Page 1

Universidad Fermín Toro Vicerrectorado Académico Facultad de Ciencias Económicas y Sociales Escuela de Relaciones Industriales Cabudare – Edo Lara

Gestión Gerencial María Alejandra Bracho C.I 21.126.823

Mayo 2014


El surgimiento de nuevas prácticas gerenciales en los últimos años ha generado una enérgica demanda para la utilización en las organizaciones. Durante el presente siglo, el pensamiento gerencial experimento una evolución que puede caracterizarse en las teorías, modelos o enfoques que han determinado la permanencia de las organizaciones dentro de la comunidad. En este sentido, es conveniente recordar que en su momento se definió la integración de la organización tanto con variables duras (estructuras, estrategias, sistemas) como con variables blandas (gente, cultura, estilos, habilidades), y que en determinados periodos autores han privilegiado, resaltando algunas de ellas tanto blandas como duras, según el caso, para subrayar su importancia y convertirla en su elemento clave, en la variable fundamental en el desarrollo de la aplicación de gerencia, así se enfatizo en cada momento la gerencia, la cultura, la gente, las estrategias o los sistemas. Se puede definir la gerencia contemporánea como un sistema de competencias con habilidades comunicacionales, que se basa en complementar los recursos (humanos, físicos y financieros) de las organizaciones para cumplir los objetivos de la misma y mantenerse a través de los cambios y necesidades, combinando herramientas que faciliten los procesos, efectuando actividades de planificación, organización, dirección y control.


El éxito de una organización para alcanzar sus objetivos depende del acierto con que la gerencia desempeñe sus funciones, que se determina mediante la evaluación de su eficiencia y efectividad. Las habilidades, destrezas y actitudes para gerenciar una organización son de vital importancia para garantizar el éxito total en las interacciones que se producen entre los recursos de dicha organización, tal importancia radica en el gerente quien asume con responsabilidad seria y honesta la planificación, coordinación, organización, supervisión y evaluación de las funciones, como tal, le corresponde desempeñar para utilizar racionalmente los recursos humanos, técnicos y materiales en la solución de problemas y situaciones de una manera dinámica y activa, para el logro de los objetivos de la organización. El proceso gerencial se ha concebido en términos de cuatro funciones: planificación, dirección, ejecución y control evaluación. Todo proceso o sistema de planificación tiene que fundamentarse en una filosofía gerencial que le dé vida, donde debe especificar los lineamientos generales sobre el cómo debe hacerse la planificación, los procesos que se desarrollan para alcanzar los propósitos de la planificación, siendo el más importante el empleado para formular los objetivos y las metas organizacionales, otro es el proceso para decidir las alternativas y los cursos de acción más convenientes y por último el proceso para documentar y comunicar los productos de la planificación incluyendo el plan estratégico y plan anual de las organizaciones.


La gerencia es el producto de una transformación paulatina, que se remonta a tiempo atrás, donde se fue haciendo más relevante y perfeccionándose a medida que existían las necesidades de mejorar y mantenerse a la vanguardia de los cambios. Las organizaciones como cualquier realidad pueden analizarse a distintos niveles. Puede hacerse un estudio de su imagen de modo descriptivo, como un conjunto de relaciones entre individuos, nivel psicológico, relaciones entre grupos y su medio ambiente, por ello se puede decir que la gerencia contemporánea, constituye una de las actividades más importantes del presente y que se encuentra en total evolución y cambio, que ha traído como consecuencia una enorme corriente de teorías con una gran diversidad de enfoques en el transcurrir de los años.


En la segunda mitad del siglo XX han ocurrido cambios sustanciales del entorno, el cual ha pasado de estable con reglas de juego fijas, a turbulento y muy competitivo. Estos cambios de entorno han desencadenado en las empresas un gran número de cambios internos, en variables tales como la orientación hacia el cliente, el desarrollo tecnológico y la innovación, el papel rector de la dirección estratégica, los enfoques de calidad, el rol de los recursos humanos en la organización, la gestión de la información y otros. El éxito empresarial por lo tanto, exige una continua adaptación de la empresa a su entorno y la competitividad se convierte en el criterio económico por excelencia para orientar y evaluar el desempeño dentro y fuera de la empresa.

Por la imperiosa necesidad de las empresas de obtener productos y servicios con una eficiencia relevante como vía de solución a la crisis económico-financiera y a la inserción en el mercado internacional, se requiere de un alto grado de competitividad. Las empresas están obligadas a definir estrategias que le permitan el acceso al mundo competitivo de hoy, y si estas estrategias no van acompañadas de las herramientas de gestión que garanticen su materialización, los esfuerzos serán inútiles. En tal sentido un adecuado diseño del Sistema de Control de Gestión es de vital importancia.


¿Por qué gerenciar el cambio? Algunos empresarios temen que su organización pase de un estado a otro, sin embargo, todo proceso de cambio será positivo siempre y cuando éste beneficie a los trabajadores, consumidores y clientes de la empresa. El cambio puede llevarse a cabo en diferentes áreas: negocio, tecnologías utilizadas, actitudes, administración, procesos y organización, entre otras. El cambio traerá beneficios efectivos si el equipo está comprometido con ello, si todos están alineados a una misma estrategia, a la misión y visión de la empresa. En el camino, es muy probable que surjan algunos inconvenientes, pero los directivos deben estar preparados para asumir y solventar los riesgos. Lo más importante en este proceso es el recurso humano; los actores involucrados deben colaborar entre sí y poner mucho de su esfuerzo, motivación, preparación y satisfacción en todo lo que hacen. Es muy importante que el líder de la empresa sienta confianza en su equipo y los estimule a ser cada vez mejores. La desconfianza solo traerá desmotivación y diatribas en el equipo.


Grafico. Procesos de gesti贸n I


Grafico. Procesos de gesti贸n II


La gestión gerencial, trata en esencia, de organizar y administrar mejor las actividades de la empresa, orientadas a la aceleración de su desarrollo económico, de asegurar el pleno aprovechamiento de las posibilidades materiales y humanas, y de agrupar aún más estrechamente a todo el recurso humano en torno a las metas establecidas. De allí que la gestión gerencial debe estar orientada a: · Focalizar las situaciones problemáticas a partir de sistemas de información para aumentar el nivel de eficacia y eficiencia en la asignación de recursos. · Formular objetivos generales de producción y servicios para satisfacer las necesidades del cliente. · Diseñar programas de producción y servicios para satisfacer las necesidades del cliente. · Identificar los componentes de cada departamento y sus objetivos específicos. · Formular las actividades necesarias para implementar acciones de transformación. · Formular las metas físicas, de resultados, de impactos y de cobertura de cada actividad o componente. · Programar los tiempos, recursos y costos de las actividades.


Resumiendo, la gesti贸n gerencial mide la calidad de los recursos gerenciales, de las estrategias competitivas, del desarrollo de productos, del control de calidad, de los recursos humanos y del mercadeo a nivel organizacional. En otras palabras, se llama gesti贸n gerencial al proceso de toma de decisiones que deben realizar los trabajadores con niveles de responsabilidad para que la organizaci贸n cumpla sus objetivos.


Revista maria bracho  
Revista maria bracho  

Gestión gerencial

Advertisement