Issuu on Google+

EDUCAR PARA INCLUIR capacidades diferentes, sordomudos,

menores judicializados, docentes.

Que NADIE quede afuera


Educación popular

Al finalizar el año habrá 1.500 analfabetos menos en la ciudad de Córdoba Es el resultado del trabajo de organizaciones y movimientos sociales que alfabetizan a niños y adultos en barrios y villas que suplen las falencias de los programas gubernamentales.

n sábado por la mañana, un grupo de jóvenes del barrio Villa Allende Parque golpearon la puerta de la casa de Karina. Realizaban un relevamiento, casa por casa, para conocer la tasa de alfabetización del lugar. En su vivienda, ella los recibió y los invitó a pasar. Los chicos comenzaron con su encuesta, le preguntaron si sabía leer y escribir. Karina finalizó sus estudios secundarios y tuvo que suspender su carrera de pedagogía para continuar trabajando y atendiendo a sus hijos. Las personas que la entrevistaban participaban en el proyecto cubano de alfabetización “Yo, sí puedo”, que por ese entonces era asistido por la Municipalidad de Córdoba. Al terminar la entrevista, Karina se ofreció a participar en el proceso de alfabetización de su barrio. Comenzó como facilitadora (maestra), su trabajo era preparar las clases y dictarlas para un grupo de seis personas. Las primeras actividades de alfabetización se realizaron en la capillita del barrio. El grupo se organizaba todas las semanas, buscando los horarios más accesibles para que todos pudieran asistir. Las estadísticas indican que en todo el mundo se registran más de 885 millones de analfabetos absolutos, el 98% de los cuáles se concentran en los países del tercer mundo. En América Latina, 42 millones de personas son analfabetos, y 110

U

millones son los que no han podido concluir sus estudios primarios. En la Argentina existen según datos oficiales del INDEC 767.027 analfabetos puros y 3.695.830 personas con el nivel primario incompleto. La provincia de Córdoba tiene 53.124 analfabetos puros y 336.805 personas con el nivel primario incompleto. En la ciudad de Córdoba se registran 14.000 analfabetos puros y 120.000 funcionales, lo que indica que el 13% de la población mayor de 15 años está en riesgo educativo. No existen parámetros que

fabetismo en 1961. La Municipalidad implementó este plan de alfabetización en conjunto con el programa de Cuba “Operación Milagro” que opera problemas de la vista, de forma gratuita, a personas carenciadas. Lamentablemente, desde el palacio 6 de Julio, han retirado el financiamiento a ambos programas. Este proyecto tiene una duración de 20 meses, 300 horas, que se imparten en un Primer Bloque, con 2 módulos de 150 horas de clase cada una. En ambas partes se imparten las asignaturas de

de Organizaciones (EO) realiza apoyo escolar y alfabetización en distintos puntos de la ciudad. Los principales aportes se han realizado en Villa los Galpones, La Lonja, Río Segundo, La Vaquita, Ferrer, Suarez, Villa Allende Parque, Güemes y 4 de Agosto. Pese a no poder otorgar un título oficial o válido, estos espacios suplen el rol del Estado y son pensados desde un lugar diferente. El objetivo más importante que plantean es el de la construcción de otro modelo educativo que construya diferentes

En la ciudad de Córdoba se registran 14.000 analfabetos puros y 120.000 funcionales, lo que indica que el 13% de la población mayor de 15 años está en riesgo educativo. indiquen desde cuándo y hasta que edad las personas pueden ser educadas. Para Karina, alfabetizar le ayuda a relacionarse y comunicarse de diferentes maneras, a desenvolverse con confianza, a estudiar y a trabajar. La experiencia que brinda el proyecto genera en un barrio un vínculo más personal con los vecinos, en donde se solidarizan conocimientos y se crean vínculos de confianza y amistad. El proyecto de alfabetización “Yo sí puedo” fue creado en el año 2001 por la Doctora en Ciencias Pedagógicas Leonela Díaz, quien participó en la histórica campaña de alfabetización cubana que declaró la isla territorio libre de anal-

matemática, lenguaje, geografía, historia y ciencias naturales. Los paises beneficiados con el programa son: Venezuela, Haití, Paraguay, Argentina, México, Ecuador, Bolivia, Perú, Panamá, Honduras y Nicaragua. Por su parte, el Gobierno provincial intenta motivar a los adultos a terminar sus estudios en los Centros Educativos de Nivel Medio para Adultos (CENMA) y los Centros Educativos de Nivel Primario para Adultos (CENPA). Estos modelos, sin becas de apuntes ni un plan de contingencia del ausentismo, no logran retener al alumnado dentro de la currícula escolar. En Córdoba, el encuentro

saberes a los impuestos en la escuela tradicional y generar estructuras maleables con posibilidad de ser abordadas por aquellos marginados del sistema público. Estos actores sociales son los que lograrán que este año haya 1500 alfabetos nuevos en Córdoba. Para Karina, educar es una acción que se realiza en todo momento, cada vez que las personas interactúan. Ella sostiene que educar es algo que lo hacemos todos, que no le pertenece únicamente al que sabe leer y escribir o tiene el título de maestro. La acción de educar no empieza y termina en un pizarrón, se educa también con acciones, ejemplos o experiencias de vida.

Palabras de un maestro ara Gerardo Avalle, docente e investigador dedicado al estudio de conflictos sociales, la educación popular es un término que “ha perdido potencia”. “El término proviene de un proyecto político que busca reproducir una práctica educativa transformadora para o desde el sector popular”, explica Avalle, y agrega que no existe una terminología para diferenciar los matices de la educación alternativa. Otro de los fenómenos educativos que se dan en los barrios populares de Córdoba es el apoyo escolar. Según Avalle “la escuela media está diseñada en un formato estándar que cubre determinados sectores de la población que duermen un mínimo de horas, comen todos los días, no trabaja, y tiene una familia constituida y medianamente estable”. Luego agrega que “esto se traduce en que, más allá de que existan muchos proyectos e intención de algunos colegios de mostrarse flexibles a incorporar esas diversidades, el proceso de formación no esté pensado para incorporar ese tipo de poblaciones”. De esta forma, explica Avalle, “arrancan los apoyos escolares pensando que van a ser educación popular, alternativa y demás, y terminan, en la mayoría de los casos, haciendo las tareas para la escuela o enseñando lo que no aprendió en la escuela”.

P


Educando sin escuela Por Javier Gardes na de las principales dificultades para alfabetizarse es la necesidad de sobrevivir el día a día. Desde una muy temprana edad, los jóvenes de barrios y villas deben escoger entre la educación o el trabajo, siendo esta última la opción elegida por la fuerza. La educación formal brindada por el Estado se presenta, de esta manera, como una actividad que se superpone con las mejores horas para trabajar. El Gobierno provincial intenta motivar a sus alumnos adultos a terminar sus estudios otorgando un bolsón de alimentos al mes, de acuerdo al nivel de asistencia. El resultado de esta medida suelen ser cursos con trabajadores agotados y dispersos. Por su parte, la Municipalidad implementó un plan de alfabetización para adultos en conjunto con el Gobierno de Cuba. Este proyecto todavía se promociona en la página Web del Palacio 6 de Julio, pero lo cierto es que hace meses que se le han retirado todos los subsidios imposibilitando la viabilidad del plan. La discriminación y estigmatización es uno de los factores de la deserción de niños del sistema formal. Otra de las razones deviene de los estereotipos y dogmas: aquellos saberes que se transmiten como “lo que debe ser. Los alumnos pobres no se ven representados por estos modelos y se les vuelve tedioso el estudio de algo tan ajeno. La importancia de la tarea de alfabetización y apoyo escolar por parte de organizaciones sociales y ONG no es menor. Pese a no poder otorgar un título oficial o válido, estos espacios suplen el rol del Estado y son pensados desde un lugar diferente. Tratan de replantear los saberes transmitidos y generar estructuras maleables con posibilidad de ser abordadas por aquellos marginados del sistema público. Un razonamiento inverso al planteo tradicional de la educación.

U


driana Toranzo es directora de uno de los tantos establecimientos educativos, ubicados en zonas periféricas de nuestra ciudad, donde conviven día a día, los conflictos personales, el embarazo adolescente, y la marginalidad más extrema, con la educación. Desde sus comienzos en la educación, tuvo un solo objetivo: impartir conocimiento que sirva no solo para aprobar exámenes, sino para formar al alumno de forma íntegra, darle las herramientas para acoplarse a la sociedad. “La integración comprende todas las facetas del ser humano, no solamente la parte intelectual, si no física, de lo artístico a través de docentes de plástica tecnología de todos los ramos especiales que comprenda todos los saberes, que se llama inteligencia múltiples o sea que el hombre puede ser capaz de tener todas esas inteligencias, eso es educación integral”, explica Toranzo. Desde un punto de vista más general, y quizás, algo mas critico, la labor del docente se hace cuesta arriba, a la hora de impartir educación integradora, abarcativa y útil, ya que el sistema educativo mismo está diseñado para excluir más que para integrar. O al menos así lo cree Adriana, quien ve en la modificación de los programas y las estructuras educativas formales, la verdadera salida para la crisis que sufre la educación pública, ya sea por la deserción escolar, o por lo anticuado que quedan los programas de las diferentes cátedras, en comparación con la realidad. Ella misma se esfuerza por no quedarse en el tiempo, seguir con su preparación,

A

pero con una diferencia sustancial con respecto a muchos de sus colegas docentes. Ella se mejora, aprende, se supera en función de su tarea como educadora de alumnos adultos, o en situación de riesgo social. Mientras que muchos otros lo hacen por satisfacción, el constante aprendizaje de Adriana es en función de los demás. “Mi satisfacción esta en formar personas, capaces de afrontar la vida”, repite la Toranzo, mientras cuenta los devenires de su profesión. A su vez, entre anécdota y anécdota, se esfuerza en remarcar la tenacidad de sus alumnos, la mayoría adultos, de más de 30 años de edad, que ostentan asistencia perfecta, buenas notas, y muchas ganas de seguir aprendiendo, mientras miran de reojo a sus pequeños hijos, que corretean libremente entre los pupitres. “Todos vienen por necesidad, no porque se los obligue, algunos haciendo un gran esfuerzo, ya que son madres solas con dos o tres hijos” Dejando de lado ideologías, Adriana siente la necesidad

de reconocer públicamente lo que la actual gestión está haciendo por la educación “En los años que tengo de docente, he visto que este gobierno ha implementado muchísimos programas , muchísimos talleres, proyectos intraescuela y fuera de la escuela, escuelas técnicas y muchos cursos para que el joven (… ) por ejemplo en otros gobiernos se cerraron las escuelas técnicas, el alumno que no podía ir a la universidad tenía su tecnicatura en algo ya sea albañil (… ) bueno eso se cerró un tiempo bastante largo (… ) este gobierno lo ha vuelto a poner en marcha, que son las escuelas técnicas para aquellos jóvenes que no tienen dónde ir o que hacer (… ) tenemos un montón de talleres donde enseñan gratuitamente ya sea computación, electricidad para que el joven pueda incursionar y entrar al mundo laboral (...) es decir, el docente hace un proyecto el cual debe ser seguido por el directivo para saber si está bien y así mismo un directivo es seguido por un inspector”

mundo tecnológico y saber cómo introducirse en ese mundo no es fácil mas no teniendo a veces la computadora así que esas inquietudes tienen A ellos les gusta mucho trabajar en equipo e incluso de lo que han aprendido están haciendo suvenir para vender, incluso les han encargado” Menciona la directora mientras recorre las aulas donde se imparten clases. Adriana se detiene y hace una reflexión. Para ella, educar es mucho más que pararse frente al aula dictando clases, para ella, educar es impartir humanidad, civismo, valores, y no pensando en ese alumno que tan obedientemente escucha, sino en quienes vendrán después, en quienes escucharan a esa persona, en quienes conviviráncon el en un futuro, pues si ese chico es una persona íntegra, esos mismos valores se esparcirán a la sociedad. Adriana Toranzo nos despide con una sonrisa, y el compromiso de verificar, en un futuro, si su arduo esfuerzo da los resultados que ella espera tener.

Situación docente Los problemas educativos no sólo atañen a la sociedad o al rol del Estado. Se plantea una nueva propuesta respecto de si los docentes están realmente preparados para impartir educación integradora.

Un caso testigo en la educación integradora para adultos

La sociedad también es parte de la educación s común escuchar en los medios de comunicación las manifestaciones de la gente que se refieren al bajo nivel escolar, a que la escuela ha dejado de ser una Institución, en el sentido filosófico del término. Pero es poco común escuchar a los ciudadanos denunciar que hay personas sin alfabetizar, o que no cumplen con los ciclos obligatorios, de educación. Desde este panorama es que se plantea que la sociedad debe dejar de mirar la situación desde afuera y convertirse en actor activo cuando observa que el Estado no está cumpliendo con sus programas de alfabetización, por ejemplo. No es algo ilógico, ni descabellado. Este modelo de responsabilidad existe en otros países, donde si un civil observa o se percata de que se presentan casos en los que no se cumple con la educación obligatoria (en el caso argentino, el nivel primario), debe denunciar esta

E

Todos estos proyectos e iniciativas, asegura Adriana, no solo educan en un área especifica al alumno, sino que le dan herramientas mucho más valiosas, que no se encuentran en los libros, y son el valor por el trabajo, la costumbre del esfuerzo para conseguir metas y objetivos, el respeto por los demás y hacia sí mismos. Lecciones que, en opinión de la directora, salvan vidas. “No debemos olvidar que estas personas educaran en estos hábitos y valores a sus futuras generación. Tomando esto en cuenta, no solo mejoras al alumno, sino que dignificas a los que vienen después de él” “A ellos les gusta mucho las artesanías, lo que es lo manual todo lo que tiene que ver con los micro emprendimientos por que ellos quieren aparte de estudiar acá tener una salida laboral y como yo soy docente de tecnología he hecho un proyecto y los estamos haciendo los días lunes pero estamos ahora viendo de habilitar la parte de computación para que ellos puedan también incursionar en el

situación para que el estado tome una medida de urgencia de corrección y control. Y está teniendo éxito, porque la sociedad se convierte en guardiana de cualquier falla, sólo tomando un poco más de responsabilidad ciudadana. El caso más representativo es el de España, donde cualquier vecino puede denunciar estas irregularidades ante el juez de menores más próximo. Sólo presentando una nota o un llamado telefónico, se activa el mecanismo para asegurar, trabajadora social mediante, las condiciones necesarias al menor para que retome su actividad escolar. No es imposible articular un programa integral destinado a eliminar el analfabetismo, que es la principal y más grande barrera. La educación se asienta en tres pilares fundamentales: la familia, la escuela y la sociedad. Y es esta última quien debe ser consciente de su rol, de su responsabilidad.

“El gran obstaculo son los problemas de la casa” icenta Gálvez es la directora del establecimiento escolar Naciones Unidas de Barrio Remedios de Escalada. “Contener desde el aprendizaje es fundamental, y esto no quiere decir que se deba distraer al joven de su realidad, kilos de tarea sobre matemáticas, sino que debe prestar atención a esa realidad, darle las herramientas para comprenderla, para alivianar sus cargas, para luego sí hablar de matemáticas” Para la directora, lo que más se interpone en la educación son los problemas de casa, y seguir pasando por alto esta situación, solo agrava el problema. El estudiante: desamparado. “El profesional docente no está preparado para humanizar la clase, sino para contar lo que sabe. Pero cuando el ser humano que hay debajo del guardapolvo del docente se impone por sobre el titulo, se logran grandes avances en la mente de los chicos”. Gálvez hace una autocrítica por haber contribuido al modelo de educación durante sus 40 años de docencia. “Ya no se los castiga con el puntero, pero si con la indiferencia hacia lo que son, personas con problemas”.

V


El alumno adulto debe enfrentarse a otros factores como la falta de apoyo de su familia, sus necesidades econ贸micas y la crianza de sus hijos.


Inclusión Digital

Córdoba tiene netbooks que llegaron, pero también otras que faltan por llegar El Cassaffousth todavía espera a las 849 computadoras portátiles anunciadas por la Nación. Desde el plan de la Provincia, 82 Ipem ya las recibieron aunque en una cantidad inferior al del número de alumnos.

a escuela técnica ingeniero Carlos Cassaffousth de la ciudad de Córdoba figura como una de las beneficiadas por el plan nacional de inclusión digital “Conectar Igualdad”. Sin embargo, alumnos y profesores todavía aguardan por la llegada de las netbooks prometidas. Al ser consultados sobre el paradero de las computadoras portátiles, ninguno de los tres profesores encargados del área de Informática pudieron dar una respuesta. Sólo desde la Secretaría del colegio se informó que existió una “entrega simbólica” por parte del Ministerio de Educación anunciando una entrega que al final no existió. A principios de este año, el Gobierno nacional lanzaba el proyecto “Conectar igualdad”, un plan de inclusión digital en colegios técnicos (industriales y agropecuarios) cuyo objetivo es reducir la brecha digital e insertar a los alumnos de las escuelas públicas a las nuevas tecnologías. Para ello, durante este año se entregarían tres millones de netbooks en todo el país, a razón de una computadora por estudiante. Según Mariano Priluka, coordinador general del plan de inclusión digital: “Esta institución será beneficiada recién con la quinta entrega, y no en la primera”, como sí indica el portal del Plan de Inclusión Digital. Uno de los profesores encargados del gabinete de informática, Guillermo Marquez, señala que “para recibir las netbooks hace

L

falta tener la infraestructura necesaria, que incluye una habitación para los ‘carros’ donde se guardan las netbooks, y un acondicionamiento del tendido eléctrico”. Para Eduardo Cerussi, otro de los profesores, “en una escuela de estas características, éste proyecto no sirve por la cantidad de alumnos y por las distancias en el edificio”. El docente afirma que “quien ideó el diseño lo hizo con un total desconocimiento, ya que todo es por cables y no inalámbrico. Cuestión que

las computadoras tienen diez años de antigüedad, lo que incide en el trabajo del docente con los alumnos ya que no cuentan con disposiciones técnicas necesarias. Según datos aportados por Priluka, a la ciudad de Córdoba le corresponden 4.343 computadoras portátiles, de las cuales se entregaron 2.448 y aún faltan de entregar 1.895, de las cuales 849 pertenecerían al Cassaffousth.

Llegan pero no alcanzan El proyecto “Internet para Educar”, promovido desde

nas, pero tal vez a los que menos tienen les hayan dado más”, reflexiona Diego Navarro, ayudante técnico docente del colegio. “A los chicos les gusta trabajar más en las netbooks, pero son muy pocas”, revela Navarro, quien además agrega que “desde su entrega se las utilizan en algunas materias como gestión de las organizaciones, economía y sistemas de formación contable”. Sin embargo el docente prefiere trabajar en el gabinete ya que hay mayor cantidad y esto le resulta más cómodo.

“Para recibir las netbooks hace falta tener la infraestructura necesaria y un acondicionamiento del tendido eléctrico”. complica la conectividad porque a los 99 metros de cable hay caída de señal y la distancia entre el gabinete y el laboratorio de electrónica es de 150 metros”. Ariel Greco, profesor del Cassaffousth desde hace 25 años, coincide con sus compañeros, y agrega que “el proyecto no es viable en esta escuela”. “Hay mucho derroche de fondos. Antes de hacer las cosas no le consultan a los profesores que están acá desde hace años”, comenta Marquez, algo ofuscado. “Yo soy de la idea de que en vez de las netbooks armen un buen gabinete de computación”. Si bien existen tres gabinetes con 20 PCs cada uno,

el gobierno de Córdoba, lleva repartidas en la Capital un total de 1.320 netbooks en 106 Institutos Provinciales de Enseñanza Media (IPEM). A cada una de ellas se les entregó una cantidad que ronda entre las 10 y 45 computadoras portátiles, cifras que distan con la idea de una computadora por alumno. El “IPEM 160 Hipólito Vieytes” recibió 13 computadoras portátiles. Su directora Maria Alejandra Altamirano revela que los cursos son aproximadamente de 30 alumnos por lo que los chicos deben trabajar de a dos o tres por netbook. “Con 13 mucho no se puede hacer. Quizás porque en este colegio hay muchas máqui-

En la vereda del frente, Rosana Ceballos profesora del IPEM 338 Doctor Salvador Masa, está a la espera de recibir las netbooks antes de fin de año. Según le comunicaron desde la dirección, se hace entrega a cada uno de los alumnos de una computadora portátil, y cada 10 se destina una para el docente. La realidad en el Vieytes parece demostrar lo contrario, ya que 13 netbooks no alcanzan a completar la cantidad de ninguno de los cursos por lo que hasta ahora las entregas no demuestran ser “una computadora por alumno”. Mientras, los alumnos siguen a esperando aprenderlas nuevas tecnologias.

Incluir a los docentes partir de los nuevos planes de inclusión digital, en nuestra ciudad más de siete mil chicos tendrán por primera vez contacto con computadoras. El proyecto que se viene llevando a cabo desde julio, tiene una falla fundamental: los maestros no están obligados ni incentivados a recibir capacitación en nuevas tecnologías. Es decir, las maestras y los maestros deberán enseñarán algo que son incapaces de hacer porque sencillamente lo desconocen. En nuestra provincia, sólo 6.000 maestros de escuelas provinciales públicas recibieron la capacitación necesaria para dictar las clases de enseñanza de nuevas tecnologías. Este número representa el 15% de la totalidad de los maestros provinciales, según informa el Ministerio de Educación de la Provincia. Si bien se dictan cursos de capacitación que duran seis meses y estos otorgan puntaje docente, se realizan a distancia y los docentes no tienen contacto real con la netbook. Es allí precisamente donde se encuentra la falta de motivación para que los profesores aprendan y luego puedan enseñar a manejar las nuevas tecnologías. Si estos planes pretenden ser exitosos deberá incentivar la capacitación obligatoria previa al cuerpo docente, sin este paso previo las posibilidades de éxitos disminuyen.

A


Brecha digital en Córdoba Acceso a internet según de menores de 18 años Según IR informática, en Córdoba tan solo tres de cada diez menores de 18 años entra con regularidad a internet.

Acceso a Internet según clase social Clase baja

Clase media

Clase alta

- Clase Baja: 3 de cada 10 con acceso a la red. - Clase Media: 4 de cada 10 ingresan a la web. - Clase Alta: 6 de cada 10 se conectan a Internet. Fuente: Consultora Delfos

Docentes con capacitación en TICs Walter Grahovac, ministro de Educación de la Provincia, afirmó que el 15% de los docentes se capacitó en TICs. Aún quedan 34 mil docentes por capacitarse.

Netbooks enviadas por la Nación y por la Provincia Faltan entregar 1.895 Netbooks en Colegios técnicos de la Capital. Ya se entregaron 2.448.

Ya se entregaron 1.320 Netbook en los IPEM

*Una netbook igual a 500.

El fututo un juego de azar n la actualidad, la capacitación docente en las TICs (Tecnologías de la información y la comunicación) no es suficiente, ni obligatoria. Es decir que tras la entrega de las computadoras portátiles se deja tamaña herramienta en manos de profesores que tendrán que ingeniarselas para adaptar sus planes de estudios a las nuevas tecnologías. Sería ilógico pensar que la educación respecto de herramientas tan importantes en la vida actual de la sociedad sea un juego de azar en el que las cosas pueden salir bien, o mal. Pero lo es, porque el abandono sistemático de los profesores lleva a una incertidumbre total respecto de cual será el resultado de los planes de inclusión digital. Sin un planeamiento estratégico, en el que las máximas autoridades se articulen y trabajen en conjunto con los profesores, lo que se hace es encausar la responsabilidad de educar mediante el uso de las TICs al maestro. El resultado de estos nuevos proyectos es incierto. Puede salir bien, yque los jóvenes aprendan a utilizar las netbooks ; puede salir mal, e incorporar de una vez y para siempre el virus del “copy y paste” entre otras cosas. Este no es un detalle menor, la desarticulación que existe hoy en día entre profesorministerio de educación provincial-nación, ponen en serio riesgo el presente y el futuro de la inclusión digital. El plan de educación de las nuevas tecnologías es mucho más superficial de lo que parece.

E


n la localidad de Bower, en el sudeste de Córdoba, se ubica el Complejo Esperanza. La escuela alberga a los institutos correccionales de máxima y mediana contención de la provincia de Córdoba para jóvenes en conflicto con la ley penal. El Complejo Esperanza es un espacio socioeducativo y de contención, destinado a los menores en conflicto con la ley penal que depende del Gobierno de la Provincia de Córdoba. Los internos que viven en el lugar se encuentran privados de su libertad por la comisión de un delito. La institución ofrece a los jóvenes la posibilidad de tener acceso tanto a la educación formal como a la informal. Cuentan con enseñanza primaria y secundaria, clases de inglés, computación y clases de apoyo personalizadas. La educación formal es de carácter obligatorio, indicado por el Juez que lleva la causa de cada menor para tomarlo como una referencia de buena conducta. Así los menores pueden obtener permisos transitorios para ir de visita a sus hogares. La asistencia a clases esta controlada por el directorio del cada instituto. De lo contrario no podrán asistir a ningún taller recreativo en forma de reprimenda. Gonzalo Ponce, es el director general del complejo y cada instituto a su vez tiene sus autoridades. La mayor cantidad de adolescentes son menores de 16 años, sin delitos previos o con delitos leves. En algunos casos se evidencia el consumo de sustancias psicoactivas. A lo que se suma referentes familiares con

E

dificultades de límites. El 70% de los jóvenes son residentes de la Ciudad Capital y gran Córdoba, y el 30% de la población provienen del interior. En cuanto al nivel de escolaridad el 80% de la población tiene la primaria completa. Y el 50 % de ese porcentaje abandonó la escuela secundaria en el 1° año. La primera dificultad que atraviesan los internos como alumnos es el tiempo. Completar los estudios se vuelve una tarea ardua al no poder ir más rápido que el tiempo mismo. Las condenas no superan los 6 u 8 meses a menos que el interno sea reincidente o en casos particulares. Es clave tener en cuenta que el proceso de aprendizaje no es el tradicional. Las tareas diarias y prácticas para las evoluciones, se hacen solo en clase debido al sistema de seguridad estricto que no permite a los internos tener en sus celdas ningún elemento que este prohibido por el reglamento como lápices, lapiceras, cuadernos etc.

Por otra parte hay disciplinas como educación sexual y religión que no están contempladas en la currícula. Una de las autoridades explicó que “en relación a la religión la cosmovisión del complejo es la de respetar el libre culto de los internos”. En cuanto a la educación sexual, podría decirse que es una materia pendiente. La Ley 26.150, establece el Programa Nacional de Educación Sexual Integral. Entendiendo a la sexualidad a partir un enfoque integral desde el marco de los derechos reproductivos y sexuales. La Inclusión de la perspectiva de género tiene el propósito de desarrollar y fortalecer competencias para la promoción de un desarrollo sano. Frente a la ausencia formal, el Complejo intenta articular en actividades específicas charlas y debates que habiliten el dialogo sobre estos temas. Por otra parte, el complejo LeliKelen trabaja de manera conjunta con el complejo Esperanza, estableciendo el

plan de estudios. Finalizadas las condenas los internos pueden retomar el mismo programa en: LeliKelen o cualquier sede CENMA de la provincia de Córdoba. Gonzalo Ponce asegura que “muchos de los jóvenes que terminan la estadía en el correccional elijen asistir al Instituto LeliKelen”. Gran parte de la población que concurre, vivió la experiencia del correccional. Es un mecanismo que el joven como alumno toma para evitar el rechazo y la discriminación. El Programa Construyendo Ciudadanía, es una iniciativa del Complejo Esperanza que intenta acortar las distancias que la misma sociedad establece. El objetivo es promover el desarrollo de responsabilidad social en el adolescente a través de servicios en beneficio de la comunidad. La formación laboral en oficios y ocupaciones productivas generan una rápida salida al mercado local. Los talleres que se dictan son de herrería, carpintería, electricidad, foto-

grafía, informática, literatura, trabajo para mi futuro, donde un voluntario enseña como pedir trabajo, como hacer un currículo vitae, expresión y deportes.

La familia Cada instituto dentro del correccional brinda la posibilidad de obtener becas para continuar con los estudios. Pero la realidad es otra y el principal obstáculo que aparece es la necesidad económica del jóven y su grupo familiar. El subsidio no alcanza y el fracaso es frecuente e inevitable. Se necesita de un seguimiento específico y un tutor, por fuera de seno familiar, que pueda garantizar el ascenso en cada uno de los niveles del programa. Una historia de vida que se repite a menudo es la del abandono. El jóven cumple la condena, con la espectativa que embarga la voz de muchos y finalmente terminan quedandose dentro del lugar. Son menores y no pueden irse solos, y nadie reclama por ellos.

Menores judicializados El 80% tiene primaria completa y el 50 % abandonó la escuela secundaria en el 1° año. En total, unos 500 jóvenes intentan completar sus estudios .

Complejo Esperanza: integración social a través de una medida restitutiva

Un lugar, una nueva posibilidad de vida a Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes tiene la obligación de garantizar a través de los órganos del Estado la responsabilidad indelegable de establecer, controlar y garantizar el cumplimiento de las políticas públicas que respalden la educación a todos los jóvenes. Aunque la población es altamente móvil, se alojan en Bouwer aproximadamente 500 niños y adolescentes (todos varones) entre 10 y 18 años. Los jóvenes que se encuentran institucionalizados en el Complejo Esperanza cursan sus estudios primarios y secundarios. La mayor problemática surge a partir de la estadía. Al ser menores de edad, el tiempo de las condenas no alcanza para que los alumnos finalicen los estudios. Según cifras reveladas por el mismo Instituto, sólo el 20% de los jóvenes continúan sus estudios fuera del Complejo. Y el 2% de la población no concurrió nunca a la escuela. Si bien la educación en menores judicializados intenta ser una herramienta concreta en el proceso de resocialización; el Estado no logra articular mecanismos eficaces para que el proceso continúe efectivamente después de la partida de menor. La educación es una construcción compleja en cualquier ámbito, pero dentro de un contexto de privación de libertad lo es aun más. Aquí las dificultades y obstáculos, se presentan a diario. Aunque también las posibilidades son mayores por diversas razones. Primero porque se trata de una institución dentro de otra, la escuela dentro de los correccionales, con lógicas muy

L

diferentes, con miradas diversas sobre la realidad, sobre lo que hay que hacer. En segundo lugar, porque alumnos provienen en su mayoría de situaciones de alta vulnerabilidad debido a sus condiciones socioeconómicas y familiares. A lo que se suma biografías pedagógicas complejas (repitencias, sobreedad y expulsiones). Reinventar la educación es la clave. En un lugar donde la construcción del conocimiento debe ser a partir del contacto con el otro y la intertextualidad compartida. Un ejemplo de esta posibilidad es la publicación de “Tumbando Rejas” hecha por los mismos jóvenes. La escuela no siempre puede o sabe responder a estas realidades tan impredecibles. Y aquí entramos en otra cuestión. La problemática no se circunscribe en los correccionales. Los jóvenes no se quedan inmóviles después del paso por el Complejo Esperanza. Como argentinos continuamos repitiendo esquemas estigmatizantes que no nos permiten avanzar. Mirar sólo desde la carencia, no habilita posibilidades de inclusión para los alumnos. Si bien la educación en menores Si bien la educación en menores judicializados intenta ser una herramienta concreta en el proceso de resocialización; el Estado no logra articular mecanismos eficaces para que el proceso continúe efectivamente después de la partida de menor. La pregunta es…¿cómo se sigue?


La escuela encuentra nuevos desafĂ­os. En el Complejo Esperanza existen 5 institutos que lo intentan: San Jorge, San JosĂŠ, Horizontes, Nuevo Sol y Pasos de Vida


Educación para la Integración

Oídos sordos ante la realidad En Córdoba, uno de cada 300 niños nace con problemas de hipoacusia. La educación para la integración cumple un rol trascendental en el tratamiento de este tipo de patologías.

n niño entra a una verdulería tímidamente. El verdulero se dirige sin más preámbulos hacia él y pregunta “qué necesita”. En ese momento, cae en la cuenta de que lleva consigo un audífono. Con dificultad y esfuerzo, el niño intenta hacerse entender. El verdulero le acerca la fruta pedida y, con la cabeza gacha, ofrece regalársela. El niño no entiende por qué esa generosidad y comienza a sospechar que, en realidad, se trata de simple lástima. Ofendido, pero sobre todo contrariado, decide rechazar la oferta y volver a su casa. El niño es Juan, y es uno de los tantos sordomudos que sufren a diario la discriminación. La educación para la integración cumple un rol fundamental en este sentido, pero generalmente queda relegada a un segundo plano, con escasas promesas de concretarse.

U

prensión del lenguaje. Además, es muy importante que la familia apoye. Y es allí cuando empieza todo el trabajo para la futura integración. Los papás buscan una escuela y nosotros hablamos con las docentes para ver si la escuela está dispuesta a recibir nuestros alumnos. Y después, los chicos vienen al apoyo, para que nosotros hagamos un seguimiento”. Pero, resulta que estas acciones de integración a nivel educativo se dan en muy pocos casos del número total de alumnos que asisten a la escuela. Y, por otra parte, en algunas de estas situaciones resulta insuficiente por la falta de un acom-

organizados por la municipalidad, participar con escuelas secundarias de actividades deportivas”, sostiene Fabiana García, Directora del ILAC. Sucede que la integración de los niños con dificultades de sordera no se lleva a cabo únicamente mediante la implementación de proyectos sociales y actividades recreativas. Por supuesto que éstas ayudan. Pero sólo son suficientes cuando se complementan con acciones cotidianas de inserción social. Los niños con dificultades hipoacúsicas necesitan de una integración a nivel educativo. Pero también necesitan de una auténtica integración social que permita volcar esos

objetivo principal es llevar a cabo el diagnóstico temprano de la hipoacusia, mitigar su impacto social, lograr una intervención y equipamiento auditivo del niño. Estas soluciones generan que los padres de los niños con dificultades de audición, puedan tener acceso de manera menos restringida a los tratamientos necesarios. En Córdoba, 1 de cada 3.000 niños, nace con hipoacusia. Y los programas de prevención y de educación para la integración resultan insuficientes en términos de resultados. Las falencias son evidentes. Los niños con dificultades hipoacúsicas viven en la indiferencia más absoluta. Los pro-

“Los padres muchas veces desconocen las causas y posibles consecuencias de la hipoacusia severa”, asevera Marina Karina Audisio, Directora del IBIS.

Educación en Córdoba Son instituciones como el Instituto del Lenguaje y la Audición de Córdoba (ILAC) y el Instituto Bilingüe para Sordos (IBIS) quienes se encargan de llevar a la práctica proyectos de integración educativa desde el nivel primario. En este marco, existen proyectos de integración educativa a escuelas comunes. Se trata de niños que, luego de ser evaluado por el equipo docente, se cree que están en condiciones de asistir a una escuela común. Se suma a esto, un acompañamiento continuo de docentes y especialistas. Ana Bonino, profesora del ILAC sostiene al respecto: “Las condiciones para la integración se deciden en base a lo que creemos que cada alumno necesita. Lo básico es que tengan buen nivel de com-

pañamiento fonoaudiológico continuo y complementario. “Los padres muchas veces desconocen las causas y posibles consecuencias de la hipoacusia severa. Esto sin siquiera mencionar las soluciones y los tratamientos médicos preventivos”, asevera Marina Karina Audisio, Directora del IBIS.

Inserción en escuelas Desde la escuela, existen atisbos de inserción social, pero con efectos cuasi nulos. “El objetivo prioritario es la educación pedagógica y no la integración social. Hay distintos proyectos para lograr la integración social de los chicos: participar de obras de teatro en distintos medios del medio, participar de eventos deportivos como campeonatos de futbol

contenidos adquiridos en el desenvolvimiento de las actividades diarias. Qué paradójico sería que los niños con problemas de hipoacusia no logren una inserción social por el sólo hecho de no contar con los medios de articulación suficientes entre los contenidos pedagógicos y educativos adquiridos, y las habilidades y capacidades de interacción social poco estimuladas.

La inclusión desde la ley La ley nº 25.415, promulgada en abril de 2001, crea el Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia al que Córdoba adhirió mediante su propio programa coordinado por la Dirección de Maternidad e Infancia de la Provincia. El

gramas de integración social y educativa son analizados en profundidad sólo cuando alguna historia de vida se vuelve noticia en los medios. Luego, vuelve a sumergirse en ese eterno y triste olvido. “La integración no es que solo nuestros chicos aprendan, sino que nuestra sociedad también aprenda. Justamente se trata de camino de encuentro, no es cruzar de vereda, sino encontrarnos a la mitad de la calle cada uno con sus posibilidades”, asegura la Directora del IBIS. Los niños sordos tienen una vida, una familia, un hogar, amigos, necesidades y capacidades como cualquier persona. Pareciera que muchos aún siguen empecinados en hacer oídos sordos a una realidad que, sin lugar a dudas, existe.

Igualar para integrar os niños con dificultades hipoacúsicas son personas que presentan una dificultad auditiva. Por estos motivos, existe existe en Argentina una ley que contempla la protección de la enfermedad de hipoacusia. Sucede que esta ley esta aprobada pero todavía no reglamentada, por lo cual su implementación en la práctica se ve sumamente restringida. Dicha ley se aprobó en la Argentina en el año 2001 con el objetivo de otorgar un marco de beneficios mutidisciplinarios para las personas con discapacidad auditiva. En Córdoba, la lucha por el reconocimiento de igualdad política se hace sentir. El legislador de Unión por Córdoba, Enrique Sella, ha propuesto, que los sordomudos que no sepan comunicarse por escrito, estén habilitados para votar. Esta iniciativa que se convirtió en proyecto de ley, que estable que las personas sordas mudas no poseen calidad de electores. En los argumentos de su iniciativa, legisladores oficialistas cuestionaron que “es inadmisible que hayamos entrado en el siglo XXI y todavía se continúe discriminando a las personas con capacidades diferentes”. Si los sordomudos tienen derecho a una inserción social plena como cualquier otra persona, ¿Por qué no rigen las mismas condiciones en la participación de la vida política de la sociedad?

L


¿Inserción gramatical? a discriminación se vive a diario. En la vía pública, colegios, hogares, familias, boliches. Pero, ¿qué pasa cuando esa discriminación está basada en las capacidades diferentes que tiene otro ser humano? El caso de los niños con dificultades hipoacúsicas es una muestra. Estos niños son quienes sufren a diario la discriminación en su vida cotidiana. Por eso es que la educación para la integración, en estos casos específicos, cumple un rol fundamental. Los niños dependen de ella para poder adaptarse a los cambios en la vida. Los proyectos sociales y actividades recreativas ayudan a la integración, pero no son suficientes. Ellos necesitan de una integración a nivel educativo como cualquier otro par de su misma edad. La ciudad de Córdoba cuenta con dos instituciones que se dedican especialmente a la problemática nombrada: el Instituto del Lenguaje y la Audición y el Instituto Bilingüe para Sordos son quienes se encargan de llevar a la práctica los proyectos de integración educativa desde el nivel primario hasta la inserción laboral. Karina Audisio, directora del IBIS, afirma: “El sólo hecho de que no exista una carrera universitaria de intérprete de lenguaje de señas, denota el poco grado de compromiso que tenemos a nivel sociedad en la resolución de una problemática que pareciera ajena a muchos de nosotros”. Muchas veces son los mismos padres quienes niegan estas dificultades que tienen sus hijos. Pero ¿qué pasa cuando tratando de buscar lo mejor no están de acuerdo con las políticas del colegio? Mariana Silva, madre de una nena que concurre al ILAC, asevera: “Yo creo que las integraciones son mucho mejores, que los chicos con discapacidad vayan a escuelas comunes. Porque sino ellos se sienten como diferentes. Después les cuesta integrarse en la sociedad. El propósito mío es integrarla a una escuela común. Pero acá me dicen que no, que hasta que no esté preparada, no integrarla”. Muchas veces no nos damos cuenta que son ellos quienes más nos necesitan. Parece paradójico, pero uno de los principales reclamos de esta integración es que aprendan a escuchar y a ver que el otro que está al frente pide algo vital para él. No todos somos iguales, no todos quieren lo mismo, no todos necesitan lo mismo. Las diferencias existen, es momento de aceptarlas.

L


a educación es una herramienta básica para la integración social de las personas, tanto en el ámbito cultural como laboral. Si un ciudadano carece de educación, posiblemente esté destinado a la exclusión; lo cual se complica aún más en el caso de personas con capacidades diferentes. Es necesario entonces plantear como responsabilidad ciudadana la integración de cada individuo. Nora Almada es una jubilada que trabaja hace catorce años en la educación para la integración de personas con capacidades diferentes. Proveniente de la clase trabajadora y sin más recursos que su amor por el servicio, logró construir un espacio para educar y solventar las necesidades básicas de los más necesitados. En 1996, Nora fue invitada a una conferencia promovida por el Gobierno para buscar una solución a los problemas del barrio. En ese momento, hacía unos pocos meses que había fallecido Ivana, una niña que murió a los 10 años de edad debido a una parálisis cerebral que la dejó discapacitada. Esta historia inspiró la creación de una asociación en pro de la ayuda social, la cual lleva como nombre IVANA: Igual Vida a Niños y Ancianos. Con la ayuda de donaciones del Gobierno, en el año 1999 terminaron con la construcción de los salones en barrio 23 de Abril de la Ciudad de Córdoba. Esto permitió que comiencen con lo más básico y urgente en ese momento: la alimentación. Recibían todos los días niños, discapacitados y ancianos. Hoy, IVANA brinda contención, ayuda y educación. Desde como sentarse a la mesa e higienizarse, hasta apoyo en las materias curricu-

L

lares de los colegios formales y especiales según corresponda. “Hoy en día se ve un progreso muy grande en la educación de los chicos, y también de sus padres. Ya no se ve ningún tipo de malos tratos ni descuidos hacia ellos”, contaba Nora. Respecto de la educación esencialmente, la mayoría de los chicos discapacitados que concurren a Ivana, asisten o asistieron a escuelas especiales. Sin embargo, Nora podía percibir la necesidad latente que tenían estos chicos de ser integrados en la sociedad. De ésta necesidad surgió la inquietud de ayudarlos a ganarse la vida, y con el apoyo de algunos vecinos y alumnas de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de Córdoba, lograron dar forma a un nuevo proyecto. En el año 2005, Nora se convierte en la impulsora de la red “Nuestras Manos”, un emprendimiento productivo desde la ONG IVANA especialmente para los chicos discapacitados. El proyecto consiste en la capacitación de los chicos para la elaboración artesanal de dulces de diferentes fru-

tas, y su posterior venta. A esto le sumaron la producción de budines y magdalenas. Los productos son realizados en la planta de producción ubicada en los salones de IVANA, y vendidos en la calle Rivera Indarte, en la peatonal de la Ciudad de Cordoba. Ahora, Nora relata entre sollozos: “Lo que más gratitud me da es saber y ver que los chicos aprendieron a manejarse solos por la Ciudad, se los ve tan independientes.” Al terminar la escuela, los jóvenes con discapacidad necesitan hacer alguna actividad que les genere ingresos. “Mi idea, mi sueño, es que Nuestras Manos se convierta en una fábrica. El trabajo dignifica, por eso los chicos necesitan trabajar”, dice Nora con firmeza. “Sabemos que no es fácil emplear a un joven con discapacidad, pero pido que al menos apoyen los emprendimientos sociales”, agregó. Tal es así que Nora no está conforme con lo que lograron y sueña llegar más lejos todavía: quiere convertir el lugar físico en un centro comunitario y de salud nacional. “Los

Una ley despareja En Argentina aún cuesta hacerse sobrellevar con soltura la inclusión laboral y con

más dificultad si se hace referencia a la incorporación de discapacitados en este ámbito. El marco legal está dado pero no se cumple. La ley nacional Nº 25.689 en su Artículo 8°, expresa:“El Estado nacional está obligado a ocupar personas con discapacidad que reúnan condiciones de idoneidad para el cargo en una proporción no inferior al cuatro por ciento (4%) de la totalidad de su personal y a establecer reservas de puestos de trabajo a ser exclusivamente ocupados por ellas.” En la práctica, los puestos otorgados apenas llegan al 1 o 2 por ciento y ni siquiera existen las herramientas para gestionarlo empresarialmente. Por otra parte, la ley 1502 promulgada en 2004, establecía un plazo de cinco años para la incorporación progresiva de trabajadores hasta cubrir el cupo. Pero la realidad muestra otra cosa: hay más de 4600 inscriptos, con formación profesional y diversos tipos de discapacidad, esperando empleo todavía y sin respuestas.

Discapacidad Nora Almada se animó a trabajar en favor de la educación para la integración de personas con capacidades diferentes. Fundó la Asociación Civil IVANA y aquí nos cuenta su historia.

“Capaces” de educar frente a las “capacidades” diferentes

Educación formal de la mano de maestras integradoras l avance en la metodología de las maestras integradoras frente a las discapacidades de los menores logró que la brecha entre orientadores y alumnos disminuya notablemente y permita un acercamiento humano, psicológico y espiritual más abarcativo e integrador. Con su ayuda se puede llegar a un acertado diagnóstico; sin embargo la educación integradora debe focalizarse en replantear la situación del menor para que permita una transformación de su circunstancia de vida buscando en los puntos débiles que permitan que el mismo pueda ser parte de la sociedad sin barreras sociales ni miradas dubitativas ante su capacidad de desarrollo en la misma. Los cambios se dan en forma lenta y pausada pero estableciendo los objetivos y poniendo la energía en el núcleo del problema, la situación cambiará hasta ser la educación deseada.

E

espacios están, las comodidades y habilitaciones también, falta gente y dinero para pagarles su labor”, destacó Nora. La mayor satisfacción de las personas que trabajan en Ivana voluntariamente es ver como creció la Organización a lo largo de estos casi 15 años, y además el saber que nunca hicieron un paso hacia atrás, siempre fueron hacia adelante. Norita es muy reconocida en el barrio por su labor de entrega y amor a los jóvenes discapacitados. Al finalizar la entrevista, Nora nos decía: “Siento que he dejado una huella en esta vida”, y sin duda alguna es así. Finalmente, brinda un mensaje, haciendo el pedido más noble: “No los rechacen, a todos nos puede tocar, son personas. Cada uno tiene una capacidad intelectual diferente a la otra. Estas personas existen, hay que mirar el problema y jamás darle la espalda”.

Por otro lado, desde el punto de vista parental, la discapacidad sea física o neurológica como limitación en la proyección de vida de los padres debe tomarse como un paso mas de vida natural y que, si bien no realza la visión de éxito social frente a los demás como objetivo social, sí constituye un modo de vida de transformación humana, de conciencia y valorización acerca de situaciones y valores que pueden tornarse preponderantes en la sociedad a medida que pase el tiempo. Este resultado se puede lograr con la enseñanza, pero para eso habrá que mejorar aspectos de la misma que tenga mas que ver con seguir abriendo la mente hacia ideales de una sociedad humanitaria e integradora que incluya a los menores discapacitados como seres iguales a los demás aunque con necesidades diferentes.

Los costos para asumir una crianza diferente stá claro en estos tiempos, que criar un hijo cuesta caro. Pero si se puntualiza en un niño con capacidades diferentes, cuesta mucho más todavía. El Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE) de Córdoba, aporta que el gasto general que implica criar un hijo atendiendo sus necesidades básicas ronda en 420 pesos por mes. Ahora bien, cuando se revisa el gasto que implica criar un niño discapacitado, surgen otros valores mucho mayores. Esto se debe evidentemente a que las necesidades que demandan son diferentes al resto e implican por eso mayores gastos. Algunos ejemplos de esto, pueden ser: la educación con el apoyo de maestras integradoras, las necesidades de rehabilitación, las adecuaciones del ámbito en el que viven y se mueven para evitar peligros, el gasto de la profesional psicopedagoga o fonoaudióloga, y tantos otros que no se mencionan. Así mismo, se concluye en que la crianza de estos niños no implica solo una atención diferenciada del resto, sino también una apuesta financiera en el hogar, que supera en muchos casos la calidad de vida que una familia mantiene antes de la llegada de un niño especial.

E


La ciudadan铆a es responsable de velar por un espacio reservado para la educaci贸n de las personas con capacidades diferentes


n puñado de apuro en los pasillos, entre paredes ajadas, micrografitis y “declaraciones” selladas con liquid Paper. Es todo una infografía de lo que allí transcurre, de lo que se arrastra desde otros rincones de la vida y se lleva ahí, al “cole”. Como decía un profe, las “declaraciones” son acontecimientos que cambian el mundo. Aunque los techos se desplomen, los pedazos de mampostería pendan de un alambre oxidado, o las aberturas de las aulas sean las únicas que ayuden a mitigar el frío o el calor; sobrevivirá la herencia que Córdoba atesora como el último bastión de defensa y supervivencia: la lucha. De esos campos trashumantes del destino siempre emergen una historias. “… no estoy muy de acuerdo con la medida. Me parece que es muy repentina, sacrificada y que puede perjudicar a muchos chicos.”. Era una posición en la que L. G. desnudaba una preocupación común en otros alumnos de la Escuela Manuel Belgrano. Parecía una puja freudiana en la que la conciencia propia, las reglas de convivencia y el instinto pelean por prevalecer. Pero finalmente se impusieron las reglas de convivencia que indican que se hace lo que la mayoría decide. Los chicos sabían que otros centros educativos padecían los mismos problemas y se vivían momentos de tensión. El contexto en las que luego resultaron ser las Escuelas tomadas, era casi calcado. Los unía la causa espiritual: ese patrimonio intangible del interior humano que en su aparente letargo

U

late permanentemente. El gran temor no era a las sanciones ni a las represalias, era fracasar en el intento. “... teníamos miedo que se enteraran los directivos y pincharan la toma, por eso se quedaron algunos a la noche haciendo guardia en realidad en la puerta del Colegio”. “Había un par de chicos que ya se la venían venir y estaban viendo de quedarse a dormir en el cole esa noche”, relataba María. La idea del conjunto de las escuelas era que el desembarco estudiantil fuera simultáneo. La mayoría votó que sí. Como en el resto de los casos en que se dieron las “tomas”, los alumnos encontraron una estrategia para internarse y hacer punta de lanza. “Estábamos seguros de lo que íbamos a hacer y éramos muchos así que nos sentíamos confiados”, aseguraba Juan. El miércoles 28 de octubre se dio la toma. “...a la mañana fuimos todos al cole y bloqueamos la puerta de entrada, los directivos aun no habían llegado”. En instan-

tes, ya era escuela tomada. Mientras tanto, el efecto dominó de la acción se hacía sentir en otros colegios.

Organizarse y resistir Desde la opinión pública trinaban las voces. El Gobierno y la Justicia se debatían entre lo formal, lo legal y la presión social. Había en los chicos una clara conciencia de que se estaban ejerciendo sus derechos ciudadanos. A veces el ejercicio ciudadano suele ser tildado de revolucionario y rebelde. Cuando el Director, que se encontraba de viaje con otros alumnos por cuestiones relacionadas a la Escuela, se enteró de la noticia, regresó de inmediato. M.F. recuerda: “Cuando llegó el director, desde la puerta pidió hablar con alguno de los chicos del Centro de Estudiantes. Adentro se hizo una asamblea para ver si lo dejaban entrar o lo atendían en la puerta, la mayoría decidió que lo dejaran pasar”. La posición del directivo se resumió en trasmitirle su preocupación por lo

La batalla que fue El día en que se decidió levantar la toma quedó flotando en el aire , la posibilidad de una “retoma”. Se seguirían de cerca las mejoras edilicias prometidas por el gobierno y el curso que podría tomar la discusión de la nueva Ley de Educación. “Participaremos de las reuniones con los legisladores y el gobierno, pero si no se cambia el proyecto, si no hay respuestas, vamos a volver a la toma”. Se escuchó en medio de cientos de jóvenes atentos a los acontecimientos. L.G. una de las alumnas,

más relajada reflexionó: “...participó mucha gente de esto. Esa era la idea. El objetivo era que los chicos se interesaran y participaran, más allá de lo que pedíamos logramos que se sumen muchos chicos”. Algo hace que en la vida las historias giren cíclicamente. “Mi papá participó en un Centro de Estudiantes de este mismo cole, y vivió los días del Cordobazo”. Siento que lo que pasó me hizo ver que se pueden cambiar las cosas y que realmente esto no ha sido en vano” El “Cole”, ese universo que cabe en un bolsillo, es el lugar en el que anidan los incipientes sueños revolucionarios de los que piensan que la desidia del gobierno, los cuestionamientos y el descrédito a la toma, es un injusto castigo. Qué metáfora más cercana para retratar la lucha que la misma historia de esa lucha. Volver a clase, sin bajar la guardia. , Ahí van. Aun puede verse asomar esa rebeldía estudiantil como pintada en sus ojos.

Escuelas tomadas La historia de la rebelión estudiantil por dentro. La clara conciencia de los alumnos que se estaban ejerciendo plenamente sus derechos. Si no hay soluciones están decididos a volver a la toma.

Crónica de una toma anunciada

La inclusión estudiantil sigue siendo el problema Por Matias Arnaudo espués de todo lo acontecido referido con la toma de las escuelas, el principal tema de discusión entre los colegios y el Estado, sigue siendo el proyecto de la ley de Educación. Hay aquí un dilema histórico, con esta nueva ley el sistema educativo trata de enfrentar una deuda; la inclusión de todos los sectores de la sociedad en la educación. Lo mejor que puede tratar esta nueva ley es de contrarrestar la deserción escolar y promover la inserción. Con una base sólida compuesta por una amplia integración escolar es más fácil refundar una nueva relación entre las instituciones educativas. Para que este proyecto tome una forma adecuada, en cuanto a lo que requieren las instituciones y lo que solicita el Gobierno, lo trascendental sería darle participación a los estudiantes, de forma adecuada y equitativa

D

que estaba sucediendo. Decirle que los entendía. Y pedirle a los alumnos que no dejaran de hacerle saber si necesitaban algo. No era la toma por la toma. No era solo el colegio. Afloraban tantas cosas detrás ! Eran esas aulas de horas interminables. El patio, ese oasis capaz de contenerlos en un abrazo cada vez que el timbre los liberaba.

para todos los sectores sociales. La educación debe ser el eje central de la discusión. Y no debe salirse de ese curso. Entre el Gobierno y los colegios deben tomar responsabilidad para la creación de esta nueva ley de educación. Por eso, hay que refundar una nueva educación, más amplia, en base a la integración y por decisión colectiva. Pero, no sólo quedarse con la reinserción, sino apostar en la calidad educativa. De nada me sirve tener un gran número de alumnos si estos no aprenden nada. Por esto es necesario discutir el tema curricular que integran los planes de estudios, para formar a los próximos ciudadanos. Porque en definitiva, no se trata sólo plasmar y ganar terreno en cantidad de alumnos sino de lograr una mejor calidad educativa.

Por una nueva ley de educación que beneficie a todos l proyecto de la ley de educación ha tomado estado parlamentario el pasado miércoles y el próximo jueves 18 de Noviembre será sometida su aprobación en audiencia pública en la legislatura de Córdoba. Entre otros temas, el proyecto de ley a discutir indica el derecho de los padres a que sus hijos reciban en escuelas de gestión estatal educación religiosa, de manera opcional, que se dará en un espacio extracurricular y a contra turno del horario de clases. Establece además que las escuelas primarias podrán ser de jornada extendida o completa y fija los objetivos para los próximos cuatro años, sobre todo los referidos a la obligatoriedad escolar, que se extiende desde el nivel de Educación Inicial hasta la culminación del nivel de Educación Secundaria. Para ello, el artículo 107 del mismo proyecto establece que la provincia garantizará para el Sistema Educativo un porcentaje mínimo de recursos en cada ejercicio no inferior al treinta y cinco por ciento del Presupuesto General Anual. El objetivo es una nueva Ley General de Educación para los nuevos tiempos.

E


El sistema educativo empuja a alumnos y docentes a ensayar malabares para que la educaci贸n sea un derecho ejercido por todos.


l Programa Universidad en la Cárcel, impulsado por la Facultad de Filosofía y Humanidades, funciona como una extensión de la Universidad Nacional de Córdoba en contextos de privación de libertad. Su principal objetivo es “desarrollar estrategias educativas que permitan a internos, alojados en el Servicio Penitenciario Córdoba (SPC), iniciar o completar estudios universitarios”, informan desde la Secretaría de Asuntos Estudiantiles de la mencionada facultad. La falta de organización interna, la insuficiente articulación entre la universidad y el SPC, y la carencia de docentes para el dictado de las cátedras hace imposible a los convictos hacer valer este derecho. El PUC depende principalmente de la convicción y voluntad de sus participantes. Los docentes trabajan ad honorem, por lo cual, no obtienen puntaje ni salario, sólo los viáticos del traslado a la cárcel. Los equipos profesionales que intervienen en las unidades penitenciarias lo hacen desde la firme convicción de que los convictos tienen el derecho a acceder a una educación de calidad. Esa es su principal y quizás única retribución. La educación en la cárcel se encuentra legislada por el artículo 134 de la Ley Nacional 24.660: "La enseñanza será preponderantemente formativa, procurando que el interno comprenda sus deberes y las normas que regulan la convivencia en sociedad.” Sin embargo, la fragilidad institucional del PUC y la lógica del Sistema Penitenciario, impiden el goce absoluto del derecho a la educación en unidades penales. Según Patricia Mercado, coordinadora del PUC, el programa pretende que el proceso de aprendizaje ejercido dentro de las cárceles sea similar al de cualquiera que curse en la UNC, sabiendo que esta concepción concibe una contradicción de espacios y contextos de aprendizaje. “Algunos internos han terminado su nivel educativo básico en la cárcel, por lo cual, se concibe una diferencia de apropiación de conocimientos. Ellos tienen un acceso restringido al conocimiento público por el hecho de estar presos”, advierte Mercado. Actualmente se dictan las carreras de Filosofía, Letras, Historia, Ciencias de la Información y Bibliotecología a internos de toda la provincia de Córdoba. La oferta de carreras es limitada, ante una demanda que reclama diversidad. La “sede principal” para el dictado de clases es la

Educación tras las rejas

E

El conocimiento, “preso” por falta de coordinación Existe una falta de articulación entre la UNC y el Servicio Penitenciario de Córdoba: la lógica de seguridad por sobre el derecho a la educación

Cambio de receta Por Carolina Luna ducar” es un término complejo. Es animarse a pensar diferente; recrear el pensamiento; compartir; es un desafío que en cualquier contexto implica un esfuerzo constante. Más aún si los criterios de enseñanza no están bien definidos, si la burocracia deja de estar al servicio de la organización para convertirse en un obstáculo difícil de sortear o si depende del querer del oficial de turno para conceder un permiso. Situaciones “aceptadas” en contextos de privación de libertad. ¿Cómo vemos la cárcel? Muchos dirán como un castigo, la condena a quienes no cumplen con el “orden”, lo que nadie quiere mostrar. La educación en la cárcel se entiende como parte de un tratamiento que busca reinsertar a

“E

los presos para adaptarlos al catálogo de dictámenes sociales “correctos”. Un tratamiento que responde al diagnóstico de trabajadores sociales, psicólogos y efectivos policiales, quienes están a cargo del cuidado de los “enfermos sociales”. Son los pobres, quienes apuestan a una ruleta de “al todo o nada”, los malhablados. Un intento por cambiar es empezar por abandonar la concepción de la educación como un medicamento a la enfermedad, sino más bien como un puente a la ciudadanía, un derecho válido para todos. Los esfuerzos del PUC son un comienzo, pero se necesitan políticas sólidas para que la educación sea una herramienta que ofrezca segundas oportunidades y no repita un modelo con sólo soluciones paliativas.

Unidad Penitenciaria de barrio San Martín, para lo cual se traslada allí a los presidiarios de toda la provincia para que asistan a clases. “Son difíciles las condiciones de traslado, dependiendo del móvil, pero son condiciones complicadas. Si ellos aceptan ser trasladados, se los traslada. El Servicio Penitenciario sí está cumpliendo con esa condición”, señala Mercado. El PUC está inspirado en la experiencia de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en la cárcel de Devoto, que ya suma 25 años de trayectoria. Se trata del programa UBAXXII, que promueve la educación como un derecho ciudadano al cual acceden los presidiarios. El espacio de estudio comprende 14 aulas, sala de profesores, salón de actos, una sala de computación y una biblioteca con más de 6000 volúmenes. El lugar era un viejo espacio que había sido quemado en un motín y que los estudiantes recuperaron en el año 1986, bajo la vigilancia del Servicio Penitenciario Federal (SPF). Para Marta Laferriere, Directora del Programa UBA XXII y docente en el Centro Universitario Devoto (CUD), la educación es la clave. “Viendo la Argentina de hoy, lo que pasa en las cárceles, comprendemos que no se trata simplemente de sacar un sujeto y esconderlo tras las rejas, porque ese sujeto reincide. Es decir, no se trazó una verdadera política de Estado que suponga que esos sujetos deben volver a la sociedad y ser incluidos. En este sentido el Programa UBA XXII es una excelente política de seguridad”, afirma Laferriere. El programa UBA XXII y el PUC contemplan a la educación como un derecho humano lesionado en estos contextos. Esta concepción difiere con los razonamientos de las autoridades del Servicio Penitenciario, que lo distinguen como parte del “tratamiento” de los convictos. “El PUC parte de la resistencia, porque si no estaríamos aceptando la lógica de la educación como tratamiento. En otras ocasiones los mismos presos piden que se envíen las notificaciones sobre sus avances en el procedimiento impuesto por el sistema”, sostiene Lucas Crisafulli, abogado y docente del PUC. Según Leandro Halperín, uno de los impulsores de UBAXXII, sólo el 6 por ciento de los 99 internos que se recibieron en Devoto volvieron a delinquir. Esto permite vislumbrar el poder del reconocimiento de la educación como un derecho humano, que disminuye la reinserción delictiva y permite distinguir al hombre antes que a su pena.


HOGARES DE ADOPCIÓN Y ADOPCIÓN DE HOGARES Un imperativo de justicia y legalidad en Córdoba


lejandra Castro es la Coordinadora de trabajadoras sociales del Departamento Técnico de Asistencia Jurídica de Tribunales I. Tiene a su cargo a tres profesionales que, junto con ella, se encargan de acompañar a las familias durante el arduo proceso que involucra adoptar un niño en Córdoba. “Realizamos un seguimiento de la guarda, lo cual implica ver como el niño se incorpora en la familia y como la familia lo recibe”, relata. Para poder cumplir con esto, se trabaja en conjunto con cinco psicólogas, para lograr un abordaje interdisciplinario. El equipo técnico (trabajadora social y psicóloga) tiene como primera función preparar a los matrimonios con intenciones de adoptar. Realizan reuniones con cuatro parejas, durante encuentros de cuatro horas y por un período de treinta días, una por semana. En ellas, se tratan diversos tópicos: por qué se desea adoptar, cuales son los prejuicios presentes en la sociedad, la necesidad de la revelación del origen del niño, entre otros. Las parejas son seleccionadas por las coordinadoras. “En Córdoba, hay muchos inscriptos y una lista extensa de candidatos que quieren someterse a ser estudiados. Para adoptar chicos pequeños son cada vez menos, porque está la entrega directa”, afirma Castro. Una vez que el matrimonio ingresó a la lista de espera y un niño es declarado en estado de abandono, se le comunica a la pareja y empieza el período de guarda, que puede extenderse desde seis meses hasta un año. En este período y según la dificultad del caso, las visitas del equipo técnico pueden ser quincenales, mensuales o cada dos o tres meses. “El seguimiento de la guarda es la incorporación

A

del niño dentro de la pareja y la construcción del vinculo parentofilial”, dice Castro. El estudio incluye también citaciones a los padres y al niño a la oficina técnica. A su vez, no se monitorea sólo al núcleo familiar sino al extendido: abuelos, tíos, vecinos, niñera, amigos, entre otros. Los aspectos principales en los que se centra este trabajo son el lugar que el niño ocupa en la familia, si sus necesidades básicas están satisfechas, qué actividades laborales realizan los padres y cómo es recibido por el resto de la familia. Con todo lo que se recopila, se elaboran informes para el juez encargado del caso, que luego formarán parte del expediente del juicio de adopción. ”La idea no es controlar al padre. No somos no dioses; intentamos construir un vínculo, ayudar”, afirma Alejandra. Si se descubre durante estas observaciones que el niño está en condiciones riesgosas, se recurre a las visitas sorpresivas y frecuentes. Luego se informará al juez de los problemas y éste decidirá si retira o no al menor de la familia adoptante. En caso de que esto suceda,

el niño será trasladado a un instituto o a una familia transitoria, dónde se busca que elabore el duelo de lo que le ha sucedido, quedando a la espera de una nueva adopción. Puede suceder también que el niño no cumpla con las expectativas que tenían los padres y ellos terminen por devolver al menor. “Esto hace que el equipo se plantee todo, desde lo humano hasta lo profesional”, confiesa Alejandra.

Prejuicios sociales La adopción trae aparejados prejuicios que provienen de la falta de conocimiento por parte de la comunidad, dicen las especialistas. Según Viviana Russo, trabajadora social de Tribunales de Familia, está instaurada la convicción de que “por ser adoptado, el niño tiene problemas”. En realidad, “muchas de las dificultades provienen de la genética del niño, de la crianza por parte de la familia, de los límites que se le imponen o incluso debido a duelos que aún no fueron superados por parte de la pareja adoptante”. Éste último se denomina “duelo de esterilidad” e implica el asumir el hecho de que no se

podrá engendrar un niño y aceptar que se incorpora a un hijo que no es biológicamente propio. Castro resalta que muchos de los problemas con los que se encuentran las parejas, sobre todo de chicos mayores de cuatro años, es toda la historia que deben cargar sobre sus espaldas. “Son niños que vienen muy golpeados por la vida, los padres los abandonaron o fracasaron en las guardas”, sostiene. Además, agrega que para los menores generar in vínculo estrecho con sus adoptantes se dificulta por las malas experiencias del pasado. “Si los adultos les vienen fallando, ¿por qué creerle a otros? Es un periodo lento para que el niño gane confianza”, finaliza.

Revelación del origen Otro de los puntos que mayores dificultades trae es la de confesarle al niño de dónde proviene. Durante el acompañamiento del gabinete técnico, se trabaja acerca de la importancia del proceso de revelación del origen; y se intenta concientizar a las familias de que lo mejor es construir un vínculo desde la verdad. Viviana Russo afirma que “cuando se miente es

cuando surgen los fracasos, los conflictos. Saber la verdad es un mecanismo de defensa”. La trabajadora explica también qué si no se habla sobre este tema, “los chicos perciben que algo se les está ocultando en sus fantasías; lo que no se dice puede traerles temores”. Por su parte, Alejandra Castro también acentúa la importancia de esta revelación: “Se debe forjar la relación desde la verdad; toda relación humana que empiece con algo que no es cierto ya está rota”. Uno de los conflictos que se plantea y que resulta difícil de prevenir son los relacionados con las entregas directas. En estos casos la pareja no es asesorada por un equipo técnico, por lo que está sin corroborar su capacidad psicológica para recibir a un niño que no es biológicamente propio (Ver “Entrega directa...”). Alejandra Castro sostiene que en este tipo de situaciones “el niño comienza a sospechar acerca de su origen, si hubo una cotraentrega, si fue comprado o si fue adoptado por la vía legal”. Finalizando, afirma: “así es muy difícil garantizar un vínculo sano.”

Trabajo Social Adoptar un niño es una tarea difícil. Acompañando ese proceso, existe la dedicada labor de las trabajadoras sociales, quienes se encargan de contribuir a la formación de un vínculo sano.

Guardianes del niño adoptado: protección y cuidado de sus derechos

Entrega directa, ¿beneficio o perjuicio para el niño? Durante el proceso de adopción, los derechos del niño se encuentran descuidados. Según Ricardo Rosemberg, director del Registro Único de Adopciones en Córdoba, la cantidad de trabajadoras sociales que ayudan a crear el vínculo entre los padres adoptantes y el niño se encuentra muy limitada porque existen cuatro trabajadoras encargadas del gabinete para un total de 650 casos de parejas registradas para adoptar. A pesar de estar acompañadas de cinco psicólogas, este gabinete tiene una capacidad de dar respuesta restringida. En medio de esta situación, se pueden pasar por alto algunos hechos dentro del núcleo familiar que resultan perjudiciales para el sano crecimiento y desarrollo del niño. Ante este panorama, desde la sede del Centro de Atención Tècnica de la Municipalidad de Córdoba (Catemu), encargada sólo del juicio de adopción, se realizan las

entregas directas amparadas por la ley. Aunque de esta forma predomina el derecho de elección de la madre biológica para elegir los futuros padres, comienza a perder el niño, ya que la entrega directa impide saber si la pareja se encuentra preparada psicológicamente para recibirlo. Este permiso de la libre elección de los padres puede llegar a solucionar, de manera inmediata, la necesidad de brindar al niño un verdadero hogar. Sin embargo, ¿se le está asegurando un futuro protegido? Desde el departamento técnico, ¿alcanza una trabajadora para 160 casos? La falta de una política de adopciones de fondo, que unifique los criterios para la tenencia de los niños, se impone como una de las tantas necesidades que la justicia y la política deben resolver a favor de los chicos que esperan una familia y un futuro mejor.

Recursos limitados: 650 casos divididos entre 4 trabajadoras En la provincia de Córdoba los recursos con los que cuentan las trabajadoras sociales en materia de adopción son escasos. Esto entendiendo que para abarcar todo el territorio cordobés se cuenta con cuatro trabajadores sociales y cinco psicólogos. A su vez, hay un responsable social por cada una de las veintidós sedes judiciales pero éstas son multifuero, es decir, atienden también cuestiones penales y civiles entre otras. En lo que va del año, en tribunales ingresaron alrededor de 650 casos de padres que buscan adoptar, los cuales fueron distribuidos entre las cuatro trabajadoras sociales (aproximadamente 160 expedientes a cada una). Según la Coordinadora de trabajadores sociales de la Provincia de Córdoba, Alejandra Castro, “los recursos son escasos. Lo ideal sería incluir como mínimo tres trabajadoras más, ya que así el seguimiento del niño podría hacerse mensualmente o cada quince días”. Por ultimo, sostiene que “lo fundamental al poseer más recursos se cometerían menos errores”.


os niños en edad tardía no son los primeros escogidos para ser adoptados, el 98 % de los matrimonios inscriptos en el Registro Único de Adopciones pretende adoptar a niños menores de cinco años. Los chicos que no están dentro de ese rango de edad, deben esperar encontrar alguna familia que los reciba y mientras tanto viven con familias u hogares de acogimiento. Con respecto a la temática, María Luisa Moreno, Licenciada en Trabajo Social afirma que “cuando se decide la adopción, los niños permanecen en una institución hasta decidir qué hacer. Es un tiempo muy fuerte para el niño, por lo que desde las áreas de niñez hacemos todo lo posible para que ese tiempo sea el mínimo posible”. Una de las dificultades que tienen los niños en edad tardía, es que en algunos casos no se adaptan rápidamente a su nueva familia. Esto hace que sus nuevos padres se encuentren frustrados e impacientes y decidan regresarlos, generando que los niños se sientan confusos con lo que está ocurriendo. Est os padre s prin cipian t e s d e b e n s ab e r q u e e l pequeño pudo haber v iv i d o s i t u a c i o n e s d e violencia y por este motivo e s que le cu e st a for mar un vínculo de manera inmediata. Por ello tienen que h acer el mayor esfuerzo para que el niño se acostumbre y se adapte a este seno familiar que le resulta extraño para su vida. Es importante destacar que si el chico se siente bien, su aprendizaje y conducta será buena o la esperada como cualquier niño que se encuentra cómodo en su hogar. “El niño que finalmente es adoptado y que puede integrarse a su nueva familia, es un niño feliz, obviamente es un proceso que varía según la edad y en como fue la partida de su familia o del lugar donde estuvo últimamente”, afir ma Maria Luisa Moreno. Dar el ejemplo Cuando Fernanda Pérez y su marido tomaron la decisión de adoptar, se anotaron en el Registro de Bebes que es de 0 a 1 año. “En el Registro de Adopción nos explicaron que el tiempo de espera que en un bebe significa un promedio de siete u ocho años, en un registro de niños más grandes se acorta mucho. Lo pensa-

L

mos un tiempo y decidimos hacer el cambio de registro. Nos pasamos hasta niños de 5 a 6 años con grupos de hermanos”. Luego de varios trámites y de haber realizado un taller para padres preadoptantes, fueron convocados por un caso de tres hermanitas y, a partir de allí, recibieron la guarda provisoria, guarda definitiva y finalmente consiguieron la adopción plena. Esta es la historia de uno de los pocos matrimonios que se animan a adoptar a niños desde tres años, aún sabiendo que vienen con una historia familiar. Desde que se plantearon la decisión de adoptar, no pensaron la edad que podía tener ese niño, tampoco se imaginaron que actualmente en su hogar tendrían a tres niñas y que lograrían concretar el sueño que es el de formar una familia. El proceso completo de adopción lleva mucho tiempo, pero ese momento puede ser bien utilizado para ayudar a la familia a que se for men los lazos. Para ello es necesario el acompañamiento de un equipo técnico que les brinde, al matrimonio adoptante, infor mación adecuada para poder conocer la historia familiar de los niños y criarlos con su verdadera identidad.

Sin pensar en la edad Decidirse a adoptar un niño no es algo sencillo, pero ¿Qué sucede al momento de resolver si adoptamos bebes o niños mayores de 3 años? La mayoría de las personas que decidieron adoptar eligieron a niños menores de un año. Pero cuando hay que justificar esta elección la única razón que resta es el desconocimiento. Los niños más grandes se adaptan a un ambiente diferente, más aún teniendo en cuenta que este es mucho mejor que el que le brindaban sus padres biológicos. Es cierto que insertar al niño mayor dentro del núcleo familiar puede ser más complicado que para un bebe, ya que un niño de 5 o 6 años comprende lo que le ha sucedido: el abandono, el maltrato, la espera al no ser adoptados. Pero esto sólo requiere de paciencia y la ayuda de especialistas. Después de todo, nadie sabe ser padre hasta que lo es, todas las vivencias siempre serán nuevas, sin importar si el hijo es biológico, adoptado, si es un bebe o un niño de 7 años.

Adopción de niños en edad tardía

La adopción de niños mayores no es la primera opción de las parejas En la ciudad de Córdoba, las personas prefieren adoptar bebes, esto se debe a que buscan formar un vínculo desde que son pequeños por considerarlo más sencillo.


a Convención sobre los Derechos del Niño considera a la familia como grupo fundamental de la sociedad, medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros, en particular de los niños, quienes deben recibir la protección y asistencia necesarias para poder asumir progresiva y plenamente sus responsabilidades dentro de la comunidad. En este principio se basan las “familias transitorias” u “hogares sustitutos” entendiéndose a estos como aquellas familias que reciben y dan amparo temporáneo a niños, niñas o adolescentes que viven en situación de maltrato o abandono. Así, se les ofrece la posibilidad de compartir sus vidas como un miembro más de la familia. Se considera a dichas moradas como un sistema alternativo de protección. Su objetivo es proporcionar estímulos, a través de la atención individual de cada niño o niña, para que puedan desarrollarse sanamente y lograr superar las dificultades, por los que han atravesado. Por eso, estos hogares buscan crear las figuras paternales adecuadas para el menor, para que su sentido de identidad y pertenencia se vea favorecido en el proceso. En Córdoba, existen diferentes organizaciones que llevan a cabo esta tarea. Una de ellas es el “Programa Nazaret”, el cual promueve el derecho de todo niño a la convivencia familiar y comunitaria, mediante el sistema de protección alternativo de “Familia Transitoria” u “Hogar de acogimiento”. Su vicepresidenta, Ruth Fontaine, afirma que “en los últimos 13 años, este programa logró evitar la internación de más de 400 niños en instituciones de menores”. ¿Cómo funciona el Programa Nazaret? “Nosotros somos un grupo de familias, que voluntariamente se acercan por que quieren ser familia de transito”, explica Yanina Chialva, asistente social que colabora con el programa; los interesados se comunican con Nazaret y se presentan para una primera entrevista vocacional donde se les informa en que consiste el programa, cómo funciona, es decir todo lo que sea informativo; nosotros no damos el apto profesional, eso lo hace el Estado.” Chialva agrega, “después de ese

L

Familias de acogimiento

Hogares de tránsito: a favor de los niños los hogares de acogimiento cuidan y contienen a niños cuyas familias biológicas no pueden hacerse cargo.

La educación en las familias de acogimiento Durante el tiempo en que un niño vive en un hogar de acogimiento, es cuidado por la familia que allí habita, denominada familia transitoria. Por un lado, los chicos de pre-jardín, de entre 2 y 5 años, van al jardín que la familia transitoria elige para éste. Y por el otro, los pequeños que ya cursan la primaria, según Ruth Fontaine, Vicepresidente del programa Nazareth, si éstos están concurriendo ya a un colegio

determinado cuando ingresan al hogar de acogimiento, el juez solicita un pase para que el niño pueda ir a uno más cercano de su nuevo hogar transitorio. Tanto e n su casa como en el colegio, el niño es asistido psicológicamente, ya que, cuando ingresan a la escuela suelen tener problemas de aprendizaje y de conducta, como hiperactividad, falta de atención y concentración.

primer paso el equipo técnico, asistente social y psicóloga, hace un examen donde se tiene que cumplir con ciertos requerimientos, por ejemplo a Nazaret no se puede acercar un matrimonio sin hijos, porque no funcionamos para dar niños en adopción y porque cuando se retira al menor puede producirse un daño. Nosotros tenemos que cuidar también psicológicamente a la familia que se acerca”. El segundo requisito que figura en el programa es que la pareja, no tenga intención de adoptar. “Nazaret no es una vía de adopción de niños, es una medida transitoria hasta que el juez decide la medida a largo plazo que puede ser la adopción o la restitución a la familia biológica del niño”. Por último, se exige a los interesados que respeten las decisiones del juez, “hay veces que el juez decide que vuelva con su familia biológica, y la familia de transito está en desacuerdo, pero hay que acatar la orden del juez.” Continúa Chialva, comentando: “Si se cumple con todos éstos requerimientos se pasa a una segunda entrevista que es con un psicólogo y con una asistente social del Instituto Eva Perón, que pertenece al Estado. Porque son situaciones muy complejas en donde las organizaciones del Estado saben cómo manejarse y lo hacen diferente a una ONG. Una vez que se evalúa a la familia voluntaria, los jueces de menores autorizan o no la entrega de un niño en tránsito a dicha familia”.Considerando lo antedicho, se puede concluir que “la familia transitoria” tiene por fin evitar la institucionalización, ya que resguarda al niño brindándole comprensión, cariño, protección y cuidado hasta que éste sea adoptado por una nueva familia o regrese a su familia biológica. Así, a través de la alternativa de un hogar de tránsito, se consigue que el niño pueda superar sus conflictos vividos bajo un modelo de contención adecuado, según explicó Ruth Fontainer, coordinadora del Programa. En nuestro rol de ciudadanos es necesario que adoptemos un compromiso para garantizar la protección, la asistencia, el bienestar de las futuras generaciones; como también es preciso generar espacios para promover el desarrollo individual y social de los niños que el día de mañana asumirán plenamente sus responsabilidades dentro de la comunidad.


¿Nos adoptamos? ara dar cuenta sobre el desafió que un matrimonio enfrenta al momento de adoptar, la historia de “Beto” nos ayuda a bajar los conceptos y tiempos con los que se maneja la justicia. En el año 1995, Beto, en su deseo de ser padre, comenzó los trámites de adopción de su hija Camila. La niña en ese momento solo tenía 3 años de edad. Beto y su mujer, sabían que los tiempos y la burocracia de la justicia se presentaban como un reto al cual sólo con entrega y paciencia podrían superar. Hasta el 2002 el matrimonio llevó el caso con un abogado, siempre los atendía la misma gente, el mismo juzgado, los mismos psicólogos, la misma asistente social. Hasta que en el año 2003 lograron contactarse con otro abogado, pensando que la lentitud del trámite se debía a la falta de compromiso del profesional anterior para con el caso. Nada cambió desde aquel momento, Camila cumplió 18 años el pasado marzo, y ahora es ella, con su mayoría de edad, quien pide el apellido de su padre. La joven, es quien solicita a la justicia que apruebe el cambio de guarda, que hoy tiene Beto como padre. Lo que siempre quisieron, pero con la diferencia que ahora Camila, en primera persona, se suma y busca el reconocimiento legal. Los largos tiempos con los que trabaja la justicia, provocaron que sea ahora Camila quien anhele por esos padres, quien pelee ante la justicia para que su apellido sea el mismo que el de Beto. Pasaron 15 años y todavía luchan por conservar su familia.

P

Adopción en números -1.900 aspirantes. -500 esperas recién nacidos -40 niños en estado de adaptabilidad. -Cinco años de espera. -Dos años en hogares sustitutos. Según datos de la Fundación Adoptar el 75 por ciento de los niños son entregados a través del tráfico de niños, mientras que sólo el 25 por ciento respeta el camino legal.


n Córdoba, desde que se creó en 2001 el Registro Único de Adopciones se anotaron 1.900 aspirantes, pero en todo 2009 hubo sólo 40 niños en condiciones de ser adoptados. Esa brecha hace que pasen años entre el día de la inscripción y el de la entrega de un niño. Según estimaciones de especialistas y padres adoptivos, la espera de un niño, en Argentina, casi nunca es menor a cinco años. La demora para que un niño pueda ser dado en adopción radica en que debe existir alguna causa que la justifique, como el abuso sexual, violencia familiar o abandono por sus padres. Y ese abandono no es fácil de dictaminar; hay plazos extensos para los tiempos de un niño que deben respetarse, y existe la obligación de que se intente que éste viva con su familia biológica. Sólo como excepción se puede dar una guarda con fines de adopción. La principal causa de demoras radica en el tiempo en que debe establecerse el “estado de adoptabilidad” de un niño. La nueva ley de adopción 24.779 en su Artículo 316 declara el estado de adoptabilidad cuando: “Personas menores de edad cuyos padres sean desconocidos, y hayan resultado infructuosas las medidas adoptadas para localizarlos. Cuando los padres de la persona menor de edad, luego del cumplimiento del período de mantenimiento del vínculo familiar, ratifiquen su decisión de entregarlo en adopción. Cuando se trate de personas menores de edad huérfanos, sin autor o cuando el niño o la niña así lo soliciten”. La declaración del estado

E

Demoras/Adopción

La espera en Argentina casi nunca es menor a cinco años Miles de personas quieren adoptar y, por diversas razones,los trámites se hacen eternos y muchas veces la adopción termina siendo imposible.

de adoptabilidad será determinada por la autoridad judicial en todos los casos antes de otorgar la guarda e iniciar el juicio de adopción. Se tramitará ante la autoridad judicial con competencia en asuntos de familia de la jurisdicción donde se encuentre la persona menor de edad. Según Patricia García de Arce, Coordinadora del Servicio de Adopción: “La realidad es que muchos chicos están en institutos por una situación transitoria, pero después vuelven con su familia biológica y en muy pocas ocasiones el juez dictamina que estén en condición de ser adoptados. Hoy, la legislación argentina, prioriza la relación biológica”. La realidad muestra a jueces de familia que deben decidir sobre la condición de adoptabilidad de chicos que, en muchos casos, cargan con una historia familiar muy complicada. La larga espera que implica el proceso de adopción en los registros -opción que busca darles transparencia a las adopciones y seguridad a los padres adoptivos- hace que, paradójicamente, se fortalezcan los caminos ilegales. A pesar de las demoras para poder adoptar por la vía registral, Ricardo Rosemberg, titular del Registro, recomienda esa opción sobre la adopción directa. “Es más segura y transparente, tanto para los padres como para el niño”, afirma. “Pero hay que estar en los zapatos de quienes deben esperar”. El titular del ente cree que lo mejor sería un cambio de ley para limitar la adopción directa pues, en la práctica, lo que se da es la compra-venta de niños disfrazada de la elección de la progenitora de dar su bebé a la familia que ella quiere.

Esperas que desesperan Según especialistas, en nuestro país las esperas son un tanto extensas debido a que hay muy pocos niños para adoptar. Pero es pertinente señalar que debería haber más apertura por parte de los incriptos para que analizaran la posibilidad de adoptar a chicos más grandes. En relación a las demoras en materia de adopción, y como una alternativa a la reducción en los tiempos de espera, la diputada nacional Cynthia Hotton plantea que, pasado un lapso de dos años en un hogar o institución, los jueces deberían encontrarle una familia. Por otra parte, la senadora María Eugenia Estensoro intenta desde su banca en el Congreso de la Nación, que se informe sobre la cantidad de niños y adolescente en estado de adoptabilidad en las instituciones del país y la razón por la cual todavía permanecen en dichos hogares. El problema que azota a miles de familias argentinas es complicado y más para la provincia de Córdoba en donde son 1700 los interesados en obtener la adopción y son 500 esperan recién nacidos.


Daños psicosociales

Abandono de menores e institucionalización: “chicos víctimas de grandes” Las situaciones de riesgo en los menores pueden determinar su adoptabilidad. El abandono y la institucionalización generan daños en su personalidad y desarrollo que dificultan su nuevo vínculo familiar.

i hubie ra conciencia de parte de los padres de los daños que se le hacen a los chicos exponiéndolos a estas situaciones de expulsión del seno familiar, creo que las cosas serian diferentes”, reflexiona la psicóloga, María Molina, sobre la situación de los menores que deben ser alojados en instituciones por diversos problemas sociales. La Ley Nacional de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (26.061) establece que los menores podrán ser privados de su familia excepcionalmente y por tiempo limitado. La disposición no se aplica por falta de recursos económicos sino por situaciones que pongan en riesgo la integridad de los menores: violencia, maltrato, abusos, entre otros. Esta normativa prioriza el interés superior de los niños y el mantenimiento de los vínculos familiares. Los 650 menores que se encuentran en guarda preadotiva en la provincia de Córdoba, fueron retirados de sus familias porque “muchas veces no pueden permanecer en ese ambiente por estar expuestos a un sinnúmero de peligros y riesgos, más cuando hay violencia familiar, hay distintas experiencias muy fuertes desde lo físico y emocional”, explica Molina.

“S

Ingreso a una institución Un Juez de Menores en lo Prevencional decide que un niño vaya a un Instituto de menores, hogar de tránsito

o familia acogedora hasta determinar restituirlo a su familia biológica o declarar el estado de adoptabilidad. Ruth Fontaine, vicepresidenta y coordinadora del “Programa Nazaret”, de familias de acogimiento, sostiene que “la institucionalización, de cualquier forma, evita la socialización, hay una privación emocional, no tienen familia propia. A los niños los afecta mentalmente, psicológicamente, emocionalmente, ser retirados de su familias.” La “Fundación Querubines”, alberga niños de hasta 5 años “porque es la

tiene modalidades de trabajo diferentes con los menores en adopción, desde que ingresan por semiabandono hasta que es otorgado a una familia en guarda preadoptiva. Todos declararon estar orientados a la contención del niño luego de una situación de abandono. “Los chicos son víctimas de situaciones de grandes, que los ponen en una vulnerabilidad permanente”, según Ruth. En Nazaret, recibe niños que tienen entre 0 y 10 años. “El Programa surgió viendo la necesidad de los niños que están en institutos de

Perón, alojan niños de entre 5 y 8 años, y reconocen problemas de adaptación de los niños, pese a las acciones realizadas. Sin embargo, Gorjon reconoce que “los problemas en general vienen de las familias biológicas más que de los Institutos”.

Adopción Paula Angaramo, psicóloga especializada en niñez y adolescencia sostiene que incluso en la restitución del derecho del niño a una familia cuando ingreso es adoptado, no es “fácil”. “Está ingresando una persona que es

“Te da la sensación de que lo que ellos han vivido jamás lo van a poder superar , hay chicos que tienen dificultades de conducta, en la relación con sus pares...” etapa que nos marca durante toda la vida, al principio, cuando los niños ingresan tienen mucho miedo o desconfianza con los adultos, algunos muy introvertidos, pero también hay otros muy agresivos donde muestran la bronca reprimida”, según Micaela Rodríguez. Adoptabilidad El plazo máximo en que un niño puede estar alejado de su familia y en el que debe determinarse su condición de abandono y adoptabilidad es de 90 días. Fontaine afirma que “los chicos tardan entre 3 y 12 meses en ser declarados en adoptabilidad, ese tiempo debería ser más corto”, agrega. Cada tipo de institución

menores, el derecho a la convivencia familiar que ahí no se cumple”, explica Ruth. Evelina Gorjon, psicóloga de la institución afirma que incluso la institucionalización puede obstaculizar la adopción del menor. “El hecho de ingresar a una familia es la misma terapia salvo casos de niños con problemas serios”, agrega Ruth. Rodríguez afirma que la misión de “Querubines”, es “que los niños puedan conocer otro trato con los demás que no sea la agresión, que puedan superar los problemas que tuvieron y confiar de nuevo. Si bien el hogar es chico no se compara con una familia”. En el Instituto de Intervención Temprana Eva

diferente, hay que crear hábitos en esos chicos y la familia también tiene que tener mucha paciencia y adaptarse a los ritmos que va a tener este chico”. Para Molina “te da la sensación de que lo que ellos han vivido jamás lo van a poder superar, hay chicos que tienen dificultades de conducta, en la relación con sus pares y empiezan a incursionar en transgresiones, también existe problemas para poder integrarse a la vida escolar” y concluye “si pudiéramos asegurar más tranquilidad para los chicos y no tuviera que aparecer la instancia de la adopción mejor, pero estamos hablando de una utopía”.

Adopción directa a Ley Nacional de Adopción regula cuáles son los procedimientos, requisitos y tiempos para poder adoptar. A pesar de esto, los tiempos del proceso de adopción son muy largos; y si la familia originaria decide apelar este plazo se extiende aún más. Debido a ello, y a la negativa de los padres de que sus hijos pasen a institutos, hogares o a familias existe lo que se denomina “adopción directa”, cuando la mamá decide dar a su hijo a una persona que conoce y quiere adoptar, Este es el caso de Nené Nicolás, quien decidió adoptar a Emilse. “Vino a hablar conmigo…no podía hacerse cargo . la anotó, y me llevó el documento a… cuando nació nos presentamos en tribunales”. aquí, Nené comenzó a transitar los trámites de adopción. Este es un caso típico de “adopción directa” donde las cosas funcionan de otra manera: la madre biológica elige y los trámites de adopción se hacen de una manera diferente, sin que los niños pasen por un proceso de institucionalización. Este tipo de adopción está permitida en nuestro país, ya que es legal pero no socialmente aceptada debido a que se podría llegar a confundir con otro tipo de situaciones que no están contempladas por la ley.

L


Mejor prevenir a situación de abandono o semiabandono, junto a la institucionalización posterior, posponen la integración del niño en una organización familiar (derecho reconocido en la Convención sobre los Derechos del Niño). Ello, dependiendo de la edad del menor, las razones de su ingreso, el tipo de institución y la duración, genera daños psicosociales porque impide realizar de forma completa un proceso regular de identificación personal y de socialización. A pesar de esto, también es cierto que muchas veces en la familia biológica no pueden permanecer ya que están expuestos a un sinnúmero de peligros y riesgos, como violencia familiar y abuso. Es por eso que la “erradicación” de la situación de los niños semiabandonados u abandonados implica la toma de conciencia de la sociedad para evitar su devenir. Lo ideal sería que los padres pudieran tener conciencia de los daños que le provocan a los niños exponiéndolos a estas situaciones de expulsión del seno familiar y lo que genera el ir y venir en el proceso judicial. Cada uno de ellos, presenta una historia de vida particular que debe ser tomada en cuenta por las autoridades, los futuros padres y la sociedad en su totalidad. El dolor que ellos experimentan, la desilusión, la desesperanza, son marcas imborrables de una infancia quebrantada que tiene como actores responsables quienes incurren en la falta de concientización y compromiso con el sector más vulnerable y artífices necesarios del futuro de nuestra sociedad.

L


aría es estudiante, y el mate, junto al termo en el escritorio, es testigo de ello. Se sienta en la punta de la mesa, y comienza a hablar, sin dar tiempo a las preguntas. Hoy, tiene veinte años…y una magnífica historia para contar. “A mis hermanos y a mí nos adoptaron de muy chicos. Yo me acuerdo de todo. Mi mamá, Alba, quería tener un bebé, pero no podía. Entonces, decidió cumplir su sueño y adoptar uno”; cuenta mientras comienza la ronda de mate. Se ríe con cierta ironía y recalca: “uno”. “Yo nací en la localidad de Nono. Mi mamá biológica me tuvo a los catorce años. ¡Catorce! ¡Una nena! Y más tarde nacieron mis hermanos, José y Angy. Como mis papás no podían mantenernos, nos entregaron a “La casa del niño”, del Padre Aguilera.. Parece que su voz fuera a quebrarse. Pero de su boca se desprende una sonrisa radiante, y no se detiene ni un momento. Ya ha contado su vida una y mil veces, pero se sorprende de su propio relato. Quizás el destino, quizás la suerte, quizás el amor, llevó a Alba a visitar el hogar para convertirse en madre. “Mi mamá estaba muy apurada, parece. Bebés no había, y además había muchas familias anotadas para adoptar. Para ese momento, yo tenía cuatro años, y mis hermanitos, tres y dos. Cuando le dijeron a mi mamá que había en el hogar tres hermanitos, no lo dudó. Decidió no separarnos y pidió la tutela.”

M

Todo lo que dice se dibuja en sus gestos. Se acomoda el pelo renegrido. Suspira. El celular suena.Sonríe al ver la pantalla.:su hermana acaba de avisarle que aprobó un parcial de fotografía. “Y bueno, el juez nos permitió esta casa como hogar sustituto. Pasaron como dos años y la adopción no salía. Hasta que un día, vi que mi vieja llegó muy contenta. Ese sábado, creo, hubo una fiesta en casa. ¡No faltó nadie!”. María, José y Angy eran oficialmente los “hijos de Alba”. Hasta hoy, los hermanos le agradecen a la vida aquella aventura del destino y recuerdan su primera Navidad en familia y como si algo mágico se apoderara de sus corazones, reavivan el recuerdo una y otra vez. Otra historia En otro rincón de Córdoba, también hay una historia que moviliza. La voz de Gustavo, desnuda los miedos de un padre que convive con la

incertidumbre. Desde hace dos meses, en su casa viven dos hermanos, bajo la situación de guarda. Los niños se transformaron en sus hijos, porque así los nombra, a cada rato y para siempre. Sin embargo, si el juez lo decide, los nenes deberán volver con su padre biológico. “Tengo miedo de que el juez no me los deje. Yo me preparo para lo peor, el tema es que ya nos encariñamos con ellos. Estoy hasta las pelotas”, expresa con un nudo en la garganta. El papá biológico es adicto a las drogas y la mamá desapareció de la escena. En total son cuatro hermanitos, dos de los cuales están con Gustavo y el otro par, al amparo de dos familias diferentes. “Si el juez entiende que el padre se recuperó y tiene los ingresos, se los va a dar. Es duro porque uno los quiere mucho. De hecho, nos dicen papi, mami. Son mis hijos”. A la hora de analizar el proceso judicial, Gustavo es crítico. “Es insano para los

chicos y para nosotros. Ya creamos un vínculo y de pronto, te los llevan y después te quedás con un vacío enorme. Igualmente, antes de dártelos te aclaran que esto puede pasar”, remarca con dolor. Gustavo afirma una y otra vez que no volvería a intentarlo. La posibilidad de que sus hijos vuelvan con su papá biológico es un dolor que no quiere vivir dos veces. Sin embargo, deja algo en claro. “Voy a ir a visitarlos cada vez que pueda, o hasta que empiece a ver que me hace muy mal”. Igualmente, entiende que lo mejor para los nenes es volver con los padres biológicos. “No tengo dudas que sería lo más apropiado, siempre y cuando el padre esté recuperado y pueda contenerlos. Ellos estuvieron en estado de desnutrición y atravesaron muchas cosas feas”, aclara con algunas lágrimas asomando en sus ojos. Desde hace dos meses, los cuatro hermanitos se reúnen con su papá biológi-

co. Los jueves, el día indicado para el encuentro, Gustavo vive una mezcla de sensaciones. “Ese día en el Instituto de Menores se vuelven a juntar todos los hermanitos. Mi señora me cuenta que la nena que está con nosotros juega con el padre. El nene, es indiferente. Lo duro de la jornada es cuando acaba y los hermanitos son separados para volver respectivas familias”. La visión de Gustavo cambió en todos los ámbitos de su vida. “Desde hace un tiempo estoy evaluando qué hacer en las vacaciones y no puedo definirlo.Tengo armadas unas vacaciones con los chicos y otras sin ellos. Me encantaría poder llevarlos pero no quiero ilusionarme”, sostiene ahora con la voz quebrada. Sin dudas que sus días se visten con la sonrisa de sus hijos, que desparramados en el living juegan a quererlo a través de la intuición, de a poco, como se construyen las historias que explican el sentido de la vida.

Adopción múltiple La historia de vida de dos familias: una adoptó a tres hermanos para no separarlos; la otra, vive con la incertidumbre de la guarda adoptiva. Pese a la dificultad, evitar la separación es posible .

Hermanos biológicos: un universo atravesado por la esperanza y el desasosiego

Cuando tu vida es un problema y No es obligatorio no sos culpable de nada que las familias adopten al grupo Cómo explicarle a un niño que su hermanito se debe ir pero él no lo puede acompañar? ¿Cómo hacerle entender que la personita que ve todas las semanas, por disposición legal, lleva su misma sangre pero ya no comparte su suerte? Estas preguntas surgen cada vez que en los pasillos de los juzgados en los Instuto de menores, los hermanitos se van con familias distintas. La legislación en materia de adopción tiene aún, fisuras, que marcan a fuego a las personas que recurren a ella. El proceso de guarda judicial va desde 4 meses a 1 año pero no asegura la tenencia definitiva. Los padres conviven ese tiempo con la criatura pero cabe la posibilidad de que su hogar definitivo no sea ese mismo. Además, comienzan a jugar la incertidubre y la angustia de no saber si los hijos permanecerán en los hogares de las familias que decidieron cobijarlos.

¿

La prioridad de adopción en un niño que finaliza el proceso de guarda la tiene quien encabeza la lista de espera. Generalmente el juez solicita que los hermanos biológicos en adopción no sean separados. Sin embargo en la práctica no resulta tan fácil ya que, por lo general, los adoptantes no tienen hijos propios y comenzar con más de uno, genera inseguridades. A eso debe sumarse el trastorno psico-afectivo que afecta, en gran medida, a quienes poseen como primeros recuerdos las paredes de un hogar sustituto. La negación a estar solos, la facilidad para la socialización, la inquietud por las cosas que los rodean y la predisposición al afecto representan las patologías ms comunes para estos niños. Los tiempos de la justicia no mantienen relación con la cronología del niño. Y la culpa lastima la ingenuidad de los pequeños.

as familias que llegan con la intención de adoptar, deben completar diversos formularios. Uno, cuenta con categorías para que los futuros padres “seleccionen” lo que buscan. Hay alrededor de diez categorías. Las dos últimas corresponden a niños que forman un grupo de hermanos. Como regla general, se tiende a no separarlos, y se los coloca a todos en una guarda pre adoptiva. Según Ricardo Rosemberg, titular del Registro Único de Adopciones en Córdoba, las familias no están obligadas a adoptar al grupo, sino que lo hacen para no destruir sus lazos familiares. En estos casos, no hay leyes específicas ni regulaciones escritas. Los padres que están dispuestos a adoptar un solo niño, no son tenidos en cuenta si surgen grupos de hermanos. Además, puede suceder que una familia adopte a un infante, y al tiempo se entera de que la madre tiene otro hijo. El objetivo es el mismo: mantener unido el lazo de hermandad. En estos días, todavía no existen regulaciones que puedan organizar la situación de los hermanos biológicos.

L


Aunque no haya legislaci贸n vigente respecto de la adopci贸n de hermanos, evitar laseparaci贸n es posible. La comunicaci贸n interna, juega un papel fundamental.


Adopciones Internacionales

30 familias cordobesas buscan adoptar en el extranjero Adoptar un niño extranjero en nuestro país, ya es una realidad. Es una elección quizás impulsada ante la imposibilidad de adoptar en Argentina. Claves para realizar el trámite.

La necesidad de tener un hijo traspasa los límites nacionales. En la provincia de Córdoba, unas 30 familias ya experimentan distintos grados de avance en el trámite de adoptar internacionalmente a un pequeño. Algunas lo hacen porque consideran propicio no tener que esperar tantos años en adoptar en nuestro país. Además, en Córdoba capital, cada vez hay menos chicos que se entregan en guarda pre- adoptiva. En 2002, desde el Registro Único de Adopciones se concedieron en guarda a 100 niños, mientras que en 2009 sólo se otorgaron 40 en Córdoba capital, informó Ricardo Rosemberg, titular del registro provincial. Según el Registro Único de Aspirantes con fines Adoptivos, hay 2000 matrimonios en espera para adoptar niños, y según el Juzgado de Familia en Argentina hay aproximadamente 10.000 familias en la misma situación. La adopción internacional es un tipo de adopción por la cual un individuo o una pareja se convierten en los padres legales y permanentes de un niño o niña nacido en otro país. La legislación argentina no explicita, ni regula las adopciones internacionales. Nuestro país no firmó la Convención sobre Adopción Internacional, adoptada en La Haya en 1993, que prevé mecanismos a para adoptar internacionalmente. Sin embargo, ninguna ley del país las prohíbe.

L

.Proceso y requisitos Para residentes argentinos, la manera correcta de lograr una adopción en el extranjero es cumplimentando los requisitos exigidos por la ley del país donde se va a adoptar. La especialista Fabiana Quiani en Derecho Internacional Privado, explica, que el proceso de la adopción internacional depende de las leyes del país de los padres adoptivos. Un expediente para una adopción internacional contiene una gran cantidad de información sobre los futuros padres. Esto incluye: información financiera, comprobación de antecedentes, huellas digitales y el certificado de idoneidad. Una vez completado, el expediente se somete a la revisión de las autoridades correspondientes en el país de origen del niño. Después de que se repasa el expediente y aprueban a los preadoptantes, se les otorga.un posible niño. El país del pre adoptado envía a los padres información sobre el niño: edad, género, historia de la salud, etc. Luego, se establece una fecha para el encuentro en el país de residencia del niño a ser adoptado. Para finalizar, cuando el Juez del país del niño adoptivo dicta la sentencia, el proceso está terminado y el pequeño puede ingresar, sin problema al pais de residencia de

sus padres adoptivos. El Certificado de idoneidad Sólo a través de un proceso judicial en Argentina se puede obtener actualmente una evaluación psicológica y de un asistente social considerado como "oficiales" que determinen la idoneidad de los preadoptantes. Esta evaluación se hace en base a los requerimientos

cionales. Ninguna agencia, asociación, fundación y/o intermediarios pueden obviar este requisito. Tiempos de la Adopción El tiempo de adopcion depende de los requisitos de cada país. La adopción internacional presenta la ventaja de ser mucho más cortas en tiempo en relación a las adopciones en Argentina.

La adopción internacional es un tipo de adopción por la cual un individuo o pareja se convierten en los padres legales y permanentes de un niño nacido en otro país. del país donde se encuentra el menor. Por otra parte, la mayoría de los países requieren un compromiso de seguimiento de la adopción por varios años. Todo certificado emitido por cualquier otra autoridad, psicólogo o asistente social matriculado privado no es válido como emanado de "autoridad oficial" o "privada autorizada". Una sentencia extranjera pronunciada sin un certificado de idoneidad, puede ser cuestionado por autoridades judiciales argentina e incluso extranjeras ya que la constancia de la idoneidad es un documento ineludible para adopciones internacionales. Los equipos técnicos del Juzgado son los únicos autorizados para otorgar el Certificado de Idoneidad. Esta constancia es un requisito indispensable para tramitar adopciones interna-

Esto se debe a que los países extranjeros donde hay niños para adoptar, presentan mecanismos más ágiles y rápidos. Estos países requieren, con urgencia, padres y hogares para niños, ya que mucho de ellos se encuentran en extrema pobreza como es el caso de Haití, países de África y América Central. Además en la mayoría de los lugares donde aceptan adopciones internacionales, la adopción directa está prohibida salvo para parientes consanguíneos y colaterales. Por eso, todos los niños entran en listas de adopción, lo que evita cualquier tipo de venta encubierta de menores por parte de progenitores e intermediarios. Frente a esta realidad, en Argentina no hay estadísticas oficiales sobre cuantos son los padres argentinos que decidieron adoptar en el extranjero.

Tráfico de niños Cuando decida adoptar fuera de Argentina debe tener información precisa del origen de los niños y verificar que las adopciones sean transparentes en el extranjero. Es imprescindible garantizar que todas las adopciones sean lícitas y no supongan la explotación de los niños, niñas y familias involucrados en estas. En algunos casos, las adopciones no se han realizado dando prioridad al interés superior de los niños, ya que los procedimientos empleados no fueron suficientes para prevenir las prácticas deshonestas. La persistencia de las debilidades sistémicas ha dado lugar al secuestro y la trata de menores, la coerción y la manipulación de sus padres biológicos, a la falsificación de documentos y al soborno. La Convención sobre los Derechos del Niño, estipula claramente que todos los niños tienen derecho a crecer en un entorno familiar.Las adopciones internacionales constituyen una de varias opciones en materia de cuidado estable. Cuando se trata de un niño que no puede ser criado en un ámbito familiar en su país de origen, la adopción internacional puede resultar la mejor solución de carácter permanente. Muchos son los paises que se encuentran preparados para la adopción internacional.


Burocracia Argentina n Argentina, hay más de 10 mil chicos en condiciones de ser adoptados y un número similar de parejas que quieren tenerlos en sus hogares y tratarlos como los hijos que, por diversas razones, no tienen. Pero la burocracia del Estado, el atraso de las leyes y la desidia de la justicia impiden ese encuentro. Hasta que eso no cambie, miles de argentinos se desgastan deambulando por los juzgados, tratando de acelerar los trámites. Como es el caso de Marcello y Laura Chivazza, que permanecen en una lista de espera hace 16 años intentando adoptar un niño argentino. Cansados de esperar, decidieron tramitar la adopción de un niño haitiano, Jeffson. Lograron una sentencia definitiva seis meses después. En Argentina se ha perdido de vista que el tema de las adopciones no es un derecho para los que buscan adoptar, sino para que el menor adquiera una familia. El sistema debe mejorar. La falta de agilidad en los procedimientos, como el tiempo de averiguación sobre los posibles familiares del niño lleva un periodo muy largo: “muchos años”, lo que provoca que el bebé crezca y deje de ser atractivo para las parejas. Ante esto, las adopciones internacionales van en crecimiento. Si bien es un fenómeno relativamente nuevo en nuestro país. Ante el porcentaje minoritario de menores susceptibles de adopción nacional, los futuros padres adoptivos se ven obligados a recurrir a los niños de los países subdesarrollados para satisfacer el deseo de formar una familia.

E


Acogimiento alternativo

Sólo 30 familias están dispuestas a acoger menores en su hogar Al contrario de lo que ocurre con la lista de espera de adopciones, pocas personas se interesan en el acogimiento de chicos bajo medidas excepecionales. Los motivos serían la falta de información y el requisito de un especial perfil psico-social.

as medidas excepcionales son aquellas que se adoptan cuando las niñas, niños y adolescentes estuvieran temporal o permanentemente privados de su medio familiar o cuyo interés superior exija que no permanezcan en ese medio. Históricamente, en nuestro país, cuando un menor era separado de su hogar, la solución se sustentaba en el poder de coerción del Estado: institucionalización o judicialización del menor afectado. Ahora bien, desde que en 2005 este esquema ha sido reemplazado en el aspecto legislativo por el Sistema de Protección Integral (que considera a la niña, niño y adolescente como un sujeto activo de derechos), el desafío ha sido la elaboración de un plan que se adecue a este nuevo sistema. En este sentido, en nuestra ciudad, se lanzó el año pasado el programa “Familias para Familias”, mediante el cual, un menor bajo medida excepcional, es acogido por una familia seleccionada por el menor tiempo posible, hasta que se resuelva su situación. Los especialistas dicen que esta modalidad de acogimiento alternativo, es la respuesta más adecuada para la separación temporaria de un niño con su familia de origen. Sin embargo, actualmente sólo 30 familias cordobesas participan del programa. Para Carolina Zemborain, responsable de “Familias para Familias”, el número

L

insuficiente de participantes se debe, entre otras razones, a la escasa difusión de programas de acogimiento, a la confusión conceptual entre adopción y acogimiento, y al perfil psico-social que debe reunir la familia acogedora para ser seleccionada.

extensa, o su familia comunitaria, en el menor tiempo posible. Y el rol de la familia de acogimiento es cuidar del niño mientras se da el proceso de revinculación, sin tener expectativas de una posible adopción a futuro. Debido a esto, el interés de muchas familias desapareció.

Acoger no es lo mismo que adoptar

La solidaridad en juego

Cuando se lanzó el programa “Familias para Familias”, la Subsecretaría recibía un promedio de entre 30 y 40 llamadas por día de personas interesadas. Esta cantidad hacía suponer que el programa sería todo un éxito. Sin embargo, la falta de información les jugó en contra. La mayoría de esas llamadas se efectuaban desde el desconocimiento: se confundía la

Las familias acogedoras deben tener un sentido de solidaridad totalmente desinteresado. No reciben ningún tipo de remuneración económica por su participación. La única motivación debe ser la intención de brindarle al menor protección física, psicológica y social, proveerlos del bienestar integral al que tienen derecho. Carolina Zemborain, expli-

Familias” funcione, el elemento clave es una solidaridad fundada en el amor desinteresado por el otro. Pero, hasta el momento, sólo 30 familias con este perfil se han animado a hacer propio el desafío de luchar por la protección integral de los menores en riesgo.

Requisitos para acoger El programa “Familias para Familias”, establece una serie de requermientos para ser seleccionado: -Presentar un certificado de antecedentes. -Aaprobar un examen psicológico y social que demuestre que el grupo familiar esta en condiciones óptimas para cuidar a un niño. - Que los interesandos no estén atravesando un emba-

Los especialistas dicen que esta modalidad de acogimiento alternativo, es la respuesta más adecuada para la separación temporaria de un niño con su familia de origen. oportunidad de acoger a un niño con la posibilidad de adoptar. Las familias que ingresan a este programa no tienen la posibilidad de adoptar al menor que reciben en su hogar. Esto se debe al trabajo en conjunto que se realiza con el área de “Revinculación familiar”. Verónica Salas, responsable del programa de revinculación, explica que el objetivo principal es que el niño pueda volver a vivir con su familia biológica, su familia

ca que encontrar familias con este perfil es bastante difícil porque muchas veces, los intereses de quienes acuden al programa son el de “llenar el vacío de los hijos que no pueden tener”, o simplemente nunca pierden la esperanza final de la adopción. La familia debe tener bien claro desde un principio que el proceso de revinculación se tiene que hacer, y deben tener una apertura para acompañar al niño durante este proceso. Para que “Familias para

razo ni un período de amamantamiento. - No haber tenido pérdidas afectivas recientemente, ya que los niños necesitan cuidado intensivo. - Mantener una actividad laboral y acreditar una situación económica estable. - No presentar problemas de salud graves o incapacidades. - Asistir a todos los talleres de información y orientación que se brinda entorno a las características del Programa.

Eco de una tendencia Proteger el centro de vida, la familia. Ese es el objetivo primario de la ley de protección integral de los derechos de la minoridad. Carolina Zemborain, responsable del programa “Familias para Familias”, asegura que “se está trabajando en línea con las políticas que vienen realizando algunos países de Latinoamérica” y que los programas de acogimiento, son la respuesta más adecuada a la separación temporaria de un niño con su familia de origen. Es que esta modalidad permite el desarrollo armónico de la personalidad del niño, en el seno de una familia que lo respete. En el último seminario organizado por el RELAF (Red Latinoamericana de Acogimiento Familiar) encontraron algunas respuestas a éste escenario y son: Desconocimiento de la experiencia de modalidades de acogimiento, escaso entrenamiento en la temática, búsqueda de respuestas inmediatas y presión ejercida por quienes realizan actividades laborales en residencias y temen perder sus lugares de trabajo. Ante una situación de negligencia, maltrato, abuso o abandono, la contención de los chicos implicados se resolvía con la institucionalización. Hoy, Córdoba busca revertir esta realidad haciéndose eco de una tendencia que se expande en Latinoamérica.


Una total falta de compromiso n Córdoba sólo 30 familias forman parte del programa “Familias a Familias”. No es raro si entendemos que la única motivación de las familias acogedoras debe ser la intención de ofrecer protección ambulatoria a un niño, sin esperar nada a cambio. Así es fácil comprender porque son pocas. La pregunta surge inmediatamente, ¿está preparada la sociedad cordobesa para este tipo de programas?. Solidaridad implica algo más que brindar ayuda. Es compromiso y desinterés. Cualidades que nada tienen que ver con las acciones de la vida moderna. Ocurre que muchas veces las personas que acuden a “Familias para Familias” lo hacen con el fin de cuidar niños porque ellos no pueden tenerlos. Y el programa no busca reparar el vacío de una familia sin hijos, sino resguardar el bienestar del menor temporariamente. Desde esta perspectiva, se hace difícil pensar que los intereses personales no entren en juego a la hora de realizar una acción. En este sentido, no podemos creer tan solo en el significado de las palabras. De hecho, hay programas demagógicos que reciben el nombre de “solidaridad”. Hay que definir nuevos conceptos, ser concientes del verdadero significado de las palabras. De este modo, darnos cuenta que en nuestro tiempo ser solidario no es una tarea fácil. Por otro lado, hay que buscar las causas por la cual la ciudadanía moderna no sea capaz de arraigar el verdadero significado de solidaridad. Quizás sea por la visión simplificada de la sociedad contemporánea, donde las actitudes solidarias se desplazan a la generalización de prácticas colaborativas. En palabras simples, ser solidario hoy es por ejemplo participar de una organización. Prácticas que dejan de lado el compromiso, para promover la autorrealización individual de quien ayuda ocasionalmente. Resulta que una sociedad que no entienda el compromiso con una causa como una entrega absoluta, no está preparada para recibir programas como este. “Familias para Familias” excede los límites de una política de intervención. Pretende cambiar la conciencia ciudadana en cuanto al concepto de solidaridad. Tal vez este programa sea el inicio de algo más o tal vez se quede en mitad de camino.

E


l término inclusión remite al hecho de integrar algo o alguien dentro de una determinada acción, movimiento, grupo o cosa. Contener: Tener algo adentro de sí del que pueda formar parte. Una familia acogedora es un marco familiar en el que sus integrantes comparten un hogar, historias, anécdotas y metas hacia el futuro; que promete al niño integrado vínculos afectivos, calidad de vida, seguridad y protección estables que le permitan desarrollar su propia identidad en un presente normalizado y un futuro con más y mejores oportunidades. Dentro de la cultura y las particularidades propias de cada familia; las parejas, personas e instituciones que funcionan como acogedoras temporales, tienen el desafío de contener a un niño que carga con una historia difícil que lo ha marcado de alguna manera. Adentrar: Avanzar hacia el interior de algún lugar. Abrir la puerta del hogar a un niño que cuenta con experiencias traumáticas que han generado que un juez de menores decida sacarlo de su entorno familiar biológico. Darle la posibilidad de conocer lazos sociales hasta ahora desconocidos. Permitirle tener la noción de que lo normal debiera ser estar en un clima de tranquilidad y contención, facilitando que cicatricen las heridas de un pasado cercano. Acompañar: Compartir experiencias, interactuar. La familia que acoge a un niño, toma para sí, el deber de cuidarlo temporalmente y hacer de nexo para permitirle, en el mejor de los casos, volver con su familia biológica o sino, poder acceder a otra familia que pueda adoptarlo permanentemente. El vínculo entre padres acogedores y niños acogidos genera una suma de valores y sentimientos de cariño mutuos aún cuando finalmente se pueda llegar a la separación. De hecho, si reflexionamos veremos que algunos de nosotros hemos colaborado sin darnos cuenta en situaciones de acogida: cuidando puntualmente a un sobrino nuestro, al hijo de unos amigos, o incluso al de algún vecino que, por ejemplo, ha estado ingresado en un hospital durante un tiempo. Esto que en ocasiones se realiza de manera voluntaria en realidad está regularizado por las Administraciones Públicas, que tratan que todo menor disponga de aquellos elementos adecuados y necesarios para su correcto desarrollo, crecimiento y educación. Acoger: admitir a alguien

E

en su casa o compañía para ayudarla o protegerla. El niño llega desprotegido al hogar y necesita ser recibido de manera tal que sienta que en este nuevo lugar ocupa un lugar de relevancia. Las familias de acogimiento pasan por un proceso de adaptación y seguimiento para ver cómo se desenvuelven y cómo es la relación con el niño que ocupa el hogar. Pero, ¿En qué consiste el trabajo dentro de los hogares sustitutos o familias acogedoras? La evolución de un niño en el hogar requiere de la atención individual y de los estímulos que proporcionan los padres temporarios. Las familias son visitadas con regularidad por equipos técnicos profesionales, especializados en la psicología infantil y en la asistencia social. Estos realizan entrevistas personalizadas con los niños y padres para seguir de cerca la relación y evolución. Mediante la ayuda de los profesionales y de sus padres sustitutos se va a tratar de instalar al niño en un medio familiar donde las figuras paternales son adecuadas. Esto le posibilitará desenvolverse y crear una relación abierta con el medio, favoreciendo y “alimentando” su sentido de identidad y pertenencia, y su proceso de socialización, el cual es vital para un niño. para el logro de una personalidad.

Una familia adoptante n Córdoba, precisamente en Unquillo, una historia de vida conmovió a la sociedad. La familia Lencinas adoptó a cinco chicos. El sacrifico fue la herramienta con la cual, Claudia y Jorge se sustentaron para lograr su objetivo. Formar una familia. Su historia de vida se propagó por los medios de comunicación de la provincia y luego por los de alcance nacional. Innumerables adversidades debieron de afrontar, pero lograron superar todo tipo de obstáculo, y cumplieron su sueño, formar una familia. Jorge y Claudia se dedican a sus cinco hijos día y noche. Les brindan afecto, los cuidan, los educan, satisfacen sus necesidades básicas, pero sobre todas las cosas cumplieron con el Derecho que los representa e identifica: tener una familia. Esta familia adoptó dos parejas de hermanos biológicos. Rocío y Celeste son hermanas y Dilan y Luz , entre ellos. Ahora todos forman parte de un nuevo hogar, los Lencinas. La adopción les permitió formar una familia.

E

Ciudadanía / El rol de la familia

Muchas palabras, una misión: el trabajo dentro de los hogares de acogimiento El sistema alternativo de protección de niños en riesgo. Recibir a un hijo no biológico e incluirlo en una familia ya conformada, para brindar una atención personalizada que permita generar vínculos.


DERECHO A: la libertad, a alimentarse, a la educaci贸n, a la salud, a hacer deporte,

a crecer sin drogas...


El trabajo infantil crece día a día en Córdoba. La interferencia con la educación de los menores, es el principal problema.

Tres palabras erechos del niño. Son sòlo tres palabras. Parecen pocas. Son pocas, pero dicen mucho. Hasta dicen demasiado para sociedades, como la cordobesa, que fracasan a la hora de llenarlas con acciones. Que los niños tienen derechos a crecer sanos, a educarse, a jugar, a practicar deportes, a…a…todos lo reconocen, pero no todos hacen lo que deben para que sean realidad. Falta. Queda mucho por hacer. Tanto que no se agota en ningún listado pero que sí se puede vislumbrar en historias, en números, en casos que no son exhaustivos ni pretenden serlo pero dejan ver realidades olvidadas.

D

Derechos del niño: Trabajo y prostitución infantil. Investigación y textos: Julia Camoletto, Mariana Glaser, Melina Barbero, Fernanda Bonino, Lourdes Pinto, Diego Granda, Leonardo Battellino.


l Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS) y el INDEC, indicaron que el porcentaje de niños trabajadores prácticamente se duplicó entre 2004 y 2008, último período del que hay referencias. En Córdoba, no bastan las asignaciones especiales o los planes sociales para erradicar el trabajo infantil. Durante las últimas gestiones gubernamentales se han ido implementando diversos programas tendientes a brindar ayuda económica a las familias más carenciadas; sin embargo, numerosas investigaciones demuestran que esta medida no modificó ésta problemática. Entre las actividades más comunes en las que se encuadra este tipo de explotación infantil, se encuentran, la participación habitual en emprendimientos familiares, el trabajo en comercios o talleres, la limpieza de parabrisas en la calle, la prostitución infantil y el tráfico de drogas. A partir de un relevamiento realizado en el año 2008 por el MTEySS en forma conjunta con INDEC, se investigó que en la Provincia de Córdoba, la principal actividad laboral que realizan los menores de manera regular es la colaboración con un negocio familiar, tarea que lleva a cabo una cuarta parte de ellos. En segundo lugar se encuentra el cuidado de niños, ancianos o enfermos fuera del hogar, y por último

E

la realización de trámites o mandados para terceros. Posibles consecuencias El trabajo puede afectar a los niños de diversas maneras. Su salud puede verse comprometida a través de afecciones como desnutrición, deterioro físico general, fatiga crónica, bajo peso, intoxicación, problemas de conducta, alto grado de violencia, depresión, fobias, enfermedades psicosomáticas y estrés. Con respecto a la educación del niño, al combinarse el estudio con un trabajo pesado, se reduce la disponibilidad de tiempo y el buen estado de ánimo para realizar las tareas. La interferencia del trabajo infantil con la escolarización, sin lugar a dudas, es uno de los mayores problemas, ya que se relaciona con un menor

¿DÓNDE RECURRIR? Gobierno de la Provincia de Córdoba: Ministerio de Industria, Comercio y Empleo. COPRETI. Dirección: Laprida 753 copreti@cba.gov.ar – Tel: 4341520/21 /22

Instituciones que brindan asesoramiento o derivación: Defensoría de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes de la Provincia de Córdoba. Dirección: República de Chile – Parque Sarmiento. Tel: (0351) 5987620

rendimiento escolar, con un mayor grado de repetición y con la deserción escolar, y esto a su vez, implica que en su futuro el niño no pueda acceder a ocupaciones de alta calificación. “Son muchos los lugares a los que la sociedad puede recurrir para denunciar casos de trabajo de meno-

promueve el cumplimiento de los derechos del niño, y se intenta comprometer a empresarios, gremios, universidades, políticos, escuelas, medios de comunicación y población en general para aniquilar esta explotación. El trabajo infantil es una problema de ámbito mundial que desde hace un tiempo obliga a los distintos estados a aplicar leyes, convenios y crear organizaciones para reducir y detener los casos de explotación. Será porque realmente sueñan con una provincia sin trabajo infantil, o porque confían abiertamente en la sociedad, pero hay personas que no bajan los brazos. Otras, en cambio, jamás notarán que hay niños que anhelan jugar y no tiene la posibilidad de hacerlo.

Trabajo Infantil Entre 2004 y 2008 el trabajo infantil se duplicó en la ciudad de Córdoba. Uno de cada cuatro niños trabajadores, colaboran con negocios familiares. Esta actividad es la más común para los niños que deben enfrentar una suerte de adultez prematura.

El trabajo es cosa de grandes

Cocinando ladrillos... quemando sueños on las 9 de la mañana. La ruta 5, que une Córdoba y Alta Gracia, está tranquila. Desde el cortadero de ladrillos que funciona a la vera, se escucha de a momentos algún que otro vehículo, pero al instante vuelve a reinar el silencio. El sol está fuerte, tanto, que parece que el cemento fuera a derretirse en cualquier momento. Sin embargo Rubén no le presta atención a la ruta ni a los autos. Siente calor y tiene sueño; está trabajando desde muy temprano en ese lugar, su propia casa. Hace apenas unos meses que trabaja, y sabe perfectamente que en los cortaderos de ladrillos se debe aprovechar al máximo los días de sol. Su papá se encuentra a varios metros de allí, pero Rubén, a pesar de sus cortos 7 años, no necesita que le digan lo que tiene que hacer. Sus tareas son siempre las mismas: separar los ladrillos que están cocidos de los que no, cargarlos a la carretilla, y acercarlos a la pila para que el resto de los ladrilleros los acomoden. Mientras traslada los bloques siente dolores en su espalda, pero no emite quejas. Ya es lo suficientemente grande como para colaborar con su familia en las actividades del cortadero, o al menos eso fue lo que le dijo su papá.

S

res. Sin embargo mucha gente no lo hace porque desconoce las leyes y cree que es algo normal que un niño atienda un negocio, o ayude unas horas a su familia a limpiar vidrios, si ésta se lo pide.” Opina Héctor David, Defensor de los niños de la Provincia. Al respecto, la Defensoría de los Niños, Niñas y Adolescentes, organiza cada año encuentros donde se debaten temas relacionados con las modernas formas de trabajo infantil, se piensan alternativas tendientes a lograr su erradicación, se replantean objetivos y se analiza cómo generar más conciencia. Además, desde este ámbito, y mediante acciones conjuntas con la Comisión Provincial Contra el Trabajo Infantil (COPRETI), se entrega folletería informativa, se

Rubén comienza a bajar los ladrillos y a apilarlos. Pronto deberá ir por más. A unos metros, su hermanita y su mamá transportan baldes con agua, tierra y guano. Se le vienen a la mente recuerdos del verano pasado y siente ganas de regresar a aquellos días en que aún tenía tiempo de andar en bicicleta e irse con sus amigos a cazar palomas. Pero sabe que no le queda otra opción si quiere tener un plato de comida en la mesa todos los días. Sus manos le duelen, tienen quemaduras y los mismos callos que cualquier otro ladrillero. No se lamenta; prefiere eso a tener que preparar la mezcla inicial, esa que lleva entre sus componentes excremento de caballos. Durante horas repite el mismo trabajo. Sólo descansa un momento a la hora de almorzar. La tardecita le da un respiro. Baja el sol y la temperatura disminuye unos grados. Llega la noche. Como todas las otras, mientras camina hacia su casa para ir a dormir, Rubén mira al cielo. Anhela ver alguna nube que amenace con llover. Sabe que sólo cuando llueve son aquellos en que no asoma el sol y no hay qué hacer; entonces Rubén tiene permiso para ir con sus amigos a cazar palomas a la vera de la ruta.

Prostitución infantil, un problema mundial n Argentina desaparecen por año más de 600 mujeres, niños y niñas en manos de redes mafiosas. Son esclavizados, explotados sexualmente y vulnerados en sus derechos. Si bien el mercado sexual no es exclusivo para los menores de edad, la Asociación Copreti (Comisión Provincial para la Erradicación del Trabajo Infantil) asegura que la cifra de prostitución infantil crece día a día. La prostitución infantil es una problemática que invade a una gran cantidad de países, sobre todo aquellos menos desarrollados. Numerosas investigaciones demuestran que existen diversos factores que obligan a los menores de edad a prostituirse, entre ellos: las necesidades económicas en el hogar, la huída de la casa, la búsqueda de auto-sustento, la drogadicción y la explotación por parte de los padres. A partir de un informe realizado por la ONU (Organización de Naciones Unidas) en el año 2008, Argentina aparece junto a Brasil, Chile y Cuba en la lista de los países con mayor explotación sexual de niños a nivel mundial. Si bien no existen datos exactos sobre el tema, algunos cálculos estimados por UNICEF arrojan que cada año, más de un millón de niños son obligados a prostituirse en el mundo. No se trata de una realidad muy lejana. En Córdoba, la asociación “Ángel”, una ONG de Río Cuarto realizó una investigación durante seis meses en su ciudad y estimó que allí se encontraban unas 300 niñas que estaban siendo explotadas por redes de prostitución.

E


a cantidad de casos de intoxicación a raíz del consumo de alguna droga en niños hasta 12 años, que ingresan a los dos polos sanitarios especializados en menores de nuestra ciudad, aumenta año tras año. En el Hospital de Niños de Córdoba, las cifras son alarmantes. En 2008, hubo 41 casos sólo por medicamentos (psicofármacos, en especial tranquilizantes); en 2009 subieron a 109, y en 2010 ya llevan 58, según cifras otorgadas por la institución. Por su parte, desde el Hospital Infantil, dependencia ligada a la Municipalidad, “los casos relacionados a ansiolíticos representan cerca del 50 por ciento del total de consultas por intoxicación en los niños”, asegura Ricardo Fernández, toxicólogo del Hospital Infantil municipal. Ante este panorama, las medidas adoptadas tanto por entidades oficiales como no gubernamentales se vinculan con la prevención y se busca elevar la edad de inicio de consumo, que actualmente se ubica en 14 años. Si bien la ingesta de drogas en menores es un fenómeno multicasual, muchas veces tiene que ver con la imitación de lo que hacen los más grandes y nuestro país es el principal consumidor a nivel mundial de drogas antidepresivas. Las mismas son de fácil acceso en la propia casa ante la ausencia de mayores o en algún quiosco clandestino que comercializa medicamentos como el Alplax o el Rivotril, cuya venta es bajo receta archivada en farmacias y estricta prescripción médica. Además, el uso de pegamentos con tolueno como la fana, que sirve para conseguir un estado alucinatorio, también es una tenencia en Córdoba, debido al fácil acceso y al bajo costo que tienen estas drogas inhalantes. Son las preferidas de las clases sociales bajas de acuerdo a un informe presentado por la Secretaria en prevención a las adicciones de la provincia (SEPADIC). La directora del área de prevención del Sepadic, Licenciada Lucrecia Beatriz Esteve De Lorenzi afirma que la tolerancia social hacia las drogas legales como el tabaco o el alcohol es preocupante porque los padres no toman medidas preventivas para evitar que sus hijos continúen consumiendo y se creen un hábito. Postura con la que coincide Nilda Gait, directora del área de toxicología del Hospital de Niños.

L

El consumo, ya sea ocasional o experimental puede derivar en un consumo abusivo y hasta adictivo; por eso se adoptan medidas relacionadas con la prevención, para anticiparse a los hechos. “El rol que desempeña la familia es fundamental, hay que escuchar a los chicos, comunicarse con ellos, porque siempre hay un problema de fondo que se plasma en las drogas, el tema radica en que muchas veces no hay quien los escuche” aclara Esteve de Lorenzi. En niños de entre 5 a 12 años, período de vulnerabilidad para iniciarse en el consumo de sustancias, las medidas apuntan a las actividades recreativas y conversacionales que ayudan a prevenir un futuro ingreso en el mundo de las drogas. Además, en el ámbito educacional se forman valores, actitudes y conductas que permiten al niño desarrollarse en forma integral, anticiparse a la aparición de problemas y aprender a enfrentar los riesgos del medio social donde se desenvuelve. “Si podemos elevar la edad de inicio de 14 años a 14 años y un mes, al cabo de un año, para nosotros será un gran logro, porque parece un cambio chico pero en realidad no lo es”, concluye la licenciada.

Una ley que no se controla El Consejo Deliberante de la ciudad de Córdoba sancionó en diciembre del pasado año la ordenanza 11.698/09, la cual prohíbe la venta minorista de adhesivos con tolueno a menores de edad y establece sanciones para los infractores. Esta reglamentación fué impulsada tras el incumplimiento de la ley provincial 8.896, sancionada en el año 2001 pero nunca reglamentada y controlada para su normal cumplimiento. La ley se transformó en “letra muerta”, según propias palabras del edil Oscar Arias, propulsor de la iniciativa y titular de “La Luciernaga”. A pesar de que la ordenanza se encuentra en vigencia hace más de un año y exige multas de alrededor de $3000 para quienes la inflingen, los operativos de control por parte del ejecutivo municipal en ejercicio del poder de policía son insuficientes. Según cifras de entidades hospitalarias especializadas en intoxicación de menores, el consumo de pegamentos inahalantes crece año a año y la edad de iniciación ronda entre los 8 y 10 años

Derechos de los niños/ Drogadicción

Educación y recreación: dos maneras de prevenir el consumo de drogas El aumento de casos de niños intoxicados por la ingesta de drogas aumentó en Córdoba y se combate mediante la prevención. La recreación y la educación, las formas de anticiparse al problema.

Derechos del niño: Drogadicción infantil. Investigación y textos: Astudillo, Matias; Leon, Marcia; Ordoñez, Damián; Papa, Federico y Zapata, Belén.


l canal maestro Sur es uno de los mayores focos infecciosos de nuestra ciudad. Nicolás vive en barrio Los Plátanos, a unas pocas cuadras del canal maestro. El es un niño de 9 años, hijo único, cabello corto y algo infantil, pero como cualquier niño de esa edad. Aunque su vida está por cambiar, y mucho. Joaquín, uno de sus vecinos y mejor amigo desde que eran pequeños le enseña algo que lo cambiará para toda la vida. Le pega el mal hábito de infectar sus sentidos con tolueno. Todas las tardes ellos se juntan en la casa de Nicolás, aprovechando que muy pocas veces los padres no están, son libres de hacer lo que les plazca. A Nicolás lo cuida su abuela, una que pasa la tarde en cama viendo los programas chimenteros. Sus padres son viajantes y por su trabajo pocas veces se encuentran en la semana. Joaquín ha visto a uno de sus hermanos mayores aspirar tolueno antes de salir a disfrutar un sábado a la noche. Paradoja para el pequeño que asocia diversión con “ponerse”. Ellos entre juegos han encontrado en el garaje de la casa de Nicolás un poxirán. Saben qué uso se le puede dar, lo tienen ahí…la tentación es inevitable. Primero los niños se escabullen entre la cocina y la pieza de la abuela para verificar que todo este despejado. Sus latidos y adrenalina van en sintonía acelerándose paso a paso. El lugar al que quieren llegar es una pequeña pieza en el fondo de su casa en la que el padre de Nicolás guarda las herramientas que le quedaron antes de que cerrara definitivamente su pequeña carpintería en aquella fastidiosa crisis del 2001 que tanto afectó a su familia. Joaquín, unos meses mayor, es quien lleva todo

E

Crónica

Cuando una travesura se vuelve tragedia Ignorancia, descuido, afán de aventuras, falta de conciencia del peligro... son algunos de los factores que pueden llevar a un niños a las drogas

“La sociedad de consumo y los medios tiene responsabilidades en este flagelo” a licenciada en psicología infantil Eugenia Valencia (MP: 8114 ) brinda algunos conceptos destacables para entender la problemática del consumo de drogas en menores. Destaca la importancia de la familia y la escuela como pilares para contrarrestar el avance de la ingesta y responsabiliza, en parte, por este fenómeno a los medios de comunicación y la “nueva sociedad de consumo”. “La sociedad actual es una sociedad de consumo, donde la forma de vida transcurre en quemar etapas y vivir de forma rápida, todo tiene que ser en el momento, obedeciendo y siguiendo las directivas de los medios de comunicación, quienes se han convertido hoy en día en la principal fuente de sociabilización” señala la profesional.

L

Al respecto, Valencia establece que la situación familiar es clave para comprender este flagelo. “Cuando los niños se encuentran desprotegidos, sin contar con vínculos de contención estables o totalmente ausentes, y están constantemente bombardeados por las influencias externas de una sociedad que demanda consumo asiduamente, y particularmente por los medios de comunicación que difunden estas supuestas necesidades como esenciales, el consumo de sustancias se hace presente y se vuelve un problema”, destaca. Para concluir, la psicologa vislumbraa un futuro bastante oscuro, ya que cada vez están mas deterioradas las instituciones básicas, y los roles y vínculos tradicionales están totalmente desdibujados.

el mando de la situación, él decide hasta dónde y ordena a Nicolás, que inexperto y con timidez acata todo lo que le dice su amigo. Ya están listos. Se miran a los ojos, una última sonrisa y Joaquín hace la primera aspiración ante la mirada de su cómplice, ambos sienten el olor a la sustancia que se concentra en la bolsa. Joaquín afirma no sentir nada de nada. Y le da una segunda aspirada, esta vez más profunda y larga… De golpe, un instante de calma y al instante Joaquín comienza a murmurar palabras, muchas de ellas sin poder unirlas, mareado, con esa sensación se agarra de la silla más fuerte. Le pasa la bolsita a Nicolás, es su turno, este primero no se anima, pero con toda la timidez que posee su persona, agarra fuerte la bolsita y también se entrega a la respiración profunda dentro de la misma. Los pequeños se ríen a carcajadas, se miran Joaquín le arrebata la bolsa a su compañero y aspira una vez más. Sus ojos se muestran llorosos. Nicolás tose, una y otra vez, su cuerpo no lo está tolerando del todo. La tensión les baja, comienzan a no poder deletrear las palabras. Joaquín se pone nervioso sin un sentido propio, golpea en un brazo al pequeño Nicolás que ya no siente nada. A Joaquín se le cae de la mano la bolsa, toca el suelo, él se da cuenta de lo que pasa y trata de levantarla. No puede. Cae de la silla, se golpea la cabeza con el suelo y se desmaya. Su vecino lo mira fijamente, con un brazo estirado sobre la mesa y el otro semicaído desde su cuerpo al suelo. Horas más tarde, la abuela encuentra a los dos pequeños. Desesperada llama al servicio médico, la ambulancia llega en unos minutos. La anciana intenta despertarlos, es inútil. En un ataque de desesperación grita y les da permiso a los paramédicos. Los pequeños son derivados al hospital con una grave intoxicación. Joaquín creyó que era un juego. Pero no.

Para agendar El Sepadic se encarga de prevenir, asistir e investigar. Atiende en la calle Arq. Thais 94, Córdoba Ciudad, tel: 351-4344082. Web: www.sepadic.info. Hospital Municipal Infantil Lavalleja 3050 B° Alta Córdoba Córdoba Tel: (0351) 433-5137


a ley se discutió. Se aprobó. Se promulgó y publicó. Sin embargo hoy, cuatro años después, no se cumple. Es letra, si no muerta, una que no tiene mucha vida. Se trata de la ley 26.150 que obliga a dictar educación sexual como una materia más, la que está vigente desde el 24 de octubre de 2006. En uno de sus artículos, la 26.150 expresa que “la autoridad de aplicación establecerá (… ) el cumplimiento de la presente ley, a partir de su vigencia y en un plazo máximo de cuatro años”; hoy, habiendo cumplido los cuatro años, se permanece a la espera de su acatación. Por un lado, están los docentes y directivos que no acatan la ley porque va contra las ideas religiosas de la institución. Por otro, escuelas que no reciben charlas de capacitación para abordar correctamente la ley. En el medio, quedan los alumnos que siguen recibiendo la educación por parte de la televisión o de los criterios que establecen los padres –con la falta de responsabilidad, o con todos los tabúes o restricciones que ameritan respectivamente–. ¿Y qué es una ley, sino una orden a respetar? A favor o en contra de su enfoque, la ley fue hecha con el propósito de brindar información a los escolares para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. Esta ley posee 10 artículos que enumeran detalladamente los objetivos –tales como “incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas; asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral; promover actitudes responsables ante la sexualidad; prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular; y procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres”–, así como también las maneras de implementación de la ley por cada jurisdicción. Muchos docentes o instituciones eligen impartir la educación sexual sentando sus bases en el catolicismo o en la fundamentación de la relación sexual como un acto amoroso. Esto cumple en parte con la ley, pero esquiva los contenidos relacionados con la protección y los métodos anti-conceptivos. El rol que debe cumplir el gobierno es brindar la información a los docentes, y controlar el cumplimiento de la

L

ley. En el desempeño de los docentes, permanece la confrontación entre lo solicitado por parte de una ley nacional, y lo instituido según las creencias del colegio en general o de cada alumno en particular. Algunos padres, según testimonios de maestros, “agradecen que se les saque de las manos un tema tan espinoso”, pero otros se niegan a este tipo de educación, y sugieren que “se ensucia la mente de sus hijos mencionando las palabras pene o clítoris”. Lo grave del escenario es el lugar en el que quedan los chicos al no recibir la educación que deberían, y la falta de cumplimiento de una ley. A cuatro años, se permanece en la espera de la aplicación íntegra de la 26.150, y se observan consecuencias debidas a una irresponsabilidad superior. Se prioriza la base católica de cada colegio en particular o los tabúes personales de cada familia, en lugar de darle importancia a la formación integral y responsable. Hecha la ley, hecha la trampa: cada colegio cumple a su gusto con algunos ítems de los que la ley describe. Aquí se encuentra de nuevo la sociedad: esquivando una aplicación que supone un avance, para darle lugar a las elecciones que (para cada uno) resultan más pertinentes.

¿Que dice la Ley 26.150? La ley 26.150 , sancionada el 4 de octubre del 2006, establece que todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las juridicciones nacional, provincial, de la ciudadAutónoma de Buenos Aires y municipal. Algunos de los objetivos del Programa Nacional de Educación Sexual son incorporar la educacón sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas, asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral. Entre otros objetivos de la ley se menciona promover actitudes responsables ante la sexualidad, prevenir los problemas relacionados con la salud en general, la salud sexual y reproductiva en particular, procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres.

La educación sexual en Córdoba

Una ley que se discutió, se aprobó y no se cumplió A cuatro años de la sanción de la ley 26.150 “Programa de Educación Sexual Integral”, no se cumple en todas las instituciones por igual

Derechos del niño: derechos a la Educación Sexual. Investigación y textos: Belbruno, Lucas; Gialdi, Romina; Liviero, Florencia; Matteucci, Juan; Monguillot, Sofía; Ragona, Antonella.


egún María Del Carmen Feijoo, representante del Fondo de la Población (UNFPA) el índice de embarazos en adolescentes va en aumento en la Argentina y la educación sexual en las escuelas es una de las principales herramientas para lograr que disminuya. Además recordó que uno de cada seis nacimientos, 600 mil anuales en Argentina, corresponde a mujeres de 15 a 19 años. La ley 26.150, Programa Nacional de Educación Sexual Integral, sancionada en octubre del 2006, en su artículo cuarto establece que las acciones promovidas por este programa “están destinadas a educandos del sistema educativo Nacional que asisten a establecimientos públicos de gestión estatal o privada, desde el nivel inicial hasta el nivel superior de formación docente y de educación técnica no universitaria”. Son múltiples las investigaciones realizadas en Argentina que dan cuenta de la vulnerabilidad de los adolescentes en relación al acceso a los derechos sexuales y reproductivos, en particular si pertenecen a un sector de pobreza. En relación con la ley, es necesario saber cual es la situación actual de las escuelas de la Ciudad de Córdoba.

S

La experiencia desde el ámbito Escolar Un recorrido realizado por diversas escuelas de la ciudad de Córdoba muestra que cada una la implementa como quiere debido a que hay libertad de acción según lo establecen los lineamientos curriculares. En referencia a la implementación de la ley 26.150, Silvia Marchetti, secretaria gremial suplente del nivel inicial y primario de la Unión de Educadores de la provincia de Córdoba (UEPC) y directora de la escuela UNESCO expresó: “La enseñanza de la educación sexual se aborda, en general, vinculada a la reproducción en espacios como la clase de biología cuando, en realidad, es mucho más amplia e implica por ejemplo, hablar de género así como del respeto y cuidado mutuo”. A pesar de la insistencia de no limitar únicamente la enseñanza de la educación sexual a la materia de biología, varios docentes admiten que es el único espacio posible para hablar sobre sexualidad. En este sentido, el Ministerio de Educación aseguró que correrse del paradigma biologista es lo más complicado, y se necesita mucho tiempo.

Sexualidad

Una materia a la que pocos se le animan Los docentes piensan que los chicos necesitan educación sexual con urgencia, pero no todos se sienten cómodos a la hora de hablar estos temas.

¿Cómo es la capacitación? l proyecto Nacional de educación Sexual Integral en su artículo octavo dispone que cada jurisdicción implementará “programas de capacitación permanente y gratuita de los educadores en el marco de la formación docente” Silvia Marchetti, sin embargo afirmó: ”No existe una política de capacitación integral destinadas a todos los docentes, gratuita y en horario de servicio”. Gran cantidad de docentes solicita capacita-

E

ción para poder conversar con los y las alumnas sobre los procesos biológicos, sociales y culturales acerca de la sexualidad. Por otro lado, desde el Ministerio de Educación de la Nación se desarrollaron diferentes elementos para la capacitación de docentes como cuadernillos, un sitio web, talleres on line, pero según declaración de directivos estos recursos no han llegado de manera igual para todos.

Silvia Marchetti señaló además que existe resistencia en trabajar en los primeros grados tanto por parte de los docentes como de los padres. por ensuciar la mente de los niños. La educación sexual en los colegios religiosos Existe disparidad en la implementación de la ley de educación sexual en los colegios religiosos. En la gran mayoría se está implementando un proyecto especial que la Confederación Episcopal Argentina denominó “Educación para el amor”.que se trabaja desde hace tiempo, incluso antes de la sanción de la ley Nacional. Claudia De Césaris, Vicepresidente de la junta de educación católica asegura que coinciden en muchos aspectos con la ley y a otros los enriquecen desde lo cristiano. De Césaris afirmó que lo que se busca es abordar todas las dimensiones del hombre. Por otra parte, Graciela Sarro docente del colegio católico Inmaculada dice que la enseñanza de la educación sexual en los colegios religiosos está determinada por la postura de la iglesia, y concluye: “se enseña la aftinencia como medida preventiva, no los anticonceptivos, el funcionamiento del aparato reproductor femenino y masculino, nada más” En El instituto Obispo Caixal, por otro lado, se lleva a cabo un proyecto que tiene como objetivo brindarle a los jóvenes herramientas de conocimiento personal, en relación a la familia, amigos, ideales, proyectos y problemáticas para fortalecer los valores que sustentan una educación para el amor. Desde el área que coordina este proyecto en la institución una de las docentes explicó que los lineamientos propuestos por la Nación pueden leerse desde diferentes frentes “según la concepción cristiana del hombre, hay expresiones que podrían ser más claras, no obstante podemos profundizarlas desde nuestro trabajo cotidiano” explicó. Desde el Ministerio de Educación de Córdoba indicaron que las escuelas con orientación religiosa colaboran y cumplen la ley desde su perspectiva. Por otra parte, Graciela Sarro, docente de sexto grado del colegio privado y religioso Inmaculada afirmó: “con respecto a la postura de los padres hay un poco de todo, muchos están agradecidos que se les saque de las manos un tema muy espinoso, pero también existen los padres que nos acusan por ejemplo de ensuciar la mente de sus hijos por enseñar palabras como pene o clítoris”.


egún la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia cuando tratan con niños y jóvenes que se encuentran en conflicto con la ley, se puede ver un problema que descompone a la sociedad y la deteriora paulatinamente. Para evitar este tipo de conductas se imponen mecanismos que no siempre resultan eficaces si no contribuyen a generar un cambio efectivo, sustentable y visible a largo plazo. La legislación nacional e internacional, reconoce que en los casos que se acuse o declare que un niño ha infringido la ley penal, al momento de tomar medidas, el mismo tiene derecho a que se tenga en cuenta su edad, la importancia de promover su reintegración, el respeto de los derechos humanos y libertades de terceros. Además es importante que el niño pueda asumir una función constructiva en la sociedad. Poniendo la atención en su reinserción social y no en el castigo, se pretende crear acciones tales como la orientación, supervisión, libertad asistida, programas de enseñanza y formación profesional. Estas medidas buscan priorizar posibles alternativas a la internación. Por lo cual, la privación de la libertad es una medida de última instancia. El servicio o las actividades que los jóvenes realizan, tienen como objetivo, que estos chicos en etapa formativa entiendan las consecuencias de sus actos, tanto en el ámbito judicial como en el social. Se busca aportarles elementos y valores positivos, y la posibilidad de hacer una tarea beneficiosa. Preferentemente, dichas actividades deben estar conectadas con la naturaleza de la infracción. La acción tiene como fin principal, darle la posibilidad al niño que haya cometido algún tipo de delito, de resarcirse de aquellos daños que perjudicaron a la comunidad.

S

luación y sugerencias de intervención apropiadas para cada caso al Tribunal interviniente; y éste decide cuál es la medida que se aplicará. El Complejo Esperanza, CIC y el CECAM son Centros Socioeducativos con diferentes características. El CECAM, es un Centro para mujeres adolescentes; el CIC, como el San José (Complejo Esperanza) son centros socioeducativos de transición, donde los chicos realizan actividades de integración afuera del mismo, tales como escolarización, búsqueda laboral, actividades en CPCs de la ciudad, participación en Club deportivos. Estos se articulan con diferentes establecimientos educativos, como institutos terciarios, fundaciones religiosas, murgas y organizaciones de caracter artistico educativo; ésta integracion busca brindar una capacitación lo mas completa para que los jóvenes puedan desarrollar habilidades y continuar con sus estudios, buscando garantizar el completo ejercicio de sus derechos. Esta inicativa significaría una línea de trabajo de apertura a la comunidad, en donde los niños tendrian otra oportunidad para salir adelante.

La solución a la delincuencia de los niños n Córdoba, gran cantidad de niños de 5 a 11 años cometen actos delictivos. La psicopedagoga Ana María Foco, especialista en el tema, afirma que esto sucede porque previamente han vivido situaciones de abandono. Muchos chicos que están en etapa formativa “viven una situación de soledad y desolación al no tener un referente”. Hoy en día más de 3.500 niños están en correccionales en Córdoba. Para la profesional, si estas instituciones no les brindan amor a estos chicos, agravan la situación. Es por ello que los pequeños terminan cometiendo un delito “para encontrar alguien que los contenga”. Los dos factores que pueden revertir esta situación son “el amor y la educación”. Según Foco, el papel de los maestros o profesores es clave. El amor sumado a la educación es el puntapié inicial para el cambio. Estos niños necesitan de una persona que espere un progreso por parte de ellos. De esta forma, se sienten contenidos, protegidos y empiezan a tener “objetivos de vida”.

E

Privados de su libertad

Más integración para jóvenes judicializados La Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia promueve la responsabilidad de aquellos jóvenes que hayan infringido la ley a realizar servicios para beneficio de la sociedad.

Centros Socioeducativos En busca de posibles alternativas se creó la SeNAF, que tiene bajo su administración diferentes Centros Socio Educativos: CAD, CECAM, CIC y el Complejo Esperanza. Cuando un adolescente transgrede la ley penal, ingresa al Centro de Admisión Varones (CAD), donde un equipo técnico evalúa la situación social y psicológica del joven, mediante entrevistas a él o ella, y a sus familias. El equipo técnico envía la eva-

Derechos del niño: Niños en problemas con la ley. Investigacion y textos: Angelucci Julieta, Busciglio Sofía, Costa Sebastián, De loredo Mariano, Gimenez Vanina, Melo Constanza, Lazarte Simóny Penfold Fernando. Fotografía: José Luís Lazarte y sitio santiago.olx.cl. Fotomontaje: Simón Lazarte.


n nuestro país, desde hace dos años se cuestionan la edad de imputabilidad y se propuso disminuirla.En este momento los menores sufren sus condenas en establecimientos especiales como establece el artículo 8 del Código Penal. Según el primer párrafo de la ley 22.278 “no es punible el menor que no haya cumplido 16 años de edad. Tampoco lo es el que no haya cumplido 18 años, respecto de delitos de acción privada, es decir delitos de ìndole sexual. Según explica Nils Kastberg, director regional de Unicef, la agencia de las Naciones Unidas para la infancia, cuando se aplican más penas, la situación no va a mejorar por el simple hecho de castigar, “lo que se tiene que mejorar es lo que se hace con el chico durante el tiempo de la pena que se establezca”. Sostiene que lo principal es discutir sobre la calidad de la rehabilitación que se le quiera dar al adolescente. Uno de los patrones en común que tienen la mayoría de los menores que se encuentran en conflicto con la ley es provenir de una familia disgregada, con múltiples y variados problemas y que no los contiene. Hector David, defensor de los derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de Córdoba, sostiene que “se deben crear programas dedicados a ayudar a estas familias”. Además explica que el objetivo de la defensoría tiene que apuntar a la realización de “talleres de reflexión y orientación para ayudar a los padres de los jóvenes que se encuentran en conflicto con la ley penal”. El problema se acrecienta aun más por la escasa educación que reciben estos menores. En la actualidad, los institutos de menores de Argentina le dedican a la educación un máximo de dos horas, algo que evidentemente no alcanza. El chico que se encuentra en etapa formativa no recibe un programa de reeducación lo suficientemente sólido que lo ayude a reinsertarse en la sociedad y lo motive a tener objetivos personales. Según datos del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Penal SNEEP (Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos), el analfabetismo en los institutos de menores llega a casi el 70%. Es por ello que David sostiene que para

Niños en conflicto con la ley

E

El castigo no es una ayuda para los niños La soledad, la falta de educación y de contención sumados a la marginación de la sociedad muchas veces empujan a los niños a cometer actos delictivos.

Defensoría de los niños: un nuevo órgano para cuidar a los más chicos a provincia de Córdoba fue la primera en crear la Defensoría de los niños, niñas y adolescentes a mediados del 2008, siendo designado como defensor el abogado, Héctor David. Por esta razón es uno de los más indicados para explicar cual es la labor que cumple esta defensoría. ¿Cómo funciona la Defensoría? Tuvimos que armar e incorporar una estructura en un escenario absolutamente nuevo, que la mayoría de la gente y las instituciones desconocen, no solamente en cuanto a los derechos sino también sobre los recursos que existen. En el área penal ¿tiene alguna relación con

L

los niños en conflicto la ley? La misma relación que con el resto de los niños, tanto en materia de promoción, como en materia de control. Hay que fortalecer las políticas públicas para remover los obstáculos de la exclusión, la pobreza, la salud, la educación. El tiempo no será que el establezca cuando puede ser puesto en libertad ese chico, si no el equipo que trabaje con ellos. Héctor David es claro y conciso con su objetivo: “No venimos a sustituir instituciones o actores que ya existen, venimos a monitorear que se cumplan los derechos de los niños”.

combatir con dicha problemática “se debe recurrir a crear nuevos programas o a poner énfasis en aquellos que existan“, con el fin de vincular a los menores con el sistema educativo formal, a través de actividades escolares y/o de capacitación. El juicio y el castigo de los menores no son la solución a la inseguridad ni a los problemas delictivos. Lo único que hace es criminalizar la pobreza y esquivar una de las principales responsabilidad del Estado, garantizar el cumplimiento eficaz de los derechos de los niños. Al aplicar esta metodología de “mano dura”, no sólo se acrecienta el índice de delitos, sino que también se aumenta la cantidad de homicidios. Argentina comparte junto a al Salvador, Jamaica, Honduras y Trinidad y Tobago, un indice muy elevado de casos de homicidio perpetrados por menores. Nuestro país hay 5,5 casos en 100.000 habitantes. Eugenia Reina Dilon, maestra jardinera, afirma que “es necesario un acompañamiento personalizado en el ámbito familiar y comunitario”. Es por ello que la educadora propone “crear programas deportivos que contribuyan a la interacción e integración con la sociedad civil”. De este modo, agrega la docente, “se apuesta a la preparación física con el fin de contribuir al fortalecimiento de la conducta social” y así “se logra que se formen escuadras deportivas con miras a la competencia de mediano y alto rendimiento”. Trasladándolos al plano de la salud, estos menores que se encuentran en plena etapa formativa, al estar en conflicto con la ley descuidan su bienestar físico y mental. Natalia Celoira Peña, medica del Hospital de Urgencia de Villa Carlos Paz, que tiene gran experiencia en el tema, afirma que “se deberían crear planes que otorguen a los menores la posibilidad de asistir a un taller fuera de los institutos socioeducativos para mejorar su salud mental y física”. De esta manera se les permite “prolongar sus espacios y reconocerse en la creación artística, mientras profundizan el aprendizaje de un oficio que les sirva para orientar su futuro” concluyó Peña. Habría que hacer énfasis en políticas de inclusión y buscar una solución que no sea bajar la edad de imputabilidad. Estas medidas deberiancontribuir a la disminución de la brecha social de nuestro país.


Ivan Beinat es una promesa olímpica de los saltos ornamentales pero sólo puede entrenarse durante el verano porque el club Municipal no tiene infraestructura.

Derechos del niño. Derecho al deporte y la recreación. Investigación y textos: German Barrera Borrajo, Rafael Bravo, Federico Cuppi, Emiliano La Vía, Adán Litman, Jeremías Rassi, Anahí Sosa y Martín Supertino. Fotografía: Darío Galiano - Gentileza La Voz del Interior.


l derecho al deporte y la recreación constituyen un estímulo importante para el desarrollo psicológico, social e intelectual en la formación de un sujeto. En muchas sociedades del mundo, las prácticas deportivas están internalizadas desde la niñez. Hay países que tienen políticas de Estado que estimulan el desarrollo de actividades físicas de manera orgánica y sistematizada. A la Argentina, todavía un abismo la separa de esa excelencia. Es que las políticas deportivas brillan por su ausencia desde hace tiempo y los deportistas no cuentan con las óptimas condiciones para llevar adelante actividades físicas y recreativas. En la ciudad de Córdoba, las infraestructuras municipales para practicar deporte, cada vez más, sufren una estrepitosa caída. El Polideportivo General Bustos, un mes atrás sufría la muerte de una joven que practicaba natación especial. Un ataque epilepsia la sumergió hasta el fondo de la piscina y el agua turbia la escondió. Nadie la vio. En el Club Municipal se entrenan los mejores clavadistas del país. Campeones nacionales y sudamericanos. Muchos, con altas posibilidades de convertirse en olímpicos, pero que quizás, no logren jamás significar el sueño de los anillos ya que carecen de las condiciones materiales de existencia para llevar adelante la disciplina. Los trampolines del Club Municipal, que acaban de cumplir 50 años y son los más viejos del país, sólo sirven durante los meses de verano. Durante el invier-

E

no, los atletas se entrenan en una cama elástica, lo más parecido a una plataforma profesional. “Soñamos que caemos al agua”, suelen algunos de los especialistas en saltos ornamentales comentar. El Polideportivo Cerutti tiene graves problemas con las salidas de emergencia. El hall oficial no parece tener facilidades para evacuar a la gente que se encuentra en el establecimiento si sucede alguna emergencia. Bajo estas desfavorables condiciones edilicias, las prácticas deportivas se hacen difíciles para los niños en La Docta. Recintos que se inundan, luces que se queman y no se arreglan. Salones helados en invierno, agobiantes en verano. Falta de personal médico que asista a los deportistas; ni hablar de prevención… A pesar de los obstáculos, hay pequeños protagonistas dispuestos a transpirar la camiseta hasta el final para alcanzar sus sueños. Mucha pasión; mucho corazón. Hay

un conjunto de cordobeses que representan el espíritu del amateurismo y siguen adelante contra vientos y mareas. ¿Qué sería de ellos bajo estímulos impulsados por políticas deportivas? Se cae del medallero Durante los Odesur de Cuenca (Ecuador) 1998, Córdoba es designada para ser la anfitriona de la edición 2002 de los Juegos, pero el intendente Germán Kammerath desestima la convocatoria y va a parar a manos de los brasileros. A pesar de los esfuerzos mancomunados de deportistas, dirigentes y entrenadores, la mediocre intendencia de Kammerath le niega a la provincia la oportunidad de ser protagonista de importantes sucesos deportivos. El ex intendente consideró que el certamen no merecía el sacrificio económico de los cordobeses. Esta decisión es casi letal para el Comité Olímpico Argentino que comenzaba a sufrir las consecuencias de la crisis económica del 2001.

No había suficiente presupuesto para mandar una delegación completa a Brasil. Los deportistas sufrieron más que nadie el síndrome de la desilusión. A la nadadora Georgina Bardach se le cayeron las esperanzas de ser anfitriona del evento más grande que posee el sur del continente. "Algo se sospechaba porque no se había construido nada y Córdoba no tenía espacio para organizar semejante evento. Como cordobesa, me dio vergüenza que se diera un paso atrás", sostiene la mejor representante de la natación, que hasta hoy ostenta la república. Ese año, “el país mais grande do mundo” no sólo se queda con la cede sino que también nos desbanca del medallero. El equipo argentino consigue 76 medallas doradas y es desplazado al tercer puesto. Escolta a Brasil (148 oros) y a Venezuela (97). Este hecho particular se vuelve una repetida tendencia para los futuros objeti-

vos del amateurismo nacional. Nuestra provincia pierde la oportunidad de heredar infraestructuras que promuevan el desarrollo deportivo de sus atletas. Cuatro años más tarde, Buenos Aires organiza el certamen y Argentina recupera el trono. Con 107 oros la delegación albiceleste se sube a lo más alto del podio, delante de un Brasil que había llevado equipos alternativos en todos los deportes. . Es que para los brasileños, los Odesur han pasado a ser una competencia de segundo nivel que les sirve para foguear sus promesas juveniles. La última edición de los Odesur, realizada en Medellín del 19 al 30 de marzo pasado, deja el peor resultado de la historia Argentina: 54 oros y un deslucido cuarto puesto en un medallero que por primera vez lideró Colombia. Más allá de las causas que resuelve el azar, hay una línea divisoria que marca con objetividad el péndulo de los resultados.

Derecho al deporte y la recreación Los clubes municipales de Córdoba reflejan la falta de una política estatal que estimule el desarrollo del deporte. Las infraestructuras de las instituciones ponen en peligro la integridad física de los niños.

¿Polideportivos o polidestructivos?

“Falla la planificación nacional” Ricardo Díaz, un hombre muy “Audax” on muchos los periodistas deportivos que hablan sólo de los triunfos de los niños cordobeses, pero son pocos, los que van más allá y analizan la situación de fondo. “Creo que Córdoba y todo el país está en deuda con el deporte”, sostiene el periodista Mario Mangiante, referente del deporte amateur y conductor de Cinco Anillos, único programa radial que apoya y difunde el desarrollo de estas disciplinas. En Argentina no hay políticas deportivas. Desde el alto rendimiento hasta los niveles primarios de educación, carecen de planes estatales que estimulen para llevar adelante el deporte y la recreación. “Si ustedes hacen un recorrido en las escuelas no todas tienen campos de juego, ni playones donde hacer deporte. Tienen un patio donde los profesores tienen que hacer `figurillas´, porque deporte no se hace”, afirma el periodista de radio nacional.

S

Para el conductor de Cinco Anillos “Córdoba es una Isla”, ya que por medio de la Agencia Córdoba Deporte y otros organismos el gobierno le da más importancia al deporte de lo que se le da en el resto del país. ¿Por qué se da esta situación en Córdoba? -Los que dirigien el deporte cordobés son profesionales. Sin embargo esto no alcanza, las infraestructura de los polideportivos dejan mucho que desear, las piletas están turbias, no alcanzan los elementos y los gimnasios se llueven. ¿Cuál es la falla? -Falla la planificación nacional. Necesitamos un plan de desarrollo deportivo. Sin el esfuerzo general del país, las provincias poco pueden hacer. Sin no hay una estructura, no hay desarrollo deportivo que valga.

icardo Díaz trabaja en los predios del club Audax, para la integración de chicas de la zona sureste de Córdoba dentro del hockey. La finalidad con la que trabaja el profesor, es la de darle un espacio dentro de la disciplina a chicas de la zona sur de Córdoba. En el club se entrenan todas las categorías, desde la décima, que son chicas de 5 años, hasta primera que son mayores de 18 años. Ricardo a su vez, le facilita los materiales a aquellas chicas que no tienen acceso al mismo, evitando de este modo que tengan que abandonar las “canchas” por problemas económicos. El dinero con el cual se financia el club, es aportado por las jugadoras y por eventos organizados que ayudan a solventar los gastos. Si bien no pertenecen a la Federación de Jockey, si participan del torneo del interior, junto a equipos de Cosquín, Alta Gracia, Yocsina, Soto, Mendiolaza y Despeñaderos.

R


Una puerta se cierra cuando un niño no puede comer, un candado se traba cuando no es seguro que un niño se alimente bien.

Derechos del niño: Derechos a la alimentación. Investigación y texto: Barrale, Ayelén; Bravi, Cynthia; Bubica, Melisa; Carcar, María; Santiago, Carina; Sosa Tillard, Nicolás. Fotografía: Santiago, Carina.


uatro de cada 10 chicos cordobeses pasan hambre; así lo relevó el Barómetro de Deuda Social Argentina de la Fundación Arcor. A pesar de que la tasa de desocupación en la provincia es la más baja desde 2008, el acceso a la canasta básica es un dilema. Las medidas estatales para combatir la pobreza y brindar una mejor calidad de vida a los hombres del mañana son asistencialistas sin llegar a abordar la problemática de fondo. Funcionan como parches superficiales, dejando de adorno la conocida frase: “mejor prevenir que curar”. Ianina Tuñon, socióloga y coordinadora del Barómetro, mencionó que “los episodios de hambre se vinculan al aumento de desigualdad social”. Además recalcó que en el último año en Córdoba el 12 por ciento de los chicos entre 0 y 17 años sufrieron episodios de hambre, mientras un 61 por ciento tuvo menos alimentos. “El Estado debe garantizar la soberanía alimentaria del pueblo”, expresa Elena Nieto, integrante del Centro de Comunicación Popular y Asesoramiento Legal (CECOPAL). El Programa de Asistencia Integral Córdoba (PAICOR), ejecutado por el gobierno de Córdoba desde hace 25 años, podría tomarse como solución inmediata: una medida que incluye un plan alimentario evaluado por nutricionistas cuya aplicación se asienta en las escuelas estatales para suplir las falencias nutricionales del hogar. Pero de la teoría a la praxis, siempre hay variables que se escapan. Paicor fue un modelo respetado a nivel nacional durante muchos años debido al alcance que tenían sus

C

políticas. La madurez lograda en su tarea asistencialista entró en una meseta que indefectiblemente llevó, tiempo después, a ser cuestionado desde todos los ámbitos. En la ciudad de Córdoba, el 57 por ciento de los niños que concurren al nivel primario en colegios estatales desayuna, almuerza o merienda en la escuela. La mayoría de ellos pertenecen a sectores socioeconómicos ubicados bajo la línea de pobreza y su única comida caliente es la brindada por el programa. Veronica Rosellini, integrante del Servicio de Nutrición del Hospital Pediátrico, afirma que “el almuerzo brindado por el programa sólo cubre el 50 por ciento de las necesidades diarias calórico-proteicas, por ende se necesita que en la casa reciban el resto. Si la mayoría proviene de sectores vulnerables, este requisito es muy difícil de cumplir”. Otro aspecto es la calidad de la comida que se brinda a los chicos. El programa tiene un sistema tercerizado para distribuir los alimentos a

cada comedor. Según el titular del programa, Gustavo Palomeque, “la implementación de este servicio no trata sobre una cuestión de precio sino de uniformidad y calidad nutricional”. Este punto es el más cuestionado. Las empresas prestatarias calientan la comida a una temperatura mayor a la habitual para compensar la pérdida térmica sufrida durante el viaje, pero esta acción es perjudicial ya que modifica la composición de los alimentos y, en ocasiones, genera problemas tras su ingesta. Sumado a esto, existen denuncias con respecto a la elaboración de las comidas. Una nutricionista de Servicio de Alimentaciòn S.A. enumeró distintos procedimientos que alteran la composición a fin de abaratar costos y obtener más ganancias. Por ejemplo, para la preparación de habmburguesas emplean corazón de vaca, pan rallado y cereales; las facturas del desayuno no tienen membrillo sino una jalea económica carente de valor calórico. El lema imperante para los

menúes es: mucho hidratos de carbono, escasa carne y verduras. Según Liliana Villafañe, presidenta de la Sociedad Argentina de Pediatría, “los chicos en edad escolar están en un período de crecimiento latente y en promedio, para su desarrollo, necesitan 120 gramos de carne por día”. En contraposición, el programa que debería brindar solución nutricional sólo aporta 40 gramos. Hace tres años los chicos beneficiados por Paicor recibían 60 gramos. Suena paradójico si tenemos en cuenta que este año es cuando la dieta diaria del programa se reforzó en nivel calórico y proteico. Es evidente la clara relación entre la denutrición y el déficit intelectual. “La desnutrición infantil deja secuelas irreversibles en el sistema nervioso central y eso indefectiblemente influye en su rendimiento intelectual, la relación es directa, la problemática es grande, porque es una cadena: pobreza, desnutrición, déficit intelectual, mala educación y así conti-

nuamente”, afirmó Martín García, especialista en salud asistencial. El Gobierno destina 260 millones de pesos anuales para cumplir con el programa y alimentar a los chicos en 685 comedores en la Capital, pero la brecha nutricional y social persiste sin tomar vacaciones. Abel Albino, pediatra y fundador de Cooperadora para la Nutrición Infantil (CONIN), asegura que “si queremos quebrar la desnutrición debemos hacer un abordaje integral de la problemática social que da origen a la extrema pobreza”. De lo contrario se continuarán con 25 años más de programas asistencialistas; y a pesar de ello con el 55 por ciento de los chicos viendo disminuida su capacidad alimentaria. En palabras de Albino: “Siempre se dice que el problema es la educación, pero si no hay cerebro no hay que cosa educar. Por eso hay que dejar de pensar en las próximas elecciones y mirar a las próximas generaciones”.

Derecho a la alimentación Según el Barómetro Social de la Infancia, el 55 por ciento delos niñosde nuestro país vio disminuidasunivelde alimentación entre 2007 y 2010. En Córdoba, la situación es aún más grave .

El hambre no da futuro, las soluciones asistencialistas tampoco

Una cruda realidad masticada Cuando alimentarse con bronca en primera persona pasa a ser una elección de no comer na bolsa de hamburguesas fue la última prueba que Pilar necesitaba para renunciar a su trabajo y dejar de involucrarse en situaciones que juegan con un derecho esencial de los niños: una adecuada alimentación. Pilar, nutricionista, trabajó tres meses en Servicio de Alimentos S.A. Ese tiempo le bastó para conocer cómo manejan los comedores Paicor. “Si querés tener un adicional de trescientos pesos tenés que sobre facturar”. “A la nutricionista la llaman para que ponga la firma, el negocio de la empresa es que la escuela te pida cien raciones, pero le llevas menos.” En todo hay que quitar, ése era el lema”. Con esa premisa las nutricionistas entran en un sistema en que hay que poner la cara contra lo que se venga ya que la empresa que provee el servicio no hace bien las cosas. “Antes se cocinaba en las escuelas y aunque no comían lomo, las cocineras se preocupaban

U

de dar la mejor atención a los chicos”, añade. La Provincia no pudo hacer más frente a este programa y delegó 25 mil raciones en la ciudad a una sola empresa. Hoy, según Pilar, las comidas son adulteradas y provocan que los niños que enlos comedores no reciban los nutrientes necesarios para un adecuado crecimiento. Pilar nunca pensó en pasar por situaciones tan absurdas en los apenas dos años que leva como nutricionista En su relato expone un entramado de relaciones oscuras alrededor del negocio de los comedores. “En una ocasión, para evitar que un director presentase una denuncia a la empresa, mi superiora le envió un celular como regalo” Pilar presentó su renuncia luego de desafiar a su superiora a que comiera las hamburguesas crudas que almorzaban niños de una escuela de Juárez Celman. Se cansó, de tener las manos con mugre ajena.

lega la bandeja de metal, Esta vez fue arroz amarillo, pan y fruta. “Los docentes los obligan a comer por más que no les guste”, se lamenta L.M, madre de un alumno de la escuela Domingo Faustino Sarmiento, en el barrio José Ignacio Díaz. La explicación es que los chicos deben acostumbrarse al sabor. Ese día, L.M. fue a buscar a su hijo y enseguida le dijo que se sentía mal. Luego, en la casa, estuvo con vómito y diarrea. Allí decidió llevarlo al dispensario de Ferreira y fue cuando se enteró de que no era el único. En el centro de salud, a su hijo lo diagnostican de intoxicación, le inyectan Decadrón y le prescriben una dieta. Estuvo 3 días sin ir a la escuela. La respuesta que recibieron de la directora de la escuela fue “sobre que les dan se quejan, la comida está bien”. La empresa SASA posee la licitación para ofrecer el servicio del P.A.I.C.O.R en la zona. Sobre el nuevo sistema de tercerización del servicio, L.M. opina: “abarataron costos para ellos, no para nosotros que tenemos que llevarlos al médico y comprarle los remedios”.

L


n Córdoba hay 117 escuelas para niños discapacitados, 72 son de gestión estatal y 45 privadas. Sin embargo, al momento de buscar estadísticas sobre la cantidad de niños escolarizados discapacitados, estas aún no están. Desde la Secretaria de Regímenes Especiales del Ministerio de Educación de la Provincia, se informó que aún no fueron contabilizadas las matrículas de los colegios especiales. Se estipula que en la Capital, hay alrededor de 3.000 alumnos inscriptos en distintas instituciones con necesidades educacionales especiales. El censo realizado en la provincia en el año 2008 confirmó que había 19.657 niños de entre 0 y 14 años con discapacidad, de los cuales el 60% no estaba escolarizado. Dicho registro expuso que hasta ese momento eran 92 escuelas las que brindaban educación especial, de las cuales 53 eran de gestión estatal y 39 privadas. En ese mismo año eran 7.710 los niños que acudían a las instituciones: el 64% eran niños que estaban en escuelas públicas y el 36 % estaban matriculados en colegios privados. En Córdoba Capital, ese año hubo 2.771 alumnos en 24 escuelas, de los cuales 1.780 (64%) pertenecían a las 13 escuelas gubernamentales y 991 (35%) chicos a las 11 escuelas privadas.

E

Las causas Más de 11 mil niños estuvieron sin escolarización durante el 2008. José Luis Chaván, Coordinador del Área de Formación Docente de la Secretaria de Regímenes Especiales, declaró que: “en este momento hay que ver por qué los niños especiales no están escolarizados, en algunos casos se da por la imposibilidad de la familia de hacer llegar los chicos a la escuela, sobre todo en zona del interior, en Córdoba Capital yo diría que quien tiene que estar escolarizado está escolarizado; salvo los que padecen alguna enfermedad de gran complejidad (tanto discapacidades mentales como imposibilidades motoras) que le impidan al niño asistir al colegio”. ¿Integrables o no? Viviana Cuevas, coordinadora general del Equipo de Formación y Asistencia psicológica y psicopedagógica (Efapp), un centro privado destinado a la formación de profesionales para trabajar con niños discapacitados y la integración de estos niños mediante la ayuda psicológica; expresó que desde el equipo consideran que los chicos son integrables al mejor espacio posible y no todos

Informe especial / Estadísticas

De cada diez niños discapacitados, seis no van a la escuela De acuerdo con datos oficiales del censo realizado en Córdoba en 2008, la educación es la principal deuda con estos niños.

Un bien público, un derecho esde la Unión de Docentes Argentinos (UDA) sostienen que los profesores involucrados en dicha enseñanza están preparados para dictar clases a jóvenes y niños con discapacidades. Julio Luna, secretario general de la UDA afirma que el conocimiento de cada discapacidad y la paciencia son las principales virtudes de estos docentes. Desde el gremio se promueve el desarrollo de las escuelas para niños discapacitados. Las rampas para sillas de ruedas, sostenedores para caminar y sanitarios especiales son símbolos de nuestra bandera de equidad educativa. “La escuela no sólo

D

es un lugar de trabajo para nosotros sino también un lugar de formación para los jóvenes. Por eso sin lugar a dudas una escuela debe ser un lugar dónde uno se sienta cómodo, como un segundo hogar y también un lugar ameno donde el alumnado y los docentes podamos desenvolvernos de la mejor manera posible para el único fin que es aprender y enseñar”. La UDA considera a la educación como un bien público, del cual todos tienen el mismo derecho a ejercerla. Apoya la educación para niños discapacitados promoviendo el desarrollo didáctico, motriz, social y académico.

pueden formarse en la escuela normal. Para saber si un niño puede o no asistir a una escuela común, Cuevas relata que con un equipo de psicólogos realizan un diagnóstico examinando las capacidades, el grado de discapacidad y el comportamiento dentro de la sociedad. Además, observan el trato de los familiares, en particular el de los padres. Para Viviana la integración es algo que debe lograr un sujeto en la vida, y la integración escolar es sólo una versión parcializada. Desde Efapp exponen que el principal eje de la integración es la familia, tanto para el desarrollo escolar como social del niño, ya que por su convivencia diaria, es la principal trasmisora de valores, costumbres y creencias. Los padres del niño con discapacidad tienen la tarea de promover la asistencia a la escuela y estimular las expectativas de escolarización de su hijo. Los especialistas expresan que aún hay padres que piden integración cuando nunca llevaron al niño a la plaza o a un shopping, que consideran que es más fácil echarle la culpa al síndrome y no ver que el primer paso es la aceptación de la enfermedad. La clave para que un niño con discapacidad sea un adulto exitoso puede ser la buena orientación de la familia, según indican los expertos. Es por esto que la familia debe considerar a cada niño como un caso individual, y que cada familia es diferente en sus puntos de vista y circunstancias. Para los médicos, esta sea quizás también una de las causas por la que en Córdoba todavía hay niños sin escolarización. La legislación La legislación que protege la educación especial es la ley de Educación Nacional Nº 26.206, particularmente los artículos 42 y 44 donde hablan sobre el derecho a la educación, integración escolar e inserción social. En la ley de Educación Provincial Nº 8113, desde el artículo 37 hasta el 39 inclusive se establecen todos los derechos de la educación especial, aclarando que este tipo de enseñanza “procurará a través de programas, la integración de las personas con algún tipo de discapacidad a los centros educativos comunes. Excepcionalmente se impartirá en los centros educativos especiales, cuando el diagnóstico profesional demuestre las dificultades para su integración en los centros comunes. Dicha situación será revisada periódicamente de modo que pueda favorecerse, siempre que sea posible, el acceso de estos educandos a un régimen de mayor integración”.

Derechos del niño: Derecho a la educación en discapacitados. Investigación y texto: Contreras, Gimena; Dominguez, Mara; Oviedo, Gimena; Pinardel, Luis; Prieto, Gabriela;Robledo, Rocío; Sargentoni, Santiago.


Crónicas /Educación especial

La vida , el desarrollo y el crecimiento de un niño estan condicionados por su entorno; la de un niño discapacitado aún más. Discapacidad, educación y contrastes.

Integrando realidades Paciencia, sólo se trata de tener paciencia hs. Argüello. Colegio primario Brigadier San Martín. El tan esperado timbre sonaba e indicaba que el módulo de matemática había llegado a su fin. El bullicio se percibía ya desde hace unos minutos manifestando la dispersión, pero el griterío llegó a su punto máximo cuando acompañó cual coro, esa especie de chicharra que anunciaba el recreo. Alborotados y con una actitud casi claustrofóbica, intentaron todos lo imposible, salir al mismo tiempo 40 sujetos de metro y medio por una puerta demasiado angosta. Fue toda una aventura que duró sólo un par de segundos, hasta que finalmente todos lograron desagotar el aula y salir a disfrutar su pequeñísimo momento de descanso. Pero él lo hizo tranquilo, él no corrió, con paciencia logró lo mismo que los demás, con paciencia salió del aula también a divertirse. Lo hizo solo, su bastón lo esperaría al lado de su banco y sus amigos en la cantina. Salomé cursa quinto grado y es no vidente, sin embargo comparte sus días con compañeros que no padecen su discapacidad y recibe su misma educación. La escuela a la que asiste el niño es una de las pocas

8:50

integradoras que funcionan en la provincia. El niño de 10 años con pasos lentos y cortos se dirige a comprar su merienda. Conoce de memoria la infraestructura de la escuela y la reconoce como si se tratara de una hoja escrita en braile. Ningún escalón lo tomó por sorpresa. Su carisma contagiaba, y su discapacidad no era más que un detalle dentro de esta vida cargada de amor. Llegó a la cantina y esperó como todos su turno para comprar, los privilegios o diferencias a Salomé lo ponen de mal humor. – “¿Lo de siempre Salo?”. Preguntó el cantinero. Con una sonrisa asintió con la cabeza y recibió la gaseosa y el alfajor que desayuna todos los días. 9:00 hs. El timbre volvió a sonar pero a diferencia de la primera vez, el apuro y el alboroto no fueron protagonistas. Pacíficos y con calma Salomé y sus compañeros volvieron al aula. La puerta angosta vio pasar de a uno cada uno de los alumnos. Salomé sin dificultad y con paciencia volvió a ocupar su asiento.La integración con niños sin discapacidad para Salomé es ya su vida cotidiana. El aprende, juega y vive igual que todos los demás.

Tan parecido a los demás as mañanas en el colegio especial “Ana María Posca” suelen ser menos entretenidas si está nublado. El exterior de la institución busca combinar con las nubes que completan todos los espacios del cielo, y hasta se torna un tanto monótono; cualquier alumno que la vea desde afuera compararía su fachada con la cárcel misma. En el aula todo cambia; lo natural cobra interés cuando desde un rincón observó al curso de alumnos discapacitados más pequeños. Las voces y gritos son todavía más fuertes. Hasta Lautaro se percata de ello, quien tapándose los oídos y cerrando los ojos con una expresión de tensión y hartazgo en su rostro, busca concentrarse para terminar las actividades que le dió la seño Marcela, su maestra. Lautaro tiene síndrome de down, un accidente genético que si bien presenta algún grado de discapacidad intelectual, todas las personas que lo padecen cuentan con ciertas capacidades de aprendizaje y desarrollo personal y social. Marcela sabe alternarse con maestros de otras especialidades para acompañar todos los días a un niño de su clase hasta la salida del colegio al finalizar la jornada del turno mañana. Ella se queda parada, firme como un soldado con los pies estacados al piso, en la vereda del colegio, esperando que sus padres lo vengan a buscar. El trabajo de la docente no es nada simple. En este colegio todos los niños necesitan de especial cuidado y diferentes métodos de enseñanza a los que se acostumbra a utilizar en cualquier otro colegio. Las clases son más creativas, dinámicas y hasta artísticas. Los niños juegan, pintan y bailan.

L


ciudadaniaenred.com.ar

COLEGIO UNIVERSITARIO DE PERIODISMO DESDE 1971 FORMA A LOS QUE INFORMAN


Productos Gráficos Laboratorio