Issuu on Google+

Muchas personas mayores probablemente no conocerán el término de bullying, ya que en sus tiempos de estudio dicho problema prácticamente no existía debido a que todos los niños venían con una buena educación desde casa y, además, aquel que intentaba hacer alguna chulería acababa siendo azotado por el maestro de turno.

A pesar de que hoy en día este tipo de castigos se hayan eliminado por completo en las escuelas ya que realmente en estos tiempos sirven más bien de poco, por aquel entonces funcionaban -y vaya que si funcionaban, que se lo pregunten a aquellos que recibieron un reglazo en el trasero por hablar en clase-. En una escuela de hoy en día eso es completamente imposible, ya que al profesor le caerían demandas por parte de todos los padres y finalmente acabaría en la calle. Dejando de lado el debate sobre si eso está bien o sobre si deberían volver los métodos de antes, lo que está claro es que la solución actual no está funcionando y hay que buscar otra -dejando libertad y considerando todas las opciones, sino se vuelve a estar en el mismo punto-. Así que, hay que buscar otra solución más civilizada. La educación en casa por parte de los padres es fundamental, y quizás debido a la sociedad de hoy en día -donde todo se hace deprisa y corriendo, casi sin tiempo para atender a la familia- se están creando muchos casos debullying repartidos por todo el mundo occidental. Curiosamente, en el mundo oriental muchos no saben ni de qué trata este término ya que en sus escuelas muy pocas veces suceden casos de este tipo. Obviamente hay excepciones como en cualquier lugar, pero no está tan extendido como en Europa y especialmente en Estados Unidos.


Muchas personas mayores probablemente no conocerán el término de