Issuu on Google+

En el WTU diferenciamos claramente entre “alumnos” (practicantes) y maestros (LotG). Una cosa es aprender algo y otra cosa enseñarlo. Un maestro tiene que estar dispuesto a ponerse a sí mismo en tela de juicio y encontrar un camino para explicar al alumno la materia de una manera comprensible y con la ayuda de las herramientas y funciones que hay. Muchos “maestros” tienen la actitud siguiente: cuando tengo ganas de enseñar, lo haría con gusto. Hablando sin rodeos, esto significa: cuando tengo un déficit de atención, me gustaría enseñar. Y el segundo estado es aún peor: la frustración. Son estos los que tienen que compensar su propia frustración de vida, a través de enseñar de vez en cuando y usan a los alumnos como bolsas de boxeo.


Revista Artes Marciales Cinturon Negro 309 – Abril 1