, le vendó las heridas y le echó aceite y vino, lo trajo a un mesón, cuidó de él. Esto enseña cómo se realizó su salvación. Amigos, supongamos que tenemos un paciente que va a ser operado de apendicitis. El dice: “Doctor, déjeme decirle algo. Necesito que me operen de este lado, use un escalpelo americano y asegúrese de que el hilo esté completamente esterilizado. También tiene usted que ser muy cuidadoso cuando me ponga la anestesia”. Los médicos dirían: “Mejor váyase a otro hospital, u opérese usted mismo”. A ellos no les gusta este tipo de paciente. Cuando tienen que operar, anestesian y amarran las manos y los pies muy fuerte, con correas, para que no se muevan durante la operación y no usan los escalpelos sino hasta cuando están listos para operar. Ellos hacen el corte cuando quieren, sacan algún órgano cuando quieren y


238 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

también cosen la herida cuando quieren. Yo sé que aquí hay algunos médicos y creo que lo que digo es verdad. “Corte aquí un poco más profundo. Un poco más a la derecha, sáquelo por aquí rápido y esterilícelo lo más pronto posible”. A los médicos no les gusta tratar con este tipo de pacientes. Si queremos que nuestro espíritu sea salvo, debemos desechar nuestras ideas y pensamientos; después de eso, el Señor puede cortar, sacar y coser. El lo puede hacer perfecto a usted cuando usted se entregue a El. Si el hombre que fue asaltado por los ladrones hubiera sido arrogante, él le hubiera dicho al samaritano muchas maldiciones cuando se le acercó para ayudarlo. En aquellos días, los samaritanos eran tratados como perros por los judíos. Aquel que había estado muriendo, desearía que alguien lo pudiera ayudar, no importando si la persona fuera samaritana o un perro o un cerdo, siempre y cuando lo cuidara. A él no le importarían cosas como su dignidad, su auto estima, tampoco si la persona que lo ayudara fuera negra, blanca o amarilla, con tal de que lo salvara, nada más. Hace como 10 años, el pastor Lee casi se ahoga. Fuimos a un lugar para preparar un retiro de verano al aire libre y ocurrió una inundación. Decidimos alejarnos de esa área, nadando a través de un río. El pastor Lee pensó: “No debería de haber ningún problema para atravesar el río”, viendo que el pastor Park lo hacía


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 239

fácilmente. “Yo soy más joven y más fuerte que él...”. Pero él empezó a luchar en medio de la corriente y la corriente empezó a halarlo. El fue rescatado por unos muchachos de preparatoria justamente unos 50 pies antes de llegar a la catarata. Si él no hubiera sido rescatado ahí, no hubiera podido estar aquí esta noche. El dijo que ningún hombre que se está ahogando tiene un segundo para gritar “auxilio”. Supongamos que le arrojamos una cuerda a este hombre que se está ahogando, y pregunta: “¿Qué clase de cuerda es?”. “¿Es segura?”. “¿Es americana o es coreana?”. “¿Cuál es el peso mínimo que puede soportar?”. “¡Arrójenme una más fuerte!”. ¿El se está ahogando o no? Una persona que se está ahogando ni siquiera puede decir “auxilio”, jadeando mientras trata de asirse a algo que esté cerca. Si alguno de ustedes no ha sido perdonado de su pecado, lo primero que tienen que saber es que lo único que recibirán será su destrucción. Cualquiera que entienda esto vendrá y querrá que se le explique mejor acerca de como ser limpio de su pecado. Antes de que yo recibiera la expiación, pensaba que sería un esclavo con mucho gusto si alguien me enseñara la forma de quitar mis pecados por los cuales yo iría al infierno.


240 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

¿Cuándo fue salvado el hombre que fue atacado por los ladrones? Exactamente antes de que muriera, cuando ya no tenía fuerza para hacer algo por sí mismo. ¿Usted sabe qué clase de personas eran las que Jesucristo buscaba cuando El estuvo en la tierra? El no podía llevarse bien con los sabios, los buenos oradores, los buenos lectores de la Biblia o con los creyentes piadosos. El siempre aparecía con la gente que estaba desesperada, sin ninguna esperanza. Amigos, esta noche aquí tenemos al mismo Jesús. ¿Entiende usted que por si mismo no tiene esperanza? ¿Acaso no tiene usted algo que pueda desear? ¿Cree usted que merece ir al infierno? Si su respuesta es “sí”, Jesús está cerca de usted. Jesús está lejos, sin embargo, si usted tiene prisa o se considera a sí mismo un buen creyente. El viajero fue abandonado medio muerto. El habría muerto a menos que alguien lo hubiera ayudado. En Lucas 10:33, dice: “Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia”. La Biblia dice que el samaritano tuvo compasión de aquél. No sólo tuvo compasión sino que fue hasta él. ¿Quién fue a quién? ¿El hombre que fue asaltado por los ladrones o el samaritano? ¿Quién fue? ¿El salvador o el que iba a ser salvado? ¿Quién fue? ¿El ahogado o el que lo salvó? Acaso una persona que se está


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 241

ahogando diría: “Tú quédate ahí, yo estaré aquí. Por favor, sálvame”. Eso no tiene sentido. Ustedes, amigos, ¿son los que van a ser salvados o son los salvadores de otros? Si usted va a ser salvo entonces Jesús tiene que venir a usted. Muchas personas en estos días se esfuerzan inútilmente para acercarse a Jesús. Eso no le ayuda a usted para nada. Se dice que un buen salvavidas espera hasta que una persona esté exhausta antes de ir al rescate. Si el salvavidas se mete al agua para salvar a la persona que todavía está esforzándose para salvarse, ésta hunde al salvavidas y ambos podrían ahogarse. Mientras una persona que se está ahogando grita “auxilio” y se esfuerza, el salvavidas se dice a sí mismo: “Este muchacho todavía tiene fuerzas”. Se toma su tiempo, o juega ajedrez, hasta que el que se está ahogando esté agotado y luego lo salva. Esta es la manera de salvar. Mientras una persona está esforzándose, descontrolada, no puede ser salva. Hace algunos años, sucedió un terrible accidente en la ciudad de Pohang. Un maestro y sus estudiantes fueron a la playa a nadar. Mientras que el maestro, un excelente nadador, estaba en una tienda de campaña, uno de sus estudiantes entró y le reportó al maestro un accidente: “¡Maestro, algunos muchachos se están ahogando!”. El se apresuró al lugar y pudo ver a cinco muchachos que estaban ahogándose. Rápidamente, entró al agua


242 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

para salvarlos. Mientras se acercaba a ellos, cada uno se asía de él. No solamente no los pudo salvar sino que también perdió su vida. Todos ellos, incluyendo al maestro, se ahogaron, excepto una muchacha que se estaba ahogando por ahí cerca. Ella pudo tocar el fondo del mar en medio de su esfuerzo. El agua sólo le llegaba hasta el pecho, así que pudo salir caminando por sí misma. Si todos se hubieran quedado quietos, todos se hubieran salvado. No me acuerdo del nombre de la escuela, pero éste es un incidente de la vida real. Amigos, ¿qué deberíamos hacer para ser salvos? El Señor quiere enseñarnos que el hombre que fue asaltado por los ladrones, no hizo absolutamente nada, el Señor lo hizo todo. Deje que Jesús lo haga y usted sólo descanse. Descansemos. Usted recuéstese y descanse. Acaso aquel hombre dijo: “¡Oiga, aquí! Por favor, ayúdeme. Me acercaré un poco más” Él no hizo nada. ¿Quién fue el que hizo todo? El Samaritano, Jesús, fue hacia él y le echó aceite y vino en su herida. Observemos la Biblia palabra por palabra. Echamos aceite y vino sobre una herida. Cuando yo estaba estudiando para misionero, aprendí que el vino fuerte actúa como un buen esterilizante. Después de esterilizar aplicamos un ungüento antibiótico para proteger de infección. El aceite puede ser un sustituto del ungüento. Pero la Biblia dice que el Samaritano echó el aceite antes del vino, aunque para mi lo lógico era aplicar el


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 243

vino primero. Un poco después, yo entendí por qué el samaritano no lo hizo así. En la Biblia, el aceite es el Espíritu Santo, mientras que el vino indica gozo. Lo que yo estoy diciendo es que una vez que somos salvos de nuestros pecados, el Espíritu Santo entra en nosotros y se manifiesta un gran gozo. Algunas personas se afanan por tener ese gozo porque creen que el Espíritu Santo viene después. Eso es algo totalmente equivocado. El Espíritu Santo entra primero. El alcohol se evapora rápido, el aceite es tan pegajoso que permanece por mucho tiempo. El Espíritu Santo que está en nuestro corazón nunca nos abandona ¿Y qué tal el placer que nos da? Este cambia y no permanece. ¿Aquello tiene sentido? Después que usted recibe la redención, no le dé importancia al gozo, pues éste desaparece, pero el Espíritu Santo que entra en nosotros, al ser salvos de nuestros pecados, es eterno. ¿Qué hizo El después de echar el aceite y el vino? Vendó las heridas. Nuestro Señor sana nuestras heridas que son nuestras fallas y nuestras debilidades. “Y poniéndole en su cabalgadura...” Lo que le debemos agradecer a Dios es que El nos pone en su asiento, y va caminando y nos guía sosteniendo al animal por la rienda. Estas cosas no salen de nosotros sino que emanan del Jesús vivo. Mucha gente sabe que Jesucristo murió en la cruz por nuestros pecados. Ahora algunos disfrutan la libe-


244 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

ración de sus pecados muy profundamente en sus corazones, mientras que otros todavía sufren por ellos, aunque saben que Jesús murió para lavar sus pecados. ¿Entienden lo que quiero decir? Lo que yo me pregunto es: ¿Por qué es que algunas personas no tienen la fe aún sabiendo la obra de Jesús, mientras que otros disfrutan del descanso y de la felicidad con el conocimiento de que sus pecados fueron lavados completamente? Este es el problema. Un día, Jesús iba a algún lado. De repente, una mujer que había tenido hemorragia durante doce años se acercó por detrás y tocó el borde de su manto. Después que ella había tratado de curarse sin éxito llegó a creer que sería sanada si solamente tocaba su manto. Esa fe le salió de muy dentro de su corazón. El haber creído hizo que sanara. Amigos, lo importante es creer que todos sus pecados ya han sido lavados y no solamente el conocimiento de eso. Cuando usted tenga solamente el conocimiento superficial, seguirá sufriendo de duda en su corazón aunque sepa que Jesús lo redimió. Pero una vez que usted tenga verdadera fe, disfrutará de una verdadera paz y liberación de su pecado. El hermano Kim nos dio su testimonio esta noche; dijo que solía enseñar la Biblia y entrenar estudiantes cuando él iba a la escuela. El, por supuesto, sabía que Jesús había muerto por nuestros pecados, pero su pecado lo estaba perturbando. No había sido liberado de la carga del pecado


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 245

aunque él tenía el conocimiento completo de la redención en su mente. Una noche, finalmente, la fe entró en su corazón: “Jesús murió en la cruz por mi pecado”. La verdad que él había conocido durante mucho tiempo entró en su corazón y lo libró del pecado. El ha cambiado mucho desde ese día. Amigos, no estoy tratando de enseñarles teóricamente de que Jesús murió por mi pecado y que mi pecado fue limpiado. No estoy tratando de decir eso. Su corazón debe ser librado del remordimiento del pecado. La liberación quiere decir que tenemos que estar bajo la misma circunstancia que en el jardín del Edén antes de que Adán desobedeciera. ¿Para quién es esta fe? Cualquiera que esté tratando de ganar la salvación, puede tener el conocimiento o la teoría, pero la verdadera fe no entrará en él. El debería desistir: “No puedo luchar contra el pecado con mi poder”. “Cualquier cosa que yo haga, aún el confesarme, no produce algo favorable”. “No tengo otro camino, solamente esperar que El me salve, de otra manera, seré destruido”. El Espíritu Santo puede ocupar este tipo de mente, y puede empezar a obrar. El Señor está mirando dentro de sus corazones esta noche. “Ya no tengo recursos, estoy sacando bandera blanca. No puedo más. Estoy rendido. Hazlo tú Jesús, por favor”. Yo no sé quién tiene un corazón humilde, pero lo


246 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

que sí sé es que Jesús puede entrar en esos corazones. Esos hombres no necesitan auto-estima, ni decir: “Soy diácono”. “fui a un seminario”, “soy anciano”. Ellos dicen: “No soy más que un pecador que merece morir. Por favor, sálvame, Señor”. Ustedes tienen que tener este pensamiento en sus corazones para recibir a Jesucristo. ¿Cómo lo sé yo? Desde que fui salvo, he estado predicando a muchas personas acerca de cómo ser limpios de nuestro pecado. Cuando le hablo a dos personas en la misma mesa, he experimentado que la persona que llega a entender el evangelio sólo en su mente, permanece en angustia, mientras que el otro, que está junto a él, está saltando de gozo y felicidad al recibir el evangelio muy dentro de su corazón. Algo que yo descubrí en mi experiencia como predicador, es que el hombre que cree que puede hacer buenas obras nunca puede ser librado del pecado. Es por eso que él todavía tiene que decir: “Soy pecador”. ¿Cuál de los dos es usted? ¿Acaso alguno aquí no sabe que Jesús murió por nuestros pecados? Ese no es el punto. Lo que es más urgente es que ustedes tienen que desechar sus pensamientos. Cuando reconozcan que no pueden hacer nada bueno, quiere decir que su corazón está en condición de ser salvado. La ciudad de Taegu tiene una Iglesia que se llama Samduk. El pastor Hong estuvo trabajando en ella hasta que murió. Era un pastor a quien yo respetaba


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 247

mucho. Creo que algunos de ustedes se acuerdan de él. El estuvo pastoreando en Manchuria cuando era joven, también fue pastor en una iglesia Presbiteriana en una pequeña aldea, también había una iglesia Metodista en la misma aldea. Estas dos iglesias tenían buenas relaciones. En la época de Navidad ellas intercambiaban regalos y cuando había algún evento, las dos se ayudaban mutuamente. En otras palabras, se tenían aprecio. No sé cuando exactamente, pero la iglesia Metodista tuvo una conferencia de avivamiento en la cual Mary Monsen, una misionera de Noruega, fue la predicadora principal. El tema de su sermón fue: “Usted tiene que nacer de nuevo”. Muchas personas de la iglesia del pastor Hong asistieron al avivamiento y con mucho gozo recibieron la salvación. Ya que quedaron muy impresionados, invitaron a su pastor a asistir a la conferencia. “Pastor, pastor, ellos están realizando una conferencia. Vamos todos a escuchar. Es muy buena”. El pastor Hong rechazó su sugerencia porque no tenía ningún interés en la conferencia de otra Iglesia, pero no pudo resistir la presión de los miembros de su iglesia, así que el asistió a la conferencia. Era el último día, fue un poco más tarde y en su ropa informal para no llamar la atención. La misionera habló del perdón del pecado, que era un tema que él ya conocía. También él se había graduado en un seminario, habiendo recibido un título. La gente en la conferencia estaba absorta con su sermón predicado de una manera


248 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

muy sincera. De esta manera, terminó la conferencia. La misionera se paró a la entrada del templo y les preguntaba a las personas, una por una, cuando iban saliendo: “¿Usted ya nació de nuevo?”. El pastor nunca había tenido una experiencia de este tipo. El no supo qué decir cuando le preguntaron si ya había nacido de nuevo. Mientras saludaba y pasaba el tiempo, la fila de personas se iba acortando. El se apresuró para no ser el último hombre de esa fila para no tener que pasar mucho tiempo con la misionera. Pero, contrariamente a su deseo, fue sorprendido por ella. Lo saludó con la mano y le preguntó sin saber que él era un pastor: “¿Cómo está usted, señor? ¿Usted ya nació de nuevo? El tuvo que contestar: “Sí”, porque muchos de los miembros de su Iglesia lo estaban observando, al igual que los miembros de la Iglesia anfitriona. La misionera lo tomó de la mano, y le dijo: “¡Oh Señor! Gracias, Dios. ¡Aleluya! Yo estoy tan feliz por encontrar a un cristiano nacido de nuevo. ¡Alabo al Señor! A propósito, ¿cuándo nació usted de nuevo?”. El solamente la evadió, contestando: “Hace algún tiempo”. Después de que esto sucedió, el Espíritu Santo empezó a obrar en su corazón diciéndole al pastor: “Eres un mentiroso, mentiste cuando menos dos veces”. Amigos, cuando el Espíritu Santo trabaja, somos c apac e s de percibir qu iéne s somos re a l mente. Normalmente no nos damos cuenta de que tan abomi-


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 249

nables somos hasta que el Espíritu Santo trabaja y nos lo muestra. Cuando el Espíritu Santo trabaja, descubrimos el hecho de que somos pecadores. El pastor Hong se dio cuenta de que no era más que un pecador: “Señor, ten misericordia de mí. Yo soy un pecador”. El sabía muy dentro de su corazón que era un pecador. Así él podía nacer de nuevo con tranquilidad. El escribió muchos libros cuando se fue a vivir a Corea. No estoy seguro si es que se pueden conseguir ahora, pero uno de sus libros se titula: “Camino de la Redención”. ¡Queridos amigos! Cuando ustedes le preguntan a otra persona, si ya nació de nuevo, generalmente se molesta, ¿no es verdad? ¿Por qué? A veces, algunos pastores vienen y me preguntan acerca de la fe. Nunca se me olvida preguntarles si ya nacieron de nuevo antes de proceder. Lo más raro es que solamente recibo dos respuestas: O se molestan, o contestan con mucha alegría. Aunque preguntarles si ya nacieron de nuevo no es insultante, al que no ha nacido de nuevo le disgusta que le hagan esta pregunta. A los que ya nacieron de nuevo, les da gusto contestar esta pregunta. Esa es la diferencia. Amigos, cuando el hombre que fue asaltado por los ladrones entendió que no podía hacer algo por sí mismo, estaba dispuesto a que cualquiera lo ayudara. Así que el samaritano pudo hacer lo que quería. El fue salvado de acuerdo a la manera del que lo salvó y no a


250 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

su manera. Un poco después, se encontró en el mesón. El samaritano le dio dos denarios al mesonero. En esos días, un denario era más o menos el salario de un día de trabajo, o un día de gastos para vivir. Dos denarios serían dos días de salario. El Señor dijo que un día para El es como mil años y mil años son como un día. Esto indica su promesa de su Segunda Venida para llevarnos. No sé exactamente cuándo, pero yo creo que El va a venir otra vez. El va a regresar en una nube para llevarnos. ¿Está usted listo para estar delante de El? ¿Ya fueron lavados sus pecados y quedó tan blanco como la nieve? ¿Ya fue usted redimido? ¿Ya nació usted de nuevo? ¿Puede usted ser arrebatado con Jesús? Nosotros preparamos esta conferencia para ustedes. Nos quedan solo dos días más, por favor no lo pospongan para mañana. Espero que se humillen y que puedan decir: “Señor, sálvame esta noche, soy pecador, ten misericordia de mí”. Yo deseo que en este día sus nombres estén escritos en el Libro de la Vida. No podemos olvidar ese día. “Feliz el día, feliz el día, cuando Jesús lavó mis pecados”. Por favor, cierren sus ojos e inclinen el rostro. ¡Amados amigos! ¿Cómo fue salvado el hombre que fue herido por los ladrones? El fue salvado, no porque pudiera hacer algo, sino porque no pudo hacer nada. ¿Es usted pecador? ¿Es usted malo? ¿Es usted sucio? Sus esfuerzos para solucionar sus problemas terminaron en nada, ¿no es verdad? Si usted no es bueno en nada, yo creo que el


7. Un Hombre Asaltado Por Ladrones | 251

Señor lo salvará. Si algunos de ustedes dicen: “Señor, soy un pecador. Dios, quiero que me salves. Por favor rescátame del pecado eterno”, levanten su mano derecha calladamente.


8 El Poder de Sansón

H

oy hablaré sobre cómo deberíamos vivir después de ser salvos. En la mayoría de los casos, las parejas de recién casados se sienten tensos por la nueva situación. Después de un período de búsqueda, entran en una etapa de luchas. Pero cuando llegan a estar conscientes de lo que vale su cónyuge, llegan a ser esposos y esposas que pueden entenderse mutuamente. Es entonces cuando pueden disfrutar de una vida verdaderamente cálida y feliz en el verdadero amor que no nació de una simple relación romántica y emotiva. Hoy voy a hablar sobre cómo podemos disfrutar de una vida feliz con Jesús en nuestros corazones. Veamos Jueces 15: 13-20:


254 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“Y ellos le respondieron, diciendo: No; solamente te prenderemos, y te entregaremos en sus manos; mas no te mataremos. Entonces le ataron con dos cuerdas nuevas, y le hicieron venir de la peña. Y así que vino hasta Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu de Jehová vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de sus manos. Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres. Entonces Sansón dijo: Con la quijada de un asno, un montón, dos montones; con la quijada de un asno maté a mil hombres. Y acabando de hablar, arrojó de su mano la quijada, y llamó a aquel lugar Ramat-lehi. Y teniendo gran sed, clamó luego a Jehová, y dijo: Tú has dado esta grande salvación por mano de tu siervo; ¿y moriré yo ahora de sed, y caeré en manos de los incircuncisos? Entonces abrió Dios la cuenca que hay en Lehi; y salió de allí agua, y él bebió, y recobró su espíritu, y se reanimó. Por esto llamó el nombre de aquel lugar, En-hacore, el cual está en Lehi, hasta hoy. Y juzgó a Israel en los días de los filisteos veinte años”. Existió en el viejo reino de Corea, un primer ministro que era un siervo fiel cuya única preocupación era


8. El Poder de Sansón | 255

su país y su pueblo. El se dedicaba a su trabajo y pasaba en él todo el tiempo y no cuidaba de su familia. Además, gastaba todo su salario en el servicio público y no en su familia. El rey, igual que toda su comitiva, lo respetaba mucho. De vez en cuando, el rey tenía que mandar a sus hombres para que vieran si el primer ministro necesitaba algo. A pesar de todo, el ministro estaba inconforme ya que su esposa era estéril. El rey a menudo le enviaba medicamentos a su leal súbdito con la esperanza de que ellos pudieran tener un hijo. Un día, finalmente, tuvieron buenas noticias cuando ya iban a cumplir 50 años. Al recibir la noticia, todo el país lo celebró con una fiesta. El rey les agasajó con una comida especial y les dio doncellas para que cuidaran de su esposa. Al pasar el tiempo, la esposa dio a luz un bebé gordito. El primer ministro siempre iba a su casa después de sus horas de trabajo para pasar tiempo con su hijo. El estaba muy contento. Su hijo estaba creciendo tan rápido como calabacera sobre una cerca, pero al mismo tiempo se estaba echando a perder, porque sus padres le daban mucho amor. Crecía con una personalidad muy débil y cuando salía de casa para jugar con otros muchachos siempre lo golpeaban, perdía todo lo que tenía y llegaba a casa llorando. La gente murmuraba d iciendo que era u n niño con retra so ment a l. Conforme el primer ministro envejecía, se preocupaba


256 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

cada vez más por su mimado hijo adolescente. El sabía que su hijo no podría ser un líder, ni en quien pudiera confiar su honorable familia y que tampoco a nadie le gustaría casarse con él. El primer ministro no podía dormir tranquilo. Finalmente, tomó una decisión. Un día, temprano en la mañana, mandó a unos de sus hombres a buscar a un famoso delincuente. El era tan malo y tan salvaje que entraba y salía de la cárcel como si fuera su hogar. Cuando él recibió la noticia de que iba a ser llevado ante el primer ministro, resignado, inclinó su rostro mirando para el suelo por cuanto había hecho muchas cosas malas, esperando que le dieran un castigo. El primer ministro se acercó y le dijo: “Usted está en mi casa en calidad de huésped. ¡Pase adelante!”. El criminal estaba apenado y no sabía qué hacer. El ministro le volvió a decir: “Le pedí que entrara, entre por favor”. Lo invitaron a la mesa con el primer ministro. El pensaba que después de una buena atención, él sería colgado, así que no pudo disfrutar ese delicioso alimento. El primer ministro le preguntó: “Joven, ¿podría usted hacerme un gran favor? Es por eso que lo invité esta mañana”. “¿De qué se trata, vuestra merced? Haré lo que mejor pueda a costa de mi propia vida”. “He estado tan ocupado que no he tenido el tiempo


8. El Poder de Sansón | 257

suficiente para viajar con mi hijo por este país. Yo quiero que usted viaje con él durante tres meses, sin importar lo que cueste, pero solamente podrán usar un asno para ambos”. El ladrón sintió un gran alivio y no perdió el tiempo para responder: “Sí, señor”. Unos días después, el ladrón empezó el viaje junto al joven que iba montado sobre el asno. Después de un rato, cuando el ladrón estaba seguro de que nadie los veía, le dijo al muchacho: “Amo, sus piernas se ven muy fuertes”. “¡Claro! Puedes asegurarlo. Yo puedo caminar hasta 15 millas sin problema alguno”. “Yo he estado cojeando. Como usted puede ver, amo, soy una persona muy débil”. “¿De veras? No sabía que sus piernas fueran tan débiles”. “Amo: ¿Por qué no se baja y me deja montar sobre el asno?”. “Bueno, está bien”. Así el muchacho iba caminando halando el asno por la rienda y el ladrón iba montado. Pasado algún tiempo, el muchacho empezó a sentir dolor en las piernas, y sus pies estaban hinchados. Después de un rato, el muchacho le preguntó: “¿Ya podemos cambiar?”. “De ninguna manera, ¿quién es usted?”.


258 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“Soy hijo del primer ministro de este gran país”. “¿Y?... hasta una persona inculta cumple su palabra”. “Sí, usted tiene razón. Mis pies son fuertes y no tengo problema. Yo puedo caminar”. De esa manera el ladrón engañaba al joven durante el largo viaje. Cuando iban a comer, el ladrón se comía toda la comida y las sobras eran para el muchacho. No pasó mucho tiempo para que el muchacho reconociera que la única cosa que el ladrón le daba era palabras dulces. El empezó a pelear con el ladrón por el viaje, por el alimento y por todo. “Déjame subirme al asno”. “No, tú no puedes”. “¿Por qué no?”. El muchacho empezó a defenderse y a mitad del camino, el joven quería tener derecho a todo, quería recuperar la posición de hijo del primer ministro. “Tengo que comer primero esta vez”. “¿Qué estás diciendo? ¿Dónde está tu buena educación?”. El muchacho trataba de ganarle siempre, pero siempre perdía. El ladrón era más listo que él; entonces el muchacho se decía a sí mismo: “Me voy a vengar cuando regresemos a casa. Mi padre es el culpable. ¿Cómo puede una persona como mi padre gobernar nuestro país? No puedo entender por qué él escogió a la persona más necia del mundo para que me acompañara”.


8. El Poder de Sansón | 259

Mientras seguían su camino y se acercaban a casa, el ladrón comenzó a cambiar de actitud. “Amo, coma usted primero. Debe cuidar su salud. ¿Por qué no se sube al asno?”. Pero el muchacho pensó que no olvidaría a este hombre malo y se vengaría cuando llegaran a casa. Finalmente, terminó el largo viaje y fueron recibidos por la familia incluyendo al primer ministro. “Ya llegamos padre”. “¡Qué bueno! ¿Tuvieron un buen viaje?”. “Sí padre, pero hay algo que tengo que decirle”. “¿Qué es?”. “No quisiera decirlo, pero yo quiero saber cómo es que una persona como usted resuelve los asuntos importantes de nuestro país”. “No entiendo lo que quieres decir, ¿qué pasa contigo, hijo?”. “Me diste a un ladrón como compañero para mi viaje. ¿Cómo es posible que hayas escogido al peor hombre del mundo habiendo una multitud tan grande como la arena del mar? No te puedes imaginar lo que me hizo sufrir durante todo el viaje. ¿Cómo te atreves a ser el primer ministro de este gran país? Me duele pensar en nuestro rey por causa tuya, padre”. “Tú eres mi hijo. Yo sabía que tú no eras estúpido, sino que tan solo estabas, demasiado consentido”. El primer ministro estaba llorando. ¿Pueden ustedes imaginarse cuán feliz estaba el padre? Sin esta amarga


260 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

experiencia, el muchacho hubiera sido un tonto para toda su vida. Ahora, amigos, ¿cuántos de ustedes fueron salvos por medio de esta conferencia? Puedo ver muchas manos levantadas. ¡Aleluya! Escuchen, santos. ¿Ustedes saben lo que les sucedió cuando fueron redimidos? Tengo muchas cosas que decirles. Los últimos 25 años, yo he estado predicando el evangelio de la eterna redención. He visto a muchos cristianos salvos que no caminan con Jesús y también a aquellos que disfrutan la vida bendecida en Cristo Jesús. Hoy quiero hablar de este asunto más detalladamente. En el momento en que ustedes recibieron la salvación de sus pecados, la barrera que había entre ustedes y Dios fue derribada y el Espíritu Santo entró en ustedes ya sea que ustedes lo reconocieran o no. Ustedes pueden llevar su vida guiada con la ayuda del Espíritu Santo. Si no pueden sacar ventaja de Su poder, igual que el hijo consentido del primer ministro, llegarán a vivir una vida como la de los que no tienen el Espíritu Santo. Supongamos que yo gano un millón de dólares diarios. Eso sería mucho para gastar. Por accidente, conocí a dos amigos que eran muy pobres. “¿Por qué son tan pobres?”. “Pastor, somos pobres porque...”. “Está bien, yo les ayudaré. Les daré diez mil dólares


8. El Poder de Sansón | 261

todos los días. Señor A y señor B, ustedes recibirán la misma cantidad todos los días. Yo pondré esta cantidad en sus cuentas automáticamente. Disfruten su dinero”. Los dos hombres me tomaron de la mano diciéndome: “Muchísimas gracias, pastor. Gracias, gracias otra vez”. El señor A se apresuró rumbo a casa y llegó gritando como loco: “Un día, diez mil, dos días, veinte mil, tres días, treinta mil... ¡soy millonario! Amada, ven acá. ¡Mira cuánto dinero tenemos!”. Entonces se fueron a una tienda a comprar una caja fuerte, y pusieron en ella todo el dinero que tenían. Luego iban sacando el dinero del banco poco a poco. Mientras tanto, el señor B llegó a casa y le dijo a su esposa: “Querida, no te preocupes más. De aquí en adelante, te voy a hacer una reina”. Unos días después, con el dinero que el pastor les envió, ellos compraron una casa, un automóvil, unos muebles, algo de ropa y zapatos. Pero esto no fue todo. Además, llamó a sus niños y les dijo: “Niños, esperen en el auto. Vamos al centro comercial, dígannos qué les gustaría que les compremos...” “Pianos, violines...” etc. Con dinero más que suficiente, ellos, realmente, cambiaron mucho. Un mes después, visité la casa del señor B. Vivía en


262 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

una mansión maravillosa. Al entrar, fui detenido por un guardia de seguridad. “¿Adónde va usted?”. “¿Es esta la residencia del señor B?”. “Sí, aquí es. ¿Qué desea usted?”. “Soy el señor Park, deseo hablar con él”. “El está muy ocupado para recibir a un hombre como usted.” “¿Podría usted decirle que yo estoy aquí?”. “Amo, siento molestarlo, pero un señor que se llama Park está aquí e insiste en verlo. ¿Qué quiere usted que haga?”. “¿Qué? ¿Quién dijiste? ¡Hazlo entrar! Yo le debo a él todo lo que soy”. Su casa era preciosa. Tenía un enorme jardín bien cuidado, una piscina olímpica muy grande, una cancha de tenis, etc. Su vida había cambiado totalmente, los alimentos, la ropa, los artículos eléctricos y todo. Pasé un día muy agradable con ellos. Al siguiente día, tuve mucha dificultad para encontrar la casa del señor A en un área pobre de la ciudad. Vivía en un departamento de una habitación con su numerosa familia. Cuando toqué a la puerta, él salió para recibirme. “Pastor Park, verdaderamente apreciamos que usted nos haya dado el dinero para nuestra familia, no sabemos cómo agradecerle”. Aún con los diez mil dólares que yo les daba todos


8. El Poder de Sansón | 263

los días, sus vidas estaban igual que antes. La misma casa, el mismo alimento, la misma ropa... “¿Qué pasó? ¿No les di dinero, señor A?”. “Seguro que sí”. “¿En qué lo gastó?”. “Era demasiado valioso para gastarlo. Lo puse en una caja fuerte tal como me iba llegando”. Con el mismo tipo de regalo, uno de ellos cambió totalmente, mientras que el otro llevaba la misma vida anterior. Tenemos que aprender cómo debe ser la vida del creyente. Una vez que usted vive bajo la gracia de Dios, su vida debería ser cambiada. Si usted lo olvida, usted podría ser como un perro que se come lo que vomita, o como un puerco que regresa al lugar sucio después de ser lavado. Después de que somos salvos de nuestros pecados y conocemos a Jesús, la cosa más importante es cómo disfrutar las bendiciones de Dios. Antes de que yo sirviera en el ejército coreano, fui entrenado para ser misionero en los países subdesarrollados. El entrenamiento incluía el comer gusanos en las comidas y dormir en cualquier lugar. Cuando yo iba a terminar el servicio militar de tres años, Dios me llamó claramente para trabajar con los coreanos y me ha guiado hasta donde estoy ahora. Después de salir del ejército, no sabía cómo empezar mi trabajo. Yo simplemente quería predicar el evangelio en la ciudad de Kimchun. Aunque no tenía dinero ni


264 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

propiedades, Dios me dio la promesa de que El estaría conmigo. Se me pidió que enseñara la Biblia a los niños que venían con sus padres a las conferencias. Sin titubear lo acepté y les enseñé con mucho agrado. Recibía una ofrenda de cinco dólares, lo cual me pareció mucho dinero en aquella época y pensé que podía alquilar un lugar con este dinero en la ciudad de Kimchun. No tenía miedo de nada. Si Dios lo hubiera querido, yo hubiera podido vivir sin alimento, hubiera podido ser perseguido, o cualquier otra cosa. Me fui a la ciudad y busqué un lugar para alquilar, pero me pedían cien dólares. Era mucho más de lo que yo podía pagar. Busqué por toda la ciudad. Había muchos lugares como cantinas, billares y todo tipo de negocios. “Señor, el dios de este mundo le dio a esa gente unos edificios como éstos, tan agradables. Yo soy tu hijo, por favor dame un lugar para predicar el evangelio”. Yo andaba por todo lugar orando de esta manera, pero no hubo respuesta por mucho tiempo para mis oraciones, lo cual no era muy común para mí, porque desde que fui salvo de mi pecado, el Señor me contestaba las oraciones inmediatamente. Toda clase de pensamientos llegaban a mi mente. “¿Qué haré? Quizás El no quiere que yo trabaje en esta ciudad...” En Corea, hay un sistema para alquilar donde el inquilino deposita una cantidad grande de dinero como seguro, y el interés de este seguro es para pagar la


8. El Poder de Sansón | 265

renta al arrendatario. Pero yo seguía buscando en la ciudad de Kimchum un lugar para rentar, sin tener dinero. Regresando un día a mi casa después de buscar en la ciudad, conocí a un hombre anglosajón en el ómnibus. Supongo que era unos 10 años mayor que yo. No mucho tiempo después, empezamos a conversar... “¿En qué trabaja usted?”, le pregunté. “Soy misionero”. “¿Para dónde va usted?”. “Yo estoy viajando”. “¿Para qué viaja?”. “Sólo ando paseando”. “¿Qué? ¿Usted está viajando así, gastando el precioso dinero de su iglesia?”. Lo regañé como lo hacen los padres con sus hijos. Y lo regañé más de lo que debería hacer, debido a mi situación difícil. Lo más extraño fue, que no se molestó y me pidio que si se podía quedar en mi casa esa noche. Yo le dije que sí. Yo vivía en un lugar realmente abandonado, donde no había ni siquiera un pozo. Conseguía el agua de un riachuelo. Por esta causa él se enfermó del estómago y tenía que ir al baño que estaba afuera cada diez minutos. Su sufrimiento era tan grande que me pidió que mandara su cuerpo a su esposa en caso de quemuriera. Al fin él pudo arreglárselas para quedarse conmigo como una semana. Antes de partir me dijo: “Park, si no es problema, me gustaría vivir con usted


266 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

más o menos un año. ¿Sería posible, no es ninguna molestia?”. “No, no me molesta, pero vamos a ir a vivir a la ciudad de Kimchun pronto”. Unos días después, él regresó en su carro y me dijo: “Park, escúcheme. Le traje 500 dólares que Dios me dio. Yo creo que usted necesita este dinero para empezar su trabajo en la ciudad. Esto no viene de mí”. El estaba preocupado de que yo rechazara el dinero. “Está bien, no lo recibo de usted. Usted se lo ofreció a Dios y El entonces me lo dio a mí. Usted no me dio ni cinco. Yo no recibí ningún dinero de parte suya”. El Señor me dio esa cantidad la cual no es más que un milagro para mí. Hasta hoy yo nunca le he pedido a ninguna persona que me ayude, ni nunca le he dejado saber a nadie mis necesidades. Amigos, yo no puedo hablar de tantos milagros que El ha hecho para mí, sin derramar lágrimas. El Señor escucha nuestras oraciones. Nosotros somos sus hijos después de que nuestros pecados han sido lavados. En aquella época, se podía alquilar un bonito departamento en la ciudad por más o menos 500 dólares. Sin embargo, desafortunadamente, yo tenía veinte años y no sabía nada del mundo. Gasté 300 dólares en alquiler y 200 dólares en otras cosas. Los problemas llegan aún a los creyentes pero yo sé que las cosas terminan bien. Yo había estado ocupado visitando iglesias como predicador. Cuando regresaba, después de varios días,


8. El Poder de Sansón | 267

uno de los miembros de nuestra iglesia, me dio una mala noticia. Lo que sucedió fue que el propietario se escapó después de pedir prestada una cantidad grande de dinero a cuenta del seguro del departamento que alquilábamos. Un mes después, el gerente del banco vino a verme y me pidió que desocupáramos el lugar tan pronto como fuera posible. Por supuesto que no teníamos un lugar para mudarnos. Lo único que podía hacer era orar... “Padre, cometí un tremendo error porque yo no conozco bien de este mundo. Tú sabes que no tengo un lugar para ir. No creo que tú quieras que tu siervo se quede a dormir bajo un puente. Por favor consígueme un lugar para que vaya a vivir”. No hubo respuesta inmediatamente. Un día, cuando estaba orando, yo escuché Su voz: “Sal y busca por ahí”. Fui al área del centro de la ciudad y encontré un departamento que tenía un rótulo de “Se alquila”. Estaba en el segundo piso y era muy grande, tenía varias habitaciones. El arrendatario me pidió 300 dólares. Me gustó mucho ese lugar, pero no podía hacer nada sin dinero. Solamente dije que estaba muy bien y que regresaría. Mientras tanto, el gerente del banco había pasado varias veces para buscarme, pero nunca me encontraba porque siempre estaba en las reuniones Evangelísticas. Para asegurarse de que me encontraría, llegó a mi casa


268 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

temprano en la mañana cuando yo iba saliendo para otra reunión “Es más difícil encontrarlo a usted que al Presidente”. “He estado muy ocupado, y ahora estoy saliendo”. “Sólo tomaré un poco de su tiempo”. “Lo siento mucho, pero voy deprisa”. “Entonces me voy con usted”. Y nos subimos al ómnibus y empezó a decirme: “Park, ser gerente de un banco no es un trabajo fácil. Le prestamos dinero a ese hombre ruin que no tuvo consideración de un inquilino como usted. Me da mucha pena”. Mientras él hablaba, yo no sabía si debía decirle que yo era un cristiano salvo, porque normalmente ellos se ponen muy duros con los que son cristianos, pero me acorde de que yo le había orado al Señor para que me solucionara este problema, lo cual significaba que yo no tenía la capacidad para hacerlo pero El sí. Y decidí dejar que Dios lo hiciera por mí. “Señor gerente, no me he mudado no porque no haya pagado mis 300 dólares, sino porque no tengo otro lugar a dónde ir. Ya le reporté este asunto a mi jefe y estoy esperando su respuesta. Tan pronto como él me lo haga saber, me voy a mudar inmediatamente”. “¿De veras? A propósito, ¿quién es su jefe?”. “El es una persona muy agradable. El es Jesucristo”. “¿Es usted ese tipo de persona?”. El me preguntó con sus ojos muy abiertos. Y yo le di testimonio de lo que


8. El Poder de Sansón | 269

Dios había hecho por mí. “Señor Park, aunque no soy una persona religiosa, sentí algo bueno en usted mientras lo escuchaba. Siga orando y resuelva su problema lo más pronto posible”. Yo todavía estaba preocupado. Mientras estaba presidiendo la reunión evangelística, olvidé mi pesadilla, pero tan pronto como llegaba a casa empezaba a preocuparme otra vez. Estaba yo orando un día y me llegó el pensamiento de que sería bueno ir al departamento que había visto el otro día. Cuando llegué allá, el rótulo “Se alquila” todavía estaba. Sin dinero alguno yo pensé que ese departamento podría ser el que Dios me daría y le hablé al arrendatario: “Yo soy un siervo de Dios y vine a esta ciudad a predicar la palabra de Dios, pero un hombre me engañó y me van a desalojar de donde vivo. Ya que no tengo un lugar a donde irme, he estado orando por un lugar. No sé cómo es que El me va a guiar, pero yo presiento que éste es el edificio que Dios quiere para mí. Usted no tiene por qué compadecerse de mí. Mi Señor siempre ha preparado algo bueno para mí”. Después de cinco minutos de estar pensando, me dijo: “Yo soy anciano de una iglesia en esta ciudad. Dios me dio este edificio sobre una calle principal. ¿Cómo puedo menospreciar a un siervo de Dios?” Me sentí como si estuviera en el séptimo cielo cuando él estaba diciendo eso y me sentía aún más elevado porque su hija estaba tocando unos himnos en el


270 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

piano en ese momento. Dios me mostró que El es un Dios vivo. No sabía cómo contener mis lágrimas. Cuando ya me iba, el anciano me dijo: “Si usted no deposita algún dinero, los dos nos sentiremos incómodos. No me importa cuánto, pero deposite lo que pueda”. Entonces le dije: “100 dólares”. Lo dije a pesar de no tener el dinero. Pero después de haber hablado ya no podía retractarme. “Es un trato, múdese la semana entrante”. El aceptó el trato y entonces me culpé a mí mismo pensando: “Es mucho dinero, ¿de dónde puedo sacar esa cantidad de dinero?”. Hablé con los hermanos y las hermanas de la iglesia, pero lo único que pudieron hacer fue preocuparse. Estuve orando de rodillas: “Señor, no sé por qué pero yo dije 100 dólares. Por favor, encárgate de esto durante los próximos 7 días”. Cada vez que yo escuchaba un ruido que venía de afuera, esperaba que alguien viniera con el dinero, pero nada sucedió durante varios días. Al quinto día, escuché una mujer que decía: “Este debe ser el edificio”. Yo vi que una cara conocida venía entrando. Era la señora que me debía 50 dólares de cuando yo alquilaba su casa. Yo me había olvidado de este dinero completamente, ya que no la veía desde hacía un año. Yo sabía que ella tenía muchas deudas con otras personas por-


8. El Poder de Sansón | 271

que ella me había ofrecido unos muebles para pagar su deuda. Pero de repente ella estaba delante de mí con el dinero que me debía. “Señor Park, lo siento. No sé por qué pero yo quiero pagarle a usted primero su dinero. Alguien me dio un dinero hoy y vine a usted inmediatamente antes de que otros acreedores me lo quitaran”. Lo conté más de cien veces. Esta vez me sucedió un milagro y yo estaba seguro de que el Señor me daría la diferencia faltante tarde o temprano. Fui al banco para reunirme con el gerente. “Señor gerente, Dios me permitió mudarme. Me iré pasado mañana. Usted puede venir y comprobar”. “Señor Park, yo tengo un hijo de su edad, y me da pena porque lo que estoy haciendo podría desanimar su joven y ambiciosa vida. Estoy planeando postularme para congresista en esta ciudad, por favor no hable mal de mí”. El se dirigió a la caja fuerte, y me dio un paquete de dinero. Me ofreció una taza de té antes de que me fuera. Pero yo no podía estar más tiempo ahí, porque mi deseo de saber la cantidad de dinero era irresistible. Tan pronto como di vuelta a la esquina, lo conté, eran 15 dólares. Aunque yo necesitaba más, no podía más que alabar al Señor. No tengo palabras para decir todo lo que el Señor ha hecho. El siempre ha estado conmigo en todo momento. De hecho, mucha gente me ha ofrecido


272 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

buenos empleos en sus iglesias. Yo tengo la seguridad de que todo lo que necesito viene de arriba. Gracias a la fe yo he podido superar todas las tentaciones del mundo. Y por lo que concierne a esta conferencia, rehusé recibir dinero por mi tiempo porque el Señor se encarga de mi vida. Bueno, todavía necesitaba 35 dólares más; lo extraño es que yo estaba tan tranquilo aún sabiendo que nada más me quedaban dos días para mudarme. Después de un tiempo, sonó el teléfono y era un amigo mío. “Supe que tienes problemas. Disculpa que no pueda ser de gran ayuda para ti. Acabo de empezar un negocio, pero te puedo ayudar con 30 dólares. Si puedes me pagas después, si no, olvídalo”. Con esta ayuda inesperada, solamente me faltaban 5 dólares más. Todos los hermanos y las hermanas rebuscaron sus bolsillos, incluyendo los centavos. Finalmente, el día llegó. Era un día lluvioso, el 19 de abril de 1970. ¿Cómo podría olvidar ese día? Le pedí a los hermanos que hicieran el traslado y yo salí a predicar el evangelio. Todavía estaba lloviendo cuando salí de la última casa. De repente me encontré pensando en Jesús. “Señor, cuando estuviste en la tierra no tuviste lugar dónde dormir, ¿verdad? Sin ropa, ¿cómo es que no te mojabas bajo la lluvia? ¿Cómo pasabas las noches frías de invierno en el desierto? Las otras personas regresaban a sus hogares cuando tú terminabas de predicar, pero tú ibas al monte a orar sin tener un lugar dónde


8. El Poder de Sansón | 273

dormir. Tú le diste a tu siervo inútil un lugar dónde descansar y no tuviste nada mientras estuviste en este mundo”. No podía dejar de llorar. El nunca me ha abandonado desde que fui salvo del pecado y me ha estado cuidando en lo bueno y en lo malo. El Señor obró para esta conferencia también. A las estaciones de TV como la NBC no les gusta la publicidad religiosa porque han tenido quejas de otras denominaciones. Pero el Señor no solamente hizo que aceptaran nuestra publicidad anunciando esta campaña sino que la aplicaran a nivel de servicio público, lo que significó un bajísimo costo. Las cosas tales como cartelones, anuncios y demás, todo fue hecho con la ayuda del Señor. En todo lo que hicimos para esta conferencia, podíamos sentir que el Señor quería que nosotros habláramos del perdón del pecado a la gente de esta ciudad. Sabemos que el Señor nos ha guiado en esta campaña porque a Él no le gusta que la gente sufra. Yo he estado muy contento porque El está usando un siervo tan inútil como yo. También he estado muy contento al ver que muchas personas levantaban sus manos mostrando su deseo de ser salvos de su pecado. Y pude escuchar a muchos de mis compañeros decir que muchos de ellos fueron salvos. Si ustedes son salvos del pecado y nacieron de nuevo, Jesús siempre está con ustedes. Ya no están solos. Estoy seguro que El nunca les soltará de su mano hasta que


274 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

los guíe a su Reino Eterno, pasando el río de la muerte. Permítanme darles testimonio de lo que me sucedió la primavera pasada... Yo había estado extremadamente ocupado con varias cosas como el presidir conferencias como ésta, estudios bíblicos, visitar a los hermanos y hermanas y además asistí al funeral de mi abuela. Un día, me fui a la cama temprano con un severo dolor de estómago, y me ponía peor cada minuto que pasaba. Como a las 10 de la noche ya no podía soportar y le pedí a mi esposa que llamara a alguien. Me llevaron a urgencias a medianoche. Por primera vez, pensé que iba a morir. Ya que era de madrugada, no había especialistas que me trataran y los médicos internos estaban ocupados. Tomando ventaja de mi caso para aumentar sus conocimientos, ellos me preguntaban qué síntomas tenía, uno tras otro, hasta que estuve muy cansado. No podía recordar lo que estaba pasando en mi mente porque tenía mucho dolor, pero aún puedo acordarme de lo que pensaba. No olvidaré llevar una grabadora si tengo que volver a ser hospitalizado. Bueno, los rayos x mostraban que yo tenía un tipo de “intususcepción”. Me insertaron un tubo de plástico en las fosas nasales para sacar el líquido; fue algo muy doloroso. Me sacaron de la sala de emergencias y yo pensaba en lo que podía suceder. “La iglesia estará bien con otro pastor asociado. No hay nada más que pueda desear para mi familia.


8. El Poder de Sansón | 275

Mis dos hijos son salvos y mi esposa está caminando con el Señor...”. No veía nada por qué preocuparme, pero lo horrible fue que llegué a tener un deseo: “Ojalá pudiera vivir diez años más”. Pero me puse a pensar que volvería a tener el mismo deseo después de los diez años. Entonces dejé ese pensamiento y recibí una tranquilidad muy hermosa. “Pronto me va a recibir el Señor. Aunque yo muchas veces he sido malo, Jesús ha estado conmigo desde que fui salvo del pecado, sin haberme abandonado ni un momento. A propósito, Señor, ¿por qué no me ayudaste pronto cuando yo tenía tantos problemas y cuando estaba tan ansioso? De cualquier manera, gracias, Señor. Por favor Señor, cuida de mi esposa y de mis hijos como lo has hecho conmigo”. El pensamiento de que iba a vivir con el Señor para siempre, me hizo sentir muy feliz. Yo pude apreciar la salvación del pecado y la bendición que tengo. Un médico me dijo: “En algunos casos, el paciente de intususcepción muere a menos que se recupere de ésta en el término de 24 horas. Pero, en casos especiales, el paciente de esta enfermedad regresa a su condición normal en un par de horas. ¿Por qué no aguanta el dolor un poquito? Si tiene ganas de expulsar un gas, hágamelo saber”. Al siguiente día era domingo. Algunos de los hermanos me visitaron y regresaron para el servicio de la


276 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

noche. Durante su visita mi cuerpo tenía necesidad de expulsar gases pero por vergüenza tuve que contenerme hasta que ellos se fueron. Por eso quiero compartir que no estamos solos aunque tengamos dolor, pena o agonía y que tampoco estamos solos cuando cruzamos el río de la muerte. Esperemos ese día sin temor. Sansón, en el libro de los Jueces 15:13, estaba atado con cuerdas muy fuertes. Leamos juntos el versículo 14: “Y así que vino hasta Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu de Jehová vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de sus manos”. “Pastor, sólo dígame cómo puedo ser redimido. Yo soy un hombre muy ocupado. Deje de lado todo lo demás y enséñeme solamente el camino de la salvación”. Mucha gente ha preguntado acerca de esto, pero desafortunadamente no puede hacerse así. A la mayoría de la gente, el evangelio le entra solamente en la cabeza y sigue sufriendo por los pecados que le quedaron en su corazón. Solamente cuando el Espíritu Santo obra, son libertados del pecado. De no ser así, ellos sólo tienen el conocimiento del evangelio, que Jesús les limpió de sus pecados, pero todavía están bajo el poder del pecado sin una verdadera libertad.


8. El Poder de Sansón | 277

Sansón fue atado con cuerdas, pero cuando el Espíritu de Dios entró en él, las cuerdas fueron cortadas como lino quemado. Cualquiera de sus pecados que lo hayan atado, serán cortados con el gran poder del Espíritu Santo. Esto es la salvación. Sin tener la ayuda del Espíritu Santo, algunos creen que son salvos solamente con el conocimiento del evangelio. Algunas personas piensan que son salvas por medio de una oración. No, eso no es verdad. Nuestros corazones deben ser liberados del pecado, para ser salvos y para nacer de nuevo. Así como Sansón estaba atado con cuerdas, la mayoría de la gente está atada con remordimientos o temores por el pecado. Lo único que corta esas cuerdas es el poder del Espíritu Santo. Es por eso que hemos preparado esta campaña en oración y ayuno, con el deseo de que el Espíritu Santo obre a través de ella. Yo quiero que los nuevos santos oren por mí para que donde quiera que yo vaya, mucha gente pueda tener la bendición de la salvación. Ahora, amigos, veamos qué es lo que sucede después de la salvación, en el versículo 14: “Y así que vino hasta Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu de Jehová vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de sus manos”.


278 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Sin importar qué tan fuerte pueda ser una cuerda, no sirve después de que es quemada. Esta caerá en pedazos con un pequeño toque. En el versículo 15, dice: “Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres”. Una vez que usted ya no tiene condenación, un poder nuevo se irá filtrando en su corazón y cuando lea la Biblia usted podrá entender un mensaje nuevo que nunca antes había entendido. Usted ora en una forma diferente. Ya no siente la carga de que tiene que predicar el evangelio, sino que ahora simplemente abre su boca y el Señor estará con usted para realizar obras maravillosas. Después de que Sansón mató a mil hombres, casi muere de sed y cayó en manos de incircuncisos. El clamó a Dios para que le ayudara y Dios abrió la cuenca de Lehi y brotó agua. Alguien podría preguntar: ¿Cómo es que este hombre poderoso llegó a ser un molendero ciego en la prisión? La fuerza o el poder que él tenía no significaban nada. ¿Cuál es la diferencia entre David y Sansón? David tenía profetas a su alrededor mientras que Sansón no. Un día David cometió el pecado con la


8. El Poder de Sansón | 279

esposa de Urías, y Natán el profeta, siervo de Dios, reprendió a David duramente. David, el rey, era obediente al siervo de Dios. ¿Y Sansón? era muy arrogante porque físicamente era fuerte, por eso él no buscaba a un guía espiritual. De la misma manera, nosotros vemos muchos hombres que aunque son salvos, piensan que pueden vivir como buenos creyentes por sí mismos, sin un guía, solamente para encontrarse en medio de la confusión y el caos. Si Sansón hubiera tenido un guía fiel cuando se enamoró de Dalila, hubiera sido reprendido. Le habrían dicho: “Sansón, ¿qué estás haciendo? Escucha a tu mente justa. Y tú, malvada Dalila: ¿Cómo te atreves a privar a Dios de su siervo? ¡Vete de aquí inmediatamente!”. El fue destruido a pesar de ser un hombre poderoso porque no tuvo un guía. El cristiano que es salvo necesita de un guía, el cual es el pastor. ¿Por qué? Porque él no es pastor, sino oveja. Cuando yo trabajaba en una iglesia en Seúl, conocí a muchas personas que desconfiaban del pastor. Cuando yo los escuchaba me daba mucha tristeza. “Yo no quiero decir que usted es malo, pero la mayoría de los pastores lo son...” Yo respondí: “No diga eso. Usted podría tener razón, pero nosotros todavía tenemos buenos siervos de Dios”. Y ellos me contestaron:


280 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

“Dígame, ¿cómo diferenciamos los buenos de los malos?”. “No es una tarea fácil, pero usted debe buscar y tener un verdadero y confiable pastor”. Jesús dijo en Mateo 7: “Guardaos de los falsos profetas”. ¿Cuál es entonces la diferencia entre los verdaderos siervos de Dios y los falsos profetas? Jesús los llamaba lobos: “...que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”. ¿Cómo podemos saber que son lobos rapaces vestidos de ovejas? No podemos, pero el Señor nos lo hace saber. No somos engañados cuando es el tiempo de engendrar porque ellos no pueden engendrar ovejas. Jesús dijo: “Por sus frutos los conoceréis”. Se supone que usted adora a Dios bajo la guía de un siervo que es recto. En la ciudad de Pusan debe haber un grupo incontable de pastores, y es posible que haya algunos pastores falsos entre ellos. ¿Cómo podemos reconocerlos? Por sus frutos. Observándolos para ver si es que ellos tienen, como frutos, cristianos que han nacido de nuevo. Una vez que usted tiene el siervo adecuado, tiene


8. El Poder de Sansón | 281

que abrir su corazón para que él pueda ayudarlo cuando usted esté desviándose; aunque él en sí mismo no es perfecto y a veces cometa errores. No se necesita un pastor cuando andamos rectamente y caminamos en luz. Se necesita sólo cuando andamos en el camino equivocado. Si usted ve que Dios, a través de él, salva a los hombres y los guía para que nazcan de nuevo, confíe en él completamente y sígalo. Sin un pastor en el que se pueda confiar, es imposible disfrutar una vida de fe. Aunque a usted no le caiga bien o no le guste su manera de predicar, usted tiene que confiar en él. Sus predicaciones pueden lastimar sus sentimientos, pero esto quiere decir que la predicación ha tenido un efecto benéfico en usted. Si su predicación lo está adulando, ¿de qué sirve? Pero nosotros tenemos que verificar si él es salvo, si ha nacido de nuevo, si tiene el Espíritu Santo, o si solamente es un pastor de apariencia afable, amable, bien educado, o famoso. Una vez que él demuestra que es un pastor falso, como la Biblia lo describe, usted tiene que retirarse de él sin titubear. Pero si usted tiene un pastor que es verdadero, tiene que trabajar con él. Apóyelo en oración y en todo lo que él necesite. Tenemos que escuchar lo que dice la Biblia para decidir qué camino debemos seguir. He estado orando al Señor por esta campaña, diciendo: “Señor, mucha gente está sufriendo por no conocer el


282 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

evangelio. Necesitamos más siervos para esta tarea. Deseamos tener más siervos que salgan de esta conferencia para que puedan trabajar en China, Brasil, África, los países musulmanes, en el medio oriente y en nuestro vecino país Japón que es rico, pero está lleno de pecado. Señor, por favor, permite que cada una de las personas que sean salvas en esta campaña sean traídas ante tu siervo y que tengan vida eterna. Yo quiero que tú las cambies, que no sean personas que deseen el placer del mundo, sino que derramen lágrimas por el bien del evangelio; que sean golpeados, vituperados y que sufran por causa de Jesús, para que todos podamos estar reunidos en el reino eterno y compartir los emocionantes testimonios”. A través de esta conferencia, deseo ver hermanos y hermanas nuevas que trabajen para Jesús. También deseo que Jesús obre en sus corazones y que los guíe en cada uno de los pasos de sus vidas. Yo realmente quiero que el Señor, que ha estado conmigo los últimos 25 años desde que fui salvo del pecado, los acompañe, especialmente cuando ustedes estén en sufrimiento y en dificultades. No puedo olvidar las caras de los que acaban de nacer de nuevo en esta campaña. Donde quiera que ustedes estén, deseo que la salvación que recibieron los haga más fuertes cada día y los mantenga firmes en la fe.


9 Caín y Abel

A

mados, ¿Como están esta noche? Estoy muy agradecido con Dios por habernos permitido llevar a cabo esta campaña. Este es nuestro último sermón. Vamos a leer el libro de Génesis en el capítulo 4: “Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová


286 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él”. (Génesis 4: 1-7). Este será el último sermón que predico en esta campaña. Hay tantas cosas que decir que no sé ni por dónde comenzar. Mañana por la mañana iré rumbo a la capital, Seúl, pero me parece que mi corazón no se irá de aquí por mucho tiempo. Anoche tuve la oportunidad de subir al tercer piso de este edificio para ver a los nuevos hermanos y hermanas que nacieron de nuevo durante esta campaña. No sé cómo describir lo que sentía en mi corazón al escuchar sus testimonios. Ellos testificaban haber luchado y sufrido con el pecado de muchas maneras y cómo sus luchas eran desconocidas por los demás a pesar de haber estado asistiendo a alguna iglesia por mucho tiempo. Por fin pudieron nacer de nuevo y recibir al Señor por medio de esta campaña. Anoche escuché el testimonio de cuatro personas, pero yo sé que no son sólo cuatro los que tienen un testimonio de salvación. Yo creo que Dios nos permite tener estas campañas con el propósito de que usted


9. Caín y Abel | 287

pueda ser librado del pecado en su corazón porque El le ama. Amén. Esta noche me gustaría darles el testimonio de cómo fue que mi padre llegó a creer en Jesucristo. Mi madre murió el 14 de agosto de 1950, justamente después de que empezara la guerra en Corea. Mi padre amaba mucho a sus cinco hijos. El era muy joven en el tiempo en que murió su esposa y bien pudo haberse casado otra vez si lo hubiera querido, pero decidió no volver a casarse. Decidió criar a sus hijos solo ya que había oído que uno de sus amigos había tenido una vida muy miserable con una madrastra. Todos sus hijos crecimos y nos casamos. Yo trabajaba para una iglesia pequeña; mi esposa y yo nos sentíamos incómodos ya que mi padre no nos escuchaba siempre que tratábamos de hablarle acerca de creer en Jesucristo, sobre el pacto de Dios y del reino celestial. Mi padre vivía en el campo y frecuentemente nos visitaba trayendo arroz y algún dinero para ayudarnos. Cada vez que teníamos la oportunidad, le pedíamos que creyera en Jesús. La respuesta de él era siempre la misma: “Hijos, no me presionen tanto. Yo creeré, yo creeré en El. ¿Cómo puedo rechazarle, sabiendo que ustedes creen en El? Lo haré el próximo otoño”. El tenía muchos amigos de nuestro pueblo. Lo que más le agradaba a mi padre era beber y charlar con sus amigos en las comidas que se realizaban en las bodas o cumpleaños de los hijos de ellos. Lo que mi padre pen-


288 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

saba era que si no tomaba licor en las grandes celebraciones de sus amigos por causa de creer en Jesús, ellos se ofenderían. Por eso era que mi padre no quería comprometerse hasta después del otoño de ese año. Nosotros no lo podíamos presionar tanto, de modo que tuvimos que esperar. Pasó ese otoño y llegó el invierno. “Papá, es hora de creer”. “Esta próxima primavera lo hago”. “¿Por qué, papá?”. “El hijo de un amigo mío se va a casar el próximo invierno y yo asistiré a la boda. Creeré en Jesucristo después de la boda”. Mi padre pospuso el creer en Jesucristo 10 años, hasta que envejeció. El vivía con mi hermano mayor, quien en aquel entonces tuvo que hacer un viaje de negocios al Japón. Como su hijo andaba en Japón, él tuvo que venir a mi casa durante la ausencia. Nos dimos cuenta que tenía una delicada úlcera en el estómago. Los médicos decían que parecía ser cáncer, basándose en los síntomas que presentaba. Aunque no tenían ninguna prueba de laboratorio, le recomendaron no operarse, ya que era un anciano de 70 años. Nosotros sabíamos que no viviría por mucho tiempo. Me impacienté. ¿A quién puedo yo decirle que crea en Jesucristo, siendo pastor, si no puedo guiar a mi padre al cielo? Un día le visité, después de orar, y le dije: “Papá, crea en Jesús”. “¡Lo haré hijo, no se preocupe, yo lo haré!”.


9. Caín y Abel | 289

Me contestó de la misma forma que acostumbraba desde hacía mucho tiempo, pero ese día yo no me rendí. “Papá, usted no debe hacer eso. Nuestras vidas son vanidad”. Cuando estaba a punto de decirle algo más, se enfureció y me dijo: “¡Hijo, tenga cuidado de cómo le habla a su padre!”. Nunca había visto a mi padre tan enojado en toda mi vida. Es curioso cómo podemos ver a Satanás trabajando para hacer que las personas se resistan fuertemente contra el evangelio justamente antes de que éste pueda llegar a la persona. Yo conozco a mucha gente en estas campañas que me testifican que sin razón alguna se enojaron contra mí. Dicen que ellos sabían que lo que yo decía era verdad, pero se enojaban sin saber por qué. Satanás trabaja incansablemente contra el evangelio. A pesar de las obras de Satanás, doy gracias a Dios que muchas personas llegan a entender el evangelio. Regresando a la historia de mi papá, tuve que callarme con amargura y con gran dolor en mi alma, ya que mi padre estaba muy molesto. El día en que esto ocurrió se habían reunido varios pastores en mi casa, habían venido para un estudio Bíblico. Mientras salía de mi cuarto, ellos me preguntaron: “Pastor Park, ¿todo anda bien? ¿Algo le molesta? Yo les respondí: “De acuerdo a los médicos, mi padre no puede vivir mucho tiempo. He estado presionándolo para que


290 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

acepte a Jesús, y todo lo que recibí fueron reproches. Satanás perturba el corazón de mi padre”. Los pastores preguntaron de nuevo: “¿Qué podemos hacer por usted, pastor Park?”. “Oremos”. Pasamos toda la tarde en oración, dejando el estudio. Al día siguiente mi papá me llamó. “¿Hijo, estás afuera?”. “Sí papá”. “Entra”. “Siento algo extraño en mi estómago, siento un dolor muy fuerte. ¿Tienes algún medicamento para mí?”. Le pedí a mi esposa que fuera a la farmacia a buscar algún medicamento. Pero antes de que ella saliera, mi padre se enderezó y comenzó a vomitar sangre roja y negra. Mucha sangre oscura empezó a salir de su estómago. Estábamos muy angustiados, y alarmados. Yo pensé que estaba a punto de morir. Mientras mi esposa lloraba amargamente, mi padre permanecía calmado con sus labios cerrados. Creo que fue entonces cuando él sintió que estaba por morir. Limpiamos la sangre y lo acostamos sobre una sábana limpia. “¿Cómo te sientes papá?”. “Estoy bien, pero quisiera decirles algo”. “¿Mi amor, por qué no traes una grabadora? Papá, voy a grabar lo que estás diciendo. Háblanos a nosotros y a nuestro hermano que está en el Japón y dinos tu


9. Caín y Abel | 291

testamento”. “¿Está lista la grabadora?”. “Sí”. “Bueno. Quiero hacer mi testamento antes de morir”. Habló en la grabadora por casi una hora. Decía: “...Con respecto a esto, lo siento; con respecto a esto otro, también lo siento....” Y continuó hablando: “Después de mi muerte, no peleen sobre una pequeña propiedad que les voy a dejar. Y finalmente entierrenme junto a su madre. En cuanto a lavarme y vestirme pídanle a tal persona que lo haga. El no rehusará porque yo le he hecho muchos favores durante mi vida”. El habló acerca de todo, incluyendo el funeral y terminó su testamento en un casete de una hora. En ese momento, yo le pregunté: “Papá, después de que usted muera voy a hacer exactamente lo que usted me ha dicho. Yo entiendo lo que tengo que hacer con su cuerpo al morir. ¿Pero qué hay de su alma? ¿Adónde ira su alma?”. “Yo quisiera ir al paraíso pero no puedo. No hice ninguna buena obra, ningún mérito, nada. Ya es muy tarde”. Le agradecí a Dios la oportunidad de su salvación, la cual no es por nuestras obras ni por nuestras virtudes, sino por la obra perfecta y completa de Jesucristo en la cruz del Calvario. También le agradecí a Dios por haberme hecho un pastor que pueda explicar el evange-


292 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

lio. Le agradecí que cualquier persona calificara para ir al cielo a través del pacto de Jesucristo. Yo le expliqué a él que nosotros podemos ir al cielo sin buenas obras. Le expliqué que Jesucristo había hecho todo lo que nosotros necesitábamos para ir al Reino de Dios. Nosotros somos tan débiles e incapaces que solamente quedaríamos exhaustos después de toneladas de esfuerzos. Durante casi tres horas, hablé con él sobre cómo fue que nuestros pecados fueron traspasados a Jesucristo. Le expliqué cómo fue que su sangre en la cruz del Calvario limpió nuestros pecados y cómo es que nosotros podemos ser salvos. Fue entonces cuando mi padre reveló su verdadera identidad. El siempre decía: “Hijos, dicen que hay un buen medicamento en tal y tal lugar, un médico excelente en tal y cual lugar. Ustedes deberían hacerlo de esta manera, ustedes deberían saber mejor.” Esto es lo que él siempre fue, una persona de muchas opciones. Parecía que en ese momento él ya había dejado todo su conocimiento humano al enfrentarse a su muerte. El nunca había ido a la Iglesia. Solamente había visitado una iglesia y esto solamente porque esta iglesia estaba en la casa de su hijo. El iba a la iglesia sólo para ver a su hijo, no para ver a su pastor. Pero ese día, papá fue diferente. El dejó todos sus propios deseos y dudas. Me escuchó con una mentalidad como de niño. Después el semblante de él empezó


9. Caín y Abel | 293

a cambiar. “Entiendo, creo en El”, murmuró, y dijo: “¡Gracias Jesús, gracias por la cruz, oh la cruz, gracias Jesús! Usted resolvió mis pecados en la cruz, cargando todos mis pecados. Ahora, en poco tiempo, estaré en Su Reino, recíbame por favor”. Los hermanos y hermanas de mi iglesia tenían los ojos llorosos al escuchar esta oración. Ellos se preocupaban por el alma de mi padre después de su muerte. Al acercarse el momento, fuimos en ambulancia al pueblo de mi padre y después de un buen descanso nos dijo: “Hijos, anoche dormí con mucha paz. ¿Podrían ustedes cantar algunos himnos y orar por mi?”. Mi padre había cambiado completamente. Cualquier persona, si abre su corazón y escucha el evangelio correctamente, puede ser perdonado de sus pecados y nacer de nuevo. Lastimosamente, en estos días, la mayoría de la gente no tiene la oportunidad de escuchar el evangelio explicado correctamente. Esto me da mucho dolor. Regresamos a la iglesia ya que él se veía mejor; mi esposa estaba a su lado para cuidarlo por algunos días. Un día, él me pidió que viniera inmediatamente. Subí a mi auto y llegué allá para escuchar que sólo le quedaban algunas horas de vida. El estaba rodeado de mucha gente y le pidió a sus amigos que se acercaran a su cama de muerte. Sus amigos se tomaban de las manos y derramaban


294 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

lágrimas, llenos de dolor. El dijo: “Yo voy al cielo gracias a Jesús, en quien mi segundo hijo cree. Iré para hacer una buena reservación para ustedes. Crean en El y vengan a verme después”. Y les dijo a sus sobrinos: “Escúchenme sobrinos: tengo dificultad al hablar y siento una gran sed, pero les digo esto porque son mis amados sobrinos. Yo presencié la forma en que sus padres murieron. Fueron muertes llenas de dolor y sufrimiento. ¿Cómo quieren morir ustedes? Creí en Jesucristo, en quien mi segundo hijo cree. No traten de vivir bien por sí solos, el dinero no puede suplir lo que ustedes necesitan. Crean en El”. Apenas acabó de decir estas palabras se durmió. Al día siguiente en la mañana, él se fue al cielo mientras dormía, mientras roncaba en un profundo sueño. Nuestro Dios lo había llamado a su presencia, tras haber hecho con él la paz. En el funeral, yo derramé lágrimas en oración, al lado de atrás de mi casa, arrodillado. Mis lágrimas tenían dos motivos: en primer lugar, yo había sido un hijo mal agradecido. Mi madre había muerto hacia ya mucho tiempo y él había tenido que sacrificarse para criar a sus cinco hijos sólo y yo me sentía mal porque yo era pobre y no había podido hacer nada para ayudarlo. El segundo motivo: yo estaba agradecido con Dios


9. Caín y Abel | 295

por haber salvado a mi padre. Amigos, mi padre nunca había entrado a una iglesia en toda su vida, ni tampoco había leído la Biblia en toda su vida. Sin embargo, después de haber escuchado el evangelio, él cambió completamente. Muchas veces pienso en él y en ese instante me embarga un profundo agradecimiento a Dios. “Papá, pronto iré a verte. Gracias Dios. Tú salvaste a mi padre”. Amigos, ¿Por qué es que tanta gente hoy en día aún no ha conocido un evangelio tan simple y tan sencillo? Excelentes pastores, líderes religiosos y eminentes y famosos doctores en teología, que tienen un gran conocimiento, son muy buenos cuando se trata de ayudar a los pobres y dar servicios, en donaciones o en predicar desde un púlpito, pero lo único que no hacen es esparcir el evangelio que libra a la gente de sus pecados. Esto es porque esos líderes no tienen más que una idea superficial del evangelio, de que Jesucristo lavó todos nuestros pecados en la cruz. Es por esto, que este viejo de baja estatura, se para aquí al frente y alza la voz fuertemente. Me he dado cuenta que esta ciudad no ha sido la excepción ya que he conocido a mucha gente, gente igual a la de otras ciudades, que aún permanece sufriendo después de haberlo intentado todo. Todo esto porque no conocen el evangelio de la redención. Yo creo que esta noche, aquí, hay muchos pastores y quiero preguntarles: ¿Qué están testificando ustedes desde sus púlpitos? Aunque


296 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

su predicación fuera impresionante, si ésta no pudiera salvar a la gente de sus pecados, esta gente estaría separada de Dios. Pastores, ¿a dónde va a parar el alma de sus ovejas si ustedes no están testificando la Palabra de Dios correctamente, de tal manera que ellos puedan ser liberados de sus pecados? ¿Cómo van a responder delante de Dios por esos resultados? ¿Qué cuenta de su ministerio le darían a Dios? Esta noche, pastores, yo quiero que me escuchen. Lo único que deberían estar anunciando a gritos es la preciosa sangre de Cristo derramada en la cruz. Ustedes tienen que librar almas de la condenación del pecado testificando cómo es que la preciosa sangre entra en el corazón de una persona y deja el corazón tan limpio como la nieve, no teóricamente, sino realmente. La teología que ustedes han aprendido en seminarios, no puede salvar almas. Esas predicaciones elegantes que ustedes tienen, tampoco pueden salvar almas. Sus obras, tampoco pueden salvarlos. Ustedes tienen que poner la preciosa sangre, que se encuentra en la Biblia, a disposición de ellos para su salvación de modo que ellos nazcan de nuevo. Si usted es pastor, o está en un seminario para ser pastor, escúcheme atentamente. Usted es responsable por sus ovejas. Usted tiene que saber qué es lo que está predicando. Quizás usted ni siquiera sea un cristiano que haya nacido de nuevo verdaderamente, aún siendo pastor. Si usted no ha nacido de nuevo, es mejor que


9. Caín y Abel | 297

deseche esas cosas inútiles tales como su reputación y orgullo y le ruegue a Dios esta noche diciendo: “¡Yo todavía soy un pecador! No le he estado enseñando a mi gente la manera correcta de lavar sus pecados porque soy un pecador con un conocimiento teórico del evangelio y nada más. ¡Por favor, sálvame!”. Usted debería arrodillarse sinceramente y orar. Esto es lo que poderosos siervos de Dios hicieron a través de la historia cristiana. Martín Lutero lo hizo, John Wesley, lo hizo. Ellos fueron famosos siervos de Dios, pero un día reconocieron que no habían sido librados de sus pecados. Sus corazones fueron quebrados y destrozados. Después de nacer de nuevo, ellos se convirtieron en poderosos predicadores, habiendo dejado sus maneras humanas. Después de eso, el Espíritu Santo trabajó de una manera poderosa en sus predicaciones. Esta tarde yo fui a la Iglesia Pusán Oeste para el servicio de inauguración. Viajábamos en seis carros y yo conducía el primero porque yo era la única persona que había ido allí. ¿Por qué los guiaba yo? Los guiaba porque sabia cómo llegar allí, porque conocía el camino. La persona que ha experimentado un testimonio de salvación verdadero, producto de un renacimiento, puede dar la dirección y enseñar la manera de cómo nacer de nuevo a otras personas. Hermanos, nuestra misión es sumamente importante. Si usted es un cristiano salvo, no sea un hombre religioso, sea un cristiano real. Verdaderamente eso es


298 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

lo que anhelo. Un día, en 1962, después de muchos años de sufrimiento, yo fui librado de todos mis pecados. Desde ese día, perdí el interés sobre todas las cosas del mundo, la única cosa que permaneció en mi mente fue una pregunta: “¿Cómo podría yo testificar a la gente esta experiencia tan preciosa?”. Dios, de una manera sorpresiva, me fue abriendo el camino para que yo pudiera llevar adelante mi preciosa misión. Al compartir el evangelio con muchas personas, incluyendo a mi padre, la gente recibe el evangelio con gran gozo por la Expiación. ¡Aleluya! Este es el precioso don de Dios. Amigos, yo siempre me desvío del tema en medio de mi predicación y regreso al tema cuando casi ya se ha ido el tiempo. De todas maneras, regresemos a Génesis 4. Dios los ama a ustedes y está muy complacido de que estén aquí aunque se nos haya hecho un poco tarde. Dios sabe que ustedes tienen prisa por llegar a sus casas apenas termine el servicio y El va ayudarles a hacerlo. Hoy mucha gente quiere compartir conmigo después de terminar está predicación; lamento tanto no poder tener suficiente tiempo con ellos ya que tengo problemas con mis cuerdas vocales. Sin embargo, yo siempre le agradezco a Dios porque muchas veces soy testigo de la alegría que las personas sienten al entender el evangelio a través de mis colaboradores. Yo anhelo que ustedes nazcan de nuevo y sean verdaderos evangelistas juntamente conmigo para dar a luz a verdaderos


9. Caín y Abel | 299

cristianos nacidos de nuevo y no crear hombres religiosos. Génesis 4 nos habla acerca de Caín y Abel, a quienes todos conocemos bastante bien. Estoy seguro que ustedes han escuchado acerca de esto en varias predicaciones. Caín, el primer hijo de Adán, era fuerte y muy bueno en todo lo que hacía. Fue por esto que Adán estuvo muy contento por él, y dijo: “¡Por voluntad de Jehová he adquirido varón!”. Pero cuando Adán engendró a Abel, Adán pareció estar un poco desilusionado porque la palabra Abel proviene originalmente de la palabra “Abel”, que significa exhalación, o vapor que asciende. En las mañanas frías cuando nosotros respiramos, podemos ver nuestro aliento en el aire, esto es lo que significa la palabra Abel. Significa que es algo que desaparece rápidamente. El significado de la palabra Abel, es exhalación, algo débil y efímero. Antes, en la antigua Corea, no se reportaban los nacimientos de los recién nacidos a la agencia de gobierno sino hasta después de 100 días, un año o aún varios años después. Había un alto porcentaje de muertes infantiles causado por la falta de tratamientos médicos y tecnología. La gente esperaba hasta que sus niños crecieran y fueran lo suficientemente fuertes antes de inscribirlos en el registro familiar. Algunos niños tenían 10 años de edad, pero legalmente solo tenían 6 años. Yo conocí muchos niños así. Esto no sucede


300 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

actualmente, pero la gente mayor puede recordar estas situaciones y entender de lo que hablo. Después de que Adán engendró a Abel, Adán tenía dudas de que éste pudiera ser un hombre normal; yo creo que por eso Adán lo llamó Abel, o exhalación, sin verdaderamente darle un nombre. Abel era un niño muy débil, mientras que Caín era un niño fuerte y macizo. La Biblia no menciona esto, yo solamente estoy suponiendo. Caín, como tenía mucha fuerza, cavaba la tierra y la preparaba para sembrar las semillas. Abel, un muchacho debilucho y flaco, guiaba las ovejas que se alimentaban del pasto, mientras él esperaba bajo una sombra. Después Abel regresaba a casa con las ovejas. Fuera como fuera, Abel sobrevivió más de lo que su padre esperaba. Caín y Abel crecieron juntos. Con el correr del tiempo, aconteció que Caín trajo al Señor una ofrenda del fruto de la tierra y Abel también trajo una ofrenda de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. El Señor miró a Abel y aceptó su ofrenda. Pero Dios no aceptó la ofrenda de Caín ni a Caín. Al leer este capítulo yo me hice una pregunta acerca de lo que Dios hizo. “Dios, ¿por qué actúa Usted así? Si yo fuera Usted, yo no hubiera hecho lo mismo”. Yo habría dicho: “Caín, ven a mí”. “¿Señor, qué pasa, qué hice?”. “Muchacho descuidado, ¿qué fue lo que me ofreciste?


9. Caín y Abel | 301

¿Me diste esto como ofrenda? Voy a aceptarlo por esta vez, pero esta es la última vez, la próxima vez hazlo a mi manera”. Pero, en la Biblia, Dios es tan justo que volvió su rostro y nunca más consideró especialmente a Caín. Por eso Caín se enfureció. Amigos, la mayoría de nosotros, en nuestros pensamientos, en nuestra idea de Dios, pensamos que los pensamientos de Dios son los mismos que los nuestros; sin embargo, en Isaías 55:8, dice: “Mis pensamientos no son vuestros pensamientos”. Repitan después de mí: “Nuestros pensamientos son diferentes que Sus pensamientos”. Amigos, ¿saben ustedes por qué Dios escribió esta historia hallada en el libro de Génesis, capítulo 4? El no la escribió porque no tenía ninguna otra cosa que decir, sino porque Dios quiere enseñarnos algo. Dios quiere enseñarnos: “Si me sirves así, yo no lo aceptaré. Si me traes una ofrenda de esa manera, yo no te respetaré, ni aceptaré tu ofrenda”. Hoy en día, muchas personas piensan que ofrecen culto a Dios con toda su alma y con todo su corazón. Y la mayoría de ellos se conforman diciendo: “¡Ah, de seguro que Dios aceptará nuestras ofrendas, nuestros servicios y a nosotros mismos, porque hemos hecho lo mejor que hemos podido hacer!”.


302 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

Pero Dios acepta algunas ofrendas abiertamente, mientras que rechaza otras. Ahora, ¿por qué es que El acepta algunas?, y ¿por qué es que El no acepta otras ofrendas? La razón es simple y sencilla. Dios acepta las ofrendas como las de Abel y rechaza las ofrendas como las de Caín. El no lo aceptará si usted ofrece como Caín, pero lo aceptará si usted ofrece como Abel. De vez en cuando, yo le pregunto a la gente: “¿Por qué fue que Dios no aceptó la ofrenda de Caín, pero sí aceptó la ofrenda de Abel?” La mayoría de ellos responde: “Porque Abel ofreció con todo su corazón, mientras que Caín no lo hizo así”. Cuando hacemos alguna pregunta, podemos captar algo por medio de la respuesta que obtenemos. Por ejemplo: si le preguntamos a unos niños que son hijos de ministros del gobierno: “Niño, ¿a qué se dedica tu padre?”. Y el niño contesta cantando: “El viejo Mc Donald tenía una granja...”. Nosotros le contestaríamos: “¡Ah! por supuesto. Tu padre es ministro de agricultura”. Y si a otro: “Niño, ¿cuál es el trabajo de tu padre?”. Y el nos canta: “¡Rema, rema tu lanchita. . .!”. Contestaríamos: “¡Ah, tu padre es ministro de transportes!”. Y después: “¿Niño, y tu padre?”. “Brilla, brilla pequeña estrella...”. “¡Oh, sí, él es ministro de ciencias!”.


9. Caín y Abel | 303

Esto es una broma. Pero es cierto que podemos entender lo que hay en la mente al hacer una pregunta. Algunas personas que antes creían que servían a Dios con todo su corazón, pensaban que Dios aceptó la ofrenda de Abel por haberla ofrecido de todo corazón y no la de Caín por faltarle sinceridad. La persona que comete muchos pecados piensa que Dios aceptó la ofrenda de Abel por ofrecerla sin pecado y no la de Caín por causa del pecado. Todas estas ideas salieron de sus mentes. Pero la Biblia no dice eso. La Biblia nunca dice que Caín no ofreciera de todo corazón ni que Abel lo hiciera de todo corazón. Amigos, nosotros no podemos interpretar correctamente la Biblia a nuestra manera. ¿De quién depende usted para la interpretación Bíblica? ¿Del Pastor Park? ¡De ninguna manera! Nosotros tenemos que entender la Biblia por medio de la ayuda de la Biblia misma. La diferencia entre Caín y Abel no tiene nada que ver con la sinceridad, el trabajo, ni el fervor. Sin embargo, la Biblia nos habla aquí de una diferencia interesante entre ambas ofrendas. No lean la Biblia superficialmente, por favor. “Inquirid en el libro de Jehová, y leed si faltó alguno de ellos; ninguno faltó con su compañera”. (Isaías 34:16) Ahora leamos Génesis 4, versículo 3, detalladamente.


304 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

El versículo dice: “Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová”. En cambio, ¿qué ofreció Abel al Señor? Abel trajo de los primogénitos de las ovejas, de lo más gordo, ¿no? En esto podemos descubrir algo muy interesante. Caín trajo una ofrenda del fruto de la tierra. Si se debiera aplicar la misma lógica, entonces debemos decir que Abel trajo del fruto de los animales. ¿Tiene sentido? Ahora, por otro lado, cuando se describe que Abel ofreció de los primogénitos de sus ovejas, también se debería describir nombres específicos del fruto de la tierra tales como lechuga, calabaza, o zanahoria. La Biblia nos menciona de forma muy consciente que uno ofreció de los primogénitos de las ovejas, mientras que el otro del fruto de la tierra. Tenemos que poner atención a este hecho. Dios creó el cuerpo del hombre del polvo de la tierra. Por esto es que la Biblia se refiere a nuestras vidas, nuestros cuerpos y las cosas de este mundo, como tierra, barro, polvo, etc. Eclesiastés 12:6, dice: “...y el cántaro se quiebre junto a la fuente…”. El cántaro aquí es nuestro cuerpo. De nuevo, 2 Corintios 4:7, dice: “Pero tenemos este tesoro en vasos de


9. Caín y Abel | 305

barro…”. Aquí también, los vasos de barro se refieren a nuestros cuerpos. Así es que el “fruto de la tierra” hace referencia a las cosas del hombre, de nuestra carne. En otras palabras esto significa las cosas como nuestros esfuerzos, obras y pensamientos. Dios no acepta las cosas de la carne. Ahora bien, ¿por qué aceptó Dios la ofrenda de Abel? El primogénito de su rebaño, un cordero, es el Hijo de Dios, Jesucristo. La gordura es el Espíritu Santo; de manera que Abel se presentó ante Dios confiando en Jesucristo y en el Espíritu Santo. Tenemos dos tipos de ofrendas: una es a través de nuestros propios esfuerzos y sacrificios, mientras que la otra es por la obra de Jesús. Sin importar cuán buena o hermosa sea la ofrenda, Dios no acepta ninguna ofrenda de nuestra carne. Dios aceptó a Abel y su ofrenda porque El acepta cualquier cosa a través de su hijo Jesucristo. Por esa misma razón fue que rechazó a Caín y su ofrenda. Los versículos 4 y 5, dicen: “... Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda, pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya”. Esto quiere decir que El no aceptó a Caín porque no pudo aceptar su ofrenda y que aceptó a Abel por su ofrenda. Amigos, estas son palabras muy alarmantes y fuertes sobre la fe de hoy en día. La mayoría de las personas tratan de hacer cosas buenas para el Señor con la idea de que Dios piensa igual que ellos. Pero sin importar


306 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

cuán bellas o preciosas se vean, el Señor las rechazará a menos que vengan de Jesucristo. Los adoradores de Dios han de adorar en espíritu y en verdad, con corazones puros y verdaderos. Para tener corazones puros y verdaderos es necesario que Jesús entre en el corazón. Para tener a Jesús en el corazón, debemos nacer de nuevo a través del perdón del pecado. La gente hace lo que considera que es bueno porque no entiende la Biblia. La gente espera que Dios acepte sus grandes obras, su hablar en lenguas y sus profecías. Sin embargo, algunas de esas señales vienen de Satanás. Las lenguas, profecías y obras piadosas, podrían venir del malvado Diablo. No todas son del Señor. Caín ofreció de todo corazón, pero el Señor no puede aceptar el fruto de la tierra. Es por esto que tenemos que ser perdonados de nuestro pecado y dejar que Jesús entre en nuestro corazón para ser Señor nuestro. Cuando nos presentamos ante Dios con Jesucristo en nuestro corazón, El puede aceptarnos por causa de Jesucristo. Hoy en día, mucha gente se frustra y se desanima tras mucho batallar por faltarles este sencillo pero importantísimo secreto. Al evangelizar, me sorprendió encontrar que más de un 70% de los prisioneros en la cárcel eran personas que habían ido a las iglesias. ¿Cómo pueden tantos buenos creyentes ser criminales? Dios no pudo aceptar su fe, así es que los tuvo que abandonar y ellos se corrompieron. ¿Por qué se desaniman tan frecuente-


9. Caín y Abel | 307

mente ustedes? El Señor no puede recibir sus oraciones, cultos, ni ofrendas a menos que ustedes hayan sido lavados de su pecado por medio de Jesucristo. Alguno podrá ofrecer con actitudes sinceras y ferviente pasión, pero Dios dice: “No son míos, vienen de ellos mismos”. Yo quiero que ustedes repitan conmigo: “Tenemos que nacer de nuevo”. Hoy en día, urgentemente, necesitamos verdaderos siervos de Dios que enseñen el verdadero camino para nacer de nuevo. Un Faraón, antiguo rey Egipcio, tuvo un sueño. La vida o muerte de su pueblo dependía de este sueño. Ninguno de sus magos ni grandes sabios pudieron interpretarlo. Ellos eran muy útiles cuando se trataba de controlar el río Nilo, asuntos políticos y estrategias militares, pero no pudieron descifrar un sueño tan importante. Igual que ellos, los teólogos de hoy conocen muy bien cómo hacer buenas obras, pero ellos no pueden hablar acerca de cómo nacer de nuevo y obtener el perdón de los pecados. Es por esto que muchos aún vagan en la oscuridad del pecado. Queridos amigos, ustedes deben abrir sus ojos. Yo quiero que ustedes abran sus corazones para recibir Su Palabra. Ustedes deberían tener ojos abiertos hacia la voluntad de Dios. Una vez que ustedes nacen de nuevo, con la redención, ustedes son hijos de Dios. El Señor les escuchará en donde quiera que oren, en los baños o mientras caminan. Si usted ha nacido de nuevo, El


308 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

aceptará su vida. El Espíritu Santo guiará su vida. Pero si usted no ha nacido de nuevo, Dios no puede aceptar nada suyo. Cuando ustedes lleguen al cielo, serán testigos de muchos que fueron engañados creyendo que tenían buena fe. Lo más importante y urgente es recibir el evangelio para ser salvos del pecado y nacer de nuevo como hijos de Dios. Además, ustedes necesitan encontrar a los verdaderos siervos de Dios para crecer sin herir su fe. El primogénito más gordo que ofreció Abel es Jesucristo. Dios acepta solamente a Su Hijo. Supongamos que yo le he dado una golpiza al Pastor Choe, porque soy más fuerte. El pierde unos dientes y la cara le quedó destrozada. Los pastores alrededor nuestro intervienen diciendo: “¡Caballeros, recuerden que son pastores! ¡Deténganse! ¡Pídanse perdón, pídanse perdón!”. Y yo digo: “Sí, está bien. Olvidemos este incidente y reconciliémonos”. Yo trato de darle la mano para reconciliarme. ¿Hace esto una reconciliación? Sí, para mí, porque yo salí vencedor. ¿Pero qué tal para el Pastor Choe? ¡Para él, no! El salió mal herido. Choe: “Pastor, usted me golpeó y le devolveré lo mismo”. Park: “Olvidémoslo, pastor Choe”. Choe: “Está bien, pastor”. La verdadera reconciliación se hace en el corazón, no


9. Caín y Abel | 309

hablando. El verdadero perdón se logra a través de un corazón abierto. Miles de disculpas no hacen la reconciliación a menos que el otro abra su corazón para recibirlas. “Señor, por favor, perdona mi pecado, yo creo. Amén”. Esto no tiene ningún beneficio con respecto al pecado. No ayuda en nada. “Jesús, entra en mi corazón. Yo abro mi corazón y te acepto. Por favor, entra”. Esto tampoco ayuda en nada. Es necesario quitar la barrera entre Dios y usted. Este es el único camino para obtener una verdadera reconciliación y paz entre Dios y usted. Aunque usted sepa: 1) Que Jesús murió sobre la cruz por mi pecado, y, 2) Que mi pecado fue lavado; si no ha tenido un claro entendimiento muy dentro de su propio corazón, aún permanece una barrera y usted no ha sido librado del pecado. Si ahora, al terminar estas enseñanzas, usted no es libre del pecado sin lugar a dudas, no se preocupe, escuchar en sí es nada. Digamos que yo fuera un profesor de materias tales como Filosofía, Matemáticas o Literatura Inglesa y que ustedes son mis estudiantes. Aunque fuera un ladrón o un asesino, yo les podría enseñar. Ustedes podrían decir: “Enseña muy bien a pesar de ser una mala persona”. Pero yo soy un predicador. Sin importar cuan buena sea mi predicación, ella estaría muerta si ustedes supieran que yo soy una mala persona. ¿Por qué es esto así? Esto es porque el conocimiento es recibido en


310 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

nuestra mente, mientras que la fe se recibe en nuestro corazón. Si usted considerara que yo soy malo y merecedor de ser alcanzado por un rayo, usted no podría aceptar que yo dijera A + B = C. La fe se obtiene en el corazón. Cuando usted sabe que un tal predicador es malvado, usted lo puede escuchar, pero nunca aceptará la predicación en su corazón. La fe no es una teoría. Se debe obtener en el corazón. Así es como somos perdonados y salvos. Para tener la correcta fe es necesario escuchar a un verdadero siervo de Dios. Señores, no necesitamos pastores que nos prediquen sobre moralidad, ética, filosofía, ni leyes. Necesitamos pastores que nos expliquen cómo somos lavados de nuestros pecados para ser restaurados y hechos hijos de Dios. De vez en cuando, conozco verdaderos siervos. Yo anhelo que en esta ciudad haya verdaderos siervos de Dios en un futuro cercano. No sólo quiero ver pastores predicando el evangelio de la Redención, sino almas inscritas en el Libro de la Vida al recibir la verdad. Queridos amigos, la ofrenda de Caín fue rechazada por Dios. El Señor dice en Isaías, que no nos recibirá a menos que seamos nacidos de nuevo: “¿Para qué me sirve, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios...? ¿Quién demanda esto de vuestras manos, cuando venís a presentaros delante de mí para hollar mis atrios? No me traigáis más vana


9. Caín y Abel | 311

ofrenda; el incienso me es abominación... llenas están de sangre vuestras manos”. (Isaías 1:11-15). Dios no nos pide ofrendar, orar y alabarle, hasta después de ser lavados y quedar blancos como la nieve, de nuestros pecados. La Biblia dice que nuestras manos están llenas de sangre y pecado. Amados, ofrezcamos culto tal como El dice. No traigamos ofrendas ante Dios a nuestra manera. Hagámoslo de acuerdo a Su Palabra. Queridos amigos, tarde o temprano debemos presentarnos ante Jesús. Algunos de nosotros con placer mientras otros con temor. Los que nacieron de nuevo en esta campaña deben tener cuidado. En primer lugar, quiero decirles que la salvación no tiene nada que ver con nuestras obras, obras tales como la obediencia a la Biblia, constantes oraciones, evangelismo, ni ofrendas. La redención, el pacto, tiene relación exclusivamente con la preciosa sangre de Jesús sobre la cruz. Pero Satanás sabe que no somos perfectos y que cometemos errores. El se aprovecha de nuestras debilidades para desanimarnos. Cada vez que hacemos algo indebido, Satanás dice: “¿Ves?, ¡te lo dije! ¿Cómo te atreves a decir que eres salvo? ¿Has sido perdonado en verdad? ¡No eres nacido de nuevo!”. De esta manera, es que Satanás trata de engañarle. Usted debe responderle: “¡Aléjate, Satán! Yo no fui salvo por ser bueno sino porque Jesucristo


312 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

derramó su sangre en la cruz”. Jesús nos salvó por ser pecadores. El nos salvó porque estábamos en terrible pecado. En otras palabras, la salvación no tiene que ver con nuestras obras. Busquemos unos versículos en la Biblia, Efesios 3:11-12, y leamos juntos. Efesios se encuentra entre Gálatas y Filipenses, en el Nuevo Testamento. Dice: “... en Cristo Jesús nuestro Señor, en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él”. ¿Acaso dice: “...en Cristo junto con nuestras irreprochables y buenas obras tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él”? ¡No! El tener seguridad y acceso con confianza, no tiene nada que ver con nuestras obras; ninguno puede por medio de sus obras. Usted hace el bien a veces, pero hace el mal mucho más frecuentemente. Algunas veces usted es bueno, pero más veces malo. Por esto es que no podríamos presentarnos ante El si nos apoyáramos en nosotros mismos. De lo único que podemos depender, ante Dios, es de la preciosa sangre de Jesucristo. Venimos ante El por la fe que El no toma en cuenta nuestras obras, sino que nos acepta por medio de Jesucristo. Podemos presentarnos ante Dios con confianza porque Jesucristo es perfecto, santo e irreprochable, aunque nosotros somos malos.


9. Caín y Abel | 313

En segundo lugar, quiero que sepan que, si fueron perdonados de su pecado, han pasado a ser hijos de Dios. El mundo no aprecia a los hijos de Dios. Pero, a pesar de esto, usted no debe desanimarse por no ser apreciado por el mundo. En el reino de Corea, vivía un primer ministro. El no podía tener hijos, pero finalmente tuvo una hija. A él no le importaba mucho que fuera una niña. El simplemente estaba contento con su hija. Ella era muy bonita e inteligente, era muy hábil con el arpa y con la poesía. Desafortunadamente, existía una costumbre de casarse a temprana edad en esos días. El ministro tuvo que dar su única hija en matrimonio. Finalmente, decidió casarla con el hijo menor de un gobernador. El primer ministro y el gobernador lloraron abrazados en el día de la boda. Antes se acostumbraba tener una familia grande. Ella se convirtió en la quinta hija-nuera en su nueva familia. Un día que celebraban el cumpleaños del gobernador, ofrecieron una fiesta. A la fiesta de cumpleaños fueron invitados todos los cuñados y parientes. Llegó el padre de la primera nuera, el padre de la segunda, de la tercera y de la cuarta. Todos hicieron sus visitas en grande ya que eran oficiales de alta posición. Llegaron con muchos guardias, tocando trompetas, usando brillantes y coloridas bandas. El primer ministro no llegaba y ya había comenzado la cena. Su hija estaba muy ansiosa por saber qué le


314 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

había acontecido. Ella no podía hacer nada al respecto y esperó. Antes, no había teléfonos ni taxis. Sus cuñadas saltaban de alegría al ver a sus padres. Cuando casi terminaba la cena, ella lo escuchó llegar; salió corriendo de la casa y casi se desmaya al verlo sobre un pequeño asno, sin ni siquiera un sirviente. A pesar de esto, ella se alegró mucho de ver a su padre. Debido a las estrictas costumbres, ella no podía salir a besarlo ni abrazarlo. Ella simplemente le saludó y regresó a sus deberes. Tras finalizar la festividad, el primer ministro regresó a su casa sin conversar con su hija por causa de la formalidad. Después de terminada la fiesta, las cuñadas comenzaron a burlarse y reírse de ella. “¿Si tu padre es el primer ministro, entonces por qué viste tan mal?”. Ella no tenía nada que responder, sólo le quedaba aguardar el próximo cumpleaños esperando que su padre no la avergonzara como la última vez. Llegó la segunda festividad de cumpleaños. Los otros suegros se presentaron con escandalosas bandas y muchos siervos. De nuevo y contrariamente a sus expectaciones, el primer ministro llegó sin traje de vestir. Ella se sintió muy mal, y le dijo: “Padre, quiero pedirte una cosa”. “¿Qué es?”. “Cuando vengas otra vez, ven vestido apropiadamente”.


9. Caín y Abel | 315

“Umm..., lo pensaré”. Se marchó de regreso. Ella estaba segura que la próxima fiesta sería completamente diferente. Pensaba: “¡Van a ver! Mi padre es nada menos que el primer ministro de este Reino Coreano. No hay comparación entre mi padre y los demás”. El tiempo corrió rápidamente y llegó la siguiente fiesta de cumpleaños. Como de costumbre, fueron llegando los suegros uno por uno, varios días antes de la celebración, con grandes cantidades de guardas, siervos y bandas. Todo el pueblo estaba en actitud de celebración. Pero el primer ministro no llegaba aunque había comenzado a llover. La hija pensó: “Posiblemente va a llegar tarde, porque seguro tardó más tiempo vistiéndose y haciendo todos los preparativos”. Era la media noche cuando alguien exclamó: “¡Viene el primer ministro!”. Ella lo vio a lo lejos viniendo sobre un viejo asno, empapado hasta la piel cual un ratón mojado. Venía vestido igual que antes. Entonces ella se mareó y se desmayó. Las cuñadas de ella se sorprendieron y la llevaron a una habitación detrás y la acostaron. El primer ministro se sentó en la sala principal y habló con los otros huéspedes mientras se secaba la cara y el cabello con una toalla. Mientras, empezó a preguntarse por su hija: “¿Por qué no la he visto?”.


316 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

El ministro exclamó “¡Ahem!”* El ambiente se tornó frío y lleno de temor. El estaba preocupado por su hija. Después de un momento, el ministro preguntó: “¿Le ha ocurrido algo malo a ella? ¿Está enojada? ¿Por qué no se presenta?... ¡Ay, Dios mío! Ella me pidió que viniera bien vestido el año pasado... Y... ¿Por qué me habría pedido eso?”. El ministro miró a su alrededor y notó a todos los otros padres en ropaje de seda de muy alto valor. Volvió a exclamar: ‘Ahem’ y la sala se tornó fríamente silenciosa. “¡Ustedes están sentados al lado mío, esto es en contra de la ley nacional!”. Apenas él hubo dicho esto, todos los parientes de los gobernadores salieron gateando hacia el patio uno tras otro, cayendo así la lluvia sobre ellos. Dentro de la sala no quedó más que el viejo que había llegado sobre un asno, mientras que todos los otros invitados estaban afuera postrados sobre sus rostros. La gente se reunió en las afueras y se reían de estas personas. En esos momentos, la cocina se convirtió en el lugar más ocupado de toda la casa. Las nueras estaban tan

* “Ahem” es la acción de despejar la garganta produciendo un sonido audible. En la cultura asiática, esto es entendido como una forma de expresar descontento sin usar palabras. Si un padre u hombre de alta autoridad hiciera esto, los de alrededor temblarían de terror.


9. Caín y Abel | 317

avergonzadas que no sabían que hacer. “¿Qué podemos hacer? ¿Cómo solucionar este gran problema? ¿Dónde está la nuera menor? ¿Dónde está? ¡Abajo, vamos a verla! ... ¡Oh, pobrecita! ¿Cómo te sientes? Vayan y tráiganle miel”. Ellas hicieron un gran alboroto alrededor de ella: “¡Te lo dijimos, deberías haber descansado más!”. La menor no entendía qué estaba pasando y estaba muy confundida por el trato tan especial que le daban sus cuñadas. Ella dijo que se sentía bien y salió de la habitación para presenciar la escena más grandiosa de toda su vida. “Yo lo sabía...”. Ella no podía exteriorizar su sentimiento pero saboreaba el placer de la victoria. Tenía una sonrisa de satisfacción dentro del corazón. Pretendiendo no saber nada sobre la situación, se dirigió hacia la cocina para trabajar. Una cuñada llegó a ella y le dijo con lágrimas: “Mi padre es tan débil de los bronquios que le da catarro cada vez que es expuesto al frío. ¿Cómo podrá soportar esta lluvia helada?”. Otra vino y le pidió: “Hermana, mi padre padece de ‘neuralgia’ desde hace mucho tiempo”. Los demás hicieron fila para tener oportunidad de hablar con la hija del primer ministro. “Sí, sí, está bien, no se preocupen, yo hablaré con él”, respondió ella. “Se lo agradeceremos mucho, si usted nos hace esta


318 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

merced”. Ella, ajustándose la ropa, vino a su padre. Se inclinó rápidamente y dijo: “¿Cómo fue su viaje? ¿Qué tal está mi madre?, ¿y usted?”. “Estamos bien”. El primer ministro sabía que su hija ya estaba satisfecha al haber salido a saludar. También sabía lo qué le diría en seguida. Él le dijo: “Quisiera tener más tiempo contigo pero tenemos modales y costumbres que guardar. Sería mejor que regreses y sigas trabajando”. “Pero, padre...”. “Creo que te pedí que te fueras, mi amor”. “¡Pero, padre! Esos señores padres de mis cuñadas aún se encuentran bajo la lluvia”. El ministro fue a verlos. “¿Aún están bajo la lluvia, por qué no entran al edificio?”. “¡Gracias, su excelencia! ¡No sabemos como agradecerle!”. Hasta una hija de un primer ministro tiene tanta autoridad y poder. Cuánto más nosotros que somos los hijos del Dios que creó el Universo. Nosotros no tenemos que quejarnos del mundo por no apreciarnos. ¿Sabe usted lo que le pasaría a este mundo si nuestro Padre dijera tan sólo una palabra contra él? Amigos, yo soy un hombre bajo y sin nada de qué jactarme, pero soy un príncipe, un hijo y un siervo de Dios. Me convertí en hijo de Dios sin un precio, ser hijo de Dios es invaluable. El mundo no me aprecia. Amigos,


9. Caín y Abel | 319

cuando yo llegué a la ciudad de Pusán para estas conferencias, el Alcalde de la ciudad no vino a recibirme, tampoco el Jefe de la Policía. Por supuesto, tampoco llamé a las oficinas de la ciudad gritando: “¿Por qué no vinieron a ver al siervo de Dios?”. No quería ser recluido en un hospital mental. Aunque el mundo nos desprecia, nosotros no debemos sentirnos intimidados. Fuimos perdonados de los pecados, nacidos de nuevo y hechos hijos de Dios a través de la preciosa sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios. ¡Aleluya!. Aunque seamos pobres, ¿cuál es el problema? ¿Qué importa tener que sufrir cuando somos despreciados, golpeados, o insultados? Ustedes deberían saber que el más fuerte es el más generoso... Nosotros somos más fuertes que esos del mundo. ¿Me entienden? Nuestro Padre no se fija en las cosas pequeñas, pero, ¿se imagina usted lo que le pasaría a este mundo si El dijera una sola palabra cuando el mundo nos maltrata? ¿Se imagina su reacción al decir: “Eso es contra la ley nacional?”. El no se fijaría si llueve o si está nevando. Somos tan bendecidos. Yo no sé cómo llegamos a ser Sus hijos y Sus siervos viviendo en un mundo tan perverso como éste. ¿Conoce usted cómo es el cielo a dónde iremos en un futuro cercano? No lo entendería aunque se lo explicara en detalle. Pero, de todos modos, Jesús nos dio esta increíble promesa. ¡Alabado y alabado sea El! Jesús nos amó tanto que sufrió y derramó


320 | EL SECRETO DEL PERDÓN DEL PECADO Y EL NUEVO NACIMIENTO

su sangre sobre la cruz por nuestra vida. Amigos, una gran mansión y muchas propiedades en este mundo no tienen valor alguno. Nosotros somos ciudadanos del cielo, allá tenemos nuestro tesoro. Los que son perdonados de sus pecados pueden ir al cielo gratuitamente. ¡Queridos amigos! Yo deseo que todos ustedes sean lavados de sus pecados y vivan una nueva vida después de nacer de nuevo a través de Jesucristo. Le doy gracias a Dios por darnos estos días de campaña. Estoy seguro que Dios permanecerá para siempre con todos aquellos que acaban de nacer de nuevo. ¿Podrían inclinar la cabeza con sus ojos cerrados, por favor? Hoy concluí la predicación antes, para dar tiempo a las personas que aún están en oscuridad espiritual. Si usted tiene preguntas o cualquier duda por favor acérquese a alguno de los siervos de Dios y comparta con ellos personalmente sus inquietudes.


El Secreto del Perdón del Pecado y Cómo Nacer de Nuevo