Issuu on Google+

UN PARPADEO El animal de brillantes colores parecía inquieto en el redil. Había  pasado ya una semana entera desde que embarcó en Galileo y desde  entonces no había hecho más que hacer ruido y llenar el hangar de la  Valkiria de apestosas deposiciones.  —Sólo tres días más —gruñó Marcus dando una palmadita en el  hombro de Riordan. Riordan agachó la cabeza y agarró la escoba. Tres días más, tres  interminables   días   más   limpiando   mierda.   Iulius,   el   capitán   de   la  nave, no había tenido la más mínima piedad. El viaje a Sparta había  sido postergado a cambio de la entrega del animal así que Riordan se  ocuparía de que no molestara demasiado. Ninguna otra nave había  querido aceptar el encargo, no le extrañaba lo más mínimo, el animal  era   muy   irritante.   De   vez   en   cuando,   y   sin   previo   aviso,   emitía  agudos   alaridos   que   dejaría   sordo   a   l   oído   más   resistente.   Pero  semejante sufrimiento no era nada, comparado con el desagradable  olor que desprendía.  Oma llevaba tres días sin abandonar su cabina; el valok era una  tortura continua para alguien con los sentidos amplificados, pero era  un animal muy raro y, por lo que pensaban cobrar por su transporte,  muy caro. —Alegra esa cara, Riordan, hay cosas peores que limpiar mierda  —dijo   Guille   asomando   su   verde   cabeza   desde   la   escalera   de   la  cubierta superior.  —¿Sí? ¿Cómo qué? —Ahora no se me ocurre ninguna pero seguiré pensando. No te  quejes tanto, estaba deseando ver a las famosas mujeres de Sparta  pero ahora tenemos que dar un pequeño rodeo. —Supongo que eres consciente que te arrancarían la cabeza sólo  con que les pusieras los ojos encima —dijo Riordan. —¿Eso fue  lo que  te pasó a  ti?  ¿Pusiste  los  ojos  en  quien  no  debías? —Tenía doce años, ¿recuerdas?

1


Guillermo bajó las escaleras y se acomodó en una de las cajas que  ejercía de improvisado cercado. «Mala señal», pensó Riordan, eso  significaba   que   no   tenía   intenciones   de   irse   pronto.   Con   suerte  cambiaría de conversación pero lo veía poco probable —¿Qué pasó, Riordan? —. He ahí la temida pregunta. —Sparta no es como crees, Guille, no te gustaría estar allí. —¿Por qué no? Me encantaría tener mi propio clan, una docena  de mujeres hermosas para satisfacer mis deseos. —Enemigos dispuestos a rebanarte el cuello en batalla y amigos  dispuestos   a   rebanarte   el   cuello   mientras   duermes.   Una   vida   de  emoción sin límite.  Las cosas nunca eran sencillas en Sparta. La raza dominante, los  leónidas,   llevaban   siglos   matándose   los   unos   a   los   otros.     Mitad  hombres, mitad bestias, dominados por una hormona especialmente  diseñada   para   hacerles   más   fuertes.   La   violencia   y   la   agresividad  fueron   simples   efectos   secundarios.   Parecería   ridículo   pensar   que  alguien como Guille tuviera tantas ganas de meterse en aquel lugar.  Pero el joven era adicto a las novelas ligeras y una de sus series  favoritas retrataba la versión más romántica de la violenta raza. En el  libro   también   se   sucedían   las   muertes   violentas   pero   eso   parecía  haberse borrado de su cabeza como por arte de magia. —Estás exagerando —dijo Guillermo ignorando la advertencia.  Por mucho que se lo explicaran, él sólo se quedaba con la visión  poética de la historia—. No has respondido a mi pregunta. —En realidad, sí lo he hecho.   —¡Oh, vamos! ¿Cuánto hace que nos conocemos? ¿No puedes  contármelo? ¿Tan grave fue lo que hiciste que no puedes regresar al  planeta? —Sí, cometí un gran pecado: sobreviví. *** Iulius se encontraba en el puente, frunciendo el ceño ante los  datos que le vomitaba su consola. Gastos y más gastos, interminables  columnas   de   cifras   desfilaban   ante   sus   ojos.   El   capitán   seguía 

2


resistiéndose   a   trabajar   en   Sparta.   Había   conseguido   el   maldito  trabajo   del   animal,   pero   no   podía   engañarse,   no   era   más   que   un  pequeño respiro y tarde o temprano tendrían que acercarse al planeta.  Su   mala   fama   y   su   cantidad   de   excedentes   minerales   hacía   del  planeta un territorio casi virgen para los transportistas. Aunque el  nuevo gobierno intentaba por todos los medios dar una imagen de  modernidad, todavía eran pocos los que se acercaban, la promesa de  riqueza era más vaga que la posibilidad de acabar con el pescuezo  rebanado.  Y ellos no tenían a Riordan en la tripulación. Con suerte,  los temores de Julio serían infundados y regresarían todos sanos y  salvos y un poco menos pobres.  Julio no era conocido por su suerte.  Un   potente   temblor   volcó   su   taza   sobre   los   mandos   y   le  obligó a sujetarse a su silla para no caer al suelo. La nave se agitaba  como  si  hubieran  entrado  en  la  cola  de  un  cometa  pero  no  había  planetas   ni   cuerpos   celestes   en   la   ruta.   ¿A   qué   se   debían   esas  sacudidas? «Alerta,   alerta.   Se   detectan   graves   alteraciones   de   la   capacidad estanca de la cubierta de carga.» La información de Val, la IA de la Valkiria, avivó más la  alarma. —¡Val! ¿Hemos chocado contra algo? ¿Qué está pasando?  —preguntó Iulius intentando mantener la sangre fría. «Se ha originado una perturbación en la cubierta de carga.» —¿Quién está allí? «Se   detecta   la   presencia   de   Guillermo   y   de   Riordan.   Constantes vitales estables. También se detecta una tercera forma de   vida.» —Debe de ser el valak. «Negativo.» *** Por un momento le pareció ver el cielo estrellado. Era una  estupidez,   Riordan   era   consciente   de   ello,   pero   también   era 

3


consciente de lo que había visto: las estrellas y los árboles. Ahora no  había estrellas, no había árboles, sobre sus cabezas sólo se alzaba la  cúpula metalizada del hangar de la Valkiria. Las   turbulencias   lo   habían   arrojado   de   espaldas   al   suelo.  Guille no estaba muy lejos de él, de bruces, también se había visto  sorprendido por las repentinas sacudidas. Pero en su posición, lo más  probable es que no hubiera visto nada. Ya no había agujero. Ya no quedaba nada de su visión. Nada  salvo ella. Riordan alzó la cabeza para ver como el valok ya no estaba y  su   lugar   lo   ocupaba   una   joven   de   cabellos   oscuros   y   curiosa  vestimenta. Parecía tan sorprendida como él, puede que incluso más.  Miró al su alrededor con los ojos abiertos como platos, caminó un  par de pasos vacilantes antes desmayarse y caer al suelo. *** —Es humana —dijo Oma mirando los datos que la Valkiria  le proporcionaba. —¡No fastidies! —exclamó Riordan con sorna. —No   te   hagas   el   gracioso   conmigo   —dijo   la   doctora  dedicándole   una   mirada   congelante,   mucho   más   efectiva   cuando  quien las hace tiene unos ojos cuatro veces del tamaño normal—.  Cuando digo que es humana es porque es más humana de lo que  debería ser. No se detectan mutaciones selectivas en su genoma: no  tiene ni piel fotosintética, ni alteraciones hormonales, ni un sistema  nervioso optimizado. Es humana, en el sentido más auténtico de la  palabra. —Entonces…   ¿se   trata   de   una   princesa   de   Origen?   — preguntó Guille. —No,   no   se   detectan   variaciones   en   la   longitud   de   los  telómeros   y   su   genoma   ni   siquiera   tiene   limpieza   terapéutica.   Es  humana —repitió Oma. —Lo   dices   como  si   nosotros   no   lo  fuéramos   —dijo   Julio  bastante molesto.

4


—¡No   quiero   decir   eso!   —dijo   su   esposa   intentando  explicarse—. Es sólo que lo es demasiado: como si ella no se hubiera  visto afectada por la revolución genética. —Eso es imposible —murmuró Guille. —Claro,   aparecer   de   la   nada   en   medio   de   una   nave   es  perfectamente   normal   —murmuró   Riordan—.   ¡Te   digo   que   vi   el  cielo en la cubierta! ¡Y nieve! Nunca he visto nieve pero lo era; estoy  seguro. Julio miró al joven leónida. Riordan era impulsivo y carecía  de paciencia pero no estaba loco y era sincero. Y estaba la chica cuya  mera existencia parecía corroborar su historia. La muchacha seguía  inconsciente,   aunque   ayudada   por   una   droga   química.   No   sabían  quién era ni lo que hacía allí así que habían optado por sedarla. Oma,  su esposa y la doctora de la nave, había sugerido extraer material  genético para ver si en el análisis genómico se desvelaban algunas  dudas, pero parecía que sólo se habían añadido nuevos interrogantes.  Vestía de forma extraña. Si seguían el principio matemático de que la  elegancia era inversamente proporcional a la comodidad, se trataba  de la persona más elegante que había conocido nunca. —No tiene receptor Wernicke —dijo Oma mientras apartaba  con delicadeza el cabello de la joven, mostrando el espacio vacío tras  sus   orejas—.   Habrá   que   implantarle   uno   si   queremos   que   nos  entienda. —¿Tenemos?   —preguntó   Julio   arqueando   una   ceja.   Los  receptores de Wernicke no eran especialmente baratos ni crecían en  el césped de la cubierta solar. —Sí,   tu   padre   encargó   uno   de   repuesto   cuando   llegó  Riordan. Dijo que siempre tenía que haber uno, que nunca sabríamos  con quién nos encontraríamos. Y, a juzgar por nuestra invitada, no se  equivocaba. ella.

—Bien, fantástico —gruñó Julio—. Pónselo y hablemos con 

5


—Estaría   bien,   sería   tan   sencillo   ponérselo   mientras   está  dormida…   —Oma   frunció   el   ceño   y   golpeó   con   los   nudillos   la  cabeza de su marido—. ¿No recuerdas cuando te pusieron el tuyo? —¡Ouch! —se quejó el capitán mientras Guille y Riordan  disimulaban mal la risa—. ¡Tenía cuatro años! ¡No, no me acuerdo! —A mí, Oma me lo puso con doce —comentó Riordan—.  Me   dijiste   que   tenía   que   ser   fuerte   y  aguantar   el   dolor   porque   la  sedación podía matarme. Bueno —se explicó—, Val me lo dijo, yo  no te entendía. —Los   sedantes   compiten   con   los   neurotransmisores   que  emiten   las   conexiones   neuronales   que   despliega   el   receptor   de  Wernicke imp… —Vale  —la  interrumpió Julio—,  lo he   pillado.  Tiene  que  estar despierta. ¿Cómo lo hacemos? Acepto sugerencias. Lo único  que se me ocurre es que le agarramos fuertemente la cabeza y le  clavamos una aguja hasta el cerebro. Y luego intentamos convencerla  de que somos los buenos. Un silencio incómodo se aposentó en la enfermería. Ninguno  tenía   muy   claro   qué   hacer   y   no   había   voluntarios   para   la  microtrepanación. Normalmente se hacía de muy pequeño, sobre los  cuatro años, cuando ya se habían consolidado las bases del lenguaje  pero el hueso no estaba completamente calcificado. En el caso de  Riordan, había sido bastante más tarde pero era normal, nunca antes  había salido de Sparta y la implantación de los receptores Wernicke  sólo era frecuente en familias espaciales, ya vivieran en naves o en  los cientos de estaciones que habían proliferado alrededor de lunas y  planetas. Los spartanos, galileidos, verdanos y demás planetarios, en  general, aprendían el idioma de su casa y con eso tenían bastante.  Pero el espacio era un guirigay de lenguas y dialectos y nadie podía  aprenderlos todos; el receptor era el único mecanismo de garantizar  una comunicación viable.  —¡Panda   de   vagos!   ¡Vayámonos   a   fisgonear   un   poco   y   dejemos al viejo Marcos haciendo todo el trabajo! ¡Total, está muy   gordo y un poco de ejercicio no le vendrá mal!

6


Riordan y Guille rieron por lo bajo cuando el bozarrón del  mecánico resonó por los comunicadores de la nave. Julio también  contuvo la risa mientras respondía a su tío, la situación no era una  broma. —Marcos,   ¿qué   dicen   las   lecturas?   ¿De   dónde   ha   salido  nuestra pasajera inesperada? —Pues…   de   la  nada.   No  se   detecta   ninguna   fisura   en   el   casco.   Pero se  detectan un  montón de   cosas  raras:   polen,  hojas,   agua fría... Los sensores de Val se encienden y se apagan como las   luces de los burdeles de Xenna y recibos lecturas sobre no sé qué  radiación. —¿Radiación? —exclamó Oma preocupada. —Radiaciones Tardis, o eso pone aquí. Pero no tengo ni idea  de lo que es. «Radiaciones Tardis: En el 297 antes de la fractura, James   Lovelock realizó un experimento de teletransportación consiguiendo  reintegrar   una  manzana   doscientos   metros   antes   de   que   perdiera  completamente su estabilidad física. La desaparición de la manzana  generó   un   vacío   que   se   llenó   por   las   moléculas   que   desplazó   al   reintegrase en una nueva posición. El intercambio espaciotemporal   de   la   materia,   genera   una   energía   llamada   radiaciones   Tardis,   especialmente abundantes en las regiones colindantes a agujeros de   gusano. Las lecturas más altas se registraron en las inmediaciones   del antiguo puente entre sistemas. Actualmente todas las naves están   equipadas con detectores de radiaciones Tardis con el fin de prever   la aparición de agujeros de gusano esporádicos.» —¡Radiaciones   Tardis!   —exclamó   Guille   abriendo   mucho  los ojos—. ¡Ya sabía yo que me sonaba! Es la señal de que ha habido  un viaje espaciotemporal. —Otra novela —murmuró Riordan meneando la cabeza. —Sí,   otra   novela   —admitió   el  joven—.   Pero   mírala,   todo  encaja: su ropa, que halla aparecido de la nada, incluso que hayas  visto el cielo y la nieve. No hay que preguntar de dónde ha venido  sino de cuándo.

7


Julio   tuvo   que   reconocer   que   de   todas   las   hipótesis   que  habían   pasado   por   su   cabeza,   la   loca   idea   de   Guille   era   la   más  verosímil   y   explicaba   tanto   las   extrañas   lecturas   de   Val   como   la  curiosa indumentaria de la joven. —Val   —dijo   el   capitán—,   suponiendo   que   pueda   haber  aparecido de cualquier sitio��y de cualquier época. Según tus bases de  datos, de dónde hay más posibilidades que venga. «Calculando… 82, 4% La Tierra, finales del siglo XIX; 16,3   % París Nouvé,  435 antes de la fractura; 1,1 % París Nouvé, 227  tras la fractura; hay varios resultados con probabilidades menores.   He   basado   mis   cálculos   en   la   indumentaria   y   el   análisis   de   las   substancias   aparecidas   en   la   cubierta   de   carga,   con   total   independencia en tiempo y espacio, como me ordenó»   —La   Tierra   —repitió   Oma—,   eso   podría   explicar   su  genoma inalterado. —¿La   Tierra   siglo   XIX?   —preguntó   Riordan—   ¿Y   cómo  demonios llegó aquí? Que yo sepa, todavía no se puede viajar en el  tiempo.  —Quizás al otro lado de la fractura... —sugirió Guille. —Puede —dijo Julio frunciendo el ceño, la información de  Val no facilitaba las cosas, ¿o sí?. Julio caviló un momento y sonrió  con malicia—. Que nos lo diga ella. —Pero estamos en las mismas —dijo Riordan—, ¿quién le  pone el receptor? —Oh, eso está muy claro ahora —dijo Julio mirando a Oma.  Ésta le miró interrogante durante un momento antes de entender a  qué se refería y asentir con una sonrisa maquiavélica. —Si lo pensamos con cuidado —empezó a decir la doctora —,   lo   más   probable   es   que   se   trate   de   una   jovencita   victoriana,  vulnerable   y   asustadiza,   que   no   ha   oído   hablar   en   su   vida   de   la  selección   dirigida   ni   de   mejoras   genéticas.   Para   ella,   somos  hombrecillos verdes, nunca mejor dicho. —¿Y   qué   hacemos?   —preguntó   Guille—.   ¿Buscamos   a  alguien de Origen?

8


—Sí, no es mala idea —dijo Oma—, pero también podemos  usar a un leónida con inhibidor hormonal. —Oh,   no   —dijo   Riordan   cuando   todas   las   miradas   se  volvieron hacia él—, no, eso no va a colar, tú eres la doctora, Oma,  es tu trabajo, a mí no me metas en esto. —¡Eres el único que se puede acercar a ella sin que salga  gritando! —Está encerrada en una nave espacial a años luz de su casa,  ¡va a salir gritando haga lo que haga! —Es igual —sentenció el capitán—, si es necesario es una  orden.  Riordan iba a protestar de nuevo pero se dio cuenta de que  no serviría de nada. Bajó los hombros con resignación y suspiró. —Eso   está   mejor   —dijo   Julio   con   una   palmadita   en   la  espalda. —Ve a ducharte —dijo Oma arrugando la nariz—, apestas a  valok. Riordan exhaló aire y abandonó la enfermería. Al poco de  salir por la puerta se oyó un fuerte golpe: el airado leónida había  pegado una patada a la pared. esposa.

—¿Crees que funcionará? —preguntó Julio, en voz baja, a su 

—Creo que tiene más posibilidades que nosotros, además — añadió—, puede que con la ducha salga un poco de su magnetismo  leónida. —¿Te   refieres   a   las   feromonas?   —La   misma   hormona,   la  spartina,   que   actuaba   dando   fuerza   y   agresividad,   presentaba   una  composición química muy similar a la de las hormonas de atracción  animales—.   Pensaba   que   con   el   brazalete   estaba   solucionado  también eso. —Y lo está —le tranquilizó su esposa—, pero se mantienen  unos niveles basales. ¡No voy a arrojarme en sus brazos, Julio! Pero  el chico tiene… algo.

9


—Fantástico —gruñó—. Me dejas mucho más tranquilo. *** Hacía frío pero a ella no le importaba. Estaba muy enfada.  Estaba furiosa. ¡Esa maldita máquina también era en parte suya! Pero  no, las mujeres no estaban hechas para la ciencia, su simple cerebro  nunca   podría   entrever   los   mecanismos   que   hacían   que   el   mundo  funcionara. Su padre no era así, al menos no siempre, pero cuando  aparecían los grandes señores ella volvía a ser relegada a la posición  de bonita jovencita con demasiado carácter para una buena esposa.  No era cierto, ella intentaba hacer las cosas bien, siempre intentaba  hacer las cosas bien. Era una buena hija, sería una buena esposa y no  era tan irascible como pretendían. Si no hubiera tenido autocontrol,  les hubiera mandado al infierno a todos en vez de al árbol que se  interponía en ese momento en su camino. La   señora   Astor   seguro   que   la   hubiera   reñido   por   haber  abandonado  a   sus   invitados.   Pero  una   retirada   estratégica   era   una  buena   táctica   militar.   Ya   se   le   ocurriría   algo   que   justificara   su  ausencia. Se   secó   las   lágrimas   de   frustración.   Sus   pasos   la   había  llevado al cercado que mantenía cerrado el gran experimento de su  padre. Esa noche era su noche. La noche en la que conseguiría el  patrocinador que pagaría sus deudas y les devolvería al estatus que se  merecían y que parecían mantener en su suite del Waldorf­Astoria.  La enorme esfera de cobre brillaba tenuemente a la luz de la  luna y Becky sonrió al verla. Parecía mentira como sus problemas  parecían desaparecer ante el enorme aparato.  Escuchó voces a su espalda. Reconoció la de su padre y la  del señor Curtis. Si era como se temía, detrás de él estarían el señor  Astor   y   toda   la   cohorte   de   adinerados   caballeros.   No   debían  encontrarla allí. Becky   se   refugió   entre   los   árboles   y   esperó   a   que   todos  hubieran   entrado   en   el   laboratorio   antes   de   salir   de   su   escondite.  Resultaba ridículo que a su edad se comportara como una chiquilla.  Pensó   en   regresar   al   hotel   antes   de   que   todos   volvieran,   pero   la 

10


perspectiva   de   un   nuevo   sermón   de   la   señora   Curtis   no   la  entusiasmaba demasiado. Pensó en colarse en el laboratorio y ver el experimento con  sus propios ojos. Pero cambió de opinión, el espectáculo no estaba  allí   dentro.   Estaría   fuera.   Si   conseguía   estar   en   el   sitio   apropiado  podría ver el evento en todo su esplendor. Caminó con torpes pasos sobre la nieve. Los botines no eran  un   calzado   adecuado   para   ese   terreno   y   empezaba   a   notar  entumecidos   los   dedos   de   los   pies.   Pero   si   estaba   en   lo   cierto,  merecería la pena el frío y el futuro sermón de la señora Astor. El descampado estaba débilmente iluminado por una serie de  bolas   conectadas   directamente   al   suelo,   fruto   de   un   experimento  anterior de transmisión de la electricidad sin cables. Los árboles más  cercanos estaban a varios metros y desde allí, tenía una perspectiva  única de la torre de metal con la gran bola de bronce. Era el sitio  perfecto. Beckie sonrió y esperó.  Los rayos iluminaron el cielo. Las   esferas   que   había   a   su   alrededor   se   encendieron  súbitamente alcanzando la incandescencia antes de explotar y dibujar  un círculo eléctrico a su alrededor. Beckie se asustó, sabía que la  corriente   alterna   no   era   ninguna   broma   y   no   quería   acabar  electrocutada, pero no se movió de dónde estaba. Dar un paso en  falso hubiera sido un error fatal.  Entonces   pasó   algo   extraño:   el   aire   se   dobló.   Hizo   ondas  como si fuera la superficie de un estanque y se abrió una ventana.  Tras la ventana una estructura abovedada, iluminada como si fuera  de día pero ninguna ventana dejaba ver el cielo.  Beckie sintió como su cuerpo vibraba al ser recorrido por  cientos de ráfagas de estática. Se miró las manos y por un instante le  pareció que no estaban allí. Pronto se dio cuenta de que no eran sólo  sus   manos   las   que   se   desvanecían   en   el   aire   para   volver   a  reconstruirse.   Miró   a   su   espalda   y   tras   de   sí,   vio   el   bosque   de  Colorado   Spring.   La   ventana   se   cerraba   y   con   ella   desaparecía  aquello que conocía.

11


Estaba en la bóveda de metal. Había cajas y personas. ¿Eran  personas? Intentó caminar, pedir ayuda, pero su voz se ahogó en su  garganta y sus piernas se negaron a sostenerla, incluso su sentido la  abandonó sumiéndola en la inconsciencia.  *** Rebecca   abrió   los   ojos   con   lentitud.   Le   dolía   la   cabeza:  sentía como un ejército de tambores desfilaba tras sus sienes sin el  menor reparo. Se levantó con brusquedad al recordar lo que había  sucedido. —Es una pesadilla —dijo temblando. En realidad, una parte  gran parte de ella estaba convencida de que seguía dormida—. Es un  sueño —repitió.  ¿Cómo si no se podría explicar lo que había pasado? Lo que  seguía pasando. Ahora estaba encerrada en una habitación estrecha  que parecía un camarote de barco, pero ningún ojo de buey le podía  mostrar   dónde   estaba.   Una   luz   tenue   parecía   surgida   del   propio  techo,   sin   cables   ni   conducciones   visibles.   Y   las   pareces   estaban  hechas de un material que no podía identificar. No era ladrillo, ni  metal, la superficie tenía un tacto que le recordaba al cuero curtido  pero era mucho más duro. Si   era   un   sueño   estaba   tardando   demasiado   en   despertar.  Rebecca decidió que ya había dormido bastante y se pellizcó con  fuerza. —¡Au! —gimió y agitó el brazo. No había servido de nada —. Bueno, no estás soñando. ¡Oh, Dios mío! Si no era un sueño, entonces qué. Tuvo que controlarse para  no empezar a hiperventilar, el estrecho corpiño no la ayudaba mucho  y sentía como le faltaba el aire. No hacía mucho que había leído las  novelas   de   Wells,   la   señora   Astor   le   había   dicho   que   no   era  apropiado pero… Rebecca tragó las lágrimas que luchaban por salir  formando un nudo en su garganta; puede que no volviera a ver a la  señora Astor, puede que no volviera a ver a nadie que conociera. La puerta se abrió con un extraño siseo.

12


Rebecca   se   levantó   sobresaltada.   La   puerta   estaba   en  penumbra y por un momento le pareció apreciar un extraño reflejo en  los ojos del desconocido que atravesó el umbral. La novela de Stoker  acudió a su mente. Vampiros: aturden la mente confundiéndola con  ilusiones. ¡Eso debía de ser lo que estaba pasando! Era la presa de  uno de los habitantes de la noche. Retrocedió con pasos vacilantes hasta que la pared cortó su  retirada. Estaba temblando como una hoja. Deseó valor, como los  héroes de las novelas que leía, pero en esas novelas ellas no ofrecía  resistencia. Quiso mirar a su captor pero no pudo. Cerró con fuerza  los   ojos   esperando  el   momento  en  que   hincaría   los   dientes   en   su  yugular.   El   vampiro   apartó   su   cabello   descubriendo   su   cuello  desnudo. Rebecca tembló y luchó por no llorar. Notó su aliento y un  agudo pinchazo detrás de la oreja. Fue como si una cuerda de violín  se   rompiera   tras   sus   ojos,   agitándose   en   un   golpe   de   inusitada  violencia. Rebecca cayó al suelo de rodillas sujetándose el cuello, no  había sangre. —Me ha mordido —dijo a media voz—. ¿Me convertiré en  vampiro? —¿Qué? ¿Estás loca? ¡Yo no te he mordido! ¿Por qué dices  que te he mordido? —¿Cómo que no me  ha mordido? Y entonces… —su mano  estaba completamente limpia, no había sangre. Se tocó la zona del  presunto mordisco y encontró una pequeña esfera metálica detrás de  su oreja. —No lo toques —le advirtió el vampiro—, la zona estará  sensible hasta que el hueso se repare. —¿Hueso? ¿Qué me ha hecho? —Vale, ya está. No ha sido tan difícil, ahora ¿qué se supone  que tengo que hacer? No se dirigía a ella, hablaba con alguien más pero allí no  había   nadie.   ¿O   sí?   Y   si   había   alguien   pero   ella   no   podía   verlo?  Alguien invisible, como en la novela de Wells. Rebecca tragó saliva  y escrutó la habitación.

13


—Pues… no sé, habla con ella. Pregúntale de dónde viene y   cómo llegó a la Valkiria, ya sabes, es una chica. Creía que se te   daba bien tratar a las chicas. La voz era extraña y parecía que venía salir de todas partes a  la vez. —Vale, genio, me encantaría verte en mi lugar. ¡Un   genio!   Rebecca   había   leído   cosas   sobre   genios,   seres  terribles, todopoderosos y esclavos al mismo tiempo. Si el vampiro  tenía un genio a su servicio estaba en mayores problemas de lo que  creía, y eso parecía realmente difícil. —Bonita —dijo el vampiro refiriéndose a ella.  ¿Intentaba seducirla? No es que no fuera atractivo, la verdad  es   que   el   personaje   superaba   ampliamente   sus   expectativas   al  respecto.   ¿Pero   no   se   supone   que   los   seres   de   la   oscuridad   son  atractivos y seductores? Con ella no iba a funcionar. —No me llame bonita. —Está bien. ¿Cómo te llamo entonces? —Puede llamarme señorita Tesla. —Tesla, ¿cómo la medida del magnetismo? Es raro, pero a  mí me vale. Tesla pues; yo soy Riordan. Rebecca   inclinó   ligeramente   su   rodilla   en   una   discreta  inclinación a modo de saludo cortés. —¿Sabes   dónde   estás?   —Rebecca   negó   con   la   cabeza—  ¿Sabes cómo has llegado aquí? —una nueva negación—. Fantástico.  Supongo que no sabrás cómo volver, ¿no? —Si supiera, no estaría aquí, donde se suponga que es aquí. —Eres muy simpática, Tesla. —Y usted un maleducado —replicó sin controlar su carácter. —Realmente   simpática   —dijo   con  sorna—.   ¿Nadie   quiere  substituirme? —Tranquilo, chico diplomático. Lo estás haciendo muy bien.

14


—¿Os lo estáis pasando bien? —Mucho. —Me alegro —dijo frunciendo el ceño—. Tesla, no sé cómo  pero  estás  en una  nave  espacial  a  unos  cuantos  miles  de  años  de  distancia de tu futuro. A   Rebecca   le   costó   un   par   de   segundos   asimilar   por  completo   toda   la   información   que   había   en   la   frase   y   una   vez  asimilado su contenido, no puedo encontrar la lógica en la situación. —¿Futuro?¿Espacio? No tiene sentido. —Yo tampoco le veo el sentido pero… —¡No tiene sentido! —le interrumpió al borde del llanto—.  ¿Cómo puedo estar en el futuro? ¿Cómo puedo estar en el espacio? Le pareció ver algo parecido a la compasión en extraños ojos  del desconocido. Riordan, había dicho que se llamaba, y parecía no  mucho mayor que ella. ¿Un hombre del espacio? ¿Un hombre del  futuro? A lo mejor los ojos eran así en el futuro, negros con luz y  plateados en la oscuridad, como los de un gato.  Riordan le tendió la mano. —Ven —dijo—, te lo mostraré. Rebecca vaciló un momento antes de coger la mano que le  ofrecía, pero al hacerlo, se cerró sobre la suya como una garra, fuerte  y   delicada   al   mismo   tiempo.   Tiró   de   ella   sacándola   del   estrecho  habitáculo. La puerta se abrió con un siseo como por arte de magia,  nadie   había   al   otro   lado   y   Riordan   no   había   accionado   ninguna  manija.  —¿Qué  demonios se supone qué haces?  —dijo la extraña  voz del genio. —La llevo a la cubierta solar. Una imagen vale más que mil  palabras. Podéis jugar al escondite si no queréis ser vistos. A mí me  da igual. El   joven   avanzaba   con   rapidez   entre   por   los   estrechos  pasillos   mal   iluminados.   Rebecca   trotaba   detrás   de   él   intentando 

15


mantener   su   paso   y   al   mismo   tiempo,   observaba   todo   lo   que   la  rodeaba intentando captar hasta el más mínimo detalle que la ayudara  a comprender lo que le había sucedido. Se quedó sin respiración cuando reconoció la gran bóveda de  acero. Sólo que ahora la veía desde una perspectiva diferente, desde  arriba para ser más exactos. Y desde una altura de veinte pisos. —¡Cielo   santo!   —murmuró   sin   dejar   de   caminar,  maravillada por la inmensa construcción. Riordan seguía tirando de ella. Cruzaron puertas siseantes y  subieron escaleras metálicas que vibraban con sus pasos. Nadie se  cruzó en su camino. —¿No hay nadie más? —se atrevió a preguntar. —Sí,   somos   cinco   pero   los   otros   están   muy   ocupados  intentando que no los veas. Creen que te asustarás. —¿Más aún? Riordan sonrió, o eso le pareció a ella porque apenas podía  verle la cara. Llegaron a una habitación diferente a las demás. Se trataba  de una amplia sala con forma de semiesfera. El suelo estaba cubierto  por una suave capa de hierba verde y húmeda y el techo curvo estaba  formado por una serie de láminas metálicas que le recordaron a los  gajos de una naranja. Riordan la condujo al medio de la estancia y de  nuevo habló con su genio invisible. —Val —llamó, y Rebecca supuso que ese era el nombre del  misterioso ente—. ¿Se pueden plegar los paneles protectores? «La nave no está en un ángulo óptimo pero la exposición  continuada,   pero   una   exposición   no   prolongada   no   debería   ser  excesivamente perjudicial.» —¡Una   mujer!   —exclamó   la   joven—.   ¡Es   un   genio  diferente! —¿Genios? ¿Qué demonios estás diciendo? —dijo Riordan  enarcando una ceja.

16


—Te   oí   como   antes   hablabas   con   un   genio   y   ahora   estás  hablando   con   otro   diferente.   ¿Todos   los   otros   tripulantes   son  invisibles? —No,   no   hay   nadie   invisible.   Bueno,   Val   es   invisible,   es  algo parecido al espíritu de la nave. —¿Un fantasma? —Algo   así   —dijo   Riordan   que   parecía   divertirse   bastante  con la situación—. Pero es un fantasma bueno. O eso dicen, porque  la verdad es que si considera que sobras intenta matarte sin el más  mínimo   miramiento   —dijo   muy   alta   la   última   parte,   seguramente  para que el fantasma la escuchara muy clarito—. El resto hablan por  un comunicador que permite comunicarse a distancia. Es un poco  complicado de explicar. —Mi   padre   ha   trabajado   en   sistemas   de   comunicación   a  distancia —replicó Rebecca sin poder evitar un punto de acritud en  su voz. —Pero…   ¿no   vienes   del   siglo   XIX?   —preguntó   Riordan,  extrañado. —Hasta dentro de unos meses —recordó con una sonrisa,  resultaba absurdo emocionarse ante el cambio de siglo cuando estaba  a siglos de distancia de su época— vengo del 1899… ¡Oh cielos! — exclamó cuando los paneles de la esfera se abrieron completamente. Ante ella estaba el universo. Centenares de estrellas bailaban la danza cósmica hasta el  infinito.   Constelaciones   desconocidas   dibujaban   estelas   de   colores  imposibles. —Eso de allí es Verdara —dijo Riordan señalando al mayor  de los planetas de un brillante color turquesa que cubría parcialmente  el campo de visión, dibujando un arco que dividía en dos el universo —, el ochenta por ciento de su superficie está cubierta de agua pero  la carga iónica de la atmósfera hace que su cielo sea verde. Tiene  doce   lunas   habitadas,   y  casi   veinte   en  proceso   de   terraformación.  Desde aquí puedes ver Vadder y creo que la otra es Xena pero no  estoy seguro, en teoría nosotros nos dirigimos a Galileo que ahora no 

17


se ve porque queda detrás del planeta. Por allí está Sparta —dijo  señalando un punto remoto, mucho más alejado del resto—, es esa  diminuta esfera rojiza, parece minúscula desde aquí. Ah, me olvidaba  lo más importante —añadió con una cautivadora sonrisa—. Tesla, te  presento a Eos, el sol del sistema. Tras   el   arco   que   la   silueta   del   planeta   formaba   en   el  horizonte, comenzaba nacer una nueva aurora. *** Todas   las   señales   de   la   Valkiria   se   habían   activado   de  repente. Julio corrió por la cubierta de carga y subió las escaleras de  dos en dos hasta llegar al puente. Oma ya estaba allí. —¿Qué es lo que sucede? —preguntó a su esposa. —¡No lo sé! Los sensores se han vuelto locos. ¿Dónde están  Riordan y la chica? —En la cubierta solar, no te preocupes por ellos ahora —dijo  el   capitán   ocupando   su   puesto   con   presteza—.   Guille   y   Marcos  vienen hacia aquí. ¡Val! ¿Qué está pasando? «Se   detectan  fallos   en  la  integridad  de   la   cubierta   y   una   disrupción   en   el   campo   antimagnético.   También   se   registran  alteraciones en los estabilizadores de estribor.» —¿Hemos chocado con algo? «Negativo. No se ha detectado ningún objeto en trayectoria   de colisión.» —¿Otro visitante inesperado? «Si   se   refiere   a   la   presencia   del   sujeto   identificado   como  Tesla, negativo: no se detectan nuevas radiaciones Tardis.» —¿Hola? ¿Hoooolaaaa? ¿Hay alguien ahí? —dijo una voz   desconocida por los comunicadores de la Valkiria. —¡Mierda! —musitó Julio—. Tenemos compañía. —¿Compañía? ¿A qué te refieres con compañía? —preguntó  Oma con un leve temblor en su voz. 

18


Julio   miró   fijamente   a   los   hermosos   ojos   de   su   esposa,  meditó con cuidado sus palabras antes de preocuparla aún más. —Oma, escóndete, enciérrate en una de las habitaciones y no  aparezcas hasta que yo te diga que puedes salir. —Vaya, Tildan, parece que hemos asustado a las florecitas.   —se   carcajeó   una   voz   gutural—.  No   se   preocupen,   somos   del   servicio de mensajería, venimos a recoger su valok. —¡Piratas!   ¡No   hay   piratas   en   el   espacio   controlado!   — exclamó Oma. —Discútelo   con   ellos.   Diles   que   se   han   equivocado   de  sistema.   Había   oído   rumores   de   que   como   ahora   no   les   dejaban  trabajar   en   el   espacio   spartano   se   habían   abierto   nuevas   rutas   al  saqueo.   ¡Pero   nunca   pensé   que   atacarían   tan   cerca   del   espacio  verdano! —Entonces, ¿son leónidas? —preguntó su esposa sumando  nuevas inquietudes a la ya de por sí peliaguda situación. —Mierda —masculló—. Val, cierra la cubierta solar, que no  salgan ni Tesla ni Riordan, y manda una baliza de socorro a ver si  tenemos suerte y hay patrulleras cerca. «Afirmativo.   Procediendo   al   sellado   de   la   cubierta   solar.   Mensaje de socorro enviado.» —Toc­toc, ¿quién es? —Lárgate —increpó a su esposa—avisa a Guille y a Marcos,  que   se   queden  en  la   cubierta   de   carga,   intentaremos   arreglar   esto  pacíficamente. Esperó a que Oma abandonara el puente antes de abrir un  canal de comunicaciones. —Aquí Julio Santacana, capitán de la Valkiria. Su irrupción  incumple las normativas de encuentros espaciales según las vigentes  leyes   del   sistema   verdano,   debemos   pedirles   amablemente   que   se  retiren. —«¡Anda ya!» pensó Julio lamentando la insistencia de su  esposa en que no hubiera armas a bordo.

19


—Capitán   Santacana,   le   responde   el   capitán   Tildan   Ave­ negra, disculpe mi lenguaje pero me importan un huevo las leyes  verdanas. Puede escoger: dénos el valok y seguirán el camino con  casi todos sus cuellos intactos, o bien, cogemos el valok y no siguen  su camino porque nadie tendrá cuello. «¡Joder, joder, joder!» pensó Julio.  Cómo  demonios podía  hacerles entender que el valok ya no estaba; que había desaparecido  en una anomalía espaciotemporal. Tenía que ganar tiempo, tiempo  para que el mensaje fuera recibido, para que fuera contestado. Pero la  señal de repetición más cercana estaba a medio día de distancia y la  posibilidad de que fuera captada antes, era irrisoria. —Capitán   Ave­negra,   nos   encantaría   colaborar   con   usted,  créame,   no   tenemos   la   menor   intención   de   poner   trabas   a   su  recogida. Pero el valok ya no se halla en nuestro poder. El animal  incomodaba demasiado a la tripulación —«No nombres a Oma»— y  tuvimos que renunciar al encargo. —Oh, es una pena entonces. Lástima que interceptáramos la  última transmisión en la que se quejaba a una tal Brunilda, de las  molestias que causaba el animal. Así que, por favor, agradeceríamos,  por su propia integridad, que dejara de tomarnos por tontos. —No sé lo qué han oído pero no tenemos al valok —dijo  Julio   maldiciendo   por   enésima   vez   haber   aceptado   el   maldito  encargo. «Un molesto animal, nada más. ¡Maldita Brunilda! Ésta me  la   pagas»   Claro,   que   también   tenía   que   explicar   a   su   jefa,   la  desaparición del puto bicho.  —Entonces no les molestará que lo comprobemos nosotros  mismos. «Claro, voy a dejar en una docena de leónidas sin collar se  paseen por mi cubierta. Muy listo, Julio.» —Por supuesto —dijo el capitán mordiéndose la lengua—.  Preparen el túnel de amarre; les abriremos la puerta. Val —añadió  tras haber cerrado las comunicaciones—, activa todos los sensores  necesarios, quiero saber cuántos son. Y dame información del clan  Ave­negra,   quiero   saber   a   qué   me   enfrento.   Avisa   a   Guille   y   a  Marcos de la situación; que se queden en la cubierta de carga y no 

20


busquen follones; que agachen la cabeza cuando aparezcan nuestros  invitados y me dejen hablar a mí. No dejes salir a Riordan, pase lo  que   pase,   no   sea   que   decidan   llevarse   un   botín   extra.   Me   estoy  dejando algo… ¡Ah, sí! Lo mismo digo para Oma, que no salga de su  habitación. Tesla está con Riordan así que por ella no me preocupo  ahora   mismo.   Localiza   posibles   armas   en   la   nave,   algo   más   que  cuchillos   de   cocina.   En   momentos   como   éste   lamento   haberme  pasado a la legalidad. *** Tesla intentaba no llorar, se le notaba, pero tenía los ojos  vidriosos y las pupilas titilaban como las estrellas que contemplaba  en   ese   momento.   ¿Era   emoción   o   dolor   lo   que   sentía   en   ese  momento?   Riordan   no   lo   sabía.   Había   resultado   una   joven   muy  extraña.   Cada   vez   que   hablaba,   el   leónida   temía   que   su   receptor  Wernicke se hubiera estropeado porque no conseguía encontrar el  significado. ¿Genios, vampiros, fantasmas? Sin duda era una chica  con   una   imaginación   desbordante;   la   versión   femenina   de   Guille.  ¿Pero   cómo   hubiera   reaccionado   él   si   se   hubiera   encontrado   de  repente   en   medio   de   un   sitio   que   no   conocía   rodeado   de   gente  extraña?   Probablemente   hubiera   atacado   primero   y   preguntado  después; instinto de supervivencia. —¿Estás bien? —se atrevió a preguntarle. cierto.

Ella   asintió   con   la   cabeza,   aunque   era   obvio   que   no   era 

—Es sólo que… —la emoción quebró su voz y le costó un  par   de   intentos   seguir   hablando—.   Es   el   espacio   —necesitó   una  nueva pausa para contener las lágrimas, Riordan se conmovió por ese  gesto—. Estoy en el espacio y no puedo dejar de pensar en lo mucho  que le hubiera gustado a mi padre ver esto. —Lo siento —dijo con sencillez, no se le ocurría que más  añadir. —No podré volver a casa, ¿verdad? Nunca. —Lo siento —repitió. —Me lo imaginaba —dijo con la voz tomada—. ¿Podría…?

21


—Te dejaré sola un rato —dijo adivinando la petición de la  muchacha—, vendré a buscarte dentro de un rato para presentarte al  resto. Ella no contestó. Desde donde estaba no podía ver su rostro  pero el movimiento de sus hombros le indicó que la barrera se había  roto y que Tesla estaba llorando. Levantó la mano con la intención  de consolarla, pero se arrepintió del gesto y se marchó en dirección a  la puerta. No se había alejado un par de metros cuando el gemido de  la joven le partió el alma. Riordan   apretó   los   puños   con   fuerza   y   siguió   caminando.  Diez minutos a solas la ayudarían a encontrarse mejor. Sabía que no  era cierto, que quizás nunca volviera a estar bien. —Julio —informó al capitán—, creo que necesita un rato a  solas   para   asimilarlo  todo  —nadie   contestó—.   ¿Julio?   —preguntó  extrañado. La puerta no se abría. —¡Val! ¿Qué está pasando? —El recuerdo de una situación  similar le provocó una capa de sudor frío. «Lo siento, Riordan, tengo órdenes de Julio de no permitirte   abandonar   la   cubierta   solar   hasta   que   los   intrusos   hayan   abandonado la Valkiria.» —¿Intrusos? —Riordan sumó dos más dos, si Julio no quería  que estuviera allí era porque los intrusos eran leónidas. Frunció el  ceño, arrugó la nariz y golpeó con furia la puerta, sabedor de que no  serviría de nada—. ¡Val, si hay problemas me necesitarán! Soy el  único que sabe defenderse, ¡maldita sea! ¡Abre la puta puerta! «Lo siento, Riordan.» —repitió la IA sin inmutarse lo más  mínimo. —¿Qué sucede? —le sorprendió Tesla a su espalda. La   joven   tenía   los   ojos   enrojecidos   por   el   llanto,   lo   que  acentuaba   en   sobremanera   sus   iris   de   color   verde,   pero   no   había  rastro de lágrimas ni en su rostro ni en su voz. 

22


—Nos   han   encerrado   —informó   Riordan—,   para  protegernos de los piratas. salvo?

—¿Piratas? —repitió alzando las cejas—. ¿Y aquí estamos a 

—Si no nos buscan sí, pero si pudiera salir podría ayudar.  ¡Podrían estar en peligro, Val! ¡Yo puedo ayudar!  —¿Cómo funciona la puerta? —preguntó Tesla—. ¿Vapor?  ¿Poleas? ¿Electricidad? —Es eléctrica —dijo Riordan sin saber a qué venían esas  preguntas. —¿Y cómo le llega la electricidad? No veo los cables. —Están detrás de este panel —dijo intentando extraerlo con  las uñas. —Déjame  —dijo  Tesla  echándolo  a  un  lado.  En  su  mano  llevaba una pequeña navaja multiusos. ¿De dónde la había sacado?  Con   inusual   destreza,   sacó   la   placa   dejando   al   descubierto   un  entresijo de cables multicolores y pilotos luminosos —. ¡Cáspita! — exclamó abriendo los ojos de par en par—. Es increíble… a ver si  entiendo, si este cable viene de … ajá, si quito éste debería… no, éste  no es. —¿Sabes lo que estás haciendo? —preguntó Riordan, pero  sabía   que   era   imposible   que   supiera   cómo  funcionaba   un   circuito  eléctrico. La puerta se abrió. —¿Cómo…? —dijo Riordan sorprendido, se había quedado  sin palabras. —Arreglo cosas —explicó Tesla—, mi padre dice que tengo  un don pero que me falta la chispa. —¿La chispa? —Sí —dijo Tesla con tristeza, mientras envainaba de nuevo  la pequeña navaja—. Lo que diferencia a alguien bueno de alguien 

23


genial;   la   chispa.   Supongo   que   es   porque   soy   mujer   —dijo  encogiéndose de hombros. —A mí me pareces genial —dijo Riordan sin pensar.  La muchacha sonrió con timidez y Riordan se sintió un poco  incómodo, no había pretendido que sonara de esa forma. —¡Vámonos!   —dijo   apresurándose   a   abandonar   la  habitación   del   césped.   Había   problemas   más   acuciantes   que   una  estúpida atracción química. *** El golpe en la boca del estómago hizo comprender a Guille,  que los leónidas no tenían sentido del humor. ¿O puede que sí? Sí,  definitivamente parecían del tipo de personas que se lo pasaban bien  jugando   al   hockey   con   piernas   arrancadas.   El   muchacho   notó   el  regusto ácido de la bilis en la boca mientras el grito de su hermano  resonaba en su cabeza. «Lección aprendida, no más chistes.» —Estoy bien —acertó a pronunciar. Su hermano podía ser  muy peligroso cuando se cabreaba pero, teniendo en cuenta que un  leónido transformado por la spartina valía como tres, estaban en clara  inferioridad numérica. Un ataque frontal era un suicido. —Os digo que no tenemos al valok —insistió Julio.  Ya lo había repetido varias veces y de hecho, el animal debía  de estar campando por los montes de la Tierra del siglo XIX, pero los  leónidas   no   parecían   tener   intención   de   retirarse   con   las   manos  vacías. En cualquier momento decidirían registrar la nave y entonces  encontrarían   a   los   otros   y   puede   que   decidieran   que   el   día   había  merecido la pena.  —Pues esta mierda apesta —dijo el que se había identificado  como Tildan, el capitán, mientras arrugaba la nariz al pasear por los  restos del corral—. Pensaba que los verdes no cagabais. Julio   no   contestó,   se   limitó   a   rechinar   los   dientes.   Guille  apreció como las venas del cuello de su hermano mayor se hinchaban  y palpitaban.

24


—Argos,   Claude   —gruñó   Tildan   a   sus   dos   compañeros,  apenas   menos   corpulentos   que   él—,   revisar   el   resto   de   la   nave.  Tened cuidado —les recordó—. No sabemos cuántos verdes podrían  estar   escondidos.   Yo   me   quedo   aquí,   con   nuestros   amigos:   el  mecánico gordo, el niño gracioso y el capitán con demasiado ego. *** —¿Quiénes son los nuestros? —preguntó Tesla asomándose  por la barandilla. Riordan tiró de ella obligándola a esconderse de  nuevo. —Los verdes —dijo mientras pensaba que era imposible que  el plan fuera bien.  Una parte de él le decía que se olvidara de todo, que era una  locura,   que   no   podía   hacer   nada   y   que   no   tenía   derecho   a  involucrarla. Pero también sabía que no tenían muchas alternativas,  esos tipos iba a saquear la nave y tarde o temprano les encontrarían  así   que   era   mejor   estar   preparados.   Tesla   temblaba   pero   había  determinación en su mirada. Riordan le cogió las manos e intentó  tranquilizarla. —Quizás no haga falta —dijo. —Sé lo que tengo que hacer —dijo Tesla asintiendo con la  cabeza—. Pero no sé si seré capaz. —Lo importante es que no te apresures. Riordan tomó aire. Miró con anhelo el brazalete que llevaba  en la muñeca, si se lo quitara estaría en igualdad de condiciones, la  spartina   también   lo   convertiría   en   un   hombre   bestia.   Pero   no,   su  ventaja no era su fuerza, había vencido a tipos mayores cuando era  un niño. «Luchas como una mujer.» le había dicho su tío tiempo  atrás; era un piropo. —Comienza el espectáculo. Dedicó una última mirada a la joven antes de abandonar el  escondite y encararse directamente con los tres intrusos. Guille le  miró intrigado, Marcos boqueó como un pez fuera del agua y Julio le 

25


atravesó con la mirada. Si el plan no salía bien, esperaba morir de  una forma rápida, al menos así no tendría que enfrentarse al capitán. —   Yo   me   quedo   aquí,   con   nuestros   amigos:   el   mecánico  gordo, el niño gracioso y el capitán con demasiado ego —parloteaba  el que parecía ser el jefe.  Todavía   no  se   había   dado   cuenta   del   joven   que   avanzaba  hacia él con aire decidido. —¿Quién está al mando? —preguntó Riordan a voz en grito. —¿Qué   es   esto?   —se   burló   Tildan—.   ¿Un   cachorro  castrado? Eso le dolió. Tenía que reconocerlo, no era la primera vez  que se lo llamaban y la sangre le hervía con la sola mención del  término “castrado”. Quizás le dolía tanto porque en parte era cierto;  el inhibidor se ocupaba de ello.   —Deduzco que si hablas tanto es porque tienes algo que  decir. Te desafío. —Perdona, pequeño, no te he oído bien. —No   seas   capullo.   He   dicho   que   te   desafío   —consiguió  decirlo sin que le temblara  la  voz,  pero ahora venía la parte más  complicada. Y si Val no cumplía, sería también, el principio del fin. —¡Riordan! —gritó Julio—. ¡Cállate! —Deberías saber que no puedes ir desafiando a los mayores  así como así —dijo Tildan, parecía divertido con la situación. —Tengo el derecho de sangre —dijo Riordan—, soy cabeza  de mi clan; Luna­Roja, ¿te suena? Su   declaración   causó   el   efecto   deseado.   Los   piratas  comenzaron a murmurar entre sí. —Eres un imbécil —masculló Julio. Riordan le ignoró.  Tildan   sonrió   ampliamente,   mostrando   unos   colmillos  afilados. —Si es cierto, eres mejor que una mierda valak.

26


—Te desafío —repitió el joven. —Me   importa   una   mierda   tu   desafío,   vales   más   vivo   que  muerto pero si das problemas, sólo tengo que arrancarte el pellejo.  ¡Argos! Ocúpate de él. Una de las moles se abalanzó sobre él pero Riordan rodó por  el suelo escapando de su presa. Era torpe y parecía confiado, no sería  un problema grave si sólo estuviera él pero había otros dos y puede  que mejores rivales. Como leyendo su mente, el otro subordinado le  pilló desprevenido y le agarró por el brazo. Riordan intentó zafarse  de la presa pero Claude retorció su hombro provocándole un dolor  intenso. El joven gimió de dolor pero reaccionó a tiempo y giró en  dirección   contraria   consiguiendo   liberarse   pero   tenía   el   brazo  adolorido. —¡No! —exclamó Tesla saliendo de su escondite. Todos   giraron   la   cabeza   para   observar   a   la   joven   que  temblaba   como   una   hoja   y   que   parecía   que   podía   desmayarse   en  cualquier momento. —¡Estúpida!   —le   gritó   Riordan—.     Te   dije   que   te  escondieras. ¡Sal de aquí!   —Una mujer —murmuró Tildan, relamiéndose—. Y muy  bonita… ¡Una auténtica princesa de Origen! —¡Hijo de puta! —le insultó perdiendo el control—¡No te  acerques a ella!  —¿Por qué, cachorro? ¿La princesa es tuya?  Riordan no  dijo nada,  pero mantuvo   la  mirada  desafiante.  Era   consciente   de   que   los   otros   dos   se   preparaban   para   volver   a  atraparle. Tesla titubeó un momento y retrocedió un par de pasos. —No,   cachorro,   ahora   la   princesa   es   mía   —dijo   Tildan  avanzando a grandes trancos en pos de la muchacha—. Ocuparos de  él —añadió antes de salir corriendo. —¡Corre, Tesla! —la instó Riordan, pero no era necesario; al  ver que el gigante avanzaba hacia ella había emprendido una carrera 

27


a ninguna parte, siguiendo el entramado de estrechos pasillos de la  Valkiria. *** El corazón latía con tal fuerza que sentía que en cualquier  momento   lo   tendría   en   su   mano   en   vez   de   en   su   pecho.   Estaba  aterrorizada,   las   piernas   le   temblaban   tanto   que   apenas   podían  sostenerla. El pasillo hacía un recodo bajo y estrecho. Rebecca no se  lo pensó dos veces y se metió en la oquedad rezando porque fuera  suficiente para que la bestia no la encontrara. Sentía que le faltaba el aire y por el contrario, su respiración  le   parecía   tan   ruidosa   como   un   tren.   Tragó   saliva   intentando  tranquilizarse pero era inútil. Cerró los ojos y se mordió los labios  mientras   las   lágrimas   resbalaban   por   sus   mejillas.   Recordó   las  palabras   de   Riordan.   «Tenemos   que   separarlos.   Tesla,   tengo   que  pedirte   algo.»   En   aquel   momento   no   había   parecido   tan   difícil.  «Cuando   la   spartina   controla   tu   cuerpo   sólo   hay   dos   cosas   que  importan: la primera es demostrar que eres el más fuerte; te vuelves  agresivo y peleas por tonterías. Tienes que demostrar que estás al  mando.   La   segunda   cosa   que   importa   es…   el   sexo.»   En   aquel  momento se había escandalizado, nunca antes había hablado del tema  con nadie, hasta donde ella sabía, si no estabas casado era pecado.  «Matar   y   follar:   el   estilo   de   vida   spartano.   Hay   muchas   leyes   y  muchos códigos pero no te dejes engañar, todo se reduce a lo mismo.  Y   no   son   muy   selectivos,   vale   cualquiera.   Sólo   tres   normas   al  respecto: ni tu madre, ni tu hermana, ni la mujer de otro si no estás  dispuesto a matar a su marido. Eres muy bonita.» Entonces se había  sonrojado al escuchar sus palabras. «Sin duda irá a buscarte.» Y así había sido. Sólo se  trataba de  separar  a los intrusos, de  alejar  al más  peligroso, de darles una oportunidad de contraatacar. Pero ahora ya  no le importaba el plan, sólo quería que todo acabara pronto. Oyó los  pasos que se acercaban, estaba realmente cerca. ¿Qué pasaría cuando  la encontrara? No, era mejor no pensar en eso. Pero no había forma  de quitárselo de la cabeza. Intentó ahogar sus gemidos mordiendo el  puño con fuerza. Estaba muy cerca. Podía olerlo, apestaba a sudor 

28


fuerte y cuero gastado, y un olor especiado, como de pimienta, que  no conseguía identificar. —¡Cucú! Vio los ojos plateados refulgir en la oscuridad y supo que la  había encontrado.  «Cuando llegue el momento lo sabrás.» ***   Riordan le miró a los ojos y le hizo un gesto. Julio asintió  con   la   cabeza.   Era   un   plan   de   locos,   poco   menos   que   un   ataque  frontal, pero podía funcionar. El muchacho captaba la atención de los  dos  esbirros  y el  capitán,  la  mayor  de  las  amenazas,  había  salido  corriendo en pos de la muchacha. Sintió una punzada de culpa al  pensar en ella; si acababan rápido podrían llegar a tiempo.  El   joven   leónida   sonrió   con   malicia   y   mostró   los   dos  cuchillos de cocina que había mantenido ocultos bajo la ropa. Oma  no quería armas en la nave pero los cuchillos no contaban.  —¿Qué   te   crees   que   puedes   hacer   con   esos   cuchillos,  cachorro? —dijo uno de los piratas, puede que Claude. —No te servirán de nada contra nuestras garras —aseguró el  que debía de ser Argos. Ambos habían enfundado sus armas minutos  antes, cuando habían decidido que querían atraparlo vivo. —Cierto —admitió Riordan—, pero ayudarán a mis amigos.  Antes   de   que   los   dos   gigantes   pudieran   reaccionar,   el  muchacho deslizó las armas en direcciones diferentes.  Una fue a parar a sus pies. Julio la recogió con presteza y  sintió como su mano recordaba la empuñadura. Hacía mucho tiempo  que   no   peleaba,   confiaba   que   los   últimos   años   de   buena   vida   no  hubieran pasado demasiada factura.  El otro cuchillo aterrizó a los pies de Guille que dudó un  momento   antes   de   empuñarlo.   Él   y   Riordan   se   entrenaban   cada  mañana, pero nunca había estado en una situación de peligro real. Él  se había ocupado de eso, después de todo, él era su hermano mayor y  Guille sólo un crío.

29


—¿Y yo qué? —gruñó Marcos.  Su orondo tío se había quedado sin arma, pero no le importó  mucho, agarró una de las varas de metal que habían estado utilizando  en   el   corral   del   valok   y   la   esgrimió   con   decisión   como   un  improvisado   garrote.   Puede   que   estuviera   obeso   pero   sus   brazos  seguían siendo puro músculo y su mala saña era reconocida en varias  estaciones espaciales. Uno de ellos, ¿Claude?, hizo ademán de recuperar su arma  pero Riordan se la arrebató con un rápido movimiento y atestó un  brutal   golpe   con   el   codo,   dirigido   directamente   a   la   nuez   de   su  contrincante. El coloso cayó de rodillas sujetándose la garganta con  ambas manos, boqueando como un pez fuera del agua, intentando  respirar   desesperadamente.   Riordan   aprovechó   la   oportunidad   y  encastró   su   rodilla   contra   la   nariz   sin   el   más   mínimo   titubeo,  dejándola   reducida   a   un   amasijo   sanguinolento   sin   forma  determinada. Claude se cayó redondo al suelo, pero todavía estaba  consciente. El joven no tuvo la más mínima piedad, el gigante no  ofrecía resistencia así que le fue sencillo partir su brazo con un gesto  seco. Un alarido desgarrador resonó amplificado por los ecos de la  cubierta   de   carga   y   sacudió   la   Valkiria,   antes   de   que   Claude   se  refugiara en la inconsciencia. Julio se sorprendió de la alevosía con la que el joven había  emprendido   la   ofensiva,   una   parte   de   él   se   asustó   al   ver   la  determinación que había en el rostro de su hermano adoptivo y supo  que todavía no había acabado. Pero no tenía tiempo en ese momento  para   preocuparse   por   él,   con  Claude   bajo  control,   quedaba   Argos  para ellos. Mientras   Riordan   estaba   enfrascado   con   Claude,   Argos  emprendió el ataque contra el menos del grupo. Guille ni siquiera  había cogido bien el cuchillo cuando se encontró con la embestida  del leónida. Por suerte, no era la primera pelea para Marcos y su  barra de acero barrió el aire golpeando el pecho del atacante. El golpe pilló desprevenido al leónida, pero el segundo golpe  fue más lento y Argos atrapó la barra con ambas manos. Tiró de ella  y la inercia obligó a Marcos a acercarse demasiado, intentó esquivar  las garras y le fue por un centímetro. La camisa se desgarró y se 

30


dibujaron cuatro líneas rojas sobre su pecho verde. Guille reaccionó  arrojándose contra la cintura de su adversario, con la firme intención  de tirarle al suelo, pero no funcionó, Argos le agarró por la camisa y  lo apartó de un brusco empujón que lo lanzó varios metros hacia  atrás. Pero estaba satisfecho, había conseguido hundir el cuchillo en  el muslo del leónida y ahora bramaba de dolor.  Ahora era su turno.  Julio golpeó con furia el puñal clavado  hundiéndolo más en la carne. Argos gritó de nuevo, el dolor le hizo  perder la concentración, se sorprendió al notar el frío tacto de la hoja  del otro cuchillo en su garganta.  —Ahora, tú y yo hablaremos. *** Riordan   corrió   por   los   pasillos.   ¿Dónde   se   habría   metido?   No  había gritos, quizás llegaba demasiado tarde. El miedo atenazó su  corazón.   No   temía   a   la   muerte,   podía   luchar   con   las   bestias   que  hicieran falta, sabía que ninguna de ellas suponía una amenaza en  combate singular. Pero la idea de ser responsable de la muerte de  Tesla le sacudía por dentro, sólo imaginarse lo que le podía haber  pasado   le   giraba   el   estómago   y   le   daban   náuseas.   Pero   no   podía  detenerse ahora. No habían sido más que un par de minutos, seguro  que llegaba a tiempo. Corría tan deprisa que no se fijó por dónde caminaba. Resbaló,  perdió el equilibrio y cayó al suelo de bruces, había patinado en el  enorme   charco   carmesí   cubría   la   superficie   del   pasillo.   Riordan  palideció a excasos centímetros de él había un cuerpo inerte. Era   Tildan.   En   su   cuello   había   clavada   una   pequeña   navaja  multiusos. Tesla  estaba  acurrucada  a  un  lado,  cubierta  de  salpicaduras  de  sangre.   Con   la   cabeza   escondida   entre   las   rodillas,   temblaba  violentamente. Alzó la cabeza al verle, su rostro era blanco como el  papel y sus ojos brillaban con una luz extraña. Se apartó aterrada al  reconocerle.  Riordan  se   asustó   al   reconocer   esa   mirada,   era   una   mirada   de  terror, auténtico y genuino y se había acentuado al verlo. Le tendió 

31


una mano para tranquilizarla pero ella se echó hacia atrás, sino fuera  porque   la   pared   cortaba   su   retirada,   la   muchacha   habría   salido  corriendo. —Tenía   tus   ojos   —dijo   con   un   hilillo   de   voz—.   ¿Eres   como  ellos? Riordan bajó la mirada, ese brillo acusador en sus ojos verdes  dolían más que los golpes. *** —Se pondrá bien —informó Oma antes de irse—. La sangre  no era suya. Pero está en estado de shock. —¿Y quién no? —dijo Julio.  Tesla estaba mortalmente pálida pero al menos, había dejado  de temblar. Había estado llorando durante un largo rato hasta que  había   caído   dormida,   ayudada   por   las   drogas   de   Oma,   eso   sí.  Confiaba en que no tuviera pesadillas. Riordan la contemplaba desde  la ventana de la enfermería. No había dicho nada desde que todo  acabara. La lanzadera había partido hacía una hora con un cadáver y  dos heridos a bordo. Habían ganado, sí, pero no había sido más que  una   victoria   temporal.   Ahora   sabía   quién   estaba   en   la   Valkiria   y  volverían a buscarle. —Has sido un estúpido —dijo refiriéndose al joven leónida.  Riordan no contestó—. ¿Era necesario que anunciaras tu presencia a  gritos? En cuanto lleguen a puerto, habrá un centenar de tipos como  ellos que vendrán tras nosotros buscando tu cabeza. —Val —llamó Riordan— ¿Conseguiste hacer lo que te pedí? «Afirmativo: procedí a vaciar los tanques de oxígeno de la  lanzadera.   Confundí   los   sensores   del   soporte   vital   con   lecturas  falsas.» furioso.

—¿Qué   hiciste   qué?   —exclamó   Julio   entre   sorprendido   y 

«Según mis cálculos: tenían media hora de navegación antes  de   que   empezaran   a   sufrir   molestias   respiratorias.   A   estas   alturas 

32


todos   deben   de   haber   muerto.   La   amenaza   a   la   Valkiria   ha   sido  neutralizada.» —No   podía   dejar   que   se   escaparan   —murmuró   Riordan  frunciendo el ceño, pero desviaba la mirada. —Los has matado a todos. Julio no sabía qué decir ni qué hacer. Se sentía furioso pero  también sentía que se había quitado un peso de encima. De repente,  el muchacho que tenía delante de él era un desconocido. Hasta esa  mañana   no   le   hubiera   creído   capaz   de   matar,   y   menos   con   tanta  sangre fría pero había sido capaz de utilizar la programación primaria  de la Valkiria para hacer que eliminara la amenaza a su tripulación  de la manera más eficaz. Y había sido capaz de usar a una joven  desorientada como cebo vivo.   ¿Qué   pensarían   los   demás?   No   quería   ni   imaginar   la  reacción   de   su   esposa.   Y   Guille,   ¿le   itneresaba   que   su   hermano  menos pasara tanto tiempo con ese individuo? Ya no estaba seguro  de nada. Sería mejor no decirle nada a los otros. Él podía entender  las razones de Riordan, al menos en parte, pero quizás los otros no  fueran tan comprensivos.  —¿Qué será de ella? —preguntó Riordan. El  cambio  de  tema  le  pilló  desprevenido.  Un  juramento  y  una  maldición se dibujaron en su mente pero no llegó a soltarlos. —La llevaremos a Origen, Brunilda se ocupará de encontrarle un  hogar. Allí estará bien —. El muchacho asintió con la cabeza. —Estará bien — repitió. —¿Sabes? —dijo Julio—. Hasta hoy creía que te conocía. Puede  que no seas verde pero pensaba que eras igual que nosotros. Veo que  estaba equivocado, eres un leónida y hay cosas que no cambian; con  brazalete o sin él. Supongo que tu padre estaría orgulloso. FIN 

33


34


Sólo un parpadeo