Issuu on Google+

GUERRA FRIA

La Guerra Fría fue una disputa entre los Estados Unidos de América y la URSS, originada tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Nunca hubo un enfrentamiento militar entre las dos potencias, pero si una fuerte y constante lucha diplomática enmarcada en una mutua rivalidad ideológica. Antecedentes Aunque la Guerra Fría comenzó en 1945, los enfrentamientos entre Estados Unidos y La Unión Soviética tuvieron lugar desde 1917, a partir del triunfo de la Revolución Rusa, ya que Los Estados Unidos intervinieron en la guerra civil que dio origen a la URSS, apoyando al ejército blanco anticomunista, y además se negaron a reconocer el nuevo estado hasta 1933. A pesar de que los dos países fueron aliados durante la Segunda Guerra Mundial, sus relaciones comenzaron a deteriorarse debido a desacuerdos e incumplimiento de tratados firmados durante la guerra por parte de sus mandatarios. Desarrollo En 1946, pocos días después de un discurso pronunciado por el dictador soviético Josef Stalin en Moscú, el cual fue interpretado como una declaración de guerra ideológica a occidente, El ex primer ministro británico Winston Churchill, quien se encontraba de visita por Estados Unidos, hizo un llamado a una alianza con El Reino Unido a fin de contrarrestar el comunismo en Europa, al afirmar que una cortina de hierro había descendido sobre el continente, al encontrarse este bajo las antagónicas esferas de dominio capitalista y socialista. Bajo estas circunstancias, el gobierno estadounidense lanzó el Plan Marshall destinado a financiar la reconstrucción de Europa occidental, a lo cual Unión Soviética respondió aumentando su influencia en Europa oriental. Poco después, se creó la OTAN como tratado de alianza militar en occidente y se estableció la Republica Federal Alemana, al unir las zonas controladas por los tres países capitalistas vencedores de la Segunda Guerra Mundial (Estados Unidos, Francia y Reino Unido) en una sola. En la década de los cincuenta aumentaron las tensiones al triunfar la revolución en China y tras el lanzamiento de la primera bomba atómica soviética, dando comienzo a una intensa carrera armamentista. Estados Unidos, con el objetivo de evitar el comunismo asiático, envió tropas militares a intervenir en la Guerra de Corea iniciada en 1950 y aceleró el desarrollo económico en Japón, que se encontraba bajo su control. En 1961, a fin de proteger la Alemania oriental, el gobierno soviético comenzó la construcción del Muro de Berlín y al año siguiente, tras la revolución cubana, surgió una grave crisis, cuando se instalaron misiles soviéticos en Cuba. El presidente Kennedy ordenó el bloqueo naval de Cuba y amenazó con represalias nucleares, por lo cual los soviéticos retiraron los misiles a cambio de la promesa de Estados Unidos de no intervenir en los asuntos internos de Cuba. Tras la crisis de los misiles, la URSS comenzó a debilitarse luego de romper relaciones con la Republica Popular China y tras el descontento manifestado por los países de Europa oriental. Mientras tanto, Estados Unidos intervenía en la Guerra de Vietnam con el objetivo de conservar

1


el régimen capitalista del Sur, pero tras las constantes derrotas obtenidas, se retiró en 1973, y el triunfo del Norte comunista fue inevitable. Conclusión Hacia 1973, se inició una etapa de distensión, tras la firma de un tratado entre las dos potencias con el fin de detener la carrera armamentista y reducir su influencia en el Tercer Mundo. Sin embargo, este periodo se rompió cuando la URSS invadió Afganistán en 1980 para salvar el régimen comunista que gobernaba en dicha nación, por lo cual, el presidente estadounidense Ronald Reagan comenzó una nueva concentración de armamentos y retos para la Unión Soviética. En 1985, Mijail Gorbachov llegó al poder en la URSS, retiró las tropas de Afganistán y acordó con Reagan reducir la presencia de las dos potencias en Europa y disminuir la competencia ideológica en el mundo. Posteriormente, al encontrarse con una economía en bancarrota a causa de la carrera armamentista y una administración dominada por la corrupción, Gorbachov comenzó una serie de reformas destinadas a la reconstrucción del estado Soviético que resultaron ineficientes a pesar de la gran popularidad que alcanzó por sus acuerdos en política internacional, generando caos dentro de los estados soviéticos, haciendo que varios de ellos declararan su independencia y que finalmente la URSS se desintegrara. Esto significó un nuevo orden mundial con Estados Unidos como única superpotencia. Para mayor información referirse a: 1. ENCICLOPEDIA VISUAL DEL SIGLO XX. Un libro Dorling Kindersley. Casa Editorial El Tiempo. 1999. 2. HISTORIA DEL MUNDO. Un libro Dorling Kindersley. Casa Editorial El Tiempo. 2006. 3. UN MUNDO DIVIDIDO. Revista Semana. Edición No. 1243, Febrero 27 de 2006. Pág. 96. ELABORÓ: Cesar Alberto Rosero B. Universidad Autónoma de Colombia E – MAIL: carb872005@gmail.com

2


Guerra Fría