Issuu on Google+

Madre querida y amada, ha llegado el día de tu cumpleaños y es el momento preciso para demostrarte todo el amor que te tengo. Tú me has hecho la persona que soy hoy en día, gracias a ti no carezco de valores y he logrado cosas que me eran inimaginables. Te agradezco todo esto y más, pues quizá no fue fácil, pero desde el momento en que nací, te he visto luchar por mi felicidad. Cada error mío me hizo aprender y me dio nuevas expectativas han quedado en el pasado. Te prometo que, de hoy en adelante, estaráspara mi vida. Cuando llegué a la madurez, me di cuenta de todo lo que hacías por mí, y te pido perdón por las veces en las que no te supe entender. Cada vez que te veía llorar se me partía el alma, y rogaba que me perdonaras. Gracias a Dios, nuestras pequeñas diferencias orgullosa del/la hijo/a que trajiste al mundo. El día de tu cumpleaños debe ser un día muy hermoso para ti, como me he encargado de que lo sean en estos últimos años, y lo seguiré haciendo, porque tú, mamita querida, te mereces todo, pues ni todo el dinero del mundo haría que termine de pagarte por todo el amor y las enseñanzas que me has dado.



Madre