Page 1


CONSIGUE UNA EXCELENTE MEMORIA


Colección TÉCNICAS Y HABILIDADES 1. Técnicas de estudio para adolescentes. - ANTONIO GONZÁLEZ 2. El estudiante eficaz. - ANTONIO VALLE Y OTROS 3. Argumentar y razonar. - FÉLIX GARCÍA MORIYÓN Y OTROS 4. Consigue una excelente memoria. - LUIS SEBASTIÁN PASCUAL -


TÉCNICAS Y HABILIDADES

LUIS SEBASTIÁN PASCUAL

CONSIGUE UNA EXCELENTE MEMORIA Trucos y técnicas para todas las edades

EDITORIAL CCS


Página web de EDITORIAL CCS: www.editorialccs.com © 2008. Luis Sebastián Pascual © 2008. EDITORIAL CCS, Alcalá, 166 / 28028 MADRID Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.

Diseño de portada: Juan Manuel Redondo ISBN: 978-84-9842-181-1 Depósito legal: M-23676-2008 Fotocomposición: M&A, Becerril de la Sierra (Madrid) Imprime: Publidisa


ÍNDICE INTRODUCCIÓN

....................................................................

....................

11

............................

17

C a p í t u l o 1 . EL MÉTODO DE LA CADENA TRUCOS: 1. ACRÓNIMOS Y ACRÓSTICOS

.........

20

..................

24

......................................

27

C a p í t u l o 2 . PRINCIPIOS DE LA MNEMOTECNIA SABER MÁS: 1. ¿DÓNDE RESIDE LA MEMORIA? C a p í t u l o 3 . EL MÉTODO LOCI

TRUCOS: 2. EL TROVADOR Y SUS HISTORIAS C a p í t u l o 4 . SUPERAR LAS DIFICULTADES

.....................

38

....................

40

SABER MÁS: 2. EL CEREBRO EN CIFRAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . HOJA DE EJERCICIOS: 1. CUENTA LOS CUBOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . C a p í t u l o 5 . EL MÉTODO DEL ABECEDARIO ILUSTRADO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . SABER MÁS: 3. SAN ALBERTO MAGNO C a p í t u l o 6 . RECORDAR NÚMEROS

50

52 59

..............................

62

...................

67

...

70

...................................

76

C a p í t u l o 7 . EL MÉTODO DEL CASILLERO NUMÉRICO HOJA DE EJERCICIOS: 2. AJEDREZ

47

.............................

TRUCOS: 3. LETRAS PARA CONTAR NÚMEROS

.........................

79

....................................

85

C a p í t u l o 8 . EL CÓDIGO FONÉTICO / 1 TRUCOS: 4. EL CÓDIGO MORSE

7

5


C a p í t u l o 9 . EL CÓDIGO FONÉTICO / 2 HOJA DE EJERCICIOS: 3. SUMAS

..........................

87

.....................................

92

C a p í t u l o 1 0 . LAS PALABRAS CLAVE / 1 HOJA DE EJERCICIOS: 4. EL OBSERVADOR C a p í t u l o 1 1 . LAS PALABRAS CLAVE / 2

.........................

96

........................

100

.........................

102

....................

109

........................

111

.............................

122

SABER MÁS: 4. CAMPEONATOS DE MEMORIA C a p í t u l o 1 2 . LA BIBLIOTECA MENTAL SABER MÁS: 5. JOHN VON NEUMANN

...

125

..................................

137

C a p í t u l o 1 3 . ELEGIR Y RECORDAR CONTRASEÑAS HOJA DE EJERCICIOS: 5. REFLEJOS

C a p í t u l o 1 4 . MEMORIZAR NOMBRES

..........................

139

SABER MÁS: 6. LAS PALABRAS CLAVE DE ATKINSON . . . . . . . . . . . . 151 HOJA DE EJERCICIOS: 6. MAPAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155 ................................

157

...................................

168

C a p í t u l o 1 5 . REPASAR Y OLVIDAR SABER MÁS: 7. MEMORIA Y EDAD ANEXOS

1. PALABRAS CLAVE PARA EL MÉTODO FONÉTICO . . . . . . . . . . . . . . 175 2. HOJAS DE EJERCICIOS. SOLUCIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182

6


INTRODUCCIÓN Qué es la memoria. La memoria es un glorioso y admirable don de la naturaleza por el que recordamos las cosas pasadas, abrazamos las cosas presentes y contemplamos las cosas futuras por su parecido con las pasadas. Qué sea memoria natural. La memoria natural deriva excluivamente del don de la naturaleza, sin la ayuda de artificio alguno. Qué sea memoria artificial. Memoria artificial es el auxiliar y asistente de la memoria natural […] y es llamada «artificial» a partir de «arte», ya que es hallada artificialmente valiéndose de argucias mentales. Boncompagno DA SIGNA (Rhetorica Novissima, Bolonia, 1235)

¿Quieres tener una buena memoria? Te confesaré un secreto: en realidad ya la tienes, sólo que quizá no estés sabiendo aprovechar todo su potencial. A menudo veo a gente enfrentarse a la tarea de escribir con un teclado utilizando sólo dos dedos. Aun cuando a algunos no se les da mal del todo, lo cierto es que si verdaderamente quisieran escribir bien, ¿qué deberían hacer? La respuesta es obvia: aprender mecanografía, es decir, adquirir la técnica que les permita ser más eficientes utilizando todos los dedos que tienen en las manos. No existe una pócima mágica que conceda el don de una memoria extraordinaria, pero sí hay técnicas que, sabiendo aplicarlas, nos permitirán recordar todo aquello que deseemos. Este conjunto de técnicas forman lo que se conoce como mnemotecnia (término derivado de «Mnemósine», diosa griega de la memoria, esposa de Zeus y madre de las nueve musas). 7


Así pues, este libro trata sobre la mnemotecnia o, dicho con otras palabras, sobre la memoria artificial y las «argucias mentales» que el ingenio humano ha creado a lo largo de los tiempos con el propósito de potenciar esa facultad tan preciada —y en ocasiones, aparentemente tan limitada— que es la memoria, la memoria natural. En primer lugar, a través del método de la cadena aprenderemos qué son las técnicas mnemotécnicas, los principios en que se basan y cómo utilizarlas. Después abordaremos los distintos métodos mnemotécnicos desarrollados a lo largo de la historia, desde aquellos que ya empleaban los antiguos griegos y romanos hasta los sistemas más actuales. Por último, finalizaremos con una breve aproximación a nuestra memoria: saber cómo funciona nos permitirá utilizarla con más acierto. Cada capítulo, además, se completa con alguno de los siguientes textos: — Saber más: cifras, biografías, anécdotas, curiosidades…; en definitiva, textos que complementan el tema desarrollado en cada capítulo. — Trucos: una recopilación de los mejores y más conocidos trucos de los que habitualmente echamos mano para recordar cosas: los acrónimos, las rimas, el móvil, etc. — Hoja de ejercicios: para realmente tener una buena memoria, acepta el reto de superar estos ejercicios. Son de un valor inestimable, pues han demostrado ser muy eficaces ¡y entretenidos! También quisiera puntualizar cómo en muchas ocasiones se presenta la mnemotecnia solamente como un apartado dentro de lo que son las técnicas de estudio, sin 8


que constituya algo con entidad por sí mismo. Si bien es verdad que cualquier estudiante ha de sacar buen partido a estas técnicas de memorización, no es memos cierto que limitar su uso a la escuela sería un grave error. Cualquier persona puede ser más eficaz en la realización de una tarea si cuenta con una buena memoria, desde el ama de casa que no tiene que volver al mercado porque se ha acordado de todo lo que tenía que comprar, hasta el ejecutivo que demuestra su dominio y conocimiento del tema, citando en la reunión todos los puntos íntegramente de memoria, sin necesidad de ir leyendo notas o consultando apuntes. Por eso se presentan ejemplos pensando en la utilidad del día a día, y aun cuando partimos de unos principios aplicables a cualquier tarea, veremos —entre muchas otras cosas— cómo usar la mnemotecnia para acordarse de la matrícula del coche, del día que debemos acudir al médico o de dónde demonios hemos dejado las llaves de casa. Debo indicar, no obstante, que la presente obra no está pensada para personas que, por accidente o enfermedad, sufran problemas de memoria. A pesar de ello, sí es posible que en estas páginas encuentren alguna ayuda, principalmente en lo que corresponde a ejercicios (propuestas similares se llevan a cabo en talleres de memoria orientados a paliar esta deficiencia). Por último, señalar la gran fuente de información que hoy día constituye Internet (los grandes y pesados volúmenes de las enciclopedias en papel son ya, definitivamente, cosa del pasado). De entre las innumerables páginas web visitadas, hay especialmente dos que han resultado de gran ayuda en la redacción de este libro y 9


que merecen justo reconocimiento: «Wikipedia, la enciclopedia libre» (es.wikipedia.org) y «La Real Academia Española» (www.rae.es). Vaya desde aquí mi agradecimiento a todos aquellos cuyo esfuerzo las hacen posibles. Ahora ya sólo me queda decir: ¡Bienvenido a la aventura de Mnemósine! ¡Consigue una excelente memoria!

10


Capítulo 1

EL MÉTODO DE LA CADENA Voy a ponerte a prueba. Supongamos que debes memorizar la siguiente lista de palabras:

teléfono, avión, garaje, pantano, cascada, persiana, cohete, almacén, autopista, pino.

De acuerdo, mira la lista otra vez, y con los ojos cerrados trata de repetir estas palabras, a ver cuántas eres capaz de memorizar. Bien, ¿cuántas has logrado recordar? ¿Tres, cuatro, quizá cinco? Y además, con toda probabilidad, en un orden distinto a como aparecen escritas. Veamos cómo mejorar estos resultados. Si durante unos minutos pudiéramos abstraernos y observar nuestros pensamientos desde el punto de vista de un espectador imparcial, veríamos que nuestra mente va pasando de una idea a otra de forma aparentemente arbitraria. Quizá estamos viendo el volante de nuestro coche y al cabo 11


de un instante nos sorprendemos pensando en la ciudad perdida de Machu Picchu. ¿Por qué? Si pudiéramos seguir el hilo de nuestro pensamiento, veríamos que el volante nos recordó el coche de nuestro primo, un todoterreno con un tacto muy especial. Alguna vez hemos tenido la tentación de comprarnos un 4x4 pero claro, si circulamos sólo por ciudad, no tiene mucho sentido. Si viviésemos en la montaña, con sus ríos, sus bosques… aunque también es verdad que si los bosques fuesen como en el documental que vimos ayer sobre el Amazonas, tan tupidos que debes abrirte paso a base de machetazos, de poco nos serviría. Lo cual me hace pensar: ¿cómo se las ingeniarían los incas? Sin ninguna maquinaria fueron capaces de levantar una ciudad en la cima de una montaña, en la inmensidad de la selva… Es decir, la idea del volante nos ha llevado al todoterreno de nuestro primo, éste nos ha hecho pensar en el bosque, el bosque en la selva, la selva en los incas, los incas en Machu Picchu. ¿Y si esta secuencia de pensamientos, en lugar de dejarlos al azar, pudiéramos programarla para que fuera siguiendo los distintos puntos que son de nuestro interés? Esto es perfectamente factible si echamos mano de nuestra imaginación. Volvamos al principio. Vas a enfrentarte nuevamente al reto de memorizar esas diez palabras citadas, pero de la siguiente forma: como en una película, vas a imaginar escenas en las que cada uno de 12


estos objetos interactúa con el siguiente. ¿Preparado? Empecemos con las cinco primeras.

Teléfono. Piensa en un teléfono, puede ser el clásico teléfono rojo de las películas de espía, o quizá un teléfono de época, o ese mismo teléfono que tienes en casa. El primero que te venga a la mente servirá.

Avión. Ahora imagínate ese teléfono situado en el extremo del ala de un avión. Imagínate a los pasajeros —como en una escena de la película Aterriza como puedas, ¿la has visto?— saliendo por la puerta de emergencia y gateando, con cuidado de no ser llevados por el viento, acercándose al extremo del ala del avión para coger el teléfono y realizar su llamada. Vale, es una escena absurda, pero de eso se trata, precisamente.

Garaje. El avión ha aterrizado pero todos los hangares están llenos. Hay un momento de confusión aunque al final encuentran un garaje de coches desocupado. Al introducir el avión resulta que no han calculado bien y las alas chocan contra los muros de la entrada, cayendo en pedazos. Ahora van todos tras el genio al que se le ha ocurrido tan magnífica idea.

Pantano. Resulta que se ha puesto de moda construir garajes flotantes en medio de los pantanos, para aprovechar el espacio. Unos conductores están discutiendo con el encargado del garaje por la humedad del ambiente, cuando otro vehículo, haciendo maniobras, se ha salta13


do el bordillo y ha ido a parar al fondo del pantano. Ahora a ver cómo lo recuperan.

Cascada. Recientemente han construido un pantano muy original. En vez de compuertas, el agua cae por una cascada muy pintoresca. Cuando se acumula mucha agua acuden turistas para hacer fotos, con impermeables para no mojarse. ¿Bien hasta aquí? Se trata de imaginar escenas que involucren las palabras que deseamos memorizar para luego recordarlas siguiendo el hilo de nuestros pensamientos. Veamos qué tal funciona: sin mirar atrás, intenta repetir estas cinco primeras palabras. Te echaré una mano, la primera era teléfono… ¿dónde estaba situado el teléfono? Al pensar en teléfono seguro que te viene a la mente la escena de los pasajeros arrastrándose hasta el extremo del ala del avión… ¿Y dónde guardaban el avión? Garaje. ¿Y dónde están construyendo nuevos garajes? Pantano… y así sucesivamente. Ahora resulta mucho más fácil memorizar una lista de palabras, ¿verdad? Sigamos con las cinco siguientes:

Persiana. Pero no sólo hay cascadas en la naturaleza. En el centro comercial, una tienda ha construido una cascada artificial, pero en vez de agua caen persianas que están de oferta. Una muchedumbre recoge las persianas al caer en cascada. Imagínate la escena, con algunos niños sentados sobre una persiana y tirándose por la cascada como si fuera un tobogán. 14


Cohete. En la última misión espacial han puesto persianas dentro del cohete para que no entre la luz del sol, pero algunas se han atascado y los astronautas no han podido subirlas para hacer fotos. Imagina al astronauta con sus gruesos guantes intentando desatascar las persianas del cohete.

Almacén. En el aterrizaje del cohete ha habido un error de cálculo y se ha estrellado contra el almacén, al final de la pista, organizando un gran alboroto. Ya había informes que aconsejaban construir almacenes a los lados de la pista de aterrizaje, y no al final. ¡No aprenderán nunca!

Autopista. El propietario de un almacén grandísimo —ocupa varias hectáreas— no ha querido ceder los terrenos para la construcción de la autopista, por lo que han terminado construyéndola por dentro del almacén. Los operarios que trabajan allí se han quejado del ruido de los coches a toda velocidad, y de la incomodidad de utilizar pasarelas que crucen por encima de la autopista para ir de un lado al otro del almacén.

Pino. Al proyectar la nueva autopista encontraron un pino centenario en su trayecto. Para no cortar el pino, han construido un extraño puente que se eleva por encima del árbol. Al ver la copa del pino rozando el puente, un niño exclamó: «Parece que le esté haciendo cosquillas a la autopista». Bien, cuesta más explicarlo que hacerlo. Como ya he dicho, se trata de imaginar escenas que invo15


lucren las palabras que tratamos de memorizar. Por supuesto, éstas son las escenas que yo me he imaginado, pero tú eres libre de componer otras situaciones; eso sí, cuanto más extravagantes y originales, mejor, pues resultan más fáciles de recordar. Esta técnica es conocida como el método de la cadena. Si se te escapa algún término, repasa las escenas que hemos imaginado e inténtalo de nuevo. Verás que memorizar una lista de palabras con este método es un juego de niños. ¿Lo intentamos de nuevo? Aquí tienes una nueva lista con otras diez palabras: valla, sol, cristales, nata, posada, pato, vecinos, trompeta, helado, proteínas.

16


Trucos 1. ACRÓNIMOS Y ACRÓSTICOS Acrónimo es una palabra formada con las iniciales de otras. Etimológicamente, procede del griego akros (punta, extremo) y ónoma (nombre). Es un truco muy utilizado cuando tenemos que memorizar una pequeña lista de palabras. Con sus iniciales formamos una palabra nueva cuyas letras nos evocan las palabras completas que debemos recordar. Por ejemplo, para acordarnos de los tres tipos de palabras según el acento —esdrújulas, llanas y agudas— basta con que nos acordemos de ELLA (E = Esdrújulas, LL = LLanas, A = Agudas). El nombre de muchas empresas y organizaciones en realidad son acrónimos: • ONU (Organización de las Naciones Unidas). • OTAN (Organización del Tratado Atlántico Norte). • TALGO (Tren Articulado Ligero Goicoechea-Oriol). • RENFE (Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, aunque alguien ha sugerido con 17


humor que realmente significa «Rogamos Empujen Nuestros Ferrocarriles Estropeados» o «Retraso Enorme, Necesitamos Fuerza, ¡Empujen!»). Acróstico es un truco utilizado por los poetas para hacer versos que comiencen por la letra de una palabra o frase previamente escrita en vertical. Etimológicamente, provine del griego akros (punta, extremo) y stikhos (verso). Por ejemplo: Supiste una vez más ocultar tu rostro, negar al mundo ese don impreciso pero dulce, así, así amante: tu boca. Si observas, verás que las primeras letras de cada verso —¡y aquí también las últimas!— forman la palabra «Sonia». Un acróstico muy famoso es el que aparece en el prólogo de La Celestina, donde se lee: «El bachiller Fernando de Rojas acabó la comedia de Calisto y Melibea y fue nacido en la Puebla de Montalbán». Pero no es necesario que compongas rimas; puedes aprovechar la letra inicial de las palabras que forman una frase. Por ejemplo: para memorizar la formula química del agua —H2O— basta con imaginar que al tirar una piedra a un charco, el agua «hace dos ondas» (Hace = H, Dos = 2, Ondas = O). O para recordar la fórmula de la sal —NaCl: cloruro sódico—, pensemos que sin sal, «ningún ama 18


cocina lentejas» (Ningún = N, Ama = A, Cocina = C, Lentejas = L). Y rizando el rizo, podemos utilizar como acrónimo la palabra implícita en un acróstico; es decir, componer frases donde la letra inicial de cada palabra represente la inicial de otra palabra que debemos recordar. Por ejemplo: para memorizar los tres tipos de vasos sanguíneos en el cuerpo humano —arterias, capilares y venas— compondremos la frase «arar con vacas» (Arar = Arterias, Con = Capilares, Vacas = Venas). Otro ejemplo: para recordar el nombre de los nueve planetas del sistema solar se ha propuesto la siguiente frase: «Mi vieja tía Marta jamás supo untar nada al pan» (Mi = Mercurio, Vieja = Venus, Tía = Tierra, Marta = Marte, Jamás = Júpiter, Supo = Saturno, Untar = Urano, Nada = Neptuno, Pan = Plutón). (Ya sabes que Plutón ya no se considera un planeta, sin embargo he querido reproducir el ejemplo tal como se creó originalmente.)

19


Capítulo 2

PRINCIPIOS DE LA MNEMOTECNIA Nada puede entender el hombre sin las imágenes. Santo TOMÁS DE AQUINO

Pensar es especular con imágenes. Giordano BRUNO

Cuando los antiguos filósofos griegos se detuvieron a reflexionar sobre la memoria, se dieron cuenta de que ésta parecía actuar de acuerdo a unos principios que deberíamos tener en cuenta siempre que vayamos a memorizar algún dato. Son los siguientes: Primer principio La mente humana no trabaja con números o palabras, sino con imágenes. Por tanto, no trates de memorizar números o palabras, sino imágenes que evoquen esos números y palabras. Desde tiempos de Aristóteles se considera que el pensamiento está formado por imágenes (El alma nunca piensa sin imagen, decía el filósofo) y, aunque investigaciones más recientes demuestran que esto no es exactamente así, lo cierto es que cuando alguien pronuncia una palabra, por ejemplo «silla», 20


en nuestra mente no se dibujan los trazos de una «s» más una «i», etc., sino que instintivamente «vemos» una tabla con cuatro patas y un respaldo, es decir, imaginamos las formas de un objeto identificado con la palabra «silla». Unos imaginarán una basta silla de madera, otros verán un asiento circular más vanguardista, pero lo importante es que en nuestra mente no se guarda la palabra, sino la imagen del objeto que representa. Por tanto, cuando queramos memorizar alguna cosa, lo que hemos de guardar en nuestra mente es la imagen de esa cosa. Si tienes que recordar la palabra «valla», no pienses en una «v» más una «a» más…; no, simplemente imagínate una valla, sin más. Segundo principio La mente humana trabaja a un enorme nivel de optimización y no pierde el tiempo reteniendo imágenes cotidianas que se repiten todos los días. Por tanto, solamente memoriza las cosas inusuales que llaman la atención, sean reales o imaginadas. Esto se conoce como el efecto Von Restorff, o efecto del aislamiento: todo elemento que destaque o rompa las normas será más recordado que los demás. Recuerdo la primera vez que asistí a una demostración de videoconferencia. La principal dificultad de este sistema es transmitir con suficiente rapidez las imágenes —que suponen un gran volumen de datos— al otro extremo de la línea. En 21


aquella ocasión empleábamos cuatro líneas RDSI simultáneamente. Aun con todo, para lograr un mejor resultado se recurría al siguiente truco: antes de enviar la imagen de un fotograma, se comparaba éste con el anterior para descartar aquellas partes que, no habiendo variado, ya existían en el sistema receptor. Es decir, si la cámara estaba captando la imagen de una persona con un cuadro de fondo, como el cuadro permanecía inamovible, solamente se transmitía la figura de la persona, lo único que cambiaba de una escena a otra; de esta forma se economizaba el volumen de datos que transmitir y la comunicación resultaba más fluida. Resulta extremadamente curioso ver que nuestro cerebro parece utilizar un sistema similar a la hora de almacenar nuevos datos en la memoria. Supongamos un día cualquiera. Sales de casa para dirigirte a tu trabajo o tu colegio, andas por la calle, tomas el autobús, ves a gente ir de un lugar a otro… Si al llegar, alguien te preguntase a quién has visto esa mañana, tendrías que pararte a recordar y aun así no acertarías a hablarle del vecino con quien has coincidido a la puerta de casa, del camarero a quien has saludado al pasar por delante del bar, del policía dirigiendo el tráfico, etc.; son imágenes comunes que se repiten todos los días y a las que no prestas atención, por tanto, no las recuerdas, no se han transmitido a tu memoria. Sin embargo, si ese mismo día el policía apareciera dirigiendo el tráfico vestido únicamente con un bañador, seguro que ese hecho insólito llamaría 22


tu atención y antes de que te preguntasen, ya se lo estarías contando a todos tus compañeros. Incluso años después, todavía recordarías aquel día que vistes a un policía en bañador. Así pues, si tengo que memorizar la palabra «valla», no solamente trataré que de imaginar una valla, sino que además trataré de que sea una valla muy peculiar y original para así acordarme de ella. En el capítulo anterior teníamos que memorizar, mediante el método de la cadena, una lista de palabras que empezaba por valla y sol. Cuando alguien me habla de una valla yo imagino una larga sucesión de listones de madera, con un extremo hundido en el suelo, para mantenerse de pie, terminados en punta de flecha y pintados de blanco, limitando el jardín que rodea a una casa. El sol puede ser esa cara color naranja que dibujan los niños, redonda, sonriente, de donde parten rayos de luz. Como tengo que relacionar valla con sol, me imagino una valla formada, no por listones largos y estrechos, sino por maderas redondas con el dibujo del sol, con su sonrisa y sus rayos de luz que sirven para enlazar un sol con otro y así formar la vall; además, está pintada con un blanco tan radiante, que para verla tienes que ponerte unas gafas de sol…

23


Saber más 1. ¿DÓNDE RESIDE LA MEMORIA? Aunque hoy día nos pueda parecer extraño, las antiguas civilizaciones consideraban al corazón fuente de todas las capacidades intelectuales, entre ellas la memoria. Es en la Grecia clásica donde surgen las primeras hipótesis que otorgan al cerebro un papel principal como responsable del pensamiento, aunque curiosamente, para Aristóteles, el cerebro no tenía más función que la de enfriar la sangre (si consideramos que la cabeza desprende aproximadamente el 70% del calor corporal, no resulta una idea tan descabellada ¿verdad?). Será el famoso médico de la antigüedad Galeno (Pérgamo, 200 d. C.) quien, estudiando a gladiadores con heridas en la cabeza, establecerá, a partir de hechos concretos, una aproximación a las funciones del cerebro y sistema nervioso, estudios que complementa con experimentos en animales, principalmente con cerdos. Aunque no asigna la memoria a ninguna parte en concreto del cerebro, sí le concede bastante importancia a los ventrículos (huecos dentro del cerebro rellenos de líquido).

24


Esta idea se mantendrá durante casi mil años hasta que Leonardo Da Vinci, en sus estudios de anatomía, compara cerebros de personas con cerebros de animales, principalmente bueyes. Al no hallar diferencias entre los ventrículos de una y otra especie, pensó que estos elementos poco tenían que ver con las capacidades intelectuales. Descartes situó la «sede del alma» —son sus propias palabras— en la glándula pineal, partiendo del hecho erróneo de que los animales no poseen este órgano, de ahí que careciesen de intelecto. Será en siglos venideros, pero principalmente ya entrados en el siglo XX, cuando se irán abriendo camino nuevas teorías; éstas se debieron a notables descubrimientos, como las investigaciones de Ramón y Cajal con las neuronas, o las de Ivan Pavlov y el condicionamiento de los perros. Durante la década de 1950, el neurocirujano Wilder Penfield descubrió que estimulando con una sonda eléctrica diferentes zonas del cerebro podía inducir distintas funciones, lo que animó a diseñar un «mapa del cerebro» donde se mostraba cada zona y las funciones que tenía asignadas (todavía se sigue investigando en este campo). A partir de esta idea, el psicólogo Kart Lashley realizó un experimento para determinar qué región del cerebro era responsable de la memoria. En un grupo de ratas adiestradas provocó una lesión a cada una de ellas en una zona distinta del cerebro, al objeto de estudiar cuál de ellas perdía la capacidad de memoria (la rata que no pudiese recordar es la 25


que habría sufrido la lesión en la zona de la memoria). Pues bien, no logró ningún resultado satisfactorio: ninguna lesión parecía afectar directamente a la memoria. Sin embargo, Lashley se lo tomó con buen humor: concluyó que su experimento podía tomarse como base para la teoría de que, en realidad, la memoria no existe. Actualmente se considera que la base física de la memoria la constituye esa intrincada red que forman las múltiples conexiones de unas neuronas con otras, aunque también se está poniendo de relieve la importancia del hipocampo. En pruebas realizadas a taxistas londinenses se ha constatado cómo su hipocampo es mayor que en la mayoría de personas, ¿influye el hecho de que allí sea obligatorio superar exámenes en los que se exige tener memorizadas un gran número de calles y rutas?

26


Capítulo 3

EL MÉTODO LOCI Cuenta la historia que un noble de Tesalia llamado Scopas encargó al poeta Simónides recitar unos versos en un banquete, pero al terminar sólo le pagó la mitad de lo convenido alegando que, puesto que el poema era en honor de los dioses Cástor y Pólux, fueran ellos quienes pagaran la otra mitad. En eso, avisan a Simónides de que dos jóvenes de aspecto radiante preguntan por él; saliendo a ver de quién se trataba, no encontró a nadie, pero justo en ese momento se derrumba el edificio sepultando a todos excepto a Simónides, que se hallaba fuera. Los dioses le habían pagado su mitad. Los asistentes al banquete quedaron tan destrozados bajo los escombros que no fue posible reconocerlos. Entonces Simónides, que había asociado el rostro y nombre de cada invitado a su lugar en la mesa, fue diciendo quién era cada cual según el lugar que ocupaban. Así termina la historia: «Infirió que las personas que deseen educar esta facultad [la memoria] han de seleccionar lugares y han de formar imágenes mentales de las cosas que deseen recordar, y almacén de esas imágenes en los lugares (que ya se tienen dispuestos en la memoria) de modo que el orden de los lugares asegure el orden de las cosas, e 27


que las imágenes de las cosas denoten las cosas mismas…» (Cicerón, De oratore, II, 354). Cicerón está describiendo lo que durante siglos —hasta mediados del XVII aproximadamente— fue el método mnemotécnico por excelencia, hoy conocido como método loci o de los lugares. Veamos un ejemplo. Ahora estoy en el salón de casa. Mirando alrededor, empezando por la izquierda, veo la lámpara de pie, unas sillas, el televisor, la mesa, la ventana, etc. En el momento en que deba memorizar una lista de palabras como

buzo, vino, geografía, planeta, vitaminas…, etc., iré asociando cada término con algún objeto que tengo en el salón de casa: — — — — — —

lámpara de pie - buzo sillas - vino televisor - geografía mesa - planeta ventana - vitaminas etc.

Lámpara de pie-buzo. Imagino que estoy utilizando la lámpara como perchero, y de ella cuelga el traje de buzo con sus gafas, las aletas, etc. 28


Sillas-vino. Como en unos dibujos animados donde las sillas cobran vida, las veo completamente borrachas con una botella de vino en la mano y apoyadas una con otra para mantenerse en pie. Televisor-geografía. Mi atlas geográfico lo guardo sobre el televisor, para que cuando dan alguna noticia de algún sitio que desconozco poder consultar dónde está; por cierto, que ahora están emitiendo un documental de «National “geographics”» Y así con el resto de palabras. En el momento en que desee recordar los elementos de la lista no tengo más que echar un vistazo alrededor para que cada objeto me vaya evocando la palabra relacionada. Al ver la lámpara me acordaré del buzo colgando de ella; las sillas borrachas me recordarán el vino; el televisor, la geografía; etc. Se trata de aplicar los principios que ya conocemos, pero en vez de relacionar un término con otro —como hacíamos con el método de la cadena— lo relacionamos con un objeto que tenemos presente, de tal forma que repasando los objetos, éstos nos recuerdan el asunto que debemos memorizar. Durante el medievo y tiempos posteriores esta técnica fue muy empleada por religiosos y oradores en general, que memorizaban sus sermones o discursos asociando imágenes de los puntos que tratar con los distintos objetos o lugares de una estancia. Así lo explica Pedro Mexía en su obra Silva de varia lección (Valladolid, 1551): 29


«Como si el que huviesse de hablar en navegación en la primera parte, y en el segundo lugar huviesse de hablar de alguna batalla o guerra, y en el tercero de tractar de religión o religiosos, este tal, con la ymaginación, en el primero lugar que tuviese conocido, ymaginaría y pornía una nave que fuesse a todas velas; y, en el segundo lugar, señalaría un hombre peleando con otro; y en el tercero, un religioso vestido de ábitos de religión. Después, llegando al primero, se representaría con la ymaginación la nave y se acordaría que avía de hablar de navegación; y, en el segundo, los hombres peleando le traerían a la memoria la materia de guerra o batalla; y el religioso, en el tercero lugar, le acordaría que avía de hablar de estado de religión. Y por esta manera para otros muchos propósitos, guardando la orden por muchos lugares, se pueden poner muchas ymágines».

Se ha sugerido que el origen de la expresión «en primer lugar… en segundo lugar… en tercer lugar…» deriva del empleo de método loci en los discursos.

Memorizar con el método loci Ahora mismo, estés donde estés, echa un vistazo a tu alrededor y utiliza el método loci para memorizar esta lista de palabras: escultura, rosa, nubes, Marte, edificio, camisa, autobús, filete, despacho, cabo.

Lo interesante de utilizar el salón de casa como lugar de referencia es que conozco de memoria la posición de todos los muebles. Esto es importante 30


porque de no ser así, tan sólo podría recordar la lista de palabras cuando estuviese en casa con los muebles a la vista; entonces el sistema no resultaría demasiado útil, ¿verdad? Es decir, debemos utilizar como referencia un lugar que conozcamos perfectamente de modo que, estemos donde estemos, mentalmente podamos ver los objetos ocupando su sitio. De esa forma no necesitamos estar físicamente allí. Es más, en realidad ni siquiera necesitamos tener un salón amueblado, basta con que ese salón exista en nuestra mente. Siempre que puedas formar una imagen clara y precisa del lugar, no importará que la estancia sea real o ficticia. San Agustín ya menciona los palacios de la memoria (lata praetoria memoriae), y a lo largo de la historia no faltan autores que describen cómo deben ser, a su juicio, estas imaginarias construcciones a las que dan forma de castillos, teatros, jardines, etc. ¿Llegó alguna a construirse en realidad? Hay quien afirma que sí: diseñadas para la enseñanza religiosa, con toda su ornamentación, las catedrales serían buena prueba de ello. Pero volvamos al salón de casa para seguir con nuestro ejemplo. En estos momentos tengo memorizada una lista de palabras y he de aprender otra. ¿Qué hacemos? Si en el momento de recordar una nueva lista, la anterior ya no tiene valor, simplemente me olvido de ella y vuelvo a construir nuevas asociaciones entre los muebles del salón y las nuevas palabras. Pue31


de generar alguna duda el hecho de que al volver a utilizar los mismos objetos para recordar distintas palabras, alguna se nos confunda y al pensar en el televisor, por ejemplo, nos venga a la mente la palabra, no de esta lista, sino de una anterior que teníamos memorizada (interferencias). No suele ocurrir. En el momento que dejas de prestar atención a una relación y la sustituyes por otra más novedosa, en tu mente se queda lo más reciente, y aun cuando recuerdes la relación primera, ésta aparece en un segundo plano y eres perfectamente capaz de distinguir cuál es la última palabra que asociaste al televisor, no hay problema. Si por el contrario intento memorizar una lista de palabras sin olvidar la anterior, en lugar de relacionarla con los objetos del salón utilizaré, por ejemplo, el cuarto de baño o la cocina, de modo que cada lista aparezca ubicada en un lugar diferente. Se ha dado el caso de estudiantes que preparando un examen han agotado todas las habitaciones de su casa y de sus parientes, utilizando el método loci para memorizar temarios enteros. En estos casos, cuando el volumen de datos es elevado, para no quedarnos sin ubicaciones, podemos emplear nuestro método conjuntamente con el método de la cadena. El mecanismo es el siguiente: preparo una primera lista para memorizar con el método de la cadena, pero incluyendo como primer ítem la lámpara de pie, que es mi primer lugar o elemento del método loci; compongo la siguiente lista inicián32


dola con el ítem sillas, que son mi segundo objeto en el método loci; la tercera lista empezará con el tercer objeto —televisor— la cuarta con el cuarto, etc. A la hora de rememorar los datos, la lámpara de pie presentará la primera lista aprendida con el método de la cadena, las sillas traerán a la mente la segunda lista, el televisor la tercera… y así con todas. De esta forma, para retener diez listas de diez elementos cada una —lo que da un total de 100 ítems— tan sólo necesitamos una habitación con diez elementos. Otra opción es crear nuestra mansión virtual con infinidad de objetos y habitaciones. Para reforzar la imagen de estas estancias que solamente existen en nuestra mente, es buena idea tomar lápiz y papel y, aun cuando no sea más que con burdos trazos, dibujar las habitaciones y objetos con los que asociamos el material para recordar. Hasta que adquiramos habilidad con nuestra casa imaginaria, podremos rememorar el material aprendido repasando los dibujos.

Variantes del método loci Bien, hasta aquí he utilizado como ejemplo los muebles y estancias de una vivienda, pero en verdad el método loci puede emplear cualquier relación de objetos o lugares que guarden un orden y conozcamos bien. Por ejemplo, los comercios de una zona: empezando por la calle en que hay una panadería, al lado, una tienda de frutas y verduras, después viene 33


la ferretería y girando la esquina está el taller de coches… Pues para memorizar nuestra lista de palabras (buzo, vino, geografía…) imaginaré un buzo en la panadería comprando una barra de pan, en la frutería compondré una escena de naranjas y limones medio borrachos pasándose la botella de vino unos a otros, en la ferretería habrán dibujado en el escaparate un mapa geográfico empleando tornillos, tuercas y arandelas, etc. Simplemente paseando por la calle —o imaginando nuestro paseo por la calle—, las tiendas irán recordándonos la lista de palabras. También podríamos haber empleado como locis o lugares las paradas de la línea de autobús que utilizamos todos los días: como las conocemos de memoria, podemos imaginar en cada parada una escena con el término que tenemos que memorizar, de forma que repasando la ruta del autobús, recordaré los elementos asociados a cada punto. Conozco un mecánico que utiliza de referencia los distintos componentes de un coche ¡y le funciona bien! Otra propuesta es utilizar como locus o elementos de referencia los miembros de nuestro cuerpo: pie, tobillo, pantorrilla, rodilla, caderas…, hasta llegar al último pelo de la cabeza. Ahora asociaré el traje de buzo con mi pie (casi me mato de un batacazo al enredarse el pie con un traje de buzo que había en el suelo), el vino con el tobillo (cada vez que bebo vino se me hinchan los tobillos y no puedo andar), la geografía con la pantorrilla (me he ta34


tuado en la pantorrilla un mapa geográfico de mi tierra), etc. De esta forma, para recordar la lista de palabras no tendré más que mirarme a mí mismo. Una dificultad que presenta el método loci —también el método de la cadena— es que si en un momento dado me interesa recordar la séptima palabra de una lista, tendré que empezar por lo que iba en primer lugar, en segundo, en tercero…, e ir contando hasta llegar a siete. Por eso, se ha propuesto incluir en las escenas, elementos que indiquen la posición. Por ejemplo, cuando compongamos una imagen con el objeto ventana —quinto locus— y el elemento que queremos memorizar, incluiremos en medio una mano que indique la quinta posición. De esta forma, para recordar el séptimo elemento, pensaré en la escena donde aparece una mano y a partir de ahí, las dos siguientes (no empiezo a contar desde el uno sino desde el cinco, señalado con la mano). Para indicar la décima posición podría introducir una cruz, y bien proseguir de esta forma con un objeto distinto cada cinco posiciones, o bien repetir la mano en las posiciones terminadas en cinco (15, 25, etc.) y la cruz en las terminadas en cero (20, 30, etc.). Uno de los textos más antiguos que ha llegado hasta nuestros días (Rhetorica ad Herennium, Roma, 87 a. de C.) dice: «[…] para evitar cualquier error en la enumeración de los entornos, conviene señalarlos de cinco en cinco: por ejemplo, si en el quin35


to entorno colocamos una mano de oro, en el décimo a algún conocido que se llame Décimo; después será fácil poner signos semejantes cada cinco entornos». Durante el medievo el nombre «Décimo» no debía ser muy popular, por lo que la tradición cristiana mantuvo la mano —por aquello de los cinco dedos—, pero sustituyó al conocido «Décimo» por el signo de la cruz. En una época en la que el papel constituía un bien escaso incluso para aquellos pocos que sabían escribir, las enseñanzas de Cicerón debieron tener mucho más valor del que podamos otorgarle hoy día. La memoria era el único registro donde poder dejar constancia de los hechos y no es de extrañar que estas técnicas alcanzaran gran popularidad. Durante el Renacimiento los libros sobre el arte de la memoria constituían auténticos best-sellers, y se mencionan numerosos ejemplos de memorias prodigiosas. Cito, por ejemplo, el caso de Gonzalo Fernández de Oviedo, primer cronista oficial de América bajo las órdenes del emperador Carlos V, que a su regreso a España escribe el Sumario de la natural historia de las Indias íntegramente de memoria, sin consultar apunte alguno. Algún contemporáneo suyo lo tachó de fanfarrón —resultaba inconcebible que pudiera tener tan extraordinaria memoria—, pero no cabe duda de que este personaje dominaba y supo aplicar muy bien las técnicas mnemotécnicas, tal y como queda reflejado en su obra.

36


El cuerpo humano como referencia para el mĂŠtodo loci. Cosmas Rossellius (Thesaurus artificiosae memoriae, Venecia, 1579).

37


Trucos 2. EL TROVADOR Y SUS HISTORIAS Hace mucho tiempo, antes de que se inventara la radio y la televisión, antes incluso de que aparecieran los periódicos y hubiera escuelas donde los niños aprendiesen a leer y escribir, el oficio de periodista resultaba de lo más sacrificado: las noticias había que aprenderlas de memoria, y viajando de villa en villa, congregando en las plazas a la audiencia con juegos malabares y otros entretenimientos, se recitaban de viva voz las épicas hazañas de los caballeros del momento, unas veces sin faltar un punto a la verdad, las más tomándose alguna licencia que adornara el relato. Al docto autor que componía las historias en verso para la corte se le conocía como trovador, mientras que el juglar era quien las difundía y popularizaba entre el vulgo. Hoy día, de aquella tradición queda más bien poco, pero podemos recuperarla para nuestro propósito. Uno de los trucos más empleados para memorizar una lista de palabras es componer una historia a partir de ellas, igual que el trovador formaba su relato con los hechos atribuidos al héroe de turno. 38


Por ejemplo, para recordar esta lista de palabras: flecha, ciudad, baile, serio, viña puedo pensar en un viticultor que atravesó como una flecha la ciudad porque llegaba tarde a una clase de baile; el profesor se puso serio por el retraso, así que le regaló un vino de uvas cosechadas en su viña. El secreto está en que recordamos mejor una historia, siguiendo un hilo argumental más o menos válido, que no una serie de conceptos aislados y sin relación alguna entre ellos. También hay casos en los que se emplea este truco para intentar acordarse de números. Un ejemplo que me llamó la atención es el siguiente. Para recordar estas cifras

007-727-180-7-10-2230-2300-2

se proponía la siguiente historia: el agente 007 subió al boeing 727; vio una azafata de 1,80 y decidió pedir un seven (7) up para poder hablar con ella; miró su reloj, eran las 10; el avión aterrizaba a las 22.30, la invitó a salir y quedaron a las 23.00; cenaron y charlaron hasta las 2.

39


Capítulo 4

SUPERAR LAS DIFICULTADES La principal dificultad con la que tropezamos al empezar a aplicar los principios mnemotécnicos surge al tratar de memorizar adjetivos, acciones, conceptos o, simplemente, términos desconocidos para los cuales no encontramos una imagen que los identifique claramente. Por ejemplo, una silla es un objeto que todos hemos visto alguna vez, y es fácil acudir a una imagen que represente este objeto. Sin embargo, si te pido que recuerdes la palabra ambrosía…, ¿qué es ambrosía? Y aun cuando sepas su significado, ¿qué imagen puede representar esta palabra? La primera vez que se me presentó esta dificultad fue al tratar de memorizar la palabra tinaja. Vale, ya sé que me tomarás por un inculto, pero en aquel entonces desconocía su significado. Sin embargo, para mí sí tenía sentido el término tina (sinónimo de bañera), así que imaginé una bañera riéndose a carcajadas (jajaja): tina + ja = tinaja. Siguiendo con el ejemplo de ambrosía, es posible que no conozca su significado, pero suena muy parecido a Ambrosio… y recuerdo que no hace 40


mucho había en televisión un anuncio en el que aparecía un mayordomo, llamado Ambrosio, ofreciendo bombones a los invitados de una fiesta. Pues bien, para recordar ambrosía me imaginaría a Ambrosio, pero sirviendo bombones con la forma de la letra A: Ambrosio + A = ambrosía. Es decir, recurro a un término que me es familiar y que suena muy parecido a aquello que trato de recordar. Otra técnica consiste en utilizar símbolos que representan el concepto que tenemos que memorizar. Por ejemplo, libertad no es una palabra que defina algo tangible, pero puedo memorizar este término recordando la famosa estatua de la libertad. O educación puede ser la imagen de aquel antiguo profesor que impartía determinada materia. En resumen, a ese término indefinido le daremos sentido con algo que suena muy parecido o con una figura de algo que lo represente. Por cierto, ambrosía es un sabor delicioso, exquisito. La Real Academia Española lo define como manjar o alimento de los dioses aunque, curiosamente, en algunos lugares también se utiliza como sinónimo de hambre. Sobre la tinaja… algunos años después tuve ocasión de visitar la localidad de Valdepeñas, famosa por sus bodegas, y yo añadiría que también por sus tinajas, pues es fácil pasear por la localidad y encontrar en los jardines enormes tinajas utilizadas en su día para almacenar vino.

41


Algunos consejos Ahora ya tienes los conocimientos: utilízalos, ponlos a prueba. Solamente la práctica te dará la habilidad necesaria para solventar todo tipo de dificultad y la capacidad de memorizar cualquier lista por larga y compleja que sea. Algunos consejos para lograr una mejor retención: 1. Como ya he dicho anteriormente, uno de los pilares de la mnemotecnia se basa en imaginar escenas insólitas, extrañas, sorprendentes…, en definitiva, que llamen la atención. Un recurso muy útil para lograrlo es dar a los objetos una aplicación distinta a aquella para la que fueron diseñados. Por ejemplo, ver a una señora sentada en una silla no tiene nada de particular, pero si imaginamos a esta señora llevando una silla por sombrero, esto desde luego sí que es original. 2. Debemos dotar de acción a nuestras escenas. Es decir, lejos de ser como una fotografía —una imagen estática—, deben ser como un fragmento de película donde hay movimiento y vemos a los objetos interactuar. En el ejemplo anterior, donde los protagonistas son una señora y una silla, podemos ver a la señora poniéndose la silla sobre la cabeza, mirándose en el espejo para ver cómo le queda, ajustando la silla sobre el peinado, etc. 3. Familiaridad. Si esta señora se parece a nuestra tía Enriqueta y la silla que está probándose a 42


modo de sombrero es como la de nuestro dormitorio —esa donde dejamos la ropa—, seguramente compondremos nuestra escena con más facilidad que si los objetos nos resultan ajenos. Además, al tratarse de cosas que nos atañen directamente, las recordaremos sin dificultad. 4. Adornar, enriquecer las escenas con diversos detalles. Hoy día no es habitual el uso de sombreros, sin embargo sí lo era a principios del siglo XX, así que podemos imaginar a nuestra protagonista con un vestido de época en un ambiente como los de las viejas películas en blanco y negro, probándose sobre la cabeza una silla de estilo victoriano. 5. Destacar en la escena los objetos que tratamos de memorizar. En nuestra imaginación podemos crear cierto ambiente para darle originalidad al conjunto, pero resulta más importante profundizar en detalles de los objetos que nos incumben antes que en los elementos accesorios. Por ejemplo, pensar en el diseño del vestido de época de la señora sería darle importancia a un elemento que no lo tiene, pues no es vestido lo que queremos memorizar, sino señora y silla. Así pues, para reforzar nuestra imagen nos detendremos en detalles de esta señora (¿es flaca o gorda?, ¿baja o alta?, ¿rubia o morena?, etc.), y de la silla (¿es metálica o de madera?, ¿las patas son redondas o cuadradas?, ¿el respaldo está recto o inclinado?, etc.). A menudo también se aconseja, como truco para componer una escena insólita, exagerar —por ex43


ceso o defecto— el tamaño de los objetos. Estoy de acuerdo siempre y cuando no se lleve a unos extremos aberrantes y totalmente sin sentido. Por ejemplo, la señora Enriqueta, que luce un buen trasero, al sentarse en el tren ha quedado encajonada entre los reposabrazos del asiento ¡Si es que los hacen muy estrechos! Ahora no puede levantarse y otros viajeros están tirando de ella tratando de liberarla… En este caso hemos exagerado un poco «ampliando» la figura de la señora y disminuyendo el tamaño de la silla o asientos del tren, de forma que la escena resulta, sin lugar a dudas, de lo más singular. Ahora bien, hacer una silla tan alta como un edificio, tal que la señora tuviese que escalar por una de las patas para poder llegar a la cima y sentarse… esto sería, a mi juicio, una barbaridad totalmente fuera de lugar.

La eficacia y la práctica Aun con todo, no existen reglas fijas. Cada persona es un mundo, y los consejos útiles para unos pueden ser tonterías para otros. De hecho, en muchos libros las explicaciones van escasamente acompañadas de ejemplos, y se incentiva más la creatividad que el aprendizaje por imitación. Las técnicas desarrolladas por nosotros mismos suelen ser más eficaces que las dictadas por otros, aunque no por ello dejan de ser útiles como punto de partida. Entonces, ¿cómo saber si lo estamos haciendo bien o no? Pues fácil. Si logras resultados, es decir, si luego recuerdas las palabras que tratabas de me44


morizar, enhorabuena, has compuesto una imagen muy eficaz. Si, por el contrario, se te despistan o recuerdas palabras que no son, ¡ojo!, ahí falla algo que debes mejorar. En ese punto te serán de ayuda las recomendaciones expuestas anteriormente. Una puntualización: se ha observado que los jóvenes suelen tener una imaginación más viva, mientras que los mayores, por lo general, tienen esta facultad abandonada. De ahí que, al principio, al utilizar las técnicas de memorización —que se apoyan fundamentalmente en la imaginación—, las personas jóvenes las adopten con más rapidez, pues están más entrenadas. Pero quiero señalar que nuestra capacidad para imaginar situaciones extrañas o insólitas nada tiene que ver con la edad: como todo, es una habilidad que se adquiere y desarrolla con la práctica (no es excusa aquello de que «ya estoy muy mayor para estas cosas»). Y no desaproveches nunca la ocasión de ejercitar tu memoria. Un atleta, aunque tenga al mejor entrenador del mundo, nunca logrará buenas marcas si no se calza las deportivas y empieza a sudar en los entrenamientos. Un pintor, por más libros que estudie sobre pintura, nunca logrará un gran trabajo hasta que no adquiera cierta experiencia con el pincel. Otro tanto puede decirse de nuestra memoria, que será más eficaz en tanto que más nos ejercitemos en esa tarea. Así que, por ejemplo, la próxima vez que vayas al hacer la lista de la compra, no apuntes nada, ¡memorízala! (o, en todo caso, apún45


tala para luego comprobar que te has acordado de todo). O si tienes que exponer algún tema en una conversación, crea una lista de palabras representativas de cada uno de los puntos que vas a tratar y memorízala. Con un poco de práctica, te asombrarás de lo que eres capaz de lograr. «La práctica es un maestro excepcional» Plinio El joven, Cayo

A ver cómo te las ingenias para memorizar esta lista de palabras: ambrosía, ojeras, césped, medicina, negro, orgullo, gemelos, bedelio, piara, plateado.

46


Saber mås 2. EL CEREBRO EN CIFRAS  El peso medio de un cerebro humano adulto estå entre 1.300 y 1.400 gramos. Comparativamente existe una diferencia entre sexos, siendo el cerebro de la mujer un 10% mås liviano que el del hombre. No obstante, considerando que el peso de las mujeres es menor que el de los hombres, la relación peso cerebro/cuerpo no sólo se iguala, sino que incluso resulta ligeramente mayor en las mujeres que en los hombres. Por otra parte, no estå demostrada ninguna relación directa entre tamaùo o peso del cerebro e inteligencia. Si esto fuera así, los animales grandes —como el cachalote, que posee el rÊcord con cerebros que llegan hasta los nueve kilogramos— serían inteligentísimos, y no parece que sea el caso. Cuando se encontró el cerebro de Einstein conservado en formaldehído, se pensó que un estudio anatómico podría determinar las características físicas del genio, representado por esta gran figura del pasado siglo. No obstante, para 47


decepción de muchos, no se encontró ningún rasgo destacable que estableciera o seùalara una diferencia con el común de los cerebros, ni en forma, tamaùo o peso. El mito de que las grandes mentes reposan en grandes cerebros es falso. Un estudio posterior, realizado en 1999, sí constató una pequeùa diferencia en la región inferior parietal —un poco mås ancha—, pero estå lejos de demostrarse que esto sea causa de mayor inteligencia.

 En el reino animal se observa que los animales pequeùos tienen cerebros relativamente grandes, y al revÊs, cuanto mås tamaùo, menos relevancia toma el cerebro. Es decir, el tamaùo del cerebro no aumenta en la misma proporción que el tamaùo del cuerpo; para ser exactos, aumenta a un ritmo de 0,7 (alometría negativa del cerebro). Así, mientras el cerebro de una musaraùa supone el 10% de su cuerpo, en una ballena azul —uno de los animales mås grandes que se conocen— este porcentaje se reduce apenas a un 0,01%. En el caso de las personas, tomando como valores promedio un peso de 70 kg y un cerebro de 1.400 gramos, obtendremos un porcentaje del 2%. Un valor bastante elevado en comparación a otros animales, pero no excepcional.

 El cerebro se compone bĂĄsicamente de dos tipos de cĂŠlulas: las neuronas, conductoras de impulsos nerviosos, y las neuroglĂ­as (o simple48


mente glĂ­as, ÂŤpegamentoÂť en griego), encargadas de nutrir y, en cierta forma, mantener a las neuronas, ocupando el espacio que pueda haber entre ellas. Todas las neuronas estĂĄn conectadas unas con otras a travĂŠs de las dentritas y axones, formando una compleja red neuronal. Se denomina sinapsis a los puntos de contacto. Un cerebro adulto puede poseer unas 100.000.000.000 neuronas y 1.000.000.000.000.000 sinapsis (unos 500 millones por milĂ­metro cĂşbico de cerebro). Cifras astronĂłmicas: hay tantas neuronas en un cerebro como estrellas en nuestra galaxia, la vĂ­a lĂĄctea.

 Si la velocidad del pensamiento equivale a la rapidez con que se transmiten los impulsos nerviosos por las neuronas, ĂŠsta es muy variable: oscila desde los 0,5 hasta 120 metros por segundo (entre 1,8 y 432 kilĂłmetros por hora).

 El anĂĄlisis quĂ­mico del cerebro revela que en su mayor parte, como todo tejido vivo, estĂĄ formado por agua (entre un 60 y 70%). Sin embargo, no podrĂ­a llevar a cabo su actividad sin otros componentes esenciales como potasio, sodio, magnesio, hierro y calcio. El rĂĄpido movimiento de iones de sodio y potasio dentro y fuera de las cĂŠlulas nerviosas es lo que provoca los estĂ­mulos elĂŠctricos.

49


Hoja de ejercicios 1. CUENTA LOS CUBOS ¿Cuántos cubos hay en cada figura? Ten en cuenta que los que estén al fondo no se verán —están escondidos tras los que aparecen al frente— pero hay que contarlos todos.

50

Figura A

Figura B

Figura C

Figura D


Las respuestas son figura A: 3 cubos; figura B: 4 cubos; figura C: 7 cubos; figura D: 9 cubos. IntĂŠntalo de nuevo con estas otras figuras:

Figura A

Figura B

Figura D Figura C

51


Capítulo 5

EL MÉTODO DEL ABECEDARIO ILUSTRADO El método mnemotécnico del abecedario empieza a ser conocido a finales del siglo XV, si bien es posible que su origen sea tan antiguo como el método loci, con quien comparte la misma mecánica de funcionamiento. En efecto, en él se han sustituido los loci o lugares por las letras del abecedario. Veamos en qué consiste. En primer lugar debemos crear nuestro propio abecedario «ilustrado», donde cada letra estará representada por la imagen de algún objeto. Por ejemplo: A: Abeja B: Burro C: Casa D: Dedo E: Ernesto…

Si te fijas bien, he seguido el criterio de seleccionar nombres de cosas o personas cuya inicial coinci52


de con la letra del abecedario a la que representan. Para la A, abeja, palabra que empieza por A; para la B, burro, que empieza por B… y así con todas. Una vez compuesto nuestro abecedario, ya podemos empezar a aplicar el método. Supongamos que debemos memorizar una lista de palabras tal como:

mantequilla, perfume, cartas, abogado, etc. Pues bien, como siempre, vamos a imaginar una escena que vincule o relacione cada una de estas palabras con una letra del abecedario, o mejor dicho, con el objeto que representa a cada letra del abecedario: (A) Abeja-mantequilla. Debido a una mutación genética, ahora las abejas en lugar de flores van desesperadamente tras la mantequilla. Cada vez que abrimos el recipiente de la mantequilla la cocina se llena de abejas atraídas por el olor. (B) Burro-perfume. Ha salido en las noticias de la televisión el burro de una granja que es muy presumido, le encanta que le echen perfume y oler bien. Si el granjero no lo perfuma todos los días, se enfada mucho y empieza a cocear destrozándolo todo. (C) Casa-cartas. Hemos recibido tanta correspondencia, que tenemos la casa inundada de cartas. Al llegar a casa después del trabajo y abrir la puerta, una avalancha de cartas se nos ha venido encima. 53


(D) Dedo-abogado. Durante un juicio, el abogado ha puesto literalmente el dedo en la llaga, pues al levantar el dedo para acusar al testigo ha tropezado justamente con una herida suya y, enfadado y dolorido, ha saltado sobre el cuello del abogado con muy malas intenciones. Y así con el resto de palabras. Cuando queramos recordar la lista, sólo hemos de repasar las letras del abecedario: A-Abeja (¿Qué ocurre con las abejas, que ahora van locas tras la mantequilla?). B-Burro (¿Qué pasa con los burros? Pues que han descubierto uno al que le encanta el perfume). C-Casa (¿Alguna novedad en casa? Pues sí, que la tengo llena de cartas), etc.

Variantes Este método tiene, sin embargo, la limitación del número de letras. Sólo podemos emplearlo para memorizar listas de no más de las 27 ítems, el número de letras del abecedario. No obstante, al igual que con el método loci, podíamos recurrir a varias estancias para memorizar diversas listas; de forma similar también podemos emplear varios abecedarios con la misma finalidad. Por ejemplo, puedo construir un alfabeto con nombres de animales, otro con nombres de herramientas y utensilios, un tercero con los nombres de familiares y amigos, o con personajes históricos, etc.

54


Alfabeto con animales

A: Águila B: Búho C: Cabra D: Dromedario E: Elefante Etc.

Alfabeto con herramientas y utensilios

Alfabeto con personajes históricos

A: Alcayata B: Broca C: Cuchilla D: Destornillador E: Escuadra Etc.

A: Alejandro Magno B: Beethoven C: Cicerón D: Descartes E: Einstein Etc.

De esta forma puedo utilizar el abecedario de animales para recordar la lista de la compra y el de personajes históricos para la lista de tareas pendientes, por ejemplo. Mi propuesta es que empieces por diseñar tu propio alfabeto visual con cosas que te sean familiares y luego lo pongas en práctica. Comprobarás que es un método muy sencillo y a la vez muy útil. Otra forma de componer un alfabeto visual es hacerlo con objetos cuya forma o aspecto nos recuerde la letra a la que están asociados. Por ejemplo, la A podría presentarse como un compás abierto; la B como dos velas desplegadas al viento; la C como una luna en fase menguante; etc.

A

B

C

55


De esta forma, para recordar nuestra lista de palabras (mantequilla, perfume, cartas, abogado…) podemos imaginar escenas de un compás untado de mantequilla, un barco con las velas desplegadas dentro de un frasco de perfume, unas cartas llevadas por el viento hasta la luna, etc. Al repasar el abecedario, la A con forma de compás nos recordaría la mantequilla, la B como las velas desplegadas de un barco nos recordaría el frasco de perfume, etc. Se trata de aplicar el mismo mecanismo que ya he explicado anteriormente. Completa en la siguiente página tu alfabeto visual y a continuación utilízalo para memorizar la siguiente lista de palabras: enfermera, aeropuerto, grifo, hamaca, palacio, máquina, becerro, mosquito, abogado, bodega.

Apunte histórico Existen varias referencias al poeta alemán Konrad Celtes como inventor del método del abecedario (Epitoma in utramque Ciceronis rhetoricam cum arte memorativa nova et modo epistolandi utilisimo, 1492), no obstante, Frances A. Yates señala que el concepto es habitual en los tratados de la época y cita dos precedentes: Boncompagno da Signa menciona un alfabeto imaginario en 1235 (Rhetorica Novisima) y Jacobus Publicius imprime en Florencia la primera ilustración de un alfabeto alrededor del año 1470. 56


abeja

ALFABETO VISUAL

zapato

57


Fragmento del alfabeto visual de Jacobus Publicius (Artis oratoriae epitoma. Ars epistolandi. Ars memorativa, Florencia, 1482).

Alfabeto visual de Johannes Romberch (Congestorium artificiosae memeoriae, Venecia. 1533).

58


Saber más 3. SAN ALBERTO MAGNO (Suabia, 1206-Colonia, 1280) Apodado «El grande» y «Doctor Universal», san Alberto reunió en su persona todo el conocimiento de la época y fue experto en todas las ramas del saber. Dicen que era persona de excelente memoria, sin embargo, el propio san Alberto contará la anécdota que siendo joven tenía tantas dificultades con los estudios, que una noche decidió terminar con todo y escapar del colegio, pero cuando huía subiendo por una escalera, se le apareció en lo alto la Virgen María que le dijo: «Alberto, ¿por qué en vez de huir del colegio, no me rezas a mí que soy “Causa de la Sabiduría”? Si me tienes fe y confianza, yo te daré una memoria prodigiosa…». Si bien no es mi propósito poner en duda las palabras de san Alberto, antes de que salgas apresuradamente a encenderle unas velas a la Virgen, debo hacer constar que, independientemente de los dones recibidos, el santo se preocupó de cultivar su intelecto y es sabido que conoció, dominó y enseñó el arte de la memoria. Su más famoso discípulo, santo Tomás de Aquino, antes de pasar a la his59


toria como teólogo ya tenía también fama por su larga y portentosa memoria, y juntos marcarán un hito en la historia de este arte. Aunque san Alberto escribe sobre la materia, sus textos no pueden considerarse un manual de reglas mnemotécnicas, pues aun cuando hace referencia a ellas, sus discursos son más de índole filosófico y sigue la línea de Aristóteles en obras como De memoria et reminiscencia. En este sentido es más conocido el título Del arte memorativo de su ilustre contemporáneo Roger Bacon, quizá el único, o uno de los pocos personajes de la época que pudieran equiparársele en estudios y conocimiento. Tan notables eran sus capacidades respecto al hombre común, que el filósofo Feijoo escribe: «[…] fue celebérrimo Rogerio Bacon, que por razón de sus admirables, y artificiosísimas operaciones, fue sospechoso de Magia; y dicen algunos autores, que fue a Roma a purgarse de esta sospecha. El vulgo fingió de él lo mismo que de Alberto Magno; esto es, haber fabricado una cabeza de metal, que respondía a cuanto le preguntaban». La cabeza parlante de Roger Bacon siempre se ha considerado un mito, aunque todavía hay quien le cita como precursor de los autómatas. En la misma aparición citada, la Virgen dice: «Y para que sepas que sí fui yo quien te la concedí [la memoria], cuando te vayas a morir, olvidarás todo lo que sabías». Cuentan las crónicas que un día, mientras impartía una clase, se quedó en blanco y perdió toda lucidez. Dos años después fallecía pláci60


damente durante una conversaciĂłn con otros hermanos del convento a la edad de 74 aĂąos. San Alberto Magno es patrĂłn de los estudiantes de ciencias naturales y estĂĄ considerado, junto con Roger Bacon, uno de los padres de la ciencia actual.

61


Capítulo 6

RECORDAR NÚMEROS He aquí los diez primeros decimales del número pi: 1415926535 Desde siempre, los métodos tradicionales para memorizar largas listas de números como esta han consistido en tratar de encontrar una fórmula o relación aritmética entre los números cuyo resultado sea esa cifra global. Así, puedo observar que sumando a los dos pri meros dígitos un 1, obtengo el tercero y cuarto (14 + 1 = 15); sumando el segundo y cuarto —posiciones pares—, obtengo el quinto (4 + 5 = 9), sumando el primero y tercero —posiciones impares—, obtengo el sexto (1 + 1 = 2); el 6, que va a continuación del sexto, aparece sumando los tres primeros dígitos (1 + 4 + 1 = 6), y el 5 sumando los dos primeros (1 + 4 = 5). Si en vez de sumar resto, obtendré el 3 (1 – 4 = –3). Y, por último, termino volviendo a sumar los dos primeros dígitos (1 + 4 = 5). Recordando la fórmula obtendré el número que deseaba memorizar. Si bien este método ofrece algún resultado, estoy convencido de que esto muchas veces se debe, 62


más que al método en sí, al hecho de que al estar concentrados en la cifra tratando de hallar una relación, por fuerza algún número se nos queda en la mente. Tengamos en cuenta que no siempre vamos a encontrar una fácil relación entre los números y, aun cuando la encontremos, puede ser tan compleja que resulte más difícil de recordar que la propia cifra en sí. Si no queremos hacer malabarismos aritméticos, un truco que nos permitirá ver la cifra de otra forma consiste simplemente en romper la monotonía de los números. No es lo mismo ver la cifra como aparece escrita al principio que verla así:

1

4 59 535 1

26

Cambiar el tamaño o incluso el color de los números hará que la cifra sea más fácil de recordar. Otro truco similar y muy utilizado se deriva de la vieja táctica del «divide y vencerás». Consiste en partir la cifra en grupos de dos o tres dígitos: 141 59 26 535

o también: 14 15 92 65 35 63


Aunque parezca una tontería, lo cierto es que resulta mucho más fácil recordar cinco cifras de dos dígitos que no una sola cifra de diez. ¿Has observado que los números de teléfono siempre se escriben agrupando los dígitos de dos en dos o de tres en tres? Es lo que se conoce como segmentación. Parece ser que nuestra memoria almacena datos en unidades de información. «1» es una unidad de información, pero «14» también constituye una única unidad de información. Así, cuando nuestra larga lista de números la separamos en dígitos individuales 1 4 1 5 9 2 6 5 3 5 tenemos diez unidades, mientras que si lo agrupamos de dos en dos 14 15 92 65 35, tenemos la misma cifra pero reducida a tan solo cinco unidades. Y siempre será más fácil recordar cinco unidades de información que no diez. Un sistema de apoyo que suele resultar muy efectivo es imaginar la gráfica que formarían estos pares de dígitos: 100 80 60 40 20 0

En ocasiones recordamos las cifras, pero no en qué orden debemos enumerarlas. Es en esos casos, cuando la gráfica resulta especialmente útil: vemos 64


que empieza por dos cifras bajas (14, 15) para llegar al pico (92) y luego seguir en orden descendente (65, 35). Otra técnica empleada principalmente con los números de teléfono consiste en memorizar, no el número en sí, sino el trazo de nuestro dedo sobre el teclado. Por ejemplo, para marcar el número 141592 realizaré el siguiente recorrido:

El resultado es una especie de letra N con el primer palo cortito y doble, la diagonal en dos fases, y el segundo palo inclinado hacia el origen, aunque sin llegar al mismo. Un teléfono al que solía llamar con cierta frecuencia lo tenía memorizado mediante esta técnica. Dejaba mi mente en blanco y que la mano realizara el trazado instintivamente, porque, si trataba de fijarme en los números, me equivocaba. Resultaba efectivo ya que lograba realizar la llamada, pe65


ro tenía el inconveniente de que no sabía el número al que estaba llamando. Si me cambiasen el modelo de teléfono o tuviera que decirle el número a alguien, me vería en un serio apuro. NOTA: En el momento de escribir estas notas, el récord del mundo de memorización de decimales del número pi lo ostenta Akira Haraguchi, que empleó algo más de trece horas en recitar los primeros 83.431 decimales de π íntegramente de memoria. En la página web <http://www.pi-world-ranking-list.com> (en inglés) puedes consultar la lista con las últimas marcas alcanzadas.

66


Trucos 3. LETRAS PARA CONTAR NÚMEROS ¿Quieres acordarte de un número? Separa cada uno de los dígitos y compón una frase donde cada palabra tenga tantas letras como el número de cada uno de los dígitos. Por ejemplo, para acordarse del número π (3,1415926535) tendré que componer una frase donde la primera palabra sea de tres letras —para el 3—, seguida de otra de una letra —para el 1—, la siguiente de cuatro letras —para el 4—… y así sucesivamente. A ver qué te parece esta frase: Fue a casa y buscó caramelos de fresca fresa muy dulce. Fue a casa y buscó caramelos de fresca fresa muy dulce 3

1 4

1

5

9

2

6

5

3

5

Ingenioso, ¿verdad? Recordando la frase te acordarás de los números sin problemas: sólo tienes que contar cuantas letras forman cada palabra. 67


Con esta otra oración puedes recordar el número π con 26 decimales: «¿Qué? ¿Y cómo π reúne infinidad de cifras? ¡Tiene que haber períodos repetidos! Tampoco comprendo que de una cantidad poco sabida se afirme algo así, tan atrevido». 3,14159265358979323846264338 Y si tienes alma de poeta, puedes intentar crear alguna rima o pareado. He aquí, a modo de ejemplo, una breve recopilación de poemas que llevan implícito el ilustre número π con su larga lista de decimales: Español: Soy y seré a todos definible, Mi nombre tengo que daros, Cociente diametral siempre inmedible Soy de los redondos aros. (3,1415926535897932384) Soy π, lema y razón ingeniosa, de hombre sabio, que serie preciosa valorando enunció magistral. Por su ley singular bien medido el grande orbe, por fin reducido fue al sistema ordinario usual. (3.1415926535897932384626433832795) 68


Francés: Que j'aime à faire apprendre un nombre utile aux sages, Immortel Archimède, savant ingénieur, Qui de ton jugement peut priser la valeur ? Pour moi ton problème eut de pareils avantages. (3,141592653589793238462643383279) Inglés: Sir, I send a rhyme excelling In sacred truth and rigid spelling; Numerical sprites elucidate For me the Lexicon's dull weight. (3,14159265358979323846) Alemán: Wie? O Dies π Macht ernstlich so vielen viele Müch! Lernt immerhin, Jünglinge, leichte Verselein, Wie so zum Beispiel dies dürfte zu merken sein! (3,14159265358979323846264)

69


Capítulo 7

EL MÉTODO DEL CASILLERO NUMÉRICO El siguiente avance en la mnemotecnia surge a mediados del siglo XVII, donde encontramos un sistema muy similar al método del abecedario, pero en el que se han sustituido letras por números. Veamos en qué consiste. Primero hemos de escoger un objeto que represente a cada número. Por ejemplo, el 1 podría ser una columna o un pilar (algo parecido a la raya vertical con que se escribe el 1); el 2 sería un pato o un cisne (su silueta recuerda la forma del 2); el 3 un tridente (o un triángulo, figura geométrica de 3 lados); etc. Es decir, elegimos objetos que de una forma u otra nos recuerdan al número en cuestión. 1

2

3

Etc. columnas

cisne

tridente

Una vez confeccionada nuestra lista, ya estamos en condiciones de memorizar, por ejemplo, una serie de términos como estos: 70


bandera, trineo, restaurante, almohada , etc.

La primera palabra la relacionaremos con el objeto que representa el número 1; la segunda con el objeto del número 2; y así sucesivamente. (1) Columna-bandera. El mástil que sujetaba la bandera era tan endeble que se ha roto; para que no vuelva a ocurrir, en su lugar han construido una columna de mármol en la que ondea la bandera. (2) Cisne-trineo. Una bandada de cisnes ha invadido una estación de esquí en busca de trineos para lanzarse por la nieve. Los científicos no entienden nada de esta manía de los cisnes por los trineos. (3) Tridente-restaurante. En la ciudad han abierto un nuevo restaurante de marisco donde en lugar de tenedores ponen unos tridentes como los de Neptuno. ¡A ver quién logra pelar las gambas con un tridente! Y así con todos los términos de la lista. Para recordarlos, solamente hemos de empezar a contar: 1-columna (¿Qué ocurre con las columnas? Han construido una como mástil para sujetar la bandera); 2-cisne (¿Qué pasa con los cisnes? Que ahora les gusta deslizarse con un trineo); 3-tridente (¿Para qué sirve un tridente? Pues sustituye al tenedor en cierto restaurante); etc. Como siempre, la clave está en nuestra capacidad de imaginar escenas un tanto estrambóticas en 71


las que asociamos el objeto que representa a cada número con el término que debemos recordar.

Escoge tu imagen para cada número, completa la siguiente tabla o casillero y utilízala para memorizar esta lista de palabras: camiseta, red, novela, china, cocina, lince, cortina, madre, hotel, submarino.

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Ventajas e inconvenientes Aun siendo similar al método del abecedario, este sistema presenta una ventaja importante. Si en el capítulo anterior nos hubieran preguntado, de la lista memorizada, cuál era la palabra que aparecía en séptimo lugar, hubiéramos tenido que empezar a contar las letras del abecedario hasta llegar a siete para saber que la séptima letra es G, y a partir de 72


ahí recordar qué palabra teníamos asociada a esta letra. Sin embargo, utilizando números, este problema desaparece, pues en séptima posición aparecerá el término que he asociado con el objeto del número 7, y no necesito contar porque es obvio que en séptimo lugar está el número 7. Otra ventaja evidente es que ahora ya tenemos un sistema para memorizar cifras. Si por ejemplo quiero acordarme del número 210, sólo tengo que imaginar una escena en la que intervienen un cisne, una columna y, por ejemplo, una rueda con la que represento el número cero.

2

1

0

Otra posibilidad es representar los números con objetos, no relacionados con su forma, sino con su sonido al ser pronunciados. Así, el 1 podría ser huno (como Atila el huno); el 2, tos; el 3, tez; el 4, cuadro, etc. La cifra 210 estaría representada con la tos (dos) de Atila el huno (uno) en la cima de un cerro (cero). Ahora bien, este método también tiene sus inconvenientes, pues la cosa se complica un poco a partir del décimo ítem: representar números de dos 73


dígitos requerirá dos objetos que ya hemos utilizado anteriormente. Por ejemplo, el 12 será un pilar más un cisne, elementos que hemos empleado para el 1 y el 2; el 21 de febrero será lo mismo que el 2 de diciembre, y lo mismo que la cifra 212 (cisne, pilar, cisne). Una solución sería elegir un elemento, por ejemplo una naranja, que represente el número 10. Así, la figura de un cisne es el número 2, pero un cisne con una naranja en la boca sería el número 12: cisne (2) + naranja (10) = 12. Otra alternativa es, sencillamente, crear una imagen única para cada cifra. Así, por ejemplo, el 11 estaría representado por un equipo de fútbol (que se compone de 11 jugadores), el 12 sería una docena de huevos (en las tiendas suelen venderse en cartones de 12 unidades), el 13 podría estar encarnado por este personaje supersticioso que siempre evita dicho número, etc. De esta forma, al pensar en el 12 no necesito recurrir nuevamente al cisne, sino a la imagen de la docena de huevos que es el elemento exclusivo para esta cifra. No obstante, aunque a partir de estas ideas podamos elaborar un sistema más o menos eficaz, no insistiré en ello. Comprobarás en los siguientes capítulos que para trabajar con números hay un método más acertado.

74


Apunte histórico La idea de los números se la debemos a un profesor de Cambridge llamado Henry Herdson (Ars memoriae: the art of memory made plain, 1654). Según cuenta, se le ocurrió utilizar números cuando trataba de hallar una alternativa al método loci. La novedad de utilizar objetos cuyo nombre suene de forma similar al número que representan —estableciendo un vínculo sonoro en lugar del tradicional vínculo visual—, la introduce John Sambrook también en Inglaterra alrededor del año 1879.

75


Hoja de ejercicios 2. AJEDREZ Para realizar este ejercicio necesitarás un tablero de ajedrez. Debes observar durante unos segundos la disposición de piezas que se muestra en la siguiente figura para a continuación, con el libro cerrado, reproducir sobre el tablero las mismas piezas en las mismas posiciones. ¿Preparado? Tienes 12 segundos para memorizar la colocación de las siguientes piezas:

76


Este ejercicio no es tan sencillo como pueda parecer a primera vista, pues no sólo tienes que recordar de qué pieza se trata (peón, rey, alfil, etc.) sino también su color (blanca o negra) y la posición sobre el tablero. Esto último es lo que suele presentar mayor dificultad. En esto caso, acordarse de la ubicación del rey blanco es fácil —justo en la esquina—, sin embargo, no es tan sencillo tomar referencias para la posición del rey negro —anda un poco perdido entre tanto escaque vacío— y no sería raro equivocarse situándolo en una posición errónea. Afrontaremos este problema dividiendo el tablero en cuatro partes o cuadrantes:

Ahora resulta mucho más fácil ubicar al rey negro (en el cuarto cuadrante, pegado al lado iz77


quierdo y justo por encima de la mitad). Como siempre, la técnica del «divide y vencerás» vuelve a mostrar su eficacia, pues es mucho más fácil memorizar cuatro fragmentos sencillos que no uno solo más complejo. Es hecho comprobado que las cosas confusas o sin sentido son material difícil de recordar. El paso previo consiste siempre en cuadricularlo, dividirlo, simplificarlo hasta que los fragmentos sean claros y evidentes. Recuerda que todo puzle, por complejo que sea, siempre parte de piezas sencillas. Los buenos jugadores de ajedrez suelen hacer gala de una excelente memoria, pues son capaces, en apenas unos segundos, de memorizar la posición de todas las piezas. Se ha comprobado cómo grandes maestros pueden incluso jugar de espaldas al tablero, reteniendo en su memoria la posición de las piezas según su oponente va indicando de viva voz el movimiento realizado. Ahora bien, el hecho realmente curioso es que en el momento en que distribuyas las piezas sobre el tablero de forma aleatoria —totalmente al azar y sin sentido—, su memoria no resultará mejor que la de cualquier principiante.

78


Capítulo 8

EL CÓDIGO FONÉTICO / 1 La principal dificultad para memorizar un número con los métodos mnemotécnicos estriba en cómo formar una imagen. El número es algo que, efectivamente, nos sirve para indicar la cantidad de algo, pero no tiene significado en sí mismo. Para la palabra silla tenemos la imagen de un objeto de cuatro patas que sirve para sentarse, pero ¿qué imagen representa al número 718281? El problema se solucionaría si dispusiéramos de un mecanismo que nos permitiera convertir los números en palabras, de tal forma que recordando las palabras, éstas nos señalarán el número que tratamos de memorizar. Este mecanismo nos lo proporciona el código fonético. Este sistema se basa en relacionar cada número con una serie de consonantes con las que podremos formar una palabra. Las vocales se utilizarán de comodín, sin otra finalidad que la de relleno para formar la palabra necesaria. La letra «y» se omite por tener una pronunciación igual a la vocal «i», así como la letra «h», que es muda. El primer paso consiste en establecer qué consonantes asociaremos a cada número. Para ello nos 79


valdremos de cualquier estratagema que nos recuerde, aunque vagamente, algún tipo de similitud entre la letra y el número. Empecemos: Uno. El número 1 tiene una grafía similar a la letra t, así pues, ésta será la primera consonante que asignemos. Por similitud fonética, la d se pronuncia de forma similar a la t, añadiremos también al número 1 la consonante d. Dos. Al número 2 le asignaremos la letra n, por aquello de que se escribe con dos palitos. También la ñ por la misma razón. Tres. Siguiendo con este criterio, al número 3 le corresponde la letra m. También le asignaremos la w, que viene a ser similar a una m invertida. Cuatro. Al número 4 le asignaremos su inicial, c. Por similitud fonética, añadiremos también las letras k y q. Cinco. ¿Recuerdas cómo se escribe el 5 en números romanos? ¿Y el 50? Así pues al número 5 les asignamos las letras v y l. Seis. Al 6 le asignaremos también su letra inicial, s, y además la z que además de tener cierta similitud de pronunciación con la s se escribe igual pero al revés. Siete. La letra f se parece mucho a un 7 escrito a la inversa; así pues, queda asignada a este número. También la letra j se asemeja a un 7 escrito boca abajo. Ocho. La letra g es la que más se parece escrita al número 8. También le asignaremos la x por su similitud de pronunciación con el sonido «ch» de «ocho». 80


Nueve. Para el 9 nos reservamos las letras p y b, que además de tener un sonido similar, fácilmente nos recuerdan a un 9 al dibujarse también con una línea y un círculo. Todavía nos queda un número, el 0. No podemos emplear su inicial c por estar asignada al número cuatro, pero sí podemos utilizar su siguiente consonante, la r, que además es la última letra que nos queda libre. Aquí hemos utilizado todas las consonantes que aparecen en el abecedario, sin embargo, quedan en el aire los sonidos que no representamos con una consonante, sino con dos. Me refiero al sonido «rr» de carro, «ll» de llama y también «ch» de charco. Vamos a utilizarlos asignando rr al 0 (igual que la r), ll al 5 (igual que la l) y ch al 8 por formar parte de la palabra que define al propio número. En resumen, nuestro código fonético va a quedar confeccionado según la siguiente tabla: 0

r

rr

1

t

d

2

n

ñ

3

m

w

4

c

k

q

5

v

l

ll

6

s

z

7

f

j

8

g

x

9

p

b

ch

81


Esta tabla es mi propuesta personal. Cada cual es libre de componerla según sus propios criterios. Por ejemplo, si te encuentras más cómodo relacionando la letra l con el número 1, adelante. De hecho, creo que hay tantos modelos del código fonético como autores han escrito sobre el tema —yo al menos, entre los libros consultados, no he encontrado dos que coincidan con la misma relación de números y letras—. Unos, por ejemplo, mantienen juntas la v y b asociadas al número 1; otros trasladan la g al número 5, etc. Hasta cierto punto, esta disparidad tiene su razón de ser, pues, aparte de que cada cual emplea sus propios criterios a la hora de seleccionar las consonantes, hay que tener en cuenta la necesidad de adaptar el sistema a las particularidades de cada idioma. Algo tan propio del español como la ñ no figurará en la tabla de un autor francés, por ejemplo, igual que detalles del francés no tendrán su equivalente en español. En cualquiera de los casos, lo importante es que al pensar en un número inmediatamente lo relacionemos con las letras correspondientes, y viceversa. Con objeto de mantener un cierto criterio, todos los ejemplos que se describan en este libro se basarán en la tabla aquí expuesta.

Nuevas aportaciones Con la generalización de teléfonos móviles y los mensajes cortos «sms» ha surgido una nueva posibilidad, que consiste en confeccionar la tabla del 82


código fonético siguiendo la disposición de las letras conforme aparecen en el teclado del teléfono: 1

2

3

-,@

ABC

DEF

4

5

6

GHI

JKL

MNO

7

8

9

PQRS

TUV

WXYZ

0 +#

Pero si observas bien, hay un pequeño inconveniente: los números 1 y 0 no tienen asignada ninguna letra (se emplean para los signos y otras funciones). Pero esto podría arreglarse si pasáramos las dos primeras letras al 1 y las dos últimas al 0: 1

2

3

AB

C

DEF

4

5

6

GHI

JKL

MNO

7

8

9

PQRS

TUV

WX

0 YZ

Si quitamos las vocales, que se utilizan como relleno para formar las palabras, el código fonético quedaría constituido según esta tabla (en este caso sí consideraremos como consonantes válidas la «h» 83


e «y», y al igual que antes, uniremos la «ch» con «x», «ll» con «l» y «rr» con «r»): 0

y

1

b

2

c

3

d

f

4

g

h

5

j

k

l

6

m

n

ñ

7

p

q

r

8

t

v

9

w

x

z

ll rr

s

ch

La ventaja de este modelo es que no tenemos que aprendernos la relación de letras con números, pues la llevamos escrita en el teclado de nuestro teléfono. No obstante, personalmente me quedo con el modelo clásico expuesto al principio, pues, aparte de que no cuesta nada aprenderlo, la disposición de las letras es más racional y proporcionada (aquí tienes cinco posibilidades para el 7 pero sólo una para el 1 o el 2).

84


Trucos 4. EL CÓDIGO MORSE El código Morse, con sus puntos y rayas para codificar cada letra, en su momento fue de gran importancia y era ampliamente utilizado, aunque hoy día ha caído en desuso debido al enorme avance en tecnología de comunicaciones (desde que Samuel Morse lo patentara allá por 1835 las cosas han cambiado bastante). Como no era fácil de aprender, se ingeniaron algunos trucos para memorizar la combinación de puntos y rayas que correspondían a cada letra. Una de las técnicas más sencillas consistió en asociar a cada letra una palabra que empezara por la letra en cuestión, y donde la vocal «o» representaba la raya y el resto de vocales los puntos (las consonantes no se tenían en cuenta, su única función era la de relleno para formar la palabra). Por ejemplo, la letra «a» (punto y raya) podría estar representada por la palabra «asno»: empieza por «a» y tiene dos vocales, una «a» (punto) y una «o» (raya).

85


Aquí tienes una de las tablas más conocidas: A

·—

Asno

N

—·

Noche

B

—···

Bonaparte

O

———

Oporto

C

—·—·

Cocacola

P

·——·

Pisotones

D

—··

Docena

Q

——·—

Qocoricó

E

·

Él

R

·—·

Ramona

F

··—·

Facilona

S

···

Sevilla

G

——·

Góndola

T

Tos

H

····

Himalaya

U

··—

Único

I

··

Iris

V

···—

Ventilador

J

·———

Jabonoso

W

·——

Wavonpost

K

—·—

Koinor

X

—··—

Xochimilco

L

·—··

Limonada

Y

—·——

Yosimoto

Moto

Z

——··

Zocoyula

M ——

¿Serías capaz de ingeniar alguna nueva técnica?

86


Capítulo 9

EL CÓDIGO FONÉTICO / 2 Ahora ya tenemos la herramienta necesaria para convertir números en palabras. Veamos algunos ejemplos: El 1 será una palabra formada con una consonante t o d: día, tía, tea… cualquiera de ellas sirve. El 2, siguiendo la tabla del código fonético, será una palabra construida con n o ñ: año, Noé, uña. El 3 puede ser amo, humo, mayo, yema…; recuerda que las letras h (sonido mudo) e y (suena igual que la vocal i) no se tienen en cuenta. ¿Y el 10? Bien, el 10 está compuesto por un 1 y un 0, por tanto le corresponderá una palabra formada con las consonantes t y r, por ejemplo, toro. También valdría diario (utilizando la d en lugar de t) o torre (rr también representa el 0, además de r). Sin embargo, rata no sería válida, puesto que al incluir la r antes que la t, estaría representando el número 01, que no es lo mismo que 10. El 11 (primera consonante t o d, segunda consonante también t o d) podría ser dato, dedo, teta… El 12 (primera consonante t o d, segunda consonante n o ñ): atún, diana, tuna… y así con cualquier cifra. ¿El 85? Gol, gallo, chal, chivo, axila. ¿Y el 100? Torero, terror. ¿Y el 562? Lasaña, visón. 87


Creo que queda claro el funcionamiento de este mecanismo, ¿verdad? Perfecto, llevemos ahora estos nuevos conocimientos a la práctica. Supongamos que no quieres olvidarte de tu próxima visita al dentista el día 10. Pues muy fácil, sólo tienes que ver a tu dentista perseguido por un toro (toro = 10). Imagínate la escena: un toro se ha colado en la consulta del dentista y anda persiguiéndolo dando vueltas alrededor del sillón donde se acomodan los pacientes, y como es muy grande, va tropezando y dando cornadas a todo lo que encuentra: armarios, sillas… ¡Qué desastre! Vaya, resultará imposible pensar en el dentista y no acordarse del toro (día 10). Se trata, como siempre, de aplicar los principios mnemotécnicos que ya hemos practicado imaginando una escena inusual, extraña, sorprendente…; en definitiva, que nos llame la atención. Otro ejemplo. ¿No te acuerdas nunca cuándo es el cumpleaños de tu novia o de tu novio? ¡Pero si es muy fácil! Supongamos que la fecha es el 21 de julio. Pues bien, imagínate a tu novia o novio con la cara manchada nata (nata = 21) que le vas quitando a lametones, pero cuando llegas a la boca y vas a besarla resulta que ha estado comiendo ajo ¡bahhh! (ajo = 7, mes de julio). Cuando se presentan cifras elevadas de más de dos o tres dígitos, encontrar una palabra con las consiguientes consonantes puede resultar una tarea difícil, cuando no imposible. En estos casos aplicaremos la técnica del divide y vencerás, fragmentan88


do la cifra en grupos de dos o tres dígitos que formarán números fácilmente convertibles en palabras. Veamos un ejemplo: supongamos que nunca logras recordar el año en que Cristóbal Colón descubrió América: 1492. La verdad es que no se me ocurre ninguna palabra con las consonantes necesarias para este número, así que lo divido en dos, 14 y 92. Ahora sólo tengo que imaginarme a Colón bajando de la carabela comiendo un taco (14) y fumando un habano (92). O si prefieres, podríamos componer la escena para los números 1 y 492: Colón, que es todo un caballero, baja de la carabela llevando a tu tía (1) en brazos para que no se moje los pies y dejándola en una cercana cabaña (492). Si tu tía es muy habladora, imagínate que va dándole la lata a Colón y éste, con una cara como pensando «¿no se atragantará esta mujer?», en cuato ve una cabaña la encierra allí para no oírla más. O si tu tía pesa algún kilo de más, el esfuerzo de Colón para llevarla en brazos hasta la cabaña… Un caso concreto. No sé por qué no había forma de que me entrara en la cabeza el número de matrícula de mi moto: 9029. Hasta que un día me di cuenta de que cuando se ensucia de barro (90) la tengo que limpiar con una nube (29). Y ya no he vuelto a tener dificultad. Ahora enfrentémonos al reto de memorizar, no 10, sino los primeros 20 decimales del número pi: 14159265358979323846 89


Así de pronto puede parecer una tarea imposible, pero en realidad es tan sencillo como aplicar el método de la cadena —por ejemplo— para recordar la siguiente lista de palabras: 141 592 653 58 97 93 238 46 ducado (141), alpino (592), islam (653), lago (58), paja (97), puma (93), enemigo (238), queso (46). No es tan complicado, ¿verdad? Por supuesto, no deja de ser una elección personal de cada cual agrupar los números de esta forma y seleccionar estas palabras para cada uno de ellos. Es mi propuesta, pero tú eres libre de proceder como gustes. También se ha sugerido, como otro uso del sistema fonético, considerar solamente la primera consonante de la palabra y recurrir al truco de formar frases más o menos ingeniosas, fáciles de recordar. Siguiendo con el ejemplo de Colón, para acordarme del año 1492 podría imaginar una escena del rey preguntándole: «Dime, ¿cuántos barcos naufragaron?». Recuerda que en este caso sólo se considera la primera consonante de cada palabra: dime (d = 1), cuántos (c = 4), barcos (b = 9), naufragaron (n = 2). Ahí está la cifra, 1492. O quizá en lugar de una frase, prefieras inventar un nuevo acrónimo. Por ejemplo, TOBI: Tratado Occidental para los Bienes de las Indias. El núme90


ro está en la primera consonante de cada palabra: tratado (t = 1), occidental (c = 4), bienes (b = 9), indias (n = 2). Bien, en estos momentos creo que ya estás en condiciones de poder memorizar sin dificultad cualquier número que desees: fechas, teléfonos, códigos postales, números de matrículas, números de documentos de identidad, etc. ¡E incluso constantes matemáticas! Sólo tú dictas el límite de tu memoria.

Apunte histórico La idea original de convertir números en palabras la debemos al matemático francés Pierre Hérigone (Cursus Mathematicus, 1634). El primer código fonético, sin embargo, corresponde a Stanislaus Mink von Wenusheim (Relatio Novissima ex Parnassus de Arte Reminiscentiae, 1648), cuyo trabajo, con el tiempo, será adaptado y mejorado por varios autores, entre los que cabe mencionar, como mínimo, a Richard Grey (Memoria Technica; or a New Method of Artificial Memory, 1730) y M. Gregor von Feinaigle (The new art of memory, 1807). Es a finales del siglo XIX cuando ya queda más o menos perfilado el modelo que llega hasta nuestros días.

Ahora mismo, pon sobre la mesa tu carné o tu tarjeta de la biblioteca. Verás que estos documentos se identifican con una serie de números. Pues memorízalos ¡ya! 91


Hoja de ejercicios 3. SUMAS En cada uno de los siguientes bloques de sumas hay 10 números equivocados. ¡Encuéntralos! El resultado de una suma puede ser correcto o tener uno o más errores. Evidentemente, no está permitido echar mano de la calculadora.

92


Bien, ahora que ya has desempolvado algunas telarañas, vamos con el verdadero ejercicio. A continuación, te presento otra serie de sumas. Escoge una, memoriza los números y, con el libro cerrado, realiza mentalmente la operación sin auxilio de lápiz ni papel, y evidentemente, sin mirar los números, que para eso los has memorizado primero. Cuando tengas el resultado, anótalo. Ahora abre el libro, comprueba si tus cálculos han sido correctos —vale, si, puedes utilizar la calculadora para verificar el resultado— y repite el mismo procedimiento con las siguientes sumes hasta completarlas todas.

93


Hacer una simple suma sobre el papel es fácil, pero memorizar los números y resolver la operación de cabeza es una habilidad que requiere talento. No obstante, el verdadero desafío no es hacer sumas, sino multiplicaciones. Cuando tengas cierta práctica con las sumas, escoge unos números al azar e intenta resolver de cabeza operaciones como estas:

Se trata de memorizar los números y de realizar todos los cálculos mentalmente, anotando sólo el resultado. No es sencillo, pero puede lograrse. Ten en cuenta que los verdaderos especialistas son capaces de resolver incluso raíces cuadradas. ¿Te atreverás con ellas? 64032 574

X

+

256128 448224 320160 36754368

94

64032 253 -4 45X5=225 240 503X3=1509 -225 01532 -1509 0023


Calculistas De vez en cuando encontramos en la historia personajes que parecen haber nacido con una habilidad especial para el cálculo. Son los llamados calculistas, individuos a los que les preguntas: «¿cuánto es 21.734 multiplicado por 543?», e inmediatamente nos responden la cifra exacta con la misma naturalidad de quien da la hora tras mirar el reloj. Quizá uno de los más destacados fuese Alexander Craig Aitken, quien curiosamente era contrario al uso de técnicas de memorización: «Nunca he utilizado reglas mnemotécnicas, y recelo profundamente de ellas. No hacen más que perturbar con asociaciones ajenas e irrelevantes una facultad que debe ser pura y límpida».

95


Capítulo 10

LAS PALABRAS CLAVE / 1 A continuación vamos a explotar todo el potencial del código fonético mediante lo que se conoce como las palabras clave. Esta técnica consiste, ni más ni menos, en crear una lista con todos los números de 0 al 100 y asignar a cada número, de entre las palabras posibles, un sólo término muy concreto. Yo, por ejemplo, al número 0 lo asocio a la palabra aro. ¿Por qué ésta y no otra? Simplemente porque fue la primera que se me ocurrió al buscar una palabra con la consonante r. Tengo memorizada esta relación y siempre que oigo el número 0 automáticamente en mi mente se forma la imagen de un aro tan redondo como el propio número, no necesito detenerme a ver qué letras corresponden al 0, qué palabras puedo formar con esa consonante, etc. Es algo automático. Lo mismo me ocurre con el resto de números hasta el 100. Y lo mismo deberá ocurrirte a ti, así que voy a pedirte que te tomes unos minutos y confecciones tu propia lista de palabras clave. La experiencia indica que las mejores palabras clave son aquellas formadas por tantas sílabas como dígitos tiene el número que representan, es decir, palabras de una sola sílaba para los números del 0 96


al 9, de dos sílabas para el resto hasta el 99. Siguiendo con el caso del 0, normalmente solemos asociarlo mejor con la palabra aro o rey antes que con arroyo, por ejemplo, aunque los tres términos son válidos. Si además cada una de las sílabas se compone de sólo dos letras, en el orden consonante más vocal, mucho mejor. Por ejemplo, para el número 10 una buena palabra clave podría ser toro o torre (la primera sílaba empieza con t, número 1, la segunda sílaba con r, número 0), aunque palabras como atar, autor, hiedra, idear, odre, teoría, trío, útero, etc., también representan el número 10 y perfectamente pueden constituir una palabra clave. Normalmente, la primera que te venga a la mente suele ser la más acertada. También suelo recomendar que si en una palabra clave eliges la letra t para el número 1, siempre que sea posible, continúes utilizando la t también en el resto de palabras clave. Así, si elegiste toro para el número 10 (letra t), podrías seleccionar teta para el 11, tuna para el 12, timo para el 13, etc. Si por el contrario elegiste duro (letra d), aconsejaría dedo para el 11, duna para el 12, dama para el 13, etc. Bien, pues pasemos a la acción. Ahora te toca a ti tomar papel y lápiz para confeccionar una lista con tus palabras clave (sugiero el lápiz por si más adelante para un número dado se te ocurre algún término más acertado y quieres cambiarlo). Si no viene la inspiración o se te hace muy largo, no pasa nada, ya lo terminarás más adelante. Pero eso sí, recuerda que hasta que no completes la tabla con las 100 palabras clave no podrás seguir avanzando. 97


98

0

10

1

11

2

12

3

13

4

14

5

15

6

16

7

17

8

18

9

19

20

30

21

31

22

32

23

33

24

34

25

35

26

36

27

37

28

38

29

39

40

50

41

51

42

52

43

53

44

54

45

55


46

56

47

57

48

58

49

59

60

70

61

71

62

72

63

73

64

74

65

75

66

76

67

77

68

78

69

79

80

90

81

91

82

92

83

93

84

94

85

95

86

96

87

97

88

98

89

99

99


Hoja de ejercicios 4. EL OBSERVADOR También conocido como el juego de Sherlock Holmes; consiste en lo siguiente: elige un objeto cualquiera, al azar, y estúdialo tan detenidamente como si en él estuviera encerrado el mayor secreto de la humanidad. Por ejemplo, un botón. ¿De qué color es? ¿Es un color uniforme o presenta vetas? ¿Qué grosor tendrá? ¿Es constante o resulta más estrecho hacia el centro? ¿Cuántos agujeros tiene para coserlo a la tela? ¿Y por qué tendrá este número y no más o menos? ¿De qué material estará fabricado? ¿Sería más funcional si tuviera una forma triangular o hexagonal? ¿Qué otras aplicaciones se le podrían dar aparte de abrochar camisas? Etc. Practícalo con regularidad, escogiendo objetos de la vida cotidiana: un bolígrafo, una moneda, un clip, un bote de refrescos, un vaso de plástico, un tenedor, una piedra, etc. Te asombrarás de la cantidad de detalles que se nos pasan por alto, ¡y son cosas comunes que utilizamos todos los días! 100


Una variante, especialmente útil para hacer más entretenidas las esperas, consiste en elegir una letra al azar y buscar objetos cuyo nombre empiece por esa letra. Por ejemplo, supongamos que estoy en la estación esperando la salida del tren. Elijo una letra, como puede ser la R, y empiezo a observar cosas a mi alrededor que sugieran palabras cuya inicial sea R: los raíles de las vías; las ruedas del tren; un mendigo de aspecto roñoso; el reloj de la estación; los cristales redondos de las gafas de este pasajero; etc. En lugar de una letra también puedo elegir un color, por ejemplo, el rojo. ¿Qué hay a la vista que sea rojo? El jersey de aquella señora; el lazo en el pelo de esa niña; las letras del panel informativo; el fondo de ese cartel publicitario; el carmín de esta chica; etc. Este ejercicio es mucho más interesante de lo que su sencillez pueda hacernos pensar, pues ejercita dos cualidades esenciales para la memoria: concentración y observación. Normalmente, no se puede recordar algo que primero no hayamos visto (¿cómo vas a sacar de la memoria algo que nunca ha entrado?). La costumbre de observar las cosas con detenimiento puede ser —de hecho lo es— muy provechosa.

101


Capítulo 11

LAS PALABRAS CLAVE / 2 Ahora que ya tenemos confeccionada nuestra lista de palabras clave, podemos empezar a usar el método fonético al estilo tradicional. Veamos un ejemplo: como de costumbre, supongamos que debemos memorizar una lista de palabras, como minero, rana, papel, fútbol, tapas, arena, sombrero, verduras, importante, belén. En esta ocasión procedemos de la siguiente forma: tomamos la palabra clave del número 1 y la relacionamos con la primera palabra de la lista, formando en nuestra mente una escena que involucre ambos términos. En este caso, vamos a asociar tea (tea es mi palabra clave para el número 1) con minero: resulta que a los mineros se les han estropeado las clásicas bombillas que llevan en sus cascos, y en su lugar están utilizando teas. Imagínate al minero atando una tea a su casco y encendiéndola para tener alguna luz con la que bajar a la mina. Sigamos con año (palabra clave para el 2) y rana: en la fiesta de año nuevo han encontrado una rana en el ponche. El camarero no se ha dado cuenta y al ir a llenar una copa la rana ha caído 102


dentro; imagínate la sorpresa al tomar un sorbo, la rana saltando por la pista de baile, etc. Bien, y así sucesivamente con las restantes palabras según muestra la siguiente tabla:

Palabra clave

Palabra para recordar

1

tea

minero

2

año

rana

3

humo

papel

4

oca

fútbol

5

ola

tapas

6

oso

arena

7

hoja

sombrero

8

hucha

verduras

9

boa

importante

10

toro

belén

Una vez tengamos hechas nuestra asociaciones, para recordar las palabras sólo tenemos que ir contando del 1 al 10. 1 es igual a tea, ¿qué imagen nos viene a la mente al pensar en tea? El minero que la ataba en su caso. 2 es año, ¿qué destacaba en la fiesta de año nuevo? La rana en el ponche. Y así sucesivamente. Una de las virtudes del método fonético es que cada palabra clave lleva implícito un número, lo 103


cual nos permite saber en qué lugar tenemos memorizada cada palabra. Si en un momento dado necesito saber qué aparece en séptima posición, pienso en la palabra clave para el 7, que es hoja. ¿Qué término he asociado con hoja? Sombrero, luego en séptimo lugar figura la palabra sombrero. Por otro lado, los métodos expuestos en capítulos anteriores son muy eficaces para rememorar listas de palabras breves, no tanto para listas de palabras largas. Con el método fonético no hay ninguna limitación: solamente empleando nuestras 100 palabras clave ya estamos en condiciones de memorizar una lista de 100 ítems sin ningún problema. Y llegado el caso, podemos seguir ampliando nuestra lista de palabras clave hasta donde sea necesario. Un recurso para llegar rápidamente hasta el 1.000 consiste en lo siguiente: partiendo de las 100 palabras clave, tomamos un elemento, por ejemplo un pilar —que recuerda la forma del 1— para representar el número 100. A partir de este momento, siempre que en la escena aparezca la palabra clave junto con un pilar, al número de la palabra clave hay que sumarle 100; si en lugar de un pilar interviene un cisne —que recuerda la figura del 2—, en vez de 100 habrá que sumarle 200; un tridente —tridente=3— representa el 300… y así hasta 9. Ahora, la figura de una hoja es el 7, pero una hoja con un pilar es el 107, con un cisne será el 207, con un tridente el 307, etc. (una combinación de las 100 palabras clave con el casillero numérico). 104


No obstante, en el día a día, la cantidad de cosas que debemos memorizar son relativamente cortas (lista de la compra, tareas pendientes, etc.). Esto hace que las palabras clave del 1 al 10 sean mucho más utilizadas que las del 90 al 100, lo que puede inducir a: • Interferencias. Si tienes memorizadas varias listas con las mismas palabras clave, puede ocurrir que al pensar en una de ellas, la imagen que te venga a la mente no sepas a cuál de las listas corresponde. • Olvido. Al no utilizar nunca una determinada palabra clave, es posible que cuando la necesites no recuerdes cuál era. Entonces resulta interesante utilizar la lista de palabras clave por tramos. Por ejemplo, si deseas llevar tu agenda semanal de memoria, puedes asociar las tareas para el lunes con las palabras clave del 10 al 19, martes con las del 20 al 29, miércoles con las del 30 al 39, jueves con las del 40 al 49, viernes con las del 50 al 59, sábado con las del 60 al 69 y domingo con las del 70 al 79. Cuando quieras relajarte pensando en todo lo que vas a hacer este domingo, bastará con que repases los números a partir del 70 para evocar las imágenes que asociaste con sus correspondientes palabras clave. Como vas a ir de pesca, no puedes olvidarte de la cerveza —¡claro que no!—, de la gorra para el sol, un ahuyentador de mosquitos, por si acaso, etc. Entonces imaginarás una escena donde rela105


cionas feria (palabra clave para el 70) con cerveza, foto (71) con gorra, Juan (72) con mosquito, etc. Por cierto, que como no te queda cerveza en casa tendrás que ir el sábado a comprar, por tanto, debes imaginar otra escena de sierra (palabra clave para el 60, sábado) con cerveza… En fin, puede que pesques mucho o no, pero el día se te dará muy bien porque, repasando las palabras clave, no te habrás olvidado de nada. El único inconveniente que presenta el método fonético de palabras clave es que, al ser un sistema más elaborado, requiere algo más de práctica para dominarlo con fluidez, además del necesario paso previo de elaborar la lista de 100 palabras clave y familiarizarse con ellas. No obstante, el tiempo invertido en aprenderlo bien merece la pena, pues sus posibilidades son prácticamente ilimitadas (no en vano se conoce también con el nombre de método principal). Así, habiendo adquirido un poco de práctica, podemos hacer demostraciones de una memoria prodigiosa. Pídele a un amigo que escoja 10 palabras al azar y que, al mismo tiempo que las dice, las vaya anotando en un papel. Mientras él escribe, mentalmente vas creando la escena donde asocias la palabra clave con el término que te ha mencionado. A continuación, le pides que pregunte, de forma aleatoria, qué palabra ha dicho en tal lugar. Él dirá: «¿Cuál es la séptima palabra? ¿Y la tercera? ¿Y la quinta?». Para responderle, simplemente piensas en la palabra clave para el 7, para el 3, para el 5. 106


Rememorando la escena que has creado con cada palabra clave, sabrás la palabra que tu amigo ha anotado en esa posición. Y para terminar la demostración, le repites las 10 palabras del revés, desde la última a la primera. Para ello basta con contar del 10 al 1, es decir, rememorar las palabras clave del 10, del 9, del 8… hasta el 1. Quien no conoce los métodos mnemotécnicos se queda asombrado. Algunos artistas de variedades incluyen en sus espectáculos demostraciones de una memoria portentosa, pidiéndoles a los espectadores que citen términos que después recordarán en cualquier orden. En realidad, no hacen más que aplicar el método fonético con las palabras clave y adornarlo con una actuación muy teatral, por supuesto. Otro ejemplo: un día vas por la calle y tropiezas con un amigo al que hacía años que no veías. Os saludáis sorprendidos: «¡Qué pequeño es el mundo! ¡Cuánto tiempo!». Preguntáis por la familia, qué ha sido de su vida durante todo este tiempo, etc. Pero el encuentro es breve porque tenéis que seguir con vuestros quehaceres. «A ver si quedamos un día para tomar una cerveza y charlamos, apunta mi teléfono: 36 92 70…». Pues no, no necesitas ir desesperado tras un lápiz y papel para anotar el teléfono: ahora tienes la lista de palabras clave. Conforme va diciendo los números, en tu mente vas formando escenas con las palabras clave correspondientes: mazo (36), pan (92), jarra (70)… 107


En otras circunstancias tendrías que escribir el número en un papel para posteriormente analizarlo —descomponer el número en cifras de dos o tres dígitos, buscar palabras que representen a estos números, etc.—, pero ahora tienes una lista de palabras clave para todos los números entre 0 y 100, con lo cual, conforme van diciendo el teléfono, estás imaginando las escenas que compondrán este número con las palabras clave (tu amigo tiene un mazo con el que está haciendo migas una barra de pan, y como no sabe dónde guardarlas, las esconde en una jarra…). Estás memorizando el número conforme lo dice, ¡esto es eficacia! No tengas miedo de pedirle que repita su teléfono agrupando los número de dos en dos y despacito, para que te dé tiempo a formar las imágenes en tu cabeza. Después, puedes recitarle los números para comprobar que los has memorizado correctamente. ¿Muy complicado? En absoluto. Como siempre, sólo es cuestión de práctica.

108


Saber más 4. CAMPEONATOS DE MEMORIA En 1992 se celebró por primera vez en Inglaterra el Campeonato Mundial de Memoria. Desde entonces, a esta cita anual acuden participantes de todas partes del mundo con memorias aparentemente prodigiosas. Para hacerse una idea, el campeón de su décima edición —año 2002— fue capaz de aprender de memoria una cifra de 2.643 dígitos en media hora; una hora completa necesitó para memorizar el orden de 1.197 cartas barajadas, y en cinco minutos oyendo cifras recordó 280 dígitos. No está mal, ¿verdad? Son hazañas tan asombrosas que diez de los mejores participantes fueron invitados a tomar parte en un experimento destinado a comparar sus cerebros con los de otras diez personas con un nivel de memoria normal. Los resultados, aparecidos en la publicación Nature Neuroscience, revelaron que ni eran más inteligentes ni había diferencia alguna entre sus cerebros y el del común de los mortales. Los mismos participantes reconocen que no poseen una inteligencia fuera de lo común, sino que 109


su memoria se basa exclusivamente en una minuciosa e intensa preparación. ¿Cómo logran recordar tantos datos? Empleando métodos mnemotécnicos —como los que se describen en este libro— y muchas, muchísimas horas de entrenamiento. Uno de los participantes que más renombre ha adquirido en esta competición es Dominic O’Brien, ocho veces campeón del mundo y autor de varios libros. Ha llegado a desarrollar métodos propios a los que presta su nombre —en realidad, adaptaciones de métodos clásicos—, enfocados principalmente a superar las pruebas de este campeonato.

110


Capítulo 12

LA BIBLIOTECA MENTAL En ocasiones se ha comparado nuestra memoria con una gran biblioteca en la que cada recuerdo sería un libro almacenado en alguna de sus innumerables estanterías. Mucho se ha especulado sobre si la capacidad de esta biblioteca es infinita o bien, por el contrario, tiene un límite. No le concederé mayor importancia a esta cuestión, pues, en cualquiera de los casos, si hay un límite éste es tan elevado que aún no se ha encontrado. Se han llevado a cabo numerosos intentos por calcular la capacidad de nuestra memoria, la mayoría de ellos con resultados muy dispares. No hay una cifra en la que todos puedan estar más o menos de acuerdo. La principal dificultad radica en encontrar unos parámetros válidos sobre los que basar los cálculos. Véase el apartado siguiente dedicado a la figura de John von Neumann. Lo interesante de esta analogía es la similitud de proceso. En el momento en que acuda a la biblioteca para solicitar un libro, para que esta obra llegue a mis manos se han de darse tres condiciones:

111


1. Que la biblioteca tenga este libro Evidentemente en la biblioteca no me podrán facilitar un libro que no tienen. De igual forma, nosotros no podemos recordar algo que primero no ha entrado en nuestra memoria. Es el clásico ejemplo de las llaves. ¿A quién no le ha ocurrido alguna vez que al salir de casa e ir a coger las llaves, no recuerda dónde las ha dejado? Esto se debe a que no prestamos atención a nuestros actos; cuando llegamos a casa nuestra mano soltó las llaves en algún sitio, pero nuestro pensamiento estaba en otra cosa y no hemos sido conscientes de dónde las hemos dejado. Por tanto, no vamos a poder recordar dónde están porque nunca lo hemos sabido. A mí esto me ha ocurrido con el coche. En cierta ocasión estuve trabajando en un sitio donde era complicado encontrar aparcamiento, normalmente había que dar un par de vueltas por las calles de alrededor en busca de algún hueco. Esto hacía que cada día estacionara en un sitio distinto, y muchas veces, cuando salía de trabajar, no era capaz de recordar dónde había dejado el coche. Una vez estuve más de media hora buscando a ver dónde demonios lo había aparcado, recorriendo a pie todas las calles de alrededor (llegué incluso a plantearme si era posible que alguien hubiese tenido la brillante idea de robar mi viejo cacharro desvencijado). Evidentemente, decidí que no me volvería a ocurrir. A partir de entonces, cada día, al bajar del coche presto atención al lugar donde estaciono, si 112


está frente a un edificio o una casa, de qué color está pintada, si tiene muchas o pocas ventanas, si hace esquina o está a media calle, cómo es la acera, nueva o llena de baches, si hay cerca una panadería, un taller o algún tipo de comercio, si he aparcado al lado de una farola o bajo un árbol que da sombra a mediodía, etc. Esto es suficiente para que nunca haya olvidado dónde he estacionado el coche. Lo curioso del caso es que, sin habérmelo propuesto, cuando llega el domingo aún soy capaz de recordar dónde he aparcado el lunes, dónde el martes, el miércoles… Es decir, el primer paso para una buena memoria es prestar atención a aquello que queremos recordar. De ahí que muchos ejercicios de memorización estén enfocados a reforzar nuestra capacidad de concentrarnos y prestar atención. De ahí también que los métodos mnemotécnicos se basen en imaginar escenas extrañas, insólitas… ¡que llamen nuestra atención! Así pues, si quieres acordarte de dónde tienes las llaves, cuando las sueltes fíjate bien dónde las estás dejando. Y además, dilo en voz alta: «Estoy dejando las llaves sobre el televisor que, por cierto, tiene un palmo de polvo porque hace tres semanas que no lo limpio...». No necesitarás más para recordar dónde están las llaves (y también que tienes pendiente limpiar el televisor). Una puntualización: siempre que hablamos de atención, invariablemente surge otra palabra íntimamente relacionada con ella: interés. Está en la 113


naturaleza humana prestar atención solamente a aquello que nos interesa. Es el ejemplo también clásico del chaval que, teniendo problemas en la escuela, puede recitar el nombre, edad y nacionalidad de todos los jugadores de su equipo de fútbol sin ninguna dificultad. ¿Cómo es posible que tenga tan buena memoria para unas cosas y tan poca para otras? La respuesta es sencilla: como buen aficionado, no pierde detalle de lo que ocurre en su equipo de fútbol, mientras que las lecciones del profesor le resultan tediosas y anodinas. Por eso, siempre que emprendamos una actividad es bueno buscar una motivación, es decir, encontrar ese aspecto que nos permitirá aprovechar nuestro esfuerzo en favor de algo que realmente nos interesa. Por ejemplo, en el caso del chaval que se aburre con las fórmulas matemáticas del seno y coseno, si le explicas que mediante trigonometría puede medir la altura de un árbol —y sin moverse del suelo—, quizá empiece a ver los números de otra forma.

2. Que el libro esté catalogado Cuando un nuevo libro llega a la biblioteca, el primer paso es catalogarlo. Esto es importante porque, de no ser así, imagínate una biblioteca con miles de libros pero sin ninguna referencia, esparcidos al azar. ¿Cómo encontrar un libro concreto dentro de ese caos? Imposible. 114


Haz la siguiente prueba: toma un diccionario y busca una palabra de dos sílabas que empiece por «tu». Como en el diccionario todos los términos vienen ordenados alfabéticamente, la tarea no ha de suponer ningún problema. ¿Cuánto tiempo has tardado? Ahora busca otra palabra de dos sílabas que termine en «tu»; ¡ojo! que termine en «tu». En este caso, el orden del diccionario no vale de nada y es como si todos los términos estuviesen dispuestos al azar. ¿Cuánto tiempo has empleado esta vez? Pues esa es la diferencia entre el orden y el caos. San Agustín lo expresó con la siguiente frase: «El orden conduce a Dios, el desorden al diablo». Así pues, cualquier cosa que queramos aprender, tanto si se trata de la lista de los reyes godos como si es la lista de la compra, la recordaremos más fácilmente si primero la «catalogamos». Esto implica tres acciones: Primero. Dar sentido a aquello que no lo tenga Nuestra memoria suele llevarse bastante mal con las cosas confusas, indeterminadas, sin sentido. Nos resulta más fácil recordar aquello que posee un significado, o aquello a lo que podemos dar un significado. Por ejemplo, aunque existe una normativa para nombrar a los diversos cuerpos celestes, los astrónomos tienden a bautizarlos con nombres mitológicos, pues resulta más familiar algo como «Proteus» (un dios marino) que no «S/1989 N 1». Las páginas web que encontramos en Internet real115


mente se identifican con una serie de números (dirección ip), sin embargo, recordamos antes una palabra como «google» que la combinación «216.239.39.104» (y ambas cosas son lo mismo). En otras palabras, que para memorizar algo primero hemos de tenerlo claro, y si es algo que desconocemos, habrá que recurrir a alguna estratagema que le dé sentido. ¿Recuerdas cuando en un capítulo anterior recurría a la imagen de un mayordomo llamado Ambrosio ofreciendo bombones en forma de A para representar la palabra ambrosía? Pues de eso se trata. Segundo. Establecer un criterio lógico que nos facilite acceder a nuestros recuerdos Si tuvieras que recitar los planetas que forman el Sistema Solar seguramente empezarías nombrando «Mercurio, Venus, Tierra, Marte, etc.», porque los aprendiste siguiendo un orden (del más próximo al más alejado del sol) y siguiendo este orden es como los recuerdas todos; si trataras de recordarlos sin esta disposición, no sólo tardarías más, sino que probablemente olvidarías alguno. ¿Otra prueba? Intenta recitar el abecedario, seguro que empiezas por «a, b, c, etc.» para poder mencionar todas las letras sin dejarte ninguna. Entonces, si quiero acordarme de los artículos para la lista de la compra —por ejemplo— en lugar de tratar de memorizarlos conforme se me ocurren (arroz, leche, patatas, detergente, huevos, etc.), optaré por seguir un orden lógico: entrando 116


en la cocina lo primero que veo es la alacena, a continuación aparece el frigorífico, más adelante está el fregadero, ¿qué falta en cada sitio? Patatas y arroz para la alacena, leche y huevos en el frigorífico, detergente en el fregadero. Luego en el supermercado repasaré nuevamente esta ruta —alacena, frigorífico, fregadero— y al igual que con los planetas del Sistema Solar, lograré recordar todos los artículos más fácilmente, siguiendo este orden sin emplear método alguno. He conocido estudiantes de Derecho que literalmente destrozan los libros de leyes para reordenar los artículos de tal forma que aparezcan expuestos siguiendo un criterio más lógico y fácil de memorizar. Tercero. En la medida de lo posible, establecer diversas asociaciones «¿Te acuerdas de fulano?» Tras pensarlo un momento, respondes que no. «Sí, hombre, el hermano de la panadera, que era taxista y siempre fumaba en pipa.» Vale, ahora es más probable que recuerdes este personaje, pues tienes tres referencias: era hermano de la panadera, era taxista y fumaba en pipa. Es posible que no sepas quién era el hermano de la panadera, pero sí recuerdas al taxista; o puede que no recuerdes al taxista, pero sí al hermano de la panadera que fumaba en pipa. Es decir, cuantas más referencias tengamos de una cosa, más fácil es recordarla. Por ejemplo, para recordar la palabra ambrosía pensaré en el mayordomo Ambrosio, pero además 117


puedo imaginar cómo se le cae la baba de ver la comida tan sabrosa que están sirviendo en el bufé que, por cierto, tiene las mesas decoradas con estatuas de antiguos dioses mitológicos. Así, aunque se me olvide el nombre del mayordomo, sé que es algo relacionado con comida muy sabrosa, comida de dioses.

3. Que la bibliotecaria no encuentre dificultades en localizar el libro y traérmelo Si se cumplen las dos condiciones anteriores —el libro existe y está correctamente catalogado—, la bibliotecaria no debe tener ningún problema en localizar y entregarme el libro en cuestión. De la misma forma, nosotros tampoco deberíamos tener dificultad en recuperar unos datos correctamente memorizados, pero siempre puede surgir algún inconveniente. Quizá nuestra bibliotecaria, celebrando algún acontecimiento, se haya encariñado con la botella de vino y lleve tal cogorza que no sea capaz de encontrar el libro ni aun teniéndolo escasamente a un palmo de la nariz. O puede que yendo a cogerlo, dé un traspiés y se tuerza el tobillo, o cualquier otro suceso que, en definitiva, le impida recuperar el libro. Es decir, siempre pueden darse factores que incidan negativamente en nuestra capacidad de recordar. Dejando a un lado las drogas, accidentes y enfermedades, uno de estos principales factores son las situaciones de estrés. Es el típico caso del estu118


diante que se queda en blanco frente a la hoja de examen, mientras que de regreso a casa —cuando ya desaparece la tensión del momento—, de pronto recuerda aquellas respuestas que no encontraba durante la prueba. Si bien un punto de estrés puede resultar beneficioso en tanto que nos ayuda a estar más atentos y alertas, es muy fácil superar ese sutil límite a partir del cual parece como si en nuestra mente se cerraran todas las puertas y somos incapaces de recordar incluso lo más obvio. En estos casos, las técnicas de relajación demuestran ser el antídoto más eficaz. Aparte de la visita al dentista, o la entrevista para ese nuevo puesto de trabajo, o cualquier otra situación de nerviosismo que pueda presentarse, nunca sabemos cuándo vamos a recibir esa noticia que nos provocará un nudo en el estómago o cuándo nos tocará vivir una experiencia que ponga del revés nuestra vida cotidiana. Pero en la medida que sepamos mantener la calma, postergando miedos y preocupaciones para más tarde, con mayor lucidez trabajará nuestra mente. La memoria no puede considerarse como un elemento individual, forma parte de un todo constituido por nuestro cuerpo y nuestra mente. Cualquier práctica, como la relajación, que actúe en beneficio de nuestra salud —tanto física como mental—, también lo hará en beneficio de nuestra memoria. «Mens sana in corpore sano.» Aunque en principio pueda parecer fuera de lugar, la práctica de 119


actividades físicas también repercute en favor de la memoria. Si a pesar de todo nos vemos en la situación de que no logramos recordar algo, aún queda un último recurso. Pensemos de nuevo en nuestra bibliotecaria que, al ir a coger el libro, resulta que no está en el sitio donde se supone que debería estar. Bueno, habrá habido alguna confusión pero, ¿cómo encontrarlo? Cabe una posibilidad, y es que si se trata de un libro de matemáticas, quizá esté al lado de otros libros de matemáticas; es decir, no hay ninguna garantía, pero puede que encuentre nuestro libro buscando junto a otros que tratan del mismo tema. Traducido esto a los hechos que nos atañen, significa que cuando no logremos recordar algo, puede ser de ayuda pensar en todo aquello relacionado con el asunto que tratamos de recuperar. Siguiendo con el ejemplo de las llaves que mencionábamos al principio, ¿dónde sueles llevarlas?, ¿en el bolso? De acuerdo, piensa en el último bolso que cogiste con las llaves, ¿dónde lo tienes?, ¿qué otras cosas llevabas?, ¿qué ropa vestías?, ¿llevabas bolsillos? Es fácil que, si tenías las manos ocupadas, guardaras las llaves en un bolsillo. ¿O quizá, como venías cargado con la compra, las dejaste sobre la mesa de la cocina?, etc. Otro ejemplo: en un momento dado necesitas de aquella fórmula que aprendiste en la escuela para calcular la longitud de una circunferencia. ¿Cómo era? Quizá resulte de ayuda recordar al profe120


sor de matemáticas, el pupitre donde te sentabas, el compañero del que intentabas copiar en los exámenes, la libreta con las fórmulas del triángulo, del cuadrado, etc. Si esta técnica da algunos resultados es porque cuando hacemos o aprendemos algo, involuntariamente solemos vincularlo al contexto de ese momento. Resulta curioso, pero no es menos cierto, que una cosa que leímos descansados en una tumbona en la playa la recordaremos más fácilmente si volvemos a estar recostados que de pie, mejor en la playa que dentro de una habitación. Si te fijas en el detalle, los futbolistas —y deportistas en general— cuando juegan en el extranjero suelen salir de casa con unos días de antelación, para familiarizarse y poder entrenar en el estadio donde al día siguiente tendrán que competir. Es más fácil repetir una jugada en el mismo sitio donde ya la has realizado alguna vez, que no en un lugar desconocido. Los libros de texto que se estudian en las escuelas suelen estar profusamente ilustrados, porque es posible que durante el examen no recuerdes una respuesta, pero sabes que estaba en la página donde aparecía tal dibujo, y al pensar en el mismo, tal vez te venga la respuesta allí expuesta.

121


Saber más 5. JOHN VON NEUMANN

(Budapest, 1903-Washington DC, 1957)

Matemático estadounidense de origen húngaro. Considerada una de las mentes más brillantes del pasado siglo, colaboró en el proyecto «Manhattan» para el desarrollo de la primera bomba atómica, hizo importantes aportaciones a la ciencia económica (entre otras, se le considera el padre de la «teoría de juegos») y fue un pionero en el desarrollo de los primeros ordenadores. Las modernas máquinas aún se construyen siguiendo el diseño básico de lo que se conoce como «arquitectura Von Neumann». Personaje de vida libertina, memoria prodigiosa y una habilidad para el cálculo mental sin parangón, nos han llegado de él numerosas anécdotas. Aficionado a todos los placeres de la vida, cuentan que las secretarias de Los Álamos, donde se desarrolló el proyecto «Manhattan», cubrían los lados de sus escritorios con hojas y cartulinas para que no les viese las piernas. También se ha dicho que, con sólo leerla, era capaz de memorizar los nombres, direcciones y números de una columna de la guía telefónica sin mayores problemas. 122


Pero si algo destacaba por encima de lo demás era su habilidad para el cálculo. Así, se cuenta que cuando estuvo listo para funcionar uno de los primeros ordenadores, propusieron un problema, para ver si la máquina respondía correctamente. Empezando al mismo tiempo, Von Neumann fue capaz de hallar el resultado antes que la computadora. Si bien la potencia de cálculo de los primeros ordenadores hoy nos puede parecer irrisoria, comparada con la de una persona era netamente superior. En uno de sus últimos trabajos, El ordenador y el cerebro, publicado tras su muerte por la universidad de Yale en 1958, Von Neumann realiza el cálculo de cuánta información puede almacenar nuestra memoria, la memoria humana. Partiendo de la base de que a través de los sentidos cada neurona recibe unos 14 estímulos por segundo, si en el cerebro encontramos aproximadamente unas 1010 neuronas, multiplicado por un promedio de vida de 60 años (lo que equivale a 2 x 109 segundos), el resultado es 14 x 1010 x 2 x 109 = 2,8 x 1020 bits, o lo que es lo mismo, 35.000.000.000.000.000.000 bytes. Considerando que los ordenadores requieren de un byte para representar una letra, esto podría traducirse en un libro compuesto por 35 trillones de letras (el voluminoso Quijote de Cervantes, sumando prólogo, primera y segunda parte, apenas supera los dos millones). Sin embargo, hay algunos argumentos que invalidan estos cálculos. En primer lugar, no está claro que nuestra memoria almacene toda la informa123


ción que nos llega a través de los sentidos. Es más, las investigaciones parecen señalar la existencia de un proceso inhibidor que filtra los datos que llegan a nuestro cerebro, por lo que es imposible establecer una medida de cuánta información almacena nuestra memoria en un período dado de tiempo. Además, las neuronas no son algo tan simple como un transistor (la biología de una neurona es más compleja que un «0 o un 1»). Por otro lado, basar los cálculos en un promedio de vida implica estar cambiando la capacidad de la memoria cada vez que este promedio varía (si hubiéramos nacido en la época del Imperio romano, donde la media de vida apenas alcanzaba los 30 años, ¿tendríamos la mitad de memoria que tenemos hoy?). Von Neumann falleció a la edad de 54 años aquejado de un cáncer de huesos, quizá inducido por la radiación a la que estuvo expuesto durante su participación en el proyecto «Manhattan».

124


Capítulo 13

ELEGIR Y RECORDAR CONTRASEÑAS No hace mucho tiempo la mayoría de nosotros vivíamos completamente ajenos a eso de claves y contraseñas, no era algo que estuviera presente en nuestra vida cotidiana. Pero un buen día empezamos a ver que los bancos instalaban unos aparatos llamados «cajeros automáticos» con los que podíamos realizar operaciones bancarias con una simple tarjeta y, para dotarlos de cierta seguridad —que nadie se hiciera pasar por nosotros—, una contraseña. Luego los ordenadores personales, que hasta la fecha no habían sido más que islas perdidas en medio de un océano, empezaron a conectarse unos con otros, lo que requería una identificación de quien era cada cual mediante un nombre de usuario... y una contraseña. Y ya con la popularización de Internet llegó el desmadre. Cada paso, cada operación, parece que requiera una clave o contraseña: la conexión al proveedor necesita una contraseña, acceder al correo electrónico requiere otra contraseña, contratar tal o cual servicio requiere una nueva contraseña, registrarse en tal o cual web también requiere sendas contraseñas... En resumen, que en un momento 125


dado podemos encontrarnos manejando más de una docena de claves o contraseñas, y eso sin contar otros cachivaches como el teléfono móvil, la agenda electrónica, etc.

Contraseñas seguras Existen dos normas de seguridad básicas a la hora de utilizar contraseñas: 1. Nunca repetir la misma contraseña. Cada cosa debe tener su contraseña propia, distinta de las demás, de tal forma que si alguien logra descubrir una, bueno, tendrá acceso a ese servicio, pero no a los demás, que siguen protegidos con otras contraseñas distintas. 2. Jamás anotar la contraseña. Escribir la contraseña es correr el riesgo de que alguien la lea y, por tanto, que pueda hacerse pasar por nosotros, con todos los problemas que eso puede conllevar. Cumplir estas normas implica tener memorizadas un conjunto más o menos extenso de contraseñas, cuestión que para el común de los mortales supone un verdadero incordio, a no ser que hagamos uso de principios mnemotécnicos. En primer lugar, veamos cómo recordar contraseñas relativamente sencillas, como el pin de nuestro teléfono móvil o la clave para operar en un cajero automático. Aunque poco a poco se irán imponiendo sistemas biométricos (lectura de la huella dactilar, o del iris, o de las venas de la mano, 126


etc.), aún es común que nos identifiquemos con una clave numérica de cuatro dígitos. Aunque parezca que fue el otro día, el primer cajero automático lo puso en marcha Barclays Bank en el norte de Londres en 1967. El número de dígitos —que originalmente iban a ser seis—, se debe a que la mujer del inventor, John Sheperd-Barron, durante una conversación en la cocina le dijo que ella no se veía capaz de recordar una cifra con más de más de cuatro números. La mayoría de las personas optan por elegir cifras que les son familiares, como fechas de nacimiento —muy popular—, la matrícula del coche, documento de identidad, o incluso alguna combinación de los mismos números que aparecen en la tarjeta. Esto hace que dar con la contraseña sea una tarea relativamente fácil, habitualmente sólo requiere unos pocos intentos. Elegir números completamente al azar, que no guarden relación con nosotros ni con ningún familiar, es más seguro, pero también más difícil de recordar, salvo que le demos algún sentido. Para este propósito podemos utilizar el código fonético. Por ejemplo, alguien que se llame Juan Díaz podría utilizar como clave la cifra 7216 (Juan = 72, Díaz = 16). No obstante, este ejemplo no es muy acertado, pues presenta un par inconvenientes. Primero: alguien que también conozca el código fonético va a dar en seguida con nuestra clave, pues sigue siendo un dato relacionado con nosotros mismos (¡nues127


tro propio nombre!). Segundo: si tenemos que identificarnos en varios sitios porque, por ejemplo, tenemos varias tarjetas de crédito, ¿a cuál de ellas corresponde esta clave? Bien, la solución es escoger una contraseña que guarde cierta relación, no con nosotros, sino con el sitio donde la utilizamos. Es decir, para la tarjeta del banco «Caja Pepe» no emplees una cifra como 4799 —es muy obvia (Caja = 47, Pepe = 99)—, pero si te llama la atención la fachada de este banco, pintada de un color rojo muy vivo, podrías seleccionar la cifra 4507 (color = 45, rojo = 07); o si la entrada está decorada con una planta muy llamativa, otra opción sería la cifra 9521 (planta). Así, recordar la clave de cada banco es muy fácil (el de color rojo, 4507; el de la planta, 9521) y quien quiera adivinar tu contraseña, aun cuando conozca el código fonético, lo tiene realmente complicado, pues ésta no constituye ningún dato obvio (salvo que vayas comentando a todos lo llamativa que te resulta la fachada roja del banco, claro). Ahora consideremos el tema de las contraseñas que utilizaremos frente al ordenador. Las normas para crear una clave segura nos dicen que ésta debe formarse con letras mayúsculas y minúsculas, que también debe incluir números —algo así como «kI8hR45m»— y que además debe ser fácil de memorizar. Aquí se da una de esas curiosas incongruencias de la informática, porque, vamos a ver, ¿cómo va a ser fácil memorizar algo del tipo «kI8hR45m»? Es lo mismo que cuando el 128


ordenador detecta algún problema con el teclado y aparece en pantalla un mensaje diciendo que pulses cualquier tecla para continuar («Keyboard Failure. Press any key to continue»). Pero si el teclado está averiado, ¿de qué va a servir pulsar una tecla? No obstante, todo tiene su razón de ser. Supongamos por un instante que deseo acceder a un apartado de tu ordenador protegido por contraseña. Sólo una clave separa mis manos de esos datos confidenciales, una clave que voy a tratar de descifrar. Empezaré probando cosas obvias, como Carlos95 (nombre + año de nacimiento). O quizá utilices el nombre de tu novio/a, o de tus hijos/padres, etc. ¿Tienes un perro, un gato o alguna mascota? También lo intentaré con su nombre. ¿Eres aficionado al fútbol? Pues probaré con nombres de futbolistas, del estadio, etc. Las posibilidades de acertar son más elevadas de lo que en principio puedas suponer, pues aproximadamente un 50% de las contraseñas se forman con palabras de cosas muy próximas al usuario, principalmente derivadas de la familia y aficiones. Si no acierto con ninguna de estas cosas probaré a teclear términos como solrac («carlos» escrito del revés), o K@rl0z (K en lugar de C, @ en vez de a, un 0 en vez de o, etc.). Y, cómo no, también lo intentaré con algo del estilo «111111» o «aaaaaa» (se calcula que aproximadamente el 10% de los usuarios forman contraseñas simplemente repitiendo varias veces la pulsación de una misma tecla). 129


Si al cabo de 10-15 minutos tecleando varias combinaciones aún no he logrado dar con la contraseña, pasaré a la siguiente fase: iniciaré un ataque por diccionario. Esto consiste en ejecutar un programa informático que de forma automática va probando, una por una, todas las palabras del diccionario hasta dar con aquella que permita el acceso. Así, si tu clave es algún término como planeta, juguete, lavabo, etc., sólo será cuestión de pocos minutos que el programa acierte con dicha contraseña. Incluso si tus vacaciones en Brasil te inspiraron algún término como saudade, no hay problema, pues mi programa también maneja diccionarios de varios idiomas. Si después de todo esto aún no he conseguido descubrir tu contraseña —vaya, has sido lo bastante listo como para utilizar algo que no logro adivinar y que además no figura en ningún diccionario—, todavía me queda un último recurso: iniciar un ataque por fuerza bruta. Consiste en poner en marcha un programa informático que vaya probando todas las combinaciones de letras, empezando por aaaaaa, aaaaab, aaaaac... hasta zzzzzz. Este método es infalible, pues sea lo que sea lo que utilizas como contraseña, tarde o temprano el programa dará con ello. Ciertamente, el número de combinaciones es muy elevado, pero también debemos considerar que los ordenadores son bastante rápidos. En Internet se hizo popular una tabla de tiempos donde se calculaba que una contraseña de seis letras podía descifrarse, por fuerza bruta, en apenas 5,15 minutos. 130


Ahora bien, si esa misma contraseña, en lugar de escribirse sólo en minúsculas incluyera alguna letra mayúscula, un número o incluso caracteres del tipo @, #, $, etc., el número de posibles combinaciones aumentaría exponencialmente y, por consiguiente, también el tiempo necesario para descifrarla, que pasaría de apenas cinco minutos a más de ocho días. Y si en lugar de seis estuviera formada por ocho caracteres (tan sólo dos más), el tiempo requerido para descifrar esa contraseña pasaría de ocho o nueve días a más de doscientos años. Así pues, damos por sentado que cualquier contraseña puede ser descubierta mediante fuerza bruta, pero si elegimos algo lo suficientemente complejo (por un lado, que nadie pueda adivinarlo; por otro, que la cantidad de combinaciones sea elevadísima), el tiempo necesario para dar con ella será tan grande, que prácticamente se convierte en indescifrable. De ahí que una contraseña segura deba constar, como mínimo, de ocho caracteres, y debe estar formada con letras minúsculas, mayúsculas y también algún número.

Recordar las contraseñas Ahora bien, ¿cómo formar una contraseña segura que sea fácil de recordar? Una posibilidad es utilizar la técnica de la palabra doble. Consiste en elegir una palabra cualquiera y escribirla dos veces. Por ejemplo, si te gusta escuchar la radio mientras trabajas con el ordenador, podrías formar la contraseña a partir del término 131


radio. Debes incluir mayúsculas (que puede ser la letra inicial, R) y también números (en este caso aprovecharemos el dial de nuestra emisora, por ejemplo, 87 MHz.), de forma que la contraseña será algo del estilo RadioRadio87. Una variante sería teclear cada letra dos veces, de forma que la contraseña quedaría así: RRaaddiioo87. Otra técnica más interesante consiste en elegir una frase o refrán y formar la contraseña con las letras iniciales de cada palabra. Por ejemplo, la expresión «Más vale pájaro en mano que ciento volando», generaría la siguiente clave: Mvpemq100v. No obstante, pueden observarse un par de inconvenientes. Por un lado, los números no siempre van a aparecer de forma natural (no hay muchos refranes que incorporen una cifra). Por otro lado, estas contraseñas no guardan ninguna relación con el elemento donde se utilizan (recordaremos la clave pero, ¿dónde se utilizaba esta clave?). Por ejemplo, supongamos que tenemos dos cuentas de correo electrónico, una en el servicio de Hotmail y otra en Gmail. Puedo formar las contraseñas con sendos refranes pero, ¿qué contraseña corresponde a qué cuenta de correo? Una sencilla solución es la siguiente: elige una palabra que simbolice o que represente el correo electrónico (es el servicio para el que buscamos contraseñas). Por ejemplo, se me ocurre ePaloma (e de electrónico y paloma por aquello de las palomas mensajeras). Pues bien, ePaloma será nuestra pala132


bra base, a partir de ella generaremos las contraseñas para los servicios de correo electrónico: para Hotmail podría ser ePalomaHotmail y para Gmail ePalomaGmail. Pero ahí nos faltan números, así pues, cambiemos el nombre del servicio por su correspondiente número según el código fonético: ePaloma135 para Hotmail (Hotmail = 135) y ePaloma835 para Gmail (Gmail = 835) Sin embargo, estos números son muy evidentes. Seamos más originales: Hot, de Hotmail, significa caliente, mientras que la G de Gmail proviene del buscador Google. Así pues, sustituyamos Hotmail por caliente (4521) y Gmail por Google (885). Nuestras contraseñas definitivamente quedarán así: ePaloma4521 para el correo electrónico de Hotmail y ePaloma885 para el correo electrónico de Gmail. Ambas cumplen las normas de seguridad (más de ocho letras, combinando minúsculas, mayúsculas y números), pero sobre todo, son muy fáciles de recordar, pues el propio servicio nos indica cuál es la contraseña que le corresponde. NOTA: Por si se te olvida la contraseña, muchos sitios ofrecen un sistema de ayuda conocido como «la pregunta secreta». Consiste en lo siguiente: cuando accedes por primera vez a un servicio y te registras, introduciendo la que será tu contraseña, junto a ella se ofrece la opción de indicar una pregunta cuya respuesta recuerde la contraseña tecleada. Así, si en el futuro olvidas tu contraseña, puedes solicitar la pregunta secreta —la pregunta que indicaste junto a la contraseña— para que és133


ta señale cuál fue la clave que en su día seleccionaste. Pero cuidado, la respuesta a la pregunta secreta debe indicar la contraseña, no ser la contraseña. En este sentido es famosa la anécdota de un popular personaje de la llamada prensa del corazón cuya agenda de contactos, alojada en un servidor de Internet, fue publicada por un hacker que había logrado descifrar la contraseña. En realidad, la tarea fue fácil: haciéndose pasar por el titular de la cuenta, solicitó la pregunta secreta, que era «¿cual es el nombre de su animal doméstico preferido?». Y resulta que unos meses antes, la propietaria de la cuenta había pregonado a los cuatros vientos que ofrecía una recompensa por quien encontrase a su perro extraviado, que respondía al nombre de Tinkerbell... Pues bien, acceder a los datos fue tan sencillo como teclear el conocido nombre del animal. ¡Con usuarios así, debe ser un placer dedicarse a la piratería informática! La última norma sobre seguridad señala que las contraseñas deben cambiarse periódicamente, de tal forma que si a pesar de todas nuestras precauciones alguien lograse dar con la contraseña, al cambiarla por otra nueva, ésta ya no tuviese ningún valor. ¿Cada cuanto tiempo debemos sustituir nuestra clave por otra nueva? Esto varía en función del nivel de seguridad. Hay sistemas donde se deja al criterio del usuario —no se impone una fecha determinada, puedes cambiarla cuando quieras— y otros 134


donde se requiere una contraseña nueva todos los meses (o incluso todos días, si se exige un nivel de seguridad alto). Para mantener cierta seguridad se aconseja cambiar las claves cada 90 días o una vez al año, ¡qué menos! Puesto que el trabajo de estar improvisando nuevas contraseñas cada dos por tres resulta bastante ingrato, no es de sorprender que la mayoría de usuarios recurran a series predefinidas. Es decir, se crea una serie tipo a, b, c, etc. y cada vez que hay que cambiar la clave, se usa el siguiente elemento al actual (si en enero utilizábamos la contraseña a, en febrero emplearemos la b, en marzo la c, etc.). Hay quien se ha inspirado en la religión, usando como clave nombres de personajes bíblicos; otros ponen el nombre de bares que frecuentan, y no son pocos los que sencillamente utilizan como contraseña el nombre del mes en curso: enero, febrero, marzo, etc. Bien, emplear la estrategia de series predefinidas para contraseñas que deben cambiarse periódicamente creo que es una buena opción, siempre que sepamos camuflarlas para lograr un adecuado nivel de seguridad. En primer lugar, seleccionemos una clave segura y fácil de recordar, como pueda ser RadioRadio87. A partir de ella, podríamos crear una serie como RadioRadio87Enero, RadioRadio87Febrero, RadioRadio87Marzo, etc.; sin embargo, alguien que descubriese nuestra contraseña de enero fácilmente podría deducir el resto de contraseñas para todo el año. Solucionaremos el problema empleando una técnica similar al método del abecedario. Como re135


cordarás, en el método del abecedario construíamos una tabla donde cada letra estaba representada por un objeto que identificaba a la letra en cuestión. Pues bien, si debemos cambiar nuestra contraseña mensualmente, construyamos una tabla donde cada mes esté representado por un objeto que lo identifique, objeto que utilizaremos para formar nuestra clave. Por ejemplo, enero es un mes de invierno, un mes muy frío (enero = frío); febrero es el mes de los carnavales, donde no puede faltar música, como la samba (febrero = samba); marzo es cuando se celebra el día del padre, por san José (marzo = papá); etc. Así, mis contraseñas serán RadioRadio87Frio para enero, RadioRadio87Samba para febrero, RadioRadio87Papa para marzo, etc. Aún cuando alguien descubra la primera contraseña, incluso aunque llegue a relacionar frío con enero, tiene muy complicado saber cuál será mi siguiente clave, pues sabe Dios qué habré elegido para febrero. El resultado es un sistema de contraseñas seguras fácil de componer y, sobre todo, fácil de recordar.

136


Hoja de ejercicios 5. REFLEJOS Siguiendo el ejemplo de la primera figura, dibuja sobre las cuadrĂ­culas en blanco el reflejo de los trazos que aparecen al otro lado de la lĂ­nea. Bloque 1: dibuja abajo el reflejo de la figura superior.

Bloque 2: dibuja arriba el reflejo de la figura inferior.

137


Bloque 3: dibuja a la derecha el reflejo de la figura izquierda.

138

Bloque 4: dibuja a la izquierda el reflejo de la figura derecha.


Capítulo 14

MEMORIZAR NOMBRES

Las personas tenemos una buena memoria innata para recordar caras. Algunos estudios apuntan que somos capaces de recordar el 70% de los rostros vistos en los últimos 50 años, sin embargo, tan sólo logramos recordar el 20% de los nombres. Es decir, somos buenos recordando una cara, pero bastante malos recordando su nombre. La explicación propuesta para esta discordancia es que nuestro cerebro utiliza distintos mecanismos para estas tareas, memorizando las caras por un lado y los nombres por otro, sin que exista una correlación directa entre ambos datos. Puesto que el hecho de recordar el nombre de los demás siempre ha sido un factor social bien valorado, no ha faltado quien haya tratado de encontrar alguna técnica que permita alcanzar esa habilidad que la naturaleza no nos ha querido dar de por sí. Y en efecto, se han encontrado fórmulas que nos permiten mejorar notablemente nuestra capacidad de memorización. En este capítulo vamos a conocer en primer lugar las técnicas a nuestro alcance para lograr recor139


dar nombres. En un segundo paso aprenderemos cómo asociar ese nombre a un rostro. Empecemos.

Memorizar nombres ¿Cómo acordarse de un nombre? Vamos a analizar nuestras posibilidades a través de un ejemplo. Supongamos que estoy en la peluquería. Mientras llega mi turno, hojeo una revista que haga más entretenida la espera. La casualidad me lleva a leer un artículo sobre aves que resulta muy interesante; para los que deseen profundizar más en el tema, a pie de página se recomienda un libro escrito por el doctor… Perfecto: voy a memorizar el nombre de este doctor, autor del libro recomendado, para después buscarlo en la librería. Aunque parezca obvio, el primer paso es leer correctamente el nombre con cuidado de no omitir o cambiar de sitio alguna letra. Por ejemplo, es fácil confundir «Peres» con «Pérez», o sustituir «Llambrich» por «Lambrich» (omisión de una l). Y créeme, luego resultará muy difícil encontrar el libro de un autor inexistente. Una vez seguros de haber leído correctamente el nombre, tenemos tres opciones. 1. El nombre coincide con el de un familiar, amigo o conocido Si se da la casualidad de que el autor se llama igual que mi primo, por ejemplo, me imaginaré a mi primo sentado en el salón de su casa con un para140


jito en una mano y un lápiz en la otra, escribiendo el libro conforme observa al animal. Cuando llegue a la librería recrearé la escena del escritor con un ave en la mano. ¿Quién escribía? Mi primo Félix, luego el autor del libro se llama Félix. Si no tengo ningún familiar, pero el nombre coincide con el de un conocido futbolista, pues compondré una escena de este futbolista sentado en medio del campo de fútbol, con el balón en los pies, el parajito en una mano y el lápiz en la otra, escribiendo un libro sobre aves. Puede resultar absurdo, pero ya sabes que cuanto más improbable sea la escena, mejor nos acordaremos de ella. Actores, deportistas, políticos…, cualquier personaje conocido estará encantado de prestarnos su nombre. 2. El nombre no coincide con el de ningún conocido, pero tiene significado Existen palabras comunes que además de ser el nombre de alguna cosa, también constituyen nombres de personas. «Delgado», «Blanco», «Castillo», etc. son palabras con un significado y, por tanto, nombres fáciles de imaginar. Por ejemplo, si el autor del libro es el doctor Delgado, imaginaré un personaje muy delgado, tan delgado que sus dedos no son más que un palito que apenas puede sujetar al pajarito en una mano y el lápiz en la otra, mientras escribe el libro. O si se trata del doctor Blanco, imaginaré a un autor de cabello tan blanco como las plumas del pajarito que sostiene en la mano. O al doctor Castillo le veré que, escribiendo el libro, se ha quedado petrificado como las piedras de un 141


castillo, o está escribiendo el libro frente a los muros de un castillo, etc. 3. El nombre no coincide con el de ningún conocido ni tiene significado alguno Bien, en este caso nos las tendremos que ingeniar para dotar de significado a ese nombre que nos es extraño. Esto sucede a menudo cuando se trata de recordar nombres extranjeros. En estos casos tenemos que recurrir a similares, es decir, encontrar palabras lo más parecidas posible al nombre que queremos recordar (palabras sustitutas). Veamos un ejemplo: Bartos es un nombre que no me sugiere nada, pero hay un término muy similar que sí posee significado: barcos. Así pues, relacionaré al autor del libro, no con uno, sino con varios barcos. Ahora bien, hay que tener en cuenta que no se trata del doctor «Barcos» sino Bartos, de ahí que sea necesario introducir algún elemento que nos sirva de alerta para evitar el equívoco. En este caso es fácil: los barcos van a ser un tanto singulares, pues el mástil tendrá la forma de letra t (no una t formada por dos palos cruzados, eso no tendría nada de particular, sino una t tal como nosotros la escribimos a mano, con todas sus imperfecciones). Podemos imaginar al autor del libro escribiendo en uno de estos barcos tan singulares, o saltando de barco en barco persiguiendo un ave a la que quiere estudiar, etc. También podemos recurrir al truco de dividir el nombre en dos partes. Por ejemplo, para recordar Bezoya me imaginaré a un personaje que no habla 142


muy bien (pronuncia la s como z ceceo) y que a todos los que ve les pide un beso con urgencia: «Bezo ¡ya!». Nuestro autor, siempre que ve a alguien interrumpe su escritura para salir a pedirle un beso. En resumen, se trata de fijarse bien e improvisar alguna estratagema que nos recuerde el nombre en cuestión de la forma más fiel posible. Aquí es donde verdaderamente toma cuerpo la frase: «Para tener memoria, hay que tener astucia». Algunos ejemplos: — A Hurtado lo han atracado, robado, hurtado (hurtar y robar son sinónimos). — A Valverde le han dado en el supermercado un vale verde (vale + verde = Valverde). — A Bennasar siempre le llaman para asar pollos (ven a asar = Bennasar). — A Andersen le gustaría visitar los Andes en compañía (Andes en = Andersen). — Kawalski es un hombre muy cabal al que le gusta el esquí (cabal + esquí = Kawalski). — Etc. Como observarás, no siempre utilizo elementos que coincidan exactamente letra a letra con el nombre, sino que me conformo con aproximaciones. Es porque normalmente primero hemos prestado atención a cómo se escribe el nombre, y lo sabemos bien, por lo que tan sólo necesitamos una pequeña indicación que nos de pie a recordarlo. Y en ese punto una similitud resulta suficiente. 143


Si aun con todo necesitas asegurarte de recordar perfectamente todas las letras —porque has de escribirlo en una carta o un examen, o buscar referencias en la biblioteca, etc.—, seguramente tendrás que recurrir a escenas más elaboradas. Un nombre complejo como «Shakespeare» podría representarse como un Sha que espera arena: Sha (Sha de persia), k (que), espe (espera), are (arena). Además podría ir asociado con el número 3143, un número de cuatro dígitos —porque el nombre lo hemos dividido en cuatro partes— donde cada dígito indica un número de letras: Sha = 3, k (que) = 1, espe (espera) = 4, are (arena) = 3. Como último recurso, si no hay forma de dar con una composición que coincida con las mismas letras del nombre, siempre podemos recurrir a las imágenes del método del abecedario —donde cada letra estaba representada por un objeto— y con los objetos correspondientes a las letras del nombre formar una pequeña historia. Así, «Abba» estaría compuesto por una abeja (a) dos burros (bb) y otra abeja (a): podemos imaginar una abeja (a) persiguiendo a dos burros (bb) hasta que éstos se dan cuenta de que, «¡vaya, si nosotros somos dos y ella sólo una!»; entonces se dan la vuelta y son ellos los que empiezan a perseguir a la abeja (a).

Recordar nombres Bien, ahora que ya sabemos cómo memorizar un nombre, vamos con el siguiente paso. Nos están presentando a alguien, ¿cómo recordar su nombre? 144


Como ya supondrás, lo primero es prestar atención y oír bien cómo se llama esta persona (no resulta muy práctico memorizar nombres equivocados). No pasa nada por decir: «Perdón, ¿cómo ha dicho?», o bien: «Ha dicho Gómez, ¿verdad?», y asegurarnos de que lo hemos entendido correctamente. Muchos autores recomiendan durante la conversación repetir de viva voz, y siempre que surja la ocasión, el nombre que estamos tratando de memorizar. «¡Ah! Señor Gómez, pues tengo unos parientes que también se apellidan Gómez. No tendrá usted parentesco con los Gómez de la comarca de… Ha sido un placer, señor Gómez. Espero que podamos volver a vernos pronto. Hasta pronto, señor Gómez.» Está claro que la repetición es un factor que ayuda a la memorización, pero tampoco hay que exagerar. Si bien oír en boca de otros el nombre de uno mismo resulta halagador, que se lo tomen a broma provoca el efecto contrario, y no parece serio tener alguien repitiendo nuestro nombre sin cesar. Así pues, seamos cautos: si surge ocasión pronunciemos el nombre (por ejemplo, al despedirnos), pero no forcemos la conversación. El factor importante es nuestra capacidad de observación. En el ejemplo anterior en el que debíamos memorizar el nombre del autor de un libro, en nuestra mente componíamos una escena en la que asociábamos la imagen del escritor con otros elementos que nos recordaban el nombre del mismo. En este caso procederemos igual, pero asociando elementos que nos evocan el nombre con rasgos propios del individuo. 145


Por ejemplo, cuando me presentan a Sebastián observo que cojea un poco. La iconografía cristiana siempre representa a san Sebastián atravesado de flechas, así que imagino a mi nuevo amigo con una flecha clavada en la pierna que le impide andar bien, y por eso cojea. Cuando vuelva a verle con su paso desequilibrado pensaré en la flecha en la pierna y eso me llevará a recordar su nombre, Sebastián. De ahí la importancia de ser buenos observadores: al ver a la persona debemos fijarnos en algún detalle suyo característico que destaque y con el que asociaremos su nombre. De esta forma, al volver a verle, ese rasgo particular nos evocará el nombre en cuestión. Veamos algún otro ejemplo: — En una fiesta me presentan a Carmen, que es un nombre que siempre relaciono con la ópera de Bizet. Si es una chica de voz brillante, en mi mente compondré una escena en la que aparece cantando en el escenario de una ópera; si va muy bien vestida, la imaginaré bajando por las escaleras de la ópera con un elegante vestido. — Por el contrario, si me presentan a Amparo, que a mi gusto viste bastante mal, la imaginaré recogiendo ropa en la beneficencia, donde a todos dan amparo. — Cuando me presentan a Ana observo que tiene unos dedos muy finos, excelentes para escribir a maquina: la imaginaré mecanogra146


fiando unos apuntes como la secretaria de la oficina, que también se llama Ana. — Rosa lleva un bonito peinado, donde sólo falta una flor (una rosa, por supuesto). — Sandra tiene una pequeña cicatriz en la mano, me la imagino con una herida por donde sangra (Sandra y sangra son dos palabras de sonido muy similar). Al cabo de un rato, cuando las vea por la fiesta, no tendré problema ninguno en recordar sus nombres: la del bonito vestido es Carmen (bajando por la escalera de la ópera); la que parece que viste con harapos es Amparo (sacando los trapos de la beneficencia); la chica de dedos finos es Ana (mecanografiando notas como la secretaria de la oficina); la del bonito peinado es Rosa (con la flor en el pelo); y la de cicatriz en la mano, Sandra (sangra). Si observas bien, he empleado las tres técnicas mencionadas al principio del capítulo: Ana y Carmen las he relacionado con otras personas conocidas del mismo nombre (en este caso Carmen es un personaje ficticio, pero sirve perfectamente a nuestro propósito); Amparo y Rosa son términos comunes, con lo cual es fácil relacionar el nombre con su significado; y para Sandra he recurrido a una palabra sustituta, sangra, que suena muy parecido al nombre real. Con un poco de práctica nuestra habilidad para recordar nombres mejorará de forma notable. Cuentan que el general romano Publio Escipión era ca147


paz de llamar por su nombre a cada uno de sus 35.000 soldados. ¡Ánimo! Debo señalar, no obstante, que los tratados clásicos de memoria insisten en relacionar el nombre con algún detalle físico del rostro: unas orejas grandes, una nariz espigada, unos labios finos, unas cejas pobladas, etc. La razón es obvia, y es que una persona puede cambiar de vestido, de peinado, de trabajo, de ciudad, etc. y si asociamos el nombre con un traje de noche, por ejemplo, cuando esta persona cambie de ropa nos veremos en dificultades para recordar su nombre. Así, si vuelvo a ver a Carmen —la del elegante vestido— pero en el parque haciendo deporte con un chándal, el chándal no me va a evocar la escena de la ópera (que al fin y al cabo es el elemento que me señala el nombre de Carmen). De ahí que se recomiende imaginar escenas en las que se asocia el nombre con algún rasgo menos proclive al cambio, como pueda ser la forma de la nariz, de los ojos, del mentón, etc. Leonardo da Vinci recomendaba, en sus escritos sobre pintura, fijarse en la frente, la nariz, la boca y la barbilla; siempre ha sido una incógnita por qué no menciona los ojos, siendo éste un elemento tan característico del rostro. Sin embargo, personalmente me encuentro más cómodo haciendo asociaciones con otros detalles que no con rasgos faciales, por lo que muchas veces debo echar mano de un recurso muy útil. Consiste en volver al momento en que conocí a la per148


sona, rememorar la situación, el entorno y la escena que compuse en mi mente cuando me la presentaron. Es decir, si vuelvo a ver a Carmen en el parque, independientemente de cómo esté vestida, pensaré en el momento en que la conocí, en aquella fiesta en la que lucía un elegante vestido, y en la escena en que la imaginé bajando por las escaleras de la ópera, lo que me llevará a recordar su nombre. En resumen, bien sea andando por un camino u otro, la conclusión es que se llama Carmen. Y aunque he estado empleando ejemplos sencillos, si se presentara el caso de querer memorizar nombre más apellido, esto no debería suponer ningún problema. Por ejemplo, si nos presentan al señor Bernardo Morán, lo imaginaré a cuatro patas en el suelo (imitando un perro San Bernardo, con su pequeño tonel de aguardiente incluido) y con un ojo morado (de Morán). Si este señor además es contable, puedo enriquecer la escena del San Bernardo rescatando a alguien, no de la nieve, sino de entre un mar de hojas contables. Todo es cuestión de práctica e imaginación. En cierta ocasión me contaba un amigo que para acordarse de Demetrio lo imaginaba vestido de soldado romano, con las sandalias, casco emplumado, lanza y escudo, pues era un nombre que le recordaba mucho a las películas de romanos. A mí, siempre que me presentan a alguien llamado Paco lo imagino en la peluquería cortándose el pelo o afeitándose la barba o cualquier cosa similar. ¿Por qué? Pues simplemente porque mi peluquero se llama Paco, así que a todos los Pacos los imagino 149


en la peluquería. Cuando tratando de recordar el nombre de alguien me viene a la mente una escena relacionada con algo de corte de pelo, barba o bigote, automáticamente ya sé que se llama Paco. Con estas anécdotas quiero señalar que si bien existen una serie de reglas de contrastada eficacia —empleadas con éxito por muchas personas durante mucho tiempo—, esto no implica que debas seguirlas al pie de la letra, sino que puedes utilizarlas de referencia, y a partir de ellas improvisar tus propias alternativas, componer tus sistemas y examinar qué variaciones te resultan más útiles, pues no siempre aquello que es ideal para unos resulta tan acertado para otros. Desata la imaginación y que la experiencia sea tu guía.

150


Saber más 6. LAS PALABRAS CLAVE DE ATKINSON Allá por 1975, Richard Atkinson popularizó, como ayuda en el aprendizaje de idiomas, un método para adquirir vocabulario de lenguas extranjeras basado en principios mnemotécnicos. La técnica de la palabra clave, nombre con el que se conoce, consistía en lo siguiente: si quiero aprender una nueva palabra en inglés, por ejemplo address, que significa dirección o domicilio donde uno reside, en primer lugar tengo que buscar una palabra que al pronunciarla suene muy similar a este nuevo término. Pensando un poco, se me ocurre el nombre de un vecino mío llamado Andrés. Así pues, Andrés será la palabra clave para address. El segundo paso consiste en crear en nuestra mente una imagen que relacione dirección con Andrés, de tal forma que nazca un vínculo entre ambos términos. Así, puedo imaginar cómo a mi vecino Andrés le han hecho un homenaje y el alcalde ha dado su nombre a la calle, por lo que ahora, cuando escribo mi dirección, tengo que poner: calle Andrés… además han tomado mal mi dirección

151


y cuando me escriben, las cartas llegan a la dirección de mi vecino Andrés. El objetivo es que al pensar en dirección, automáticamente recuerde a Andrés y, por similitud, address, que es la nueva palabra que quiero incorporar a mi vocabulario. En efecto, cuando quiera recordar cómo se dice dirección en inglés, recordaré la escena donde asociaba dirección con Andrés, lo me indica que la traducción es un término muy similar a Andrés: address. En resumen: primero, a esa palabra extranjera desconocida le damos sentido sustituyéndola por otra que suena muy parecido (palabra clave), para, a continuación, establecer una relación entre la palabra sustituta y el significado del término en nuestro idioma. Una vez creada la palabra clave y la asociación, el proceso inverso se da de igual forma. Cuando leyendo un texto aparezca la palabra address, pensaré en su palabra clave —es muy fácil, pues se pronuncia muy parecido— y ella me apuntará su significado. Es lo que se conoce como el proceso 3R: — Reconstrucción: ¿qué palabra suena muy parecida a address? Andrés. — Relación: ¿qué imagen tenía en la que figuraba Andrés? El alcalde dando el nuevo nombre a la calle, mis cartas que llegan a la dirección de mi vecino. — Recuperación: ¿qué término aparece asociado a Andrés en esa escena? Dirección. Luego, address significa dirección. 152


Para formar buenas palabras clave, Atkinson da tres recomendaciones: a) La palabra clave tiene que sonar lo más parecido posible a la palabra extranjera. Al menos deberían coincidir, como mínimo, con la pronunciación de la primera sílaba. b) La palabra clave tiene que significar algo concreto con lo que sea fácil componer una imagen. Por ejemplo, es más sencillo formar una imagen con la palabra mesa que no con justicia, que es un término más abstracto. c) Para evitar confusiones, la palabra clave no debería significar lo mismo que alguno de los términos extranjeros que estamos aprendiendo. Al principio es necesario seguir la técnica paso a paso, pero con el uso, el recuerdo se vuelve automático y llega un punto en que no necesitamos recurrir a la palabra clave ni rememorar la escena imaginada. Sobre la eficacia del método, algunos estudios han constatado cómo el ritmo de aprendizaje es más elevado (se aprende antes) y el recuerdo del material aprendido es mucho más duradero (casi el doble que con el clásico método de «hincar codos»)1. Además, personas con dificultad para el aprendizaje, mejoran su rendimiento y aprenden con más facilidad2. 1

Estudios llevados a cabo por el propio Atkinson y Raugh (1975). Griffith (1981). Realizó pruebas con el aprendizaje de coreano, por ser un idioma con un sistema fonético y vocabulario completamente ajeno a los sujetos de estudio.

2

153


El éxito del método ha dado pie a su uso, no sólo en la adquisición de vocabulario extranjero, sino también para aprender los países y sus capitales, nombres de personajes históricos, términos científicos como la clasificación de los minerales, vocabulario médico, etc., basándose siempre en el principio de la palabra sustituta o palabra clave.

154


Hoja de ejercicios 6. MAPAS Toma un mapa de carreteras. Selecciona una zona al azar —por ejemplo, una como la que se muestra bajo estas líneas— y dedica medio minuto a observarla detenidamente. A continuación, cierra el mapa y reproduce sobre una hoja en blanco el trazado de las carreteras.

155


Luego comprueba que lo has hecho correctamente. Cuando tengas un poco de práctica y te salga bien, intenta reproducirlo cada vez con más detalle, incluyendo los nombres de las localidades, el código de las carreteras, los ríos, etc. También puedes realizar este ejercicio con un callejero, dibujando primero solamente el esquema de calles, perfeccionándolo después con la inclusión de todos los nombres y detalles.

No tiene mérito reproducir una zona que ya conoces, ¿de acuerdo? Lo apropiado es, cuando ya domines el ejercicio, seleccionar zonas de mapas del extranjero (sí, reproduciendo incluso esos nombres tan extraños).

156


Capítulo 15

REPASAR Y OLVIDAR Olvidar es un proceso natural tan importante como el recordar. Si la memoria de los ordenadores no se pudiera borrar, se bloquearían irremediablemente en cuestión de milisegundos. Las personas, aunque tardásemos un poco más, sin esta facultad tampoco nos iría mucho mejor. Es conocida la obra del psicólogo ruso Alexander R. Luria (La mente de un mnemonista, 1968), donde describe sus experiencias a lo largo de varios años con un periodista ruso de memoria excepcional, Solomon V. Shereshevski, al que Luria en su libro se refiere simplemente como «S». En una de las pruebas, se le mostró una compleja fórmula matemática que no tuvo problemas en memorizar. Siendo meritorio, tampoco tendría nada de particular de no ser porque, 15 años después —sin que durante ese tiempo se le hubiese vuelto a hacer mención—, fue capaz de repetirla nuevamente sin el más mínimo error e incluso podía describir la ropa que vestía Luria aquel día cuando le presentó la fórmula por primera vez. No obstante, tan magnífica memoria le acarreaba muchos problemas. Por ejemplo, era incapaz de seguir el hilo de una conversación o de un texto, 157


porque cada palabra le evocaba una serie de imágenes que a su vez le recordaban otras y así sucesivamente, hasta llegar un punto en que su mente se colapsaba convertida en un caos de ideas y recuerdos. Pensar con lucidez le suponía un gran esfuerzo, y tras fracasar en varios trabajos encontró su medio de vida en el mundo del espectáculo, donde asombraba al público con su prodigiosa memoria. El tema de una mente incapaz de olvidar ha sido fuente de inspiración para obras teatrales y literarias; una de las más representativas; es el relato de Borges Funes el memorioso.

Tipos de memoria En ocasiones, se ha equiparado el olvido a un «sistema de limpieza», encargado de retirar de la memoria toda «basura» que de otra forma terminaría por colapsar nuestra mente. Ahora bien, cuando se habla de memoria, cabe distinguir básicamente dos tipos. a) Memoria a corto plazo Es una especie de memoria de trabajo que nos permite memorizar un dato durante unos segundos, lo necesario para realizar una breve operación, y rápidamente olvidarlo. Por ejemplo, cuando consultamos en la agenda un número de teléfono al que deseamos llamar, lo retenemos en la memoria sólo el tiempo justo para marcar; en el momento en que descuelguen al otro lado de la línea, seguramente ya lo habremos olvidado. 158


Este es un fenómeno bastante estudiado, y se calcula que los datos que guardamos en esta memoria no suelen permanecer en nuestra mente más allá de 30 segundos (de ahí el nombre de memoria a corto plazo). Además, la cantidad de datos que podemos guardar en esta memoria es también bastante limitada, aproximadamente unos siete ítems. Puedes hacer la siguiente prueba: pídele a alguien que te recite una cifra de cuatro números. Seguramente no tendrás problema en repetirla, al fin y al cabo son sólo cuatro números. Ahora repite sucesivamente la prueba aumentando a cinco, seis, siete, ocho números. La mayoría de las personas a partir de siete ya tienen problemas en repetir correctamente la cifra que acaban de oír. En el momento en que queramos recordar una cifra más larga o durante más tiempo, tendremos que hacer un esfuerzo consciente de memorización, y así pasar los datos de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo. b) Memoria a largo plazo Se corresponde a lo que habitualmente entendemos por memoria. Se habla de memoria a largo plazo cuando se retienen los datos, en principio, de forma indefinida. Si la memoria a corto plazo es la pizarra donde apuntamos temporalmente una información que nos hace falta sólo durante un instante —siempre estamos escribiendo y borrando—, la memoria a largo plazo es el libro donde anota159


mos los resultados para dejar constancia durante mucho tiempo. No obstante, el olvido sigue haciendo su trabajo de limpieza también en la memoria a largo plazo. Muchas veces se ha recurrido al símil de los senderos que cruzan por campos y montañas. En tanto que se transita por ellos, cada paso los remarca manteniéndolos visibles, pero en el momento en que se abandonan, la maleza poco a poco los va cubriendo hasta hacerlos desaparecer. Así, los datos en nuestra memoria, en tanto que los recordemos de vez en cuando reforzaremos su presencia, pero terminarán por desaparecer en el momento que dejemos de utilizarlos. Pensemos, por ejemplo, en el dependiente que conoce de memoria todos los códigos de artículos de una tienda. Si en un momento dado cambiase de trabajo y se dedicara a otra actividad, con el tiempo olvidaría los códigos porque, simplemente, habría dejado de utilizarlos. El olvido habría hecho su trabajo eliminando de la memoria información inútil, borrando datos que no se usan. No obstante, aun siendo esta explicación válida, no es completa, pues al parecer, frente al hecho de que se hayan borrado los datos es más frecuente que éstos sigan en la memoria, pero que no logremos acceder a ellos. Por ejemplo, si transcurrido el tiempo pidiésemos a nuestro dependiente que recitara la lista de códigos, probablemente no sería capaz; pero si lo llevamos de nuevo a la tienda, a la vista de los artículos, es posible que sí recordara el códi160


go de muchos de ellos. Es decir, el recuerdo sigue ahí, pero ha hecho falta ese elemento, esa chispa que lleve a recordarlo. Otra posibilidad es que nuestro dependiente se hubiese trasladado a otro comercio donde los artículos tuviesen un código distinto. Entonces lo veríamos en apuros para aprender la nueva lista de códigos, porque en su mente chocarían los datos viejos con los nuevos (este código de artículo… ¿corresponde a esta tienda o es el que figuraba en la anterior?). E incluso transcurrido el tiempo, si le planteásemos la posibilidad de recordar los viejos códigos, le sería más difícil habiendo tenido que aprender una lista nueva, que si sencillamente los hubiera abandonado al cambiar de actividad. Según me comentaban en cierta ocasión —lo oí de boca de un matemático que me regaló un programa de ordenador escrito a base de agujeros sobre una cinta de papel, verdadero objeto de museo—, hubo un tiempo en que IBM requería de sus nuevos empleados una buena capacidad de olvido, pues la rápida evolución tecnológica hacía que las instrucciones aprendidas para una máquina no fueran válidas para la nueva máquina que al cabo de pocos meses reemplazaba a la anterior, con unas instrucciones de manejo completamente nuevas. Es decir, constantemente tenían que estar sustituyendo unos conocimientos por otros, por lo que era bien valorada la capacidad de olvidar. Al margen de todas estas consideraciones, está la teoría de Sigmund Freud, según la cual los aconte161


cimientos desagradables se esconden en el inconsciente para, no recordándolos, no sufrir el dolor de su presencia. También está el hecho de que muchas veces recordamos las cosas de forma distorsionada, no como realmente son. ¿Te ha ocurrido alguna vez volver a un lugar donde estuviste hace tiempo y encontrar las cosas cambiadas respecto a como las recordabas? Por ejemplo, esos árboles tan majestuosos hubieras jurado que estaban al lado mismo del camino y no 100 metros campo adentro (y que se sepa, los árboles no andan cambiando de lugar según les venga en gana). En resumen, no existe una respuesta simple y llana al hecho de cómo y por qué olvidamos. Y aun cuando el olvidar sea una actividad necesaria, el problema es que actúa de una forma tan eficaz, como indiscriminada.

Cómo retener lo aprendido En realidad, la verdadera cuestión es: ¿cómo retener en nuestra memoria aquello que no queremos olvidar? Hay dos herramientas a nuestro alcance que dan respuesta a esta pregunta. 1. Calidad Supongamos la siguiente situación: un día de trabajo ajetreado, de esos que estás con mil cosas a la vez, nos dan el número de teléfono de alguien con quien no tenemos mucho interés en hablar. Por el 162


contrario, imaginemos otro momento más tranquilo en el que nos facilitan el teléfono de una persona a quien andábamos buscando hace tiempo; además, nos lo aprendemos mediante un método mnemotécnico. ¿Cuál de los dos teléfonos crees que olvidaremos antes? En efecto, las cosas que dominamos y sabemos bien —calidad— no se olvidan tan fácilmente como aquello otro que a duras penas ha entrado en nuestra memoria. Esa es una de las razones por las que los métodos mnemotécnicos ofrecen tan buen resultado, porque ponen en marcha estrategias que nos permiten memorizar realmente bien, de forma que no se olvide fácilmente. Por el contrario, el clásico recurso de repetir las cosas una y otra vez, si bien puede dar algún resultado, por sí solo no garantiza nada. De ser así, conoceríamos perfectamente la disposición de las baldosas que forman el suelo de nuestra casa —las hemos pisado miles de veces— y, sin embargo, por más que haya repetido el camino, es difícil encontrar a alguien que sepa decir cuántas baldosas forman el pasillo que va al cuarto de baño. Ahora bien, la repetición, en tanto que aporte nuevos detalles que afiancen el objeto memorizado —es decir, en tanto que nos permite volver a prestar atención—, sí resulta útil para dar más calidad al recuerdo y lograr que éste permanezca mucho más tiempo en nuestra memoria. Por ejemplo, la primera vez que acudimos a un determinado lugar, a buen seguro nos habrá hecho 163


falta un mapa o seguir unas indicaciones que nos permitan llegar al destino. Pero cuando ya hemos repetido la misma ruta infinidad de veces decimos que la conocemos «de memoria» porque, cada vez que la repetimos, nos fijamos en más detalles, lo conocido se observa mejor, y llega un momento en que estamos tan familiarizados con todos los puntos del camino, que podríamos recorrerlo con los ojos cerrados. En este caso, la repetición proporciona un sobreaprendizaje (hemos seguido transitando por el mismo camino aun después de tenerlo ya bien sabido), y en consecuencia, el recuerdo perdurará más tiempo en la memoria. 2. Repasar Allá por 1885, el psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus (1850-1909), pionero en el estudio experimental de la memoria, publicó los resultados de sus trabajos en esta materia. En una de sus conclusiones divulgó lo que se conoce como la curva del olvido, que viene a ilustrar el hecho de que el olvido no actúa de forma constante, sino muy rápidamente al principio y poco a poco después. En una de sus pruebas, Ebbinghaus memorizó una lista de sílabas sin sentido y se dispuso a comprobar a qué ritmo olvidaba: constató que al cabo de una hora ya sólo recordaba el 44% de las sílabas, nueve horas después su recuerdo disminuía al 36% de la lista, al 28% a los dos días y al 21% al cabo de un mes.

164


100% 80% 60% 40% 20% 0%

Tiempo transcurrido

Curva del olvido. Conforme avanza el tiempo, el porcentaje de lo que recordamos es menor.

Es decir, de forma natural, al cabo de una hora habremos olvidado la mitad de cualquier cosa que aprendamos, y al cabo de dos días apenas recordaremos una tercera parte. Eso sí, de los datos que recordemos a los dos días, la mayoría seguiremos recordándolos al cabo de un mes. Para paliar este proceso en los casos en que necesitamos recordarlo todo y durante mucho tiempo, existe una técnica que se resume en una sola palabra: repasar. En los planes de estudio suele recomendarse a los alumnos repasar el material aprendido apenas unas horas después de haberlo estudiado (al día siguiente como muy tarde), un segundo repaso al cabo de una semana y un tercero al cabo de tres semanas. Con cada repaso interrumpimos la curva de olvido —nuestra capacidad de recordar aquello que acabamos de repasar vuelve a ser del 100%— 165


y lo que es más interesante, disminuye la probabilidad de que se nos olvide.

100% Segundo repaso

80% 60%

Primer repaso

40% 20% Tiempo transcurrido 0%

Al repasar interrumpimos la curva del olvido y el porcentaje de lo que recordamos es mayor.

Así pues, si tienes una cita con el dentista el día 10 del mes próximo, como aún faltan unas semanas para la fecha, no sería mala idea que cuando vayas a lavarte los dientes recuerdes la imagen del toro (día 10) en la consulta del dentista —repaso—, no sea que para cuando llegue la cita se te haya olvidado. De la misma forma, siempre que sea el cumpleaños de alguien podrías rememorar aquella escena de tu novia con la cara manchada de nata (nata = 21), de forma que nunca olvides que su cumpleaños es el día 21. Yo aún recuerdo la primera lista de diez palabras que aprendí con el método de la cadena, hace ya más de 20 años —de hecho, son las diez palabras que abren el primer capítulo de este libro—. Las 166


recuerdo no sólo porque utilizara un método mnemotécnico, también porque durante todo este tiempo, de vez en cuando me he dicho, a mí mismo: «¿A ver si recuerdo aquellas diez palabras?», y el desafío de lograrlo ha servido de repaso, por lo que, aun habiendo transcurrido tanto tiempo, todavía hoy puedo recitarlas sin ningún problema.

167


Saber más 7. MEMORIA Y EDAD En un test realizado con personas de edades próximas a los 60 años, a un primer grupo se le informó que participaba en una prueba orientada a medir la respuesta de la memoria en personas mayores cercanas a los 70 años; al otro grupo se le dijo que el propósito era simplemente medir la memoria en adultos de más de 20 años. Pues bien, siendo la misma prueba, los participantes del primer grupo obtuvieron peores resultados que los del segundo. Es como si tuvieran asumido que por ser mayores su memoria obligatoriamente ya debía de empezar a fallar, y así se comportaron. Esto no tiene necesariamente que ser así. Enciende una vela. Fíjate en ella. Con el transcurrir del tiempo observarás que la cera se va consumiendo poco a poco, sin embargo, ¿qué ocurre con la llama? La llama permanece siempre brillante de principio a fin. Algo similar sucede con las personas, donde la cera es el cuerpo y la llama el intelecto: aunque con los años se haya consumido una buena parte de la cera, no hay razón para que la luz de la llama pierda su brillo. De hecho, la historia está llena de personajes que han mantenido o incluso alcanzado su madu168


rez intelectual a una edad avanzada: Tiziano pinta su famoso cuadro La batalla de Lepanto con 80 años cumplidos; la ópera Falstaff —considerada por algunos entendidos como su obra maestra—, la compone Verdi también con los 80 a la vista; el arquitecto Frank Lloyd Wright diseña el museo del Guggenheim de Nueva York a los 88 años (inicia su etapa más productiva con 63). También es conocido que Picasso pintó algunos de sus cuadros con más de 90 primaveras e inviernos a sus espaldas, pues siempre se mantuvo en activo. Enfermedades tan terribles como el Alzheimer o la demencia multi-infarto (de síntomas similares aunque menos frecuente) han motivado numerosos estudios sobre el envejecimiento y la cognición. Se calcula que aproximadamente en el 80% de las ocasiones, las causas de una mala memoria se deben a factores que nada tienen que ver con la edad. Una mala dieta con falta de vitaminas, el exceso de alcohol o incluso los medicamentos que nos receta el médico pueden ser el motivo. También diversos estados emocionales como estrés, ansiedad, depresión, etc., afectarán negativamente. Consideremos en primer lugar la base física, nuestro cerebro. Como cualquier otro órgano del cuerpo, también sufre los cambios propios del paso del tiempo; sin embargo, éstos no son tan significativos como para justificar una pérdida importante de facultades. Hasta hace poco se consideraba que, una vez el cerebro alcanza la madurez, las neuronas ya no se desarrollan más, lo que implicaría un cierto estanca169


miento de las capacidades intelectuales del individuo. Sin embargo, en un experimento hecho en el MIT con un método de obtención de imágenes conocido como imagen por dos fotones, con una resolución capaz de mostrar tejidos hasta nivel celular, se constató que neuronas de un cerebro adulto siguen adaptándose y creciendo durante toda la vida. Es decir, mientras reciban estímulos, las neuronas seguirán trabajando e incluso pueden llegar a suplir lagunas dejadas por el deterioro de otras neuronas. Consideremos también que el cerebro necesita de una relativa buena salud de nuestro organismo para llevar a cabo sus funciones. Por ejemplo, proporcionalmente apenas supone el 2% del cuerpo, pero consume el 20% del oxígeno que respiramos. Esto implica, entre otras cosas, la necesidad de un buen sistema cardiovascular que no tenga problemas en hacer llegar la sangre hasta el cerebro. Se impone pues llevar una vida sana: vigilar las enfermedades (hipertensión, colesterol, diabetes, etc.), seguir una dieta saludable, preferiblemente alta en antioxidantes, y realizar algún ejercicio físico (buenos paseos y gimnasia en piscina es lo más recomendado). Por otra parte, entrar en la tercera edad a menudo supone enfrentarse a cambios importantes en la vida, como aquellos que vienen dados por la jubilación o la muerte del cónyuge. Depresión, tristeza, soledad, preocupación o incluso aburrimiento son enemigos a los que hay que combatir y vencer. Lo peor que se puede hacer es precisamente no hacer nada. 170


Una buena memoria requiere llevar una vida activa. Tener la mente ocupada con pasatiempos que agudicen nuestro ingenio —tipo crucigramas y similares— es una buena opción, al igual que también se aconseja participar en actividades sociales, que pueden ir desde organizar un campeonato de petanca hasta participar en un taller de pintura o apuntarse a un cursillo de Internet (las escuelas para adultos suelen ser de gran ayuda). En este punto, no puedo dejar de destacar las nuevas posibilidades que Internet brinda a las personas de la tercera edad (en buena parte gracias a los programas de ordenador cada vez más intuitivos y sencillos de manejar, que reducen el tiempo de aprendizaje a apenas unas horas). Al margen de otras cuestiones, en la red encontramos todo tipo de comunidades, desde los amigos de las hortensias hasta organizaciones preocupadas por los derechos humanos en el tercer mundo. Lo interesante es que prácticamente todas tienen su web abierta a la participación, donde podemos escribir nuestros comentarios y expresar nuestra opinión. Poner por escrito nuestras ideas de forma que se entiendan no sólo es un desafío, también resulta un excelente ejercicio para nuestra mente (aparte de que, compartir nuestras experiencias, puede ser de interés o resultar de ayuda a los demás). Incluso es fácil que llegues a iniciar diálogos con gentes de intereses afines. Y si se te da bien escribir, sugeriría que abras tu propio blog. ¿Qué no sabes qué es un blog? ¿Y a qué esperas para averiguarlo? 171


AN E XO S


Anexo 1 PALABRAS CLAVE PARA EL MÉTODO FONÉTICO Se muestra a continuación una relación de palabras que representan, según el modelo del método fonético, los números de 0 a 100. No se trata de una lista exhaustiva —seguramente, con diccionario en mano, encuentres bastantes más términos—, pero constituye una referencia válida para localizar rápidamente una palabra clave, ofreciendo un mínimo de cinco alternativas para cada número (así puedes elegir como palabra clave la que más te convenza). Todas las palabras se han seleccionado conforme la siguiente tabla: 0

r

rr

1

t

d

2

n

ñ

3

m

w

4

c

k

q

5

v

l

ll

6

s

z

7

f

j

8

g

x

9

p

b

ch

175


Listado de palabras 0

aire, aro, euro, ira, ora, oro, raya, rayo, reo, río.

1

ateo, ato, auto, día, dúo, hada, idea, oda, oído, té, tea, tía, yate, yodo.

2

ana, año, eón, heno, hiena, nao, no, Noé, uña, yen.

3

ama, humo, maya, mayo, miau, moho, ohm, yema.

4

cayo, eco, oca, yak, yuca.

5

alá, aloe, aula, ave, hiel, hielo, hilo, huella, huevo, hule, leo, ley, lío, ola, vaho, vía.

6

as, haz, hez, hoz, hueso, osa, óseo, oso, sayo, yeso, zoo.

7

ajo, eje, feo, hijo, hoja, joya, ojo.

8

agua, chao, gay, geo, hacha, higo, hucha, yegua, yoga, yugo.

9

apio, baya, boa, boya, buey, búho, haba, hipo, oboe, opio, pi, pie, púa.

10

atar, atrio, autor, duro, éter, hedor, hiedra, odre, tahúr, tara, tarro, tauro, tiara, tierra, tiro, tirria, tora, toro, torre, Troya.

11

ataúd, dado, dato, dedo, deuda, dieta, diodo, dote, duda, dueto, tata, tato, tedio, teta, tute.

12

adán, aduana, atenea, atún, daño, diana, don, duna, edén, etnia, otoño, taina, tenue, tina, tuna.

13

átomo, dama, doma, ítem, tema, timo, tomo.

14

ático, dique, duque, ética, taca, taco, taque, teca, tic, toca, Tokio.

15

dalia, dial, diva, dolo, dual, duelo, dula, edil, hotel, idilio, ídolo, Italia, tala, talle, tallo, tela, tila, toalla, tollo, tv.

176


16

adiós, audaz, dehesa, deseo, dios, odisea, tasa, taza, tieso, tiza, tos.

17

atajo, dejo, tajo, teja, tufo.

18

adagio, daga, dicha, Diego, ducha, tacha, taiga, taxi, techo, tocho, toga.

19

adobe, etapa, tabú, tapa, tapia, tebeo, tibia, tipo, tope, topo, tuba, tubo, tupé, utopía.

20

anuario, enero, henar, heñir, honra, inri, noria, nuera, Nuria.

21

ánodo, ante, añada, hindú, honda, indio, nata, náyade, nido, nieto, nota, nudo, onda, oyente.

22

enano, nana, nena, neón, niña, ñoño, unión.

23

anemia, ánima, ánimo, enema, nimio, nomo.

24

anca, encía, eunuco, inca, inocuo, necio, nuca, yanqui, yunque.

25

anillo, envío, nave, navío, nieve, Nilo, novia, nulo.

26

anís, añoso, ensayo, Inés, nasa, náusea, nazi, nos, nuez, onza.

27

anafe, añejo, enojo, hinojo, naife, naja.

28

anchoa, anexo, enagua, hincha, hongo, nexo, nicho, noche, ónix.

29

inopia, nabo, naipe, napa, nube, nubia.

30

mar, marea, María, mero, miar, miura, mora, moro, muro.

31

mate, media, meta, miedo, mito, moda, mota, mote, moto, mudo, mutua.

32

amén, himno, imán, maná, manía, mano, menú, meón, mina, mono, moño.

33

Mahoma, mamá, memo, mimo, momia. 177


34

hamaca, maca, meca, mica, mico, moco, mueca.

35

Emilio, homilía, mal, malla, mella, miel, mil, milla, mole, muela, muelle, mula.

36

maíz, masa, masía, mazo, mes, mesa, misa, mohoso, moza, mus, musa, museo.

37

mafia, maja, mijo, mofa, moje.

38

amigo, macho, magia, mago, mecha, meiga, miga, mocho, omega.

39

ameba, hampa, impío, mapa, miope.

40

acera, cara, carro, cera, cierre, cirio, coro, correa, corro, cría, cuero, cura, curia, curry.

41

aceite, ácido, acta, caída, cata, cayado, cid, cita, codo, cohete, cota, coto, coyote, cuota.

42

acné, Caín, can, cana, canoa, caña, cena, ceño, cieno, cine, cono, cuna, cuña, cuño, icono, Kenia, océano, quina.

43

cama, cima, coma, kiwi, quema.

44

acequia, caca, cacao, caco, cauce, cayuco, coca, coco, cuco, hocico, hockey, kayak, quicio.

45

cal, cala, calle, callo, cava, celo, cielo, col, cola, cuello, cueva, culo, kilo, koala, quilla.

46

caos, casa, caza, cazo, cese, coz, ocaso, queso.

47

café, caja, ceja, cofia, cojo, queja.

48

cacha, caucho, ciego, coche, quechua.

49

cabo, caoba, capa, capó, cebo, cepa, cepo, cobaya, copa, copia, copo, cuba, cubo, cupé, equipo.

50

alero, hilera, lar, Laura, leer, lira, lirio, lloro, loro, oler, olor, ovario, vara, ver, vera, virrey, voyeur.

51

lado, lata, laúd, lidia, lodo, lote, loto, luto, vado, vahído, vatio, veda, vid, vida, vídeo, viuda, voto, vudú.

178


52

lana, leña, leño, león, liana, línea, lino, llano, lleno, lona, luna, ovni, vaina, vena, vino, viña.

53

álamo, alma, lama, lema, lima, limo, llama, loma, lomo, olmo.

54

Alicia, hélice, laca, lacayo, lacio, laico, liceo, loco, lucia, lucía, vaca, vacío, vicio.

55

lava, leal, lelo, leva, lila, llave, lluvia, olivo, valla, valle, vela, vello, vial, villa, viola, viva, volea, vuelo.

56

alas, lazo, losa, loza, Luis, luz, vaso, visa, voz.

57

elfo, lejía, lija, lujo, oleaje, oveja, viaje, viejo.

58

alga, lago, laxo, leche, lego, legua, liga, llaga, lucha, vago, vega, viga, vigía.

59

alba, labia, labio, lapa, libia, lobo, lupa.

60

sarao, sarro, saurio, serie, sierra, siria, Soria, suero, sur, zahorí, Zaire, zar, zorro, zurra.

61

saeta, sed, seda, seta, sida, soda, soto, suite, zeta, zote.

62

saña, sauna, Sena, seno, seña, sien, Sonia, sueño, zaina, zen, zona.

63

asma, semi, show, simio, suma, sumo, zoom, zumo.

64

saco, sake, sauce, seco, secuoya, sequía, socio, sueco, zoco, zueco.

65

asilo, isla, sal, sala, savia, sello, silla, sol, suela, suelo, zalea, zulo, zulú.

66

oasis, seso, sisa, soez, sos, sosa, suiza, zas, zazo, Zeus.

67

sofá, Sofía, soja, sufí, zafio.

68

saxo, sexo, siega, soga, zaga.

69

aspa, espía, sabio, sapo, sebo, sepia, sopa, sub, zapa, zupia.

179


70

faro, feria, férreo, ferry, fiera, foro, forro, frío, furia, jara, jarra, jauría, joyero, ojera, ujier.

71

fado, feto, feudo, fideo, foto, fuet, jade, jet, jota, judía.

72

fan, fauna, fin, fino, Jaén, jonio, Juan, junio.

73

ejem, fama, fumo, Jaime, jeme.

74

faca, foca, foco, jaca, jaque, jeque, juicio.

75

falla, falo, fiel, fila, folio, fuel, fuelle, jalea, jaula, java, Jehová, julio, ojal.

76

fase, faz, Fez, fosa, fusa, jaez, José, juez.

77

faja, fajo, fofo, jauja, jefe.

78

efigie, fax, fecha, ficha, fuego, fuga, juego, jugo.

79

efebo, fobia, jeep, job, jopo.

80

agora, chorro, churro, garra, gorra, grao, grúa, guerra, gurú, ogro, yogur.

81

chata, chota, chut, gaita, gato, godo, gota, gueto, hígado, óxido.

82

chino, gen, genio, Ghana, Guinea, guiño, guión, iguana.

83

axioma, gama, gamo, gema, goma, gumía.

84

chaqué, cheque, chic, chico, goce.

85

águila, axila, chal, chavo, chile, chivo, chollo, chulo, gala, gallo, gel, gol, gula, iglú.

86

chas, chaza, choza, chuzo, gas, gasa, geisha, gozo, guiso, hachís, hechizo, hogaza.

87

aguja, chef, chufa, gafe, gajo, guaje.

88

chacha, chicha, chucho, gacha, gago, gaucho.

89

chapa, chepa, chip, chopo, giba, guapa, guayaba.

180


90

bar, barra, barrio, barro, berro, brea, burro, pareo, parra, pera, perro, piara, pira, poro, porra, proa, puerro, puré.

91

bata, bate, bayeta, beato, beodo, beta, bidé, bit, boda, bota, bote, buda, pata, paté, patio, pato, pedo, peto, podio, poeta.

92

baño, boina, bono, pan, pana, paño, peana, peine, peña, peón, piano, pino, piña, poni, puño.

93

bioma, bohemio, poema, pomo, puma.

94

baca, beca, bici, boca, buceo, buque, Paco, peca, pecio, pico.

95

baile, bala, baúl, biela, bol, bola, paella, pala, palio, pavo, pelea, pelo, piel, pila, playa, polea, pollo, polo.

96

bazo, beso, boza, bus, buzo, país, paseo, payaso, paz, pesa, pez, piso, poesía, pozo, pus.

97

boj, bujía, paja, paje, peaje, piojo, puja.

98

bache, bicho, boxeo, buche, pachá, paga, pago, pecho.

99

baba, babia, bebé, bobo, papá, pepe, pipa, pipi, pub.

100

derruir, terrario, terror, torear, torero.

181


Anexo 2 HOJAS DE EJERCICIOS. SOLUCIONES Hoja de ejercicios 1. CUENTA LOS CUBOS ¿Cuántos cubos forman cada figura? (soluciones en la página 187).

1 2

3

4

5

6

182


7 8

9

10

11 12

13

14

183


15

16

17

18

19

20

21

184

22


23

24

25 26

27 28

185


29

31

186

30

32


Soluciones: Figura 1: 5 cubos. Figura 2: 8 cubos. Figura 3: 9 cubos. Figura 4: 12 cubos. Figura 5: 13 cubos. Figura 6: 13 cubos. Figura 7: 16 cubos. Figura 8: 16 cubos. Figura 9: 16 cubos. Figura 10: 18 cubos. Figura 11: 22 cubos. Figura 12: 22 cubos. Figura 13: 23 cubos. Figura 14: 23 cubos. Figura 15: 26 cubos. Figura 16: 29 cubos. Figura 17: 32 cubos. Figura 18: 33 cubos. Figura 19: 34 cubos. Figura 20: 25 cubos. Figura 21: 26 cubos. Figura 22: 27 cubos. Figura 23: 29 cubos. Figura 24: 31 cubos. Figura 25: 31 cubos. Figura 26: 33 cubos. Figura 27: 40 cubos. Figura 28: 46 cubos. Figura 29: 47 cubos. Figura 30: 47 cubos. Figura 31: 59 cubos. Figura 32: 64 cubos.

187


Hoja de ejercicios

2. AJEDREZ Memoriza y reproduce sobre el tablero de ajedrez la disposiciรณn de las piezas, tal como se muestra en las siguientes figuras.

188


189


190


191


Hoja de ejercicios

3. SUMAS Localiza los errores que pueda haber en la soluciรณn de estas sumas.

192


193


194


195


196


197


198


Realiza las siguientes operaciones de memoria.

199


200


201


202


Hoja de ejercicios

3. SUMAS Dibuja sobre la cuadrĂ­cula el reflejo del trazo que aparece al otro lado de la linea divisoria.

203


204


205


206


207


208


209


Nos vemos en Internet: http://www.mnemotecnia.es

Mi correo electrรณnico: luis@mnemotecnia.es


MATERIALES PARA EDUCADORES

Colección de iniciativas y materiales concretos para que el educador los utilice directamente en su trabajo.

Últimos títulos publicados

70. Educar en la igualdad. Mª Jesús Picot-Purificación Tárrago-Fabián Moradillo. 71. Cantar y animar con canciones. Toni Giménez. 72. Educación socio-afectiva en Secundaria. AA.VV. 73. Informática para educadores. Alfredo Fuentes. 74. Animación a la lectura con adolescentes. Isabel Agüera. 75. Audiciones musicales activas para el aula. Pilar Montoro. 76. Aprendizajes en Educación Infantil. AA.VV. 77. Expresión corporal en Primaria. Emilio Miraflores-Juan Ocampo. 78. Educar en la autoestima. Mª José Quiles-José Pedro Espada. 79. Formación humana en Primaria/2 . Sonia López-Yolanda López. 80. Un personaje para cada día. Antonio González. 81. Aprender a escribir teatro en Secundaria. Maxi de Diego. 82. Manual para la educación especial. C. Domenech-À. Pujol. 83. Trabajamos los valores en Primaria. Ana Prieto-Manuela Guzmán. 84. Los diez derechos del niño. José Real Navarro. 85. Animar a leer desde la biblioteca. Juan José Lage Fernández. 86. Danzas del mundo/2. Ángel Zamora. 87. Cuentos y escenificaciones para Primaria. Isabel Agüera. 88. Tutoría de valores con preadolescentes. María Carmen Izal Mariñoso. 89. Adolescentes y sentido de la existencia. Purificación Tárrago-Fabián Moradillo-Mª Jesús Picot. 90. Un centro 3 S. Irene Monferrer. 91. Cosas de niños. Pilar Montes-Eduardo Soler. 92. Versos para aprender lengua y literatura. Ana Riofrío. 93. Sembrar valores, recoger futuro. Fernando Lafuente-Noelia Cisneros-Emilio Gómez. 94. Animación a la lectura con niños. Isabel Agüera.


95. Formación humana en Primaria/3. Sonia López-Yolanda López. 96. Educar con imágenes/3. Hermino Otero. 97. Adolescentes, inmigración e interculturalidad. Fabián Moradillo-Socorro Aragón. 98. Ortografía castellana. Francisco Javier Diosdado. 99. Educar en la interculturalidad. José Real. 100. Cuentos populares y creatividad. Rosa Huertas. 101. Animar a la lectura jugando. Mª Jesús Otero. 102. La solidaridad es vida plena. Edgardo Rubén Cárdenas. 103. La lectura a escena. Isabel Agüera. 104. Cuentos para portarse bien en el colegio. Jesús Jarque. 105. Animación a la lectoescritura. Purificación Cavia. 106. Poesía popular infantil y creatividad. Rosa Huertas. 107. Adolescentes y educación para la convivencia. Fabián Moradillo. 108. Aprovechamiento didáctico de Internet. Jesús María Nieto. 109. Amor y sexualidad. Santiago Galve. 110. Fábulas del siglo XXI. Fernando Lafuente-Noelia Cisneros-Emilio Gómez.


Consigue una excelente memoria  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you