Issuu on Google+

RECURSOS INTANGIBLES

TRADICIÓN ORAL Y DIVERSIDAD ETNOLINGÜÍSTICA.


En el estado de Puebla se hablan seis lenguas reconocidas como vernáculas o amerindias, aunque en el municipio hay tarahumaras, tepehuas, mixtecos, zapotecos, totonacos, o nahuatlatos. Se han perdido más de 100 lenguas, pues a la llegada de los españoles había 189 lenguas vernáculas y hoy día están registradas en el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) 68, muchas de ellas con una riqueza multiforme. La tradición oral es la transmisión de saberes comunitarios de padres o abuelos hacia los hijos desde el arte de la oralidad, como un tesoro literario que se transmite de memoria a memoria. “ Ángel María Garibay, aborda la tradición oral mostrando la producción poética, poesía lírica, épica y dramática. También menciona el huehuetlatolli, traducido literalmente como “la palabra de los viejos”, “eran repertorios consignados a la memoria para irse transmitiendo a los jóvenes la sabiduría de la vida humana”. Años más tarde León Portilla, abordaría la tradición oral desde los cantos y poemas nahuas, retoma el huehuehtlahtolli y yancuic tlahtolli “Antigua y Nueva Palabra” desde la metáfora, los proverbios y las adivinanzas de los saberes de la tradición oral.

GASTRONOMÍA:


La gran variedad de especies, guisos y dulces que componen la gastronomía poblana son una gran herencia culinaria que tiene que probar obligadamente en su viaje a este destino. El mole elaborado a base de varios tipos de chiles, es uno de los platillos más importantes del estado que ha adquirido fama internacional, así como los chiles en nogada que se preparan preferentemente en los meses de agosto y septiembre, y que legendariamente fueron creados para honrar al general Agustín de Iturbide al mezclar ingredientes indígenas y criollos, como el chile, las nueces de Castilla y la granada, sirviendo además de inspiración a la bandera enarbolada por el Ejército Trigarante. También destacan las gorditas, las chalupas, el pipián y los gusanos de maguey, así como la repostería artesanal que decora las dulcerías de la ciudad con una grata explosión de colores, aromas y sabores, como las que expiden las exquisitas tortitas de Santa Clara, los jamoncillos de mazapán y leche de cabra, y los deliciosos camotes de vainilla, coco y piña.

ARTESANÍAS


La herencia multicultural de Puebla se refleja en su gran variedad de artesanías reconocidas internacionalmente, pues muchas de ellas se elaboran aún con técnicas ancestrales. talavera poblana, de origen árabe, se caracteriza por el contraste de la blanca loza y los elaborados diseños de azulejo; el grabado y pinturas en papel amate, de herencia prehispánica; las formas caprichosas y únicas de los diseños elaborados en ónix y mármol, que también han alcanzado fama internacional; la alfarería del barrio de La Luz, caracterizada por su loza café vidriada, así como los famosos árboles de la vida de barro policromado, provenientes de Izúcar de Matamoros y Acatlán de Osorio. Su riqueza cultural también se aprecia en la producción textil que consiste en sarapes, jorongos, chales, rebozos e indumentaria típica de las diferentes regiones del estado, que destacan por sus vistosos diseños y colores elaborados a base de hilo de algodón o lana, en los típicos telares de cintura o mecánicos.


El Barrio del Artista es un centro de trabajo y creación artística, donde los pintores y escultores exponen sus obras.

"ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO TRADICIONAL SOBRE LOS RECURSOS BIOLÓGICOS EMPLEADOS EN LA PRODUCCIÓN DE PAPEL AMATE EN LA COMUNIDAD DE SAN PABLITO, PAHUATLÁN PUEBLA" El proyecto de investigación que desarrolló el Mtro. Rebolledo Morales durante sus estudios de maestría en el Centro de Investigaciones Tropicales, abarcó dos aspectos principales; el primero fue un estudio etnobotánica de las especies utilizadas para la producción de papel amate desde la época prehispánica, así como el conocimiento sobre éstas entre los artesanos de la comunidad de San Pablito. Al mismo tiempo, se caracterizó el valor cultural de las especies útiles entre los Ñahñus (Otomíes).


El segundo aspecto de la investigación incluyó una aproximación etnográfica y de intervención dirigida a comprender y contribuir a revitalizar los conocimientos tradicionales relacionados con la utilización y producción del papel amate, en especial los que se refieren al conocimiento de las plantas utilizadas como materia prima. En la fase etnográfica se partió de utilizar criterios narrativos para reconstruir las historias que permiten recuperar la memoria colectiva. La fase de intervención abarcó la organización de eventos encaminados a la reflexión y revaloración cultural de los conocimientos tradicionales asociados con la producción de papel amate. Los resultados obtenidos durante el estudio etnobotánica demuestran los cambios que han ocurrido en el conocimiento de las plantas utilizadas como materia prima a partir de la continua experimentación de los artesanos con un gran número de especies vegetales y los cambios en el proceso de manufactura tradicional. Con base en esto, se diseñaron las diferentes estrategias de revitalización encaminadas a la recuperación de la historia, las técnicas, los usos y los procesos tradicionales de elaboración del papel amate, principalmente entre jóvenes y niños de la comunidad de San Pablito, Pahuatlán Puebla. Este trabajo formó parte del Proyecto “Producción Sustentable de Papel Amate” (2008-2010), llevado a cabo por la Universidad Veracruzana, la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, el Instituto de Artesanías e Industrias Populares y el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías.


ARTES ESCÉNICAS

Puebla tiene una rica actividad artística. El patrimonio artístico de los poblanos comprende un legado con milenios de historia, producto de los diversos pueblos que han habitado el territorio del estado desde la época precolombina. El estado es conocido por la gran calidad de su arte colonial, que cuenta con un museo especialmente concebido para la exhibición de las piezas artísticas virreinales. El arte poblano contemporáneo cuenta con mucha menor difusión que las artes de tiempos pasados. Los centros educativos juegan un papel importante en la formación de nuevos creadores. Existen instancias que promueven la creación artística, como el Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Puebla, financiado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y la Secretaría de Cultura del gobierno del estado. La principal problemática es que las obras de creadores poblanos no cuentan con gran difusión fuera del territorio del estado, amén de que la producción se concentra en la capital. TEATRO PRINCIPAL DE PUEBLA

El Teatro Principal es el espacio teatral más antiguo de México. Fue inaugurado en 1761 con la puesta en escena Antes que todo es mi dama, a cargo de la Compañía de Rodrigo Suárez.


En sus instalaciones se realizan obras de teatro, ópera, música, danza, variedades, festivales, espectáculos infantiles, conferencias, asambleas e informes de gobierno.

BAILES TÍPICOS DE PUEBLA La China Poblana La historia del origen de la China Poblana está llena de mitos fantásticos, sin embargo éste es el primer traje verdaderamente mestizo, y estubo en boga en México hasta mediados de los años 1800. Durante el virreinato, un carguero de las Filipinas, llamado el "Nao de China", echó amarras en el puerto de Acapulco. Entre los artículos más codiciados traía un textil llamado "castor", parecido al fieltro. Era muy popular entre las damas de alcurnia quienes lo compraban para sus criadas a las que llamaban "chinitas" (un nombre no relacionado con su origen étnico). La tela no era suficientemente larga para que las faldas llegaran al piso y se acostumbraba a añadirle tela de ceda en ambos extremos para completarlas.

La Danza Quetzales

de

los

La Danza de los quetzales tiene su origen en la era precolombina. Este antiguo rito aún se lleva a cabo y se cree que está dedicado al


sol, la lluvia y el trueno. Una de las teorías modernas sobre su creación señala que después de que una ave exótica llamada Q'a llegó a su extinción, los nativos decidieron crear el penacho colorido y espectacular para emular el plumaje de dicha ave. La danza se inventó para pedir a los dioses que restauraran el ave. La coreografía de esta danza incluye los saludos a las cuatro direcciones (los puntos cardinales), como toda danza precolombina. Hasta la fecha ésta se practica en celebraciones entre las comunidades indígenas de Puebla y Veracruz.

Danza de los Arcos Es una danza secular que se trenza como homenaje a la patrona del mar, como es la Virgen del Carmen, o al patrón de la localidad, en este caso San Bartolomé. Desde tiempos inmemorables los marineros de Cariño rinden homenaje a sus patrones con una danza que se compone por un número impar de hombres ataviados con una vestimenta blanca adornada con unos lazos de colores en su hombro izquierdo, una banda cruzada de derecha a izquierda que puede ser de distintos colores y un pañuelo floreado a la cintura. Los distintos pasos con bailes se denominan Puente Alto, Puente Bajo, Culebrina, Caracol, Paseo Largo y Nudo. Vinculada desde siempre a los marineros, la danza de arcos acompaña inexorablemente los festejos que se celebran en la villa. Nadie conoce a ciencia cierta su antigüedad, ni su procedencia, si bien los pasos del baile fueron transmitiéndose a lo largo de los años de manera inalterada de padres a hijos.


DANZA DE LOS NEGRITOS Cada grupo de "negritos" consta de trece muchachos, de los cuales uno, llamado "maringuilla", ve vestido de muchacha y lleva rebozo y una canasta. Los otros doce llevan camisas de colores brillantes y casacas y pantalones negros, estos últimos con aberturas laterales y muy ricos bordados sobre un material que generalmente es terciopelo o rayón. Adornan sus sombreros con espejos, flores de hojalata y plumas blancas. Generalmente los sombreros llevan además flecos, o hilos con cuentas, que cubren el rostro de los danzantes, que además se adornan con numerosos pañuelos en las muñecas y al cuello. La danza utiliza taconeo rápido y vigoroso, que se acompaña con castañuelas; en ocasiones, incluye el trenzado de cintas de colores alrededor de un poste, gracias a los movimientos de los danzantes que portan el extremo libre de las cintas. MÚSICA La música poblana está compuesta, desde sus orígenes, de canciones de rito: A los cuatro elementos en la música prehispánica, con maderas y caracoles; al solsticio de primavera y el inicio de la cosecha; y de canciones líricas del barroco o el novohispano al lado de una vihuela y voz, en música sacra o profana que enaltece los lazos espirituales y el sentir del alma. Marchas, valses, sonatas y conciertos son interpretados con instrumentos de tecla como el clavicordio, en los ensayos cámara virreinal, o el piano, en los grandes salones burgueses; instrumentos de cuerda como el violín, mandolina, contrabajo y la guitarra, para los típicos


corridos poblanos de gestas heróicas o sociales, y de leyendas; o la canción romántica, jocosa, chusca, de crítica, entremezclados por ritmos del folclor al estilo de una alegre huasteca improvisada, un son altivo del zapateado, danzón o huapango. También están las baladas y boleros de

las regiones del interior del arrancan suspiros a cualquier estoico y parco personaje

RADIO, CINE Y TELEVISIÓN

RADIO

Estado, que


CINE

TELEVISIÓN


Patrimonio Intangible con Potencial económico

La Danza de La China Poblana, Histórica: La historia del origen de la China Poblana está llena de mitos fantásticos, más sin embargo éste es el primer traje verdaderamente mestizo, y estuvo en boga en México hasta mediados de los años 1800. Política: Durante el virreinato, un carguero de las Filipinas, llamado el "Nao de China", echó amarras en el puerto de Acapulco. Entre los artículos más codiciados traía un textil llamado "castor", parecido al fieltro. Era muy popular entre las damas de alcurnia quienes lo compraban para sus criadas a las que llamaban "chinitas" (un nombre no relacionado con su origen étnico). La tela no era suficientemente larga para que las faldas llegaran al piso y se acostumbraba a añadirle tela de ceda en ambos extremos para completarlas. Geográfica:


La danza de la China Poblana ubicada en Cholula, Puebla es vista por mucho pobladores del estado de Puebla y algunos de sus alrededores, esta danza va en conjunto a la Daza de los Quetzales y la de Los negritos que son celebrados cada 24 de Octubre. Económica: La venta de los trajes típicos ya es desde hace tiempo una fuente de ingresos económicos pero se puede potencializar aún más si se da una mayor difusión a estas danzas principalmente a la de la China Poblana. Trabajar en conjunto del gobierno del Estado y la participación de la Inversión privada sería una puerta a la explotación de este patrimonio intangible del Hermoso Estado de Puebla.

Jurídica: En general, la china era un personaje de las ciudades mexicanas, a quienes los cronistas de la época y los investigadores posteriores han atribuido una cierta liberalidad en el ejercicio de su sexualidad, en un tiempo en que, en el imaginario social del México decimonónico, lo sexual estaba confinado al matrimonio y a la prostitución .Sin embargo, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, comenzaron a desaparecer, como ya lo había advertido José María Rivera en 1854.


Parte 2